Page 36

Interdisciplinarias 2013

presentan nuevos pretendientes al matrimonio, todos los días hay criaturas para bautizarse, que van remediadas con solo el agua, y en fin a cada paso se presentan todas las necesidades espirituales que padece un numeroso pueblo” (CNAA, t. VI, 44). La experiencia de la emigración provocó varias “licencias” a los fundamentos morales de la época, que alarmaron a las autoridades civiles y religiosas. Así, por ejemplo, según consta en el libro bautismal de la capilla de Florida, después del retorno de la población que había emigrado se bautizaron varios niños “de padre desconocido” o hijos de “individuos del ejército de Artigas”.

1.3. Esposas, hijas, esclavas...

La revolución en el Río de la Plata generó una serie de cambios y modificaciones en la vida cotidiana de las personas, alteró la vida familiar y los vínculos entre hombres y mujeres. La ruptura del “orden” que provoca un proceso revolucionario, como sostiene la historiadora francesa Dominique Godineau, repercute en “el papel y la representación que de sí mismo tenía cada sexo, o deseaba tener, en la sociedad” (Godineau, 2000: 33). Por ello, muchas mujeres traspasaron los “límites” del hogar y participaron activamente en la causa revolucionaria. A modo de ejemplo, vale la pena recordar el Bando emitido el 20 de junio de 1812 por el Jefe de la partida española, destinado a reprimir las acciones de los insurgentes en la campaña. Censuraba las “expresiones denigrantes contra las disposiciones del Gobierno y su digno jefe” que se realizaban en muchas villas y partidos, resaltando que el mayor número provenía de “algunas mujeres atrevidas que fiadas en lo preferido de su sexo les parece tienen alguna particular libertad para expresarse de cualquier modo”. En el padrón o relevamiento de las familias que Artigas remitió al gobierno de Buenos Aires el 16 de diciembre de 1811 figuraban 378 mujeres con sus maridos, 69 viudas jefas de familia, 1.206 hijas mujeres y 133 esclavas. De un total de 4.429 personas censadas, 1.786 eran mujeres y más de 1.000 eran niños que acompañaban a sus madres (CNAA, t. VI, pp. 98-154). Esta presencia de niños y mujeres fue contemplada en la representación pictórica del Éxodo realizada por Guillermo Rodríguez en 1923. Tras el armisticio, las incursiones militares de portugueses y españoles, así como también la presencia de bandas de desertores, hicieron de la campaña oriental un espacio muy poco seguro para las familias. Seguir al ejército representó para muchas mujeres la única opción posible que les garantizaba seguridad y contar con el sustento diario. “No ha habido modo de 36

Los caminos de la Redota  

Ana Frega/José López Mazz (compiladores)

Los caminos de la Redota  

Ana Frega/José López Mazz (compiladores)

Profile for eiudelar
Advertisement