Issuu on Google+

INSITUCIÓN EDUCATIVA EMBLEMÁTICA “JOSÉ GRANDA”

AULA DE INNOVACIÓN PEDAGÓGICA DAIP: LIC E.WUST AREA: COMUNICACIÓN

:

TEMA BIOGRAFÍA PROFESORA: LIC.AIDA ROMERO NOMBRE: LUCERO VARGAS CORREA

2016


MI AUTOBIOGRAFÍA Nací el 30 de noviembre del 2001, después de una larga semana de contracciones, mi padre jamás acompañó a mi mamá al doctor y ella iba sola, por cierto mi madre se llama Rosa Violeta Correa Donayre y mi padre se llama Walter Antonio Vargas Atoche, así que yo me llamo Lucero Yackeline Vargas Correa.


Siempre he sido una niña inquieta desde antes de nacer, a cada rato me movía en el vientre de mi mamá o bueno eso es lo que ella me cuenta. Fue difícil que yo me lograra. Mi madre estaba en esa época en que las mujeres no podían tener más hijos, pero gracias a Dios me lograron tener. Yo nací por cesárea porque. Mi mamá fue muy valiente al aceptar la cesárea. Ese día mi hermano, ¡sí!, tengo un hermano, un hermano mayor, dieciséis años mayor que yo, ese día mi hermano estaba nervioso porque temía por mi vida y la vida de mi mamá. Mi padre no quiso entrar al quirófano, tenía tanto o más miedo que mi hermano. No pasó mucho tiempo y escucharon mi llanto o bueno eso es lo que dice mi familia. A la semana de mi nacimiento me llevaron a la casa, me pude haber quedado más tiempo pero mi papá no quiso pagar más, tan tacaño como siempre. A los dos meses fue la promoción de mi hermano. Mi mamá fue sola a su promoción, ¿se imaginan lo duro que debió haber sido para una mujer con una cesárea bajar 4 pisos con un coche y una bebé en brazos y luego caminar hacia el colegio de su hijo mayor sin ayuda?, bien dicen que las madres hacen todo por sus hijos, así que mi mamá sacó fuerzas del dolor y se fue a la promoción de mi hermano. Mi mamá me contó que yo era una niña tranquila, que jamás lloraba, pero eso cambió cuando mis tías llegaban a mi casa de visita y me adaptaron a que me carguen y engrían en brazos, después de que me adapté a los brazos, me volví muy intranquila. Mis anécdotas empiezan con tristeza, me tuvieron que separar de mi hermano y mi familia. Al año dos meses me llevaron a Tumbes, la ciudad natal de mi padre. Todos me recibieron con amor, cuando llegamos mis padres se encontraron con la sorpresa de que había llegado una


niña a la casa, la sobrina de la esposa de mi tío Ángel. La niña se llama Fátima, crecimos juntas hasta los 5 años, cuando entramos al nido empezaron las peleas entre mis padres y Fátima y yo, todas nuestras discusiones empezaron porque a las dos nos gustaba un niño del nido, tan pequeñas y ya nos gustaba un niño, al parecer queríamos crecer rápido. Él era un niño muy lindo tenía ojos azules y piel blanca con cabellos como trigo dorado. Ya ven por qué nos gustó, bueno esa fue una de muchas. Cuando iba a cumplir mis 5 años mi papá no quería festejar mi cumpleaños así que mi abuelita me compró un lindo vestido color celeste, mi torta y me lo festejó. Mi papá al ver este acto de mi abuelita hacia mí decidió comprarme una torta para no quedar mal con mi familia.

Después de eso mis padres tuvieron muchas discusiones. Mi mamá no aguantó más y se regresó a Lima conmigo, me matricularon en el nido Condevilla señor II. Tuve una muy linda infancia en ese nido, ahí fue donde aprendí a volar cometas


Hice una muy linda promoción, fue la mejor parte de mi vida hasta ahora. Después de terminar mi inicial me matricularon en el colegio María Auxiliadora.

Estudié allí 1er y 2do grado de primaria, como mi mamá se separó de mi papá, él venía a verme cada cierto tiempo y me llevaba al colegio. Me acuerdo que me llevaba en su bicicleta hasta el colegio, después de dejarme allí se iba a trabajar al igual que mi mamá. El señor Elías, amigo de la familia, me iba a recoger y me dejaba en el trabajo de mi mamá, ella vendía comida en un mercado, por cierto, mi mamá cocina delicioso.


Al llegar al mercado mi mamá me servía la comida, esperaba a que terminara y me ayudaba hacer mis tareas y esperábamos a que mi hermano volviera del trabajo para que me llevara a la casa mientras mi ella terminaba de ordenar el puesto. Mi hermano, mi mamá y yo éramos muy unidos hasta que mi hermano empezó a tener enamoradas y se fue distanciando y pasando su tiempo libre con su enamorada, bueno era más joven quien lo culpa.

Cambiando de tema, cada año, cuando era el cumpleaños de mi abuelito Segundo Correa, nos reuníamos en la casa de mi tía Alicia y se lo celebrábamos ahí, él siempre tenía su vaso de wiski en una mano y en la otra su cigarro, bailaba sus vals favoritos y cantaba con sus hijos, me acuerdo que era escasos pero felices esos momentos. Mi abuela siempre le decía que se muriera y que la dejara de fastidiar ya que él era ciego. Él no le hacía nada y que ella no lo cuidaba ni veía por él, así que solo lo decía por maldad. El 11 de octubre del 2012 se le cumplió su sueño a mi abuela, mi abuelito murió mientras dormía, todos lloramos su muerte con el corazón, menos mi abuela. Ella solo lloró cuando todos los familiares y conocidos de la familia llegaron a la casa. Después de su muerte todo cambió. Mi abuela se cayó, se fracturó el brazo, se golpeó mucho su rostro y cuerpo, tuvieron que hospitalizarla y ahí empezaron los cambios. Mis tíos se mudaron a mi casa con la excusa de cuidar a mi abuelita, pero cuando llegaron solo se pasaron metidos en su cuarto y a la abuela la cuidaba mi mamá y mi tía Charo. Cada navidad nos reuníamos todos en familia hasta que mis primos Hillary y Marcelo quisieron recibir la Navidad con sus


amigos en vez de con la familia, poco a poco nos fuimos separando y ya no pasamos la Navidad juntos.

Pasé a la secundaria, el primer año estuvo bien, hice nuevos amigos y la pasé genial. Excepto porque tuve un pequeño enamoramiento que duró aproximadamente un año y medio. Me enamoré de un compañero, al principio todo era amistad y creí por mucho tiempo que seguía sintiendo amistad pero me fui enamorando de a pocos, hasta el punto que mis amigos me dijeron: “lo que sientes no es amor sino una obsesión”, lo que no era cierto obviamente, pero como son los amigos, ellos exageraron y hasta me dedicaron una canción de aventura no sé si la conozcan pero dice así “no es amor lo que tu sientes se llama obsesión”. Me fastidiaron por mucho tiempo hasta segundo año de secundaria. Cada cosa que hacía por mi amigo, no pienso mencionar su nombre por ningún motivo, mis otros amigos venían a mí como las abejas a la miel. Era horrible pasar por su costado y que todos me vieran con una cara muy pícara, me levantaban las


cejas, jajajaja yo me ponía más roja que un tomate y cuando él terminaba de pasar sonreía y mis ojos brillaban. Estoy segura que todos hemos tenido ese sentimiento, como que el corazón se te va a parar en cualquier momento y tus ojos brillan y hasta arden en algunas ocasiones y que cuando termina de pasar sonríes y miras a tu mejor amiga y tu mejor amiga ya sabe que es lo que sientes porque te conoce a la perfección y que de forma disimulada vas hasta donde está y solo la tienes que ver a los ojos para te tranquilices y te quite esa sensación del pecho. Creo que es la sensación más bonita que existe y la más fea a la vez ya que sabes que nada va a pasar con tu crush (amor platónico) pero igual te gusta ver como sonríe, aunque su sonrisa sea horrible, para ti es la más hermosa del mundo y te encanta cuando el sol toca sus ojos porque te quedas maravillada con ese hermoso color que reflejan al subir la mirada, para ti son como si vieras las estrellas en el día, como si subieras al cielo y volvieras a bajar en un solo instante, es una sensación espantosamente linda.

Y lo peor que no puedes dejar de dibujar corazones o su nombre por todos partes en especial detrás de tu cuaderno, o a veces no tener donde escribir y escribir en tus brazos o manos.


Y peor aún vivir en un mundo que lleve su nombre y solo estar así.

Todas hemos pasado por eso y afortunadas aquellas que han sido correspondidas y no han tenido un amor unilateral como yo, eso es lo peor, querer a una persona que se enamora de otra. Pero yo soy de esa pocas chicas que piensa que si no es feliz conmigo que lo sea con quien ama. Desde el principio mi crush era mi amigo, uno de los más cercanos. Él, sin saberlo, me ayudó bastante e impidió que me pasara algo malo, siempre estuvo ahí cuando más lo necesité y me prometió que siempre estaría ahí cuando mi corazón sufra o estalle de felicidad por un amor o por cualquier cosa y hasta ahora lo sigue cumpliendo, aunque ya no podemos hablar tanto porque su enamorada, quién se hizo mi amiga, es algo celosa y no le gusta que nadie se le acerque. Espero que ninguno de mis amigos vaya a leer este libro porque si lo hacen estoy muerta.


En mi segundo año de secundaria pasaron cosas buenas y cosas malas, lo malo es que mi mejor amiga se tuvo que cambiar de colegio por lo que el José Granda estaba en reconstrucción y estábamos en otro colegio, el Andrés Bello, y era incómodo porque supuestamente estaríamos estudiando en turno tarde y por donde ella vive es demasiado peligroso y si llegaba de noche le podían robar.


Nos tomamos esa foto en el 2015 en su casa le habían cortado su cabello y uso mi cabello como extensiones ya que el mío es muy largo. Bueno volviendo a lo que estábamos. La cambiaron por esa razón y me sentí muy mal porque ella ya no estudiaría conmigo, lo peor fue que nunca llegamos a estudiar en la tarde y solo fue algo que dijeron algunos profesores y alumnos del colegio. En parte fue bueno porque hice nuevos amigos y empecé hablar con compañeros que no había hablado jamás y empezamos a llevarnos bien, eso fue lindo y muy sorpresivo en mi vida.


En el segundo año de secundaria cometí un pequeño error y eso me afectó hasta ahora, metí la pata y en grande, no quiero especificar tanto lo detalles pero solo les digo que le conté algo a mi amiga Miriam y ella lo exageró y me involucró con un compañero y gritó a los cuatro vientos que yo me había besado con él lo cual era mentira. Yo solo le dije: “cuando me dejo en mi casa al despedirme de él con un beso en el cachete rocé mi nariz con la de él y casi lo beso, que vergüenza Miriam espero que no le haya tomado importancia a ese asunto” y Miriam lo exageró y gritó a la hora del recreo, delante de todos, que yo me besé con él y obviamente él se sorprendió y se molestó por completo. En ese momento mi mundo se detuvo y poco a poco se derrumbó. Por suerte entendió que yo no tuve la culpa de que ella haya dicho eso y que solo fui imprudente al contarle ese incidente. Me disculpó y las cosas con él volvieron a la normalidad. Llego navidad, bueno víspera de navidad e hicimos cambio de regalos en el colegio. A mí me tocó una compañera con la cual tuve algunas discusiones pero por suerte se resolvieron y ya no peleábamos tanto así que no fue difícil darle su regalo y describirla de una buena manera. Le di su regalo era un joyero a mí me regalo mi compañera Judith un desodorante, que me habrá querido decir con ese regalo.


Comencé tercero y estaba preocupada porque en segundo tuvimos que escoger una especialidad y mis amigos y yo escogimos alimentaria pero como había dos salones de alimentaria no nos queríamos separar y teníamos miedo del cambio. Por suerte, todos los que escogimos esa especialidad, nos quedamos en un solo salón. Tuvimos algunas complicaciones este año, por ejemplo, no la entendemos mucho a una Miss y eso se nos complica un poco, pero después de eso todo está bien, tuvimos algunos problemas amistosos o sea nada que ver con el colegio sino con nosotros mismos pero se pudieron arreglar, hasta ahora todo ha tenido solución. Aún no se termina el año quedan dos meses y falta cosas por las que tenemos que pasar en nuestra vida, ojalá podamos seguir juntos y pasando buenos momentos con nuestros amigos, hasta ahora es todo lo que me ha pasado, bueno la verdad me ha pasado algo muy interesante este año pero por motivos míos y de la profesora no los puedo contar ya que son muy fuertes. Que se la va hacer eso es sólo mi secreto y el de algunos de mis amigos. Hasta ahora mi mejor amigo sigue siendo el que me ha apoyado mucho este año y me ha dado muchos consejos de gran utilidad; mi mejor amiga volvió al colegio y estoy muy feliz, espero que sea así hasta que seamos muy viejitas. Mi mejor amigo sueña con ser futbolista y yo sueño con decir “ese jugador que está ahí, el que acaba de meter gol, es mi mejor amigo”. Esto es todo por ahora espero que me sigan pasando más cosas como las que me ha pasado este año y seguir teniendo un poquito de felicidad junto a las personas a las que aprecio: mi familia y mis amigos.


E


Vargas correa lucero 3°e