Page 1

Diciembre/2012

Familia

La Familia y Los Valores

Misi贸n

Mi primer a帽o en China

J贸ven Baches

N掳 1


Inf贸rmate m谩s: Tel. 22 88 70 60 Direcci贸n: 3av. Sur 3-3 Santa Tecla; con la Hna. Suleyma Melgar. Correo: hmjesus91@yahoo.com


多Quieres formar parte de nuestra familia?


9

11

8

15

12

14


6

Contenido

04

06

08

Una introcuccion por Hrna. Suleya

La familia y los valores

La vida es un Adviento

12

04

Mi primer a帽o en China

Baches

Carta del director

Misi贸n

Familia

Padre

Juventud

3 - Evangelium


Bienvenidos La revista Evangelium, es un medio evangelizador de Buena noticia, en donde puedes encontrar una variedad de artículos, está diseñada especialmente para ti que tienes la oportunidad y el deseo de fórmate cristianamente atreves de los medios electrónicos. Te animo hermano y hermana, a que hagas tu espacio para disfrutar de esta lectura, que mes con mes queremos ofrecerte a ti y a toda tu familia. Esta revista quiere motivarte a amar, vivir y servir desde la propuesta de Nuestro Señor Jesucristo, quien se anonada totalmente por la humanidad, aun, sabiendo como iba ser nuestra respuesta ante su propuesta de amor y salvación. Solo me queda decirte que leyendo conocerás ese gran amor que Dios tiene para ti, que es La Gran Buena Noticia

Dirección: Hna. Suleyma Guadalupe Melgar Avalos

Equipo creativo: Elmer Hernández Daniel Telles

Colaboradores: Esposos Pérez Morán Padre Fernando Roció Araujo Misionera Adjente El Saltamontes

4 - Diciembre


Franciscanas Misioneras de Jesús

Fundador

Fray Fernando Cortez Rivas (Franciscano Salvadoreño).

Quienes somos? Historia Las Franciscanas Misioneras de Jesús surgen como un don del Espíritu Santo para enriquecer la Iglesia desde el propio Carisma. El 25 de enero de 1990, en la República de El Salvador, C.A. por Fray Fernando Cortez Rivas (Franciscano Salvadoreño). Para ser en la Iglesia una respuesta de misión evangelizadora, para la contemplación y dar el mensaje de consolación a las personas sufridas. solación a las personas sufridas. Tenemos presencia en Guatemala, Juayúa Sonsonate, Santa Tecla, San Juan Nonualco, San Miguel, La Unión.

Carisma Ser presencia de Jesús Humilde, Contemplativo y Misionero acogiendo a todos con el amor de Dios.

Principios Fundamentales

Visión

Fidelidad, Fraternidad: Vocación, libertad, entrega, Franciscanismo, Consagración, Mariano, Espiritualidad, Carisma, Humildad, Conversión, Contemplación, Misión.

“Ser una Institución Religiosa viviendo la forma de vida Evangélica revelada por el Señor a san Francisco de Asís y a nuestro Fundador, mediante la Consagración de los votos Evangélicos, viviendo el Carisma, en comunión fraterna, dando testimonio de vida, anunciando el Evangelio al mundo entero, acogiendo a todos en el amor de Dios“.

Valores

Misión

Acogida, alegría, cortesía, servicio, amistad, igualdad, armonía, perdón, confianza, hospitalidad, comunicación, corresponsabilidad, respeto mutuo, sencillez, espontaneidad, solidaridad.

“Somos una Institución de Religiosas Franciscanas Misioneras de Jesús, dedicadas a contemplación y a la acción apostólica, dóciles al Espíritu Santo; para guardar el santo Evangelio, respondiendo al llamamiento divino y a la realización plena de la vocación, a fin de ser presencia de Jesús Humilde, Contemplativo y Misionero en el corazón de la Iglesia y del mundo”.


Familia

Por: esposos Pérez Morán

LA FAMILIA Y LOS VALORES Para un católico, ¿qué es la familia? Es el fruto de un amor que tiene sus raíces en el corazón de Dios y que se hace presente desde la fidelidad y la mutua entrega entre los esposos, y entre los padres y los hijos.

L

as familias existen porque un hombre y una mujer se aman, se comprometen, se dan por entero el uno al otro. Los esposos renuncian a su egoísmo y a parte de su “libertad” para ganar una libertad superior, mucho más profunda: la de quien se entrega por completo al otro, la de quien se abre a la llegada de los hijos, la de quien busca servir y dar. “La familia es ciertamente una gracia de Dios, que deja traslucir lo que Él mismo es: Amor. Un amor enteramente gratuito, que sustenta la fidelidad sin límites, aún en los momentos de dificultad o abatimiento” (Benedicto XVI, 28 de diciembre de 2008). Por eso la familia se convierte en el mejor lugar para formar en los valores humanos y cristianos. Los padres que sirven y aman enseñan con su ejemplo y sus palabras algo esencial a los hijos. Nunca está de más repetir las palabras de Juan Pablo II: “En el designio de Dios la familia es, bajo muchos aspectos, la primera escuela del ser humano. ¡Sé hombre! -es el imperativo que en ella se transmite-, hombre como hijo de la patria, como ciudadano del Estado y, se dice hoy, como ciudadano del mundo” (Carta a las familias, 2 de febrero de 1994). La Exhortación apostólica Familiaris Consortio propone una gran carta de la familia fundada sobre la creación del hombre a imagen de Dios y sobre el sacramento del matrimo6 - Diciembre

nio. Esta gran carta pastoral culmina por un llamado del papa Juan Pablo II: “¡Familia, sé lo que eres!” : una comunidad de vida y de amor, una escuela de comunión, una Iglesia doméstica. “¡ Familia, sé lo que tú eres!” repetía con fuerza Juan Pablo II, el Papa de la familia. Sé lo que tú eres: una célula de la Iglesia, un santuario del Amor, una escuela de evangelio y de valores humanos, la esposa de Cristo. Es solamente en la conciencia de esta luz que viene del encuentro con Cristo que la familia puede hoy cumplir su misión de educadora de los valores humanos y cristianos. Sé lo que tú eres: “haz de tu casa una Iglesia” repetía a sus fieles san Juan Crisóstomo. La familia debe y tiene que tomar como ejemplo a la Sagrada Familia. La Sagrada Familia también, como la familia de hoy, tuvo que afrontar y convivir con grandes problemas. A ella deben acudir las familias de hoy para aprender a vivir el amor y el sacrificio, conscientes de que la gracia del sacramento del matrimonio fortalece a los esposos para sacrificarse el uno por el otro, y a ambos por los hijos.

”Y a ti una espada te traspasará el alma" Lucas 2, 22. Desde esa profecía dolorosa hay que contemplar las dificultades que hoy encuentra la familia: Equivocada independencia de los esposos entre sí; intercambio aberrante de parejas; casos raros de parejas de hecho; uniones con cónyuge primero y cónyuge segundo, siendo ambos homosexuales; capacidad de adopción de hijos con el trauma subsiguiente para su educación; ambigüedad ante la autoridad sobre los hijos; dificultades personales, ambientales sociales y hasta legales, para transmitir los valores humanos y cristianos. El divorcio, el aborto, el recurso cada vez más frecuente a la esterilización, la mentalidad anticonceptiva, de tantas formas utilizada y normalmente justificada. Difícilmente superarán los cristianos de hoy todas esas asechanzas, sin el recurso a la intercesión de la Sagrada Familia y al establecimiento en el propio hogar de aquel clima humano y celestial, feliz y sencillo, lleno de pruebas y privaciones, de oración y de amor, de candor y del sudor del trabajo.


La familia y los valores

Valores Educativos que hay que promover.

En primer lugar, una educación a la vida teologal de fé, esperanza y caridad; que debe preparar a los esposos a su matrimonio para que la unión conyugal y familiar sea fundada sobre la roca de la palabra de Dios y no sólo sobre la arena movediza de los sentimientos, por más sinceros que sean. Una vida profunda y teologal implica la conciencia viva de los esposos de lo que significa el bautismo como la pertenencia a Cristo y a la Iglesia; implica también una vida intensa de oración, alimentada de la Eucaristía y periódicamente renovada por el sacramento de penitencia. La vitalidad de la familia, Iglesia doméstica, depende de su coherencia sacramental que le asegura su apertura a Dios y su apertura apostólica. Esta vitalidad crece o decae según la fidelidad de la pareja y de la familia a su pertenencia eclesiástica. Una familia cristiana debe escoger consciente y fuertemente no abandonar el valor inestimable del domingo como día de descanso, de oración y de vida familiar. Una familia que respeta y honra el día del Señor por la escucha de la Palabra de Dios en el seno de la Asamblea dominical de la Santa Misa, lleva un mensaje profético al mundo de hoy. Agradeciéndole a Dios por su pertenencia a la familia de Dios, testimonia en la Iglesia de su Alianza con Cristo para la edificación de una civilización del amor.

La familia cristiana cumple también su misión de educadora en Valores por su apertura a la sociedad y al apostolado. La acogida, la hospitalidad, el servicio, el reparto y la ayuda mutua son rasgos característicos de la espiritualidad familiar que manifiestan el Espíritu de amor que lo anima. La apertura a Dios que demuestran los esposos por la santidad de su vida se prolonga por la apertura misionera a la sociedad. Aunque la misión de la Iglesia doméstica comienza en primer lugar con el ser de la familia, con la comunión de las personas, el don de la vida y la educación de los niños; se prolonga sin embargo muy naturalmente por el apostolado cerca de otras familias o de comunidades sobre la sociedad que es compatible con su primera misión. Su apertura apostólica testimonia el Amor trinitario que le habita y le arrastra en compartir la buena noticia del Amor que se hace vida.

7 - Evangelium


Padre

Fundador. Fray Fernando Cortez Rivas (Franciscano Salvadoreño). Editor de la sección “La vida es un Adviento”.

La vida es un Adviento

Hemos entrado a un tiempo litúrgico fuerte al que se le llama Adviento, tiempo de espera. Los cantos, lecturas, oraciones, color de ornamentos del sacerdote, todo esto indica que algo diferente está sucediendo en la liturgia de nuestra Iglesia. Somos invitados a adentrarnos en un nuevo espíritu, un nuevo ambiente, una atmósfera espiritual.

Hablemos de diversos Advientos. 8 - Diciembre

El gran adviento que se da desde la caída de Adán y Eva, hasta la llegada del Redentor.

Aquellas palabras del Génesis se mantuvieron presentes cuando Dios dice: “Haré que haya enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya, ésta te pisará la cabeza mientras tú te abalanzarás sobre su talón” (3,15). Largo tiempo de espera y de esperanza vivieron esas generaciones. Dios animaba al pueblo a caminar, a no desalentarse en esa larga espera; los profetas cumplieron un papel sumamente importante.

Muchos murieron sin haber visto cumplidas sus esperanzas, murieron con los ojos abiertos y un corazón repleto de esperanza y en esto se diferenciaron de los que no tenían esperanza en el futuro Mesías. Isaías pide al cielo que envíe al justo. “Cielos, destilad el rocío; nubes, derramad al justo; ábrase la tierra y brote la salvación, y con ella germine la justicia” (45,8). El anhelo de las promesas se fue acrecentando a medida que avanzaban los siglos. “Saldrá un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz brotará un vástago. Sobre él se posará el espíritu del Señor: espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de ciencia y de temor del Señor” (Is 11,1-3ª) Este largo adviento concluyó con el nacimiento de Jesús.


La vida es un Adviento

Un segundo adviento se inició desde el momento de la Ascensión de Jesús a los cielos. (Hechos 1,9-11). Desde ese momento la cristiandad se ha mantenido en expectativa, en espera que el Señor volverá. Cada generación ha esperado ese retorno del Señor, han mantenido viva la fe en las promesas del Señor, en su regreso, sabiendo como dice el Apóstol Pedro: “El Señor no demora en cumplir lo que prometió, como algunos se imaginan, sino que tiene paciencia con ustedes porque no quiere que nadie perezca, sino que todos lleguen a la conversión. Llegará, sin embargo, el día del Señor, como un ladrón. Entonces los cielos se disolverán con gran ruido. Los elementos se derretirán por el fuego, y la tierra con todo lo que encierra quedará consumida” (2Pe 3, 9-10). Vivimos en la espera que esa Palabra tendrá su cumplimiento, aunque sabemos que “en cuanto se refiere a ese día o esa Hora, no lo sabe nadie, ni los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino solo el Padre” (San Marcos 13, 32).

Adviento de la espera de nuestra muerte. Los cristianos tenemos claro conocimiento de esta realidad y por eso no nos descuidamos. Nos mantenemos en vela siguiendo las recomendaciones de Jesús “tengan puesta la ropa de trabajo, y que sus lámparas estén encendidas. Estén como hombres que esperan a su patrón: el tiene que regresar a las bodas, y le abrirán apenas llegue y golpee la puerta (Lc 12, 35-36). La hora de nuestra muerte es incierta, sabemos que vamos a morir, pero, como, cuando, donde, no lo sabemos. Este adviento terminará cuando tengamos ese encuentro con el Señor, en ese juicio particular en donde seremos juzgados según nuestras obras. Es tiempo de preparación el que vivimos cada día. Miles de personas mueren diariamente. Vivamos este adviento de preparación al encuentro con nuestro Señor. Para muchos terminará este adviento con buenas noticias porque estaban preparados y para ellos la muerte es una ganancia. Se cumple esta palabra: “Las almas de los justos están en manos de Dios, donde no los alcanzará ningún tormento”(Sab. 3,1).

9 - Evangelium


Padre

El adviento de las visitas del Señor que las puede hacer en cualquier momento.

Son esas visitas a través de las consolaciones, inspiraciones, gracias actuales. Vivimos en espera que en cualquier momento, de día o de noche, en una Iglesia, en casa, en oración, en el trabajo, mientras viajamos, el Señor nos puede visitar. No podemos descuidarnos, hacernos los desentendidos de estas visitas, ya que son muy importantes. Se dice de San Francisco de Asís, que cuando sentía esos toques de la gracia, esas visitas del Señor, se detenía en el camino, se apartaba de sus hermanos para disfrutar de esa visita. El Señor nos dice: “Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguien escucha mi voz y me abre, entrare a su casa a comer, Yo con él, y él conmigo” (Apoc 3, 20).

Esperamos que en cualquier momento el Señor nos pueda sorprender con sus visitas. Y siempre que nos visita es para algo importante, algo quiere ofrecernos. Hay personas que viven este adviento con corazón abierto, esperando al Señor para dejarlo entrar. Si aprovechamos esa gracia actual que el Señor nos ofrece, podemos llegar a la más alta santidad. Cuando soy infiel a esas gracias debería de preocuparme, me estaría privando de nuevas gracias, que a lo mejor ya no recibiré por mi ingratitud. El cura de Ars decía: “cada vez que despreciamos una gracia, el Señor se va apartando de nuestras personas”. “Entonces será condenada la incredulidad culpable que ha tenido en la gracia ofrecida por Dios” (Cat. De la Igle. 678)

El adviento que hemos iniciado ya; la liturgia nos va a conducir como de la mano para que avancemos hacia el nacimiento de Jesús.

Tiempo Litúrgico con características muy especiales, tiempo de una gran riqueza espiritual en el cual debemos sumergirnos en la meditación de tan esplendoroso acontecimiento. Se trata de entrar en la espiritualidad del adviento que se va centrando en la espera del Señor que ya llega. La liturgia va alimentando esta esperanza, va motivándonos a movernos en la alegría “Alégrese el cielo, goce la tierra, romped a cantar, montañas, porque el Señor, nuestro Dios, va a venir” Pablo nos invita a vivir este espíritu de alegría cuando nos dice: “Estad siempre alegres en el Señor. Otra vez os lo digo: Estad alegres. Que vuestra bondad sea conocida de todos. El Señor está cerca” Flp 4,4-5). Además se nos invita a vivir despiertos “ya es hora que despertéis del sueño, pues la salud está ahora más cerca que cuando abrazasteis la fe. La noche ha pasado, el día está encima; desnudémonos, pues, de las obras de las tinieblas y vistámonos de las armas de la luz” (Rom 13, 11b-12) En este camino de preparación a la Navidad, la Iglesia nos incita a vivir sobriamente. “Andemos como en pleno día, con dignidad. No andemos en comilonas y borracheras, ni en deshonestidad, ni lujurias, ni en riñas, ni envidias; sino revestíos de Jesucristo, el Señor” (Rom 13, 13-14a).

10 - Diciembre

Las oraciones que la Iglesia hace en este tiempo repite la idea de que la gracia de Dios nos prepare y que anhelemos la venida de Jesús.. Que el Señor derrame su gracia a los que hemos reconocido el anuncio del Ángel, la encarnación de tu Hijo. En el adviento aparece la figura de María, como la mujer creyente, la que dijo Si al proyecto de Dios. Ella tendrá un papel sumamente importante, su Si ha desencadenado las gracias del cielo hacia la tierra. El Arcángel va a saludar a María diciéndole: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo bendita tu entre las mujeres”. Ella hará posible que Dios habite entre nosotros, “Mirad: la Virgen ha concebido y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel Dios con nosotros” (Is 7, 14b). María nos conduce por los caminos del Adviento hacia la navidad. Con ella podemos vivir intensamente este espíritu, que todo conduce a la preparación del nacimiento de Jesús.


La vida es un Adviento

Algunas sugerencias prácticas. Poner en la casa algunos signos que nos recuerden el tiempo litúrgico que vivimos. Orar con la Iglesia, teniendo en cuenta las oraciones que la liturgia nos indica para este tiempo.

Meditar las lecturas diarias que el leccionario o misal nos traen para este tiempo. Una buena preparación espiritual, intensificando más la oración personal. Si fuera necesario una buena confesión de nuestros pecados. En las reuniones de comunidad que se tengan, hacer alusión al tiempo que vivimos. Que nuestra conversión se manifiesta a través de gestos de amabilidad, cortesía, perdón, etc., con los que nos rodean. Solidarizarnos con alguna persona necesitada, compartiendo desde nuestra pobreza. Anunciemos a otras personas la buena Nueva de Jesús, presentándola como una gran noticia que les llevará esperanza, consuelo, alegría.

11 - Evangelium


Misión

Por: Roció Araujo Misionera Adjente

Mi primer año en China Rocío Araujo Misionera Adjente comenta la experiencia vivida en el país de China, en una misión impulsada por el amor de Cristo.

EL DÍA 24 DE AGOSTO DE 2011 LLEGUÉ A CHINA CON SUEÑOS Y DESAFÍOS. HOY, QUIERO COMPARTIR ALGUNAS DE MIS RECUERDOS FAVORITOS DEL PRIMER AÑO EN LA TIERRA DEL DRAGÓN. Creo que es muy interesante reconocer y celebrar los eventos importantes en la vida. No sólo nos ayuda a ser agradecidos por el pasado y todo lo que hemos experimentado, sino que también nos da una mejor perspectiva y mayor determinación para el futuro. Estoy tan emocionada por mi segundo año en China y por todos los años después de este. Estoy segura de que este próximo año será aún mejor y traerá más bendiciones que el primero.

12 - Diciembre

Una de las cosas más importantes de este año en China ha sido llegar a conocer a todos mis compañeros del grupo, estoy muy agradecida con cada uno de ellos por el apoyo que me dan y por creer en mí y en mi sueño. La experiencia de aprender el mandarín ha sido bastante difícil, no es sólo por el hecho de que el chino es "el idioma más difícil en la tierra", pero a los veintinueve años de edad, mi cerebro no funciona a la misma velocidad que hace diez años, memorizar determinada cantidad de caracteres chinos se vuelve

más lento, para dar un ejemplo. Una vez que adquirí la capacidad para formar oraciones simples con confianza, pensé que era el momento de encontrar un hablante nativo como tutor. Esto me ayuda a confirmar que mi pronunciación y la entonación son correctas, el oído del hablante nativo chino alcanza el más mínimo error. Como hablante de español, mi tendencia es a utilizar la entonación típica de oración en español.


Mi primer año en China En relación a la escritura de los caracteres, me gustaría poder decir algo reconfortante como, "No te preocupes, es más fácil de lo que parece." La verdad es que es exactamente tan difícil como parece. En honor a la verdad, no hay atajos en el aprendizaje de este idioma. Xiao Xiao es mi tutora y una de mis mejores amigas. Estoy agradecida con su paciencia y disposición a ayudarme en cualquier momento que la necesite. En la escuela he hecho muchos amigos que son una parte importante de mi camino. No podría estar más agradecida por tenerlos en mi vida. Mis mejores recuerdos hasta el momento han sido las reuniones no programadas, los momentos en los que nos sentamos y vemos películas, los momentos en los que nos reunimos

para cocinar y comer, los tiempos en que nos animamos unos a otros a seguir adelante cuando tenemos dificultades aprendiendo el mandarín. La gente en el Hogar de la armonía y la alegría (casa hogar que recibe personas con capacidades diferentes) siempre muy acogedora y sonriente a pesar de que no me puedo comunicar con eficacia la mayor parte del tiempo, siento su amor y felicidad a través de sus abrazos. Dar testimonio del Señor en China no es fácil, desde luego, no se puede hablar de religión abiertamente. Ser Presencia en China se trata de hacer amigos, pasar tiempo con ellos, y mostrarles el amor de Jesús. La gente ama una cálida sonrisa, una palmada amistosa en

Ofreciéndoles Biblias Estampas La vida es una experiencia única.

Bisuteria religiosa Y mas...

la espalda, a una persona con quien hablar. Son esos pequeños gestos los que hacen la diferencia. Todos los días le pido al Señor que proteja mis acciones para que puedan reflejar el amor que he recibido de él. Esa es mi misión y mi alegría. Gracias a mi familia en El Salvador por su amor. Gracias a la familia de la Sociedad de Misiones Extranjeras de Québec por todo. No puedo expresar lo mucho que significa para mí tener sus oraciones y pensamientos. Me siento apoyada por cada uno de ustedes. Gracias por compartir esta experiencia conmigo.

Ornamentos Religiosos Casulla Estolas Albas Singulos Cuerdas Tarjetas para toda ocasión Recuerdos Velas Cirios Imágenes

Galerias Plaza, costado Sur de Metrocentro San Miguel, local #8. Tel: 7526 - 8903 13 - Evangelium


Juventud

Por: El Saltamontes

Baches La vida es uno de los regalos mas grandes que Dios nos ha dado, sin embargo, a medida que crecemos, nos vamos dando cuenta, que el camino de la vida no es color de rosa, y tenemos que aprender a lidiar con los baches y espinas que la vida nos presenta como oportunidades para crecer y ser cada día mejores.

U

na joven madre cargaba su saco de café para entregarla en la plazuela del cafetal, al final de la jornada; sus pequeñas hijas gemelas caminaban con mucho esfuerzo, por las angostas veredas del cafetal, hasta llegar a una ladera barrancosa, en la cual debían cruzar una pequeña pero empinada barranca con sus hijas detrás, pero de pronto la madre se encontró al borde de la barranca escasa de camino, y ella le pidió a sus hijas que se quedaran, ella continuo su camino esperando que sus pequeñas hijas le obedecieran, y continuo su travesía y se adentro en la barranca, una de las pequeñas comenzó a llorar de desesperación al ver a su madre partir; la otra pequeña se echo a correr por la empinada barranca, hasta

14 - Diciembre

Foto/ Juayua

Diciembre es época de Navidad y de cortas de café, por la tarde las personas cargan su café en hombros.

llegar al fondo de la barranca, pues como dicen las abuelas: “para abajo hasta las piedras ruedan”. La madre de las pequeñas seguía caminando, ahora hacia arriba aligerando su paso, para no deslizar sus pies en el seco polvo del bache, pero para la pequeña el caminar se volvía mas dificultoso, mientras su madre con mayor rapidez se distanciaba, la pequeña sentía la angustia de no caminar al lado de su madre, y esa misma angustia le provocaba sollozos de dolor y ansias de llorar, pero era mas fuerte el deseo de continuar el paso, salir de la rodadera, y entre angustias e intentos de llanto la pequeña salió a la planada del camino y corrió sin dificultad a alcanzar a su madre, sin darse cuenta que el llanto y la angustia ya se habían marchado.


Baches

Consejo sabio En el curso de la vida de repente nos encontramos a la orilla de los abismo, con muchos problemas, dificultades, dolores y perdidas; pero como tienes que tomar una decisión ante los que te dicen que te quedes a la orilla y contemples desde allí el otro lado del bache y contemplar desde el otro lado la planada del camino, con el dolor de tu perdida, problema o dificultad, o continuar caminando con el mismo dolor y angustia, y llegar hasta el fondo para luego subir aun cuando sientas que el camino tiene una mayor dificultad hacia arriba, y que las lagrimas brotan. Si aun, así sigues luchando por salir de la rodadera aun a gatas como aquella pequeña, Dios te extenderá su mano y sin darte cuenta y sin dar las gracias, estarás tan feliz de haber salido a la cima de las dificultades, que olvidaras el llanto y la angustia siendo ahora un ganador, habiéndote demostrado a ti mismo que lo puedes lograr.

CANCION DE CUNA Curru cucu Ya va nacer Cucu cucu El niño Dios en Belén. Arru arru, Que ya nacio, Arru ru mi nene, Arru arru, Mi cielo de luz, Arru ru mi bebé, Que también me ama, Hasta la cruz. Curru curu, Mi cielo, Cucu cucu, Que ya nació, De la Señora de blanco velo, Mi niño Rey y Señor. Arru arru , Mi cielo Arru arru Mi sol, arru arru, Pequeño, que tú eres el dueño, De mi corazón.

15 - Evangelium


驴Quieres formar parte de nuestra familia? Nuestras

necesidades

Por ser una Congregaci贸n misionera, no contamos con todos los recursos econ贸micos para sostener las etapas de formaci贸n; por eso necesitamos de bienhechores que nos ayuden con cuotas voluntarias, becas, alimentos, y otras ayudas.

T

u ayuda es de mucha importancia para sostener las misiones, no te quedes sin ayudar ya que necesitamos que nos des una mano para nosotras seguir trabajando en bien de la Iglesia y la sociedad.


Comunicáte con nosotros Hermanas

Hermanos

3a Av. Sur. 3-3 Santa Tecla, frente al Colegio Santa Inés.

San Juan Nonualco. 2da Av. Sur Barrio San José, Depto. La Paz, El Salvador, C.A.

Santa Tecla: 77 35 26 14 Juayúa: 7268-4416 San Miguel: 7908-3250 La Unión: 7492-6942 Guatemala: 00 502 505 416 75

Infórmate más: Tel. 22 88 70 60 Dirección: 3av. Sur 3-3 Santa Tecla; con la Hna. Suleyma Melgar. Correo: hmjesus91@yahoo.com

Tel: 23 19 7 9 80 Cel: 73 66 85 18


San Franciscos de Asis

Revista evangelium  

Inspirada en las Hermanas Misioneras de Jesus

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you