01 parte manual laboratorio primaria

Page 1

El Uso del Laboratorio en Primaria

Manual de Prรกcticas de Laboratorio para su uso por Docentes


El Uso del Laboratorio en Primaria ÍNDICE A Modo de Introducción .............................................................. 3 Uso del Manual .............................................................................. 6 Sexto de Primaria 6.1. 6.2. 6.3. 6.4.

Electricidad y Magnetismo .............................................. 9 Efectos del Calor ............................................................ 15 Reacciones Físicas y Reacciones Químicas .................. 20 Microscopía ................................................................... 27

Quinto de Primaria 5.1. 5.2. 5.3. 5.4.

Origen de las Rocas ....................................................... 36 Estudio de Suelos .......................................................... 41 Máquinas Sencillas ........................................................ 46 La Nutrición en los Vegetales ........................................ 53

Cuarto de Primaria 4.1. Calor y Temperatura .........................................................62 4.2. Propiedades de la Luz ...................................................... 68 4.3. Por qué Flotan los Cuerpos (El Principio de Arquímedes) .........................................................................................75 4.4. El Cuerpo Humano ..........................................................81 Tercero de Primaria 3.1. Los Minerales ................................................................... 89 3.2. Estudio de un Río ............................................................ 96 3.3. Colección de Hojas ......................................................... 104 3.4. Clasificación de los Seres Vivos ...................................... 111 Segundo de Primaria 2.1. Midiendo la Velocidad ................................................... 121 2.2. Midiendo Longitudes ..................................................... 125 2.3. Los Tejidos ..................................................................... 130 2.4. El Mundo Vegetal .......................................................... 137 -1-


El Uso del Laboratorio en Primaria Primero de Primaria Planteamiento de las Prácticas de Primero .................................... 143 Uso de Aparatos de Medida .................................................. 146 Uso de Aparatos de Observación .......................................... 148 La Naturaleza en el Aula ....................................................... 150 Cultivos Hidropónicos ........................................................... 153 Estalactitas y Estalagmitas .................................................... 154 Flores Multicolores ............................................................... 156 Capilaridad ............................................................................ 157 La Fuerza del Aire ................................................................. 158 Fuego de Colores ................................................................... 159 El Poder del Detergente ........................................................ 162 Armónica de Cristal .............................................................. 164 Circuito de Dominó .............................................................. 165 La Luz en la Cámara Oscura ................................................ 166 Flotabilidad .......................................................................... 168 Addenda: El Microscopio y su uso ........................................ 169 Addenda: Tinciones y Disoluciones ..................................... 176 Bibliografía ................................................................................ 182

-2-


El Uso del Laboratorio en Primaria

A MODO DE INTRODUCCIÓN Cuando llego de “nuevo” a un colegio, normalmente me intereso por sus instalaciones, y en particular por el Laboratorio y la Biblioteca. Así como esta última suele estar más o menos en funcionamiento, y existe un sistema adecuado al centro para sacarle rendimiento, lo normal es que el Laboratorio sea un rincón del colegio al que no se le concede mucha importancia. Aunque hay veces en que esto no es así, lo usual es percibir el abandono que se manifiesta en el cierto desorden reinante, en el polvo de las estanterías y los equipos, incluso a veces sin estrenar, que se arrinconan en cajas. Siempre me ha intrigado el desdén con el que se trata a esta magnífica posibilidad de experiencia para el alumnado. Las posibilidades educativas del Laboratorio suelen quedar relegadas a la ocasión puntual de utilizar un esqueleto, a veces un grupo de láminas, quizás algunos minerales (de los pocos que quedan), o, en el peor de los casos, el rincón del colegio donde se almacenan los restos de la última semana cultural. Entiendo que la tarea de poner en marcha un laboratorio escolar, y sacarle partido, es muy peculiar. Nuestra propia formación excluyó, en la mayoría de las ocasiones, la visita a uno de estos lugares, y casi ninguno de nosotros realizó durante su etapa formativa ningún tipo de experiencia práctica con material científico. Y los maestros solemos reproducir en un principio los modos y maneras con los que, a su vez, fuimos enseñados... Aparte nuestra propia falta de formación, quizás nos resulte aparentemente peligroso el trabajo en el Aula de Laboratorio. Y digo aparentemente, porque la peligrosidad estriba en el desconocimiento. En realidad, un Laboratorio resulta un lugar mucho más seguro que una clase de Educación Física, o un recreo, y a la estadística de accidentes me remito.

-3-


El Uso del Laboratorio en Primaria

Con un mínimo de formación en el tema, una clase puede desarrollarse perfectamente en el Laboratorio sin incurrir en riesgos. Descontando las situaciones especiales (grupos numerosos, falta de material y riesgo de aburrimiento, grupos de alumnos demasiado “inquietos”, etc.), un grupo de prácticas pueden ser diseñadas y planificadas con un mínimo de esfuerzo y gasto, empleando el material de que dispongamos. Por supuesto, una vez iniciado ese camino, ya iremos completando el inventario que, como es obvio, no es precisamente barato. Pero nada en un Colegio lo es. También tenemos que perder el miedo a dañar lo que usamos. No puede convertirse en excusa para no utilizarlo el hecho de que “... los materiales del Laboratorio son muy caros, y los niños los pueden partir.”. Claro. Yo les suelo decir a mis alumnos que la única manera de que no se parta el material es guardarlo convenientemente en el fondo de un armario... Estos, y algunos motivos que no es el momento de desarrollar (falta de bibliografía de consulta específica, creencia falsa en la incompatibilidad de la práctica científica con la edad de nuestros educandos, insuficiencia de material preciso, etc.) son los que, en definitiva arrinconan a la mayoría de los Laboratorios Escolares de Primaria. Pero eso no tiene por qué ser así. Y este Manual pretende, ciertamente, demostrarlo. El origen de este trabajo se remonta a una petición de colaboración que me realizó el CEP de mi zona. Cuando llegué al colegio en el que imparto clases, inmediatamente me puse a reorganizar un Laboratorio que, por una vez, aparecía bastante cuidado y con signos evidentes de uso. Tuve la suerte de que una serie de compañeros habían estado realizando prácticas en lo que, hasta ese momento, fue Tercer Ciclo, antes justo de mi llegada y de que se incorporaran al recién estrenado Instituto. Sin que el material sobrara por puertas y ventanas, cosa que no suele acontecer a menudo en los centros educativos, había más que suficiente para que fuese usado en un abanico amplio de experiencias en casi todos los campos de la ciencia. En apenas un mes se reorganizó, se realizó el inventario, y pudo disponerse de este espacio para ser usado en cuanta experiencia se requiriese. El curso siguiente, el vecino colegio de un pueblo de la zona solicitó al CEP mencionado que les asesorase en el rescate de su propio Laboratorio. Y digo rescate porque hubieron, primero, de rastrear el material por todas las aulas del Centro, adonde había ido a parar, para usos bastante peculiares en la mayor parte de los casos, y debido a una necesaria reorganización de los espacios. El CEP se puso en contacto conmigo, y tuve el privilegio de organizar el inventario. Y una vez concluido llegó la terrible pregunta: Esto... ¿ cómo se usa?. De manera que me comprometí, en las medidas de mis posibilidades, a elaborar un Manual de Prácticas para desarrollar con lo que se había rescatado. Si bien ese manual fue la semilla del que ahora tienen en sus manos, la verdad es que el mismo se vino engrosando en los dos últimos cursos con las peticiones del propio

-4-


El Uso del Laboratorio en Primaria

Claustro de mi Colegio. La especial distribución de docentes en nuestro centro, así como la incorporación del mismo al programa de “Ecoescuelas”, facilitó que pudiésemos disponer de alguien que impartiera “clases de Laboratorio”, así como se daban de Informática o Idiomas. Los compañeros revisaban sus currículums, y elaboraban una lista de posibles prácticas de Laboratorio que podían interesarle en virtud de sus programaciones. Con esa lista nos poníamos en marcha, diseñábamos un borrador de Práctica, que era corregido entre el tutor y yo mismo, y se acababa aplicando el diseño resultante. Así fueron surgiendo poco a poco algunas de las Prácticas que se describen en este Manual. Otras simplemente surgen de mi propia experiencia. Ya en mi época de estudiante disfruté la oportunidad de recibir clases de D. Pedro Cañal, quien impartía Zoología en la Escuela Normal de Sevilla. La especial didáctica de su materia, que a todo el grupo fascinó, me llevó a plantearme que otro tipo de diseño curricular era posible, cuando menos en lo tocante a la Ciencia, en la EGB. En mis primeros destinos como maestro tuve la suerte de coincidir con Mª Dolores Vázquez Lora, compañera de curso y de fatigas, y con sólo un año de experiencia a nuestras espaldas nos embarcamos en un Proyecto de Innovación Pedagógica con el que rediseñamos toda la metodología de las Ciencias para 6º, 7º y 8º. Pudimos aplicarlo durante dos cursos en el CP de cierto pueblo que no voy a identificar, y, al menos para nosotros, el resultado fue no sólo satisfactorio, sino, mucho más importante, tremendamente motivador. Con Loli coincidí cuatro años deambulando como provisional, y tiempo después, nuevamente en nuestro primer destino definitivo. La perspectiva me permite asegurar que fueron los cursos más fructíferos de mi profesión. Los años, y los nuevos colegios, fueron pasando, y en cada curso que me correspondía impartir, fui aplicando retazos de esa metodología. A veces, en cursos superiores (las menos). La mayoría de las ocasiones, en Primero o Segundo. Con ese bagaje fue con el que abordé la petición de mis compañeros. Y con ese bagaje, en junio de 2004, acudí como ponente a un Congreso de Ecoescuela, en donde se me requirió durante una sesión para desarrollar, entre otros programas de mi colegio, la aplicación y uso del Laboratorio en Primaria. El primitivo Manual, con apenas una decena de prácticas, gustó tanto que me incitó a recoger por escrito, siguiendo el esquema previo, lo que buenamente yo mismo fui aplicando a lo largo de mi experiencia docente. El resultado, lo tienen ustedes en sus manos...

-5-