Issuu on Google+

Las evaluaciones: Pruebas estandarizadas, ¿validas o perjudiciales? Camila Asenjo

Todos los días somos testigos de una serie de evaluaciones a las que son sometidos los alumnos del sistema escolar en todas las instituciones educativas del país, pero a raíz de esto surgen varias interrogantes. ¿En qué consisten las evaluaciones?, ¿que pretenden identificar?, ¿son realmente necesarias?, ¿en qué casos? y ¿como afectan o perjudican a los alumnos las evaluaciones estandarizadas?.

El objetivo de este artículo pretende

establecer diferencias y fomentar opiniones diversas acerca del verdadero sentido de las evaluaciones en las diversas etapas de la escolarización. ¿Que son las evaluaciones? Para emitir un juicio acerca del tema debemos tener una idea de que es lo que se tratan las evaluaciones Pedro Ravela señala que “La evaluación está presente de manera permanente en la vida cotidiana de los sistemas educativos, docentes y estudiantes. En las aulas, los maestros y profesores evalúan a sus alumnos, algunas veces con el propósito de conocer qué han aprendido y cuáles son sus dificultades, de modo de ayudarlos en su proceso de aprendizaje o con el propósito de otorgarles una calificación”, esto quiere decir que constituyen un proceso de acreditación del avance en el desarrollo del saber del niño o el sujeto. Estas nos ayudan y sirven para identificar ciertas habilidades y competencias que poseen los alumnos, además de evaluar el sistema educativo en sí. Evaluaciones estandarizadas… ¿Generales o específicas? Dentro de este tipo de evaluaciones encontramos las de carácter estandarizado, las cuales son el motor de esta revisión.


Ravela señala que “La mayoría de las evaluaciones estandarizadas no pretende evaluar a los alumnos individualmente, sino obtener un panorama general del sistema educativo”. Esto lo podemos evidenciar en la prueba SIMCE, que a través de su rúbrica pretende evaluar el sistema educativo chileno en su conjunto intentando tener un panorama amplio acerca de la realidad educativa del país, esta, además no evalúa la individualidad ni las capacidades y destrezas de los alumnos, ignorando los estilos de aprendizaje de cada uno y los tipos de inteligencia que estos poseen. Las evaluaciones estandarizadas evalúan memorización de contenidos y habilidades simples. Por ejemplo, una prueba estandarizada de educación lógico- matemática excluye a quien tiene una inteligencia del tipo musical. Pero la función que cumple la prueba SIMCE es mostrar la realidad del sistema educativo actual, a raíz de esto logramos evidenciar una de las mayores falencias que tiene el sistema educativo, la cual es la segregación que se produce y la inequidad existente, mientras los mejores resultados quedan en manos de particulares, los colegios y liceos municipales quedan rezagados en cuanto a buenos resultados. Gracias a este instrumento de evaluación podemos dar cuenta de la desigualdad a la que se ven sometidos los estudiantes en las aulas. Cumpliendo su función de evaluar la calidad de la educación.

Sin embargo esto se expresa de forma muy diferente en las pruebas estandarizadas que tienen una acción determinante en el futuro de los estudiantes. Ravela expone “Este tipo de dificultades sí se plantea en los casos en que las evaluaciones tienen consecuencias para los alumnos (exámenes de certificación o pruebas de selección”, esto se expresa de forma evidente en nuestro país con la prueba de selección universitaria (PSU), una evaluación totalmente discriminadora, y excluyente, que no mide habilidades y destrezas de los alumnos, sino que reconoce lo bien que se entrenaron en sus establecimientos o preuniversitarios para rendir la misma,


teniendo horas de reforzamiento en las áreas de matemática y lenguaje fortaleciendo los conocimientos que hayan adquirido en la enseñanza media. Otro punto que cabe destacar dentro de este análisis es lo crudo que resulta el ver lo cuantitativo de este asunto, lo que debiera ser una prueba de tipo cualitativa que evaluara los procesos de aprendizaje y la evolución de los educandos. En nuestro país existe una brecha social extensa entre los ricos y pobres, esta brecha se puede comprobar también en el ámbito educativo, ya que los puntajes máximos en esta prueba los consiguen alumnos de la educación privada del país, donde se cancelan varias sumas de dinero para estudiar, no así los alumnos de establecimientos subvencionados por el estado, que no aseguran buena educación, que no poseen la infraestructura necesaria para poder formar alumnos y que en esta prueba son los que muestran los peores puntajes y paralelamente a esto su ingreso a la Educación superior se ve limitado por factores económicos y por su puntaje en la misma prueba. “Los Chilenos y chilenas valoran a la educación, pues ven en ella un Mecanismo de movilidad social y económica, y una fuente de dignificación” (PNUD, 2004). Podemos

mencionar

también

que

este

tipo

de

evaluaciones

son

determinadas por la ley, siendo perjudiciales para el verdadero saber de un individuo, de lado quedan las habilidades sociales, musicales, deportivas, etc. que presenten los alumnos, sino que solo se toma un panorama a evaluar, con preguntas determinadas de acuerdo al año de rendición de la misma.


Comentarios Finales -

De acuerdo al tema planteado, es correcto y probable afirmar que la evaluación estandarizada, su rúbrica y su método de aplicación es gravemente perjudicial para la calidad educativa de nuestro país, es potencialmente discriminadora al no integrar en la misma las actitudes y habilidades desarrolladas por las personas, no es representativa y no atiende a las necesidades que presenta nuestra educación, es más, evidencia claramente la desigualdad que existe entre los diversos sectores sociales tras sus resultados, su método se centra en la selección de alternativas con respecto a una pregunta y deja de lado el desarrollo de una respuesta donde el alumno aplicará en pleno su conocimiento, capacidad de síntesis y comprensión de lectura, es por este modo que Chile tiene uno de los peores índices de comprensión lectora en el mundo.

-

Para lograr una mejor educación, tema tabú dentro de las agendas gubernamentales, es necesario cortar de raíz con el sistema de evaluaciones estandarizadas y potenciar las habilidades y actitudes que presenten los estudiantes, esto sólo en el caso de la PSU, ya que el SIMCE nos ayuda a tener un panorama acerca de la calidad de la educación y una mirada global de este.

-

Sí es necesario que evaluemos a nuestros alumnos, pero a través de sus procesos, del aprendizaje significativo, que presenten habilidades para desenvolverse en la sociedad como ciudadanos conscientes, activos y participes.


Ensayo - Camila Asenjo Poblete