Page 1

Las dos facetas del profesor frente al curriculum.

Estudiante: Vanessa San Martín R. Profesor: Jorge Miranda. Cátedra: Diseño y Adaptación Curricular. Fecha: 20/01/12.


Me parece que una de las grandes problemáticas que se pueden observar hoy, en nuestra educación chilena es, el poco significado que se le da al logro del aprendizaje de los contenidos transmitidos a los alumnos. Por ejemplo, los profesores se preocupan de “pasar” los contenidos, pero no se percatan si los alumnos los entendieron y no se molestan por poder realizar adaptaciones en los contenidos, para que todos los alumnos consigan llegar al nivel óptimo de su aprendizaje. En el siguiente ensayo, se dará a conocer las dos visiones o funciones que tienen los profesores frente al curriculum. Una, que es la del profesor que transmite los contenidos del curriculum, y la otra, que ejecuta estos contenidos para ir en ayuda de cualquier dificultad que presenten los alumnos. En nuestro país, El Ministerio de Educación establece un Marco Curricular Base para la enseñanza, documento que establece los objetivos fundamentales para cada uno de los años de estudio de la enseñanza básica y media, y los contenidos mínimos obligatorios que facilitarán el logro de los objetivos formulados. Esto es lo que debiese seguir todo profesor, viéndolo desde la perspectiva nacional, puesto que el Marco Curricular Base establece una propuesta para que los profesores se guíen por ésta y puedan enseñar sistemáticamente los contenidos a los alumnos sin ningún problema. El rol de transmisor de contenidos del curriculum puede ocurrir por varias razones, como señala Prieto, entre ellas está la poca autonomía, la sostenida descalificación, el desolador aislamiento, la excesiva burocratización de su tarea, el control permanente y el bajo salario, todo esto incrementa la incertidumbre del profesor. Como se menciona anteriormente, existen pocas posibilidades de actuar, ya que este curriculum está establecido por agentes externos a la institución y muchas veces si el profesor quiere hacer algún cambio en éste, para el avance del aprendizaje del alumno, se ve envuelto en un dilema, ya que esto se puede ver como un acto en contra de lo establecido, o sea, un acto de oposición . Pero, ¿qué sucede si el profesor no está de acuerdo con esto, si se da cuenta que la organización que sigue el MCB, no está siendo fructífera para sus alumnos, si no todos aprenden de la misma manera como lo señala esta propuesta? Bien, aquí se muestra la otra cara de la realidad, la del profesor que gestiona el curriculum, que desempeña el papel de ejecutor, etc.

De acuerdo a lo anterior Shirley Grundy señala que, El curriculum es una práctica desarrollada a través de múltiples procesos y en la que se entrecruzan diversos subsistemas o prácticas diferentes. El curriculum moldea a los docentes, pero es


traducido en la práctica por ellos mismos. La enseñanza en general y el propio curriculum se entienden como un proceso de construcción social en la práctica. Con esto podemos ver que esta autora no ve al curriculum como algo establecido de manera permanente, inmune a los cambios, sino, señala que éste es una práctica realizada por el profesional, que no está exenta de adaptaciones curriculares, las cuales se entienden como modificaciones en los objetivos, contenidos, criterios y procedimientos de evaluación en actividades y metodologías, que irían en ayuda de los alumnos que tuviesen alguna dificultad en el aprendizaje o debido al contexto de donde provengan origine ciertos problemas al momento de aprender. Esta realidad nos revela las dos caras de la moneda. Una, la del profesor que es solo un mero transmisor del curriculum, y la otra, del profesor que hace del curriculum una práctica, que desempeña el rol de ejecutor, que es capaz de adaptar el curriculum para que al momento de llevarlo a la sala de clases no haya inconvenientes en el aprendizaje de sus alumnos. Con respecto a lo anteriormente mencionado, Marcia Prieto señala que, tanto los cambios como las nuevas expectativas trasladan a los profesores desde verse como simples trasmisores de conocimiento hasta constituirse como profesionales que ofrecen a los estudiantes experiencias formativas que les permitan crecer como personas y aprender; desde verse ejecutores de prescripciones diseñadas por agentes externos hacia convertirse en constructores de su saber y hacer profesional. Si a lo anterior se suma la creciente preocupación de la sociedad por mejorar la calidad de la educación, se subentiende la necesidad de descubrir quiénes son, hacia donde van y cuáles son los desafíos que les plantea esta sociedad en constante cambio. Es decir se les plantea la necesidad de construir y reconstruir su identidad profesional, como uno de los cambios para fortalecer su profesión y con ello, mejorar el servicio que ofrecen. Esto demuestra la zona de desafío que existe entre estas dos posturas, puesto que el profesor decide si cumple el papel de ejecutar o gestionar, o sea, si realiza estas adaptaciones curriculares, por ejemplo para los niños con necesidades educativas especiales, introduciendo métodos y técnicas de enseñanza y aprendizaje específicas para trabajar en determinados contenidos o utilizando técnicas, procedimientos e instrumentos de evaluación distinta de los grupos de referencia. Y además si toma éste papel, debe adaptarse al contexto en que se encuentra el alumno, es decir, no puede enseñarle a un alumno que vive en un campo, de escasos recursos a usar las nuevas tecnologías, puesto que él quizás no conoce ni siquiera un computador, entonces, es por esto que el profesor debe tener conocimiento de dónde proviene su alumno.


Es por todo esto y más, que la labor del profesor no es fácil, puesto que continuamente se está viendo envuelto en una realidad que sin lugar a dudas deja en la incertidumbre su quehacer profesional y por consecuente influye en su identidad como docente, debido a la poca autonomía que existe en éstos o por el control que algunas veces ejerce el sistema educativo en éste, dejándolo a la deriva en lo que se refiere a cumplir con su rol de profesor, que éste deba tomar decisiones propias y pueda enriquecerse cada día más con su experiencia.


Bibliograf铆a.

www.mindeduc.cl: Ministerio de Educaci贸n. Marco Curricular Base.

Prieto, M. (2004) La construcci贸n de la Identidad Profesional del Docente: Un desaf铆o Permanente.

Grundy, S. (1987). Producto o Praxis del Curriculum. Ediciones Morata: Madrid.

Las dos facetas de los profesores frente al curriculum.  

Aquí le daré a conocer el dilema que existe en los profesores al momento de guiarse por el curriculum.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you