Page 1

PARA REFLEXIONAR EN MEDIO DE LA COYUNTURA ELECTORAL ACTUAL Ponente: LUISA FERNANDA ARENAS CASTAÑEDA, Secretaria de Educación de SINTRAONG’S Risaralda. En la coyuntura electoral actual, pensar la política como un escenario del bien y del mal, del bien absoluto, que puede rayar en mal absoluto, es situarse en una perspectiva de ANÁLISIS DE TIPO LIBERAL - MORALISTA, un escenario lineal que empieza en un punto de bondad natural, y luego se prolonga perdiendo bondad, volviéndose, malo, muy malo, hasta alcanzar la maldad absoluta, que termina confundiéndose con el punto de la bondad absoluta. Sobre ese moralismo liberal surge una cómoda fórmula que va de extrema izquierda a extrema derecha, por eso al poner sobre esa matriz a los actores políticos, la decisión es simple: es mejor la derecha que la extrema derecha. El liberalismo piensa la sociedad como una agrupación de individuos que toman decisiones autónomas, acorde a los criterios morales que posee, escogiendo lo bueno y rechazando lo malo, bueno casi siempre. El liberalismo, que no es ateo, toma la doctrina del mal menor de Santo Tomas de Aquino, quien sostuvo que "es propio del sabio legislador permitir transgresiones menores para evitar las mayores". Pero hay otra posibilidad de análisis: el ANÁLISIS DE CLASE. Es más exigente pues obliga a ver a las clases como entidades colectivas dinámicas, con elementos no solo económicos, sino también políticos, ideológicos y culturales. A la gente no le gusta el análisis de clase, porque es más fácil clasificar las acciones socio políticas en términos de buenos y malos, y más fácil autodefinirse, si yo soy bueno hago parte de los buenos, los demás son el mal. Es más fácil juzgar al adversario, al que piensa distinto, como irracional, inmoral, inhumano. Ese esquema curiosamente le ha sido útil al pentágono EE.UU., a los fascistas, e incluso a algunos columnistas intelectuales y hasta a algunas fuerzas políticas colombianas, en la actual coyuntura política, para valorar lo acertado o no de sus decisiones. El eje del mal, el mal menor, tienen en esencia el mismo soporte ético - cultural, el moralismo liberal. El reto, para los que partimos del análisis de clase, es investigar la realidad dinámica y categorizar las propuestas políticas, no como buenas o malas per se, sino como referentes de sentido y visión de futuro de agrupamientos sociales que luchan por el poder político, con la perspectiva de garantizar que sus apuestas colectivas, se viabilicen. Realicemos por ejemplo un análisis de clase de Oscar Iván Zuluaga y de Juan Manuel Santos: OIZ: Es un político caldense de 55 años, perteneciente a una familia burguesa industrial exportadora, Aserias Colombianas S.A. -ASESCO S.A.-, cuya principal planta de producción está en Barranquilla. En eso es distinto a Uribe Vélez, de origen latifundista ganadero. Su habitus de clase está formado por esa doctrina de empresarios caldenses, que en la década del 40 en medio de la "violencia", acumularon pasando de la economía del café, a la industria, en este caso metalúrgica. Esos empresarios ultracatólicos y falangistas, militaron en las filas del conservatismo laureanista y alzatista. Pero al acabarse el alzatismo, el padre y el hijo fueron fervientes seguidores de las tesis de Alvaro Gómez


Hurtado. Zuluaga estudio economía en la muy católica Universidad Javeriana de Bogotá, y luego finanzas públicas en la Universidad de Exeter, Reino Unido en pleno furor de la academia neoliberal en tiempos de Margaret Thatcher. En Caldas fundó con Luis Alfonso Hoyos, el Movimiento Cívico, y debido a su catolicismo puritano emprendedor y en defensa de “las buenas costumbres”, resulta siendo parte de los grupos políticos caldenses relacionados a través de los amigos de Hoyos, con el jefe paramilitar Ernesto Baez. Entonces tenemos a un industrial autoritario, católico, y fundamentalista patriota, es decir una de las expresiones del fascismo colombiano. Resulta clave leer su programa de 10 puntos, que a decir verdad, si le quitamos el lenguaje tradicionalista, resulta parecido al de Juan Manuel Santos. Pero no olvidemos que el programa político presidencial responde a una coalición de empresarios, políticos, parapolíticos, curas, militares, académicos que ven en OIZ el hombre que ha de generar la restauración moral y el desarrollo económico. OIZ cree en una paz como resultado de la mayor derrota política e ideológica de la insurgencia, como el fin de la amenaza. JMS: Es un político de 63 años, perteneciente a una familia de políticos liberales y empresarios de la industria editorial quienes entre 1956 y 2012 fueron dueños del diario de más poder en el país El Tiempo y su grupo económico Casa Editorial El Tiempo, hoy controlado por el multimillonario Luis Carlos Sarmiento Angulo. Estudió su bachillerato en el burgués Gimnasio Moderno y su formación superior la obtuvo en el exterior entre la Universidad de Kansas, el London School, y Harvard, las escuelas de pensamiento económico neoliberal. Se dice activo partidario de la denominada Tercera Vía, de Tony Blair cuya consigna principal es: “Mercado hasta donde sea posible, Estado hasta donde sea necesario”. Su ideología es el pragmatismo, cuya concepción de la acción política está orientada por el principio de que la medida de la verdad depende del éxito que tenga en la práctica, por eso puede aliarse con personas de cualquier ideología, cristianos, marxistas, fascistas, neoliberales, keinesianos, siempre que den resultados exitosos; de ahí su discurso del eficientismo. Por su pragmatismo no le importó ser ministro del fascismo uribista, de economía o de defensa, y no tuvo remordimiento en traicionar a Uribe y crear su propia coalición política, que hoy es una confusa y variopinta mezcla de acuerdos con gentes provenientes del fascismo, la parapolítica, la tecnocracia neoliberal, los grandes grupos monopólicos, e incluso socialdemócratas como Gustavo Petro y dispuesto a recibir el apoyo y llegar a compromisos con sectores de la izquierda. Su propuesta de paz, la hace para viabilizar el proyecto gran burgués extractivista, al igual que Zuluaga, que luego de golpes contundentes a los mandos guerrilleros, les ofrece un acuerdo para que salgan o permitan en los territorios la implementación de megaproyectos minero energéticos. Es decir NO SON LO MISMO, pero no son buenos o malos en sentido Tomista; PARA EL PUEBLO NINGUNO ES EL MAL MENOR. Ellos agencian fundamentalmente proyectos de clase, de sus socios. Quienes hoy en Colombia llaman a un compromiso con la campaña de Santos, suponen que no hay más reservas estratégicas para la izquierda, que su sobrevivencia depende de las oportunidades que dará el Santismo en su segundo gobierno. Reconocen la debilidad, aunque manipulan con la condición real de la correlación de fuerzas. Pero hay, no solo OTRAS RESERVAS ESTRATÉGICAS sino una potencialidad, que hasta el momento no ha querido ser transitada: LA CONSTRUCCIÓN DE UNA APUESTA UNITARIA, INDEPENDIENTE DE LAS CLASES DOMINANTES Y DE LA VÍA EXCLUSIVAMENTE INSTITUCIONAL, ELECTORAL. Este compromiso con Santos se hace con la intención de favorecer algunas corrientes de


la izquierda, a sabiendas de la división y dispersión que generará; es decir, no busca fortalecer un proyecto alternativo democrático y quiere imponer un orden y una lógica, con un límite en el techo de las posibilidades populares: lo que el segundo gobierno de Santos ofrezca. El compromiso con Santos es un salto al vacío, como lo es cualquier compromiso en donde se arriesga todo para preservarse y avanzar con el riesgo de destruirse y posibilitar la hegemonía de las fuerzas de la reacción; pero en esta oportunidad, la oferta por saltar al vacío consiste en una sociedad burguesa, con opresión y explotación, dominada por el imperialismo y con una izquierda reducida a solo oposición “democrática”, es decir, sin proyecto revolucionario. No sobra reconocer que los niveles de cooptación de la gente democrática por parte del Santismo están llegando a niveles insospechados, la popularidad de la Unidad Nacional entre los que antes la criticaban son algo escandalosos. Sorprenden argumentos que rebasan garantizar el proceso de diálogos en La Habana o la posibilidad de sobrevivir por parte de la otrora oposición afirmando bondades inexistentes de un gobierno neoliberal que nada ha hecho por los de abajo.

Miremos entonces los escenarios a los cuales estamos abocados: ESCENARIO UNO: Gana Santos, con una coalición variopinta. Proyecta cuatro años respondiendo a todos los compromisos adquiridos, confrontando a una oposición Uribista que tiene en sus manos a gran parte del Congreso y presencia en las cúpulas de las fuerzas armadas, en el Clero y en instituciones como la Procuraduría. Una parte de la izquierda que le apostó a la paz, se centra en la defensa del gobierno para hacer frente a los ataques Uribistas. La coalición de Santos se desbarata porque sus puntos de partida son irreconciliables. Al final Santos y el Uribismo llegan a acuerdos para dilatar, desgastar, reprimir las exigencias de la sociedad que apostó por la paz y la democratización. ESCENARIO DOS: Gana Zuluaga, con una coalición variopinta. Proyecta cuatro años respondiendo a todos los compromisos adquiridos, confrontando la oposición Santista, verde, progresista, polista, en el Congreso, usando todo el poder de las fuerzas armadas, el Clero y la Procuraduría para normalizar la sociedad con autoritarismo y represión. Al final Zuluaga y la cúpula Santista y el Uribismo llegan a acuerdos y dilatan, desgastan, reprimen las exigencias de la sociedad que apostó por la paz y la democratización. Cada cual es libre de elegir cualquier camino y participar de la lucha electoral según sus principios ideológicos. De todas formas, a lo que aspiramos es a mantenernos por las sendas del Clasismo. El punto es que uno de

los dos oligarcas va a gobernar el país, y para un proyecto alternativo que reivindique otra Colombia posible, el asunto no se reduce a quien "me hace más pasito", sino que ambos deben ser confrontados. ¡AGÁRRENSE DE SUS RAÍCES PORQUE ESTO VA A PA’ LARGO! Junio 9 de 2014

Introducción sobre coyuntura electoral  

Ponencia expuesta por Luisa Arenas, secretaria de educación de SINTRAONG´S Risaralda

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you