Page 1

La revista que te acercarรก al mundo del cannabis


Índice  Tipos de marihuana  Tipos de cultivo  Formas de consumir cannabis  Efectos  Legalización


Existen dos clases de marihuana, la índica y la sativa. Estas variedades se pueden mezclar entre sí formando clases llamadas hibridas que mezclan las características de una con las de otra midiéndose en porcentaje de una y porcentaje de otra, ejemplo: White Diesel (40%sativa y 60%índica)

ÍNDICA ·Relajante

SATIVA ·Vigorizante

y Edificante

·Estimula la creatividad y el pensamiento ·Provoca sensación de bienestar ·Alivia dolores de cabeza y migrañas ·Reduce las náuseas ·Estimula el apetito ·Mitiga la depresión ·Las hojas de esta planta son más delgadas, puntiagudas y muy dentadas

y tranquilo

·Alivia el dolor y el malestar ·Reduce la ansiedad y el estrés ·Ayuda a dormir ·Reduce la inflamación ·Ayuda a mitigar espasmos y convulsiones ·Estimula el apetito ·Las hojas de este tipo son más gordas y menos dentadas que las hojas de las plantas sativas


Tipos de cultivo Cultivo exterior: se trata de cultivar la planta de manera que crezca a la luz del sol. Con este tipo de cultivo, la producción varía respecto al tipo de semilla utilizada. La producción es menor, los efectos son más reducidos y, en la calle, es más barata; aunque esto no quita que la planta tenga un buen sabor y un buen efecto.

Cultivo interior: se trata de cultivar la planta de modo que esta crezca bajo focos y con ventiladores en un sitio cerrado. Con este tipo de cultivo, la producción varía respecto al tipo de semilla utilizada. La producción es mayor y la concentración de THC es más alta, dando lugar a un producto más potente.

Cultivo hidropónico: Las plantas pueden desarrollar su ciclo vital sin necesidad de tener las raíces creciendo en la tierra, siempre que el agua cumpla una serie de requisitos, digamos que el agua tiene que estar viva para poder sustentar el crecimiento de la marihuana. Es necesario saber que, no importa cuál sea el medio en el cual crecen (tierra, aire o agua) las plantas absorben su alimento en forma de iones disueltos, en presencia de oxígeno. En el agua, a medida que se consumen el alimento y el oxígeno, es necesario reemplazarlos. El sistema de cultivo hidropónico de marihuana, permite un crecimiento espectacular de la planta siempre que se controlen tres factores: pH, electro conductividad y oxígeno disuelto en la solución nutritiva. El papel del cultivador en estos cultivos es coordinar el aporte de agua, abono y oxígeno con las necesidades de la planta, para obtener un rendimiento excelente y cogollos de la mejor calidad.

Cultivo aeropónico: es una de las formas de cultivo hidropónico más avanzadas. Se trata de un cultivo donde no utilizamos ningún tipo de sustrato. Las raíces quedan suspendidas dentro del agua, esto hace que los depósitos de agua sufran menos alteraciones de las que sufren utilizando cualquier tipo de sustrato. Por otro lado con estos sistemas de cultivo es muy importante mantener el agua con un alto grado de oxigenación y con todos los parámetros en perfecto estado de PH, EC y temperatura.


FORMAS DE CONSUMIR CANNÁBIS

Inhalación de marihuana (vaporizada)

Inhalación de marihuana (fumada) El consumo de cannabis en forma de cigarrillo, canuto, porro… es el más conocido por la gran mayoría de personas que disfrutan de esta planta. De todas formas, hoy en día es fácil de encontrar diferentes maneras de consumirla aspirando el humo como resultado de una combustión. Las pipas, cachimbas, bongs… son algunos ejemplos de esta forma de consumo aunque entre ellas hay pequeñas diferencias como son la cantidad de humo aspirado o la prolongación de la aspiración y las toxinas producidas.

Marihuana por vía oral (infusión)

Una de las maneras más sanas de consumo de cannabis es mediante los vaporizadores ya que no se fuma sino que se inhala, no se produce combustión y reduce las toxinas en proporción al thc. La combustión de la marihuana a unos 230º desencadena una eclosión de diferentes elementos con más o menos toxicidad, dependiendo de la temperatura a la que se someta la marihuana. A 180º el thc se evapora y los hidrocarburos no están tan presentes.

También se puede consumir la marihuana mediante “infusiones de leche”. El thc es liposoluble pero no es hidrosoluble, es decir, se puede disolver en grasas pero no en agua. Esto quiere decir que si lo intentamos con agua, sólo conseguiremos mojar la yerba y tener que desecharla; por el contrario, si utilizamos la leche, el thc se quedará pegado a las grasas que ésta contiene. Es importante saber que cuanto más grasas contenga la leche más fácil será su disolución por lo que se aconseja que ésta sea leche entera y de buena calidad.

Marihuana por vía oral (maceración con alcohol) Otra de las maneras de consumir marihuana es dejarla macerar en una botella de nuestro alcohol preferido como puede ser el ron, el whisky o el orujo de hierbas, entre otros. Su preparación también es sencilla. Se trata de poner 25 gramos de nuestra mejor maría seca en 1 litro de nuestro alcohol, dejándolo macerar durante 6 semanas, aunque tenemos que ir removiéndolo un poquito semana a semana. Para finalizar el preparado, se pasa por el colador y ya está listo para su consumo en forma de chupito.

Cannabis por vía sublingual Otra de las maneras de consumo medicinal de la marihuana es la vía sublingual. Hoy en día, existen empresas farmacéuticas que distribuyen un compuesto llamado Sativex que es un extracto de las propiedades medicinales que proporciona la marihuana. Sativex está destinado a aquellas personas que sufren dolores causados por la espasticidad (agarrotamiento de los músculos y articulaciones con mucho dolor, llegando a impedir el movimiento total o parcial de las extremidades superiores o/e inferiores), asociada a la esclerosis múltiple. Probado y testado, Sativex proporciona al paciente un alivio en forma de relajación muscular permitiéndole rebajar el nivel de dolor producido por el agarrotamiento de las extremidades.


Efectos


Efectos médicos de la marihuana 1) Combate las migrañas

6) Previene convulsiones

Doctores en California han reportado el tratamiento exitoso de 300,000 casos de migrañas con marihuana medicinal. Esta aportación resulta relevante si tomamos en cuenta que el 25% de las mujeres y el 8% de los hombres reportan este padecimiento en al menos un momento de sus vidas.

Los efectos relajantes de esta planta a nivel muscular y sus efectos antipasmódicos, reducen las probabilidades de tener convulsiones.

2) Disminuye la velocidad del crecimiento de tumores

A diferencia de los fármacos tradicionales como la ritalina, cuyo uso conlleva múltiples efectos secundarios, la marihuana ha probado ser efectiva para tratar este tipo de casos sin los costos colaterales de las medicinas industriales.

La American Association for Cancer Research ha confirmado que la marihuana disminuye significativamente el ritmo de crecimiento de tumores en pulmones, pechos, y cerebro.

7) Ayuda al tratamiento de desórdenes y deficit de atención

3) Alivia los síntomas de enfermedades crónicas Diversos estudios revelan que la marihuana ayuda a matizar los síntomas de malestares crónicos como la enfermedad de Bowel y Crohn, ya que alivia la diarrea, nausea, y dolores abdominales propios de estas enfermedades.

4) Ayuda a prevenir al Alzheimer Un reporte del Scripps Institute comprobó que el THC, principal sustancia activa en esta planta, ayuda a bloquear los depósitos en el cerebro humano en donde se origina esta enfermedad. Se calcula que sólo en Estados Unidos existen 5.3 millones de personas que padecen Alzheimer.

5) Combate el Glaucoma Estudios revelan que la marihuana disminuye la presión intraocular lo cual favorece al tratamiento del glaucoma.

8) Puede ayudar al tratamiento de esclerosis múltiple La marihuana ayuda a frenar algunos de los efectos neurológicos y espasmos musculares producidos por esta enfermedad ya que protege a los nervios.

9) Disminuye malestar del síndrome pre menstrual Esta planta ha probado ser altamente efectiva en la disminución de los dolores y malestares físicos ocasionados por el síndrome pre menstrual entre la población femenina.


Uno de cada diez españoles mayores de 14 años consumió marihuana en los últimos doce meses. Es, junto a Polonia, la tasa más alta de la Unión Europea según los datos del Centro Europeo para el Control de las Drogas y la Adicción. Incluso más alta que en Holanda, donde el consumo es legal. Lo que queda claro es que hoy es la sustancia ilegal más consumida en el mundo, por delante de cualquier otra droga. Pero después de años en los que la prohibición y la persecución eran la norma en todo el mundo, algo está empezando a cambiar. El pasado uno de agosto Uruguay legalizó el uso recreativo de esta planta y en Estados Unidos Colorado ha aprobado normas similares. Y muchas son las voces que piden un tratamiento similar en América Latina, como el presidente guatemalteco Otto Fernández Molina.

Además puede ser un acicate para la economía de los Estados. Un estudio de un economista de Harvard, Jeffrey Miron, cifra en 13.700 millones de dólares los ingresos que el Gobierno norteamericano obtendría en caso de legalizarse la marihuana, en forma de tasas e impuestos. La venta y el cultivo regulados también tendrían un impacto en la economía. Por último está el argumento de la libertad y la responsabilidad individuales. De la misma manera que se confía en el criterio de cada persona adulta para llevar una dieta saludable, cuidar o eliminar el consumo de alcohol y tabaco y hacer ejercicio físico, también se debería confiar en el criterio personal a la hora de permitir el consumo de marihuana, siempre conociendo todas sus consecuencias. No se trata por tanto de negar los riesgos que conlleva el consumo de marihuana, sino de ponerlos en su justa perspectiva.

Los que piden la legalización argumentan que los efectos de prohibirla son todavía peores que los de la droga en sí: el consumo, lejos de disminuir, ha aumentado, especialmente entre los jóvenes, y además se realiza de manera descontrolada. Para más INRI, la falta de control sobre el producto y la venta clandestina favorecen que se venda adulterada, lo que la convierte en una sustancia todavía más peligrosa. Por si fuera poco, ha aumentado el crimen organizado y la delincuencia y en el mundo los estados gastan miles de millones de euros al año en la lucha contra el narcotráfico, unos fondos que podrían emplearse en promoción para la salud o en ayuda para quienes presentan un consumo problemático. En contra de lo que se cree, la marihuana no es muy adictiva. Solo entre un 7 y un 10% de los consumidores desarrollan una dependencia.

Pero, ¿en qué se basan para pedir la derogación de esta prohibición? Partamos del hecho de que la marihuana es perjudicial para la salud. Este es un hecho que nadie en su sano juicio puede negar. El consumo de marihuana o hachís, además de tener efectos analgésicos, embriagadores y relajantes, afecta a la capacidad de raciocinio y dificulta el aprendizaje, además de que puede disparar otros trastornos como la esquizofrenia o la depresión. Y estos efectos son especialmente nocivos para los adolescentes, ya que su cerebro se está formando, según el Plan Nacional Sobre Drogas. Sin embargo, el alcohol presenta muchos de los mismos efectos negativos para estas mismas fuentes y sigue siendo legal. Incluso se podría argumentar que el alcohol es más peligroso, ya que su abuso puede llevar fácilmente al coma etílico y a la muerte, además de fomentar comportamientos violentos y peligrosos.

+


Mundo cannábico álvaro rodríguez y ignacio baños  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you