Page 1

BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

Lo s Sender o s de la Pr o ductivi dad

DIVERSOS CAMINOS... UN MISMO OBJETIVO

www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

I. EDITORIAL Bienvenidos a   nuestro   sép0mo   número   del   Bole4n   “Los   Senderos   de   la   Produc/vidad”.   En   esta  ocasión  te  presentamos  un  ar4culo   sumamente   interesante  de  las  mujeres   y  la   produc0vidad.   Las  mujeres  en   el   ámbito   laboral  en   nuestro   país   han   ganado   cada   vez   más   notoriedad.   La   reducción   de   la   brecha   entre   las   tasas   de  

par0cipación económica   de   los   dos   sexos   se   debe,   principalmente,   al   aumento   de   la   proporción   de   mujeres   que   se   han   incorporado   a   las  

CONTENIDO

ac0vidades remuneradas.   Esto  nos   lo   dice  María  del   Rocío  García  Gaytán,   Presidenta   del   Ins0tuto   Nacional   de   las   Mujeres,   (INMUJERES).   Te  

I EDITORIAL

invitamos a  leer  su  ar4culo. ¿Sabías  que  tenemos  un  nuevo  Portal  de  Produc0vidad?  el  cual  0ene  como  

II LA VOZ DE LA EXPERIENCIA

propósito ofrecer   diversos   instrumentos   e   información   para   que   empleadores   y   trabajadores   logren   que   su   centro   de   trabajo   sea   más   produc0vo   y   compe00vo.   Conoce   estas   acciones   en   favor   de   la  

III ACCIONES EN PRO DE LA PRODUCTIVIDAD

produc0vidad. Estamos  seguros  que  te  serán  de  mucha  u0lidad. A   lo   largo   de   los   bole0nes   anteriores   te   hemos   proporcionado   herramientas   que   te   permitan   ser   más   produc0vo.   En   este   número   te  

IV HERRAMIENTAS PARA SER MÁS PRODUCTIVO

presentamos 9  0ps  o  consejos  para  aumentar   tu  produc0vidad  en  el   día  a   día.  No  son  dogmas  ni  leyes  estrictas  a  seguir,  pero  sí  son  acciones  que  nos  

V POR SER DE TU INTERÉS

VI EL LECTOR OPINA

ayudan a   ir   cada   día   "produciendo"   más,   estresarnos   menos   y   generalmente   a  terminar   nuestros  pequeños  o  grandes  proyectos  con  una   mejor  calidad. Porque   sabemos   que   es   de   tu   interés,   te   mencionamos   cuáles   son   las   nuevas  competencias  para  el  trabajo  como   son  la  capacidad  matemá0ca,  el   dominio   de  las  nuevas  tecnologías,   de  otro  idioma,   entre  otras.   Lee   más   abajo  y  ¡conócelas! Finalmente,   te   invitamos   a   conocer   la   opinión   de   nuestros   lectores  y   si   quieres   hacernos   llegar   tu   punto   de   vista   acerca   de   nuestro   bole4n   ¡ya   sabes  donde  escribirnos! ¡Hasta  la  próxima!

2

www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

II. LA VOZ DE LA EXPERIENCIA Igualdad de género para el incremento de la productividad*

María del  Rocío  García  Gaytán   Presidenta  del  Ins0tuto  Nacional  de  las  Mujeres,  (INMUJERES)  

Al hablar   de   la   relación   entre   igualdad   de   género   y   produc0vidad,   es   imprescindible   destacar   el   hecho   de   que   la  fuerza  laboral   de   nuestro   país   ha   aumentado   en   los   úl0mos   años   como   consecuencia   de   la   par0cipación   cada  vez   mayor   de  las   mujeres.   La  población   ocupada   formada   por   hombres   ha   decrecido   levemente,  de  manera  que   la  reducción  de  la   brecha   entre   las   tasas   de   par0cipación   económica   de   los   dos   sexos   se   debe,   principalmente,   al   aumento   de   la  proporción   de   mujeres   que   se   han   incorporado   a   las   ac0vidades   remuneradas.   De   acuerdo   con   el   Ins0tuto   Nacional   de   Estadís0ca   y   Geogra`a   (INEGI),  la  tasa  de  par0cipación  de  las  mujeres   pasó  de  17.6%  en  1970  a  41.9%  en  2008. No   obstante,   aunque   la   can0dad   de   mujeres   que  par0cipa  en  la  vida  económica  hoy   en  día   ha   aumentado   significa0vamente,   las   responsabilidades  domés0cas  y  del  cuidado  de   la   familia   no   han   disminuido   para   ellas.   Los   hombres  colaboran   en  el  trabajo  domés0co  en   menor   medida,   y   la   estructura  familiar   se   ha   modificado:   hay   un  incremento   en   el  número   de  hogares   con  jefatura  de  mujeres,  las  redes   familiares   se   han   vuelto   más   pequeñas   y   el   envejecimiento   poblacional   genera   que   haya   más   personas   adultas   mayores   requiriendo   cuidados.   Estos   factores   ocasionan   que   las   jornadas   laborales   de   muchas   mujeres   sean   mucho  más  prolongadas,  puesto  que  se  suman   las   horas   des0nadas   al   trabajo   remunerado   con  las  dedicadas  al  trabajo  del  hogar. En   el   primer   apartado   de   este   texto   se   describe,   a   través   de   datos   estadís0cos,   la   par0cipación   de   mujeres   y   hombres   en   el   trabajo   para   el   mercado   y   el   trabajo   que   3

representan los   quehaceres   del   hogar.   En   la   segunda   sección   se   habla   de   los   costos   que   0enen   las   desigualdades   de   género   a   nivel   macroeconómico,  en  las  unidades  produc0vas   y  en  la  calidad  de  vida  familiar  e  individual.   En   la   tercera   parte   se   refieren   herramientas   y   buenas   prác0cas   para   la   incorporación   del   enfoque  de   género  y  la   igualdad  laboral  en  el   funcionamiento   de   las   organizaciones.   Finalmente,   se   concluye   con   algunas   reflexiones   sobre   la   necesidad   de   incorporar   acciones  a  favor   de  la  igualdad  de  género  y  de   la   conciliación   entre   la   vida   laboral,   la   vida   familiar  y   la   vida   personal,  como  un  elemento   p r i m o r d i a l   p a r a   g e n e r a r   u n a   m a y o r   produc0vidad  en  las  empresas. L a p a rt i c i p a c i ó n d e m u j e re s y hombres en la vida económica

Nuestro país   ha  vivido   una   serie   de   cambios   sociales  y   económicos  que  han   transformado   las  formas  de  trabajar  y  de  conformar  hogares.   La  estructura  familiar   se  ha  modificado,   como   www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

resultado de  la  evolución  sociodemográfica  de   la  población  mexicana.   Los  hogares  formados   por   una   pareja   y   sus   hijos   ya   no   son   un   esquema   único,   ahora   encontramos   gran   diversidad  en  la  manera  en  que  se  cons0tuyen   las   familias.   Hay   algunas   integradas   por   el   padre   o   la   madre   sin   cónyuge   y   sus   hijos,   existen   hogares   formados   por   una   sola   p e r s o n a ,   e n   o t r o s   c o n v i v e n   v a r i a s   generaciones,   etc.;   todo   esto   trae   consigo   nuevas  demandas.   La   realidad   actual   es   que   la   mayoría   de   los   hogares   no   cuentan   con   una   persona   que   pueda  dedicarse   exclusivamente   a  la  crianza,   educación,   alimentación   y   atención   de   sus   integrantes  y  al  mantenimiento  de  la  casa.  Sin   embargo,   muchas   ac0tudes   y   estereo0pos   permanecen,   aunque   aquel   esquema   donde   los   hombres   eran   los   encargados   de  trabajar   para   recibir   un   salario   y   asegurar   la   manutención   de   todos   los   integrantes   del   hogar,   y   las   mujeres   tenían   a   su   cargo   el   trabajo  de  la  casa   y  el  cuidado  de  los  niños  — renunciando   por   lo   tanto   a   una   existencia   económicamente   independiente—,  ya  no  es  el   que  las  estadís0cas  muestran. El   problema  es  que   las  modificaciones  sociales   y  económicas  no   se  han  visto  acompañadas  de   un  cambio   cultural,  pues  el  mercado  laboral  se   man0ene   estructurado   sobre   la   base   de   una   división   sexual   del   trabajo,   que   ubica   a   los   hombres   en   la   esfera   produc0va   y   a   las   mujeres   en   el   ámbito   domés0co.   A   par0r   de   ciertas   ideas   y   creencias   construidas   socialmente,   se   ha   asignado   a   los   hombres   como   responsables   de   las   ac0vidades   que   generan  ingresos  y   producen   reconocimiento,   mientras  que  las  mujeres  son  vistas  como   las   encargadas   de   garan0zar   el   bienestar   de   las   familias   al   interior   del   hogar.   Este   modelo   es   discriminatorio   para   las   mujeres   quienes,   a   pesar   de   su   creciente   par0cipación   en   las   ac0vidades   económicas,   siguen   encarando   situaciones   de   desigualdad:   0enen   menor   oportunidad   que   los   hombres   al   trabajo   remunerado  y  a  la  propiedad  de  las  empresas;   su   acceso   a   los   cargos   direc0vos   en   las   organizaciones   es   limitado   y   enfrentan   discriminación  salarial,  segregación  en   algunas  

4

ocupaciones y   una   mayor   carga   de   trabajo   asalariado  y  domés0co. Como   no   se   ha  dado  un  cambio  en  la  cultura,   el   mercado   de   trabajo   y   las  polí0cas  públicas   siguen   operando   como   si   las   mujeres   no   fueran  parte  ac0va  de  la  producción  de  bienes   y   servicios,   de   manera   que   la   cues0ón   de   hacer  compa0ble  su  nuevo  rol  de  proveedora   con   su  rol  tradicional   de  ama  de   casa,   queda   como   un   problema   que   cada   mujer   debe   resolver   en   lo   individual   y   por   sus   propios   medios  (CEAMEG,  2007).  El  funcionamiento  de   las   sociedades   en   general   —incluyendo   las   reglas   no   escritas,   la   cultura   laboral   de   las   organizaciones   y   los   horarios—   aún   descansa   en   la  idea   de  que   hay   una   persona  dedicada   completamente  al  cuidado   de  la  familia.   Esta   situación  afecta  especialmente  a   las  mujeres,   quienes   ven   limitadas   sus   alterna0vas   laborales   y   se  enfrentan   a  intensas  cargas   de   trabajo   (OIT   y   PNUD,   2009),   pues  regresan   a   casa  a  realizar  labores  domés0cas,   después  de   pasar   el   día   ejerciendo   sus   funciones   dentro   de  una  empresa  o  atendiendo  su  negocio. El trabajo para el mercado En   México,   la  par0cipación   económica  de   las   mujeres   ha   aumentado   constantemente   d u r a n t e   l o s   ú l 0 m o s   c u a r e n t a   a ñ o s .   Actualmente,   42   de   cada  100   mujeres   de   14   años   y   más   forman   parte   del   mercado   de   trabajo,   si  bien   la  distancia  que  las  separa  de   los   hombres   en   este   aspecto   sigue   siendo   amplia,  pues  la  proporción  para  ellos  es  de   78   de  cada  100  (INEGI,  2008).  Las  tasas  más  altas   de  par0cipación,  en  el  caso  de  unas  y  otros,  se   dan   entre   los   25   y   49   años   de   edad.   No   obstante,   las   decisiones   relacionadas   con   el   establecimiento   de   una   familia   (casarse   o   unirse,   tener   hijos,   etc.),   que   posiblemente   serán   tomadas   en   este   rango   de   edad,   no   implican  lo  mismo   para  los  hombres  que   para   las  mujeres.   Para  ellas,   incorporarse  a  la  vida   económica  es  un  hecho  que  está  condicionado   por   factores   como   el   estado   conyugal   y   la   presencia   de   niños   o   personas   adultas   mayores  en  el  hogar,  pues  en  ocasiones  no  les   resulta  posible   lograr   la   compa0bilidad   entre   un   trabajo   remunerado   y   los   deberes   familiares   que   les   han   sido   asignados   www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

culturalmente; y   en   otros   casos   0enen   que   ejercer   su   carrera   profesional   de   manera   intermitente,  interrumpirla  o   aceptar   empleos   de   menor   calidad.   En   cualquier   caso,   estas   razones  ocasionan  que  su  inserción  a  la  fuerza   laboral   sea   restringida   y   en   condiciones   de   desventaja.   Las  estadís0cas   comprueban   que   las  mujeres  casadas   y   unidas  0enen   una  tasa   de   par0cipación   laboral   menor   que   las   solteras,   separadas   o   divorciadas.   Por   el   contrario,   los   hombres   casados   y   unidos   reportan   las   tasas   más   altas   de   trabajo   e x t r a d o m é s 0 c o   ( I N E G I ,   2 0 0 9 ) .   L a s   responsabilidades   familiares,   como   puede   adver0rse,   llegan   a   conver0rse   en   barreras   para  la  par0cipación  equita0va  de  las  mujeres en  el  trabajo  remunerado.   Esto   resulta   de   vital   importancia   porque   el   trabajo  para  el  mercado  es  la  vía  principal  por   la  cual  las  personas  pueden  obtener  recursos,   y   con   ello   autonomía   económica;   determina   en   buena  medida  su  estatus  socioeconómico  y   su  grado  de  independencia  (Inmujeres,  2008).   En   la   actualidad,   la   mitad   de   los   hogares   mexicanos  cuenta  con  ingresos  generados  por   mujeres,   y   la   dinámica   de   las   familias   se   ha   modificado  para  tener  más  de  un  perceptor  de   ingresos,   cuando   es  posible.   Adicionalmente,   han   aumentado   los   hogares   jefaturados   por   mujeres.   De   acuerdo   con   el   más   reciente   Conteo  de  Población   y   Vivienda,   realizado   en   2005,   uno   de   cada   cuatro   hogares   del   país   está   a   cargo   de   una   mujer.   En   28   de   las   32   en0dades  federa0vas  se  registran  20%  o   más   hogares  dirigidos  por  mujeres  (INEGI,  2009). Debido   a   los   cambios   sociales   y   económicos   mencionados  anteriormente,  el  ingreso  de   las   mujeres  0ene  especial  importancia.   Pese  a   su   5

trascendencia, es   precisamente   uno   de   los   rubros   donde   resulta   más   evidente   la   desigualdad  de   género   en  la  vida  económica.   Analizando   el   nivel   de   ingresos   por   sexo,   se   encuentra  a  las   mujeres  en   los   extremos  más   bajos:   42.2%   de   las   mujeres   gana   como   máximo   dos   salarios   mínimos,   mientras   que   en   la   misma   situación   está   un   26.7%   de   los   hombres   (INEGI,   2009).   En   contraste,   la   proporción   de   hombres   es   mayor   en   la   categoría   correspondiente   a   más   de   cinco   salarios  mínimos.   Entre  las  razones  de  estas  diferencias  se  hallan   que  una  proporción   considerable  de   mujeres   trabaja   para   el   mercado   sin   recibir   pago   alguno,   el   hecho  de  que  las  mujeres  cuentan   con   menos  0empo  disponible  para   el   trabajo   remunerado   —en   la   medida   que   el   trabajo   domés0co  consume  una  cuan0osa  parte  de  su   0empo—,   y   la   existencia   de   discriminación   salarial   por   mo0vos   de   género   (Inmujeres,   2008);  este  úl0mo  es  uno  de  los  aspectos  más   graves  de  la  inequidad,  porque  denota  que  no   se   está   dando   la   misma   retribución   a   un   trabajo  que  0ene  igual  valor. La   discriminación   salarial   significa   que   las   mujeres  reciben  una  menor  remuneración  que   los   hombres   no   obstante   ocupar   un   mismo   puesto   de   trabajo   o   equivalente,   en   el   que   unas  y   otros  laboran  igual  número  de  horas  y   requiere  la   misma   calificación,   midiendo   ésta   a   través   de   la   escolaridad.   En   promedio,   el   salario   que   se   paga   a   las   mujeres   por   su   trabajo   debería   incrementarse   en   9.5%   para   lograr  la  igualdad  (INEGI,  2009). En   un   análisis  sobre  la  desigualdad   de  género   en   el   trabajo   realizado   por   el   Ins0tuto   Nacional   de   las   Mujeres   se   encontró   que   existe   una   brecha   salarial   entre   mujeres   y   hombres   de  hasta  14%  (Inmujeres,  2008),  una   vez   que   se   ha   controlado   el   efecto   de   otras   variables  sobre  el   ingreso.   Esto   significa  que,   aun   teniendo   la   misma   edad,   escolaridad,   estado  conyugal,  posición  en  la  estructura  de   parentesco,  localidad  de  residencia  y   posición   ocupacional,  y   trabajando  en  el  mismo  sector   económico,   las  mujeres  ganan  menos  que  los   hombres.

www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

En el   mismo   análisis,   un   hallazgo   muy   ilustrador   sobre   las   dis0ntas   condiciones   en   que  se   desarrollan   las   vidas   profesionales   de   mujeres   y   hombres,   fue   que   al   aumentar   la   edad   de   éstos   se   incrementa   también   la   posibilidad   de   obtener   un   mayor   ingreso.   Entre   las   mujeres,   en   cambio,   a   los   25   años   surge   un   estancamiento   en   la   posibilidad   de   incrementar   sus   ingresos.   A   par0r   de   ese   momento   no   existe   una   discrepancia   significa0va   en   la   remuneración   con   las   mujeres  de  mayor  edad. Así  como   las  diferencias   en   el   ingreso   son  un   elemento   clave   para   hablar   sobre   las   desigualdades  de  género  en  el  mundo  laboral,   la   segregación   ocupacional   por   sexo   es   otro   factor   significa0vo.   Se   define   como   la   tendencia   a   ubicar   a   mujeres   y   hombres   en   ciertas   ocupaciones,   relacionadas   con   lo   que   culturalmente   se   ha   postulado   que   significa   ser   mujer   o   ser   hombre.   La   separación   es   excluyente   para   las   mujeres   porque   quedan   situadas   en   funciones   de   menor   jerarquía   y   condiciones   de   trabajo   desfavorables   (Guzmán,   2002),   aunque   dicha   asignación   de   roles  está  cambiando,  sobre  todo   en  las  zonas   urbanas.   Los   datos   de  la  Encuesta  Nacional  de   Ocupación   y   Empleo   muestran   que   la   estructura   ocupacional   difiere   entre   los   dos   sexos:   existe   mayor   presencia   de   mujeres   como   trabajadoras   domés0cas   y   vendedoras   ambulantes,   mientras   que   los   hombres   predominan   en   la   operación   de   maquinaria   agropecuaria   y   transportes,   protección   y   vigilancia,   y   como   mayorales   agropecuarios;   las   ocupaciones   que   manifiestan   mayor   equilibrio   son   oficinistas,   vendedores   y   e m p l e a d o s   e n   s e r v i c i o s ,   d o n d e   h a y   prác0camente   una   mujer   por   cada   hombre   (INEGI,  2009).

6

Esta distribución   no   0ene   que   ver   con   las   caracterís0cas   biológicas   de   mujeres   y   hombres,   sino   con   las   ideas   que   la   sociedad   0ene   acerca   de   lo   que   pueden   hacer   unas   y   otros.  Estas  ideas  terminan  por  conver0rse  en   estereo0pos  que  ocasionan  que  no  se  contrate   a   las   mujeres   para   realizar   ciertas   labores,   aunque   tengan   las  habilidades   y   capacidades   necesarias. Para  cerrar  esta  sección  sobre  el   trabajo   para   el   mercado,   es   importante   describir   la   situación  de   las  personas   que   están  al  frente   de  una  empresa.  Aunque  la  mayor  parte  de  la   población   ocupada   es   de   trabajadores   asalariados   —hombres   y   mujeres—,   se   observan   notables   diferencias   por   sexo,   con   las   mujeres   figurando   escasamente   como   propietarias   de   los   recursos   de   producción:   81.4%   son   empleadores   masculinos   y   18.6%   femeninos  (INEGI,  2009). Además   de   su   reducida   presencia,   la   mayor   parte  de  las  empresas   a   cargo   de   mujeres  se   desempeña   en   el   comercio   y   los   servicios,   y   son   de   tamaño   micro,   lo   cual   las   pone   en   riesgo  de  tener  una  baja  compe00vidad. Al   examinar   la   situación   par0cular   de   las   mujeres  que   deciden   emprender   un   negocio,   es   posible   adver0r   que   de   igual   forma   está   circunscrita  por  las  desventajas  que  subsisten   en   el   ámbito  económico.   La  concentración   de   mujeres   en   las   microempresas   se   atribuye   a   que   0enen   menos   barreras   en   cuanto   a   requerimientos  legales   o  de  capital,  y   ofrecen   la  posibilidad  de  una  organización  más  flexible   del  0empo.  Tres  de  cada  diez   mujeres  dueñas   de   empresas   se   declaran   jefas   de   hogar,   y   existe  una  proporción  mayor   de   empleadoras   que  no   se  encuentran   unidas,   ya  sea  porque   son   solteras,   viudas,  separadas   o  divorciadas,   en   comparación   con   el   porcentaje   de   empleadores   en  la  misma  situación.  Los  datos   también  muestran  que  las  empleadoras  0enen   un   mayor   número   de   hijos   que   las   mujeres   que   se   desempeñan   como   trabajadoras   subordinadas   (Mar4nez,   2009).   Esto   indica   que  la  opción   de  encabezar  un  negocio  puede   ser   una   respuesta   a   la   necesidad   de   compa0bilizar   el   trabajo   extradomés0co   con   www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

las responsabilidades   de   casa,   que   siguen   estando  a  su  cargo. El trabajo doméstico Los   datos   anteriores   demuestran   que,   en   la   actualidad,   las   mujeres   comparten   con   los   hombres   el   papel   de   proveedoras   en   los   hogares.   Sin   embargo,   este   rol   no   ha   generado  condiciones  de  igualdad   entre   ellas   y   ellos,   y  todavía  hace  falta  una  modificación   más  profunda  en   los   patrones  culturales.  Aun   cuando   hoy   en   día   hay   más   hombres   que   par0cipan   ac0vamente   en   las   tareas   domés0cas  y  familiares,   es  preciso  recorrer  un   largo  trecho  hacia  la  corresponsabilidad. Adicionalmente,  las  horas  totales  trabajadas  a   la   semana   por   hombres   y   mujeres   son   d i f e r e n t e s :   s i   s e   s u m a   e l   t r a b a j o   extradomés0co  al  domés0co  se  constata  una   sobrecarga  para  las  mujeres,  quienes  trabajan   en  promedio  10.5  horas  más  que  ellos  (INEGI,   2009).   Esto   denota   que   a   pesar   de   su   par0cipación   cada   vez   mayor   en   el   ámbito   económico,   las  mujeres  con0núan   dedicando   muchas  horas  al  cuidado   de   los  hijos  e   hijas,   de  las  personas  adultas  mayores  o   enfermas  y   al  trabajo  domés0co;  no  nada  más   eso,   sigue   siendo  vista  como  un  problema  de  las  mujeres   la  conciliación   entre  la   vida   laboral   y   la  vida   familiar   y   personal,  en   lugar   de  una  cues0ón   que  atañe  a  todos  los  integrantes  del  hogar. Al   examinar   la   tasa   de   par0cipación   en   el   trabajo   domés0co   por   estado   conyugal,   se   d e s c u b r e   q u e   t o d a s   l a s   m u j e r e s   — independientemente   de   si   son   solteras,   casadas   o   unidas,   viudas,   divorciadas   o   separadas—  0enen   tasas  de  par0cipación  que   superan   el   90%.   Destaca   el   dato   para   las   personas   casadas   o   unidas,   pues   casi   la   totalidad   de   ellas   (98.7%)   par0cipan   en   las   ac0vidades   domés0cas;   en   contraste,   los   hombres   con   el   mismo   estado   conyugal   reportan   la   menor   tasa   de   par0cipación   (55%),   entre   todas   las   tasas   masculinas   registradas,   lo   cual   habla  de   que  en   muchos   hogares  persisten  los  roles  tradicionales.   Muchas  de  las  desigualdades  que   prevalecen   entre  hombres  y  mujeres   están  asociadas  con   7

esos roles,   y   con   la  división   y   valoración   del   trabajo   para  el   mercado   y   el   domés0co   y   la   reproducción.   La   par0cipación   en   tareas   domés0cas  afecta  la  disponibilidad  de  0empo   para   realizar   otras   ac0vidades,   como   el   estudio,   el   esparcimiento   y,   en   especial,   el   trabajo   remunerado  (Inmujeres,   2008).   Dado   que   en   nuestra   sociedad   las   mujeres   son   c o n s i d e r a d a s   c o m o   l a s   p r i n c i p a l e s   responsables   del   cuidado   del   hogar   y   la   familia,   su   par0cipación   en   el   trabajo   extradomés0co   puede   tomar   formas   precarias,   como   subempleo,   jornadas   parciales,   empleo  esporádico,   estacional  o   en   el  sector  informal. Como   se  mencionó,  el  funcionamiento   de   las   sociedades  todavía  supone  que  en  los  hogares   hay  una  persona,   tradicionalmente  una  madre   o   una   abuela,   dedicada   completamente   al   cuidado  de  la  familia.  Los  horarios  escolares  y   de   los   servicios  públicos   no   son   compa0bles   con   un   hogar   donde   todas   las   personas   adultas   trabajan   remuneradamente,   y   no   se   ha   generado   la   suficiente   infraestructura   y   can0dad   de  servicios  de  apoyo  para  cubrir   las   necesidades   de   la   niñez   y   otros   grupos   dependientes,  por  lo  que  surgen  tensiones  en   la   relación   trabajo–familia.   Entonces,   la   creciente   par0cipación   de   las   mujeres   en   el   mercado  de  trabajo  se  da   en   un  contexto   de   mayor   inseguridad   e   informalidad,   y   menor   protección   social;   es   decir,   se   combina   una   respuesta  social  insuficiente  y  altos  grados  de   inercia  al  interior   de  las  familias  (OIT  y   PNUD,   2009).   En   este   escenario,   es   urgente   reconocer   que   existe   un   vínculo   entre   el   trabajo   extradomés0co/domés0co   y   las   acciones  a  favor  de  la  igualdad  entre  mujeres   y  hombres,   para  solucionar   el  conflicto  y  que,   al   mismo   0empo,  nuestro   país   pueda   contar   con   calidad   en   el   empleo   y   empresas   produc0vas  y  compe00vas. Acciones a favor de la igualdad de género, factor para el incremento de la productividad El   Ins0tuto   Nacional   de   las   Mujeres   (Inmujeres,   2008)   comparte   la   visión   de   la   Organización   Internacional   del   Trabajo   (OIT),   al  destacar  que  es  necesario  valorar  y  analizar   www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

la forma   en   que   el   trabajo   domés0co   contribuye  al  desarrollo  económico  y  social  de   los   países,   pues   solamente   así   puede   entenderse   que   aquello   que   llamamos   produc0vidad   económica  cuenta  en   la  prác0ca   con   la   subvención   indirecta   que   aporta   la   produc0vidad  social  de  este  0po   de  trabajo.  El   0empo   que   se  dedica  al  trabajo  remunerado,   además   de   generar   ingresos,   origina   reconocimiento,   poder,   autoridad   y   estatus,   pero   no   así   el   que   se   des0na   a   garan0zar   el   bienestar   y   la   supervivencia   de   la   familia,   como  la  crianza  de  los   hijos,  la  preparación  de   alimentos  o  el  aseo  de  la  vivienda,  tareas  que   0enen  poca  valoración  social.   La  incorporación  de  las  mujeres  en  el  mercado   laboral   es  una  cues0ón   de   suma  importancia   porque   la   autonomía   económica,   obtenida   principalmente   por   la   vía   del   trabajo   para   el   mercado,   da   la   pauta   a   otros   0pos   de   autonomía  y  empoderamiento  para  la  toma  de   decisiones,   como   el   libre   ejercicio   de   la   ciudadanía,  la  par0cipación  polí0ca  y   el   pleno   acceso   al   goce   de   los   derechos   humanos   (Inmujeres,   2008).   Adicionalmente,   las   tensiones  entre  la  vida  laboral,  la  vida   familiar   y   la   personal,   están   generando   altos   costos   para   el   crecimiento   económico,   el   buen   funcionamiento   del   mercado   de   trabajo   y   la   produc0vidad   de   las  empresas   (OIT   y   PNUD,   2009).   Un   recurso   tan   valioso   como   el   que   representa  la  fuerza  de  trabajo  de  las  mujeres   no   debe   ser   desperdiciado   ni   asignado   de   manera  ineficiente. Los costos de la desigualdad de género En   su   informe   de   2009   “Trabajo   y   familia:   hacia   nuevas   formas   de   conciliación   con   corresponsabilidad   social”,   la   OIT   y   el   Programa   de   las   Naciones   Unidas   para   el   D e s a r r o l l o   ( P N U D )   e x p o n e n   q u e   l a s   consecuencias   nega0vas   de   la   falta   de   inicia0vas  conciliatorias   entre   los   ámbitos   de   desempeño   laboral   y   familiar   exceden   las   situaciones   individuales,   generan   costos   sociales   y   amenazan   el   rendimiento   económico   de  los   países,   en   tres  dimensiones   principales:

8

A n i v e l   m a c r o e c o n ó m i c o .   E x i s t e   u n   desaprovechamiento   de   la   fuerza   de   trabajo   que   incrementaría   la   produc0vidad   y   la   compe00vidad   de   los   países,   debilitando   sus   trayectorias   de   crecimiento.   Se   provoca   un   bajo   ritmo   de   crecimiento   en   el   largo   plazo,   pues   la   fuerza   laboral   es   importante   como   factor  produc0vo   y   potencial  de   demanda  de   productos  y   servicios.  La  economía  no  se  ubica   en   la   frontera   de   sus   posibilidades   de   producción,   y   por   lo   tanto   se   afecta   el   crecimiento. A   nivel   de   unidades   produc0vas.   El   esfuerzo   que   realizan   las   personas   para   conciliar   vida   laboral  y  familiar   genera  un  enorme  estrés  que   afecta   su   rendimiento,   conlleva   una   menor   produc0vidad,   provoca   insa0sfacción   e   incremento   de   la  rotación  de  personal,   que   a   su   vez   aumenta  los  costos  de   reclutamiento,   inducción   y   formación.   Cuando   las   empresas   de   determinados   campos   compiten   entre   sí   por  contar  con  las  personas   más  calificadas,  la   presencia   de   polí0cas   ins0tucionales   amigables   con   la   familia   puede   inclinar   la   balanza  a  favor  de  unas  y  no  de  otras.  Algunas   manifestaciones   que   resultan   de   los   imprevistos  y  las  dificultades   derivadas   de   las   responsabilidades   de   cuidado   familiar   que   0enen   los   y   las   trabajadoras   son   ausencias,   retrasos,   menor   sa0sfacción   laboral   y   menor   compromiso  con  la  organización. En  la  calidad  de  vida  familiar  e  individual.   Para   las  mujeres  puede  haber  pérdida  de  ingresos,   agotamiento   y   deterioro   en   su   salud   `sica   y   mental.  En  el  caso  de  infantes  y   adolescentes,   las   tareas   de   cuidado   que   deben   asumir   mientras  sus  padres  y  madres  trabajan  pueden   afectar  su  rendimiento  educa0vo  e  incen0var   la   deserción   escolar.   Para   niños   y   personas   adultas   mayores,   discapacitados   y   personas   enfermas   que   requieren   ser   atendidas,   la   situación   precaria   en   que   se   brindan   los   cuidados   puede   generar   riesgos   para   su   integridad   `sica,   emocional   y   psíquica.   Estos   efectos   se   acentúan   en   los   hogares   de   menores   ingresos,   ya   que   no   cuentan   con   recursos   suficientes   para   la   contratación   de   personal  que  realice  las  tareas  domés0cas  o  el   cuidado  de  los   miembros  de  la  familia  que   lo   requieren.   La   informalidad,   la   falta   de   seguridad   social   y   la   rigidez   en   los   roles   de   www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

g é n e r o t r a d i c i o n a l e s ,   c o n t r i b u y e n   a   incrementar  las  repercusiones. Beneficios de la igualdad de género para la productividad. Además  de   la   eliminación   de   los   costos   que   0enen   la  desigualdad  de  género  y   la   ausencia   de   polí0cas   de   corresponsabilidad,   existen   otros  beneficios  de  orden  social   y   económico.   De   hecho,   la   inversión   que   se   haga   en   la   implementación   de   acciones   a   favor   de   la   igualdad   de   género,   se   ve   superada   por   los   b e n e fi c i o s   e n   e l   i n c r e m e n t o   d e   l a   produc0vidad   de   las   organizaciones,   como   revelan  los  siguientes  ejemplos. Un   estudio   del   Servicio   Nacional   de  la   Mujer   de   Chile   efectuado   en   unidades   produc0vas   que  han  implementado  algún  0po  de  medidas   de  conciliación,  mostró  que  los  trabajadores  y   las   trabajadoras   que   se   sienten   respaldados   por   su   empresa,   laboran   con   mayor   t r a n q u i l i d a d ,   r e s u e l v e n   n e c e s i d a d e s   relacionadas  con  la  calidad  de  vida  y  logran  un   mejor   manejo   del   estrés;   estos   factores   condujeron   a   un   incremento   es0mado   de   entre   11%   y   16%   de   la   produc0vidad   (OIT   y   PNUD,  2009).   En   una  inves0gación   realizada  para  la  unidad   de   la   mujer   en   el   desarrollo   del   Banco   Interamericano   de   Desarrollo   (BID)   (Bocaz   Escobedo,   2003),   sobre   los   efectos   de   establecer  medidas  tendientes  a  promover  la   equidad   de   género   dentro   de   una   empresa   (una  clínica  de  rehabilitación),  se  encontraron   resultados   muy   favorables;   las   inicia0vas   incluían   un   compromiso   formal   de   propiciar   un   ambiente   laboral   sin   discriminación   e   igualdad  de  oportunidades  en   la  contratación,   la   selección   para   dis0ntas   posiciones,   el   traslado,  la  capacitación  y  el   otorgamiento  de   otros   beneficios;   también   se   implementaron   permisos  dos  veces  al  año  para  asis0r  a  actos   escolares  de  los  hijos   y   la  posibilidad  de  tener   una   jornada   flexible   durante   los   seis   meses   siguientes   al   nacimiento   de   un   hijo,   entre   otras  disposiciones. Al   cabo   de   un   año   se   descubrió   que   la   empresa   disminuyó   en   18%   la   rotación   de   personal,   y   que   44%   de   los   empleados  y   las   9

empleadas encuestadas   perciben   haber   aumentado   su   produc0vidad   gracias   a   este   programa.  Por   otra  parte,   dado  que  es  di`cil   asignar   un  valor  preciso  a  las  percepciones  del   personal,   se   midió   el   aumento   de   la   produc0vidad   en   términos   de   la   servicios   prestados  por   la  clínica,   así   se   encontró   que   aumentaron  de   manera  sostenida  durante   el   periodo  hasta  alcanzar  un  22%   más  en  el  total   de  horas  de  terapia   ofrecidas  en   el  año,  y  5%   e n   e l   p r o m e d i o   p o r   e m p l e a d o .   Adicionalmente,   las   medidas   produjeron   un   ahorro  en  contratación   de  nuevo  personal  de   500  dólares  por  trabajador   al  año.   El  balance   económico   neto   es0mado   por   el   estudio   sugiere  que  los  rendimientos  cuan0ficables  de   promover   la   equidad   de   género   y   la   conciliación   entre   la   vida   laboral   y   familiar,   son   posi0vos   para   la   empresa,   ya   que   los   costos  fueron  menores  que  los  beneficios. Conclusiones A   lo   largo   de   la   historia   las   relaciones   de   género   han   estado   determinadas   por   la   división   entre   la   vida   pública  y   la  privada,   lo   que   ha   contribuido   a   dividir   los   espacios   de   acción   de   hombres   y   mujeres.   En   esta   separación,   las   mujeres   han   quedado   excluidas  de  la  esfera  pública  percibida   como   el   terreno   del   reconocimiento   y   ejercicio   de   los   derechos,   con   poca   par0cipación   en   los   asuntos   polí0cos   y   económicos,   y   con   la   responsabilidad   —determinada  culturalmente —de   encargarse   del   cuidado   del   ámbito   privado   y   familiar.   Esta  segmentación   resulta   desventajosa   para  las  mujeres   porque  afecta   i n e q u i t a 0 v a m e n t e   s u   a c c e s o   a   l a s   oportunidades  y   a  la  disposición  y   control   de   recursos   materiales,   como   0erra   y   capital,   y   recursos   no   materiales,   como   el   acceso   a   la   toma  de  decisiones.   A   pesar   de   las   desventajas   que   encuentran,   desde  una  mayor  carga  de  trabajo   debido  a  la   a s i g n a c i ó n   t r a d i c i o n a l   d e   l a s   responsabilidades   domés0cas   y  el  cuidado  de   l a   f a m i l i a ,   h a s t a   o b s t á c u l o s   c o m o   d i s c r i m i n a c i ó n   s a l a r i a l ,   s e g r e g a c i ó n   ocupacional  y   mayor  riesgo   de  hos0gamiento   sexual  laboral,  las  mujeres  han  incrementado   www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

d e m a n e r a   d e c i d i d a   y   c o n s t a n t e   s u   intervención   en  la  vida  económica   de  México.   Esta   par0cipación   es  trascendental  como   una   cues0ón   de   autonomía,   ya  que   en   el   trabajo   remunerado  ellas  encuentran  un  elemento  no   solamente   de   supervivencia,   también   de   desarrollo  personal. En   el  Inmujeres  consideramos  primordial   que   se   produzca   un   cambio   estructural   en   las   empresas   y   organizaciones   a   favor   de   la   igualdad   entre   mujeres   y   hombres   en   el   ámbito   del   trabajo   para   el   mercado,   y   promovemos  el  reconocimiento  y  la  valoración   de   la   conexión   que   existe   entre   el   trabajo   extradomés0co   y   el   domés0co,   pues   el   primero  no  sería  posible  sin  el  segundo. Además  de  ser  una  cues0ón  de  jus0cia  social,   el   hecho  de  que  las  mujeres  tengan  un  trabajo   digno   y   bien   remunerado,   en   el   que   no   enfrenten   discriminación,   contribuye   al   desarrollo   del   país,   pues   se   ha   demostrado   que   existe   una   correlación   posi0va   entre   el   incremento   de   su   ac0vidad   produc0va   y   el   crecimiento  económico.  Una  par0cipación  más   equita0va   de   mujeres   y   hombres   en   los   ámbitos   público   y   privado,   así   como   la   corresponsabilidad   entre   la   vida   laboral   y   la   vida  familiar,  benefician  tanto   a  unas   como   a   otros,   ya   que   las   tensiones   y   desigualdades   que  se  generan  afectan  también  a  los  hombres   y  a  la  sociedad  en  su  conjunto. Aunque   ya   existen   algunas   empresas   que   reconocen   que   las   acciones   a   favor   de   la   igualdad   de   género   0enen   efectos   posi0vos   sobre   la   produc0vidad,   todavía   no   es   una   prioridad   en  la  planeación   estratégica  ni  en  la   operación   de   la   mayoría   de   ellas.   Como   no   existen  exigencias  legales,  aquellas  que  0enen   polí0cas  en   este  sen0do   generalmente  están   dando   respuesta   al   convencimiento   de   la   propia  en0dad  o  a   la  negociación   colec0va  de   los  hombres  y  mujeres  que  ahí  trabajan.   L a   i m p l e m e n t a c i ó n   d e   m e d i d a s   d e   corresponsabilidad   entre   la   vida   laboral   y   la   familiar   no   debería   depender   únicamente   de   la   buena   voluntad   de   las   organizaciones.   Idealmente,   debería   ser   consecuencia   de   polí0cas  públicas   des0nadas  al   mejoramiento   10

de la  produc0vidad,   considerando  ésta  desde   el   aspecto   individual,   empresarial   y   social.   Si   bien  debe  ser  un  elemento   clave  de  la  polí0ca   social,   también   es   fundamental   que   forme   p a r t e   d e   l a   p o l í 0 c a   d e   e m p l e o   y   compe00vidad.   Pero   el   gobierno   no   es   el   único   actor   responsable   en   este   cambio   tan   necesario.   Las   empresas,   los   sindicatos   y   la   sociedad  civil  juegan   un  papel  primordial   en  la   difusión   de  los  beneficios  relacionados  con   la   igualdad   de  género   y   la  corresponsabilidad,   y   por   supuesto   en   la   implementación   de   acciones.

Nuestro país   no   puede   permi0rse   ignorar   un   recurso  tan  valioso  como  el  que   representa  la   fuerza  de   trabajo   femenina.   Sin   embargo,   no   podemos   permi0r   que   las   mujeres   se   incorporen   al   mercado   laboral   como   lo   han   venido   haciendo,   en   condiciones   de   desigualdad   y   con   la   exigencia   de   que   no   descuiden   las   responsabilidades   que   por   cues0ones  culturales  se   les  han  asignado.   Las   tareas  domés0cas   y   el   cuidado   de   la   familia,   así   como   el   crecimiento   económico,   son   responsabilidad  de  hombres  y  mujeres. Referencias •

Bocaz Escobedo,   P.   (2003).   “La   promoción   de   la   equidad   de   género   como   herramienta   de   compe00vidad   empresarial.   El   caso   de   la   clínica   Los   Coihues”,   ponencia   presentada   en   la   Reunión   de   Especialistas   sobre   Desarrollo   Produc0vo,   Empleo   y   Equidad  de  Género   en  América  La0na;   Montevideo,  Uruguay. CEAMEG   (Centro   de   Estudios   para   el   Adelanto   de   las  Mujeres   y   la   Equidad   de   Género)   (2007).   “Género   y   www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

mercado de   trabajo”,   en   Género,   mujeres:   temas   selectos   (disco   compacto),  México.   G u z m á n   G a l l a n g o s ,   F .   ( 2 0 0 2 ) .   “ S e g r e g a c i ó n   o c u p a c i o n a l   p o r   género”,  en  Demos  núm.  15. I N E G I   ( I n s 0 t u t o   N a c i o n a l   d e   Estadís0ca   y   Geogra`a)   (2008).   Encuesta   Nacional   de   Ocupación   y   Empleo,   base   de   datos   electrónica   disponible  en:  www.inegi.org.mx   I N E G I   ( I n s 0 t u t o   N a c i o n a l   d e   Estadís0ca   y   Geogra`a)   (2009).   “Mujeres   y   hombres   en   México   2009”. Inmujeres   (Ins0tuto   Nacional   de   las   Mujeres)   (2005).   “Experiencias   en   la   promoción   de   la   equidad   de   género.   A p r e n d i z a j e s   d e l   P r o y e c t o   Generosidad  2002–2005”. Inmujeres   (Ins0tuto   Nacional   de   las   Mujeres)   (2007).   Modelo   de   Equidad   de  Género  MEG:2003. Inmujeres   (Ins0tuto   Nacional   de   las   Mujeres)   (2008).   “Desigualdad   de   género  en  el  trabajo”. Inmujeres–PNUD   (Ins0tuto   Nacional   de   las   Mujeres   y   Programa   de   las   Naciones   Unidas   para   el   Desarrollo)   (2007).   “ABC   de   género   en   la   Administración  Pública”. Mar4nez,   M.   (2009).   “Análisis   de   la   categoría   de   empleadores/as   con   la   Encuesta   Nacional   de   Ocupación   y   E m p l e o   2 0 0 8 ,   2 o .   t r i m e s t r e ” ,   manuscrito,   Ins0tuto   Nacional   de   las   Mujeres  (Inmujeres). OIT   (Organización   Internacional   del   Trabajo)   (2008).   “Trabajo   y   familia:   ¡compar0r   es   la   mejor   forma   de  

cuidar!”, documento   electrónico   disponible  en:  hup://www.oit.org.mx O I T – P N U D   ( O r g a n i z a c i ó n   Internacional  del  Trabajo   y   Programa   de   las   Naciones   Unidas   para   el   Desarrollo)   (2009).  “Trabajo  y   familia:   hacia   nuevas   formas   de   conciliación   con  corresponsabilidad  social”.   SE   (Secretaría   de   Economía)   (2009).   "Norma   Mexicana   para   la   Igualdad   L a b o r a l   e n t r e   M u j e r e s   y   Hombres”  (Norma  mexicana   NMX–R– 025  – SCFI – 2009  que establece los   requisitos  para   la  cer0ficación   de   las   prác0cas   para   la   igualdad   laboral   e n t r e   m u j e r e s   y   h o m b r e s ) ,   documento   electrónico   disponible   en   hup://normas.economia.gob.mx/ normasmx/index.nmx ¿Qué  es  Inmujeres? Ins0tución   gubernamental,   a   nivel   federal,   que   trabaja   para   crear   una   cultura   de   igualdad   libre   de   violencia  y   discriminación  capaz  de   propiciar  el   desarrollo   integral   de   todas   las   mujeres   mexicanas   y   permi0r,   tanto   a   hombres   como   a   mujeres   por   igual,   ejercer   plenamente   todos  sus   derechos,   así  como  par0cipar   equita0vamente   en   la   vida   polí0ca,   cultural,   económica   y   social   del   país.

• Los puedes  contactar  en: Calle:  Alfonso  Esparza  Oteo  No.  119 Colonia:  Guadalupe  Inn Delegación:  Álvaro  Obregón Código  Postal:  01020 México,  Distrito  Federal Teléfono:  01  (55)  53  22  42  00 Lada  sin  costo:  01  800  0911466 E-­‐mail:  contacto@inmujeres.gob.mx

* Productividad. Santiago Macías Herrera y Alfredo Valdés Gaxiola (Coordinadores). Editado por el Comité Nacional de Productividad e Innovación Tecnológica, la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos y la Secretaría de Economía. México, 2009. Agradecemos al Ing. Santiago Macías Herrera, Coordinador General del Comité Nacional de Productividad e Innovación Tecnológica (COMPITE) por permitirnos hacer uso del artículo publicado originalmente en el libro citado.

11

www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

III. ACCIONES EN PRO DE LA PRODUCTIVIDAD

EL NUEVO PORTAL DE PRODUCTIVIDAD El Portal  de  Produc0vidad  es  un   portal  de   Internet   que   surgió   en   2009,   como   resultado   de   los   trabajos   de   la   Mesa   Técnica   de   Produc0vidad   Laboral   con   los   Sectores   Produc0vos,   y     0ene   como   propósito  ofrecer   diversos  instrumentos  e   información   para   que   empleadores   y   trabajadores   logren   que   su   centro   de   trabajo  sea  más  produc0vo  y  compe00vo.   Sin   embargo,   n o   s ó l o   v a   d i r i g i d o   a   empleadores   y   trabajadores,   s i n o   a   t o d o   aquel   que  esté   interesado   en   el   tema   de   la   produc0vidad   con   énfasis   en   la   produc0vidad   laboral:   miembros   del   sector   social,   del  ámbito  académico,   y   del   sector  gubernamental. Desde  el  lanzamiento  de  la  primera  versión   del   Portal,   se   ha   pretendido   que   cuente   c o n   i n f o r m a c i ó n   a c t u a l i z a d a   y   herramientas  compe00vas.

Buscando la  mejora  con0nua,   en  junio  del   año   en   curso,   se   lanzó   la  versión   3.0   del   Portal  de  Produc0vidad.

En esta   nueva   versión,   los   visitantes   encontrarán  de  manera  actualizada,  videos   y     no0cias     destacadas  relacionadas   con:   estadís0cas   en   materia   de   produc0vidad,   indicadores   de   compe00vidad,   polí0cas   públicas   en  la   materia  implementadas   por   dis0ntos  gobiernos,  etc. Una   de   las   principales   caracterís0cas   de   esta   nueva     versión,     es  la  interac0vidad   con  los  usuarios  mediante  el  uso  del  correo   electrónico: produc0vidadlaboral@stps.gob.mx   Y  las  redes  sociales: @Produc0vidadLa

www.facebook.com/Produc0vidadLaboral

12

www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

Los servicios  de   este  portal  son  gratuitos  y   cuenta  con  la  información  siguiente: Una   Calculadora   de   Produc0vidad   para   analizar   el   comportamiento   de   las   empresas  a  través  del  0empo.

En esta  sección,   las   empresas   de   manera   mensual  podrán   obtener   indicadores   que   les   faciliten   la   toma   de   decisiones   preven0vas,   correc0vas  o   de   mejora   que   conlleven  a  mejorar  su  produc0vidad.   Al   contar   con   estadís0cas   sectoriales,   la   calculadora   también   permite   hacer   comparaciones   con   el   sector   al   que   pertenece.   De   esta   forma,   a  través  de  las   variables:  valor  en  pesos  de  la  producción,   horas  laboradas  y   el  valor  de  la  nómina  en   pesos,  podrán  obtener: ✦

Produc0vidad Laboral,   que   es   el     importe   de  la   producción   o   servicio   por  cada  peso   inver0do   en  mano  de   obra.

Producción realizada   por   hora   laborada.

Costo de  la  mano  de  obra,    por   hora   laborada.

Importe gastado   en   mano   de   obra   para    generar  un  peso  de  producción.

13

Una Sección   de   Estadís0cas     de   produc0vidad   laboral   que   permite   comparar   el   desempeño   de   las  empresas   con  otras  del  sector  del  que  forman  parte. En  esta  sección  se  muestra  la  información   estadís0ca  con  la  que  México  cuenta    sobre   p r o d u c c i ó n ,   v e n t a s ,   e m p l e o   y   r e m u n e r a c i o n e s   e n   l a   i n d u s t r i a   manufacturera   y   el   comercio.   Asimismo,   los   visitantes   podrán   consultar   la   metodología   con   la   que   se   ob0enen   las   estadís0cas  de  estas  dos  industrias.

Para la   Industria   Manufacturera   incluye   estadís0cas   de   aquellas   unidades   produc0vas   dedicadas   a   transformar   insumos   y   materias   primas  en  productos  nuevos.

En el   Comercio   abarca   todos   los   establecimientos   cuya   ac0vidad   consiste   en   la   compra   y   venta   de   bienes;   de  esta  forma   los   visitantes   pueden   obtener   estadís0cas   del   sector:    al  por  mayor  y  al  por  menor.

Un a n u eva   s ecci ó n   d e   el emen to s   conceptuales   de     Produc0vidad   Laboral     que   pone   a   disposición   de   los   visitantes   definiciones,   indicadores   y   glosario   de   términos  relacionados  con  el  tema.   La  compe00vidad  a  nivel  mundial  0ende  a   basarse  cada  vez  más  en  la  produc0vidad  y   la   calidad   y   menos   en   las   ventajas   compara0vas  tradicionales  sustentadas  en   el  costo  de  la  mano   de  obra,   por   ello  las   diversas   unidades   económicas   del   país   reconocen  que  sólo  a  través  de  un  uso  más   racional   y   eficiente   de   los   recursos   www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

p r o d u c 0 v o s , e s   p o s i b l e   e l e v a r   l a   p r o d u c 0 v i d a d ,   l a   c a l i d a d   y   l a   compe00vidad  de  los  productos  mexicanos   En   esta   sección   del   Portal,   los   visitantes   podrán  iden0ficar  los  ciclos  y  beneficios  de   la  Produc0vidad  Laboral;  así  como     algunos   ejemplos   para   la   construcción   de   indicadores   en   la   industria,     servicio,     construcción  y  fabricación. Un     Directorio   Nacional   de   Agremiados     que   con0ene   información   estado   por   estado,   de   los   representantes   en   cada   en0dad   de   asociaciones   patronales   y     sindicales. En  esta  sección  los  visitantes  encontrarán   un   directorio   nacional   e   interac0vo,   de   diversas   organizaciones   del   sector   produc0vo: ✦

organizaciones sindicales,   como   CTM   o  CROM;

organizaciones empresariales   como   COPARMEX  o  CANACINTRA.

e ins0tuciones   gubernamentales   relacionadas   con   el   mundo   del   trabajo.  

Una nueva   sección   de   Capacitación   que   ofrece   opciones   y   herramientas   de   aprendizaje  para  talleres  presenciales  y  en   línea  en  el  tema  de  la  Produc0vidad.

En esta  sección  los  visitantes  encontrarán   materiales  y   herramientas  que   coadyuven     a   sensibilizar   sobre   la  importancia  de   los   valores   de   la   produc0vidad:   ac0tud   posi0va,  comunicación  aser0va,  trabajo  en   equipo,   liderazgo,   é0ca   en   el   trabajo   y   medición. Para   este   fin,   la  Secretaría   del   Trabajo   y   Previsión  Social     ha  preparado  un  curso  en   línea  y   un  taller   presencial  de  “El  Valor   del   Trabajo”  .  Este  se  integra  de  tres  módulos:   1)  Comunicación,   ac0tud  y   é0ca  para  lograr   obje0vos,  2)  El  liderazgo  y   la  mo0vación  en   el   trabajo   en   equipo,   3)   Rompiendo   barreras  y  marcando  nuevos  límites. El  curso  en  línea  está  dirigido  a  estudiantes   de   nivel   medio   superior,   nivel   superior,   servidores  públicos  y  trabajadores. TE  INVITAMOS  A  CONOCER  TU  PORTAL:

Una nueva   sección   del   Bole4n:   Los   Senderos   de   la   Produc0vidad,   el   cual   ofrece   una   publicación   mensual   de   diversos   ar4culos   sobre   produc0vidad   laboral,   escritos   por   personalidades   i m p o r t a n t e s   d e l   á m b i t o   l a b o r a l ,   e m p r e s a r i a l ,   a c a d é m i c o ,   s o c i a l   y   gubernamental. En  esta  sección  se  pretende  mantener  a  los   visitantes   informados   sobre   las   acciones   que  se  están  llevando  a  cabo  en  favor  de  la   produc0vidad;   con   la   finalidad   de   que   conozcan   y   pongan   en   prác0ca   algunas   herramientas  que  les   ayude  a  mejorar   su   produc0vidad.

14

www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

IV. HERRAMIENTAS PARA SER MÁS PRODUCTIVOS

9 tips para aumentar tu productividad en el día a día 2.- Organiza tu tiempo

A con0nuación   te   mencionaremos   algunos   consejos   que   te   ayudarán   a   mejorar   tu   produc0vidad   en   el  día  a  día.   No  son   dogmas   ni  leyes  estrictas  a  seguir,   pero   sí  son  acciones   que   nos   ayudan   a  ir   cada   día   "produciendo"   más,   estresarnos   menos   y   generalmente   a   terminar   nuestros   pequeños   o   grandes   proyectos  con  una  mejor  calidad.

Supongamos que   realizamos   el   punto   1   y   tenemos  nuestra  lista  de  "Cosas  por  Hacer"  un   buen   consejo   es   organizar   el   0empo   que   tenemos   para   realizar   esas   ac0vidades.   Algunas   requieren   más   0empo   que   otras   y   también   más   dedicación   y   como   no   predecimos  el  futuro,  sólo   podemos  es0mar  el   0empo  que  nos  puede  llevar  cada  ac0vidad.  

1.- Ordena por prioridades tu lista de cosas por hacer. De todas  las  cosas  que  tenemos  por  hacer  hay   algunas  que  se  necesitan   terminar  o  empezar   con   más  antelación   que  otras   y  para  empezar   a  hacer  todas  y   cada  una  de  estas   ac0vidades   pendientes,   hay  que  empezar   claramente  por   el   principio.  Es  obvio  lo  sabemos,  pero  a  todos   nos  a  pasado   alguna  vez  que  nos  encontramos   diciendo   "Tengo   que   hacer   muchas   cosas...   pero   no   sé  por   dónde   empezar"   la  respuesta   es   dar   el  primer   paso.   Hacer   una   lista  de   las   cosas  por  hacer  y   además  ordenarlas  desde  la   que  necesitamos  hacer   primero,   hasta  la  que   se  puede  dejar  para  el  final.  ¡Así  sabemos  cual   es  el  principio  y  el  final!  (al  menos  de  esa  lista).

15

En este   punto   es   aconsejable   anotar   la   ac0vidad   y   el   0empo   que   creemos   u0lizar   o   que   puede   ser   necesario   e   ir   viendo   cómo   podemos  ajustarlo  al  tomar  en  cuenta  todo  lo   demás  que  tenemos  por  hacer.

3.Crea concentración

zonas

de

Una zona  de   concentración   es   el   lugar   `sico   que  nos   permite  concentrarnos   más  rápido   o   de  forma   más  profunda.  En   este   espacio   hay   elementos   que   son   agradables  para   nosotros   como   los   colores,   formas,   aromas,   sonidos,  

www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

tranquilidad o   elementos   `sicos   que   nos   ayudan   a   concentrarnos.   Es   importante   iden0ficar   esos   puntos   y   tenerlos   en   cuenta   porque   en   el   mejor   de   los   casos   ya   tenemos   esa  zona   de  concentración.   En   el   peor   de  los   casos,  no  lo  tenemos  pero   lo  podemos  crear  y   esa  es  la  buena  no0cias. Si   aún   no   tenemos  iden0ficada  esta  zona,   no   debemos   apurarnos   en   crearla   ya   que   "fabricarnos"   este   lugar   y   estar   ahí   sabiendo   que   "nos   tenemos   que   concentrar"   es   contraproducente.   Es   muy   posible   que   ya   exista   esta   zona   para   nosotros   y   acudimos   a   ella   cuando   necesitamos   un   respiro.   Sólo   tenemos   que   hacernos   conscientes   de   su   existencia  si  no  lo  hemos  hecho.

4.- Date tiempo para tranquilizar tu mente

JULIO DE 2012

preferimos un  té,  o  a  veces  preferimos  caminar   al   aire   libre.   Cómo   y   dónde   tomarnos   este   descanso  depende  de  cada  uno.  Lo  importante   es  darnos  este  0empo  para  recargarnos.

5.- Evita realizar muchas tareas al mismo tiempo No hay  mucho  que  decir   en  este  punto  ya  que   sabemos  que  mientras  más  cosas  hacemos  a  la   vez,   peor   resultado   tenemos   en   cada  una   de   ellas.   Bueno,   muchas   mujeres   dirán   "las   mujeres   podemos  hacer  más  de  una  cosa  a  la   vez  y  hacerla  bien"  y  quizás  esté  de  acuerdo  en   eso...  o  quizás  no  pero  eso  es  otro  tema. El  mejor  consejo  en  este  punto  es  enfocarse  en   terminar  la  tarea  que  estás  haciendo  y   cuando   la  termines,   pases  a  la  siguiente.   ¡Cada  cosa  a   la   vez!   recuerda   que   "el   que   mucho   abarca,   poco  aprieta!

6.- Mide los resultados que vas obteniendo Si buscas   mejorar  algo,  lo  más  conveniente  es   medir  los  resultados  para  poder   decir  si  estás   mejor   o   peor   que   antes.   Si   estudias,   tus   indicadores   pueden   ser   las   calificaciones.   Si   buscas   op0mizar   tu   0empo,   la   can0dad   de  

Hay días   en   que   nos  levantamos  con  energías   de  sobra  y   hacemos  todo   lo   que  tenemos  que   hacer  sin  parar   un   segundo.  Pero  no  todos  los   días  son  así  lamentablemente. La   mayoría   de   los   días,   en   nuestra   lista   de   "cosas  por   hacer"   no  dejamos  planificados  los   "breaks"  y   claro,    no  sabemos  cuando   lo   vamos   a  necesitar.  Si  es  el  caso  ¡genial!  si  no,  tenemos   que   tener   la   disposición   que   llegado   el   momento   que   lo   necesitemos,   nos   tenemos   que   tomar   un   break   para   descansar   nuestra   mente   y   así   aclarar   ideas.   Algunos   prefieren   relajarse   acompañados   de   un   café,   otros   www.productividad.org.mx

tareas que   realizas   (bien   hechas)   en   una   can0dad   de   0empo   determinada,  o   el  0empo   que  te   queda  libre  a  la  vez  que   respondes  con   tus   deberes.  En  fin,  la  forma  en  que   midas  y  lo  


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

que midas   lo   adaptas   a   tus   obje0vos,   pero   recuerda  que   es   muy   importante  medir,   para   que  puedas  comparar   tu   estado  actual   con   el   anterior. 7.- Tiempo para ejercicio físico Ya  es  sabido   que  realizar  ac0vidades  `sicas  es   bueno   tanto   para   el   cuerpo   como   para   la   mente,  por   lo  tanto,   es  más  que  recomendable  

capaces de   hacer  las  cosas  como   las  haríamos   nosotros   y   esto   termina   en   esa   afición   por   observar   lo   que   hacen   y   cómo   lo   hacen   y   obviamente  como  son  una  persona  dis0nta,  no   lo   harán   igual   y   ahí   está   el   problema:   no   porque   lo   hagan   diferente,   significa  que   está   mal.  A   muchos  les  pesa  entender   y  aceptar  que   su  forma  de  hacer  las  cosas  no  es  la  única  que   lleva  al  resultado  buscado.  Aceptando  esto,   te   liberarás  de   ese   estrés   y   las   cosas   resultarán   mejor  de  lo  que  crees.

9.- ¡Al final del día, revisa lo que hiciste!

dedicar 0empo  para  este  0po   de  ac0vidades.  El   beneficio   de   realizar   ac0vidades   `sicas   viene   por   el  bienestar  sicológico  y  corporal  que  esto   conlleva  y  desemboca  en  "pensar  mejor  y   más   claramente"   y   las  implicaciones  de  esto   se  ve   en  lo  que  hacemos  en  el  día  a  día.

8.- ¡Cuidado Microgestión!

con

la

Al final   del   día   nos   vamos   a   descansar   y   nuestra   mente   se   despeja,   se   tranquiliza   y   pensar  en  las  cosas   que  logramos  hacer   en   el   día   y  repasar  lo   que  hicimos   es   bueno,  porque   sabremos  que  nos  falta  por   hacer   y   al   ver   las   cosas   que   terminamos,   de   verdad   que   duermes  más  tranquilo,  feliz   y   con   una  mayor   sa0sfacción.   Es   simple   hacerlo,   con   un   Check   List   mental,   en   agenda,  o   en   la  ventana  de  tu   cuarto  (según  sea  tu  estado  mental).  La  idea  es   hacer  un  repaso  y  dormir  tranquilo. ¡Esperamos   que  al  menos   uno  de  estos  0ps   te   sea  de  u0lidad!

¿Eres de   esas   personas   que   se   auto-­‐estresa   viendo   cada   mínimo   detalle   de   lo   que   está   haciendo,   o   peor,   buscando   esos   mínimos   detalles  en   lo   que  los  otros  hacen?   Si   es   así,   estás   en   el   mejor   camino   hacia   al   estrés.   La   microges0ón   se   presenta   en   nosotros   por   causas   como   creer   que   los   demás   no   son  

Tomado de:   hup://vivomarke0ng.blogspot.mx/2012/06/9-­‐0ps-­‐para-­‐aumentar-­‐tu-­‐produc0vidad.html?spref=tw

www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

V. POR SER DE TU INTERÉS Señalan competencias para el trabajo Capacidad matemá0ca,  dominio  de  las  nuevas   tecnologías,  de  otro   idioma,  contar   con  pensamiento   cien4fico,  el   tema   de   la   ciudadanía,  del   arte   y  la   cultura,   una   sólida   formación   técnica  de   la   carrera   así   como   aprender   a   aprender,   son   las   competencias   necesarias   para   permanecer   en   el   mercado   laboral,   afirma   Lizbeth   Toscana,   Gerente  Nacional  de  Relaciones  Públicas  de  la  bolsa  de  trabajo  en  línea  Manpower. "Estas   competencias   las  seleccionó   un   comité  de   la   Unión   Europea  y,   con   base   en   ellas,   se  desarrolló   el   Plan   Europeo  de  Estudio  y  Cultura,  unas  son  ac0tudinales  y   otras,  cognosci0vas",  comenta  la  especialista   en  recursos   humanos. El  rubro  matemá0co,  explica,   se  refiere  a  su   correcta  aplicación   en  la   vida  diaria  y   laboral,  como  una  capacidad   administra0va;  mientras  que  en   el  tema  del  manejo  de  las  nuevas  tecnologías,  a  estar  totalmente  actualizado  en   las  plataformas  actuales. "El  manejo  de  un  idioma  adicional  no   quiere  decir  sólo  que   lo  hables,  sino  que   puedas  expresarte  correctamente,   desarrollar  un  documento,  leer,  escribir,  concluir,  hacer  hacer  un  reporte  y  análisis;  principalmente  hablamos  del   inglés  porque  es  un  idioma  técnico  universal",  indica. "En  cuanto  al   pensamiento   cien4fico,  que   seas  capaz  de  analizar  cualquier   situación   de  manera  obje0va,  no  de   manera   visceral   ni   que   antepongas   tus   sen0mientos   o   vivencias   personales,   sino   que   lo   hagas   de   manera   imparcial". La   ciudadanía,  añade,  0ene   que  ver   con  la   capacidad  de  conocer   y   valorar  las  reglas  ciudadanas  y  los  códigos  de   conducta  de  otros  países,  para  aplicarlas  correctamente. En  el   tema  de  la  cultura,  Toscana  señala  que  es  necesario   que  el   empleado  aprecie  las  bellas  artes,  es  decir,  que   valore  y  disfrutar  un  museo,  una  obra  de  arte,  un  ballet,  un  concierto,  etcétera  y,  sobre  todo,  que  de   ahí  aterrice   los  valores  y  competencias  antes  enlistados. Y   para   mantener   una   formación   sólida   durante   la   carrera,   la   vocera   de   Manpower   recomienda   tomar   especializaciones  y  cer0ficaciones. "Finalmente,  hay  dos  competencias  importan4simas,  aprender  a  aprender  y  aprender  a  'imprender',  eso  te  da  la   visión  de  estar  dispuesto  a  aprender  todos  los  días  algo",  puntualiza.

Manpower es líder mundial en reclutamiento y tercerización de personal para puestos temporales y/o permanentes. Proporcionan soluciones de capital humano para mejorar la eficiencia operativa y el rendimiento de los negocios. Actualmente en México y Centroamérica cuentan con más de 100 unidades de negocio con presencia en cada estado y país de la región. En promedio cuentan con más de 70,000 empleados temporales y permanentes. Tienen oficinas en El Salvador, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Nicaragua, República Dominicana y México.

www.reforma.com/universitarios/articulo/661/1320212/default.asp?plazaconsulta=reforma

www.productividad.org.mx


BOLETÍN NÚMERO 7

JULIO DE 2012

VI. EL LECTOR OPINA Agradezco la   oportunidad   que   me   brindan   los   responsables   del   bole4n   “Senderos  de  la  Produc0vidad”  de  aportar  mi  opinión.

Reitero el   agradecimiento   por   el   contenido   de   este   bole4n   y   los   anteriores,   porque  me  ha  permi0do  ir   conformando  una   idea  más  amplia  y  precisa  de  la  que   someramente  tenía  en  relación  al  tema  de  la  produc0vidad.

Asimismo, a  través   de  la  experiencia  del  Sr.  Carlos  Casuga  Ozaka   mencionado  en   el  apartado   de  “Acciones  en  Pro  de   la  Produc0vidad”   y     autores   que  escriben  en   ese   bole4n   en   relación   al   tema   de   referencia,   me   ha   permi0do   entender   la   importancia  de   sumar   esfuerzos  aportando   en   favor   del   conocimiento   del  tema  

¿QUIENES HACEN EL BOLETÍN? - La Mesa del Diálogo con los Sectores Productivos.

- Mario S. González Torres - Adrián Escamilla Palafox - Eduardo de Guerrero Osio Verduzco

- Evelyn Zamudio Balvanera - Marcela Aguilera Castillo - Hector Hugo Hermida Olguín - Gabriela Pérez Enciso

sobre produc0vidad,   desde   el   lugar   que   estemos   ocupando   ya   sea   como   estudiante,   trabajador,   profesionista   o   empresario;   tal   como   lo   sinte0za   la   siguiente  frase,  que  se   aplica  en  todos  los   ámbitos  de  nuestras  responsabilidades  

DISEÑO - Eduardo de Guerrero Osio Verduzco

“…La produc0vidad  no  lo  es  todo,  pero  a  la  larga  lo  es  casi  todo…”

Hago referencia   también   lo   importante   de   saber   a   que   ins0tuciones   podemos   recurrir  para  solicitar  apoyo  en  el  tema  y  con   ello  seguir  avanzando   respecto   a  la   produc0vidad  y  su   aplicación,  fortaleciéndonos  de  esta  manera  en  lo  individual  y  

Envíanos tus comentarios y sugerencias sobre el boletín a: productividadlaboral@stps.gob.mx

en lo  colec0vo.

Atentamente

Carlos Vargas  Hernández Estudiante  del  5to.  Semestre  de  Administración Ins0tuto  Tecnológico  de  Cerro  Azul,  Veracruz

www.productividad.org.mx

Suscripción Envíanos un correo electrónico a productividadlaboral@stps.gob.mx


Te invitamos a conocer estas pรกginas: procadist.stps.gob.mx www.empleo.gob.mx www.observatoriolaboral.gob.mx

www.productividad.org.mx

Lossenderosboletin7  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you