Page 100

irradiaba gloria, y fijando en ellos sus ojos bondadosos les dijo con voz rica y musical: ‘Contemplo el trabajo de mi alma, y estoy satisfecho. Vuestra es esta excelsa gloria para que la disfrutéis eternamente. Terminaron vuestros pesares. No habrá más muerte ni llanto ni pesar ni dolor’. Vi que la hueste de los redimidos se postraba y echaba sus brillantes coronas a los pies de Jesús, y cuando su bondadosa mano los alzó del suelo, pulsaron sus áureas arpas y llenaron el cielo con su deleitosa música y cánticos al Cordero” (Primeros Escritos, pág. 288).

EL FRUTO DEL ÁRBOL DE LA VIDA promesa de Dios se cumplirá 3 ¿Qué entonces? Ap 2:7.

Como en Edén, ¿qué abundará en la tierra renovada? Ap 22:2; Ez 47:12.

“Vi luego que Jesús conducía a su pueblo al árbol de la vida, y nuevamente oímos que su hermosa voz, más dulce que cuantas melodías escucharon jamás los mortales decía: ‘Las hojas de este árbol son para la sanidad de las naciones. Comed todos de ellas’. El árbol de vida daba hermosísimos frutos, de los que los santos podían comer libremente. En la ciudad había un brillantísimo trono, del que manaba un puro río de agua de vida, clara como el cristal. A uno y a otro lado de ese río estaba el árbol de la vida, y en las márgenes había otros hermosos árboles que llevaban fruto bueno para comer” (Primeros Escritos, págs. 288, 289). “Vi el fruto del árbol de la vida, el maná, almendras, higos, granadas, uvas y muchas otras especies de frutas” (Primeros Escritos, pág. 19).

PARTICIPANDO EN LA GRAN CENA ¿Qué se celebrará, entonces, cuan4 dentor? do los redimidos esten con su Re-

100

¿Quién servirá en la gran cena? AP 19:9; MT 26:29; Lc 22:28-30.

“Este templo estaba sostenido por siete columnas de oro transparente, con engastes de hermosísimas perlas. No me es posible describir las maravillas que vi. ¡Oh, si yo supiera el idioma de Canaán ¡Entonces podría contar algo de la gloria del mundo mejor! Vi tablas de piedra en que estaban esculpidos en letras de oro los nombres de los 144, 000. Después de admirar la gloria del templo, salimos y Jesús nos dejó para ir a la ciudad. Pronto oímos su amable voz que decía: ‘Venid, pueblo mío; habéis salido de una gran tribulación y hecho mi voluntad. Sufristeis por mí. Venid a la cena, que yo me ceñiré para serviros’. Nosotros exclamamos: ‘¡Aleluya! ¡Gloria!’ y entramos en la ciudad. Vi una mesa de plata pura, de muchos kilómetros de longitud y sin embargo nuestra vista la abarcaba toda” (Primeros Escritos, pág. 19).

NUEVOS HORIZONTES DE CONOCIMIENTO este mundo, ¿podemos compren5 Ender cabalmente el gran amor de Dios y el plan de salvación? RO 11:33; DT 29:29.

¿Qué promesas tenemos para el futuro? 1 Co 13:9,10,12.

“En esta vida, podemos apenas empezar a comprender el tema maravilloso de la redención. Con nuestra inteligencia limitada podemos considerar con todo fervor la ignominia y la gloria, la vida y la muerte, la justicia y la misericordia que se tocan en la cruz; pero ni con la mayor tensión de nuestras facultades mentales llegamos a comprender todo su significado. La largura y anchura, la profundidad y altura del amor redentor se comprenden tan sólo confusamente. El plan de la redención no se entenderá por completo ni siquiera cuando

Profile for Ismael Carhuapoma

Les I 2014 oficial-peru  

Lección de Escuela Sabática ISEM 2014

Les I 2014 oficial-peru  

Lección de Escuela Sabática ISEM 2014

Advertisement