Page 1

DEMOCRACIA

Y SOBERANÍA NACIONAL

JOSÉ ANTONIO VÁZQUEZ BARBOSA

HUMANIDADES Y SOCIEDAD


JOSÉ ANTONIO VÁZQUEZ BARBOSA


Rectoría General Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla Vicerrectoría Ejecutiva Miguel Ángel Navarro Navarro Secretaría General José Alfredo Peña Ramos Dirección General del Sistema de Educación Media Superior Javier Espinoza de los Monteros Cárdenas Secretaría Académica del Sistema de Educación Media Superior Ernesto Herrera Cárdenas Secretaría Administrativa del Sistema de Educación Media Superior Adriana Lorena Fierros Lara Coordinación del Corporativo de Empresas Universitarias José Antonio Ibarra Cervantes Dirección de la Editorial Universitaria Sayri Karp Mitastein

Primera edición, 2017 Autor José Antonio Vázquez Barbosa Asesor pedagógico Sergio Zepeda Navarro Coordinación de la serie: Sofía Rodríguez Benítez Coordinación editorial: Sol Ortega Ruelas Cuidado editorial: Juan Felipe Cobián Diseño y diagramación: Mónica Arreola Gutiérrez Ilustraciones: Yosam Cárdenas Zavala D.R. © 2017, Universidad de Guadalajara

Editorial Universitaria José Bonifacio Andrada 2679 Colonia Lomas de Guevara 44657 Guadalajara, Jalisco www.editorial.udg.mx 01 800 UDG LIBRO Impreso y hecho en México Printed and made in Mexico

Se prohíbe la reproducción, el registro o la transmisión parcial o total de esta obra por cualquier sistema de recuperación de información, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, existente o por existir, sin el permiso por escrito del titular de los derechos correspondientes.


Índice

Presentación 7 Propósitos formativos

10

Unidad de competencia 1. México indígena. Identidad nacional

12

1.1

El imperio azteca y el proceso de conquista

14

1.2

Sistema colonial en México

31

1.3

La crisis del orden social del México criollo: proceso de independencia

40

Actividad integradora 1

57

Unidad de competencia 2. Crisis sociopolítica, movimientos sociales y soberanía nacional

60

2.1

62

Los problemas económicos, políticos y sociales para la organización del Estado nacional

2.2 Los conflictos internacionales y la defensa de la soberanía nacional

68

2.3 Liberales y conservadores

80

2.4 La República Restaurada, 1867-1876

88

2.5 La estabilidad política: el Porfiriato, la crisis socioeconómica y movimientos sociales de oposición al régimen

91

98

Actividad integradora 2

Unidad de competencia 3. La Revolución Mexicana y conformación del Estado nacional actual

100

3.1

102

La sucesión presidencial, la lucha por la democracia y la soberanía nacional


3.2 La Constitución Política de 1917 y la muerte de Venustiano Carranza

110

3.3 La reorganización del Estado mexicano posrevolucionario: institucionalización del sistema político mexicano

114

3.4 El periodo cardenista: el despliegue industrial y la rectoría del Estado

118

3.5 Estabilidad y desequilibrio del crecimiento económico y el Estado neoliberal mexicano

121

136

Actividad integradora 3

Bibliografía 138


PRESENTACIÓN

La historia oficial, también llamada historia de bronce, busca crear imágenes ejemplares de los héroes nacionales que se sacrificaron por la patria para desarrollar en el pueblo el nacionalismo y algunas virtudes cívicas. Sin embargo, ha impedido que los mexicanos conozcamos nuestro pasado con todos sus matices, pues nos presenta verdades a medias o mentiras completas, retratando a personajes perfectos e infalibles como Cuauhtémoc, Hidalgo, Morelos, Juárez, Madero o Carranza que enfrentaban a villanos terribles y despiadados como Cortés, Iturbide, Santa Anna, Díaz o Huerta. En blanco y negro: así fue la historia difundida por el sistema político mexicano, que no es sino un catecismo patriótico con una sola interpretación del pasado. Como descubrirás, la historia se construye con una enorme variedad de grises, con personajes de carne y hueso alejados de la perfección, llenos de pasiones, vicios y virtudes, igual que la mayoría de la gente. Este libro intenta desmitificar parte de la historia con una interpretación crítica, documentada y objetiva, dejando a un lado los dogmas de la historia oficial que están muy arraigados en la conciencia social. La historia es historia: no puede haber historia patriótica, como no hay química patriótica ni astronomía patriótica. Si a los héroes los volvemos santos, lejos de beneficiar a un país infectamos de ignorancia a sus habitantes. Por ejemplo, aquí encontraremos un Hidalgo que ordena matanzas de españoles; personajes de dudosa existencia como el Pípila; hechos ficticios como el águila devorando la serpiente; territorios enormes y batallas perdidos por dormir la siesta; ceremonias y monumentos fastuosos en honor a una pierna mutilada; Niños Héroes que no eran niños; un revolucionario que comenzó la lucha por la democracia por indicaciones de ultratumba... Democracia y soberanía nacional es un título paradójico para esta unidad de aprendizaje, porque si algo distingue la historia mexicana es la vocación de nuestros gobernantes de ser profundamente antidemocráticos y nuestra costumbre de tolerarlo casi todo; de igual manera, sobran las evidencias sobre los múltiples y profundos daños a la soberanía. Así, tienes ante tus ojos un material escolar que, por medio de amenas secuencias didácticas, te ayudará a comprender sin adornos ni engaños la historia de México y a descifrar tanto causas como efectos de los conflictos que enfrenta nuestra nación día tras día.

7


Conoce tu libro Democracia y soberanía nacional está integrado por tres unidades de competencia. En cada una de ellas se exponen con objetividad y enfoque crítico sucesos relevantes en la historia mexicana, desde el surgimiento del imperio mexica hasta la época actual.

Presentación de la unidad de competencia

Secuencia didáctica

1

Apertura

Explora lo que sabes

Desarrollo

Incrementa tus conocimientos

Cierre

Manos a la obra

PRESENTACIÓN DE LA UNIDAD DE COMPETENCIA

Enuncia las competencias específicas que adquirirás y los objetivos de aprendizaje de cada secuencia didáctica.

2

SECUENCIA DIDÁCTICA

Contiene una sección inicial de inmersión al tema, otra de exposición de los nuevos conocimientos que debes adquirir y una más de ejercicios para detonar un aprendizaje significativo.

a

Objetivo

Especifica el propósito de aprendizaje de la secuencia didáctica. b

Explora lo que sabes

Propone ejercicios útiles para introducir el tema o activar saberes previos. c

Incrementa tus conocimientos

Relata sucesos históricos directamente relacionados con el plan de estudios.

8


d

3

Manos a la obra

Se plantean ejercicios útiles para reforzar tu aprendizaje y agudizar tu visión crítica sobre los sucesos relatados.

4

ACTIVIDAD INTEGRADORA

Ubicada al final de cada unidad de competencia, su objetivo es que apliques de manera global todos los conocimientos que obtuviste en cada secuencia didáctica; incluye una rúbrica de evaluación y una tabla de autoevaluación.

RECURSOS ADICIONALES PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

DATO IMPORTANTE

Reseña biográfica de personajes clave en la historia nacional.

Información breve de interés para comprender mejor determinados sucesos.

MITO Y VERDAD

PALABRAS FAMOSAS

Contraste entre las erróneas creencias nacionalistas y la verdad histórica.

Citas notables, curiosas o incluso cínicas relacionadas con la historia mexicana y universal.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Recomendaciones de largometrajes, documentales, series y libros para profundizar desde diferentes perspectivas en los temas abordados.

9


PROPÓSITOS FORMATIVOS

OBJETIVO GENERAL El estudiante critica y analiza los procesos históricos-culturales y político-económicos que han formado la soberanía mexicana en el marco de las luchas democráticas por la conformación del país, por lo que comprende que la democracia y la soberanía son una construcción social.

COMPETENCIAS GENÉRICAS DEL MCC DEL SISTEMA NACIONAL DE BACHILLERATO • Participa con una conciencia cívica y ética en la vida de su comunidad, región, México y el mundo. • Conoce sus derechos y obligaciones como mexicano y miembro de distintas comunidades e instituciones, reconoce el valor de la participación como herramienta para ejercerlos. • Advierte que los fenómenos que se desarrollan en los ámbitos local, nacional e internacional ocurren dentro de un contexto global independiente. • Actúa de manera propositiva frente a fenómenos de la sociedad y se mantiene informado. • Advierte que los fenómenos que se desarrollan en los ámbitos local, nacional e internacional ocurren dentro de un contexto global interdependiente. • Mantiene una actitud respetuosa hacia la interculturalidad y la diversidad de creencias, valores, ideas y prácticas sociales (trabajo en equipo). • Reconoce que la diversidad tiene lugar en un espacio democrático de igualdad de dignidad y derechos de todas las personas, y rechaza toda forma de discriminación.

COMPETENCIAS ESPECÍFICAS • Analiza y explica los procesos económicos, políticos, sociales y culturales del México prehispánico al colonial. • Relaciona e interpreta los procesos políticos y económicos globales que han modificado su realidad social y cultural en el siglo XIX y a principios del siglo XX. • Explica las características y repercusiones a los procesos democráticos en los diversos sistemas sociopolíticos de 1910 a 2015. • Valora y asume la responsabilidad de la preservación del patrimonio cultural. • Relaciona e interpreta los procesos políticos y económicos globales que han modificado su realidad sociocultural.

10


CONOCIMIENTOS (SABERES TEÓRICOS) Conceptos de: • Democracia. • Identidad. • Cultura y multiculturalidad. • Ciudadanía. • Soberanía. • Carta magna. • Autonomía. • Territorio. • Neoliberalismo y globalización.

HABILIDADES (SABERES PRÁCTICOS O PROCEDIMENTALES) • • • • • •

Desarrollo de habilidades del pensamiento.
 Razonamiento verbal. 
 Uso del juicio crítico. 
 Reflexión y argumentación para el análisis histórico. 
 Manejo de diversas fuentes de información: iconográficas, gráficas y electrónicas. 
 Buscar, clasificar e interpretar información de diversas fuentes (bibliotecas, hemerotecas y materiales optoelectrónicos) del presente y del pasado para movilizar diversos saberes socioculturales, científicos y tecnológicos.

VALORES (SABERES FORMATIVOS)

ACTITUDES (DISPOSICIÓN) • Participa proactivamente en clase. 
 • Trabaja de forma colaborativa. 
 • Muestra interés frente a la información histórica. 
 • Propositivo y entusiasta para la realización de las tareas. 
 • Crítico ante el proceso histórico de la sociedad mexicana.

• • • • • •

Respeto. Solidaridad.
 Honestidad.
 Tolerancia.
 Responsabilidad. Equidad. 


11


1

UNIDAD DE COMPETENCIA

MÉXICO INDÍGENA. IDENTIDAD NACIONAL COMPETENCIAS ESPECÍFICAS • Analiza y explica los procesos económicos, políticos, sociales y culturales del México prehispánico al colonial. • Valora y asume la responsabilidad de la preservación del patrimonio cultural.


OBJETIVOS DE APRENDIZAJE • Identificar los hechos más relevantes del surgimiento, apogeo y caída del imperio azteca. • Reconocer los principales rasgos del colonialismo en la Nueva España.

• Analizar las causas y consecuencias del movimiento independentista en la Nueva España.


1.2 1.1

El imperio azteca y el proceso de conquista

El imperio azteca

Explora lo que sabes Realiza los siguientes ejercicios a partir de lo que sepas de cada tema. 1. Recuerda tus clases de historia y anota por lo menos cinco culturas que se desarrollaron en Mesoamérica. Agrega alguna característica distintiva de cada una.

Cultura

Característica

2. ¿Qué sitios arqueológicos conoces? Menciona en tu respuesta lo que más te llamó la atención de cada uno.

3. Escribe dos creencias religiosas que recuerdes de los habitantes mesoamericanos, distintas a las de la mayoría de la gente en tu comunidad.

4. Menciona una característica de la vida cotidiana en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles.

5. ¿Qué actividades económicas semejantes a las de la época actual se practicaban en Mesoamérica antes de la Conquista?

14

Identificarás los hechos más relevantes del surgimiento, apogeo y caída del imperio azteca.


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

Incrementa tus conocimientos El surgimiento de los aztecas En los últimos años del siglo XII, cuando Tula agonizaba, a esta capital de los toltecas llegó un grupo de individuos que se hacían llamar aztecas, o sea nativos de Aztlán, un lugar cuya ubicación precisa hasta ellos mismos habían olvidado. Los aztecas, que eran uno más de los pequeños grupos del noroeste de México, peregrinaron durante más de medio siglo, a partir del año 1116, acampando de vez en cuando en lugares que consideraban propicios para después reanudar la marcha obligados por el hambre o expulsados por grupos rivales. Muchas veces abandonaban a los ancianos, a los impedidos, a los niños y a las mujeres. Su guía había sido un sacerdote llamado Huitzilopochtli, quien murió cerca de Tula. Por la veneración que le tenían, los aztecas incineraron el cadáver y guardaron las cenizas en un bulto que cargaban cuatro sacerdotes. No se sabe qué pretendían los aztecas. Lo más probable es que hayan participado en la destrucción y el saqueo final de la ciudad. De modo extraño, un buen día los sacerdotes anunciaron que Huitzilopochtli les había ordenado proseguir la marcha hacia el Valle de México, y así lo hicieron. Antes de llegar a la “tierra prometida” se detuvieron en Coatepec y Ecatepec. En 1256 llegaron a Chapultepec y allí residieron cerca de cuarenta años. Las riberas lacustres estaban sobrepobladas y los aztecas encontraron una recepción hostil. Además de que los antiguos pobladores ya no querían recibir nuevos inmigrantes, los aztecas eran rechazados por belicosos y por su propensión a incursionar en los pueblos vecinos para robar mujeres, alimentos y ropas. Allí practicaron la agricultura. Llegó el día en que los gobernantes de Azcapotzalco y Culhuacán, cansados de recibir solicitudes de protección por parte de sus súbditos, suspendieron momentáneamente sus luchas y se aliaron para expulsar a los aztecas de Chapultepec. En 1299 finalmente los señores de Azcapotzalco los confinaron en Tizapán, un poblado cercano al lugar que hoy se conoce como Pedregal de San Ángel, que era famoso por la abundancia de víboras y alimañas. Se pensó que los indeseables huirían espantados a otra parte, pero los aztecas tenían especial predilección por el asado de víbora, disfrutaron banquetes con los reptiles y, lejos de abandonar el sitio, decidieron no desperdiciar ningún recurso y se establecieron allí. Además se unieron con varias mujeres de Culhuacán, crearon alianzas por medio de matrimonios y gozaron de la influencia de la tribu tolteca. Al parecer los aztecas llevaron a cabo un buen número de conquistas en beneficio de su señor; además de cometer algunas atrocidades como desollar a su hija en un ritual siniestro, los aztecas fueron expulsados, como era de esperarse, y terminaron llegando a un islote cubierto de carrizales y tulares que se encontraba en el sector occidental del gran lago, frente a Azcapotzalco. La última etapa de su peregrinación fue encabezada por Tenoch (“tuna de piedra”) que supuestamente validó las señales de Huitzilopochtli para fundar la ciudad que desde entonces se llamó México-Tenochtitlán. Este sitio inhóspito en realidad era un pantano sin ningún valor, pero no les quedaba de otra: o se quedaban allí o tenían que emprender de nuevo una peregrinación, y quién sabe por cuántos años y kilómetros más. Según la leyenda debían desplazarse hasta que encontraran un águila devorando una serpiente sobre un nopal. No sabían ni cuánto tiempo ni qué distancia

PALABRAS FAMOSAS “No se llega al alba sino por el sendero de la noche.” Proverbio náhuatl

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Los Aztecas, The History Channel (documental).

15


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

tenían que recorrer, pero esa era la señal: en aquel sitio tenían que establecerse y fundar una nueva ciudad. No cabe duda de que esto es sólo un mito fundacional, como existen en casi todas las culturas del mundo. Recordemos aquel de la fundación de Roma, según el cual una loba amamantó a unos gemelos (Rómulo y Remo) que posteriormente fundarían la Ciudad Eterna; existen muchas pruebas históricas de que esto nunca pasó. Se sabe que estas leyendas tienen como propósito revestir de magnificencia y aire místico un acontecimiento relevante.

Mito de la fundación de Tenochtitlán

Este mito se creó gracias a un solo documento prehispánico: la llamada Tira de la peregrinación, aunque muchos historiadores no le llaman peregrinación sino migración desde Aztlán. Este códice, llamado Boturini, probamente fue elaborado en la primera mitad del siglo XVI y se presume que es una copia del documento prehispánico original; actualmente se conserva en el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Sin embargo, la historia contenida en la Tira de la peregrinación no es precisamente correcta. Itzcoátl (¿1380?1440) mandó quemar los viejos códices aztecas y los de los pueblos vencidos para reemplazarlos con una nueva visión. Ya desde aquellos tiempos los gobernantes manipulaban la información para beneficio propio. Otro ejemplo: el 13 de abril de 1325 es señalado como el día de la fundación de Tenochtitlán, cuando ocurrió un eclipse total de sol que comenzó a las 10:54 de la mañana y tuvo una duración de cuatro minutos con seis segundos, según los cálculos hechos por astrónomos modernos. Esto impactó a los aztecas de manera significativa, ellos estaban muy al pendiente de los movimientos de los cuerpos celestes, y uno de esta magnitud era considerado como la lucha entre el Sol y la Luna de la que el primero salía victorioso. No es extraño que los aztecas hicieran parecer este acontecimiento como el día de la fundación de

su ciudad cuando hay numerosos códices, crónicas y relatos que indican que el asentamiento tenía por lo menos dos años de haberse establecido. Volviendo al Códice Boturini, este sugiere que los aztecas fueron los primeros en llegar al lago de Texcoco y está plenamente demostrado que los aztecas fueron los últimos migrantes que llegaron de Aridoamérica a este sitio. Ahí ya vivían cuando menos seis grupos étnicos que desarrollaron civilizaciones mucho más complejas que la de los recién llegados. Los aztecas, como era de esperarse, no fueron bienvenidos en la región pero les permitieron asentarse en unos islotes gracias al pago de tributos. De igual manera el códice indica que los aztecas no practicaban el sacrificio humano… y sabemos perfectamente que sí lo hacían. No hubo, entonces, ningún águila devorando a ninguna serpiente: en la mitología azteca el sol es representado por un águila, mientras la serpiente es el fuego y en algunas interpretaciones es la tierra, de modo que el águila y la serpiente son símbolos de lucha; según algunos autores representa el triunfo del Sol sobre sus enemigos. Con las peores tierras de la región disponibles, los pobres y bárbaros aztecas las aceptaron, no les quedaba de otra. Fuente: Eduardo Matos Moctezuma, Tenochtitlán

El lago y el islote tenían dueño. Azcapotzalco y su soberano Tezozómoc, bastante exigente, decidió ponerlos a prueba y para que lo tuvieran contento les impuso algunos tributos, algunos de ellos muy caprichosos y exagerados, por ejemplo: balsas sembradas con maíz en plena mazorca, con chile, tomate, flores, frijol y calabaza. Luego los obligó a que le enviaran árboles en florescencia y le construyeran un jardín en su palacio.

Consolidación como imperio En el año 1430 por fin se liberaron de Azcapotzalco y formaron la famosa Triple Alianza junto a Texcoco y Tlacopan. En ese momento no tuvieron rival: aplasta-

16


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

ron literalmente a todos los pueblos de la región y se convirtieron en la potencia militar más grande de América. Los únicos pueblos que no pudieron dominar fueron los tlaxcaltecas y los purépechas en Michoacán.

Tuxpan

Golfo de México

Tenochtitlán

IMPERIO AZTECA

Coatzacoalcos

Huaxyacac Océano Pacífico

Tehuantepec

Dominios aztecas a la llegada de los españoles

Una de las estrategias que utilizaron los aztecas para convertirse en un gran imperio fue tener su propio tlatoani (rey) de estirpe noble, tolteca. Con este fin se acercaron al afligido monarca de Culhuacán: le pidieron perdón por lo que habían hecho sus antepasados con la princesa, y de algún modo lo convencieron de que les diera como tlatoani a su hijo Acamapichtli, “el que empuña la caña” (1367-1387) quien se convirtió en el primer tlatoani de Tenochtitlán. Acamapichtli murió en 1387 y lo sucedió su hijo Huitzilíhuitl. Cuando Huitzilíhuitl murió en 1416, lo sucedió su hijo Chimalpopoca, nieto favorito de Tezozómoc. El triunfo sobre Azcapotzalco había llenado de orgullo y de confianza en sí mismos a los tenochcas, quienes desde luego vieron la posibilidad de emular a Tezozómoc e inclusive superar sus hazañas para forjar un imperio como el que habían levantado siglos atrás los admirados toltecas. Semejantes pretensiones debían apoyarse en un mito capaz de electrizar a las masas. Como se puede observar, desde entonces los gobernantes y la gente poderosa han buscado la forma de manipular al pueblo. Y parece que fue un tal Tlacaélel quien concibió el proyecto de convertir a los aztecas nada menos que en el pueblo encargado de hacer posible la salida del sol. Y todo mundo se la creyó. Para entender cómo nació este mito hay que recordar una antigua leyenda mesoamericana según la cual la viuda Coatlicue, la vieja diosa de la Tierra, vivía una vida de retiro y castidad en Tula, dedicada a cuidar un templo. Cierto día, mientras barría las gradas de la pirámide, vio caer del cielo una bola de plumas (probablemente símbolo del alma de un difunto) que guardó en su seno. Más tarde quiso ofrendar a los dioses el plumón celestial, pero este había desaparecido y la mujer sintió que estaba embarazada. Las estrellas y la Luna no tardaron en observar el evidente estado de su madre, que atribuyeron a un desliz, y decidieron matarla para lavar la deshonra familiar. Era inconcebible que una mujer anduviera con esas cosas.

MITO Y VERDAD “Las civilizaciones mesoamericanas eran culturalmente superiores a las europeas” Para el mexicano promedio las civilizaciones mesoamericanas eran sinónimo de bondad y desarrollo humano: en América abundaban la lealtad, los guerreros honorables, los sacerdotes que amaban a sus dioses, los gobernantes justos y los pueblos felices. En realidad, los brutales romanos palidecen ante las atrocidades de los mexicas. Mientras Roma edificaba grandes acueductos e impresionantes caminos, sus tropas arrasaban con los pueblos más débiles, regaban con sangre el coliseo y esclavizaban a miles. Por su parte los aztecas, con actitudes deleznables, explotaban hasta lo indecible a sus súbditos, desde los caciques hasta los labriegos. Su mundo estaba concebido sobre la violencia. Miles de esclavos llegaban cada año a Tenochtitlán para ser sacrificados y celebrar un festín de canibalismo.

17


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

Estaban a punto de quitarle la vida cuando Coatlicue escuchó una voz que le decía desde su vientre: “¡Nada temas!”, y nació el Sol, ataviado con un penacho verde y adornos de plumas en los pies, armado con escudo, el atlatl y la xiucóatl, serpiente de fuego, símbolo del rayo, una terrible arma con la que decapitó a la Luna e hizo huir a sus innumerables hermanos. Dice la leyenda que el Sol, cada vez que se pone, pasa a una región de tinieblas donde combate con la Luna y las estrellas; según otras versiones, pelea hasta con la misma Tierra, representada por la serpiente. El Sol, para triunfar y proporcionar así un nuevo día de vida a los hombres, necesita fortalecerse con la vida misma: con sangre humana, el líquido precioso del que se alimentan los dioses. Según Tlacaélel y sus seguidores, Huitzilopochtli se había convertido al morir en la bola de plumas de la que surgió el Sol en el vientre de Coatlicue. Por lo tanto, Huitzilopochtli, el Sol, estaba emparentado con los aztecas y correspondía a su pueblo el honor de alimentarlo con sangre de sacrificados, para que continuara brillando. De este razonamiento los aztecas deducían que la humanidad les debía la existencia. Todas sus guerras y todas sus crueldades se justificaban, ya que su objetivo no se reducía a encumbrarse, sino a hacer posible la salida del Sol, ni más ni menos. Precisamente con Moctezuma Ilhuicamina, “el flechador del cielo” (14401468) se estableció la tradición de los sacrificios humanos en honor a Huitzilopochtli. Para obtener prisioneros se idearon las famosas guerras floridas, todo con el consentimiento de los tlaxcaltecas. Se celebraban cada 20 días para capturarlos, sacrificarlos y posteriormente comérselos.

DATO IMPORTANTE Se calcula en 400 el número de esposas de Moctezuma.

PALABRAS FAMOSAS “La historia consiste en la acumulación de una serie de sagaces invenciones.” Voltaire

Los sacrificios humanos y el canibalismo en Mesoamérica La historia oficial siempre nos quiso convencer de que los indígenas que habitaban estas tierras eran individuos llenos de virtudes, casi modelos de vida dignos de copiar, valientes, monógamos, implacables contra el adulterio, abstemios que comían sanamente, por lo que resultaba inconcebible que practicaran el canibalismo. Las evidencias, sin embargo, muestran justamente lo contrario: los indígenas mesoamericanos, o por lo menos la mayoría de ellos, comían carne humana, aunque está claro que no en todas las épocas y no todos los pueblos. Por ejemplo, se sabe que los toltecas no lo practicaron mientras Quetzalcóatl estuvo en los altares. Otros, como los totonacas, de igual manera lo aborrecían, pero a la llegada de los españoles vieron que los aztecas lo hacían con mucho entusiasmo, ya sea por motivos religiosos o sólo por el placer de almorzarse a sus enemigos. Los sacrificios se hacían sobre una piedras llamadas techatl, colocadas a la entrada de los templos de Huitzilopochtli y Tláloc, donde la gente se reunía para ver el espectáculo. Agarraban parejo: mujeres, niños, albinos, enanos, sacerdotes, esclavos y prostitutas. Se extraía el corazón de la víctima y este se ofrecía a los dioses para te-

18

nerlos contentos y mantener a salvo a la humanidad. Los cadáveres de los sacrificados eran arrojados desde lo alto de las pirámides y eran decapitados, descuartizados o desollados. Prácticamente todo el cuerpo se aprovechaba. Se sabe que los humanos nunca se asaban: se guisaban y su cabeza se añadía ni más ni menos que al pozole. Así nació este rico platillo mexicano, con testas cocidas de los sacrificados. Los huesos se convertían en herramientas y la piel se entregaba a los sacerdotes para que se cubrieran con ella y danzaran en honor de sus dioses. No se sabe exactamente cuántas personas fueron sacrificadas y devoradas en el tiempo que duró el rito del sacrificio humano, sin embargo el antropólogo Marvin Harris, apoyado en los testimonios de los cronistas españoles, estimó la cantidad de sacrificios humanos en 15 mil personas al año como mínimo. Otros datos apuntan que fueron sólo 100 mil los sacrificados en toda la historia del imperio azteca. Fuente: Manuel Moros Peña, Historia natural del canibalismo


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

Aparte de los prisioneros destinados para el sacrificio a los aztecas les llegaban tributos de todo tipo en cantidades impresionantes: cacao, oro en polvo y en tejuelos, hachas y cascabeles de cobre, joyas y piedras preciosas, plumas multicolores y aves del trópico, pescados y animales de toda índole; pieles y carnes adobadas; algodón, mantas y túnicas con adornos de pluma, estandartes y rodelas; maíz, frijol, chiles y otros alimentos; copal, hule, etcétera. Los jerarcas de la ciudad se enriquecieron. Necesitaban palacios y templos fastuosos para ellos y los dioses. México-Tenochtitlán comenzó a transformarse en una gran ciudad. El carrizo y los juncos primitivos fueron sustituidos por la madera, el adobe y la piedra. Nuevas calzadas unieron el islote con tierra firme. Se construyó el Templo Mayor y un palacio para el tlatoani. Se calcula que los pueblos tributarios fueron alrededor de 370 y pagaron el costo. De todas partes llegó gente y el Palacio Real fue construido por los trabajadores extranjeros, que no recibían sueldo. Toda la ciudad fue edificada sin que los mexicas hicieran el menor esfuerzo, pues decían que su tarea no consistía en trabajar, sino en pelear y en preparar armas. La mayoría de los grandes imperios así se han edificado: con las manos de esclavos, en quienes recaían las tareas más pesadas y laboriosas.

¿La Piedra del Sol o calendario?

Con sus 3.60 metros de diámetro y casi 25 toneladas de peso, el llamado Calendario azteca fue tallado durante el reinado de Axayácatl. En realidad no es un calendario y se le conoce como la Piedra del Sol. Este monolito conmemoraba el nacimiento del Sol cada 52 años. Su identidad sigue despertando dudas entre los investigadores. Algunos lo identifican con Huitzilopochti-Tonatiuh, divinidad del sol; otros con Xiuhtecuhtli, dios del fuego esculpido con atributos del primero. La nariz está deformada por los disparos de que fue víctima a lo largo del siglo XIX; mientras la lengua, fuera de la boca, muestra un cuchillo de obsidiana, símbolo de los sacrificios humanos. Estaba colgado del Templo Mayor, frente a Tezcatlipoca. Los aztecas, como muchos pueblos mesoamericanos, temían al fin del mundo, que según ellos podría ocurrir cada 52 años (cuando coincidían el calendario solar y el lunar), de ahí la hechura de este monolito. La parte central significa más o menos lo siguiente: alrededor del rostro divino está esculpido el signo del día 4 Movimiento (Nahui Ollin), que señala el fin del Quinto Sol, el que iluminaba el mundo en el que vivían los mexicas. Está formado por una especie de pirámide (justo por encima de la cabeza del dios) y cuatro rectángulos, ordenados de forma cronológica de arriba a abajo y de derecha a izquierda, en el sentido de las manecillas del reloj. Simbolizan los cuatro soles —o edades— anteriores, así como los cuatro puntos cardinales y elementos (tierra, viento, fuego y agua). Las cuatro edades se representan con las cuatro fechas que indican el fin de cada una y la catástrofe natural que la había causado.

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Moctezuma Ii Moctezuma Xocoyotzin (el joven), uno de los hijos de Axayácatl, fue elegido tlatoani a la muerte de Ahuízotl (1502). Cuando se le informó que sería el nuevo gobernante de los mexicas se encontraba barriendo el templo mayor de Tenochtitlán. Moctezuma fue apedreado por su propia gente y una de las rocas golpeó su cabeza, lo que pudo haber provocado su muerte en 1520.

Fuente: Héctor López Mérida, Historia de México

19


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

Todo marchaba sobre ruedas, o casi, ya que los siguientes tlatoanis tuvieron algunos fracasos, como perder contra los purépechas (una de las pocas derrotas del imperio azteca) o el intento fallido de conquistar algunas regiones de Oaxaca.

El reinado de Moctezuma El principio del fin del imperio azteca ocurrió cuando Moctezuma Xocoyotzin llegó al poder. Supersticioso a más no poder y sobre todo soberbio, el emperador se hacía trasladar en hombros acompañado por un cortejo de súbditos, prohibió que su gente lo viera a la cara y, en un derroche de egolatría, ordenó construir un magno palacio frente al Templo Mayor. La edificación era tan grande que tenía 20 puertas de acceso, tres patios enormes y muchas salas; en sólo una de ellas cabían hasta tres mil personas. Moctezuma, al ser una persona particularmente supersticiosa, fue presa del miedo: interpretó varios extraños sucesos como presagio de un futuro no muy alentador. Poco tiempo después unos mensajeros le informaron que hombres blancos y barbados habían desembarcado en un lugar cercano a la actual Veracruz y que uno de ellos (nada menos que Hernán Cortés) quería conocer Tenochtitlán. Entonces tal vez recordó una antigua profecía, aquella que daba como inevitable el regreso al altiplano del dios Quetzalcóatl, “serpiente emplumada”, para reinstaurar su religión. Moctezuma se angustió; su rostro se desdibujó y tuvo que enviar a un alto funcionario a investigar. Al regreso le informaron que habían desembarcado personas nadie sabía de dónde. Los españoles venían en camino.

El mito de Quetzalcóatl

Cuenta la leyenda que después de la creación del mundo todo era armonía, los humanos veneraban a los dioses con templos y sacrificios, pero esto enfurecía a Quetzalcóatl, un dios blanco de cabellos rubios, ojos grandes y barba, inteligente y entendido de muchas artes. Entonces un día decidió bajar al mundo de los humanos convertido en uno de ellos para enseñarles sus conocimientos. Descendió en la ciudad de Tollan (hoy Tula) durante un sacrificio y detuvo el ritual. En ese momento los demás dioses, enfurecidos, llenaron el cielo con nubes de una tormenta, pero Quetzalcóatl lo despejó. En ese momento todos se dieron cuenta de quién era él. Al pasar el tiempo prohibió los sacrificios y enseñó a las personas cómo cosechar, la escritura, la astronomía y muchos otros conocimientos que sólo poseían los dioses. Pero no todo era miel sobre hojuelas: Tezcatlipoca, el hermano de Quetzalcóatl, estaba celoso de él, de manera que decidió bajar al mundo de los humanos y tenderle una trampa. Disfrazado de un pobre viejito le entrego un regaló a Quetzalcóatl, quien lo aceptó alegremente. Se trataba de un líquido desconocido, que él bebió y le provocó una embriaguez tal que, fuera de sí, tomó a una de las mujeres del templo. A la mañana siguiente, preso de una resaca física y moral, decidió construir un barco e irse de la ciudad, con la promesa de que algún día regresaría. Fuente: http://www.leyendascortas.com.mx/leyenda-de-quetzalcoatl/

20

MITO Y VERDAD “Moctezuma comía todos los días pescado fresco traído de Veracruz” La distancia que separa a la Ciudad de México del puerto de Veracruz es de 323 kilómetros. El terreno no es plano, hay que cruzar la Sierra Madre Oriental. Considerando que los aztecas no tenían calzado adecuado para andar grandes distancias, si corrieran al nivel de los actuales campeones olímpicos, es decir, a 22 kilómetros por hora, se necesitarían 800 súper atletas para completar el recorrido en 14 horas, ya con el pescado echado a perder. En el Valle de México estaba el lago de Texcoco rebosante de peces, lo que volvía innecesario mandarlos traer del golfo para complacer el antojo del tlatoani.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE El poderoso imperio azteca, Zephyr Films (documental).


EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

1.1

Manos a la obra 1. ¿Qué opinión tienes sobre la fundación de la ciudad de Tenochtitlán y el contraste de esta historia con la historia oficial?

2. En parejas, completen el siguiente cuadro sobre el imperio azteca.

Lo más interesante

Lo que me gustaría saber

3. ¿Qué opinión tienen acerca del canibalismo? ¿Qué tan válida consideras la justificación de los aztecas para sacrificar seres humanos? Argumenta tu respuesta.

4. ¿Hasta qué punto se justifica el dominio y la explotación de los pueblos aledaños por parte de los aztecas? ¿Qué habrías hecho tú como dirigente o guerrero de esos pueblos sometidos?

5. En pareja elaboren un collage con los elementos más representativos de la cultura azteca. 6. Discutan en plenaria cómo influyó la leyenda de Quetzalcóatl en el ánimo del emperador Moctezuma para facilitar la llegada de los españoles a tierras aztecas. Compartan además su postura sobre si es ético o no lo es permitir que las creencias religiosas influyan en las decisiones políticas.

21


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

El proceso de conquista

Explora lo que sabes 1. Anota algún suceso histórico ocurrido en Europa que de alguna manera haya influido en el descubrimiento de América.

2. ¿Recuerdas a dónde pretendía llegar Cristóbal Colón y con qué objetivo? Anótalo.

3. Investiga cuáles fueron los primeros viajes de exploración que realizaron los españoles en territorio mexicano. Escribe aquí lo que averigües.

DATO IMPORTANTE Entre el comienzo del sitio de Tenochtitlán y su final murieron aproximadamente 250 mil aztecas, 150 mil de ellos por enfermedades y hambre, los demás en combate.

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Incrementa tus conocimientos El principio del fin de un gran imperio Lo primero que se le ocurrió a Moctezuma para repeler la intromisión de los españoles en su imperio fue enviarles oro y plata. Gran error: a eso venían y el tlatoani se los regaló como si fueran baratijas. Los españoles, ni tardos ni perezosos, se encaminaron a Tenochtitlán. A punto de partir rumbo a la conquista de los aztecas, Cortés comenzó a planear los detalles de su viaje al Occidente, pues no servía de nada todo lo hecho si no se encontraba con Moctezuma y lo rendía. Muchos se oponían a esta idea porque les parecía una temeridad: 400 o 500 hombres contra millones de enemigos era demasiado riesgo. Lo mejor era poner fin a la tentación de regresar, por eso Cortés, respaldado por un grupo de sus partidarios, decidió deshacerse de los barcos. Para ello sobornó a algunos marineros y les hizo promesas, ordenó retirar de las embarcaciones las velas, las anclas, los cables, los clavos y, por último, mandó que barrenaran por debajo los navíos. Ordenó guardar los botes de remos, que serían útiles para la pesca y, antes que nadie pudiera evitarlo, decidió echar a pique los cascarones de los navíos (eso de que Cortés “quemó sus naves” es inexacto). Esto produjo estupor entre los descontentos, quienes gradualmente se convencieron de que no les quedaba más remedio que continuar. Incluso el centenar de marineros que tripulaban las embarcaciones se sintieron obligados a seguir a Cortés. Partiendo desde Veracruz y recorriendo gran parte del territorio de los que hoy es México, llegaron al actual estado de Tlaxcala. Después de una batalla contra los

22

Hernán Cortés Nació en Medellín (Extremadura, España) en 1485. Hijo de Martín Cortés de Monroy y Catalina Pizarro Altamirano, estudió leyes en Salamanca, pero abandonó la universidad a los 16 años para emprender su camino hacia las Indias. Llegó a la ciudad de Tenochtitlán el 8 de noviembre de 1519; el 30 de junio de 1520 ocurrió la llamada Noche Triste en la que Cortés y sus hombres fueron derrotados por los aztecas. Al año siguiente puso sitio a la capital del imperio azteca que cayó el 13 de agosto de 1521. Murió el 2 de diciembre de 1547 en Castilleja de la Cuesta (Andalucía, España).


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

tlaxcaltecas, perpetraron una masacre y sólo reportaron un muerto y 60 heridos en sus filas. Las armas de fuego y los caballos eran mucha ventaja, así que los tlaxcaltecas aplicaron aquello de “si no puedes con tu enemigo, únetele”. El 23 de septiembre de 1519, en un hecho insólito, los españoles entraron en Tlaxcala y fueron recibidos con una lluvia de flores. Los caciques les habían preparado un banquete y les obsequiaron varias doncellas. A Cortés le llamó la atención la cantidad de baños de vapor y la frecuencia con la que se duchaban los indígenas (hay que recordar que en aquellos tiempos en Europa la gente no se aseaba con regularidad, se sabe de personas que tardaban años en darse un baño; imperaba en aquel continente la insalubridad). Los anfitriones pusieron a su disposición seis mil guerreros y partieron rumbo a Cholula. Con la notable superioridad de armamentos, los de Cortés mataron a más de tres mil cholultecas. La gente estaba espantada, no conocían las armas de fuego, las espadas de acero ni los caballos; de estos animales decían que eran “como venados, tan altos como techos”. Al poco tiempo se lanzó una nueva ofensiva con la ayuda de los tlaxcaltecas y no respetaron ni mujeres ni niños. Hacia el atardecer Cholula era todo ruinas: los cadáveres formaban montones, mientras casas y templos ardían. Sólo entonces los españoles detuvieron el ataque. ¿Por qué se ordenó una matanza tan feroz y sin sentido aparente? Nadie lo sabe con certeza. Después del envío de hechiceros, al haber fracasado en su misión de persuadir a los españoles de que no llegaran a sus dominios, Moctezuma al fin se dio cuenta de que Cortés no desistiría por ningún motivo de llegar a Tenochtitlán. El tlatoani mandó una comitiva encabezada por Cacamatzin, rey de Texcoco, a fin de que diera la bienvenida a los extranjeros. Fatal equivocación: el principio del fin del imperio azteca había llegado. El 8 de noviembre de 1519 el Valle de México recibió a los españoles, quienes quedaron maravillados ante esa majestuosa ciudad con sus 70 grandes edificios, el principal de los cuales era la pirámide de 30 metros de altura y base rectangular de 100 por 80 metros que servía de basamento a los templos gemelos de Tláloc y Huitzilopochtli. Moctezuma acompañó a Cortés y a sus hombres hasta el edificio escogido para aposentarlos: el antiguo palacio de Axayácatl (abuelo del monarca). Cortés comprendió que su rival era más poderoso de lo que había pensado: igual que sus hombres, se deslumbró con la belleza de sus palacios y su riqueza excesiva, pero también se horrorizaron al enterarse de que los aztecas realizaban sacrificios humanos (una pared cercana al Templo Mayor, el tzopantli, estaba tapizada de cráneos que habían pertenecido a los sacrificados) y de que adoraban a muchos dioses. Cortés sabía perfectamente que podían acribillarlos en cualquier momento, porque eran demasiados aztecas y muy pocos españoles; además, en un islote la cosa era más sencilla para el ejército local. A Hernán Cortés no le quedó otra que secuestrar a Moctezuma. Una vez tomado prisionero y dueño de la situación, Cortés subió los 114 escalones del templo y pidió al pueblo azteca acabar con los sacrificios; al mismo tiempo, bajo la mirada incrédula de los aztecas, con sus propias manos derribó los ídolos de Huitzilopochtli y Tezcatlipoca. La gente esperaba que unos rayos celestiales acabaran con el conquistador… pero nada pasó. Moctezuma cayó en la cuenta de que, así como él había conquistado y humillado a tantos pueblos, ya no tenía más remedio que someterse a un señor desconocido. Recordó la famosa profecía de Quetzalcóatl y no tuvo voluntad de

PALABRAS FAMOSAS “No es fácil amarlo, pero es imposible no admirarlo.” Octavio Paz sobre Hernán Cortés

MITO Y VERDAD “Hernán Cortés era un conquistador inculto y salvaje” Asistió a la Universidad de Salamanca, la más prestigiosa de España. En sus escritos se muestra como un hombre educado con una cultura superior al promedio. Conocía el latín, historia antigua, leyes, filosofía y religión. Tenía gran facilidad para hacer amigos y mostrar liderazgo, pero también era muy ambicioso y egoísta. Su espíritu aventurero lo llevó a ser convocado por Diego de Velázquez a la conquista de Cuba. Es prácticamente imposible que un tipo inculto, huraño y amargado haya logrado someter a un imperio tan poderoso como el azteca.

23


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

oponerse a lo que creía su destino. Moctezuma puso a disposición de Cortés el tesoro de su padre, que estaba en una habitación secreta de su antiguo palacio: varios montones de joyas de oro, objetos de plata, artículos de jade, etcétera. Los españoles los fundieron para transportarlos mejor. El valor calculado del botín es de más de dos mil millones de pesos de la actualidad. El sometimiento de los aztecas a la Corona española se había consumado. Cortés era ya dueño del tesoro de Moctezuma y, sin embargo, no podía darse por satisfecho: quería todo el territorio y todo el oro de estas tierras.

Historia de la Malinche

De doña Marina, mal llamada la Malinche, se sabe poco. Sabemos, por ejemplo, que a Hernán Cortés los indígenas lo llamaban malinche, término empleado para referirse a los extranjeros. Este vocablo inspiró la palabra malinchismo, que ha sido sinónimo de traición y sumisión a lo extranjero. Malinalli (así la conocían los indios) creció como niña esclava, su verdadero nombre era Tenépatl y fue bautizada como Marina (los españoles hacían esto para tener sexo con ellas, pues no era correcto copular con una infiel). Según la Historia verdadera de la conquista de Nueva España, de Bernal Díaz del Castillo, la Malinche nació en Painalla, una población cercana a Coatzacoalcos. Desde temprana edad quedó huérfana de padre ya que fue capturado por los aztecas por negarse a pagar tributo, y al parecer fue ejecutado en Tenochtitlán. Esto explica el origen de su terrible resentimiento hacia los aztecas. Más adelante la vida le daría la oportunidad de vengar el ultraje de los suyos y la muerte de su padre. Su madre contrajo segundas nupcias con un ambicioso joven; este la convenció de entregar la niña a unos mercaderes para que la vendieran en Tabasco como esclava a los mayas, de esta manera el hijo de la nueva pareja sería el heredero del cacicazgo sin ningún inconveniente. El 14 de marzo de 1519, junto con otras 19 mujeres, fue regalada a Alonso Hernández de Portocarrero, el soldado favorito de Cortés. Tenépatl fue un botín de guerra, como solían serlo también perrillos comestibles, patos, joyas de oro y 20 doncellas. Cuando las tropas de Cortés llegaron a Chalchihuecan, sus hombres hicieron un descubrimiento: la Malinche estaba platicando con otras indígenas en náhuatl y eso transformó su vida… junto con la historia de este país. Cortés, al enterarse, la mandó llamar y comprobó que ella además del maya dominaba la lengua de los aztecas. La muchacha traducía de náhuatl al maya y Jerónimo de Aguilar (español que vivió nueve años en el Mayab, hoy Yucatán) lo hacía del maya al español. Siguiendo esta ruta comunicativa los españoles anunciaban a los pueblos que quedaban libres de pagar tributo a Moctezuma, una gran noticia para ellos. Posteriormente, Marina aprendió español, adoptó con fervor la religión cristiana y sirvió de intérprete ya sin necesidad de intermediarios. Esto lo aprovechó para asegurarse una buena posición con los españoles. Además de traductora, dio a luz el primer hijo ilegítimo y mestizo del conquistador, Martín Cortés. Se ignora la causa de su muerte y dónde reposan sus restos. Fuente: Armando Ayala Anguiano, La epopeya de México

24

MITO Y VERDAD “Los españoles trajeron la corrupción a estas tierras” La corrupción no era ajena a los aztecas, lo que hicieron los españoles fue acrecentarla. Los mexicas compraban conciencias a cambio de privilegios para la realeza sojuzgada. En los mercados de Tenochtitlán se podían adquirir de manera ilegal mercancías preciosas provenientes del todo el imperio. Hasta en los concursos de poesía estaba presente la trampa, siempre ganaban los “grandes poetas” como Nezahualcóyotl o Cuacuauhtzin, mientras brillaban por su ausencia los hombres dedicados por completo a las artes. Al igual que ahora en aquella época había guerreros, comerciantes y artesanos que gozaban de demasiados privilegios gracias a sus vínculos políticos.


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

La Noche Triste Aparentemente todo marchaba según los planes de Cortés hasta que uno de los suyos, Pedro de Alvarado, cometió una atrocidad. Aquel mayo los aztecas celebraban una fiesta religiosa en honor a Huitzilopochtli cuando, sin mediar palabra, Alvarado mandó matar a toda la nobleza indígena que estaba en el recinto; algunos intentaron escapar por las paredes y fueron apuñalados por la espalda. Obviamente el pueblo se enfureció y se armó para luchar contra los españoles. Todo esto desencadenó la guerra de Conquista. Para tranquilizar a la turba, Cortés presentó a Moctezuma ante su pueblo y lo obligó a dirigirse a los tenochcas con un pequeño discurso. El tlatoani, ataviado con un gran penacho y otros ropajes propios de su rango, marchó hasta un sector del palacio de Axayácatl, de dos pisos. La voz de Moctezuma resonó en la plaza. Explicó que no estaba prisionero, sino de visita. Sin embargo, al verlo como un títere le llovieron insultos, piedras y flechas. Los guardias españoles no tuvieron tiempo para protegerlo y Moctezuma recibió una pedrada en la cabeza. Otra de las versiones señala que Cortés lo apuñaló por la espalda. Rodó por el suelo y, al verlo caer, los guerreros se dispersaron horrorizados. La lucha siguió durante siete días más. Después de la muerte de Moctezuma, Cortés sintió que los podían matar y optó por la retirada el 30 de junio de 1520. Eso sí, antes de irse saquearon el palacio de Axayácatl (después de todo, lo que más les importaba era el oro de los aztecas). Pero alguien los escuchó y se abalanzaron sobre ellos. La respuesta no se hizo esperar y los muertos caían como moscas. Los que no morían eran sacrificados en el Templo Mayor. El ejército azteca había derrotado a los españoles. Al salir el sol los fugitivos terminaron en Tacuba. Cortés sintió alivio al ver que varios de sus principales colaboradores habían conservado la vida. Entre ellos estaba Alvarado quien, según versiones que le persiguieron hasta el último de sus días, se salvó dando un salto prodigioso, de esos que sólo se efectúan cuando se tiene mucho miedo. Cortés vio también al resto de su maltrecho ejército: hombres llenos de sangre y lodo, desesperados. Un leyenda cuenta que en el pueblo de Popotla, al ver el desastre, lloró debajo de un ahuehuete, árbol que sobrevivió hasta 1980, cuando unos malandrines le prendieron fuego. El regreso de Cortés Cuitláhuac comandó al ejército azteca que derrotó a los españoles. Esto le valió ser elegido nuevo emperador. Él sabía que los invasores regresarían tarde o temprano, por eso preparó al ejército y a la ciudad para su defensa. En septiembre ofreció a los gobernantes de Tlaxcala amistad y riquezas a cambio de que abandonaran el bando europeo. Xicoténcatl el Joven se mostró partidario de aceptar la oferta, mas los viejos caciques permanecieron leales a los europeos. Mientras los ejércitos se preparaban para las hostilidades, en los últimos meses de 1520 comenzó un epidemia de viruela que los españoles, sin saberlo, llevaron a Tenochtitlán. Los indígenas carecían de defensas naturales contra el mal y cundió una mortandad de tintes apocalípticos. Gran parte de las siembras de maíz se perdieron por falta de brazos para levantarlas. La epidemia mató a miles de individuos, entre ellos Cuitláhuac, con apenas 80 días en su cargo de tlatoani. Con el fallecimiento del décimo emperador azteca, Cuauhtémoc asumió el poder. Sería el último rey del imperio mexica.

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA Pedro de Alvarado Nació en Bajadoz (Extremadura, España) en 1485 y fue uno de los conquistadores más famosos del “Nuevo Mundo”. En 1520, cuando Cortés dejó Tenochtitlán para salir a combatir a Pánfilo de Narváez, dejó a cargo a Alvarado, a quien los mexicas pidieron permiso para celebrar la fiesta del mes tóxcatl (mediados de mayo de 1520). El festejo terminó en una cruel matanza ordenada por él. Murió en 1541.

PALABRAS FAMOSAS “Sólo son conquistados los pueblos que quieren serlo.” Albert Grenier

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA Cuitláhuac Señor de Iztapalapa, fue el décimo tlatoani, hermano y sucesor de Moctezuma II. Se distinguió por encabezar a las tropas mexicas durante la batalla de la Noche Triste (1520). Ganó la simpatía de la población por su espíritu de lucha y por la determinación de oponerse a que los españoles sometieran a los mexicas. Intentó proteger Tenochtitlán de una epidemia de viruela que diezmó a la población indígena y se cobró la vida del propio Cuitláhuac, tras haber gobernado muy brevemente.

25


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

Cortés estaba ansioso por cobrar venganza por la Noche Triste ocurrida casi un año atrás, y entre totonacas, tlaxcaltecas, cholultecas, huejotzincas, tepeaqueños, texcocanos y gente de otros pueblos menores se formó un ejército de entre 200 mil y 300 mil guerreros. En cambio, Cuauhtémoc disponía únicamente de entre 30 mil y 50 mil. Los aztecas parecían derrotados de antemano, pero Cortés no tenía intenciones de tomar riesgos innecesarios y decidió esperar la llegada de los bergantines que se construían en Tlaxcala, con los cuales podría imponer un bloqueo total al islote enemigo. A mediados de mayo se afinaron los últimos detalles del plan de ataque. Se formarían tres ejércitos de tierra, al mando de los capitanes Pedro de Alvarado, Cristóbal de Olid y Gonzalo de Sandoval. Cada capitán dispondría de 200 españoles y de entre 30 mil y 50 mil indígenas. Cortés asumiría directamente el mando de la flota, integrada por los 12 bergantines y 16 mil canoas texcocanas con una dotación de 50 mil guerreros. En los bergantines viajarían 300 españoles aproximadamente. Con batallas durísimas y crueles, por la superioridad numérica y ayudados por la viruela, finalmente los españoles llegaron al gran centro cívico-religioso donde estaban los palacios de Moctezuma y Axayácatl. Una avanzada logró escalar la gran pirámide e incendiar los templos gemelos de Huitzilopochtli y Tláloc. La profanación dio nuevos bríos a los aztecas: contraatacaron y Cortés se vio obligado a replegarse. Al siguiente día reanudó el avance hasta tomar el palacio de Moctezuma. Una muchedumbre armada con antorchas le prendió fuego, que se propagó a varios edificios vecinos. Llamas espectaculares se levantaron de las pajareras reales, cuyas jaulas de carrizo y madera sirvieron como un combustible ideal.

El Sitio y caída de Tenochtitlán El 30 de mayo de 1521 comenzó el sitio de Tenochtitlán. Ocultos en sus trincheras o en las azoteas de las casas vecinas, los tenochcas vigilaban. Cayeron por sorpresa sobre los invasores y hubo una desbandada general; como el regreso era difícil a través del estrecho puente, cinco españoles cayeron prisioneros y posteriormente fueron sacrificados. La defensa de la ciudad duró 75 días, a los españoles les costaba avanzar y se limitaban a volver a sus bases para reanudar al siguiente día la operación y recrudecer la matanza de sus rivales. Como era de esperarse, Cortés cortó el principal suministro de agua: el acueducto de Chapultepec. Raíces y cortezas de árbol masticadas que encontraban en las calles revelaron al invasor los estragos que causaba el hambre en el bando azteca. Ratones, aves y gusanos desaparecieron del islote, devorados por los defensores. Todo lo que se movía se lo comían. Al principio los aztecas enterraban a sus muertos con las solemnidades habituales, después caminaban sobre los cadáveres o dormían junto a ellos. Un penetrante hedor envolvía el islote. Cortés concertó varias entrevistas para negociar la paz y en cada ocasión Cuauhtémoc faltó a la cita. A pesar de la repugnancia que sentía de seguir luchando contra aquel puñado de indígenas, ordenó proseguir el avance sin miramientos. Seres famélicos, virtuales esqueletos armados, aún ofrecían resistencia. Millares de ellos fueron hechos prisioneros o murieron. El día 12 de agosto la toma de la ciudad estuvo a punto de concluir, pero los invasores tuvieron que retirarse cubriéndose la nariz por el olor insoportable de los cadáveres. Mientras tanto Cuauhtémoc sintió que no había manera de ganar y que la situación estaba muy complicada. Acompañado por su esposa y algunos de sus

26

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Cuauhtémoc Fue el último tlatoani de Tenochtitlán. Se dice que tenía 25 años cuando este hijo de Ahuízotl fue nombrado tlatoani a la muerte de Cuitláhuac. En el trono, una de sus primeras órdenes fue mandar degollar a todos los hijos varones de Moctezuma Xocoyotzin, ya que podían luchar por disputar el poder. El 13 de agosto de 1521 fue capturado por Cortés y atormentado durante cuatro años. Cortés decidió llevarlo a su expedición a Las Hibueras (Honduras); temiendo una sublevación lo ejecutó en febrero de 1525.


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

colaboradores principales, abordó una canoa para continuar la resistencia desde otro lugar, pero después de una breve persecución el caudillo azteca fue preso por uno de los navíos de Sandoval. No tardó en llegar a oídos de Cortés la noticia. Cuando el tlatoani llegó al lugar, el capitán español lo esperaba sentado en una lujosa silla con la Malinche a su lado. A Cortés no le interesó en ese momento la muerte de Cuauhtémoc, es más, le reconoció su nobleza y valentía y le perdonó la vida. Posteriormente fue sometido a una espantosa tortura: le quemaron los pies. De Tenochtitlán no quedó piedra sobre piedra: el aire estaba contaminado por la gran cantidad de cadáveres, las casas quedaron destruidas, no había agua potable. Aquel lugar que fue esplendoroso se había vuelto inhabitable. En los cuatro años que siguieron, la administración codiciosa por parte de los españoles, la desconfianza en Cortés y los temores de este, Cuauhtémoc siguió padeciendo tormentos y más tarde fue ahorcado. Así se consumaba la Conquista, el sometimiento definitivo del pueblo azteca. No se tiene certeza ni del sitio ni de la fecha exacta de la muerte de Cuauhtémoc. Los dos testigos presenciales de los hechos que dejaron testimonios escritos, Hernán Cortés y Bernal Díaz del Castillo, no precisaron esos datos.

DATO IMPORTANTE En total fueron 12 los emperadores o tlatoanis aztecas. El primero fue Tenoch (1325-1363) y el último, Cuauhtémoc (25 de enero de 1521-13 de agosto de 1521).

Los restos de Cuauhtémoc

El 26 de septiembre de 1949 se publicó la noticia de que en el pueblo de lxcateopan, Guerrero, se habían encontrado los restos del emperador Cuauhtémoc. Se aseguraba que en la iglesia local estaban enterrados los restos del último emperador azteca. Además, se decía, la familia Juárez resguardaba algunos supuestos documentos que señalaban el lugar exacto del entierro. Los trabajos de excavación estuvieron a cargo de la historiadora Eulalia Guzmán (1890-1985). Cuando la maestra Eulalia llegó a lxcateopan, se precipitó a realizar las excavaciones sin decir agua va, pues quien había sido comisionado para tal fin era el arqueólogo Carlos Margain, quien no llegó a tiempo al lugar. Así que doña Eulalia se madrugó a don Carlos, que para cuando alcanzó las márgenes de lxcateopan ya no encontró ningún lugar donde escarbar. Guzmán hizo junto con su equipo la excavación en lo que alguna vez fue el altar de la iglesia de Santa María de la Asunción. La señora encontró todo tipo de basura enterrada, sacó del subsuelo huesos calcinados y también halló la supuesta osamenta de Cuauhtémoc. Habían ido hasta allá para encontrar la reliquia más antigua de la mexicanidad, el símbolo de la resistencia ante el embate europeo. Los lugareños se pusieron tan felices por tan importante hallazgo que esta localidad ahora rinde homenaje

a la investigadora con una calle que lleva su nombre y en la cual se encuentra el Palacio Municipal. Todo había sido júbilo nacional y hasta Agustín Lara le hubiera compuesto una canción a doña Eulalia para alabar sus preciosos huesos, de no haber sido por las opiniones adversas de reconocidos intelectuales, como Alfonso Caso, y de dos comisiones oficiales de arqueólogos que fueron nombradas para comprobar la autenticidad de los restos de Cuauhtémoc, mismas que no validaron los hallazgos de Guzmán. Investigaciones posteriores confirmaron que los restos corresponden a ocho individuos diferentes, se encontraron hasta huesos de un niño (los entusiastas dicen que son los huesos de la infancia de Cuauhtémoc) y el cráneo de una mujer. Los restos se encuentran actualmente dentro del antiguo templo de Santa María de la Asunción en Ixcateopan, Guerrero. Además de este pueblo guerrerense, otras localidades como Candelaria, en Campeche, y Tenosique, en Tabasco, aseguran tener pruebas verdaderas (o sea, los huesos) de último tlatoani. Fuente: Eduardo Matos Moctezuma, “Ichcateopan y los restos de Cuauhtémoc”, en Revista de Arqueología Mexicana, número 82

27


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

Manos a la obra 1. ¿Qué habrías hecho tú en el lugar del líder de los tlaxcaltecas y por qué?

2. Si en la actualidad hubiera una invasión extranjera que pretendiera instaurar un nuevo gobierno e incorporar México a otro país, ¿cómo crees que reaccionaría la gente de tu comunidad? Explica tu respuesta.

3. Después de discutir en pequeños equipos, expresen su opinión argumentada sobre el papel de la Malinche en la Conquista: ¿fue traidora, heroína o víctima de las circunstancias? Argumenten sus respuestas.

4. En tu opinión, ¿cuál fue el hecho clave que explica la Conquista de México?

5. Investiguen y discutan en equipos pequeños hasta qué punto la caída del imperio mexica fue mérito militar de los españoles y error estratégico de los aztecas. ¿Será que los europeos ganaron por su estupendo entrenamiento o que los indígenas vendieron barata su derrota?

28

MITO Y VERDAD “Cuauhtémoc fue torturado para que revelara a los españoles dónde estaban los tesoros aztecas” Cortés y sus hombres estaban convencidos de que no había tanto oro en Tenochtitlán como ellos lo imaginaban. El tormento sufrido por Cuauhtémoc a todas luces fue por cuestiones políticas, pues resultaba útil para mantener el dominio de los aztecas. El tlatoani siempre se negó a cooperar al principio, después cedió un poco. Para ablandarlo por completo le quemaron los pies y las manos.


EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

1.1

6. Dibuja una historieta con los ocho acontecimientos más relevantes de la conquista de México Tenochtitlán, en media cartulina blanca dividida en ocho partes o viñetas iguales. 7. Contesta el siguiente crucigrama con base en las lecturas anteriores. Horizontal ▶ 1. Palacio azteca donde Moctezuma fue apedreado hasta caer y morir. ▶ 4. Pueblo aledaño al imperio azteca que se unió a Cortés y puso a su disposición seis mil guerreros. ▶ 6. Aventurero español que consumó la Conquista. ▶ 10. Sacerdote azteca que les ordenó proseguir de Tula al Valle de México. También es el dios de la guerra. ▶ 11. Vieja diosa de la Tierra, vivía una vida de retiro y castidad en Tula, dedicada a cuidar un templo. ▶ 12. Mide 3.60 metros de diámetro, 1.22 metros de grosor y pesa más de 24 toneladas. En el centro de la piedra representa el rostro de un dios, que se cree es Tonatiuh, divinidad del Sol. ▶ 13. Último emperador azteca. ▶ 16. Personaje mexica que concibió el proyecto de convertir a su pueblo en el responsable de hacer posible cada nuevo amanecer. ▶ 17. Emperador azteca, supersticioso y soberbio, que dio la bienvenida a Hernán Cortés. ▶ 19. Estableció la tradición de los sacrificios humanos en honor a Huitzilopochtli. Vertical ▶ 2. Primer tlatoani o emperador azteca. ▶ 3. Lugar al que llegaron los aztecas en 1256 y donde permanecieron cerca de cuarenta años. ▶ 5. Último personaje azteca que encabezó la peregrinación final para fundar Tenochtitlán. ▶ 7. Es el lugar místico de origen de los aztecas. En su lengua, el náhuatl, las raíces son las palabras “garza” y “lugar de”, respectivamente. ▶ 8. Los aztecas lo confundieron con Hernán Cortés porque creyeron que venía a reinstaurar la religión de la Serpiente Emplumada. ▶ 9. Penúltimo emperador azteca, murió de viruela. ▶ 14. Mandó matar a toda la nobleza indígena presente en una fiesta en honor a Huitzilopochtli. ▶ 15. Soberano de Azcapotzalco que impuso caprichosos tributos a los aztecas. ▶ 18. En 1299 los aztecas fueron confinados a este lugar famoso por la abundancia de víboras y alimañas.

29


1.1

EL IMPERIO AZTECA Y EL PROCESO DE CONQUISTA

1

2

3

4

5 6

7

8 9

10

11

12

13

14 16

17

19

30

15

18


1.2

Sistema colonial en México

Establecimiento de la Colonia

Explora lo que sabes Realiza las siguientes actividades. 1. Dibuja por los menos tres cultivos o animales autóctonos de Mesoamérica y otros tantos originarios de Europa u otras partes del mundo.

Reconocerás los principales rasgos del colonialismo en la Nueva España.

2. ¿Te has preguntado el origen o significado de tus apellidos? Si sabes algo, anótalo; si no tienes información al respecto, primero investiga.

Incrementa tus conocimientos La conquista militar Al comenzar 1523 muchas construcciones aztecas de Tenochtitlán habían desaparecido. Aún eran visibles varios edificios que se encontraban en el espacio donde se levantaba el gran teocalli. Desde lo alto también podía verse el templo de Tlatelolco. La otrora capital imperial cedía sus cimientos a la noble y leal Ciudad de México. Los españoles lo tenían bien claro: se trataba de destruir sistemáticamente ciudades, obras de arte y códices que hablaran a los indígenas de un pasado mejor, porque era la manera más eficaz de oscurecer sus glorias y sumirlos en la desesperanza. Todo esto hicieron no sólo Cortés, también sus sucesores en el gobierno de la Colonia.

DATO IMPORTANTE Entre 6 y 9 semanas tardaba un barco en cruzar el océano Atlántico en la época de la Colonia.

31


1.2

SISTEMA COLONIAL EN MÉXICO

Las primeras casas fueron hechas con piedra de tezontle de las ruinas de los templos indígenas. A partir de 1530 el gobierno de la Nueva España ordenó destruir todo lo que no respetara la alineación de las calles, y los templos no la cumplían. Todo este trabajo lo hicieron los indios en calidad de esclavos. El rey de España les mandó decir más o menos lo siguiente: “Debéis saber, indios mugrosos, que todo esto y lo que no se ve todavía es propiedad de los reyes de España, porque así lo quiere Dios. En consecuencia ningún indio podrá vivir en la ciudad, más que como criados o sirvientas, albañiles o esclavos, puesto que no sois españoles. Sabed asimismo que todo esto y lo demás se llama Nueva España y será gobernada por un virrey enviado por su majestad a quien le debéis obediencia absoluta. Callad y obedeced. Amén”. Desde el descubrimiento de América y hasta la segunda mitad del siglo XVI se desarrolló un amplio debate sobre la naturaleza de los indios. El humanista Juan Ginés de Sepúlveda, por ejemplo, los llamó homúnculos, más cerca de las bestias que de los hombres racionales, porque según él sólo poseían “vestigios de humanidad”. Fray Bartolomé de la Casas afirmaba que los nativos eran tan salvajes como los pueblos de Europa o del Oriente. La misión de los españoles era, según ellos, desarrollar un grado mínimo de “elevación humana”, condición necesaria para imponerles el cristianismo y así explotarlos más fácilmente. Para acrecentar el dominio y explotación de los indios de América los españoles crearon la figura de la encomienda, que es una forma elegante de nombrar la esclavitud. Mediante ella el rey autorizaba a los conquistadores (encomenderos) a recibir los tributos o impuestos que los indios debían entregar a la Corona; es decir, los europeos tenían la misión de ser recaudadores. A cambio debían procurar a los indios el bienestar material y espiritual, la protección y la formación en la fe cristiana. El abuso de los conquistadores se originó debido a que el tributo podía ser entregado con el producto de sus tierras o con trabajo. La encomienda permitió excesos por parte de los conquistadores, quienes podían beneficiarse con el trabajo de los indígenas y sobreexplotarlos sin darles nada a cambio, y en muchos casos hicieron caso omiso de adoctrinarlos. Aunque las encomiendas fueron prohibidas a mediados del siglo XVI, en la práctica los despropósitos fueron iguales por parte de los españoles. Los frailes denunciaron los abusos de este sistema, el mayor defensor de los nativos fue fray Bartolomé de las Casas. Aquella miseria distaba mucho de haber sido un producto exclusivo de la explotación de los españoles. En 1530 otro protector de los indios, el obispo Vasco de Quiroga, describía a los indígenas de la siguiente manera: “Viven del maíz, magueyes y de otras muchas yerbas y raíces silvestres que nacen en los campos y montes, con lo cual se contentan y satisfacen. Gente simple, humilde y obediente. Viven con las cabezas descubiertas y casi en el desnudo de las carnes y pies descalzos. Duermen en el suelo sobre petates y con piedras de cabecera”. Don Vasco de Quiroga consideró imposible modificar sus hábitos de vida. La Conquista mejoró algunos aspectos, pues ya no los llevaban a sacrificar ni se los comían, pero indudablemente otras cosas empeoraron: eran tratados como animales o incluso peor; pronto comenzaron a entrar en la ciudad grandes cantidades de indígenas para echarles el hierro del rey, que es como se marca el ganado. Además, cuando un español compraba un esclavo le ponía su nombre en el rostro. También las mujeres con niños de pecho eran esclavizadas. Aunque hubo sublevaciones, estas nunca tuvieron éxito y cuando los tomaban prisioneros

32

MITO Y VERDAD “Los evangelizadores españoles defendieron a los indios por estrictas razones humanitarias” Si bien es cierto que fray Toribio de Benavente y fray Bartolomé de las Casas tenían cualidades del mejor humano, también fueron instrumentos del imperio español para aniquilar las creencias de los indígenas e imponer la religión católica. Evidentemente su labor no era sólo evangelizadora. Al tener más almas descarriadas para salvar, obtenían más privilegios, sobre todo tierras. Los franciscanos y los dominicos se disputaban las regiones por evangelizar. Por ejemplo, para Benavente trabajaban miles de indígenas casi como esclavos en las fundaciones conventuales que él dirigía, por su parte De las Casas regenteaba un feudo en Chiapas con miles de indios a su servicio, incluso llegó a tener esclavos para su servicio personal.


1.2

SISTEMA COLONIAL EN MÉXICO

eran llevados a las minas a trabajar sin pago. El duro esfuerzo cotidiano y las condiciones infrahumanas originaron una cantidad impresionante de muertos, a tal grado que el hedor de los cadáveres asolaba las poblaciones cercanas.

Posesiones de la Corona española (siglos xvi-xviii)

La conquista espiritual El objetivo de la Conquista no sólo fue obtener riquezas y nuevos territorios a favor de la Corona, también tuvo un sentido religioso. Luego de haber expulsado a los árabes de España, los Reyes Católicos sintieron la obligación de llevar el cristianismo a sus nuevas colonias y eliminar el paganismo, para establecer como religión única el catolicismo y como única verdad la fe en Cristo. Así llegaron varios religiosos, entre ellos franciscanos, agustinos, jesuitas, carmelitas y dominicos, estos últimos por cierto trajeron el nefasto Santo Oficio (la Inquisición). Tenían la encomienda de no sólo destruir la idolatría, sino de aniquilar todo aquello que pudiera recordarla. Por eso devastaron templos, acabaron con todas las fiestas del paganismo, eliminaron ídolos y desde la niñez formaban a los nativos bajo la nueva ideología. Esa era su misión. Muchos españoles ni siquiera les reconocían la calidad de seres humanos y varias de las órdenes religiosas se dedicaron a defender a los indios de los abusos de los conquistadores. Sin embargo, aquella era una buena oportunidad de construir una sociedad nueva y evangelizada, semejante a la que propuso Tomás Moro en su obra Utopía. El cambio más radical que sufrieron los indios fue la idea de acostumbrarse a la adoración de un solo dios, y por supuesto ya no había lugar para los sacrificios humanos. Esta creencia iba acompañada por la adoración de diversas vírgenes, como la Guadalupana y la de los Remedios, y una gran cantidad de santos como parte de su corte celestial. La verdad es que los nativos no lo asimilaron del todo hasta que les inventaron las apariciones de la Virgen de Guadalupe. Hay pruebas suficientes de que el mito guadalupano es sólo eso, un mito. No cabe duda de que con la imposición del mito guadalupano la Iglesia se convirtió en la institución más importante de la Nueva España: la vida cotidiana de los novohispanos estaba marcada por las campanadas de los templos construidos por todos los rincones del virreinato. La Iglesia estaba presente desde el

DATO IMPORTANTE Los evangelizadores españoles seleccionaban el punto geográfico para las “apariciones” de la Virgen, justo donde se celebraban grandes ceremonias en honor de los dioses y diosas aztecas: Tláloc, Huitzilopochtli, Coatlicue, etcétera. Llegaban al punto del “milagro” y allí no cesaban de llorar, se abrazaban maravillados y pregonaban la grandeza del señor. Actuaban muy bien.

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Bartolomé de las Casas Nació en 1474, en Sevilla. Fue obispo de Chiapas y uno de los hombres más notables del siglo XVI. Escribió también la Brevísima relación de la destrucción de las Indias, en donde presenta las atrocidades que cometieron los conquistadores en el “Nuevo Mundo”. Murió de una breve enfermedad en 1566, a los 92 años, en su monasterio en Atocha, Madrid.

33


1.2

SISTEMA COLONIAL EN MÉXICO

nacimiento hasta la muerte y más allá (las cosas no han cambiado mucho). Quienes otorgaban el pasaporte al paraíso eran los sacerdotes, pero también el pase directo al infierno por mal comportamiento. Los religiosos se dedicaban a educar y también propiciaban el desarrollo de las artes y los oficios. Con el tiempo, la Iglesia se desvió de su misión pastoral y se convirtió en la mayor propietaria de la Nueva España. Junto con el poder económico acumuló gran poder político, a tal grado que hubo personajes que detentaron el cargo de virrey y obispo de México al mismo tiempo. Por las riquezas que proporcionaba a la metrópoli, la Nueva España tuvo importancia universal. Grandes cantidades de plata se extraían en México, así como una gran variedad de productos que eran enviados desde Veracruz. La Nueva España no podía realizar comercio libre con otra nación a menos que el rey lo autorizara, además los novohispanos también tenían prohibido producir mercancías que pudieran competir con las fabricadas en España. Era tal la cantidad de riqueza que llegaba de sus colonias que los españoles prácticamente no trabajaban del otro lado del océano. El destino de los bienes era sufragar las guerras, el lujo, el ocio y el despilfarro real. Felipe IV llegó a recordar a sus súbditos americanos “la obligación” en que estaban en darle la mayor cantidad posible de dinero, compensando así el amor que les profesaba.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Conquista de México, Clío TV (documental).

PALABRAS FAMOSAS “Nunca habría existido un solo infiel si no hubiese habido un solo sacerdote.” Thomas Jefferson

Manos a la obra 1. Completa el siguiente cuadro.

Cinco ideas, datos o hechos importantes del texto

34

Opinión personal sobre cada idea


1.2

SISTEMA COLONIAL EN MÉXICO

2. La imagen de la Virgen de Guadalupe es uno de los símbolos de identidad más venerados por los mexicanos, pero de acuerdo con una rigurosa investigación histórica fue un invento para lograr la conquista espiritual. ¿Crees que la invención de esta historia se justifica? ¿O se trata simplemente de un vil engaño? Intenta argumentar tu respuesta.

3. Elabora un organizador gráfico que exponga la conquista material y espiritual de los españoles hacia los pueblos mesoamericanos.

El mito guadalupano

La Virgen de Guadalupe y la historia de su “milagrosa” aparición en Tepeyac tiene sus raíces en la provincia de Extremadura, España. Allá un español llamado Gil Cordero descubrió una pequeña imagen islámica que se parecía a la Virgen María en el banco de el río Guadalupe, a mediados del siglo XII. La imagen de madera tenía la piel de color marrón oscuro y estaba encima de una luna creciente, símbolo del islam. De hecho, el propio nombre del río tenía una islámica influencia, ya que se deriva de la palabra árabe guadale, que significa “río”, y lupo, que en latín significa “lobo”. El descubrimiento de la imagen tallada fue visto como una gran señal de Dios, y en 1338 el rey Alfonso XI ordenó que se construyera un templo en el lugar donde fue encontrada. La imagen llegó a ser conocida como Nuestra Señora de Guadalupe y el templo se construyó en su honor. En 1520 los españoles destruyeron el templo de Tonantzin en Tepeyac que, precisamente el 12 de diciembre la festejaban, y en su lugar plantaron otro templo glorificando a la Virgen de Guadalupe. Una reproducción del estandarte de Cortés se creó y colgó en su interior. Los españoles pensaron que podrían fácilmente reemplazar el símbolo de la tierra (Tonantzin Coatlicue) con la madre de su dios cristiano. Como prueba de resistencia mexicana al cristianismo, los sacerdotes señalaron que el templo de Guadalupe en

Tepeyac, donde los mexicanos todavía se reunían para venerar la energía de Tonantzin. Los españoles tenían a un artista tlaxcalteca llamado Marcos Zipactli pintando una nueva imagen, inspirada en la Virgen de Guadalupe original, para colgarla en el templo de Tepeyac. Ellos esperaban que una virgen pintada por un nativo inspirara a los mexicanos a comenzar a mezclar las prácticas católicas con los suyas. El 8 de septiembre 1556 un sacerdote franciscano llamado Francisco Bustamante denunció el culto de Guadalupe: “Si estamos tratando de destetar a los indios lejos de la idolatría, ¿por qué obligarlos a adorar a la Virgen de Guadalupe, cuya imagen fue recientemente pintada por el indio Marcos?”. No hay un solo documento escrito disponible desde 1531 hasta 1648 que tenga registro de Juan Diego o el supuesto milagro. Españoles tales como Bernal Díaz del Castillo, Diego de Durán, Bernardino de Sahagún, Bartolomé de las Casas, Hernán Cortés y fray Juan de Zumárraga nunca mencionan la aparición en el Tepeyac. Esto suena raro teniendo en cuenta cuán importante habría sido la aparición para los invasores católicos. Fuente: Eduardo del Río, El mito guadalupano

35


1.2

SISTEMA COLONIAL EN MÉXICO

Organización social en el Virreinato

Explora lo que sabes Investiga y completa la siguiente tabla.

Grupo

Procedencia

Actividades principales

Peninsulares Criollos Mestizos Indios Negros

Incrementa tus conocimientos La diversidad social de la Nueva España Los gobernantes de la Nueva España se dieron cuenta de que las grandes epidemias y la explotación de los conquistadores habían diezmado drásticamente la población indígena. Sólo quedaban 1.6 millones de indios de los 25 millones originales. Entonces las autoridades optaron por una solución poco humanitaria: traer esclavos de tez negra desde África, porque alguien tenía que trabajar estas tierras, especialmente en las haciendas azucareras de Veracruz. Los españoles, sin embargo, no contaban con que una gran cantidad de esclavos no eran precisamente sumisos y muchos de ellos huían a zonas montañosas de Veracruz. A ellos se les llamó cimarrones, quienes sobrevivían de la agricultura y el robo principalmente. Para evitar problemas con los cimarrones, ya que hubo algunos enfrentamientos, la Corona española aceptó la independencia de un pueblo que se llamaba San Lorenzo de los Negros, a cambio de que los esclavos pagaran tributo y se evangelizaran. Esa localidad del centro de Veracruz hoy se llama Yanga, en honor del hombre negro que encabezó aquella rebelión. En la Nueva España se estableció una clara diferencia entre los principales grupos sociales, que al principio era clara: conquistadores y conquistados. Pero con el paso del tiempo surgió una desigualad étnica: había españoles peninsulares, criollos, indios, negros y una gran cantidad de castas. Los españoles peninsulares, aunque eran minoría, 15 mil personas como máximo, ocuparon los puestos más importantes: administraban la minería, la Iglesia, el ejército; poseían haciendas y controlaban el comercio. Los criollos (hijos de españoles nacidos en la Nueva España) eran poco más de un millón de personas al final del Virreinato, ocupaban cargos menores pero tenían buena posición social gracias a sus contactos en los gobiernos coloniales. No podían ocupar altos puestos administrativos, religiosos, políticos o militares, pero estuvieron al tanto de las ideas ilustradas y vanguardistas venidas principalmente de Europa.

36

PALABRAS FAMOSAS “No estudio para saber más, sino para ignorar menos.” Sor Juana Inés de la Cruz

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE La otra Conquista, de Salvador Carrasco (1998).


1.2

SISTEMA COLONIAL EN MÉXICO

Los indios y los esclavos negros fueron objeto de la mayor explotación por parte de los españoles: trabajaban como peones en las haciendas, minas y obrajes. El gobierno virreinal les prohibía elegir libremente un lugar para vivir, contratar deudas de más de cinco pesos, vestirse como españoles, montar a caballo y portar armas. Las castas, que eran una mezcla de indios, negros, españoles, chinos, etcétera, sumaban casi un millón y medio de personas. Eran el grupo más numeroso después de los indios. No tuvieron el grado de explotación del que fueron objeto los indios ya que ocupaban puestos de confianza en ranchos y haciendas; algunos eran arrendatarios, pequeños comerciantes o militares. Estaba prohibido para ellos vivir en los pueblo de indios y no podían ser maestros. En cuanto a las mujeres de sangre africana no debían usar oro, sedas, mantos ni joyas. Castas en la Nueva España

Español India

Lobo

Mestiza Español

Salta patrás Mulato

Castizo Española

Chino India

Español Negra

Morisco Española

DATO IMPORTANTE Epidemias entre los siglos XVI y XVIII: • Sarampión (1531). • Varicela (1538). • Peste (1545). • Paperas (1550). • Sarampión (1595). • Peste (1730-1739). • Viruela (1736 y 1779). En 1576 ocurrió la peor, pero no se sabe qué enfermedad la causó; le quitó la vida a dos millones de personas.

Mulato

Mulata Español

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Lobo China

Torna atrás

Jíbaro Mulata

No te entiendo Mulata

Albarazado Negra

Tente en el aire Mulata

Nuevo Mundo, de Gabriel Retes (1976).

Cambujo India

Calpamulato India

Zambaigo

Zambaigo Loba

37


1.2

SISTEMA COLONIAL EN MÉXICO

Pintura de castas, anónimo, siglo XVIII. Museo Nacional del Virreinato, Tepotzotlán, México

38


1.2

SISTEMA COLONIAL EN MÉXICO

Manos a la obra 1. En una escala del 1 al 10, donde el número más alto significa “respeto absoluto a la dignidad humana”, ¿qué calificación le darías al trato que le dieron los aztecas a los pueblos sometidos? ¿Y qué nota merecen los españoles por su comportamiento hacia los pueblos conquistados? Explica ambas respuestas.

2. Investiga en fuentes confiables para completar el siguiente cuadro sobre las funciones de cada cargo y organismo político. Después, compáralas con las actuales que le correspondan a cada uno.

Nueva España a. Rey

b. Virrey

México actual c. Consejo de Indias

a. Presidente de la república

b. Gobernadores

c. Congreso de la Nación

Principal semejanza entre ambos

a. b. c. Principal diferencia entre ambos

a. b. c.

39


1.3

La crisis del orden social del México criollo: proceso de independencia

Origen del sentimiento independentista

Explora lo que sabes Contesta las siguientes preguntas. 1. ¿Qué vestigios religiosos y civiles existen todavía en tu localidad heredados de la Colonia?

Analizarás las causas y consecuencias del movimiento independentista en la Nueva España.

2. ¿Qué tradiciones y festividades de la época colonial todavía perduran?

Incrementa tus conocimientos El ocaso del Virreinato El acontecimiento que marcó el destino y el final de la Nueva España fueron las llamadas reformas borbónicas. Cuando los Borbones llegaron al poder se dieron cuenta de que, a pesar de las inmensas colonias, las finanzas eran un completo desorden: el despilfarro era evidente, había muchas posesiones pero España era la nación más atrasada en Europa. El propósito de estas reformas era controlar por completo la vida colonial y aprovechar al máximo los recursos: se aplicaron nuevos impuestos, se reformó la educación, se creó un ejército y, lo más importante, se instauró el sistema de intendencias, es decir, una nueva organización territorial en la Nueva España. Estos organismos controlaban la política y la economía a cargo de un intendente nombrado directamente por el rey de España. Las reformas causaron un gran descontento entre sus habitantes; los criollos, mestizos e indios, que eran la inmensa mayoría de la población, fueron los más afectados. Por ejemplo, se les obligó a pagar impuestos más altos y se les prohibió ocupar cargos políticos y eclesiásticos importantes, lo que favorecía a los peninsulares. Hasta en la vida privada se metieron: de la noche a la mañana los españoles no se podían casar con una criolla, ni un mestizo con una negra, ni un indio con una mestiza. Todo esto sembró una semilla: la idea de la independencia.

40

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Gritos de muerte y libertad, Televisa (documental, 2010).


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

La expulsión de los jesuitas En 1767 la expulsión de la Compañía de Jesús conmocionó como pocos hechos a la sociedad novohispana. Esta disposición, ordenada por Carlos III, desataría una importante oposición, pero al monarca no le importó demasiado. Después de todo, los súbditos habían nacido para “callar y obedecer”. La medida causó estupor. En diferentes lugares estallaron motines de protesta, por lo que se dictaron 85 sentencias de muerte, 73 de azote y 664 condenas de prisión perpetua. Las cabezas de los decapitados fueron clavadas en estacas hasta pudrirse, las casas de las víctimas fueron derribadas y los terrenos regados con sal. Sólo así fue posible sofocar la agitación. La influencia de los jesuitas en la vida colonial era enorme, se trataba de hombres de acción y de ideas. Fueron ellos los que introdujeron la filosofía moderna en la Nueva España, dando importancia a la física experimental, las matemáticas y la historia documental. Con ello resquebrajaron el sistema antiguo, en que los fenómenos se explicaban con base en los milagros o intervenciones de algún santo o demonio. Los jesuitas, además, fueron los creadores de una identidad y nacionalismo criollo. El golpe a la Compañía de Jesús fue visto como un rompimiento del pacto moral más fuerte que unía a los novohispanos con el rey, por lo que la dividida población se unió contra él. Los criollos ya no encontraban raíces en España. La historia la habían escrito sus padres y abuelos; en este vasto territorio descansaban sus muertos y se encontraban sus familias. Bajo este nacionalismo criollo se educaron los futuros protagonistas de la Guerra de Independencia, como Ignacio López Rayón, Ignacio Allende, Mariano Michelena y, sobre todo, Miguel Hidalgo y Costilla, discípulo del brillante jesuita Francisco Javier Clavijero en el Colegio de San Nicolás de Valladolid (hoy Morelia). El principio del fin llegó con el sucesor del virrey Revillagigedo, Miguel de la Grúa Talamanca, marqués de Branciforte (1794-1798) quien al parecer había llegado con la misión de desacostumbrar del buen gobierno a los novohispanos. Protegido de Manuel Godoy, amante de la reina, escandalizó a todo mundo por su voracidad: vendía por cuenta propia los empleos burocráticos, sobornaba y extorsionaba sin sonrojarse. Su esposa no se quedaba atrás: la virreina cambiaba a las señoras mexicanas de alcurnia sus joyas y perlas por collares y aretes de coral, tras explicarles que era la moda en Europa. Los habitantes de estas tierras ya no soportaban esta situación.

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Francisco Javier Clavijero Historiador y jesuita mexicano descendiente de españoles. A raíz del decreto de expulsión de la Compañía de Jesús, se embarcó en Veracruz rumbo a Italia (1767). Como ocurre generalmente con los desterrados, su obsesión era la patria lejana, y a ella dedicó su atención y actividad al escribir su Historia antigua de Méjico. Francisco Javier Clavijero fue el primer historiador mexicano de importancia.

La invasión napoleónica En 1807, Napoleón acordó con España la invasión y el reparto de Portugal, de modo que las tropas francesas tuvieron libre paso por la Península Ibérica. La ocupación de Portugal ocurrió en noviembre de ese año, pero en los meses siguientes nuevas tropas francesas penetraron en tierras hispanas y se apropiaron de varias ciudades del norte. El 5 de mayo de 1808 se firmó el Acuerdo de Bayona mediante el cual abdicaron los monarcas borbones: Fernando VII, en favor de su padre, Carlos IV, y este último en favor de Napoleón, quien a su vez proclamó a su hermano José Bonaparte, apodado Pepe Botella por su afición a la bebida, como rey de España. Fernando fue conducido al castillo de Valencia, en Francia, donde quedó confinado. En resumen, de la noche a la mañana los súbditos españoles y de las distintas colonias se quedaron sin su legítimo rey.

41


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

En las colonias de América la caótica situación de la metrópoli hizo crecer la necesidad de establecer órganos de gobierno que suplieran la Corona española. Así, la invasión napoleónica, aunada a la decadencia del antiguo régimen, ofrecía a los criollos una excelente oportunidad para liberarse de la opresión de que eran objeto por parte de los peninsulares.

Manos a la obra Contesta las siguientes preguntas de acuerdo al texto. 1. ¿Qué tan positivas fueron las reformas borbónicas para los habitantes de la Nueva España?

2. Discutan en equipos pequeños qué suceso reciente se asemeja a la expulsión de los jesuitas. Argumenten su respuesta.

3. Así como la Francia napoleónica invadió España hace más de doscientos años, ¿qué país o nación crees que podría tener algún interés en invadir México? ¿Qué pasaría si eso ocurriera? Explica tu respuesta y discútela con tus compañeros.

42


LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

1.3

Primeras conspiraciones independentistas para liberarnos de... los franceses

Explora lo que sabes Anota lo que recuerdes sobre el movimiento de Independencia.

Incrementa tus conocimientos Conflictos con la Corona española En la Ciudad de México los criollos que constituían el Ayuntamiento consideraron que, con el rey de España preso, todos los habitantes del imperio español desde Oregon hasta la Patagonia, las Filipinas, parte de Marruecos y otras posesiones ya eran súbditos de Francia de un plumazo. Entonces hubo un movimiento que pregonaba que el gobierno debía ser ejercido por las autoridades constituidas en la Nueva España, y particularmente por ellos, los criollos. Francisco Primo de Verdad y fray Melchor de Talamantes sostenían que con la invasión napoleónica a España se había roto el pacto de vasallaje y palabras más, palabras menos, así lo explicaban: la soberanía reside en el pueblo desde tiempos inmemoriales, los súbditos habían entregado voluntariamente la soberanía al rey y eran muy felices gobernados por un monarca. Pero ante la ausencia de su legítimo soberano (pues Pepe Botella era una imposición de Napoleón), el pacto quedaba sin efecto. Como consecuencia, la soberanía regresaba a manos del pueblo, de los vasallos, representados por la figura del Ayuntamiento. Por lo tanto en el caso particular de la Nueva España, la Real Audiencia, constituida por peninsulares, no podía hablar en nombre del rey; el Ayuntamiento debía ejercer la soberanía y formular leyes locales, es decir, autogobernarse con los criollos a la cabeza. Desde luego, la Audiencia no tardó en calificar a la representación criolla de sediciosa y subversiva. El virrey Francisco de Iturrigaray se sumó a la propuesta encabezada por Primo de Verdad, pero no por una convicción libertaria sino porque al favorecer a los criollos velaba por sus intereses personales al quedarse al frente del gobierno de Nueva España. Además, se libraba las denuncias de corrupción en su contra. El 15 de septiembre de 1808 los españoles, en complicidad con los comerciantes más ricos de la ciudad, encabezados por Gabriel de Yermo, pusieron fin a la discusión sobre la soberanía. Un batallón de 600 hombres armados, llamados voluntarios de Fernando VII, se reunieron a las puertas del Palacio Virreinal, entraron violentamente a las habitaciones del virrey y de su familia, los hicieron prisioneros y los llevaron a los aposentos del inquisidor.

43


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

Depuesto Iturrigaray, el poder se entregó a Pedro Garibay, un militar octogenario y enfermo, fácilmente manipulable, que ordenó la aprehensión de los líderes criollos, entre los que se encontraba Francisco Primo de Verdad, quien fue encarcelado en una celda del Palacio del Arzobispado. Semanas más tarde, al comenzar el mes de octubre, Primo de Verdad misteriosamente apareció muerto en su celda. Mientras crecía el descontento, los criollos medían sus fuerzas. En septiembre de 1809, en Valladolid los militares José Mariano Michelena y José María Obeso organizaron un movimiento clandestino que tenía como fin crear una junta nacional gubernativa y tomar el poder a nombre de Fernando VII con la intención, en ese momento, de independizarse de los franceses y liberarse de este odioso yugo colonial, impuesto por quienes dos años atrás se habían hecho del título de soberanos del imperio español. Lo de gestar la independencia para Fernando VII (de ahí se explica el famoso grito de Hidalgo “¡viva Fernando VII!”) estaba que ni mandado a hacer, pues obviamente él no podía venir a estas tierras a gobernar. La causa estaba revestida de un impulso de patriotismo y hacía parecer al movimiento insurgente con ideas radicales como una tendencia restauradora del antiguo régimen. La intención inicial de la lucha insurgente no se parece en nada a lo que aprendimos en los libros de texto, aunque debemos reconocer que el inicio de la Guerra de Independencia no hubiera podido ser de otra manera, y como dijo Allende en varias ocasiones: “Los indios son totalmente indiferentes a la palabra libertad”. Con el tiempo la causa insurgente fue cambiando oficialmente de pretensiones, y hasta la entrada de José María Morelos ya se hablaba claramente de una independencia total de España sin Fernando VII; nada de monarquía española o francesa y, en el caso de Vicente Guerrero, ya sin españoles en suelo mexicano.

Hidalgo de carne y hueso

La imagen histórica del sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla, quien encabezó la Guerra de Independencia en México, no corresponde a la del verdadero Padre de la patria. La imagen que conocemos por medio de estampillas, murales y libros de texto fue pintada por orden del emperador Maximiliano de Habsburgo y se basó en el rostro y la complexión de un sacerdote de origen belga. Lo que conocemos de la imagen del señor calvito con cabellos blancos, con su cabello largo (en la parte posterior), con cara de bonachón, con rostro alargado, delgado y con algo de papada no corresponde al verdadero Hidalgo. En realidad, su complexión era distinta: era más bajo, no tenía la cara alargada, tenía rasgos más mestizos y era más cuadradito. Recordemos que Hidalgo nunca se hizo ningún retrato, a diferencia de otros personajes como Morelos, que se mandó hacer varios. Los curas de la época se distinguían por mujeriegos, e Hidalgo distaba mucho de ser una excepción. Parece que en Valladolid tomó por amante a una muchacha llamada Guadalupe, quien después fue monja carmelita; sin duda vivió con Manuela Ramos Pichardo, con quien tuvo dos hijos. En un viaje a Guanajuato procreó otro hijo con Bibiana Lucero. Más adelante se amancebó con Josefa Quintana, que le dio dos nuevos retoños. Se dice que también sostuvo amoríos con otra mujer, llamada María Manuela Herrera, y hasta con la famosa Güera Rodríguez.

44

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Fernando VII Era hijo de Carlos IV, con quien mantuvo muy malas relaciones: ya como príncipe de Asturias conspiró contra su padre. Ello no le impidió encabezar el motín de Aranjuez, con el que arrebató el trono a Carlos IV y derribó a Godoy del poder (1808). Fernando, que había mantenido contactos con Napoleón a lo largo de sus conspiraciones, se encontró en aquel mismo año con que el emperador invadía España; lo hizo apresar y conducir a Bayona (Francia); allí le obligó a devolver la Corona a Carlos IV, sólo para forzar que este abdicara en favor del propio hermano del emperador, José I (Pepe Botella).


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

En cuanto a su vida profesional, en 1793, cuando estaba por cumplir 40 años, lo trasladaron a la parroquia de San Felipe Torresmochas, Guanajuato, que producía 6 mil pesos anuales, 2 mil más que la de Colima. Aun en el aislado San Felipe, Hidalgo se las arregló para crear un mundo a su gusto. En el curato, con una orquesta formada por él mismo, daba frecuentes bailes en los que solía ser el primero en sacar pareja. Organizaba tertulias, promovía paseos campestres y dirigía representaciones teatrales con obras de Racine y Molière; durante una de estos convivios sedujo a la actriz Josefa Quintana. En el pueblo llamaban “la Francia chiquita” a la casa cural, pues Francia era sinónimo de desparpajo elegante. En agosto de 1803, cuando ya había cumplido los 50 años, Hidalgo fue trasladado a Dolores, Guanajuato, un pueblo de mayor importancia que San Felipe, con 15 mil habitantes y cuyo curato redituaba la cuantiosa suma de entre 8 mil y 9 mil pesos anuales. Con la mudanza se acabaron los apuros económicos. Hidalgo volvió a organizar tertulias, bailes y paseos. Ocupaba gran parte de su tiempo en leer a los tratadistas españoles del siglo XVI, muy avanzados en ideas, y a los filósofos franceses. Sobre todo, puso gran entusiasmo en organizar industrias. Para atender estos asuntos consiguió que un vicario, el padre Francisco Iglesias, desempeñara el trabajo eclesiástico a cambio de la mitad de lo que producía el curato. Entonces Hidalgo abrió una alfarería que llegó a competir con las de Puebla por la belleza de su producción y en la que él mismo se inició como diseñador de piezas de cerámica; puso en marcha curtidurías en las que muchos han visto un posible origen de la industria zapatera de León y, simultáneamente, impulsó la creación de carpinterías, herrerías, telares, un apiario, viñedos e instalaciones para la explotación del gusano de seda.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Hidalgo,la historia jamás contada, de Antonio Serrano (2010).

Fuente: Armando Ayala Anguiano, La epopeya de México

Manos a la obra Contesta las siguientes preguntas. 1. ¿Cuál es la principal diferencia que encuentras entre la imagen clásica del cura Hidalgo y la verdadera?

2. ¿Qué opinión tienes de la vida que llevó el cura Hidalgo a pesar de ser sacerdote?

45


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

Inicio de la Guerra de Independencia

Explora lo que sabes Contesta las siguientes preguntas y coméntalas con tus compañeros. 1. ¿Qué pintura o edificio te recuerda el movimiento de Independencia?

2. Anota por lo menos una anécdota o historia que conozcas del movimiento de Independencia.

PALABRAS FAMOSAS “Sin importar el tamaño de la ciudad o pueblo en donde nacen los hombres o las mujeres, ellos son finalmente del tamaño de su obra, del tamaño de su voluntad de engrandecer y enriquecer a sus hermanos.” Ignacio Allende

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

3. Describe las actividades que se realizan en tu localidad el 15 y el 16 de septiembre.

Incrementa tus conocimientos Se enciende la llama insurgente Alrededor de las dos horas del 16 de septiembre de 1810, el subteniente Juan de Aldama se apeó de un jadeante caballo frente a la casa del cura de Dolores, Guanajuato: don Miguel Hidalgo y Costilla. Llamó al portón y pidió a los criados que despertaran al capitán Ignacio Allende, quien se encontraba de visita en el curato. Aldama expuso apresuradamente el motivo de su visita: la conspiración de la que formaban parte todos ellos había sido descubierta. Traía la noticia de San Miguel el Grande, el pueblo a cuyo regimiento pertenecían Allende y el mismo Aldama. Ellos organizaban juntas secretas y viajaban a la Ciudad de México, Querétaro, Guanajuato, San Luis Potosí y Celaya para ganar adeptos y preparar el plan de insurrección. Los aliados más importantes eran el corregidor de Querétaro, Miguel Domínguez, y su esposa Josefa Ortiz, que montaron como pantalla una academia literaria para encubrir las juntas donde conspiraban. El capitán Allende había sido al comienzo el cabecilla del movimiento, hombre de 40 años de edad, hijo de un acaudalado comerciante vasco que le heredó una soberbia casona ubicada a un costado de la parroquia de San Miguel

46

Miguel Hidalgo y Costilla Nacido en 1753 en la Hacienda de Corralejo, desde muy joven desarrolló una clara vocación y amor por el conocimiento. Estudió en el Colegio de San Nicolás, en Valladolid (la actual Morelia). Se recibió de bachiller en letras, en artes y en teología. Fue ordenado sacerdote en 1778 y su ascenso en el colegio de San Nicolás fue meteórico: entre 1776 y 1792 fue catedrático, tesorero, vicerrector, secretario y rector. Por si fuera poco hablaba con fluidez italiano, francés, purépecha, otomí y náhuatl.


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

y una fortuna considerable. Era apuesto, vigoroso y con fama de valentón, excelente caballista, aficionado a los toros, al juego y a las mujeres. La fecha del levantamiento había sido fijada para el 2 de octubre y no se habían concluido los preparativos. Al parecer, los conjurados eran casi todos criollos domiciliados en las ciudades y los pueblos del Bajío. El movimiento necesitaba un líder moral que ganara adeptos a la causa y a quien el pueblo siguiera: ese hombre era Miguel Hidalgo y Costilla. La invitación para unirse al movimiento se la hizo Ignacio Allende en mayo de 1810, y si la revuelta tenía éxito el líder sería sin lugar a dudas Allende. Pero las cosas no siempre salen como se planean. Cuando les dieron la noticia de que la conspiración había sido descubierta, el capitán Allende sugirió escapar y reunirse semanas más tarde para ver cómo se desencadenaban los acontecimientos. Hidalgo ignoró lo dicho por Allende y aconsejó dar comienzo al levantamiento de inmediato. Todos aceptaron la iniciativa del cura e Hidalgo, de manera espontánea, se convirtió en el líder del movimiento. Allende quedó relegado a segundo plano, cosa que no le agradó para nada. Cerca de las cinco de la mañana del domingo 16 de septiembre, Hidalgo se encaminó a su parroquia, subió las escalinatas y ordenó llamar a misa con repiques, entonces empezaron a aparecer los rancheros que deseaban asistir a la misa dominical. Minutos después ya se habían congregado frente a la iglesia unos 600 hombres llegados a pie, a caballo o en burro, pues era día de mercado. En algún momento apareció Hidalgo para lanzar teatralmente su histórico grito. Acerca de lo que dijo existen varias versiones, ninguna de las cuales coincide con lo que se pregona en las tribunas patrióticas la noche del 15 de septiembre (desde luego, es imposible que haya rematado su arenga con la frase “iViva México!”, ya que él llamaba América al país). La mayoría de los investigadores coinciden en que fue: “¡Viva la Independencia!”, “!viva Fernando VII!”, “viva la Virgen de Guadalupe!” y “¡muera el mal gobierno!”. Medio millar de hombres recibieron con aclamaciones el llamamiento y se armaron de palos, piedras y lanzas que habían fabricado los obreros de Hidalgo. Se les unió Abasolo con sus milicianos y para las nueve de la mañana todos marchaban ya por el camino de San Miguel el Grande. Hacia el mediodía, cuando la columna pasaba por el santuario de Atotonilco, el cura tuvo la genial inspiración de tomar el estandarte de la Virgen de Guadalupe que allí se venera y lo dio como insignia a su ejército. Con esto, el grito de guerra de los sublevados pasó a ser: “¡Viva la Virgen de Guadalupe y mueran los gachupines” (lo que equivalía a decir: “Mueran los herejes extranjeros aliados del ateo Napoleón”). Al identificar la política con la lucha religiosa y sumarle la xenofobia inculcada a los rebeldes por los propios españoles, Hidalgo encontró una fórmula que tendría efectos explosivos. Aquella gente habituada a “obedecer y callar” y no inmiscuirse en los altos asuntos del gobierno, no vacilaba en jugarse la vida por defender su religión, amenazada por los herejes extranjeros. La idea prevaleciente de que se rebelaron para defender sus derechos de la explotación colonialista no pasa de ser un cuento: para comenzar, ni siquiera sabían que los tenían. La gente se fue uniendo al movimiento en los días posteriores: los 600 hombres que habían salido de Dolores cuando pasaron por Celaya se habían convertido en un ejército de más de 20 mil. La incorporación a la lucha armada cambió por

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Ignacio Allende Nació en San Miguel el Grande (hoy de Allende), Guanajuato. Era militar de carrera, pero al ser de origen criollo (es decir, hijo de españoles nacido en la Nueva España) simpatizó con las ideas independentistas que empezaron a difundirse en México desde 1808. Fue de los principales cabecillas del movimiento de Independencia junto a Hidalgo. Fusilado el 26 de junio de 1811 en Chihuahua, colgaron su cabeza en una jaula en una de las esquinas de la Alhóndiga de Granaditas.

47


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

completo el sentido de la Independencia. Los criollos tenían como plan aprehender a los españoles y establecer un gobierno propio, pero el movimiento se convirtió en popular con tintes religiosos, algo que no estaba en los planes originales. El objetivo final de la marcha era la Ciudad de México. Ir directamente hacia allá implicaba pasar por Querétaro, donde había una fuerte concentración militar, y por ello Hidalgo decidió apoderarse primero de Guanajuato; en aquella rica ciudad podría conseguir abundantes recursos. A las nueve de la mañana del 28 de septiembre el cura estaba en las afueras con 20 mil infantes mestizos e indios armados de garrotes, lanzas y hondas, así como rancheros de a caballo que llevaban lazos y machetes. Hasta entonces la marcha se realizó sin derramamiento de sangre. Hidalgo levantaba a su paso tales multitudes que las autoridades se convencían de la inutilidad de oponérsele y se rendían. Quizá creyó que en Guanajuato iba a repetirse la historia. Pero a las 11 de la mañana su ex amigo el intendente Riaño le comunicó su decisión de defender a sangre y fuego la ciudad, a pesar de que Hidalgo lo amenazó con degollar a los cientos de gachupines que le servían de escudos humanos si los sitiados oponían resistencia. Riaño se había refugiado junto con 500 hombres en la Alhóndiga de Granaditas, un formidable edificio-fortaleza utilizado para almacenar alimentos destinados al consumo local. Los insurgentes se enfrentaban a su primera batalla. Desde la azotea y las ventanas los españoles repelían el ataque con fusiles, mientras los seguidores de Hidalgo lo hacían con piedras. Enfurecidos, los sitiadores procedieron a quemar el portón principal de la alhóndiga y un gentío sediento de venganza penetró al edificio. Centenar y medio de españoles y muchos soldados que trataron de presentar oposición o defenderse fueron degollados por la turba.

La leyenda del Pípila

Un joven del pueblo, Juan José de los Reyes Martínez, el Pípila, barretero de la mina La Valenciana, con una losa en las espaldas para protegerse de las balas disparadas desde la azotea, incendió con una tea la puerta de la Alhóndiga de Granaditas, en Guanajuato. El triunfo fue completo. En unas cuantas palabras el redactor de este texto nos proporciona uno de los grandes mitos de la historia de la Independencia, aunque, a decir verdad, sus líneas inevitablemente obligan a la suspicacia: ¿acaso el Pípila era un ser monstruoso, pues tenía dos o más “espaldas”? ¿La puerta de la Alhóndiga de Granaditas estaba tan seca o era de ocote y por ello bastó una sola tea para que cediera ante el fuego? ¿Era el Pípila el Sansón de los insurgentes? Por último, ¿qué hacía en tan incómodo lugar este personaje? Entonces, ¿quién fue Juan José de los Reyes Martínez? Se sabe que este nombre apareció de manera milagrosa y que no hay datos fidedignos sobre él: la historia oficial dice que era minero mientras los escritores gobiernistas han sostenido que era amigo del intendente Riaño, a quien traicionó sin remordimientos, por su parte la historia oficial lo muestra como un hombre pobre y alejado de las autoridades. En resumen, nadie sabe a ciencia cierta quién era el Pípila. Fuente: Francisco Martín Moreno, 100 Mitos de la Historia de México

48

PALABRAS FAMOSAS “El indulto es para los criminales, no para los defensores de la patria.” Miguel Hidalgo y Costilla


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

Los sobrevivientes de la masacre, desesperados, pedían la capitulación, incluso arrojaban dinero por las ventanas, pero en vano rogaron por el perdón de sus vidas. La matanza de gachupines en Granaditas había tenido como efecto inesperado el de hacer que los peninsulares empezaran a ver con respeto a los rebeldes. Hidalgo dejó en la alhóndiga 247 presos gachupines y ordenó proseguir el avance hacia Valladolid. La gente sencilla veía en el cura a un enviado de dios con la misión de castigar a los tiranos. Los rancheros le besaban la mano y decían que obraba por órdenes directas de la Virgen de Guadalupe. Otros se referían a él como Señor Virrey y manifestaban que después de instalarlo en su trono regresarían a sus pueblos a disfrutar del premio que les concediera. Ganó simpatías pues les daba licencia para practicar el pillaje. Oleadas humanas siguieron sumándose a la masa rebelde hasta que se presentó en las afueras de Valladolid con 60 mil hombres y 38 rehenes españoles, el 17 de octubre, un mes y un día después del grito de Dolores. Un punto de fricción residía en el hecho de que Allende seguía empeñado en formar una junta que gobernara a nombre de Fernando VII, en tanto que Hidalgo, aunque no descartaba al monarca, sólo por excepción lo mencionaba en las proclamas. Pero diversos indicios hacen suponer que acabó queriendo erigirse en soberano. Desde Valladolid empezaron a darle el título de “excelentísimo capitán general de los ejércitos americanos”, pues para su séquito la Nueva España debía reinar sobre todo el continente. El 29 de octubre los insurrectos ocuparon Toluca sin encontrar resistencia. El 30 de octubre a las ocho de la mañana en el Monte de las Cruces tuvo lugar la batalla entre el numeroso ejército insurgente y el disciplinado ejército realista comandado por Torcuato Trujillo. Después de un duro encuentro, a las seis de la tarde Trujillo reunió a sus tropas y huyó del campo de batalla. La capital estaba a la mano y también la victoria. Las autoridades virreinales tenían miedo de que los insurgentes tomaran la Ciudad de México. Sin embargo, de último momento Hidalgo no quiso avanzar: de manera inexplicable ordenó la retirada, una decisión increíble. La Guerra de Independencia se pudo acabar antes de finalizar ese año, pero esa decisión cambió el rumbo de la historia. Ninguna de las investigaciones es concluyente al respecto. Algunos afirman que la retirada obedeció al temor que abrigaba el generalísimo de que la plebe se entregara a un saqueo y una degollina general si tomaba a sangre y fuego la capital, como ya había ocurrido en Guanajuato. Esto es obviamente falso, porque Hidalgo permitió después carnicerías mayores sin conceder importancia al asunto (en Guadalajara ordenó ejecutar a 300 españoles sin motivo aparente y sin proceso alguno). Otra versión señala que el virrey Venegas amenazó con matar a los familiares de Hidalgo que se encontraban en la ciudad.

MITO Y VERDAD “Josefa Ortiz de Domínguez participó activamente en favor del movimiento independentista” El mayor logro de esta mujer fue haber contraído matrimonio con un hombre importante. No tuvo características heroicas de ningún tipo y las que se le atribuyen son invenciones carentes de pruebas. Se le llama Corregidora, lo que trasmite la idea falsa de una mujer inmersa en la política, que tomaba decisiones trascendentales. Sólo era corregidora porque su matrimonio la unía a un corregidor. Se le atribuye haber alertado a Hidalgo sobre su inminente detención, lo que obligó al cura de Dolores a adelantar la lucha de independencia. No existe ninguna evidencia histórica de que esto haya sucedido, pero las especulaciones sobran.

El final de los primeros insurgentes La retirada de Cuajimalpa tuvo el resultado previsible: desmoralizadas, las filas insurgentes se redujeron todavía más por las deserciones. Pasaron a Toluca y cerca del pueblo de Aculco los interceptó el ejército realista que avanzaba en defensa de la capital: 7 mil hombres bien pertrechados cuya sola presencia propagó el pánico en las filas insurgentes; abandonando armas y municiones, alimentos, equipajes, documentos, caballos y mulas, al oír los primeros disparos se dispersaron en todas las direcciones.

49


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

Después de la derrota, las diferencias entre Hidalgo y Allende ya eran irreconciliables y decidieron tomar caminos diferentes. Así, mientras Allende se dirigía a Guanajuato, Hidalgo se desprendió de la columna insurgente y tomó el camino de Valladolid. El 11 de noviembre llegó a Guadalajara (entonces una ciudad de 20 mil habitantes), que se le rindió sin disparar un tiro. El ejército insurgente distaba mucho de ser un modelo de organización militar, pero sin duda estaba mejor preparado que la chusma que combatió en el Monte de las Cruces. Sintiéndose amo de la situación, Hidalgo asistía a numerosos bailes celebrados en su honor y a menudo se le veía acompañado de una hermosa jovencita. El aroma del triunfo se le subió a la cabeza: usaba ropas lujosas, andaba siempre rodeado de pajes y guardias y sus subalternos le daban el tratamiento de Alteza Serenísima. Los desplantes de Hidalgo se hicieron legendarios. Sin embargo, también dejó grandes obras para la posteridad, por ejemplo extinguió los tributos y abolió la esclavitud. Mientras tanto, el realista Calleja y sus lugartenientes procuraban reforzar sus posiciones esparciendo el terror. En Guanajuato ordenó degollar 14 mil indígenas para ahorrar municiones. Arrasaban pueblos sospechosos de simpatizar con los insurgentes y escogían a uno de cada cinco o de cada diez habitantes de tales pueblos para fusilarlos. El 17 de enero de 1811 se llevó a cabo la Batalla del Puente de Calderón, a 44 kilómetros de Guadalajara. El ejército insurgente, con 100 mil hombres y parapetado en lo alto de las colinas y los cerros cercanos, combatió durante seis horas contra las fuerzas de Calleja, que sumaban apenas 7 mil hombres magníficamente entrenados. Los realistas volaron un depósito insurgente de pólvora y municiones y acabaron haciendo huir al enemigo, además el pasto del terreno se prendió fuego, el humo los cegó y Calleja ordenó avanzar a tiros. La derrota de Hidalgo y sus seguidores se consumó. Derrotados y con los ánimos por los suelos, los insurgentes emprendieron camino al norte. Les tendieron una trampa: supuestamente en Acatita de Baján los recibirían con honores, pero Ignacio Elizondo los estaba esperando con sus tropas; Allende intentó defenderse, pero fue fácilmente inmovilizado. Minutos después Hidalgo caía en la trampa. Luego, los hombres de Elizondo atacaron por sorpresa a los de la retaguardia, quienes huyeron o fueron hechos prisioneros. Corría el 21 de marzo de 1811, apenas habían trascurrido seis meses y cinco días desde aquella revuelta en Dolores. Los prisioneros fueron conducidos a Monclova y posteriormente a Chihuahua, donde se les sometió a juicio. Aunque Allende, Aldama y Jiménez declararon hasta lo último ser partidarios leales de Fernando VII, fueron encontrados culpables del delito de rebelión, fusilados y decapitados en distintas fechas. Abasolo conservó la vida a cambio de declarar contra sus compañeros, pero fue deportado a España. Hidalgo aceptó plenamente su responsabilidad; reconoció que se había dejado arrastrar por un frenesí. Lo fusilaron el 30 de julio y posteriormente lo decapitaron. Las cabezas de los cuatro caudillos principales, metidas en jaulas de hierro, fueron colocadas en cada una de las esquinas de la Alhóndiga de Granaditas, y allí permanecieron en exhibición durante 10 años como escarmiento.

50

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA Félix María Calleja Antes de ser nombrado virrey de la Nueva España, tuvo la encomienda de combatir a los insurgentes durante las primeras etapas de la Guerra de Independencia. Excelente militar, a Hidalgo lo venció en la Batalla del Puente de Calderón en 1811, pero no pudo derrotar a Morelos, quien logró humillarlo al resistir heroicamente en Cuautla durante 72 días en 1812. Ocupó el gobierno de la Nueva España de marzo de 1813 a septiembre de 1816 y desde el poder ordenó la persecución, captura y fusilamiento de Morelos, que finalmente ocurrió en diciembre de 1815.


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

Manos a la obra 1. En pequeños equipos, encuentren y mencionen a dos personajes de la historia universal y uno de la ficción literaria que se asemejen a Miguel Hidalgo por sus características y hazañas.

2. A partir de la lectura anterior completa el siguiente cuadro.

Lo positivo del movimiento de Independencia

Lo negativo del movimiento de Independencia

Si tu estado quisiera independizarse de México, ¿estarías de acuerdo o en contra? ¿Por qué?

José María Morelos y Pavón, el continuador de la lucha

Explora lo que sabes Contesta las siguientes preguntas. 1. ¿Qué sabes sobre José María Morelos y Pavón?

PALABRAS FAMOSAS “Me tendré por muy honrado con el epíteto de humilde siervo de la nación.” José María Morelos y Pavón

2. ¿Quién crees que gestó la Independencia de México: los españoles o los mexicanos, y qué razones tuvieron para hacerlo?

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Morelos, el espíritu que liberó a un pueblo, de Antonio Serrano (2012).

51


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

Incrementa tus conocimientos El gran estratega militar José María Morelos y Pavón nació en Valladolid en 1765. En la fe de bautismo figura como criollo a pesar de que no lo era. Su padre, Manuel Morelos, era de ascendencia indígena. En el Virreinato era frecuente entregar a los sacristanes o a los sacerdotes un soborno para que le dieran a los recién nacidos una categoría más alta en la escala racial. Gracias a este recurso algunos individuos se libraban de ser registrados en el “padrón de infamia”. En su juventud trabajó como labrador en una hacienda propiedad de un hermano de su padre, y más tarde fue arriero. En 1790 ingresó a estudiar al Colegio de San Nicolás, en la época en que Hidalgo fue rector de esa institución, y dos años después se cambió al Seminario Tridentino para estudiar latín. En 1797 fue ordenado sacerdote; a pasar de serlo, tuvo amoríos con una mujer llamada Brígida Almonte, con quien procreó un hijo llamado Juan Nepomuceno Almonte. Con el tiempo le fueron asignados varios curatos en pueblos donde pudo apreciar la situación de pobreza de sus habitantes indígenas. Durante 11 años Morelos trabajó como cura y juez eclesiástico en la parroquia de Carácuaro, hasta que en octubre de 1810 Hidalgo lo comisionó como lugarteniente para que reclutara refuerzos en la costa sur del país. Cuando se creó la Junta de Zitácuaro, Morelos ya había realizado con éxito su primera campaña militar en la porción norte del actual estado de Guerrero, a la que siguieron otras en las que demostró sus grandes dotes de estratega; leía los manuales prusianos de guerra y los trataba de adaptar a las condiciones de sus hombres. Célebres fueron el sitio de Cuautla y la toma de pueblos de Oaxaca y Puebla. Al apropiarse de varias plazas importantes se constituyó en un enemigo mucho más temible de lo que suponían los jefes realistas. La participación de Morelos en el movimiento insurgente no fue sólo de índole militar, pues cumplió además un importante papel político. El 14 de septiembre de 1813, en plena guerra, dio lectura al célebre documento conocido como Los Sentimientos de la Nación, en el que proclamó la independencia absoluta de España y estableció que se adoptaría una forma de gobierno representativa, con división de poderes en ejecutivo, legislativo y judicial. Prohibía también para siempre la esclavitud y la división de la población en castas, sustituía los tributos por el impuesto único de 5% sobre las ganancias de cada individuo, decretaba que los empleos debían ser sólo para los americanos y que no se admitirían extranjeros a menos que fuesen artesanos capaces de instruir. También declaraba que habrían de promulgarse leyes destinadas a moderar la opulencia de los ricos y la indigencia de los pobres, así como mejorar sus costumbres y alejarlos de la ignorancia. En este documento quedó muy claro que, sin importar que los franceses continuaran usurpando la Corona española, o incluso si llegaba a regresar el rey de España, la América Mexicana sería una nación independiente. El principio del fin para el cura Morelos llegó cuando enfrentó a los realistas comandados por Ciriaco del Llano y Agustín de Iturbide, quienes le propinaron una dolorosa derrota; para colmo, sus hombres en plena oscuridad se confundieron y comenzaron a disparar contra ellos mismos. En pocas palabras, debacle total: el terreno quedó tapizado de cadáveres insurgentes. El Congreso de Chilpancingo (conformado para sustituir a la Junta de Zitácuaro) tuvo que huir de un

52

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

José María Morelos y Pavón Su vocación no era la vida religiosa, pero se inició en ella debido a que uno de sus familiares había dejado recursos para que se formara en el sacerdocio. Nacido en Valladolid (hoy Morelia, llamada así en su honor), en 1790 ingresó al Colegio de San Nicolás, del que era rector Miguel Hidalgo y Costilla. Quizá su hecho de armas más conocido sea el haber roto el sitio de Cuautla luego de 72 días de encontrarse rodeado por las tropas realistas. Fue capturado el 5 de noviembre de 1815 y fusilado el 22 de diciembre del mismo año en San Cristóbal Ecatepec, en el Estado de México.


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

lugar a otro hasta establecerse en Apatzingán, donde el 22 de octubre de 1814 se promulgó la Constitución inspirada en Los Sentimientos de la Nación. Aunque nunca pudo entrar en vigor, es considerada como la primera carta magna mexicana. En los siguientes meses Morelos participó en algunas campañas militares… y perdió la mayoría de ellas. Fue designado para proteger a los miembros del Congreso que se dirigían a Tehuacán, Puebla, después cayó preso de las fuerzas realistas en noviembre de 1815 y fue trasladado a la Ciudad de México, donde lo sometieron a un doble proceso, eclesiástico y civil. El 22 de diciembre de 1815 fue sacado de su prisión en la Ciudadela; antes de esto comió un caldo de garbanzo y se fumó un puro. Al llegar a la Villa de Guadalupe pidió permiso para rezar un momento. Continuaron hasta San Cristóbal de Ecatepec en donde, de rodillas y con el crucifijo en la mano, fue fusilado.

La consumación de la Independencia Así como la invasión napoleónica de España en 1808 fue el antecedente directo de los primeros movimientos emancipadores en triunfo, la promulgación de la Constitución de Cádiz fue un hito de la democracia en la Península Ibérica. En 1812 las Cortes Generales de España, en plena intervención francesa, aprobaron esta Constitución que declaraba la igualdad jurídica y política de todos los habitantes de los dominios españoles; por ejemplo, abolía el tributo de los indígenas e implantaba la libertad de imprenta. España dejaba de ser una monarquía absoluta para convertirse en una monarquía constitucional con división de poderes y límites al poder del monarca. Pero en 1814 Fernando VII regresó al trono español, de inmediato abolió la Constitución y reinstauró el absolutismo. En 1820 el coronel Rafael de Riego restableció con un movimiento armado la Constitución de Cádiz y el rey Fernando VII fue obligado a jurar la nueva ley. A los peninsulares avecinados en estas tierras no les gustó para nada la idea, ya que significaba el fin de sus privilegios y les daría más juego a los criollos y mestizos. De ninguna manera los aceptarían. Irónicamente, la única solución era independizarse de España: sí, los españoles que con todas sus fuerzas se habían opuesto a la Independencia ahora la querían a toda costa. Todo esto reforzó los movimientos independentistas en la Nueva España. Para los españoles ricos, comerciantes adinerados, altos burócratas y sobre todo clérigos de alto rango era inaceptable que desapareciera la Inquisición, que se aboliera el fuero eclesiástico, que se redujera el valor de los diezmos, que se subastaran los bienes del clero y que se permitiera la pérdida de su influencia y del poder político y militar que habían disfrutado durante los trescientos años de dominación española. Muchos de ellos se reunieron en el templo capitalino de La Profesa, liderados por el canónigo Matías Monteagudo, exjefe de la Inquisición, para armar un plan de independencia de España, establecer una monarquía absoluta en México, prohibir la Constitución de Cádiz y dejar el poder en manos del virrey Apodaca. Lo único que impedía el establecimiento de la monarquía absoluta en México era la guerra que todavía se libraba en el sur de México con Vicente Guerrero. Para ello, el virrey Apodaca se puso en contacto con un enemigo de los insurgentes: el realista Agustín de Iturbide, a quien entre otras cosas le prometieron a la famosa Güera Rodríguez como amante. Agustín, encantado de la vida, aceptó el trato. Otra versión histórica sostiene que esta bella mujer lo persuadió para

DATO IMPORTANTE La actual bandera tricolor es una creación de Agustín de Iturbide. Él seleccionó los colores y el orden en que se presentarían. Estableció una ley para que no fuera modificada y adoptara siempre los colores verde, blanco y rojo. Iturbide ordenó al sastre José Magdaleno Ocampo que confeccionara una bandera con franjas dispuestas de manera diagonal y con una estrella en cada una de ellas. En primer lugar la franja blanca, que significa la pureza de la religión católica; en el centro la de color verde, que representa la independencia; y como tercera la franja roja, símbolo de la unión entre americanos y europeos.

53


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

que se integrara a las conspiraciones de la iglesia de La Profesa, templo ubicado enfrente de la casa de la Güera Rodríguez. El 16 de noviembre de 1820 instaló su cuartel en Teloloapan y, después de varios encuentros armados sin mayor trascendencia militar entre Iturbide y las tropas insurgentes encabezadas por Guerrero (como los de Tlataya y el Espinazo del Diablo), el futuro emperador de México, brazo armado del clero, decidió cambiar la estrategia militar por la diplomática: Iturbide se acercó a Guerrero, a Nicolás Bravo y a Guadalupe Victoria por medio de sus cabilderos. Ya no recurriría a las armas para imponerse, sino a los verbos y los adjetivos. En un principio, Guerrero se negó a sostener conversaciones con un capitán realista; Guadalupe Victoria tampoco había sido derrotado en el campo de batalla, nunca se había rendido, y lo mismo ocurría con Nicolás Bravo. Guerrero aceptó sus planes: se creó un ejército conjunto, se propuso la formación de un congreso, se acordó el mantenimiento de los vínculos con España y se pactó la subsistencia de los privilegios eclesiásticos. Por supuesto, también se mantendría el fuero del clero y de los militares. El 24 de febrero de 1821, Iturbide proclamó el Plan de Iguala, que declaró la independencia de España y propuso la adopción de una monarquía moderada de acuerdo con una Constitución imperial mexicana, la cual se promulgaría en el futuro, e invitaría a Fernando VII o alguien de su dinastía para gobernar el nuevo país. Las élites celebraron la Independencia con bombo y platillo: el ejército, los comerciantes, el clero y la nobleza tanto criolla como peninsular festejaron escandalosamente la firma del Plan de Iguala, pues en él se hacía constar la autonomía de España y se establecía la exclusividad de la religión católica, “sin tolerancia de otra alguna”. ¿El clero? Satisfecho, contentísimo: el plan de Matías Monteagudo había salido como se esperaba. Ya sólo faltaba suscribir los Tratados de Córdoba el 24 de septiembre de 1821 y presenciar el desfile del Ejército Trigarante por las calles de la Ciudad de México el día 27 de ese mismo mes. Participaron entre 6 mil y 10 mil hombres, que fueron recibidos con aplausos. Las casas estaban adornadas con arcos de flores, las mujeres llevaban cintas y moños tricolores. Unas monjas de Puebla, deseosas de sumarse al homenaje nacional, inventaron en honor a Iturbide un suculento platillo, los chiles en nogada, con aderezo inspirado en la nueva bandera tricolor: una franja verde de perejil, una blanca de pulpa de nueces y una roja formada por granos de granada. Sin embargo el ejército estaba integrado principalmente por soldados realistas. ¿Y los rebeldes, los insurgentes? Los hombres de Guerrero pasaron casi inadvertidos. ¿Cómo aceptar un desfile encabezado por aquellos que habían fusilado a Hidalgo, a Allende y a Morelos? El ejército realista, enemigo de las causas republicanas y liberales, defensor a ultranza de la Colonia y de la dependencia de España, ¿festejaba el final del Virreinato y celebraba jubiloso el nacimiento del México nuevo? ¿Qué estaba detrás de este enorme teatro? Pues un gran egoísmo para defender los privilegios y las riquezas de la Iglesia católica. Nuestra independencia política era lo de menos. Terminaban así 300 años de dominación española. Después de 11 años de guerra, los campesinos, trabajadores de las minas y otros sectores explotados siguieron viviendo en condiciones semejantes a las que prevalecieron bajo dominio español.

54

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Agustín de Iturbide Originario de Valladolid (hoy Morelia), Agustín de Iturbide ingresó en su juventud al ejército realista. En las primeras etapas de la Guerra de Independencia se caracterizó por su crueldad contra los insurgentes, dejando una estela de muerte a su paso. Fue el gran vencedor de Morelos. El 27 de septiembre de 1821 entró victorioso a la Ciudad de México. Gracias a su popularidad y a ciertas condiciones establecidas en los Tratados de Córdoba se convirtió en emperador, pero su gobierno fue un fracaso. Lo fusilaron en Padilla, Tamaulipas, el 19 de julio de 1824.


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

La Güera Rodríguez María Ignacia Javiera Rafaela Agustina Feliciana Rodríguez de Velasco y Osorio Barba Jiménez Bello de Pereyra Hernández de Córdoba Salas Solano Garfias (1773-1851), mejor conocida como la Güera Rodríguez, fue una personalidad novohispana que escandalizó a todas las mujeres de su tiempo porque enamoraba a todos los hombres. En la lista de sus amoríos aparecen nombres como Simón Bolívar, Agustín de Iturbide, Ignacio Allende y Alexander von Humboldt. Tuvo tratos con Miguel Hidalgo y con toda seguridad se puede decir que esta mujer aportó su dinero (bueno, el de su marido) a la causa independentista. A petición suya, Agustín de Iturbide, jefe del Ejército Trigarante, desvió el desfile triunfal de sus tropas por la consumación de la Independencia para pasar frente a la casa de su famosa amante, ubicada en lo que es hoy la calle de Madero e Isabel la Católica. Mientras estuvo casada con José Jerónimo tuvo varias aventuras. En 1799 Simón Bolívar, en su camino hacia España, se detuvo en la Ciudad de México, conoció a la Güera y entabló con ella una relación sentimental. Poco tiempo después, otro personaje importante llegó a la Ciudad de México. En 1803 Alexander von Humboldt, naturalista alemán que había viajado por buena parte del mundo investigando la geología, la flora y la fauna de distintas regiones, vio a la Güera y también la quiso investigar; salían al campo que rodeaba la entonces pequeña ciudad para pasarse horas recolectando plantas, piedras y animales. José Jerónimo López de Peralta, su esposo, supo de estas relaciones y de muchas más, por ello la denunció con el cargo de haber roto el lazo matrimonial. Como las autoridades no pusieron mucha atención en el caso, José Jerónimo intentó matarla con una pistola, pero erró el tiro. Fue llevado a prisión y murió en 1805. A través de los años, la Güera siguió coleccionando hombres al por mayor. Sus últimos años de vida los dedicó a la devoción religiosa, en la Orden de los Franciscanos, hasta su muerte en 1850. Fuente: Artemio de Valle-Arizpe, La Güera Rodríguez

Manos a la obra 1. En equipos, investiguen y lean el texto completo de Los Sentimientos de la Nación. Anoten: ▶ Qué expectativas de Morelos se cumplieron y cuáles aún no.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Mina, viento de libertad, de Antonio Eceiza (1976).

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA Juan de O’Donojú Pasó a la historia por ser el último gobernante de la Nueva España y porque le tocó firmar los Tratados de Córdoba con Agustín de Iturbide, por medio de los cuales México obtuvo su independencia de la Corona española. Apenas logró gobernar tres meses. Al desembarcar en Veracruz, en julio de 1821 se percató de que el movimiento de Iturbide triunfaría sin lugar a dudas, por lo que decidió evitar un mayor derramamiento de sangre con la firma de los tratados.

55


1.3

LA CRISIS DEL ORDEN SOCIAL DEL MÉXICO CRIOLLO: PROCESO DE INDEPENDENCIA

▶ Cuáles de sus propuestas siguen vigentes y cuáles son anacrónicas (menciona por lo menos dos de cada tipo).

2. Tomando como referencia el papel de la Güera Rodríguez en el proceso de la Independencia, ¿hasta qué punto la vida íntima de los personajes históricos puede influir en el destino de un país entero? Discutan este asunto en grupos pequeños y anota tu conclusión.

3. Elabora una línea de tiempo desde el inicio de la Independencia el 16 de septiembre de 1810 hasta su consumación el 27 de septiembre de 1821. Anota diez de los hechos más relevantes.

56


Actividad integradora 1

Escribe un ensayo donde expreses tu postura sobre cómo el conocimiento de los hechos de la Conquista, la Colonia y la Independencia nos pueden ayudar a entender y mejorar la situación actual de México, en general, y en particular de tu comunidad. Procura que tu texto respete la siguiente estructura: ▶ Título. ▶ Introducción. ▶ Desarrollo. ▶ Conclusiones. ▶ Bibliografía. Te sugerimos recurrir a por lo menos tres autores recomendados en esta unidad.

Rúbrica de evaluación Ensayo histórico Título

Excelente

El título es atractivo, presenta claramente el contenido.

Satisfactorio

El título se relaciona el contenido.

Aceptable

Insuficiente

El título presenta el contenido de manera confusa.

El título no se relaciona con el contenido.

Introducción

Es orientada y concisa. Presenta el tema a desarrollar.

Está orientada, pero no es muy concisa al hablar del tema central.

Está orientada pero no es muy concisa, presenta los temas con poca profundidad.

Está orientada pero no es muy concisa al hablar del tema a desarrollar. La representación del contenido es mínima y presenta información imprecisa.

Desarrollo

Se demuestra el dominio del tema, la estructura es lógica y aparecen citas congruentes con el resto del escrito. El texto tiene como eje una postura clara y precisa del autor sobre el asunto central.

Se demuestra el dominio del tema, la estructura es lógica y aparecen citas congruentes con el resto del escrito. El texto tiene como eje una postura aceptablemente clara sobre el asunto central.

El texto presenta una estructura con cierta lógica, presenta los temas con poca profundidad y hay algunas inconsistencias entre las ideas expuestas.

No se demuestra el dominio del contenido, los temas se exponen sin profundidad y hay inconsistencias entre las ideas expuestas.

57


ACTIVIDAD INTEGRADORA 1

Ensayo histórico

Excelente

Satisfactorio

Aceptable

Insuficiente

Presentan conocimientos insuficientes, no hay congruencia entre ellas y las ideas expuestas en el texto. Manejo insuficiente de bibliografía y sin citas de obras recomendadas en la unidad de competencia I.

Conclusiones

Son claras, precisas y guardan plena congruencia con las ideas expuestas.

Son claras y guardan suficiente congruencia con las ideas expuestas.

Presentan conocimientos suficientes, pero hay algunas incongruencias con el resto del contenido.

Bibliografía

Manejo extenso de bibliografía y de citas bibliográficas de obras recomendadas en la unidad de competencia 1.

Manejo suficiente de bibliografía y de citas bibliográficas recomendadas en la unidad de competencia 1.

Manejo suficiente de bibliografía, pero no de citas de obras recomendadas en la unidad de competencia 1.

Autoevaluación Evalúa tu desempeño durante la unidad de competencia 1

¿Entendí cómo se formó el imperio azteca? ¿Comprendí cómo y por qué ocurrió la Conquista de México? ¿Identifiqué hechos concretos que explican la conquista espiritual por parte de los españoles? ¿Reconocí los sucesos clave que explican el movimiento de Independencia?

58

Al cien por ciento

En buena medida

Sólo hasta cierto punto

Muy poco o nada


2 UNIDAD DE COMPETENCIA

CRISIS SOCIPOLÍTICA, MOVIMIENTOS SOCIALES Y SOBERANÍA NACIONAL COMPETENCIAS ESPECÍFICAS • Relaciona e interpreta los procesos políticos y económicos globales que han modificado su realidad social y cultural del siglo XIX y a principios del siglo XX. • Valora y asume la responsabilidad de la preservación del patrimonio cultural. • Relaciona e interpreta los procesos políticos y económicos globales que han modificado su realidad sociocultural.


OBJETIVOS DE APRENDIZAJE • Reconocer algunas dificultades económicas, políticas y sociales de las primeras etapas del México independiente. • Identificar los conflictos que detonaron las primeras grandes amenazas a la soberanía nacional.

• Discutir el papel que desempeñaron liberales y conservadores en la conformación del Estado mexicano. • Identificar algunas de las principales aportaciones políticas de Benito Juárez durante su segundo periodo de gobierno. • Detectar las principales características del periodo de estabilidad política y económica conocido como Porfiriato.


2.1 1.2

Los problemas económicos, políticos y sociales para la organización del Estado nacional

Federalismo y centralismo

Explora lo que sabes Investiga en pareja la extensión del territorio nacional en 1821, cuando se consumó la Independencia. Después, ilustra en el mapa de la actual república mexicana los territorios de entonces que ya no pertenecen al país.

62

Reconocerás algunas dificultades económicas, políticas y sociales de las primeras etapas del México independiente.


2.1

LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS, POLÍTICOS Y SOCIALES PARA LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO NACIONAL

Incrementa tus conocimientos Primeros gobiernos independientes La proclamación de la independencia mexicana se había logrado con el firme apoyo que las clases sociales económicamente fuertes, principalmente el clero, le confirieron a Iturbide, y con la aceptación de Juan de O’Donojú, un enviado de España inclinado hacia el liberalismo. El cambio de gobierno era solamente de forma, más no de fondo: se rompían las ataduras con la metrópoli, pero se mantenía intacta la situación interna. La estructura socioeconómica y también la política permanecían inalterables, situación que agudizó los conflictos. Cuando llegó la noticia de que las cortes españolas habían declarado nulo e ilegítimo el Tratado de Córdoba (febrero de 1822) y por consiguiente se negaban a reconocer la independencia de México, se hizo manifiesto el odio contra los peninsulares y, por supuesto, contra los borbonistas. Entonces, los iturbidistas creyeron propicia la ocasión para exaltar los ánimos del pueblo en favor de la elección de un monarca mexicano surgido del mismo movimiento de Independencia, capaz de vengar el rechazo de Fernando VII al pueblo mexicano. En aquel momento, para la nueva nación no había héroe más grande que Iturbide. El primer Congreso mexicano fue instalado el 24 de febrero de 1822 y con ello comenzó la historia del poder Legislativo en México. La noche del 18 de mayo de ese mismo año uno de los hombres de confianza de Iturbide, el sargento Pío Marcha, organizó una manifestación con los primeros acarreados de la historia nacional; hicieron repicar las campanas de las iglesias de la Ciudad de México y lanzaron salvas de artillería. Llegaron a la casa del libertador y llenaron la calle. Iturbide, orquestador del plan, dio la impresión de que no sabía nada y se la pasó “meditando” la decisión de ceder al clamor popular que le pedía convertirse en emperador de México. Después de algunos minutos de analizar la situación, no le quedó otra que “sacrificarse” por el bien de la nación. Salió de su casa, el pueblo lo llevó al Congreso y este avaló la proclamación; para el 21 de julio lo estaban coronando en la catedral. Vicente Guerrero le organizó una fiesta y hasta le besó la mano. Guadalupe Victoria, en cambio, prefirió “irse a vivir entre las fieras antes que ser ingrato y perjudicial para la patria”. De este modo, Iturbide se convirtió en el primer gobernante del México independiente, aunque el nombre oficial fue el de Imperio Mexicano. Sin embargo esta elección no fue legal, ya que el reglamento del Congreso exigía un quórum de 101 diputados para votar cualquier cosa; Iturbide fue elegido por 67 votos a favor, mientras 15 de los integrantes manifestaron su deseo de consultar con las provincias. De todas maneras la confirmación del Congreso se llevó a cabo en la catedral para evitar problemas. El pueblo mexicano, o al menos los habitantes de la capital у de las provincias más cercanas e importantes, respaldó la proclamación de Iturbide como emperador de un enorme territorio (4 millones 400 mil km2): comprendía desde California hasta el istmo de Panamá. El gobierno de Iturbide fue un desastre. Otorgó títulos nobiliarios a sus familiares, dilapidó el escaso dinero de las arcas públicas y se otorgó un sueldo de 120 mil pesos anuales (algo exorbitante para la época), además se dio un regalo de un millón de pesos por ser el monarca y obsequió grandes extensiones de tierra en Texas. Después de todo esto entró en conflicto con el Congreso, algunos de cuyos integrantes proponían la república como forma de gobierno; para estos

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Miguel Fernández Félix (Guadalupe Victoria) Fue el mejor ejemplo de la admiración y devoción que tenían las tropas insurgentes por la Virgen de Guadalupe. Luego de la toma de Oaxaca (1812), Miguel Fernández Félix, miembro del ejército de Morelos, decidió cambiar su nombre por el de Guadalupe Victoria para agradecer a la Virgen el triunfo sobre las fuerzas realistas. Victoria fue de los insurgentes que se mantuvieron en pie de lucha después de la muerte de Morelos. Cuando Iturbide organizó el Ejército Trigarante aceptó unirse a sus filas para consumar la Independencia.

63


2.1

LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS, POLÍTICOS Y SOCIALES PARA LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO NACIONAL

legisladores el modelo a seguir era Estados Unidos. Por todos lados se conspiraba, por ejemplo las logias masónicas (desde la clandestinidad) buscaban establecer la república. Como todo mundo intrigaba, Iturbide mandó encarcelar a algunos de sus opositores y disolvió el Congreso en noviembre de 1822. Ante esas circunstancias, se veía venir un golpe de Estado. De esta acción habría de encargarse Antonio López de Santa Anna, un joven veracruzano de reconocido prestigio militar en su región y gobernador de la misma; acababa de tomar en San Juan de Ulúa el último baluarte español, y por ello se creía merecedor de un reconocimiento que Iturbide se negó a otorgarle. El 2 de diciembre de 1822 Santa Anna se levantó en armas pronunciándose a favor de la república, apoyado en un plan que declaraba nula la proclamación de Iturbide como emperador y postulaba un nuevo Congreso constituyente. El 1 de febrero siguiente se firmó el Plan de Casa Mata, que sólo añadía a los puntos anteriores la prohibición de atentar contra la voz del emperador.

Primera república federal y la Constitución de 1824 El 7 de noviembre de 1823 se inauguró el Congreso constituyente integrado en su mayoría por federalistas, encabezados por Miguel Ramos Arizpe, quienes lograron imponerse sobre los diputados centralistas, cuyo líder era fray Servando Teresa de Mier. El 31 de enero de 1824 fue aprobada la primera Acta Constitutiva de la Nación Mexicana, que adoptaba la forma de república representativa, popular y federal. El 5 octubre del mismo año se publicó la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos, la cual, aparte de su semejanza en el nombre, establecía una forma de gobierno similar al de la confederación de estados anglosajones. La Constitución de 1824 consagraba el principio de la soberanía nacional y establecía la división de poderes señalando las facultades de cada uno. El poder Legislativo se depositaba en una cámara de diputados y un senado: los primeros serían designados mediante elecciones indirectas, en tanto que los senadores serían dos por cada estado, elegidos por las legislaturas locales. A semejanza también de la forma de gobierno estadounidense, el Ejecutivo quedaba constituido por un presidente y un vicepresidente, elegidos por las legislaturas de los estados y que durarían en su cargo cuatro años, prohibiendo la reelección del presidente en el periodo inmediato. Guadalupe Victoria y Nicolás Bravo ocuparon los cargos respectivos el mismo mes en que fue promulgada la Constitución. Esta ordenaba además que el gobierno de cada estado se dividiera en los mismos tres poderes que en el nivel federal, dejando su organización a las leyes locales. Se confería el poder Judicial federal a una Corte Suprema de Justicia, y el de los estados a tribunales de justicia locales. Sin embargo, la Constitución de 1824 no rompía del todo con el pasado, ya que permitía que se conservaran los fueros militar y eclesiástico, y no establecía garantías individuales. Los indígenas fueron incorporados dentro del derecho común, adquiriendo ante la ley una igualdad meramente teórica respecto a los otros sectores de población, pues al convertirse en ciudadanos, aunque se suprimieron los tributos que pesaban sobre ellos, fueron obligados a pagar impuestos y prestar el servicio militar. Las ventajas y derechos otorgados por la Constitución eran letra muerta para los indígenas porque, al ser analfabetas, carecían de plena capacidad para disfrutarlos.

64


2.1

LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS, POLÍTICOS Y SOCIALES PARA LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO NACIONAL

Gobierno de Guadalupe Victoria Durante el primer periodo presidencial, entre 1824 y 1829, la república mexicana estuvo gobernada por un militar insurgente, Félix Fernández, quien había cambiado su nombre por el de Guadalupe Victoria. Este habría de ser el único periodo gubernamental que en aquella época llegara a su completo término sin interrupción alguna, no obstante la turbulenta situación política que se vivía en el país. Tras haberse promulgado la Constitución federalista y una vez establecido el nuevo Estado, al menos en el aspecto jurídico, se hizo más profunda la división entre federalistas y centralistas, como efecto de las confrontaciones entre las oligarquías regionales y las corporaciones. Los intereses encontrados de estos grupos dominaron el país en los momentos iniciales de la vida independiente. La masonería, que estaba a favor del federalismo, se introdujo en principio al movimiento de Independencia bajo el rito yorkino y se oponía a la influencia que ejercían los peninsulares en la vida política de México, y sobre todo a los intentos de España por reconquistar sus antiguas colonias americanas, porque esto constituía un obstáculo para los propósitos expansionistas de su país. En el lado opuesto, la logia escocesa defendía los intereses de los antiguos grupos de propietarios y comerciantes que, junto con las altas jerarquías eclesiásticas y militares, habían impulsado la Independencia en 1821, y estaban ahora a favor de una reorganización política centralista, es decir, querían una república con un poder presidencial fuerte, con injerencia en todas las regiones del país, sin reconocimiento de la soberanía de los estados y el gobernador puesto por el poder central. Buscaban la aplicación de un proyecto destinado a recuperar el control de la economía, manejando desde la Ciudad de México las redes comerciales del país, como lo habían hecho antes de las reformas borbónicas. Hacia 1824 era ya clara en México la identificación de los españoles y criollos europeos con las logias escocesas, a través de las cuales estas personas pretendían recuperar el terreno perdido ante la promulgación de la Constitución federalista. Ambas logias fueron la base sobre la que años más tarde se formarían los partidos Conservador (escocés) y Liberal (yorkino). El gobierno de Guadalupe Victoria tenía grandes proyectos para instituir el liberalismo y obtener capital a fin de iniciar el proceso de industrialización, pero en ese contexto parecía imposible alcanzar aquellos propósitos pues, además de la crisis política, la situación económica era muy difícil. El antagonismo entre ambas facciones provocó continuos levantamientos, uno de los cuales estuvo encabezado por el general Nicolás Bravo, vicepresidente y al mismo tiempo dirigente de la logia escocesa, quien se pronunció contra Guadalupe Victoria mediante un plan que pedía la disolución de toda clase de reuniones, la expulsión de Joel Roberts Poinsett (agente de Estados Unidos en México) y el cumplimiento de la Constitución. Como parte de su ofensiva, los centralistas vengaron la destitución de Lucas Alamán con una campaña contra Poinsett en la que hicieron resaltar el hecho de que, por ser este protestante, estaba ejerciendo una influencia nociva en el católico pueblo mexicano. Aunque la sublevación del general Bravo fracasó, constituyó una clara señal de la profunda división política que existía en el país.

DATO IMPORTANTE Se ha especulado mucho acerca del significado de la palabra náhuatl que da origen a México. Una de las más aceptadas es que proviene de los vocablos mētztli, “luna”, xictli, “ombligo o centro”, y co, sufijo de lugar. De esta forma, el nombre de México podría significar “lugar en el centro de la luna”, o más precisamente, “en el centro del lago de la luna”, que era uno de los nombres con que los mexicas conocieron el lago de Texcoco. Otra hipótesis es la que relaciona el nombre del país con el del dios Mexi (pronunciado en náhuatl, dado por los mexicas a su dios tutelar Huitzilopochtli, el Colibrí Siniestro).

65


2.1

LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS, POLÍTICOS Y SOCIALES PARA LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO NACIONAL

Gobierno de Vicente Guerrero Al término del periodo presidencial de Guadalupe Victoria, una separación entre federalistas moderados y radicales puso en evidencia que también existía división dentro del propio partido yorkino. Las elecciones de 1828 se realizaron con dos candidatos de este grupo político: los generales Manuel Gómez Pedraza y Vicente Guerrero. Pero aun cuando los votos favorecieron al primero de ellos, los radicales partidarios del segundo, que ocupaba la vicepresidencia, decidieron imponerse por la fuerza. Lo hicieron mediante una rebelión que, encabezada por Santa Anna y quemando El Parián, un famoso mercado de la Ciudad de México, derrocó a Gómez Pedraza y colocó a Guerrero en la presidencia en abril de 1829. Este fue el primero de una serie de golpes de Estado que habría de ser, más que el camino electoral, la vía de acceso al poder Ejecutivo durante casi treinta años. Guerrero tampoco solucionaría los problemas, su gobierno estaba condenado al fracaso: era un hombre inculto, casi no sabía leer ni escribir y era fácilmente manipulable; la economía estaba en bancarrota y no pudieron salvarla las drásticas medidas tomadas por el ministro de Hacienda, el líder yorkino Lorenzo de Zavala, pues los países extranjeros suspendieron el envío de mercancías ante el continuo estado de guerra civil imperante en México, en consecuencia el comercio se paralizó, interrumpiéndose los ingresos por concepto de impuestos aduaneros. Además, el gobierno tenía una deuda de millón y medio de pesos por concepto de sueldos atrasados a los miembros de ejército y, por si fuera poco, se veía en la necesidad de organizar la defensa del país ante la inminente llegada de un contingente armado procedente de España encabezado por Isidro Barradas, quien tenía como misión la reconquista. Tal defensa estuvo a cargo del general Santa Anna quien, al lograr el triunfo contra el invasor en septiembre de 1829, agregaba un acto heroico a su carrera militar, caracterizada principalmente hasta entonces por liderar rebeliones en apoyo de personas contrarias a los gobiernos constituidos. Con este triunfo, Antonio López de Santa Anna, proclamado “benemérito de la patria” por el Congreso nacional, iniciaba su propio ascenso hacia el poder político, al ganarse la admiración del pueblo que lo aclamaba como el vencedor de los españoles. Sin embargo, el presidente Guerrero no pareció contagiarse de aquel entusiasmo y no respondió a las expectativas de Santa Anna, que aspiraba al Ministerio de Guerra. Al finalizar 1829 el vicepresidente Anastasio Bustamante se levantó en armas para derrocarlo y el Congreso lo declaró imposibilitado para gobernar. Guerrero se encaminó a su antiguo bastión, el sur del país, y en 1831 fue traicionado y fusilado. A partir del gobierno de Guerrero (1829) hasta la caída definitiva de Santa Anna (1855) centralistas y federalistas se enfrentaron continuamente sumiendo al país en el caos. Cuarenta y seis personas fueron presidentes de la república en 26 años. Entre 1824 y 1847 el país tuvo cuatro constituciones y varios conflictos internacionales que casi desintegran el país.

66

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Vicente Guerrero Su mayor mérito fue resistir y mantener viva la llama de la Independencia después de la muerte de Morelos en 1815. Gracias a su tesón y empeño y pese a que tenía todo en contra, en 1820 Agustín de Iturbide se vio obligado a buscarlo. En 1828 decidió competir por la presidencia de la república. Las elecciones no lo favorecieron, y azuzado por varios políticos, encabezó un golpe de Estado que lo llevó al poder. En febrero de 1831 fue víctima de una traición que lo llevó al paredón de fusilamiento.

DATO IMPORTANTE En 1829 España intentó reconquistar México con cerca de 4 mil hombres y 20 barcos. Antonio López de Santa Anna, al mando de poco más de mil 500 soldados, derrotó a la armada española cerca de Tampico. Fue la primera victoria del país en un conflicto internacional.


2.1

LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS, POLÍTICOS Y SOCIALES PARA LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO NACIONAL

Manos a la obra 1. Completa la siguiente tabla, con base en la información del texto previo y en datos de otras fuentes confiables que consultes.

PALABRAS FAMOSAS “La patria es primero.” Vicente Guerrero

Tres características del proyecto monárquico

Tres características del proyecto federalista

Tres características del proyecto centralista

2. ¿Existe en la actualidad algún conflicto entre bandos opuestos que se parezca al enfrentamiento entre federalistas y centralistas en el siglo XIX? Discutan en equipos la pregunta y expliquen su respuesta.

67


2.2

Los conflictos internacionales y la defensa de la soberanía nacional

La Guerra de Texas

Explora lo que sabes Contesten las siguientes preguntas y discútanlas en clase, en grupos pequeños. 1. ¿Por qué creen que México perdió más de la mitad de su territorio en el siglo XIX?

Identificarás los conflictos que detonaron las primeras grandes amenazas a la soberanía nacional.

2. ¿Qué creen que habría pasado si México hubiera conservado más de la mitad del territorio que perdió a manos de Estados Unidos? ¿Cómo sería ahora la situación social, política y económica de ambos países?

Incrementa tus conocimientos La inconformidad texana En 1835 (con ese entusiasmo tan latinoamericano de creer que con una nueva Constitución se remediarían todos nuestros males) el país mudó de un modelo federalista, donde cada estado elegía a su gobernante, a uno centralista, donde el presidente elegía al gobernador de cada estado, que desde ese momento se denominaría provincia. Esto, desde luego, provocó conflictos en todo el país y la disputa entre ambos modelos continuó durante décadas (la verdad, sólo durante la época del PRI se logró un equilibrio entre las doctrinas centralista y federalista, ya que el presidente elegía quién iba a ser el gobernante de cada estado y luego los habitantes de cada entidad de la federación votaban por él). El rechazo a la nueva Constitución fue inversamente proporcional a la cercanía de cada entidad con la capital del país, de tal suerte que tres de los estados más alejados de la Ciudad de México se declararon unilateralmente repúblicas a partir de 1836: Texas, Tamaulipas y Yucatán. La república yucateca fue convencida casi inmediatamente de reincorporarse a México, la de Tamaulipas fue disuadida de la idea de continuar su independencia con la sola presencia del ejército mexicano en su territorio, pero la de Texas tenía a los estadounidenses como sus patrocinadores y de plano, desde el principio, se vio claramente que la única manera de reintegrarla al país era por medio de la fuerza. Cuando se vinieron los problemas con Texas, el presidente Justo Corro justamente salió corriendo; regresó Santa Anna en su papel favorito de héroe providen-

68

PALABRAS FAMOSAS “Pobres mexicanitos, no se han dado cuenta de que si este barco se hundió, no fue sólo por los errores del timonel, sino por la desidia y la torpeza de los remeros.” Antonio López de Santa Anna


2.2

LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES Y LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA NACIONAL

cial y se puso a la cabeza del gobierno para meter en cintura a los estados rebeldes. Para el caso de Texas creó un fabuloso ejército de voluntarios que se engrosó por dondequiera que pasaba en su camino rumbo al norte. El 23 de febrero de 1836 esta fuerza llegó a Texas con una cantidad de 6 mil hombres, mucho después de lo que Santa Anna había prometido, pero con muchos más soldados de los que había ofrecido. La cantidad de efectivos mexicanos en esta campaña es importante, ya que Stephen F.Austin, en ese momento el máximo general de los texanos, tenía en esas fechas sólo 600 soldados mal armados dentro del recién formado ejército regular de la república de Texas; y como no tenía para pagarles, el salario de esta tropa era de tierra, es decir, les ofrecieron propiedades en Texas por alistarse, las cuales, desde luego, podrían reclamar sólo si México no recuperaba este territorio. Desde el principio de la campaña Santa Anna declaró que no habría clemencia para los texanos. Oficialmente, los rebeldes fueron considerados traidores y piratas, por lo que de caer prisioneros serían ejecutados inmediatamente; esta severa condición en la que se dio la Guerra de Texas se debió a dos razones: número uno, a Santa Anna le enfurecían los amotinados texanos, pues en su mayoría eran un grupo de emigrantes anglosajones que ni eran católicos, ni habían nacido en México y que aprovecharon las ventajas que les dio el país para colonizar esa zona; y número dos, tenía prisa por regresar a la Ciudad de México pues bien sabía que, mientras él estaba combatiendo lejos, cualquiera se podía sentar en su silla y producir un golpe que tumbara a su gobierno. Claro, él lo había hecho antes, por eso sus temores no eran infundados. Desde que llegó el ejército mexicano ganó todos los enfrentamientos con los insurrectos texanos. El general Urrea, que fue el primero en entrar en combate contra los texanos, recuperó la ciudad más importante, San Antonio de Béjar (hoy San Antonio), y dondequiera que encontró a los separatistas los exterminó. Los rebeldes concentraron el grueso de sus fuerzas en el fuerte de El Álamo, ahí esperaban refuerzos pero la ayuda jamás llegó. El 6 de marzo de 1836 fue tomado el fuerte y no se dejó uno vivo. Se calcula que en esta batalla murieron 250 texanos. Lo de la tolerancia cero de Santa Anna iba en serio: poco antes, el 2 de marzo, en la Batalla de Agua Dulce los mexicanos capturaron al coronel texano Fannin, junto con 400 de sus hombres y todos fueron ejecutados. Si al inicio de la guerra el ejército texano tenía unos 700 soldados regulares y había perdido 250 en El Álamo y 400 en Agua Dulce, podemos afirmar, sin lugar a dudas, que para el 7 de marzo de 1836 el ejército regular de la República de Texas ya no existiría; y lo que quedaba oponiendo alguna resistencia a la ocupación mexicana eran algunas guerrillas desorganizadas perdidas en los montes que no querían rendirse, y no por el celo de su causa, sino por los términos de guerra que había impuesto Santa Anna, ya que serían fusilados por traición donde los agarraran.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE El Álamo, de John Lee Hancock (2004).

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Antonio López de Santa Anna Militar y político mexicano. Desde la proclamación en 1821 de la Independencia de México hasta el afianzamiento a partir de 1855 de los liberales, Antonio López de Santa Anna fue la figura omnipresente en la turbulenta vida política del país, unas veces en el poder (fue presidente en 11 ocasiones), y otras detrás del poder o contra el poder. Manejó a su antojo los relevos presidenciales y promovió con sus intrigas golpes y revueltas de todo tipo. Pasó sus últimos años pobre, ciego y olvidado por todos.

La Batalla de San Jacinto La pérdida de Texas se debió a una sola “derrota militar”, la única que tuvo el ejército mexicano durante la campaña para la reconquista texana: la Batalla de San Jacinto que, como se verá, no puede llamarse precisamente batalla, ni puede decirse que ocurrió allí una derrota militar. Para finales de abril el ejército mexicano avanzó hacia la última población controlada por los rebeldes, Harrisburg, y lo que quedaba del ejército texano salió a su encuentro; ambas fuerzas chocaron cerca del río San Jacinto. El general pre-

69


2.2

LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES Y LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA NACIONAL

sidente Antonio López de Santa Anna iba al mando de mil 500 hombres, quienes fueron reforzados por 540 más del general Cos, un contingente muy superior al de los sediciosos texanos. En vista de lo anterior Samuel Houston, jefe de estas fuerzas texanas, dio la orden de no atacar y aclaró que tampoco iría a reforzar a sus hombres en este punto, pues militarmente no tenía mucho más con que enfrentar a los mexicanos. El 20 de abril las fuerzas texanas y mexicanas quedaron observándose en una tensa calma; finalmente, el 21 de abril de 1836, violando las órdenes de Houston, sus fuerzas atacaron. Este enfrentamiento, consignado oficialmente por ambos bandos con el pomposo nombre de Batalla de San Jacinto, duró sólo ocho minutos y la acción más importante consistió en que una patrulla de guerrilleros texanos se encontró inesperadamente con el campamento de Santa Anna, en donde este y su ejército se encontraban tomando ¡una siesta!, sin nadie que cuidara el campamento, una acción disparatada y absurda que les costó la derrota de la manera más vergonzosa. Meses después un soldado escribiría: “Fue el despertar más espantoso de mi vida”. El saldo fue de 400 muertos, 200 heridos y 700 prisioneros del bando mexicano. Santa Anna, todavía en ropa interior, logró escapar, y en el camino se disfrazó con las ropas de un soldado, pero a 77 kilómetros de San Jacinto lo tomaron prisionero. Bajo amenaza de muerte, Santa Anna firmó los Tratados de Velasco y así se reconoció la República de Texas. Ordenó la retirada del ejército mexicano, que prácticamente ya había ganado la campaña. El general jalapeño era hábil en la arena política pero torpe en el campo de batalla. En la actualidad en ese lugar existe el monumento, el más grande del mundo de mampostería, de casi 174 metros de altura con una estrella en la parte superior que pesa 220 toneladas, dedicado a “La siesta de San Jacinto”.

Manos a la obra Contesta la siguiente pregunta. ▶ En una escala del 0 al 10, ¿cómo calificas la actuación de Antonio López de Santa Anna en la Guerra de Texas? Argumenta tu respuesta.

La Guerra de los Pasteles

Explora lo que sabes Contesta la siguiente pregunta y coméntala con tus compañeros. ▶ ¿Por qué crees que a este conflicto armado se le llamó “Guerra de los Pasteles”?

70

PALABRAS FAMOSAS “Híbrido especimen: rugía como león y huía como gacela”. José Fuentes Mares, sobre Antonio López de Santa Anna


2.2

LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES Y LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA NACIONAL

Incrementa tus conocimientos Un año, nueve meses y seis días permaneció Antonio López de Santa Anna en Manga de Clavo, rumiando la amargura de sentirse arrumbado. Por supuesto, la hacienda era un paraíso en cuyos kilómetros y kilómetros de floridos bosques podía pasear montado en sus mejores caballos. Allí tenía su palenque propio, donde sus gallos libraban frecuentes riñas contra los de otros galleros de la república y permitían experimentar las descargas de adrenalina que se producían al ganar y perder fortunas. Pero nada de eso compensaba la pérdida del poder. Por un tiempo se oyeron voces que exigían someter a Santa Anna a un juicio para obligarlo a explicar su fracaso de Texas, pero el griterío cesó muy pronto, pues abundaban los políticos temerosos de que el hombre los implicara en sus declaraciones. Entonces el caudillo se sumergió en la tarea de redactar gruesos folletos en los que trataba de culpar del fracaso texano a los generales que lo acompañaron en la expedición, especialmente a Filisola, sin embargo, además de los santannistas, nadie daba crédito a los alegatos del héroe caído. El 27 de noviembre de 1838, cuando Santa Anna acababa de terminar la comida de mediodía, en Manga de Clavo se escuchó un fuerte ruido de cañonazos proveniente de Veracruz. Adivinando que el río de la política se hallaba convenientemente revuelto, el caudillo consideró que era la ocasión adecuada para reivindicarse frente a la nación por el desastre en Texas. Desde mediados de abril, una escuadra francesa compuesta por 26 barcos de vela y dos de vapor bloqueaba Veracruz, empeñada en obligar a México a atender las reclamaciones de Francia, que exigía el pago de 600 mil pesos como indemnización por varios agravios. Uno de ellos fue el asesinato de un médico francés a manos de un militar mexicano que lo acribilló por haberle cobrado una vieja deuda; otro, el asesinato de toda una familia de franceses por una turba en una aldea poblana, señalados porque se corrió el rumor de que estaban envenenando el agua; un agravio más, la imposición de préstamos forzosos a varios inmigrantes franceses, así como el cobro de 60 mil pesos para indemnizar a un pastelero francés, monsieur Remontel, cuyo establecimiento de Tacubaya había sido saqueado por unos soldados mexicanos ebrios. Este incidente dio al conflicto el nombre de Guerra de los Pasteles. Francia había venido presentando tales reclamaciones desde hacía 13 años y el gobierno mexicano invariablemente respondía que ya las estaba estudiando, o no contestaba, o se protegía con triquiñuelas legaloides. Los hombres del Ministerio de Asuntos Exteriores propusieron someter el asunto a una comisión multinacional de reclamaciones, pero el gobierno mexicano rechazó la propuesta por considerarla violatoria de la soberanía nacional. Después de enviar el ultimátum acostumbrado, los franceses impusieron el bloqueo de Veracruz, y cuando vieron transcurrir otros siete meses sin que avanzaran las negociaciones cañonearon el fuerte de San Juan de Ulúa. El estruendo llegó hasta Manga de Clavo, a 31 kilómetros de distancia. En la batalla varios mexicanos perdieron la vida. Santa Anna, en pleno tiroteo, sufrió una herida de metralla en la pierna izquierda y el resto de la tropa huyó en todas direcciones mientras los franceses regresaban a sus barcos. Santa Anna fue conducido a un hospital, donde le amputaron la pierna herida. Se entristeció al verse mutilado, pero en cuanto supo que ya no corría peligro de muerte dictó un

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Las invasiones extranjeras, The History Channel (documental).

71


2.2

LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES Y LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA NACIONAL

parte de guerra asegurando que las fuerzas mexicanas habían ganado a punta de bayoneta un traicionero ataque francés y que habían triunfado, aunque él estaba a punto de ofrendar su vida por la patria. Pidió ser enterrado en la costa.

La pierna de Santa Anna

El 5 de diciembre de 1838, Santa Anna recibió una metralla en la pierna izquierda, lo que volvió inevitable la amputación. Posteriormente la pierna fue enterrada en su rancho, Manga de Clavo. Después del incidente mandó una conmovedora carta al Congreso en la que expresaba su dicha por haber ofrendado una de sus extremidades a la patria, y que si tuviera más piernas izquierdas, más hubiera dado por la nación, y como seguramente iba a morir debido a la herida quería dejar claro que se iba al otro mundo colmado de gozo por haber tenido el honor de sacrificarse por México, etcétera, etcétera. Terminó la carta así: “Y sólo les pido que le digan a mis hijos quién fue el general Antonio López de Santa Anna”. Todos los diputados, conmovidos por tan emotivo discurso, lloraron cuando terminó de leer el documento y Santa Anna fue aclamado como el héroe que México esperaba. Pero ahí no terminó la historia: un señor llamado Antonio Esnaurizar, jefe de la Comisaría de México, con todo y una comitiva de soldados, generales, tropas, niños de escuela, cadetes del Colegio Militar, música y curiosos, le mandó construir una columna donde descansaba un cañón y encima de este un águila, todo ello en el desaparecido panteón de Santa Paula en la Ciudad de México. Después de traer la pierna de Veracruz, donde originalmente se le había dado “cristiana sepultura”, la mañana del 27 de septiembre de 1842 se hizo el rimbombante entierro de la heroica pierna. Un mes después Santa Anna tuvo que salir corriendo o como pudo de la presidencia, inmediatamente después de que una turba entrara al panteón y destruyera el monumento. Fuente: Enrique Gómez Pedrero, México de un solo hombre: el México de Santa Anna

Nada podía desear más el presidente Anastasio Bustamante que someter las reclamaciones a una comisión multinacional, pero después de la derrota de Texas urgía una demostración definitiva de que el ejército nacional era el mejor del mundo. Nadie parecía dudar de que los militares mexicanos vengarían en los franceses la humillación texana. Los optimistas pensaban que la guerra incluso podría ser una bendición. Aunque los franceses enviaran contra el país un ejército de 100 mil hombres, el pueblo mexicano se levantaría en masa para aplastarlos, con lo cual los yanquis verían lo peligroso que resultaba ofender a un país de valientes. Incluso se opinó que el bloqueo beneficiaría la actividad económica: al suspenderse las importaciones y el contrabando gracias al bloqueo francés, la industria nacional se vería obligada a producir todos los artículos que consumía México y en muy corto plazo se tendrían excedentes para inundar el mundo con los magníficos artículos elaborados por los hábiles obreros mexicanos.

72


LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES Y LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA NACIONAL

2.2

El entusiasmo desbordado no sirvió de nada: los franceses cañonearon Veracruz causando estragos tan fuertes que obligaron a la población a evacuar la ciudad. Para colmo, los yorkinos aprovechaban las desgracias del gobierno: el general federalista José Antonio Mejía se había apoderado de los puertos de Soto la Marina, Tampico y Tuxpan, y ofreció a los franceses su colaboración para derrocar a Bustamante. El jefe de las fuerzas invasoras informó a todas las naciones que había levantado el bloqueo a los puertos ocupados por los federalistas para que allí desembarcaran sus cargamentos. Veracruz continuaba bloqueada. Los ingleses intervinieron, porque se estaban obstruyendo importantes accesos a los mercados de América, mandando una flota de barcos para amenazar a los franceses, de modo que Francia suspendió la agresión. El 9 de marzo de 1939 se firmó el tratado de paz donde se aceptaban las condiciones de los franceses y el pago de 600 mil pesos. Aunque los ingleses por medio de Richard Pakenham fueron quienes terminaron con la guerra, la versión oficial fue esta: se había conseguido una victoria mexicana gracias a la heroica defensa de Antonio López de Santa Anna. En realidad la participación de este señor no sirvió para nada.

Manos a la obra 1. Completa el siguiente cuadro.

Lo más interesante de la Guerra de los Pasteles

Lo que me gustaría conocer más a fondo

2. ¿Cómo consideran la actuación de los franceses en la Guerra de los Pasteles contra México, legítima o ilegítima? Trabajen en equipo y argumenten su respuesta.

73


2.2

LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES Y LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA NACIONAL

La guerra contra Estados Unidos

Explora lo que sabes Investiga lo siguiente: ¿qué países y territorios compró Estados Unidos desde su creación como país independiente?

Incrementa tus conocimientos Con su independencia en 1776, Estados Unidos sólo ocupaba la costa este de Norteamérica, las famosas 13 colonias. Ellos querían salida al mar por el océano Pacífico, a esto le llamaron transcontinentalidad, y fue el pretexto para la política expansionista de Estados Unidos durante el siglo XIX. Lograron extender su territorio a través de la compra, la cesión o la guerra. Por ejemplo, en 1836 el gobierno de Estados Unidos apoyó la independencia de Texas. En 1845 los texanos decidieron incorporarse a Estados Unidos y esto tensó las relaciones con México. Aprovechando el caos que se vivía en este país, empezó la guerra. A fines de abril de 1846, el general Mariano Arista, quien de algún modo se había convencido de que los yanquis no sabían pelear, cruzó el río Bravo en los límites de Texas y Tamaulipas con unos miles de hombres encargados de contener el avance de Zachary Taylor. El 8 de mayo fue atacado y desbandado, y como en la refriega murieron algunos yanquis, James Polk, presidente de Estados Unidos, encontró un poderoso argumento para acallar a sus rivales políticos y declarar la guerra a México, ese vecino incómodo que se había atrevido a matar yanquis en territorio estadounidense. Todo el mundo sabía que las ambiciones de Polk no se reducían a Texas, sino que incluían otras tierras del norte mexicano. Mientras Taylor ocupaba Matamoros, en Tamaulipas, fuerzas yanquis independientes de su mando se apoderaban de la mayor parte de Nuevo México y California sin disparar un solo tiro, pues esas inmensas comarcas sumaban juntas apenas 20 mil habitantes desperdigados en pueblecillos y rancherías, y ni el gobierno mexicano les había mandado soldados, ni los civiles disponían de rifles para defenderse. La resistencia mexicana fue escasa y donde la hubo fue ineficaz. A mediados de mayo Taylor ocupó Matamoros y el 24 de septiembre se apoderó de Monterrey, entonces un pueblo de 15 mil habitantes. En octubre se adueñó de Monclova y en noviembre de Saltillo. Las fuerzas mexicanas, integradas por soldados famélicos, sin ningún entrenamiento y comandadas por generales y oficiales tan ineptos como corruptos, apenas le oponían resistencia. En Puebla, por ejemplo, entraron sin usar una sola bala. Para colmo, en una de las pocas ocasiones que tuvieron los mexicanos de ganar una batalla en las inmediaciones de Saltillo, Santa Anna decidió retirarse, un acto inverosímil pues la victoria estaba más cerca que nunca. Un contraataque de Taylor devolvió las líneas a su posición original, pero por la tarde los mexicanos atacaron de nuevo y los artilleros de Taylor experimentaron grandes

74

DATO IMPORTANTE La palabra gringo no nació durante la guerra contra Estados Unidos para referirse a sus habitantes con desprecio. Desde el siglo XVII en España ya se utilizaba para describir a lo extranjero o señalar a personas de idioma extraño e incomprensible.


2.2

LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES Y LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA NACIONAL

dificultades para contenerlos. Taylor mandó traer refuerzos de Saltillo, y aun así, según reconocería años después, ya tenía decidido retroceder... cuando para su sorpresa recibió la noticia de que los rivales abandonaban el campo y regresaban todos a San Luis Potosí. Santa Anna justificó su proceder afirmando que la retirada se debió a que había sufrido muchas bajas y se le habían agotado los víveres. Además del fracaso, en su ánimo obraron las noticias que acababa de recibir: Gómez Farías había obtenido la aprobación legislativa de un decreto que lo autorizó a disponer de bienes eclesiásticos hasta por un valor de 15 millones de pesos, a fin de venderlos, hipotecarlos o rentarlos y financiar con ello los productos la manutención del ejército. Pero no contaban con que a la Iglesia católica no le interesaba el porvenir de la nación. Para evitarlo, el clero alentó en la capital del país un movimiento de jóvenes, los polkos, conservadores de clase media y alta muy aficionados a bailar polka que desconocieron a Gómez Farías y obligaron a Santa Anna a abandonar la guerra en el norte para que regresara a poner orden. Santa Anna había demostrado una y otra vez su incapacidad en el arte de la guerra; después de la caída vergonzosa en Texas, la derrota frente a la invasión de Estados Unidos era más que inminente. La mayor resistencia del ejército mexicano fue ya tardía: del 19 de agosto al 14 de septiembre las defensas mexicanas fueron cayendo una por una. La más famosa de las batallas fue el ataque al Castillo de Chapultepec. El 13 de septiembre, los invasores realizaron la maniobra lógica de atacar. Aquel castillo no era el que existe hoy, producto de los trabajos de remodelación dirigidos por arquitectos italianos y ordenados por Maximiliano de Habsburgo, sino una pesada construcción española en donde funcionó una fábrica de pólvora que en las últimas décadas del siglo XVIII fue habilitada como residencia de los virreyes. Al establecerse la república el edificio se transformó en albergue del Colegio Militar. Durante la época prehispánica la colina fue asiento de un adoratorio consagrado a Tláloc; en algunas peñas había efigies labradas de Axayácatl y de otros emperadores aztecas, que fueron despedazadas por los cañonazos estadounidenses. La guarnición del castillo, al mando de Nicolás Bravo, constaba de 800 soldados y un puñado de cadetes. Santa Anna llegó varias veces hasta las puertas del bosque para conferenciar con Bravo y comunicarle su creencia de que el ataque de Chapultepec era un engaño y que en realidad el enemigo intentaba tomar las garitas de la ciudad, donde ya se encontraba el grueso de los defensores. Sólo se proporcionó a Bravo un refuerzo de 500 hombres del batallón de San Blas, comandados por el teniente coronel Santiago Xicoténcatl. Los invasores cañonearon el castillo. El campeonato de deserciones lo ganó el Batallón de Toluca, que constaba de 450 hombres, y sólo 27 se quedaron a pelear. Según Santa Anna, uno de los primeros fue ni más ni menos que el general Bravo. Entre los muertos mexicanos algunos fueron ultimados por sus propios compañeros cuando desertaban. En cambio, muchos elementos del Batallón de San Blas, con Felipe Santiago Xicoténcatl a la cabeza, lucharon valientemente hasta morir. Los seis Niños Héroes que, según se enseña en algunas escuelas, al ver perdido el castillo se sacrificaron por su patria, no se mencionan en los partes de Bravo, ni de Santa Anna, ni de ningún otro jefe mexicano o estadounidense. Tampoco los mencionan los 15 redactores de la primera gran crónica mexicana de la contienda (los Apuntes para la historia de la guerra entre México y los Estados Unidos), quienes en cambio detallan hasta el último movimiento de oscuros capitanes y coroneles.

MITO Y VERDAD “El pueblo mexicano se levantó en armas contra el ejército invasor de Estados Unidos” La verdad es terrible: nunca hubo resistencia popular contra los invasores. El pueblo, salvo contadas excepciones, no defendió al país ni apoyó al ejército mexicano. Desde los inicios de la guerra los militares estadounidenses notaron que el pueblo mexicano no estaba molesto con su presencia. Incluso la Iglesia brindó apoyo al ejército invasor, al amenazar con la excomunión a quien se le opusiera. Los mexicanos, sumidos en la pobreza extrema, en medio de una incontrolable violencia, corrupción al por mayor y gobiernos autoritarios, vieron a los invasores como un mal menor o, peor aún, como la oportunidad de que una nación extranjera los gobernara. Aunque, eso sí, 92% de los soldados muertos del bando estadounidense murieron por problemas para digerir la comida mexicana.

75


2.2

LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES Y LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA NACIONAL

El mito de los Niños Héroes

Para desentrañar el mito de los Niños Héroes es necesario comenzar con los hechos reales: durante la intervención estadounidense, el Castillo de Chapultepec era la sede del Colegio Militar. El 13 de septiembre de 1847 en ese lugar no sólo se encontraban seis cadetes, sino más de medio centenar, además de 800 soldados mexicanos apoyados por otros 400 del Batallón de San Blas. De esta manera, la fuerza que defendió el edificio de los invasores constaba de más de mil 200 efectivos, a las órdenes de Nicolás Bravo y José Mariano Monterde. La batalla por la defensa del castillo la dieron las tropas mexicanas, además, claro está, de los ilustres cadetes que se convirtieron en los Niños Héroes con el transcurso del tiempo. Los historiadores oficiales impusieron su versión de los hechos: contra lo que se señala, los cadetes no estaban arrestados y sus muertes (en más de un caso) ocurrieron de maneras muy diferentes a las que se narran en los libros de texto: Juan de la Barrera (quien ya no era cadete sino oficial de ingenieros) cayó mientras defendía una trinchera; Vicente Suárez enfrentó a los atacantes como centinela y falleció luego de marcarles el alto; Agustín Melgar estaba parapetado detrás de unos colchones y fue herido gravemente (murió días más tarde); Fernando Montes de Oca y Francisco Márquez fueron cazados a tiros cuando trataban de hacerse fuertes en el jardín botánico; Juan Escutia, que no era alumno del colegio sino un integrante del Batallón de San Blas, trató de escapar con los cadetes y murió al ser alcanzado por la metralla mientras descendía por la pared de la fortaleza.

Es evidente que la acción de Juan Escutia de arrojarse al vacío envuelto en la bandera resulta una actitud heroica, pero la hazaña carece de sustento histórico: ningún cadáver fue encontrado en las faldas del Cerro del Chapulín cubierto con el lábaro. La bandera fue arriada del alcázar por los invasores, quienes la llevaron a su país como trofeo de guerra y no fue devuelta sino muchos años después, hasta la administración de López Portillo. Quien sí fue encontrado muerto con la enseña patria ensangrentada y enredada en su cuerpo fue Margarito Zuazo, al final del feroz combate librado en Molino del Rey. Su nombre ha pasado sin pena ni gloria, tratándose de un héroe desconocido. La niñez de los héroes resulta igualmente cuestionable: Juan Escutia tenía 20 años; Juan de la Barrera, 19; Agustín Melgar, casi 18; Fernando Montes de Oca, 18 bien cumplidos; Vicente Suárez, 14 y Francisco Márquez, unos meses menos. En términos de aquella época, en la cual la expectativa de vida era mucho menor que la de ahora, ninguno de ellos podía ser visto como un niño: eran un par de adolescentes y cuatro jóvenes hechos y derechos. Pero la mayor falsificación histórica no son los detalles de su muerte ni sus edades: los restos a los que se les rinde pleitesía en el Altar de la Patria son falsos y pertenecen a otras personas. Fuente: Francisco Martín Moreno, 100 Mitos de la Historia de México

Desde que los invasores llegaron al Valle de México, el cacique acapulqueño Juan Álvarez había llegado con 3 mil hombres al pueblo de Chalco. Mientras tenía lugar el ataque al Molino del Rey se encontraba en la cercana Hacienda de los Morales y tampoco se atrevió a entrar en combate, y desde allí presenció sin moverse las derrota mexicana. Los días 15 y 16 de septiembre, 37° aniversario del Grito de Dolores, la bandera de las barras y las estrellas ondeaba en Palacio Nacional. Seis mil estadunidenses únicamente (3 mil murieron o quedaron heridos en las batallas del Valle de México) ocupaban la capital. Santa Anna, quien conservó la comandancia general del ejército, evitó enfrentárseles y marchó con rumbo a Puebla, ocupada entonces por 500 norteamericanos. El ataque fracasó por haber desertado la mayoría de los soldados mexicanos. Unos días antes de la caída de la capital el gobierno federal se estableció en Querétaro, donde se negoció el fin de la guerra. Manuel de la Peña y Peña fue quien se encargó de la amarga tarea de negociar el Tratado de Guadalupe por medio del cual México cedió más de dos millones de

76


2.2

LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES Y LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA NACIONAL

kilómetros cuadrados de territorios norteños a Estados Unidos y recibió como indemnización 15 millones de dólares en efectivo, así como la cancelación de los dos millones de dólares que adeudaba como parte de las reclamaciones fraguadas por Jackson. El fin de la guerra llegó cuando se firmó el Tratado de Guadalupe Hidalgo el 2 de febrero de 1848. Los estadounidenses, además de quedarse con más de la mitad de nuestro territorio, querían Sonora, Chihuahua y Baja California. Fue una guerra tan traumática que muchos mexicanos no la han podido superar hasta nuestros días. El país incluso estuvo a punto de desintegrarse ya que muchos estados querían su independencia de la federación. Tal vez haya sido la peor época que ha vivido México en toda su historia: la gente apenas tenía para comer. El desánimo era absoluto. El agresor sufrió mayores daños de los que podían esperarse dadas las debilidades de su víctima. La guerra costó a Estados Unidos 130 millones de dólares, una cifra astronómica para la época y las circunstancias. Necesitó movilizar 90 mil hombres, de los cuales en México murieron 12 mil 500 en combates y 11 mil por efectos del general Diarrea, el gran aliado que lamentablemente no fue puesto a trabajar más por los defensores, como hacían los rusos con el general Invierno cuando derrotaron a Napoleón y a Hitler. No hay cálculos confiables acerca de las bajas mexicanas. Los gobiernos posteriores a la guerra contra Estados Unidos fueron un completo desastre: divisiones, rencillas y conflictos regionales pusieron en jaque al país. Sonora quiso independizarse al mando de un francés llamado Gastón Rausset, mientras Chihuahua y Michoacán intentaron levantarse contra la federación. Pero eso no era lo peor: de manera increíble le solicitaron de nueva cuenta a Antonio López de Santa Anna que regresara a gobernar el país y así lo hizo por última vez de 1853 a 1855. Su gobierno estuvo marcado por los excesos: utilizó los pocos fondos públicos para desfiles, fiestas militares y ceremonias religiosas. Vendió a Estados Unidos La Mesilla, se hizo llamar su Alteza Serenísima y cobró impuestos absurdos: por el número de perros, de puertas, de ventanas, de ejes de los carruajes, de nodrizas, etcétera. Pero una nueva generación de intelectuales, periodistas y políticos con ideas frescas decidieron poner fin a toda esta generación de políticos que habían llevado a México al despeñadero. El 1 de marzo de 1854 Ignacio Comonfort, Juan Álvarez y Florencio Villarreal proclamaron en Plan de Ayutla y se levantaron en armas contra la dictadura santannista. El tiempo de los liberales había llegado.

Historia del “Himno nacional mexicano”

El primer concurso fue celebrado en 1849. De él surgieron dos himnos vencedores, por lo que quedamos más divididos que nunca. La historia es la siguiente: el 4 de septiembre, después de deliberar los trabajos, todos con seudónimo, ocurrió lo peor, pues un gringo fue el vencedor, mister Andrew Davis Bradburn. Un año atrás Estados Unidos nos había quitado más de la mitad del territorio en una traumática guerra donde no ganamos ni una sola batalla. Entonces, reconocer a un estadounidense como autor de nuestro himno nacional era inadmisible. Por supuesto que esto no pasó, por esa razón también se escogió como ganador el poema de mexicano Félix María Escalante que fue musicalizado por Henry Hertz. Pero cuando fueron interpretados a nadie le gustaron y rápidamente cayeron en el olvido.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Cinco de Mayo, la batalla, de Rafa Lara (2004).

DATO IMPORTANTE El presidente de Estados Unidos Franklin Pierce envió en agosto de 1853 al general James Garden para proponerle un trato a Santa Anna: querían comprarle a México territorio para construir unas vías férreas. El jefe de Estado mexicano pidió 50 millones de dólares. Al general estadounidense le pareció una cifra demasiado elevada por 77 mil kilómetros cuadrados de huizachales y arena. Después del regateo el precio se fijó en 20 millones. En México nadie protestó por la venta, es más, se congratulaban de haber vendido un terreno inútil a tan buen precio. En junio de 1854, los legisladores de Estados Unidos aprobaron la compra, pero sólo pagarían 10 millones de dólares. Muchos pensaron que Santa Anna rechazaría rompería la negociación, pero no podía ponerse sus moños, necesitaba dinero con urgencia… para su casa y su esposa, Doloritas, la joven primera dama que vivía como una emperatriz.

77


2.2

LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES Y LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA NACIONAL

En los años siguientes varios poetas y compositores intentaron darle a México un himno, pero todos fracasaron. En 1853 Antonio López de Santa Anna ordenó un nuevo concurso, para ese entonces ya había ocho himnos. El dictamen se dio a conocer el 5 de febrero de 1854: de las 24 que concursaron fue seleccionada por su mayor mérito la de Francisco González Bocanegra; las letras de los demás concursantes fueron quemadas. Bocanegra ganó, pero nunca se supo en qué consistía el dichoso premio. Ese mismo mes de 1854 se lanzó una convocatoria para musicalizar el himno. Un artista italiano apellidado Botesini, que dirigía una orquesta de ópera de gira por el país, musicalizó el poema de Bocanegra pero fuera de las reglas del concurso esperando que fuera aclamado por la gente, pero esto nunca pasó. Para el concurso se presentaron 15 partituras y el 10 de agosto resultó seleccionada como la mejor de todas la que correspondía al autor Jaime Nunó, músico catalán que estaba en México encargado de las bandas de guerra del ejército.

El himno mexicano fue interpretado por primera vez a las 7 de la tarde del 15 de septiembre de 1854 en el teatro Santa Anna por cantantes de ópera italianos, donde el mismo Bocanegra la hizo de maestro de ceremonias y pronunció una conmovedora arenga cívica alabando a México y a Santa Anna. En la primera edición del himno el autor le dedica esta obra al presidente Santa Anna y le da a este personaje un tratamiento de dios viviente. En el himno que se canta actualmente se prohibieron varios párrafos por elogiar desmedidamente al dictador. Una curiosidad nada agradable es saber que los derechos comerciales del himno pertenecen a la compañía norteamericana RCA Victor, por lo cual esta empresa cobra las regalías. Fuente: Jesús C. Romero, Verdadera historia del Himno Nacional Mexicano

Manos a la obra Contesten la siguiente pregunta y discutan sus respuestas en plenaria. 1. ¿Cuáles creen que eran las intenciones de propagar la historia de los Niños Héroes en las escuelas oficiales?

2. ¿Qué significa para ti el “Himno nacional mexicano”? ¿Qué sientes cuando cantas o escuchas esta pieza musical?

78


LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES Y LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA NACIONAL

2.2

3. Completa el siguiente diagrama con base en la información que acabas de leer.

¿C uá

? mo

nd

ó ¿C

o?

Guerra contra Estados Unidos

¿Qu

qué?

ién?

¿Por ¿Dónde?

79


2.3

Liberales y conservadores

Explora lo que sabes Contesta las siguientes preguntas. 1. Escribe cuatro características de una persona que consideres liberal y cuatro de una conservadora.

Liberal

Discutirás el papel que desempeñaron liberales y conservadores en la conformación del Estado mexicano.

Conservadora

2. ¿Cómo te consideras, liberal o conservador? Explica por qué y discute tu postura con otra persona de tu grupo.

Incrementa tus conocimientos A México le urgían reformas para salir de la grave crisis causada por las guerras y de los pésimos gobiernos que habíamos tenido desde la Independencia. El liberalismo inspiró todas las luchas contra los representantes del sistema feudal: la nobleza, el alto clero y el monarca absoluto. Estas luchas se iniciaron con la Guerra de Independencia de las 13 colonias inglesas de Norteamérica y se encendieron luego en Europa con la Revolución Francesa, cuya difusión provocó una enconada lucha entre liberales y conservadores. Después del triunfo de la rebelión de Ayutla se dieron los primeros ataques dirigidos contra las dos instituciones más poderosas del grupo conservador (la Iglesia y el ejército), lo que provocó la inmediata reacción de los integrantes de ese grupo, quienes utilizaron la influencia ideológica para incitar al pueblo a la rebelión contra las disposiciones del gobierno. La promulgación de tales leyes fue también motivo de conflictos dentro del grupo liberal en el poder, debido a divisiones ideológicas internas: por un lado estaba un ala radical que pretendía un cambio rápido y completo para la nación por medio de leyes liberales estrictas, y por otro había un ala moderada, temerosa de que un cambio drástico prolongara el estado de guerra civil en que se encontraba el país desde hacía varias décadas.

80

PALABRAS FAMOSAS “Levanten las armas, los valientes no asesinan.” Guillermo Prieto


2.3

LIBERALES Y CONSERVADORES

Al cabo de dos meses de gobierno, Juan Álvarez renunció a la presidencia y fue sustituido por Comonfort mediante elección del Congreso. El nuevo gobierno continuó con la reforma legislativa y, a pesar de las protestas contra los primeros decretos, el ministro de Hacienda, Miguel Lerdo de Tejada, expidió una ley que desamortizaba los bienes del clero. Consideraba que “uno de los mayores obstáculos para la prosperidad y el engrandecimiento de la nación es la falta de movimiento o libre circulación de una gran parte de la propiedad raíz, base fundamental de la riqueza pública”, y que tal desamortización era, por lo tanto, indispensable para “establecer un sistema tributario uniforme.” La ley Lerdo prohibió en el futuro que las corporaciones civiles y eclesiásticas poseyeran bienes raíces, o que los administraran en beneficio propio, y aunque tal decreto iba a afectar a la Iglesia en sus posesiones (era dueña de 52% de las propiedades de la nación) también resultarían perjudiciales para las propiedades comunales, ya que se despojaron de sus tierras a los campesinos indígenas, con lo cual el problema agrario se agudizó en vez de remediarse. El 11 de abril de 1857 fue promulgada la Ley sobre Derechos y Obvenciones Parroquiales, conocida como ley Iglesias, porque fue obra de José María Iglesias, entonces ministro de Justicia. La ley prohibió a la Iglesia cobrarles a los pobres derechos parroquiales por bautismos, amonestaciones, casamientos y entierros. Por supuesto, fueron rechazadas por el clero y los conservadores. La promulgación de aquellas leyes creó un ambiente social muy tenso. Por un lado, estaban los seguidores del grupo conservador que, incitados por el clero, creían amenazada su religión, y por otro, los liberales que no sólo buscaban acabar con los abusos del clero como pretendía el gobierno, sino que le reclamaban el interés que tenían por cuidar sus bienes y riquezas en lugar de preocuparse por el bienestar de los mexicanos. Se habían negado a dar recursos al gobierno para solventar las guerras que aquejaron a la nación en los últimos años. ¿Por qué se prolongó la guerra durante tres años, ensangrentando la totalidad del territorio nacional? ¿Quién hizo la guerra al Estado mexicano que estaba fundando la auténtica patria, luchando en el campo del honor contra los ejércitos clericales? Hasta la actualidad el clero católico ha hecho enormes esfuerzos por desprestigiar la labor histórica de hombres de la talla moral de Benito Juárez, Melchor Ocampo, Juan N. Álvarez, Francisco Zarco, Guillermo Prieto, Jesús González Ortega, Ignacio Ramírez e Ignacio Manuel Altamirano, entre otros, quienes habrían sido quemados con leña verde, en una pira instalada en el Zócalo, de haber existido todavía la Inquisición. Por estas razones, en 1858 la alta jerarquía católica junto con el Partido Conservador le declararon la guerra al gobierno. No podían aceptar que se acabaran sus privilegios, no podían soportar que de la noche a la mañana todos los mexicanos fueran iguales ante la ley. Sus dirigentes más importantes fueron Félix María Zuloaga, Miguel Miramón y Leonardo Márquez, entre otros personajes de muy triste recuerdo. El padre Francisco Javier Miranda y Morfi, quien presumía de haber matado a más de veinte guerrilleros con un rifle, y quien había encabezado todas las conspiraciones destinadas a derrocar al gobierno emanado de la Constitución de 1857, dirigió personalmente la sublevación que culminó con la caída del presidente Comonfort el 11 de enero de 1858 y marcó el comienzo de la llamada Guerra de los Tres Años o Guerra de Reforma.

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Benito Pablo Juárez García Como recitarían los niños mexicanos de las posteriores generaciones, Benito Juárez, indio zapoteca, nació en Guelatao, Oaxaca, el 21 de marzo de 1806. Sus padres, campesinos paupérrimos, murieron cuando él tenía tres años, por lo que pasó a vivir con su tío Bernandino Juárez, quien lo ponía a cuidar ovejas y le enseñó las primeras letras. En diciembre de 1818 se fugó a Oaxaca para evitar que lo castigaran porque se le había perdido un animal. En esa ciudad estudió la primaria y de ahí pasó al seminario. Juárez, sin vocación sacerdotal, ingresó después al Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca, donde se recibió de abogado en 1834. Aun siendo abogado la vida no le fue fácil: llegó a trabajar como administrador de un baño público en Puebla. En 1841 le otorgaron el puesto de juez de primera instancia. El 15 de enero de 1847 se inició en el rito masónico junto a Gómez Farías y Lerdo de Tejada donde adoptó el nombre masónico de Guillermo Tell. Por su relevante labor como presidente de la nación en dos ocasiones, se le considera como una de las figuras más destacadas de la historia de México.

81


2.3

LIBERALES Y CONSERVADORES

La Guerra de Reforma Ante la ausencia del presidente constitucional, quien debía asumir el poder era el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y ese hombre era Benito Juárez García. Con el establecimiento de un gobierno conservador en la Ciudad de México, el gobierno legal y liberal de Juárez se encontraba en Veracruz y ejercía desde el Ministerio de Justicia y Negocios Eclesiásticos la verdadera presidencia de la república. Ese gobierno oficial, hay que decirlo, fue el más totalitario en la historia del México independiente: detuvo a sus opositores, cerró la universidad, asesinó a estudiantes, cerró periódicos, persiguió a periodistas, impuso préstamos forzosos a toda la población, declaró el estado de excepción y el toque de queda, ejecutó a inocentes por crímenes denunciados por España como condición para reanudar relaciones diplomáticas, y, por supuesto, restituyó a la Iglesia sus bienes con un decreto que declaraba nula la legislación reformista derivada del Plan de Ayutla. El gobierno conservador tenía de su lado el ejército regular, así como recursos materiales, económicos y bélicos con militares de carrera como Miguel Miramón y Tomás Mejía, quienes podían meter en aprietos a los liberales. En cambio, Juárez tuvo que improvisar un ejército con la Guardia Nacional de los estados que lo apoyaban y así defendió la Constitución de 1857. Muy pocos tenían experiencia en la guerra ya que sus principales dirigentes se dedicaban a otras profesiones: eran abogados, periodistas, médicos, escritores o comerciantes, aunque algunos sí eran militares de carrera, como Jesús González Ortega, Ignacio Zaragoza, Santos Degollado, Mariano Escobedo y Porfirio Díaz. Con todo en contra y a las puertas de una derrota inminente, en julio de 1859 Juárez dio un golpe que cimbraría a la sociedad y garantizaría definitivamente la separación entre el Estado y la Iglesia. Desde Veracruz lanzó las famosas leyes de Reforma, un verdadero parteaguas en la historia de México que propició el nacimiento del Estado laico. Su intención era, de una vez por todas, acabar con el poder político de la Iglesia. El clero sostenía al ejército conservador con sus recursos y le había declarado la guerra al Estado, por lo tanto habría que quitarle los recursos para su desleal dominio. El 12 de julio de 1859 fue promolgada la Ley de Nacionalización de los Bienes Eclesiásticos, que básicamente establece lo siguiente: 1 Entran al dominio de la nación todos los bienes que el clero secular y regular ha estado administrando con diversos títulos, sea cual fuere la clase de predios, derechos y acciones en que consistan, el nombre y aplicación que hayan tenido.

82

2 Habrá perfecta independencia entre los negocios del Estado y los negocios puramente eclesiásticos. El gobierno se limitará a proteger con su autoridad el culto público de la religión católica, así como el de cualquiera otra.

3 Se suprimen en toda la república las órdenes de los religiosos regulares que existen, cualquiera que sea la denominación o advocación con que se hayan erigido, así como también todas las archicofradías, cofradías, congregaciones o hermandades anexas a las comunidades religiosas, a las catedrales, parroquias o cualesquiera otras iglesias.

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA Valentín Gómez Farías Político tapatío nacido en 1781. Catedrático de la Universidad de Guadalajara y médico en ejercicio, fue precursor del liberalismo y acudió a las Cortes españolas que se reunieron en Cádiz en 1812 para deliberar sobre el texto de la Constitución Política de la Monarquía Española. Al estallar la Guerra de Independencia organizó y financió un batallón con el que combatió a los españoles. Su gobierno se caracterizó por un abierto desafío al poder del clero y por la defensa de la autoridad civil. Vicepresidente con Santa Anna, sustituyó a este en el cargo en varias ocasiones, las primeras entre 1833 y 1834, la última de 1846 a 1847.

4 Queda prohibida la fundación o erección de nuevos conventos de regulares; de archicofradías, cofradías, congregaciones o hermandades religiosas, sea cual fuere la forma o denominación que quiera dárseles. Igualmente queda prohibido el uso de los hábitos o trajes de las órdenes suprimidas.


2.3

LIBERALES Y CONSERVADORES

La Ley de Libertad de Cultos fue algo innovador para los mexicanos de la época, acostumbrados a profesar la religión católica a la fuerza. En esta ley se establece que las personas pueden practicar la religión de su preferencia o no tenerla. Además, la Ley del Matrimonio Civil, promulgada el 23 de julio de 1859, cambió a la sociedad: el gobierno aceptaba que la gente contrajera matrimonio religioso pero ya no era obligatorio, sino voluntario y a conciencia. Sólo tendría validez frente al Estado y se estableció que esta unión era un contrato civil, no religioso. Otra ley importante, promulgada el 28 de julio de 1859, fue la Ley Orgánica del Registro Civil, donde todos los acontecimientos de la vida, como el nacimiento, adopción, matrimonio y muerte, que antes estaban regulados por la Iglesia, desde ese momento serían sancionados por el Estado. La Iglesia ya no tenía jurisdicción sobre los cementerios, hospitales ni instituciones de beneficencia. En suma, con la leyes de Reforma quedó establecido que México sería un Estado laico. No tendría injerencia ninguna institución religiosa, no habría religión oficial, el gobierno no participaría en ningún acto público de culto y su política no estaría determinada por creencias religiosas. Era el fin del domino político de la Iglesia. Por otra parte, el gobierno de Estados Unidos estaba al pendiente de la situación en el país. Desde hacía tiempo los estadounidenses tenían en la mira al istmo de Tehuantepec para construir una vía que conectara el océano Atlántico con el Pacífico. El gobierno de James Buchanan envió a México a su representante, Robert McLane, para promover un tratado con apoyo material y económico nada favorable para México. Los conservadores los rechazaron de inmediato. Robert McLane fue a Veracruz a ofrecer el mismo trato a Juárez y su ministro de Relaciones Exteriores, Melchor Ocampo, fue el encargado de negociar. De allí surge el famoso Tratado McLane-Ocampo. Firmado el 14 de diciembre de 1859, le otorgaba el reconocimiento al gobierno de Juárez, por lo tanto los conservadores se convirtieron en el gobierno ilegítimo. Aunque el Congreso tenía que ratificarlos, con la firma de Juárez era más que suficiente. La alianza con Estados Unidos permitió que una pequeña escuadra de este país, situada en Veracruz, evitara un bloqueo marítimo que Miramón intentaba realizar con dos barcos de guerra comprados en Cuba.Antes de que pudieran llegar a Veracruz, las naves fueron detenidas por el comandante Turner bajo el cargo de piratería, ya que no portaban la bandera mexicana. De esta manera se frustró el bloqueo terrestre que Miramón había planeado, además del marítimo, y a partir de ahí las fuerzas conservadoras sufrieron derrotas de consideración, además la Iglesia dejó de apoyarlos económicamente. En ese momento comenzó la debacle de esta facción política. Afortunadamente para el país el tratado McLane-Ocampo fue rechazado por el Congreso norteamericano. Los senadores de los estados del norte consideraron que si aceptaban el tratado los estados del sur se harían más fuertes y la guerra civil era inminente. Los enemigos de Juárez lo acusaron de vender el país. No se establecía la venta del territorio, era un tratado comercial, pero permitir la entrada de tropas estadounidenses a territorio mexicano sí puso en riesgo la soberanía nacional. De haberse ratificado las consecuencias hubieran sido, por decir lo menos, funestas. Varios intelectuales en Estados Unidos veían esto como la anexión definitiva de todo el territorio nacional, pero sin los costos de una guerra, aunque la idea no les parecía del todo buena ya que esto significaría anexar a 7 millones de individuos que consideraban afeminados, sin dignidad y sobre todo ignorantes.

MITO Y VERDAD “Benito Juárez defendió a los indios” Pese a compartir el mismo origen con los grupos étnicos, Juárez no se tentó el corazón para perjudicarlos. Las reformas liberales, que incentivaban el papel del individuo, resultaron desastrosas para la organización productiva de los indios. La organización comunal indígena simplemente no podía funcionar con el nuevo sistema. Juárez creía que el esfuerzo personal lo podía todo, como había sido su caso. Al privatizar la propiedad comunal los indios quedaron desprotegidos y más pobres que nunca. Los grandes hacendados fueron los más beneficiados y este fue el comienzo de los grandes latifundios que ocasionaron tantos problemas a las generaciones venideras.

83


2.3

LIBERALES Y CONSERVADORES

Algunos historiadores lo valoran como una obra maestra de la diplomacia, ya que el gobierno liberal mexicano sabía que Estados Unidos nunca iba a autorizar el tratado. El hecho concreto es que se salió con la suya y eso permitió el triunfo de los liberales. El 22 de diciembre de 1860 en Calpulalpan los conservadores fueron derrotados por el general Jesús González Ortega: la guerra había llegado a su fin. El presidente Juárez regresó triunfal a la Ciudad de México el 11 de enero de 1861.

La intervención francesa Unas semanas antes, cuando las arcas del gobierno ya estaban literalmente sin un solo peso, Juárez se había visto obligado a suspender el servicio de la deuda externa a los acreedores europeos. Se les debía 69 millones de pesos a los ingleses, 55 millones a los franceses y 9 millones a los españoles. Pero en fecha reciente se habían librado en Estados Unidos los primeros combates de la Guerra de Secesión; los liberales mexicanos daban por seguro que los norteños derrotarían en muy corto plazo a los sureños y acrecentarían su poderío de tal manera que los europeos no se atreverían a violar la Doctrina Monroe atacando a México. Mientras tanto las cosas no marchaban bien en el país, la victoria no era total. Varios miembros del Partido Liberal se oponían a Juárez, no le perdonaban la firma del tratado McLane-Ocampo y el diputado José María Aguirre pidió su renuncia. Algunos de sus colaboradores de plano dejaron sus cargos. Por su lado, los conservadores no se daban por vencidos y como pudieron rearmaron un ejército al mando del general Leonardo Márquez. A pesar de que el gobierno había intervenido los bienes de la Iglesia, la situación económica era grave y después de deliberarlo con su gabinete el 17 de julio de 1861 Juárez decretó la suspensión de pagos de la deuda por dos años. Aquí en México varios veían con buenos ojos el establecimiento de una monarquía. Uno de los conspiradores más importantes era Juan Nepomuceno Almonte, hijo natural de José María Morelos. Con el apoyo del clero y de los miembros del ejército conservador querían vengarse luego de la derrota en la Guerra de Reforma. Para obtener algo de dinero, Juárez ofreció a Estados Unidos los derechos mineros de Baja California, Chihuahua, Sonora y Sinaloa como garantía para obtener 5 millones de dólares en un préstamo que debía ser pagado al término de seis años, y de no saldarse los cuatro estados pasarían al dominio absoluto de Estados Unidos. Pero en Washington consideraron poco confiable la oferta (se pensaba que Juárez iba a ser incapaz de conservar la presidencia) y ni siquiera discutieron el asunto a fondo. El 15 de diciembre del mismo 1861 un ejército español de 6 mil hombres ocupó Veracruz. Para ganar tiempo mientras se desarrollaban unas pláticas de paz, Juárez permitió que los invasores trasladaran sus campamentos a las frescas y salobres tierras de Córdoba y Orizaba. Pero los franceses sabotearon tan abiertamente las pláticas que, sospechando que sus compañeros traían designios ocultos, ingleses y españoles optaron por regresar a sus países sin haber logrado sus objetivos. En efecto, el emperador Napoleón III acariciaba secretamente el proyecto de establecer un imperio mexicano; el pago de la deuda era sólo el pretexto. Las probabilidades de vencer a los franceses eran mínimas pues se les consideraba los mejores combatientes del mundo. El ejército liberal, por el contrario, estaba mal armado, mal entrenado y muchos de ellos eran voluntarios. Juárez le

84

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA Ignacio Zaragoza De ideas progresistas, luchó contra la dictadura de Santa Anna y apoyó a Benito Juárez durante la Guerra de Reforma (18581960), contribuyendo decisivamente a la victoria final de los liberales. Dos años después, en los inicios de la invasión francesa de México, obtuvo una brillante victoria en la Batalla de Puebla (5 de mayo de 1862), por la que es honrado como héroe nacional. Lamentablemente, una enfermedad puso fin a su vida pocos meses después, a los 33 años de edad.

PALABRAS FAMOSAS “Las armas nacionales se han cubierto de gloria. Las tropas francesas se portaron con valor en el combate y su jefe con torpeza.” Ignacio Zaragoza


2.3

LIBERALES Y CONSERVADORES

encargó a Ignacio Zaragoza la defensa del país. El comandante francés creía que los liberales iban a huir ante la sola presencia de su ejército, de modo que marchó al altiplano, atacó Puebla el 5 de mayo y, para sorpresa del mundo entero, empezando por los mexicanos, fue obligado a regresar a Orizaba tras sufrir fuertes pérdidas. “Glorioso triunfo”, diría el general Zaragoza. Pudiendo aniquilar a las fuerzas invasoras, el ejército se paralizó por falta de recursos. Aquella derrota convirtió a los franceses en el hazmerreír de Europa. Como era de esperarse y para lavar su maltrecho honor imperial, al año siguiente llegaron 28 mil extras, más los 6 mil que aportaron los conservadores, y el 17 de mayo de 1863 tomaron Puebla tras combatir 63 días casa por casa. Los jefes del ejército mexicano, González Ortega y Porfirio Díaz, cayeron prisioneros. Resulta increíble que una nación de ocho millones de habitantes estuviera a merced de un ejército de 35 mil hombres. El 31 de mayo de 1863 Juárez abandonó la capital rumbo a San Luis Potosí para llevar consigo la bandera de la legalidad, según sus partidarios, y para no dejar de cobrar el sueldo, según los enemigos. A fines de año prosiguió la fuga hacia Saltillo. Juárez se convirtió en el símbolo de la resistencia contra el imperio francés, contra los conservadores que habían traicionado al país y, a la postre, contra la usurpación de Maximiliano. La lucha continuó por varios frentes y por muchos hombres, entre los que destacan Porfirio Díaz, Mariano Escobedo, Ramón Corona y José María Arteaga. Esta lucha la llamó Juárez “la segunda Independencia de México”.

DATO IMPORTANTE La Batalla del 5 de Mayo ha sido el mayor enfrentamiento en la historia entre un país americano y uno europeo en el hemisferio occidental. Sin considerar a las tropas de apoyo asentadas en la región, participaron directamente en esta lucha casi 5 mil soldados mexicanos y poco más de 6 mil franceses.

El Segundo Imperio Mexicano Las tropas invasoras al mando de Frédéric Forey ocuparon la Ciudad de México el 10 de junio de 1863. Obviamente los grupos conservadores estaban de plácemes, pero el gusto les duró poco: Forey lanzó un manifiesto que ratificaba la leyes de Reforma. De todas maneras, los conservadores ofrecieron la corona imperial de México al príncipe Maximiliano, archiduque de Austria; si no la aceptaba le pedirían a Napoleón III que designara otro emperador. Así, viajaron a Miramar, en Trieste, Italia, a ofrecerle el trono a Maximiliano, quien les reiteró que lo aceptaría cuando emitiera su voto la mayoría de la población en México. Al pisar tierra mexicana por primera vez, el 28 de mayo de 1864, en Veracruz, Maximiliano de Habsburgo ya intuía que el viaje a México era una locura, pero Carlota lo convenció de que siguieran. Creía que el pueblo mexicano lo había pedido: nada más alejado de la realidad. Las mismas autoridades firmaron todas las actas del “plebiscito”. Así, con un fraude gigantesco, la población mexicana recibió a Maximiliano. Este personaje aceptó la Corona mexicana por ambición ya que nunca iba a ocupar el trono por no ser el primogénito de la casa imperial de los Habsburgo. Despilfarrador como casi todos los nobles, se endeudó para construir su castillo en Trieste y los acreedores lo perseguían para que les pagara. Por esta misma razón se casó con Carlota, ya que era una de las mujeres más ricas del mundo. Por lo tanto, el ser emperador de México era la tabla de salvación de sus deudas. Por esa razón se llevaba casi 10% de los ingresos de México, un millón 700 mil de pesos de los 18 millones que se recaudaban. En la reunión de agosto de 1863 Maximiliano fue muy cuidadoso de las formas y (quizá por falta de confianza o por el disimulo que provocaban las exigencias de su hermano) nunca comentó sobre las anotaciones de su diario, donde

85


2.3

LIBERALES Y CONSERVADORES

había plasmado con claridad su postura ante la religión y el clero: la religión como deber moral es necesaria y consoladora, porque sólo ella mantiene el equilibrio de una persona; en cambio, la religión practicada como pasión es un furor como cualquier otro, y normalmente degenera en fanatismo y tortura a sus víctimas, y muchas veces se transforma en el extremo contrario. Para Maximiliano era claro que la religión debía ser moderada, pues de otra manera los crímenes de la Inquisición se repetirían, y la tortura y el fanatismo se apoderarían de las naciones. También, a diferencia de sus familiares más cercanos (como su hermano, el emperador austriaco) estaba plenamente convencido de uno de los principios básicos del liberalismo: la separación de la Iglesia y el Estado. Maximiliano presentía que iba a tener dificultades con el grupo conservador que lo trajo a esta aventura. Desde el principio el archiduque veía a los conservadores como gente de segunda, convencidos de que en pleno siglo XIX era posible tener monarquías de corte medieval. Ellos pensaban que Maximiliano les debía de alguna manera el trono y por consiguiente tenía que recompensarlos. Así, cuando el Habsburgo subió al trono, la jerarquía eclesiástica supuso que él solucionaría esa “injusticia”, pero grande sería su sorpresa al enterarse de que el emperador no estaba dispuesto a dar marcha atrás y tenía la intención de promover la igualdad ante la ley y la libertad individual, dos conceptos que anularían los fueros religiosos y abrirían la puerta a la libertad de conciencia. Autorizó con leves restricciones la reinstalación de conventos clausurados por Juárez, y sacerdotes y monjas volvieron a salir a la calle vistiendo sus hábitos. Pero al clero lo que más le importaba era recuperar las propiedades confiscadas por Juárez. El control de la Iglesia por el Estado era inaceptable para los jerarcas, pero Maximiliano no dio marcha atrás: entre 1864 y 1865 promulgó leyes que buscaban liberalizar al imperio. El 26 de febrero de 1865 autorizó la libertad de cultos, poco tiempo después publicó un ordenamiento sobre los bienes eclesiásticos, uno más sobre el establecimiento del registro civil y otro relativo a la educación pública. Maximiliano llegó demasiado lejos y el papa Pío IX envió al nuncio Pedro Francisco Meglia con una amenaza: tenía que frenar sus medidas liberales, y le dejó claro que no venía a negociar sino a exigir el respeto para los privilegios de la Iglesia en México. Maximiliano no cedió y monseñor Meglia abandonó la capital en mayo de 1865. El emperador estaba convencido de que el clero era el responsable del atraso del país. Maximiliano, a causa de sus ideas liberales, se atrevió a dar un golpe que ni el mismo Juárez había considerado: impuso la censura sobre los documentos pontificios que llegaban de Roma, es decir, debían ser revisados y autorizados por el gobierno imperial. Por supuesto, perdió el apoyo de la Iglesia. Los días de su imperio estaban contados porque la Guerra de Secesión en Estados Unidos había concluido y la Casa Blanca reclamaba “América para los americanos”. El emperador ya era un cadáver insepulto. El ejército de Juárez comenzó a derrotar a las tropas conservadoras y clericales. El Habsburgo fue fusilado en Querétaro, junto con los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía; el liberalismo se había impuesto a los deseos de la Iglesia y de los conservadores. Maximiliano resultó ser más liberal que Juárez pero para su desgracia se había equivocado de país. Seguramente en su tierra hubiera sido un buen gobernante.

86

PALABRAS FAMOSAS “¡Mexicanos! Muero por una causa justa, la de la independencia y libertad de México. Ojalá que mi sangre ponga fin para siempre a las desgracias de mi nueva patria. ¡Viva México!” Maximiliano de Habsburgo

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Maximiliano de Habsburgo Era un archiduque de la Casa de Habsburgo, hermano del emperador austriaco Francisco José y yerno del rey belga Leopoldo I. Napoleón hizo que la asamblea de notables conservadores que le apoyaban en México ofreciera la dirigencia del país a Maximiliano, para así reconciliarse con Austria y compensarle por la pérdida del Piamonte. Maximiliano aceptó en 1864 y se convirtió en emperador de México, apoyándose en la opinión católica y conservadora frente a los liberales de Juárez, que contaban con el apoyo popular. Fue fusilado en el Cerro de las Campanas el 19 de junio de 1867.


LIBERALES Y CONSERVADORES

2.3

Manos a la obra 1. ¿Cómo califican la actuación de Juárez en la firma del tratado McLane-Ocampo? ¿Fue una traición a México o una maniobra hábil para derrotar a los conservadores? ¿Qué crees que hubiera hecho en su lugar el presidente actual? Discutan en equipos las preguntas y argumenten sus respuestas.

2. Elaboren un escrito donde analicen el papel del clero, los conservadores, los liberales, Maximiliano y Juárez en los acontecimientos antes descritos. ¿Héroes, villanos, convenencieros o gente común y corriente haciendo su trabajo?

87


2.4

La República Restaurada, 1867-1876

Explora lo que sabes ¿Por qué crees que hay tantas calles, colonias, ciudades y municipios en este país que llevan en su nombre el apellido Juárez?

Identificarás algunas de las principales aportaciones políticas de Benito Juárez durante su segundo periodo de gobierno.

Incrementa tus conocimientos Segundo periodo juarista El segundo mandato de Juárez tampoco estuvo exento de problemas: la invasión de los franceses y la llegada de Maximiliano provocó una guerra. Juárez y su gobierno se vieron obligados a recorrer el país para mantener la vigencia de la Constitución. “La república viaja en carruaje”, se decía en aquellos años patéticos. Debido a la invasión francesa, Juárez no pudo convocar a elecciones y extendió su mandato mediante el decreto del 8 de noviembre de 1865: él, por obvias razones, permanecería al frente del Ejecutivo hasta que se restaurara la república. De todas maneras recibió críticas y sufrió la renuncia de colaboradores como Guillermo Prieto. Al consumarse el triunfo liberal en 1867, el clero quedó reducido a la impotencia, sin recursos económicos y sometido a las leyes de Reforma, mientras que los militares del régimen caído, vistos como traidores, simplemente dejaron de representar peligro alguno. Juárez no tuvo que sacrificarse para pagar la deuda externa, pues las relaciones con los gobiernos europeos estaban interrumpidas y los acreedores guardaron para otra época sus viejas exigencias. Por añadidura, la intervención francesa había volcado gruesas cantidades de dinero que por breve tiempo activaron la economía del país. Pareció, pues, que en 1867 México había quedado en buenas condiciones para hacer efectivo el programa liberal: establecer un gobierno con perfecto equilibrio de los tres poderes, en el que se respetaran escrupulosamente las garantías individuales y la libertad de prensa. Con esto se podrían poner en marcha actividades como llenar el país de escuelas, construir caminos, puertos. Que todo volviera a la normalidad, que las leyes funcionaran, por eso a este periodo se le conoce como la República Restaurada. Los únicos buenos negocios que quedaron en el país eran los de adueñarse de los bienes del clero o extorsionar a los ricos, y con esto la cultura del robo social, heredada de la Colonia, adquirió mayores fuerzas. El principal exponente de los nuevos magnates fue el cacique chihuahuense Luis Terrazas, quien capitalizó el apoyo prestado a Juárez durante la guerra adueñándose de inmensos latifundios.

88

MITO Y VERDAD “Benito Juárez es el autor original de la célebre frase: ‘Entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz’” Esta famosa sentencia la acuñó el filósofo suizo Benjamin Constant de Rebecque (1767-1830) que en ese tiempo era muy leído en México. Esta frase fue reelaborada de unos textos del libro La paz perpetua del filósofo Immanuel Kant (1724-1804) quien, a su vez, se inspiró en viejos adagios griegos.


2.4

LA REPÚBLICA RESTAURADA 1867-1876

Otros hicieron grandes fortunas absorbiendo los bienes del clero. Muy pocos individuos quisieron echarse a cuestas la tarea de dirigir una fábrica o un comercio, y la falta de empleos en el sector productivo estimuló el desarrollo de una clase media burocrática y parasitaria. El poderío de la cargada se manifestó desde octubre del mismo 1867, cuando tuvieron lugar las elecciones para presidente de la república, magistrados de la Suprema Corte y diputados. Según las crónicas y testigos de la época el número total de electores no correspondía al número total de votos: fueron menos de 4 mil. Evidentemente los funcionarios encargados de las votaciones llenaban las urnas a su gusto y a favor de su jefe, Benito Juárez. Así, Juárez obtuvo alrededor de 6 mil votos contra algo más de 2 mil que recibieron los otros dos candidatos a la presidencia: Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz. Para las elecciones de 1871 fue la misma historia: elecciones totalmente amañadas a favor de don Benito. Juárez obtuvo 5 mil 837 votos contra 3 mil 555 de Díaz y 2 mil 864 de Lerdo de Tejada. Pero esta ocasión a Porfirio Díaz, que enarbolaba la bandera de la no reelección, consideró que el resultado era un flagrante fraude electoral y se levantó en armas. Pero el movimiento fue aplastado y a Porfirio Díaz se le indultó por los servicios prestados a la nación.

PALABRAS FAMOSAS “A los amigos, justicia y gracia; a los enemigos, la ley a secas.” Benito Juárez

El legado de don Benito Juárez murió el 18 de julio de 1872 a los 66 años de un infarto al miocardio. En cuanto a logros, sus obras más importantes fueron la construcción de 5 mil kilómetros de líneas telegráficas y el decreto de la educación primaria gratuita y obligatoria, aunque le faltó promover la construcción de las escuelas normales para preparar a los maestros. A la distancia de más de un siglo, se puede decir que Juárez se desempeñó como presidente con la máxima eficacia que humanamente se podía esperar en las angustiosas circunstancias que le tocó enfrentar, y que no puede calificársele de mal gobernante, al menos fue mucho mejor que Santa Anna. Sin embargo, el testamento de Juárez reveló que no dejó de beneficiarse del puesto, pues sus bienes y los que había registrado a nombre de Margarita Masa, su mujer, alcanzaban un valor de 151 mil 233.81 pesos, equivalentes a varios millones de dólares actuales, mientras que cinco años antes de que ocurriera su muerte, cuando se desplomó el imperio, estaba en la miseria. Había ocupado el máximo cargo del país durante 14 años y medio, mientras Santa Anna no llegó ni a seis como total en las 11 ocasiones que estuvo sentado en la silla presidencial.

El Benemérito de la Américas

El triunfo sobre la intervención y el imperio otorgó a Juárez una dimensión internacional que ni él mismo pudo concebir. Tenía su origen en el triunfo legítimo de las armas nacionales porque reivindicaba a México y Europa, y colocaba el sistema republicano por encima de la monarquía. Intelectuales, escritores y políticos, tanto europeos como americanos, se encargaron de difundir su nombre en Ia historia universal. Juan Prim Ie aseguraba la admiración de la Europa liberal; Giuseppe Garibaldi Io había llamado “veterano de Ia libertad del mundo”; el Congreso de Colombia lo reconoció y el gobierno de República Dominicana Io proclamó “Benemérito de Ia América”. Pero

89


2.4

LA REPÚBLICA RESTAURADA 1867-1876

las palabras que mostraban la estatura histórica de Juárez fuera de México provenían de una extensa carta que Víctor Hugo publicó en periódicos europeos: “Europa en 1863 se arrojó sobre América. Por una parte dos imperios, por la otra un hombre. Un hombre con sólo un puñado de hombres. Un hombre arrojado de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, de rancho en rancho, amenazado por la infame fusilería de los consejos de guerra, perseguido, errante, atacado en las cavernas como una bestia feroz, acosado en el desierto, proscrito. Ni dinero, ni pan, ni pólvora, ni cañones. Los matorrales por ciudades. Aquí Ia usurpación llamándose legitimidad, allá el derecho, llamándosele bandido. Y un día, después de cinco años de humo, de polvo y de ceguera, la nube se ha disipado y entonces se han visto dos imperios caídos por tierra. Nada de monarquía, nada de ejércitos; nada más que la enormidad de la usurpación en ruinas y sobre este horroroso derrumbamiento, un hombre de pie, Juárez, y al lado de este hombre, la libertad”. Esta admiración llevó a Alessandro Mussolini a llamar así a uno de sus hijos, el tristemente célebre Benito Mussolini, el Duce. Fuente: Pedro Ángel Palou Pérez, Juárez en Puebla

Manos a la obra ¿Se merece Benito Juárez todo este reconocimiento nacional e internacional o es una exageración? Trabajen en equipo y argumenten su respuesta.

90


2.5

La estabilidad política: el Porfiriato, la crisis socioeconómica y movimientos sociales de oposición al régimen

Explora lo que sabes Contesta las siguientes preguntas. 1. ¿Por qué a Porfirio Díaz se le caracteriza como un tirano en la historia de México?

2. ¿El país mejoró o empeoró con la dictadura de Porfirio Díaz?

Detectarás las principales características del periodo de estabilidad política y económica conocido como Porfiriato.

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Incrementa tus conocimientos A la muerte de Juárez el presidente de la Suprema Corte, Sebastián Lerdo de Tejada, asumió la presidencia. Aunque tuvo algunos logros importantes como el restablecimiento del Senado y elevar a rango constitucional las leyes de Reforma, su política anticlerical lo metió en problemas: expulsó a varios jesuitas supuestamente por conspirar contra el gobierno, suprimió la orden de las Hermanas de la Caridad y mucha gente, como era de esperarse, se indignó. Para las elecciones de 1875 Lerdo se presentó a las elecciones para reelegirse, aunque nadie lo quería. Porfirio Díaz intentó por tercera vez llegar a la presidencia de la república, enarbolando una vez más la bandera de la no reelección. A pesar de su impopularidad, Lerdo de Tejada arrasó en las elecciones por medio de un descarado fraude. En enero de 1876 Porfirio Díaz desconoció el gobierno de Lerdo y se levantó en armas con el Plan de Tuxtepec. En un rancho cerca de Monterrey llamado Icamole, Díaz fue derrotado por los lerdistas. Al más puro estilo de Hernán Cortés se puso a llorar enfrente de sus hombres, por lo cual le quedaría el apodo de el Llorón de Icamole. Cuando el ejército lerdista atacó a los hombres de Porfirio Díaz en Tecoac, Puebla, y ya casi para acabarlo definitivamente, su compadre Manuel González atacó por sorpresa y lograron derrocar a Lerdo de Tejada, quien se exilió en Nueva York hasta su muerte. Porfirio Díaz entró a la capital el 21 de noviembre de 1876. El 12 de febrero de 1877 se celebraron las elecciones y con Díaz como único candidato esta vez el oaxaqueño sí ganó la presidencia; en mayo de 1877 tomó posesión. Con su ascenso terminó el periodo de la República Restaurada y comenzó la etapa conocida como Porfiriato.

Porfirio Díaz Mori Nació en la ciudad de Oaxaca el 15 de septiembre de 1830. Comenzó sus estudios en el Instituto de Ciencias y Artes de su ciudad natal. Se inició en las armas apoyando el Plan de Ayutla y combatiendo a los conservadores durante la Guerra de Reforma. Participó en la Batalla del 5 de Mayo y se destacó como temible enemigo de los franceses. Contribuyó notablemente a liquidar el Segundo Imperio mexicano, pues el 3 de octubre de 1866 lo venció en Miahuatlán y el 18 del mismo mes en La Carbonera. Gobernó México en nueve ocasiones, que en conjunto suman más de treinta años (1876-1911). Murió en julio de 1915 en París.

91


2.5

LA ESTABILIDAD POLÍTICA: EL PORFIRIATO, LA CRISIS SOCIOECONÓMICA Y MOVIMIENTOS SOCIALES

De héroe a dictador

Porfirio Díaz Mori nació el 15 de septiembre de 1830, en un cuartucho del Mesón de la Soledad, en Oaxaca. Su padre, José Faustino Díaz, administraba el establecimiento en el que alquilaba pesebres y rincones donde dormir a los arrieros que pasaban por la ciudad. Para completar el gasto, trabajaba en un banco de herrería y ofrecía sus servicios de veterinario práctico proporcionando atención a las bestias enfermas de sus huéspedes. Cuando el futuro gran personaje tenía tres años de edad, don José Faustino Díaz murió por una epidemia de cólera que asoló al país. Doña Petrona Cecilia Mori, la madre viuda, no pudo administrar eficientemente el mesón, de modo que tuvo que abandonarlo e instalarse en una casa de las orillas de la ciudad, donde ganaba una miseria tejiendo rebozos en compañía de sus tres hijas. Porfirio se vio en la necesidad de trabajar desde que tuvo uso de razón; además de él, su madre debía mantener a tres hijas y a otro hijo, Félix, el benjamín de la familia. Sus padres eran indios mixtecos y con el tiempo Porfirio Díaz se convertiría en el segundo indígena después de Juárez en llegar a la presidencia. Ambos representaban el prototipo del mexicano luchón que se las ingenia para sobrevivir aun en la más espantosa de las adversidades. Como herencia única e inapreciable, Porfirio recibiría el carácter indomable de sus progenitores. Fue aprendiz de carpintero, zapatero y estuvo inscrito en el seminario de Oaxaca, estudió para abogado pero no alcanzó a recibirse; dio clases de latín, fue bibliotecario y, por último, militar. Sus méritos en la milicia son incuestionables: derrotó a los conservadores en Oaxaca, fue héroe indiscutible en la Batalla de Puebla, luchó con los liberales en la Guerra de Reforma y a la llegada de Maximiliano fue uno de los que más fervientemente se opuso al usurpador. Por todo esto, sentía que la presidencia de México la merecía más que nadie. Fuente: Armando Ayala Anguiano, La epopeya de México

La paz porfiriana Una vez en la presidencia, la prioridad de Porfirio Díaz fue el establecimiento de la paz a cualquier precio, con mano dura si era necesario. Para tener de su lado a los militares y a los políticos aplicó lo de “pan o palo”, es decir, comprar voluntades o aplicar castigo. A los que querían pan del concedía ascensos, dinero, concesiones; a los que preferían palo les tocaba persecución, cárcel, exilio o muerte. De esta manera empezó la campaña de “pacificación”, reprimiendo, apaciguando rebeliones y eliminando enemigos. También sabía sofocar movimientos como el de Veracruz, donde dos barcos de la armada pretendían iniciar una revuelta. Una vez aprehendidos los insurgentes, el presidente le mandó un telegrama al gobernador Luis Mier y Terán con una orden histórica: “Mátalos en caliente”. Los barcos no atacaron y los supuestos nueve conspiradores fueron fusilados, pero el telegrama hasta la fecha nadie lo ha visto. Con los fusilamientos le hizo saber a todo mundo que el gobierno no toleraría revoltosos. Díaz puso especial énfasis en combatir la delincuencia, pues los caminos estaban atestados de maleantes que operaban con total impunidad. El gobierno echó mano de los militares y un cuerpo policiaco llamado Los Rurales, que te-

92

PALABRAS FAMOSAS “Que ningún ciudadano se perpetúe en el poder y esta será la última revolución.” (Plan de La Noria, 1871) Porfirio Díaz


2.5

LA ESTABILIDAD POLÍTICA: EL PORFIRIATO, LA CRISIS SOCIOECONÓMICA Y MOVIMIENTOS SOCIALES

nían la particularidad de vestir como charros. Los Rurales se hicieron famosos por aplicar la ley fuga: no perdían el tiempo llevando a los delincuentes ante el juez, sino que los ejecutaban donde habían sido capturados. Así, fueron apareciendo en los árboles racimos de colgados, miles de individuos fueron ahorcados y ejecutados. Si encontraban a alguien cortando las líneas telegráficas para robarse el cable, la orden era colgarlos del mismo poste del telégrafo. Como era de esperarse cometían seguido todo tipo de atropellos e injusticias, pero así acabaron con la delincuencia. También Los Rurales ayudaron al régimen como órgano represor. La obsesión, como en pocas épocas de la historia, era alcanzar la paz. El Porfiriato, al ser una dictadura, no permitía ningún tipo de desorden político y social que pusiera en riesgo la paz y el progreso de la nación, por ello el ejército porfiriano emprendió sangrientas campañas contra los yaquis en Sonora y los mayas en Yucatán, que fueron deportados al Valle Nacional en Oaxaca para trabajar como esclavos. Algunos desdichados, en uno de los episodios más funestos de esta época, fueron arrojados al mar desde el barco El Demócrata a aguas infestadas de tiburones. Para las elecciones de 1880 don Porfirio se iba a ver muy mal presentándose como candidato, después de haber proclamado tantas veces la no reelección. Díaz sabía que esas cosas no se hacían... al menos no de inmediato. Pero como le gustó tanto la silla presidencial ordenó a los diputados que legislaran para hacer posible la reelección después de un periodo de cuatro años y sólo una vez más en la vida. Impuso como presidente a su compadre Manuel González de 1880 a 1884. En fin, las elecciones fueron una farsa de un solo candidato (con 98.2 de los votos a favor), lo que propició algo insólito para aquellos tiempos: una sucesión pacífica. Con todo el poder y el Congreso de su lado, Díaz mandó un mensaje de tranquilidad a la comunidad internacional y la inversión extranjera empezó a fluir como nunca se había visto en la historia nacional. La bandera del progreso fue el ferrocarril y se convirtió en el símbolo de la dictadura. Cuando Díaz llegó al poder sólo existían 800 kilómetros de vías férreas; cuando don Porfirio dejó el cargo en 1911 la red alcanzaba 20 mil kilómetros. Comenzó de igual manera un crecimiento económico sin precedentes: se reactivó la minería, comenzó la explotación a gran escala del petróleo, se modernizaron los puertos, varias sucursales bancarias abrieron su puertas en distintas partes del país y se inauguraron grandes almacenes comerciales. Las ciudades comenzaron a mostrar un rostro diferente: luz eléctrica, calles asfaltadas, postes de telégrafo y teléfono, carruajes por todas partes. Las fábricas emergieron aquí y allá. Pero no todo era miel sobre hojuelas: la calidad de vida de los obreros y campesinos era deplorable.

La situación de los obreros Al igual que los peones de las haciendas, los obreros trabajaban hasta 14 horas por salarios de hambre, sin derecho a huelga y sin seguridad social. Las fábricas se convirtieron en auténticos polvorines. En Cananea, Sonora, en junio de 1906, y en Río Blanco, Veracruz, en enero de 1907, estallaron huelgas revolucionarias que fueron aplastadas a sangre y fuego. El total de los huelguistas asesinados ascendió a varios centenares y los líderes fueron enviados a los calabozos de San Juan de Ulúa. Para los ideólogos del Porfiriato el problema social podía resolverse “mejorando la raza” mediante la importación de inmigrantes europeos, especialmente trabajadores fornidos que dieran mayor dinamismo a la actividad agrícola e hicieran funcionar las nuevas fábricas.

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA José Yves Limantur Nació el 26 de diciembre de 1854 en la Ciudad de México. Sus padres, ambos franceses, eran de una familia adinerada, por lo que estudió en los mejores colegios privados. Fue nombrado secretario de Hacienda y Crédito Público el 9 de mayo de 1893; entonces se le identificó como la cabeza de los Científicos, el grupo de intelectuales que rodeaba a Porfirio Díaz. Durante su gestión se logró por primera vez en la historia del país un superávit de más de dos millones de pesos en el año fiscal 1894-1895 y al siguiente año, uno de más de cinco millones. Limantour, siempre fiel al general Díaz, lo acompañó al exilio en París, donde murió el 27 de agosto de 1935.

PALABRAS FAMOSAS “¡Un gobierno!, eso es lo que piden los capitalistas tanto mexicanos como de todo el mundo, porque ellos saben bien que el gobierno es tiranía, porque ellos, los capitalistas, son los verdaderos gobernantes. Pues los gobernantes, lo mismo presidentes o reyes, no son otra cosa que perros guardianes del Capital.” Ricardo Flores Magón

93


2.5

LA ESTABILIDAD POLÍTICA: EL PORFIRIATO, LA CRISIS SOCIOECONÓMICA Y MOVIMIENTOS SOCIALES

La medida funcionó a medias pues no hubo oleadas de europeos llegando al país, pero aun así para el año de 1910 residían en territorio nacional alrededor de 120 mil extranjeros, la mayoría estadounidenses y europeos. Con sus mayores conocimientos en el comercio y la industria pronto se convirtieron en prósperos capitalistas. Los franceses eran propietarios de las mejores tiendas, hoteles y restaurantes; los alemanes poseían las principales ferreterías; los españoles eran dueños de las tiendas de abarrotes; los estadounidenses y británicos manejaban casi todo lo relacionado con los ferrocarriles. Los extranjeros, por supuesto, estaban por encima de las leyes del país y recibían un salario mayor. Esta fue una de las causas del estallido de la huelga de Cananea, donde los mineros extranjeros ganaban casi el doble que los mexicanos.

Las haciendas y los peones El paradigma de explotación de las haciendas era evidente en el estado de Morelos, donde literalmente se robaron tierras comunales de los pueblos para acrecentar sus ganancias. Las tensiones estaban a la orden del día. Los peones agrícolas vivían en un ambiente parecido al de un campo de concentración. Si escapaban de las haciendas (y no tenía caso hacerlo pues no había sitios mejores donde trabajar), los gendarmes los aprehendían con el viejo cuento de que había dinero en sus manos y después los regresaban a la hacienda después de haber estado en la cárcel. Aunque estas prácticas provienen de la Colonia, el régimen porfiriano no hizo nada por erradicarlas; al contrario, las incentivó. La jornada laboral en las haciendas era de 14 horas diarias. A menudo no les pagaban con dinero, sino con vales que sólo podían canjear por mercancías en la tienda de raya, operada por la empresa o por los hacendados que vendían todo a precios muy altos. Además, si al momento de su muerte el empleado tenía una deuda, esta se heredaba a sus descendientes. Algunos periódicos de la época justificaban las extenuantes jornadas laborales de los peones diciendo que así tendrían menos tiempo para derrochar su salario en las pulquerías. En general, se pensaba que la miseria, el alcoholismo y el embrutecimiento de los trabajadores era una especie de castigo divino por sus vicios. Los sindicatos estaban prohibidos y muchas huelgas fueron sofocadas por hambre más que por la fuerza.

El derecho de pernada en el Porfiriato

En el Porfiriato el derecho de pernada consistía en que el patrón o hacendado pagaba los gastos de la boda, tomando a cambio a la novia la noche de su casamiento. Los hacendados no dudaban en mandar al marido a la cárcel o a la guerra si se oponía a que este ejerciese su “derecho”. Todo esto se trastocó cuando un chico que se llamaba José Doroteo Arango Arámbula disparó al hacendado Agustín López Negrete después de que este violara a su hermana. Después de esto, el muchacho se ocultó en el monte, convirtiéndose más tarde en Pancho Villa. Como revolucionario no dudó en ajusticiar a los patrones que abusaban de las campesinas, creando una conciencia social que propulsó el cambio.

94

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Ricardo Flores Magón Fue uno de los primeros opositores al régimen de Porfirio Díaz, lo cual le costó persecuciones, exilios y cárcel. En 1900 inició su oposición a través del periódico Regeneración. Acosado por las autoridades porfiristas, salió de México y en Estados Unidos creó la Junta Organizadora del Partido Liberal que en 1905 dio a conocer su programa político. A partir de 1910 Flores Magón radicalizó más sus opiniones y comenzó a transitar hacia la defensa del anarquismo. Se convirtió en un opositor permanente a los regímenes de Madero y Carranza.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE 18 lustros de la vida en México, UNAM (1992).


2.5

LA ESTABILIDAD POLÍTICA: EL PORFIRIATO, LA CRISIS SOCIOECONÓMICA Y MOVIMIENTOS SOCIALES

La vigencia de esta ley no escrita estuvo presente en España durante la Edad Media, aunque hay casos en América Latina que se remontan a sólo unos años. Era una práctica que no estaba recogida en ningún código legal, pero estaba socialmente admitida como una forma de dominio. Esta triste tradición fue exportada a América con la Conquista, pero sorprendentemente los casos de abusos continuaron hasta hace unas décadas. Miguel Delibes, en su novela Los santos inocentes, narra cómo “los señoritos” españoles, dueños de grandes extensiones de tierra, cometían toda clase de abusos contra sus sirvientes, entre ellos la violación. Fuente: Antonio García de León, Resistencia y utopía

En 1888 surgen los famosos Científicos, un grupo de jóvenes talentosos, inteligentes pero también pedantes que fueron utilizados para legitimar la reelección de Díaz. Ellos propagaron la idea de que el país iba muy bien con don Porfirio y no tenía caso reemplazarlo, al contrario, habría que permitirle continuar con su impulso al progreso de la nación y premiar su gran obra. El 15 de octubre de 1888 el Congreso lo declaró presidente por tercera ocasión, por cuatro años más. Don Porfirio se preparó para lanzarse de nuevo como candidato, lo que originaría una violación flagrante a la Constitución al reelegirse de manera inmediata. Pero esto se corrigió en 1890 y a partir de entonces toda reelección fue autorizada sin restricciones. De aquella bandera de la no reelección que enarboló Díaz cuando quería llegar a la presidencia quedaron cenizas y olvido. Como parte del sistema, los Científicos ocuparon los ministerios más importantes del gabinete de Porfirio Díaz. Su tarea era aconsejarlo en los asuntos más importantes y mantener la ruta del progreso. El más notable de los Científicos fue José Yves Limantour, quien puso en orden la economía y en 1895 logró el primer superávit de la historia. Obtuvo el reconocimiento de los estadounidenses, aunque alguna vez comentó: “Pobre México, tan lejos de dios y tan cerca de Estados Unidos”. Aun con todas estas cifras, 90% de los mexicanos estaban hundidos en la miseria o la pobreza; los demás, el 10% de la población, vivían con holgura y, por supuesto, estaban muy contentos con Porfirio Díaz en el poder. Para las elecciones de 1896 se presentó el zacatecano Nicolás Zúñiga Miranda para oponerse a don Porfirio. Para evitar cualquier tipo de revuelta, lo metieron a la cárcel antes de la elección acusado de protagonizar escándalos públicos en estado de ebriedad; no obtuvo un solo voto. Díaz Mori ganó la elección con el cien por ciento de votos a favor. En cuanto a las elecciones de 1900 y 1904, fueron más de lo mismo. En febrero de 1908 Porfirio Díaz le concedió una entrevista al periodista James Creelman que fue reproducida en México por varios periódicos. Este fue un verdadero parteaguas en la historia política del sistema porfirista: Díaz reconoció que los mexicanos estaban preparados para la democracia y para un cambio pacífico de sus gobernantes, además de manera sorpresiva también anunció su retiro de la vida política y abrió las puertas a la oposición clandestina para que compitiera dentro de la ley. Como era de esperarse, mucha gente se entusiasmó con la idea de que por fin se acabara la dictadura porfirista. El camino estaba libre para las elecciones de 1910 y, como era de esperarse, varios se apuntaron como candidatos; el general Bernardo Reyes y Limantour fueron

DATO IMPORTANTE La versión más aceptada por los historiadores es que el famoso Grito de Independencia de Hidalgo se dio a las 5 de la mañana del 16 de septiembre de 1810. La razón por la cual empiezan los festejos la noche del 15 de septiembre es porque Porfirio Díaz cumplía años ese día y quería que todos los mexicanos celebráramos su aniversario al mismo tiempo que la Independencia. Por eso, la fiesta nacional empieza el 15 y sigue con el desfile el 16. De esta manera los mexicanos conseguimos dos días de festejos, además esto explica por qué en México celebramos “las fiestas patrias” y no “la fiesta patria”. Asimismo, don Porfirio fue quien diseñó la ceremonia del grito, y el guión que nos dejó permanece intacto hasta la fecha. Desde entonces, todos los 15 de septiembre a las 11 de la noche, el presidente en turno sale al balcón del Palacio Nacional a tocar la campana y ofrecer una arenga en la que se recuerda a los héroes de la Independencia (los oficiales), con una mención de los principales protagonistas y varios gritos de “¡viva México!”.

PALABRAS FAMOSAS “Cuando se tienen 20 años es uno incendiario; pero después de los 40, se convierte en bombero.” Witold Gombrowicz (escritor polaco; sobre muchos revolucionarios)

95


2.5

LA ESTABILIDAD POLÍTICA: EL PORFIRIATO, LA CRISIS SOCIOECONÓMICA Y MOVIMIENTOS SOCIALES

los principales. Pero don Porfirio no estaba dispuesto a dejar la silla presidencial: en 1909 se desdijo de la entrevista con Creelman publicada en el Pearson's Magazine y decidió “sacrificarse” por la patria anunciando que buscaría su séptima reelección. Don Porfirio no quiso retirarse a tiempo de la silla presidencial porque se creía indispensable, pero cada vez más gente lo quería fuera del gobierno. Uno de los activistas más radicales fue Ricardo Flores Magón. Este personaje se inició en la política en 1902 cuando era estudiante de leyes y participó en disturbios en protesta por la tercera reelección de Díaz. Fundó el periódico Regeneración; sus artículos eran dinamita pura contra el gobierno, de modo que las represalias no tardaron en llegar: fue encarcelado y tuvo que clausurar su periódico. Más tarde, ya en libertad, fundó otra publicación llamada El Hijo del Ahuizote en la que redobló sus ataques a Díaz. El medio fue clausurado y su líder enviado a prisión junto con su hermano Enrique. En 1904 los hermanos Enrique y Ricardo huyeron a Texas y reabrieron Regeneración. En 1906 fundaron en Estados Unidos el Partido Liberal Mexicano, que pugnaba por cambios sociales profundos. Entre los principios y exigencias de este proyecto político destacan los siguientes: 1 La clausura de escuelas del clero.

4

Abolición de las deudas de los peones agrícolas.

2

3

Jornada máxima de trabajo de ocho horas.

Salario mínimo (algo casi desconocido en el mundo).

5

6

Entrega de tierras a los campesinos desposeídos.

Confiscación de los bienes de los políticos enriquecidos en el poder.

Algunas de sus ideas se filtraron e implantaron la conciencia nacional. Uno de los suscriptores de Regeneración era Francisco I. Madero, quien inclusive entregó pequeñas sumas de dinero a los Flores Magón para ayudarlos a salir de la cárcel.

Madero y los espíritus En 1896 Francisco Ignacio Madero comenzó una larga estadía en Francia con el fin de estudiar una carrera universitaria para administrar la enorme fortuna de su familia. En aquel país cayó en sus manos el libro Revue Spirite y así inició su carrera de espiritista. Madero estaba convencido de que su difunto hermano Raúl se comunicaba desde ultratumba con él. En 1907 a Francisco, con 34 años de edad, en uno de sus contactos espiritistas “se le indicó” que era tiempo de lanzarse por la presidencia de la república, pero tenía que prepararse bien para la magnitud del cargo. Madero, como era de esperarse, siguió aquellas “órdenes” sin chistar: leyó a los historiadores, dejó el alcohol, abandonó la plácida costumbre de la siesta y decidió comer poco. Luego de algunas semanas de preparación espiritual se lanzó a redactar su gran obra: La sucesión presidencial en 1910. Durante tres meses Francisco trabajó arduamente en la redacción del libro que estaría destinado a cambiar el futuro de México, pues en él criticaba la permanencia de Díaz en la presidencia y su poder casi absoluto. Sostenía la necesidad de establecer un régimen democrático y estaba convencido de que el pueblo mexicano estaba listo para la democracia.

96

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Francisco Ignacio Madero Nadie pensaba que un hombre de 1.63 de estatura, amable y sonriente, miembro de una de las familias más ricas del país y defensor del respeto a la ley y la democracia, era la única opción para que México derrocara un régimen que tenía 34 años en el poder, pero Madero lo hizo. Asumió la presidencia el 6 de noviembre de 1911. La Decena Trágica (en febrero de 1913) fue el acto final del fallido ensayo democrático de Madero. El presidente, ingenuamente, puso la seguridad de las instituciones en manos de Victoriano Huerta. El 18 de febrero se consumó la traición, un día después el presidente firmó su renuncia y el día 22 fue asesinado.

PALABRAS FAMOSAS “Como político he cometido dos graves errores que son los que han causado mi caída: haber querido contentar a todos y no haber sabido confiar en mis verdaderos amigos.” Francico I. Madero


LA ESTABILIDAD POLÍTICA: EL PORFIRIATO, LA CRISIS SOCIOECONÓMICA Y MOVIMIENTOS SOCIALES

2.5

Hizo giras por todo el país, visitó 22 estados de la república. El 15 de abril de 1910 Madero fue designado candidato a la presidencia de la república por el Partido Antireeleccionista. En Monterrey fue encarcelado, de modo que en plena jornada electoral estaría en prisión. Las votaciones, como era de esperarse, las ganó don Porfirio fácilmente con 98% de las preferencias, contra el 2% restante de su contrincante.

Manos a la obra Completa el siguiente cuadro.

Tres aspectos positivos del Porfiriato

Tres aspectos negativos del Porfiriato

Dos semejanzas del Porfiriato con respecto a la época actual

Dos diferencias del Porfiriato con respecto a la situación actual

97


ACTIVIDAD INTEGRADORA

Actividad integradora 2

En equipos elaboren un periódico con formato tabloide (28 x 43 cm) que contenga los principales acontecimientos históricos en el siglo XIX, con las siguientes características ▶ Zona de cabecera. Logotipo del periódico. ▶ Cintillo. Va en la parte superior del periódico y en él se anota alguna noticia interesante o atractiva. ▶ Zona de referencia. Se anota aquí el número de edición, año, lugar, fecha y nombre del director. ▶ Lema. Alguna frase que identifique al periódico. ▶ Columnado. Ahí se ubica la información. ▶ Secciones. Apartados temáticos de la publicación: noticias nacionales, noticias internacionales, deportes, sociales, cultura, anuncios, etcétera.

Rúbrica de evaluación Periódico

Contenido

La noticia principal

98

Excelente (100-90)

Satisfactorio (89-70)

Los temas estudiados se exponen con profundidad y corresponden a la unidad de competencia 2.

Son suficientes los temas presentados en el periódico y corresponden a la unidad de competencia 2.

Los temas presentados son de calidad regular y se exponen con poca profundidad.

No se presentan los temas estudiados con profundidad, no todos corresponden a la unidad de competencia 2.

La nota principal posee suficientes características de trascendencia e impacto a nivel nacional e internacional, pero tiene alguna inconsistencia.

La nota principal posee regulares características de trascendencia e impacto a nivel nacional e internacional y presenta alguna o varias inconsistencias.

La noticia principal posee características mínimas y tiene varios errores de trascendencia e impacto a nivel nacional e internacional.

La nota principal posee características de trascendencia e impacto a nivel nacional e internacional.

Aceptable (69-70)

Insuficiente (menos de 60)


ACTIVIDAD INTEGRADORA 2

Excelente (100-90)

Periódico

Satisfactorio (89-70)

Aceptable (69-70)

Insuficiente (menos de 60)

Las imágenes presentadas son claras, pertinentes y corresponden al siglo XIX, pero se encuentran un poco desorganizadas.

Algunas de las imágenes presentadas no corresponden al periodo del siglo XIX y se muestran en forma desorganizada.

Las imágenes presentadas no corresponden al periodo del siglo XIX. Se muestran sin orden. No se encuentra dividido en secciones o falta alguna de ellas como la política o la economía. No contiene nombre del director, ni fecha o número, etc.

Imágenes de la época

Las imágenes presentadas atañen al periodo del siglo XIX son claras, pertinentes y están colocadas en un sitio apropiado para enriquecer la información.

Presentación adecuada del periódico

Dividido en secciones: política, sociedad, economía, cultura, deportes, espectáculos y anuncios. Contiene el nombre del director, editor, fecha, número, etc.

Los elementos y las secciones son satisfactorias, pero les falta alguno de los datos específicos.

Los elementos y secciones presentan cierta congruencia, pero les falta alguno de los datos específicos.

Título

Es original, atractivo y se relaciona con la información presentada.

Es atractivo y se relaciona con el contenido del periódico, pero no es original.

Es aceptable, pero le falta un poco de originalidad.

No es original y le falta atractivo.

Investigación

Presenta sus investigaciones con profundidad de forma creativa y con redacción apropiada.

Pertinente en la investigación, pero con fallas en la redacción.

Pertinente en la investigación, pero con fallas en la redacción y escasa creatividad en su presentación.

Presenta sus investigaciones de forma poco creativa y con muchas fallas en la redacción.

Autoevaluación Evalúa tu desempeño durante la unidad de competencia 2

No

Parcialmente

¿Entendí la lucha entre federalistas y centralistas? ¿Comprendí cómo México perdió la mayor parte de su territorio? ¿Entendí el significado de la Guerra de Reforma para el país? ¿Identifiqué las causas y consecuencias de la llegada de Porfirio Díaz a la presidencia de México?

99


3 UNIDAD DE COMPETENCIA

LA REVOLUCIÓN MEXICANA Y CONFORMACIÓN DEL ESTADO NACIÓN ACTUAL COMPETENCIAS ESPECÍFICAS

• Explica las características y repercusiones a los procesos democráticos en los diversos sistemas sociopolíticos de 1910 al 2015. • Valora y asume la responsabilidad de la preservación del patrimonio cultural. • Relaciona e interpreta los procesos políticos y económicos globales que han modificado su realidad sociocultural.


OBJETIVOS DE APRENDIZAJE • Analizar algunas de las causas que propiciaron el movimiento revolucionario a principios del siglo XX. • Identificar hechos que fueron relevantes para consumar el final de la Revolución. • Analizar factores políticos, económicos y sociales relacionados con la formación del sistema político.

• Identificar algunas situaciones que facilitaron la consolidación de un sistema político dominado por el partido oficial. • Valorar causas y consecuencias del establecimiento de un modelo económico neoliberal, así como orígenes, implicaciones y obstáculos en la construcción de la democracia en México.


3.1 1.2

La sucesión presidencial, la lucha por la democracia y la soberanía nacional

Explora lo que sabes Completa el siguiente cuadro.

Lo que sé de la Revolución Mexicana

Lo que me gustaría saber de la Revolución Mexicana

Analizarás algunas de las causas que propiciaron el movimiento revolucionario a principios del siglo XX.

Incrementa tus conocimientos Se enciende la llama revolucionaria La Revolución Mexicana comenzó con la proclamación del Plan de San Luis, el 5 de octubre de 1910. En este documento Madero hace un llamado al pueblo para levantarse en armas el 20 de noviembre a las seis de la tarde, declara nulas las elecciones presidenciales de 1910 por considerarlas fraudulentas, se proclama presidente provisional, consagra el principio de “sufragio efectivo, no reelección”, y promete restituir a los campesinos las tierras que les habían arrebatado los hacendados a raíz de la cruel política agraria del Porfiriato. Madero había reunido a 10 elementos para comenzar su lucha. Una revolución surrealista para un país surrealista. Pronto se desató el movimiento armado para luchar contra el gobierno porfirista, primero en Chihuahua y Durango, después en Morelos y más tarde en toda la república. Ante el avance de la revolución maderista, Porfirio Díaz promovió algunas reformas a la Constitución que entrarían en vigor cuando terminara su periodo presidencial (1916). Además, el anciano dictador tuvo que reconformar su gabinete por la renuncia de algunos de sus integrantes. Evidentemente tales acciones no contuvieron a los revolucionarios. El río caudaloso de la historia era ya incontenible, así como era inevitable la caída de la vieja dictadura. La toma de Ciudad Juárez el 10 de mayo de 1911 por Francisco Villa y Pascual Orozco fue determinante para que el gobierno del general Díaz enviara representantes para terminar con la revuelta y lograr una negociación muy favorable, no precisamente para don Porfirio, sino para sus colaboradores que permanecerían en el poder. A esta negociación, pacto o tratado se le conoce como el Acuerdo de Ciudad Juárez y fue firmado el 21 de mayo de 1911. Significó la renuncia de Porfirio Díaz, luego de 31 años en el poder. Después de entregar su

102

PALABRAS FAMOSAS “Madero ha soltado al tigre, habrá que ver si puede controlarlo.” Porfirio Díaz (en el puerto de Veracruz, rumbo al exilio)


LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL, LUCHA POR LA DEMOCRACIA Y LA SOBERANÍA NACIONAL

renuncia al Congreso, en la madrugada del 26 de mayo de 1911 partió junto con su familia al puerto de Veracruz y el 31 del mismo mes abordó el barco alemán Ypiranga que lo conduciría a Paris. Llegó a la capital francesa sin una gran fortuna, pues (al contrario de muchos gobernantes) Díaz nunca tuvo fama de ladrón. Así terminaba toda una época.

3.1

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE El encanto del águila, Televisa (serie, 1992).

El gobierno de Madero y sus dificultades El 7 de junio de 1911 los habitantes de la Ciudad de México esperaban la llegada de Madero. Cien mil personas ovacionaron al hombre que acabó con la dictadura de más de 30 años. El 1 de octubre se celebraron elecciones extraordinarias para presidente y vicepresidente, en las que Madero obtuvo 99.27% de votos. Al llegar a la presidencia de la república a principios de noviembre de 1911, después del interinato de Francisco León de la Barra, la situación no era nada favorable para el caudillo coahuilense: tenía enemigos por todas partes. Como resultado de los Acuerdos de Ciudad Juárez muchos porfiristas que permanecieron en el gobierno interino se encargaron de hacerle la vida imposible. Como presidente de la república se enfrentó a una gran inestabilidad política: primero, tuvo que luchar contra un poder Legislativo mayoritariamente porfirista que le era totalmente adverso; segundo, aprovechando la libertad de prensa sus enemigos lo ridiculizaban severamente; tercero, tuvo que enfrentar las rebeliones armadas de Bernardo Reyes, Pascual Orozco, Félix Díaz (sobrino de Porfirio) y la de Emiliano Zapata. Madero era una persona que confiaba en la gente, creía que con la democracia se resolverían todos los problemas de la sociedad. No estaba en contra de la inversión extranjera, sólo pensaba que había que regularla adecuadamente. También pensaba que a los peones había que pagarles más y darles un mejor trato, pero no estaba muy convencido de expropiar los latifundios y entregárselos a los campesinos. Esto último lo entendió muy bien Zapata, por eso proclamó su Plan de Ayala a menos de un mes de que Madero se sentara en la silla presidencial. A principios de 1913 el golpe de Estado ya era un secreto a voces. La traición que se cometería contra Madero (en la que estaban involucrados varios extranjeros) era esperada por una buena parte de la sociedad. En esos momentos casi nadie estaba dispuesto a defender al gobierno: los zapatistas habían roto con él tras la promulgación del Plan de Ayala; las fuerzas armadas, deseosas de volver a disfrutar los beneficios del anterior régimen, obviamente le dieron la espalda; el clero, históricamente opuesto a la democracia, estaba decidido a recuperar sus privilegios materiales y políticos; la libertad de prensa llegaba al libertinaje: les ponían apodos a los familiares de Madero y se mofaban de su esposa. Así, mientras los militares tramaban el golpe de Estado los legisladores neoporfiristas conspiraban y el clero tramaba oscuras alianzas en las sacristías. Finalmente, en el interior de la embajada estadounidense se planeó todo: Madero caería víctima de una conjura militar y diplomática. La sociedad, como siempre, asistiría apática a la decapitación de sus más caras esperanzas. El 15 de septiembre de 1912 Victoriano Huerta, un hombre de aspecto sombrío que pasaba la mayor parte del tiempo borracho, había regresado por sus fueros, pues no hacía mucho el nuevo ministro de Guerra lo había destituido. Sin embargo, poco tiempo después Madero lo elevaba al rango de general de división. ¿Cómo explicar esto? Ese era Madero.

103


3.1

LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL, LUCHA POR LA DEMOCRACIA Y LA SOBERANÍA NACIONAL

En aquellos momentos Henry Lane Wilson, el embajador de Estados Unidos, distorsionaba ante su gobierno la realidad mexicana, al tiempo que apoyaba a Huerta y se entendía con Félix Díaz. Wilson, sin duda alguna, creaba las condiciones para que Estados Unidos viera a México como un país inseguro para la inversión extranjera y por ello solicitaba la intervención militar. Así, ese 15 de septiembre de 1912, gracias a Wilson, Washington envió a Madero una enérgica protesta, culpándolo de discriminar a sus ciudadanos y sus empresas y de haber impuesto un gravamen al petróleo crudo. Acto seguido, Wilson propuso al presidente W. H. Taft y al secretario de Estado, P. C. Knox, apoderarse de una parte del territorio mexicano o derrocar a Madero.

La Decena Trágica El 9 de febrero de 1913 comenzó la Decena Trágica: Bernardo Reyes, Félix Díaz y Manuel Mondragón marcharon hacia el Palacio Nacional para tomar el poder. Durante la lucha, Lauro Villar, un comandante leal a Madero y encargado de la defensa de ese lugar, cayó víctima de la metralla. Los rebeldes que sobrevivieron se retiraron y se atrincheraron en La Ciudadela. Parecía el fin de los sublevados, pero no fue así. Sólo faltaba que Madero se diera el tiro de gracia... y lo hizo: contra los consejos de familiares y colaboradores nombró como jefe de sus tropas nada menos que a Victoriano Huerta. Semejante decisión implicó no sólo su derrocamiento y su muerte prematura, sino la pérdida de cientos de miles de vidas, así como la destrucción del país. El 10 de febrero Wilson informó a Washington sobre las negociaciones entre Félix Díaz y Victoriano Huerta. El embajador prometió a Huerta que la Casa Blanca reconocería a cualquier gobierno que fuera capaz de establecer la paz y el orden. Además convocó a los representantes de Inglaterra, Alemania y España para formar la comitiva que osó pedirle al presidente su renuncia al cargo para evitar el derramamiento de sangre. La respuesta de Madero fue la de todo un estadista: sin miramientos, rechazó las “sugerencias” de los extranjeros. Un total de 400 hombres continuaban en la vieja fortaleza colonial. Para mucha gente era una vergüenza que estos tipos tuvieran en jaque al gobierno. El 17 de febrero fue el acabose: Gustavo Madero y Jesús Urueta sabían que Huerta encabezaba la conjura. Gustavo llevó al traidor ante el presidente, pero Madero desoyó las acusaciones y Huerta, después de jurar por la Virgencita de Guadalupe su lealtad, fue liberado. Al día siguiente Gustavo y Francisco estaban en Palacio Nacional. Huerta llegó a rendir cuentas e invitó a Gustavo a comer, con el pretexto de intentar la reconciliación. Durante la sobremesa Huerta recibió una llamada telefónica, se levantó y salió. Cuando regresó le dijo a Gustavo que debía acompañarlo y le pidió prestada su pistola. Gustavo se la entregó ingenuamente. Huerta cruzó la puerta y un grupo de soldados aprehendió al hermano del presidente. En La Ciudadela lo golpearon salvajemente. En la noche, un desertor del Batallón 29, de apellido Melgarejo, después de acercarle una linterna para identificar cuál de sus ojos era el de vidrio, le pinchó el sano con un picahielo. Gustavo gritó en su dolorosa ceguera total. En medio de las burlas de los soldados Cecilio Ocón, jefe de La Ciudadela, decidió ejecutarlo sin más. Era el preámbulo de lo que le pasaría a su hermano Francisco y a su vicepresidente, José María Pino Suárez.

104

PALABRAS FAMOSAS “El gobierno no trata con bandidos, los hace.” Francisco León de la Barra

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Zapata, el sueño del héroe, de Alfonso Arau (2004).


LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL, LUCHA POR LA DEMOCRACIA Y LA SOBERANÍA NACIONAL

El 18 de febrero el ingeniero Enrique Cepeda y varios soldados del batallón de Blanquet ingresaron al Palacio Nacional: se detuvieron ante la puerta del despacho de Madero y, siguiendo las instrucciones de Huerta, entraron a bayoneta calada y con el cartucho cortado para arrestar al jefe de la nación, quien fue detenido por el propio Blanquet. Mientras tanto Huerta, Félix Díaz y Manuel Mondragón se presentaron en la embajada de Estados Unidos en México para celebrar junto con Henry Lane Wilson la caída de Madero. La Decena Trágica llegaba a su fin. Pedro Lascuráin asumió el poder y sólo realizó dos actos de gobierno: nombró a Victoriano Huerta secretario de Gobernación y presentó su renuncia. Su presidencia, que duró 45 minutos, legalizó la traición de Huerta y firmó la sentencia de muerte del presidente y del vicepresidente. El 21 de febrero por la noche, Madero y Pino Suárez (después de haber renunciado a sus cargos a cambio de un salvoconducto para abandonar el país) fueron sacados a empujones de Palacio Nacional por el mayor Francisco Cárdenas y obligados a abordar un automóvil marca Protos, que partió con rumbo desconocido. Llegaron a un costado de la penitenciaría de Lecumberri y ahí se les ordenó descender del vehículo. Madero pensó que se trataba de un cambio de cárcel, pero cuando se encaminaba hacia la puerta central de la penitenciaría, Cárdenas desenfundó su pistola y le disparó a quemarropa, en la nuca. Su cabeza ensangrentada rebotó contra el piso. Despavorido, Pino Suárez trató de huir. En su intento tropezó y cayó en una zanja: tenía una pierna rota y el hueso expuesto, suplicaba que lo dejaran vivir. Se cubrió con sus manos para resistir el impacto de las balas. Ocón, un experto asesino, acalló a disparos las súplicas del prócer tabasqueño. La siguiente noche en la embajada de los Estados Unidos, ante la mayoría del cuerpo diplomático, se suscribió el Pacto de la Embajada. Wilson presentó al nuevo titular del poder Ejecutivo ante el cuerpo diplomático. Nadie aplaudió. Huerta, el nuevo presidente, estaba ebrio; tres años más tarde la cirrosis hepática acabaría con él.

El gobierno de Victoriano Huerta y la guerra constitucionalista Emiliano Zapata, junto con sus más cercanos colaboradores, entre ellos su hermano Eufemio y su compadre Otilio Montaño, redactaron el Plan de Ayala el 25 de noviembre de 1911; su principal justificación era el incumplimiento a la promesa que Madero había hecho a los campesinos de restituirles las tierras. Se consideraba a Madero traidor, por lo tanto, se desconocía su gobierno y se demandaba fundamentalmente la devolución de las tierras arrebatadas. Emiliano Zapata no era un pobre campesino, no era un típico peón explotado por los hacendados: era un pequeño propietario de tierras, tenía algunos buenos caballos, le gustaba la comida francesa, tomaba coñac y algunos de sus trajes los adornaba con botonaduras de plata. A Zapata siempre le inquietó la situación miserable en la que vivían los campesinos de Morelos y en 1909 intentó pacíficamente la devolución de las tierras hurtadas por los hacendados, sin embargo ninguna autoridad apoyó su causa. Los Acuerdos de Ciudad Juárez no convencieron a los zapatistas, por ello no entregaron las armas; ellos querían la tierra, su medio fundamental de subsistencia, no entendían nada acerca de la democratización de la vida política del país. Seguramente pensaban que con la democracia no se come y de la tierra sí.

3.1

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Victoriano Huerta Con toda suerte de artimañas e indudable talento para la intriga, durante el régimen maderista se ganó la confianza del presidente Madero. Después llegó a la presidencia con la bendición del embajador de Estados Unidos, Henry Lane Wilson, y poco a poco se convirtió en dictador. Ordenó los asesinatos de Madero y Pino Suárez. Ante el avance incontenible de la revolución constitucionalista, el 15 de julio de 1914 Huerta renunció y abandonó el país. A mediados de 1915 intentó regresar a México y organizar un movimiento rebelde. Rebasaba ya los sesenta años y su salud estaba terriblemente deteriorada por la cirrosis hepática. Falleció el 13 de enero de 1916.

105


3.1

LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL, LUCHA POR LA DEMOCRACIA Y LA SOBERANÍA NACIONAL

Ellos querían una solución inmediata a su problema agrario, pero Madero pensaba solucionarlo gradualmente. Con la llegada a la presidencia de Victoriano Huerta de forma ilegal y manchado de sangre como consecuencia de la Decena Trágica, Carranza rompió relaciones con este usurpador y encabezó el Plan de Guadalupe, fechado el 26 de marzo de 1913, que buscaba la reagrupación de diferentes tendencias revolucionarias. El 24 de septiembre de 1913, Venustiano Carranza pronunció en Hermosillo uno de los discursos más importantes de la Revolución, en donde resalta lo siguiente: “El Plan de Guadalupe no encierra ninguna utopía, ni ninguna cosa irrealizable, ni promesas bastardas con intención de no cumplirlas; el Plan de Guadalupe es un llamado patriótico a todas las clases sin ofertas ni demandas al mejor postor; pero sepa el pueblo de México que terminada la lucha armada a que convoca el Plan de Guadalupe, tendrá que principiar formidable y majestuosa la lucha social, la lucha de clases, queramos o no queramos nosotros mismos y opónganse las fuerzas que se opongan”. Carranza conocía la naturaleza de las revoluciones y que el río furioso de la historia no podía detenerse, sabía que aunque él no quisiera vendrían reformas sociales y económicas que el pueblo necesitaba. Aun cuando en el Plan de Guadalupe no se incluían, ni por asomo, las demandas sociales que demandaban los campesinos y los obreros, los grupos revolucionarios que habían apoyado a Madero respaldaron a Carranza, como fue el caso de Villa y Zapata. Pascual Orozco, en cambio, se puso del lado de Huerta. En esta etapa, llamada constitucionalista, apareció Álvaro Obregón, quien le dio apoyo militar y político a Carranza, comandando el Ejército del Noroeste, al que la División del Norte de Francisco Villa estaba adscrito. Pablo González, por su parte, encabezaba el Ejército del Noreste, con el que Carranza coincidía más en lo político e ideológico, pero que desafortunadamente tenía una menor fuerza social y militar que Villa y Obregón. Francisco Villa, con su División del Norte, encabezaba el cuerpo armado más poderoso de la Revolución y su papel fue decisivo en la derrota del huertismo, pero Villa no era de las simpatías ni confianzas de Carranza; sin duda en esto influían la clase social a la que pertenecían, su ideología y su cultura. En Carranza hubo un cierto temor a que el villismo lo rebasara e hizo todo lo posible por debilitarlo y entorpecerlo. Villa envió su renuncia como jefe de la División del Norte a Carranza, que este aceptó, pero los generales villistas sostuvieron a su jefe, insubordinándose contra el Ejército Constitucionalista. Sin embargo, mediante el Pacto de Torreón, el 8 de julio de 1914, se resolvieron aparentemente las diferencias entre Villa y Carranza. En este pacto la División del Norte reconoció a Carranza como primer jefe del Ejército Constitucionalista y cesó su insubordinación, y la jefatura constitucionalista reconoció a Villa como jefe de la División del Norte. Carranza se comprometió también a convocar a una convención de jefes constitucionalistas para, una vez derrotado Huerta, implantar un régimen democrático, procurar el bienestar de los obreros, emancipar a los campesinos y distribuir las tierras. Como resultado de las victorias del Ejército Constitucionalista, Victoriano Huerta renunció a la presidencia el 15 de julio de 1914. Lo sustituyó Francisco Carbajal, quien se rindió a los revolucionarios a través de los Tratados de Teoloyucan, el 13 de agosto de 1914. Al día siguiente, el ejército al mando de Obregón

106

MITO Y VERDAD “Pancho Villa fue el único extranjero en atacar a Estados Unidos en territorio continental antes del 11 de septiembre de 2001” En primer lugar, Villa no participó de manera directa en el ataque a Columbus; él simplemente ordenó atacar este pueblo de Nuevo México. Los villistas le prendieron fuego a casas y comercios, matando a 18 estadounidenses. Pero ellos no han sido los únicos en atacar Estados Unidos en territorio continental. Durante la guerra de 1812 entre Gran Bretaña y el vecino del norte, los europeos atacaron algunas de las más importantes ciudades estadounidenses. Incendiaron la residencia presidencial de Washington, que después tomaría el nombre de Casa Blanca por haber sido el único edificio que se pintó (de blanco, por supuesto) después del ataque.

PALABRAS FAMOSAS “Quiero morir siendo esclavo de los principios, no de los hombres.” Emiliano Zapata


LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL, LUCHA POR LA DEMOCRACIA Y LA SOBERANÍA NACIONAL

hizo su entrada triunfal a la capital del país y Carranza, en atención al Plan de Guadalupe, asumió la presidencia provisional de la república. En cuanto a Emiliano Zapata, Carranza le dio un trato de bandolero y no de revolucionario. Al igual que Villa, Zapata no le parecía un hombre de fiar. Este, por su parte, comprendió que el nuevo presidente no resolvería el problema agrario. Aunque Carranza argumentaba que la reforma social vendría a su tiempo por la vía legal, los zapatistas querían solución inmediata a su demanda por la tierra. Así, en agosto de 1914 dan a conocer un manifiesto donde fijan sus posiciones políticas y expresan que con su participación en la Revolución no pretendían conquistar cargos políticos, sino recuperar sus tierras; ahí mismo plantean que debían ser los jefes combatientes los que designaran al presidente interino y que quien asumiera el cargo aceptara los tres grandes principios del Plan de Ayala: expropiación de tierras por causa de utilidad pública, confiscación de bienes a los enemigos del pueblo y restitución de tierras a los individuos y comunidades despojadas. De no lograrse lo anterior la lucha zapatista seguiría hasta imponerse.

Todos contra todos: 1914-1917 La etapa más violenta de la Revolución Mexicana llegó cuando los principales caudillos vieron más por sus propios intereses que por el bien de la patria. Cuando la lucha pudo triunfar la llevaron al fracaso. Los Tratados de Teoloyucan no incluyeron la disolución de las fuerzas federales que combatían a los zapatistas, lo cual fue mal visto por los villistas, quienes simpatizaban con las demandas de Zapata. Los problemas se acrecentaron cuando Carranza quiso hacer a un lado a Pancho Villa, el Centauro del Norte. A punto de tomar Zacatecas y derrotar definitivamente a los huertistas, los carrancistas les marcaron el alto ya que esto implicaba avanzar triunfales a la capital, cosa que Carranza de ninguna manera permitiría. Villa se negó y tomó Zacatecas, pero Carranza ordenó no abastecer las locomotoras de Villa y se tuvo que regresar a Torreón. De esa manera Obregón y Carranza se llevaron la gloria de avanzar sobre la Ciudad de México el 20 de agosto de 1914. Una vez en la capital los principales generales carrancistas se dedicaron a saquear cuanta propiedad estuvo al alcance. De ahí viene el término carrancear, que es sinónimo de robar. Carranza necesitaba el consenso de los demás grupos revolucionarios,de modo que convocó a la Convención de Aguascalientes el 10 de octubre de 1914. Esta convención tendría la facultad de elegir al presidente de la república y sus decisiones tenían que ser respetadas. La convención duró un mes y no se ponían de acuerdo. En un arranque de locura Villa propuso que lo fusilaran junto con Carranza para solucionar de una vez por todas los problemas. Aunque algunos de verdad querían ver muertos a estos dos caudillos, nadie votó a favor de la propuesta. Las cosas empeoraron cuando los zapatistas llegaron a la convención: Villa se puso del lado de Zapata y Álvaro Obregón apoyó a Carranza. Los zapatistas fueron los triunfadores al aceptar el Plan de Ayala. Entonces, la convención les pidió la renuncia a Villa y a Carranza, lo que obviamente no le gustó a don Venustiano ya que perdía el puesto de presidente en favor de Eulalio Gutiérrez. Carranza negó la legitimidad de la convención (a pesar de que él mismo la había convocado) y se retiró a Veracruz a establecer su gobierno con ayuda de Álvaro Obregón. Mientras

3.1

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Doroteo Arango (Pancho Villa) Originario del estado de Durango, se desconoce dónde nació, si en Río Grande o en San Juan del Río, pero se sabe que fue el 5 de junio de 1878. En 1909 se presentó ante Franciso I. Madero en la Hacienda de Bustillos acompañado de su tropa, que resaltó por bien organizada; él por su parte conocía el terreno, era buen estratega y hombre firme, razones por las cuales recibió el grado de coronel. El 17 de enero de 1910 cumplió con el anhelo de levantarse en armas contra el régimen dictatorial de Porfirio Díaz atacando la Hacienda de Chavaría, en Chihuahua.

DATO IMPORTANTE La versión histórica más aceptada del cambio de nombre de Doroteo Arango es la siguiente: el revolucionario tomó su seudónimo de un legendario malhechor que era el líder de una banda de delincuentes a la que Doroteo pertenecía. Se dice que en el lecho de muerte del original Pancho Villa le pidió que adoptara su nombre y este lo tomó por razones sentimentales.

107


3.1

LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL, LUCHA POR LA DEMOCRACIA Y LA SOBERANÍA NACIONAL

tanto Villa y Zapata entraron a la Ciudad de México el 6 de diciembre de 1914 para apoyar a Eulalio Gutiérrez y firmar el Pacto de Xochimilco para establecer una alianza militar contra el gobierno de Carranza. Teníamos de nueva cuenta dos presidentes, como en los tiempos de la Reforma. Zapatistas y villistas marcharon con cerca de cincuenta mil hombres por el Paseo de la Reforma hasta llegar al Palacio Nacional. Una vez ahí Villa se sentó en la silla presidencial con Zapata a un lado y varios de sus colaboradores. Una vez que se tomaron la famosa foto, Villa le cedió su lugar, pero Zapata se negó a sentarse. Los seguidores de Zapata y Villa también hicieron de las suyas en la capital: ejecutaron, secuestraron y robaron. A diario había balaceras en las cantinas y prostíbulos. Villa ponía el peor ejemplo, pues tomaba por la fuerza a las mujeres que le gustaban. Los gobernantes emanados de la Convención de Aguascalientes fueron un completo desastre: uno a uno fueron renunciado ya que eran figuras decorativas sin ninguna capacidad para tomar decisiones que pusieran orden en el gobierno. El de 1915 fue el año más violento de la Revolución Mexicana, se gestó una guerra civil popularmente conocida como La Bola por lo desordenado de los enfrentamientos y afiliaciones. Villistas se cambiaron al bando de los carrancistas, carrancistas se peleaban con los obregonistas, algunos obregonistas optaban por el villismo, zapatistas se ponían del lado de villistas... Mientras los revolucionarios se peleaban entre sí Carranza aprovechó la situación y adhirió las demandas sociales, económicas y políticas del Plan de Guadalupe, de esta manera su movimiento cumplía con las causas populares. Todas estas demandas las incorporaría a la nueva Constitución. Ahora bien, para consolidarse políticamente don Venustiano tenía que derrotar a Villa y Zapata. Para acabar con el famoso Centauro del Norte el indicado era Obregón. Con una falta de estrategia militar evidente y desoyendo a Felipe Ángeles, quien le sugería no enfrentar en sus dominios a Obregón, la División del Norte fue destrozada en Celaya entre el 7 y el 15 de abril. Aunque después se recuperaron en Silao, donde el general sonorense perdió la mano derecha, finalmente Villa fue derrotado en León. Convencionistas y constitucionalistas se dieron con todo, los prisioneros fueron fusilados y las poblaciones arrasadas. Aguascalientes marcó la derrota definitiva de la División del Norte de Pancho Villa. A partir de ese momento lo siguieron algunos hombres, ahora como líder de una guerrilla. El 9 de marzo de 1916 tuvo la ocurrencia de invadir la población de Columbus en Nuevo México, sólo para molestar a Carranza… y lo consiguió. Esto provocó que tropas de Estados Unidos entraran a México para buscar a Villa; el conflicto se solucionó dos años después.

PALABRAS FAMOSAS “Fusílenlo, después averiguamos.” Pancho Villa

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Emiliano Zapata En el complejo desarrollo de la Revolución Mexicana de 1910, los llamados líderes agraristas recogieron las justas aspiraciones de las clases rurales más humildes, ahogadas en la miseria por una arbitraria política agraria que los desposeía de sus tierras. De todos ellos, Emiliano Zapata sigue siendo el más admirado.

PALABRAS FAMOSAS “Prefiero morir de pie que vivir arrodillado.” Emiliano Zapata

108


LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL, LUCHA POR LA DEMOCRACIA Y LA SOBERANÍA NACIONAL

Manos a la obra 1. Elabora un mapa conceptual o mental en tu cuaderno sobre la confrontación que tuvieron los principales jefes revolucionarios conocida como La Bola. 2. En parejas completen el cuadro de abajo. Anoten por lo menos cinco ideas por cada asunto.

3.1

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Pancho Villa, de Bruce Beresford (2003).

Causas de la Revolución Mexicana

Personajes más importantes de la Revolución

Acuerdos a los que se llegó durante la Revolución

Consecuencias de la Revolución

109


3.2

La Constitución Política de 1917 y la muerte de Venustiano Carranza

Explora lo que sabes Escribe el nombre de cuatro personajes de la Revolución que recuerdes y tres características o logros de cada uno.

Identificarás hechos que fueron relevantes para consumar el final de la Revolución.

Personaje

Características y logros

Incrementa tus conocimientos Venustiano Carranza, aprovechando las circunstancias y la lucha entre los revolucionarios, se apropió de sus banderas políticas. Se sentía el gran triunfador de la Revolución Mexicana. En 1916 convocó a un congreso constituyente para elaborar una nueva Constitución que marcara el comienzo de una nueva era y se nutriera de todas las demandas sociales y económicas que el Porfiriato olvidó. Aunque Venustiano Carranza se levantó en armas contra Victoriano Huerta y acaudilló a los ejércitos constitucionalistas, no podemos ver en él a un político progresista. Recordemos también que en 1915 lanzó a los Batallones Rojos contra los campesinos, que en 1916 puso en vigor el decreto de pena de muerte para los obreros huelguistas y que, por si fuera poco, mandó matar a Emiliano Zapata. Ese era el verdadero Carranza. El 1 de diciembre de 1916 iniciaron las sesiones del Congreso Constituyente en la ciudad de Querétaro. Tras largos e intensos debates la nueva Constitución fue promulgada el 5 de febrero de 1917. La Constitución de 1917 es a todas luces moderna y el sustento de ella sin lugar a dudas son los derechos humanos a través de las garantías individuales que se plasmaron en sus primeros artículos. Los artículos más importantes son los siguientes: 3°, derecho a la educación laica y obligatoria; 27°, derecho a la tierra y reivindicación de la nación como propietaria originaria del suelo y el subsuelo; 123°, derechos laborales y relaciones obrero-patronales; y 130°, regulación de las relaciones entre el Estado y la Iglesia. Con la promulgación de esta carta magna Carranza asumió legalmente la presidencia. Intentó dejar de alguna manera las armas, no sin antes deshacerse de sus enemigos. En 1919 ordenó eliminar a Emiliano Zapata, quien como autoridad máxima del estado de Morelos se dedicó a repartir tierras, a combatir la inseguridad y a ver por el bienestar de los obreros; parecía que sus ideales habían

110

MITO Y VERDAD “La Revolución Mexicana triunfó” La aristocracia que predominaba en el Porfiriato provocó que grupos sociales antagónicos a estos se levantaran en armas para terminar con esta clase social. La brecha tan grande entre un grupo de personas y otro provocó que surgiera el movimiento social armado llamado Revolución Mexicana. El objetivo de esta lucha era eliminar Ia injusticia social, los cacicazgos, los latifundios, la explotación del hombre por el hombre y muchas cosas más. Los ideales que se pregonaban en ese tiempo eran muy relevantes para llevar a cabo una verdadera transformación social que exigía la población mexicana, pero sólo quedaron en eso, en Io que debería ser, y hasta la fecha no se han cumplido.


3.2

LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE 1917 Y LA MUERTE DE VENUSTIANO CARRANZA

triunfado. Pero Venustiano Carranza quería acabar con el Caudillo del Sur, para eso encomendó al sanguinario Pablo González empezar con la campaña contra los zapatistas, que fueron liquidados finalmente con el asesinato de Zapata el 10 de abril 1919 en la Hacienda de Chinameca. El coronel Jesús María Guajardo, artífice de este asesinato, recibió de Carranza 50 mil pesos como premio.También mandó fusilar a Felipe Ángeles, mano derecha de Pancho Villa.

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

El telegrama Zimmermann

Los estados europeos en 1917 se encontraban enfrascados en las luchas de la Gran Guerra, todos buscando una salida a sus precarias posiciones detrás de las trincheras. Los ingleses sabían que Europa sólo se salvaría si Estados Unidos intervenía, pero el presidente Wilson se aferraba a su neutralidad. Así que el 16 de enero de 1917 Henrich Von Eckardt recibió un telegrama desde el Imperio Alemán. El remitente era el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Arthur Zimmermann. El contenido del telegrama hacía una oferta tentadora al gobierno mexicano, presidido por Venustiano Carranza. El texto original del telegrama comunicaba las intenciones del Imperio Alemán por iniciar una guerra submarina sin límites. Se mencionaba que se intentaría mantener la neutralidad de Estados Unidos. En caso de que esta neutralidad se rompiera, se proponía al Estado mexicano entrar en la guerra como aliado del Imperio Alemán. Se ofrecía apoyo económico para México, además de la posibilidad de reconquistar al final de la guerra los territorios de Nuevo México, Texas y Arizona. Una copia pudo ser obtenida por un agente británico en México y enviada de esta manera al embajador estadounidense en Inglaterra, Walter Page. El gobierno mexicano analizó la propuesta, pero fue rechazada de manera oficial el 14 de abril de 1917, fecha para la cual Estados Unidos ya había tomado la decisión de participar en la Primera Guerra Mundial. Fuente: Barbara Wertheim, El telegrama Zimmermann

Para las elecciones de 1920 don Venustiano ya le había tomado gusto a la silla presidencial, pero como no se podía reelegir quiso imponer a un completo desconocido llamado Ignacio Bonillas como candidato, con el fin de manipularlo. Álvaro Obregón también quería la presidencia y en 1920 anunció su candidatura con un manifiesto repleto de críticas al régimen; era el candidato natural para suceder a Carranza, pero este último no estaba dispuesto a permitírselo. Incluso intentó llevar a Obregón a juicio por conspiración, pero se le escapó en abril de 1920. Ahí no terminaban los problemas: al eliminar los poderes de Sonora, el gobernador Adolfo de la Huerta y Plutarco Elías Calles se levantaron en armas contra Carranza. Obregón, ni tardo ni perezoso, se unió al movimiento armado, así como casi todos los antiguos revolucionarios, entre ellos villistas y zapatistas.

Venustiano Carranza Político mexicano que lideró la etapa constitucionalista de la Revolución, Venustiano Carranza logró aunar las voluntades de los distintos caudillos frente a la dictadura contrarrevolucionaria del general Victoriano Huerta (1913-1914). Tras una rápida victoria, hubo de enfrentarse a las reivindicaciones de los dos líderes agraristas que lo habían apoyado: Pancho Villa y Emiliano Zapata. Después de afianzar su posición, convocó al Congreso Constituyente en Querétaro, del que saldría la Constitución de 1917 y en donde se le eligió como presidente de la república (1917-1920). Con esto se terminó la fase más desgarradora de la Revolución Mexicana.

PALABRAS FAMOSAS “Para servir a la patria nunca sobra el que llega ni hace falta el que se va.” Venustiano Carranza

111


3.2

LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE 1917 Y LA MUERTE DE VENUSTIANO CARRANZA

El final de la Revolución El 5 de mayo de 1920 Carranza recibió noticias de que ya se combatía a 50 kilómetros de la capital y ordenó llevar a cabo el éxodo burocrático más espectacular de la historia del país: embarcó varios kilómetros de vagones de ferrocarril con todo tipo de mobiliario. La burocracia capitalina, temerosa de perder sus empleos, se incorporó en masa a la huida. En total cerca de 10 mil individuos se presentaron en la estación para mudarse a Veracruz. El Palacio Nacional quedó vacío y, por supuesto, se llevaron todo el dinero que encontraron, casi 4 millones de pesos en oro y 58 mil pesos en plata. El convoy apenas pudo recorrer algunos kilómetros, ya que los adversarios volaron vías y Carranza desistió de viajar en tren. Junto con algunos de sus hombres se internó en la sierra de Puebla. Allá se les unió un antiguo huertista llamado Rodolfo Herrero, que le asignó una choza en el pueblo de Tlaxcalantongo para que instalara su “palacio nacional”. Cerca de las 4 de la mañana del 21 de mayo de 1920 los hombres de Herrero rodearon la choza donde se encontraba el presidente y lo acribillaron. Carranza recibió tres balazos en el pecho, uno en la mano izquierda y otro en la pierna del mismo lado. De esta manera, Venustiano Carranza se convirtió en el único presidente asesinado en funciones en la historia de México. Sobre el autor intelectual del crimen todo apunta a Álvaro Obregón, quien supuestamente le mandó un telegrama a Herrero ordenando el asesinato, aunque el telegrama nadie lo ha visto. Las sospechas crecen cuando se enjuicia a Herrero por el magnicidio, lo declaran inocente y más tarde Obregón le otorga el grado de general en el ejército. Con la muerte de Venustiano Carranza terminó toda una época, la llamada Revolución Mexicana. Se sabe que en 1910 México contaba con 15 millones de habitantes; para el censo de 1921 había 14 millones. La Revolución provocó directamente 500 mil fallecidos, los otros 500 mil murieron a causa de la influenza española, una pandemia que en todo el mundo se cobró la vida de entre 50 y 100 millones de personas.

Manos a la obra 1. Primero, en parejas encuentren y marquen en la sopa de letras las palabras que aparecen abajo. 2. Después, usando la información que acaban de leer arriba redacten una oración clara, breve y coherente en la que se emplee apropiadamente cada palabra.

convoy ciudad Madero Querétaro Constitución villistas Guadalupe

112

DATO IMPORTANTE México ha tenido varios nombres a lo largo de su historia. En 1814 en la Constitución de Apatzingán fue llamado la América Mexicana. El primer nombre del país una vez consumada la Independencia fue Imperio Mexicano. En 1824 se utilizó Estados Unidos Mexicanos siguiendo el modelo del vecino del norte. Aunque no existe ningún documento que determine que el país se llama Estados Unidos Mexicanos, la Constitución de 1917 fue titulada Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y así se oficializó el nombre.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Biografía del poder, de Enrique Krauze (colección de libros, 1987).


LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE 1917 Y LA MUERTE DE VENUSTIANO CARRANZA

3.2

División Revolución Puebla colonial palacio carrancear Zapata Carranza D W O O Ó X Z F U Y É O V M H T F L T J C Ó N Z M R O Ú M H

O É Ú D Y U M O S V C A R R A N Z A T P M É Ó M Z O R O W V

J K U C I U D A D A B Ú K L D X Ú F F K K S D F M T F É W C L U H C G D Ñ G D J H V C N S U B S I V I S I Ó N Q Ú H B O T S C C U K Y U R E Z K V A W I N É D O V Í I P Ó F R T L P S D Ñ S K Q E U V M E P L N T O I G M T T Q L L Ó O B L T M W A N B L C W I M Y X I H G D D F Í K I C F Ó N P A L A C I O Q Ó C X T G J K Ñ N Z R Ó U O T Ú Á T A K Ñ C W L Ó I M Q S X U É B H U R J O C Á A J P T R Ú B C R A Z P R W É Z A X Y U Ñ T Ñ N Y D Y L M A Z L K M U B D Ñ E J R A F A Q A N Ó Y U S V Q O Y X E O E N A H N C N V Ú P I M Q D V H N U A Ó K É P Ú T K B S R E O X E B Ó C Ñ S O I R L O É W V L A Ó É D E I U U E B L A E H D U M W Y Á G M O M A É Ó N Í P Z C H É Ó D H Ú A B N Ó G E U Z R I Á U S A Í Q Q A O Q P B M Y Y O U B Í H N U B Ñ J U N H Ñ Í Á N X P Z L H I T S L U X Á X É P P É N A A M É Ó W Z H X U A P E E Z L Ñ E C Z Á P B O B R G O N I S T A S I J U A Y O Á D R X Í C Ñ R Z G A N U Í K G U A D A L U P E S M U Á Ú I Z D O P E R R N J F O I F Z A

B X O P B D C É Ñ J N Í D V U H T E X U X U V G E P É Í P K Y E E B Ñ A V P Í T N Í F A S E X Q R X Ú D Ó M Ú W D J R T

E W Q M P N B F W U X Ú L X I F P N H W Ñ W O N R U É W U H C D Ú U E E K L S U Y A O R F K M S E Y F H B Y V A H R P E C H Í D E Á W I I X L J U D O Ó Í O N S M N Á Á Ñ F T B Z I O H U A R W J Y A F V D L B P N A O R Ó A D Y T Y V H F N Á Ñ C Í A É Q Ñ O C J I V L L L Z I R É O U Á F Q Y N C L Z Q Ñ I X Y K L J A F P W H L L S R W C F P O Q P V D N O Í B L

L L Ñ Q J Á U K X O L I Ó B Í T G O I T M K O U V E D W X F

E I N I U M I I A F Z D D Ñ E M W R A G O H M D A P P G Í K G N O J E Z D V F J I Ó S L P Q L W U I U E S Z R T A E A P T S A A C T R Z A O A G K R O Ú Í É L Q G G S V Ú B C Ñ Í P

3. Elaboren un breve artículo de opinión donde plasmen sus ideas acerca de quiénes fueron los verdaderos ganadores de la Revolución Mexicana y si se cumplieron los ideales que provocaron su estallido.

113


3.3

La reorganización del Estado mexicano posrevolucionario: institucionalización del sistema político mexicano

Explora lo que sabes Contesta las siguientes preguntas y compártelas con tus compañeros. 1. ¿Qué sabes de la Guerra Cristera o Cristiada?

2. ¿Qué sabes de la expropiación petrolera ordenada por Lázaro Cárdenas?

Incrementa tus conocimientos El periodo obregonista Con el país pacificado, el 5 de septiembre de 1920 se llevaron a cabo las elecciones presidenciales y el general Álvaro Obregón arrasó con 95% de votos. El 1 de diciembre de ese año tomó protesta como presidente para el periodo 1920-1924. Su sueño se había cumplido, pero enfrentaba dos problemas: por un lado, Estados Unidos consideraba que las elecciones eran una farsa, de modo que Obregón había llegado al poder por un golpe de Estado; por otro lado, Pancho Villa no había dejado las armas totalmente. Uno de los logros más importantes del gobierno obregonista fue la creación de la Secretaría de Educación Pública a cargo de José Vasconcelos. Se edificaron un gran número de escuelas públicas y bibliotecas, y se impulsó la publicación masiva de los clásicos de la literatura universal, aunque cuatro quintas partes de la población era analfabeta. Vasconcelos también estimuló el muralismo con artistas de la talla de Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, entre otros. En 1923 comenzó la batalla por la sucesión presidencial y el favorito de Obregón era Plutarco Elías Calles, pero Adolfo de la Huerta quería la silla presidencial. Pancho Villa apoyó públicamente a De la Huerta; ante el temor de una rebelión, Obregón decidió eliminarlo. El 20 de julio de 1923 en Parral, Chihuahua, le tendieron una emboscada cuando iba a visitar a una de las tantas mujeres que frecuentaba. Así terminaron los días del Centauro del Norte.

114

Analizarás factores políticos, económicos y sociales relacionados con la formación del sistema político.


LA REORGANIZACIÓN DEL ESTADO MEXICANO POSREVOLUCIONARIO

La cabeza de Pancho Villa

Casi tres años después de la muerte de Villa, la tumba fue profanada y se llevaron su cabeza. El paradero de la cabeza del Centauro del Norte es una de las incógnitas más famosas de nuestro país. Pero gracias al cronista de Parral, Adolfo Carrasco, conocemos la verdad. Él relata que la madrugada del sábado 6 de febrero de 1926, el jefe de la guarnición de la plaza es esa ciudad, el coronel Francisco Durazo Ruiz, ordenó que exhumaran los restos del general Villa y le llevaran la cabeza. Horas antes el general Durazo había leído un panfleto en inglés que tradujo mal. Leyó que se ofrecía una recompensa de 50 mil dólares “por la cabeza de Pancho Villa”, cuando en realidad se trataba de un volante que lo reclamaba vivo o muerto: los gringos no estaban hablando en sentido literal. Durazo envió a siete subalternos al panteón que se dirigieron a la fosa 632, en la que yacían los restos de Villa. La cabeza le fue entregada en la camisa de uno de sus soldados dentro de una caja de municiones. Las autoridades civiles se dieron cuenta de la profanación y comenzaron una investigación. Los militares, por su parte, culparon a un minero sueco. Durazo dejó pasar tres días y una vez que el sueco cayó en prisión abordó el primer tren al norte para cobrar la recompensa. Pero en los andenes de la estación se topó con el jefe de la zona militar, el general Santiago Piña, que lo reprendió y le ordenó deshacerse del cráneo. Después de este incidente en uno de los ranchos del coronel Durazo llamado El Cairo ordenó a sus soldados que enterraran allí la cabeza de Villa. A este rancho, ubicado entre las ciudades de Parral y Jiménez, nadie se ha tomado la molestia de ir a buscarla.

3.3

PALABRAS FAMOSAS “Nadie aguanta un cañonazo de 50 mil pesos.” Álvaro Obregón

Fuente: http://www.wikimexico.com/blog-post-list/search/pancho+villa

A Obregón le urgía el reconocimiento de Estados Unidos y para ello tuvo que ceder en algunos temas espinosos, el más importante era que la Casa Blanca no quería que se afectara a las empresas petroleras asentadas en el país a pesar de que violaban el artículo 27° de la Constitución. También se reconoció una deuda de más mil millones de pesos con bancos de Estados Unidos. Obregón aceptó sin miramientos. No faltaron los inconformes, se levantaron en armas, pero Obregón los aplastó, eliminó a casi todos los sobrevivientes de la Revolución; sólo se salvaron los que aceptaron “un cañonazo de cincuenta mil pesos”. El 1 de diciembre de 1924, Obregón entregó la banda presidencial a Plutarco Elías Calles y regresó a su hacienda en Sonora.

La Guerra Cristera La política anticlerical que había tenido el Estado desde épocas de Juárez tuvo diferentes tintes a lo largo del Porfiriato y la lucha armada. El tratamiento que Calles fue limitar las intervenciones de los clérigos en la vida pública reduciendo el poder de las iglesias, principalmente la católica. En febrero de 1925 se inició la creación de una Iglesia cismática separada de Roma. Esta nueva Iglesia mexicana generó que se creara, en marzo, la Liga Nacional de Defensa Religiosa, una especie de ejército cristiano dispuesto a defender su fe por los medios que fue-

115


3.3

LA REOGRANIZACIÓN DEL ESTADO MEXICANO POSREVOLUCIONARIO

ra necesario, incluyendo la violencia. Los primeros disturbios provocaron que el presidente Calles, en junio de 1926, dictara una ley, cuyos puntos más importantes eran los siguientes: 1

4

Limitar el número de clérigos.

Prohibir la enseñanza religiosa en las escuelas públicas.

2

3

5

6

Obligar a los clérigos a registrarse ante el municipio.

Prohibir actos políticos en los lugares destinados al acto religioso.

Disolver las órdenes monásticas.

Prohibir la crítica a las leyes políticas por parte de los religiosos.

Esta ley fue conocida como ley Calles y recrudeció las tensiones entre el gobierno y la Iglesia católica, tanto clérigos como laicos. A pesar de que la ley Calles no atentaba contra la práctica religiosa, fueron activistas católicos los encargados de presentar al gobierno como antirreligioso. En respuesta a esta situación, en agosto de ese año el clero ordenó la suspensión del culto y el cierre de los templos, con lo que comenzó una rebelión armada “en defensa de la fe”. René Capistrán Garza, presidente de la Asociación Católica de la Juventud Mexicana, buscó el apoyo de agrupaciones católicas y de empresas estadounidenses. En esta guerra participaron varios curas, a pesar de que los religiosos (sacerdotes, monjas, obispos) aparentemente se oponían a tomar las armas. Ni el gobierno federal ni la Iglesia católica sospecharon las consecuencias que traería el conflicto entre ambos. Suprimir, aunque sea temporalmente, el culto católico a un pueblo altamente creyente equivalía a impedirle la salvación eterna. Empuñando esa idea los cristeros arremetieron con todo contra el gobierno. Ninguno de los dos bandos obtuvo un triunfo contundente. En 1929 se llegó a un acuerdo y se restableció el culto en los templos; el clero tuvo que sujetarse a lo dispuesto por la ley, pero los conflictos cristeros regionales continuaron por algunos años más. Ambas partes cedieron en los arreglos, aunque el gobierno finalmente logró conseguir que no se modificaran los artículos constitucionales a los que la Iglesia se oponía. El movimiento, de evidente carácter católico, estuvo compuesto básicamente por peones y campesinos rurales, dirigidos por antiguos militares revolucionarios, ex partidarios algunos de ellos de Francisco Villa y Emiliano Zapata, incluso participaron sacerdotes. El 21 de junio de 1929, el presidente Emilio Portes Gil firmó un pacto con la jerarquía católica (la cual, implícitamente, había apoyado el levantamiento) que acabó con el conflicto directo entre la Iglesia y el gobierno, pero no así con las acciones de algunos de los sublevados, quienes siguieron combatiendo hasta que en 1936 falleciera Lauro Rocha, el último jefe cristero.

El Maximato En julio de 1928 sucedió un hecho sin precedentes: asesinaron al presidente electo, el general Álvaro Obregón. Obregón y su comitiva salieron de su casa con rumbo de San Ángel, donde se hallaba el restaurante La Bombilla, lugar en el que un grupo de diputados guanajuatenses le rendirían tributo al general sonorense.Todo estaba organizado: la comida, la música, los arreglos florales. De pronto, un hombre identificado como caricaturista se acercó al general sonorense para realizarle un retrato.

116

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Álvaro Obregón La llave que abrió su camino hacia la presidencia de la república fue su extraordinaria carrera militar durante la Revolución Mexicana: fue el único general que no conoció derrota alguna. Antes de abrazar la carrera de las armas había sido mecánico, tornero, profesor y agricultor, pero nunca pisó las aulas para recibir instrucción militar. Ocupó el poder del 1 de diciembre de 1920 al 30 de noviembre de 1924. Luego de una reforma constitucional que permitió la reelección, Obregón ganó la presidencia en 1928, pero nunca llegó a ocupar de nuevo el cargo porque fue asesinado unos meses antes de su toma de posesión.


LA REORGANIZACIÓN DEL ESTADO MEXICANO POSREVOLUCIONARIO

Se trataba de José de León Toral, un fanático religioso que aprovechó el momento para descargar su arma dándole tres tiros en la cabeza, ante la impotencia de los presentes. Según otra versión, el médico cirujano Juan G. Saldaña publicó en 1937 un documento que hasta entonces se encontraba desaparecido. Se trataba del parte militar sobre la autopsia y embalsamamiento del difunto general Obregón. Especulación o no, el documento del libro de actas de autopsia del Hospital Militar número 148 detalla que Obregón fue muerto por 13 heridas hechas al parecer por proyectiles y de diferentes armas de fuego. Algunos piensan que Calles lo mandó matar. Este crimen modificó radicalmente el panorama político, pues la figura del caudillo era la única que había logrado que los grupos dentro del gobierno alcanzaran cierto consenso. El panorama era muy complicado pues aunque la solución constitucional era realizar otras elecciones, no sería una tarea fácil designar candidatos y procurar la unidad de la familia revolucionaria. La labor recayó en el general Plutarco Elías Calles, quien por ese entonces cumplía sus últimos meses como presidente de México y era el único que podría mediar en los conflictos dentro del partido oficial rumbo a la elección de su sucesor. Su estrategia fue hábil: tras el periodo provisional de Emilio Portes Gil, llamó al embajador en Brasil, Pascual Ortiz Rubio, para ocupar la Secretaría de Gobernación. Dada la lejanía con el país sudamericano era un personaje casi desconocido sin simpatías ni antipatías en el Congreso, y debido a su debilidad política por la evidente falta de apoyo, el propio Calles podría utilizarlo para concentrar en sí mismo el poder que Obregón dejó a la deriva tras su muerte. La fórmula no sólo dio resultado, sino que creó un panorama político bastante sui generis ya que a pesar de que la sucesión se resolvió conforme a derecho, la figura de Calles se fortaleció y se colocó por encima de la del presidente en turno, no sólo durante la presidencia provisional, sino a lo largo de todo el sexenio.Tanto los legisladores como los funcionarios de las dependencias de gobierno sabían que el poder y la toma de decisiones no estaban en el presidente, sino en Calles, quien fue nombrado el Jefe Máximo. De ahí la denominación de este periodo histórico como Maximato, en el que tres presidentes se sucedieron uno tras otro a lo largo de un sexenio.

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Plutarco Elías Calles Militar y político mexicano, presidente de la república entre 1924 y 1928. Su importancia en la política se prolonga más allá de su mandato: promovió el acceso a la presidencia de su predecesor, Álvaro Obregón (1920-1924), permitió la reforma constitucional que posibilitó la reelección e influyó en sus sucesores, hasta el punto de que el periodo 1928-1936 es conocido como Maximato, por la sumisión de los presidentes a la figura de Calles, apodado el Jefe Máximo.

PALABRAS FAMOSAS

Manos a la obra Anota cuatro sucesos relevantes ocurridos entre el comienzo del gobierno de Obregón y el final del Maximato. Después, en la columna de al lado anota sucesos semejantes de la realidad mexicana del siglo XXI.

Hechos ocurridos durante el gobierno de Obregón, Calles y el Maximato

3.3

“El que quiera la silla (presidencial) que se forme.” Plutarco Elías Calles

Hechos semejantes ocurridos en la vida política actual

117


3.4

El periodo cardenista: el despliegue industrial y la rectoría del Estado

Explora lo que sabes Anota todo lo que recuerdes sobre el general Lázaro Cárdenas y su gobierno.

Identificarás algunas situaciones que facilitaron la consolidación de un sistema político dominado por el partido oficial.

Incrementa tus conocimientos Su devoción por los indios, por los campesinos, por los marginados fue su mayor virtud. Con investidura presidencial o sin ella, Lázaro Cárdenas siempre se mostró generoso y paternalista. Su modo de ejercer el poder era indiscutible: hombre de autoridad, ganada con inteligencia y una serie de estrategias políticas, gobernó con un gran respeto por la vida y la dignidad humanas, alejado de la violencia de los regímenes sonorenses de Obregón y Calles. Comenzó su sexenio sin el poder real en sus manos. La sombra de Calles estaba presente, pero con su aguda observación de la realidad nacional en poco tiempo el alumno superó al maestro. Desde los primeros meses de su administración (y mientras preparaba el golpe maestro contra Calles), el nuevo presidente llevó al terreno de la realidad los ideales de la Revolución como ningún otro presidente lo había hecho. El rostro del cardenismo se reflejó en su solidaridad con las clases populares. El presidente abrió espacios de atención (pero más que nada comprensión) a los campesinos, indígenas y obreros. Por primera vez un jefe del Ejecutivo se involucró por convicción con los desposeídos, pero también los convirtió en su fuerza. Con la creación y respaldo de la célebre central obrera (la CTM) y con todos los trabajadores y campesinos de su parte, en 1936 el presidente se deshizo de Calles, enviándolo al exilio.

La expropiación petrolera Cárdenas dotó al sistema político mexicano de una serie de pilares ideológicos que con el tiempo se convirtieron en paradigmas del México moderno. El más importante fue el llamado nacionalismo revolucionario, vinculado en todos sentidos a la defensa de la soberanía nacional frente a la amenaza continua y constante del exterior, particularmente frente a Estados Unidos. Logró materializarlo en uno de los acontecimientos más significativos del siglo XX: la expropiación petrolera. Con su característica paciencia (la misma que lo había acompañado en el largo camino hacia el poder), Cárdenas aguardó a que se presentase la oportunidad para poner punto final al viejo conflicto entre el Estado mexicano y las compa-

118

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE La Guerra Santa, de Carlos Enrique Taboada (1977).

DATO IMPORTANTE Lázaro Cárdenas fue el primer presidente de México en proponer la legalización de la mariguana y la implementación de un impuesto especial a los productores de esta planta. La iniciativa nunca prosperó.


EL PERIODO CARDENISTA: EL DESPLIEGUE INDUSTRIAL Y LA RECTORÍA DEL ESTADO

ñías petroleras. La noche del 18 de marzo de 1938, en un mensaje a la nación, anunció la expropiación de la industria petrolera, uno de los acontecimientos más significativos del siglo xx.

3.4

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

El mito de la expropiación del petróleo

En marzo de 1938 Lázaro Cárdenas pronunciaría uno de los más importantes discursos del siglo pasado. Después de una largo conflicto laboral con las compañías petroleras, que habían hecho caso omiso de los laudos emitidos por los tribunales (no pagaban los impuestos correspondientes), se llevó a cabo la expropiación de “la maquinaria, instalaciones, edificios, oleoductos, refinerías, tanques de almacenamiento, vías de comunicación, carros tanque, estaciones de distribución, embarcaciones y todos los demás muebles e inmuebles” de las empresas petroleras que operaban en nuestro país. Desde 1938 los mitos y la politización del petróleo han marcado dolorosamente nuestra vida. En la escuela se nos enseñó que Cárdenas “expropió el petróleo”. La verdad es otra: desde 1917 los hidrocarburos ya eran propiedad de los mexicanos, según lo establece el artículo 27° de la Constitución que se promulgó ese año. Con la expropiación nos adueñamos de los “fierros”, porque los hidrocarburos ya era “propiedad de la nación”. La única riqueza que nos entregó Cárdenas fueron las instalaciones. Lázaro Cárdenas estaba de acuerdo en permitir el regreso del capital extranjero en la industria petrolera siempre y cuando respetara la soberanía y la jurisdicción de los poderes federales. La cancelación de la participación privada la decretó Ruiz Cortines, lo que provocó la petrolización de la economía y de las finanzas públicas, al extremo de que hoy en día el presupuesto de egresos de la federación depende en 40% de las exportaciones de crudo. Fuente: Francisco Martín Moreno, 100 Mitos de la Historia de México

En un mundo que parecía derrumbarse en vísperas de la guerra (el fascismo y el nacional-socialismo se apoderaban de Europa) México se convirtió en un bastión de libertad. Cárdenas decidió abrir sus puertas a los refugiados y perseguidos políticos de distintas regiones del orbe, como León Trotsky. Con la derrota definitiva de la República española en 1939, miles de exiliados llegaron provenientes de la Península Ibérica para encontrar un refugio seguro en México. Pero la gran obra de Cárdenas fue crear la estructura funcional del sistema político mexicano, la que le permitiría al partido oficial mantener el poder por el resto del siglo XX. Más allá de la solidaridad presidencial con las clases populares, el apoyo a la organización de obreros y campesinos impulsada durante los primeros años de su gobierno tenía un claro objetivo: el control. Con el poder real en sus manos, el presidente (nacionalista, revolucionario, defensor de las causas populares) decidió reestructurar al partido oficial. Fue la última pieza del rompecabezas para afianzar a la “familia revolucionaria” en el poder. El 30 de marzo de 1938 el Partido Nacional Revolucionario cambió de nombre por el de Partido de la Revolución Mexicana. Fue la puntilla política para Calles, su padre fundador, quien además había sido expulsado del mismo.

Lázaro Cárdenas Procedente de una familia indígena muy modesta, Lázaro Cárdenas del Río recibió apenas una educación elemental. En 1934 ganó las elecciones presidenciales, siempre bajo la protección de Calles, que seguía ejerciendo gran influencia en la vida política mexicana; pero, una vez en el poder, Cárdenas se emancipó de su tutela y adoptó una línea política propia, más inclinada hacia la izquierda. Llegó incluso a expulsar del país a su antiguo protector en 1936 quien hubo de exiliarse en Estados Unidos. Creó el Partido Revolucionario Mexicano (antecedente del PRI).

PALABRAS FAMOSAS “La miseria, la ignorancia, las enfermedades y los vicios esclavizan a los pueblos.” Lázaro Cárdenas

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE La Cristiada, de Dean Wright (2012).

119


3.4

EL PERIODO CARDENISTA: EL DESPLIEGUE INDUSTRIAL Y LA RECTORÍA DEL ESTADO

La reestructuración fue profunda. El partido se organizó a través de sectores: el obrero estaba representado por un órgano que había aglutinado a todos los sindicatos (o terminaría por hacerlo en los siguientes años), la Confederación de Trabajadores de México (CTM); el campesino hizo lo propio a través de la Confederación Nacional Campesina (CNC), que desde 1935 había agrupado al gran campesinado mexicano; a los dos principales sectores se añadieron la burocracia y el sector militar. Comenzó así la era del corporativismo mexicano, donde todos sus miembros estaban afiliados obligatoriamente al partido oficial. Los sectores se convertirían en el ariete político del partido en tiempos de elecciones. Construido de manera vertical, con decisiones tomadas desde la cúpula (de arriba hacia abajo) desapareció la posibilidad de la democracia al interior de la familia revolucionaria. En lo alto del sistema descansaría la figura presidencial como eje rector del poder en México. Las bases del partido reformado quedaron asentadas desde 1938. Los siguientes regímenes se encargaron simplemente de ajustarlas. Cárdenas dejó la presidencia en 1940, luego de unas elecciones muy controvertidas y con un fraude monumental. Con la maquinaria del corporativismo en pleno, el partido pasó la primera prueba de fuego y llevó a la presidencia al candidato oficial Manuel Ávila Camacho.

Manos a la obra 1. Por equipos investiguen las consecuencias sociales que dejó la Guerra Cristera y cuáles fueron las repercusiones a nivel internacional de la expropiación de la industria petrolera. Entreguen su informe al profesor. 2. ¿Qué sería lo ideal, la industria petrolera manejada por particulares como ocurre en Estados Unidos o el modelo mexicano donde el Estado rige esta industria? Argumenten su respuesta.

MITO Y VERDAD “Lázaro Cárdenas fue un presidente que apoyó las causas populares” Cárdenas impulsó como nadie el reparto agrario y se ganó para siempre la admiración de muchos que sentían que por fin la Revolución les había hecho justicia. De igual manera, siempre impulsó el control absoluto de campesinos y obreros, pero creó organizaciones nefastas como la Confederación de Trabajadores de México (CTM), la Confederación Regional Obrero Mexicana (CROM) y la Confederación Nacional Campesina (CNC), todas ellas asociaciones corruptas y manipulables. Cárdenas determinaba cómo movilizarlos, a qué ceremonia citarlos y, claro, por quién votar. Los líderes de estas organizaciones correspondían a los favores recibidos de distintas formas. Lo importante era controlarlos no para beneficiarlos a ellos, sino para reforzar el sistema político.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Los últimos cristeros, de Matías Meyer (2011).

120


3.5

Estabilidad y desequilibrio del crecimiento económico y el Estado neoliberal en México

Explora lo que sabes De manera individual pregunten a personas de la tercera edad sobre cómo ha cambiado nuestro país respecto a sus vivencias de niñez y juventud. Por ejemplo: ▶ ¿Cómo era el transporte?

Valorarás causas y consecuencias del establecimiento de un modelo económico neoliberal, así como orígenes, implicaciones y obstáculos en la construcción de la democracia en México.

▶ ¿Cómo eran las calles? MITO Y VERDAD

▶ ¿Cómo vestían las personas?

▶ ¿Qué música escuchaban, que películas veían?

▶ ¿Qué leían?

▶ ¿Se vivía mejor o peor?

Incrementa tus conocimientos De 1946 a 1970 ocurrió lo que fue conocido como el “milagro mexicano”: 24 años de estabilidad y crecimiento económico, seguridad pública, paz social y un poder adquisitivo decente. Mucho pensaron que el país estaba a punto de incorporarse al primer mundo. López Mateos consiguió la sede de los Juegos Olímpicos

“Hubo una conspiración extranjera en el Movimiento Estudiantil de 1968” El Movimiento Estudiantil de 1968 culminó con la Matanza de Tlatelolco. Tanto la derecha como la izquierda intentan glorificar, desde perspectivas opuestas, los acontecimientos y a los participantes de este movimiento. Con el objetivo de crear héroes perfectos, tejen tramas complejísimas cargadas de alucinaciones y conspiraciones. Según esta versión había agentes comunistas cubanos y norcoreanos atizando el desorden. Los más nacionalistas aseguran que la Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) manipuló el movimiento estudiantil para desestabilizar el país e imponer una dictadura militar. No son más que interpretaciones fantasiosas sin ningún sustento histórico.

121


3.5

ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

de 1968 y el Campeonato Mundial de Futbol de 1970. El Partido Revolucionario Institucional (PRI), llamado hasta 1946 Partido de la Revolución Mexicana, había alcanzado su punto más alto de prestigio internacional. Varios intelectuales de izquierda decían que el régimen seguía siendo autoritario, pero ya no era tiránico. La ley electoral fue reformada para que la oposición tuviera “diputados de partido” y tuviera más presencia en el Congreso. El escritor peruano Mario Vargas Llosa llamaría al régimen “la dictadura perfecta” pero los priistas jamás supieron si se trataba de un elogio o un insulto. En cuanto a las cifras macroeconómicas el crecimiento de la economía en este periodo fue de 6% anual en promedio. De 1954 a 1970 el dólar se cotizó en 12.50 pesos. La moneda mexicana fue reconocida como divisa fuerte junto con el dólar y el franco suizo, por increíble que parezca. La inflación costó más trabajo: de 126% anual en 1940 llegó a 16.67% en 1970. En cuanto a la población, en 1940 había casi 20 millones de habitantes en el país; en 1970 ya éramos 48 millones. Si algo se nos da bien a los mexicanos es reproducirnos, por esta razón el gobierno después de la década de los setenta implementó la campaña “La familia pequeña vive mejor”. En la economía las cosas marchaban sobre ruedas, pero en lo político todavía quedaban muchas deudas con la sociedad. El PRI se había convertido en una agencia de colocaciones, el corral de la cargada y el manipulador de los acarreados. El PRI en esos años estaba sostenido por el autoritarismo, la simulación, la corrupción y la impunidad, es decir, un porfirismo colectivo. Desde la creación del partido en tiempos de Calles el PRI siempre dominó la simulación democrática, desde 1946 las elecciones siempre fueron lo mismo: un juego diseñado para que sólo el PRI ganara, en el que los mexicanos hacíamos como que votábamos y el gobierno hacía como que contaba también los votos que no eran para el PRI. Desde que Lázaro Cárdenas no quiso imponer a toda costa su liderazgo como lo hiciera Plutarco Elías Calles, los priistas se dieron cuenta de que ya no era necesario matar al jefe para ocupar el puesto; si se formaban y eran leales al sistema, tarde o temprano les tocaría su turno. De esta manera consiguieron una estabilidad política que duraría más de setenta años. El presidente de la república en turno tenía poderes extraordinarios, más allá de los permitidos por la Constitución: quitaba y ponía gobernadores a su antojo, premiaba a sus colaboradores más fieles, otorgaba contratos y concesiones a sus mejores amigos, manejaba a placer el dinero público; además elegía diputados, senadores, líderes sindicales y (la más importante de sus decisiones) al sucesor con el famoso “dedazo”. Era tal el poder que en esos tiempos se decía que cuando el presidente preguntaba la hora, sus ayudantes respondían “la que usted diga, señor presidente”. Por lo tanto, el servilismo estaba a la orden del día, todos deseaban aunque fuera un saludo del presidente. El famoso besamanos después del informe anual cada 1 de septiembre se convirtió en un ritual de pleitesía para el presidente en funciones. La aparente paz social se contrapuso con la nula tolerancia a la oposición. En el gobierno fueron implacables con maestros, estudiantes, médicos, prensa crítica y con cualquiera que cuestionara el sistema político. El régimen priista hizo de las suyas, casi todos los años desde 1940 hasta 1970 hubo alguna represión. La más famosa fue la del 1968 contra estudiantes, pero ellos no fueron los únicos: en 1951 reprimieron a mineros de Coahuila por hacer una marcha. En 1959 el ejército ocupó las instalaciones del sindicato ferrocarrilero y arrestó a sus diri-

122

MITO Y VERDAD “Entre 1940 y 1970 México vivió un periodo de grandeza” Después de la Revolución el Estado mexicano decía que nadie era más hospitalario que los mexicanos, que nadie en el mundo era tan ingenioso, que teníamos la mejor comida, la mejor música, el más agudo sentido del humor y que en ningún lugar se respetaba tanto a las madres como lo hacíamos en esta tierra. Pero las cosas no pararon ahí, se agregaron mitos aún mayores; la Constitución de 1917 era la más innovadora de la historia. El himno mexicano, junto con “La Marsellesa” francesa eran los mejores del mundo; el muralismo mexicano era el más audaz; la bandera mexicana tenía una simbología perfecta, etcétera. Con el propósito de mostrar al mundo sus maravillas, el país asumió dos compromisos muy onerosos: los Juegos Olímpicos de 1968 y el Mundial de Futbol de 1970. Era como una especie de graduación en dos episodios en la que México recibiría su título de nación desarrollada. Por supuesto, no era para tanto: nunca fuimos una potencia económica y cultural de ese tamaño. Si bien durante esos años la economía creció como nunca, los niveles de vida de los mexicanos promedio no alcanzaron los de Suiza, Noruega o Japón, por ejemplo.


ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

gentes. En 1962 el dirigente campesino Rubén Jaramillo fue asesinado junto con su familia. En 1965 médicos del ISSSTE que reclamaban mejoras salariales fueron reprimidos. En 1967, 800 campesinos que querían salirse del PRI y constituir otra organización fueron disuadidos a tiros. Uno de los movimientos más famosos contra el sistema fue la formación de la guerrilla encabezada por Lucio Cabañas en el estado de Guerrero, en 1967; al año siguiente se le unió Genaro Vázquez. Ambos líderes, egresados de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, protestaban por los asesinatos de campesinos guerrerenses a manos de las autoridades y por la miseria en la que vivía la población rural. En 1969 el presidente Gustavo Díaz Ordaz ordenó la ocupación militar de varias normales rurales y la expulsión de alumnos. Con el “milagro mexicano” llegó también la clase media con mayor poder adquisitivo, más educada y sobre todo más politizada (recordemos que la clase media construye la democracia aquí y en todas partes). Con ello llegaron intentos para cambiar el régimen autoritario y represivo. El parteaguas sin duda fue el Movimiento Estudiantil de 1968, que sufrió una represión brutal culminada en aquel fatídico 2 de octubre.

Fin del “milagro mexicano” y la época de crisis A pesar de la represión sistemática del régimen priista, en las elecciones de 1970 ocurrió algo desconcertante: el PRI seguía siendo fuerte. El repudio nacional a Díaz Ordaz no impidió que Luis Echeverría ganara con 84% de votos a favor. Como máquina para conservar el poder el PRI era insuperable. A partir del gobierno de Echeverría la economía mexicana empezó a dar signos de agotamiento: desempleo, excesiva concentración de la riqueza en pocas manos y aumento del déficit comercial. Echeverría no tenía una mínima idea de cómo manejar la economía del país. Era un personaje contradictorio: por un lado aparentemente apoyaba los movimientos a favor de la gente pobre, muy en boga durante aquella época, y por otro reprimía con dureza a las clases populares. Sus contradicciones se notaban hasta en sus frases: “La relación con Estados Unidos ni nos beneficia ni nos perjudica, sino todo lo contrario”. Con él comenzó el populismo y la desmedida intervención del estado en las actividades empresariales. Así, el Estado mexicano adquirió un gran número de empresas, para que de esta manera las utilidades se emplearan para beneficiar a los pobres, pero pasó justamente lo contrario: se elevó de manera significativa el número de burócratas que ocuparon puestos en las empresas estatales. La mayoría de ellas fueron arrastradas por la corrupción y operaban con pérdidas, como Pemex (única empresa petrolera del mundo que pierde dinero). Como no le alcanzaba el dinero al Estado, se tuvo que recurrir a contraer más deuda externa y emitir billetes sin control, lo que derivó en más inflación y en la devaluación del peso mexicano. En los años en que Echeverría aplicaba el populismo, que él llamó “desarrollo compartido”, Corea del Sur, Taiwán y Singapur pusieron en marcha proyectos de apoyo irrestricto a la iniciativa privada y apertura total a la inversión extranjera, gracias a lo cual estos países disfrutan de ingresos per cápita cinco veces mayores que los de México, cuando en 1970 apenas llegaban a la tercera parte. En el terreno político y social Echeverría intentó mostrar mayor apertura con el sector educativo, otorgando becas y aumentando el presupuesto a las uni-

3.5

PALABRAS FAMOSAS “La Revolución Mexicana fue la revolución perfecta, pues al rico lo hizo pobre, al pobre lo hizo pendejo, al pendejo lo hizo político y al político lo hizo rico.” Adolfo López Mateos

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA Gustavo Díaz Ordaz Político mexicano, presidente de la república entre 1964 y 1970. De su gestión presidencial se recuerda especialmente la Matanza de Tlatelolco, un despliegue militar del gobierno para acallar las protestas estudiantiles que arrojó centenares de muertos y heridos el 2 de octubre de 1968. La figura autoritaria de Díaz Ordaz dio origen a protestas, especialmente de las clases medias de la sociedad. Uno de los primeros movimientos reprimidos con violencia fue el de los médicos que, en 1965, evidenció la futura tendencia intolerante del gobierno.

123


3.5

ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

versidades. La prueba de fuego se presentó el 10 de junio de 1971, pero Echeverría la reprobó: una marcha de estudiantes fue salvajemente agredida por un grupo paramilitar llamado Halcones. Llegaron al extremo de meterse al hospital Rubén Leñero y a la Cruz Verde para rematar a los estudiantes heridos. El gobierno prometió una investigación que nunca llegó y los autores del conocido como Halconazo nunca recibieron castigo. No contento con esto, durante el sexenio se desató la llamada Guerra Sucia contra los opositores, que causó cientos de desaparecidos. Mientras el gobierno estaba preocupado por deshacerse de sus adversarios, el peso brincó de 12.50 a 25 pesos, la deuda externa se triplicó y el salario real cayó a la mitad.

Los sexenios de López Portillo, De la Madrid y Salinas de Gortari De manera insólita y a pesar del descontento popular el PAN se abstuvo de presentar candidato para las elecciones de 1976, de modo que como candidato único José López Portillo ganó las elecciones con 100% de votos a favor. Sólo él y Porfirio Díaz arrasaron de tal manera. Aunque el gobierno empezó bien, poco a poco se fue desdibujando. La debacle comenzó cuando la CIA descubrió enormes reservas de petróleo en México. Cuando lo supo López Portillo creyó que se había sacado la lotería. En 1977 decidió explotarlas a gran escala y vender el crudo al exterior. Se pensó que con la venta del petróleo el país sería autosuficiente financieramente y los mexicanos sólo tendríamos que aprender a “administrar la abundancia”. México era el cuarto productor mundial de petróleo y los organismos financieros internacionales prestaron exorbitantes sumas de dinero para apoyar los proyectos del gobierno. Pero el petróleo bajó de precio y, aunado a la descarada corrupción en Pemex, el futuro se tornó sombrío. La producción agrícola también bajó, hubo fuga de capitales y nuestra moneda se devaluó una vez más, pero el presidente prometió defender “el peso como un perro”. El dólar pasó de 22 a 70 pesos. No se pudo pagar la deuda y, como con Benito Juárez más de cien años atrás, el gobierno se declaró incapacitado para pagar; entonces asumió el control bancario y culpó a los banqueros de la fuga de capitales: “Ya nos saquearon. México no se ha acabado. ¡No nos volverán a saquear!”, dijo en tono muy molesto López Portillo en su último informe de gobierno el 1 de septiembre de 1982, cuando también anunció la nacionalización (como si hubiera sido propiedad extranjera) de la banca… y luego se puso a llorar en cadena nacional. El sexenio de Miguel de la Madrid estuvo marcado por varias tragedias, la más recordada aconteció el 19 de septiembre de 1985 a las 7:19 de la mañana: un terremoto destruyó gran parte de la Ciudad de México y dejó miles de muertos. Este desastre evidenció la incapacidad del gobierno para tomar medidas rápidas que ayudaran a la población. También hizo patente la corrupción en los contratos de construcción en la capital del país. Para nuestra desgracia en aquella época comenzó también la guerra contra el narcotráfico, de funestas consecuencias hasta nuestros días. En 1987 Miguel de la Madrid, con las facultades que tenía de designar a su sucesor, eligió a su antiguo alumno y secretario de Programación y Presupuesto, Carlos Salinas de Gortari. Egresado de Harvard, con dos maestrías y un doctorado, quería poner el práctica todos sus conocimientos de economía. La era de los

124

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Luis Echeverría Álvarez Presidente de la república entre 1970 y 1976. Ocupó distintos cargos oficiales, entre ellos el de secretario de Gobernación en el gabinete del presidente Gustavo Díaz Ordaz. Su periodo presidencial cargó con las consecuencias de la represión oficial del Movimiento Estudiantil de 1968. Durante todo su mandato la tasa de inflación creció hasta alcanzar el 27% anual y al final de su sexenio el peso se devaluó por primera vez en más de dos décadas.

MITO Y VERDAD “En los últimos tiempos ninguna fuerza extranjera ha intervenido en las elecciones presidenciales” Varios ex presidentes de México, entre ellos José López Portillo y Miguel de la Madrid, reconocieron públicamente que si bien a ellos les correspondía escoger a su sucesor en la silla presidencial, debían procurar el visto bueno del gobierno de Estados Unidos. Así, ningún nombre tachado por la Casa Blanca podía aparecer en las boletas de los comicios celebrados cada seis años.


ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

tecnócratas había llegado. Algunos en el PRI acataron la decisión, otros no, como Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, quienes se volvieron opositores. Por primera vez en la historia del país parecía que se iban a dar una elecciones competidas con tres candidatos fuertes: por un lado Cuauhtémoc Cárdenas, hijo del general Lázaro Cárdenas, como candidato de la izquierda unificada; el carismático Manuel J. Clouthier por el PAN, y Carlos Salinas por el PRI. Parecía que por fin el PRI perdería una elección en favor del cardenismo. No pudimos estar más equivocados: la maquinaria priista, en un fraude escandaloso, modificó los resultados de las computadoras, que dieron como ganador a Salinas. Al gobierno “se le cayó el sistema”. Nunca se pudo comprobar si Cárdenas realmente ganó, pero antes de la caída del sistema iba a la cabeza en varias regiones del país. Con el tiempo pudimos haber conocido la respuesta, pero a instancias de los diputados del PRI y del PAN las boletas electorales de 1988 fueron quemadas. Ante el escándalo y tratando de remediar un poco la sombra del fraude, en 1990 se creó el Instituto Federal Electoral para cederle, se dijo entonces, la organización de las elecciones a la ciudadanía. Pero el PRI poco cambió, incluso ellos mismos se hicieron fraude en la elecciones de 1989 en Baja California, que aparentemente ganaron, pero como querían mostrar “otra cara” le dieron el triunfo a Ernesto Ruffo del PAN, quien se convirtió así en el primer gobernador de oposición en un estado. Salinas quería promover una nueva ideología que marcara el rumbo del país. Para ello propuso el “liberalismo social”, que descartaba el desprestigiado populismo pero sin caer en los excesos procapitalistas del neoliberalismo aplicado por Corea del Sur y Singapur, entre otros. El Estado no debería inmiscuirse demasiado en asuntos empresariales y, sobre todo, no debía poseer empresas. Era necesario privatizar la economía, por ello vendieron empresas públicas como Teléfonos de México, Aeroméxico, Altos Hornos de México, Mexicana de Aviación, Canal 13 y otras. Con los 52 mil millones de pesos obtenidos por la venta de las paraestatales se hicieron “obras y acciones de carácter social”. Sin embargo la pobreza no se acabó, las políticas neoliberales hasta la fecha no han cumplido los “ideales revolucionarios” que tanto pregonaba el PRI en cada discurso. En la actualidad existen más de 60 millones de pobres y la cifra sigue aumentando.

El sexenio de Salinas Parecía que todo marchaba sobre ruedas. Salinas tenía altos niveles de aprobación al final de su sexenio y, como la tradición lo indicaba, debía elegir a su sucesor. Aunque la mayoría de los priistas veían con buenos ojos a Manuel Camacho Solís, entonces jefe del Departamento del Distrito Federal, el dedazo recayó sobre Luis Donaldo Colosio, un “mandadero de Salinas”, para los priistas de la vieja guardia. El 28 de noviembre de 1993 todas las organizaciones obrero-campesinas al unísono “aclamaron” al candidato. La campaña de Colosio en los primeros meses fue totalmente desangelada. El 1 de enero de 1994 entró en vigor el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, esa gran obsesión de Salinas que no consultó con nadie y que el Congreso aprobó sin revisar. Ese mismo día irrumpió en Chiapas el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) con el subcomandante Marcos al frente. Aunque los enfrentamientos con armas fueron de unos cuantos días, el movimiento alcanzó fama nacional e internacional y Marcos se convirtió en un ídolo casi a la altura del Che Guevara.

3.5

PALABRAS FAMOSAS “Un político pobre es un pobre político.” Carlos Hank González

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

José López Portillo Presidente de la república entre 1976 y 1982. Hacia el final de su mandato, el gabinete había perdido buena parte de su prestigio, debido a la corrupción y a la enorme deuda exterior, contraída por los fuertes préstamos internacionales. Algunas de sus últimas medidas fueron la devaluación del peso y la nacionalización temporal de la banca privada. Su sexenio concluyó con una grave crisis económica y rumores de un golpe de Estado. En 1982 se retiró de la vida pública dejando una cuantiosa deuda externa.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE México: la historia de su democracia, Televisa (serie documental, 2004).

125


3.5

ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

Salinas se quedó ante la disyuntiva de aniquilar a los guerrilleros o negociar la paz. Optó por lo segundo, aunque no descartó la intimidación a los indígenas. Desde luego que los ojos de los mexicanos estaban puestos en el conflicto chiapaneco y de Colosio casi nadie se acordaba. El 23 de marzo en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana Luis Donaldo fue asesinado. Abundan versiones para todos los gustos; la versión oficial, que casi nadie cree y que fue convalidada por dos fiscales especiales, es que el homicida, Mario Aburto Martínez, actuó solo. En medio de la consternación nacional, Salinas de Gortari nombró a Ernesto Zedillo, entonces coordinador de la campaña de Colosio, como candidato del PRI a la presidencia. Zedillo resultó ser un candidato sin el menor carisma, su campaña era el remedio perfecto para el insomnio. La personalidad del candidato sencillamente no entusiasmaba al electorado. Todo se puso color de hormiga cuando el 12 mayo de 1994 debatió, en un hecho inédito en la historia de México, con los dos candidatos más fuertes, Diego Fernández de Cevallos (del Partido Acción Nacional, PAN) y Cuauhtémoc Cárdenas (del Partido de la Revolución Democrática, PRD). En el debate, que duró 98 minutos, un elocuente Diego Fernández de Cevallos puso fuera de combate a Cuauhtémoc Cárdenas, mientras a Zedillo lo dejó muy maltrecho. El panista, según los observadores, tenía las máximas posibilidades de ganar. Pero en lugar de aprovechar la oportunidad, durante dos meses desapareció sospechosamente de la escena política. Esto facilitó que Zedillo avanzara en las encuestas y que, con la maquinaria del gobierno trabajando a su favor, ganara las elecciones.

El gobierno de Ernesto Zedillo Después de unas elecciones que prácticamente todo mundo aceptó como legítimas, Zedillo se convirtió en presidente de la república. Ese año de 1994 había resultado ser nefasto para la economía del país: la irrupción del EZLN, los asesinatos de Colosio y del secretario general del PRI, José Francisco Ruiz Massieu (cuñado de Salinas) propiciaron fugas masivas de capitales. A unas semanas de la toma de protesta ocurrió el llamado “error de diciembre”. La economía mexicana estaba sostenida con alfileres, la devaluación era un hecho, el dólar se cotizaba a 3.50 pesos y Zedillo le había solicitado a Salinas que devaluara antes de que terminara su sexenio, pero este se negó. Ya en el cargo, no le quedó de otra: el nuevo presidente devaluó la moneda mexicana el 19 de diciembre. Miles de millones de dólares fueron sacados del país, las reservas internacionales quedaron reducidas a un tercio y la devaluación, que pudo ser mínima, llegó a 120%. El dólar ya rebasaba los 7 pesos y con ello llegaba la peor crisis económica en la historia. Un millón de personas se quedaron sin empleo y miles de negocios tuvieron que cerrar. A quienes tenían algún crédito les fue imposible pagar sus deudas, pues por si fuera poco los intereses subieron de 15% a 110% en menos de cuatro meses. La pobreza emergió por todos lados. Zedillo le había quitado “los alfileres” a la economía, acusaron los salinistas. Para evitar la quiebra definitiva del sistema financiero, el gobierno creó el Fondo Bancario para la Protección del Ahorro (Fobaproa). Muchos deudores acaudalados y banqueros aprovecharon la ocasión para incluir préstamos y operaciones fraudulentas en la lista de pérdidas. El costo ascendió a 90 mil millones de dólares. El rescate bancario fue pagado por la sociedad mediante sus

126

PALABRAS FAMOSAS “El PRI es así porque así es México.” Carlos Salinas de Gortari

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Ernesto Zedillo Ponce de León Presidente de la república entre 1994 y 2000. Nacido en 1951 en el seno de una familia de clase media, cursó estudios en la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional y en las universidades de Bradford (Reino Unido), Colorado y Yale (Estados Unidos). Zedillo pasó a la historia como el presidente que consolidó la transición democrática y como último presidente del PRI después de que este partido se mantuviera en el poder durante 71 años consecutivos.


ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

impuestos, es decir, la deuda de unos cuantos se convirtió en deuda de todos. Se considera el mayor fraude ocurrido en el país en toda su historia. Pero los problemas seguían y durante el sexenio se registraron dos hechos lamentables, que quedaron impunes. El 28 de junio de 1995 decenas de campesinos que asistían a una manifestación contra el gobernador de Guerrero Rubén Figueroa Alcocer fueron detenidos por policías en Aguas Blancas y, sin mediar palabra, 17 de ellos fueron asesinados. En un video que se dio a conocer meses después se ve claramente cómo los policías iniciaron el ataque. Rubén Figueroa renunció a la gubernatura, pero no recibió castigo alguno. El 22 de diciembre de 1997 en Acteal, Chiapas, un grupo paramilitar ingresó a una iglesia cristiana pentecostal donde dispararon a indígenas tzotziles que estaban orando. Murieron 45 personas, entre ellas mujeres y niños. El gobierno declaró que los funestos acontecimientos eran producto de un conflicto entre comunidades. Sin embargo, se descubrieron indicios de la participación del ejército mexicano, que por entonces mantenía una tensa relación con los simpatizantes del EZLN. Los 26 indígenas acusados de la matanza y encarcelados tuvieron que ser puestos en libertad en 2009 ya que se demostró que la autoridades mexicanas fabricaron las evidencias inculpatorias. El crimen aún permanece impune. Por otro lado, la situación económica mejoró con el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (muy criticado en esos tiempos), las exportaciones crecieron más de 400%, para 1999 se habían creado un millón de nuevos empleos y la reserva de divisas rebasó los 30 mil millones de dólares. Parte del éxito fue haber satanizado a Salinas para convertirlo en el chivo expiatorio de la crisis. Asimismo, la sociedad le exigía que explicara la enorme acumulación de riqueza de él, sus familiares y amigos. A Salinas no le quedó de otra que irse al exilio, mientras su rostro era utilizado para fabricar unas máscaras que se vendieron por cientos de miles en todo el país. Un logro del gobierno zedillista fue aprobar la creación del Instituto Federal Electoral (IFE, hoy llamado INE), ideado para “ciudadanizar” los procesos electorales. En cuanto al apoyo político, este régimen no la tuvo fácil: Zedillo fue el primer presidente mexicano en gobernar con un Congreso de oposición. En noviembre de 1999, contra la tradición del dedazo, mediante un proceso aparentemente democrático dentro del PRI (para algunos fue una simple farsa) se eligió a Francisco Labastida como candidato oficial a la presidencia. El PAN designó como su candidato a Vicente Fox y el PRD a Cuauhtémoc Cárdenas. El 2 de julio del año 2000 las elecciones trascurrieron sin contratiempos y Fox era el virtual ganador. El mismo presidente de la república reconoció de inmediato la derrota del PRI. Habían concluido 71 años de hegemonía del partido oficial. En las calles y plazas del país miles celebraban la derrota. Para los priistas fue una pesadilla: por primera vez en más de siete décadas tenían que vivir fuera del presupuesto. Como último acto de ese intenso día, reunidos en el auditorio de su partido, cantaron el himno nacional como réquiem para su sistema político, mientras lloraban en cadena nacional.

3.5

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Carlos Salinas de Gortari Político mexicano nacido en 1948, presidente de la república entre 1988 y 1994. Hijo del senador y secretario de Estado Raúl Salinas Lozano, y de Margarita de Gortari, presidenta y fundadora de la Asociación de Mujeres Economistas de México, se licenció en economía por la Universidad Autónoma de México en 1969 y completó su formación en Harvard con un doctorado en economía política y gobierno. Bajo la presidencia de Zedillo abandonó México y permaneció varios años en Irlanda, donde se dedicó a estudiar las circunstancias del desarrollo nacional y los efectos de la globalización, entre otros temas. Regresó de su exilio en 1999 e hizo público su retiro de la actividad política.

PALABRAS FAMOSAS “El que se mueve no sale en la foto.” Fidel Velázquez

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE Colosio, el asesinato, de Carlos Bolado (2012).

127


3.5

ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

Una vidente al servicio de la ley: la Paca

En 1996 Jorge Chapa Bezanilla fue nombrado fiscal especial para resolver el caso del homicidio de José Francisco Ruiz Massieu ocurrido en 1994. En octubre de 1996 Raúl Salinas de Gortari fue detenido, acusado de ser el autor intelectual de este asesinato y de haber matado a batazos al diputado Francisco Muñoz Rocha, desaparecido en septiembre de 1994. Corrió el rumor de que los restos de Muñoz Rocha se encontraban enterrados en una finca rural llamada El Encanto, propiedad de Raúl Salinas. Para no tener que buscar entre tantas hectáreas, se les ocurrió la brillantísima idea de llevar a una vidente: Francisca Zetina, mejor conocida como la Paca, con un currículum impresionante… en asuntos esotéricos. En octubre de 1996 encontraron una osamenta siguiendo las indicaciones de la Paca. Chapa Bezanilla no tenía duda y lo gritó a los cuatro vientos: eran los restos de Muñoz Rocha. Pocos días después, tras los análisis correspondientes, se anunció que los restos no eran de Muñoz Rocha, sino del papá de la Paca. Por esta farsa, la PGR desembolsó 4 millones de pesos para la vidente y sus cómplices. Poco tiempo después, ella fue llevada presa y a Chapa Bezanilla lo exoneraron. Así terminó uno de los capítulos más vergonzosos en la historia judicial de México.

DATO IMPORTANTE A Raúl, el hermano de Carlos Salinas de Gortari, se le procesó como protector de Manuel Muñoz Rocha y autor intelectual del asesinato de Ruiz Massieu, pero nunca se averiguó cómo había reunido la fortuna de 130 millones de dólares que le encontraron en Suiza. Los priistas tienen desde su fundación una ley no escrita: “lo caido, caido”. Todos los presidentes priistas y ahora también los panistas de una manera u otra la han respetado, a tal grado que casi no existen procesos judiciales por corrupción contra políticos en México.

Fuente: Sandra Molina y Alejandro Rosas, Érase una vez en México

El gobierno de Vicente Fox Quesada El 1 de diciembre de 2000, antes de tomar posesión como presidente de la república, Fox visitó la Basílica de Guadalupe para pedirle a la Virgencita que le ayudara en su sexenio. Fox se encargó de vender la idea de que las cosas iban a ser diferentes en la forma de gobernar, y no pudimos estar más equivocados. A mes y medio de gobierno, se le escapó el Chapo Guzmán, jefe del Cártel de Sinaloa, del penal de “alta seguridad” de Puente Grande. Era un mal augurio de lo que estaba por venir. En los primeros meses el gobierno de la alternancia se caracterizó por las ocurrencias y los deslices de su líder. En los primeros 12 meses de gobierno Fox realizó 16 giras internacionales y en todas partes presumía haber derrotado al PRI. Creía que con la salida del viejo régimen las cosas se arreglarían solas, pero en realidad el país tenía muchos problemas que no se atendían porque el presidente andaba de viaje. El primer presidente panista también demostró que no tenía bien conectada la lengua con el cerebro: por ejemplo, se ofreció a unificar a las dos Coreas cuando nadie se lo pidió. Cuando se refirió a la labor de los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos dejó una frase para la posteridad: “Están haciendo trabajos que ni siquiera los negros quieren hacer”. En una gira de trabajo en Mazatlán mencionó lo siguiente: “El 75% de los hogares de México tienen una lavadora, y no de dos patas o de dos piernas, una lavadora metálica”. Cuando cumplió un año trabajando como presidente de la república, se casó con su vocera, Marta Sahagún, y como buenos católicos sellaron su amor con un beso frente a la Basílica de San Pedro en Roma. Como primera dama empezó a tomar un protagonismo nunca antes visto para la esposa de un presidente de México, pues también ella gobernaba. Por esa razón se les conoció como “la pareja

128

PALABRAS FAMOSAS “De ninguna manera volveré a México. No soporto estar en un país más surrealista que mis pinturas.” Salvador Dalí


ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

presidencial”. Durante todo el sexenio la señora Sahagún no ocultó sus deseos de suceder a su esposo en la presidencia. A los mismos panistas esta idea les parecía poco menos que absurda, de cualquier manera a causa de las acusaciones de corrupción y tráfico de influencias de sus hijos, los sueños de la señora Sahagún se vinieron abajo. Los escándalos de corrupción sólo se acumulaban, todo indicaba que el gobierno que había prometido “matar tepocatas y víboras prietas” era igual o peor que los priistas. La sociedad esperaba que ajustaran cuentas con toda la historia de corrupción, impunidad y autoritarismo del viejo sistema; que desmantelara la red de intereses y arreglos con el crimen organizado; que metiera a la cárcel a los políticos corruptos y líderes charros. Como nada de esto pasó, la decepción se extendió como una pandemia. Vicente Fox, aquel que había prometido agarrar a los peces gordos, no pescó ni un charalito. Entre lo peor del sexenio de Vicente Fox se encuentra el proceso de desafuero contra Andrés Manuel López Obrador, entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal. Por increíble que parezca, le querían quitar sus derechos políticos para que no se presentara a las elecciones del 2006, todo por haber violado una disposición judicial de no continuar la construcción de una calle. Priistas y panistas se lanzaron por el desafuero como si estuvieran impolutos de toda sospecha de corrupción. Ante las críticas y manifestaciones a favor del López Obrador, Fox dio marcha atrás y no se hizo efectivo el desafuero. Para la sucesión presidencial el clima político se enrareció. El candidato por el PRD, Andrés Manuel López Obrador, era el favorito en prácticamente todas las encuestas. Por el PAN ganó la nominación Felipe Calderón Hinojosa y por el PRI ganó la candidatura uno de los políticos más corruptos y repudiados por la sociedad, Roberto Madrazo Pintado. Panistas y perredistas se dieron hasta con la cubeta. El presidente de la república, en una vergonzosa violación a las leyes electorales, hizo todo lo que pudo para favorecer al candidato de su partido. También los sectores más conservadores y reaccionarios iniciaron una arbitraria campaña de desprestigio contra López Obrador acusándolo de ser “un peligro para México”. Esta campaña sucia, aunada a sus arranques de soberbia y su discurso mesiánico, alejaron al perredista de los indecisos. El 2 de julio de 2006 se llevaron a cabo las elecciones más competidas de la historia. Al final la diferencia entre los dos candidatos punteros fue de .56% (poco menos de 250 mil votos) a favor de Calderón. Esto bastó para sembrar dudas y sospechas. Aunque no se pudo demostrar plenamente un fraude electoral, el politólogo José Antonio Crespo (en su libro 2006: hablan las actas) demostró que en por lo menos la mitad de las casillas electorales se cometieron errores aritméticos en el conteo de los votos, aunque ya nunca sabremos si de forma intencional o premeditada. Nunca en la historia un presidente electo le habían impedido tomar protesta en el recinto legislativo, pero sucedió. Calderón no puedo entrar a San Lázaro y Fox le entregó la banda presidencial en Los Pinos. Así inició uno de los sexenios más polémicos de la historia moderna del país.

3.5

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Vicente Fox Quesada Político guanajuantense que logró terminar con la hegemonía de 72 años del PRI al ganar las elecciones del año 2000. Vicente Fox fue el segundo de nueve hermanos y pasó su infancia y adolescencia en el rancho San Cristóbal, Guanajuato. A principios de la década de los sesenta se trasladó a la Ciudad de México para estudiar la carrera de Administración de Empresas en la Universidad Iberoamericana. En 1964, poco antes de concluir sus estudios, ingresó al Grupo Coca-Cola como supervisor de ruta. Diez años después, y luego de ocupar diversas posiciones dentro de la firma, fue nombrado director general, cargo que ocuparía hasta 1979, cuando decidió regresar al rancho y administrar los negocios familiares.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE ¿Quién es el Sr. López?, de Luis Mandoki (documental, 2006).

129


3.5

ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

El gobierno de Felipe Calderón Hinojosa El “presidente del empleo” inició su gobierno con un grave problema de inseguridad: el crimen organizado tenía sitiada gran parte del país. Como no tenía legitimidad y quería el reconocimiento de la opinión pública, se le ocurrió declararle la guerra al narcotráfico. Esta lucha marcó su sexenio con cientos de miles de muertos y miles de desaparecidos. Se lanzó al ruedo sin una estrategia y sin medir las consecuencias, al grado de que la Policía Federal, las estatales, las municipales, la Marina y el ejército de pronto andaban por las calles combatiendo delincuentes. En los medios de comunicación, en las escuelas y en las oficinas se hablaba de narcos, de tiroteos y de cárteles. Tan grave era el problema que algunas ciudades mexicanas comenzaron a figurar entre las más peligrosas del mundo. Extorsiones y secuestros se pusieron de moda y las fosas clandestinas se convirtieron en parte del paisaje. Miles de familias abandonaron sus propiedades buscando un lugar seguro para vivir. En Ciudad Juárez, por ejemplo, llegó un momento en que 35% de las casas estuvieron sin moradores.

Recreación para la televisión de la captura de unos secuestradores

El 9 de diciembre de 2005 se anunció la detención del líder de la banda se secuestradores conocida como Los Zodiaco y de su novia y supuesta cómplice, la francesa Florence Cassez. La nota acaparó todos los titulares porque fue trasmitida en vivo y a todo color en el noticiero de Carlos Loret de Mola. Todo mundo quedó muy complacido por el operativo en el rancho Las Chinitas, pero al poco tiempo se supo que, a petición de Televisa, se hizo la recreación de la captura de la banda de secuestradores, con el permiso del jefe policiaco. Cassez fue condenada a 60 años de prisión, pero la Suprema Corte de Justicia en revisó el caso y a principios de 2013 (con tres votos a favor y dos en contra) le otorgó la libertad porque la PGR había violado el debido proceso al arrestarla y recrear su captura. Fuente: Sandra Molina y Alejandro Rosas, Érase una vez en México

Este tipo de hechos opacaron algunos logros de la administración calderonista: su gobierno ostenta el récord de la inflación más baja en toda la historia. Además, manejó con habilidad la crisis financiera de 2008 que tuvo contra las cuerdas a Estados Unidos y otros países del mundo. Para el mexicano promedio la palabra pandemia era desconocida, para otros era cosa del pasado. Sin embargo, el 11 de abril de 2009 se detectaron los primeros casos de influenza A-H1N1 surgidos en Veracruz, por ello la Organización Mundial de la Salud encendió la alerta máxima por las altas probabilidades de que llegara a ser tan devastadora como la de 1918, que acabó con la vida de entre 50 y 100 millones de personas en todo el planeta. Para el 23 de abril ya se habían suspendido las clases en todo el país y las actividades públicas se cancelaron. El pánico se apoderó de la población: por todos lados se veía a la gente con tapabocas, algunas ciudades lucieron vacías. No faltaron, por supuesto, las teorías de la conspiración: que era un acuerdo para favorecer a las farmacéuticas, que el gobierno no tenía dinero para enfrentarla, que era una cortina de humo para desviar la atención en la guerra contra el narco, etcétera. Lo cierto es que el número de muertes fue muy bajo.

130

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Felipe Calderón Político guanajuatense del PAN, presidente de México entre 2006 y 2012. Nacido en 1962 en el seno de una familia sencilla, Felipe Calderón realizó sus primeros estudios en el Instituto Valladolid de Morelia, su ciudad natal, y en 1987 se licenció como abogado por la Escuela Libre de Derecho de la Ciudad de México. La vida política de Calderón se inició tempranamente, ya que, según sus palabras, comenzó “de niño, repartiendo volantes y pintando bardas” para el Partido de Acción Nacional (PAN). A esa agrupación política había llegado de la mano de su padre, Luis Calderón Vega, un activo militante.

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE 0.56% ¡Qué le pasó a México? , de Lorenzo Hegerman y Lynn Fainchtein (documental, 2011).


ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

Al comenzar la carrera por la presidencia, el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, evidenció sus aspiraciones presidenciales. Televisa promovió descaradamente a Peña presentando spots de sus obras de gobierno como si fueran noticias. Para mucha gente representaba la imposición mediática. En los programas de esa televisora nunca se le criticaba; al contrario, abundaban en sus emisiones elogios desmedidos para un candidato que, a leguas se veía, no estaba preparado para el puesto. Para completar el cuadro, Peña Nieto anunció su compromiso con Angélica Rivera, una de las actrices de Televisa que cargaba con un matrimonio religioso previo. Gracias a arreglos políticos el Tribunal de Arquidiócesis anuló aquella unión con inusual rapidez para allanar el camino de la nueva boda, celebrada el 27 de noviembre de 2010 en la catedral de Toluca. Todo salió según los planes: el pueblo mexicano vio a un candidato priista casado por la Iglesia, mucho más “confiable” que un viudo sin pareja oficial. Ya en campaña, el candidato del PRI lideraba las encuestas. Lo único que tenía que hacer para asegurar el triunfo era no meterse en problemas… pero se dio un balazo en el pie: respondió de forma errática y torpe a la pregunta de un reportero español sobre los tres libros que marcaron su vida. Las burlas por este vergonzoso acontecimiento no se hicieron esperar, sobre todo en las redes sociales. Es un estigma que lo persigue hasta la fecha. Traspiés como este provocaron que miles de personas se manifestaran en su contra y que en las encuestas ya no tuviera una cómoda ventaja. Al final, con las mañas de toda la vida y con algunas modernas, el PRI pactó una millonaria alianza con Televisa (revelada por el periódico británico The Guardian) y regaló al por mayor monederos electrónicos para comprar votos. El ganador de la elección fue Enrique Peña Nieto con 38.21% de las preferencias, contra 31.59% de Andrés Manuel López Obrador, 25.41% de la panista Josefina Vázquez Mota y 2.29% de Gabriel Cuadri, candidato de Nueva Alianza, un partido muy cercano a la lideresa sindical Elba Esther Gordillo (quien más tarde sería llevada presa por diversos cargos). Pocos meses después comenzaría un nuevo gobierno priista en México, gracias al perdón que otorgaron millones de mexicanos, de manera insólita, a ese viejo régimen plagado de complicidades, corrupción e impunidad.

3.5

PALABRAS FAMOSAS “Como dicen en mi tierra, haiga sido como haiga sido”. Felipe Calderón (para aclarar que, independientemente de su criticada estrategia para sembrar el miedo a su adversario, en ese momento ya sólo importaba que él había ganado las elecciones).

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE El infierno, de Luis Estrada (2010).

Matrimonio igualitario en la Ciudad de México

La llegada de la izquierda al entonces gobierno del Distrito Federal (hoy Ciudad de México) en 1997 fue vista como una oportunidad para ampliar los derechos del colectivo lésbico, gay, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI). En el año 2000, la diputada Enoé Uranga presentó ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) una propuesta para reconocer uniones civiles entre personas del mismo sexo. Esta iniciativa es el antecedente de la Ley de Sociedad de Convivencia, aprobada por la ALDF el 16 de noviembre de 2006 y vigente desde el 16 de marzo de 2007. Este fue un parteaguas en los derechos de las personas para casarse con quien más les plazca, sea hombre o mujer. Fuente: El Universal, “Asamblea del DF aprueba uniones gay y adopciones”

131


3.5

ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

El gobierno de Enrique Peña Nieto En medio de violentas protestas en la Ciudad de México, tras 12 años de ausencia el PRI regresó a la presidencia el 1 de diciembre de 2012. Al día siguiente, de manera inaudita, los líderes de los principales partidos de México firmaron el Pacto por México. En un acto casi surrealista los actores políticos impulsaron las reformas para que el país avanzara, según ellos. Antes de que terminara 2012 aprobaron la reforma educativa. La líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Elba Esther Gordillo se manifestó en contra y llamó a los maestros a resistir. Este personaje había colaborado estrechamente con Vicente Fox, en 2005 creó el partido político Nueva Alianza y en las elecciones de 2006 presionó a varios gobernadores para movilizar votos a favor del panista Felipe Calderón. Su sentencia de muerte política fue cuando rompió un acuerdo de Nueva Alianza con Enrique Peña Nieto cuando este era precandidato a la presidencia. El 26 de febrero de 2013 fue publicada la reforma educativa en el Diario Oficial de la Federación, y coincidentemente, ese mismo día Elba Esther Gordillo fue detenida en el aeropuerto de Toluca. “Ay, dios mío” fueron sus palabras cuando escuchó que la PGR la acusaba de desviar 2 mil 600 millones de pesos de recursos del SNTE. Actualmente se encuentra recluida en Tepepan. Sin embargo, este golpe no significó el inicio de una lucha contra la corrupción, de ser así muchos líderes sindicales como Carlos Romero Dechamps, líder del sindicato de Pemex, estarían temblando de miedo.

Los lujos de la maestra Elba Esther Gordillo

“Me gusta comer bien, me gustan las obras de arte. Tengo debilidades, pero lo sudo. Yo me preocupo por vestir bien y por peinarme”, dijo en la penúltima entrevista que concedió. Aquí algunas de sus debilidades: tiene 16 casas en las zonas más lujosas de la Ciudad de México, el estado de Morelos y California. Tiene obras de arte de Diego Rivera, Francisco Toledo y Fernando Botero, entre otros reconocidos artistas, con un valor de un poco más de un millón de dólares. De 2009 a 2013 pagó 3.3 millones de dólares en vuelos privados. En un solo día de compras en la tienda de lujo Neiman Marcus se gastó 40 millones de pesos; Gucci, Louis Vuitton, Christian Dior, Chanel y Prada eran sus marcas favoritas. Fuente: Arturo Cano y Alberto Aguirre, Doña Perpetua, el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo

El 19 de diciembre de 2013 se promulgó la “madre de todas las reformas”: la reforma energética. Ahora se abría la posibilidad de que la inversión privada, nacional y extranjera participaran en la explotación del petróleo, en la generación de electricidad y en otras fuentes de energía. Se prometió que con esta reforma los combustibles serían más baratos, lo que a final no ocurrió pues el gas, la electricidad y sobre todo la gasolina se encarecieron significativamente después de la reforma energética.

132

PROTAGONISTA DE LA HISTORIA

Enrique Peña Nieto Político y abogado mexiquense, presidente de la república desde 2012. Nacido en 1966 dentro de una familia con larga tradición en la política, en 1984 ingresó en la Universidad Panamericana para cursar estudios de derecho, licenciándose con la tesis Álvaro Obregón y el presidencialismo moderno. Entre 1988 y 1990 ejerció la docencia en la misma universidad, y más tarde realizó una maestría en administración de empresas en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.


ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

3.5

A pesar de la recaptura del Chapo Guzmán en febrero de 2014, la violencia seguía como en los tiempos de Calderón, con la diferencia de que los medios oficialistas, curiosamente, ya casi no hablaban del tema. La debacle de Peña Nieto comenzó el 26 de septiembre de 2014, cuando un grupo de normalistas de Ayotzinapa (Guerrero), que habían secuestrado varios camiones para participar en la marcha del 2 de octubre en la Ciudad de México, fueron atacados por policías de los municipios de Iguala y Cocula. Tres estudiantes fueron asesinados cuando los agentes dispararon contra los autobuses y otras tres personas murieron cuando también fue baleado el vehículo donde viajaba un equipo de futbol. Esa noche los policías se llevaron a los 43 estudiantes. Según la pesquisa de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos los jóvenes pudieron haber tomado un autobús sin saber que era usado por criminales para transportar heroína a Estados Unidos. Todo indica que la Policía Federal y los militares fallaron en su obligación de proteger a aquellos muchachos, pues las fuerzas del orden estuvieron monitoreando del 26 al 27 de septiembre los movimientos de los jóvenes y supieron cuándo fueron atacados, o incluso pudieron haber participado en la desaparición. El paradero de 42 de ellos sigue siendo un misterio. Para poner las cosas todavía peor, el 9 de noviembre de 2014 estalló otro escándalo que alcanzaría fama mundial. Cuatro periodistas descubren que Peña Nieto tenía una casa valorada en 7 millones de dólares en Lomas de Chapultepec. La llamada Casa Blanca era un catálogo de tráficos de influencias, conflicto de intereses y corrupción en el que estuvieron involucrados, además del primer mandatario, la constructora Grupo Higa y Angélica Rivera, ex actriz y esposa del presidente. El domingo 12 de julio de 2015, en una noticia que parecía del día de los inocentes, se dio a conocer que el Chapo Guzmán se había fugado del penal de alta seguridad del Altiplano alrededor de las 9 de la noche del día anterior con la ayuda, como se supo después, de autoridades y empleados del penal. Más corrupción pura y llana. En enero de 2016 recapturaron al capo sinaloense y a principios de 2017 lo extraditaron a Estados Unidos. Por este y otros escándalos de distinta índole, en su quinto año de gobierno el presidente tenía una bajísima aceptación y la clase política sufría un enorme desprestigio. El enojo de la sociedad estaba plenamente justificado por décadas de corrupción y alarmante precariedad económica. A pesar del inmenso descontento que inundaba las redes sociales en 2017, la inacción de la mayoría de los mexicanos ante los verdaderos problemas nacionales abría la posibilidad de que la historia se repitiera, de que el pueblo les volviera a dar el espaldarazo a los grandes saqueadores del país.

Los gobernadores y la corrupción

Los gobernadores parecen señores feudales: prácticamente hacen lo que quieren en total impunidad. Muchos de ellos recientemente han sido vinculados a casos de corrupción, nepotismo, impunidad, abuso de poder, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito. Algunos ejemplos: Fausto Vallejo, gobernador de Michoacán, fue acusado de tener nexos con el narco; Rodrigo Medina realizó un desfalco monumental a Nuevo León; Guillermo Padrés se enriqueció inexplicablemente durante su gestión

MIRA, DISFRUTA Y APRENDE La dictadura perfecta, de Luis Estrada (2014).

133


3.5

ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

en Sonora; Humberto Moreira, cuando fue la máxima autoridad de Coahuila, contrató deuda por más de 30 mil millones de pesos y una buena parte de ella nunca se utilizó para lo que fue contratada; César Duarte, ex gobernador de Chihuahua, usó recursos públicos para comprarse acciones de un banco; a Rafael Moreno Valle se le señala por desviar recursos de Puebla; a Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, se le persigue por un desvió récord de 34 mil millones de pesos que dejó en bancarrota al estado. Etcétera, etcétera.

PALABRAS FAMOSAS “La historia de México no está por escribirse, sino por estudiarse”.

Fuente: : ADN40, “Virreyes de México: gobernadores corruptos”

Manos a la obra 1. Indaga en fuentes confiables cómo fue el proceso democrático en las elecciones de 1994, 2000, 2006 y 2012. ¿Qué problemas se presentaron y qué impugnaciones se hicieron?

Problemas

1994

2000

2006

2012

134

Impugnaciones

Agustín Yáñez


ESTABILIDAD Y DESEQUILIBRIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EL ESTADO NEOLIBERAL EN MÉXICO

3.5

2. Ubica en la línea de tiempo los acontecimientos más importantes de México de 1993 a 2015.

1993

a. b. c. d. e. f. g. h. i. j. k. l. m. n. o.

2000

2005

2010

2015

Estalla el escándalo de la Casa Blanca de Peña Nieto. Toma posesión como presidente de México Enrique Peña Nieto. Se promulga la reforma energética. Asesinan a 17 campesinos en Aguas Blancas, Guerrero. Destapan a Luis Donaldo Colosio como candidato del PRI a la presidencia. Desaparecen 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero. Se detectan los primeros casos de la influenza AH1N1 en México. Vicente Fox corre de la Cumbre de Monterrey a Fidel Castro. Meten a la cárcel a la líder del SNTE, Elba Esther Gordillo. Muere asesinado Luis Donaldo Colosio en Tijuana. Se disputan las elecciones más cerradas de la historia. Toma posesión Vicente Fox como presidente de la república. 45 personas son acribilladas en Acteal, Chiapas, por un grupo paramilitar. Entra en vigor el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá. Zedillo se convierte en el primer presidente en gobernar con un Congreso de oposición.

3. ¿Cuáles creen que son los principales problemas de México en la actualidad? Argumenten su respuesta y anoten ejemplos concretos.

135


ACTIVIDAD INTEGRADORA

Actividad integradora 3 Redacta un ensayo histórico cuyo contenido serán los procesos democráticos abordados en esta unidad de competencia. Procura que el texto presente esta estructura: ▶ Título. ▶ Introducción. ▶ Desarrollo. ▶ Conclusiones. ▶ Bibliografía. El trabajo debe ser de por lo menos cinco cuartillas y un máximo de diez, con citas y manejo bibliográfico de tres o más autores recomendados en esta unidad de competencia.

Rúbrica de evaluación Ensayo histórico

Excelente

Aceptable

Insuficiente

El título presenta claramente el contenido.

El título presenta el contenido de manera confusa.

El título no nos dice nada del contenido.

Orientada y concisa, presenta el tema a desarrollar.

Está orientada y es clara, pero le falta concisión.

Está orientada pero no es muy concisa, presenta los temas con poca profundidad.

Está orientada pero le falta concisión. La representación del contenido es mínima y presenta información imprecisa o escasa.

Desarrollo

Se demuestra dominio del tema, la estructura es lógica y el contenido, claro y preciso, se enriquece con citas.

Se demuestra dominio del tema, la estructura es lógica y el contenido, casi siempre claro y preciso, se enriquece con algunas citas.

Se demuestra cierto dominio del tema, la estructura tiene algunos errores de coherencia, claridad o precisión en el contenido, se presentan unas cuantas citas.

No se demuestra dominio del contenido, falta claridad, coherencia y precisión en las ideas expuestas, no se incluyen citas.

Conclusiones

Son claras y existe plena coherencia entre las ideas expuestas.

Son claras y existe suficiente coherencia entre las ideas expuestas.

Es hasta cierto punto clara, hay algunas incoherencias o falta de precisión en las ideas expuestas.

No hay claridad, coherencia ni precisión en las ideas expuestas.

Título

Introducción

136

El título es atractivo, presenta claramente el contenido.

Satisfactorio


ACTIVIDAD INTEGRADORA 3

Ensayo histórico

Bibliografía

Excelente

Se incluyen citas y referencias de distintas fuentes confiables.

Satisfactorio

Se incluyen algunas citas y referencias de distintas fuentes confiables.

Aceptable

Se incluyen algunas citas y referencias, pero no todas ellas son de fuentes confiables.

Insuficiente Aparecen muy pocas citas y referencias bibliográficas, o ninguna.

Autoevaluación Evalúa tu desempeño durante la unidad de competencia 3

Muy bien

Bien

Suficiente

Insuficiente

¿Comprendí por qué inició la Revolución Mexicana? ¿Comprendí por qué nació la Constitución de 1917? ¿Entendí por qué México se estabilizó económicamente entre 1946 y 1970? ¿Asimilé por qué México entró en crisis económica a partir de 1970?

137


BIBLIOGRAFÍA

Aguirre, Alberto y Cano, Arturo. (2013). Doña Perpetua, el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. México: Random House Mondadori. Ayala, Armando. (2011). La epopeya de México. México: FCE. Bringas, Raúl. (2014). Antihistoria de México. México: Planeta. Castañeda, Jorge (1999). La herencia. Arqueología de la sucesión presidencial en México. México: Extra Alfaguara. Crespo, José Antonio (2007). Contra la historia oficial. México: Random House Mondadori. Crespo, José Antonio (2008). 2006: Hablan las actas. México: Debate. De Mora, Juan Miguel (1993). Gatuperio, omisiones, mitos y mentiras de la historia oficial. Méxic: Siglo XXI. De Valle-Arizpe, Artemio. (2005). La Güera Rodríguez. México: Alpe Ediciones. Del Río, Eduardo (2013). La interminable conquista de México. México: Grijalbo. Del Río, Eduardo. (2014). El mito guadalupano. México: Grijalbo. Delgado de Cantú, Gloria (2004). Historia de México. México: Pearson. Fuentes Mares, José (1985). Historia ilustrada de México, Vol. II. Barcelona: Océano. García de León, Antonio. (1981). Resistencia y utopía. México: Ediciones Era. Gómez Pedrero, Enrique. (1993). México de un solo hombre: el México de Santa Anna. México: FCE. González de Alba, Luis (1996). Las mentiras de mis maestros. México: Cal y Arena. López Mérida, Héctor. (2012). Historia de México. México: Titivillus. Martín Moreno, Francisco. (2011). 100 Mitos de la Historia de México. México: Aguilar. Martínez, Sanjuana (2014). Las amantes del poder. México: Planeta. Matos Moctezuma, Eduardo. (2006). Tenochtitlán. México: FCE. Matos Moctezuma, Eduardo. (2006). Ichcateopan y los restos de Cuauhtémoc. Revista de Arqueología Mexicana, 82. Menchaca, Francisco Javier. (2010). Historia de México. México: Patria.

138


Meyer, Lorenzo (2013). Nuestra tragedia persistente. La democracia autoritaria en México. México: Debate. Molina, Sandra y Rosas, Alejandro. (2014). Érase una vez México. México: MR Ediciones. Moros Peña, Manuel. (2008). Historia natural del canibalismo. México: Nowtilus. Palou, Pedro Ángel. (2011). Juárez en Puebla. México: Rodrigo Fernández Editor. Romero, Jesús. (1987). Verdadera historia del Himno Nacional Mexicano. México: UNAM. Rosas, Alejandro. (2006). Mitos de la Historia Mexicana. México: Planeta. Wertheim, Bárbara. (2010). El telegrama Zimmermann. Barcelona: RBA.

Páginas electrónicas ADN40. Virreyes de México: gobernadores corruptos. http://www.adn40.mx/noticia/ mexico/nota/2017-04-03-21-12/virreyes-de-mexico--gobernadores-corruptos/. Recuperado el 7 de abril de 2017. “El mito de Quetzalcóatl”, en http://www.leyendascortas.com.mx/leyenda-de-quetzalcoatl/ El Universal. Asamblea del DF aprueba uniones gay y adopciones http://archivo.eluni versal.com.mx/primera/34131.html. Recuperado el 7 de abril de 2017. “La cabeza de Pancho Villa”, en http://www.wikimexico.com/blog-post-list/search/ pancho+villa Proceso. La bruja de los Salinas. http://www.proceso.com.mx/112559/la-bruja-delos-salinas . Recuperado el 7 de abril de 2017. “Vive Villa después de su muerte”, en http://www.wikimexico.com/blog-post-list/ search/pancho+villa. Recuperado el 10 de enero de 2017.

139


Democracia y soberanĂ­a nacional se terminĂł de imprimir en junio de 2017 en los talleres de Printed Zone, Av. Federalismo 339, Zona Centro, 44100 Guadalajara, Jalisco

Democracia y soberanía nacional  

Libro de texto apegado al programa del Bachillerato General por Competencias de la Universidad de Guadalajara

Democracia y soberanía nacional  

Libro de texto apegado al programa del Bachillerato General por Competencias de la Universidad de Guadalajara