Page 1

COMUNICACIÓN Y APRENDIZAJE

CRÍTICA Y PROPUESTA

Crítica y propuesta

Crítica y propuesta te brinda herramientas para activar tu pensamiento crítico, para que puedas analizar a profundidad los problemas de tu entorno y presentes propuestas de soluciones viables, por medio de un lenguaje preciso, coherente y adecuado al contexto. Para conseguir ese objetivo, hemos diseñado actividades de aprendizaje que te proveen información básica, te sugieren ejercicios para reforzar el conocimiento y te plantean trabajos integradores en los que puedes aplicar el aprendizaje de manera significativa. A lo largo del libro se usa un lenguaje claro, un diseño agradable y una estructura didáctica que te facilita el trabajo dentro del aula. Las actividades están orientadas a satisfacer necesidades de estudio reales en ambientes de aprendizaje auténticos. Tenemos la certeza de que este material contribuirá a que desarrolles competencias relacionadas con el razonamiento verbal, la sensibilidad estética y la gestión de la información.

4

JUAN FELIPE COBIÁN ESQUIVEL JUAN VÁZQUEZ GAMA MARGARITA LUÉVANO RUIZ

COMUNICACIÓN Y APRENDIZAJE


juan felipe cobián esquivel juan vázquez gama margarita luévano ruiz


Rectoría General Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla Vicerrectoría Ejecutiva Miguel Ángel Navarro Navarro Secretaría General José Alfredo Peña Ramos Dirección General del Sistema de Educación Media Superior Javier Espinoza de los Monteros Cárdenas Secretaría Académica del Sistema de Educación Media Superior Ernesto Herrera Cárdenas Secretaría Administrativa del Sistema de Educación Media Superior Adriana Lorena Fierros Lara Coordinación del Corporativo de Empresas Universitarias José Antonio Ibarra Cervantes Dirección de la Editorial Universitaria Sayri Karp Mitastein

Primera edición, 2015 Primera reimpresión corregida, 2016 Autores: Juan Felipe Cobián Esquivel, Juan Francisco Vázquez Gama, Margarita Luévano Ruiz Asesora pedagógica: Xóchitl Ramírez Hernández Coordinación de la serie: Sofía Rodríguez Benítez Coordinación editorial: Sol Ortega Ruelas Diseño de portada: Mónica Arreola Gutiérrez Diagramación: Carlos Santillanes Acosta D.R. © 2016, Universidad de Guadalajara

Editorial Universitaria José Bonifacio Andrada 2679 Colonia Lomas de Guevara 44657 Guadalajara, Jalisco www.editorial.udg.mx 01 800 UDG LIBRO Impreso y hecho en México Printed and made in Mexico

Se prohíbe la reproducción, el registro o la transmisión parcial o total de esta obra por cualquier sistema de recuperación de información, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, existente o por existir, sin el permiso por escrito del titular de los derechos correspondientes.


Índice

Presentación 7 Propósitos formativos

10

Unidad de competencia 1. Crítica 12 1.1

La opinión

14

1.2

Criticar o ser crítico

17

1.3

Modelo básico de la argumentación

25

1.4 Los modelos de crítica

31

1.5

38

El ensayo

1.6 Locuciones latinas

43

Unidad de competencia 2. Propuesta 48 2.1

La hipótesis

50

2.2 Los actos de habla: locutivos, ilocutivos y perlocutivos

55

2.3 El párrafo

57

2.4 Metodología para el empleo de citas o referencias

66

2.5 Teoría para la construcción del ensayo

69

Bibliografía 78


Presentación

Todos los días enfrentamos distintas dificultades, problemas diferentes en diversos ámbitos: en la calle, la escuela, la política, la familia, el deporte... Ante este panorama, y para no dejarnos vencer ante el peso de la realidad, lo más sensato es tratar de entenderla, descubrir las causas de nuestros dolores de cabeza e intentar curarlos con el mejor tratamiento posible. Hemos creado Crítica y propuesta con el fin de brindarte herramientas para activar tu pensamiento crítico, analizar a profundidad los problemas de tu entorno y presentar propuestas de soluciones viables, por medio de un lenguaje preciso, coherente y adecuado al contexto. Asimismo, esta propuesta didáctica está apegada al programa recientemente actualizado por el Sistema de Educación Media Superior. Para conseguir este objetivo, hemos diseñado actividades de aprendizaje que te proveen información básica, te sugieren ejercicios para reforzar el conocimiento y te plantean trabajos integradores en los que puedes aplicar el aprendizaje de manera significativa. En sintonía con los otros títulos de la serie de Comunicación y aprendizaje, esta obra se orienta a satisfacer necesidades de estudio reales en ambientes de aprendizaje auténticos, no ficticios. Así, a lo largo del libro encontrarás un lenguaje claro, un diseño agradable y una estructura didáctica que te facilita el trabajo dentro del aula. Tenemos la certeza de que este material, aunado a la guía permanente y activa del profesor, contribuirá a que desarrolles competencias relacionadas con el razonamiento verbal, la sensibilidad estética y la gestión de la información.


Conoce tu libro Deseamos que Crítica y propuesta te sirva como un instrumento para mejorar tu capacidad de formarte una opinión, elaborar críticas fundamentadas y presentar propuestas de solución razonables a problemas concretos.

Presentación de la unidad de competencia

Secuencia didáctica

Introducción

Objetivo Conocimientos previos

Desarrollo

Comprensión en acción

Cierre

Crea

1

presentación de la unidad de competencia

Presenta el objetivo de aprendizaje de la unidad, así como los conocimientos, habilidades, actitudes y valores que se desarrollarán. 2

Secuencia didáctica

Presentan información sobre temas específicos, ejercicios y actividades útiles para que refuerces tu competencia comunicativa.

Estructura de la secuencia didáctica 3

Objetivo

Muestra el propósito de aprendizaje de cada secuencia. 4

Conocimientos previos

Conecta tus experiencias personales y tu vida diaria con lo que aprenderás en la secuencia. 5

Comprensión en acción

Ofrece un acercamiento a los saberes teóricos que necesitas adquirir y sugiere actividades para que apliques, contrastes y refuerces los saberes adquiridos.

8


6

Crea

7

Explica el producto que se puede elaborar para que apliques los saberes desarrollados a lo largo de la secuencia didáctica.

8

Productos integradores parcial y final

El libro cierra con una actividad en la que aplicarás muchos de los conocimientos que adquiriste. Incluye un esquema de evaluación.

Recursos adicionales hazlo mejor

Recomendaciones precisas, sencillas y útiles para reforzar la calidad de tus trabajos.

NOTA DE INTERÉS Información extra vinculada de alguna manera con el asunto tratado en cada apartado del libro.

para saber más...

y ese, ¿quién es? Breve acercamiento a la vida y obra de los autores de los textos incluidos como material de apoyo en el libro.

¡Ah! Entonces así era Recursos de apoyo ortográfico con información y ejemplos sobre el uso correcto de los signos de puntuación.

Cápsulas con información de interés para reforzar, precisar o ampliar el contenido de cada tema.

9


pROPÓSITOS FORMATIVOS

OBJETIVO GENERAL El estudiante aplicará en diversos tipos de texto criterios lógicos, objetivos y explícitos para encontrar las intenciones comunicativas y los propósitos del autor, y valorará en la construcción de ideas explícitas e implícitas de los textos y sus contextos, la expresión coherente, oral y escrita, del pensamiento lógico-racional para satisfacer sus propósitos comunicativos en el marco de la diversa tipología textual.

CONOCIMIENTOS • • • • • •

¿Qué elementos debo considerar para hacer una crítica? ¿Qué argumentos son los más apropiados para hacer una crítica? ¿Cómo debo exponer mi crítica? ¿Cómo puedo expresar mi intención comunicativa en el discurso? ¿Qué debo considerar para usar las referencias y citas en mi discurso? ¿Cómo discrimino la información de las fuentes para usarlas como referencias en mi discurso?

HABILIDADES (SABERES PRÁCTICOS O PROCEDIMENTALES) El estudiante es capaz de: • Identificar los diferentes tipos de ensayo. • Desarrollar hipótesis. • Construir argumentos que sustenten sus opiniones. • Utilizar la información para fundamentar sus argumentos. • Realizar críticas basadas en argumentaciones. • Construir argumentos que sustenten sus opiniones. • Utilizar la información para respaldar sus argumentos. • Realizar críticas basadas en argumentaciones. • Hacer una conclusión. • Construir textos de diversos tipos. • Elaborar ensayos.

10


ACTITUDES (DISPOSICIÓN) El estudiante: • Es consciente de que existe una diferencia entre la opinión y la crítica. • Toma en cuenta que la crítica requiere de un análisis de todos y cada uno de los elementos del objeto. • Acepta que la crítica emite un juicio o valor acerca del objeto. • Toma consciencia de que la crítica explica las diferentes relaciones que existen entre los elementos que componen el objeto. • Atiende que la valoración del argumento es el recurso primordial en la crítica. • Aprecia que la crítica es un ejercicio personal de interpretación de sentido. • Es sensible a las diversas formas de expresar los pensamientos. • Valora el argumento como la herramienta primordial para explicar y fundamentar sus juicios. • Atiende que las referencias a otras autoridades respaldan su juicio. • Acepta que toda construcción discursiva tiene una intención comunicativa. • Toma consciencia que cada tipo textual tiene propósitos específicos. • •Valora el ensayo como una expresión del pensamiento individual. • Aprecia el valor estético de las obras literarias. • Se interesa por la lectura como un espacio de recreación.

Valores (Saberes formativos) • • • •

Desarrolla la responsabilidad al sumar sus esfuerzos en la consecución de sus metas. Ejerce su sentido de tolerancia y respeto a las opiniones ajenas. Aplica la puntualidad en la entrega de sus actividades de aprendizaje. Practica la honestidad en la realización de sus trabajos y actividades, y en la relación con sus pares. • Se compromete íntegramente en trabajos colaborativos y por equipo.

11


1

unidad de competencia

Crítica Competencia específica Aplica criterios lógicos, objetivos y explícitos a diversos tipos de texto para encontrar las intenciones comunicativas y propósitos de autor.


Objetivos de aprendizaje • Reconocer la generación de opiniones como un proceso comunicativo que favorece la compresión del contexto. • Identificar los elementos que componen la crítica para realizarla de manera adecuada. • Valorar la argumentación como herramienta para persuadir.

• Distinguir que existe más de un modelo de crítica y aplicar el modelo adecuado de acuerdo a la situación comunicativa. • Identificar las características y tipos de ensayo como expresión del pensamiento. • Reconocer las locuciones latinas de acuerdo a su uso y significado en textos variados.


1.1

La opinión

1.1

La opinión

Conocimientos previos Esta mañana fue a mi casa uno de los candidatos a diputados para invitarme a votar por él. ¿Y qué piensas? Definitivamente voy a votar por él. ¿Tiene buenas propuestas de campaña? No sé, no habló de propuestas, sólo me dijo que era el candidato a diputado por mi distrito y me invitó a votar por él. ¿Ya conoces su trayectoria? No. Es la primera vez que sé de él. Entonces, ¿qué te convenció de votar por él? Es muy simpático Bueno, esa es tu opinión. Pero no estás tomando tu decisión con base en las razones correctas. En fin, tú sabrás.

Discute con tus compañeros lo siguiente:¿Qué elementos utilizas para opinar sobre algún tema? ¿Cómo te das cuenta que se realiza una crítica? ¿Qué diferencia encuentras entre la crítica y la opinión?

Reconocerás la generación de opiniones como un proceso comunicativo que favorece tu compresión del contexto.

Comprensión en acción La opinión también cuenta Llamamos opinión a la expresión de una postura personal acerca de cualquier tema de interés, aunque quien la emita no sea experto en el asunto. La opinión es muy importante para la sana convivencia social, siempre y cuando se exponga de manera responsable, razonada, lógica y coherente. Una persona común no puede saber de todo, pero tiene derecho a expresar su opinión de acuerdo con su percepción y su propio sentir, tiene derecho a

14

comentar aquello que le gusta o le disgusta y sus razones. Una forma de mostrar ignorancia es tratar de hablar como especialista en un tema sin serlo. Por ejemplo, si una persona desconoce acerca del arte de la pintura, no puede referirse con fundamentos a procesos, trazos o técnicas de iluminación, sin embargo bien puede decir si le gusta o no, si lo hace sentir feliz, triste, enojado o si le recuerda algo.


La opinión

1.1

Por otra parte, quien sólo emite comentarios negativos acerca de una obra, hecho o idea simplemente porque no lo entiende o le desagrada, cae en el grave error de ser descortés. Cualquier persona que guste, por ejemplo, del cine,aprecia las opiniones de otras personas acerca de una determinada película, sin embargo cuando sólo pronuncia frases hirientes o de mal gusto sólo evidencia su falta de cultura. En los diferentes medios de comunicación encontramos opiniones sobre los más variados temas, gracias a lo cual podemos acercarnos a un asunto particular desde distintas perspectivas. Lee el siguiente texto:

Los términos bullying y derivados ensucian el español ¿Cómo se dice: bulear o bullear?

“Bullean a hijo de capo y pagan con su vida”, cabeceó Reforma (3/VII/2012), diario que generosamente aporta nuevas palabras al spanglish, jerga también conocida como pochoñol. Excélsior, para no quedarse atrás, publicó el pasado sábado, bajo la cabeza “Amarran a joven en un poste”, una nota que hacía referencia a un estudiante buleado por sus compañeros. Bullear o bulear son términos bárbaros derivados de bullying y significan algo así como burlarse abusivamente de alguien, pues ya se sabe que también hay burlas inocentes o poco agresivas. Pero, en fin, con la ortografía y con el significado que se quiera, los términos bullying y derivados ensucian el español.

NOTA DE INTERÉS El término bullying ha cobrado importancia en los últimos años por la atención que las diferentes instancias han puesto en erradicar conductas violentas que afectan la autoestima e integridad de quienes lo sufren.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/humberto-musacchio/2013/07/08/907782

▶ ¿Qué piensas de la manera como se emplea la palabra bullying en nuestro idioma? ▶ ¿De qué otra forma dirías que una persona ha sufrido bullying? ▶ ¿Qué otras palabras conoces que se emplean en nuestro idioma sin que a la fecha se haya establecido un equivalente de significado?

Pero no solo se puede opinar en cuestiones de lenguaje, es importante señalar que muchos genios y artistas fueron incomprendidos en su época y lograron la fama después de mucho tiempo o hasta después de su muerte, como sucedió con Leonardo da Vinci, Galileo, Vincent van Gogh, Claude Monet, Paul Cézanne, Joan Miró, etcétera, y la opinión sobre ellos no era muy favorable, sin embargo, sus obras nos siguen deleitando. ¿Qué opinión puedes dar sobre la pintura de la derecha? Antes de emitir un juicio sobre esta obra, debes saber que se titula La bailarina y que la pintó Joan Miró (1893-1983), uno de los más prestigiados pintores españoles surrealistas y de vanguardia del siglo XX. Para emitir una mejor opinión es importante conocer lo más posible La bailarina (1940) aquello de lo que estamos hablando. Joan Miró

15


1.1

La opinión

Crea Si bien se considera que cualquier persona puede emitir una opinión en torno a diferentes temas, lo más recomendable es documentarte previamente para poder ofrecer una opinión fundamentada y coherente. En diferentes ocasiones consideramos bella o fea una obra, sin embargo, difícilmente poseemos un estándar establecido de belleza. ▶▶ Anota tu opinión acerca de las siguientes imágenes. ¿Te gustan, te desagradan, las encuentras interesantes, te parecen llamativas...?

Imagen

Habitación de hotel, Edward Hopper

Mujer llorando, Pablo Picasso

Pintura rupestre

16

hazlo mejor Para que fundamentes tu opinión, te sugerimos investigar a fondo en fuentes confiables sobre la obra o tema en cuestión, por ejemplo la época en que fue creada la obra, el autor o la técnica utilizada, entre otros datos relevantes.

Opinión


Criticar o ser crítico

1.2

1.2

Criticar o ser crítico

Conocimientos previos Lee los textos que aparecen en los recuadros y contesta las preguntas que en cada situación se te plantean.

Al llegar a tu casa encuentras a un grupo de personas que están expresando su desagrado sobre el aspecto de la fachada. ¿Cómo reaccionas?

¿Cómo cambias tu conducta cuando un amigo o compañero de tu escuela hace comentarios positivos o negativos sobre ti?

¿Consideras que es bueno criticar una obra de arte, ya sea una pintura, una película o una obra literaria, a pesar de desconocer el tema? Argumenta tu respuesta.

Para el ser humano es inevitable involucrarse en lo que sucede a su alrededor y emitir juicios y opiniones acerca de lo que considera correcto o incorrecto de un hecho o situación, de lo justo o injusto de un acto, de lo bueno o lo malo, de lo bonito o lo feo, etcétera. Tan es así que una gran cantidad de personas han hecho de la crítica un modo de vida. De esta forma, en los distintos medios de comunicación podemos encontrar críticas a las más diversas actividades humanas. Pero ¿de verdad la crítica es tan importante?

Identificarás los elementos que componen la crítica para realizarla de manera adecuada.

Comprensión en acción La crítica como género argumentativo y sus elementos En nuestra vida cotidiana es muy común que realicemos comentarios constructivos o destructivos acerca de cualquier tema: el servicio de transporte público, la clase de un profesor, una canción de moda, entre otros. Sin embargo, la crítica como género de los textos argumentativos requiere de ciertos elementos para ser tomada en cuenta con seriedad. Por otra parte, también debemos considerar que el objetivo determina el tipo de crítica por realizar. En todo caso, el público toma en cuenta los argumentos de especialistas de cada actividad humana. La evaluación seria, objetiva y fundamentada de toda actividad humana nos permite reconocer los puntos fuertes o débiles de la labor que otras personas realizan. Para emitir una crítica con todas las de la ley se necesita un proceso de

17


1.2

Criticar o ser crítico

análisis para valorar los componentes de aquello que estamos juzgando, así como cierta capacidad de síntesis para plantear con brevedad nuestros juicios. En el siguiente texto se presenta una situación. Léelo detenidamente y comenta con tus compañeros las preguntas planteadas después:

para saber más... La realización de la crítica requiere conocimiento del objeto o evento a criticar, así como de la forma en que se enlazan los diferentes elementos que lo conforman.

Nos han dado la tierra Después de tantas horas de caminar sin encontrar ni una sombra de árbol, ni una semilla de árbol, ni una raíz de nada, se oye el ladrar de los perros. Uno ha creído a veces, en medio de este camino sin orillas, que nada habría después; que no se podría encontrar nada al otro lado, al final de esta llanura rajada de grietas y de arroyos secos. Pero sí, hay algo. Hay un pueblo. Se oye que ladran los perros y se siente en el aire el olor del humo, y se saborea ese olor de la gente como si fuera una esperanza. Pero el pueblo está todavía muy allá. Es el viento el que lo acerca. Hemos venido caminando desde el amanecer. Ahorita son algo así como las cuatro de la tarde. Alguien se asoma al cielo, estira los ojos hacia donde está colgado el sol y dice: –Son como las cuatro de la tarde. Ese alguien es Melitón. Junto con él, vamos Faustino, Esteban y yo. Somos cuatro. Yo los cuento: dos adelante, otros dos atrás. Miro más atrás y no veo a nadie. Entonces me digo: "Somos cuatro". Hace rato, como a eso de las once, éramos veintitantos, pero puñito a puñito se han ido desperdigando hasta quedar nada más que este nudo que somos nosotros. Faustino dice: —Puede que llueva. Todos levantamos la cara y miramos una nube negra y pesada que pasa por encima de nuestras cabezas. Y pensamos: "Puede que sí". No decimos lo que pensamos. Hace ya tiempo que se nos acabaron las ganas de hablar. Se nos acabaron con el calor. Uno platicaría muy a gusto en otra parte, pero aquí cuesta trabajo. Uno platica aquí y las palabras se calientan en la boca con el calor de afuera, y se le resecan a uno en la lengua hasta que acaban con el resuello. Aquí así son las cosas. Por eso a nadie le da por platicar.

18

Cae una gota de agua, grande, gorda, haciendo un agujero en la tierra y dejando una plasta como la de un salivazo. Cae sola. Nosotros esperamos a que sigan cayendo más y las buscamos con los ojos. Pero no hay ninguna más. No llueve. Ahora si se mira el cielo se ve a la nube aguacera corriéndose muy lejos, a toda prisa. El viento que viene del pueblo se le arrima empujándola contra las sombras azules de los cerros. Y a la gota caída por equivocación se la come la tierra y la desaparece en su sed. ¿Quién diablos haría este Llano tan grande? ¿Para qué sirve, eh? Hemos vuelto a caminar. Nos habíamos detenido para ver llover. No llovió. Ahora volvemos a caminar. Y a mí se me ocurre que hemos caminado más de lo que llevamos andado. Se me ocurre eso. De haber llovido quizá se me ocurrieran otras cosas. Con todo, yo sé que desde que yo era muchacho, no vi llover nunca sobre el Llano, lo que se llama llover. No, el Llano no es cosa que sirva. No hay ni conejos ni pájaros. No hay nada. A no ser unos cuantos huizaches trespeleques y una que otra manchita de zacate con las hojas enroscadas; a no ser eso, no hay nada. Y por aquí vamos nosotros. Los cuatro a pie. Antes andábamos a caballo y traíamos terciada una carabina. Ahora no traemos ni siquiera la carabina. Yo siempre he pensado que en eso de quitarnos la carabina hicieron bien. Por acá resulta peligroso andar armado. Lo matan a uno sin avisarle, viéndolo a toda hora con "la 30" amarrada a las correas. Pero los caballos son otro asunto. De venir a caballo ya hubiéramos probado el agua verde del río, y paseado nuestros estómagos por las calles del pueblo para que se les bajara la comida. Ya lo hubiéramos hecho de tener todos aquellos caballos que teníamos. Pero también nos quitaron los caballos junto con la carabina.


1.2

Criticar o ser crítico

Vuelvo hacia todos lados y miro el Llano. Tanta y tamaña tierra para nada. Se le resbalan a uno los ojos al no encontrar cosa que los detenga. Sólo unas cuantas lagartijas salen a asomar la cabeza por encima de sus agujeros, y luego que sienten la tatema del sol corren a esconderse en la sombrita de una piedra. Pero nosotros, cuando tengamos que trabajar aquí, ¿qué haremos para enfriarnos del sol, eh? Porque a nosotros nos dieron esta costra de tapetate para que la sembráramos. Nos dijeron: —Del pueblo para acá es de ustedes. Nosotros preguntamos: —¿El Llano? —Sí, el Llano. Todo el Llano Grande. Nosotros paramos la jeta para decir que el Llano no lo queríamos. Que queríamos lo que estaba junto al río. Del río para allá, por las vegas, donde están esos árboles llamados casuarinas y las paraneras y la tierra buena. No este duro pellejo de vaca que se llama Llano. Pero no nos dejaron decir nuestras cosas. El delegado no venía a conversar con nosotros. Nos puso los papeles en la mano y nos dijo: —No se vayan a asustar por tener tanto terreno para ustedes solos. —Es que el llano, señor delegado... —Son miles y miles de yuntas. —Pero no hay agua. Ni siquiera para hacer un buche hay agua. —¿Y el temporal? Nadie les dijo que se les iba a dotar con tierras de riego. En cuanto allí llueva, se levantará el maíz como si lo estiraran. —Pero, señor delegado, la tierra está deslavada, dura. No creemos que el arado se entierre en esa como cantera que es la tierra del Llano. Habría que hacer agujeros con el azadón para sembrar la semilla y ni aun así es positivo que nazca nada; ni maíz ni nada nacerá. —Eso manifiéstenlo por escrito. Y ahora váyanse. Es al latifundio al que tienen que atacar, no al Gobierno que les da la tierra. —Espérenos usted, señor delegado. Nosotros no hemos dicho nada contra el Centro. Todo es contra el Llano... No se puede contra lo que no se puede. Eso es lo que hemos dicho... Espérenos usted para explicarle. Mire, vamos a comenzar por donde íbamos... Pero él no nos quiso oír. Así nos han dado esta tierra. Y en este comal acalorado quieren que sembremos semillas de algo, para ver si

algo retoña y se levanta. Pero nada se levantará de aquí. Ni zopilotes. Uno los ve allá cada y cuando, muy arriba, volando a la carrera; tratando de salir lo más pronto posible de este blanco terregal endurecido, donde nada se mueve y por donde uno camina como reculando. Melitón dice: —Esta es la tierra que nos han dado. Faustino dice: —¿Qué? Yo no digo nada. Yo pienso: "Melitón no tiene la cabeza en su lugar. Ha de ser el calor el que lo hace hablar así. El calor, que le ha traspasado el sombrero y le ha calentado la cabeza. Y si no, ¿por qué dice lo que dice? ¿Cuál tierra nos han dado, Melitón? Aquí no hay ni la tantita que necesitaría el viento para jugar a los remolinos." Melitón vuelve a decir: –Servirá de algo. Servirá aunque sea para correr yeguas. –¿Cuáles yeguas? –le pregunta Esteban. Yo no me había fijado bien a bien en Esteban. Ahora que habla, me fijo en él. Lleva puesto un gabán que le llega al ombligo, y debajo del gabán saca la cabeza algo así como una gallina. Sí, es una gallina colorada la que lleva Esteban debajo del gabán. Se le ven los ojos dormidos y el pico abierto como si bostezara. Yo le pregunto: —Oye, Teban, ¿de dónde pepenaste esa gallina? —Es la mía –dice él. —No la traías antes. ¿Dónde la mercaste, eh? —No la merqué, es la gallina de mi corral. —Entonces te la trajiste de bastimento, ¿no? —No, la traigo para cuidarla. Mi casa se quedó sola y sin nadie para que le diera de comer; por eso me la traje. Siempre que salgo lejos cargo con ella. –Allí escondida se te va a ahogar. Mejor sácala al aire. Él se la acomoda debajo del brazo y le sopla el aire caliente de su boca. Luego dice: —Estamos llegando al derrumbadero. Yo ya no oigo lo que sigue diciendo Esteban. Nos hemos puesto en fila para bajar la barranca y él va mero adelante. Se ve que ha agarrado a la gallina por las patas y la zangolotea a cada rato, para no golpearle la cabeza contra las piedras. Conforme bajamos, la tierra se hace buena. Sube polvo desde nosotros como si fuera un atajo de mulas lo que bajara por allí; pero nos gusta llenarnos de polvo. Nos gusta. Después de venir durante once horas pi-

19


1.2

Criticar o ser crítico

sando la dureza del Llano, nos sentimos muy a gusto envueltos en aquella cosa que brinca sobre nosotros y sabe a tierra. Por encima del río, sobre las copas verdes de las casuarinas, vuelan parvadas de chachalacas verdes. Eso también es lo que nos gusta. Ahora los ladridos de los perros se oyen aquí, junto a nosotros, y es que el viento que viene del pueblo retacha en la barranca y la llena de todos sus ruidos. Esteban ha vuelto a abrazar su gallina cuando nos acercamos a las primeras casas. Le desata las patas para desentumecerla, y luego él y su gallina desaparecen detrás de unos tepemezquites. —¡Por aquí arriendo yo! –nos dice Esteban. Nosotros seguimos adelante, más adentro del pueblo. La tierra que nos han dado está allá arriba. Juan Rulfo

1. ¿Cuál es el contexto que se plantea en la lectura?

NOTA DE INTERÉS Un ejido es una propiedad rural de uso colectivo. Los ejidos han sido muy importantes para el desarrollo del campo en México.

y ese, ¿quién es? Juan Rulfo (1917-1986) cuyo verdadero nombre era Juan Nepomuceno Pérez Vizcaíno, fue un reconocido escritor jalisciense. Aunque publicó en vida sólo dos libros, El Llano en llamas y Pedro Páramo, así como el guión cinematográfico El gallo de oro, por su calidad es considerado uno de los máximos exponentes de la literatura mexicana.

2. ¿Cuáles son las expectativas de los hombres en relación a la extensión del terreno que recibieron? ¡AH! entonces así era

3. ¿Consideras que el hombre analiza la situación que se presenta antes de comentar al respecto con el delegado?

4. ¿Cómo es la zona geográfica donde se lleva a cabo la historia?

5. ¿El lenguaje empleado por los personajes corresponde al contexto en que se desarrolla la historia?

6. ¿Crees que solamente los especialistas pueden realizar críticas? Si no es así, ¿qué necesita saber o conocer una persona común para realizar una crítica?

7. ¿Cuál es tu opinión acerca del texto?

20

Punto y coma Se utiliza punto y coma para separar oraciones largas que se refieren a un mismo asunto, sobre todo si algunas contienen elementos delimitados por comas. Ejemplo: La mitología griega comprende un gran número de deidades: titanes, dioses olímpicos, semidioses y héroes; cada una correspondía a un fenómeno de la naturaleza; personificaban virtudes o eran ejemplos para los demás hombres.


1.2

Criticar o ser crítico

Elementos que se deben considerar en la crítica 1

2

Identificación del objeto. No es posible realizar una crítica de algo que desconocemos, por lo que es indispensable profundizar en el objeto sobre el cual vamos a centrar nuestra crítica, ya sea una pintura, una canción, un acto social, político, etc.

Observación. Es importante detenernos un instante antes de emitir un juicio de valor, para observar con cuidado nuestro objeto de la crítica, reconocer tanto los elementos que lo conforman como su contexto, es decir, el medio en que fue producido y en el que será valorado.

3

4

Análisis. El crítico debe revisar todos los elementos que integran una obra, tanto de fondo como de forma. En esta parte se puede identificar las técnicas usadas y la calidad del trabajo realizado para identificar todos los elementos de análisis del objeto. También en este momento se crea una primera opinión a partir de un minucioso examen, resultado del conjunto de saberes y conocimientos del crítico. Por ejemplo, para emitir un juicio, un crítico de cine debe conocer todos los elementos para la producción de un filme, así como de actuación, sonido, iluminación, vestuario, efectos técnicos, trayectoria de los actores o del director, principalmente. El verdadero crítico se forja a través de la experiencia, y una vez que ha logrado cierto renombre en los medios, su opinión es valorada y buscada por los lectores.

Síntesis. Una vez realizado el análisis, el crítico emite sus juicios de forma concisa. En su crítica señala las partes más sobresalientes o importantes de la obra u objeto en cuestión, así como los elementos negativos, con el fin de valorar en su justa medida la obra y guiar la opinión de los lectores. Debe presentar sus opiniones con profesionalismo, ajeno a prejuicios sociales o morales y argumentando el porqué de sus aseveraciones.

Lee el siguiente texto y contesta las preguntas:

Asnos estúpidos Naron, de la longeva raza rigeliana, era el cuarto de su estirpe que llevaba los anales galácticos. Tenía en su poder el gran libro que contenía la lista de las numerosas razas de todas las galaxias que habían adquirido el don de la inteligencia, y el libro, mucho menor, en el que figuraban las que habían llegado a la madurez y poseían méritos para formar parte de la Federación Galáctica. En el primer libro habían tachado algunos nombres anotados con anterioridad: los de las razas que, por el motivo que fuere, habían fracasado. La mala fortuna, las deficiencias bioquímicas o biofísicas, la falta de adaptación social se cobraban su tributo. Sin embargo, en el libro pequeño nunca se había tenido que tachar ninguno de los nombres anotados. En aquel momento, Naron, enormemente corpulento e increíblemente anciano, levantó la vista al notar que se acercaba un mensajero. –Naron –saludó el mensajero–. ¡Gran Señor! –Bueno, bueno, ¿qué hay? Menos ceremonias. –Otro grupo de organismos ha llegado a la madurez. –Estupendo, estupendo. Hoy en día ascienden muy aprisa. Apenas pasa año sin que llegue un grupo nuevo. ¿Quiénes son? El mensajero dio el número clave de la galaxia y las coordenadas del mundo en cuestión. –Ah, sí –dijo Naron–, lo conozco.

y ese, ¿quién es? Isaac Asimov (1920-1992) fue un prolífico escritor, que mostró interés por la ciencia en numerosos cuentos, novelas y artículos de divulgación científica. La película Yo, robot está basada en su obra, aunque no es una adaptación del volumen de cuentos que lleva el mismo nombre. El libro y la película giran en torno a las posibilidades éticas y narrativas que ofrecen las tres leyes de la robótica propuestas por Asimov: • Ningún robot causará daño a un ser humano o permitirá, con su inacción, que un ser humano resulte dañado. • Todo robot obedecerá las órdenes recibidas de los seres humanos, excepto cuando esas órdenes puedan entrar en contradicción con la primera ley. • Todo robot debe proteger su propia existencia, siempre y cuando esta protección no entre en contradicción con la primera o la segunda ley.

21


1.2

Criticar o ser crítico

Y con buena letra cursiva anotó el dato en el primer libro, trasladando luego el nombre del planeta al segundo. Utilizaba, como de costumbre, el nombre bajo el cual era conocido el planeta por la fracción más numerosa de sus propios habitantes. Escribió, pues: La Tierra. –Estas criaturas nuevas –dijo luego– han establecido un récord. Ningún otro grupo ha pasado tan rápidamente de la inteligencia a la madurez. No será una equivocación, espero. –De ningún modo, señor –respondió el mensajero. –Han llegado al conocimiento de la energía termonuclear, ¿no es cierto? –Sí, señor. –Bien, ese es el requisito –Naron soltó una risita–. Sus naves sondearán pronto el espacio y se pondrán en contacto con la Federación. –En realidad, señor –dijo el mensajero con renuencia-, los observadores nos comunican que todavía no han penetrado en el espacio. Naron se quedó atónito. –¿Ni poco ni mucho? ¿No tienen siquiera una estación espacial? –Todavía no, señor. –Pero si poseen la energía termonuclear, ¿dónde realizan las pruebas y las explosiones? –En su propio planeta, señor. Naron se irguió en sus seis metros de estatura y tronó: –¿En su propio planeta? –Sí, señor. Con gesto pausado, Naron sacó la pluma y tachó con una raya la última anotación en el libro pequeño. Era un hecho sin precedentes; pero es que Naron era muy sabio y capaz de ver lo inevitable, como nadie, en la galaxia. –¡Asnos estúpidos! –murmuró. Isaac Asimov

1. ¿Cuál es el tema que se aborda en el texto?

2. ¿Qué personajes aparecen en la historia y cuál es el papel que desempeñan?

3. ¿Cuál es el problema o la situación a partir de la cual se desarrolla la historia?

4. ¿Cuál es el mensaje que se transmite a través del texto?

5. ¿Cómo sintetizarías la historia (en pocas palabras)?

22

NOTA DE INTERÉS El lenguaje connotativo es un recurso empleado en la literatura con la finalidad de darle belleza a la expresión. En este relato de Asimov la palabra asnos se emplea de manera connotativa. ¿Cúal es su sentido dentro del texto?


1.2

Criticar o ser crítico

Redacción de la crítica Realizar una crítica debe resultar sencillo si consideras lo siguiente: ▶ Selecciona el objeto o sujeto (persona, actividad u obra) del que harás la crítica. ▶ Investiga aspectos biográficos acerca del autor o la persona que esté relacionada con el objeto de nuestra crítica, así como del contexto (situación, lugar, fecha en que se crea la obra o aspecto a criticar) y las técnicas empleadas. ▶ Escoge un tema (positivo, negativo) o un aspecto de interés que quieras mostrar en tu crítica. ▶ Elabora enunciados que reflejen tus ideas, comentarios y argumentos que apoyen tu punto de vista. ▶ En la estructura de tu crítica no olvides seguir este orden: ▶▶ Título. Debe reflejar de forma sintética el contenido de tu crítica. ▶▶ Introducción. Es generalmente el primer párrafo, expones en él tu punto de vista. ▶▶ Desarrollo. Son los párrafos complementarios, donde argumentas sobre los aspectos positivos y negativos de tu crítica. ▶▶ Conclusión. Es el último párrafo de tu crítica, en él resumes lo mencionado en los apartados anteriores.

hazlo mejor Selecciona una obra pictórica, cinematográfica o literaria que te interese, investiga más acerca de ella y redacta una crítica al respecto. Muéstrasela a tus compañeros y pregúntales qué agregarían para enriquecer tu trabajo, y por qué. Integra tu crítica a tu portafolio de evidencias.

Crea ▶ Selecciona una de las siguientes obras y, después de investigar sobre ella, redacta una breve crítica en la tabla de la página siguiente. ▶ Si lo deseas puedes redactar la crítica sobre una película, una serie de televisión, un cómic o un videojuego.

Mobile lovers Banksy

Noche estrellada Vincent van Gogh

Torre Eiffel Gustave Eiffel

Título Frase que sintetiza el contenido de la crítica

23


1.2

Criticar o ser crítico

NOTA DE INTERÉS

Introducción Aspectos biográficos, contexto y punto de vista del autor de la crítica

Desarrollo Argumentos que apoyan el punto de vista

Conclusión Resumen de lo tratado

24

Con el uso de las nuevas tecnologías cada día resulta más común que una gran cantidad de aficionados al cine consulten previamente las críticas sobre las diferentes películas antes de ir verlas. Esto ha causado que los portales de internet especializados en crítica de cine influyan en el aumento o la disminución de la venta de boletos.


1.3

Modelo básico de la argumentación

1.3

Modelo básico de la argumentación

Conocimientos previos Cuando realizaste tu trabajo de la actividad anterior, ¿qué aspectos tuviste que investigar para realizarla adecuadamente. Y cuando la mostraste a tus compañeros para que le hicieran observaciones, ¿qué mencionaron que cambiarían o agregarían a tu trabajo? ¿Estás de acuerdo con esas observaciones? Ahora bien, ¿qué haces cuando se discute acerca de un tema polémico? ¿Guardas silencio? ¿Opinas a partir de lo que piensas? ¿Investigas al respecto para comentar de manera informada?

Valorarás la argumentación como herramienta para persuadir.

Comprensión en acción Argumentar para persuadir La necesidad de argumentar está presente en los diferentes ámbitos de nuestra vida, necesitamos justificar acciones cuando cometemos un error, o que se nos expongan las causas por las cuales se nos niega algo que creemos merecer. La estructura de los argumentos responde a un modelo básico, de acuerdo al cual es posible identificar las condiciones necesarias para considerarlo válido. Existen diferentes formas de argumentar, una de ellas es la argumentación aristotélica o matemática (propuesta por Aristóteles), a través de la cual los razonamientos tienen una secuencia lógica. Siguiendo este modelo podríamos argumentar: ▶ Todos los animales que saltan son verdes. ▶ Las ranas saltan. ▶ Las ranas son verdes. (Sin embargo, aunque el razonamiento es correcto, no necesariamente es verdadero.)

y ese, ¿quién es? Aristóteles (384-322 a.C.). Filósofo griego creador de un sistema de pensamiento en el que la demostración de los hechos es relevante. Opinaba que la observación y la experimentación constituían la base del conocimiento, además enseñaba a pensar de manera lógica para llegar a la verdad.

Teoría de la argumentación La teoría de la argumentación se basa en el lenguaje como un instrumento de persuasión, es decir que tiene el propósito de convencer o influir en el receptor de nuestro discurso. Desde tiempos remotos la argumentación ha sido un punto de interés de filósofos y estudiosos de la lengua, entre ellos, Aristóteles. Actualmente ha cobrado relevancia debido a la gran influencia que ejerce en los medios de comunicación existentes en nuestra sociedad. Por lo anterior, algunos estudiosos han formulado estrategias para elaborar discursos argumentativos que convenzan a un receptor o una audiencia acerca de valores, ideas, creencias, o bien, en el campo de la publicidad y de la propaganda política.

25


1.3

Modelo básico de la argumentación

Se considera que la argumentación adquiere más efectividad siempre y cuando los enunciados se encuentren coordinados, presenten lógica y coherencia y apoyen las conclusiones. De igual forma, los marcadores discursivos toman mayor trascendencia en torno al argumento pues sirven para reforzar la idea, sustentar la contradicción o dar relevancia a lo que se expresa, lo que ayuda al lector a interpretar el mensaje con base en sus propios conocimientos, valores y situación contextual. Cuando argumentas usas nexos con la finalidad de dar coherencia y sentido a lo que dices. En el siguiente texto aparecen resaltados diferentes nexos. Observa como su adecuado empleo contribuye a que la idea expuesta por el autor cumpla su función comunicativa. Lee con atención:

El espejo enterrado (fragmentos) La humanidad nació del sacrificio. Cuando los dioses se reunieron en la hora del primer amanecer de la creación, formaron un círculo alrededor de una vasta fogata. Decidieron que uno de ellos debería sacrificarse saltando al fuego. Un hermoso dios, arrogante y cubierto de joyas mostró duda y temor. Un dios desnudo, enano y cubierto de bubas, se arrojó entonces a la conflagración y enseguida resucitó en forma de sol. El dios hermoso, al ver esto, también saltó al fuego, pero su recompensa fue reaparecer como el satélite, la luna. Así fue creado el universo. Si los dioses se habían sacrificado a fin de que el mundo y la humanidad existiesen, entonces con más razón la humanidad estaba obligada a arrojarse, de ser necesario, en las grandes hogueras de la vida y de la muerte. La necesidad del sacrificio era un hecho indudable en la sociedad indígena, no sujeto a discusión o escepticismo de cualquier tipo. Para los antiguos americanos, las fuerzas del universo eran una fuente constante de peligro, pero al mismo tiempo eran la fuente misma de la supervivencia que amenazaban. Esta ambigüedad se resolvió en el sacrificio, un hecho tan indudable para la sociedad indígena como lo es para nosotros la fórmula E = mc2. Pues el sacrificio dependía no sólo de la continuidad de la vida, sino del orden mismo del universo. Los hombres y las mujeres eran vistos como cosas verdaderamente diminutas en el enorme escenario del cosmos. El universo mismo era materia endeble, sujeto a la vida y a la muerte, a la creación y a la destrucción, a la muerte y a la resurrección. … Sólo el sacrificio podía mantenerse en este mundo, el sol y en consecuencia la vida: del sacrificio dependía la continuidad de las cosas, la aldea, la familia, el trabajo, la agricultura, el maíz. Semejante concepción de la realidad desembocó en el temor de que una catástrofe tan reciente, tan recordada por todos los pueblos aborígenes, podía repetirse en cualquier instante: el nombre de esta catástrofe sería la muerte del Quinto sol, La naturaleza merecía tanto amor como temor. El tiempo debía ser conocido, pero también predicho. Y el poder debía dársele a quienes sabían, recordaban y predecían nuestro propio tiempo, dominando y apartando a fuerzas destructivas de la naturaleza… Carlos Fuentes

26

NOTA DE INTERÉS En los últimos años se ha planteado la necesidad de implementar en México los juicios orales, lo cual ya es una realidad en diferentes estados de la república. Gracias a ellos las personas pueden argumentar de viva voz en su defensa.


1.3

Modelo básico de la argumentación

Los marcadores discursivos resultan elementos decisivos en la estructura de la argumentación. El dios hermoso, al ver esto, también saltó al fuego, pero su recompensa fue reaparecer como el satélite, la luna. Así fue creado el universo. También establece una relación de inclusión a través de la cual una acción previa se replica con la finalidad de obtener un resultado similar. Pero manifiesta una exclusión u oposición de idea, de esta forma, si se esperaba que el resultado de arrojarse al fuego fuera convertirse en sol como su antecesor, el efecto fue diferente. Así sintetiza la información previa y concluye la idea.

para saber más... Los marcadores textuales permiten conectar ideas y establecer relaciones lógicas en el significado. Crean correspondencia entre las distintas partes del texto. Su uso permite guiar, ordenar, interpretar o explicitar los contenidos del discurso.

Si los dioses se habían sacrificado a fin de que el mundo y la humanidad existiesen, entonces con más razón la humanidad estaba obligada a arrojarse, de ser necesario, en las grandes hogueras de la vida y de la muerte. Si… entonces hace referencia a una condicionante, a una acción debe ocurrir una reacción: “los dioses se sacrificaron por la humanidad”, en consecuencia, “la humanidad debía estar dispuesta a morir por ellos”. ¿Cuál es la función de los marcadores textuales pues y sino en el contexto de la lectura? Debemos considerar el discurso argumentativo como un diálogo en el cual el emisor presenta una serie de enunciaciones que pretenden influir o modificar la conducta del receptor o destinatario o los destinatarios que constituyen la audiencia y que pueden aceptar o rechazar lo propuesto en el discurso. El discurso argumentativo articula los enunciados para establecer razonamientos lógicos que lleguen a una conclusión válida que convenza al receptor de las aseveraciones presentadas y, como consecuencia, compre un determinado producto o servicio, vote por algún candidato o partido político, o simpatice con nuestras ideas o conductas. El discurso argumentativo no pretende dar órdenes o prohibir una acción o conducta, sino convencer a través del discurso lógico Los textos argumentativos suelen presentar los siguientes elementos:

Conclusión

Desarrollo de la argumentación Tesis Tema

Es el objeto sobre el cual gira la argumentación.

Es la proposición formulada de forma aseverativa que se plantea previamente al desarrollo de los argumentos.

Son las ideas expresadas a través de enunciados que pretenden demostrar o refutar una proposición a través de razonamientos lógicos y convincentes.

Una vez que se expusieron los argumentos, se realiza la conclusión a modo de resumen de las ideas principales expuestas y se reafirma la postura presentada. En esta parte se plantean sugerencias para nuevas aportaciones futuras, antes de poner punto final al texto.

27


1.3

Modelo básico de la argumentación

Lee los textos que aparecen a continuación, son fragmentos de las memorias de Rigoberta Menchú y Malala Yousafzai, ganadoras del premio Nobel de la Paz.

Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia (fragmentos) Mi padre luchó veintidós años defendiendo, librando su heroica lucha en contra de los terratenientes que querían despojarnos de la tierra, a nosotros y a los vecinos. Cuando nuestra pequeña tierra ya daba cosecha después de muchos años y que el pueblo tenía ya grandes cultivos, aparecieron dos terratenientes: los Brol. Dicen allá, que fueron más famosos por lo criminal de lo que fueron los Martínez y los García. Los Martínez y los García tenían una finca en común antes de la llegada de ellos. Los Brol eran una gran familia, una pila de hermanos. De modo que eran como cinco hermanos que estaban radicados en una finca que hicieron con su poder, a través de su capacidad de despojar a los indígenas de la zona. Es el caso de nosotros. Vivíamos en una aldea pequeña. En esa aldea cultivábamos maíz, frijol, papas, toda clase de legumbres. Entonces, vinieron los García, los terratenientes, y empezaron a medir la tierra de nuestra aldea. Trajeron inspectores, ingenieros, no sé ni qué diablos. Gente que según ellos, eran gente del gobierno. Y en Guatemala, si se trata del gobierno, quiere decir que nosotros no podemos hacer nada contra ellos. Entonces, llegaron a medir nuestra tierra. Lo que hizo mi papá fue recoger las firmas de la comunidad. Hacían reuniones inmediatamente y mi papá viajaba a la capital. Iba al inta. Pero lo que hicieron los terratenientes y los del gobierno fue un pacto de quitarles las tierras a los campesinos. Iba mi papá a protestar por la forma que quitan la tierra los terratenientes. Entonces los señores del inta llamaban a estos para pedirles una cantidad de dinero, para que ellos siguieran midiendo la tierra. Por otro lado, a los campesinos les daban un papel para que no salieran de la tierra, según ellos. Era un juego de dos lados. A mi padre lo llamaban. Mi papá, antes era muy así..., no podría decir tonto porque los tontos son los ladrones, que nos roban la tierra. A mi papá lo mandaban a firmar un papel y él no sabía qué quería decir el papel. Porque mi padre nunca leyó, no escribió. Resulta que el papel decía que los campesinos confirmaban, una vez más, que tenían que salir de la tierra. Y como el señor elegido de la comunidad, firmó el papel, enton-

28

y esa, ¿quién es? Rigoberta Menchú (1959). Guatemalteca y primera mujer indígena que ganó el premio Nobel de la Paz. Tras una vida azarosa en la que perdió a parte de su familia a manos del ejército, luchó por los derechos de los campesinos, razón por la cual se exilió en México.

ces tenían poder los terratenientes. Mi papá regresaba a protestar nuevamente, por medio de licenciados. Entonces, empezamos a nutrir a los del inta y a nutrir a los abogados. Muchos abogados querían ayudarnos y nos ofrecían ayuda en diferentes formas. Decían nosotros sí lo hacernos bien. Los campesinos depositaban su confianza y luego veían que les estaban robando hasta por una firma. Iban con otro, lo mismo; y con otro, lo mismo. Entonces mi papá se dedicó completamente a la problemática de la comunidad. Después le dijeron a mi papá, lleva ingenieros, mides la tierra y después van a ser dueños de la tierra donde están. No tengan pena, cultiven todo lo que puedan y no tengan pena, bajen las montañas que quieran, porque la tierra es de ustedes. Mi papá regresaba con toda esa esperanza a hacer reuniones a la comunidad. Y, estábamos ya contentos, seguían trabajando los campesinos, cuando llegaron nuevamente los terratenientes con sus ingenieros. Tal vez nuestra pequeña tierra se ha medido, si no me equivoco, unas veinte veces. Han pasado ingenieros. Lo que no me pasa en la vida, y es algo que contribuye en mi odio hacia esa gente, es que llegaban los ingenieros a favor de los campesinos. Mi papá, mi mamá, la comunidad, nos sentíamos afligidos. Porque eran ladinos. No sabían comer nuestra comida, tortilla con sal. Y si no dábamos bien la comida a esas personas, eran capaces de ir a favor de los terratenientes, pues. Entonces, el temor de cuidar a esa gente. La comunidad entregaba sus animales más buenos, más gordos. Por ejemplo, una gallina, para matarla y darle de comer a esa gente. Precisamente, a los inspectores. La comunidad, que nunca en la vida compra ni un frasquito de aceite, porque nosotros nunca comemos aceite, cuando venían los señores, tenía que comprar


1.3

Modelo básico de la argumentación

arroz, aceite, huevos, gallinas o carne para los señores. Café, azúcar, lo que nunca nosotros comemos en la comunidad. Azúcar, pues esos señores no sabían comer panela. […] El gobierno dice que la tierra es nacional. Esa tierra me corresponde a mí, y yo se las doy para que ustedes la cultiven. Y cuando tenemos ya nuestros cultivos, es cuando aparecen los terratenientes. Pero no quiere decir que los terratenientes aparecen solos sino que están ligados con la serie de autoridades para poder hacer sus maniobras. Ante esto, enfrentábamos a los Martínez, a los García y llegó un momento en que también a los Brol. Quiere decir que nosotros o nos quedábamos de mozos o nos íbamos de la tierra. No había otra solución. Entonces, ante esto, mi papá viajaba, viajaba; pedía consejos. No nos dábamos cuenta, pues, que era lo mismo ir con la autoridad que ir con el terrateniente...

NOTA DE INTERÉS En México habitan comunidades indígenas cuyo origen data de antes de la conformación política y territorial del país. Muchas de ellas conservan su lengua, así como sus propias instituciones sociales, económicas y culturales, lo que enriquece considerablemente la identidad de nuestro país.

Rigoberta Menchú, en E. Burgos, Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia

Yo soy Malala (fragmento) Yo me siento muy orgullosa de ser pashtún, pero a veces pienso que nuestro código de conducta tiene la culpa de muchas cosas, particularmente en lo que se refiere al tratamiento de las mujeres. Una mujer llamada Shahida que trabajaba para nosotros y tenía tres hijas pequeñas me dijo que con sólo diez años su padre la había vendido a un hombre anciano que ya tenía una esposa pero quería otra más joven. Cuando las jóvenes desaparecen no siempre es porque las casan. Había una hermosa joven de quince años llamada Seema. Todo el mundo sabía que estaba enamorada de un muchacho y a veces él pasaba por delante y ella le miraba bajando sus largas pestañas que eran la envidia de todas las chicas. En nuestra sociedad una joven que coquetea con un hombre trae la vergüenza a la familia. Eso sólo está bien para los hombres. Más tarde se nos dijo que se había suicidado, pero descubrimos que su propia familia la había envenenado. Tenemos una costumbre, la swara, por la cual una muchacha puede ser entregada a otra tribu para resolver una disputa. Oficialmente está prohibida, pero sigue practicándose. En nuestra aldea había una viuda llamada Soraya que se casó con un viudo de otro clan que tenía un conflicto con su familia. Nadie puede casarse con una viuda sin el permiso de la familia de ella. Cuando la familia de Soraya descubrió la unión, se pusieron furiosos. Amenazaron a la familia del viudo hasta

y esa, ¿quién es? Malala Yousafzai es la persona más joven que ha ganado el premio Nobel de la Paz, por su lucha contra la opresión a los niños y por el derecho a la educación.

que se convocó una jirga de los ancianos de la aldea para resolver la disputa. La jirga decidió que la familia del viudo debía ser castigada entregando a su joven más hermosa para que se casara con el candidato menos ventajoso del clan rival. El muchacho era un inútil, tan pobre que el padre de la joven tuvo que hacerse cargo de todos los gastos. ¿Por qué tiene que destrozarse la vida de una joven para resolver una disputa con la que no tiene nada que ver? Cuando me quejaba de estas cosas a mi padre, me decía que en Afganistán era peor. Poco antes de mi nacimiento, un grupo llamado “Talibanes” dirigido por un mulá tuerto se había apoderado del país y estaba incendiando las escuelas de niñas. Obligaban a los hombres a dejarse barbas tan largas como linternas y a las mujeres a llevar burka. Esto es como ir metida dentro de un gran volante de bádminton hecho de tela y que sólo tiene una rejilla para ver. Cuando hace calor es como un horno. Al menos, yo no tenía que ponérmelo. Dijo que los talibanes incluso habían prohibido que las mujeres se rieran alto o que llevaran zapatos blancos, porque este

29


1.3

Modelo básico de la argumentación

era “un color que pertenecía a los hombres”. Se las metía en la cárcel y se las golpeaba sólo por llevar las uñas pintadas. A mí me daban escalofríos cuando me contaba todo aquello. Yo leía mis libros, como Anna Karenina y las novelas de Jane Austen, y confiaba en las palabras de mi padre: “Malala es libre como un pájaro”. Cuando escuchaba historias sobre las atrocidades que se cometían en Afganistán, me sentía orgullosa de estar en Swat. “Aquí una niña puede ir a la escuela”, solía decir. Pero los talibanes estaban al lado y eran pashtunes, como nosotros. Para mí el valle era un lugar soleado y no podía ver las nubes que se estaban formando tras las montañas. Malala Yousafzai, Yo soy Malala

En equipo discute: ▶ Qué aportaciones realizaron Rigoberta Menchú y Malala que las hicieron acreedoras al premio Nobel. ▶ Argumenta las razones por las cuales una persona de cualquier país puede contribuir a la paz en el mundo. ▶ Explica de qué manera puedes colaborar para lograr la paz. ▶ Comenta qué elementos deben tomarse en cuenta para determinar que una persona tiene más méritos que otra para obtener el premio Nobel de la Paz.

NOTA DE INTERÉS A los 11 años Malala comenzó a publicar un blog en el que relataba su dolorosa experiencia bajo el régimen talibán.

para saber más... El uso de los marcadores textuales permite el enlace entre las diferentes ideas. En suma, en resumen, en conclusión, para concluir y finalmente pueden presentarse al inicio, en el desarrollo o al final de la idea. Lo más frecuente es ubicarlos al final.

Crea Relee los textos de Rigoberta Menchú y Malala Yousafzai e identifica los problemas que manifiestan y los argumentos que presentan para respaldar su postura ideológica.

hAzlo mejor Investiga acerca de personajes que consideres que tienen los méritos suficientes para ganar el premio Nobel de la Paz y plantea argumentos que fundamenten tu decisión. Usa nexos y marcadores textuales para dotar de cohesión y fluidez a tu discurso.

30


1.4

Los modelos de crítica

1.4

Los modelos de crítica

Conocimientos previos No toda crítica responde a una misma finalidad o a una misma temática; cada individuo es diferente y como consecuencia los razonamientos que emplea en determinadas circunstancias son variados. ¿Qué tipo de críticas conoces? ¿Has elaborado previamente una crítica estructurada?

Distinguirás que existe más de un modelo de crítica y aplicar el modelo adecuado de acuerdo a la situación comunicativa.

Comprensión en acción Un modelo de crítica para cada propósito Revisa minuciosamente los contenidos de los textos que aparecen a continuación e identifica el tipo de crítica que se hace en cada uno de ellos.

Chiflar y comer pinole Dice el dicho que no se puede chiflar y comer pinole. El dicho resulta incomprensible para los menores de 35 porque el pinole, una extraña mezcla de maíz en polvo con azúcar y canela, desapareció de la dieta tapatía. Nunca faltó el que, tratando de contradecir el dicho, se echaba su cucharada de pinole y luego intentaba chiflar. Algunos lo lograban, pero el espectáculo era verdaderamente asqueroso y desagradable. ¿Se puede manejar y hablar por teléfono? Sí, por supuesto, pero el riesgo es altísimo: usar el celular mientras se maneja equivale a manejar con primer grado de alcohol, y mandar mensajes (“textear”, dicen los más jóvenes, pero esa palabra no existe en español y encima es horrorosa) mientras se conduce es ya la primera causa de muerte en accidentes viales, por encima del alcohol. La policía de tránsito va, ahora sí, a aplicar la ley que prohíbe el uso de teléfonos celulares mientras se maneja. La prohibición incluye el tiempo que se está parado en el semáforo, pues aún en esos momentos se debe estar concentrado. Ahora sí que, si se quiere hablar o responder un mensaje, oríllese y estaciónese correctamente. El tema es complejo porque durante muchos años, desde la aparición de estos diabólicos-maravillosos aparatos en los años noventa, hasta la fecha, los teléfonos móviles se han convertido en parte de la vida de las personas en un grado obsesivo, un hábito muy similar a un vicio. Llegamos a un semáforo y lo primero que hacemos es checar quién nos mandó cualquier tipo de mensaje, sea directo o por redes sociales, y olvidar, perder el celular, o quedarse sin conexión puede provocar angustias terribles, como si el mundo se fuera a acabar o ponerse en nuestra contra si no estamos conectados.

31


1.4

Los modelos de crítica

Nos va a costar muchísimo trabajo dejar el teléfono a un lado o incluso apagarlo mientras manejamos, es el equivalente a dejar de fumar; hablar por teléfono, revisar mensajes y contestar mensajes en el coche es un mal hábito que tenemos completamente asumido. El problema no es el mundo exterior: las empresas no se van a derrumbar porque el jefe responda 15 minutos después la pregunta, normalmente idiota, que le plantean los subordinados, ni tampoco se va a caer la productividad porque los empleados se enteren 20 minutos después de la gran idea que se le ocurrió al jefe mientras manejaba: A nadie lo van a divorciar por no mandar un mensajito que diga “voy para allá” (el “mi amor” es completamente opcional). Por el contrario, muchas vidas se van a salvar gracias a esta medida. Diego Petersen, El Informador

El maestro del agua: lo importante es volver Russell Crowe debuta tras las cámaras con una película que no responde a la épica implícita a lo que cuenta. Una puesta de largo correcta, con lagunas técnicas y rítmicas pero que se asienta sobre una base claramente bondadosa. Joshua Connor (Russell Crowe) perdió a sus tres hijos en el horror de Gallipoli. Han pasado cuatro años y aún no han recuperado sus cuerpos. Alguien debería hacer algo; por ejemplo, él. En casa tampoco lleva una existencia apasionante, ni mucho menos… Russell Crowe se lanza al ruedo de la dirección sin renunciar al ruedo de la interpretación protagónica con El maestro del agua, propuesta que recibimos con los ecos aún vivos de la notable Invencible, algo así como su prima industrial –sólo industrial– yanqui. Desgraciadamente, hay una considerable distancia artística entre ambas, aunque comparten la bondad esencial que afortunadamente las define. Esta guerra no le importa a nadie. La cosa es bien sencilla: la película no aguanta técnicamente la épica implícita en la historia. Da igual que sea la épica íntima del protagonista principal o la épica global de la masacre que sigue fascinándonos y aterrándonos a partes iguales un siglo después. A lo largo de dos horas

32

de metraje, esta historia que demuestra que incluso la mayor de las tragedias puede tener consecuencias si no compensatorias, al menos sí esperanzadoras –en la humanidad que va encontrando Connor por el camino–, baila entre la corrección y el fango pastoso que provoca un ritmo muy irregular, rematado todo por una banda sonora desubicada, unos cromas de espanto y unas ralentizaciones que, en fin… Por la parte humana, irregularidad también. Russell Crowe no ofrece una interpretación a recordar, para lo que podría haber sido, aunque es cierto que la imposible relación que desarrolla con Yilmaz Erdogan resulta bastante efectiva y entretenida. Olga Kurylenko sigue positivamente demostrándose como chica para todo, aunque la pieza más sorprendente del puzzle es un bigotudo Jai Courtney en el que posiblemente sea el mejor papel de su carrera, aún por construir más allá del pim pam pum del fin de semana. El maestro del agua, un cuento sobre la motivación para ver en modo amable y quedarse con lo que hay debajo: buenas intenciones y un homenaje a los que se fueron y aún tienen que volver. Vivos o no. José Arce, labutaca.net


1.4

Los modelos de crítica

Autorretratos creativos Una muestra sobre fotografía conceptual en la Colombia de los setenta y ochenta aporta frescura y lucidez al género.

Autorretrato de un hombre brillante (1975), de Camilo Lleras Autorretrato disfrazado de artista es el título de una compacta y representativa aproximación a la práctica de la fotografía conceptual en Colombia durante los años setenta y ochenta, a través del trabajo de 11 artistas. También es el título de una de las obras de Camilo Lleras, el autor mejor representado con una docena de piezas, junto al que destacan los nombres de Jaime Ardila, Álvaro Barrios, Antonio Inginio Caro, Miguel Ángel Rojas, Jorge Ortiz o Manolo Vellojín, todos ellos con excelentes propuestas. La muestra cumple un doble objetivo: profundiza, lógicamente, en el conocimiento del arte conceptual en Colombia, pero además permite ahondar específicamente en el análisis de la evolución local del medio fotográfico en un momento de radical transformación.

Álvaro Barrios y Óscar Monsalve, Ancore à cet astre, 1980 Aparecen en la exposición la mayor parte de los elementos que caracterizan el giro hacia la fotografía en el arte a partir de los años sesenta, del mismo modo que se pueden rastrear e intuir las consecuencias de dicho giro en las propias prácticas fotográficas: la relación entre texto e imagen, el cuestionamiento de la autoría y la originalidad de la obra de arte, la escenificación y la teatralización del proceso creativo, la reflexión sobre la representación, la autoironía y la parodia, el uso de la serie y de la secuencia, la permeabilidad entre el pop

art y el arte conceptual, o la performance y el uso de la fotografía como herramienta de documentación.

Jorge Ortiz, Cables, 1979 La relación entre texto e imagen está presente en la mayor parte de las obras, especialmente a través del uso ambivalente, dialéctico o reiterativo del pie de foto. El trabajo de Camilo Lleras muestra una atención especial hacia los procesos perceptivos y el propio acto de mirar, así como hacia la autorrepresentación irónica. Abundan las referencias a Warhol y Duchamp, especialmente en Camilo Lleras y Álvaro Barrios. Miguel Ángel Rojas y Antonio Inginio Caro desarrollan propuestas críticas de gran interés sobre cuestiones de género y religión.

Autorretrato de Camilo Lleras tomado por Jaime Ardila, 1977 Destaca también el uso de la Polaroid por parte de Manolo Vellojín y la reflexión sobre el paisaje, muy atenta a consideraciones espacio-temporales, que lleva a cabo Jorge Ortiz. Además de una gran calidad, y de mantener en el tiempo una enorme frescura y lucidez, estas obras nos ofrecen también una reflexión sobre el modo en que las historias de la fotografía obvian, con demasiada frecuencia y facilidad, el papel y las aportaciones del conceptualismo. Autorretrato disfrazado de artista. Arte conceptual y fotografía en Colombia. Instituto Cervantes. Alcalá, 49. Madrid. Hasta el 22 de marzo. A. Martín, El País

¿Pudiste identificar el tipo de crítica que se hace en cada uno de los textos? Existen diferentes modelos de crítica, los más conocidos son: Crítica de obras artísticas. El arte como producto de la creatividad humana está sujeto a la valoración de especialistas que conocen acerca de las técnicas de creación, dirección e interpretación, según se trate de una pintura, una escultura, una pieza musical, la representación de una obra dramática o

dancística, un edificio, una fotografía o un filme. Se recomienda tomar en cuenta los datos biográficos del autor y su trayectoria. Crítica periodística. En muchas ocasiones se presenta a modo de artículo firmado que se enmarca en el género de opinión. En él se expresa un juicio razonado de valor sobre cualquier tema local, nacional o internacional e incluye opiniones y juicios del crítico en torno a una información. Quien realiza crítica periodística debe presentar con objetividad

33


1.4

Los modelos de crítica

sus puntos de vista, además del respeto necesario de aquello que juzga. Actualmente la crítica periodística se encuentra en diarios, semanarios, programas televisivos y radiofónicos y en portales de internet. Crítica social. Este tipo de crítica, de carácter descriptivo, suele señalar defectos o aspectos sobresalientes de la conducta humana. El crítico se centra en exponer los detalles a modo de relato y de manera realista de un hecho concreto y apela a las normas, los valores y virtudes del género humano que según su juicio se han modificado, distorsionado, transgredido o violentado. Crítica política. Los políticos, por su imagen pública, están sujetos a las constantes críticas de los distintos medios masivos de comunicación, las cuales pueden ser positivas o negativas. De esta manera, la aprobación de programas de beneficio social será aplaudida de forma general, mientras que los actos de corrupción serán reprobados de forma unánime. La importancia del crítico político es guiar la opinión pública en lo que respecta al quehacer diario de nuestros representantes. Crítica de espectáculos. El entretenimiento en un medio social cobra mayor importancia cuando al público le interesa todo cuanto se hable de sus ídolos,

Autor

ya sean cantantes, actores, conductores de programas televisivos, etc. Los chismes, rumores y escándalos suelen ser el tema principal de algunos críticos que dejan de lado el trabajo que realiza una determinada persona y centran su atención en aspectos privados. Crítica literaria. La crítica literaria se realiza con la intención de explicar el trabajo realizado por el escritor tanto en lo referente a la creación, el significado o el valor estético de una novela, un cuento, un poemario, un ensayo o una obra dramática. En ella se puede resaltar el empleo del lenguaje, el significado, la estructura o el contenido. El crítico literario debe considerar en su juicio la corriente literaria de la obra, el género y las referencias de otros textos literarios semejantes. Además, puede mencionar otros elementos presentes en la obra, como la trascendencia social, el perfil psicológico de los personajes, el contenido filosófico, el dilema moral o la originalidad. A través de la crítica se busca descubrir y comprender con mayor profundidad el mensaje proyectado en el texto (mensaje, intención del autor, patrón de organización de las ideas), por medio de una lectura analítica y metódica. Las obras literarias narrativas presentan elementos comunes:

Sujeto a quien se le atribuye la obra literaria. Cuando una obra ha pasado por varias generaciones y se ha alterado su contenido original se considera que su autor es colectivo. Cuando se desconoce al autor se dice que la obra es anónima.

Obra

Es la creación literaria en sí.

Género al que pertenece

Tradicionalmente se clasifican en: Narrativa: relato de sucesos reales o ficticios. Poesía: expresión de ideas, emociones y sentimientos desde una perspectiva personal, a través de un uso creativo del lenguaje. Ensayo: reflexión personal, análisis o exposición de puntos de vista sobre cualquier tema. Dramaturgia: composición de una obra para representarla sobre un escenario. Híbridos: combinación de dos o más de los anteriores.

Escuela o corriente literaria

Son los rasgos característicos que determinan si la obra literaria corresponde a un estilo de escritura generalizado de una época determinada.

Argumento

Se refiere al contenido de la obra. También es conocido como trama.

34


1.4

Los modelos de crítica

Discurso

Narrador

Forma que eligió el autor para expresar sus ideas: Narración: Prevalecen las acciones de los personajes. Descripción: Menciona el cómo son los objetos, ambientes, personajes, caracteres. Diálogo: plática o conversación. Exposición: se explica un problema, un procedimiento o un tema. Argumentación: se expone una tesis fundamentada en evidencias o razonamientos lógicos. Es quien cuenta la historia. Puede ser narrador personaje, narrador testigo o narrador omnisciente.

Personajes

Son las personas, animales o cosas (reales o ficticios) en torno a quienes gira la obra. Pueden ser principales, secundarios o ambientales.

Tiempo

Se divide en: Externo: es la época que recrea. Interno: se refiere a la duración de la trama, de inicio a fin.

Lugar

Espacio físico donde sucede la acción.

Lenguaje

En ocasiones se presentan palabras o frases con un significado diferente del cotidiano, el cual el lector interpreta para comprender lo que el escritor quiso decir. Para ello el autor se vale de figuras literarias. De igual forma, la obra literaria puede presentarse en prosa (forma habitual de expresión) o en verso (expresión sujeta a la métrica, rima y ritmo).

Crea Ejercicio 1 Lee el siguiente texto:

Pueblerina Al volver la cabeza sobre el lado derecho para dormir el último, breve y delgado sueño de la mañana, don Fulgencio tuvo que hacer un gran esfuerzo y empitonó la almohada. Abrió los ojos. Lo que hasta entonces fue una blanda sospecha, se volvió certeza puntiaguda. Con un poderoso movimiento del cuello don Fulgencio levantó la cabeza, y la almohada voló por los aires. Frente al espejo, no pudo ocultarse su admiración, convertido en un soberbio ejemplar de rizado testuz y espléndidas agujas. Profundamente insertados en la frente, los cuernos eran blanquecinos en su base, jaspeados a la mitad, y de un negro aguzado en los extremos. Lo primero que se le ocurrió a don Fulgencio fue ensayarse el sombrero. Contrariado, tuvo que echarlo hacia atrás: eso le daba un aire de cierta fanfarronería. Como tener cuernos no es una razón suficiente para que un hombre metódico interrumpa el curso de sus acciones, don Fulgencio emprendió la tarea de su orna-

to personal, con minucioso esmero, de pies a cabeza. Después de lustrarse los zapatos, don Fulgencio cepilló ligeramente sus cuernos, ya de por sí resplandecientes. Su mujer le sirvió el desayuno con tacto exquisito. Ni un solo gesto de sorpresa, ni la más mínima alusión que pudiera herir al marido noble y pastueño. Apenas si una suave y temerosa mirada revoloteó un instante, como sin atreverse a posar en las afiladas puntas. El beso en la puerta fue como el dardo de la divisa. Y don Fulgencio salió a la calle respingando, dispuesto a arremeter contra su nueva vida. Las gentes lo saludaban como de costumbre, pero al cederle la acera un jovenzuelo, don Fulgencio adivinó un esguince lleno de torería. Y una vieja que volvía de misa le echó una de esas miradas estupendas, insidiosa y desplegada como una larga serpentina. Cuando quiso ir contra ella el ofendido, la lechuza entró en su casa como el diestro detrás de un burladero. Don Fulgencio se dio un golpe contra la

35


1.4

Los modelos de crítica

puerta, cerrada inmediatamente, que le hizo ver estrellas. Lejos de ser una apariencia, los cuernos tenían que ver con la última derivación de su esqueleto. Sintió el choque y la humillación hasta la punta de los pies. Afortunadamente, la profesión de don Fulgencio no sufrió ningún desdoro ni decadencia. Los clientes acudían a él entusiasmados, porque su agresividad se hacía cada vez más patente en el ataque y la defensa. De lejanas tierras venían los litigantes a buscar el patrocinio de un abogado con cuernos. Pero la vida tranquila del pueblo tomó a su alrededor un ritmo agobiante de fiesta brava, llena de broncas y herraderos. Y don Fulgencio embestía a diestro y siniestro, contra todos, por quítame allá esas pajas. A decir verdad, nadie le echaba sus cuernos en cara, nadie se los veía siquiera. Pero todos aprovechaban la menor distracción para ponerle un buen par de banderillas; cuando menos, los más tímidos se conformaban con hacerle unos burlescos y floridos galleos. Algunos caballeros de estirpe medieval no desdeñaban la ocasión de colocar a don Fulgencio un buen puyazo, desde sus engreídas y honorables alturas. Las serenatas del domingo y las fiestas nacionales daban motivo para improvisar ruidosas capeas populares a base de don Fulgencio, que achuchaba, ciego de ira, a los más atrevidos lidiadores. Mareado de verónicas, faroles y revoleras, abrumado con desplantes, muletazos y pases de castigo, don Fulgencio llegó a la hora de la verdad lleno de resabios y peligrosos derrotes, convertido en una bestia feroz. Ya no lo invitaban a ninguna fiesta ni ceremonia pública, y su mujer se quejaba amargamente del aislamiento en que la hacía vivir el mal carácter de su marido.

A fuerza de pinchazos, varas y garapullos, don Fulgencio disfrutaba sangrías cotidianas y pomposas hemorragias dominicales. Pero todos los derrames se le iban hacia dentro, hasta el corazón hinchado de rencor. Su grueso cuello de Miura hacía presentir el instantáneo fin de los pletóricos. Rechoncho y sanguíneo, seguía embistiendo en todas direcciones, incapaz de reposo y de dieta. Y un día que cruzaba la plaza de armas, trotando a la querencia, don Fulgencio se detuvo y levantó la cabeza azorado, al toque de un lejano clarín. El sonido se acercaba, entrando en sus orejas como una tromba ensordecedora. Con los ojos nublados, vio abrirse a su alrededor un coso gigantesco; algo así como un Valle de Josafat lleno de prójimos con trajes de luces. La congestión se hundió luego en su espina dorsal, como una estocada hasta la cruz. Y don Fulgencio rodó patas arriba sin puntilla. A pesar de su profesión, el notorio abogado dejó su testamento en borrador. Allí expresaba, en un sorprendente tono de súplica, la voluntad postrera de que al morir le quitaran los cuernos, ya fuera a serrucho, ya a cincel y martillo. Pero su conmovedora petición se vio traicionada por la diligencia de un carpintero oficioso, que le hizo el regalo de un ataúd especial, provisto de dos vistosos añadidos laterales. Todo el pueblo acompañó a don Fulgencio en el arrastre, conmovido por el recuerdo de su bravura. Y a pesar del apogeo luctuoso de las ofrendas, las exequias y las tocas de la viuda, el entierro tuvo un no sé qué de jocunda y risueña mascarada. Juan José Arreola

Una vez que leíste el texto anterior, te presentamos algunos elementos que te servirán para que realices tu crítica literaria.

Autor

Juan José Arreola Nació el 21 de septiembre de 1918 en Zapotlán el Grande, Jalisco. Fue un escritor autodidacta, estudió teatro en la ciudad de México, en el Instituto Nacional de Bellas Artes. Dirigió diversas publicaciones y entre sus obras se encuentran: Varia invención, Confabulario, La hora de todos, Bestiario y La Feria. Recibió numerosas distinciones, entre ellas el Premio Nacional de Literatura. Falleció el 3 de diciembre de 2001.

Obra

“Pueblerina” es un cuento corto que aparece en el libro Confabulario, publicado en 1953.

Género al que pertenece

Narrativa.

36


1.4

Los modelos de crítica

Escuela o corriente literaria

Literatura mexicana de la Generación del 40. Combina lo real y lo fantástico.

Argumento

Un hombre de repente tiene cuernos y es la mofa de todo el pueblo. Su mal carácter lo priva de convivios ante la queja velada de su mujer. Con una jerga propia de la fiesta brava, Arreola describe los últimos momentos del protagonista.

Discurso

Narrativo.

Narrador

En tercera persona, omnisciente.

Personajes

Don Fulgencio (protagonista y personaje principal), su esposa y la gente del pueblo (personajes secundarios).

Tiempo

En la narración existe una evasión de fechas, pero podemos suponer que lo acontecido sucedió a mediados del siglo XX.

Lugar

De igual modo, no se menciona el lugar, el cual puede ser cualquier pueblo de Hispanoamérica.

Lenguaje

Emplea un lenguaje de un alto valor estético, rico en símbolos e impregnado de un matiz humorístico.

A partir de los elementos antes presentados, selecciona un tema, el cual quieras comentar, y realiza una crítica literaria del cuento “Pueblerina” de Juan José Arreola, usando el siguiente esquema:

▶ Título: Parte de la idea central de la crítica. Se recomienda una frase que exprese el contenido de tu crítica. Ejemplo: “Fantasía y realidad en el cuento Pueblerina, de Juan José Arreola”. ▶ Introducción: Primer párrafo. En esta parte se expone el tema a comentar y que será el fundamento de la crítica literaria. Se recomienda mencionar algunos elementos propios del cuento (datos biográficos, género, discurso, etc.). ▶ Desarrollo: Dos a tres párrafos. Se expresan opiniones argumentadas (se recomienda investigar un poco más acerca del tema central de la crítica). ▶ Conclusión: Último párrafo. Se resume lo tratado en la crítica, se recomienda la obra o bien se resaltan los aspectos negativos, pero siempre justificando el porqué.

hAzlo mejor Investiga los diferentes modelos de crítica y sus características, compáralos: • ¿Qué tienen en común? • ¿En qué son diferentes? • ¿Qué elementos debes tomar en cuenta para realizar tu crítica?

Actividad preintegradora Ejercicio 2 Realicemos una crítica a partir de la comparación de dos textos diferentes. 1. Lee el texto La cena de Alfonso Reyes (Anexo 1). 2. Lee la novela corta Aura de Carlos Fuentes. 3. Compara el contenido de ambos textos. 4. Realiza una crítica de los textos. 5. Revisa la sintaxis, el vocabulario y la ortografía de tu texto. 6. Preséntalo a tu profesor para que lo revise. 7. Integra tu trabajo a tu portafolio de actividades.

37


1.5

El ensayo

1.5

El ensayo

Conocimientos previos Es posible que por lo menos de manera general conozcas la historia de Harry Potter. De acuerdo con lo que conoces, identifica los siguientes elementos: ▶ ¿Cuál es la intención del autor al presentar a los diversos acontecimientos de la vida del protagonista? ▶ ¿Qué sentimientos y emociones son los que se manifiestan con mayor frecuencia? ▶ ¿Cuáles son las situaciones que mejor revelan los sentimientos de los personajes?

Comprensión en acción Características del ensayo El ensayo responde a un propósito, el cual se demuestra a través de diferentes argumentos. Por medio del ensayo, el autor expone su punto de vista acerca de un tema en particular. Para analizar un ensayo conviene plantearse diferentes preguntas: ▶ ¿Qué ideas sugiere el título? ▶ ¿Cuáles son las opiniones que expone? ▶ ¿Cuál es el tono o estilo que utiliza el autor a lo largo del texto? Lee el siguiente texto: Uno podría pensar que ser mexicano es simplemente nacer en un vasto país de cerca de dos millones de kilómetros cuadrados que limita al norte con Estados Unidos y al sur con Guatemala y Belice, de lengua castellana y con población, en su mayoría mestiza, sin embargo, ser mexicano es mucho más que eso, es en parte el dolor de su raza indígena, […] dolor de raza indígena al ser conquistada por los españoles, que impusieron su lengua, su religiosidad y sus miedos, miedo a la muerte, que es una muerte viva, que camina, […] una muerte que es de uno pero es de todos, que reúne a los amigos y a los enemigos, […] porque más allá del amor está la muerte, una muerte cercana, tangible y trasparente a la vez, que saca de las personas sus verdaderos sentimientos, de amor tierno que nos hace creer que un solo beso vuelve a la vida a nuestros muertos, o bien de deseo, deseo carnal. De sentir la mano de alguien a mitad del pecho, muerte cálida, mano cálida que aprieta y sangra a la vez, mano que acaricia los pechos juveniles y manos que repudian los pechos marchitos pero deseosos de ambición, como el de Calixto cuando tomó los veinte pesos de la anciana para después tomar más y más y luego perderlo todo. Una muerte que a su alrededor reunió a un grupo rudo, tosco, oscuro, pardo, con figura y rostros marchitos, con miradas sin brillo, muertos vivientes que son superados por el río, dios del agua,

38

Identificarás las características y tipos de ensayo como expresión del pensamiento.


El ensayo

1.5

dios Tláloc que decide la vida y la muerte, dios que se brinda a borbotones, dador de vida y que otorga a su vez la muerte de ganado, de hombres, de fe. Es el río que como un reptil acecha a sus víctimas, las rodea con su escamoso cuerpo y los embulle, los tritura, los escupe y los retiene a esa tierra, árida, la más de las veces, abundante, las menos, las luchas humanas por el agua, dadora de la vida, lucha eterna que empequeñece a los hombres y los sujeta a una presa y un Sistema, punto de disputa eterna de ricos y pobres, lucha de una Revolución que como el río se tragó a los hombres que recorrieron la vasta superficie de nuestro México para descubrir que la muerte es igual en todas partes, en la vastedad mexicana con sus montañas, sus bosques, sus selvas y en medio de todo el río, río que divide a los hombres, las naciones, las raíces, río que se lo lleva todo, se lleva el pasado de los hombres como Úrsulo, Calixto, Marcela, Cecilia, Adán, el cura, y su pasado se pierde en el rugir de esa bestia que es el río que los abraza como figuras oscuras, de pasado oscuro que se unen para siempre en la muerte. Stephany Rossano (Ensayo ganador del concurso Qué significa ser mexicano, en el marco del centenario de la muerte de José Revueltas)

¿Cuál es el planteamiento que presenta?

¿Cuáles son las opiniones que presenta?

Ser mexicano es en parte el dolor de su raza indígena, al ser conquistada por los españoles, que impusieron su lengua, su religiosidad y sus miedos. Más allá del amor está la muerte, una muerte cercana, tangible y trasparente a la vez, que saca de las personas sus verdaderos sentimientos. La muerte es igual en todas partes.

¿Cuál es el tono o estilo a lo largo del texto?

¿Cuál es la postura del autor de acuerdo al tema de la muerte?

El ensayo es un escrito en prosa de extensión variable en el cual el autor expresa sus ideas libremente sobre un tema. Permite exponer un determinado punto de vista, ya sea crítico o reflexivo, a través de argumentos a modo de prueba, mostrando un razonamiento lógico, capturando la atención del lector y guiándolo por los senderos escogidos por el autor, ya sea para demostrar un punto de vista, defendiendo una idea o bien, rechazándola, revelando con ello cierta subjetividad. Es válido, incluso recomendable, usar expresiones metafóricas y otros recursos literarios. Si bien el ensayo ha cobrado importancia recientemente debido a su circulación en los medios masivos de comunicación, pueden encontrarse sus orí-

39


1.5

El ensayo

genes en los tratados filosóficos de Platón y, posteriormente, en las meditaciones de Marco Aurelio. En el siglo XVI, lo reinventó Michel de Montaigne y desde entonces lo han cultivado escritores de distintas épocas, lugares y estilos. Establecer los tipos de ensayos no es tarea fácil, pues debido a su libertad temática pueden ser filosóficos, literarios, científicos, religiosos... Por lo anterior no se puede establecer una clasificación fija considerando únicamente el tema.

Análisis de ensayos literarios

En el análisis de ensayos literarios conviene identificar los elementos de fondo y de forma:

Elementos de fondo a. Identificar el tema del ensayo. b. Determinar la tesis o idea central. c. Localizar ideas secundarias o de apoyo. d. Identificar el método de presentación de las ideas (expositivo o argumentativo). e. Argumentos empleados. f. ¿Emplea tesis y antítesis como recurso para dar fuerza a las ideas? g. ¿Cuál es el tono empleado a lo largo del texto? h. ¿Cuál es el mensaje que presenta? Elementos de forma a. ¿Qué tipo de lenguaje emplea en el desarrollo del ensayo? ¿Mantiene un lenguaje formal, cotidiano, etc.? ¿El ensayo está realizado en primera o en tercera persona? b. ¿Hace uso de figuras literarias para dar fuerza a la expresión? c. ¿Mantiene unidad discursiva a lo largo del texto? Lee con atención:

Incomodidad prudente Dijeron que todos estaban de acuerdo y que así eran las cosas. Yo mismo me alegré mucho tomando de buena gana, como un cazador, la presa cobrada. Pero en seguida, y no sé bien de dónde, me vino una extraña sospecha de que no era verdad todo aquello…

Platón

En el diálogo “Lisis” de Platón, un grupo de comensales buscan comprender qué es la amistad. En un momento muy avanzado del diálogo, después de que todos los interlocutores han intervenido, discutido los puntos débiles, expuesto y rectificado los errores, se cree haber alcanzado un punto culmen del encuentro en el que todos están de acuerdo con la definición y las características de la amistad, y es en este instante cuando Sócrates opina que hay conceptos importantes que no se han

40


1.5

El ensayo

considerado, con lo cual aquella creencia, en la que todos imaginaron que ya estaban de acuerdo, resultaba insostenible. En otro fragmento del mismo diálogo, Sócrates distingue tres tipos de inteligencias: aquellos que ya saben y no quieren saber, aquellos que están tan llenos de ignorancia que muy poco interés tienen en saber y un tercer tipo que corresponde a aquellos que se reconocen ignorantes pero que se dan cuenta de que “no saben lo que no saben”, y son estos últimos los que buscan el conocimiento. Probablemente sea esta una de las maneras en las que se describe con gran claridad lo que distingue a una actitud filosófica: darse cuenta de que no se sabe y, porque no se sabe, se busca saber. Una primera aproximación nos lleva a reconocer la actitud filosófica como humana, humilde y recomendable, pero analizándola con más detalle parece presentarse en el mundo real con características opuestas a las señaladas; esto es: poco común entre los humanos, soberbia y digna de ser erradicada. Imaginemos a un Sócrates en una junta de vecinos que se reúnen para acordar las reglas de una buena convivencia del vecindario. Todos acuerdan que no harán ruido después de las 10 de la noche, barrerán sus banquetas todas las mañanas y asistirán a todas las asambleas. Cuando todos parecen estar de acuerdo, nuestro Sócrates moderno pide la palabra y afirma: “Si buscamos una buena convivencia en el vecindario suponemos que esperamos que los vecinos vivamos cómodamente, pero ¿estas reglas son suficientes para garantizar la buena convivencia?, ¿podemos sentirnos cómodos en un vecindario que nos impone reglas sobre la manera en que debemos de comportarnos?, ¿no sería más conveniente que primero definamos lo que entendemos por ‘buena convivencia’?”. No me queda la menor duda de que nuestro Sócrates imaginario sería ignorado por el resto de los vecinos y en la medida de lo posible se le otorgaría el privilegio de estar excluido del tercer acuerdo: “Asistir a todas las asambleas”. En anteriores entregas había propuesto entender a la filosofía como análisis de creencias (La gaceta, 643), y esta simple actividad, si consideramos sus implicaciones con detenimiento, así como puede traer consigo importantes ventajas para comprender las formas de convivencia, el conocimiento o la conducta humana, puede resultar sumamente incómoda para aquellos que ya creen saberlo todo acerca de las formas de convivencia, los saberes o la

manera en que debemos comportarnos. Del mismo modo resultaría muy aburrido para aquellos que se interesan poco o nada por comprender los fundamentos de estas imprescindibles nociones. Los “absolutamente sabios” evitarán que dichas actitudes cuestionen las bases de los saberes que tantos esfuerzos les ha llevado para consolidar esas formas únicas de concebir la realidad, mientras que los segundos simplemente verán como una pérdida de tiempo ocuparse de asuntos que ni les darán de comer ni verán en ello una alternativa para dejar de entretenerse con su Xbox, la tele o el celular. Ejemplificando lo anterior, el profesor que cree saberlo todo consideraría como impertinente al estudiante que osara cuestionar sus lecciones, el cura acusaría de impío a quienes pretendieran refutar sus sermones, los gobernantes señalarían de antipatriotas a aquellos que pretendieran oponerse a las reformas con que se impulsa el “desarrollo nacional” y la junta vecinal catalogaría de imprudente y poco solidario a nuestro Sócrates imaginario. Pero volviendo al Sócrates platónico, podemos darnos cuenta, por el breve fragmento que hemos señalado, que su actitud no es la de un impertinente improvisado, ya que antes había seguido detalle a detalle todo el proceso del diálogo (“Dijeron que todos estaban de acuerdo y que así eran las cosas. Yo mismo me alegré mucho tomando de buena gana, como un cazador, la presa cobrada”). Esta posición nos presenta al ignorante buscador como un sujeto prudente ante el cuestionamiento de las creencias, como un buscador que antes se ha enterado de los razonamientos sobre los que se fundamenta una creencia antes de emprender la guillotina del interrogatorio. Por lo anterior, sí resulta impertinente cuestionar las lecciones del profesor, los sermones del cura o las reformas gubernamentales si se desconocen las razones con que se han construido dichos tópicos. El filósofo en su búsqueda puede incomodar a quienes creen que han construido una base segura que inspira la acción o el conocimiento, pero al mismo tiempo sería una necedad pretender cuestionar asuntos sobre los que se desconocen sus fundamentos, de ahí que, como decía Heráclito: “Es menester que los amantes de la sabiduría estén mucho y bien instruidos en multitud de cosas”. Cuauhtémoc Mayorga Madrigal, La gaceta de la Universidad de Guadalajara

41


1.5

El ensayo

Crea Después de haber leído el ensayo anterior, subraya la respuesta que consideres correcta. 1. ¿A qué tipo de ensayo corresponde? a) Literario b) Expositivo c) Argumentativo d) Histórico

2. ¿En qué personaje histórico se centra el ensayo? a) Platón b) Aristófanes c) Heráclito d) Sócrates

3. ¿Qué aspecto critica el autor en el primer párrafo? a) b) c) d)

La ignorancia La sabiduría La amistad La prudencia

4. ¿Qué valor le otorga el autor a la ignorancia? a) Positivo b) Negativo c) Improbable d) Imparcial

5. ¿Por qué supone el autor que Sócrates sería ignorado en una junta de vecinos que establece reglas para la “buena convivencia”? a) b) c) d)

Porque asiste a todas las asambleas Porque es una persona conflictiva Porque considera que sus vecinos son muy soberbios Porque cuestiona los supuestos saberes de los vecinos

6. ¿Cuál es el propósito de los filósofos según el texto anterior? a) b) c) d)

42

Buscar la verdad de las cosas, del mundo y las ideas Incomodar a los demás preguntando el porqué de las cosas Buscar los razonamientos en que se fundamenta una creencia Ser prudente con los saberes del profesor, el cura y los gobernantes

hAzlo mejor 1. Investiga los diferentes tipos de ensayo y en equipo compara sus características; anótalas en un cuadro comparativo. 2. En equipo selecciona un ensayo sobre un tema que te interese; tanto en textos como en diferentes sitios de internet puedes encontrar interesantes ensayos. 3. Lee el ensayo detenidamente. 4. Identifica los elementos que lo componen. 5. Realiza un análisis de la forma y el fondo. 6. Expón tu análisis ante tus compañeros.


Locuciones latinas

1.6

1.6

Locuciones latinas

Conocimientos previos Reconocerás las locuciones latinas de acuerdo a su uso y significado en textos variados. Contesta las siguientes preguntas:

Pregunta

Respuesta

¿Qué significa RIP en algunas lápidas?

¿Qué debes enviar cuando te piden tu curriculum vitae?

¿De dónde procede las abreviaturas A.M. y P.M?

Comprensión en acción Significado y uso de las locuciones latinas El español es una lengua romance o neolatina, esto quiere decir que evolucionó del latín, la lengua hablada por los romanos, quienes formaron un extenso imperio que comprendía Europa occidental, el norte de África y el Cercano Oriente. A través de su empresa conquistadora, impusieron su forma de gobierno, sus costumbres y su idioma. Actualmente, en nuestro idioma se encuentran todavía frases que emplearon los romanos y que conocemos como locuciones latinas, es decir, frases fijas que empleamos en alguna situación específica y cuyo significado se debe conocer para entenderlas cuando se leen o se escuchan.

43


1.6

Locuciones latinas

El triunfo de los tablets: el software diseñado ex profeso Hoy en día todo el mundo conoce la palabra tablet, aparatos que ha popularizado Apple con su iPad, y en menor medida otras marcas como Samsung y BlackBerry. Pero estas máquinas, ni las inventó Apple, mal que le pese, ni aparecieron por arte de magia el año pasado. Tablet como tal, y convertibles, aparecieron por el año 2001, junto con el término “Microsoft Tablet PC”, que la marca popularizo e hizo como suyo al sacar un sistema operativo (versión del popular XP) diseñado para estos nuevos ordenadores. Pero a pesar de múltiples sistemas operativos para tablets (XP tablet edition, Slackware o Meego en Linux, Android, Chrome OS, o WebOs), no fue hasta que Apple comenzó con su iPad a hacer programas solo para iPad, y para usar en un iPad, lo que hizo que la revolución llegara (junto con el fácil manejo con los dedos de los mismos). Firefox también opta por diseñar para plataformas específicas, y anuncia no una adaptación, sino una versión completamente nueva para estos dispositivos. http://blog.grupotecnoideas.es/?p=241

¿Cuál es el significado que se le atribuye a la expresión ex profeso de acuerdo al contexto?

Muchas locuciones latinas forman parte de la herencia literaria de los escritores clásicos latinos, como Virgilio, Ovidio, Cicerón, Séneca, por mencionar algunos, y se emplean principalmente en cuestiones profesionales como el derecho, la literatura, la investigación científica, por ejemplo. Algunas de las más usadas son: ▶ Ab intestato. ‘Sin testamento’; término legal que se utiliza para designar a aquellas personas que poseen bienes materiales y no dejaron constancia escrita sobre su reparto o disposición. ▶ Alma mater. Dícese de la escuela de formación superior, la cual infunde los valores e ideales que guían a la persona toda su vida. ▶ A posteriori. ‘Lo que viene después’; frase utilizada después de conocer los hechos o resultados de un fenómeno y se buscan sus causas. Aplícase con mayor frecuencia en la investigación científica. ▶ A priori. ‘Por lo anterior’; frase utilizada antes de conocer los hechos o resultados de un fenómeno. Se aplica con mayor frecuencia en la investigación científica. ▶ Curriculum vitae. Escrito que contiene los principales datos acerca de la vida de un individuo, así como de sus referencias laborales. ▶ Et caetera. ‘Y lo demás’; frase utilizada para indicar que existen otros elementos que no es necesario mencionarlos. Es el etcétera en castellano y se abrevia etc.

44


Locuciones latinas

1.6

▶ Ex abrupto. De forma brusca. Se refiere a la actitud poco razonada de hablar de las personas. ▶ Ex profeso. Con el propósito exacto. Está frase se emplea cuando un lugar u objeto está destinado para cierto fin. ▶ Grosso modo. ‘De forma imperfecta o no terminada’; se dice, por ejemplo, de una un proyecto que se presenta a grandes rasgos, sin tener en cuenta los detalles. ▶ Habeas corpus. Término legal que se refiere al derecho del acusado de ser presentado ante los jueces de manera inmediata para conocer el objeto de su detención. ▶ In situ. ‘En el mismo sitio’; frase empleada para indicar que la información pertenece a la misma fuente. ▶ Ipso facto. ‘Por el hecho mismo’; esta frase se usa cuando una persona es sorprendida trasgrediendo las normas morales o legales en el justo momento de cometer la infracción, o bien, simplemente se aplica para señalar una situación que ocurre en un momento dado. ▶ Modus vivendi. ‘Forma de vida’; actividad que desempeña una persona para ganarse la vida. Arreglo entre dos partes. ▶ Requiescat in pace. ‘Descanse en paz’; estas palabras se emplean para desearle paz a alguien que acaba de fallecer. ▶ Sui generis. ‘De su propia especie’; esta expresión quiere decir que algo o alguien es muy particular. ▶ Vox populi, vox dei. ‘La voz del pueblo es la voz de Dios’; esta frase significa que la opinión pública es muy importante.

Crea Escribe la locución latina que corresponde en cada una de las siguientes expresiones.

Situación

Opciones

Aunque haya sido detenido, por el debe presentarse una acusación o dejarlo en libertad.

a) b) c) d)

Ipso facto Currículum vitae Habeas corpus Vox populi, vox dei

En vida dejó un legado de servicio al prójimo y una actitud altruista, que .

a) b) c) d)

Requiescat in pace Ex profeso In situ Ad intestato

La Universidad de Guadalajara me dio valores de libertad y compromiso social, por eso la considero mi

a) b) c) d)

Sui generis Alma mater Ex profeso Modus vivendi

La teoría heliocéntrica se considera como lógica una vez que se lee a Copérnico y Kepler.

a) b) c) d)

A priori A posteriori In situ Ut supra

45


1.6

Locuciones latinas

Situación

Opciones

Luis Pasteur consideró que seres diminutos causaban las enfermedades.

a) b) c) d)

Ut infra A supra A posteriori A priori

En muchas oficinas e instituciones solicitan el para conocer los antecedentes laborales.

a) b) c) d)

Ipso facto Vox populi Modus vivendi Curriculum vitae

El delincuente fue encontrado entró para robar los artículos de valor.

a) b) c) d)

Grosso modo Modus vivendi Ipso facto Habeas corpus

Los familiares luchan por la herencia debido a que el señor Flores murió .

a) b) c) d)

Ipso facto Ad intestato Habeas corpus Sui generis

El profesor cometió un cuando le grito sin motivo a ese alumno.

a) b) c) d)

Ipso facto Ad intestato Ex profeso Ex abrupto

Muchos políticos buscan ganarse a las masas con despensas y otros regalos, pues saben que .

a) b) c) d)

Vox populi, vox dei Ex abrupto Ex profeso A priori

46

en la vivienda que


1.1

La opinión

Producto integrador parcial En equipo selecciona un tema de interés ya sea social, cultural, científico, político o de otro tipo. 1. Realiza una investigación en diferentes medios de acuerdo con el tema. 2. Elabora un comentario crítico. 3. Documenta tu investigación adecuadamente y emplea las locuciones latinas necesarias en tu texto. 4. Selecciona un formato para la presentación de tu comentario: video, grabación, blog o sitio web. 5. Antes de colocar tu trabajo en un formato virtual, preséntalo a tu maestro para que lo revise y corrija si es necesario. 6. Entrega a tu profesor el formato empleado para la realización del trabajo o el enlace electrónico al mismo.

hAzlo mejor Investiga las locuciones latinas más utilizadas para la elaboración de trabajos académicos, y sus aplicaciones en la redacción.

Tabla de evaluación Criterios de evaluación

Parcialmente

No

Identifico la diferencia entre la crítica y la opinión y la tomo en cuenta cuando necesito comentar sobre un tema. Identifico los diferentes tipos de crítica. Comprendo que cada modelo de crítica es diferente y la analizo de acuerdo a sus características e intención comunicativa. Uso la ruta identificar-interpretar-valorar para analizar y comprender un ensayo. Redacto de manera formal cuando la ocasión lo amerita, con un lenguaje denotativo y coherencia en las ideas. Identifico y aplico adecuadamente las locuciones latinas en la redacción de trabajos académicos. Empleo materiales apropiados para el tema y al tipo de información que quiero comentar.

47


2 unidad de competencia

Propuesta

Competencia específica

Valora la expresión coherente, oral y escrita del pensamiento lógico-racional a través de la construcción de ideas explicitas e implícitas de los textos y sus contextos, para satisfacer sus propósitos comunicativos en el marco de la diversa tipología textual.


Objetivos de aprendizaje • Estructurar hipótesis como base para argumentar los pensamientos. • Reconocer que cada palabra que emitimos responde a un propósito comunicativo y propicia una respuesta en quien la escucha. • Aplicar las características, tipo y clasificación de los párrafos en la realización de textos precisos, coherentes y creativos.

• Contrastar diferentes modos de citar o referenciar y aplicar el estilo de citación adecuado para cada situación. • Desarrollar textos con características de ensayo, de acuerdo con determinados juicios y propósitos de argumentación e intención.


2.1

La hipótesis

2.1

La hipótesis

Conocimientos previos En equipo revisa el siguiente caso y discute las preguntas que se plantean. Un niño de 10 años acude periódicamente a jugar futbol con sus compañeros de equipo en club comunitario local. Su madre lo acompaña siempre. Habla poco y cuando le cuestionan sobre algo de lo que no quiere hablar solamente se retira del lugar. En el último mes el entrenador lo ha notado cada vez más callado, más temeroso, incluso podría decirse que siempre está nervioso, sin embargo cuando juega todo eso desaparece. Además, cada semana parece mejorar su nivel como jugador, aunque habla cada vez menos con su madre. Incluso han dejado de hacer contacto visual. Llegan en silencio y se van de la misma forma. Ninguno de los dos habla con otras personas, parecen, de hecho, un tanto temerosos de lo que pasa a su alrededor.

Estructurarás hipótesis como base para argumentar tus pensamientos.

a) ¿Cuáles son las causas de ese extraño comportamiento del niño? b) ¿Crees que hay una relación directa entre el comportamiento del niño y su mejora como futbolista? c) ¿Cuál es la razón por la cual el papá no lo acompaña a los partidos de futbol? d) ¿Por qué el niño no responde a las preguntas que se le plantean? e) ¿Cómo piensas que es la relación del niño y la madre en la vida diaria? f) ¿En el último mes los partidos de futbol han sido más intensos? g) ¿El niño emplea equipo de seguridad apropiado para el deporte que practica?

Comprensión en acción La suposición como recurso En muchas ocasiones observamos algún fenómeno que nos llama la atención y con frecuencia suponemos el origen que lo causa. Es muy probable que esta suposición que empleamos para explicar dicho fenómeno no sea la correcta, pero a nuestro juicio parece verosímil y, a grandes rasgos, funciona en nuestro sistema de pensamiento. Sin embargo, para comprobar lo que hemos dicho o pensado, realmente se requiere de un proceso de investigación con cierto rigor científico para considerar a nuestra suposición como verdadera. Por lo anterior, podemos considerar ciertas recomendaciones para elaborar una hipótesis ya sea para explicar un fenómeno cotidiano o un suceso de interés.

50

El formular una hipótesis no debe resultar complicado, pues con frecuencia las observaciones realizadas responden a nuestras percepciones sensoriales, a nuestro criterio y nuestros valores. La observación y la reflexión juegan un papel primordial en la elaboración de juicios y razonamientos antes de realizar una actividad intelectual, ya sea la redacción de textos argumentativos, expositivos, descriptivos o bien, una investigación bibliográfica o de campo. Las hipótesis nos guían para elaborar los argumentos que puedan probar o explicar aquello que nos hemos formulado a modo de aseveraciones o proposiciones. Es común que construyamos hipótesis en nuestra vida cotidiana y posteriormente inda-


2.1

La hipótesis

guemos o investiguemos para tener una información más amplia, de esta forma desechamos o continuamos con nuestra proposición. Es importante considerar que las hipótesis no necesariamente son verdaderas o falsas, sino que plantean una posibilidad, es decir, establecen una explicación plausible de los hechos que nos interesan. Ejemplos: ▶ Las personas del campo tienen más hijos. ▶ Las mujeres tienen mayor inclinación a las artes. ▶ Los hombres prefieren a las mujeres rubias. ▶ Las personas obesas son más propensas a sufrir infartos. Estas proposiciones pueden ser falsas o no, pero dan pie a la reflexión, discusión e investigación ya sea para refutar o para comprobar su validez. Las hipótesis están relacionadas con alguna problemática que se desea develar, ya sea a través de juicios razonados y reflexivos o bien, a través de la investigación y la experimentación. La profundidad de la investigación dependerá del grado de objetividad que se desea lograr, puede ser desde una simple documentación que apoye nuestras aseveraciones, hasta una investigación científica. La redacción de la hipótesis debe hacerse mediante una proposición con carácter afirmativo, además de buscar ser lo más preciso en la expresión para evitar la ambigüedad o confusiones. Y por último, hay que delimitar nuestro objetivo para que no sea demasiado extenso o se pierda en la investigación.

¡AH! entonces así era Punto suspensivos Se utilizan cuando se deja incompleto el sentido de la oración. Ejemplo: Teresa de pronto se encontró sola y rodeada de hombres… Para indicar que había un texto previo al que se escribe de manera textual: … las lunas de Marte recibieron los nombres de Deimos y Fobos. Cuando se conoce la continuación de un escrito: Ya sabes, quien se junta con lobos… ¿Qué otros usos de los puntos suspensivos conoces?

Crea Observa las siguientes imágenes y en equipo plantea una hipótesis en torno a cada una de ellas:

Imagen

Caso

Hipótesis

51


2.1

La hipótesis

Imagen

Caso

Hipótesis

Lee el siguiente texto:

Una voz en la fuga cósmica Toda la vida en la Tierra está estrechamente relacionada. Tomemos una química orgánica común y una herencia evolutiva común. Como consecuencia de esto nuestros biólogos se ven profundamente limitados. Estudian un tipo único de biología, un tema solitario en la música de la vida. ¿Es este tono agudo y débil la única voz en miles de años luz? ¿O es más bien una especie de fuga cósmica, con temas y contrapuntos, disonancias y armonías, con mil millones de voces distintas tocando la música de la vida en

52

y ese, ¿quién es? Carl Sagan (1934-1996). Astrónomo estadounidense. Fue capaz de poner en términos sencillos los aspectos más complicados de la ciencia, de esa manera la hizo asequible a la generalidad de las personas. Su serie Cosmos ofrece a propios y extraños explicaciones sencillas en torno a diferentes aspectos de la ciencia.


2.1

La hipótesis

la galaxia? Permitid que cuente una historia sobre una pequeña frase sobre la música de la vida sobre la Tierra. En el año 1185 el emperador del Japón era un niño de siete años llamado Antoku. Era el jefe nominal del clan de los samuráis llamados los Genji. Cada clan afirmaba poseer derechos ancestrales superiores al trono imperial. El encuentro naval decisivo, con el emperador a bordo, ocurrió en Danno-ura en el mar interior del Japón el 24 de abril de 1185. Los Heike fueron superados en número y en táctica. Muchos murieron a manos del enemigo. Los supervivientes se lanzaron en gran número al mar y se ahogaron. La dama Nii, abuela del emperador, decidió que ni ella ni Antoku tenían que caer en manos del enemigo. La historia de los Heike cuenta lo que sucedió después: El emperador había cumplido aquel año siete años de edad, pero parecía mucho mayor. Era tan hermoso que parecía emitir un resplandor brillante y su pelo largo y negro le colgaba suelto sobre la espalda. Con una mirada de sorpresa y ansiedad en su rostro preguntó a la dama Nii:

—¿Dónde vas a llevarme? Ella miró al joven soberano mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas y… lo consoló, atando su largo cabello en su vestido de color de paloma. Cegado por las lágrimas el niño soberano juntó sus bellas manitas. Se puso primero cara al Este para despedirse del dios de Ise y luego cara al Oeste para repetir el Nembutsu (una oración al Buda Amida). La dama Niilo lo agarró fuertemente en sus brazos y mientras decía “en las profundidades del océano está nuestro capitolio”, se hundió finalmente con él debajo de las olas.

Toda la flota Heike quedó destruida. Solo sobrevivieron cuarenta y tres mujeres. Estas damas de honor de la corte imperial fueron obligadas a vender flores y otros favores a los pescadores cercanos al escenario de la batalla. Los Heike desaparecieron casi totalmente de la historia. Pero un grupo formado por la chusma de antiguas damas de honor y su descendencia entre los pescadores fundó un festival para conmemorar la batalla. Se celebra hasta hoy el 24 de abril de cada año. Los pescadores descendientes de los Heike visten de cáñamo con tocado negro y desfilan hasta el santuario de Akama que contiene el mausoleo del emperador ahogado. Allí asisten a una representación de los acontecimientos que siguieron a la batalla de Danno-ura.

Durante siglos la gente imaginó que podía distinguir ejércitos fantasmales de samuráis esforzándose vanamente en achicar el mar para lavarlo de sangre y eliminar su humillación. Los pescadores dicen que los samuráis Heike se pasean todavía por los fondos del mar Interior, en forma de cangrejos. Se pueden encontrar en este mar, cangrejos con curiosas señales en sus dorsos, formas e indentaciones que se parecen asombrosamente al rostro de un samurái. Cuando se pesca un cangrejo de estos no se come sino que se devuelve al mar para conmemorar los tristes acontecimientos de Danno-ura. Este proceso plantea un hermoso problema. ¿Cómo se consigue que el rostro de un guerrero quede grabado en el caparazón de un cangrejo? La respuesta parece ser que fueron los hombres quienes hicieron la cara. Las formas en los caparazones de los cangrejos son heredadas. Pero entre los cangrejos, como entre las personas, hay muchas líneas hereditarias diferentes. Supongamos que entre los antepasados lejanos de este cangrejo surgiera casualmente uno con una forma que pareciera, aunque fuera ligeramente, un rostro humano. Incluso antes de la batalla de Danno-ura los pescadores pueden haber sentido escrúpulos por comer un cangrejo así. Al devolverlo al mar pusieron en marcha un proceso evolutivo. Si eres cangrejo y tu caparazón es corriente, los hombres te comerán. Tu linaje dejará pocos descendientes. Si tu caparazón se parece un poco a una cara, te echarán de nuevo al mar. Podrás dejar más descendientes. Los cangrejos tenían un valor considerable invertido en las formas grabadas en sus caparazones. A medida que pasaban las generaciones tanto de cangrejos como de pescadores, los cangrejos cuyas formas se parecían más a una cara de samurái sobrevivían preferentemente, hasta que al final se obtuvo no ya una cara humana, no solo una cara japonesa, sino el rostro de un samurái feroz y enfadado. Todo esto no tiene nada que ver con lo que los cangrejos desean. La selección viene impuesta desde el exterior. Cuando uno se parece a un samurái mejores son sus posibilidades de sobrevivir. Al final se obtiene una gran abundancia de cangrejos samurái. Carl Sagan, Cosmos

53


2.1

La hipótesis

De acuerdo a la lectura: 1. ¿Qué hipótesis respecto a las razones que repercutieron en la reproducción de los cangrejos se plantearon los pescadores?

2. ¿Qué relación hay entre la evolución genética y la forma del caparazón de los cangrejos?

3. ¿De qué manera el comportamiento humano determina la evolución de las especies?

4. ¿Cuál es la finalidad del uso de los puntos suspensivos en la frase: “Ella miró al joven soberano mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas y… lo consoló, atando su largo cabello en su vestido de color de paloma.”?

5. ¿Qué hipótesis puedes identificar en el contexto de la historia?

54

hAzlo mejor Investiga de qué manera la hipótesis puede ser fundamentada para dar soporte y validez a los argumentos que presentarías en distintas situaciones. Discute con tus compañeros acerca de problemas o situaciones cotidianas que se presentan: • ¿Cuáles son sus causas? • ¿Cómo afectan el entorno en el que se desarrollan? • ¿Cómo pueden ser modificadas para que se lleven a cabo de una mera positiva?

para saber más... Las doce tablas de la sociedad romana admitían el sacrificio de los infantes si estos presentaban deformaciones corporales, mientras que en algunas civilizaciones americanas la deformación a través del alargamiento del cráneo del infante se realizaba de manera ritual. Durante el siglo pasado, la tribu Kayan o Karenni, una minoría étnica tibeto-birmana, elongaba de manera artificial a través de anillos de latón el cuello de las niñas, y en China, los pies pequeños eran una muestra inequívoca de belleza, por lo que deformaban los pies de las niñas constriñéndolos para evitar su crecimiento y desarrollo normal.


2.2

Los actos de habla: locutivos, ilocutivos y perlocutivos

Los actos de habla: locutivos, ilocutivos y perlocutivoS

2.2

Conocimientos previos Imagina que requieres conseguir un material importante para la realización de una tarea, sabes que tu amigo lo tiene pero es renuente a prestarlo, ¿cómo podrías convencerlo para ayudarte? En el lenguaje oral, ¿cómo cambia el sentido de las palabras cuando modificas el tono de voz o las expresiones faciales y corporales?

Reconocerás que cada palabra que emitimos responde a un propósito comunicativo y propicia una respuesta en quien la escucha.

Comprensión en acción Tres por uno: locución, intención y reacción La comunicación es una práctica común entre las personas, las cuales expresan sus ideas y sentimientos a través de la lengua, es decir, el conjunto de signos lingüísticos propio de un grupo social, ya sea de forma oral o escrita. Para establecer comunicación entre dos o más personas es necesaria la existencia de un locutor, es decir, el emisor o hablante quien expresa sus ideas y sentimientos, y el interlocutor, quien es el oyente o receptor, es decir, la persona que escucha o recibe el mensaje. Estos papeles o roles se intercambian constantemente en el circuito del habla. En el proceso de la comunicación hay un intercambio entre el locutor o hablante y el interlocutor u oyente a través de los actos del habla, que caracterizan el uso natural de la lengua atendiendo al mensaje y a determinadas reacciones de quien lo recibe. Estos actos del habla se realizan simultáneamente al emitir un mensaje, y John Langshaw Austin los clasificó como: locutivos, ilocutivos y perlocutivos. Locutivo Es el acto mismo del habla como consecuencia explícita e inteligible de elementos lingüísticos. Se constituye de las palabras y frases que conforman el mensaje, ya sea de forma oral o escrita.

Ilocutivo Acto que contiene la intención comunicativa, y puede presentarse a modo de aseveración, pregunta, orden, súplica, etc., cuando se emite una locución.

Perlocutivo Es el acto por el que el hablante pretende, mediante una locución o enunciado, alcanzar un determinado fin práctico, es decir, el efecto que se produce en el interlocutor, quien presenta una actitud o postura ante aquello que se dice.

55


2.2

Los actos de habla: locutivos, ilocutivos y perlocutivos

Observa el siguiente ejemplo:

¡Hola! Te veo muy bien

En este ejemplo podemos observar que la mujer emite un mensaje (acto locutivo) que al mismo tiempo es una exclamación, la cual denota una emoción (acto ilocutivo), y finalmente la expresión de alegría del interlocutor (acto perlocutivo). Los actos ilocutivos o actos de habla responden a intenciones premeditadas, para lo cual se requiere un proceso de razonamiento. Los actos locutivos y los perlocutivos van de la mano, pues los actos perlocutivos responden a los efectos que el enunciado provoca en el receptor. Imagina la siguiente situación: —Claudia, ¿me prestas tu blusa amarilla de manga larga? —Sí, pero no la vayas a manchar… porque me la repones. —Te prometo que te la cuido mucho. No sé qué pasó con mi blusa blanca, no la encuentro por ningún lado y no tengo tiempo de buscarla.

Los diálogos que sostenemos de manera cotidiana responden en buena parte de las ocasiones a microactos de lenguaje a través de los cuales enlazamos diferentes acciones comunicativas. —Claudia, ¿me prestas tu blusa amarilla de manga larga? (pedir). —Sí, (aceptar) pero no la vayas a manchar… porque me la repones (advertir). —Te prometo que te la cuido mucho (prometer). No sé qué pasó con mi blusa blanca, no la encuentro por ningún lado y no tengo tiempo de buscarla (excusar).

Crea En parejas, escriban un relato (real o ficticio) de aproximadamente 400 palabras en el que aparezcan por lo menos 6 actos de habla distintos. Al final del texto agreguen un sencillo esquema en el que identifiquen cada acto de habla y el tipo al que pertenece.

56

¡Gracias! La verdad me siento de increíble

para saber más... Los actos de habla pueden llevarse a cabo de formas variadas: hablando, leyendo, escribiendo e incluso escuchando, y responden a situaciones comunicativas específicas.


El párrafo

2.3

2.3

El párrafo

Conocimientos previos Como estudiante con frecuencia redactas diferentes tipos de textos para comunicarte, ya sea en escritos formales como los trabajos académicos, o por medio de las redes sociales. ¿Qué tomas en cuenta al momento de escribir un párrafo?

Aplicarás las características, tipo y clasificación de los párrafos en la realización de textos precisos, coherentes y creativos.

Comprensión en acción Construcción y distintas clasificaciones de los párrafos Los párrafos responden a la conjunción de diversas oraciones enlazadas mediante nexos y marcadores textuales, que contribuyen a dar coherencia, cohesión y, por lo tanto, claridad a las ideas. El párrafo es parte fundamental de los textos escritos. Se trata de un bloque de palabras organizadas en enunciados que generalmente trata sobre la misma idea o unidad significativa; en su conjunto facilitan el sentido de lo que se quiere decir. Se distingue porque comienza con mayúscula y termina con punto y aparte. Es de suma importancia que los párrafos posean coherencia y que cada palabra y enunciado esté organizado sintácticamente, es decir, que cada palabra se una con otra en una secuencia lógica de acuerdo con el sentido que pretende el autor. Se debe tener en cuenta que todo escrito o texto está conformado por una estructura interna, por ejemplo: introducción, desarrollo y conclusión.

Esto nos da una primera idea: que cada parte estructural del texto podría escribirse en un párrafo diferente. Sin embargo, conocer cuándo debemos cambiar de párrafo no es tarea simple, por lo que se deben tomar en cuenta algunas consideraciones: ▶ Agrupar los enunciados que tengan el mismo sentido. ▶ Verificar la coherencia del texto. ▶ Tener en cuenta si se trata de un mismo tema o de distintos temas. ▶ Estructurar nuestro escrito de acuerdo a la progresión de ideas. ▶ No entremezclar párrafos cortos con largos sin razón. ▶ Evitar la confusión, repeticiones, ideas incoherentes o párrafos que se apelmacen porque el escritor de pronto recordó algo que no había dicho y lo quiere plasmar de repente.

El siguiente texto está desordenado. Escribe un número a cada párrafo de acuerdo a un orden lógico para que tenga sentido:

La mosca que soñaba que era un águila Augusto Monterroso

Pero cuando volvía en sí lamentaba con toda el alma no ser un Águila para remontar montañas, y se sentía tristísima de ser una Mosca, y por eso volaba tanto, y estaba tan inquieta, y daba tantas vueltas, hasta que lentamente, por la noche, volvía a poner las sienes en la almohada.

57


2.3

El párrafo

Había una vez una Mosca que todas las noches soñaba que era un Águila y que se encontraba volando por los Alpes y por los Andes. En realidad no quería andar en las grandes alturas o en los espacios libres, ni mucho menos. En los primeros momentos esto la volvía loca de felicidad; pero pasado un tiempo le causaba una sensación de angustia, pues hallaba las alas demasiado grandes, el cuerpo demasiado pesado, el pico demasiado duro y las garras demasiado fuertes; bueno, que todo ese gran aparato le impedía posarse a gusto sobre los ricos pasteles o sobre las inmundicias humanas, así como sufrir a conciencia dándose topes contra los vidrios de su cuarto.

▶ ¿Qué criterios tomaste en cuenta para dar un orden a los párrafos de la lectura?

Clasificación de los párrafos por su contenido Lee ambos textos y observa que aunque comparten una temática común, se estructuran de diferente forma.

Texto 1

Texto 2

Los peces dorados (Carassius auratus), también denominados carpas doradas o carpines dorados, han sido criados por el ser humano desde hace siglos, tanto para consumo y como pez ornamental, siendo esto último el motivo principal por el cual se crían en la actualidad. Fue una de las primeras especies de peces cultivadas por el ser humano junto con otras. Según la variedad, con las condiciones adecuadas, pueden vivir de 10 a 15 años, aunque se han registrado peces que han vivido más de 30 años. Las expectativas de vida dependen de muchos factores, como la temperatura, la calidad del agua y de la dieta que reciban.

Yo no me contradigo dialécticamente cuando intento convencer a mi esposa de que nuestro pez dorado no es un ser racional, pero lo hago cuando me propongo convencerla a través de argumentos racionales que ella no es capaz de entender o contrariar racionalmente. Preguntando y respondiendo preguntas, y recibiendo respuestas a mis preguntas, yo no puedo sin contradicción mantener que yo soy, o mi oponente en una discusión es, una persona incapaz de responder.

J. Barrios, Guía rápida para mantener peces dorados

F. Van Dun, Ética argumentativa y la filosofía de la libertad

▶ ¿A qué tipo de texto corresponde la redacción de cada una de las lecturas?

▶ ¿Cuál es su propósito comunicativo?

▶ ¿A qué tipo de público están dirigidos?

58


El párrafo

2.3

Si bien no hay reglas para la extensión, estructura, contenido o significación de los párrafos, se deben tomar en cuenta para su clasificación algunos aspectos propios de la escritura y su intención comunicativa. La clasificación de los párrafos dependerá en gran medida de la estructura del texto, el contenido del párrafo y la construcción lógica. De acuerdo con su modo discursivo, los párrafos se pueden clasificar así:

a

Conceptuales

Tratan sobre un tema y se componen de una idea principal y varias secundarias

b

Cronológicos

Relatan hechos reales o ficticios

Descriptivos Expositivos Argumentativos

Narrativos

▶ Escribe en el recuadro el tipo de párrafo que corresponda de acuerdo a su contenido:

Párrafo

Tipo

Llamamos huso horario a cada una de las líneas imaginarias que dividen la tierra llamadas meridianos y que se utilizan para fijar la hora. Se requiere de dos elementos esenciales para percibir a simple vista el arco iris en el cielo: gotas de lluvia y rayos del sol en un mismo momento. Pero de igual forma se puede observar un arco iris cuando el agua atraviesa una cascada, o a través de un vaso de agua. El arte es una actividad humana necesaria para ser felices y libres por medio de la belleza. ¿Alguien imagina su vida, por ejemplo, sin música? Los hombres se dieron cuenta de la existencia del tiempo posiblemente por los cambios perceptibles a su alrededor, como son el día y la noche, los días de lluvia, el reverdecer del campo y la maduración de los frutos Venues es un planeta rocoso de tamaño similar a la Tierra. Su presión atmosférica es 90 veces superior a la terrestre. Su atmósfera es sumamente caliente debido a los gases de invernadero. Una de las tantas peculiaridades de Venus es que gira de forma contraria a otros planetas (movimiento dextrógiro). Alejandro Magno (356-323 a.C.) recorrió triunfante desde Macedonia hasta el corazón del imperio persa, obteniendo la victoria de las batallas de Gránico (334), Issos (333), Tiro (332); entró en Egipto y derrotó a Darío iii en Gaugamela (331), posteriormente se dirigió a India. Narciso, al ver su imagen reflejada en un estanque, quedó enamorado y poco después murió de inanición. El aceite flota en el agua porque su densidad es menor; lo mismo sucede con el hielo y muchos otros objetos cuya densidad y peso son menores a los del agua común.

59


2.3

El párrafo

Clasificación de los párrafos considerando su estructura lógica En algunos textos se puede apreciar la estructura de acuerdo con la forma de organizar la información que presentan en párrafos que permiten una mejor comprensión de su contenido. Para identificar los distintos tipos de párrafos según la estructura de un texto se presenta la siguiente clasificación: Descriptivo. Define un término y menciona a su vez las propiedades, detalles o partes de la idea referida, dando a conocer sus características o atributos principales. Por ejemplo: Los moluscos son animales invertebrados de cuerpo blando ya sea desnudo o protegido por una concha. Presentan una simetría bilateral y se calcula que pueden existir cien mil especies vivientes tanto en el mar como en la superficie terrestre. Se incluye el pulpo, la almeja, el calamar, entre muchos otros.

Causa-efecto. Establece una causa entre dos o más situaciones, existiendo además una relación temporal (primero-después). Por ejemplo: La lluvia siempre ha sido ligeramente ácida, pues se mezcla con óxidos que se encuentran en el aire de forma natural. Sin embargo, una de las consecuencias de la “Revolución Industrial” es la contaminación del aire que actualmente generan las centrales eléctricas, el humo de las fábricas, los automóviles, etc., que arrojan a la atmósfera toneladas de contaminantes, entre ellos dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno que reaccionan con la humedad del aire y se transforman en ácido sulfúrico, ácido nítrico y ácido clorhídrico. Estos ácidos se depositan en las nubes y bajan a la superficie de la tierra a modo de lluvia, cuyo contenido es altamente ácido y contamina el agua de los ríos y lagos, dañando con ello la vida acuática. La lluvia ácida también afecta la superficie del suelo contribuyendo a su aridez y es la causa de la muerte de una gran cantidad de plantas.Algunas construcciones históricas de piedra caliza muestran corrosión a causa de la lluvia ácida.

Problema-solución. Este tipo de párrafo gira en torno a una problemática determinada, en ocasiones explica qué es y sus características, además ofrece una posible solución a dicho problema planteado. Por ejemplo: La quema de combustibles fósiles (petróleo y sus derivados) ha provocado un grave problema de contaminación atmosférica, causada principalmente por los vehículos automotores y las grandes fábricas que arrojan sus desechos al aire inmisericordemente, causando fenómenos como el calentamiento global, que se puede observar por el derretimiento de los casquetes polares, la desertificación del suelo y el aumento de la temperatura en el mundo. Lo anterior ha llevado al hombre a buscar fuentes de energía más amigables con el medio ambiente, entre ellas el aprovechamiento de la luz solar. Para ello algunas compañías se han dedicado a producir paneles solares o paneles fotovoltaicos, es decir, dispositivos que convierten la luz solar en energía eléctrica. De esta forma,

60

para saber más Para redactar adecuadamente un párrafo debes tomar en cuenta los siguientes pasos: • Seleccionar el tema. • Identificar ideas principales que desarrollar, lo cual dará como consecuencia ideas secundarias que darán soporte y sustento a la redacción. • Investigar y leer acerca del tema (la investigación y la lectura de textos contribuyen a incrementar tu vocabulario). • La redacción de párrafos tiene como base la idea principal, a partir de la cual se complementa la información que se presenta.


El párrafo

2.3

los aparatos electrodomésticos pueden funcionar durante el día gracias a estos dispositivos, lo que supone un ahorro en el consumo de energía eléctrica, que se verá reflejado en la factura que extiende la compañía de energía eléctrica. Secuencias. En algunos textos, los párrafos se encuentran entrelazados debido a la exposición de la idea en un orden progresivo, por lo cual es común la utilización de nexos como: en un principio, primeramente, luego, seguidamente, posteriormente, más tarde, por último, finalmente, etc. Por ejemplo: La costumbre del cuclillo es única; primeramente la hembra pone sus huevos en nidos de otras aves, más tarde cuando eclosionan los huevos, la madre alimenta de igual modo a los polluelos y como el cuclillo suele ser más grande y robusto que los polluelos de la madre, termina tirándolos del nido o no les da oportunidad de alimentarse, por lo que se mueren de hambre. Finalmente predomina una generación de cuclillos que repetirán la misma acción una y otra vez. Comparativo-adversativo. Este tipo de párrafo muestra semejanzas o diferencias entre dos o más objetos en cuestión. Por ejemplo: Las células son organismos muy pequeños que realizan funciones propias de los seres vivos: reproducirse, respirar, crecer y morir. De acuerdo a su origen se dividen en células animales y vegetales, sin embargo en ambas se presenta un alto grado de organización con un gran número de estructuras internas delimitadas por membranas que establecen una barrera entre el material genético y el citoplasma. Además las mitocondrias convierten los nutrientes en energía. Por otra parte, las diferencias parten en la membrana celular de la célula vegetal, la cual presenta rigidez debido a la celulosa, además de poseer cloroplastos, que permiten la fotosíntesis, es decir, producen su propio alimento, mientras que las células animales requieren de alimentación externa. De igual forma en lo referente a su reproducción, pues las células vegetales se reproducen de forma asexual, lo que da por resultado células idénticas a las progenitoras; las células animales se reproducen de forma sexual y los descendientes presentan características de los progenitores pero no idénticos a ellos. Clasifica los siguientes textos de acuerdo con su estructura argumentativa:

Las aves rapaces en general y los búhos en particular tienen una vista privilegiada. Sus ojos han evolucionado y se han hecho tan grandes a comparación del cuerpo que no han dejado espacio para los músculos que se encargan del movimiento de los mismos, por eso tienen que suplir esa carencia de movilidad con otra estrategia, que consiste en tener una asombrosa capacidad de movimiento en el cuello. Los búhos son capaces de girar el cuello hasta 270º, lo que causa otros problemas, como la irrigación de la cabeza, que también han sido capaces de solventar. http://rapacesdelmundo.blogspot.mx/

61


2.3

El párrafo

Cada vez que visito el área de jardinería en cualquiera de mis tiendas favoritas, siempre busco los bonsáis. Por alguna razón, estos pequeños árboles me transportan a otra época o a otro lugar del mundo. Es como si estuviera visitando un bosque encantado donde habitan duendes, hadas y otros seres mitológicos. Recuerdo la primera vez que compré uno. Lo llevé a casa y lo coloqué en la mesa de centro (en el medio de la sala). Se veía fenomenal. Era la pieza más comentada en todas las visitas. Claro está, mientras se mantuvo con vida. http://jardin.about.com/od/redisenandojardines/a/8-Pasos-Faciles-Para-Hacer-Un-Bonsai.htm

Los loros tienen el pico curvo, fuerte y ganchudo. Las alas suelen ser cortas, redondeadas, pero la cola puede ser bastante larga. Algunas especies, como el kakapo de Nueva Zelanda, han perdido la facultad de volar. Los dedos de las patas presentan una disposición zigodáctila, es decir, dos dirigidos hacia adelante y dos hacia atrás. Caminan torpemente sobre el suelo, pero son trepadores excelentes y emplean a menudo el pico a modo de garfio para desplazarse entre las ramas. La mayoría de los loros tienen una lengua gruesa y musculosa, que utilizan con gran habilidad para extraer semillas y granos, su principal fuente de alimentación, además de hojas y frutas. En el grupo de los loritos, la lengua es más larga y termina en unas cerdas a modo de cepillo, gracias a las cuales liban el néctar y el polen de las flores. http://animales-salvajes.buscamix.com/web/content/view/22/78/

Clasificación de los párrafos de acuerdo con su ubicación en el texto Una tercera clasificación de los párrafos tiene que ver con la macroestructura del texto que integran, es decir, con la función que tiene cada uno según su contenido, pero en relación con la composición del escrito del que forman parte. Según esta caracterización, los párrafos se clasifican en: Párrafo de introducción o apertura

Se refiere al primer párrafo, en el cual se propone el tema que se va a tratar.

Párrafo de desarrollo

En un texto, los párrafos de desarrollo complementan, explican, demuestran, etcétera, lo planteado en la introducción.

Párrafo de conclusión o cierre

Es el último párrafo, en el cual se concluye el texto.

Lee el siguiente texto y escribe en el recuadro de la derecha el tipo de párrafo que corresponda según su ubicación en el texto:

62


El párrafo

2.3

¿Por qué febrero es el mes más corto del año?

A la vanidad de Octavio Augusto le debe el mes de febrero haber menguado hasta los 28 días actuales -29 en año bisiesto- según se ha repetido históricamente. En el año 23 a.C. renombró el mes de Sextil del calendario juliano como Augustus (agosto), tal como se había hecho antes con el mes de Quintil, que había pasado a llamarse Július (julio) en honor a Julio César. No contento con ello y viendo que el mes de su antecesor contaba con un día más que el suyo, le añadió uno que sustrajo a febrero. De esta versión de los hechos, recogida en infinidad de artículos y libros sobre el origen del calendario, “no existe ninguna prueba arqueológica”, señala sin embargo Juan Antonio Belmonte, astrónomo en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). En el artículo “Which Equinox?” publicado junto a César González (Incipit, CSIC), Belmonte alude a evidencias arqueológicas que muestran, sin embargo, que agosto ya tenía 31 días cuando el Senado romano aprobó el cambio de nombre. ¿Por qué era entonces febrero el mes más corto del año? “Porque era el último en el calendario romano, cuando diciembre era el décimo, como correspondía”, explica. El año comenzaba el 1 de marzo (“martius”, de Marte, dios de la guerra) en el primer calendario romano, que originariamente se dividía en sólo 10 meses y al que había que intercalar otros adicionales para remediar los desfases con las estaciones. Numa Pompilio, sucesor de Rómulo, intentó solucionar el problema introduciendo dos meses más, enero (Ianarius, dedicado a Jano) y Februarius (el mes de las fiestas «februas» de purificación). El año pasó a tener 354 días, pero de forma ocasional había que incluir un mes más, el mercedinus, en el que se pagaba a la servidumbre y que a menudo era manipulado por intereses políticos y económicos. Los egipcios “fueron los primeros en desarrollar un calendario de 365 días”, basándose posiblemente en sus observaciones del ciclo anual del Sol, mediante la determinación de los solsticios, “aunque hay quien defiende que puede tener un origen estelar basado en la repetición del orto heliaco de la estrella Sirio cada 365 días”, señala Belmonte. Su calendario era de 360 días, más 5 adicionales que se añadían cada año, al final. “No usaron años bisiestos hasta la ocupación romana de Egipto”, añade el astrónomo español. http://fronterasdelconocimiento.com/w3/?p=5361

Construcción del párrafo ¿De cuántas maneras puedes organizar el siguiente texto de manera que tenga una estructura lógica? 1. Para los antiguos, esta nación de enanos habitaba en los confines del Indostán o de Etiopía. 2. Ciertos autores aseveran que edificaban sus moradas con cáscaras de huevo. 3. Otros, como Aristóteles, han escrito que vivían en cuevas subterráneas. 4. Para cosechar el trigo se armaban de hachas como para talar una selva. 5. Cabalgaban corderos y cabras, de tamaño adecuado. 6. Anualmente los invadían bandadas de grullas, procedentes de las llanuras de Rusia. 7. Pigmeo era asimismo el nombre de una divinidad, cuyo rostro esculpían los cartagineses en la proa de las naves de guerra, para aterrar a sus enemigos.

63


2.3

El párrafo

La escritura emplea unidades de significación (ideas completas) y reglas de organización de las palabras (sintaxis), que se adecuan a los diferentes estilos de expresión y redacción. En la redacción de textos, el uso de nexos y marcadores textuales, así como las normas ortográficas y de sintaxis contribuyen a dar coherencia a la redacción. Lee en voz alta el siguiente texto junto con otro compañero, trata de mantener la entonación sugerida por los signos de puntuación.

Gollum El hobbit y El Señor de los anillos • J. R. R. Tolkien En la Tierra Media hay cosas muy distintas a las que conocemos en nuestro mundo, pero también muchas otras que nos resultan sumamente familiares. En nuestro planeta, por ejemplo, no hay un anillo que haga invisible y conceda poder a quien lo lleva, aunque hay en cambio una cosa llamada «ambición» que se le parece bastante. Quien se pone el anillo mágico de la Tierra Media se siente más fuerte que otros y escapa a sus miradas, pero si se descuida acaba poco a poco dominado por la joya y convertido en enemigo despiadado de todos los demás seres: quiere ser muy poderoso y termina convertido en esclavo maligno. También la ambición nos emborracha con una especial sensación de superioridad y borra a los otros de nuestra vista, de tal modo que dejamos de ver a nuestros semejantes y creemos que ellos tampoco pueden vernos como lo que somos. Pero si seguimos ese camino acabamos no siendo dueños de nada, ni siquiera de nosotros mismos, porque estamos miserablemente poseídos por el ciego afán de poseer. De modo que cuando leemos El hobbit o El Señor de los anillos entendemos muy bien lo que le ocurrió a Gollum, porque sabemos que la ambición del anillo y el anillo de la ambición nos arrastran finalmente a la misma angustia y a la misma soledad. En los relatos de Tolkien aparecen muchísimos personajes, ¡te confieso que a menudo me parecen demasiados, porque no logro acordarme de todos!, unos amables y otros feroces, unos tiernos y otros crueles, valientes o cobardes, algunos rarísimos y otros tan corrientes como el vecino del piso de al lado. Pero el más patético y desdichado de todos es precisamente Gollum. No siempre se llamó así, porque «Gollum» no es más que un apodo que le pusieron por los ruidos tan raros que hacía con su garganta. Antes se llamó Sméagol y llevó una vida bastante decente y feliz hasta que el anillo se cruzó en su camino. A partir de ese momento comenzó la pesadilla: Sméagol asesinó a su amigo Déagol, que era quien había encontrado el anillo, para apoderarse de la joya mágica. Gracias a ella logró vivir cientos de años, pero con una apariencia física cada vez más aterradora y con un carácter cada vez más desagradable. Expulsado de la convivencia de sus semejantes, Sméagol (que ya era para todos “Gollum”) acabará viviendo en cavernas subterráneas, odiando por igual la luz cálida del sol y la fría luz lunar. ¿Ves? El maldito anillo funciona como ciertas drogas: puede ser bien utilizado, pero resulta muy difícil porque es demasiado poderoso. Parece que concede grandes dones a quien lo usa, pero en realidad le arrebata mucho más y termina destruyéndolo. Y sin embargo, Gollum no puede renunciar a su “preciosidad”. Cuando Bilbo se lo lleva, nada le consuela de esa pérdida y durante años intentará seguir su pista para recuperarlo. Gracias a Gollum —torturado, el pobre: ¡siempre sufriendo por culpa del maldito chisme!—, Sauron se entera de dónde ha ido a parar el anillo que le falta para

64

para saber más... El libro Malos y malditos evoca los diferentes personajes que hemos visto en películas o libros y que de una u otra manera los identificamos como los “malos” de la historia. Sin embargo en este libro, el autor establece una clasificación entre los mismos: los que buscan hacer el mal a los demás por el solo gusto de hacerlo, los que quisieran ser buenos pero hacen mal y los que más que malos se pueden considerar “adversarios”, pues resultan una amenaza para otros.


2.3

El párrafo

cerrar el cerco atroz de su poder. Y enviará mensajeros a recuperarlo y Frodo deberá huir con él y comenzarán las mil peripecias de las guerras del anillo y… Pero todo eso te lo ha contado ya Tolkien mucho mejor que yo. Si no conoces la crónica de lo que entonces pasó en la Tierra Media, debes leerla enseguida: merece la pena. Gollum seguirá la pista de Frodo a través de todas sus aventuras, intentando robarle el anillo pero ayudándole también a veces para que no se lo quiten otros. Y finalmente, sin querer, será Gollum quien salve el anillo definitivamente de las garras de Sauron. Aunque a costa de perecer con la joya que tanto quiso y que tan mal le trató. Fernando Savater, Malos y malditos

Prueba a cambiar los signos de puntuación de la lectura. ¿El mensaje conserva la misma intención? ¿No se altera la comprensión del texto?

y ese, ¿quién es? Fernando Savater Martín (1947). Filósofo y escritor español. Para él, la educación se convierte en un elemento revolucionario no sangriento de las sociedades, en una lucha contra la fatalidad que hace que el hijo del pobre no siempre sea pobre, y al cambiar la estructura social hay más oportunidades de superarse para aquellos que no las han tenido antes.

Crea A partir de la lectura del texto de Fernando Savater redacta un párrafo de tipo expositivo.

hazlo mejor En equipo redacta un boletín en el que presentes sucesos o acontecimientos de tu escuela y textos descriptivos de los diferentes lugares de tu región que más te agraden. Cuida la sintaxis y ortografía de tus textos.

¿Cuántas veces encontraste dos puntos a lo largo del texto de Savater?

¡Ah! Entonces así era Dos puntos Utilizamos los dos puntos: Antes de citar las palabras dichas por otra persona. Ejemplo: A Sócrates se le atribuye la frase: “Sólo sé que no sé nada.” Cuando complementamos la información presentada, a través de una explicación o frase explicativa. Existen dos tipos de células: animal y vegetal. Después de las expresiones de cortesía y saludo en la escritura de cartas. Estimado cliente y amigo: Después de frases como por ejemplo y otras palabras similares. Las plantas cactáceas presentan espinas, por ejemplo: el nopal.

65


2.4

Metodología para el empleo de citas o referencias

Metodología para el empleo de citas o referencias

2.4

Conocimientos previos Supongamos que tu maestro te solicitó realizar un trabajo de investigación y debes citar y referenciar las diferentes fuentes que investigaste. ¿Cuál es el modelo de cita y referencia bibliográfica que emplearías? ¿Sabías que hay diferentes maneras de citar de una manera adecuada? ¿Cuáles son las formas de realizar una cita o una referencia bibliográfica que conoces?

Contrastarás diferentes modos de citar o referenciar y aplicarás el estilo de citación adecuado para cada situación.

Comprensión en acción Lo digo yo pero lo tomé de… ¿Con qué frecuencia al realizar una tarea o un trabajo has hecho uso de información de algún autor y no has incorporado la referencia correspondiente? Cuando empleas palabras o ideas de otras personas y las presentas como propias cometes plagio, que es igual a ingresar a una tienda departamental y salir sin pagar los productos, es decir, el plagio es un robo y como tal está contemplado en la ley. Posiblemente cuando incurres en esta falta lo haces más por desconocimiento que con intención, por eso te damos a conocer en qué casos se comete plagio y cómo evitarlo. Cometes plagio cuando: a. Presentas como propio el trabajo realizado por otra persona. b. Tomas fragmentos del trabajo realizado por otra persona ya sea de manera textual o parafraseándolo con tus palabras sin hacer la referencia correspondiente c. Usas gráficos, cuadros, esquemas o imágenes hechos por otra persona sin mencionarlo. Como puedes darte cuenta, el mayor problema se origina por no dar el crédito correspondiente al autor de las ideas que presentas, por ello es necesario que conforme trabajas algún texto de un autor registres adecuadamente la referencia de las ideas que tomes para tu trabajo. El empleo de citas y referencias bibliográficas demuestra respeto hacia el autor o la autora de la idea que planteas, y más importante aún es que a partir de ello demuestras comprender las ideas de los autores que citas. Gran parte de las palabras que empleamos de manera cotidiana provienen de lo que hemos leído o escuchado en otras partes, el contexto que nos rodea contribuye a formar y fortalecer nuestra ideología, es decir, cuando lees algún texto, con seguridad algunos de sus fragmentos forman parte de tus ideas previas y, en consecuencia, ellos solamente refuerzan lo que tú pensabas. Otras veces en la información que lees encuentras que las ideas que presentan son totalmente contrarias a lo que tú piensas, por lo que te sirven para reforzar por oposición tus ideas.

66

para saber más... Existen diferentes formas de citar, la selección de la más adecuada dependerá de los requerimientos del trabajo por realizar. Sea cual sea la que emplees, será necesario conservar un solo estilo de referencias a lo largo de todo el trabajo. En los medios electrónicos podemos encontrar gestores bibliográficos como: Refworks, Zotero, EndNote, Reference Manager, que son herramientas que te permiten citar, anotar las referencias y construir la bibliografía de manera correcta. Entre los estilos más utilizados se encuentran: Harvard, Chicago, Turabian, MLA, Vancouver (URM) y APA, este último muy difundido.


2.4

Metodología para el empleo de citas o referencias

Es importante tomar en cuenta que no todos los trabajos incluyen la misma cantidad de citas, un trabajo de investigación indudablemente tendrá más información complementaria, que sirva como herramienta de apoyo para la idea que se propone, a diferencia de un ensayo, el cual por ser mayormente argumentativo tiene una menor cantidad de citas. Estas son algunas ventajas del empleo de citas: Enriquecen la redacción.

Permiten reforzar las ideas que se presentan, mediante aportaciones de personajes de autoridad en la materia.

Contribuyen a la comprensión de textos, sobre todo cuando se parafrasean.

Permiten el libre diálogo o la discusión.

Para redactar una cita de paráfrasis es necesario: a. Leer el texto las veces necesarias hasta comprender la idea que se presenta. b. Escribir con tus propias palabras las ideas de acuerdo a lo que el autor quiso decir, sin alterar las ideas presentadas. Recuerda que solo se cambian las palabras, no las ideas. c. Agregar, cambiar palabras y modificar la estructura de la redacción de manera que presente tu estilo personal. El uso de sinónimos es una buena herramienta para cambiar la forma de la redacción, sin embargo no se trata solamente de cambiar las palabras, es mucho mejor modificar completamente la forma de redacción del autor de acuerdo a tu estilo personal. d. Revisar y comparar: debes revisar que la idea original se conserve, pero al mismo tiempo asegúrate de que no repites las palabras del autor. e. Mencionar al final de la idea tanto al autor como el año de la publicación.

NOTA DE INTERÉS Cuando se realiza una investigación es importante tomar en cuenta la confiabilidad de las fuentes de información que darán sustento a los datos que se empleen en el desarrollo del trabajo. Los criterios básicos para hacerlo son objetividad, actualidad, autoridad y cobertura de la información.

para saber más... El uso de citas empleadas en un trabajo tanto escolar como de investigación no debe ser mayor a 1/3 de la información presentada, de manera que al menos 2/3 del trabajo sea de creación propia.

Cuando refieras el crédito correspondiente, respeta los lineamientos de citación. Al insertar la idea de otra persona en un trabajo debes considerar la coherencia y congruencia e tu redacción, pues lo que escribas antes o después es tan importante como la cita misma. No se cita de la misma forma cuando se trata de un fragmento textual menor a 40 palabras que cuando se trata de citas más amplias. En el caso de las citas textuales con más de 40 palabras es necesario destacarlas separándolas del cuerpo del párrafo, con márgenes de 1 cm a ambos lados. En este caso no es necesario ponerle comillas, pues el hecho de estar separado del texto indica que se trata de una cita textual. Cuando se toman menos de 40 palabras o se hace paráfrasis de las ideas del autor se incluyen dentro del mismo texto; si se toma tal como la dice el autor, la cita se pone entre comillas, pero si se trata de una paráfrasis no se hace ninguna distinción del resto del texto, sólo se agrega la referencia de manera adecuada, en ambos casos.

67


2.4

Metodología para el empleo de citas o referencias

Frases introductorias de las citas según el caso Cuando tus ideas concuerdan con las del autor

De acuerdo con X,… El trabajo de X demuestra que El trabajo de X refiere que… Como señala X,… Como establece X,… Un estudio realizado por X demuestra que…

Cuando tus ideas son opuestas a las del autor

X asegura que…, sin embargo… X declara erróneamente que En su trabajo, x asevera que X presupone que... X afirma que…, no obstante…

Si quieres mantener una posición neutra

Según x… En un artículo de x… Un estudio de x sugiere... X expresa un punto de vista similar. X observa que... X encontró que... X argumenta que … X establece…

Crea ▶ Consulta en al menos dos fuentes de información confiables un tema que te interese. Elabora un texto informativo en el que cites adecuadamente los textos consultados. Integra tu trabajo al portafolio de actividades. ▶ Para seleccionar la mejor información es necesario que no te limites a las primeras opciones que encuentras. ▶ Analiza y utiliza la información de manera crítica, léela detenidamente, determina su confiabilidad y compréndela, para que utilices la que mejor contribuya a fundamentar y enriquecer tus ideas. ▶ Antes de emplear una información consultada conviene que la revises teniendo como guía estas preguntas: 1. 2. 3. 4. 5. 6.

68

¿La información está actualizada? ¿El autor es reconocido en su área de conocimiento? ¿Cómo está presentada la información: opiniones, conjeturas, argumentos? ¿Está redactada en un lenguaje formal? ¿Cuál es la fuente de difusión de la información consultada? ¿Te remite a otras fuentes para ampliar la información?


2.5

Teoría para la construcción del ensayo

Teoría para la construcción del ensayo

2.5

Conocimientos previos ¿Cómo se estructura un ensayo? ¿Qué tipos de ensayo conoces? En la primera unidad de competencia de este libro te presentamos la estructura del ensayo y sus tipos. Seguramente ahora puedes responder estas preguntas.

Desarrollarás textos con características de ensayo, de acuerdo con determinados juicios y propósitos de argumentación e intención.

Comprensión en acción Notas para construir y redactar un ensayo El ensayo se caracteriza por ser un escrito de extensión variable en el cual el autor expresa sus ideas libremente sobre un tema. Es muy empleado en distintos medios porque con frecuencia se aborda un tema de interés general o de actualidad, y su autor suele ser un experto en el tema y tener cierto prestigio en su comunidad. Generalmente se presenta en prosa y el tema tratado se realiza a partir del dominio del escritor, quien expresa sus ideas con un carácter crítico o reflexivo, con argumentos ya sea a favor o en contra. El ensayista procura capturar la atención del lector a través de razonamientos lógicos que ponen de manifiesto su capacidad cognitiva y lingüística, suele usar expresiones metafóricas, comparaciones y otros recursos literarios. La redacción de un ensayo es un ejercicio muy importante en el ámbito escolar pues permite conocer el nivel de conocimientos del alumno, la amplitud de su vocabulario y sus intereses temáticos. Al redactar un ensayo, se ponen en práctica habilidades comunicativas y conocimientos básicos de redacción y ortografía. La estructura del ensayo es libre, pero generalmente se presenta con los siguientes elementos: título, introducción, desarrollo y conclusión. Título o encabezado. Se recomienda evitar títulos de una sola palabra, pues no tendrá la fuerza emotiva para atraer la atención de los lectores. Conviene que mejor sea una frase que sintetice el contenido del ensayo. Ejemplo: Transporte público

Este título no nos dice mucho, podría tratarse de una monografía o bien, de un comercial.

Urge mejorar el transporte público en la zona metropolitana de Guadalajara

Esta frase nos permite conocer con precisión el tema del ensayo, así como el sesgo o enfoque que le dará el autor.

69


2.5

Teoría para la construcción del ensayo

Subtítulo. No siempre aparece en el ensayo. El subtítulo tiene la función de complementar el contenido del título. Ejemplo: Urge mejorar el transporte público en la zona metropolitana de Guadalajara Miles de tapatíos hacen uso de unidades de transporte público que ponen en peligro su vida Introducción. El primer párrafo de nuestro ensayo se presenta a modo de introducción, ofrece información preliminar y suficiente del contenido del ensayo. En la introducción se expresa la postura que adoptará el autor. En esta parte se pretende interesar o atraer al lector. Desarrollo. En esta parte el autor desarrolla sus ideas sobre el tema: argumenta, contrasta y expone sus reflexiones, además de citar a otros autores o bien, presentar alguna anécdota a modo de ejemplo. Es la parte medular del ensayo. El lenguaje empleado dependerá tanto del tema tratado como del público a quien va dirigido. Se recomienda la utilización de un lenguaje sencillo para que sea entendido por la mayoría del público lector, sin dejar de lado los tecnicismos o las frases literarias cuando sean necesarios. Conclusiones. Las conclusiones integran el último o los últimos párrafos del ensayo, ahí el autor expone de manera sucinta los resultados de las reflexiones y retoma el punto de vista expuesto, reafirmando su visión o bien, dejando un final abierto para que el lector elabore su propia opinión. Bibliografía. Listado de las referencias bibliográficas, es decir, los libros y otras fuentes consultados para la elaboración del ensayo. Para la construcción de un ensayo se requiere:

a

b

c

Tener conocimientos sobre un tema, que pueden adquirirse mediante la lectura de distintos textos de contenido similar, o de la experiencia.

Adoptar un punto de vista acerca de un hecho de interés. Elaborar argumentos con el propósito de persuadir o convencer a un público lector.

Conocer hechos que sirvan de ejemplo o de referencia, ya sean citas bibliográficas o bien, frases textuales de personalidades en torno al tema tratado.

d

e

Consultar fuentes de información, las cuales deberán tener una objetividad irrefutable, pues son utilizadas como pilares que sostienen las ideas con las que se argumenta el tema.

Aplicar las normas básicas de redacción y las reglas de ortografía.

Redacción de ensayos Es importante aclarar que para escribir no existen recetas infalibles. De hecho, la efectividad para construir textos en gran medida se evidencia por la habilidad para romper las formas establecidas. Sin embargo, al igual que en la cocina, cuando no se es un experto, es mejor iniciar con alguna guía, y después de dominarla, comenzar a experimentar. A continuación te presentamos una guía básica que te ayudará a construir textos a manera de ensayos de manera ágil y adecuada.

70


Teoría para la construcción del ensayo

2.5

1. La hipótesis Muchas personas cuando van a escribir un texto piensan primero en el tema; sin embargo, en un texto argumentativo, es mucho más importante lo que opinas sobre el tema que el tema mismo. Es decir, que si quieres hablar de futbol, quizá el tema no diga nada, es un universo tan amplio que caben demasiadas cosas. Importa más qué es lo que quieres demostrar (demostrar es la palabra clave) sobre el tema. Una hipótesis debe enunciarse como una afirmación, y no una afirmación cualquiera, sino aquella que represente una opinión y que quien la escucha sienta tal desconcierto o interés que se vea obligado a preguntar por qué piensas eso. Cada uno de los porqués que enuncies para demostrar tu hipótesis es un argumento. Digamos como hipótesis, por ejemplo, que “jugar futbol de niño hace que de adulto seas mejor padre”. Sin duda habla de futbol, pero el tema ya adquirió una precisión y delimitación evidente, es decir, ha tomado otra dimensión. Además, la aparente falta de relación entre “jugar futbol” y “ser buen padre” hace que quien escuche o lea la proposición se pregunte “¿por qué?”. No nos extenderemos aquí en los porqués, es más importante que comiences a construir tus hipótesis. Pruébalas con las personas que te rodean. Aprovecha un momento casual y diles lo que piensas. Si se interesan, están en desacuerdo o preguntan por qué, tu hipótesis funciona, o sea estamos avanzando. 2. Los argumentos Un argumento es cada una de las razones que sirven para demostrar una hipótesis. Los argumentos son fáciles de elaborar, pero no todos son de utilidad. Una forma primaria de elaborar los argumentos es, como lo habíamos apuntado en el apartado anterior, enlistando los “porqués” que se refieren a la hipótesis. Por ejemplo, siguiendo la hipótesis anterior: “jugar futbol de niño hace que de adulto seas mejor padre”: ¿Por qué? ▶ Porque hace que se desarrolle el sentido del trabajo en equipo. ▶ Ayuda a manejar sentimientos positivos y negativos sobre ganar o perder, lo que equilibra la relación de estos con la autoestima. ▶ Se aprende a tener interrelaciones positivas. ▶ Incrementa la confianza. ▶ Se desarrolla un sentido lúdico que hace que el carácter sea más creativo y flexible. Como puedes ver, la actividad “jugar futbol” tiene muchas ventajas, y podríamos seguir enlistando más. En este caso lo más conveniente sería continuar buscando argumentos (porqués) hasta tener los suficientes para elegir cuáles queremos que estén en nuestro texto final.

3. Redacción La redacción del texto es la parte principal. Es el momento decisivo en que tus ideas se pueden o no hacer llegar a otras personas. Aunque un texto se lee de principio a fin, con la finalidad de darle mayor efectividad proponemos redactarlo no en un orden convencional de 1 (inicial), 2 (cuerpo de texto) y 3 (conclusión o propuesta); sino en un orden que facilite la congruencia: primero el 2 o cuerpo de texto, después el 1 (párrafo inicial) y al final 3 (la conclusión o propuesta).

71


2.5

Teoría para la construcción del ensayo

Después, por supuesto, lo ordenaremos, pero en la escritura este orden hará que mejores mucho en su efectividad. Comencemos: Cuerpo de texto. Aunque el cuerpo de texto es lo segundo que aparece, es aconsejable que sea lo primero que se escriba. Esto ayuda a darle unidad y fuerza a toda la argumentación y a evitar ese legendario “pánico a la hoja en blanco” o “no sé cómo comenzar”. Nos ocuparemos del principio también, pero después, ahora vayamos al cuerpo de texto, que no podría ser más sencillo. Una vez que elegiste los argumentos, trata de exponerlos lo más claro posible utilizando un párrafo para cada uno de ellos. El cuerpo de texto tendrá tantos párrafos como argumentos quieras exponer. Es importante, por último, recomendarte que investigues un poco y sustentes tus argumentos con citas o paráfrasis de fuentes documentales. Pon la definición de los conceptos, o precisa quién dice o ha dicho lo mismo que tú y en qué fuentes se encuentra (revistas, libros, etc.). Así será más difícil que refuten tus ideas. Párrafo inicial. Después de escribir todo el cuerpo de texto, ya sabemos de qué va a tratar nuestro ensayo, así que podemos construir el párrafo inicial. Esta parte del texto es la más importante, puesto que de ella depende que el lector se interese por continuar y terminar de leer lo que hemos escrito, o que después de dos líneas claudique. Es recomendable escribir este apartado después de leer de corrido todo el cuerpo de texto, así tendremos frescas nuestras ideas y eso ayuda a darle unidad. Un párrafo inicial debe contener por lo menos cuatro elementos, los cuales describiremos a continuación. Es importante aclarar que la efectividad de este apartado depende de la creatividad con que estos elementos se ordenen, así que busca seguir tu propio orden. Estos elementos son: contexto, definición, hipótesis y resumen. ▶ El contexto nos dice de quién, de qué, de cuándo y de dónde estamos hablando. ▶ Una vez que tenemos eso claro, es fundamental hacer otra precisión: qué significa o a qué nos vamos a referir cada vez que nombremos el concepto central. Ese elemento debe ser tomado de preferencia de algún diccionario, o de otra fuente que nos permita darle certeza y validarlo. ▶ Después de esto, ahora sí, nuestra opinión, la hipótesis. La presentación de la hipótesis debe hacerse con marcadores textuales del tipo “Sin embargo, yo creo qué…” “No obstante yo pienso…”, etcétera. ▶ Por último, presentemos un resumen del texto, para animar a los lectores a adentrarse en nuestra propuesta. Contexto (quién, cuándo, dónde, qué)

Definición (del concepto central)

En la actualidad (cuándo), los jóvenes mexicanos (quiénes y dónde) carecen de espacios para la lectura (qué).

Un espacio para la lectura es todo aquel contexto físico que permite el disfrute de la literatura recreativa…

72

Hipótesis

Resumen

Sin embargo, yo creo que esta carencia proviene de la poca atención que los ciudadanos ponen en el tipo de personas que eligen como gobernantes.

En los párrafos siguientes, intentaré demostrar cómo los diputados y senadores han diseñado más leyes que alejan a los mexicanos del arte, de la cultura y de la lectura…


2.5

Teoría para la construcción del ensayo

Conclusión o propuesta. El párrafo final se aconseja escribirlo únicamente después de que se ha leído de corrido el párrafo inicial y el cuerpo de texto. Este sencillo ejercicio hace que el texto siempre tenga unidad, que no parezca que son fragmentos aislados. Quizá la recomendación más obvia es la más necesaria, y en un párrafo que funcione como conclusión el error más común y obvio es que sea una reiteración de la veracidad de la hipótesis. Observa el siguiente ejemplo erróneo sobre la hipótesis que utilizamos como muestra: “En conclusión, podemos demostrar que en verdad, jugar futbol de niño hace que de adulto seas mejor padre.” Es evidente que una conclusión así no sirve de nada. Y, si no es así, ¿cómo entonces debe ser una conclusión o propuesta? La respuesta es muy sencilla: como una propuesta. Es decir, damos por hecho que hemos demostrado la hipótesis; quizá una propuesta a partir de ello sería: “Por lo anteriormente expuesto, puedo concluir que si mucha de la violencia proviene de la desintegración familiar, los gobiernos municipales deberían promover torneos donde participen padres e hijos, y crear leyes o apoyos para que en cada colonia existan varios espacios, como parques o centros deportivos, para que padres e hijos puedan jugar.”

Crea En grupo hagan una lluvia de ideas para proponer un tema, y elabora un breve ensayo acerca de él.

Contexto (quién, cuándo, dónde, qué)

hAzlo mejor Aunque el aborto, la discriminación, la eutanasia y otros temas siguen representando dilemas éticos actuales, busca un asunto nuevo o un enfoque diferente para abordar el que elijas.

Definición (del concepto central)

Hipótesis

Resumen

73


2.1

La hipótesis

Producto integrador final Elabora un ensayo sobre un tema de interés social o general. a) Aplica los conocimientos y habilidades que desarrollaste a lo largo del módulo. b) Consulta diferentes fuentes de información de manera que puedas tener una visión panorámica de la temática que seleccionaste. c) Toma como base el cuadro que se te presentó previamente para organizar la información. d) Plantea y defiende un punto de vista a través de argumentos claros y ordenados. e) Revisa la redacción de tu texto y cuida su limpieza y presentación.

Tabla de evaluación ¿Qué aprendiste? Criterios de evaluación

Identifico las características de los diferentes textos. Comprendo que los diferentes tipos de texto responden a una intención comunicativa. Puedo redactar diferentes tipos de párrafo de acuerdo a la finalidad que requiero. Empleo adecuadamente las reglas ortográficas en la redacción de textos. Puedo determinar si un texto es confiable de acuerdo a sus variables y características. Cito adecuadamente los textos consultados en la redacción de trabajos académicos. Elaboro ensayos sobre temas variados.

74

Parcialmente

No


Anexo 1 La cena Tuve que correr a través de calles desconocidas. El término de mi marcha parecía correr delante de mis pasos, y la hora de la cita palpitaba ya en los relojes públicos. Las calles estaban solas. Serpientes de focos eléctricos bailaban delante de mis ojos. A cada instante surgían glorietas circulares, sembrados arriates, cuya verdura, a la luz artificial de la noche, cobraba una elegancia irreal. Creo haber visto multitud de torres—no sé si en las casas, si en las glorietas—, que ostentaban a los cuatros vientos, por una iluminación interior, cuatro redondas esferas de reloj. Yo corría, azuzado por un sentimiento supersticioso de la hora. Si las nueve campanadas, me dije, me sorprenden sin tener la mano sobre la aldaba de la puerta, algo funesto acontecerá. Y corría frenéticamente, mientras recordaba haber corrido a igual hora por aquel sitio y con un anhelo semejante. ¿Cuándo? Al fin los deleites de aquella falsa recordación me absorbieron, de manera que volví a mi paso normal sin darme cuenta. De cuando en cuando, desde las intermitencias de mi meditación, veía que me hallaba en otro sitio, y que se desarrollaban ante mí nuevas perspectivas de focos, de placetas sembradas, de relojes iluminados... No sé cuánto tiempo transcurrió, en tanto que yo dormía en el mareo de mi respiración agitada. De pronto, nueve campanadas sonoras resbalaron con metálico frío sobre mi epidermis. Mis ojos, en la última esperanza, cayeron sobre la puerta más cercana: aquél era el término. Entonces, para disponer mi ánimo, retrocedí hacia los motivos de mi presencia en aquel lugar. Por la mañana, el correo me había llevado una esquela breve y sugestiva. En el ángulo del papel se leían, manuscritas, las señas de una casa. La fecha era del día anterior. La carta decía solamente: “Doña Magdalena y su hija Amalia esperan a usted a cenar mañana, a las nueve de la noche. ¡Ah, si no faltara!...” Ni una letra más. Yo siempre consiento en las experiencias de lo imprevisto. El caso, además, ofrecía singular atractivo: el tono, familiar y respetuoso a la vez, con que el anónimo designaba a aquellas señoras desconocidas; la ponderación: “¡Ah, si no faltara!. . . “, tan vaga y tan sentimental, que parecía suspendida sobre un abismo de confesiones,

todo contribuyó a decidirme. Y acudí, con el ansia de una emoción informulable. Cuando, a veces, en mis pesadillas, evoco aquella noche fantástica (cuya fantasía está hecha de cosas cotidianas y cuyo equívoco misterio crece sobre la humilde raíz de lo posible), paréceme jadear a través de avenidas de relojes y torreones, solemnes como esfinges en la calzada de algún templo egipcio. La puerta se abrió. Yo estaba vuelto a la calle y vi, de súbito, caer sobre el suelo un cuadro de luz que arrojaba, junto a mi sombra, la sombra de una mujer desconocida. Volvíme: con la luz por la espalda y sobre mis ojos deslumbrados, aquella mujer no era para mí más que una silueta, donde mi imaginación pudo pintar varios ensayos de fisonomía, sin que ninguno correspondiera al contorno, en tanto que balbuceaba yo algunos saludos y explicaciones. —Pase usted, ALFONSO. Y pasé, asombrado de oírme llamar como en mi casa. Fue una decepción el vestíbulo. Sobre las palabras románticas de la esquela (a mí, al menos, me parecían románticas), había yo fundado la esperanza de encontrarme con una antigua casa, llena de tapices, de viejos retratos y de grandes sillones; una antigua casa sin estilo, pero llena de respetabilidad. A cambio de esto, me encontré con un vestíbulo diminuto y con una escalerilla frágil, sin elegancia; lo cual más bien prometía dimensiones modernas y estrechas en el resto de la casa. El piso era de madera encerada; los raros muebles tenían aquel lujo frío de las cosas de Nueva York, y en el muro, tapizado de verde claro, gesticulaban, como imperdonable signo de trivialidad, dos o tres máscaras japonesas. Hasta llegué a dudar. . . Pero alcé la vista y quedé tranquilo: ante mí, vestida de negro, esbelta, digna, la mujer que acudió a introducirme me señalaba la puerta del salón. Su silueta habíase colorado ya de facciones; su cara me habría resultado insignificante, a no ser por una expresión marcada de piedad...; sus cabellos castaños, algo flojos en el peinado, acabaron de precipitar una extraña convicción en mi mente: todo aquel ser me pareció plegarse y formarse a las sugestiones de un nombre. — ¿Amalia?—pregunté. —Sí. —Y me pareció que yo mismo me contestaba. El salón, como lo había imaginado, era pequeño. Mas el decorado, respondiendo a mis anhelos, choca-

75


1.5

Anexo 1

ba notoriamente con el del vestíbulo. Allí estaban los tapices y las grandes sillas respetables, la piel de oso al suelo, el espejo, la chimenea, los jarrones; el piano de candeleros lleno de fotografías y estatuillas —el piano en que nadie toca—, y, junto al estrado principal, el caballete con un retrato amplificado y manifiestamente alterado: el de un señor de barba partida y boca grosera. Doña Magdalena, que ya me esperaba instalada en un sillón rojo, vestía también de negro y llevaba al pecho aquellas joyas gruesísimas de nuestros padres: una bola de vidrio con un retrato interior, ceñida por un anillo de oro. El misterio del parecido familiar se apoderó de mí. Mis ojos iban, inconscientemente, de doña Magdalena a Amalia, y del retrato a Amalia. Doña Magdalena, que lo notó, ayudó mis investigaciones con alguna exégesis oportuna. Lo más adecuado hubiera sido sentirme incómodo, manifestarme sorprendido, provocar una explicación. Pero doña Magdalena y su hija Amalia me hipnotizaron, desde los primeros instantes, con sus miradas paralelas. Doña Magdalena era una mujer de sesenta años; así es que consintió en dejar a su hija los cuidados de la iniciación. Amalia charlaba; doña Magdalena me miraba; yo estaba entregado a mi ventura. A la madre tocó—es de rigor—recordarnos que era ya tiempo de cenar. En el comedor la charla se hizo más general y corriente. Yo acabé por convencerme de que aquellas señoras no habían querido más que convidarme a cenar, y a la segunda copa de Chablis me sentí sumido en un perfecto egoísmo del cuerpo lleno de generosidades espirituales. Charlé, reí y desarrollé todo mi ingenio, tratando interiormente de disimularme la irregularidad de mi situación. Hasta aquel instante las señoras habían procurado parecerme simpáticas; desde entonces sentí que había comenzado yo mismo a serles agradable. El aire piadoso de la cara de Amalia se propagaba, por momentos, a la cara de la madre. La satisfacción, enteramente fisiológica, del rostro de doña Magdalena descendía, a veces, al de su hija. Parecía que estos dos motivos flotasen en el ambiente, volando de una cara a la otra. Nunca sospeché los agrados de aquella conversación. Aunque ella sugería, vagamente, no sé qué evocaciones de Sudermann, con frecuentes rondas al difícil campo de las responsabilidades domésticas y—como era natural en mujeres de espíritu fuerte—súbitos relámpagos ibsenianos, yo me sentía tan a mi gusto como en

76

casa de alguna tía viuda y junto a alguna prima, amiga de la infancia, que ha comenzado a ser solterona. Al principio, la conversación giró toda sobre cuestiones comerciales, económicas, en que las dos mujeres parecían complacerse. No hay asunto mejor que éste cuando se nos invita a la mesa en alguna casa donde no somos de confianza. Después, las cosas siguieron de otro modo. Todas las frases comenzaron a volar como en derredor de alguna lejana petición. Todas tendían a un término que yo mismo no sospechaba. En el rostro de Amalia apareció, al fin, una sonrisa aguda, inquietante. Comenzó visiblemente a combatir contra alguna interna tentación. Su boca palpitaba, a veces, con el ansia de las palabras, y acababa siempre por suspirar. Sus ojos se dilataban de pronto, fijándose con tal expresión de espanto o abandono en la pared que quedaba a mis espaldas, que más de una vez, asombrado, volví el rostro yo mismo. Pero Amalia no parecía consciente del daño que me ocasionaba. Continuaba con sus sonrisas, sus asombros y sus suspiros, en tanto que yo me estremecía cada vez que sus ojos miraban por sobre mi cabeza. Al fin, se entabló, entre Amalia y doña Magdalena, un verdadero coloquio de suspiros. Yo estaba ya desazonado. Hacia el centro de la mesa, y, por cierto, tan baja que era una constante incomodidad, colgaba la lámpara de dos luces. Y sobre los muros se proyectaban las sombras desteñidas de las dos mujeres, en tal forma que no era posible fijar la correspondencia de las sombras con las personas. Me invadió una intensa depresión, y un principio de aburrimiento que se fue apoderando de mí. De lo que vino a sacarme esta invitación insospechada: —Vamos al jardín. Esta nueva perspectiva me hizo recobrar mis espíritus. Condujéronme a través de un cuarto cuyo aseo y sobriedad hacía pensar en los hospitales. En la oscuridad de la noche pude adivinar un jardincillo breve y artificial, como el de un camposanto. Nos sentamos bajo el emparrado. Las señoras comenzaron a decirme los nombres de las flores que yo no veía, dándose el cruel deleite de interrogarme después sobre sus recientes enseñanzas. Mi imaginación, destemplada por una experiencia tan larga de excentricidades, no hallaba reposo. Apenas me dejaba escuchar y casi no me permitía contestar. Las señoras sonreían ya (yo lo adivinaba) con pleno conocimiento de mi estado. Comencé a confundir sus palabras con mi fantasía. Sus explicaciones botánicas, hoy que las recuerdo, me pa-


A1

Anexo 1

recen monstruosas como un delirio: creo haberles oído hablar de flores que muerden y de flores que besan; de tallos que se arrancan a su raíz y os trepan, como serpientes, hasta el cuello. La oscuridad, el cansancio, la cena, el Chablis, la conversación misteriosa sobre flores que yo no veía (y aun creo que no las había en aquel raquítico jardín), todo me fue convidando al sueño; y quedéme dormido sobre el banco, bajo el emparrado. * — ¡Pobre capitán!—oí decir cuando abrí los ojos—Lleno de ilusiones marchó a Europa. Para él se apagó la luz. En mi alrededor reinaba la misma oscuridad. Un vientecillo tibio hacía vibrar el emparrado. Doña Magdalena y Amalia conversaban junto a mí, resignadas a tolerar mi mutismo. Me pareció que habían trocado los asientos durante mi breve sueño; eso me pareció... —Era capitán de Artillería—me dijo Amalia—; joven y apuesto si los hay. Su voz temblaba. Y en aquel punto sucedió algo que en otras circunstancias me habría parecido natural, pero que entonces me sobresaltó y trajo a mis labios mi corazón. Las señoras, hasta entonces, sólo me habían sido perceptibles por el rumor de su charla y de su presencia. En aquel instante alguien abrió una ventana en la casa, y la luz vino a caer, inesperada, sobre los rostros de las mujeres. Y— ¡oh cielos!— los vi iluminarse de pronto, autonómicos, suspensos en el aire—perdidas las ropas negras en la oscuridad del jardín—y con la expresión de piedad grabada hasta la dureza en los rasgos. Eran como las caras iluminadas en los cuadros de Echave el Viejo, astros enormes y fantásticos. Salté sobre mis pies sin poder dominarme ya. —Espere usted—gritó entonces doña Magdalena—; aún falta lo más terrible. Y luego, dirigiéndose a Amalia: —Hija mía, continúa; este caballero no puede dejarnos ahora y marcharse sin oírlo todo. —Y bien—dijo Amalia—: el capitán se fue a Europa. Pasó de noche por París, por la mucha urgencia de llegar a Berlín. Pero todo su anhelo era conocer París. En Alemania tenía que hacer no sé qué estudios en cierta

fábrica de cañones... Al día siguiente de llegado, perdió la vista en la explosión de una caldera. Yo estaba loco. Quise preguntar; ¿qué preguntaría? Quise hablar; ¿qué diría? ¿Qué había sucedido junto a mí? ¿Para qué me habían convidado? La ventana volvió a cerrarse, y los rostros de las mujeres volvieron a desaparecer. La voz de la hija resonó: — ¡Ay! Entonces, y sólo entonces, fue llevado a París. ¡A París, que había sido todo su anhelo! Figúrese usted que pasó bajo el Arco de la Estrella: pasó ciego bajo el Arco de la Estrella, adivinándolo todo a su alrededor… Pero usted le hablará de París, ¿verdad? Le hablará del París que él no pudo ver. ¡Le hará tanto bien! (“¡Ah, si no faltara!”... “¡Le hará tanto bien!”). Y entonces me arrastraron a la sala, llevándome por los brazos como a un inválido. A mis pies se habían enredado las guías vegetales del jardín; había hojas sobre mi cabeza. —Hélo aquí—me dijeron mostrándome un retrato. Era un militar. Llevaba un casco guerrero, una capa blanca, y los galones plateados en las mangas y en las presillas como tres toques de clarín. Sus hermosos ojos, bajo las alas perfectas de las cejas, tenían un imperio singular. Miré a las señoras: las dos sonreían como en el desahogo de la misión cumplida. Contemplé de nuevo el retrato; me vi yo mismo en el espejo; verifiqué la semejanza: yo era como una caricatura de aquel retrato. El retrato tenía una dedicatoria y una firma. La letra era la misma de la esquela anónima recibida por la mañana. El retrato había caído de mis manos, y las dos señoras me miraban con una cómica piedad. Algo sonó en mis oídos como una araña de cristal que se estrellara contra el suelo. Y corrí, a través de calles desconocidas. Bailaban los focos delante de mis ojos. Los relojes de los torreones me espiaban, congestionados de luz... ¡Oh, cielos! Cuando alcancé, jadeante, la tabla familiar de mi puerta, nueve sonoras campanadas estremecían la noche. Sobre mi cabeza había hojas; en mi ojal, una florecilla modesta que yo no corté. Alfonso Reyes, El plano oblicuo

77


BIBLIOGRAFÍA

BIAGGI, Gisela (2013). Manual de estilo y formato para trabajos académicos. Chile: Universidad Adventista de Chile. BURGOS, Elizabeth (2013). Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia. México: Siglo XXI. BUTLER, Judith (2007). “¿Qué es la crítica? Un ensayo sobre la virtud de Foucault”, en Los contornos del alma, los límites del cuerpo: género, corporalidad y subjetivación. México: Universidad Nacional Autónoma de México. CIFUENTES Honrubia, José Luis (1985). Estudios de lingüística. Alicante: Espagrafic. COLL, José Luis. Cosas mías. México: Planeta. FUENTES, Carlos (1992). El espejo enterrado. México: Fondo de Cultura Económica. GONZÁLEZ, Edgar (2013). “La teoría de la argumentación y el Círculo de Viena”, Tópicos, 1(1), 59-78. ROSSANO, Stephany (2014). Ensayo ganador del concurso “Qué significa ser mexicano” en el marco del centenario de la muerte de José Revueltas. SAGAN, Carl (1980). Cosmos. Barcelona: Planeta.

Recursos electrónicos ARCE, José (2015). “El maestro del agua: Lo importante es volver.” En http://www. labutaca.net/criticas/el-maestro-del-agua-lo-importante-es-volver-2/. Recuperado el 25 de junio de 2015. ARREOLA, Juan José. “Pueblerina”. En http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ esp/arreola/pueblerina.htm. Recuperado el 25 de junio de 2015. ASÍ giran el cuello los búhos. En http://rapacesdelmundo.blogspot.mx/. Recuperado el 5 de mayo de 2015. ASIMOV, Isaac. “Asnos estúpidos”. En http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ ing/asimov/asnos_estupidos.htm. Recuperado el 01 de mayo de 2015. MUSACCHIO, Humberto. “¿Cómo se dice: bulear o bullear?”. En http://www.excelsior.com.mx/opinion/humberto-musacchio/2013/07/08/907782. Recuperado el 01 de mayo de 2015. FORTUÑO, Andrés. “8 pasos fáciles para crear un bonsái”. En http://jardin.about. com/od/redisenandojardines/a/8-Pasos-Faciles-Para-Hacer-Un-Bonsai.htm. Recuperado el 01 de mayo de 2015.

78


GUERRERO, Verónica. “La belleza está… en tu cerebro”. En http://www.comoves.unam.mx/ numeros/articulo/171/la-belleza-esta-en-tu-cerebro. Recuperado el 1 de mayo de 2015. LOS LOROS. En http://animales-salvajes.buscamix.com/web/content/view/22/78/. Recuperado el 5 de mayo de 2015. MARTÍN, Amis. En http://cultura.elpais.com/cultura/2015/03/19/babelia/1426766798_150816.html. Recuperado el 5 de mayo de 2015. MAYORGA, Cuauhtémoc. “Incomodidad prudente.” En http://www.gaceta.udg.mx/G_nota1. php?id=15782. Recuperado el 25 de junio de 2015. MONTERROSO, Augusto. “La mosca que soñaba que era un águila”. En http://www.ciudadseva. com/textos/cuentos/esp/monte/la_mosca_que_sonaba_que_era_un_aguila.htm. Recuperado el 5 de mayo de 2015. PETERSEN, Diego. En http://opinion.informador.com.mx/Columnas/2015/01/06/chiflar-y-comer-pinole/. Recuperado el 5 de mayo de 2015. “¿Por qué febrero es el mes más corto del año?” En http://fronterasdelconocimiento.com. Recuperado el 1 de marzo de 2015. “Pueblos indígenas mexiquenses.” En http://portal2.edomex.gob.mx/edomex/estado/identidadmexiquense/pueblosindigenas/index.htm. Recuperado el 5 de mayo de 2015. REYES, Alfonso. “La cena”. En https://groups.google.com/d/topic/literatura-mexicana.../-0haoVFUync. Recuperado el 5 de mayo de 2015. RULFO, Juan. “Nos han dado la tierra”. En http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/rulfo/nos_han_dado_la_tierra.htm. Recuperado el 3 de mayo de 2015. SAVATER, Fernando. “Malos y malditos”. En http://blog.educastur.es/tendales/files/2007/11/ fernanzdo-savater-malos-y-malditos.pdf. Recuperado el 3 de mayo de 2015. “Tecnoideas, traduciendo la tecnología”. En http://blog.grupotecnoideas.es/?p=241. Recuperado el 1 de mayo de 2015. “Yo soy Malala”. En http://www.google.com.mx/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&frm=1&source=web&cd=6&ved=0CD4QFjAF&url=http%3A%2F%2Ffiles.bibliotecauaca. com%2F200000566-f2316f32cf%2Fyo%2520soy%2520Malala.pdf&ei=A5w1Vb2-GIORsAWLuYGwCg&usg=AFQjCNFfUETjHY7_7NvEw8I9zxYQNTw-nw&sig2=p4at48XD6TrbTRRXirKXkA&bvm=bv.91071109,d.b2w. Recuperado el 25 de abril de 2015.

79


Crítica y propuesta se terminó de imprimir en enero de 2016 en los talleres de Printing Arts México, S. de R.L. de C.V. Calle 14 núm. 2430, Zona Industrial, 44940 Guadalajara, Jalisco

Crítica y propuesta  

Libro de texto apegado al programa del Bachillerato General por Competencias de la Universidad de Guadalajara

Crítica y propuesta  

Libro de texto apegado al programa del Bachillerato General por Competencias de la Universidad de Guadalajara

Advertisement