Issuu on Google+

Facultad de Ingeniería Ambiental Boletín N° 2 julio- diciembre de 2009 ISSN 2145-0846

En este número: Editorial / Acreditación: La acreditación en la Facultad. / Investigación: Retomando la investigación desde los semilleros de investigación / Punto de vista del estudiante: Ingeniería Ambiental, una facultad de resultados - Sección Central: Falsear la hipótesis nula ¿Un intento involuntario por obtener el resultado esperado? / Noticias de interés: Actividades Ambientales / Entretenimiento


Directivos UAN

Editorial

Mary Falk de Losada Rectora

Ing. Diana Isabel Quintero Torres. Decana Facultad de Ingeniería Ambiental

Víctor Hugo Prieto Vicerrector Académico Ariel Vega Vicerrector Administrativo Marta Losada Falk Directora Nacional de Investigaciones Martha Carvalho Secretaria General Lorena Ruíz Serna Directora Fondo Editorial Directivos Facultad Diana Isabel Quintero Torres. Decana Facultad de Ingeniería Ambiental. Edwin Humberto González Rojas. Director de la Unidad para el Desarrollo de la Ciencia y la Investigación (UDCI) Editor Edwin Humberto González Rojas. Consejo Editorial Diana Isabel Quintero Torres. Edwin Humberto González Rojas. William Antonio Lozano Rivas. Uriel Fernando Carreño Sayago. Oscar Ferney López. Diego Escobar. Alcibíades Bohórquez. Colaboradores David Apeador – Estudiante IX Semestre. Imágenes www.flickr.com Corrector de estilo Juan Felipe Echeverry Diseñador Gráfico César Augusto Bran Tarazona

El segundo número del Boletín Gresia, es el reflejo de la interacción, no sólo del cuerpo docente de la Facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad Antonio Nariño, sino también de de la opinión de los estudiantes en su devenir de formación profesional. Ésta es la continuación de la primera edición, por lo cual el lector podrá encontrar, con la misma seriedad, el recuento de las diversas actividades que se realizaron al interior de la Facultad, opiniones de estudiantes, noticias, así como el artículo central `´falsear la hipótesis nula`. Si tenemos en cuenta que el ambiente es nuestro patrimonio común, y que precisamente es el accionar humano el que por generaciones ha impactado su calidad hasta conseguir el estado actual, aire contaminado, exceso de ruido, contaminación visual, desorden en la urbanización, contaminación de aguas, disminución en la disponibilidad de las mismas, entre otras, entonces nosotros como responsables debemos generar las soluciones. Para esto no es necesario ser ingeniero o tener una formación en términos ambientales, sólo se necesita ser consciente de que nuestras acciones traen consecuencias y que, cambiando pautas de comportamiento, aportamos nuestro grano de arena que, si se suman, se consolida una gran montaña. Por ello, la Facultad de Ingeniería Ambiental de la UAN, además de las áreas de docencia e investigación se ha comprometido con la educación ambiental, no sólo de nuestros estudiantes, sino de la sociedad en general. Es así como durante este segundo semestre del 2009 se realizaron actividades con este propósito, la sensibilización ambiental de estudiantes de primaria, secundaria y de la sociedad en general, acciones que se continuarán realizando durante el 2010, y este boletín es otro insumo más, que utilizamos para lograr el cumplimiento de este propósito.


acreditación La Acreditación en la Facultad de Ingeniería Ambiental Edwin Humberto González Rojas Docente Investigador.

La Facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad Antonio Nariño cuenta con una historia desde 1993 cuando las directivas de la Entidad decidieron implementar este programa con el nombre de Ingeniería del Desarrollo Ambiental con registro ante el Ministerio de Educación. En el año 2003 y como resultado de una autoevaluación se crea el nuevo Programa de Ingeniería Ambiental para responder a las nuevas necesidades ingenieriles del nuevo milenio obteniéndose el Registro Calificado No. 12398, emanado por el Ministerio de Educación, siendo éste el primer registro que obtiene la Universidad luego de su política de presentar todos los Programas ofrecidos por la UAN. A partir de ese momento la Facultad toma como lineamiento la calidad de alto nivel, lo cual la lleva a vincular docentes con un alto nivel de formación (Maestría y Doctorado), o presentando sus docentes a la convocatoria de Formación de Alto Nivel (PFAN) de la Universidad, para brindar a sus estudiantes el mayor nivel de conocimiento posible. A partir del año 2006 la Universidad toma la decisión de presentar sus programas a Acreditación de Alta Calidad por lo cual, desde la directivas, se crea la Oficina de Autoevaluación y Acreditación de Alta Calidad de la Universidad Antonio Nariño, cuya función es acompañar a las diferentes Facultades en la autoevaluación de sus programas, según normativa y lineamientos del Consejo Nacional de Acreditación y respondiendo a la responsabilidad social de cada Universidad al aplicar su fuero de autonomía universitaria. La Facultad, dentro de su proceso de autoevaluación, toma sus dos programas en funcionamiento y decide finalizar el de Ingeniería del Desarrollo Ambiental y enfocar todas sus energías en Inge-

niería Ambiental, para lo cual evalúa cada uno de los componentes: Docente, administrativo, estudiantes y egresados, logrando detectar debilidades y oportunidades, haciendo una evaluación consciente y a profundidad para poder entrar a fortalecer los puntos favorables, corregir y crear estrategias para las debilidades encontradas. Todo esto es posible con la activa participación de los estudiantes y docentes de la Facultad, sumados al apoyo de los egresados. Los resultados más notables de esta labor son, el Proyecto Educativo del Programa (PEP), la promoción del Programa a través de las Olimpiadas Ambientales, las cuales en mayo pasado contaron con una gran participación de los colegios de la zona que trabajan proyectos ambientales. En el segundo semestre se comenzó a trabajar en el acompañamiento a estos colegios en la detección de los principales problemas ambientales de su entorno, con el acompañamiento de los estudiantes de las asignaturas de Práctica de Extensión y Práctica de Investigación, igualmente se hizo la invitación de la Dra. Isabel Moreno, docente de la Universidad de Islas Baleares, que se extendió a los colegios de la zona, así como de la Localidad de Usme, dándoles a conocer la problemática de la contaminación marina. Es así como la Facultad, a través de su Comité Técnico de Acreditación, está realizando estos procesos y ajustes, ya que no se puede presentar a Acreditación de Alta Calidad, dado que la reglamentación exige tener mínimo cuatro cohortes de egresados para poder evaluar el impacto del Programa en la sociedad; sin embargo, en el 2011 el Programa debe presentarse a la renovación de su registro calificado, por lo cual esta evaluación sirve para este último propósito y en definitiva para el mejoramiento de su calidad académica.

Boletin de la Facultad de Ingeniería Ambiental

3


investigación Retomando la Investigación desde los Semilleros de Investigación Edwin Humberto González Rojas Director de la UDCI

biente (SDA), el cual tiene por objeto trabajar con el Amero para el diseño y fabricación de Ramos para la Semana Santa de 2010 en lugar del uso de la palma de cera. En este convenio participan docentes y estudiantes de la Facultad, Funcionarios de la SDA y comunidad, la cual será capacitada, siendo este último un valor agregado de este convenio.

Durante el año 2009 la Facultad de Ingeniería Ambiental obtuvo algunos logros desde el punto de vista de investigación, entre ellos tenemos la participación en el Encuentro de Semilleros de Investigación de la UAN a nivel nacional en el mes de Septiembre, logrando obtener en el área de ingenierías el primer lugar con el proyecto de Valorización de Residuos y el tercer puesto en Modelación Matemática liderados por los estudiantes David Aperador y Angélica Oliveros respectivamente, siendo reconocidos ante la comunidad universitaria el al Ceremonia al merito Investigativo de la UAN a realizarse en el mes de Diciembre. Por otra parte estos semilleros también participaron en el Encuentro Ínter universitario de la Red Investigare, realizado en el mes de Octubre, dándose a conocer ante la comunidad académica de la ciudad, compitiendo igualmente por reconocimiento institucional.

4

Como resultado a destacar del Semillero de Valorización de Residuos, se logro realizar un convenio con la Secretaria Distrital de AmUAN

Éste es un ejemplo que sirve de ejemplo para incentivar a los estudiantes que se interesan en la investigación desde los primeros semestres y entran a fortalecer sus habilidades y competencias para complementar su formación profesional. Desde la Dirección de la Unidad para el Desarrollo de la Ciencia y la Investigación (UDCI), se invita a todos los estudiantes a participar activamente en las próximas II Olimpiadas Ambientales y Encuentro Ambiental de los Semilleros de Investigación a realizarse en el primer semestre de 2010, espacio en el cual se puede dar a conocer los avances en investigación desarrollada por los estudiantes bien sea en aula o como apoyo a los diferentes proyectos de investigación desarrollados por los docentes de la Facultad.


punto de vista estudiantil Ingeniería ambiental, una facultad de resultados Leydi Latorre Quintana Estudiante de Ingeniería Ambiental, Universidad Antonio Nariño, Bogotá D.C.

La Facultad de Ingeniería Ambiental plantea diversas herramientas educativas para la adecuada formación de los estudiantes en el ámbito teórico y práctico basada en las necesidades que tiene un profesional de dicha categoría. El procedimiento planteado semestralmente consiste en una serie de actividades básicas para cada asignatura, al igual que posibilidades extra curriculares que son de gran provecho y satisfacción para los alumnos. Ejemplo de ello es la metodología aplicada por la mayoría de los docentes de la Facultad, donde se requiere una aproximación clara y estructurada de los conceptos y temas a de-

sarrollar, así como las capacidades para solucionar las problemáticas reales que posteriormente se confrontarán. El enfoque educativo del programa académico contempla prácticas mediante visitas empresariales como las que se llevaron a cabo en Medellín (primer semestre de 2009) y Bucaramanga (segundo semestre de 2009), al igual que la salida técnica desarrollada en la granja experimental de Usme. Dichas gestiones reafirmaron los procedimientos vistos en las clases y aclararon procederes y parámetros a la hora de ejecutar algunos diagnósticos, por lo cual los estudiantes hacen énfasis en la programación de actividades similares para semestres venideros.

Cabe resaltar el aporte de la decanatura y el grupo de docentes encargados de los procesos académicos efectuados para el año 2009 como: El equipamiento del laboratorio ambiental, el fortalecimiento de los semilleros de investigación y el ciclo de conferencias, entre otros, tienen un impacto positivo y concreto en la formación profesional de los alumnos, quienes agradecen el esfuerzo y la efectividad de dicho proceso y adquieren un compromiso real para optimizar la calidad de la Facultad. Boletin de la Facultad de Ingeniería Ambiental

5


sección central Falsear la hipótesis nula ¿Un intento involuntario por obtener el resultado esperado? Ing. William A. Lozano Rivas MSc, c.PhD

¿Qué sería de nosotros si la física cuántica fuese aplicable a lo que coloquialmente llamamos “la vida diaria”? En realidad, nada más diferente a las -discutibles o indiscutiblemente probadasleyes de la física cuántica que el mismo mundo en el que vivimos y el cual, permanentemente, interpretamos de la manera en que lo concebimos correcto. Sí, vivimos en un mundo de interpretaciones individuales, frecuentemente apoyadas sobre el trasfondo de la conciencia colectiva que nos lleva a actuar y a entender nuestro entorno y sus posibilidades a partir de ideas preformadas y preconcebidas desde la infancia. Aclaro que no existe intención alguna de exponer dudas y símiles tan persistentes en la literatura y en el cine como es el caso de las irrealidades colectivas planteadas en el clásico filme The Matrix.

6

Como punto de partida podría plantearse un mezquino interrogante a la luz del Principio de Incertidumbre de Heisenberg: ¿Nuestra manera de interpretar lo que ignorantemente denominamos mundo, nos arroja inevitablemente un limitado pool de posibilidades precarias que involuntariamente adopta nuestra razón y que nos condena a padecer la incapacidad de saber “ver” lo que a priori catalogamos imposible? UAN

El Principio de Incertidumbre de Heisenberg Werner Karl Heisenberg, físico alemán, quien tuvo varios tropiezos para culminar su doctorado por su impericia en los laboratorios, descubre la mecánica cuántica matricial, algo no muy distinto de la teoría de matrices, que lo llevó a meditar, a partir de la inconmutatividad en la multiplicación de matrices, que la asociación de cantidades físicas usando este esquema matricial tendría que reflejar este mismo hecho matemático. De aquí surge el Principio de Incertidumbre de Heisenberg que, para no dejarlo en la indeterminación, afirma que no es posible conocer de forma simultánea y con precisión arbitraria, variables físicas como el momento lineal y la posición de un objeto (pares observables noconmutables). Dicho de otra forma, entre más esmero se ponga en detectar la posición de una partícula, más desconocido será su movimiento y su velocidad, de manera que se hace imposible asociar a ella una trayectoria definida. Continuando con lo que nos interesa, acudiré al machacado experimento de la doble ranura que en alguna ocasión discutíamos con los ingenieros Escobar, Carreño y López de la Facultad de Ingeniería Ambiental. Dicho experimento demuestra que una partícula cuántica (un fotón o un electrón, por ejemplo) se comporta dentro de un “grupo” de probabili-


dades ondulatorias u ondas de posibilidades, de manera que se manifiesta como partícula y como onda, prácticamente, al mismo tiempo, siempre y cuando no sea observada (de cerca o en detalle). Para cualquier interpretación racional, una esfera de cualquier tamaño visible al ojo (balón de fútbol, bola de billar, una canica, etc.) es una partícula que, si se hace pasar a través de una placa con una ranura ubicada a cierta distancia de una pared, dibujará un patrón lineal de impactos que quedarán registrados como una franja en dicha pared de fondo. De igual manera, si la placa tiene dos ranuras, el registro en la pared de fondo mostrará dos franjas de impactos análoga a las ranuras de la placa. Ahora, cuando se trabaja con ondas y la placa de dos ranuras, la onda original, al pasar por cada una de las dos ranuras, se divide en dos ondas que, al encontrarse, se interfieren o se potencian, generando en la pared de fondo lo que se conoce como patrón de interferencia: Varias franjas (donde se sumaron las ondas) y varios vacíos (donde se anularon). Este experimento se replicó usando un chorro de fotones, que también son partículas, pero diminutas, y aunque se esperaba que dibujaran las dos franjas de impacto, como las canicas, se comportaron como ondas generando un patrón de interferencia. Para entenderlo mejor decidieron disparar un solo fotón a la vez y obtuvieron el mismo resultado sorprendente; esto era imposible, porque la única forma de que se generara dicho patrón de interferencia es que esta partícula individual pasara, no por una sola de las dos ranuras -como es lo lógico-, sino por ambas ranuras de manera simultánea ¿Cómo se divide un fotón o un electrón, pasa al mismo tiempo por las dos ranuras y al reunirse se interfiere a sí mismo? El relato de este experimento tiene un desenlace aún más pasmoso: Los científicos deciden

poner un “observador” que registre, muy de cerca, lo que sucede con dicha partícula al instante justo de pasar por la placa de las dos ranuras, entonces, la partícula decide abandonar su función de onda, se comporta nuevamente como tal y pasa por una u otra ranura registrando dos franjas de impacto en la pared de fondo, al igual que las canicas. ¿La materia observada se comporta como el observador espera que lo haga? Los científicos se preguntan entonces: ¿La partícula es “consciente” de que está siendo observada y decide actuar de la forma como el observador entiende que es lógico su comportamiento? o, lo que es lo mismo o muy similar: ¿El observador tiene la capacidad inherente de alterar el comportamiento de esa partícula con sólo observarla? Si toda la materia puede ser considerada una partícula o un cúmulo de tales a diferentes niveles de complejidad e interacción y los seres humanos (incluso los animales) son observadores del comportamiento de la materia ¿estamos, entonces, definiendo el comportamiento de la materia que nos rodea -incluida la propiay limitándola a una sola posibilidad dentro de esa onda de posibilidades? Si se quiere seguir cuestionando, entonces, ¿Esto explica por qué “El Secreto”, famoso libro y película de Rhonda Byrne, funciona? ¿Explica por qué desparece “milagrosamente” el cáncer en personas desahuciadas? ¿O por qué sucumbieron los muros de Jericó? ¿O por qué el Mar Rojo pudo ser abierto por el Poder de Dios manifestado en Moisés? ¿Podemos alterar el comportamiento de la materia? ¿Alteramos el comportamiento de la materia? Varias investigaciones en ese sentido parecen demostrar que es cierto. Para evitar nombrar científicos polémicos sólo puedo ejemplificar

Boletin de la Facultad de Ingeniería Ambiental

7


el principio de la medicina homeopática en donde las sustancias activas están a niveles tan infinitesimales que prácticamente no existen en su líquido de dilución, pero que al haber estado alguna vez en contacto con el agente activo, éste logró imprimir su información molecular en el agua o el alcohol que lo contuvo. Otros ejemplos desconcertantes son los del profesor Masaru Emoto, registrados en su famoso libro Los mensajes ocultos del agua en donde demostraba que el simple hecho de asignar palabras positivas o negativas, nombres de personajes históricos buenos y “no tan buenos”, entre otros, a frascos que contenían muestras de agua de la misma fuente, acababa por modificar la estructura molecular del agua que se hacía manifiesta, al microscopio, en las formas de los cristales que construía. Aquí surgían dos preguntas del Ingeniero Escobar en aquella conversación: ¿Cómo sabría el agua si estaba etiquetada con una palabra noble o con una blasfema? y ¿Cómo puede saber el agua que la estructura de cristal formada es agradable o desagradable? A la primera pregunta responde el Doctor Emoto, afirmando que somos nosotros quienes asignamos un valor a las palabras y es nuestra percepción de la misma, la que se manifiesta influyendo energéticamente sobre la estructura molecular del agua en la botella que la exhibe.

8

La segunda pregunta se presta a varias especulaciones pero podría obedecer a la matemática y la geometría inherente a todas las manifestaciones de la naturaleza, reduciendo nuestra percepción del mundo y la expresión UAN

de nuestras emociones a: a) energías matemáticamente ordenadas, es decir, armónicas, que configuran una geometría organizada, o, b) energías sin un patrón definido, con frecuencias y valores caóticos que “no suman ni construyen”… que no “geometrizan”. Estos experimentos han sido replicados por cientos de internautas que han usado diversidad de alimentos guardados en recipientes rotulados con palabras positivas y negativas, cuyos resultados muestran mayor conservación y menor aparición de hongos y microorganismos en aquellas viandas que estuvieron “amparadas” bajo palabras como: Gracias; Te Amo; Bendiciones, etc. Mi formación como investigador me invita a tomar una posición escéptica y hasta incrédula frente a estos hechos, no obstante, no debería por esto rechazarla categóricamente y tildarla de farsa. Incluso a mí me apetece replicar un experimento de este tipo, con todo el rigor científico,… sólo por curiosidad. ¿Principio de incertidumbre en los laboratorios científicos? Ejemplos de nuestra capacidad de variar el comportamiento de la materia, discutibles o no, hay por miles. Lo que no deja de causar un poco de inquietud es que si, apegado a lo que nos muestra la física cuántica, cuando vamos a un laboratorio o hacemos una investigación cualquiera y nos proponemos a falsear la hipótesis nula, aparece -per sé- una intención, como observadores, que podría conseguir (no digo que lo haga sino que sería posible, como en el experimento de


las dos ranuras) que la materia -en el experimento desarrollado- se comporte de manera positiva frente a lo que deseamos obtener por resultado. Si adherimos por completo este principio cuántico, al menos, una parte de las investigaciones realizadas no serían objetivas y los resultados obtenidos responderían a la intención de los investigadores… ¿Fisión en Frío?... ya varios sabrán a lo que me refiero. A partir de las ecuaciones de onda planteadas por Erwin Schrödinger, Max Born sugirió que las ondas de partículas elementales estaban hechas de probabilidades; dicho de una forma más filosófica, las partículas constituyentes de todo lo que vemos y nos rodea estarían hechas de “propensiones a ser o existir”, que terminan convirtiéndose en partículas sólo en el momento en el que son observadas. Éste es, de hecho, un principio no sólo cuántico sino filosófico del papel del investigador científico: convertir esas “propensiones a ser o existir” o las “probabilidades ondulantes” en algo tangible, visible o, al menos, medible y detectable. El científico, entonces, juega con la filosofía de la física cuántica o del mundo (si quiere ser llamada así) y permanentemente se topa con probabilidades inexistentes que pretende “particularizar” mediante su experimentación; parafraseando la Interpretación de Copenhague: El observador (el investigador) crea (descubre) la realidad (sólo) cuando la mira. Surge también otro elemento presentado por John Bell quien propuso experimentar el medir si una partícula elemental se podía comunicar con otra lejana a una velocidad mayor que la de la luz; para no extenderme en ello, de los positivos resultados obtenidos surgió el “Teorema de Bell” que dice que “la realidad no es local”; esto significa que además de que las partículas que componen la materia no existen hasta ser observadas, no pueden ser tampoco identificadas de manera separa-

da de otras que se encuentren arbitrariamente distanciadas de ellas, de manera que aparece el principio holístico tan subrayado en la biología y la ecología modernas. Para concluir… o, al menos, intentarlo Finalmente, ¿Cuál es nuestro papel como investigadores cuando tratamos de reducir lo que observamos en laboratorio a una realidad interpretada que consideramos como lógica y normal? Difícilmente somos conscientes de los efectos de nuestras intervenciones procedimentales sobre el objeto estudiado y las “propensiones a ser o existir” dependerán, en buena parte, de nuestra habilidad de observar para convertirlo en una partícula que sea y que exista. Generalmente, obviamos también las interacciones y la conexión “cuántica” entre esas partículas ¿Hasta qué distancia la materia circundante se encuentra conectada con esa parte minúscula que estudiamos? ¿Qué tan conectada está a nosotros mismos y a las ondas y partículas de nuestra energética voluntad, que intentan falsear la hipótesis para obtener el resultado que esperamos? ¿Plantear una hipótesis nula con el propósito de falsearla nos pone a jugar con posibilidades cuánticas que pueden o no, darnos la razón? ¿Y por qué hablamos de cuántico? Si nos apegamos al significado profundo de la palabra, la renombrada frase de “hemos dado un salto cuántico en este proyecto” usada para indicar grandes avances, puede, de ley, expresar que no se ha avanzado absolutamente en nada; así son las ondas, las partículas, las posibilidades y la materia. Sin embargo, existe un “algo”, que -al parecer- impide que estos “caprichos físicos” sean aplicables a nuestra “vida diaria” (aunque no estoy del todo convencido), de lo contrario, ni yo mismo sabría dónde estoy, quién soy o el resultado final de lo que escribo… de seguro, lo último, que lo ignoro por completo.

Boletin de la Facultad de Ingeniería Ambiental

9


noticias de ínterés

Actividades Ambientales Diplomado: Gestión Ambiental Hospitalaria En el mes de enero de 2010 la Facultad de Ingeniería Ambiental iniciará su programa de diplomado “Gestión Ambiental Hospitalaria”. dirigido a quienes estén interesados en temas relacionados con la gestión integral de residuos hospitalarios, el cumplimiento de la normatividad y el desarrollo de programas ambientales y de salud ocupacional en las instituciones prestadoras de salud.

Participación Programa PRIES

10

La Universidad Antonio Nariño en cabeza de la Facultad de Ingeniería Ambiental se suscribió el pasado 11 de Noviembre al Programa de Reciclaje de Instituciones de Educación Superior (PRIES). UAN

El Programa consiste en realizar una red de reciclaje para las instituciones de educación superior, que tiene por objeto la concientización, reducción y reutilización de residuos sólidos en el Distrito. La Universidad estuvo representada por la intervención de la Decana de la Facultad la Ingeniera Ambiental, la ingeniera Diana Quintero quien expuso los avances y dificultades del programa de reciclaje en la Universidad. Para mayor información visitar la página de la UAESP www.uesp.gov.co

Implementación Plan Institucional de Gestión Ambiental La Universidad Antonio Nariño, consciente de la necesidad de generar responsabilidad social frente a la conservación, protección y optimización de los recursos naturales, está comprometida desde la alta dirección a de-


sarrollar procesos de mejoramiento continuo de sus actividades educativas, por tal motivo la Facultad de Ingeniería Ambiental está liderando la implementación el Plan Institucional de Gestión Ambiental (PIGA), el cual ya fue aprobado por la dirección.

Participación en eventos nacionales e internacionales El Grupo de Investigación GRESIA – Grupo de investigación en Ecología, Sostenibilidad e Ingeniería Ambiental - de la Facultad de Ingeniería Ambiental, a través de la participación de su investigador Dr. Edwin Humberto González Rojas, participo en el Séptimo Simposio de Biodegradación y Biodeterioro, realizado en la Universidad SEK de la ciudad de Quito – Ecuador, en el mes de Octubre, con dos ponencias tituladas: Aislamiento de microorganismos degradadores de compuestos orgánicos volátiles a partir de un biofiltro en chimeneas de restaurantes y aislamiento de microorganismos en lodos del río bogota, con capacidad de biotransformar metales pesados, resultado de la investigación patrocinada por la Universidad.

Invitación conferencistas internacionales La Facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad Antonio Nariño realizó una jornada de conferencias del 29 de septiembre al 2 de Octubre, relacionadas con el manejo y gestión del recurso costero, con la participación de la doctora Isabel Moreno Castillo, bióloga marina de la Universidad de Liverpool y doctora en biología de la Universidad Complutense de Madrid. El ciclo de conferencias estuvo dirigido a estudiantes universitarios y de secundaria de las localidades Usme y Rafael Uribe Uribe.

Participación CALES y PONCAS La Universidad Antonio Nariño por medio de la Facultad de Ingeniería Ambiental reconoce la importancia de participar en las actividades comunitarias en materia ambiental y por tal motivo es miembro activo de las comisiones Ambientales locales CALES de las Localidades Rafael Uribe y Usme así como del seguimiento y desarrollo de los planes de ordenamiento de cuencas (PONCAS) para la cuenca del Río Fucha. 11 Boletin de la Facultad de Ingeniería Ambiental


entretenimiento

Fuente: Diario ABC

Realidad Ambiental Sin palabras

Fuente: Diario ABC

Fuente: http:/www.porlareserva.org.arg Fuente: http:/www.porlareserva.org.arg

Fuente: http:/www.porlareserva.org.arg Fuente: Diario ABC

12 UAN Fuente: http:/www.porlareserva.org.arg

Fuente: Diario El ClarĂ­n


BOLETIN GRESIA_2