Page 1

Poemas en el espejo


Fernando Belert

Poemas en el espejo


Belert, Fernando Poemas en el espejo. - 1a ed. - Buenos Aires : Turmalina, 2012. 64 p. ; 20x13 cm. ISBN 978-987-1587-42-1 1. Poesía Argentina. I. Título CDD A861

© Editorial Turmalina, 2012 Buenos Aires, Argentina ISBN 978-987-1587-42-1 Editorial Turmalina Hecho el depósito que previene la ley 11.723 Para sugerencias o comentarios acerca del contenido de esta obra, escríbanos a: info@editorialturmalina.com www.editorialturmalina.com


Índice

ACOMPAÑATE������������������������������������������������������������������������������������������� 9 AGOSTO����������������������������������������������������������������������������������������������������11 AGUAS DE DESHIELO���������������������������������������������������������������������������13 BIGGER THAN������������������������������������������������������������������������������������������15 CIENCIA EXACTA������������������������������������������������������������������������������������17 CURIOSIDAD��������������������������������������������������������������������������������������������19 EL ESPEJO�������������������������������������������������������������������������������������������������21 ENIGMA DEL NIDO��������������������������������������������������������������������������������23 ESTA DISTANCIA�������������������������������������������������������������������������������������25 EXTRAÑADO��������������������������������������������������������������������������������������������27 LISTO����������������������������������������������������������������������������������������������������������29 LLOVIDA����������������������������������������������������������������������������������������������������31 MUJER MAREA����������������������������������������������������������������������������������������33 NO AMANECE������������������������������������������������������������������������������������������35 NORMAL���������������������������������������������������������������������������������������������������37 CELEBRACION DE OCTUBRE��������������������������������������������������������������39 PESADILLAS���������������������������������������������������������������������������������������������41 PIROPO LUNAR���������������������������������������������������������������������������������������43 POR SI DEMORO�������������������������������������������������������������������������������������45


PROBAR ����������������������������������������������������������������������������������������������������47 QUE SE VAYA��������������������������������������������������������������������������������������������49 QUE TE BUSQUEN����������������������������������������������������������������������������������51 QUEBRADO����������������������������������������������������������������������������������������������53 SABERTE����������������������������������������������������������������������������������������������������55 TÚ QUIERES����������������������������������������������������������������������������������������������57 VIERNES ����������������������������������������������������������������������������������������������������61


ACOMPAÑATE

Acompañate de mí probá de llevarme puesto un rato pedíme que te rasque la nuca que te endulce la mañana y te diga algo a los ojos. Tal vez puedo ser tu aire, no digo el de respirar, sino el de rodearte toda, el de caminar las hojas, el de entibiarte la ropa, el que entra y te despeina. No quiero ser sol, no quiero, porque ese atorrante a veces se esconde y te deja triste y aunque tu tristeza es dulce, no quisiera aprovecharme de un día desalumbrado. ¿Ser lluvia? Eso sí podría, porque eso es bien evidente, porque cerca de tu casa puedo aparecer seguido, o ser agua de la ducha (si es que te duchás despacio). También puedo ser tu tiempo, el de esperar en el banco, ser el último minuto de hacer fiaca con la almohada o el segundo antes del sueño donde ya que estoy me quedo. 9


Puedo ser sabor del vino, del café o los chocolates, y si tengo gusto a poco me decís, que yo lo arreglo: le pongo sal a tu día y juntos, nos lo comemos. ¿Querés que sea tu perfume? Sería rosas amarillas, abeto mojado, invierno, olas de mar, algodón de azúcar, restaurant de puerto sin puerto, ni a palos olor a sopa. Fijate, tal vez te resulte una manía, O, menos dañino, un hábito o un vicio (eso sí es serio) y -claro-, nunca rutina.

10


AGOSTO

Al cobijo de tu nácar de viento de madrugada me apropié de todas las que fuiste las que quise tener, de todas tus edades soy festejo en estos días y de todas tus mariposas, alabanza y asombro. Como si de una querencia se tratara, me siento dueño de esta tierra que sos o que somos, y a la vez -como todas las querenciasme hacés tuyo, en vos echo raíces, soy árbol de pájaros en tu mirada regreso a casa. Sos esta tierra y sos otras: banco de plaza, cerro y senderos, arroyo y puente que me lleva de vuelta a tus ojos, sos tesoro en vestido negro, víctima suicida de mi lengua, umbrales con besos escondidos. Así me hiciste, con igual júbilo, náufrago en el tembladeral de tu pecho o parque desierto de domingo, hornero manso, curioso de tu sonrisa, aromas imborrables en tu pelo, 11


pasajero a las estrellas en tus labios. De todos los tiempos, el tuyo, el que no pasa si te miro dejรกndome arrastrar por esta resaca dulce de mar en calma.

12


AGUAS DE DESHIELO

Con estos dedos náufragos en aguas conocidas me he buscado y con amargura me he desencontrado de mí centro. Por más que en estos ríos de deshielo las corrientes bajen limpias, frescas, puras mi alma bebe y bebe, y no se cura la certeza de saber que en ti me encuentro

13


BIGGER THAN

A la primera vista de tus hombros presta volqué mi alma a la tarea de sumar las fantasías a la idea y dar medida a la causa de mi asombro. Riesgosa empresa la de aparejar en verso la piel, los besos, la mirada, ¿sabrá el amor la métrica adecuada, existe rima que abarque el Universo? Orientarse en una brújula sin norte no se acerca al peligro y la quimera de este río que sobrepasa su ribera donde bogamos sin timón ni pasaporte. Extrañas estrategias de contienda dos castillos invadidos por el tedio la tentación ruge afuera, y en el medio el que ataca busca quien lo defienda

15


CIENCIA EXACTA

Quizá trate de manidos artificios literarios poco importa, sólo arguyo sobre encuentro y frecuencia, una métrica de vértices y centros una arena sin relojes ni minutos usurarios. De la física y la térmica constante experimento, aprendices nuevos de la antigua geometría de los cuerpos que se ajustan denodados, con porfía, intentando unificar los elementos. Imagino sin aliento a un Euclides presuroso, agitadas las entrañas tras el ángulo perfecto, que al abrazarnos, vislumbramos sin defecto, antes instinto y besos, que cálculo memorioso. Máquinas aceitadas que impulsamos maravilla, matrices de un mecanismo de aceleración graduable, vectores aventajados de la dicha atemporal y transportable, energía que no entiende la bombilla. Electrones y protones que pugnan desesperados la fisión y la fusión, cálidos puntos de impacto en las yemas de los dedos, acordado tiempo exacto , luz que fluye entre ojos desenfocados. El resultado es un signo, razones equidistantes que enlazan los infinitos, nos proyecta horizontales, y tangentes, y tangibles, sin teoremas morales somos materia en reposo, inabarcables amantes.

17


CURIOSIDAD

Curiosamente “te quiero” es tan verbo como traidor y entre éstos, de todos... el peor. Versátil la palabrota que podemos aplicarle casi todas las preposiciones: Te quiero en Te quiero ante Te quiero bajo Te quiero entre Te quiero con y te quiero contra Te quiero desde y te quiero hasta y es así, diccionariamente un prisma, o aún el diamante donde cada interesado se mira en la faceta con que mejor luz se ilumina su deseo.

19


EL ESPEJO

Qué indefenso me siento a este reflejo, que me sé sin orillas como un río en el mar, tan a gusto, que me sabe a desquicio, tan confiado, que suena peligroso, tan perdido, tan de pronto, tan sin sueño, se me ha escapado el dueño, y nada es por azar. Otra vez este hambre sin horario cambia ahora el sentido de las cosas, que amanece sólo cuando te veo, y qué importa si creo y cómo creo; sensatez, te he mandado de paseo y para cuando vuelvas: no entres sin llamar. Ya me habían advertido de este influjo que me hechiza y toma fiado de la cuenta, yo, que había dado el cheque a mis musas y bajé las persianas del intento, pienso entonces: “pero qué buen invento”, si tiene vencimiento, no me quiero enterar. Este vértigo azul da escalofríos, de lo ciego se desboca y me consiente y me punza por adentro y yo sonriente lagrimeando, de saberme así, tan vivo, abro el pecho al único testigo: ¿...no vio Usted el firmamento, acaso, por acá?

21


ENIGMA DEL NIDO

Desde algún lugar entre los siglos tu piel me llama a buscarte como bandera de mis raíces, o sea la cuna de tu cuerpo, buenaventura en mi oriente, calmante y refugio de esta locura, el único barco donde salvarme. La profundidad entre tus pilares blancos siembra la atracción de los abismos, dulce caverna de malhechores donde late el botín brillante bañado en raras fragancias Me reclama desde una voz que se cuela en tu voz la contraseña más extraña le pide a mi boca le ruega a mis dedos le ordena a mi impulso que entren, se adueñen, prosperen dichosos en el alba misma de tu anatomía. No supe de lugar otro dónde la bienvenida fuera tan deseada por el visitante curioso del cosmos que tu vientre alberga, tan gustoso aquél, que entra sin escudos 23


y sin pararrayos a ver la tormenta con que lo festejas. En algún renglón de las bibliotecas de éste u otro mundo figura el enigma de por qué este niño que usa mi esqueleto no puede quedarse a vivir de propio, refundar su nido bogando en tu adentro.

24


ESTA DISTANCIA

Como si extrañarte fuera una forma de traerte, como si llamarte fuera una manera de tenerte te busco en la profundidad de una pantalla, entre estos ruidos de infierno imaginario, paseo con vos ciudades que no he visto me acuno en tu regazo lejano pero mío tu beso toma formas robadas al recuerdo cuando añorarlo es sólo un recodo del camino que te traerá de nuevo, transida de mí mismo atravesando y bebiendo el dolor para entenderlo. A veces sos tan fuerte, sos una red inmensa para este trapecista lanzado hacia el vacío, que acaricio tus nudos como si fueran labios y redescubro el vértigo de sostener la mirada, aquel que olvido cada tanto, algunos meses porque ¡ah!, crueldad de este destino, no hay otro imán tan dulce en mis alrededores. Es curiosa esta distancia que funciona como túnel como filtro del impulso y no del tacto o del abrazo; es el plano paralelo con rincones y ventanas, que tiene tu olor, tiene el mío, tiene luces, las del amanecer y las de leer acostados. Tiene habitaciones y camas donde te abandonas y aterrizas a escondidas a mostrarme el alma, y tiene mesas y sillas donde tomamos café y riesgos y hay alfombras de meditar, volar y amarnos hay jazmines y palmeras, 25


hay un mundo donde somos geishas y samurais o la palabra, Salvador y Gala y los relojes derretidos, Oliveira y la Maga y el Marais, Elsa Hitler y El Mosca o las palomas, a veces vos y yo, mirando el agua.

26


EXTRAÑADO

No sé dónde dejar de extrañarte, ya te he extrañado en la plaza, en la calle, en los cafés y los kioscos de revistas, en las oficinas y los baños públicos en las terrazas sembradas de palomas que no te han visto. Te he extrañado por las ojeras y las orejas por los poros que no quise sentarme a contar. Te extrañan mis dedos sin conocerte tanto, de puro ansiosos por sentirte. Mi estómago te extraña, te añora el pecho, interior ausente mis dos ojos preguntan por vos, en turnos como semáforos después de las doce. Te he extrañado cada uno de los últimos dieciocho mil segundos sin interrupción sin cansancio, sin alivio, y extrañado.

27


LISTO

Lo tengo totalmente decidido. No sé cuándo No sé dónde No sé cómo pero estoy entrenando. Listos, en sus marcas un ejército de sensores (y no de censores) detectarán latidos. Estoy despejando prolijamente las ranuras de las huellas de mis dedos, ésos, los de tocar tus yemas. No sea, estos diez desarrapados se pierdan de algo. Ya llamé al service de tuberías internas para que por nada, nada en el planeta, me falle la saliva y menos aún, las lágrimas Dijo el oftalmólogo que no necesito lentes, que no tengo nubes, que leo perfectamente inclusive los pensamientos, pero eso lo dijo para consentirme. Hay algo que no, 29


no pude encontrar: quién supervisara bien la exacta, correcta presión de los labios; todas las especialistas cobraban en dólares, otras, pedían casamiento. Le he pedido a mi nariz en forma encarecida, que no me haga pasar papelones, bloqueos, que fragancias como ésta no hay dos en la Tierra. No sé que me falta, revisaré la lista controlaré las luces de todos los tableros. Igual, lo he decidido en mi pleno albedrío: cuando nos encontremos, dejaré que al tocarme me vueles la cabeza.

30


9789871587421_issuu  

http://www.editorialturmalina.com/tapas/biblioteca/9789871587421_issuu.pdf

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you