Issuu on Google+

LA

Ú

LT IM

O

TO DO

GA

P I G A NA T A L E I R B R

Ó V AO E L LEADA SE L MENOS ESTO Editorial Subpoesía


La 煤ltima oleada se llev贸 todo menos esto Gabriela Clara Pignataro Tapa por Aldana Antoni Editorial Subpoesia Buenos Aires, Octubre 2013 www.subpoesia.com.ar editorialsubpoesia@gmail.com


En la terceridad de los opuestos se da la gĂŠnesis de lo nuevo Resignificar


I No s茅 si puedo escribir sobre amor y sin embargo el amor existe todas nuestras verdades son relativas como la maquinaria de la ilusi贸n las formas de hacer la cama de extender la palabra de hacer la guerra y de pedir perd贸n el ojo a veces es un pez mareado boqueando sal en la cresta de la espuma que parece no dejar 5


de romper nunca una perla en la arena seca no es tan distinta a los granitos que duermen entre los dedos de los pies hasta que la bandera celeste pone al sol en el centro del dial colmando los hoteles y ese punto blanco empieza a brillar la 煤ltima oleada se llev贸 todo menos esto

6


II La melancolĂ­a es un gato lamiĂŠndose el lomo que tose sus propios pelos hasta liberarse

7


III El proyector se rompi贸 somos el cuerpo la escena la mano que escribe los movimientos la ficci贸n se hizo tarde es domingo y no dan los cazafantasmas Estrujo el repasador me pica la pimienta de la salsa en la boca Estornudo pienso en vos como acto reflejo pienso en vos aunque 8


ya no lo diga La ansiedad hace ruido de vaso chocando contra el piso hoy alfombraron. Escucho tenue la radio del vecino repite el ranking de la medianoche tengo los dedos brillando satĂŠlites de vidrio barato la torpeza de tener el pensamiento donde el cuerpo no llega

9


IV Techaré de menos para dejar de estar a la sombra de los días el sol se nos filtrará entre los dientes entonces la risa las endorfinas del humor esa cadencia rítmica iniciará las aguas otra vez la espuma traerá a la playita nuevas constelaciones donde vivirnos del todo hasta la última gota sin impuestos y a expensas nuestras porque a la luz nos pertenece tanto como la noche más inflamable 10


V el sistema compensatorio del mundo es un reloj de arena a veces vacía más de lo que llena qué mano gira la rueda qué mano humedece el clima que detiene la abundancia de un lado de la vera yo sueño que sean dos mitades medio vacías o medio llenas *para todos la luz para todos todo ¿cuánto tiempo se puede sostener el hermetismo de las conciencias oscuras?

11


VI Vos sos civilización, yo barbarie el problema no está en mirarnos desde veredas opuestas que corren paralelas junto al río que ya corrió tantas veces y nos mojó la dificultad semántica está en hallar el Y que nos de la mano para saltar para disolver la resistencia en el agua somos todos iguales nadie guarda por mucho tiempo un secreto en los bolsillos sin que este se diluya ni tampoco se conserva el maquillaje en el bardo del oleaje

12


VII Lo que hay es lo que es aunque castigues la simpleza del río hasta volverlo ultramar lo que hay se entrega como el sol la ceguera es opcional para abrir la óptica del corazón que atraviesa el destiempo de algunos deseos lo que no dije, o ya borré nadie le debe nada a nadie aunque escasee coincidir la estación de tren nos ve part-irnos como esos zorros brillantes que cruzan el campo marea y contramarea 13


lo que se rompió, lo que se fué lo que llega, lo que vendrá después de todo el viaje algo nos habrá hecho bien

14


VIII Todo lo que en el aire se huele es consecuencia perfume-vapor de una flor que se abrió una palabra que se agitó un primer llanto o un último pestañear de una primavera anterior Entonces para que temer si todo acontecerá como deba ser desde el casette vacío hasta la constelación musical desde la sequía hasta la liquidez del sol 15


En un mundo que se configura tracción a sueño acción a cuerpo esperar no existe si bailás la piel sin cronometrar el destiempo es una aguja ficcional para tatuarnos registros croquis ante lo incierto cuando aún no entendemos que todo sucede alguna vez y es el camino el único lugar donde siempre estás libre y furtivo

16


Editorial SubpoesĂ­a


Gabriela Pignataro - La última oleada se llevó todo menos esto