Page 1

1


Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la portada, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, sin autorización previa del autor.

Ediciones Editorial Quantum Autor: Hernando Cerda Barrientos Inscripción n° A-279880 Ley de propiedad intelectual.

  

Diseño portada y contraportada: Marcial Valenzuela A. Imprenta: Wasaldi, Valdivia, Chile. Año 2017. 1era edición 2017, 200 ejemplares.

IMPRESO EN VALDIVIA, CHILE. Prohibida la venta de este libro

2


3


DEDICATORIA A PROFESORES QUE DEJARON UNA MARCA EN MI FORMACION CON SUS ORIGINALES METODOLOGIAS DE ENSEÑANZAS: 1.- Carlos Zúñiga Guajardo, Orientador Deportivo, año 1960 2.- Neftalí Mercado Martínez, Matemáticas, año 1962 3.- Carlos Ramírez Sánchez, Ex Decano Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad Austral De Chile, año 1995 4.- Roberto Matamala Elorz, Dramaturgo, Teatro.

4


MeliRuca AntologĂ­a

De

Hernando Cerda Barrientos

5


6


ÍNDICE

Página

Página

41…….Amada, ¿Quién te dijo? 07…….Índice

42…….Tu pelo negro

09…….Introducción autor

44…….Nietos de invierno

10…….Prólogo

45…….Pienso

11…….Etimología de Meliruca

46…….Brindis por los que sufren 47…….Tu amor y el mar

I.- Prosas

48…….El terremoto de 1960 en cien palabras 49…….La princesa chilota y la hija del Trauco

15…….Los remeros de Ulises 16…….Homenaje post morten a Roberto Ojeda Goluza

52…….Noviembre 19 53…….Escribo para…

17…….Soliloquio de Amalia Paz

55…….Conciencia, la maestra

19…….Monologo de Adriano

57…….La iglesia de Quetalco 58…….La carreta

II.- Poemas

61…….Efectos de loco

23…….A mi profesora de poemas

62…….Mis sentidos

24…….Nace mono-piensa

63…….Mi “mamadre” igual a la de Neruda

26…….Mi nombre

64…….No vi caer las hojas de otoño

27…….Mi acróstico

65…….Su sonrisa y la mía se cruzaban

28…….Mi familia

68…….Vendimia maravillosa - 2013

30…….Mi alma errante

71…….Zapatos viejos

31…….Mi atardecer

72…….Los arrayanes

32…….Mi soledad

73…….Se cortó la luz en Meliruca

33…….Oda a Meliruca

75…….Bienvenida ancianidad

34…….Himno a Meliruca

76…….Tú, citrola fiel

35…….Doy gracias por amar el deporte

78…….El destino

36…….Juego limpio

79…….Tu ausencia

37…….Atletas master

80…….Nieta Elisa Elena

38…….Homenaje a Mario Matamala Vio

82…….Mantelito blanco

39…….¡Oh señor Dios mío!

85…….Mi joven amigo Ángelo

40…….La magia del huevito frito

47……¡Aleluya! asesine a mi satanás

7


Página

91…….Nace el personaje Juan Quintana 93…….Papito y su perro 95…….La dinastía del “Guatelapi” 98…….La encantada campana de oro 100…….Esteban, el arquero de la selección 104…….Padre Crucificado 106…….El funeral 109…….Camilo 110…….Crimen casi perfecto 112…….La cita está concertada 119…….Premonición divina 121…….Catalina, alumna inmortal 123…….Amado hijo Miguel Ángel 124…….Amada hija Claudia Alejandra 125…….Amada hija Andrea Carolina 127…….Silencio, que necesito silencio 128…….Carabineros y vecinos de Miguel Ángel el remero 129…….A Hugo Gómez Solís 130…….Homenaje póstumo a Osvaldo Martínez Aguilar 131…….Música, lluvia, vida y muerte 132…….Bernardo, la vida continúa 133…….Paulita 134…….Un amigo en la necesidad, es un amigo de verdad 136…….Amigos, Jurgen e Irene

8


9


10


11


12


I

MeliRuca Prosas

Hernando Cerda Barrientos

13


14


LOS REMEROS DE ULISES (Adaptación) Los tripulantes del cuatro sin, van dirigidos por “Ulises” (su strocker). Ellos saben que si logran mantenerse concentrados, los cantos de sirenas podrán escucharlos. Importa no dejarse abatir por su armonía musical. La tripulación está preparada: se sienten seguros de salir airosos y con vida sobre las demás embarcaciones. El ritmo de las aguas del Río Valdivia les ha enseñado que el armonioso canto; vale solamente escucharlo, no ir en su búsqueda. Los oídos de los remeros están cubiertos de sólidos tapones de cera. “Ulises” escuchará las melodiosas notas; tendrá ese privilegio gracias a su experiencia marinera; talento, temple y el magnetismo que irradia su aureola. La consigna es pasar rápido, ojalá en menos de seis minutos los dos mil metros: recorrido torturante y encantador, a que someten las hijas de Calíope a todos los marineros del mundo encantador por sus melodías: torturante porque no hay que bajar los brazos para ir a quedarse en los suaves brazos de aquellas ocho sirenas. Una vez más “Ulises” y sus remeros salvarán la meta. ¡Remeros del cuatro sin chileno, año 2004, sepan que todos los habitantes del hermoso valle valdiviano les ama. Atentos estaremos uniendo fuerzas para que logren el éxito! Si no logran el objetivo: ¡no desmayen, la vida comienza mañana!

*(Cuando Miguel Ángel y su equipo intentaron ir a la Olimpiada de Atenas en el 2004)

15


HOMENAJE POS MORTEN A ROBERTO OJEDA GOLUZA

En un bote single, blanco; timoneado por la negra muerte, se ha marchado Roberto Ojeda Goluza. Profesional de la Ingeniería y profesor del bello deporte del remo. Mi ficticia imaginación, me dice que va remando hacia el Olimpo: aquella montaña divinizada por el politeísmo griego donde de seguro, Zeus con su poderosa soberanía, ordenará que lo incluyan en una de sus maravillosas escuelas. El mérito de Roberto para ser escogido, fue su inmenso amor al río, tanto del Valdivia como del San Pedro, ríos que a contar de ahora, gozarán de las más microscópicas partículas de sus cenizas. Fuimos amigos, desde la juventud, nunca nuestra relación se fundamentó en religión o política. Lo básico de su pedagogía fue el conductismo (todos aquellos que le escucharon y obedecieron han triunfado en la vida). Recordamos, por ejemplo, cuando instruía a sus atletas antes de ir a giras al extranjero. Lo hacía con una palabra fuerte, franca y directa. Creo no equivocarme, que desde aquellos tiempos nunca nuestro país en el ambiente remero internacional, ha marcado notas negras en su comportamiento. No quiero decir con esto, que antes las haya habido. Tuvo la oportunidad de llevar nuestro remo a Europa, y fue ahí donde pasó las más grandes vergüenzas a raíz de la pobreza franciscana con que se cumplían los cometidos remeros de nuestro país. Fue un Profesor, cuya ascendencia en los jóvenes marcó muchos hitos positivos. Cuando un padre se acercaba a dialogar con él, siempre escuchó y se adaptó a las circunstancias del momento. O sea, fue un hombre inteligente. Con los hermanos Rojas en las Olimpiadas de Seúl, lideró una nueva generación de atletas que siempre estuvo rodeada de sacrificados éxitos. En aquellos tiempos, subir al pódium de los ganadores (décadas del 70 y 80) eran verdaderas hazañas que tan sólo los que saben de remo atesoran en lo más íntimo del corazón. Hermosa relación de su currículum hizo el Presidente de FEDEREMO, información creo, debe quedar a la vista de las futuras generaciones. Despedida solemne y sobria: característica habitual del remo. Polonesa en el río, guardia de honor en el Mirador y un aplauso que nos estremeció a todos. ¡A lo grande ¡! …como un señor; para el contentamiento de sus seres queridos. Fue en ese momento que vi a mi amigo Roberto remando hacia el Olimpo, sinónimo de infinito, un single blanco timoneado por la negra muerte. ¡Hasta siempre Roberto, gracias por todo lo que hiciste por la juventud de tu amada Valdivia. Reconcíliate con tu nuevo timonel, la muerte, que es el timonel de todos los seres vivientes de la tierra!

16


EN EL PLACENTERO VIENTRE DE MI MADRE (Soliloquio)

MI PRIMER MES Hoy he cumplido un mes en el placentero vientre de mi madre. He iniciado una navegación que tiene rumbo. Mi madre amorosa, ha dialogado con Dios. Le ha dicho que le agradan los niños, y lo demuestra con el amor que les prodiga a mis hermanitos; Gabriel, Elisa e Isabel: mi primita chilota, más Mateo y Martina que son de la zona norte. Por ello, por ese amor que se respira, pienso que la orden de navegar viene del Supremo Hacedor. ¡Seré obediente! Por ahora no entiendo nada de lo que está pasando. Estoy quieta: presiento que hay luz y agua en el tibio ambiente en que estoy. Recién he llegado desde los más profundos misterios de la naturaleza y se me ordena navegar. ¿Hacia dónde? ¡No sé! Lo único que sé es que soy una nueva vida. MI SEGUNDO MES Noto cierta angustia en la actitud de mi madre. Imaginé una lagrimita que brotó desde su corazón. Estoy confundida, porque no sé si es de tristeza o de alegría. Mi padre la consuela porque él está contento de que yo exista. Ambos se han esmerado por ser buenos padres y esa actitud es parte de la fiesta de la vida a la cual he sido invitada. Quiero celebrar y lucharé por ella, porque son muchos los que dicen que la vida es un sueño y si es así ¡qué lindo sueño debe ser la vida. -Gracias papito y mamita por escogerme: no tengo ninguna duda que mi elección la hicieron en el más alto altar del amor-. MI TERCER MES Estoy al término de mi primer trimestre y, escucho murmullos. ¡Esto se torna interesante! Presiento la alegría que reina en mi entorno. Mi madre me alimenta con exquisiteces que me agradan y los vientos de los cuatro puntos cardinales me ayudan a navegar con esplendor. MI CUARTO MES Mi abuelo “Cache” ha recibido hoy la noticia de que voy navegando y él, como a todo se adelanta, se ha puesto a escribir y pintar en las paredes de su imaginación de que yo seré hermosa. La verdad es que no se equivoca; porque lo seré. Aún es más, la hermosura la tomaré como una obligación que no descuidaré en homenaje a ese gran cariño que me prodigan desde el mismo puerto de Coquimbo al de Castro, pasando por Valdivia La Bella como dicen, que dice el abuelo. No tengan dudas: ¡Seré reina!

17


MI QUINTO MES ¡Uf¡ que trabajólicos son mis padres, siento cuando se dan un beso por la mañana y otro por la tarde. Capto el esmero que hacen para que yo no nazca en un pesebre, como nació aquel niño que transformó a la humanidad: ¿Habrá sido necesario nacer en un pesebre para transformar a la humanidad? MI SEXTO MES Ahora ya entiendo más los murmullos, y escucho palabras y frases como: “…Meliruca…”, “…Lugar lleno de colores… ”, “confundidos con las flores…”, “bichos y moscardones…” y otras. Mientrasen un patio que imagino grande; Isabel, Gabriel y Elisa, corren y saltan; también lloran, cantan, conversan, se divierten con mi nombre y programan mi recibimiento. Por lo que capto, estos son personajes interesantes para mi futuro. Hoy hay algo nuevo. ¡Ya tengo un nombre! ¡Es hermoso!: ¡Amalia Paz! MI SEPTIMO MES Siento a mi madre quieta. No me gusta que esté así. Por ello, con todo mi diminuto cuerpo, especialmente manos y pies, golpeo su guatita. Exclama: ¡Amalia Paz! ¿Que deseas, porqué estas inquieta? MI OCTAVO MES Mamá fue hoy a control médico y según el facultativo, mi navegación va viento en popa, como dicen los marineros que se mecen en el mar.Sentí que ella estaba feliz, por lo tanto, yo también lo estoy. Siento ansias de llegar pronto al mundo de los hombres. He escuchado tanto de ese mundo; deportes, música, pintura, artesanía, trabajo y amor. Quiero empaparme de las ricas cualidades de esas grandes mujeres; Gabriela Mistral, la poetisa postergada, y donde los mismos hombres en un nicho helado la pusieron; Violeta Parra, quien le cantó a la vida y la misma vida le fue adversa. Empaparme de las cualidades de mi madre, mis abuelas y sobre todo de aquella matriarca en cuyo homenaje llevo su nombre:!Amalia!. MI NOVENO MES Estoy llegando a puerto. No se asusten si lloro… ¡Será de alegría! Espero que a mi llegada estén todos los que me pertenecen. Los que no están, pronto una excusa me darán. Deseo que ellas, las mujeres, estén convertidas en ángeles y ellos, los hombres, en pastores, y unidos exclamen y canten “….que ha nacido una niña cubierta de encantos y flores... “.En compensación, cuando empiece a hilvanar mis primeras palabras cantaré”…Gracias a la vida…”. DEFINICION: El término placentero, viene de placenta, porque es aquella sustancia y aquel espacio que “Dios”prodigó a la especie femenina, donde se ha demostrado como el único lugar seguro y feliz que tiene todo ser a través de su existencia.

18


EL MONÓLOGO DE ADRIANO (Durante su gestación)

AMADA MAMÁ: Espero que mi llegada haya terminado con el sufrimiento de la espera. Vengo llegando de Oriente y allá, el sufrir es diferente a ver sufrir. Navegando en tu placentero vientre crucé los siete mares y durante ese cruce tu sangre; mezcla árabe/peruana, junto a la de mi adorado padre; mezcla alemana/chilota, se conjugaron en briosos glóbulos rojos que corrían como torbellino por mis venas para que la regata que estabas corriendo llenara tu rostro de felicidad. Decidme, si, ¿no es lindo ser mamá? Por lo de árabe, me considero una inspiración venida del Monte Líbano. Allá, donde su gloria son los Cedros (símbolos de la eternidad) maderos que usaron para construir la pesada cruz del Redentor.

En estos nueve meses de navegación medité mucho sobre los sabios consejos del gran Al Mustafá. El me preparó para que en esta parte de occidente cumpla un rol que llene de alegría a todos los de mi entorno. No tengas dudas que así lo haré algún día, para coronarte como lo mereces.

AMADO PAPÁ: Al Mustafá, dijo que me darán todo vuestro amor pero, no vuestros pensamientos, porque tendré los propios que te llenarán de dicha, tal como lo has hecho junto a mi madre y mis cuatro abuelos.Él, Antes de partir, me contó muchas anécdotas sobre ustedes, especialmente de ese gran amor que han aplicado al armónico trabajo junto a la tierra para con nuestros hermanos menores: los animales.

Pero sin duda, lo más maravilloso que me relató, fue de los éxitos deportivos logrados en las aguas de los ríos más famosos del mundo; entre ellos el Valdivia y el Guadalquivir -y que debo ser digno de aquel armónico trabajo-.

Tu semilla, adorado padre, la sembraste con la laboriosidad de los grandes en el vientre de mi amada madre, quien dará un excelente fruto producto del amor, porque cuando se planifica con amor, Dios está presente en esa unión. ¡Decidme si, ¿no es hermoso ser padre?!

19


20


II

MeliRuca Poemas

Hernando Cerda Barrientos

21


22


A MI PROFESORA DE POEMAS Profesora Alejandra del Río aclaraste mi mente con gran maestría lego en la materia, abriste mis ojos en el campo de la poesía. Profesora y poeta Alejandra del Río, fuiste para mí un río de sabiduría, sabiduría que me costó encontrar en el hermoso mundo de la poesía. Gracias a ti hoy veo como se alegra mi ego Profesora y poeta Alejandra del Río fuiste para mí un río de sabiduría. Tu pedagogía, junto a tu alegría nos hicieron vivir clases llenas de armonía, ¿Cómo no recordar la creación de mi acróstico, y los acrósticos de quienes la clase compartía? Fina en el trato, mis compañeros y yo, Irradiamos empatía tus enseñanzas, creo que no las olvidaré. Ansias de saber mi ser invadía; Seudónimos, en mezclas de plantas y mamíferos vimos nacer. Nos impregnaste de entusiasmo, como todo profesor lo debe hacer, y eso fue lo que me llevó a la poesía y comprender.

23


NACE MONO PIENSA

Simpático primate que piensa en la belleza de la vida, esa vida que para muchos es adversa. Llega al mundo para obrar bien: observando el mal evoluciona. Simpático primate que piensa en la belleza de la vida, trae paz a la humanidad. Entre el verde de su selva y las flores del jardín crece. Va eliminando la maleza. Simpático primate que piensa en la belleza de la vida, trae paz a la humanidad.

Tres virtudes invitan a perfeccionar, cree que no es difícil esto alcanzar, tan sólo de actitud debemos cambiar: alegría, amistad y evolución Mono piensa a la humanidad trae. Nació en un taller literario donde la fuerza y belleza del poema floreció; y cantaron alabanzas en su nacimiento porque de alegría, amistad y evolución Mono piensa a la humanidad regaló.

24


La hermosa flor llamada pensamiento, es su madre. Vive en el más bello jardín que adorna el zoológico. Las flores hermanas por su belleza, a su madre amaban, y el sol por ella se preocupaba. La hermosa flor llamada pensamiento, es su madre. Un mono cautivo en un zoológico es su padre. Sus hermanos mamíferos a ese padre no amaban porque lo creían loco ya que siempre reía y jugaba. La hermosa flor llamada pensamiento, es su madre: un mono cautivo en un zoológico, es su padre.

25


MI NOMBRE Hernando, eres audaz y amante en la paz: la paz que busca la mayoría del mundo, mundo que no comprendes. Hernando, eres audaz y amante en la paz: no agotes tus energías y sigue luchando por ella, la humanidad te lo agradecerá. Hernando, eres audaz y amante en la paz: la paz que busca la mayoría del mundo.

26


ACRÓSTICO CON MI PROPIO NOMBRE Hijo de Chile, para amar a Chile Esmerado por conquistar la felicidad Respetuoso, para que la felicidad me entregue sabiduría No rechaza invitaciones para conservar el medio ambiente Analítico, como todos los nacidos bajo el signo de virgo Narrador de mitos; quimeras y fantasías. Dichoso por sentirme amado Observador de lo bueno y malo de la vida.

27


MI FAMILIA (Familia soñada - Familia Amada)

I Familia soñada sembramos el amor que un día imploramos: Dios nos escuchó. ¡Familia soñada. Familia amada. Hoy, al volver nuestros ojos atrás nos parece mentira, gozar del hermoso jardín que ese amor nos prodigó. ¡Familia soñada, familia amada! II Con bella música y flores bellas nació mi familia, en un día feliz de primavera. Nuestro gozo fue inmenso, tan inmenso que nos hizo soñar: Con bella música y flores bellas nació mi familia. Con vítores, críticas y silencio la sociedad nos premió. Con bella música y flores bellas nació mi familia. III Enamorados hemos ido por los laberintos de la vida, miel sobre hojuelas, hemos saboreado. Cáliz de amarguras hemos bebido la naturaleza así lo ordenó y hemos cumplido. Enamorados hemos ido por los laberintos de la vida. Con sonrisas y llantos hemos crecido ¡Familia soñada, familia amada! IV

28


La mejor sonrisa, ha sido Meliruca. Ahí crecimos junto a la inocencia de los hijos, hoy crecemos junto a la de los nietos. En esta parte del camino nos consideramos felices: la mejor sonrisa ha sido Meliruca. Su tranquilidad nos otorgó sabiduría, sabiduría que hemos esparcido por el mundo y en algunos rincones del orbe. Sonrisas, de vuelta, hemos recibido: la mejor sonrisa ha sido Meliruca: su tranquilidad nos otorgó sabiduría.

29


MI ALMA ERRANTE Mi alma errante navega por el espacio, espacio desconocido por los terrenales. Mientras ella navega, contemplo a los humanos y sus errores. Mi alma errante navega por el espacio con entera libertad. Ella ve como los poderosos creen o sueñan ser dueños del mundo, acompañado de irrespeto y ambición. ¡Me asombra ver como utilizan y sufren, las mujeres! Mi alma errante navega por el espacio, espacio desconocido por los terrenales. Cuando mi alma sufre, siento que sufren los míos. La desesperación invade mi ser y mis emociones se diluyen en un silencioso llanto. Cuando mi alma sufre pido al gran hacedor, me dé más luz, cuando esa luz llega, mi visión de la vida cambia porque si estamos en la tierra, es para evolucionar; amar, sembrar y cosechar. Cuando mi alma sufre pido al gran hacedor, me dé más luz. ¡Alma errante sigue navegando por el espacio!

30


MI ATARDECER Con relajo de cuerpo y espíritu, observo el atardecer desde mi playa amada…niebla querida. ¡Oh Dios! hoy tuve un maravilloso día cuanto agradezco me llenes de vida. Con relajo de cuerpo y espíritu, observo el atardecer. He visto como el sol y el mar, en el horizonte se abrazan y luego despiden el día. Con relajo de cuerpo y espíritu, observo el atardecer. Desde mi playa amada…Niebla querida. Sol y mar, los brazos más potentes de Dios. ¡Veo como, allá, en la línea del horizonte se abrazan: se rinden cuenta cómo fue el día ! ¡Feliz, yo! Por la noche contemplaré las estrellas. Que no daría por estar en medio de esos brazos: sol y mar, los brazos más potentes de Dios. Nano mi ser, gigante mi corazón. Pero esa grandeza no alcanza para entregar el amor que siento por la vida. Que no daría por estar en medio de esos brazos: sol y mar, los brazos más potentes de Dios. Omnipotente principio creador del universo, te agradezco me hayas regalado este nuevo día. Alegre contemplaré el manto estrellado de tu cielo. Omnipotente principio creador del universo, gracias por este hermoso atardecer. A los míos contaré la excelencia de tu sabiduría: omnipotente principio creador del universo, te agradezco me hayas regalado este nuevo día.

31


MI SOLEDAD Acompañado de mi soledad contemplo la luna llena, ella parece sonreírme con su rostro plateado, también plateadas nubes que el cielo cruzan. ¡Gracias, luna llena que me acompañas en mi soledad¡ Acompañado de mi soledad está la noche primaveral recordándola a ella siento las gotas del rocío, rocío que recuerdan emotivas lágrimas cuando nos amábamos y éramos gigantes, junto a las gigantes sombras. Acompañado de mi soledad, croan los batracios, que en los pantanos esperan la luna llena para amarse. Canta él, contesta ella, insectos perecen entre sus melodías: mi soledad es bien acompañada, por tan bella armonía, Acompañado de mi soledad contemplo la luna llena. Ella parece sonreírme con su rostro plateado. Acompañado de mi soledad esta la noche fresca de primavera recordándola a ella, siento las gotas del rocío, cual emotivas lágrimas cuando nos amábamos.

32


ODA A MELIRUCA ¡Gracias DIOS¡ por haber pintado de verde Meliruca. Verde denso, que me hacen olvidar el mundo de los turbados; Porque cada día más confundida encuentro a la humanidad. ¡Gracias DIOS! Por haber pintado de verde Meliruca. Aquí mi cuerpo y alma se purifican para tratar de ser mejor cuando llego al mundo ruidoso de aquellos. ¡Gracias DIOS¡ por haber pintado de verde Meliruca. Verde denso, que me hacen olvidar el mundo de los turbados. Mis hermanos no tienen culpa de mezclarse en aquel mundo. El vil metal los arrastra a la turbación. Por él han perdido el amor a la belleza, que tú mismo, DIOS, nos brindas. Mis hermanos no tienen culpa de mezclarse en aquel mundo. Caen en el desquicio en forma inocente; niños y adultos. Los niños primeros por imitación. Mis hermanos no tienen culpa de mezclarse en aquel mundo. El vil metal los arrastra a la turbación. El libro santo da lecciones santas, Lecciones de amor nos entrega. Y solo los sanos de alma ponen en ellas atención. El libro santo da lecciones santas. Los perversos nacen o se hacen en el camino. La sanación para ellos les llega con el amor o la muerte. El libro santo da lecciones santas, Lecciones de amor nos entrega. Por todo aquello Meliruca me abstrae, Porque ese vil metal no todo lo hace. Me preocupa más el daño que el beneficio que trae. Por todo aquello Meliruca me abstrae. El sabio Sócrates dijo: “el dinero es bueno”. No se percató que la ambición humana era más poderosa. Por todo aquello Meliruca me abstrae, Porque el vil metal no todo lo hace. Aquí puedo aislarme de lo ajeno: Porque son muchas las veces que lo ajeno daña; Especialmente cuando pretendo vibrar por la igualdad. Aquí puedo aislarme de lo ajeno. Cómo quisiera yo vivir en el mundo de los titanes Para derrotar a la ambición y la maldad ¡Quimera!. Aquí puedo aislarme de lo ajeno. Porque son muchas las veces que lo ajeno daña. Sumido en su denso verde, transformo lo malo en bueno. Estéril trabajo porque, no son muchos los que me siguen: Dios no me dotó del liderazgo necesario para ello. Sumido en su denso verde, transformo lo malo en bueno. Con presunción concluyo que mi fuerza mental me ayuda: Al llegar el día siento que más poderosos son los turbados. Sumido en su denso verde, transformo lo malo en bueno. Estéril trabajo porque, no son muchos los que me siguen.

33


HIMNO DE MELIRUCA Meliruca, Meliruca lugar lleno de colores donde los niñitos juegan confundidos con las flores Gabriel, Elisa, Isabel, Amalia Paz, Adriano y Daniel: son igual que todas las flores. De ellos envidia, tienen bichos y moscardones ahora llegó el Alfredo, luego la Rosario: primos y hermanos esperan sean valientes como un corsario. Meliruca, Meliruca lugar lleno de colores donde los niñitos juegan confundidos con las flores. Su playita de niebla al igual que su piscina nos hacen gratos los baños igual que la abuela en la tina. Meliruca, Meliruca lugar lleno de colores donde los niñitos juegan confundidos con las flores.

34


DOY GRACIAS POR AMAR EL DEPORTE I Bella naturaleza te doy gracias por darme el don de amar el deporte. El desarrollo físico que me otorgas, ¡Gran Templo de Dios: me hace sentir diferente! Aquellos que no entienden la magia de tu alquimia. Me creen loco. Bella naturaleza te doy gracias por darme el don de amar el deporte. Coronas de laureles han alzado mis brazos y he sido feliz con esas vivencias junto a otras razas y lenguas. Bella naturaleza te doy gracias por darme el don de amar el deporte. El desarrollo físico que me otorgas. ¡Gran Templo de Dios, me hizo ser diferente! II Pregono que los deportes y las artes salvarán la tierra, Y con ello, lograremos librarnos de los hijos del mal. No serán los politiqueros que se denominan salvadores: hay mentirosos y ganapanes que subyugan a las masas. Germinarán nuevas semillas y el deporte se engrandecerá, y con ello lograremos librarnos de los hijos del mal. III Los deportes y las artes: válvulas de escape son. Londres 2012, como alternativa lo demostró: hombres, mujeres, belleza y poesía de todas las razas hermanados; se fundieron en un abrazo fraternal. Los deportes y las artes: válvulas de escape son. ¡Jóvenes del mundo¡ tengan la misma sonrisa para el triunfo o la derrota: con ello tolerantes serán ante falsos y enajenados. Los deportes y las artes: válvulas de escape son: Londres 2012, como alternativa lo demostró. IV No tengamos miedo de entregar nuestros hijos a su propia naturaleza. Nosotros le dimos la vida, pero no somos sus dueños. Al Mustafá lo dijo (él era un sabio): Dejemos que su cuerpo y alma se desarrollen en ese Gran Templo de Dios. Sin duda lograremos una humanidad más justa, fraterna y amante. No tengamos miedo de entregar nuestros hijos a su propia naturaleza.

35


JUEGO LIMPIO I El deporte y el devenir de la vida es una lucha de pasiones. En cada evento cargas tu ser por un triunfo o una derrota. Desconocidos padres estarán en los triunfos, huérfanas serán tus derrotas. El deporte y el devenir de la vida es una lucha de pasiones. Lo que importa es que la lucha sea limpia y sin condiciones, para que después tu conciencia no te traicione. El deporte y el devenir de la vida es una lucha de pasiones. En cada evento cargas tu ser por un triunfo o una derrota. II Insoportable será tu vida si te apasionas con los triunfos; deplorable, si las derrotas las tomas como obsesión (Neutraliza a ambos con la misma sonrisa). Insoportable será tu vida si te apasionas con los triunfos: Tú y todos concluirán que cualquiera de ellos fue un accidente. (Esto permitirá que puedas pensar y avanzar). Insoportable será tu vida si te apasionas con los triunfos; deplorable, si las derrotas las tomas como obsesión. III Gladiadores ganaron y perdieron en la arena deportiva: Sabios y eruditos en las artes. (La Violeta lo canta en su “Gracias a la Vida”). Gladiadores ganaron y perdieron en la arena deportiva, Hay que luchar contra soberbios y ambiciosos (Muchos son los derrotados por artimañas humanas). Gladiadores ganaron y perdieron en la arena deportiva: Sabios y eruditos en las artes.

36


ATLETAS MASTER ¡Atletas… formad una unión de amistad y con ella podéis el mundo conquistar! En la ruta, pista y campo toda lucha es algo vano, el triunfo no interesa, interesa ser hermanos. FAUJA SINGH (BRITÁNICO) 100 años Nuestros saltos las nubes lograrán, los lanzamientos, las iras vencerán; con nuestras carreras iremos al cielo y así poder a “Dios” hablar. Alcemos nuestros brazos en el pódium de la amistad y nuestras almas se regocijen sin odios ni vanidad. Lo más alto, lejos y fuerte, hará estallar de alegría el corazón. Es cierto que el deporte fortalece y te hará crecer con alma y razón. JUAN GAJARDO ROCHA 37 (Chile) Campeón Mundial S. Largo, 2014. Nuestros saltos las nubes lograrán, los lanzamientos, las iras vencerán; con nuestras carreras iremos al cielo y así poder a “Dios” hablar. NOTA: Este poema lo transformó en una obra musical el Maestro Ernesto Guarda Carrasco y lo cantó el Maestro Director del Coro Instituto Alemán de Valdivia Profesor Hugo Pereira Rifo. (Valdivia, septiembre del 2003)

OLGA KOTENKO (RUSA) 95 AÑOS

37


HOMENAJE A MARIO MATAMALA VIO (Q.E.P.D.) I Desde la pista Nº 23 ha partido Mario MatamalaVío, el atleta. Quizás nunca sabremos hacia donde fue; Tampoco sabremos hacia donde fueron los que en la partida le antecedieron (para toda la humanidad, esto es un misterio). II -Mario, esa lluvia con niebla y frío, tan especial de nuestro medio, te fortalecieron para entregarte al deporte con singular brío-. III Te vimos trotando en nuestra bella costanera en tus tiempos de juventud, timoneando un bote remero, compitiendo en una pista atlética, mostrando tu personalidad y un positivo perfil. IV ¡Te recordaremos Mario, como un ejemplo de ser humano: caballero, de fino humor! ¡Te recordaremos Mario, dialogante con los jóvenes y orgulloso de los que te amaron! ¡Te recordaremos Mario, como un ejemplo de ser humano. V ¡Gran herencia nos deja, hábil en la comunicación, conquistando amistades! ¡Gran herencia nos deja, siempre la evocaremos nosotros, Master de los atletas! VI Virtuoso fuiste para amar a tu familia, la que hoy te pierde como gota de rocío. Pensando que descansarás en paz, esa familia que te enalteció, y que Dios con una linda semilla te favoreció. Fuiste virtuoso para amar a tu familia, la que hoy te pierde como una gota de rocío.

38


¡OH….SEÑOR “DIOS” MIO….! (A mi hija Andrea Carolina en el sublime día de su maternidad)

Bendice este corazoncito, alma blanca, que mi blanca palomita ha traído con su amado. Ellos han ganado el cielo de amor: que sólo da a la tierra. Su niña, en el vientre amaba la luz del sol y gozaba contemplando el rostro de su madre. No permitas que aprenda a despreciar los hermosos procesos de la naturaleza ni a correr tras el oro. Estréchalo contra tu corazón y dale tu bendición. Llega al mundo de los cien destinos. No sabemos cómo escogió a sus padres entre la gente. Llega a tocar la puerta de ellos y coge sus manos para preguntar la senda a seguir. Irá detrás de sus mayores entre risas y parloteos, sin dudarlo un momento. ¡Consérvale la fe que sin duda siempre tendrá!. ¡Oh…Señor “Dios” mío dale tu bendición! Pon tu mano en su mejilla y pide que, aunque rujan amenazantes las olas a sus pies, llegará el soplo del cielo a henchir sus velas y la llevarán a un puerto donde realmente reine paz. No la olvides tan pronto y permítele alcanzar tu corazón. ¡Oh… Señor “Dios” mío dale tu bendición!

(Monopiensaatrapado en las profundidades del pensamiento de Rabindranath Tagore) Agosto del 2007

39


LA MAGIA DEL “HUEVITO FRITO”

I Cierto día de septiembre, antes de llegar la primavera, la mano de mi madre acaricia mi rostro: ella ya no está. Las mujeres de mi vida han continuado su ternura como un canto de libertad y grandeza. Cierto día de septiembre, siento la fuerza del amor de mi madre que acaricia mi rostro. Voy en cada uno de esos días, botando hojas del calendario. Desayuno junto a la sartén portando “el huevito frito”. Sin duda, en ese día, soy el príncipe de una imaginaria monarquía. Cierto día de septiembre, es cuando siento la fuerza del amor de mi madre que acaricia mi rostro. II Mi corazón silencioso y lleno de gozo, vibra con el amor de mi madre y de las continuadoras: la otra mamá y mis amadas princesas. Ellas recogen en cada septiembre la fuerza de las flores que tímidamente aparecen en los jardines portando el inquebrantable amor de madre como un canto de libertad y grandeza. Sí, en un día de cada mes de septiembre y, días antes de llegar la primavera, mi corazón silencioso y lleno de gozo vibra con el amor de mi madre y las continuadoras. III En mi desayuno “el huevito frito” llena de magia ese día. Antes de ayer lo preparó mi madre adoptiva, ayer lo hizo la madre de la madre de mis princesas. En mi desayuno “el huevito frito” llena de magia ese día. Mis princesas, hoy la tradición continúa sin duda, en un día antes de la llegada de cada primavera. Soy el príncipe de una imaginaria monarquía porque en mi desayuno, “el huevito frito” llena de magia ese día.

40


AMADA ¿QUIEN TE DIJO? I ¿Quién te dijo que Dios estaba al interior de un templo? ¿Tú conciencia? ¡Libérala! y que en su libertad contemple Cómo él ama al hombre en su trabajo y éste agradece con una sonrisa amando la vida. II ¿Quién te dijo que Dios estaba sólo en el azulado cielo? ¿Tú conciencia? ¡Libérala! y se dará cuenta que él está más allá del infinito luchando para que las fuerzas del mal no destruyan nuestro planeta. III ¿Quién te dijo que Dios no es dueño de tu ser? ¿Tú conciencia? ¡Libérala! y dile que disfrutas La nueva vida que traen las nuevas primaveras. IV ¿Quién te dijo que la vida no continúa después de la muerte? ¿Tú conciencia? ¡Libérala! y explícale quien fue antes de nacer: la mariposa que ahora llena tus ojos de bellos colores. V ¿Quién te dijo que yo no te amaba? ¿Tú conciencia? ¡Libérala! y dile que por mi culpa las flores te tienen envidia. VI ¿Quién te dijo que el corazón no es el trono del amor? ¿Tú conciencia? ¡Libérala! y le cuentas de la magia que invadió al mío cuando me distes el primer beso.

41


TU PELO NEGRO

Bello y brillante es tu pelo negro: me electriza su suavidad. Cuando lo acaricio voy a otra galaxia: me electriza su suavidad. Bello y brillante es tu pelo negro: que a la negra noche ilumina. Cuando lo acaricio voy a otra galaxia: me electriza su suavidad. Bello y brillante es tu pelo negro: que a la negra noche ilumina: me electriza su suavidad. Quiero que sea negro hasta el sepulcro. Puede que en el más allá esperándote esté, Para encontrarnos entre sendas misteriosas que vamos a recorrer. Puede que en el más allá esperándote esté. Quiero que sea negro hasta el sepulcro, porque si negro lo llevas nuevamente lo acariciaré. Para encontrarnos entre sendas misteriosas que vamos a recorrer. Puede que en el más allá esperándote esté. Para encontrarnos entre sendas misteriosas que vamos a recorrer. Quiero que sea negro hasta el sepulcro. Si negro lo llevas, nuevamente lo acariciaré. Negro, azabache y brillante como el carbón que extraen desde y con el corazón los esforzados mineros de mi tierra, mis ojos lo vieron subir desde un chiflón. ¡Carbón brillante! que extraen desde el corazón los esforzados mineros de mi tierra. Negro, azabache y brillante como el carbón así de bello es tu pelo negro.

Cuando llegue la hora del crepúsculo, con la imagen de tu pelo me iré. No quiero escuchar tu llanto, con tu imagen femenina me conformaré y nuestra semilla te corone como una reina, gestión que yo no pude hacer.

42


Cuando llegue la hora del crepúsculo con la imagen de tu pelo me iré. Llegaré al templo de los misterios que juntos vamos a recorrer. Y en ese recorrido tu pelo negro acariciaré. Cuando llegue la hora del crepúsculo con la imagen de tu pelo me iré. No quiero escuchar tu llanto con tu imagen femenina me conformaré. A tu lado, más alegrías que dolores conocí. Fueron tan fuertes los triunfos que las derrotas no percibí. Muchas veces de dulce y agraz se tapizó nuestro camino. A tu lado más alegrías que dolores conocí. Robles gigantescos fuimos para envidiosos y sinceros, el pan y el vino con ellos compartimos. A tu lado, más alegría que dolores conocí, fueron tan fuertes los triunfos que las derrotas no percibí Bello y brillante es tu pelo negro, que a la negra noche ilumina.

43


NIETOS DE INVIERNO I Entre magias y trucos pasamos el invierno con encanto seis ángeles bajaron del cielo a poner color en Meliruca. Entre magias y trucos pasamos el invierno el invierno que se llevó los colores del verano. Un manto de nostalgia abrazaba a los abuelos. Entre magias y trucos pasamos el invierno con encanto seis ángeles bajaron del cielo. II Radio y televisión, únicas en su género los ángeles trajeron: entrevistas, cartas, poemas y otros juegos crearon bajo la persistente lluvia de Meliruca. Radio y televisión, únicas en su género los ángeles trajeron. Lluvia que cae, viento que silba, sol escondido. Afuera, de frío tiritan niños y niñas que abuelos no tienen. Radio y televisión, únicas en su género los ángeles trajeron: entrevistas, cartas, poemas y otros juegos crearon. III En maravillosos días de invierno nos acompañaron. La falda verde de Meliruca estuvo mojada. Los ángeles vieron como la lluvia invadió los cerros. En maravillosos días de invierno nos acompañaron. El abuelo trota junto a su nieto. El abuelo piensa en Urano; el nieto, en ser grande mañana. En maravillosos días de invierno nos acompañaron. La falda verde de Meliruca estuvo mojada. IV Elisa, Isabel, Amalia, Gabriel, Adriano y Daniel: fueron los ángeles que del cielo bajaron. ¡Dios bendiga su aureola! Su compañía detuvo el caminar de los abuelos entre los laberintos del tiempo y el invierno.

44


PIENSO Pienso la vida cuando es adversa, pensando en obrar bien evoluciono. Pienso el qué será de mí, mañana. Ayer pensé, hoy sigo existiendo. Pienso en mis seres queridos ¿Harán algo por conservar la tierra? Pienso si fui moderno o antiguo para jóvenes. -Ellos solo sonríen-. Pienso en la tortura de la globalización que exprime la esencia. Pienso en la música que aliviana mi espíritu: veo rostros sonrientes. Pienso ¿vivirían seres? si ella no existiera ¡sí! con rostros arrugados. Pienso si mañana existirá Dios. ¡No! si los humanos pierden la fe.

45


BRINDIS POR LOS QUE SUFREN Esparcidos por la faz de la tierra muchos de nuestros hermanos sufren. Sus corazones vibran al ritmo de la bullente y profana vida. También son muchos los que cantan himnos de alegría esparcidos por la faz de la tierra. Sus corazones guardan secretos que nuestra tierna madre les ha confiado. A muchos de ellos, curiosos y suspicaces le piden que esos secretos sean develados. Ellos, fieles a sus compromisos contraídos, han preferido ser humillados, a manchar la honra que un día confirmaron al píe del altar sagrado. Esparcidos por la faz de la tierra sus corazones guardan, secretos que nuestra tierna madre les ha confiado. Para muchos es penoso el cuadro que les presenta la vida. El abanico de miserias es motivo de rebelión: cárceles y hospitales han sido la fuente inspiradora para crear los infiernos. Para muchos es penoso el cuadro que les presenta la vida. esos infiernos con que nos torturaron los dogmas, dogmas que en algún momento utilizaron nuestra ingenuidad. Para muchos es penoso el cuadro que les presenta la vida. El abanico de miserias es motivo de rebelión. Brindemos por aquellos que son nuestros hermanos, mínimo homenaje que podemos darle desde la distancia. Que el coro al unísono diciendo salud, llegue con la purificación del aire a alegrar sus corazones. Brindemos por aquellos hermanos, que son nuestros hermanos, mínimo homenaje que podemos darle desde la distancia. Que la fuerza de nuestro brindis los abrace y les llene de cariño. Tal vez no tengan a su amada o la semilla que un día soñaron, por ello, imploremos a Dios que los proteja amorosamente. Brindemos por aquellos que son nuestros hermanos, mínimo homenaje que podemos darle desde la distancia. ¡Salud..!

46


TU AMOR Y EL MAR Cuando a orilla de playa contemplo el mar Espumoso y blanco cual radiante manantial recuerdo tus brazos enlazados para amar ¡Olas! que rompían contra las rocas. ¡Playa! testigo de que nos amamos con armonioso brío. ¡Noche! que hizo creernos dueños de la luna luna llena que alumbró tu piel. ¡Olas! que rugían con un acompasado ritmo como rugían tus caricias dulces como la miel potenciando mis sentidos. Hoy aún siento la fuerza de tu amor. El tiempo pasó, llegó el olvido, rosados mis recuerdos, verdes mis esperanzas, no quiero que nos separen las distancias porque éstas oprimen el corazón cuando llegan como hielo los recuerdos. No sé si valdrá la pena entonar una canción. Un esperanzado dijo: la vida comienza mañana. ¿Habrá mañana? Mi fe me hace soñar esperanzado, porque mi corazón igual se siente amado.

47


EL TERREMOTO de 1960 (En 100 palabras)

Días duros. Año 1960. Éramos dueños del mundo junto a las “calcetineras”. El remezón de la naturaleza cambió nuestra actitud. ¡Se perdieron, aparecieron, se fueron talentos! Llega la alegría joven el camino se despeja. Temerosos de los pasos de Dios, fuimos reconquistándola. Conocimos bondades, calamidades humanas. -El anuncio del “riñihuazo” fue torturante-, agoreros dijeron: encantadores barrios desaparecerán. ¡Tuvimos miedo! Hoy vemos regocijados bellos resultados por el cambio de actitud. Hermosas calles remozadas, llenas de prestigiosos colegios. Seguimos reconstruyendo, mientras, los mediocres siguen preguntando. ¿Cuál es el secreto para progresar?

48


LA PRINCESA CHILOTA Y LA HIJA DEL TRAUCO

I La princesa chilota es atacada por la hija del Trauco, porque su hermosura envidia le produce. La princesa en Melirucapara vencerla, se inspira. La princesa chilota es atacada por la hija del Trauco. Entre las rocas de la playa grande la malvada se esconde por las noches entre cerros y quebradas, agazapada observa. La princesa chilota es atacada por la hija del Trauco porque su hermosura, envidia le produce. II De mil maleficios aquella mala hija se sostiene. La belleza de la princesa chilota siempre la retiene, hasta en su sueño a la princesa perturba. De mil maleficios aquella mala hija se sostiene, le moja la cama y las frazadas le quita. La princesa tenebrosas carcajadas desde los cerros escucha. De mil maleficios aquella mala hija se sostiene. La belleza de la princesa chilota siempre la retiene.

III La princesa chilota en los cumpleaños con otras princesas juega y sin darse cuenta la malvada llega, ahora acompañada por su padre el Trauco. La princesa chilota en los cumpleaños con otras princesas juega, por ello, siente temor, pide al “abuelo cache” sea su escudero, éste le envía a Mono-Piensa. La princesa chilota en los cumpleaños con otras princesas juega sin darse cuenta la malvada llega. IV Mono-Piensa el que nació de la flor del pensamiento y el mono Con su pureza elimina todo maleficio. Grande será su sorpresa cuando la malvada lo vea,

49


Mono-Piensa que nació de la flor del pensamiento y el mono. Su hermosa aureola limpiará los malos pensamientos: del Trauco, su hija y de todos los malvados de la tierra. Mono-Piensa nació de la flor del pensamiento y el mono, su pureza elimina todo maleficio. V Mono-piensa, gracioso personaje nacido de la hermosura de la flor se dispone a proteger los bellos pensamientos de la princesa para que los ángeles del cielo le conserven su belleza. Mono-Piensa gracioso personaje nacido de la hermosura de la flor entregará toda su energía a ella no como un favor, porque ella irradia gracia y hermosura a los que le rodean. Mono-Piensa gracioso personaje nacido de la hermosura de la flor se dispone a proteger los bellos pensamientos de la princesa. VI Aterrorizada la hija del Trauco se cerciora de la noticia y se prepara para contra atacar. Vocifera que tiene amigos que la podrán ayudar. Aterrorizada la hija del Traucose cerciora de la noticia, está convencida que su objetivo va a lograr Porque ella se vanagloria ser la princesa del mal. Aterrorizada la hija del Trauco se cerciora de la noticia y se prepara para contra atacar. VII En otro cumpleaños que la princesa chilota estaba, la malvada con elInvunche apareció, las demás princesitas se asustaron en otro cumpleaños que la princesa chilota estaba. Era que no, si nunca habían visto un monstruo en tres patas caminar. En otro cumpleaños que la princesa chilota estaba la malvada con el Invunche apareció. VIII En vista de esto, Mono-Piensa actuó, sin pensarlo dos veces a Tentén-Vilú ayuda pidió, la malvada ignora que esta diosa de la tierra a los seres humanos de la Isla Grande salvó, en vista de esto Mono-Piensa actuó. No quiere ver a su princesa metida en el fango del mal en vista de esto Mono-Piensa actuó y sin pensarlo dos veces a Tentén-Vilú ayuda pidió. IX A la malvada, como siempre, una gran rabia la abraza. El Invunche la consuela, ayuda a los brujos solicitan. A la malvada, como siempre, una gran rabia la abraza. Desde la cueva de Quicaví los expertos del mal llegan con el fin de borrar la belleza externa e interna de la princesa: a la malvada, como siempre una gran rabia la abraza el invunche la consuela.

50


X Mono-Piensa a la princesa chilota consuela, le encarga humildad porque es la base de la grandeza, -mas tu hermosura -le dice- vencerá el mal-. Mono-Piensa a la princesa chilota consuela no tengas miedo a actuar, los que te aman siempre te van a apoyar. Mono-Piensa a la princesa chilota consuela le encarga humildad porque es la base de la grandeza.

PERSONAJES Y LUGARES DEL RELATO: Princesa Chilota: La nieta Isabelita 4 años de edad Abuelo Cache: El Abuelo Meliruca: Lugar de Veraneo Playa Grande: Niebla El Trauco: Mitológico de Chiloé Mono-Piensa: Personaje ficticio El Invunche: Personaje mitológico de tres patas Ten TenVilú: Diosa de la Tierra (Ten- tierra Vilú Culebra) Quicaví: Es la cueva donde habitan los brujos

51


NOVIEMBRE 19 Horas de esperas e incertidumbre invadían mi corazón. ¡Por fin llegas! con una buena razón, cuando ya me invadía la pesadumbre. El amor llegó un 19 de noviembre con olor a flores de primavera, fue el día más alegre de mi vida: el amor llegó un 19 de noviembre. ¿Cómo olvidar la Saval y el cuadro verde? Junto al verde amor que asomaba el amor llegó un 19 de noviembre con olor a flores de primavera. Sin duda la llegada del amor cambió mi vida. ¡No se la tuya! Aunque tu corazón no me incluya. Desde aquel día por lo nuestro: aplico fervor y grito, ¡aleluya!

52


ESCRIBO PARA ENCONTRAR LA FELICIDAD I Dejando la pubertad, llegó la adolescencia. (Me apasionaron los amores platónicos). Dejando la pubertad, cartas que no mandaba, escribía, esos amores nunca lo supieron. Dejando la pubertad llegó la adolescencia. II Deficiencia matemática, en mi caso detestaron. Este niño puede ser un literato otros profesores contestaron, inocente de lo que hablaban yo solo escribía, porque quería ser diferente algún día. -Escribes incoherenciasmis compañeros con envidia me enrostraban. ¡De mis escritos lograré excelencia!

III Ser único en mi familia ventajas y desventajas trajo: fui criado con disciplina y trabajo. Hoy, pasado los años, con dulzura miro atrás, y agradezco la metodología de mis agraciados abuelos que con sus valores y cuentos mi carácter formaron. El fuerte amor de ellos hizo de la soledad, mi fiel compañera. IV Hoy tan solo mi soledad me acompaña, cuando contemplo la luna llena, o ese mar que con sus olas a las rocas baña. En la plenitud de mi adolescencia, nuevos amores llegan, les escribo. Algunas callan. No sé si lo hice bien o mal,

53


mi soledad en sus brazos me apaña. Releo los escritos y no veo que tengan fallas les encuentro fuerza y armonía. ¡Soledad! fiel compañera de noche y día. V Con la velocidad de un suspiro se fue mi adolescencia. El amor verdadero tocó mi puerta con la velocidad de un suspiro. Entrego mi alma a ese amor que con magia y fuerza me atrapó. Con la velocidad de un suspiro se fue mi adolescencia. VI Ha llegado el verdadero amor debe ser correspondido, fue otra de las tantas lecciones que de los abuelos he recibido. VII Fuerza magnética difícil de dominar, me entrega nueva energía para escribir y no abandonar de noche ni de día. VIII Hermosas amistades el escribir me ha traído, todo tiene sentido en la vida cuando existen lealtades. IX Me entristece no ser correspondido, sensaciones extrañas al cuerpo atacan pregunto a mi conciencia ¿algún error he cometido? ella responde: son las desavenencias que destacan. X Ancianidad, madurez y belleza; entrarán en tu ser si la vida como un poema has tomado, únicas herramientas que te ayudarán a lograr lo no logrado. Los inmaduros quedan en la marginalidad, pasaron toda una vida en queja producto de su incapacidad para adaptarse al medio que convivieron. ¡Sí! Ancianidad, madurez y belleza; para ellos que todo con amor hicieron.

54


CONCIENCIA LA MAESTRA I Joven de 16 primaveras despide la niñez, aspirando ser adulto, lo soñó desde cuando era nuevo y, eso de ser grande, le parecía un bulto. Comenzó sintiéndose dueño del mundo, con sus ojos vendados busca una autonomía sin percatarse que la vida cambia día a día. Frustrado por un difícil origen soslaya el amor que otros le han dado, busca identidad junto a su inocencia sin tener un adulto sabio a su lado. II Cuando despertó a la vida poeta, deportista y cantante; quiso ser. Alegría irradiaba cuando intentaba con el arte hacerse querer. Niño loco -decía el abuelo-. Loco de alegría contestaba la abuela que al parecer todo veía escondida detrás de un velo. ¿No te das cuenta que el amor está llegando por plazuelas y callejones? III Empoderado en la cumbre creyó que la vida era eterna, nunca pensó en la existencia de la muerte hasta que un día ésta, tocó su puerta, y se lleva a su madre para quedar a la deriva buscando una respuesta. ¡Madre querida! clamaba. Pero ningún alma del campo santo le contestaba. Lágrimas de pena de sus ojos brotaron, y algunas suaves manos lo acariciaron. IV Observando el horizonte, (Se siente solo) Su mente altruista lo fortalece, despierta y deja de llorar. Decide divertirse en cualquier lugar. Llegaron buenos y malos amigos, a disfrutar las noches bohemias, malos consejos recibieron porque

55


cantidad de errores cometieron, y en esos errores no los socorrieron. V Un día un buen maestro suavemente del brazo lo tomó, y cual padre experimentado con sabios consejos a ese joven de 16 primaveras asombró. -Está mal lo que haces -le dicelisonjas groseras, ni malos tratos las niñas quieren, prodiga amor con aroma a flores y borrarás esos nubarrones que a tu mente bloquean, y podrás dormir en las noches lejos de pasiones y dolores-. VI Pasado un tiempo, nuevamente la muerte lo visita, esta vez se lleva al padre a quien respetaba pero no incita. Se sigue divirtiendo, hace caso omiso al respeto y deferencia hacia los mayores. Alegre por fuera, triste por dentro. otro sabio maestro lo sigue, -la vida comienza mañana- le dicey mañana se calmarán tus desazones-. VII Comienza a vivir nuevas etapas, desempeña nuevos roles, la madurez penetra en su cuerpo: amores nuevos, amores fuertes, amores débiles perturban su ser: nada entiende por ataduras que trae desde la niñez. Aún no conoce las herramientas para vencer su pasional pequeñez, se conforma con vivir al ritmo carnal y lo del espíritu para él es algo banal. VIII Si no quiere comprender aquello, menos comprenderá el andamiaje celular de su cerebro, ignora que la derivación anormal de una de sus células basta para complicarse la existencia. Amores nuevos, amores fuertes, amores débiles lo siguen perturbando: escaso de fe se le ve como si las almas del más allá, la factura le estuvieran cobrando.

56


IGLESIA DE QUETALCO-DALCAHUE

I Para afirmar la torre de la iglesia a Quetalco me invitaron. Mágico lugar chilote. Para afirmar la torre de la iglesia, alegre fiesta los isleños tenían: curanto en hoyo y chicha que ardía. Para afirmar la torre de la iglesia a Quetalco me invitaron. II El paso de los años, a la iglesia cobró la cuenta: cómplices fueron; viento, lluvia, termitas: todos ellos obreros de Dios, trabajadores que regulan el tiempo, ese tiempo que nada perdona y con humildad debemos aceptar. Vecinos de Quetalco ¡…se pasaron! con sus muestras de cariño y alegría: chochoca, curanto y chicha ofrecían, brillaba en ellos una fuerza mágica la fuerza de la minga que a la torre sostenía. III La belleza del folklore chilote en la minga se hizo presente, turistas nacionales y extranjeros gozaron la pureza de la música chilena. Bailaron, rieron, cantaron, y el aroma del campo por todos los poros respiraron, muestras de amor brindaron tanto dueños de casa, como visitas y con los seres mitológicos en nuestras mentes nos fundimos en un abrazo fraterno, que alegró el corazón del templo y de los recurrentes. IV La iglesia de Quetalco ayer estaba triste, hoy la vemos alegre. La torre se está afirmando en la iglesia de Quetalco. Ella y su cruz están en la parte baja del valle. La iglesia de Quetalco ayer estaba triste hoy la vemos alegre afirmando detalles que le indicó la gente.

57


LA CARRETA (De la vida real) Lo que voy a contar no es un cuento. Un día de octubre de años que ya pasaron, sumido en inocencia preso me llevaron. Fueron unos locos que a muchos torturaron, y que también asesinaron. Nos tomaron para recuperar la democracia- decíany ésta, en las manos de ellos se perdía. Metido en un calabozo junto a otros que de políticos mucho tenían, por la noche nos llevan a la cárcel que nadie predecía. (Trago amargo sin penas ni resentimientos). II Nos llenaron de fraternidad hermanos que ya presos estaban. Aquella noche fue la más infernal de mi vida En el cuarto piso estaban los que la sociedad no quería. ¡Oh Señor Dios mío! ¿Qué será de ellos, los míos? ¿Mi amada, su madre y principitos que nos alegran la vida? Fue la primera noche que no les pude dar un beso: también lo sufrían otros por el mismo suceso. Consuelo entre nosotros se transmitía, apoyados por los más antiguos tras las rejas, eran hermanos que no conocía. III Solo llantos y amarguras era lo que veía, abuelos, hijos y nietos de todas las razas: en la cárcel circulaban y justicia clamaban. -¡Desayuno en la carreta!- Invitó uno. -¿Que será la carreta? - Pregunté a mi conciencia, -es una mesita baja y rectangular- alguien dijo, aquí se dejan y comparten los alimentos que nuestros seres queridos traen con sufrimiento-. Nunca en mis 33 años sentí tanto calor humano. Reparador mate el capo me pasó, con emoción apreto su mano. Así comenzó el primer día en la cárcel que no conocía. IV Atenciones especiales en esta nueva vida del capo y dos de sus amigos recibí. -aquí- dijo, -sobre la carreta dejas todo: alimentos que nos dan y los que de afuera con cariño traen… también dejas sentimientos amargos y felices: no faltará una voz que te recordará cuando niño fuiste. Con defectos y virtudes te amaremos. Lo único que la carreta te pide es, lealtad y hombría. Ella soporta todo, menos, a sapos rastreros y traidores que cambian un día-. De cómo vivir ahí, bellas lecciones recibía.

58


V ¡Hay fusilados¡ El terror comienza alarmar: son las noticias que a la carreta llegan. ¡Oh Señor Dios mío! ¿Qué será de ellos, los míos? ¡Los amo tanto! por favor, Señor ¡protégelos! Otro mate calma mis nervios. -tranquilo hermano- me dice el capo. Un abuelo y nieto abrazados lloran porque hijo y padre era uno de los fusilados. ¿Qué pasa con estos locos? Razón tiene el capo cuando dice que tras las rejas, es libre. Allanan viviendas, violan mujeres. VI -¿Cómo salgo de esto?- ¡Grito! -de la cárcel donde estoy junto a setecientos hermanos-. -Medita bien- me dice el capo, -escapar no puedes y no te conviene no hay nada que no tenga solución en la vida. Llevo veinte años preso y aunque tú no lo creas, ¡Soy libre! Devuelvo a la sociedad el daño que la juventud me llevó al error un día-. Frazadas y víveres al tercer día mi amada lleva, la carreta se sintió enaltecida… ¡Era harta la comida! Mi familia, capital sagrado, bien vale una larga vida.

VII Vuelvo a la carreta que me enseñó tanto. Sobre ella existe, el código de honor sinónimo de lealtad. Respetando el código la prisión torturante no será, ¡Hay de vos si eres desleal! La fuerza de todos los capos, en tu ser recaerá. Clama el capo que ¡somos lo último de la sociedad! Somos la basura sin paternidad. Por ello, rebeldías encontrarás y muchos inocentes de ella participarán: no vale ser conocido y alta influencias tener, un preso humanista te conviene ser. VIII Noticias de mis seres queridos… ¡están sin novedad! Mi alma vuelve al cuerpo para mi tranquilidad. Encierro en la celda a las 17 horas. ¡Llueve! Frío intenso, un resfrío fuerte me ataca. Un reo de la carreta su litera me pasa. La fuerte lluvia golpeaba la diminuta ventana. ¡Oh Señor Dios mío! ¿Qué será de ellos, los míos? Cierro los ojos, duermo, mi alma inicia su navegación por los espacios infinitos: sueño blanco, carroza blanca, corceles y mantos blancos. Tercera noche por fin conciliando el sueño.

59


IX Iglesia católica, por tu gestión te venero. Sólo al sector que estuvo con los desvalidos. Estuviste en el recinto carcelario. ¡Yo fui un favorecido! Un joven capellán solicita a un guardia que a su oficina lo vaya a visitar: mi nombre lo pronunciaron en voz alta. Hermanos de prisión me vienen a alertar ¡Te van a fusilar! o bien ¡te van a torturar! para lo único que llaman en este lugar. Ellos se equivocaron, se comienza a realizar la premonición blanca de mi sueño que tuve en ese lugar. X La fe y la esperanza, este prisionero no perdió. Mi amada tomada de la mano de su creencia, puertas de cuarteles tocó. Fue bien atendida y ello indica que aquel que a prisión me mandó, simplemente se equivocó. Incertidumbre y larga espera en una sala y sola ella soportó. Regresa la autoridad y una buena noticia le reportó… ¡Quedaba libre! La caridad, de aquel sector de la iglesia llegó. XI Fue un trago que en una copa negra bebí como inicio de una tortura que casi cien años dura. Como estaba seguro de mi inocencia antes de ese plazo el daño lo reparó la paciencia. Con tolerancia ¡la solución llegó! Hoy al mirar atrás (cosa que nunca hago), sopeso la situación y algo me queda claro: la fuerza de mi familia que vivió esto junto a mí. Por eso he bebido sin penas ni resentimientos el trago más amargo que dañó mis sanos sentimientos, en un día de octubre de años que ya pasaron.

60


EFECTOS DE LOCOS SUELTOS 1.- Hoy se han dado muchas circunstancias para estar alegre por el benigno destino de nuestras justas. 2.- Y el fuego de esos ojos que me helaba la sangre. 3.- El sol, la brisa y las sonrisas de los que miran me alegra. 4.- Podría haber sido mejor si no fuera por ese melancólico gesto bajo el reloj de arena. 5.- Pensar que, todo queda en la memoria del universo. 6.- Todos danzando, neurosis diversas de tres enanos que me persiguen siempre. 7.- Y las hojas dejaron de caer. 8.- Aunque el todo es algo, la nada es todo. 9.- Como si de los puentes cayeran lágrimas. 10.- ¡Gracias! El vaso de agua estaba fresca. 11.- Todo consumado, como el día en su opaco despido. 12.- Enseñándole los dientes al cielo estrellado. 13.- ¡Para¡ que la lluvia haga el trabajo de renovación. 14.- Esa era la espiga plena de versos suaves. 15.- Pero no hay discurso que reduzca el miedo a la palabra. 16.- Diferenciando que es un viejo de un anciano. 17.- Cerré las ventanas de esta vida a golpes. 18.- Viva el cambio de pensamiento. 19.- El diamante fue piedra, yo fui piedra, 20.- Pero no me desarmes como el niño a su juguete. 21.- Buen desafío se nos acerca. 22.-Todos han vendido sus guitarras ¿por qué? 23.- Exactamente así no era ¿entendido? 24.- Marcando todas las especies. 25.- Abierta, extensa, libre; pero sin alas 16.- ¿y qué fue de la mano que cedía sus dominios? 17.- Sentí tu presencia pero no me atreví verte. (Nota: Trabajo literario que se elaboró, en conjunto, en clase del taller literario Absenta)

61


MIS SENTIDOS OLFATO Sentí tu aroma cuando el aroma de esa flor captó mi olfato. ¡Sí!, sentí tu aroma. VISTA Tras los cristales oscuros de mis lentes, vi proyectada tu figura, ella venía hacia mí para comunicarme la buena nueva. OIDO Cuando asomaba el alba me despertó una bella sinfonía, sorprendido me asomé a la ventana y escuché el trinar de hermosos pajarillos que alegraron mi mañana. Di gracias a Dios que de oídos me dotó. TACTO Temerosos mis pasos me llevaron a tu puerta temerosas mis manos tu puerta tocaron. Apareciste radiante y nuestros ojos con un beso se miraron. GUSTO No fue de mi gusto verte llorar porque tus lágrimas fueron perlas que quise alcanzar. Pero no pude, porque me las robó la tierra que acariciaba tus pies y tus pies no me dejaron avanzar.

62


MI “MAMADRE” IGUAL A LA DE NERUDA I Gran poeta Pablo Neruda, con profundo respeto evoco tu eminente figura. Te pido me perdones por interrumpir tu eterno sueño. De pronto me invadió el deseo de tocar, imaginariamente el portal de tu sepultura, para agradecer me hayas entregado inspiración, por intermedio de tu hermoso poema “mamadre”. Él trajo a mi memoria la mía: valerosa, igual que la tuya, de jornadas pobres, en barrios pobres, en un pobre país de los años cuarenta. La mía se llamó Doraliza y también usó “zuecos de madera”. II De ella nunca supe si fue, la harina; la levadura o el pan de la familia, porque todos esos roles los cumplió con alegría, todos los días de su vida. En parte de tu poema dices: “que sus dulces manos cortaron del saco de la harina los calzoncillos de tu infancia” La mía lo hizo, con las sabanas de mi cama solitaria. Fue un placer sentir, de esas telas, su fragancia. También “cocinó, lavó, planchó y calmo mi fiebre” en la crudas y tenebrosas noches de invierno. Agregas “que tu boca tiembla para definirla” III La mía tiembla al recordar que no alcancé a darle el beso de despedida que todo hijo a su madre como coronación debe dar. Camino al valle del silencio la llevaron dentro de un negro cajón. Boté lágrimas, ellas limpiaron mis ojos, y con mis ojos, después del funeral, vi el inicio de otra vida. Como todas las vidas para bien o para mal. Sin duda, querido Pablo, tú mamadre llamada “Trinidad” junto a la mía llamada Doraliza, marcaron un valiente sello de maternidad tanto en ti, como en mí, para toda la eternidad.

(Inspiración: Memorial de Isla Negra, páginas 14 y 15)

63


NO VI CAER LAS HOJAS DE OTOÑO I de los árboles, que caen en otoño. Con ellas a Eva le adornaba su pelo. Desde niño he jugado con las hojas Siempre quiso tener pelo con hojas rojas. II Al dejar la adolescencia Vi que el otoño terminaba: Eva conmigo no estaba, Su ausencia me llevó a la reminiscencia. III Sentí la ausencia de los pájaros Sentí frío en mi piel Sentí la ausencia de sus besos Que eran dulces con sabor a miel. IV Miraba calles y veredas, lo limpias que estaban. Recorrí el sendero donde ella me amaba. Meditaba, miraba y las hojas de otoño de los árboles no se despegaban. V Terminó el otoño y las hojas no cayeron. Aves de invierno por mi pena se confundieron. Eva, era el motivo de que a mi entorno, nada viera. La busqué. No tuve señas que a mí volviera. VI Pregunté a las hojas por su persistencia, les dije que mis píes extrañaban, el seco ruido de su asistencia, y por ello, pasos lentos mis píes daban.

64


SU SONRISA Y LA MIA SE CRUZABAN (Adriano descubriendo el mundo, lo que su corazón quiso preguntar) I Nieto amado de los 2 años 4 meses, hoy te esperé en la antesala del jardín, sin importar otros niños, abriste tus brazos y corriendo llegaste a mí. Luego, tomados de la mano Felices caminamos por las calles de la ciudad. En la plaza pública nos detuvimos por el encanto de un guitarrista que al público deleitaba; y ese público, con atención, de actitud cambiaba. Nos miramos y su sonrisa y la mía se cruzaban. II Me sorprendió que, con el grado de concentración que escuchabas, y en varios momentos de la tocata me miraba y con el brillo de sus ojos: me consultaban -abuelo, ¿Él es un mensajero de los hombres buenos de la tierra?-. Apretando su mano, su pensamiento confirmaba, su sonrisa y la mía se cruzaban. III Seguimos caminando, un vendedor de tortillas al rescoldo nos saludaba, nos deleitamos con el sabor y aroma de una. ¡Que rica estaba! Prometimos no decirle a la nana-abuela, sino reprimendas, por no almorzar, nos llegaba por aquella mentira piadosa, su sonrisa y la mía se cruzaban. IV Avanzábamos, pasamos frente al cuartel de los Bomberos, el carro de los “chicos buenos” por lo limpio y brillante, lo deslumbró sus ojos nuevamente, con el brillo de sus ojos, me consultó: -¿son ellos los que ayudan a la humanidad?Apretando su mano aquel pensamiento confirmaba y nuevamente su sonrisa y la mía se cruzaban.

65


V Luego en nuestra ruta, una tía encantadora nos saludó: saludos a la abuela-nana mandó. Nuevamente con el brillo de sus ojos me consultó -¿Ella es de las personas que desean El bien a los demás? Apretando su mano aquel pensamiento confirmaba y su sonrisa y la mía se cruzaban. VI En el paradero, el bus al rato llegó, la altura de los asientos le alegró, convertido en grande, su visión a su mente transmitió: las bellezas ciudadanas al ritmo de canción. Nuevamente el brillo de sus ojos me miraron para consultarme: -¿Esta es la ciudad más linda del mundo?Apretando su mano le confirmo con un ¡sí! Su sonrisa y la mía se cruzaban. VII Hermoso árbol navideño la cervecería en Toro Bayo armó, al verlo sus ojos brillaron, con el de Meliruca lo asoció: eso le sorprendió. Sus ojos me miraron para preguntar -¿Todos los niños del mundo tienen árbol en navidad?muchos no, por problemas de desigualdad. Su sonrisa y la mía se cruzó con incomodidad. VIII La ciudad progresa, se construyen bellas poblaciones, que en el trayecto vamos viendo. Una retroexcavadora su atención llama sus ojos me miran para preguntar abuelo: ¿son esas las maquinas que traen progreso?. sí, producen alegrías y para muchos trabajadores cesantías. Su sonrisa y la mía se cruzan con lejanía. IX Antes del puente Estancilla se alegra al ver un edificio con un auto arriba: ¡se emociona! sus ojos me miran para preguntar

66


abuelo: ¿cómo subieron el auto arriba?. -con escaleras, grúas e imaginación porque la mayoría de la humanidad tiene inteligencias que debemos alabar, la maldad es de pocos y no es bueno comparar-. Su sonrisa y la mía se volvieron a cruzar. X En el puente Estancilla mirando el rio, los cisnes de cuello negro divisó. Sus ojos me miran para preguntar abuelo: ¿es cierto que una industria a los hermanos de ellos mató?-sí, pero fue una equivocación a la que la ambición los mandó, con el correr del tiempo esa industria a una parte de la humanidad compensó-. Su sonrisa y la mía con conformidad, se cruzó. XI Llegamos a Cutipay, lugar de la tía Carmen: de Sofía y Papo se acordó. Sus ojos me miran para preguntar abuelo: ¿la tía vino de Viña del Mar? -¡sí!, porque decidió un día, cambiar de lugar, el exceso de población produce malestar, la tía es educadora y, a Sofía y papo quieren bien formar, siempre en los cambios, Dios está presto ayudar. Ahí comprendió, el término luchar. Y una vez más su sonrisa y la mía se volvieron a cruzar.

(Este soliloquio ocurrió días antes de terminar las clases, diciembre del 2013)

67


VENDIMIA MARAVILLOSA DEL 2013 I Del año 2013, mi familia y yo, no nos podemos quejar: Alegrías y sonrisas tuvimos a mares. La primera gran alegría fue ver como día a día una linda casa, en Chiloé nacía. Aquella, fue construida con arte y la gracia fina del constructor y con las firmes columnas que entrega el amor. Nunca antes vi tanta sinfonía, fuerza y armonía en una construcción. II Nuestros hijos santiaguinos una bella casa este año concretaron, un remanso de paz a los pies de la cordillera encontraron. Ellos, como expertos en anti ruidos, del bullicio central escaparon. Las hermanas y sus maridos, inteligencia, gracias a los estudios atesoraron. A ellas y sus novios, personas sinceras futuro feliz les auguraron.

III Miguel y Soraya que son de la misma napa, parcela de agrado compraron en Punucapa. Con un rico asado la parcela inauguramos junto a los Jadue, amigos y mascotas. Estar en lo propio, vale más que tener mucho oro, decía el Abuelo Daniel, y agregaba: que junto a la salud es el mejor tesoro. Qué alegría sentimos que estos hijos hayan escuchado tan sabios consejos. ¡Lamentamos que otros hijos, no escuchen a sus viejos! IV Cada una de estas propiedades tienen su encanto propio: la parcela tiene una característica extraordinaria

68


debe ser porque ahí vibran las bendiciones de la Virgen de la Candelaria. Allá en Santiago, la pureza de la cordillera, limpia en forma constante la mente de los santiaguinos, por ello, caminan tranquilos en el contaminante centro capitalino. Valdivianos y santiaguinos deben dar gracias a Dios: por los retazos de paraíso que les legó. V Al sur donde anidan las gaviotas. La isla más grande de nuestro país. Frente a la bahía de Castro en el lugar llamado Llicaldad, se radicaron los Torres/Cerda, junto a su alegre parvada. Aire puro, mar, orcas, lobos, arco iris, artesanos: sufridos pescadores, montes verdes, mañíos, Sol que se levanta temprano en el oriente, lluvia y luna en las cuatro estaciones: más alerce y amistad, se conjugaron para ofrecer la “Tremo Kintun” más maravillosa del planeta tanto a sus dueños como a aquel que de visita va. VI El reverso de la moneda ninguna envidia debe causar, también hay harto que comentar. Los hijos no se cansan de trabajar, el sudor de sus frentes los ha hecho progresar. Envidia sana produjo que una de ellas haya llevado a su madre a lugares de Rusia admirar. Con todo lo que ellos han logrado. ¿Qué más pueden estos cuatro padres y cuatro madres esperar? VII También acuñan esta moneda dos grandes noticias que nos llegan: Miguel y Soraya con una sonrisa en sus rostros la llegada del segundo hijo nos comunican; mientras que Claudia y Tito nos comparten el arribo del, o de la número cuatro, si sumamos los ya nacidos llegarían a ocho los nietos queridos. ¿Acaso no es motivo para estar agradecidos? hemos vistos abuelos en el camino, que tienen el doble y no vibran ni se sienten queridos. VIII Lo otro importante, ratificado por el abuelo, ha sido la salud de los retoños que es algo superior a un consuelo. Tenemos un hábil “guerrero-cobra” que se la jugó de frente al destino y junto a sus padres encontraron la verdad de un camino.

69


Cantemos ¡aleluya! por Daniel Alejandro, que alegre dice ¡salud! cuando los adultos compartimos el pan y el vino; y por Isabel, su hermana, que pone armonía en sus juegos con su ángel prodigioso, nunca cansino. IX Sobre nota seis los promedios en el Tomás Moro, resultados que nos llenan de orgullo y decoro. Deportes y artes en lo extra programático. Los padres trabajan y trabajan, la vida se ve fácil cuando el obrar es sistemático. Madre que viaja y viaja, cumpliendo con su deber, un padre comprende que sin ella, a los niños se le hace difícil crecer. La vorágine social, simula ser los árboles que no dejan el bosque ver, a muchos se les hace difícil esto entender. X En el Jardín Luterano -que harto vale-, un niño crece y sobresale y en lugar de muchos útiles de estudio, cuatro abuelos armonizan su preludio. Cada cual lo ama a su manera, no cabe duda que a futuro tendremos un ciudadano de buena madera. La fuerza del cariño hace pasar desapercibido cualquier derrota o malestar. Adriano, nació con buena estrella y por ello todos alegres debemos estar. XI Prosa y verso especial para las mujeres que saben luchar, Matriarcas de estirpe que con habilidad pueden a sus hombres guiar: Silvia en Coquimbo, Sonia y Nena en Valdivia a todo dar, Carmen-Peri en Chiloé, las jóvenes madres: Claudia, Soraya y Andrea aprenden de ellas a conjugar, la esencia del verbo amar. Sin duda que del año 2013, por todo lo otorgado, no nos podemos quejar.

(TREMO KINTUN: VISTA HERMOSA)

70


ZAPATOS VIEJOS Y SUS CORDONES

I Después de tanto caminar he llegado a la conclusión que mis mejores amigos han sido, mi par de zapatos viejos. Con sus alargados cordones ellos van conmigo y yo con ellos sin complejos. Caminé por cerros, planicies y costaneras sin sentir cansancio, creo que ello se debe a ese par de cordones que aprietan mis zapatos viejos. II Los cordones de mis zapatos viejos, Son hermanos de una misma cuna. Cordones y zapatos se han gastados parejos. Su lealtad significa para mí una fortuna. III Junto a mí, han caminado conociendo el dolor y el amor he sentido cansancio, y si continúo caminando, es por mi honor. IV Los cordones amarran con ternura esos restos de cueros viejos. Mis píes dentro de su horma, junto a su suela ya gastada, entonan una melodía, por nadie escuchada. Recuerdo aquellos senderos recorridos, y a mis zapatos dejando huellas junto a la pasión de un amor escondido. Ellos escucharon llantos y risas sin complejo, por eso mis zapatos viejos: no los dejo.

71


LOS ARRAYANES Botones por Florecer

La noche del 26 de noviembre los arrayanes estuvieron contentos seis botones sólidos y fuertes a punto de florecer adornaron el firmamento. Roberto, su presidente junto a su compañera Elfrida, pusieron el toque presente para indicarnos que continúa la vida. Entre risas, cantos y sentimientos en la ensenada de los molinos se mostró lo contento de aquellos que un día soñaron compartir bellos momentos. Hoy, seis botones sólidos y fuertes indican los seis años de su nacimiento son el club de los Adultos Mayores que luchan y aspiran a una sana vida a través del esparcimiento. Le llaman los arrayanes, los quetri o palos colorados como los describían nuestros antepasados. Son de follaje fuerte, soñadores y ganadores de proyectos gracias a nuestro presidente que se llama Roberto.

72


SE CORTO LA LUZ EN MELIRUCA (Diálogo poético entre nietos y abuelos) I -Las flores son bellas-dice una nieta jugando en el jardín de Meliruca donde junto a sus primos y primas juegan. Hermoso es ver cómo junto a su inocencia crecen roguemos a “Dios” para que este crecimiento sano sea eterno. -Las flores son bellas- dice una nieta jugando en el jardín de Meliruca. II El quincho tiene un sillón de madera. Donde el “Tata Cache” reposa. Ahí, recuerda y compara diferencias del ayer y hoy en los juegos de niños. El quincho tiene un sillón de madera que el Tata Daniel hizo, sin predecir que estos niños su obra alabarían. El quincho tiene un sillón de madera. Donde el “Tata Cache” reposa y mira el mundo de otra manera. III. -El sol se esconde lentamente en Meliruca clama otro nieto, aislado del juego de sus primos. El sol se esconde lentamente y da gracias a “Dios” por tan bello regalo: ha visto hermosuras en un lugar inesperado. -El sol se esconde lentamente en Meliruca clama otro nieto. IV En una alegre tarde de verano al anochecer, luz no tuvimos. Rica estuvo la once con; Pan, palta, atún y vino. En una alegre tarde de verano se grabaron en nuestras mentes momento divinos sin siquiera pensar cual serán nuestros destinos. En una alegre tarde de verano al anochecer, cuando luz no tuvimos. V Las velas iluminarán la oscuridad

73


en la mesa y nuestras mentes para que mañana tengamos más claridad. Las velas iluminarán la oscuridad. Y, si la distancia nos separa que no sea por una eternidad. Las velas iluminarán la oscuridad en la mesa y en nuestras mentes. VI -Son niños que juegan y cantan somos una familia bonitaexclama la nieta más chiquita. Son niños que juegan y cantan al ritmo de su naturalidad juegos y cantos que ignoran los papás. Son niños que juegan y cantan somos una familia bonita.

74


BIENVENIDA ANCIANIDAD

I Algunos no lo podían creer pasé la barrera de los setenta, aplaudo mi acontecer, con la intención de llegar a los noventa. II Muchos me decían -estamos llegando a viejos-. ¿yo?, yo sonreía, y por esa sonrisa algunos quedaban perplejos. Trabajo por conquistar mi ancianidad, porque junto a ella prisa no tengo. No desconfío de la juventud ni del futuro porque me recuerdo joven, con abolengo. Uno envejece por las mentiras y vanidades. Belleza y ancianidad son hermosas cualidades cuando conscientes y alegres, hemos recorrido un camino con o sin dificultades. III Anciano es un hombre que ha sabido vivir y en su ocio observa cómo viven los demás. El viejo siempre se lamentará. El anciano con alegría su pasado recordará. El viejo en cada queja su espíritu, arrugará. El anciano en cada alegre recuerdo rejuvenecerá. Las estaciones pasadas son para recordarlas Dios nos dotó de memoria larga por ello la ancianidad hay que gozarla. Bienvenida ancianidad. ¡Vejez deja de ser una carga! IV El viejo dice no creer en el amor, su visión se nubla por las arrugas de su amada, el anciano ama con el mismo fervor porque arrugas no ve en su enamorada. En lo más íntimo de nuestra conciencia siempre tendremos la misma edad Si hemos vivido con tolerancia, paciencia y paz. En los ojos del anciano se observa maestría En los del viejo dolor y rebeldía El anciano ama la vida al viejo la vida, lo mismo le da. ¡BIENVENIDAD ANCIANIDAD…! ¡…VEJEZ POR FAVOR NO MOLESTES!

75


¡Tú, CITROLA FIEL ¡ Tú,citrola, del equipo de las doradas; noble, fiel, forzuda: ella. Me cargaste en noches y alboradas, sin duda, fuiste para mí una estrella Tú, que cargaste a mis niños en los negros años 80. Fuiste heroína. Por ello, hoy la familia te recuerda con cariño cuando esta modernidad contigo no combina. Tú, citrola, AX-330 de los años setenta te luciste en el matrimonio de nuestra hija junto a su amado, llevándolos al altar que regocija. (Vida nueva, ojalá, sin tormenta). Tú, sabes que las actuales generaciones te ignoran. Nunca sabrán de tu arte, si no imploran la experiencia del antiguo maestro que te creó, ni de aquel que con alicate y alambre te prestigió. Seguros, tomábamos las rutas con alegría, mientras los niños del paseo, hacían una algarabía. Tú, actriz de tantas proezas y dueña De ese alegre ritmo que nuestro espíritu impregnó. Ricos, pobres, moros y cristianos: con ese mismo ritmo nos identificó. Pero llegó el tiempo que, nada perdona, con soberbia y frialdad que lo caracteriza, a cobrar la factura se presentó. -¡Ha terminado tu vida útil ¡dijo el tiempo con rudeza, sin percatarse que en el Corazón de nuestra familia, esa observación producía una tristeza. Tú, radiante hasta en la hora del adiós, nos negamos a llevarte al cementerio de las citronetas. Tu fidelidad por dieciséis años nos empujó a que tengas un digno final. Escogimos el taller mecánico de la cárcel, para que aquellos sanos jóvenes privados de libertad de ti aprendan del oficio y lo grande que es el valor

76


de la lealtad, de manera que nunca más carguen sus conciencias en desmedro de la sociedad. Tú, citrola, del equipo de las doradas; noble, fiel, forzuda: ella. Me cargaste en noches y alboradas Sin duda fuiste para mí una estrella Tú, citrola del equipo de las doradas; Noble, fiel, forzuda: ella.

77


EL DESTINO Del destino nadie huye Porque tiene caminos inalterables Del destino nadie huye, si vas en el camino correcto encontrarás sombras y laberintos que ni siquiera sospechas. Aparecerán mediocres criticándote con el fin de que huyas de él. Si tu destino te tuerce la cara será por tus propios errores. Entonces los mediocres reirán. No disculpes los errores de tu destino Porque tiene caminos inalterables.

78


TU AUSENCIA Extrañaré tu ausencia Si no estás a mi lado Extrañaré tu ausencia Ella me produce tristeza La misma tristeza de tu anterior partida cuando retornaste ilusionada y una vez más fuiste decepcionada. Por eso, tus ojos están tristes como los de una niña sin padre Ahora prometo amarte sin condición, si nuevamente decides volver. No haré las locuras de antes Si no estás a mi lado

79


UNA SEPTIMA PARA MI NIETA ELISA ELENA I Querida Nieta: Para mí naciste en el intermedio de dos medallas. Día 22 de noviembre… que hoy recuerdo. Alegría, por ser mi primera nieta. Para mí naciste en el intermedio de dos medallas. Sentí esa misma alegría que me brindó tu madre al nacer como mi primera hija. Para mí naciste en el intermedio de dos medallas Día 22 de noviembre… que hoy recuerdo. II No imaginas lo altanero de mi amanecer. Atletas Master de todo el país me alabaron. No imaginas lo altanero de mi amanecer. Te imaginé como una hermosa atleta y pensando en esa atlética figura, decidí subir al podio de los vencedores. Logré el éxito. Te dediqué mi éxito. Soñé la felicidad de tus padres. Así, embriagado de triunfos y vida nueva, seguí la ruta de la maratón de mi propia vida. Sólo Dios sabe si me detendré para gozar de triunfos nuevos y nuevos nacimientos. Atletas Master de todo el país me alabaron. III El araucano Temuco fue testigo de mi gozo. Fui medalla de plata antes de tu nacimiento. El araucano Temuco fue testigo de mi gozo y fui medalla de plata después de él, en el Campeonato Nacional de Atletismo Master donde en un fraternal abrazo por tres días volvemos a ser niños y jóvenes soñadores. En cada campeonato botamos en la pista: toda psicológica basura y perdonamos a nuestros ofensores. También en la pista compartimos alegrías y regalamos sonrisas con flores. Fui medalla de plata antes de tu nacimiento. IV Amada nieta Elisa Elena, has nacido libre. Perteneces a una nueva y hermosa generación. En el olvido están las jóvenes de la Edad Media. Amada nieta Elisa Elena, has nacido libre. Ellas al nacer eran ocultadas como un subproducto

80


social. ¡Sed digna de esta feliz libertad¡ Amada nieta Elisa Elena, has nacido libre. Perteneces a una nueva y hermosa generación. V No es mi pretensión darte consejos: esa es una labor de los padres. No es mi pretensión darte consejos, Espero que dentro del amor que te tengo aceptes mis futuras orientaciones, y si ellas no te convencen, te sugiero te guíes por los Proverbios que Dios estampó en el Sagrado Libro del esclarecimiento, que en una de sus partes dice: “Hijo sabio alegra al padre; hijo necio es tristeza de su madre”. Dar consejos, esa es una labor de los padres. VI Que tus pasos busquen el camino de la inteligencia: ese camino con estudio se logra. El estudio se solidifica con fina diligencia. Que tus pasos busquen el camino de la inteligencia. Gracias al estudio serás una mujer hermosa. Te sobrarán alabanzas: alguien te regalará una rosa. Que tus pasos busquen el camino de la inteligencia: ese camino con estudio se logra. VII Naciste en el inicio de la era Sagitario. Al nacer todos rieron, sólo tú llorabas. Naciste en el inicio de la era Sagitario por ello serás más apta para ejecutar que un consejo escuchar. Creo que inspiración y conocimiento serán valiosas herramientas con las que leerás en el interior de las apariencias y esas mismas herramientas te servirán para enfrentar lo positivo y negativo que los seres del mundo, en tu vida, te presentarán. Por ello, te pido que siempre sonrías porque al nacer todos rieron, sólo tú llorabas.

81


MANTELITO BLANCO… (…de la humilde mesa…) MADRE AMADA I Mi trote por esta vida, va en el kilómetro 76, Ya son 76 los años que me trajiste al mundo. ¡Mira cómo pasa el tiempo! Ya sabes quién te evoca. ¡TU PRINCIPE! Sí, el único Príncipe que tuviste en tu corto paso por esta vida terrenal. ¡Madre mía, eres y serás inmortal! II Nunca he dejado de recordar “la magia” de aquellos tiempos de mi niñez, cuando te veía bordar sábanas y manteles con dibujos que simulaban “figuras pequeñas, avecitas locas que quieren volar”. y junto a mis abuelos “compartíamos el pan familiar”. De este hermoso tema creado por chilenos, me he inspirado para escribirte una vez más. III Hoy nuevamente te rememoro para compartir contigo la felicidad que me ha estado brindando la vida. Estoy un tanto convaleciente de una neumonía que ha puesto “Dios” en mi mochila. Es por ello, que en el reposo que en este momento estoy sumido, te escribo estos versos con lo más alto de mi corazón para comunicarte algunas de las tantas dichas que me ha ido otorgando el kilometraje recorrido. IV Sigo siendo el imaginario Príncipe, de acuerdo a lo que te compartí, frente a tu tumba en aquella tarde de abril del 2003.

82


Recién escalé otro peldaño en ese principado. ¡Fue exitoso! La esencia y el sumun de esta dicha te la conversaré cuando esté junto a ti recorriendo aquellos espacios desconocidos para los terrenales. Muy pocos saben del imaginario principado que tu portentoso corazón me vaticinó un día cuando me arrullabas en tus brazos. V Otras de mis grandes dichas ha sido el compartir con mis nietos, o sea, tus bisnietos hoy convertidos en realidad. A ellos les he dado los besos que tal vez nunca le di a mis hijos. Van ocho…cuatro princesitas y cuatro principitos, la última, la Rosario Amanda, hija de tu nieta Claudia Alejandra: es el tema central de la familia. Está por cumplir los dos años y llegó bien armada a la vida terrenal. Tiene actitudes ingeniosas, me atrevo a decir – con humildad – sobre la media de la inteligencia. ¿Tienes que ver algo tú en esto? Si así fuera, que “Dios” te siga teniendo en su santo reino. También recuerdo en tus bordados “dos letras grandes en el mantelito” que no fueron otras que las iniciales de los dos viejitos que por las adversidades de la vida, tuviste que alejarte de mí y de ellos, porque la mediocridad del medio no te dio el espacio para amar en el interior de nuestro seno familiar, y verme crecer como era tu deseo. VI Anterior a Rosario, está Alfredo. ¿Observa el nombre? Yo no tuve nada que ver en la nominación. Fluyó de la inspiración de Miguel Ángel, tu nieto mayor, que instituye que el nombre de Alfredo es el mismo nombre del hombre que amaste y que te amó. ¿Tienes que ver algo tú en esto? Y el antepenúltimo nieto se llama Daniel, hijo de Andrea Carolina, tu segunda nieta. Tampoco tuve que ver en la nominación de su nombre. Daniel tu padre, mi abuelo, tu bisnieto. ¿De dónde nace la inspiración para tanta armonía? ¿Tienes que ver algo tú en esto?

83


En los nietos, dice un autor anónimo, “se revive la historia del amor y el alma vuelve a florecer. El hogar ya viejo se retorna joven y se renuevan las esperanzas”. Concluyo mi nota con la esperanza de que en los próximos kilómetros retome mi pluma para seguir compartiendo las dichas que me va brindando esta maratón. Nunca te contaré de mis desdichas, porque tuviste muchas en tu corta vida terrenal. Agradezco al poeta que se inspiró en Mantelito Blanco, porque gracias a su genio me hace recordar las “figuras pequeñas, avecitas locas que quieren volar”. Que tú bordabas y junto a mis abuelos “compartíamos el pan familiar…” (TE AMA TU HIJO, HERNANDO)

84


MI JOVEN AMIGO ÁNGELO I Por fin desgarro mi atoro, Joven amigo Ángelo. Por fin desgarro el atoro que molestaba mi garganta. Era una deuda que tenía pendiente desde aquel día de febrero del 2014, cuando tu atribulada madre cambió el ritmo de nuestros corazones dando la noticia de tu partida. ¿Hacia dónde partiste querido amigo? ¿Al espacio infinito? ¿Ese lugar que no conocemos, Joven amigo Ángelo? II Ahora tú tienes ese privilegio: Navegar en el azulado cielo del infinito. Ahora tú tienes ese privilegio, que muchos aquí en la tierra anhelan. Clamé tu nombre: No tuve respuesta. Te imagino navegando junto a los grandes de tu edad. Considérate como uno de los elegidos por nuestro Dios, que te llamó para que juntos a otros hermanos puedan Navegar en el azulado cielo del infinito. III Con cariño visité tu lugar de descanso: esa visita significó para mí un privilegio. Con cariño visité tu lugar de descanso: en esa visita amé la tierra que te acoge y le pedí que, con tu cuerpo sea consecuente; pedí a ella que con sus poderosos minerales, envuelva tus células

85


para proyectarlas a una nueva vida. Pedí a la madre tierra, que de aceptar mi ruego, esa nueva vida la llene de encantos, y la matice con un espíritu celestial para que se interne en el corazón de tu madre. ¡Sí¡ joven amigo, esa visita significó para mí un privilegio. IV En tu reposo ya te has dado cuenta que uno de los brazos más poderosos de Dios es nuestra madre tierra. ¡Ámala! Al nacer, tu cuna más fuerte; brillante y esplendorosa: fueron los brazos y el corazón de tu madre. Hoy esa cuna está angustiada y vacía. Pienso que mientras ella más te recuerde, con más calor y cariño sus lágrimas mojarán con alegría, esa tierra que te cobija. Tú y esa tierra consolarán a la mujer más importante de tu vida. …te lo digo yo, que parece ayer cuando perdí la madre mía. V Dichoso que te has conciliado con la muerte: no dichosos los que a la muerte temen. Dichoso que te has conciliado con la muerte, cuya lucha terminó cuando tu madre escuchó tu último suspiro. Desde aquel instante, fuimos varios, me incluyo, en darnos cuenta que fuiste en este corto paso terrenal un valiente. Si bien es cierto, esa negra muerte te venció, pero triunfaste con tu ejemplo, para aquellos que no aprecian la vida y la vida les da lo mismo. La lucha que distes será edificante y dichosa: no dichosos los que a la muerte temen.

86


¡ALELUYA! ASESINÉ A MI SATANAS

I He dado muerte a mi Satanás Su imagen fue una constante tortura. He dado muerte a mi Satanás por su insistencia en perturbar mi mente. Iluminado por el Altísimo, tomé la decisión. Desde niño, me amenazó con el fuego del infierno el mayor terror lo infundía en la soledad y oscuridad de mi cuarto. Siempre las fuerzas del bien me dijeron: que la paciencia todo lo alcanza. Hoy primero de noviembre le he dado muerte: Su imagen fue una constante tortura. II Abusó mucho de mi inocencia apoyado por malos orientadores Abusó mucho de mi inocencia cuando era niño. Siguió presionando mi espíritu en mi adolescencia. Motivos tuve para asesinarlo de ello no estoy arrepentido. Hoy, soy libre en el pensamiento Se terminaron las torturas que me hacían dudar de la existencia de Dios, apoyado por malos orientadores.

III Elegí el primero de Noviembre Allá en el campo del silencio Elegí el primero de Noviembre para concretar mi decisión. El infeliz no creyó que sería capaz de hacerlo, en el fondo, su terrible carcajada la escucharon los que ahí estaban y que por su culpa murieron. Tembló mi mente antes de concretar el acto: Dios me dio fuerzas que yo no conocía. -¡Desgraciado nunca me vencerás!- me dijo Allá en el campo del silencio.

87


IV Almas que dormían en el campo santo Sonrieron al alma mía. Descansarás en paz: me dijeron. Almas que dormían en el campo santo. Nosotros fuimos por él torturados y hoy dormimos anhelando paz. Almas que dormían en el campo santo Sonrieron al alma mía.

88


III

MeliRuca Cuentos

Hernando Cerda Barrientos

89


90


NACE EL PERSONAJE JUAN QUINTANA

El nieto vive, depende y ama a sus abuelos, y para los abuelos que lo tienen a su lado desde los cuatro años. Es la razón de su vida, y elucubran mentalmente con proyectos de mejor futuro para el niño que está por cumplir los diez años de edad. El nieto, como la mayoría de los niños de su edad, era de carácter alegre; hiperkinético, pícaro, y a diferencia de otros, era pecoso y cantaba rancheras. A media cuadra, doblando por la esquina más cerca de su casa, existía un Gimnasio de Box, donde todas las tardes (menos el domingo) niños, jóvenes y adultos recurrían a jugar y a entrenar. El box en la década de los cuarenta era lo máximo en los barrios. Ocurrió en una tarde que se divertían en el emblemático Gimnasio. El Jefe de los Entrenadores llamó al niño-nieto y le consultó si le gustaría hacer guantes con otros niños de su edad. -Hemos visto que tienes una gran habilidad para moverte, te paras bien en tus dos piernas y manejas en forma excelente los esquives. Esto lo hemos observado cuando estás haciendo sombra-le dijeron. - Me gustaría Entrenador pero en mi casa no me dan permiso- respondió el niño. - Piénsalo, habla con tus mayores y me comunicas… El nieto siempre había soñado con ser un grande en el box y pensó que esta era una oportunidad para iniciarse en el deporte de los puños. Antes de dormirse, sopesó el ofrecimiento y se envalentonó tomando la decisión que en la próxima ida al Gimnasio, se acercaría al Entrenador para aceptar la propuesta que le habían hecho. Una cosa tenía claro: su Abuelo, que era Patriarca del hogar, le tenía prohibido boxear. La autorización era para ir a jugar y observar como otros “se machucaban el rostro”: Decía la Abuela. Al día siguiente, decidido, fue a conversar con el Jefe de los Entrenadores: - Entrenador, si quiero boxear con otros niños, - ¿Tienes el permiso de tus mayores?-preguntó. - Sí, yo me llamo JUAN QUINTANA. Como se puede apreciar, el nieto mintió con lo del permiso y también con su nombre porque su real nombre era otro: también estaba mintiendo a sus abuelos. Su mente, aún de fantasía, lo llevaba a concluir que todo pasaría “piola” y sus adorados abuelos jamás se enterarían de esta interesante aventura. Dada esta circunstancia, le programaron su primera pelea a tres round de 2x1, en el mismo Gimnasio. Siempre se hacían veladas internas los días viernes. Le correspondió enfrentar al “Beto” Jaramillo a quien derrotó en forma clara y, dada su habilidad para los esquives, según lo que le dijo el Entrenador, no recibió ningún golpe en la cara. Los Entrenadores quedaron entusiasmados con lo que había mostrado Juan Quintana. Por ello, lo programaron nuevamente para el próximo viernes y esta vez enfrentaría al “Loco” Martínez, de su misma edad, con la diferencia que el “Loco” ya tenías más peleas en su currículum.

91


En su casa nadie imaginó el desarrollo aventurero del nieto. Por ello, más entusiasmado aún, entrenó toda la semana siguiente. Llegó el viernes esperado y Juan Quintana, con todo el encanto de muchachito alegre, soñaba con tener un nuevo triunfo. La confrontación también se programó a tres round de 2x1. El primer round se puede decir que fue parejo. En el segundo, El Loco Martínez comenzó a mostrar su experiencia, todos los golpes que le tiraba a Juan Quintana iban al cuerpo de este, pero no al rostro. En un ataque con todo del “Loco”, Juan Quintana lo abrazó sujetando con todas sus fuerzas el cuerpo de su contrincante. Para separarse El Loco dobla lo máximo su cuerpo y se levanta violentamente propinándole un cabezazo a Juan Quintana en plena mandíbula. Quintana sintió el mareo, por el golpe, pero tocó la campana salvadora y se fueron a sus rincones. Hubo arengas y palabras de aliento por parte del auxiliar encargado de Juan Quintana. Todo listo para el tercer y último round. Cuando en forma sorpresiva, y portando una ancha correa, con la que antes corregían a los niños, apareció el abuelo, y sacando del ring a su nieto se lo llevó a punta de correazos a su hogar. Resultado de la pelea: Se dio como triunfador al Loco Martínez por abandono de su contendor y Juan Quintana pasó al archivo de los niños que un día soñaron con ser grandes en el Box. Hoy, el nieto cuando mira el pasado con la finalidad de recordar los bellos momentos de su niñez, se da cuenta que nunca más vio al Loco. El Gimnasio desapareció, también sus abuelos: tomados de la mano viajan por las tinieblas de la muerte, felices de que su adorado nieto no haya seguido la ruta del duro deporte del Box, porque el nieto era la razón de su vida.

92


PAPITO Y SU PERRO

A mediados del siglo pasado existió en un populoso barrio, “Papito y su perro”. Un pordiosero y su fiel mascota, mezcla Buldog Francés con Boxer y otras razas: quizás por su mestiza sangre nunca fue para nosotros un quiltro, aunque de quiltro tenía harto. No era de un gran tamaño pero muy simpático. Su amo: Papito y él conformaban un cuadro lleno de ternura e irradiaban una complementación tal que nunca vimos a Papito como un pordiosero ni a su mascota como un perro vago. Tampoco (nunca) supimos su verdadero nombre y el de su mascota: la llamábamos simplemente, el perro de Papito. La verdad que con el pasar de los años nunca se ha marginado de la memoria de algunos -incluida la mía- el cuadro que voy a relatarles. La personalidad de Papito estaba adornada de humildad, y no estorbaba a la comunidad que le veía deambular de calle en calle, todos los días. Portaba una bolsa harinera en su hombro que siempre mantenía blanca y limpia. Lo único que pedía a los vecinos del barrio era, un pedacito de pan para él y su perrito. Su rogativa era “Papito dame un pedacito de pan” y después de recibirlo terminaba con la exclamación: ¡Gracias Papito! Ambos irradiaban un magnetismo de tal magnitud que ni los niños más molestosos del barrio se animaban a burlarse de él. Al contrario, lo querían. Cuando se sentaba a descansar en alguna de las veredas de las calles, los niños le hacíamos rueda y fueron varias las ocasiones en que compartía con nosotros el pan que le daban: sobre todo cuando su bolsa estaba llena. Lo pintoresco de su perro era que hacía algunas gracias: se sentaba, pasaba la mano y se hacía el dormido. Supuestamente el mismo Papito lo había adiestrado. Al cabo de un tiempo pasaron a ser los personajes más queridos. Nunca sentimos vergüenza de tenerlos como parte de nuestro paisaje. Eran los menos, los que se quejaban de que era un estorbo para nuestro entorno. La gran mayoría no hacía caso a las habladurías de una minoría. Lo concreto que Papito y su perro eran importantes, especialmente para nosotros que éramos niños. Don Esteban, era un vecino que lo acogía en una leñera que tenía al final del patio de su gran casa. El mismo don Esteban nos conversó una vez que si Papito se encontraba en esa situación de mendigo, era por una pena de amor. Por lo tanto -nos decía con una sonrisa en sus labios- que ustedes como niños de nuestro barrio le den cariño, es algo muy valioso para él. Han sido circunstancias ajenas que lo han llevado a ese estilo de vida y el estilo de vida, sea cual sea, siempre hay que respetarlo. Don Esteban, desde su juventud había sido marino y la educación que le entregó el mar nos hacía verlo como un personaje sabio y respetado en el barrio. Está sumido en la soledad -agregó don

93


Esteban- el andar desorientado por las calles nadie está libre. El caso de él, sin ganas de hacer nada, era en rebeldía porque el destino le torció la cara. Cierto día -continuó don Esteban- encontró a su perro siendo un cachorrito, que un hombre sin gracia y enemigo de todo lo que es amor y armonía en el universo, había abandonado en un sitio eriazo. ¡Pasó el tiempo…! Papito y su perro tomaron nuestro barrio y a nosotros como su hábitat. ¡Éramos sus amigos! Pero ocurrió que un día, al entrar la primavera, Papito amaneció muerto en el lugar que pernoctaba: algunos dijeron que había sido producto de una neumonía. Pronto los vecinos -que eran muy organizados- hicieron una colecta y se preocuparon de darle una digna sepultura. El mismo don Esteban se encargó de todo. A nosotros, los niños, nos dio una inmensa pena y recuerdo que todos acompañamos en su funeral a Papito. Su mascota, demostrando una inmensa lealtad, fue junto a nosotros hasta el cementerio. El barrio se despobló para dar el último adiós a Papito, alguien dijo algunas palabras de despedida y casi todos pusimos flores sobre su tumba. Terminado el ritual del funeral, los asistentes comenzaron a retirarse y fuimos unos pocos los que nos percatamos que el perro de Papito se quedó sentado sobre la tumba de su amo y de ahí no se movió y nunca más le vimos por el barrio. Al tiempo después, dijo uno de los panteoneros, que por muchos días esta mascota siguió asistiendo al lugar. Se sentaba frente a la sepultura y comenzaba aullar. Era un llanto conmovedor: daba la impresión que llamaba a su amo para que vuelva a su lado o bien, que lo viniera a buscar. -A mí se me llenaron los ojos lágrimas- agregó el panteonero. Hoy muchos de aquellos niños peinamos canas, y recordamos que la mejor lección de lealtad; humildad, amor a los semejantes, y armonía en el vivir, nos las enseñó Papito y su Perro.

94


“GENERACION DE VÍBORAS, ¿CÓMO PODÉIS HABLAR BIEN, SIENDO MALOS? PORQUE DE LA ABUNDANCIA DEL CORAZON HABLA LA BOCA. (San Mateo 12: 34-35)

LA DINASTÍA DE “GUATELAPI”

Fue una tarde de invierno del año 1949, 17:00 horas, en el valeroso barrio valdiviano de la Población Aguirre, que “Juan Quintana”(el niño de 9 años) se encontró al regresar a su hogar, luego de su segunda jornada de clases: que cursaba en la recordada Escuela Superior N° 4, con el dantesco cuadro de una riña entre policías y la famosa banda de “malandras”-opinión generalizada del vecindarioque comandaba “EL GUATELAPI”, apodo adquirido desde pequeño por su magro físico, alta estatura y su agilidad para los desplazamiento en cualquier tipo de acción. En este caso, la bronca era contra la Policía establecida de la sociedad. La misión de la policía era detener al máximo Jefe de los “Pancho Leña”, grupo delictual asentado a no más de cinco cuadras de la Plaza principal de la ciudad, banda que dentro de su círculo cerrado era idolatrada por todas las obras de bien y quizás de tenue progreso para el barrio y sus conventillos en que residían. Al menos había pan y caldo, hecho por las madres, esposas y no esposas que eran los únicos senos conciliadores cuando estos “valientes” sufrían derrotas. Eran todos pobres y sin ninguna posibilidad - para aquellos jóvenes - de estudiar o que hayan sido orientados al conocimiento de un oficio. En el fondo era una generación producto de la resaca dejada por la crisis de los años 30. Crisis que según algunos economistas fue creado por el expansionismo nazi y, que para algunos incrédulos, aquella lacra no llegó a nuestros rincones. Naturalmente, esta resaca conllevó a que aparecieran personajes que deambulaban por ambientes asfixiantes, calles siniestras, llenas de clandestinos, negativos vicios y lo peor, poco amor por sus propias vidas. ¿Razón de la detención? “Guatelapi”, en la tarde del último domingo había dado muerte de doce certeras puñaladas en el cuello y corazón al capo de otra banda, apodado el “Carecombo” – fue la cuarta víctima que cobraba “Guatelapi” – víctima cuyo grupo que comandaba y quedaba distante del territorio de los “Pancho Leña”. El objetivo de esta muerte fue un ajuste de cuentas por el último e importante botín que habían logrado juntos en uno de los barrios altos de la ciudad, y la “repartija”, según el código de honor y moral de los “Pancho Leña”, había sido mal distribuida y no se compadecía con el riesgo corrido por “Guatelapi” y su banda: debió ser entregado con más equidad. Cosa que

95


“Carecombo”, mañosamente no respetó y debió hacerlo, ya que por aquel robo “Guatelapi” había sido condenado por tres años y un día de cárcel. “Carecombo” cayó después, con la misma pena: ahora ambos estaban con libertad condicional. Siempre habían sido socios serios y justos para sus “negocios”, cuya principal lucha era la subsistencia diaria. Aprendieron a leer, escribir, y las cuatro operaciones de la aritmética en la Escuela de la Cárcel. Pero volvamos a la violenta escena que presenció el niño “Juan Quintana”. El dantesco cuadro de la riña, era un piquete de seis policías contra 20 y más de la banda, agregado a ellos; mujeres y niños. La misión de los policías era, la detención de “Guatelapi”. No tenían orden disparar, cuanto más, usar las lumas que portaban en aquellos tiempos. Hubo un momento de la riña, que 10 hombres, dirigido por “Guatelapi”, arrinconaron hacia la pared de la perrera (La policía de esos años no tenían los sofisticados vehículos de hoy) a dos de los policías y, a golpe de puños y piedras les destrozaron sus rostros… la austera sangre corrió y se estancó entre el agua y el barro de la vereda... Se observaba un cuadro aterrador. La situación se puso fea y no se auguraba un buen final. Con esta ventaja, “Guatelapi”, ordenó a sus hombres que corrieran por el pasillo principal del conventillo, donde prácticamente estaba concentrada toda la membrecía de la banda. -¿¡Tenis el agua lista Mica¡?- gritó “Guatelapi” a su mujer que estaba alerta en una ventana del segundo piso del viejo caserón. - Sí, “guatita” le respondió la mujer- Justo cuando otros tres, del piquete policial, los perseguían al interior del recinto. Grande fue su sorpresa, para los funcionarios de la ley, cuando dos de ellos fueron impactados por el agua hirviendo a 100° sobre sus cabezas, agua lanzada por la Mica, por lo que no les quedó otra opción a los policías que retroceder y refugiarse en la perrera. El que comandaba el piquete, con valentía y arrojo, siguió hasta el final del pasillo que terminaba en un amplio patio. Éste fue atacado por hombres, mujeres y niños, a palos y piedras, quedando en estado de inconsciencia tendido en el suelo. El “Chino”, el más resentido de la banda, tomó un adoquín con la intención de propinarle un golpe en la cabeza al policía, pero gracias a la orden de “Guatelapi”, no se dio el caso. -¡AGRAVAI LA FALTA¡- Le gritó. A todo esto, como todo fue imprevisible, y ya con una hora veinte minutos de batalla, aún se esperaba el auxilio de la ambulancia para trasladar a los policías heridos. Los heridos por golpes de luma y que pertenecían a la banda, eran atendidos por sus mujeres en el interior de sus viviendas. En lo que se refiere al policía, que quedó en la perrera, tomó la decisión de ir a la Comisaría en busca de refuerzos. Se podría decir que en forma espontánea se produjo una tregua. ¡Se acercaba la noche: el cuadro era realmente deprimente¡ El niño “Juan Quintana” había visto muchas riñas en su querido barrio, pero ésta no estaba a la altura de su razón. Se sintió preocupado, sus intestinos como que se le llenaron de mariposas. O sea, sintió como nunca antes; ¡MIEDO¡ Las calles, para remate, de aquellos barrios, carecían de luces; ya sea por el bajo voltaje del suministro o bien porque los mismos niños usaban los focos de blancos para comprobar las potencialidades de sus ondas (primeras armas que aprendían a usar). Cuando tenían ratos de esparcimientos, jugaban al trompo, al emboque o al clavo. Dentro de su pobreza eran niños felices e ingenuos, ya que con lo que veían estaban adquiriendo una escala de valores que era torcida y no valorada por la sociedad. A las 19:00 horas, apareció una escuadra de doce policías, armados de carabinas; lumas, hachas y cordeles, más tres perreras con capacidad para 20 personas cada una. Mientras al interior del conventillo, los heridos que en total era siete, eran atendidos por sus mujeres y por algunos de los

96


hijos que ya dejaban la pubertad. También el cuadro no era el más optimista, se olía la derrota y, con la llegada de los refuerzos policiales, en ningún caso la situación iba a cambiar a su favor. La escuadra policial iba con órdenes plenas de actuar de acuerdo a las circunstancias que se fueran dando. Tal es así, que en una operación peineta ingresaron abruptamente al interior del conventillo, haciendo los primeros disparos al aire para amedrentar a los rebeldes: se fueron con todo. Los niños se parapetaron al fondo del largo patio y premunidos de sus respectivas ondas lanzaban piedras, y más piedras a los que ahora atacaban. La policía, formada con el estricto régimen militar, actuó con violencia: corrieron lumas tomando detenidos, amarrándolos y luego llevándolos a las respectivas perreras; una perrera era para los hombres, otra para las mujeres y la tercera para los niños que seguían el ritmo activo del acontecimiento. Acompañado a esto el resto de los policías destrozaban puertas y ventanas de la comunitaria vivienda, con la intención de apresar más rebeldes. Esta acción duró más menos ¾ de hora y cesó cuando el “Chino” atacó a uno de los policías con un cuchillo cuya hoja era sobre los 30 cms. de largo. Dada esta temeraria acción, uno de los policías disparó en pleno pecho del “Chino”, quien cayó fulminado e inerte para no levantarse más. La última frase que se le escuchó fue: “Mamita querida nunca te abandonaré…”. “ La Tuli”, que era la madre de “El Chino”, estaba postrada en cama por una rebelde tuberculosis. “El Chino” era su único sustento. “Guatelapi” que apreciaba mucho al “Chino”, por su bravura, y ante la posibilidad de que aumentaran los muertos, bajó la guardia y procedió a entregarse. Fue el último en hacerlo, demostrando con ello, que al margen de ser despreciado por la sociedad, era un tipo inteligente y valiente, ya que su rendición no fue por cobardía. La perrera de los hombres se llevó 14 individuos; la de las mujeres 9 y 5 niños y, entre los 12 y 15 años, en la otra. Era las 21:00 horas cuando volvió la calma. Los curiosos que eran cientos comenzaron a retornar a sus hogares, haciendo comentarios a favor y en contra de lo acontecido. A la “Tuli”, la madre del “Chino”, no le avisaron que su querido hijo había sido acribillado. Mientras que la “Mica” elevaba una plegaria para que al “Guatita” no le pasara nada más de lo que había vivido en esa fatal tarde de invierno del año 1949. Para el niño “Juan Quintana”, que por ningún motivo justificaba la delincuencia de los “Pancho Leña”, la noche se le hizo más oscura, sus pasos apenas los sentía, llegando a su hogar con una profunda tristeza en su corazón. Lo deprimía, al descubrir, las injusticias y desequilibrios en que estaba sometida la sociedad. Al acostarse y dialogar con DIOS, aquella noche, centró su oración clamando: “GENERACION DE VÍBORAS, ¿CÓMO PODÉIS HABLAR BIEN, SIENDO MALOS…? PORQUE DE LA ABUNDANCIA DEL CORAZON HABLA LA BOCA…”.

97


LA ENCANTADA CAMPANA DE ORO

El niño “Juan Quintana”, cuenta que a su abuelo le contaron, que por allá en el año 1599, bandos organizados de indígenas que pertenecían a la familia de los mapuches y huilliches dirigidos por el Toqui Pelantaro, destruyeron la hermosa ciudad de Valdivia, ciudad que según la historia habrían fundado los primeros españoles en 1552: destrucción que sembró miedo; desolación y muerte. Producto del ataque desaparecieron; casas, iglesias, chozas y edificios construidos en piedras de cancagua y ladrillos. Dentro de estas construcciones, estaba la emblemática y principal Iglesia de la ciudad, cuya reliquia patrimonial era una hermosa campana de oro que fue elaborada con el amarillo metal usurpado por estos primeros españoles en el Valle de Mariquina: oro que había sido fundido en la misma ciudad de Valdivia, con sudor, sometimiento y lágrimas de los mismos indígenas. Para estos aborígenes, el oro no tenía ningún valor. Lo despreciaban. Lo tiraban al río junto a otras joyas, porque todas estas vanidades lo único que les recordaba eran amarguras y sufrimientos. La ciudad en ese entonces se llamada Santa María la Blanca. La campana era de un bello diseño el que fue elaborado por eruditos diseñadores españoles. Dentro del asalto a la ciudad, naturalmente el botín más preciado fue, precisamente la campana de oro que por la disciplina de los curitas, ésta se mantenía siempre muy brillante y, lo que realmente más les atraía a los mapuches era la forma, lo melodioso de sus toques, no su contenido. Se dice, agregaba el abuelo, que recuperada la calma después de la masacre, un grupo de cuatro de los súbditos de Pelantaro, en un descuido de su Toqui se robaron la campana y con ella al sacerdote: famoso porque era el único que sabía dar la armonía en cada toque de gong. Se lo llevaron en una canoa rumbo al Villorrio de Punucapa. Fue en una tormentosa noche de invierno, con fuertes lluvias y vientos que, superaban los 80 kms, por hora. Justo en el vértice que une los ríos Cau-Cau y Calle-Calle, que dan nacimiento al río Valdivia, volcó la embarcación muriendo ahogados los cuatro tripulantes y el cura. La campana de oro se sumergió en las profundidades del río y nunca pudo ser rescatada. Decían algunos visionarios que el cura se sumergió abrazado a ella. Ni el cura ni los tripulantes pudieron ser rescatados.

98


Cuenta el niño Juan Quintana, según su abuelo, que en las tenebrosas noches de temporal y lluvia se escucha el talán talán de la campana y que con sus melodiosos toques encanta a quienes realmente la escuchan. Las pitonisas exclamaban que, no había duda que los armónicos sones era porque el sacerdote estaba con ella. En uno de los tantos viajes fluviales del niño hacia el Santuario de Punucapa, navegando en la lancha “Ilusión”, éste escuchó la armonía musical que de ella emanaba. Esta melodiosa armonía transformó su carácter y se enamoró de toda esa ruta acuática que nace desde el malecón valdiviano hacia el CauCau y el Río Cruces. O sea, el niño quedó encantado de lo que escuchó y vivió. El niño Juan Quintana, a su abuelo esta aventura contó. Alarmado, el abuelo le advirtió que tan sólo con escucharla debería conformase, porque si alguna vez, como adulto, intentase sumergirse para verla o bien rescatarla, no volvería más a la superficie ya que ella tiene un ¡extraño encanto! Desde que tengo conocimiento, agregó, fueron muchos los hombres que intentaron sacarla y todos fracasaron y lo que es peor aún, nunca más a esos hombres se les ha visto. En resumen, se los ha tragado el río. Sorprendido el niño, medita sobre lo vivido y todo lo cree porque su abuelo se lo contó. Volado en sus pensamientos, el niño concluye que el encanto que tienen los nueve ríos de la hermosa ciudad de Valdivia, se debe al encanto que irradia la campana de oro sumergida en las profundidades de las aguas, y cada vez que viaja a la fiesta de la Candelaria, al pasar por el vértice de los ríos anteriormente comentados, escucha la dulzura del sonido de la encantada Campana de Oro.

99


ESTEBAN, EL ARQUERO DE LA SELECCIÓN

En la fría sala del hospital, impaciente espera una madre junto a una hermosa joven. Pasada unas seis horas, sale el cirujano encargado de la intervención. Con la tristeza reflejada en su rostro, el galeno se dirige a la madre del que operaban y le confirma lo que ya antes habían pronosticado. -Estimada señora- dice él cirujano- hicimos lo humanamente posible por recuperar normalmente a su hijo pero, más pudo la adversidad y nos vimos obligado a amputarle los dos brazos, ya que éstos estaban prácticamente carbonizados con la descarga eléctrica que recibió. Si no lo hacíamos era seguro que la gangrena invadiría el resto de su cuerpo en un corto tiempo-. Es el año 1957, -meses y días no recuerdo- dentro de los grupos de jóvenes veinteañeros que habitaban los barrios de la ciudad, el deporte de sus preferencias era el fútbol. La magia de éste se apoderaba de ellos por tener la gran ventaja que se podía practicar en cualquier sitio vacuo: incluso en las calles. No se disponía de muchos gimnasios. Las canchas de tenis no se conocían. Y si quisiéramos sectorizar la ciudad de aquellos tiempos, había un gimnasio para la práctica del boxeo cada 10 mil metros, y nuestra población no pasaba de 40 mil habitantes. Por lo tanto, contábamos con 4 ó 5 gimnasios para ese deporte. El basquétbol se practicaba en las escuelas y no eran muchos los instructores que había para apoyar a niños y jóvenes. El tema es que dentro de la diversidad de niños y jóvenes, apasionados por el fútbol, destacaban grandes equipos de barrios y cual más cual menos tenían sus figuras. Muchos talentos pasaron un día por los campos deportivos de aquellos barrios, y por culpa de la centralización, simplemente se perdieron. ¡Fueron varios los que llegaron a ser seleccionados de la ciudad¡. Algunos de ellos, en las décadas de los 40 y 50, incursionaron en el profesionalismo futbolero, único deporte pagado que se conocía de cerca. Con el correr del tiempo se supo que había otros deportes profesionales pero, la mayoría pertenecían a la Capital. Desde pequeño, Esteban, sobresalió por sus condiciones naturales en lo referente a la plasticidad corporal, contextura magra y extraordinarios reflejos. Era el arquero que pedían todos los equipos que animaban las pichangas de la tardes. ¡Maravillosos tiempos matizados de sanidad juvenil y la alegría de ir descubriendo la vida¡ Fue así como las generaciones fueron creciendo y en el espectro futbolístico de la ciudad comenzó a circular con fuerza, el nombre de Esteban. Un muchacho huérfano de padre. Su madre tuvo que arreglársela para salir adelante con la enseñanza primaria de dos hermanos menores que Esteban tenía. Él, llegó al cuarto curso de la primaria, luego abandonó los estudios, porque cayó en la cuenta de los sufrimientos de su madre para mantenerlos. Por esto, no lo pensó dos veces para

100


aprovechar la oportunidad que le dio el almacenero más consciente y próspero del barrio. Éste, contrató a Esteban como el junior de los servicios, quien muy pronto se dio a querer por su voluntad, honestidad, responsabilidad y excelente humor que irradiaba a las personas que eran clientes del almacenero. O sea, a los 12 años Esteban era ya un hombre maduro que ayudaba al sustento de su hogar, con el único sentido de proteger a su madre y sus dos hermanos. Para Luis y Oscar de 7 y 9 años respectivamente, Esteban pasó a ser, no el hermano mayor, sino el padre que no tenían. Su madre, que lavaba y reparaba ropas de otros, no negaba el sano orgullo que sentía por su maravilloso hijo. No eran más de cuatro los clubes en la ciudad, que contaban con un mecenas. Hombres íntegros que tan sólo por amor al deporte no tenían miramientos para poner las manos a sus bolsillos y ayudar especialmente a niños de escasos recursos para la movilización; alimentos y refrigerios, tanto en los días que se jugaban los partidos, y en algunos casos después, con compras de útiles escolares, prendas de vestir, zapatos, etc. Esteban fue uno de los favorecidos por uno de estos mecenas, porque su nombre, como lo decía antes, empezó a difundirse con notoriedad, porque ya sea en los campeonatos de infantiles como en juveniles siempre fue el Nº 1 de los arqueros, y al margen de ello, sobresalía porque dentro de su temprana madurez comenzó mostrar positivos valores que le enseñó también el positivo trajín temprano de su vida. Entonces para nadie fue una sorpresa, aún más, fue una alegría para todos los deportistas, que a los 18 años de edad fuera llamado a la selección de fútbol de la ciudad. Sus compañeros y amigos de su barrio comentaban y lo reconocían cariñosamente, como: ¡Esteban, arquero de la selección!. Un día, no sin una pena interna, el almacenero que le dio trabajo por primera vez, aprobó el retiro de su tienda porque el mecenas y los demás directivos de su club, donde ya era el titular indiscutido, le consiguieron un trabajo mejor remunerado en la importante empresa eléctrica que hubo en la ciudad. A los 20 años, justo cuando su equipo salió campeón invicto de la Liga Provincial, conoció a Clarisa, una hermosa joven de 17 años; piel blanca, cabello castaño y ojos claros de un color no definido. Era la hija de un querido hincha y dirigente del fútbol, con una estructura familiar muy bien constituida y con una gran amplitud de criterio. Cuando supo que Esteban rondaba los entornos de su casa, él en persona habló en un sentido paternal a Esteban, diciéndole que se alegraba de que intentara pololear con su hija y como, no le gustaban las escenas callejeras que observaba en los jóvenes con el asunto del pololeo, lo autorizó para que visitara su casa. -Lo único que condiciono le dijo el padre de Clarisa- es el respeto y sé que contigo no voy a tener problemas. Esteban, emocionado aceptó el condicionamiento. Nunca había tenido la orientación de un referente paterno, y su prudencia le permitió que los padres de Clarisa lo consideraran como uno más de la familia. Con alegría entregó la noticia a su comprensiva madre, reafirmando su amor por ella y sus hermanos. Fue un importante paso futurista para Esteban, paso que lo motivó paraaún destacar más en su deporte y trabajar con alegría en la empresa que su Club lo había colocado. Dentro de ella sus compañeros de trabajo adoraban al ídolo deportivo que tenían como compañero de labores. Ocurrió que un día del mes de junio del año 1959, la empresa

101


tenía como campo de acción laboral, el tendido eléctrico en uno de los barrios de la ciudad y dentro de los hombres que trabajaban en los tendidos de altura, estaba Esteban, cuya labor específica era unir cables que alimentaban la energía en las correspondientes prolongaciones. Dentro de esta acción, en la mañana de ese día de junio, en la central de la empresa alguien accionó los interruptores superiores del paso de la corriente de alta intensidad, justo en el tendido que Esteban operaba, lo que le provocó quemaduras de grandes envergaduras, especialmente en sus brazos. Se decía que fue una acción totalmente involuntaria de parte del operador de la central, y que prácticamente Esteban quedó pegado al poste cuando recibió la carga de alto voltaje. Sorpresa, caos y nerviosismo se apoderó de la cuadrilla que acompañaba a Esteban en sus labores. Se le rescató en estado de inconsciencia y hematomas prácticamente por todo su cuerpo. Fue un cuadro desgarrador que dejó a todos sus compañeros en pésimo estado de ánimo. De nada sirvieron los primeros auxilios para que reaccionara, antes de que llegara la ambulancia para llevarlo al recinto hospitalario. Con un diagnóstico poco optimista, se le ingresó a la sala de cirugía, con el objeto de salvarle la vida. Al conocer la noticia la madre y su prometida, se hicieron presentes en el Hospital, a la espera de escuchar comentarios y resultados positivos sobre el accidente ocurrido. Terminada la información del forense, la madre, con una extraordinaria firmeza de carácter, le respondió que creía lo que le estaba comunicando y se lo agradecía. -Habrá que aceptar esta amargura que espero no sea eterna- agregó. Clarisa y su inocencia estaban sumidas en el llanto. Transcurrido unos días, Esteban reaccionó de su estado de inconsciencia. No podía creer que desde ahora, no contara con sus principales miembros para desenvolverse en la vida y, lo que era peor, no cumplir su sueño de llegar al profesionalismo deportivo. Luego de una serie de diligencias administrativas, la madre y Clarisa lograron que la empresa estuviera dispuesta a otorgarle los beneficios gremiales, pero en su calidad de soltero. Al saber esto, Esteban pidió a Clarisa aceptara contraer matrimonio con él. Partía de la base que en el estado que se encontraba, eran muy pocas las posibilidades de continuar con vida, y con el enlace matrimonial, los beneficios para casos como el de él, eran cinco veces superior al que siendo soltero. Al tener el consentimiento de los padres de Clarisa, como también el de su madre, el funcionario del Registro Civil los inscribió como un matrimonio más para sociedad. El acto protocolar, que destacó en lo sencillo, se desarrolló en la sala del Hospital donde Esteban era atendido. Estuvieron presentes; los padres de Clarisa, su madre, hermanos, el mecenas del Club, y dos de sus mejores amigos que sirvieron de testigos. No hubo ningún representante de la empresa, a pesar de que se les había comunicado. El impacto social de esta tragedia fue extraordinario, lo que llevó a la ciudadanía a crear una cadena de solidaridad que fue en ayuda de Esteban y su familia. Con el transcurso del tiempo las cosas cambiaron. Esteban aún vive, retirado en una parcela que recibió Clarisa como herencia de sus padres. Su hermano Luis, es un flamante abogado. Oscar, un arquitecto: ambos han prestigiado sus profesiones y aman a su hermano. Su madre pasó al

102


descanso eterno en el año 1983, a decir del mismo Esteban, ella murió feliz de haber dejado a sus hijos con vida. Hoy aún hay amigos que lo visitan, amigos que junto a él se suman a los recuerdos de aquellos tiempos de cuando el destino le torció la cara a un talento deportivo que llamaba: “Esteban el arquero de la selección”.

103


5

PADRE CRUCIFICADO

Fue en los tiempos de su adolescencia, cuando “Juan Quintana”, regresaba de un evento deportivo, que vio pasar, una vez más, a ese señor que siempre transportaba una niña adolescente en una silla de ruedas. Nunca antes tuvo la iniciativa de dialogar con él. Esta vez el cuadro que presenciaba (en la vereda del frente) era distinto. Sencillamente fue algo que le impresionó. Lo impactante no fue la figura de la niña en la silla de ruedas, sino que su deformación física, motivo por el cual estaba postrada, y su esfuerzo que hacía ella por zafarse de la silla. El que la conducía era su padre. Este, con una gran y bondadosa paciencia trataba de tranquilizarla. Pensando que se trataba de algo anormal del momento, ya que la fuerza de la niña era prácticamente sobre humana, Juan se acercó para ofrecer ayuda. El padre que ya peinaba canas, lo conforma agradeciendo el gesto y le comparte que la niña estaba rebelde porque no le había gustado el recorrido del paseo de hoy. Agrega que esto es una rutina que por 18 años cumple casi todos los días; salvo cuando llueve. Luego le dice que, también está discapacitada para hablar. Llegó así al nacer. -Dios me destinó este trabajo familiar, y obediente a su mandato debo cumplirlo. No puedo, ni es mi intención dejarla sola. Prácticamente soy con el único, que se da y obedece, es a mi voz y mi figura-decía. - Estimado amigo- acota ese padre resignado,- ¡Esta es una cruz que debo cargar por el resto de mis días!-. Juan Quintana, conmovido hasta en lo más íntimo de su ser, y teniendo muchos años de enseñanza cristiana, nunca antes alguien le había hecho pensar como comienza a hacerlo desde ahora. ¡…CARGAR UNA CRUZ…! O sea, pensar profundamente sobre el significado de cargar una cruz por una eternidad. Luego de separarse, a lo lejos, aún se escuchaban los lamentos de rebeldía de la niña. Continuó caminando acompañado de su soledad y tan solo ésta, es la que le hace meditar sobre la experiencia recién vivida. Recordó que Cristo cargó una pesada cruz hecha con cedros del Líbano, con un peso aproximado de unos 30 kilos; peso excesivo para el estado de desnutrición y humillación abismante a que lo sometieron. Le significó cargar una pesada cruz, matizada de una

104


fría, inhumana y despiadada tortura, para luego ser coronado con una corona de espinas que no se doblaban. Por el contrario, este padre a través de su elocuencia, le dejó en claro que su cruz era liviana porque dentro de su crucificada labor, había algo que es mucho más valioso que tener las más grandes riquezas del mundo: ¡amor! ¡Sí!, fue en los tiempos de su adolescencia que Juan Quintana, aprendió por medio de un padre crucificado, el profundo significado, entrega y pureza que debe tener el amor a los semejantes.

105


EL FUNERAL

Yo, el Borja, estaba por cumplir los cincuenta y dos años. Sentí cuando las campanadas de mi cucú daban las dos de la mañana y por fin pude conciliar el sueño: fue un sueño profundo y eterno, tal como lo anhelaba al acostarme. Luego de haber elucubrado sobre la muerte, a raíz de mi fatal dolencia que me hizo delirar sobre la temática del más allá. Dentro de esa ligera desesperación de mi fin terrenal, fin que ya habían sentenciado los facultativos, evoqué al poeta, con su hermoso tema de Oda sobre la Muerte y lo último que recordaba era: “Espero que mi muerte sea rápida y suave, sin tragedias ni testigos…” Al parecer así ha ocurrido porque ahora estoy muerto. Al ritmo armonioso de los primeros rayos de luz natural de la mañana siguiente, Fidelia mi esposa, como siempre remolona en el despertar, lanza la pregunta -¿Amor, como has dormido? Me preocupaba porque entre mis sueños sentí que te movías, e incluso te escuché decir algo, así como un poema-. Silencio… -¡Borja!, pero si tienes los ojos abiertos, por qué no me contestas. ¡Ah! estás haciéndote el sordo-. Ella, en ese momento ignoraba que me encontraba en otra dimensión. Al acercar más hacia mi rostro la luz de la lámpara, y tocar mi cara, cae en la cuenta que mi cuerpo ya no vibraba. - ¡Borja!, por Dios, ¿estás muerto?-. Fidelia, en ese instante capta la razón del silencio. Quizás ella nunca más me escuchará, pero ello no quita que intente contestar a sus inquietudes. Efectivamente, estoy donde tú en muchos momentos deseabas que yo estuviera. Ahora tendrás que arreglártelas sola. Para empezar, llama a nuestros hijos; Tomás y Agustín que se hagan cargo de mi funeral; ¡Esta no es una diligencia para mujeres!. Preocúpate del ritual que viene, que será entre 24 y 48 horas, recibirás a tantos, como tantos los hubo en nuestro matrimonio y, rememora los hermosos tiempos vividos. No quiero que te vean triste. Olvida la pesada mochila que tuvimos que arrastrar con esta fatal enfermedad por espacio de cinco años. Mantente hermosa, colorea tu rostro, practica una suave sonrisa de conformidad para entregarlo a quienes lleguen a darte su pesar: familiares, amigos, enemigos y curiosos.

106


Entiendo el momento difícil que comienzas a vivir a partir de hoy. Resígnate, tú siempre, aparte de ser hermosa, has sido una mujer fuerte y, no hay razón para que algo tan natural como la muerte perturbe tu razón de vivir. Me ha tocado a mi primero cruzar el puente que une el término de la vida con el comienzo de otra, que es la muerte. No hay razón para estar triste, por el hecho que estemos ahora en lugares diferentes. Recuerdos y más recuerdos harán que siempre me mantenga a tu lado. -¿Quieres decirme algo?, dime-. - ¡Borja! Yo, que te he amado tanto, ¿por qué ni siquiera me distes un beso de despedida? Anhelaba tanto que te hubieses mejorado para seguir disfrutando de la vida y no llegar a una soledad que nunca he deseado. Yo que siempre dependí de ti. Pienso que me costará mucho adaptarme a estar sin tu compañía. ¡Borja yo que te he amado tanto por qué me haz hecho esto…!-. Silencio… Han llegado Tomás y Agustín. Tomás, nuestro hijo mayor se dirige a mí, mientras que Agustín abraza a su madre. -Querido papá, me dice Tomás, desde que esos facultativos sentenciaron tu partida, no hemos podido estar tranquilos, y abrigábamos la esperanza de que ellos estuvieran equivocados. Para Agustín y yo, partes muy temprano: a mis 24 años, que en el fondo han sido de pura felicidad para nosotros por toda la entrega con que nos has honrado. Nuestros sueños futuros eran que disfrutaras de tus nueras y nietos, y coronar junto a ti, a nuestra amada madre Fidelia. De esto último no te preocupes, porque junto a Agustín lo cumpliremos. Dios, si es que Dios existe, ha trazado los planos de otra manera y, como tú nos enseñabas, que parte de la inteligencia del ser humano, consiste en sabernos adaptar al lugar y momento que uno vive. Calmadamente tomaremos este difícil trance con la hombría que siempre nos indicabas. Es mi deseo seguir por el resto de mi vida, dialogando contigo. Estoy consciente que por tu nuevo status (no terrenal) a lo mejor no me escuchas ni me ves, pero el que me dirija a ti será el mejor bálsamo para mi corazón. ¡Te amo querido padre!-. ¡Bien¡ querido hijo Tomás, precisamente eso era lo que esperaba me dijeras y que nunca me lo dijiste cuando vivía. Comparte todas tus vivencias conmigo aunque estés consciente que no te veo ni escucho. Las penas del corazón se mejoran con el diálogo. Gracias por derramar lágrimas de sinceridad. Ve ahora a consolar a tu madre. Al cabo de un rato, con sus pasos siempre tímidos, Agustín se acerca a mi cadáver. Aún trae huellas en su rostro de las lágrimas que ha derramado junto a su madre. Intenta tocarme pero no se anima. Observo que comienza a mover sus labios. De improviso explota en llanto con palabras que nunca antes le escuché. -Papá, he tenido 22 años de alegría al tenerte siempre a mi lado. Era yo el que menos deseaba que te fueras. Extrañaré por siempre tu compañía. Gracias por haber estado alimentando siempre mi mente de fantasía. ¿Te recuerdas de aquellos diálogos sobre la reencarnación, donde siempre concluíamos aceptándola como una verdad? Te pido por favor, que si de verdad existiera la reencarnación, nos comuniques dónde y cómo estarás, para tomar como sagrado aquello. Por ahora te dejo, pero no me alejo, iremos con Tomás por las diligencias de tu velatorio y sepelio el que haremos como tú nos indicabas cuando jugábamos al morirse-. Al día siguiente, en el diario principal del pueblo… “AVISO DE DEFUNCIÓN. Se comunica que ha dejado de existir el insigne Maestro de nuestros adorados infantes, Profesor BORJA DE LA COLINA. Su velatorio se realizará en la “Sala de las Semillitas” y sus funerales serán en el día de mañana a las 12:00 horas.”

107


¡Vaya!, en esta nueva dimensión que me encuentro, me permite ver lo abstracto que es para los terrenales el proceso de la muerte. No deja de ser interesante que siga su ritmo. Hoy se está realizando mi funeral. Me sorprende la respuesta de la ciudadanía de mi pueblo, quienes están asistiendo en un impresionante número y se dirigen al campo santo que me llevan. Un grupo de mis pequeños alumnos formó una guardia de honor y me acompañan mostrando algo de tristeza en sus rostros. Colegas y apoderados cargan mi ataúd y lo dejan en la cureña que luego transportan los sepultureros hasta el lugar de mi nueva morada. Hubo discursos de despedidas por representantes del Colegio; Profesores, Padres y Apoderados, Ex alumnos: quienes destacaron mis principales características positivas. Uno de ellos dijo que nunca vieron máscaras falsas sobre mi rostro. Otro, que fui muy leal al ser el cómplice de sus picardías. El Maestro de los Maestros, Profesor que siempre tuvo mi respeto, dijo que se perdía uno de los talentos más extraordinarios para el trato con los niños, otro destacó mi dedicación familiar y así… sucesivamente. Cuando Tomás, se prestaba a dar los agradecimientos por parte de la familia, irrumpe Dionisios, a quien identificábamos como, “Dionisios el bello”. Ostentaba el título de Profesor, pero la verdad es que nunca lo vi trabajar con cariño. Más encima era un irresponsable. Anduvo toda su vida interesado en mi mujer, Fidelia. Situación que le enrostré en cierta oportunidad, cuando Tomás y Agustín eran pequeños, y a quienes les irradiaba la imagen del Tío bueno. La verdad es que nunca tuvo nada de bueno y siempre observé la persistencia en acosar a mi mujer. El muy cínico se prepara para dar un discurso. ¿Que irá a decir? En mi nuevo status no existen las emociones, por lo tanto trataré de evitar que se dirija a los presentes, porque de seguro que todo lo que diga será falso. Además, no corresponde que participe en este ceremonial tan hermoso que estoy presenciando. Solo logrará que interrumpa la suavidad de mi muerte. -Por favor, ándate, deja observar mi funeral tranquilo-. ¡Se coló…! ¡Actuaré rápidamente! -Público presente, siento un gran dolor porque ha partido un amigo-. ¡Fresco vete! Nunca fui amigo tuyo. Tú sabes por qué. Logré mi objetivo, se le ha caído el papel donde llevaba escrito sus banales pensamientos, se le nubló la vista, el cielo se le puso negro y no pudo continuar. Los pocos que le querían dijeron -se ha emocionado tanto-. ¡Opinión falsa, porque yo con mis nuevos poderes, impedí que se dirija a ustedes! Tomás termina la ceremonia de mi funeral, dando un sentido agradecimiento a los presentes. Algunos de los presentes se agrupan para dar el pésame, otros se retiran en silencio meditando sobre la muerte. Al último, al tirar un puñado de tierra sobre mi sepultura, lo vi llorar. Me siento feliz, porque creo y espero que mi muerte haya sido rápida y suave, sin tragedias ni mayores testigos como lo anhelaba el poeta. Después de todo creo que he muerto justo a tiempo, porque tiempo terrenal aún queda para que mi hermosa Fidelia y mis hijos re hagan su vida.

108


CAMILO ¡ Mataron a “Camilo”¡, perro mestizo; mezclas de Pastor Belga, Border Terrier y otras: fiel mascota de un centro comercial. Llegó un día del mes de noviembre, siendo un cachorro acompañado de la miseria de los pobres: el hambre y de la necesidad de un buen baño. Apenas nos miramos, nos juramos amor eterno canino y como supuestamente, el humano debe ser más inteligente que un perro, bajé a su nivel para brindarle el amor que necesitan nuestro hermanos menores. A cambio de esto, su respuesta fue, entregarnos lealtad incondicional, y por tan solo esta cualidad, se ganó el cariño de la mayoría de los locatarios del mencionado centro comercial. Su deceso ocurrió en la madruga después del domingo, defendiendo su territorio, luego que un grupo de desalmados humanos intentaban cruzar las rejas del recinto, además de sacudir e intentar levantar algunos cierres de los locales existentes en busca de un botín. Fue en ese momento cuando el humano más inteligente, sacó un estoque clavándoselo en el pecho, alcanzando el corazón. Agonizó cerca de cinco horas, tiempo que resistió esperando la llegada de sus amos: los que tan solo lograron encontrar su cuerpo muerto y todavía tibio. Partió llevando en su equipaje la gran virtud de la lealtad. Una de las tantas lecciones que nos deja Camilo, es comprender que no es mucho el esfuerzo que debemos hacer para ganarnos el cariño y lealtad de nuestras mascotas. Nacieron para amar. Aún más, comprender que realmente los seres humanos no funcionamos igual en su incondicionalidad. Nos falta civilización a ese nivel. “Me gustaría ser civilizado como los animales…”. Malvado ser humano, tu conciencia cargará por todo el resto de tu vida, el alegre espíritu de esta mascota que hoy lloramos porque fuiste tú, con un grupo de desalmados, los que ¡Mataron a Camilo!

109


CRIMEN CASI PERFECTO (Primera parte) ¡Un mes después de ocurrido los hechos…¡ ¡Yo, Anacleto, me saqué el premiado! Ahora estoy preso bajo el título -según expediente judicial- “Anacleto, Gaspar y Otros”. La verdad, es que soy inocente. Esta será mi segunda noche de encierro entre las rejas. ¡Por fin consciente…! Porque después de haber escuchado el dictamen del Juez, la primera noche no la sentí ni tampoco dormí. Me desvelé pensando en quien dio muerte a Gaspar Alegría, mi amigo del alma. ¿Cómo se les pudo haber ocurrido que yo lo maté? Sí, claro, estuvimos juntos la noche de su muerte. En el Bar “Sírvame Otra”, bebimos unas copas. La verdad que fueron varias copas y, entre los pasajes que recuerdo, llegan a mi memoria, que también se adhirió a la tertulia con nuestro común amigo, BACO, Héctor Paniagua, un desocupado de oficio, quien siempre bebía a la bolsa de los amigos y siempre tuvo envidias de los éxitos de Gaspar Alegría. Héctor Paniagua nunca le perdonó a Gaspar que este le haya quitado el amor de su vida: frustración que aún mantiene a Héctor en estado de soltería y sin ganas de superarse. ¿Porqué yo tendría que haberle dado muerte a Gaspar, si era mi mejor amigo? La verdad que yo también le envidiaba. Sobre todo, envidiaba su habilidad para conquistar las mejores mujeres de nuestro entorno. ¿Dónde habré dejado las cinco pastillas de estricnina que me entregaba el Ayuntamiento para matar perros vagos y que portaba en el bolsillo derecho de mi vestón? No recordé decirle esto al Juez, pudo haber servido de atenuante. Parte de la investigación dice que Gaspar Alegría murió envenenado, una hora después de haberse servido la última copa…y fueron varios los testigos que lo vieron caer prácticamente fulminado. Los presentes concluyeron que se dormía por la borrachera, en circunstancia que en ese momento agonizaba. Lo sorprendente es que de todos los testigos e interrogados no figura Héctor Paniagua, y su nombre tampoco está en el expediente con el que me procesaron: según lo que me comunicó el abogado defensor de mi causa. Lo otro que recuerdo es que, no encontré en mi vestón un dinero que recién me habían pagado como funcionario del municipio. El dueño del bar “Sírvame Otra”, llamado Andrés Risopatrón, en su declaración, ante el Juez dijo: que antes de los hechos, otro señor, cuyo nombre no lo sabía, pagó la cuenta, diciendo que se retiraba porque sus compañeros estaban totalmente embriagados. A la pregunta del Juez a don Andrés, de que si era verdad que el fallecido era tan enamoradizo, este contestó que sí: incluso tuvo algunas encontradas palabras en cierta ocasión, por estar constantemente mirando en forma libidinosa a su mujer, acción que nunca aceptó y lo soportaba porque era un buen cliente. Dada esta respuesta, más la apelación presentada por el detenido, el Juez decidió reabrir el caso.

110


CRIMEN CASI PERFECTO (Segunda parte) Reabierta la causa, es citado a declarar Héctor Paniagua, quien confirmó conocer a todos los actores que estaban involucrados en el asesinato de Gaspar Alegría y que efectivamente se retiró antes del bar Sírvame Otra, porque se encontraba cansado y la tertulia en que rondaba la reunión de sus amigos circulaba en cosas banales y que le recordaron tiempos que no deseaba recordar. -¿Ud. fue el que pagó la cuenta de lo consumido? - Preguntó el Juez. - ¡Sí Usía¡-¿De dónde obtuvo dinero, tratándose de una cuenta más menos alta?- Justamente en aquella tarde, me canceló un saldo pendiente que me debía el fallecido difundo, Gaspar Alegría-. - Pero según antecedentes que obran en mi poder, usted no apreciaba al señor Alegría-. -Sí efectivamente, Usía, pero se dio la ocasión en que me encontró en un momento de debilidad y accedí a ejecutarle un trabajo. Según él, el trabajo quedó bien hecho. En mi interior siempre primó el resentimiento que tenía hacia su persona. Quizás fue ese el momento que lo sentí como un amigo porque daba respuesta a una de mis necesidades. Pero no pude y no puedo olvidar el grave daño que me causó en cierta ocasión de años que ya pasaron-. - ¿Y cuál fue ese grave daño?- El haberme arrebatado, prácticamente desde mis brazos, el amor de mi vida. Con ello cinceló una tristeza eterna en mi alma. Pero pese a todo esto, Usía, le confieso que yo no asesiné el Señor Alegría-. - ¿Usted sabe cómo murió el Señor Alegría?-. - Sí, envenenado-. - ¿Con qué?- No lo sé-. - ¿O sea, usted nunca tuvo, ni tomó, ni le pasaron unas pastillas de estricnina?-. - Ignoro todo aquello Usía-. - Puede retirarse Señor Paniagua, condicionado a que nuevamente pueda ser llamado a declarar-. De inmediato el Juez ordenó un allanamiento al Bar Sírvame Otra, arrojando como resultado haber encontrado en una caja, en la parte baja del mostrador; un envoltorio con cuatro pastillas de estricnina, una pistola calibre 32, un machete y otros útiles: útiles que seguramente mantenía el dueño para una futura defensa de un posible atraco. Como resultado de este sorpresivo allanamiento, el dueño, Andrés Risopatrón, palideció de asombro, sintió que el mundo se le vino abajo y no tuvo otra alternativa que aceptar las evidencias en su contra. En la tercera audiencia, ante el Juez se declaró culpable y agregó que llegó al hecho de convertirse en criminal porque precisamente el Señor Alegría, en un acto de prepotencia extrema se acercó al mostrador en su estado de embriaguez, y tiró sobre el mesón las pastilla de estricnina y su dinero que le había sacado de sus bolsillos a Don Anacleto, agregando que: “mi mujer era bonita y para él era una obsesión”. Lo que sigue es fácil de imaginar. Condena: diez años y un día, sin derecho a apelación.

111


“LA CITA ESTÁ CONCERTADA” “EL BRILLO Y FUERZA DE ESA LLAMA INTERNA QUE ES LA VIDA, TAN SOLO DEPENDE DE NOSOTROS, SOMOS SUS UNICOS DUEÑOS…” (Un amigo de Juan Salvador Gaviota)

Cerca de las 03:30 horas de la madrugada, decidí abandonar la alegre fiesta que se desarrollaba en la casa de Sumelis. Me sentía agotado, ya que mi jornada laboral había comenzado a las 05:00 horas del día anterior. En la primera etapa, cumpliendo labores de rutina en una oficina pública, fue todo normal. En la jornada posterior Docente-Vespertina, al terminar la penúltima hora de clases, con el curso del cual era su Profesor Jefe, un grupo de mis alumnos se acercó a mí, para invitarme a la mencionada fiesta. Un poco antes de la hora de mi decisión, de abandonar la convivencia, me invadió una gran nostalgia por mis seres queridos, ya que no los había visto en las últimas 30 horas. En la fiesta todo fue felicidad. Tuve la ocasión de compartir con un viejo maestro que me había hecho clases en mi época de estudiante secundario. Fue un encuentro feliz, rememoramos la linda tarea de Estudiante-Profesor. Sumelis se hizo notar por su natural don de hospitalidad: Agraciada, fraterna y alegre. ¡Qué hermosa era su casa! Se percibía un clima de simpatía y respeto. Creo que la presencia de sus padres, quienes compartían con nosotros, inspiraba este ambiente. Por esas manías de la mala educación, sin decir adiós, salí, subí a mi vehículo y aceleradamente, recuerdo, avancé por una de las calles sureñas. Al parecer tomé una contra las reglas del tránsito. Al mismo tiempo de conducir veloz y desordenadamente, pensaba que dentro de un par de horas tendría un maravilloso día. ¿Razón? No me correspondía trabajar. Entonces imaginaba ir de pesca con mi regalón de siete años y a mis dos niñas preocupadas de nuestro regreso por tenernos comida y un hogar tibio. Ellas, junto a su madre y abuela conforman un cuadro de sin igual ternura.Imagínense, todo esto pensado a más de noventa kilómetros por hora. Sumido en esta meditación y a esa velocidad, me encuentro de improviso con una barrera de color amarillo-negro, que estaba en la mitad de la calle, junto a un montón de escombros y tierra. A continuación había un hoyo profundo. Al impactar el vehículo, permitió que este se diera dos o tres vueltas, conmigo en su interior. En ese momento de nada sirvieron mis excelentes reflejos que siempre había demostrado en un campo deportivo, igual fuimos a dar, mi vehículo y yo a ese profundo hoyo. Recibí un fuerte golpe en la cabeza y otros en otras partes del cuerpo. Fue algo muy violento. Indescriptiblemente violento. Luego……., todo fue oscuridad, aquel hoyo se transformó en un largo y negro túnel y por considerar que moriría y no cumpliría con los míos, a cerca de lo que venía planificando, me invadió una gran desesperación.

112


Estaba comenzando a sentirme infeliz y a mostrar síntomas de un furioso arranque de locura, cuando de pronto percibí, la presencia, de una voz armoniosa y divina que me dice: -¡Un momento joven, usted está ahora en el oscuro valle de la muerte!-. Mi sorpresa fue aún mayor porque en ese momento sentí un inesperado relajamiento. -¡Ah! el mismo que señala la Sagrada Biblia- respondí con cierto temor y curiosidad. No tuve respuesta. Pero concluí que así era. Además no sacaba nada con exigir una respuesta al estilo “El Principito”, si la verdad era que me encontraba en esa situación por una imprudencia de mi parte. Ahora, encontrándome ante la posibilidad de conocer que ocurriría “en el más allá”, olvidé el acaloramiento y miedo, y decidí sentirme a gusto en un ambiente que aparte de desconocido, era novedoso. Con cierta ansiedad creció mi interés, e imploré a aquella voz divina que me diera la oportunidad de buscar algo, de la verdad que inquieta tanto a los hombres en la tierra. Me preguntaba: ¿Estará aquí la verdad de la muerte? -Usted, voz divina, explíqueme, por favor, ¿Es cierto que se continúa en otras etapas? Así lo aprendí de mi amigo Juan Salvador Gaviota. ¿Será verdad?-. -Esperad un momento y ten la bondad de mirar hacia atrás- fue la respuesta de esa voz, en una mezcla de solicitud y orden. Al hacerlo quedé atónito. Sentí estar suspendido en el aire, a no más de cuatro o cinco metros de mi cuerpo que se hallaba en una posición doblada dentro del vehículo sobre un charco de sangre, ¡Todo fue tan rápido……! Además logré ver a una anciana de lentes cristalinos, ella abrió una ventana de su casa para cerciorarse de lo espectacular del accidente. Concluyo que fue ella quien llamó a radiopatrullas. Por su blanca cabellera y la claridad de sus ojos, me pareció ver en su rostro a mi inolvidable abuela ya fallecida. Todo en mi era confusión, al igual que los confusos sueños que me envuelven algunas noches. Por ahora, una cosa me iba quedando clara. Por indicaciones de esa voz divina, que pienso ha de ser mi guía, de aquí en adelante, me encontraba presenciando mi posible paso al más allá. Todo esto se tornó interesante y me embargaba una emoción que antes nunca había sentido -¿Qué ocurrirá?-. Luego vi cuando llegó el radiopatrullas y cuatro uniformados salieron de su interior procediendo a sacar mi cuerpo del vehículo. Uno de ellos exclamó: ¡Pobre hombre está muerto! -Lo más seguro que manejaba borracho-dijo otro. -Toda esta gente cómoda termina así- agregó un tercero. ¿Cómoda? pregunté y sonreí… desde luego ellos no me escuchaban. ¿Dónde llevarán mi cuerpo? Penetré dentro del vehículo y seguí la tarea de los policías. Ellos sólo veían mi parte material. Uno de los grandes deleites del cual gozaba, en ese momento, era la facilidad con que cruzaba a través de las cosas tangibles, sentía que no tenía peso y me parecía que nadie tenía habla. Era como un accionar telepático. Presentía lo que otros iban a decir unos tres o cuatro segundos antes. -¿Lo llevaremos al hospital? -Preguntó el chofer. -¡Sí!- Respondió el de más alto grado. A pesar de la soledad en que estaba, sentía la presencia de mi guía, pero no nos comunicábamos. Para mí, era muy interesante lo que ocurría. La llegada al hospital se produjo a las 04:45 horas, se me grabó muy bien, porque me llamó la atención un luminoso reloj de pared. Los señores del hospital fueron muy poco amables y deferentes con mi cuerpo. Luego de transportarlo en una camilla rodante, lo lanzaron sobre un mesón blanco y me parece que helado. Yo me movía dentro de un ambiente donde no se distinguían el frío ni el calor. Uno de los auxiliares paramédicos dijo: Parece que el amigo se fue al patio e´ los callaos.

113


-Intenta hacerlo reaccionar- dijo otro; y unida la acción a la palabra dio una bofetada a mi cara y luego le lanzó un jarro con agua. Pero no pasó nada. -¡Está listo!- Dijeron. -¡Que galantes!Exclamé. Lógico que ellos tampoco escuchaban. Luego llegó un señor de delantal blanco, parecía recién saliendo de la cama, por el vestir desgarbado que presentaba. Era el Médico de Turno. -¿Qué tenemos aquí?- Consultó. -¿Dónde estaba Doctor?- Preguntó el mismo Auxiliar que me daba por muerto. -Resulta que esto es un caso grave y requiere urgencia-. -Estaba en la Sala 20- contestó, estudiaba anatomía. Sentí que mi guía me tocaba y me indicaba que fuéramos a la Sala 20. Ello lo hicimos en no más de una fracción de segundo. En la mencionada Sala 20 dormía, profundamente y desnuda, una hermosa mujer rubia que al parecer era funcionaria del recinto, junto a ella prendas de vestir femenino más una corbata y un par de calcetines varoniles. Mi guía y yo nos contactamos y sonreímos. No tenía ningún interés en volver a mi cuerpo. Pensaba que sería inútil el esfuerzo del equipo hospitalario. Mi guía rechazaba tal pensamiento. Telepáticamente me consultó si tenía deseos de quedarme en esa nueva dimensión de vida. Contesté afirmativamente. Me sentía feliz. Era todo tan diferente a lo terrenal. ¿Mi cuerpo? Que hagan lo que quieran con él. Lo preparaban para hacerle no sé si una operación o una autopsia. No sentía dolor alguno. Bueno, dijo mi guía, antes revisaremos como has cumplido tu misión en el valle de los sufrimientos, si esta se ha cumplido en forma completa y correcta, no habrá problemas. Revisemos. Grande fue mi sorpresa, cuando casi en forma instantánea fueron pasando, como en un escenario, una serie de láminas que al parecer eran como fotografías movibles. Esta fantasía permitía transformarme en el espectador de mi propio pasado. Vi todos los acontecimientos más importantes que me ha ocurrido en la tierra. Por ejemplo: Mi propio nacimiento. Observaba como iba apareciendo desde una zona oscura. Comprendí en ese momento, el porqué nuestra gestación se lleva a cabo en un lugar húmedo y oscuro y nos proyectamos a la vida terrenal por medio de un túnel que vendría a ser la vía vaginal de nuestra madre. ¡Qué maravilla! Resulta que para llegar a esta nueva etapa en que me encuentro, he tenido que cruzar nuevamente una zona oscura: ¡Oscuridad para nacer, oscuridad para morir! Luego presencié acontecimientos importantes de mi infancia; lo que sufrió mi madre: la veía tan hermosa. La madura juventud de mi abuelo el fuerte. La tristeza de no haber tenido los juguetes que soñaba. El cuadrilátero donde terminó, en forma abrupta, su carrera de boxeador “Juan Quintana”. El júbilo que me embargó al marcar mi primer gol en una cancha de fútbol, jugando con los demás niños del barrio. El fallecimiento de mi madre: luego el de mi padre a quienes nunca vi juntos, mis éxitos estudiantiles. Hasta ese momento no dejaba de exclamar: ¡Por favor! Todo está grabado. ¡Qué hermosura! A continuación vi; la primera vez que hablé de amor con mi esposa, cuando nació mi niño, la llegada a mi hogar de mis dos regalonas. La figura de mi madre política, dedicándose a su primaveral jardín. En ese momento comprendí que ella es poseedora de uno de los secretos de la naturaleza -Dedicarse al jardín alarga la vida-. ¿Por qué el hombre no se dedicará a buscar estos secretos en lugar de estar metido en problemas bélicos? Si se obedeciera el “Buscad y encontraréis”, sería todo diferente. Es triste y absurdo ver, en lo terrenal, como el hombre destruye al hombre. Posteriormente vi un sin número de láminas movibles con todo lo positivo y negativo de mi estada terrenal, todo lo asimilaba con agrado y sin rencores ni arrepentimientos. Realmente me sentía feliz, porque consideraba que estaba dando examen para lograr mi paso al más allá y estaba seguro de aprobar. Pero nuevamente llegó la telepatía de mi guía que me transmitió un mensaje más. -Parece que te falta algo sobre el futuro ¿verdad?-¡Ah! si perdone- reaccioné. -¿Qué es lo que falta?-Quiero ayudar a mis hijos para que así puedan defender mejor su entusiasmo por vivir en la tierra y desde aquí lo hallo difícil prestar esa ayuda-.

114


-Exactamente- me contestó. Luego siguió. -Te aconsejo que tomemos el siguiente acuerdo. Termina tu misión terrenal y cuando ello se cumpla retornas acá nuevamente. Te estaré esperando en el mismo lugar por el cual entraste. Recuerda: “Yo soy luz eterna”- concluyó y luego desapareció. Desesperado grité:- ¡Espere! ¡Espere!A la misma velocidad que me movilizaba en ese ambiente tan esplendoroso, retorné al hospital. Ahí la escena era dramática. Sentí preocupación. Observé como sobre el mesón blanco, había cuatro médicos operando mi cuerpo, trataban de corregir una fractura seria. El que lideraba la acción levantó su pulgar derecho hacia arriba, comunicando con ello al resto que las pulsaciones de mi corazón tomaban un ritmo normal. En un rincón de la sala de espera, mi esposa y mi madre política lloraban. Pensaba en los niños si las veían llorar. Francisca, una Enfermera amiga corrió donde ellas y les dijo: reaccionó positivamente. Ellas se miraron y apretaron sus manos fuertemente. Quedaba como conclusión concreta que por orden de mi Guía, Voz Divina, vuelvo a mi cuerpo para terminar mis tareas terrenales, la orden es luchar y es eso lo que voy a hacer. He aprendido que el brillo y fuerza de esa llama interna que es la vida, tan solo depende de nosotros, somos sus únicos dueños, debemos preocuparnos de adornar nuestra existencia con voluntad, pero con esa voluntad que nace del corazón. Un nuevo espacio de tiempo, oscuridad…, luego abrí los ojos, el reloj luminoso marcaba las 11:00 horas, el equipo médico había terminado su labor y se aprontaban a retirarse. En voz alta exclamé: -¡Ah! nuestra existencia está grabada en fotografías movibles, en un lugar no lejos de aquí. ¿Quién sería mi voz guía o divina: mi madre, mi padre o uno de mis amados abuelos que están en el más allá?-. Como era de suponer nadie entendió nada…, -son los efectos de la anestesia dijo una de ellas-, la otra lo confirmó.

Cuento presentado en el Concurso Literario en homenaje al aniversario Nº 208 de Río Bueno – Enero de 1986. (Primera Mención Honrosa)

115


116


IV

MeliRuca EpĂ­stolas

Hernando Cerda Barrientos

117


118


PREMONICIÓN DIVINA (De la vida real)

Aquel día sábado 20 de julio del 2002, hubo un radiante y hermoso sol, sin ser abrumador. Mis amigos Jürgen e Irene me llevan en su vehículo a lugares preciosos. Visitamos el Monasterio de Bebenhausen del siglo 12; la ciudad de Tübingen, pasajes del Río Neckar con simpáticas embarcaciones, un complejo de bien pintados edificios renacentistas de siglos anteriores, destacando una de las más famosas Universidades de Alemania, La Universidad de Tübingen. Me indican el lugar donde está la Facultad de Teología, Facultad donde estudiaron Jürgen, su hermano y anteriormente su padre. Irene y Jürgen fueron mis guías y me demostraron un inmenso cariño en aquellos momentos: me sentí orgulloso de tenerlos como amigos. ¿Qué podría haber yo captado, si tenía por delante la barrera del idioma? Estos gestos de fraternidad pura, nunca serán borrados de mi mente. Atrás quedaban mis bellos recuerdos de la encantadora Suiza: habrán capítulos aparte para ella: especialmente en lo relacionado a la primera medalla de bronce y de nivel mundial ganada por Miguel y su compañero Cristián. -¡Ahora, voy por el oro ¡- Eran las elucubraciones que se me escapaban en el transcurso del paseo que les comento. A la media tarde, después de haber almorzado en un paradisiaco lugar, nos dirigimos a lugares aledaños, precisamente a Wurmlinger, y fue así como llegamos a las planicies de unos campos hermosos. Me recordaba mi sur chileno. ¿Cuál es la diferencia? Ni más ni menos que la mentalidad. Por mucho avance tecnológico que está abrazando a nuestro país, seguimos en el subdesarrollo. Nos falta mucho ¡Pero es lo que hay! Extasiado con el paisaje: naturaleza y hombre en armonía. Mis sentidos percataron la majestuosidad de una sencilla Capilla que estaba en la cima de un cerro de más menos 400 m. de altura. La recuerdo como una capillita; chica y blanca. Su gracia radicaba por su majestuosa vista al pueblo. Yo estaba impregnado de fe, como siempre lo he hecho. Desde que desperté a la madurez, después de los treinta, mi umbral Sagrado es Dios, y a él imploro en cualquier lugar que me ofrezca nuestra madre tierra. Jürgen me propone que subamos caminando, o si yo quería íbamos en auto. Gustoso acepté lo primero. Y vaya que buena elección hice: un lugar expuesto con una valiosa materia prima para el pequeño o más grande de los acuarelistas. Lo primero que encontramos al comenzar nuestra peregrinación, fue un adornado coche adosado por dos caballos que esperaba a una pareja de novios que, precisamente se iban a casar a aquel hermoso templo que -“mira silenciosa el valle”- , dice el poeta. Luego de un continuo caminar y subir culebreadas cuestas, fuimos observando las estaciones del calvario de Jesucristo: de lo que era incapaz de describir en aquel momento, es la fuerza magnética que iba impregnando mí ser, tanto el lugar, como la fe: también el deseo de llegar a la Capilla. Concluía que aquel regalo que me otorgaba Dios, era un mensaje de él para que los hombres se esfuercen en su empeño e intenten de que los mismos hombres que lo devoran, no pierdan la fe. Así, amando Stuttgart, amando a mis amigos Irene y Jürgen, amando a Alemania y sin dejar de amar a mi “Chile Lindo” del cual he aprendido tanto en tan pocos días: no sentía ni cansancio, ni sed, ni nostalgias.

119


¡Algo superior me llevaba a aquel lugar! En el interior de la Capilla, todo era sencillez, brillaba la limpieza y con las vibras positivas de aquellos creyentes condicionados, se produjo una sinergia que abrió mi capacidad mental para sentir la respuesta a mi pregunta que buscaba por tanto tiempo. ¿Cuál? Si mi hijo Miguel Ángel, alguna vez seria Campeón Mundial del deporte que tanto le gusta. ¡Han sido tanto los intentos…! Sumido en esta oración y ruego, no tardó la respuesta. Creo que no fue ni una milésima de segundo en que vi todo claro. Vi a este hijo en las alturas de los pródigos. ¡Manos blancas se alzaban al cielo! Al volver a la realidad, transpiraba. Nunca en mi vida había derramado tanta fuerza mental: lo más cercano fue para los nacimientos de nuestros hijos. Tan sólo me conformaba con que nazcan y se mantengan sanitos. Al sentir, nuevamente, los pies en la tierra, me dije: ¡Miguel será Campeón Mundial! Necesitaba comunicarlo, porque en mi corazón hubo un estallido de alegría. Fue así, como en el Libro de Visitas que tiene la Capilla de Wurmlinger, allá en Stuttgart, en cierta hora de la tarde del sábado 20 de julio del 2002, dejé constancia de este estallido, que considero una premonición divina. ¡OH, SEÑOR DIOS MIO! GRACIAS POR ESCUCHAR MI HUMILDE PLEGARIA. Miguel y su “socio” Cristián, fueron Campeones Mundiales en Sevilla y Campeones de la Copa Mundo de Munich, en ambos títulos batieron el record mundial de su especialidad. Todo esto ocurrió dos meses después de lo relatado. Dejo constancia que no creo en milagros. Ahora, referente a la Capilla, el poeta Uhland, en septiembre de 1805, inspirado en ella, es autor del siguiente poema: “Allá arriba está la Capilla. Ella mira silenciosamente el valle. Abajo canta, en medio de la pradera al lado de la fuente, contento un pastorcillo. Triste suena la campana, espeluznante es el canto cuando pasa el carro fúnebre. Terminaron los cantos alegres, ahora el Pastorcillo mira hacia bajo. ¡Porque arriba lo llevan al entierro! Los que viven alegres en el valle. Pastorcillo, Pastorcillo, cantarán alguna vez“. (Traducción de Jürgen Karle)

120


CATALINA ALUMNA INMORTAL

En uno de sus pensamientos Voltaire dice: “No es más sorprendente haber nacido dos veces que una sola: en la naturaleza todo es resurrección”. Hoy sábado 11 de junio, hemos ido a dejar al Campo Santo, a nuestra alumna y compañera, Catalina Maturana Martínez. Mientras se desarrollaba el cortejo, escuché que la sepultaban en la tumba donde está su abuelita. Además escuché muchas frases hermosas que hablaban de sus actos y de la belleza de su personalidad con que destacó en su corta vida terrenal. Me alejé imaginariamente de los murmullos y me sumí en el recuerdo, el cómo estos recuerdos coincidían con lo que escuchaba. Me permito hacer un breve relato como homenaje póstumo a Catalina, con la sana intención de trasmitirlo a su adorada madre. Recuerdo que, en los inicios del nacimiento de nuestra Escuela de Atletismo del Instituto Comercial, año 2000, un día cualquiera comenzó a distinguirse entre las alumnas y alumnos, una niña de no más de 14 años: se llamaba Catalina; y no precisamente se distinguió por ser una futura o promisoria atleta, sino que por su ángel y liderazgo que le fluía en forma natural. Avanzados unos días de clases, se acerca a mí y me dice que le dolían las piernas y piensa que, por ello, no sería muy persistente en su asistencia a los entrenamientos. Le emití algunas frases de conformidad y le expliqué que el hermoso deporte del atletismo consistía en un proceso de iniciación lenta que permitía a los jóvenes regular sus capacidades. No siguió asistiendo, pero quedó en el ambiente atlético de esa época la aureola de su bondad, la armonía y belleza de su personalidad. Por una normal coincidencia docente, me corresponde ser su Profesor en el 1er. año en el Instituto Comercial, fue así como volvimos a encontrarnos: ahora como profesor y alumna de aula. Al vernos, intercambiamos una blanca sonrisa que vino a ser el inicio de una constante comunicación. Siempre consultaba, y al hacerlo, nunca dejó de lado la prudencia. Esos argumentos permitieron a todos los profesores, sin excepción, de considerarla una señorita. Luego el Instituto Comercial se dividió y ella se fue al Instituto de Administración y Turismo (INSAT)) con la idea fija de estudiar Administración. A mediados del 2003, fui destinado al INSAT como Orientador, y Catalina se encontraba liderando el Centro General de Alumnos. Fue elegida Presidenta por una indiscutida mayoría. Al margen de ser una excelente alumna, dirigía el Centro de Alumnos con una gran tolerancia y respeto por sus compañeros, y lo más sorprendente para todos, con un inmenso cariño por su nuevo Colegio. Pienso que fue ahí donde ella puso un sello muy propio de su personalidad, y fuimos muchos los profesores que comenzamos a sentir un sano orgullo de tener una alumna de este nivel.

121


Luego, en el año 2004, cuando deja de ser Presidenta, por Reglamento, ya que cursaba el último año; comenzó a liderar las diligencias de la segunda experimental PSU. Trabajó ayudando, tanto en UTP como en Orientación, con el propósito de mantener informados a sus compañeros: siempre lo hizo alegre y sonriente; nunca quejándose de nada. Muchos dicen que el tiempo lo borra todo, creo que en este caso el tiempo se demorará un poco, porque aparte de las ricas cualidades de Catalina, pasa a ser la primera alumna que parte con rumbo a las desconocidas tinieblas. Esta generación y las que vienen se encargarán de mantener latente la hermosa palabra recuerdo. Mi último recuerdo, es precisamente este sábado, en que fuimos a enterrar su cuerpo. Desde la perspectiva que observaba el descenso de su urna a la madre tierra, entre la tenue lluvia que caía en ese momento, unos luminosos rayos de sol se dejaron ver sobre lo que a contar de ahora será su morada, como un indicio de que hasta el astro rey se sumó a nuestra tristeza, mientras que de fondo escuchábamos, de un Pastor, una bella plegaria evangélica que con su sabiduría también nos hizo pensar en la resurrección. Esto, y mucho más recuerdo, y hoy lo brindo como un homenaje póstumo, con la sana intención que este homenaje trascienda en su atribulada madre, a quien me permito, con respeto, felicitar por la excelencia en su rol de madre, considerando esta excelencia, como un digno tributo a nuestra sociedad. Nuestro Instituto se lo agradece, este profesor lo agradece, y a título muy personal decirle que pienso, si sirviera de consuelo, que todo aquel que muere, su alma viaja por espacios siderales y luego regresa, engalanada en otro disfraz, igual o más hermoso y bello que el que nos brindó Catalina en su vida terrenal.

122


AMADO HIJO (Extracto de Cartas a mis hijos)

Hoy mayo 27 del 2006, después del excelente examen que les tocó rendir en Munich, con motivo de la Copa Mundo de Remo, versión 1, en el doble par liviano, me he dado el espacio para comenzar a responder tus magníficas reflexiones que me hiciste llegar a tu regreso de Europa en el año 2005. He leído, y releído tus escritos. Mi primera conclusión es, que estás adquiriendo una gran capacidad de redacción y de un filosofar profundo. Esto último no me ha sorprendido, porque desde que eras “alevín” siempre capté en tus pensamientos el camino de la bondad: cada vez más me sorprendías con ello. En esos momentos y otros, mis reflexiones elevaban una plegaria a Dios y en silencio le pedía, que con su mano bien hechora, impida que nunca el poder del mal te atrape en el camino. Perfecciona esta veta de los escritos. ¡Estás bien¡ Tú eres un hijo del mundo, no del metro cuadrado que significa tu bienestar en Valdivia, ni menos de los dos metros cuadrados en que rondan los mediocres que, en Chile abundan. Pero a Chile hay que quererlo. Tú especialmente porque, te ha tratado bien. Estamos conscientes que has entregado mucho a tu país y este te ha recompensado, en el sentido de que has crecido bien y en libertad, partiendo por el apoyo base que es tu familia. Nosotros, como familia, estamos felices y orgullosos de tenerte como hijo y de ser chilenos. Sentimos que no estamos olvidados, especialmente en nuestro entorno como lo es nuestra hermosa ciudad. Piensa en aquellos grandes deportistas. Incluso con pasado Olímpico. El ejemplo más patético el de los boxeadores: después de un pasado lleno de glorias, han terminado viejos, pobres y olvidados. Escasos son los que gozan de una miserable pensión de gracia, a cambio, ni siquiera los recuerdan. La palabra y la pluma, querido hijo, son dos entes que ayudan a mantener el recuerdo. Por ejemplo, cuando lees los diarios, escuchas noticias, presencias una película o una obra teatral: estas recordando a héroes o actos heroicos que han desarrollado los grandes hombres. Por esta evidente verdad, es que te recomiendo sigas fomentando tu capacidad de redacción y filosofar profundo. Te ayudará mucho para educar a tu futura familia: que no tengo dudas Dios en algún momento te la otorgará. En el ambiente deportivo chileno, eres grande y más grande será tu figura cuando ya en el ocaso, te sigan recordando y respetando porque, todos tus triunfos como también las derrotas, has sabido aceptarlas con humildad. Recibe un fraternal abrazo. Te ama tu padre.

123


AMADA HIJA CLAUDIA Luego de haberme comunicado que, producto de tu inteligencia darías la vuelta al mundo, yendo a Schanghay, al margen de producirme una inmensa alegría interior, pensé que te podría preparar algo para que te entretengas en aquel (imagino) largo y cansado vuelo para llegar a aquel lugar. ¿Qué podría ser? Concluí que no sería otra cosa que un compendio de diálogos que, aparte de estar patentados en mi mente, los tengo como evidencias escritas, como lo son, aventuras, cuentos, cartas, publicaciones y diálogos verbales que he tenido con los hermanitos Cerda-Silva, actitudes que presumidamente le llamo mi obra literaria. Pienso que es oportuno el momento para hacerte llegar este compendio. Tómalo como un regalo muy superior a los “regalos de vidrio y hojalata que duran un día y luego desaparecen…” (Richard Bach). Tú le puedes dar el título que quieras: es producto del amor de un padre para sus hijos. A lo mejor, puedas concluir que hay muy poco de lo tuyo. Pero esto no ha sido intencional. Si así lo notaras, la verdad es que contigo aún no he empezado a dialogar. No se puede negar que hemos tenido muchos diálogos en el verbo, y en lo epistolar. Pero aún falta más. Sólo pido a Dios que me mantenga con buena salud para poder continuar y tratar de que mi discurso no sea repetitivo y aburrido, al menos para ustedes. Cómo voy a olvidar aquellos ricos almuerzos en el naturista de Santiago, donde siempre me invitas, o los relatos tanto escritos como verbales vía teléfono, sobre la hermosura de crecimiento que van teniendo tus lindos hijos. Un padre bien nacido jamás podrá olvidar esta permanente comunicación. Uno de los grandes obstáculos, aunque yo no lo considero como tal, es la distancia. Hoy “ningún lugar está lejos: la fuerza del cariño es la misma”. Como antes lo he dicho, tengo los hijos más lindos del mundo. Desde que nacieron, ninguno me podía discutir eso: y a la fecha nadie me lo discute (dogmático el viejo). Tanto para la Mami como para el suscrito, sólo escuchamos alabanzas sobre ustedes, alabanzas que vienen de buenos y malos pensamientos de aquellas terceras personas que inevitablemente se cruzan en el camino. Ante a aquellas alabanzas reales o ficticias, cerramos los ojos y mentalmente elevamos un agradecimiento al Supremo Hacedor. En el mencionado compendio que con mucho cariño te lo dedico, encontrarás situaciones interesantes de tu adorada familia. Tómalo como una primera parte. Si la muerte me sorprende en el hermoso camino que la vida me está regalando, que quede como el compendio como la inconclusa octava sinfonía musical del genio Schubert, quien llegó sólo a dos movimientos y con ellos hace trabajar a todos los clásicos de hoy. Ahora, si lo miras por la parte literaria, tómalo como una obra inédita de un padre que amó profundamente a su familia. También encontrarás, en parte de estos escritos, quienes son aquellos personajes que impiden el avance de todo ser humano y con quienes cotidianamente hay que lidiar. Analízalos detenidamente y revísate como actúas en tu accionar diario no importando si esa acción es improvisada o programada que te depare el destino. CON CARIÑO DE TU PADRE QUE TE AMA… VALDIVIA, abril del 2008.

124


MI HIJA ANDREA CAROLINA, me ha escrito lo siguiente:

Castro, agosto 14 del 2009 Tata Cache: Estoy en mi oficina. A esta hora siempre antes de irme, trato de revisar mi correo porque siempre tengo la esperanza y la ilusión de recibir algo de parte tuya, porque admiro el tiempo que te das para mantenernos en contacto y comunicados: al menos a través de correos entre todos los que integramos Clan de Meliruca. Te comparto que estoy con nuevas responsabilidades en el trabajo y me ha costado un poco adaptarme a ellas, tengo que supervisar a más personas y más procesos y de repente me encuentro sin las herramientas necesarias. Me ha servido mucho un libro que me regalaste de Liderazgo en Enfermería, pero cuando llego a la casa la Isabelita quiere que esté con ella no más, viendo "mono guagua sarzán" (viendo la película de tarzán cuando es guagua y lo encuentran los gorilas) o la de "on" (el rey león) o "tón" (ratón). La Ayelén (Nenén) está en celo y le estamos buscando novio pero hasta el momento no nos ha resultado ninguno. La Ayelén entra a la casa y me quita las zapatillas de casa que tengo puestas y la Isabelita va y la reta y le dice "no nenen pato mamá no". Besos de tu hija Andrea.

RESPUESTA AMADA HIJA: Con gran placer he leído tu correo. Por intermedio de él me he impuesto de tus nuevas responsabilidades. Si mal no recuerdo, estas ya cerca de los 10 años de experiencia laboral. Eso indica que “una sabia mujer” (La experiencia) se va encariñando contigo y si tú la atiendes como una mujer normal ella nunca te abandonará. Creo estar enamorado de la experiencia, porque ha sido ella la que me ha hecho aceptar con agrado, la llegada de la ancianidad, en estos momentos cuando ya pasé la meta de los 70 kms., es ella la que me aconseja que no me transforme en un viejo hipocondriaco y lamentoso. Es ella también la que me orienta a no sumirme en soledad negativa en mis ratos de ocio. ¡No te despegues nunca de la experiencia, querida hija¡ Incluso es más, la experiencia es una enemiga de la muerte. Ahora sobre tus nuevas responsabilidades, eso está muy bien porque indica que vives y que aparte de vivir, no eres ningún residuo social porque estas siendo considera para dirigir. ¿Será residuo social la Soraya, una mujer que ha estado presente en tres Olimpíadas Deportivas consecutivas? Los resultados no importan, lo importante es que para llegar a ello tuvo que sortear una selección. Ahora que sea primera o última eso hay que tomarlo como un accidente. De ahí el gran cariño que siento por ella, además que en ese trabajo olímpico hay mucho de tu hermano Miguel. En cuanto a dirigir seres humanos hay estadísticas que al parecer son muy certeras. Lee con atención. Una persona no puede dirigir a más de seis seres humanos, luego de ese número debes delegar lo doméstico y las cosas más importantes las manejas tú. De ahí que los trabajos en grupos se parcializan en “cuadrillas”, de cinco o seis trabajadores. Por lo tanto, aquellos que se jactan de

125


dirigir bien, a grupos con mayor número que el indicado, es falso. Si tú estuvieras en ese caso, debes hablar con tu jefatura directa para el asunto de la toma de decisiones. Porque corres riesgos que decidas erróneamente, antes grupos mayores haz lo indicado. Textos de liderazgos hay muchos y algunos de autores muy eruditos, sirven mucho pero no te servirán si no pones el amor ante tus dirigidos. Debes mostrar un carácter fuerte, pero a la vez una sutileza compasiva. Nunca pienses que las personas son tontas, porque ellas captarán de inmediato el aspecto de tu temperamento. Que tus dirigidas jamás te vean llorar y, si estas a punto de hacerlo, retírate con una excusa piadosa y una sonrisa: calmas el ritmo tú corazón y sigues dirigiendo. Moisés, el salvado de las aguas, 1.571 años antes de Cristo, pasó por lo mismo. Su pueblo hebreo, cuando ya no eran esclavos, se les desordenó por el exceso de trabajo que tenía. Imagínate dirigir miles de hombres. Aquí no pidió a Dios ayuda, sino que lo hizo donde su suegro JETRO, a quien le relató su drama y éste, que tenía mucha SABIDURÍA y EXPERIENCIA, le aconsejó lo siguiente: “…ESTA MAL COMO ESTAS OBRANDO, NO PUEDES LLEVAR TODO EL PESO DE TU PUEBLO A TUS ESPALDAS. ESCUCHA BIEN LO QUE TE VOY A DECIR: ELIGE ENTRE TU GENTE DE CONFIANZA A 10, 20, 50, 100, 1000 Y ENTRÉGALES LAS RESPONSABILIDADES DE MENOR IMPORTANCIA Y TU PREOCÚPATE DE LO QUE REALMENTE DEBES PREOCUPARTE. ASI LOS DIAS TE SERAN MAS PLACENTEROS…”.

¿Qué estructuró Jetro con esta Orientación? La forma piramidal de las empresas, es la que aún sigue en la actualidad. Las empresas más grandes del mundo son los Ejércitos y las Iglesias, todas tienen una dirección de línea vertical: las órdenes van desde arriba hacia abajo. Una buena líder hará que las respuestas a esas órdenes sean positivas y vuelvan hacia arriba siempre con altura de mira. Posteriormente al seguir este consejo, Moisés pudo continuar (quizás no tranquilamente) el camino hacia la tierra prometida. Fue en el Sinaí, donde en una emotiva, mitológica o alegórica, como quieras llamarle: orientación, Dios habría dictado por intermedio de él las tablas de los 10 mandamientos, donde uno de esos mandamientos es muy profundo y que siempre tienes que tenerlo presente como directora de un grupo: “Respetarás el día de descanso”. Si te faltan herramientas, como dices en tu nota, no te preocupes, LA EXPERIENCIA se encargará de ir dejando en tu pañol las que vayas necesitando. Tan sólo tienes que emplear el tacto que consiste en decir y hacer las cosas sin herir. Si tu conciencia te tortura por una decisión mal tomada -con humildad, no con humillación- corrige el error. Aquello engrandecerá tu imagen. Sobre lo que me relatas de mi hermosa nieta –Isabelita– está bien lo que ella hace y pide. Está en su derecho. Mientras más le complazcas sus deseos mayores son las posibilidades de que en el futuro no sea una niña difícil. Al respecto te recomiendo que siempre tengas presente en tu diario vivir, tres cosas primordiales para lograr la felicidad, fin último de cada ser en la tierra: primero tu familia, segundo el lugar que te da el sustento, y tercero, lo social. Por último, sobre la mascota Ayelén, deja que siga el proceso de su naturaleza, ya encontrarás, tanto tú como ella, la solución: por mientras, como integrante de la familia, te sirve como terapia para eliminar el stress y a la niña, para que comprenda que existen otros seres que hay que respetar y querer. Te ama tu padre.

126


SILENCIO, QUE NECESITO SILENCIO…

Hoy me surgió el deseo de escribir algo sobre el silencio. ¿Por qué este deseo tan repentino? Concluyo que fue el efecto que se quedó sepultado en el inconsciente cuando, no hace un mes atrás, Tito, mi yerno, y sus socios-amigos de su empresa Acústica, se dignaron a invitarme a tomar un día de silencio y, por seguir la vertiginosa maquinaria de la globalización, se me hizo imposible cumplir con lo solicitado. Pero sí, guardé un respetuoso silencio, con la sentencia interna de que en algún momento les comunique a estos amigos trabajadores que investigaría algo sobre el concepto de silencio. Me explico: Todo ser racional y equitativo, al iniciar una actividad, lo primero que debe hacer es escuchar y observar en silencio, ya que este genera la actitud idónea para el aprendizaje y así lograr los objetivos que en algún momento se planifica. En mis investigaciones descubrí que hay dos tipos de silencio que debemos analizar; el silencio impuesto, que es estéril y superficial, lleno de rencores y resentimientos que, divide y aleja a los seres humanos: y en algunos casos los aísla. Luego está el silencio creador que predispone a la persona a la introspección, reflexión y auto análisis. Creo que la única manera de iluminar la conciencia y el espíritu es en base al silencio creador. Este es el silencio que, pienso, mis grandes amigos han tomado como un estandarte que simboliza el avance y dentro de ese avance, rescatar el verdadero silencio que la sociedad moderna está sepultando día a día con su arrolladora ambición de enriquecerse a costas del silencio impuesto con su comparsa, como lo es el incongruente ruido que ruge impetuoso, y enferma día a día más a la humanidad. En lo personal, cuando se me llama al silencio, por ejemplo: “el minuto de silencio..”, me produce una transformación física-mental dado que, paso de un estado inconsciente, a uno de conciencia absoluta para sumirme en el recuerdo, como la manifestación más profunda del respeto que sentí o siento por el ser a quien se rinde un homenaje. La relación con el otro, existe sólo a través de los silencios que somos capaces de transmitir. Cuando nos callamos para escuchar, ahí el silencio dice: “que el otro existe, que el otro nos abruma, que el otro nos da miedo, que el otro no nos importa en lo más mínimo”. Ahora, ustedes, como empresarios del silencio, os insto a que transformen vuestro taller de trabajo, como el taller de la concentración: cualidad que les permitirá abrir vuestros sentidos en bien de la recuperación del silencio humano que se está perdiendo ante el bullicio deshumanizado que nos tiene al borde de la locura. Soñemos con la utopía que en un día futuro el mundo entero se sumará en silencio, apagando el ruido de motores, el llanto de las miserias como las irónicas risas que producen los mediocres cuando los genios trabajan en silencio. Si aquello se logra por lo menos, en una hora, significaría que el esfuerzo y sacrificio de los obreros ha valido la pena.

(Dedicado a los empresarios de SILENTIUM y sus trabajadores) VALDIVIA, junio 13 del 2010.

127


CARABINEROS Y VECINOS DE MIGUEL ANGEL EL REMERO. (Los jardines humanos existen aunque algunos lo duden…) En cierta ocasión, leí de Khalil Gibram: “La tristeza no es más que una pared entre dos jardines”. Por esas improvisaciones, que en muchas ocasiones nos presenta la vida, mi esposa y yo nos encontramos el viernes 14 de junio en medio de esa pared, mirando de lado a lado de donde podrían aparecer estos dos jardines que cita aquel genio de las letras y que estos dos jardines borren nuestra tristeza que gracias a Dios, fue corta pero muy profunda. Lo que compartiré, es con el ánimo de dejar constancia que, efectivamente, los jardines humanos existen y que a veces no los divisamos por falta de comunicación; resentimientos, indiferencia, vanidad o, por un banal orgullo. El otro motivo de mi compartir es naturalmente, para hacer extensivo nuestro grato y público agradecimiento. Con nuestro hijo, concentrado en Bañolas (España) a la espera de una importante cita mundial remera que se le avecinaba, agregado a ello un pueblo chileno enajenado por el mundial de fútbol, España 2010, situación que no criticamos, se nos perdieron las mascotas regalonas de Miguel y Soraya, de las cuales éramos los responsables ya que ellos confiaron en nosotros para su cuidado. La Pirén (Nevazón en mapudungun) y su hijo Bassin (Sonriente en árabe), dos preciosos samoyedos que fueron criados desde su nacimiento por sus amos, fueron subidos por un extraño en un furgón grande, color blanco, cerca de un colegio donde estas mascotas iban a jugar con los niños a la vista de nuestros queridos vecinos de la población Huachocopihue. Aún conjeturamos si fue con buena o mala intención la actitud de aquel extraño. El hecho es que sumidos en esa pared llamada tristeza, a estas alturas de nuestras vidas, la vida misma nos dio una nueva y hermosa lección, que fue sopesar el estado en que se sentirán aquellos padres que han perdido a sus hijos. En nuestro caso, sumidos en la desesperación, no veíamos por donde podrían aflorar los anhelados jardines. Más de alguien frío o simplemente mediocre dirá: “se trataba de un par de perros”. ¡Allá ellos¡ porque siempre serán ellos los que van a criticar y encontrar todo malo en la sociedad. Recorrimos calles; pasajes, poblaciones tras poblaciones en su búsqueda: luego de las indicaciones que nos daban algunas personas. En nuestro afán de encontrarlos y, sin perder en ningún momento las esperanzas, llegó a nuestra puerta el primer jardín por parte de nuestro querido amigo y vecino, Carlos Villagrán, quien se la jugó entero y que, al igual que el suscrito, no pudimos observar la injusta derrota contra España (El empate era la lógica). El segundo jardín, nos llegó de donde menos podríamos imaginarnos: de nuestro Cuerpo Policial de Carabineros. Resultó que dentro de nuestra desesperación, dejamos una constancia en la Tenencia de la avenida Francia. Fue así como el Mayor Luis Enrique Aguilera Mendoza, vecino de Miguel, su distinguida esposa, más el Sargento Segundo Claudio Barriga Navarrete y el Cabo Primero Hugo Vera Villegas, en una operación de fina inteligencia dieron con el paradero de estos dos ejemplares al anochecer de aquel viernes, cuando aún, algunos chilenos celebraban “la derrota” ante España, la Pirén y su hijo Bassin estaban en su hogar. Decidimos esperar la llegada de Miguel y Soraya para relatarles sutil y anecdóticamente lo ocurrido, a manera de “rendición de cuentas”, ya que actualmente este hijo de todos los chilenos, se encuentra sumido en una profunda reflexión sobre el retiro de su oficio de remero activo. La idea no es otra que contarles con alegría, de que “la tristeza no es más que una pared entre dos jardines”.

128


A HUGO GOMEZ SOLIS

Gran amigo Hugo: Luego de haber leído tu obra literaria, “Melodías del Corazón y de la Razón”, intentaré complementar la conclusión que le escuché a nuestro profesor Armando Acuña en la última fiesta del Centro de ex Alumnos del Instituto Comercial de Valdivia, sede Santiago, cuando aludió que tú excusabas la falta de creatividad. Al respecto, puedo decirte que todo hombre o mujer creador tiene que necesariamente afirmarse en algo que lo inspire para poder crear. Recordemos que tan solo “DIOS” fue capaz de crear con elementos extraídos de la nada (afirmación a la cual tengo derecho a dudar). Pero como hay que partir de algo, acepto que la nada inspiró al Creador. Tus crónicas están llenas de creatividad, respeto por los actores que ayudaron a inspirarte, acompañado de una extensa brisa sureña y lo más importante, a mi parecer, la no pérdida de identidad que se aprecia en todas las páginas del texto. Con ello, muestras una gran obediencia al encargo que te hicieron tus antepasados en tu querido Reumén: de no olvidar nuestras raíces. Sinceramente te felicito, y feliz me siento de ser el dueño de uno de los ejemplares de tu creación. Considero que uno de los grandes aportes (muy sui-generis) está en el capítulo “Imahue y Kechuntureo” (página 201). Naturalmente que otros lectores podrán tener otras preferencias: en lo personal me quedo con este relato por la sabiduría de la MachiImahue. Claro que los Huincas, que somos nosotros, siempre seremos diferentes a la raza autóctona. En ellos reina la pureza; gallardía, valentía y capacidad para leer ese libro abierto, que es la naturaleza. Como la hermosa historia data de varios siglos atrás, tanto el Cacique como la Machi (Supuestamente) nunca supieron que aquellos Huincas españoles eran lo peor de la especie humana que mandaban de la mal llamada “Madre Patria” y que, luego, aquí dieron libre albedrío a sus bajos instintos. Mataron por placer; robaron, violaron por placer, confirmando que el hombre es la única especie animal que elimina a otro por placer, mientras que aquellas especies que llamamos fieras, lo hacen sólo por la sobrevivencia. Me sumo a Kechuntureo cuando exclama: !NO LOS ENTIENDO¡ Quizás, lo único que pueda servirnos de consuelo es, lo que muchos pensadores afirman que: “en nuestro habitat humano nada se pierde, todo se transforma”: a estas alturas de nuestras vidas esa afirmación la hemos comprobado. De ahí que, en esa silenciosa y estrellada noche de octubre, tanto Imahue como Kenchuntureo, te susurraron al oído que saludaras a Paillaco porque, en algún lugar de la bóveda celeste de seguro están observando la transformación de esos hermosos lugares que aún nos acarician con brisa fresca y un intenso aroma de canelos. Gracias Hugo, no dejes de crear…

VALDIVIA, mayo 15 del 2011.

129


HOMENAJE POSTUMO A OSVALDO MARTINEZ AGUILAR (Músico Baterista)

En pasajes finales de la década de los años 50, en mi calidad de alumno de nuestro glorioso e inolvidable Instituto Comercial, tuve el grato honor de ser compañero de banco de mi gran amigo Osvaldo “Chalupa” Martínez, a quien iremos a despedir hoy, porque parte al campo del silencio: fue en aquel tiempo que comienzo a tomar razón de la genialidad musical de mi compañero de curso y banco. Era una época que no atinábamos a entender que lo que era música pop. “Chalupa”, como cariñosamente siempre le llamamos, armaba (sobre el mismo pupitre donde copiaba materias y hacía tareas que nos daban nuestros maestros), su propia batería despejando la superficie de este y con un estuche; dos lápices, hojas sueltas de cuaderno y otros útiles. Nos deleitaba con ritmos muchas veces de su propia creación. Especialmente en la onda del Jazz que era su pasión. Osvaldo Martínez Aguilar, oriundo del puerto de Corral, tenía según los entendidos, un oído genial. Entre esos entendidos estuvo el Profesor Luis Beluzán, funcionario de la Universidad Austral de Chile, quien lo descubrió dentro del ambiente universitario y prácticamente con la gestión de este profesor, se proyectó dentro de los excelentes músicos que a toda honra se han formado en nuestra querida Universidad. Volviendo a la época de los 50, su sueño dorado era tener una batería propia, así como los atletas del sur, soñábamos con tener zapatillas con clavos: ¡Menguados tiempos aquellos¡ Luego se radicó en Santiago creyendo, dentro de su ingenuidad, que se le abrirían las puertas para estar dentro de los niveles de una Huambaly u otras orquestas que hacían vibrar a la sana juventud que nos tocó vivir. Pero como siempre le ha ocurrido a los provincianos, “manos negras”no permitieron darles los espacios que en ese momento el “Chalupa” necesitaba. La compensación para su vocación musical se la entregaron los músicos valdivianos, de quienes siempre estuvo agradecido. Porque fueron estos los que le dieron el espacio para darse a conocer en el país. Agradezco la crónica del periodista Daniel Navarrete Alvear, así como los sentidos comentarios de sus colegas músicos. Me han interpretado plenamente, porque es grato dejar constancia que “Chalupa” entregó lo mejor de sí por la causa musical, cualidad que lo distinguió y que sin duda estará siempre vivo en nuestros espíritus. Su talento ennobleció y justificó la convivencia humana: al menos la nuestra. Invito a mis amigos y a los que de él fueron, a no olvidar que del recuerdo de aquellos que se han ido y han dejado armoniosas obras, como las que dejó Osvaldo, aflora la eternidad de la vida. VALDIVIA, agosto 10 del 2011.

130


MUSICA, LLUVIA, VIDA Y MUERTE

AMADO Y QUERIDO NIETO GABRIEL: Son las 19:30 horas: llueve suavemente en Valdivia. Me tomé la tarde libre: la lluvia me inspira. Estoy convencido que al nacer llovía: es una melodía que me transporta al proceso de gestación que tuvo mi adorada madre. Para mí, la lluvia suave es música celestial, la misma celestial música que escuchaba al compás de los pasos y voz en el vientre de mi madre Guillermina, y comencé a ser un nuevo ente en de la vida terrenal. Imagino, y creo, que desde ese momento Dios ordenó mi punto de partida y dijo: “Tú (recuerda que todavía no tenía nombre), a contar de esta concepción, eres una persona que transitará por un momento en la tierra. Luego de ese tránsito y cuando hayas cumplido tu destino terrenal, veré cual será tu nueva ruta, ruta que tú me ayudarás a construir con tus actos. Si empleas el amor en todo, tu destino será el cielo. Ello dependerá de ti…”. Volviendo a la música, querido nieto, tu abuelo es un músico frustrado: ¡Amo la música! Las vibraciones musicales son el origen de todas las cosas creadas que existen y de aquellas que existirán. Para mí, la música es poema, y todo debe iniciarse con este fundamento. Quizás puedas pensar que la muerte y los muertos, no tengan nada que ver con música, pero te invito a escuchar en tu computador, “Danza Macabra” del compositor Camille Saint-Saens, y elucubra con tu pensamiento. ¿De dónde sacó esa inspiración y fuerza para crear tan bella melodía que te lleva, precisamente con tu imaginación, al mundo de los muertos? Al respecto, el gran Sócrates dijo: “Morir es un cambio de existencia, y para el alma una migración de este mundo hacia otro”.

Siente un abrazo de tu Abuelo que te ama.

131


BERNARDO LA VIDA CONTINUA (Post Morten)

QUERIDO HERMANO: Después de que te sepultaron tus hijos (en ese campo santo que me deprime) y, solo en mi sala de reflexiones, clamé tu nombre: pero no respondiste. Ante ese silencio, me di cuenta que ya no estabas con nosotros. Imaginaba que navegabas feliz por aquellos lugares que no conocemos y que los terrenales llamamos, tinieblas. Aun en tu partida, tu amada Norma, os llora. Aun en tu partida, tu regalona hija Orieta, os llora. Aun en tu partida, tus hijos, Teodoro y Rodrigo, que cruzan los siete mares, los imagino derramando lágrimas por su padre, especialmente cuando navegan en un mar silencioso y calmo. Aun en tu partida, tu consentido hijo Carlos, en cada fotocopia que entrega con cariño a la juventud, también os llora. Tus nietos, que ya razonan, concluyen que su abuelo fue alguien importante y que tú eres la razón de un pedazo de sus vidas. Tus nietos, que están estructurando sus cabecitas, creen que su Tata está en el cielo, porque la buena educación enseña esa fantasía. Para ellos la vida es una fantasía. Te recuerdo hermano Bernardo, que esta es la segunda carta que te escribo. La primera fue cuando nació Rodrigo, en respuesta a tu carta que me compartiste la alegría de tener un cuarto hijo y, yo te respondí. Pienso que desde ese cambio epistolar nos hemos mantenido comunicados con la real fraternidad de hermanos. Precisamente de ti y tu amada Norma, tomé el ejemplo y la sabiduría de que, aparte de amar a los hijos, hay que inducirlos que entre ellos se amen. ¡Gracias hermano por esas continuas lecciones que me entregaste en la trama de la vida¡ ¡ Mis hij@s se aman entre ellos¡. Hoy a tu partida, y para tu beneplácito, me enorgullece comunicarte que ese templo que construiste sigue dando frutos. Frutos que te recordarán por siempre por que a ti, no te consideramos muerto ya que el recuerdo, es algo mágico en la mente de los seres humanos. Confirmo cuando dicen que, al llegar el olvido se produce la muerte. Por lo tanto, cuando haya partido el último ser que te amo, ahí precisamente comenzará tu muerte. Reconfórtate en los brazos de nuestra madre tierra, y que tu materia física esté confundida con ella en un abrazo, y lo etéreo (alma y espíritu) siga al servicio de los designios de nuestro Dios Bernardo, la vida continúa… Te ama tu hermano Hernando. VALDIVIA, AGOSTO 12 del 2015.

132


PAULITA “El sueño de los que siempre están despiertos es, la esperanza; y ésta se fundamenta en una actitud mental positiva. Ayer fuiste una esperanza para tu madre: hoy la comienzas a coronar. “

TE QUEREMOS TIOS; NANO y SONIA. Valdivia, noviembre 23 del 2012. (Para nuestra sobrina “Paulita” en el día de su graduación de la Enseñanza Media).

133


“UN AMIGO EN LA NECESIDAD ES UN AMIGO DE VERDAD” ¡ADIOS AL TIO MARCELINO…!

Marcelino Vallejos, fue uno de los tantos hombres de nuestro Chile querido, que emigró a mediados de los años cincuenta a la hermana República Argentina. Cruzó la cordillera junto a su esposa -la Tía Zoila- y la compañía de su primer hijo varón. Se radicó en la ciudad de Centenario, perteneciente a la Provincia de Neuquén. Por lazos familiares con mi madre política, iniciamos una amistad desde enero del año 1969 y desde esa fecha mantuvimos en forma permanente, comunicación: especialmente a través de las cartas que fueron continúas y tanto él como el suscrito, fuimos conociéndonos y solidificando una amistad familiar que hoy la siguen los hijos. Por su grandeza y sencillez de hombre de bien, hoy comparto, con todo cariño esta epístola post morten.

Retrocederé en el tiempo, y con la misma máquina del tiempo, me permitiré recordar algunos de los tantos pasajes que compartimos a nivel de familia. Año 1969, en un caluroso verano, allá en el hermoso Centenario de la hermana República Argentina, nos abriste la puerta de tu maravilloso hogar, junto a la inolvidable tía Zoila, tu compañera de toda la vida. Sonia y yo, recién casados, nos sentimos halagados de tus atenciones y preocupación para que nuestra estada fuera placentera. Será un pasaje que nunca olvidaré, porque aparte de abrir tu puerta en todo su ancho, dialogamos mucho, especialmente de las odiseas que tuviste que enfrentar con tu querida Zoila y de cómo fueron a anclar en el país hermano. Otra de las tantas lecciones que me dejaste en esos diálogos, fue cuando me dijiste que nunca renunciarías a tu nacionalidad chilena y que respetabas todo lo de Argentina; cultura, religión, pasión deportiva. Contigo fue que aprendí que en cualquier nivel de cotejos, los argentinos no aceptan las derrotas. Tu semillero los recuerdo como niños algunos, y a otros como infantes. Fue un hermoso momento que compartí con ellos, especialmente con Abel y Santiago. Sergio, Marcelino “el negro”, y Eliseo “el Pelusa”, como cariñosamente les llamaban, a pesar de sus edades eran ya hombres de trabajo.

134


Recuerdo que al detenerme a observar ese cuadro, mi espontáneo pensamiento interior fue: -aquí se pela el ajo- ¡Eran niños¡ Continuando en el mismo año 1969, por estos destinos que nos brinda la vida nos volvimos a encontrar en Diciembre. Ahora éramos nosotros los que te abríamos nuestra puerta. Llegaste con Abel, y tu objetivo principal era ir al encuentro con tu regalona “Pety” que había venido a Chile (Valdivia), con nuestra amada mamá Amalia. Amalia, la hermana más consecuente y querida por nuestra abnegada tía Zoila. En aquel momento, pasamos la Navidad juntos. Recuerdo que alabaste nuestro árbol de Pascua con un argentinismo, diciendo que estaba “Cafiolo”. Luego de la Navidad, tuviste el placer (así me lo manifestaste) de tener en tus brazos a nuestro adorado hijo Miguel Ángel, que recién tenía un par de días de vida. Fue un hermoso momento. Con ello, querido tío, demostraste que eras un padre lleno de amor y ternura para tus hijos. Dios te dio ese don, y eso no se compra ni en farmacias ni en ferreterías. Solamente lo da Dios. Con este gesto, quedó sellada nuestra amistad familiar. De ahí hubo varios encuentros que son dignos de destacar. Uno de ellos fue cuando nuevamente me ofreciste tu casa para irme a trabajar a tu tierra adoptiva, ya que aquí, en Chile Lindo, el sistema dictatorial nos tuvo al borde del colapso y la locura. Con esa fuerza que siempre te caracterizó y que impregnaste en mi ser para que yo tenga fe en Dios”, se dio el caso que tres días antes de partir a tu lado, apareció la oportunidad de cambiar de rumbo y no llegar a concretar mi partida. Concluí que fue para bien. Porque nuestros hijos eran aún pequeños, para que su padre se alejara a tan larga distancia. Con ello, tío Marcelino, confirmaste mi admiración y amistad. Otro inolvidable momento fue, cuando estuviste acompañándonos en la partida de nuestra querida mamá Amalia. Rememoro tu presencia en el Templo Católico, siendo tú de otro pensamiento religioso. Con ello demostraste que para amar a Dios todos los Templos son iguales. La química aquí dicta que los seres humanos deben ser tolerantes. A ti te sentí de esa manera: fraterno y tolerante. Hoy con tu partida, te imagino, llegando a las alturas de esos espacios desconocidos para nosotros y que tu amada Zoila “la Rosa de Vallejos”, te tiende sus brazos para juntos recorrer laberintos más azules y placenteros, mientras yo en la tierra, patenté esa profunda frase que dice: “…un amigo en la necesidad es un amigo de verdad”. Creemos que Dios premiará tú bondad. Te recordaremos siempre. VALDIVIA, Diciembre 16 de 2015.

135


AMIGOS JURGEN E IRENE (A Jurgen e Irene)

Gracias queridos amigos Jurgen e Irene, por acordarse de mí desde la hermosa ciudad de Stuttgart, en mi nuevo año de vida. Lo he pasado bien. Miguel y Soraya se tomaron el quincho y me hicieron un asadito. Claudia, que anda en la ciudad de Pekín, me regaló (por mandato) la torta. Andrea, desde Chiloé, con su parvada; me saludaron muy temprano. Por la tarde con algunos amigos y nuestros compadres Carlos y Luisa, nos reunimos y analizamos - junto al asadito más un tintito - los cambios sociales que va teniendo el mundo, y examinamos nuestros propios mundos y concluimos queDiosnos ha premiado. Primero, con los años de vida que nos está otorgando y luego por las maravillosas semillas que crecen en nuestro entorno. Pienso que a ustedes les debe pasar lo mismo. Lo importante es comprobar que por lo menos, vamos a dejar el mundo un poco mejor que el que nos tocó cuando llegamos. No piensen que caímos en la hipocondría. Todo se hizo bajo el marco de bellos recuerdos. Tanto la compañía que tuve, como el suscrito, concluíamos que el fin último del hombre es, lograr la felicidad. En lo personal agradezco al Supremo Hacedor por tan prodigioso regalo que me está otorgando, y por ello, siempre que se da la ocasión, me adhiero a los que pregonan diciendo que "La vida es bella...". Reciban, Jurgen e Irene, un fraternal abrazo de este amigo chileno que los aprecia y quiere. HERNANDO.

136


137


138

Meliruca  

El libro "Meliruca" es una antología del Autor chileno, Hernando Cerda Barrientos. Aquí encontraremos: prosas, poemas, cuentos y cartas. "...

Meliruca  

El libro "Meliruca" es una antología del Autor chileno, Hernando Cerda Barrientos. Aquí encontraremos: prosas, poemas, cuentos y cartas. "...

Advertisement