Page 1


Chiara Bertoglio

La esperanza no hace ruido

Historias especiales de personas normales


Introducción Tengo una certeza: el mundo desborda de bien. Tal vez es solo a nosotros a los que nos parece difícil descubrirlo, reconocerlo, darnos cuenta. Estamos rodeados de personas especiales, de gente con una marcha de más. De personas que no se sirven de sus cualidades humanas extraordinarias para descollar sobre quienes, como todos nosotros, se cansan intentando desenvolverse entre los mil pequeños problemas de la cotidianidad: son personas que nos transmiten, con la sencillez de su sonrisa y su decir, un gozo sincero, profundo y contagioso. He tenido la suerte de encontrar a muchas personas así, y el privilegio de contar los hechos de algunas de ellas, gracias a la oportunidad que me han ofrecido por medio del semanario La Voce del Popolo, de la diócesis de Turín, y luego Ediciones Paulinas, que han querido dar voz a un bien, a veces, demasiado silencioso. Seguramente el bien auténtico no habla de sí mismo ni sale en pantalla; y confieso que las personas cuyas historias narro, al principio no estaban muy dispuestas a contármelas. Sin embargo, estoy convencida de que las cosas buenas también deben conocerse, porque hay una necesidad inmensa de recuperar y redescubrir la esperanza. Muchos de estos hechos hablan de situaciones de objetiva dificultad y esfuerzo, determinadas a veces por un handicap: enfermedad o sufrimientos de otro tipo. Sin embargo, muchísimas de estas personas se definen, con toda sinceridad y verdad, como personas «afortunadas». En ciertos casos, francamente, es difícil descubrir de qué fortunas se pueden decir depositarias personas que tienen pesados fardos que 5


soportar: fardos ante los cuales la mayor parte de nosotros se retiraría asustado. Los más animosos podrían alegar virtudes como la resignación o el aguante. Nada más lejano que el genuino gozo de vivir, de los ojos sonrientes y de la felicidad que realmente brota por todos los poros de las personas que encontraréis en las próximas páginas. Y a veces, es tan estridente y fuerte el contraste entre la fragilidad de la condición física con las pesadas limitaciones que comporta, y la luz incontenible que brota del rostro de quien parece solo destinatario de compasión, que nos obliga a revisar nuestra escala de valores. Estos amigos no cuentan sus historias para humillarnos y hacernos sentir inferiores, inadecuados. No son superhéroes. Son gente normal… con algo especial. Y si nosotros nos sentimos «desafortunados» el día en que cogemos un resfriado o no nos funciona el coche, sus narraciones no deben hacernos avergonzar de nosotros mismos. Su mensaje, más que nada, es una invitación a mirar hacia lo alto, a saber descubrir la pequeñas y bellísimas cosas esparcidas en nuestra vida, las grandes fortunas que alfombran nuestro camino y sobre las cuales apoyamos nuestros pasos sin ni siquiera darnos cuenta. Todas estas personas nos invitan a saber encontrar razones para sonreír y alegrarnos en cualquier situación por más difícil, fatigosa o pesada que sea, no hay realidad sin espacios de esperanza, respiros de serenidad, ocasión de gozo. En la gran mayoría de los casos, este gozo que no abandona la mirada de las personas que encontraréis, tiene un nombre bien preciso: se llama Jesús. Son personas que viven la fe de diversas formas, con estilos diferentes, pero siempre totalmente genuinos, precisamente porque no sería posible fingir una alegría falseada o representar una parte cuando la vida te despoja, con el sufrimiento, de todo lo que no es verdad. Es precisamente en la realidad de una amistad y un amor hacia quien ha vencido el mal y la muerte, donde nuestros amigos 6


sacan ese gozo luminoso, de otra forma inexplicable y casi absurda. Tampoco aquí estas personas imponen nada, solamente ofrecen. Sin embargo sus vidas son el mejor testimonio de la verdad de un encuentro que, como a los discípulos de Emaús, hace «arder el corazón» de gozo, a pesar de todo. Sus vidas son una simple invitación, formulada en voz baja pero con una intensidad formidable, a mirar con otra mirada al «extranjero» que camina junto a nosotros en nuestra cotidianidad, y cuya presencia puede dar una sensación del todo diferente y del todo nueva a nuestra existencia. Por mi parte, tengo que estar infinitamente agradecida por la «fortuna» que estas personas son para mí: la fortuna de poder considerarme su amiga, la fortuna de poder contar su historia, la fortuna de poder reencontrar, en sus ojos, una reserva siempre llena de esperanza, cada vez que siento la necesidad de beber un sorbo.

7


ÍNDICE Introducción.....................................................................

5

1. El Jueves Santo de Don Fransoua............................. 2. Gabriela: La fuerza de la cordada............................. 3. Manuela: La luz del arcoiris..................................... 4. Los «Santos Inocentes»: El valor añadido de la discapacidad.......................... 5. Gracia: La felicidad de dar la vida............................ 6. Misión familia........................................................... 7. Enmanuel: La irrupción del Dios-con-nosotros........ 8. La sala buena de la estación de Turín....................... 9. La Pasión de Cristo. La pasión del hombre.............. 10. Margarita: Setenta veces siete................................... 11. Alejandro: La sed de Dios......................................... 12. Teresita: Un carrito con la matrícula «Te amo» . ..... 13. Teresa: Un cumpleaños muy especial....................... 14. Marisa y Juan Carlos: Dos corazones y ocho ruedas.................................... 15. Georgia y el beso al leproso...................................... 16. Evelina y José: Ver y no pasar de largo.................... 17. Estefanía: Amor en todos los sentidos...................... 18. Katia y sus hermanas................................................ 19. Cristina: El amor de Dios en los cromosomas.......... 20. Immaculée: un amor más fuerte que el horror..........

9 17 23 29 35 41 45 51 59 65 71 77 83 89 97 105 113 119 127 135 143

Laesperanza  

Historias especiales de personas normales.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you