__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1


8445-000 Relatos de Belcebu bueno_8445-000 Relatos de Belcebu 29/07/10 11:35 Página 5

G. I. GURDJIEFF

RELATOS DE BELCEBÚ A SU NIETO CRÍTICA OBJETIVAMENTE IMPARCIAL DE LA VIDA DE LOS HOMBRES DEL TODO Y DE TODO / PRIMERA SERIE

LIBRO PRIMERO


8445-000 Relatos de Belcebu bueno_8445-000 Relatos de Belcebu 29/07/10 11:35 Página 7

ÍNDICE

1 DESPERTAR DEL PENSAR .....................................................

17

2 PRÓLOGO: POR QUÉ VINO BELCEBÚ A NUESTRO SISTEMA SOLAR ..................................................................

59

3 CAUSA DE UN RETRASO EN LA CAÍDA DE LA NAVE KARNAK ..

65

4 LA LEY DE CAÍDA ...............................................................

75

5 SISTEMA DEL ARCÁNGEL JARITÓN ......................................

79

6 PERPETUUM MOBILE ..........................................................

83

7 DEL CONOCIMIENTO DEL VERDADERO DEBER ESERAL ..........

87

8 EN EL CUAL, ESE MUY BRIBÓN DE JASÍN, EL NIETO DE BELCEBÚ, OSA TRATARNOS DE BABOSAS ..............................

91

9 CAUSA DE LA GÉNESIS DE LA LUNA ....................................

93

10 POR QUÉ LOS «HOMBRES» NO SON HOMBRES ......................

99


8445-000 Relatos de Belcebu bueno_8445-000 Relatos de Belcebu 29/07/10 11:35 Página 8

RELATOS DE BELCEBÚ A SU NIETO

11 UN RASGO PICANTE DE LA ORIGINAL PSIQUE DE LOS HOMBRES .

105

12 PRIMEROS GRUÑIDOS .........................................................

109

13 POR QUÉ, EN LA RAZÓN DEL HOMBRE, LO IMAGINARIO PUEDE SER PERCIBIDO COMO REAL .....................................

115

14 DONDE SE VISLUMBRA UNA PERSPECTIVA QUE NO PROMETE NADA MUY ALEGRE ............................................................

119

15 PRIMER DESCENSO DE BELCEBÚ A LA TIERRA .....................

123

16 RELATIVIDAD DE LA NOCIÓN DE TIEMPO .............................

135

17 ARCHIABSURDO: SEGÚN LAS ASEVERACIONES DE BELCEBÚ NUESTRO SOL NI ALUMBRA NI CALIENTA .............................

147

18 ARCHIFANTÁSTICO..............................................................

161

19 BELCEBÚ RELATA SU SEGUNDO DESCENSO AL PLANETA TIERRA ................................................................

187

20 TERCER VUELO DE BELCEBÚ AL PLANETA TIERRA ...............

215

21 PRIMERA VISITA DE BELCEBÚ A LA INDIA............................

233

22 BELCEBÚ EN EL TÍBET POR PRIMERA VEZ ............................

255

23 CUARTA ESTADÍA PERSONAL DE BELCEBÚ EN EL PLANETA TIERRA ............................................................

269

24 EL QUINTO VUELO DE BELCEBÚ AL PLANETA TIERRA ..........

313

25 EL MUY SANTO ASHYATA SHEYIMASH ENVIADO A LA TIERRA DESDE LO ALTO ............................................

343

26 LEGAMONISMO RELATIVO A LAS REFLEXIONES DEL MUY SANTO ASHYATA SHEYIMASH CON EL TÍTULO «EL HORROR DE LA SITUACIÓN» .........................................

349

27 DEL ORDEN DE EXISTENCIA QUE EL MUY SANTO ASHYATA SHEYIMASH CREÓ PARA LOS HOMBRES ...............................

361

8


8445-000 Relatos de Belcebu bueno_8445-000 Relatos de Belcebu 29/07/10 11:35 Página 9

ÍNDICE

28 EL PRINCIPAL CULPABLE DE LA DESTRUCCIÓN DE LOS SANTOS TRABAJOS DE ASHYATA SHEYIMASH ...............

383

29 LOS FRUTOS DE LAS CIVILIZACIONES ANTIGUAS Y LAS FLORES DE LAS CONTEMPORÁNEAS ..............................

403

30 EL ARTE.............................................................................

437

NOTAS .....................................................................................

507

9


8445-000 Relatos de Belcebu bueno_8445-000 Relatos de Belcebu 29/07/10 11:35 Página 17

CAPÍTULO I

D E S P E RTA R D E L P E N S A R

ENTRE TODAS LAS CONVICCIONES que se han formado en mi «presencia integral» durante mi vida responsable, ordenada de modo bien singular, hay una, inquebrantable, según la cual todos los hombres —sea cual fuere el grado de desarrollo de su comprensión, y sean cuales fueren las formas de manifestación de los factores que suscitan en su individualidad, ideales de todo género— sienten, siempre y en todas partes en la Tierra, la necesidad imperiosa de pronunciar en voz alta, o cuando menos mentalmente, cada vez que emprenden alguna cosa nueva, una invocación, comprensible a toda persona, aun a la más ignorante, invocación cuyos términos han variado según las épocas, y que se expresa hoy con estas palabras: «En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén». Por eso, al abordar esta aventura tan nueva para mí —escribir libros— comienzo yo también con esa invocación, que profiero en voz alta, claramente y hasta, como decían los antiguos tulusitas, con una «entonación plenamente manifestada»; esto, por supuesto, en la medida en que lo permiten los datos formados ya en mi presencia integral y fuertemente arraigados en ella, quiero decir, esos datos que se constituyen en la naturaleza del hombre durante su edad preparato17


8445-000 Relatos de Belcebu bueno_8445-000 Relatos de Belcebu 29/07/10 11:35 Página 18

RELATOS DE BELCEBÚ A SU NIETO

ria, los cuales determinan más tarde, durante su vida responsable, el carácter y la fuerza vivificadora de esa entonación. Habiendo comenzado así, puedo estar completamente tranquilo, y además debo estar, según los conceptos que nuestros contemporáneos se forman de la «moral religiosa», plenamente seguro de que en lo sucesivo «todo irá sobre ruedas» en mi nueva ocupación. En resumen, así empiezo; en cuanto al resto, no me queda más que repetir con el ciego: «¡Ya veremos!». Antes que nada, pongo mi propia mano, y lo que es mejor, la derecha —ella fue dañada ligeramente, hace tiempo, en un accidente, pero, en cambio, es muy mía y en toda mi vida jamás me ha traicionado—, la pongo sobre mi corazón, mi propio corazón también (no considero necesario extenderme aquí sobre la constancia o inconstancia de esa parte de mi Todo), y confieso francamente que, en cuanto a mí, no tengo ningún deseo de escribir; pero me veo obligado a ello por circunstancias independientes de mí, las cuales no sé todavía si son accidentales o si han sido creadas a propósito por fuerzas extrañas: sólo sé que estas circunstancias me obligan a escribir no cualquier bagatela buena de leer para dormirse, pero sí gruesos e importantes volúmenes. Sea lo que fuere, comienzo… Sí, pero ¿con qué comenzar? ¡Ah! ¡Diablos! ¿Va a volver esa sensación tan extraña y tan desagradable, experimentada hace tres semanas, mientras elaboraba en la mente el programa y el orden de las ideas que había resuelto propagar, sin saber tampoco con qué comenzar? No habría podido definir esa sensación sino con estas palabras: «el temor de estar sumergido en la marea de mis propios pensamientos». Para hacer cesar esa desagradable sensación, podría haber recurrido a la funesta facultad que poseo, como todo contemporáneo —ya que se nos hizo inherente—, de «dejarlo todo para mañana», sin sentir por ello el menor remordimiento de conciencia. 18


8445-000 Relatos de Belcebu bueno_8445-000 Relatos de Belcebu 29/07/10 11:35 Página 19

DESPERTAR DEL PENSAR

Y hubiera podido fácilmente «dejarlo para mañana», pues aún tenía tiempo por delante; pero hoy, ¡ay de mí!, eso no es posible, y cueste lo que cueste, «aunque reviente», tengo que emprenderlo. Pero, realmente, ¿con qué comenzar? ¡Hurra!… ¡Eureka!… Casi todos los libros que he llegado a leer en mi vida comenzaban con un prefacio. Será, pues, necesario, para mí también, comenzar con algo por el estilo. Digo bien «por el estilo» porque jamás, en toda mi vida, casi desde el momento en el que supe distinguir una muchacha de un muchacho, hice nada, absolutamente nada, como mis semejantes los bípedos, destructores de los bienes de la Naturaleza; por eso debo ahora —hasta me veo obligado a ello por principio— escribir diferentemente a como lo haría cualquier escritor. En vez del prefacio de rigor, empezaré, pues, con una sencilla advertencia. Comenzar con una advertencia será muy sensato de mi parte, por la sola razón de que esto no se contradice con ninguno de mis principios, ya sean orgánicos, psíquicos o hasta «extravagantes». Al mismo tiempo será completamente honesto, hablando desde luego objetivamente, porque espero con absoluta certeza, como también todos los que me conocen de cerca, que mis escritos hagan desaparecer en la mayoría de los lectores de una vez por todas —y no progresivamente, como le pasa a uno tarde o temprano— todos los «tesoros» que poseen, tesoros transmitidos por herencia o adquiridos por su propia labor, en la forma de «nociones tranquilizantes», que no evocan sino imágenes suntuosas de su vida presente o cándidos sueños del futuro. Los escritores profesionales comienzan ordinariamente sus introducciones dirigiéndose al lector con toda clase de títulos pomposos y de frases ampulosas, plenas de un énfasis meloso. Sólo en eso seguiré su ejemplo, y comenzaré también con una de esas «frases», evitando, claro está, hacerla tan azucarada como esas 19

Profile for Editorial Océano de México, SA de CV

9599c  

RELATOS C RÍTICAOBJETIVAMENTEIMPARCIAL DELAVIDADELOSHOMBRES LIBRO PRIMERO DEL TODO Y DE TODO / PRIMERA SERIE ÍNDICE R ELATOSDE B ELCEBÚASUNI...

9599c  

RELATOS C RÍTICAOBJETIVAMENTEIMPARCIAL DELAVIDADELOSHOMBRES LIBRO PRIMERO DEL TODO Y DE TODO / PRIMERA SERIE ÍNDICE R ELATOSDE B ELCEBÚASUNI...