Page 6

001-222 aventureras

27/03/09

11:09

Página 8

lores conservadores de la América profunda. Ella es la más joven y la más tímida, y todos la protegen como a una mascota. Hippolyte Havel, anarquista por convicción y camarero por necesidad, mucho más viejo que ella, la proclama oficialmente hija suya. «Justo lo que necesitaba. Una especie de refugio», recordará años después. Hace los trabajos más diversos –secretaria, peluquera, archivera– y al mismo tiempo escribe poemas, hace teatro y estudia escultura. En 1921 se embarca para Europa, siguiendo como siempre su instinto: «Fui a Nueva York en 1918 porque era el sitio en el que necesitaba estar en aquel momento. Y después a París, cuando París se convirtió en el lugar en el que necesitaba estar.» La capital francesa será su universidad: «Éramos completamente libres… Teníamos la ilusión de poder ir hacia delante y hacer nuestro trabajo, y que nada nos podría parar nunca.» No tiene un céntimo, como siempre. Sobrevive posando como modelo. De vez en cuando consigue vender una escultura. La salva Man Ray, que está buscando una ayudante. Empieza a trabajar en su estudio como técnica de cámara oscura. Aprende todo sobre baños químicos, sobre revelado, sobre impresión. Y a continuación se permite comprarse una máquina fotográfica y disparar las primeras imágenes. Empieza haciendo retratos, como Man Ray, y pronto se hace tan famosa como él. Sus fotos adornan las paredes de la librería americana de Sylvia Beach en la Rive Gauche. Todos los importantes del momento –Coco Chanel, André Gide, Marie Laurencin, Janet Flanner, James Joyce, Djuna Bar-

8

8089c  

oceano, mexico

8089c  

oceano, mexico