__MAIN_TEXT__

Page 1


MAGIA REAL La sabidurĂ­a antigua, la ciencia moderna y los poderes secretos del universo

Dean Radin

Magia real.indd 5

24/2/20 11:21


Título original: Real Magic Traducción: Rubén Cervantes Garrido Diseño de cubierta: Rafael Soria ©  2018, Dean Radin Publicado por acuerdo con Harmony Books, un sello de Crown Publishing Group, división de Penguin Random House LLC De la presente edición en castellano: ©  Arkano Books, Distribuciones Alfaomega S.L., 2018 Alquimia, 6 - 28933 Móstoles (Madrid) - España Tels.: 91 614 53 46 - 91 614 58 49 www.alfaomega.es - E-mail: alfaomega@alfaomega.es Primera edición: marzo de 2020 Depósito legal: M. 7.325-2020 I.S.B.N.: 978-84-17851-10-1 Impreso en España por: Artes Gráficas COFÁS, S.A. - Móstoles (Madrid) Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.

Magia real.indd 6

24/2/20 17:23


Índice

Prólogo ................................................................................. 11 1 Comienzo ......................................................................

15

2 ¿Ciencia y magia? ..........................................................

25

3 Popurrí mágico .............................................................

33

4 Los orígenes de la magia ..............................................

51

5 La práctica de la magia ................................................

89

6 Evidencias científicas . .................................................. 111 7 Magos de primera . ........................................................ 189 8 Hacia una ciencia de la magia ...................................... 203 9 Conclusiones . .............................................................. 233 Notas ................................................................................... 245 Agradecimientos ................................................................... 273 Índice temático ..................................................................... 275

Magia real.indd 7

24/2/20 11:21


Magia real.indd 8

19/2/20 16:01


A mis mĂĄgicos padres, Hilda (1923-2017) y Jerry, que celebraron su septuagĂŠsimo tercer aniversario de bodas en 2017; a mi cautivadora esposa, Susie; y a nuestros dos perritos, que se quedan embelesados con los objetos en movimiento, especialmente los gatos

Magia real.indd 9

19/2/20 16:01


Magia real.indd 10

19/2/20 16:01


PRÓLOGO

 g 

E

ditorial invitado, Provincia de Nueva Seattle, 1 de junio de 2915.

En el día de hoy, durante una excavación arqueológica en la región anteriormente conocida como el «noroeste americano», se ha descubierto un fragmento de un antiguo archivo digitalizado. La datación precisa del fragmento se desconoce debido a la corrupción de los bits, pero las estimaciones lo sitúan a comienzos del siglo xxiii. Parece ser un editorial del desaparecido servicio de noticias Galactica Today. Dice así: Es difícil imaginar la vida de principios del siglo xxi. El clima estaba fuera de control, los brotes virales eran endémicos y la economía global había quebrado. La población se encomendó a demagogos que prometían futuros grandiosos e irrealizables. A medida que se deterioraba el orden público, los resentimientos acumulados alimentaron el nacionalismo y después el tribalismo, que aceleraron la llegada del caos. No fue hasta mediados del siglo xxi, con la crisis en su máximo apogeo, que empezó a asomar una solución. La necesidad había resquebrajado los dogmas científicos y había permitido que se escucharan nuevas propuestas. La resultante tormenta de ideas reveló que las múltiples amenazas eran reflejo de un único dilema subyacente; un callejón sin salida que las nuevas tecnologías eran incapaces de resolver. El reto tenía su raíz en la defec-

Magia real.indd 11

19/2/20 16:01


12

magia real

tuosa comprensión humana de la consciencia, que, como ahora sabemos, es el pegamento fundamental que mantiene unido el tejido de la realidad. Esta verdad era ampliamente despreciada a principios del siglo xxi porque evocaba antiguos recelos y prejuicios sobre lo que los científicos del momento llamaban ingenuamente magia. Hicieron falta muchas generaciones para superar aquellos recelos. Hoy, los historiadores están de acuerdo en que el cambio de tendencia se produjo en torno al año 2095, cuando Hilda Ramírez, de la Universidad Estatal de Hunan, demostró por primera vez de manera concluyente la plasticidad de la realidad física. Su demostración de que la velocidad de la luz y otras constantes físicas eran constructos mentales, no certezas inviolables, alumbró una vía hacia la armonía global. A mediados del siglo xxii, la teoría de la cuasiholografía de Olga von Diesel —conocida hoy popularmente como neomagia— situó firmemente a la consciencia en un continuo junto a la materia y la energía. Pronto se criaron los primeros magos genéticamente mejorados, capaces, ya de niños, de aplacar rápidamente los fenómenos meteorológicos extremos. En el año 2160 se fundó la Federación Mundial de Magos, y los neomagos de todo el mundo recibieron el encargo de restaurar el clima, estabilizar la economía mundial y erradicar las enfermedades. Lo que nuestros heroicos predecesores no lograron prever fueron las consecuencias indeseadas de la popularización de la neomagia, especialmente entre la juventud. En el pasado, los adolescentes expresaban su angustia mediante actos furtivos de arte rebelde en espacios públicos. Dichas expresiones —nuestros ancestros las llamaban grafitis— aparecen repetidamente en los registros históricos, desde los torpes dibujos de las cuevas prehistóricas de Leang Timpuseng en Indonesia hasta las representaciones eróticas encontradas en las cubiertas inferiores de la estación espacial Titán. Este «arte» adolescente ha sido siempre una molestia, pero al menos podía limpiarse. Hoy, con el advenimiento del grafiti neomágico, nos enfrentamos a un problema más grave. Las bromas juveniles, como la última moda de convertir las farolas en flores carnívoras multi-

Magia real.indd 12

19/2/20 16:01


prólogo

13

colores, no son ya meras molestias. Representan un grave peligro para los peatones. Debemos poner fin a estos comportamientos infantiles antes de que pongan en riesgo el orden público. …

A partir de aquí, el documento se vuelve ilegible, pero la preocupación que expresa es inconfundible. Nos compadecemos de nuestros antepasados porque a los jóvenes magos de hoy les cuesta creer que hace apenas unos siglos la mayoría de la gente era felizmente ignorante del poder de la consciencia. Vivían en tiempos oscuros en los que las mentes más educadas se habían convencido a sí mismas, a pesar de la enorme cantidad de pruebas en su contra, de que la realidad surgía únicamente de diversas formas de energía. Sus torpes instrumentos eran incapaces de detectar el entramado multidimensional de la consciencia. Hicieron falta avances radicales en la teoría y el progreso de la noosfera inteligente para desarrollar una comprensión más profunda de la realidad. Hoy sabemos que el universo es mucho más flexible de lo que nuestros ancestros podían imaginar, pero seguimos enfrentándonos a un problema alarmante. La juventud rebelde continúa contaminando despreocupadamente el paisaje mental con formas de pensamiento sediciosas. Hay personas que alertan, incluso, del hecho de que estas nuevas formas de grafiti pueden estar alterando la historia. Un ejemplo de esta preocupación tiene que ver con la famosa estatua en la isla de la Libertad en el puerto de Nueva York. Existen pistas en los registros cronológicos que sugieren que nuestra amada estatua, el Filodendro de la Libertad, fue una vez una enorme mujer verde, no la gran planta verde que hemos estimado tanto durante siglos. El hecho de que pudiéramos haber honrado la estatua de una mujer verde nos parece ridículo, pero, si la historia está siendo alterada, nunca lo sabremos con seguridad. En cualquier caso, las consecuencias de cambiar la historia son tan peligrosas que, por precaución, hacemos un llamamiento a los magos adultos a lanzar hechizos inquebrantables para poner fin a estas bromas inmaduras antes de que amenacen nuestra existencia misma.

Magia real.indd 13

19/2/20 16:01


Magia real.indd 14

19/2/20 16:01


CAPÍTULO 1

COMIENZO

 g 

E

sobre la magia. No sobre la magia ficticia de Harry Potter, ni la magia fingida de Harry Houdini, ni la magia fraudulenta de los timadores. No me refiero a rayos azules emanando de las puntas de los dedos, a la lucha aérea sobre escobas, a la prestidigitación ni a ninguna otra invención artística o de efectos especiales. Este libro trata sobre la magia real. La magia real tiene tres categorías: la influencia mental sobre el mundo físico, la percepción de acontecimientos distantes en el tiempo o el espacio y las interacciones con entidades no físicas. Al primer tipo lo llamaremos fuerza de la voluntad, y está relacionado con los encantamientos y otras técnicas destinadas a influir de manera intencionada sobre los acontecimientos o los actos. El segundo es la adivinación, que está asociada a prácticas como la lectura del tarot y la catoptromancia. La tercera es la teúrgia, palabra de origen griego que significa «obra de dioses», y comprende métodos de evocación y comunicación con espíritus. A diferencia de los libros que estudian las creencias mágicas desde puntos de vista psicológicos o históricos, o que enumeran recetas para realizar hechizos, mi objetivo es explorar la magia real desde una perspectiva basada en las evidencias científicas. ¿Por qué una aproximación científica? Aunque la mayoría de los manuales ste libro trata

Magia real.indd 15

19/2/20 16:01


16

magia real

universitarios lo ignoran, existe una vasta literatura científica sobre la que se fundamenta nuestro conocimiento de la magia real. Cuando era estudiante universitario, ninguna de mis asignaturas hacía referencia alguna a esta literatura. Ahora, sin embargo, después de cuatro décadas estudiando magia de manera experimental, motivado por la curiosidad científica y sin una educación religiosa que me llevara a mostrar una especial simpatía hacia conceptos metafísicos, he llegado a dos conclusiones. En primer lugar, es indudable que la ciencia es el instrumento más preciso para el estudio de la realidad que la humanidad ha desarrollado hasta hoy. Lo que hemos descubierto colectivamente sobre la naturaleza de la Naturaleza a lo largo de los últimos tres o cuatro siglos, desde el cuanto hasta la cosmología, es un impresionante testimonio de nuestra creatividad e imaginación. Las tecnologías basadas en este conocimiento nos aportan pruebas de que nuestros descubrimientos son válidos. De este modo, cuando estudiemos la magia real, sería estúpido deshacernos de todo lo que ya sabemos. En segundo lugar, sin embargo, la realidad vista a través de la lente de la ciencia representa una porción extremadamente delgada de todo el asunto. La ciencia se centra exclusivamente en el mundo objetivo, mensurable y físico, y este enfoque excluye el único elemento de cuya existencia podemos estar seguros: nuestra consciencia, esa chispa interior de sensibilidad a la que llamamos «yo». Si bien es cierto que la práctica científica se ha centrado principalmente en el mundo objetivo, los métodos científicos son muy poderosos, de modo que, si queremos, podemos redirigir nuestra lente para mirar hacia dentro y explorar las capacidades de la consciencia. Y, cuando lo hacemos, nos asombra descubrir áreas de conocimiento completamente nuevas. Una de las consecuencias de asumir esta perspectiva interior es que el concepto de la magia pasa de ser una fantasía imposible a un aspecto de la Naturaleza que podemos empezar a estudiar. Desde esta perspectiva, términos como paranormal y sobrenatural nos resultan pintorescos y antediluvianos, del mismo modo que la medicina moderna ya no necesita conceptos como los «malos humores» para tratar los orígenes de las enfermedades.

Magia real.indd 16

19/2/20 16:01


comienzo

17

Exploraremos este nuevo campo del conocimiento a través de dos temas principales. Primero, y basándonos en una gran cantidad de pruebas experimentales, podemos afirmar con un alto grado de seguridad que la magia real existe. Segundo, existen corrientes científicas en alza que sugieren que lo que una vez se conoció como magia está destinado a convertirse en una nueva disciplina científica, igual que la astrología y la alquimia medievales evolucionaron para convertirse en la astronomía y la química actuales. La nueva disciplina estudiará la naturaleza psicofísica de la realidad, ese espacio misterioso e intersticial que late entre la mente y la materia. Comprender cómo funciona este espacio enigmático de un modo que sea consistente con el resto de la ciencia requiere de una nueva visión del mundo, una nueva lente a través de la cual entender la realidad. Otro asunto que trataremos será el hecho de que la magia no desapareció milagrosamente con el advenimiento de la cosmovisión científica, sino que sigue estando muy presente. El acto de rezar es una forma de magia intencionada, un acto mental dirigido a alterar el mundo de algún modo. Portar símbolos sagrados es una forma de magia simpatética, una correspondencia simbólica que supuestamente trasciende el tiempo y el espacio. Muchos rituales religiosos son antiguas formas de magia ceremonial. Asimismo, se observa una abundancia de libros populares sobre el poder de la aserción y el pensamiento positivo y todos están basados en principios mágicos inmemoriales. Desde una perspectiva científica convencional, estas prácticas extendidas son consideradas ejemplos de pensamiento mágico infantil, como cuentos de hadas. Algunos científicos emplean, incluso, la palabra magia como un sinónimo de bobada porque implica la idea —impensable desde el punto de vista científico— de que algunas cosas «sencillamente suceden» sin causa discernible o plausible. Pero magia no significa «sin causa», sino sencillamente que todavía no hemos desarrollado teorías científicamente aceptables que expliquen sus efectos. Como veremos, existen ya importantes pistas que pueden desembocar en teorías, de modo que es preferible considerar la magia real como un indicador del futuro de la ciencia en lugar de tomarla como algo infinitamente misterioso.

Magia real.indd 17

19/2/20 16:01


18

magia real

LA MAGIA ESTÁ POR TODAS PARTES La posibilidad de que la magia sea real puede resultarle tremendamente perturbadora a aquellos que preferirían que no existiera. Pensemos en A. J. Ayer (sir Alfred Jules Ayer, 1910-1989), un prominente filósofo británico especializado en positivismo lógico, una postura filosófica crítica que rechaza de plano todo tipo de conceptos metafísicos, religiosos o mágicos. Tal y como podríamos esperar, Ayer era un ateo acérrimo. A los setenta y siete años murió, pero afortunadamente resucitó y alegó, para sorpresa de todos, que había sufrido una experiencia cercana a la muerte (ECM). Lo describió como unos intentos reiterados de cruzar un río y «una luz roja, extremadamente brillante, y también muy dolorosa […] responsable del gobierno del universo». Ayer mantuvo su ateísmo, pero afirmó que aquella experiencia había «debilitado ligeramente» su convicción de que la muerte «será mi fin»1.

El hecho de que Ayer contara aquella experiencia es más sorprendente de lo que pudiera parecer. Los positivistas lógicos veteranos son duros de roer, y sus posturas intelectuales no se «debilitan ligeramente» por cualquier motivo. El nexo entre la magia y la ECM de Ayer es la teúrgia, la tercera categoría de magia. Las ECM apuntan a la existencia de formas de consciencia incorpóreas, o espíritus, y, para muchas personas que han tenido estas experiencias, la realidad de dichos espíritus es virtualmente una certeza2. Por el momento, sin embargo, no hay modo estrictamente objetivo de saber si esta es la única interpretación posible. Volveremos a este asunto en detalle más adelante. Otro ejemplo de la intrusión de la magia en el mundo cotidiano está protagonizado por William Friedkin, el director de la película El exorcista. Antes de realizar su famosa película, Friedkin nunca había presenciado un exorcismo; más tarde, decidió hacerlo. Pasó una temporada con el padre Gabriel Amorth, un exorcista del Vaticano, sin

Magia real.indd 18

19/2/20 16:01


comienzo

19

que ello le hiciera abandonar su agnosticismo. Sin embargo, después de enseñarles un vídeo de un terrorífico exorcismo a tres importantes neurocientíficos y tres psiquiatras y no recibir el rechazo que esperaba de tales expertos, «se llevó un susto de muerte»3. Un tercer ejemplo nos lo proporciona el historiador Michael Shermer, un célebre escéptico hacia lo paranormal. En su columna de septiembre de 2016 en Scientific American, se preguntaba: «¿Es posible medir fenómenos sobrenaturales o paranormales?». Su respuesta fue un no inequívoco: Cuando lo conocido se encuentra con lo desconocido, sentimos la tentación de inyectar fuerzas paranormales o sobrenaturales para explicar misterios sin resolver. Debemos resistir esa tentación porque dichos esfuerzos nunca podrán tener éxito, ni siquiera en principio4.

«Ni siquiera en principio» recuerda a una cita atribuida a Mark Twain: «No es lo que desconoces lo que te mete en líos, sino lo que sabes con seguridad que no es así»5. Shermer justificaba su seguridad citando al físico de Caltech Sean Carroll, que concluía que las leyes de la física «excluyen la posibilidad de que existan verdaderos poderes psíquicos». ¿Por qué? Porque, según Shermer, «las partículas y fuerzas de la naturaleza no nos permiten doblar cucharas, levitar ni leer las mentes». Además, según Carroll: […] sabemos que no existen partículas o fuerzas nuevas esperando a ser descubiertas. No es cuestión de que sencillamente no las hayamos encontrado todavía, sino de que sin lugar a dudas las habríamos descubierto si tuvieran las características adecuadas para ofrecernos los poderes requeridos6.

Ignorando lo que la historia nos enseña acerca de tales muestras públicas de arrogancia, Shermer concluyó con seguridad que la búsqueda de fuerzas paranormales o sobrenaturales «nunca podrá tener éxito». Con ello, daba un portazo al asunto.

Magia real.indd 19

19/2/20 16:01


20

magia real

Hasta aquí se trata de un comportamiento escéptico habitual. Lo curioso de esta historia, sin embargo, es que dos años antes de dar aquel portazo, Shermer había recomendado hacer lo contrario. En octubre de 2014 comenzaba su columna en Scientific American con esta sorprendente confesión: A menudo me preguntan si me he encontrado alguna vez con algo que no pudiera explicar. Con ello, mis interlocutores no se refieren a enigmas complejos como la consciencia o la política exterior de los Estados Unidos, sino a acontecimientos anómalos y desconcertantes que sugieren la existencia de lo paranormal o sobrenatural. Mi respuesta es: sí, ahora sí7.

Pasaba entonces a describir un acontecimiento que había tenido lugar en junio de 2014, cuando estaba planificando su boda con su novia, Jennifer Graf. El abuelo de esta había sido lo más parecido a una figura paterna para ella, pero había muerto trágicamente cuando la joven tenía dieciséis años. Una de las pocas reliquias que Jennifer había guardado de su abuelo era una radio Philips de 1978. Shermer trató de arreglarla cambiándole las pilas, buscando conexiones sueltas y dándole golpes contra una superficie dura, sin éxito. Así que se rindió y la guardó en el fondo del cajón de un escritorio de su habitación. Tres meses más tarde, Shermer y Graf, ya casados, se encontraban en su casa de California. A ella le había entristecido que su abuelo no hubiera estado presente para llevarla al altar, pero, después de la ceremonia, sucedió algo extraño. De repente, empezaron a escuchar música. Siguieron el rastro del sonido y comprobaron que provenía del cajón del escritorio. Se trataba de la radio de su abuelo, que estaba reproduciendo una canción de amor. Los dos se quedaron estupefactos y permanecieron en silencio. Finalmente, Graf susurró: «Mi abuelo está aquí con nosotros. No estoy sola». La radio siguió sonando aquella noche, paró al día siguiente y no volvió a funcionar nunca más. La reacción de Shermer: «Debo admitir que me descolocó y sacudió los cimientos de mi escepticismo». Lleno de asombro aún, escribió que, como resultado:

Magia real.indd 20

19/2/20 16:01


comienzo

21

[Si] se nos pide que nos tomemos en serio el credo científico que nos obliga a mantener una mente abierta y permanecer agnósticos cuando las pruebas no son concluyentes o el enigma no está resuelto, no deberíamos cerrar las puertas de la percepción, cuando el hecho de mantenerlas abiertas nos permitiría maravillarnos ante lo misterioso.

¿Qué sucedió entre esta modesta llamada a la apertura ante lo misterioso y su portazo de dos años después? No puedo especular sobre el cambio de opinión de Sherman, pero lo que sí sabemos es que, cuando experimentamos un acontecimiento que cuestiona nuestras creencias, no es infrecuente olvidarlo rápidamente, o incluso negar que haya sucedido. Los psicólogos emplean el término represión para describir tales casos8.Tal y como lo describió una vez el mago Peter Carroll: «Cuando la gente presencia acontecimientos mágicos reales, consigue no reparar en ellos de alguna manera. Si se les obliga a advertir algo innegablemente mágico, puede que sientan terror, náuseas o indisposición»9. La experiencia de Sherman sugiere que la magia real está siempre presente, esperando pacientemente justo debajo de la tranquila superficie del mundo cotidiano. De vez en cuando, sus tentáculos nos rozan la pierna y nos provocan escalofríos. Es esa cualidad electrizante la que hace que la magia ficticia resulte tan cautivadora, que los trucos de magia sean infinitamente entretenidos, y los fraudes mágicos, tan fáciles de perpetrar. La palabra magia viene del griego magos, que hace referencia a un miembro de la clase sabia y sacerdotal, que a su a vez procede de la palabra persa antigua mágush, que significa «ser capaz» o «tener poder». A principios del siglo xix, la palabra magia también adquirió connotaciones referidas al entretenimiento, el disfrute o la atracción. Magia asimismo sugiere lo exótico, lo extraño o lo «otro». Este subtexto es una de las principales razones por las que la magia resulta siempre fascinante, si bien dicha cualidad se manifiesta a menudo como algo simultáneamente atractivo y repulsivo, una sensación similar a la que produce presenciar, por ejemplo, un acciden-

Magia real.indd 21

19/2/20 16:01


22

magia real

te ferroviario. Nuestra magia, que es una faceta esencial de nuestras prácticas religiosas, es por supuesto fascinante y perfectamente aceptable. Las prácticas de ellos, en cambio, son peligrosas, indignantes y malvadas. A propósito, la palabra fascinar proviene de la palabra latina fascinatus, que significa «hechizar o encantar». Las palabras hechizar y encantar tienen el mismo significado aproximado que magia, al igual que encanto y glamur. La magia está por todas partes.

PODER Al igual que en tiempos pasados, muchas personas interesadas hoy en la magia están motivadas por un deseo de ejercer poder: poder para obtener riqueza, fama, amor o sexo. Todas estas aplicaciones son posibles, y existen muchos libros, vídeos, páginas web y apps para smartphones que ofrecen recetas de rituales y hechizos mágicos. Puede que algunos, especialmente aquellos que profesan una fe religiosa ortodoxa, sientan aversión ante la idea de hechizar. Muchas religiones tradicionales enseñan que la magia y la bujería son esencialmente demoníacas y malignas, pero la manera de emplear esa magia depende enteramente del mago. El poder en sí mismo, al igual que cualquiera de las fuerzas fundamentales del universo, es moralmente neutro. La fisión y fusión nucleares son simplemente dos aspectos del funcionamiento del mundo. Las preguntas morales surgen cuando empleamos tales fenómenos naturales para crear armas. El uso de poderes mágicos para manipular o explotar a otras personas recibe el nombre de magia negra y resulta profundamente seductor porque, como escribió una vez el filósofo existencialista Jean-Paul Sartre, «el infierno son los otros»10. Lo que esto quiere decir es que, como criaturas sociales que somos, dependemos de otras personas, a las que pueden interesarles o no nuestros deseos, y eso puede conducir fácilmente a conflictos personales. El uso de la magia para resolver estos conflictos viola de manera indignante la Regla de Oro, y por eso se trata de algo inmoral.

Magia real.indd 22

19/2/20 16:01


comienzo

23

Por cierto, los rezos destinados a herir a otros también son muestras de magia negra. Los cristianos de extrema derecha en Estados Unidos claman constantemente contra los males demoníacos de la brujería, pero al mismo tiempo rezan con intensidad para influir sobre los demás. Sirva de ejemplo un individuo que afirmó durante los debates electorales estadounidenses de 2016 que rezaba para «que la confusión nublara la mente de Hillary Clinton y que el miedo cayera sobre ella»11. Más tarde, desde el otro bando, un grupo de magos ceremoniales descontentos con el resultado de las elecciones lanzó un «hechizo para atar a Donald Trump y todos sus cómplices»12. Este tipo de hechizos forman parte de la tradición milenaria de las defixiones. Su objetivo es atar o constreñir al objeto del hechizo, y muchos argumentarían que no se trata de magia negra porque no intenta herir a otros individuos; lo que hace es intentar prevenir el daño o amenaza que esa persona pudiera infligir a otros. Este razonamiento demuestra que existe un terreno resbaladizo que justifica el uso de una magia «gris», ni blanca ni negra. En lo que se refiere a las consecuencias de la práctica de la magia negra, pensemos en Darth Vader, de La guerra de las galaxias, en Sméagol, de El señor de los anillos, o en la leyenda de Fausto13. Ninguna de esas historias acaba bien. En el seno de la cosmovisión mágica, todo está profundamente interconectado, de modo que, si tu intención es herir a los demás, es probable que acabes hiriéndote a ti mismo. Esto se debe no solo a la mala conciencia, sino a algo parecido a la tercera ley de Newton: a cada acción se opone una reacción igual en sentido contrario. Digamos, sencillamente, que sería por demás prudente evitar la magia negra. Más adelante nos detendremos en unas cuantas prácticas mágicas que puedes probar tú mismo para abrirte el apetito, pero este libro no pretende ser un manual de instrucciones. Lo que nos interesa aquí son unas preguntas más básicas, como: ¿es posible estudiar magia empleando principios y métodos científicos? ¿Qué nos dice esa evidencia sobre la realidad de la magia? Y ¿existen pistas en el ámbito de la magia actual que nos indiquen cómo funciona?

Magia real.indd 23

19/2/20 16:01


24

magia real

ADÓNDE NOS DIRIGIMOS En el capítulo 2 describiré mi sorpresa cuando entendí que llevaba casi cuatro décadas estudiando magia sin haberme dado cuenta. Después repasaremos un popurrí de temas mágicos, desde la cultura popular hasta el estudio académico de la magia, debatiremos porqué la magia es a la vez genial y terrorífica, hablaremos de los horrores persistentes de la caza de brujas y analizaremos porqué no podemos evitar el pensamiento mágico (Capítulo 3). De ahí pasaremos a un repaso de la historia de las tradiciones esotéricas, ya que es allí donde encontraremos pistas sobre el funcionamiento de la magia (Capítulo 4). A continuación estudiaremos ciertas prácticas mágicas elementales (Capítulo 5), seguidas de un análisis de algunas de las evidencias científicas que prueban la existencia de la magia (Capítulo 6). Aprenderemos que los resultados de la mayoría de los estudios científicos sobre principios mágicos son altamente relevantes desde un punto de vista estadístico, pero por lo general pequeños en magnitud. A ese capítulo lo seguirán tres casos prácticos de magos reales de primer nivel. Veremos cómo los efectos observados habitualmente en el laboratorio pueden alcanzar proporciones impresionantes en personas excepcionales con mucho talento (Capítulo 7). Esto nos conducirá a un debate sobre el funcionamiento de la magia (Capítulo 8), que incluirá asuntos como los cimientos metafísicos de la ciencia, las jerarquías del conocimiento que la ciencia emplea para dividir la realidad en disciplinas independientes, las distintas tendencias científicas y por qué todo ello nos lleva a una nueva visión del mundo basada tanto en la ciencia como en la magia. Y al final redondearemos la cuestión introduciendo robots psíquicos levitantes, entre otras cosas (Capítulo 9).

Magia real.indd 24

19/2/20 16:01


Profile for Editorial Océano de México, SA de CV

20910C  

Magia real. La sabiduría antigua, la ciencia moderna y los poderes secretos del universo Radin, Dean Este libro incluye una breve historia...

20910C  

Magia real. La sabiduría antigua, la ciencia moderna y los poderes secretos del universo Radin, Dean Este libro incluye una breve historia...