20316c

Page 1


REFUGIO MILENARIO SEDE DE LA AGENCIA WELLS

Se prepara una nueva misión para los tres Detectives del Tiempo…

ANNIKA LINDBERG TOM O’CLOCK Espíritu de aventura, carácter combativo, poco diplomática.

JOSH BENNETT Pasión por la historia, Estilo impecable, discurso gran intuición, un brillante, el príncipe de desastre con las chicas. los fanfarrones.

ESPIRALÓMETRO Y LIBRETA Los instrumentos del oficio heredados del abuelo Gordon.


CRONOLABIO

Marcador de las burbujas temporales. Se ilumina cuando registra una anomalía en la historia.

rso

MISS DRISCOLL

Mirada fría, nervios a flor de piel, guía indispensable de los jóvenes detectives.


Primera edición: octubre de 2017 Título original italiano: La rapina del secolo Idea original: Mario Pasqualotto Supervisión del texto: Luca Blengino Cubierta: Stefano Turconi Ilustraciones: Flaviano Armentaro Adaptación del diseño y maquetación: Endoradisseny Edición: Jose M. López Dirección editorial: Iolanda Batallé Prats © 2016 Atlantyca Dreamfarm s.r.l., Italia Publicado por primera vez por De Agostini Libri, S.p.A. © 2017 Andrés Prieto, por la traducción © 2017 La Galera, SAU Editorial, por la edición en lengua castellana Derechos internacionales © Atlantyca S.p.A., via Leopardi, 8 - 20123 Milán (Italia) - foreignrights@atlantyca.it, www.atlantyca.com Todos los nombres y personajes contenidos en este libro son licencia exclusiva de Atlantyca S.p.A. en la versión original. Les versiones traducidas y/o adaptadas son propiedad de Atlantyca S.p.A. Todos los derechos reservados. Casa Catedral ® Josep Pla, 95 08019 Barcelona www.lagaleraeditorial.com lagalera@lagaleraeditorial.com Impreso en Limpergraf 08210 Barberà del Vallès Depósito legal: B-16.558-2017 Impreso en la UE ISBN: 978-84-246-6149-6 No se permite almacenar, reproducir o transformar de ninguna manera, ya sea electrónica o mecánica, incluyendo la fotocopia o el escaneo o cualquier otro sistema de almacenaje, la totalidad o parte de este libro sin la autorización escrita del propietario del copyright. Para más información, contactar con Atlantyca S.p.A.


Sir Steve Stevenson

El robo del siglo Ilustraciones de Flaviano Armentaro TraducciĂłn de AndrĂŠs Prieto


Agencia

Misión n.º 0655498760976 Grado de los agentes: Hierro Forjado Lugar: Carson City, Nevada Año: 1877

OBJETIVO DE LA MISIÓN Vigilar una cantidad enorme de lingotes de plata cargados en un tren con dirección a Nebraska que tienen que entregarse a los responsables de una institución financiera. RIESGO DE

BURBUJA

Black Bart ha anunciado su intención de robar los lingotes de plata. Si el golpe tuviera éxito, los estadounidenses perderían la confianza en el tren y la línea ferroviaria tendría que cerrar, con graves consecuencias para la historia futura. La probabilidad de que estalle la burbuja es mínima.

ÉPOCA Valientes buscadores de oro, hombres de negocios sin escrúpulos, sheriffs con buen corazón, bandidos sanguinarios: nos encontramos en medio del viejo y salvaje Oeste, una época legendaria inmortalizada en miles de libros y películas.


GUARDIÁN DE LA MISIÓN

Patton McCoy, detective de nivel Plata Bruñida. Sus modales son bruscos y autoritarios. Es el sheriff de Carson City.

A QUIÉN OS ENCONTRARÉIS LADY FIONA MEADOWS La hija del terrateniente más rico de Carson City. Elegante y vanidosa, su primer viaje en tren tiene como objetivo ir de compras a Omaha.

ALEX DONOVAN

Hijo de Montgomery Donovan, el propietario de los lingotes de plata. ¡Ha diseñado una caja fuerte a prueba de bombas para protegerlos!

CORMANO DE LA FUENTE Mexicano. Antiguo ladrón de gallinas. Tras un par de años en la cárcel, parece que se ha reformado. Hay que vigilarlo de cerca.


Prólogo

Utah, primavera de 1877

Los tres chicos asomaron la cabeza con prudencia por encima de la pila de troncos de abeto californiano. A sus pies, las vías del tren chirriaban perezosamente al paso de los vagones. La chimenea de la locomotora lanzaba una densa humareda y el polvoriento paisaje de los alrededores estaba sumergido en la luz del atardecer. Más allá de las colinas, al sur, los contrafuertes de las Montañas Rocosas parecían brillar. —Debe de estar justo delante de nosotros —dijo Tom, forzando la vista. —¡Ahí está! ¡Estabas en lo cierto! —gritó Annika. 9

9


Prólogo Encima del techo del vagón del ganado, uno por delante de aquel en que estaban escondidos, había aparecido una figura envuelta en una capa. —¿Y ahora qué hacemos? —preguntó Josh, intentando recomponerse el pelo revuelto por el viento—. Parece la escena final de Ese maldito tren sanguinario, pero en la película las cosas no acababan bien para nuestros héroes... —No sé qué pasa en la película, pero yo lo tengo muy claro —afirmó Annika. Justo después de decirlo, saltó sobre la pila de leña y se dirigió al hombre en un tono decidido: —¡Sabemos cuáles son tus intenciones, vándalo! Será mejor que te rindas, ¡tu plan ha fracasado! Como única respuesta, el individuo de la capa movió la mano izquierda hacia su cinturón en un gesto fulminante. —¡AL SUELO, ANNIKA! —gritó Josh, que se precipitó sobre su compañera y la obligó a tumbarse sobre los troncos. Un instante más tarde sonó un disparo y, pocos 10


Utah, primavera de 1877 metros más allá, un trozo de corteza estalló en una nube de astillas. —¡No puedo creerme que nos haya disparado de verdad! —balbuceó Josh espantado. —Es un bandido, ¿qué esperabas? —respondió sarcástica la chica. —Me parece que lleva el viejo colt de 1849 —comentó Tom—. Por suerte, no era demasiado preciso en el tiro. —Muchas gracias, sabelotodo, ahora me quedo más tranquilo —se burló su amigo—. Ostras, acabaremos acribillados... ¡o aplastados bajo el tren! —¡Mirad! —exclamó Annika. La humareda de la chimenea había envuelto el vagón del ganado y, en cuanto el humo negruzco se disolvió, el pistolero desapareció con ella. —¿Y ahora adónde ha ido a parar? —preguntó Josh—. No estará acercándose a nosotros, ¿verdad? —Ha bajado hasta el gancho que une este vagón con el resto del tren —respondió Tom—. ¡Está a punto de completar su plan! 11


Prรณlogo

12


Utah, primavera de 1877

13


Prólogo En ese preciso momento se oyó un chirrido metálico. El tren sufrió una sacudida que hizo que los tres detectives se tambalearan de un lado a otro. Josh perdió el equilibrio y cayó de lo alto de la pila de leña. Por suerte, en el último momento, Annika lo agarró por la solapa de la chaqueta. Mientras tanto, el vagón donde viajaban y el resto de vagones que iban detrás comenzaron a reducir la marcha. —Hemos caído en una trampa —dijo Tom, observando nervioso el paisaje. En lo alto de una colina no muy lejana había aparecido una nube de polvo y se oía el ruido de unas pezuñas que se acercaban rápidamente. —Ahora sí que empiezan los problemas —murmuró.

14