Page 24

40

La Dieta Keto

Por si tal cosa no bastara, después de que la insulina in‑ troduce calorías en tus células grasas, cierra la puerta, de ma‑ nera que las atrapa ahí. Una vez que esas preciosas fuentes de combustible quedan encerradas en tus células grasas, dispo‑ nes de muy poca glucosa para la propulsión de tus músculos y cerebro. Al percibir una escasez de alimentos, el cerebro esti‑ mula la sensación de hambre. Por tanto, según el doctor Lud‑ wig y otros especialistas, no engordamos porque comamos en exceso; los alimentos procesados y azucarados han programa‑ do el crecimiento de nuestras células grasas, y esto es lo que hace que comamos de más. Para decirlo de otro modo, los bo‑ cadillos azucarados altamente procesados y los almidones, todos ellos bajos en grasas, son una importante causa de la epidemia de obesidad. Al mismo tiempo, el azúcar inducida por los carbohidra‑ tos que flota en tu sangre provoca en tu cuerpo una reacción inflamatoria inmune para deshacerse de esa azúcar y, como ya dije, la inflamación está implicada en afecciones tan graves como el mal de Alzheimer y el cáncer. La inflamación es la res‑ puesta de tu cuerpo a amenazas externas. Cuando la emplea pa­ ra impedir que se infecte una herida en uno de tus dedos, puede salvarte la vida. Cuando se vuelve crónica por problemas como demasiada azúcar en la sangre o placa en las arterias, equivale a un incendio de grandes proporciones en tu cuerpo, que perju‑ dica a los tejidos y causa estragos en diversos órganos.

Las grasas densas en nutrientes te mantienen sano El furor del bajo contenido de grasas iniciado en la década de 1970 se basó en una lógica imperfecta pero bien intencionada: como un gramo de grasas tiene más del doble de calorías que

Profile for Editorial Océano de México, SA de CV

18677c  

La dieta Keto; Josh Axe La dieta cetogénica o keto es una de las más practicadas en el mundo, y con justa razón: se ha comprobado que quema...

18677c  

La dieta Keto; Josh Axe La dieta cetogénica o keto es una de las más practicadas en el mundo, y con justa razón: se ha comprobado que quema...