Page 6

A la mañana siguiente, el rey, la reina, la dama de compañía y los guardias fueron a buscar aquella puerta marcada con una cruz, pero se encontraron con que en todas había una. Abatidos, regresaron a palacio. Allí, la reina tuvo una idea: con un trozo de tela confeccionó una pequeña bolsa, la llenó de harina, la cosió al vestido de la princesa e hizo un agujerito en la parte inferior. Así, siguiendo el rastro de harina, podría saber a dónde se dirigía la joven.

150

Llegó la noche y el soldado enamorado que quería casarse con la princesa mandó al primer perro a que se la trajera. El animal no se dio cuenta de que a su vuelta iba dejando un reguero de harina, así que al día siguiente, los guardias regios apresaron al soldado y lo llevaron a la cárcel, en donde el soldado quedó afligido y sin su encendedor. Al día siguiente, miró a través de la reja de su celda y vio que mucha gente se estaba reuniendo para presenciar su ejecución.

Profile for Editorial Océano de México, SA de CV

18255c.pdf  

¿Quién dijo que las princesas son aburridas? En estas páginas encontraréis a las princesas más intrépidas y valientes, a otras románticas e...

18255c.pdf  

¿Quién dijo que las princesas son aburridas? En estas páginas encontraréis a las princesas más intrépidas y valientes, a otras románticas e...