Page 1


Dr. Richard Béliveau Dr. Denis Gingras

LOS ALIMENTOS CONTRA EL CÁNCER La prevención del cáncer a través de la alimentación

Alimentos contra el cancer.indb 3

16/05/17 16:25


NOTA IMPORTANTE: en ocasiones las opiniones sostenidas en «Los libros de Integral» pueden diferir de las de la medicina oficialmente aceptada. La intención es facilitar información y presentar alternativas, hoy disponibles, que ayuden al lector a valorar y decidir responsablemente sobre su propia salud, y en caso de enfermedad, a establecer un diálogo con su médico o especialista. Este libro no pretende, en ningún caso, ser un sustituto de la consulta médica personal. Aunque se considera que los consejos e informaciones son exactas y ciertas en el momento de su publicación, ni los autores ni el editor pueden aceptar ninguna responsabilidad legal por cualquier error u omisión que se haya podido producir. Título original: Les aliments contre le cancer: la prévention du cancer par l’alimentation Autores: Richard Béliveau y Denis Gingras © Les Éditions du Trécarré, 2016. © de la traducción: Núria Viver, 2017. © de esta edición: RBA Libros S.A., 2017. Avda. Diagonal, 189 - 08018 Barcelona. rbalibros.com Primera edición: junio de 2017 ref.: rpra355 978-84-9118-084-5 depósito legal: b. 11.635-2017 isbn:

Impreso en España · Printed in Spain Queda rigurosamente prohibida, sin autorización por escrito del editor, cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra, que será sometida a las sanciones establecidas por la ley. Pueden dirigirse a Cedro (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesitan fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47). Todos los derechos reservados.

Alimentos contra el cancer.indb 4

16/05/17 16:25


Este libro está dedicado a todas las personas que padecen cáncer.

Nuestro más sincero agradecimiento a los valiosos patrocinadores de la Cátedra de Prevención y Tratamiento del Cáncer, especialmente a Nautilus Plus, que, con su apoyo financiero, nos permiten continuar nuestros trabajos de investigación.

Alimentos contra el cancer.indb 5

16/05/17 16:25


Contenido prólogo a la segunda edición

9

prólogo a la primera edición

11

Primera parte  - El cáncer, un enemigo temible 1 La plaga del cáncer 2 ¿Qué es el cáncer? 3 El cáncer, una cuestión de entorno... celular 4 La prevención del cáncer mediante la alimentación 5 Los compuestos fitoquímicos: ¡Un cóctel anticanceroso en nuestro plato!

13 15 31 45 59 77

segunda parte  - Los alicamentos, alimentos anticancerosos

93

6 ¡Las células cancerosas detestan la col! 7 El ajo y la cebolla, o cómo ahuyentar el cáncer 8 La soja, una fuente incomparable de fitoestrógenos anticancerosos 9 Las especias y las plantas aromáticas se dan gusto de... ¡prevenir el cáncer!

Alimentos contra el cancer.indb 6

95 109 121 139

16/05/17 16:25


10 El té verde, para calmar el alma... y el cáncer 11 La pasión por las frutas del bosque 12 Los omega 3: ¡por fin grasas buenas! 13 El tomate, para hacer enrojecer al cáncer 14 Los cítricos, un zumo de moléculas anticancerosas 15 In vino veritas 16 La biodiversidad anticancerosa

151 163 175 187 195 203 217

tercera parte  -  prevenir el cáncer en el día a día

235

17 En el menú: ¡combatir el cáncer!

237

conclusión

255

bibliografía

257

CRÉDITOS FOTOGRÁFICOS

265

Alimentos contra el cancer.indb 7

16/05/17 16:25


Alimentos contra el cancer.indb 8

16/05/17 16:26


Prólogo a la segunda edición

Nuestra visión del cáncer se ha modificado considerablemente a lo largo de los últimos años. Se ha percibido durante mucho tiempo el cáncer como una enfermedad fulminante que aparece de un día para otro, pero ahora se sabe que se trata más bien de una enfermedad crónica, que requiere, en la mayoría de los casos, varios decenios para llegar a un estadio clínico. Todos somos portadores de tumores inmaduros y, por lo tanto, con un riesgo elevado de desarrollar un cáncer, pero los avances de la investigación han demostrado claramente que es posible retrasar la progresión de estas células precancerosas adoptando buenos hábitos de vida que les impidan acumular mutaciones y llegar a un estadio maduro. Por lo tanto, el objetivo principal de la prevención de cáncer no es impedir la aparición de células cancerosas, sino sobre todo retrasar suficientemente su progresión para que no puedan llegar al estadio de cáncer

maduro durante los ocho o nueve decenios de una vida humana. En los últimos diez años, varios estudios han confirmado que los hábitos alimentarios de los países occidentales desempeñan un papel preponderante en la elevada incidencia de cáncer que afecta a nuestras sociedades. Todos los países, sin excepción, que adoptan el modo de alimentación en auge en Occidente, es decir, rico en azúcar, en carne y en productos transformados, pero pobre en vegetales, se enfrentan a una elevación alarmante de la obesidad, la diabetes y varios tipos de cáncer. La importancia de estas observaciones exige una actualización completa de este libro a fin de integrar los últimos desarrollos de la investigación. El potencial de prevención del cáncer sigue siendo destacable, porque dos tercios de los cánceres pueden evitarse con la ayuda de simples modificaciones de nuestro modo de vida, incluidos los hábitos alimentarios.

9

Alimentos contra el cancer.indb 9

16/05/17 16:26


Alimentos contra el cancer.indb 10

16/05/17 16:26


Prólogo a la primera edición

El cáncer continúa desafiando los progresos de la medicina moderna y sigue siendo, después de cuarenta años de investigación intensiva, una enfermedad enigmática, responsable cada año de la muerte prematura de millones de personas. Si bien algunos cánceres se tratan actualmente con éxito, otros siguen siendo extremadamente difíciles de combatir y constituyen la causa principal de mortalidad entre la población activa. El descubrimiento de nuevos medios para aumentar la eficacia de las terapias anticancerosas actuales reviste, más que nunca, una importancia capital. El objetivo de este libro es presentar un resumen de los datos científicos disponibles actualmente que muestran que ciertos tipos de cáncer pueden prevenirse modificando los hábitos alimentarios, incluyendo alimentos que tienen el poder de combatir los

tumores en su origen e impedir su desarrollo. La naturaleza rebosa de alimentos ricos en moléculas con propiedades anticancerosas muy potentes, que pueden luchar contra esta enfermedad sin causar efectos secundarios perjudiciales. Estos alimentos poseen múltiples propiedades terapéuticas análogas a las de los medicamentos de origen sintético y proponemos designarlos con el término alicamentos para ilustrar estas propiedades. Tenemos la posibilidad de utilizar en nuestro provecho este arsenal de compuestos anticancerosos presentes de manera natural en diversos alimentos como complemento esencial de las terapias actualmente disponibles. Aprovechemos esta oportunidad para cambiar las probabilidades a nuestro favor, porque una dieta alimentaria basada en un aporte constante de alicamentos puede prevenir la aparición de varios tipos de cáncer.

11

Alimentos contra el cancer.indb 11

16/05/17 16:26


Alimentos contra el cancer.indb 12

16/05/17 16:26


Primera parte

El cáncer, un enemigo temible 1 La plaga del cáncer 2 ¿Qué es el cáncer? 3 El cáncer, una cuestión de entorno... celular 4 La prevención del cáncer mediante la alimentación 5 Los compuestos fitoquímicos: ¡Un cóctel anticanceroso en nuestro plato!

15 31 45 59 77

13

Alimentos contra el cancer.indb 13

16/05/17 16:26


Casi todas las desgracias de la vida vienen de las ideas falsas que tenemos sobre lo que nos ocurre. Stendhal, Diario (1801-1805)

Alimentos contra el cancer.indb 14

16/05/17 16:26


Capítulo 1

La plaga del cáncer

El cáncer en cifras Algunas personas tienen un miedo terrible a viajar en avión; a otras, les aterrorizan los tiburones o los rayos. El temor a las consecuencias negativas de acontecimientos que están fuera de nuestro control parece ser una característica muy particular de la especie humana. Sin embargo, el riesgo real de sufrir un día estas pruebas extraordinarias es relativamente bajo comparado con el que tiene relación directa con la vida cotidiana (Figura 1). Por ejemplo, las personas obesas tienen casi un millón de veces más riesgo de morir prematuramente por su exceso de peso que por un accidente de avión, y cualquiera de ustedes es al menos 50.000 veces más susceptible de verse afectado por el cáncer que por un rayo durante su existencia, e incluso mucho más si adopta un comportamiento de riesgo, como fumar. De entre todos los peligros a los que tenemos que enfrentarnos, el cáncer constituye una amenaza real; esta enfermedad afectará a

una persona de cada tres antes de los 75 años y una persona de cada cuatro sucumbirá a las complicaciones ligadas al cáncer. Cada año, 10 millones de personas en el mundo desarrollan un cáncer y 7 millones de fallecimientos se deben a esta enfermedad, lo cual corresponde al 12 % de todos los fallecimientos registrados a escala mundial. Y la situación no está mejorando, puesto que actualmente se estima que, con el envejecimiento de la población, se diagnosticarán cada año 15 millones de nuevos casos de cáncer. Solamente en América del Norte, 10 millones de personas viven en la actualidad con un cáncer y 600.000 personas morirán de esta enfermedad cada año. Para comprender el alcance de la tragedia, imagine que el telediario le presenta cada día la caída de un Boeing 747 repleto de pasajeros o el hundimiento de las torres gemelas del World Trade Center tres veces a la semana... Por no hablar del coste relacionado con el tratamiento de 15

Alimentos contra el cancer.indb 15

16/05/17 16:26


Los alimentos contra el cáncer

las personas enfermas de cáncer, evaluado en 180.000 millones de dólares anuales, y que no dejará de aumentar a lo largo de los próximos años. Estas cifras ilustran la magnitud del problema de salud pública que plantea el cáncer y muestran la necesidad de identificar nuevas maneras susceptibles de reducir los impactos negativos de esta enfermedad sobre la sociedad. Más allá de las cifras, el cáncer es, de entrada y ante todo, una tragedia humana que

Los grandes miedos… y la realidad Los miedos Morir de un ataque de tiburón

El riesgo real 1 de 252 millones

Morir alcanzado por un rayo

1 de 1 millón

Morir de una intoxicación alimentaria

1 de 100.000

Morir de un accidente de coche

1 de 7.000

Muerte prematura relacionada con la obesidad

1 de 5

Verse afectado por una enfermedad cardiovascular

1 de 4

Verse afectado por el cáncer

1 de 3

Muerte como consecuencia del tabaquismo (fumadores)

1 de 2

Figura 1 Fuente: The Book of Odds, 2013.

se lleva consigo a las personas queridas que nos rodean, que priva a los hijos de su madre o deja una herida que nunca se cierra a los padres afectados por la muerte de su hijo. La pérdida de estos seres queridos provoca una inmensa sensación de injusticia y cólera, la impresión de estar sometido a una prueba relacionada con la mala suerte, un golpe desgraciado del destino que hiere al azar y del que no se ha podido escapar. El cáncer no solamente se lleva consigo las vidas humanas que nos son queridas, sino que además instala una duda en nuestra capacidad de vencerlo. Esta sensación de impotencia frente al cáncer se refleja claramente en las encuestas realizadas para conocer la opinión de la población sobre las causas de esta enfermedad. De manera general, la gente ve el cáncer como una enfermedad desencadenada por factores incontrolables: el 89 % de las personas piensa que el cáncer se debe a una predisposición genética y más del 80 % considera que los factores medioambientales, como la contaminación industrial o los residuos de pesticidas en los alimentos, son causas importantes de cáncer. Con respecto a los hábitos de vida, una aplastante mayoría de personas (92 %) asocia el consumo de tabaco con el cáncer, pero en cambio, menos de la mitad de las personas encuestadas piensa que su alimentación pueda influir en el riesgo de desarrollar esta enfermedad. Globalmente, las encuestas muestran que las mayor parte de las personas son más bien pesimistas en cuanto a las posibilidades de prevenir el cáncer, algo que consideran poco probable e incluso imposible según la mitad de ellas.

16

Alimentos contra el cancer.indb 16

16/05/17 16:26


Capítulo 1  ●   La plaga del cáncer

Un interrogante sobre la herencia El papel que desempeña la herencia en el desarrollo del cáncer es mucho menos importante de lo que la mayoría de la gente cree. Aunque efectivamente existen ciertos genes defectuosos, transmisibles por herencia, que aumentan el riesgo de ciertos tipos de cáncer (los genes BRCA y el cáncer de mama y de ovario, por ejemplo), estos genes son muy raros y el conjunto de los estudios realizados hasta el presente muestran claramente que no desempeñan el papel importante que se les atribuye. La comparación del porcentaje de cáncer en gemelos idénticos y no idénticos es un buen ejemplo de ello; si el riesgo de cáncer se debiera a genes transmitidos por la herencia, los gemelos idénticos, que tienen los mismos genes, serían mucho más susceptibles de verse afectados por la enfermedad que los gemelos no idénticos.

Esto no es lo que se ha observado en la mayoría de cánceres; cuando uno de los gemelos presentaba un cáncer durante un estudio, menos del 15 % de los gemelos idénticos desarrollaba el mismo cáncer (Figura 2). De la misma manera, el desarrollo simultáneo de leucemias en los gemelos idénticos es un fenómeno relativamente raro; a pesar de la presencia de las mismas anomalías genéticas en los dos niños, solamente entre el 5 y el 10 % de los pares de gemelos se ven afectados en el mismo momento por la enfermedad. La baja contribución de la herencia al desarrollo del cáncer también se ilustra claramente con los resultados de estudios realizados en niños que han sido adoptados cuando eran muy pequeños. Si uno de los padres biológicos fallecía antes de los 50 años por un cáncer, el riesgo de que estos niños también

El riesgo de cáncer en los gemelos

Aumento del riesgo de cáncer (%)

15 % de incremento

Gemelos no idénticos Gemelos idénticos

Figura 2

Fuente: Sørensen, 1988.

17

Alimentos contra el cancer.indb 17

16/05/17 16:26


Los alimentos contra el cáncer

se vieran afectados por la enfermedad aumentaba alrededor de un 20 %. En cambio, si era uno de los padres adoptivos el que fallecía prematuramente por un cáncer, se producía un aumento muy importante (500 %) del riesgo de cáncer en estos niños (Figura 3). En otras palabras, las costumbres que adquirían debido a la vida en común con los padres adoptivos (alimentación, ejercicio físico, tabaquismo) tenían una influencia mucho mayor sobre el riesgo de cáncer que los genes heredados de los padres biológicos de estos niños. Incluso en el caso de que se transmitan por la herencia ciertos genes defectuosos, parece ser que el riesgo de cáncer está muy influido por el modo de vida. Por ejemplo, las mujeres portadoras de raras versiones defectuosas de los genes BRCA1 y BRCA2 tienen un riesgo de cáncer de mama de ocho a diez veces

superior al de la población general y cuarenta veces superior en el caso del cáncer de ovario. Sin embargo, el riesgo de desarrollar un cáncer de mama precoz (antes de los 50 años) en las mujeres portadoras de estos genes defectuosos se triplicó entre las que nacieron antes de 1940 y las que nacieron después, pasando del 24 % al 67 %. Se atribuye a las modificaciones del modo de vida que se produjeron tras la Segunda Guerra Mundial (disminución de la actividad física, industrialización de la alimentación, aumento de la obesidad) un papel determinante en esta elevación del riesgo. Globalmente, se estima que la transmisión de genes defectuosos es la causa de alrededor del 15 al 20 % de todos los cánceres, lo cual significa que la mayoría de los cánceres están causados por factores externos, probablemente asociados a los hábitos de vida.

Influencia de los padres en el riesgo de cáncer de los niños adoptados

Aumento del riesgo de cáncer (%)

600

500

400

300

200

100

Padres biológicos

Figura 3

Padres adoptivos

Fuente: Sørensen, 1988.

18

Alimentos contra el cancer.indb 18

16/05/17 16:26


Capítulo 1  ●   La plaga del cáncer

Las personas preocupadas por la salud pública deberían inquietarse ante los resultados de estas encuestas y preguntarse sobre la necesidad de revisar profundamente las estrategias de comunicación destinadas a informar a la población sobre las causas del cáncer, porque, a excepción del consumo de tabaco, estas ideas son completamente contrarias a lo que la investigación ha conseguido identificar como factores desencadenantes del cáncer.

Un mapamundi del cáncer La influencia del modo de vida en el desarrollo del cáncer se ilustra de manera espectacular con el análisis de la distribución de los casos

de cáncer en todo el planeta (Figura 4). En efecto, la lacra del cáncer no es un fenómeno distribuido de manera uniforme en el mundo. Según las últimas estadísticas publicadas por la Organización Mundial de la Salud, los países que tienen la incidencia más elevada son los de Europa del Este (Hungría, Eslovaquia, República Checa), con entre 300 y 400 casos por cada 100.000 habitantes, seguidos de cerca por los países occidentales industrializados, como los de América del Norte, con 260 casos por cada 100.000 habitantes. En cambio, los países del Sudeste Asiático, como la India, China o Tailandia, tienen una tasa de cáncer mucho más baja, de alrededor de 100 casos por cada 100.000 individuos.

Distribución mundial de la incidencia de cáncer

< 109 < 146 < 191 < 261 < 406 Incidencia (casos/100.000 individuos)

Figura 4

Fuente: GLOBOCAN, 2004 (IARC). 19

Alimentos contra el cancer.indb 19

16/05/17 16:26


Los alimentos contra el cáncer

No solamente la lacra del cáncer se distribuye de manera desigual de una región del mundo a otra, sino que además el tipo de cáncer que afecta a la población de estos países varía enormemente. Como regla general, aparte del cáncer de pulmón, el más frecuente y el que se distribuye de forma más uniforme por el planeta (a causa del tabaquismo), los cánceres más corrientes en los países occidentales industrializados son completamente diferentes de los que afectan a los países asiáticos. En Estados Unidos y Canadá, además del cáncer de pulmón, los principales cánceres, por orden, son el de colon, el de mama y el de próstata, mientras que, en los países asiáticos, la frecuencia de estos cánceres se coloca muy por detrás de la observada para el cáncer de estómago, de esófago y de hígado. La magnitud de estas diferencias entre Oriente y Occidente es sorprendente; por ejemplo, en algunas regiones de Estados Unidos, más de 100 mujeres de cada 100.000 desarrollan un cáncer de mama, frente a solamente 8 tailandesas de cada 100.000. Lo mismo ocurre con el cáncer de colon: en ciertas regiones de Occidente, 50 personas de cada 100.000 se ven afectadas por este cáncer, mientras que solo afecta a 5 indios de cada 100.000. En cuanto al cáncer de próstata, el otro que más incidencia tiene en Occidente, esta diferencia es todavía mayor, pues afecta diez veces menos a los japoneses e incluso cien veces menos a los tailandeses que a los occidentales. El estudio de las poblaciones de inmigrantes ha permitido confirmar que estas variaciones extremas no se deben a una predisposición genética, sino que más bien están estrechamente ligadas a las diferencias existentes entre los modos de vida. En la Figura 5 20

Alimentos contra el cancer.indb 20

16/05/17 16:26


Capítulo 1  ●   La plaga del cáncer

se muestra un ejemplo sorprendente de estas variaciones provocadas por la emigración. En este estudio, las cifras de cáncer que afectan a los japoneses emigrados a Hawái se comparan con las que afectan a la población hawaiana local. Por ejemplo, mientras que el cáncer de próstata era en aquella época poco común en Japón, la frecuencia de este cáncer aumenta 10 veces entre los emigrantes japoneses, hasta el punto de acercarse sensiblemente a la de los hawaianos de origen. Fenómenos similares se observan en las mujeres, cuyas bajas tasas de cáncer de mama y de

útero aumentan bastante cuando modifican su estilo de vida al emigrar. Estas estadísticas no representan un caso aislado, ni mucho menos, puesto que se han obtenido resultados similares en el estudio de diferentes poblaciones del mundo. Mencionaremos otro ejemplo, que compara la frecuencia de ciertos tipos de cáncer en la población afroamericana y una población africana de Nigeria (Figura 6). Una vez más, los negros africanos muestran tasas de cáncer radicalmente diferentes de las que presentan los negros americanos; el cáncer de próstata

Comparación de la incidencia de cáncer entre los japoneses según su país de residencia y la población hawaiana de origen

Incidencia anual (millones de personas)

2.000

1.500

1.000

500

Mama

Pulmón

Útero

Colon

Próstata

Recto

Ovario

Japoneses que viven en Japón Japoneses que viven en Hawai Hawaianos de origen que viven en Hawai

Figura 5

Fuente: Doll y Peto, 1981. 21

Alimentos contra el cancer.indb 21

16/05/17 16:26


Los alimentos contra el cáncer

es mucho más frecuente en América que en África. En todos los casos, la frecuencia de cáncer en la población afroamericana estudiada es casi idéntica a la de los blancos americanos, pero es completamente diferente de la de sus antepasados, la población negra africana. Estos estudios son extremadamente interesantes, puesto que, además de aportar una prueba irrefutable de que la mayoría de cánceres no se deben a factores hereditarios, ponen en evidencia el papel preponderante del modo de vida en el desarrollo de esta enfermedad.

Pero ¿qué cambio puede haber tenido una influencia tan nefasta sobre la salud de estos inmigrantes hasta el punto de inducir tan rápidamente un aumento de la tasa de cáncer? Todos los estudios realizados apuntan al abandono de su dieta tradicional y a la rápida adaptación a las tradiciones culinarias del país de acogida. En los dos casos que nos interesan, estos cambios son dramáticos; por ejemplo, los japoneses que migran hacia Occidente abandonan una dieta alimentaria ejemplar, rica en hidratos de carbono complejos y en verdura y pobre

Comparación de la incidencia de cáncer según su localización primaria entre los habitantes de la ciudad de Ibadán (Nigeria) y los blancos y negros americanos

Incidencia anual (millones de personas)

2.000

1.500

1.000

500

Mama

Pulmón

Útero

Próstata

Colon

Recto

Páncreas Laringe

Habitantes de Ibadán (Nigeria) Negros americanos Blancos americanos Figura 6

Fuente: Doll y Peto, 1981.

22

Alimentos contra el cancer.indb 22

16/05/17 16:26


Capítulo 1  ●   La plaga del cáncer

en materia grasa, por una dieta con alto contenido de proteínas y grasa de origen animal. Por otra parte, dejando de lado la emigración, las costumbres alimentarias de los japoneses han experimentado cambios importantes en los últimos cincuenta años que ilustran también el papel de la alimentación en el desarrollo del cáncer. Por ejemplo, hace apenas cuarenta años el consumo de carne era extremadamente bajo en Japón, y ha aumentado más de siete veces a lo largo de los últimos años, multiplicando por cinco la tasa de cáncer de colon para igualar la de los países occidentales. Así pues, resulta muy interesante, aunque algo alarmante, constatar hasta qué punto la adopción del modo de vida occidental ha aumentado claramente la frecuencia de algunos cánceres.

Las verdaderas causas del cáncer El conjunto de estas observaciones indica pues que solo una minoría de cánceres están causados por factores que escapan realmente a nuestro control, tanto si se trata de herencia como de contaminación medioambiental o incluso de infecciones víricas (Figura 7). A la inversa, los estudios realizados por el conjunto de los organismos de lucha contra el cáncer, como la American Association for Cancer Research (AACR), muestran que diversos factores directamente relacionados con el modo de vida de las personas, como el tabaquismo, la inactividad física, el sobrepeso corporal, la composición de la dieta alimentaria o el uso no moderado de alcohol y estupefacientes, son las causas directas del desarrollo de alrededor del 70 % de los cánceres.

Esta reconsideración de nuestras falsas ideas sobre los elementos cancerígenos es importante, porque nos empuja a modificar nuestro enfoque derrotista respecto a la enfermedad y a abordar el problema desde otro ángulo. Si los dos tercios de los cánceres están causados por factores externos a nuestros genes y en cambio dependen de nuestras costumbres de vida, ¿no implica esto también la posibilidad de evitar dos cánceres de cada tres modificando este modo de vida? Esta es exactamente la conclusión a la que han llegado los científicos que han examinado los cientos de miles de estudios referentes al impacto de los hábitos de vida sobre el riesgo de verse afectado por el cáncer. Gracias a estos análisis rigurosos realizados por los organismos de lucha contra el cáncer, como el World Cancer Research Fund, la American Cancer Society o la Sociedad Canadiense del Cáncer, es posible identificar diez aspectos principales del modo de vida que aumentan el riesgo de cáncer y, en consecuencia, adoptar ciertos comportamientos que neutralizan este riesgo y pueden disminuir significativamente la incidencia de cáncer en nuestras sociedades (Figura 8). Un aspecto crucial, y generalmente bien conocido por la mayoría de la gente, es, por supuesto, reducir al mínimo la exposición a los agentes cancerígenos, como el humo del cigarrillo, el alcohol y los rayos ultravioleta. El tabaco es, por sí solo, la causa de un tercio de todos los cánceres a causa del aumento radical del riesgo de cáncer de pulmón y de una quincena de otros tipos de cáncer en los fumadores, mientras que el alcohol y los rayos UV son agentes inductores bien caracterizados de los cánceres del sistema digestivo y la piel, respectivamente. 23

Alimentos contra el cancer.indb 23

16/05/17 16:26


Los alimentos contra el cáncer

Lo que se sabe menos es hasta qué punto los malos hábitos alimentarios y un exceso de peso corporal pueden representar también factores importantes de riesgo de cáncer. La carencia de vegetales, el exceso de consumo de alimentos ricos en azúcar y en grasa, el exceso de carnes rojas y de embutidos o también de alimentos muy salados se han asociado a un mayor riesgo de cáncer, así como el exceso de peso corporal y la inactividad física. Globalmente, se estima que el conjunto de los aspectos del modo de vida relacionados con

la alimentación y el peso son la causa de alrededor de un tercio de todos los cánceres, un porcentaje tan importante como el causado por el tabaco, que es el agente cancerígeno más importante descrito hasta el momento (Figura 7). La proporción de muertes debidas al cáncer que está directamente relacionada con la alimentación moderna y el sobrepeso incluso podría llegan al 70 % en el caso de los cánceres del sistema gastrointestinal (esófago, estómago y colon). Los alimentos que comemos diariamente ejercen pues una

Factores de riesgo de cáncer

Alimentación/obesidad 30 %

Sedentarismo 5 % Alcohol 3 % Sal 1 % Rayos UV 2 %

Tabaquismo 30 %

Factores hereditarios 5 % Exposición profesional 5 % Infecciones 5 %

Medicamentos y procedimientos médicos 1 %

Factores perinatales 5 % Situación socioeconómica 3 % Factores ligados a la vida reproductiva 3 %

Contaminación 2 %

Figura 7

Fuente: AACR Cancer Progress Report, 2011.

24

Alimentos contra el cancer.indb 24

16/05/17 16:27


Capítulo 1  ●   La plaga del cáncer

Recomendaciones

Agentes cancerígenos

Alimentación y control del peso corporal

Factores de riesgo

Recomendaciones de los organismos de lucha contra el cáncer

Tabaquismo

Dejar de fumar.

Exceso de alcohol

Limitar el consumo a 2 vasos al día en los hombres y a 1 vaso al día en las mujeres.

Exposición excesiva a los rayos UV

Proteger la piel del sol evitando la exposición inútil al sol. Evitar la exposición a las fuentes artificiales de rayos UV (cabinas de bronceado).

Sedentarismo

Estar activo físicamente al menos 30 minutos al día.

Carencia de vegetales

Consumir en abundancia una gran variedad de frutas, verduras, legumbres, así como alimentos a base de granos integrales.

Sobrepeso y obesidad

Estar lo más delgado posible, con un índice de masa corporal entre 21 y 23.

Alimentación industrial (comida basura)

Evitar los refrescos y reducir al mínimo el consumo de alimentos muy ricos en energía que contengan grandes cantidades de azúcar y grasa.

Exceso de carne roja y embutidos

Reducir el consumo de carne roja (ternera, cordero, cerdo), a unos 500 g a la semana y sustituirlos por comidas a base de pescado, huevos o proteínas vegetales. Reducir al mínimo los embutidos.

Exceso de sal

Limitar el consumo de productos conservados en sal (por ejemplo, el pescado salado), así como los productos que contienen mucha sal.

Consumo de suplementos

No compensar una mala alimentación utilizando suplementos: la sinergia ofrecida por la combinación de alimentos es con mucho superior para disminuir el riesgo de cáncer.

Figura 8 25

Alimentos contra el cancer.indb 25

16/05/17 16:27


Los alimentos contra el cáncer

influencia enorme sobre el riesgo de verse afectado por el cáncer y es absolutamente necesario modificar los hábitos alimentarios actuales si se quiere reducir la carga impuesta por el cáncer en nuestra sociedad.

El impacto de la alimentación sobre el cáncer Para intentar comprender cómo puede contribuir la naturaleza de la dieta alimentaria en el desarrollo del cáncer, primero hay que constatar hasta qué punto la alimentación actual está desequilibrada. En Occidente, el acto de comer a menudo se percibe solamente como una manera de aportar al cuerpo la energía esencial para su supervivencia y esta visión se traduce por una alimentación centrada esencialmente en el consumo de calorías, mientras que los alimentos con baja densidad energética, como la fruta y la verdura, ocupan un lugar restringido. Esta tendencia se exacerba debido a la avalancha de alimentos industriales sobrecargados de azúcar y de grasa, omnipresentes en nuestro entorno, lo cual estimula el exceso de consumo de alimentos y conduce a la acumulación de grasa corporal. Esta dieta alimenticia occidental contemporánea no tiene nada que ver con la que constituía la esencia de la alimentación humana hace apenas diez generaciones; la dieta moderna comporta al menos el doble de aporte de materia grasa, un porcentaje de grasas saturadas mucho más elevado con respecto a las grasas insaturadas, apenas un tercio del aporte de fibra, una avalancha de azúcares simples en detrimento de los glúcidos complejos y, paradójicamente, una reducción de los elementos esenciales procedentes de los vegetales.

Esta forma de alimentarse representa la peor combinación posible para el mantenimiento de la salud y la mejor para favorecer el desarrollo del cáncer. Por una parte, el exceso de calorías conduce a un aumento del peso corporal y muchos estudios han demostrado claramente que el exceso de peso y la obesidad se relacionan con una elevación del riesgo de varios tipos de cáncer. Por otra parte, el bajo consumo de productos vegetales priva al organismo de varios miles de moléculas antiinflamatorias y anticancerosas que pueden dificultar la progresión de las células cancerosas y reducir la incidencia de varios tipos de cáncer (Figura 9). Por otra parte, asistimos en tiempo real al impacto negativo de este modo de alimentarse a escala del globo. Todos los países que han modificado sus tradiciones alimentarias para integrar las que están de moda en América sufren también un aumento fulgurante de la tasa de obesidad, de cáncer de colon y de próstata, así como de enfermedades cardiovasculares, todas ellas enfermedades relativamente raras anteriormente. Por lo tanto, hay que cuestionar esta forma de alimentarse, no solamente por sus excesos, su monotonía y su ausencia de originalidad, sino sobre todo por su impacto muy negativo sobre la salud. Actualmente, aceptamos con una gran pasividad el bombardeo promocional de los tríos formados por hamburguesas gigantes, patatas fritas y litros de bebidas gaseosas, chips repletos de grasas «trans» y de acrilamida, y otros «tentempiés» constantemente anunciados a las horas de mayor audiencia televisiva. Aceptar la promoción de este tipo de alimentación es como resignarse a gastar sumas considerables de dinero

26

Alimentos contra el cancer.indb 26

16/05/17 16:27


Capítulo 1  ●   La plaga del cáncer

para curar los problemas de salud de las generaciones futuras. Una modificación importante de esta dieta alimentaria constituye un objetivo imprescindible de toda estrategia de prevención destinada a reducir el número de cánceres que afectan a la población occidental. Afortunadamente, cada vez más personas quieren modificar sus hábitos alimentarios y pueden contar con un número creciente de productos de excelente calidad, fabricados con ingredientes sanos y que realmente pueden contribuir a una mejor salud general. La inmensa mayoría de supermercados tienen ahora una sección destinada a estos alimentos, por no hablar de los innumerables

mercados que permiten familiarizarse con ingredientes típicos de cocinas del mundo entero y que nos eran por completo desconocidas hace apenas treinta años. En realidad, si bien la globalización tiene repercusiones negativas para los pueblos que se adhieren al modo de vida occidental, los occidentales se benefician de la difusión de las tradiciones culinarias de otras culturas. Existe indiscutiblemente una alternativa a la comida basura occidental para los que quieren comer de forma sana y prevenir enfermedades tan graves como el cáncer. El objetivo de este libro no es proponer una dieta alimenticia en el sentido estricto del término. A nuestro modo de ver, existen

Efectos perjudiciales de la alimentación industrial

Comida basura

Carencia de vegetales

Exceso de calorías

Entorno cancerígeno

Obesidad

Cáncer Figura 9 27

Alimentos contra el cancer.indb 27

16/05/17 16:27


Los alimentos contra el cáncer

excelentes obras que describen con mucho rigor y claridad los principios básicos de una alimentación sana y equilibrada y en las que se puede encontrar toda la información pertinente sobre la manera de obtener un aporte equilibrado en proteínas, lípidos y azúcares, así como en vitaminas y minerales. Más bien queremos aportar el punto de vista de investigadores que se interesan por el papel de la alimentación en el desarrollo del cáncer e invitar a conocer mejor ciertos alimentos que real mente pueden contribuir a disminuir el riesgo de desarrollar esta enfermedad. Estas recomendaciones se basan, evidentemente, en el papel bien establecido de la fruta y la verdura como componentes fundamentales de

cualquier dieta alimentaria destinada a combatir el cáncer, pero también tienen en cuenta nuevos datos científicos que sugieren que la naturaleza de la fruta y la verdura podría desempeñar un papel tan importante como la cantidad consumida, porque ciertos alimentos constituyen fuentes privilegiadas de moléculas anticancerosas. Por lo tanto, no se trata solamente de consumir un mínimo de cinco raciones de fruta y verdura, es necesario sobre todo privilegiar las que son más aptas para prevenir el desarrollo del cáncer. Una dieta alimentaria basada en un aporte de alimentos ricos en compuestos anticancerosos representa un arma indispensable para luchar contra el cáncer.

28

Alimentos contra el cancer.indb 28

16/05/17 16:27


En resumen ●●

●●

●●

Alimentos contra el cancer.indb 29

El modo de vida de los individuos desempeña un papel preponderante sobre el riesgo de desarrollar un cáncer. Alrededor de un tercio de los cánceres está directamente relacionado con la naturaleza de la dieta alimentaria. Una alimentación diversificada, rica en fruta y verdura, asociada a un control del aporte calórico que permita evitar el exceso de peso constituye una manera sencilla y eficaz de reducir significativamente el riesgo de verse afectado por el cáncer.

16/05/17 16:27


Conoce a tu enemigo y conĂłcete a ti mismo; si tuvierais que enfrentaros en cien guerras, cien veces saldrĂ­as victorioso. Sun Tzu, El arte de la guerra

Alimentos contra el cancer.indb 30

16/05/17 15:56


Capítulo 2

¿Qué es el cáncer?

A pesar de décadas de investigación intensa y financiada con miles de millones de dólares, un gran número de cánceres sigue siendo imposible de tratar, e incluso cuando se dispone de tratamientos contra ciertos tipos de cáncer, la supervivencia a largo plazo de los pacientes suele estar lejos de las expectativas. En diversas ocasiones, nuevos medicamentos que suscitaban mucho entusiasmo se han mostrado mucho menos eficaces de lo previsto y, en algunos casos, absolutamente ineficaces. ¿Qué es lo que hace el cáncer tan difícil de tratar? Se trata de una cuestión crucial en la que debemos detenernos antes de abordar los numerosos medios con los que podemos intentar luchar contra esta enfermedad. Por analogía con las personas que nos rodean, a menudo es posible conocer a grandes rasgos el carácter, las motivaciones, las fuerzas y las debilidades de un individuo sin por ello tener que conocer necesariamente todos los detalles de su vida. Es lo que propone este

capítulo, conocer una célula cancerosa deteniéndonos solamente en los grandes rasgos de su «personalidad», en las motivaciones que la impulsan a invadir los tejidos de alrededor y crecer hasta llegar a amenazar la vida de la persona; descubrir lo que le permite conseguirlo y, lo que es aún más importante, identificar sus puntos débiles para defendernos mejor de ella. Comprendiendo qué es el cáncer, es posible darse cuenta de hasta qué punto es un enemigo temible que hay que considerar con el mayor respeto para evitar que nos ataque. Pero sobre todo, es posible aprender a explotar sus debilidades para mantenerlo a distancia.

La raíz del mal: la célula La célula es la unidad básica de todo lo que vive sobre la Tierra, desde la más humilde bacteria, que solo tiene una célula, hasta los organismos complejos como el ser humano, que tiene más de 60 billones. Esta pequeña 31

Alimentos contra el cancer.indb 31

16/05/17 15:56


Los alimentos contra el cáncer

estructura de apenas 10-100 micrómetros (un micrómetro [µm] es la milésima parte de un milímetro) es una auténtica obra de arte de la naturaleza, un puzle de una complejidad inaudita que continúa maravillando a los científicos que intentan comprender sus secretos. Evidentemente, la célula todavía está lejos de haber desvelado todos sus misterios, pero ya se sabe que la alteración de algunas de sus funciones desempeña un papel esencial en el desarrollo del cáncer. Desde un punto de vista científico, el cáncer es pues, en primer lugar y ante todo, una enfermedad de la célula. Para comprender mejor la célula, podemos compararla con una ciudad en la que todas las funciones esenciales para el bienestar de la comunidad se han distribuido en lugares diferentes, de manera que los trabajadores puedan disponer de condiciones óptimas para realizar su trabajo. En el desarrollo del cáncer, desempeñan un papel importante cuatro constituyentes principales de la célula (Figura 10).

El núcleo Es la biblioteca de la célula, el lugar donde se depositan todos los «textos legislativos», los genes, que rigen el funcionamiento de la ciudad. Las células contienen alrededor de 25.000 leyes dispersas en el seno de un texto voluminoso, el ADN, redactado en un alfabeto extraño compuesto solamente por cuatro letras, A, T, C y G. La lectura de estas leyes es importante, porque dicta a la célula su comportamiento y la conduce a fabricar proteínas esenciales para su buen funcionamiento y para su respuesta a todos los cambios de su entorno. Por ejemplo, una alerta que señale que la célula está a punto de sufrir una falta de azúcar irá inmediatamente seguida por la

lectura de una ley que autorice la fabricación de nuevas proteínas especializadas en el transporte de azúcar, lo cual conducirá al restablecimiento de las reservas suficientes para que la célula consiga sobrevivir. Cuando se producen errores en la lectura de estas leyes, las proteínas que se forman son incapaces de cumplir correctamente con su función y pueden contribuir al desarrollo del cáncer.

Las proteínas Las proteínas son la «mano de obra» de la ciudad, las moléculas que ejercen la mayoría de las funciones necesarias para el mantenimiento de la cohesión de la célula: transporte de las sustancias nutritivas a través de la circulación sanguínea, comunicación de los mensajes procedentes del extranjero para informar a la célula de los cambios en el mundo exterior, transformación de las sustancias nutritivas para producir energía, etc. Algunas proteínas son enzimas, es decir, los «ingenieros» de la célula, porque poseen la capacidad de transformar sustancias inutilizables en productos esenciales para la vida de la célula. Algunas enzimas también permiten a la célula adaptarse rápidamente a cualquier cambio del entorno, modificando sutilmente la función de otras proteínas. En este sentido, es primordial para la célula velar siempre para que la lectura de las leyes que dictan la producción de estas enzimas sea fiel al texto original, porque una mala lectura provoca la fabricación de proteínas modificadas que ya no son capaces de realizar correctamente su trabajo o que muestran un exceso de celo incompatible con el buen equilibrio de la célula. Así pues, el cáncer siempre está causado por errores de fabricación de las proteínas y, sobre todo, de las enzimas.

32

Alimentos contra el cancer.indb 32

16/05/17 15:56


Capítulo 2  ●   ¿Qué es el cáncer?

La mitocondria Es la central energética de la ciudad, el lugar donde la energía contenida en la estructura de las moléculas procedentes de la alimentación (azúcares, proteínas, lípidos) se convierte en energía celular (ATP). El oxígeno se utiliza como combustible para esta función, lo que, por desgracia, provoca la formación de residuos tóxicos, llamados radicales libres. Estos residuos pueden actuar como elementos desencadenantes del cáncer, introduciendo modificaciones en los textos de las leyes (genes), es decir, mutaciones que dan lugar a errores en la fabricación de las proteínas. La membrana plasmática Esta estructura que rodea a la célula está formada por lípidos y por ciertas proteínas, y actúa como una muralla destinada a contener todas las actividades de la célula en un mismo lugar. La membrana plasmática

desempeña un papel extremadamente importante, porque actúa como barrera entre el interior de la célula y el medio exterior. Es una especie de filtro que elige las sustancias que entran en la célula y las que salen. Contiene diversas proteínas llamadas receptores, que detectan las señales químicas presentes en la circulación sanguínea y transmiten a la célula los mensajes codificados por estas señales, de manera que pueda reaccionar a las variaciones del entorno. Esta función es capital para la célula y es fácil comprender que una mala lectura de los genes que controlan la producción de estas proteínas pueda tener consecuencias dramáticas. En efecto, cuando una célula no consigue comprender lo que ocurre en el exterior, pierde sus referencias y empieza a comportarse de manera autónoma, sin preocuparse por las demás células de su alrededor... Un comportamiento muy peligroso que puede conducir al cáncer.

Del ADN a las proteínas ADN

Núcleo

Gen Proteína

Célula

Cromosoma

Funcionamiento de la célula

Figura 10 33

Alimentos contra el cancer.indb 33

16/05/17 15:56


Los alimentos contra el cáncer

Las obligaciones de la vida en grupo... ¿Qué es lo que empuja a una célula a convertirse en cancerosa? La mayoría de personas sabe que el cáncer se debe a una multiplicación excesiva de células, pero en general, las razones que favorecen el desarrollo de este comportamiento siguen siendo misteriosas. Como en cualquier análisis psicológico moderno, la respuesta se encuentra en la infancia de la célula... La célula actual es el resultado de la evolución de una célula primitiva que apareció en la Tierra hace alrededor de 3.500 millones de años; esta célula se parecía mucho más a una bacteria que a lo que conocemos en la actualidad. Durante este largo periodo, la célula ancestral estuvo sometida a enormes variaciones de su entorno (rayos ultravioleta, niveles de oxígeno, etc.), que la forzaron a buscar sin cesar y «a tientas» la modificación que podía conferirle las mayores posibilidades de sobrevivir. Esta gran facultad de adaptación de la célula se debe a la capacidad de modificar sus genes para permitir la producción de nuevas proteínas más eficaces para enfrentarse a nuevas dificultades. Por lo tanto, debemos comprender que los genes de las células, las famosas «leyes» de las que hablábamos anteriormente, no son inmutables; en cuanto la célula siente que obtendría ventajas si modificara estas leyes para superar una dificultad, cambia el texto con la esperanza de conseguirlo; es lo que se llama mutación. Esta facultad que tienen las células de hacer mutar sus genes es pues una característica esencial de la vida, sin la cual nunca habríamos existido. Hace alrededor de 600 millones de años, las células tomaron la «decisión» que mayores consecuencias tendría, en toda la historia de

la evolución, para la naturaleza de la vida en la Tierra: empezaron a cohabitar para formar los primeros organismos con varias células. Se trataba de un cambio radical en la «mentalidad» de la célula, porque esta cohabitación implicaba que la supervivencia del organismo primaba sobre el de las células individuales. De manera que la búsqueda constante de mejoras para adaptarse a los cambios del entorno ya no podía hacerse en detrimento de las otras células del organismo. En otras palabras, las células dejaron de ser individualistas y se volvieron gradualmente altruistas y, en cierta manera, renunciaron a la libertad fundamental de transformar los genes a su gusto. Esta evolución se conservó porque proporcionaba ventajas considerables, la más importante de las cuales era que las diferentes células podían repartirse las tareas para interactuar mejor con el entorno. Por ejemplo, en un organismo primitivo, algunas células se convirtieron en expertas en las tareas relacionadas con la identificación de sustancias nutritivas presentes en su entorno inmediato, mientras que otras se especializaron en la digestión de los alimentos para proporcionar energía al organismo. A fin de conseguir esta especialización, las células modificaron las leyes para formar nuevos tipos de proteínas que mejoraran su rendimiento y les permitieran realizar su tarea todavía con mayor eficacia. Esta facultad de adaptación es la base de la evolución; pero en el caso de los organismos pluricelulares, esta adaptación debe ser provechosa para el conjunto de las células del organismo. En el ser humano, la especialización de las células ha llegado a un máximo de complejidad. En efecto, es difícil concebir que una

34

Alimentos contra el cancer.indb 34

16/05/17 15:56


Capítulo 2  ●   ¿Qué es el cáncer?

célula de la piel, por ejemplo, tenga cierto grado de parentesco con una célula del riñón. O que las células que forman los músculos posean un origen común con las neuronas que nos permiten reflexionar. Sin embargo, todas las células del cuerpo humano poseen el mismo bagaje genético, los mismos textos de leyes en su núcleo. Si la célula de la piel es diferente de la del riñón, no es porque estos dos tipos de células no tengan los mismos genes, sino porque no utilizan los mismos genes para realizar sus funciones. En otras palabras, cada célula del cuerpo humano utiliza solamente los genes que son compatibles con su función; este fenómeno se llama diferenciación celular. El mantenimiento de esta diferenciación celular es crucial para el buen funcionamiento del organismo; en efecto, si las neuronas que nos permiten reflexionar decidieran de repente comportarse como células de la piel y dejar de transmitir el influjo nervioso, todo el organismo sufriría las consecuencias. Lo mismo ocurriría con cualquiera de nuestros órganos; cada tipo de célula debe realizar la tarea que tiene asignada para el bienestar de todas las células (el organismo). Si pensamos que el cuerpo humano contiene 60 billones de células, todas pendientes las unas de las otras, es imposible dejar de maravillarse por el orden que rige esta complejidad.

La desobediencia civil

mantenimiento de estas funciones es un fenómeno frágil y sujeto a constantes intentos de «rebelión» por parte de células que desean recuperar su libertad de acción. Es exactamente lo que ocurre a lo largo de nuestra existencia; en cuanto una célula sufre una agresión exterior, causada tanto por una sustancia cancerígena como por un virus o también por un exceso de radicales libres, su primer reflejo es interpretar esta agresión como una prueba que debe superar lo mejor que pueda, mutando sus genes para esquivar el obstáculo. Por desgracia para nosotros, estas agresiones son corrientes a lo largo de la vida, de manera que varias células dañadas se rebelan y se olvidan de su función esencial para el conjunto del organismo. Por fortuna, para evitar que la célula dañada adquiera cierta autonomía, la «buena voluntad» de las células está estrictamente enmarcada por ciertas reglas que aseguran que el comportamiento social se respete siempre, lo cual permite eliminar rápidamente las células rebeldes y asegurar el mantenimiento de las funciones vitales. No obstante, la aplicación de estas reglas no es perfecta y algunas células consiguen encontrar mutaciones de genes que les permiten saltarse los reglamentos y formar un cáncer. En otras palabras, un cáncer surge cuando una célula deja de resignarse a desempeñar el papel que se

Si el buen funcionamiento de un organismo tan complejo como el ser humano requiere la represión completa del instinto de supervivencia ancestral de las células, así como la puesta en común de todos sus recursos, se puede imaginar fácilmente que el 35

Alimentos contra el cancer.indb 35

16/05/17 15:56


Los alimentos contra el cáncer

le ha asignado y ya no acepta cooperar con las otras para poner sus recursos al servicio de todas las demás células del organismo. Esta célula se convierte así en una forajida que se aísla de sus semejantes, deja de responder a las órdenes transmitidas por la sociedad en la que se encuentra y solo tiene una cosa en la cabeza, asegurar su propia supervivencia y la de sus descendientes. Entonces todo es posible; la célula rebelde ha vuelto a su instinto de supervivencia ancestral.

El desarrollo del cáncer Es importante comprender que esta transformación de la célula no significa que se vaya a desarrollar inmediatamente un cáncer en este organismo. Como veremos más adelante, este comportamiento delictivo se produce regularmente a lo largo de la vida de un individuo, por fortuna sin degenerar necesariamente en cáncer. Más bien hay que ver el desarrollo del cáncer como un fenómeno gradual, que puede evolucionar en silencio durante varios años e incluso varias décadas

Regla 1 Prohibición de reproducirse, excepto para sustituir a una célula dañada o muerta.

Regla 2 Prohibición de mantenerse viva si se detectan daños en una estructura de la célula, en especial en el ADN. Si los daños son demasiado importantes, ¡es obligatorio el suicidio!

antes de provocar la manifestación de síntomas. Esta «lentitud» del cáncer en desarrollarse es extremadamente importante para nosotros, porque, como vamos a ver a lo largo de este libro, nos proporcionará una oportunidad de oro de intervenir en diversas etapas de su desarrollo y bloquear la evolución de la célula transformada hacia una célula cancerosa madura. Aunque cada tipo de cáncer posee factores desencadenantes que le son propios, todos los cánceres siguen el mismo proceso de desarrollo, que se divide en tres grandes etapas: la iniciación, la promoción y la progresión (Figura 11).

1. La iniciación La iniciación es, como su nombre indica, la etapa inicial del proceso canceroso, aquella en que aparece una primera mutación en el ADN de las células. Estas mutaciones pueden ser causadas por la exposición a un agente cancerígeno (los rayos ultravioleta, algunos virus) o por errores que surgen espontáneamente en los genes cuando las células se renuevan, o incluso pueden ser una consecuencia de fallos genéticos transmitidos a través de la herencia. Sin embargo, con algunas excepciones (algunos cánceres pediátricos, por ejemplo), en este estadio las células «iniciadas» todavía no están suficientemente activadas como para ser consideradas cancerosas; más bien tienen el potencial de formar tumores si algún día la exposición a los agentes tóxicos continúa regularmente o si un factor de promoción permite a la célula iniciada continuar sus intentos de encontrar nuevas mutaciones que puedan ayudarla a desarrollarse de forma autónoma. Como veremos, ciertas moléculas presentes en la alimentación tienen la propiedad de

36

Alimentos contra el cancer.indb 36

16/05/17 15:56


Capítulo 2  ●   ¿Qué es el cáncer?

mantener estos tumores potenciales en un estado latente y, por lo tanto, pueden impedir el desarrollo del cáncer.

2. La promoción En esta etapa, la célula iniciada se salta las reglas 1 y 2 descritas anteriormente y llega así al umbral crítico de célula transformada. La gran mayoría de los trabajos de investigación sobre el cáncer actualmente en curso se centra en la identificación de los factores que permiten a las células saltarse estas dos reglas. En general, para conseguir desobedecer la regla 1, las células cancerosas liberan grandes cantidades de proteínas que les permiten crecer de

forma autónoma, sin ayuda exterior. Paralelamente, la célula que intenta convertirse en cancerosa debe librarse por completo de las proteínas que son las causantes de la aplicación de la regla 2, sin lo cual todos sus esfuerzos se verán inmediatamente contrarrestados por un mecanismo de suicidio celular llamado apoptosis (véase el cuadro). En ambos casos, las mutaciones que provocan una modificación de la función de las proteínas dan lugar a un crecimiento incontrolado de las células modificadas y las hacen inmortales. No obstante, se trata de una etapa difícil que se escalona durante un largo periodo de tiempo (de entre uno y cuarenta años), porque la célula debe

Evolución del cáncer

1 año a 40 años División Productos celular anormal cancerígenos

Irradiación

Virus

Iniciación Lesión del ADN

Promoción

Progresión

Activación de los oncogenes / inactivación de los supresores

Cáncer

Metástasis

Tumores detectables clínicamente

Figura 11 37

Alimentos contra el cancer.indb 37

16/05/17 15:56


Los alimentos contra el cáncer

multiplicar los intentos de mutación con la esperanza de adquirir las características necesarias para su crecimiento (Figura 11). Los factores que favorecen la desobediencia a estas dos grandes reglas que rigen la vida de la célula todavía son poco conocidos, pero es posible que las hormonas, los factores de crecimiento y los niveles de radicales libres desempeñen un papel en esta etapa crucial. Sin embargo, se puede pensar que la fase de promoción es la que ofrece el mayor campo de intervención para la prevención del desarrollo del cáncer, porque varios de los factores implicados pueden controlarse en buena medida a través del modo de vida de los individuos. Como veremos en detalle en los capítulos

Los instintos suicidas de las células La célula ha elaborado un programa extremadamente detallado y poderoso para forzar el suicidio de las células dañadas o que ya no son funcionales. La apoptosis permite al organismo destruir una célula «limpiamente» sin provocar daños a las células vecinas y sin generar reacciones inflamatorias en los tejidos. Se trata pues de un fenómeno esencial que participa en diversos procesos fisiológicos como el desarrollo embrionario, la eliminación de células inmunitarias incompetentes y, como punto neurálgico en el caso del cáncer, en la destrucción de células que presentan daños importantes en el ADN.

siguientes, no cabe duda de que diversos factores de origen alimentario pueden influir positivamente sobre esta etapa al obligar al futuro tumor a permanecer en un estadio precoz. Esta prevención es esencial, porque las células transformadas que han conseguido superar las dos primeras etapas son extremadamente peligrosas y lo serán más a lo largo de la fase de progresión.

3. La progresión A lo largo de este proceso es cuando realmente la célula transformada adquiere su independencia y unas características cada vez más malignas que le permiten invadir el tejido donde está e incluso extenderse a otros tejidos del organismo en forma de metástasis. Todas las células cancerígenas que han conseguido llegar a este estadio poseen seis características comunes, que pueden considerarse como la «firma» de lo que es un cáncer en estado maduro (véase cuadro). Por esta razón, el cáncer es una enfermedad tan difícil de tratar; al adquirir el conjunto de estas nuevas propiedades, las células cancerosas que llegan a la madurez se convierten en cierta manera en una forma de vida nueva capaz de reproducirse de manera autónoma y de resistir una multitud de condiciones desfavorables.

El tratamiento del cáncer: las limitaciones de los enfoques actuales No existe un procedimiento universal utilizado para tratar el cáncer: el tipo de cáncer, su tamaño y su localización en el organismo, la naturaleza de las células que lo componen

38

Alimentos contra el cancer.indb 38

16/05/17 15:56


Capítulo 2  ●   ¿Qué es el cáncer?

(lo que se llama comúnmente el estadio), así como el estado de salud general del paciente representan parámetros importantes para la elección de la mejor estrategia de tratamiento. La mayoría de las veces, la extirpación de los tumores mediante cirugía, la radioterapia y la quimioterapia se utilizan simultáneamente o

Las seis características del cáncer 1. Crecimiento anárquico: las células cancerosas consiguen reproducirse incluso en ausencia de señales químicas. 2. Desobediencia a la orden de detención del crecimiento emitida por las células cercanas que perciben el peligro que corre el tejido. 3. Resistencia al suicidio por apoptosis, evitando así el control de los mecanismos de protección de la célula. 4. Capacidad de provocar la formación de nuevos vasos sanguíneos por angiogénesis, lo cual permite el aporte de oxígeno y nutrientes esenciales para el crecimiento. 5. Inmortalidad: la adquisición de todas estas características actúa de manera que las células cancerosas se vuelven inmortales, capaces de reproducirse indefinidamente. 6. Capacidad de invadir y colonizar los tejidos del organismo, primero de forma localizada y después extendiéndose en forma de metástasis.

también de manera secuencial. Por ejemplo, extirpar el tumor mediante cirugía es un procedimiento bastante corriente, seguido de un tratamiento con radioterapia o quimioterapia para eliminar las células cancerosas residuales. A pesar de los considerables avances realizados gracias a estos enfoques terapéuticos, el cáncer sigue siendo una enfermedad muy difícil de tratar. Estas dificultades se pueden atribuir a las tres grandes limitaciones de los tratamientos actuales.

Los efectos secundarios Uno de los principales problemas de los medicamentos de quimioterapia es su toxicidad hacia diversas células sanas del organismo, lo que provoca múltiples efectos secundarios. Podemos mencionar, entre otros, la disminución de las células inmunitarias y de las plaquetas, la anemia, los trastornos digestivos (náuseas, afectación de las mucosas digestivas), la caída del cabello (alopecia), sin mencionar las diferentes complicaciones cardiacas, renales, etc. En consecuencia, la duración del tratamiento a menudo se ve limitada por estos efectos secundarios, que a veces no permiten eliminar por completo las células cancerosas. Además, algunos medicamentos de quimioterapia utilizados en el tratamiento de diversos tumores provocan mutaciones en el ADN; estos medicamentos son pues cancerígenos y pueden aumentar el riesgo de cáncer a más o menos largo plazo. La resistencia Si bien la utilización de los medicamentos de quimioterapia constituye, a pesar de los efectos secundarios, una mejora en el 39

Alimentos contra el cancer.indb 39

16/05/17 15:56


Los alimentos contra el cáncer

tratamiento de ciertos tipos de cáncer, no deja de ser cierto que algunos cánceres no pueden curarse con estos medicamentos. Esto puede parecer sorprendente teniendo en cuenta su potente acción como venenos celulares, pero el tratamiento del cáncer se enfrenta a un obstáculo importante: la resistencia. En efecto, aunque de manera general todos los cánceres disminuyen intensamente e incluso se erradican con la quimioterapia (en cuyo caso se dice que los tumores «responden» al tratamiento), por desgracia a menudo se producen recidivas del tumor al cabo de cierto tiempo. Estas recidivas suelen ser de mal augurio, porque los nuevos tumores a menudo se han vuelto resistentes no solo al medicamento utilizado en el primer tratamiento, sino también a otros. Como hemos visto en el capítulo anterior, las células cancerosas que llegan al estadio de tumores son extremadamente polivalentes y capaces de adaptarse a un gran número de condiciones hostiles. En el caso del tratamiento por quimioterapia, un mecanismo que a menudo utilizan las células tumorales para adaptarse al veneno es fabricar ciertas proteínas que «bombean» los medicamentos fuera de la célula y les impiden causar daños. Otro mecanismo consiste también en librarse de los genes que las obligarían a suicidarse cuando el medicamento consigue entrar en la célula. En suma, aunque un tratamiento por quimioterapia consiga matar el 99,9 % de las células cancerosas, basta con que una sola consiga adquirir una nueva característica que le confiera resistencia frente al medicamento para que renazca un tumor compuesto esta vez por clones de esta célula tumoral, todavía más peligrosas que las células del tumor

anterior. Como hemos dicho, quizá no haya que sorprenderse en exceso de la capacidad de adaptación de las células cancerosas, pues este mecanismo de adaptación es la base de la vida en la Tierra. Incluso células menos evolucionadas a menudo son capaces de encontrar los medios de resistir ante los obstáculos que encuentran, como muestra la recrudescencia de algunas enfermedades debida a la resistencia de las bacterias a ciertas clases de antibióticos.

La heterogeneidad de los tumores Existen enormes diferencias en la composición de los tumores, tanto entre diferentes individuos como en un mismo cáncer. El análisis de las diversas regiones anatómicas de un cáncer de pulmón, por ejemplo, muestra la presencia de varios defectos genéticos diferentes que han evolucionado cada uno a su manera. En otras palabras, una masa cancerosa no es un único cáncer, sino una combinación de varios cánceres, cada uno de los cuales contiene varios millones de células completamente degeneradas (Figura 12). De la misma manera, lo que llamamos un «cáncer de mama» en realidad es un término genérico que hace referencia a una familia de al menos diez enfermedades distintas, cada una con una marca molecular propia y ciertas características que le son específicas. Esta gran heterogeneidad del cáncer hace que, a pesar de que un tratamiento determinado consiga neutralizar un oncogén que favorece el crecimiento de un cáncer, el tumor puede contener subpoblaciones de células que utilizan otros medios para crecer y que serán resistentes a este tratamiento. En consecuencia, incluso las nuevas

40

Alimentos contra el cancer.indb 40

16/05/17 15:56


Capítulo 2  ●   ¿Qué es el cáncer?

terapias anticancerosas dirigidas específicamente contra ciertas anomalías genéticas de los tumores a menudo son impotentes para curar a una mayoría de pacientes, a pesar de los costes con frecuencia exorbitantes asociados a estos medicamentos. Todos estos factores ilustran hasta qué punto el cáncer que llega a su madurez representa una enfermedad de una increíble complejidad, que es extremadamente difícil de tratar con éxito. Sin embargo, es importante darse cuenta de que la aparición de un tumor no tiene nada de un fenómeno instantáneo, sino que más bien es el resultado de un largo proceso que se escalona a lo largo de varios años, en los que la célula, «despierta» por la

aparición de un error en su material genético, se transforma de arriba abajo para superar las múltiples trampas presentes a lo largo de todo su desarrollo. El punto más importante de este largo proceso es que, durante muchos años, incluso decenios, las células cancerosas son extremadamente vulnerables y solamente algunas de ellas conseguirán alcanzar el estadio maligno. Esta vulnerabilidad hace que sea posible interferir en varios puntos del desarrollo del tumor para prevenir así la aparición del cáncer. Insistiremos en este punto a lo largo del libro, porque se trata de un aspecto crucial para reducir los fallecimientos por cáncer: hay

Hetereogeneidad de los tumores

Intertumoral

Clonal

Intratumoral

Subclón 1

Subclón 3

Subclón 2

Hetereogeneidad intercelular genética y no genética

Figura 12 41

Alimentos contra el cancer.indb 41

16/05/17 15:56


Los alimentos contra el cáncer

que atacar al tumor mientras es vulnerable si se quiere disminuir realmente el número de cánceres en nuestras sociedades. Al recuperar, por así decir, los instintos originales de sus antepasados, que debían asegurar su supervivencia de manera autónoma, la célula

tumoral adquiere una fuerza temible. Es lo que hace que el cáncer sea difícil de combatir: intentar destruir estas células primitivas es como intentar eliminar la fuerza de adaptabilidad que nos ha generado. Es combatir las fuerzas del propio origen de la vida.

42

Alimentos contra el cancer.indb 42

16/05/17 15:56


16214c  

A día de hoy, la investigación de nuevos tratamientos contra el cáncer sigue centrando los esfuerzos de científicos de todo el mundo. Aun as...

16214c  

A día de hoy, la investigación de nuevos tratamientos contra el cáncer sigue centrando los esfuerzos de científicos de todo el mundo. Aun as...