Page 1


COLECCIÓN NOEMA


Cazadores

ANDREW NAGORSKI


de nazis


Título:

Cazadores de nazis © Andrew Nagorski, 2016 Edición original en inglés: The Nazi Hunters Simon & Schuster, 2016

De esta edición: © Turner Publicaciones S.L., 2017 Diego de León, 30 28006 Madrid www.turnerlibros.com Primera edición: abril de 2017 De la traducción del inglés: Equipo TURNER Reservados todos los derechos en lengua castellana. No está permitida la reproducción total ni parcial de esta obra, ni su tratamiento o transmisión por ningún medio o método sin la autorización por escrito de la editorial. ISBN: 978-84-16354-13-9 Diseño de la colección: Enric Satué Ilustración de cubierta: Diseño TURNER Depósito Legal: M-9676-2017 Impreso en España La editorial agradece todos los comentarios y observaciones: turner@turnerlibros.com


Para Alex, Adam, Sonia y Eva y, como siempre, para Krysia.


ÍNDICE

Lista de personajes ......................................................................... Introducción ..................................................................................... i El oficio del verdugo ............................................................ ii ‘Ojo por ojo’ ............................................................................ iii El plan común ........................................................................ iv La regla del pingüino ........................................................... v El guardián de mi hermano ................................................ vi Haciendo la vista gorda ....................................................... vii ‘Unos locos como yo’ ............................................................ viii ‘Un momentito, señor’ .......................................................... ix ‘A sangre fría’ ......................................................................... x ‘Los don nadies ‘..................................................................... xi Una bofetada memorable .................................................... xii ‘Ciudadanos ejemplares’ ...................................................... xiii Viaje de ida y vuelta a La Paz ............................................ xiv Mentiras de guerra ............................................................... xv Persiguiendo fantasmas ........................................................ xvi Se cierra el círculo ................................................................

11 21 29 41 59 73 91 121 143 171 201 231 255 281 311 323 349 367

Agradecimientos ............................................................................... 393 Notas ................................................................................................... 397 Bibliografía ......................................................................................... 431 Créditos de las imágenes .................................................................. 441


LISTA DE PERSONAJES

los cazadores

(1903-1968): Juez y fiscal alemán. Miembro de una familia judía no practicante, Bauer pasó la mayor parte de la era nazi exiliado en Dinamarca y Suecia. Al volver a Alemania después de la guerra, su ayuda fue clave para que los israelíes lograran capturar a Adolf Eichmann. En la década de 1960, fue el máximo impulsor del juicio por los crímenes de Auschwitz, que tuvo lugar en Frankfurt. william denson (1913-1998): Fue el fiscal jefe del ejército de Estados Unidos en los procesos de posguerra de Dachau, donde se juzgaba a los responsables de los campos de Dachau, Mauthausen, Buchenwald y Flossenbürg. Llevó ante el tribunal a ciento setenta y siete personas y consiguió que todas ellas fueran declaradas culpables. Noventa y siete acabaron en la horca. Sin embargo, hubo bastante polémica sobre su forma de llevar algunos de estos casos. rafi eitan (1926): Uno de los dos agentes del Mosad que dirigían el comando que secuestró a Adolf Eichmann en los alrededores de su casa de Buenos Aires el 11 de mayo de 1960. benjamin ferencz (1920): A los veintisiete años, Ferencz ejerció de fiscal jefe en lo que la Associated Press llamó “el mayor juicio por asesinato de la historia”: el juicio de Núremberg a los jefes de los Einsatzgruppen, los comandos especiales que se encargaban de las matanzas de judíos, gitanos y otros “enemigos” civiles en el frente oriental antes de que se empezaran a realizar en las cámaras de gas de los campos de concentración. Los veintidós acusados fueron condenados y a trece se les impuso la pena capital. Varias de estas sentencias se redujeron más adelante y al final solo cuatro de ellos acabaron en la horca. fritz bauer

11


cazadores de nazis

(1922-2011): Judío, polaco y superviviente del Holocausto, Friedman formó parte de las fuerzas de seguridad del régimen comunista en la Polonia de posguerra, lo que le permitió ajustar cuentas con los soldados alemanes en cautividad y con cualquiera que hubiera colaborado con los invasores. Posteriormente, fundó el Centro de Documentación de Viena, reuniendo pruebas para ayudar a encarcelar a oficiales de la SS y a otros responsables de crímenes de guerra. En 1952, cerró el centro y se mudó a Israel, donde siguió la búsqueda de Eichmann y otros criminales de guerra. isser harel (1912-2003): Jefe del comando del Mosad que consiguió llevar a cabo el secuestro de Eichmann en Buenos Aires en 1960 y su posterior traslado a Israel en un vuelo especial de El Al, las líneas aéreas israelíes, lo que hizo posible el juicio y posterior ejecución de Eichmann en Jerusalén. elizabeth holtzman (1941): Cuando se convirtió en congresista, en 1973, esta demócrata de Brooklyn no dudó en ponerse manos a la obra e investigar las acusaciones de que muchos supuestos criminales de guerra estaban viviendo tan tranquilos en Estados Unidos. Como miembro del subcomité de inmigración del Congreso y más tarde como presidenta del mismo, peleó por la creación de una Oficina de Investigaciones Especiales (osi, en sus siglas en inglés) dependiente del departamento de Justicia, lo que acabó consiguiendo en 1979. A lo largo de los siguientes años, la osi se encargó de encontrar, y deportar a varios criminales de guerra nazis tras despojarlos de la nacionalidad. beate klarsfeld (1939): Temeraria incorregible, Beate era la cara más visible del dúo franco-alemán de cazadores de nazis que formaba con su marido. Su padre formó parte de la Wehrmacht y ella apenas fue consciente del legado del Tercer Reich hasta que se fue a vivir a París para trabajar como au pair y conoció a su futuro marido, Serge Klarsfeld. En 1968, se hizo famosa por abofetear al canciller de Alemania occidental, Kurt Georg Kiesinger, exmiembro del partido nazi. Junto a Serge, persiguió y enfrentó a los culpables de deportar judíos y de otros crímenes en la Francia ocupada. tuvia friedman

12


lista de personajes

(1935): Nació en el seno de una familia de judíos rumanos que se mudaron pronto a Francia. Solo en el plano personal, ya le sobraban los motivos para investigar, perseguir y publicar los nombres de los jefes nazis que habían sido responsables de las deportaciones y las muertes de los judíos franceses, pues su padre había muerto en Auschwitz. Meticulosamente, fue reuniendo todo tipo de pruebas incriminatorias contra estos exnazis y no dudó en hacerlas públicas. Al igual que su esposa, Beate, no tenía miedo alguno a enfrentarse directamente con ellos, a pesar de los riesgos. eli rosenblaum (1955): Empezó en la oficina de Investigaciones Especiales del departamento de Justicia estadounidense como becario y de 1995 a 2010 fue su director. Es la persona que más tiempo ha permanecido en el cargo. En 1986, en su condición de consejero general del Congreso Judío Mundial, lideró la campaña contra el antiguo secretario general de las Naciones Unidas, Kurt Waldheim, por entonces candidato a la presidencia de Austria. Esta decisión derivó en un amargo enfrentamiento con el hombre que había sido para él un ídolo, Simon Wiesenthal. allan ryan (1945): De 1980 a 1983, ejerció de director de la oficina de Investigaciones Especiales del departamento de Justicia, liderando esta nueva unidad en sus primeras batallas para identificar a los criminales de guerra nazis y quitarles la nacionalidad estadounidense. jan sehn (1909-1965): Juez e investigador polaco, se crio en una familia de origen alemán. Fue el primero en elaborar un relato detallado de la historia y la operativa de Auschwitz. También se encargó del interrogatorio de Rudolf Höss, el director de dicho campo durante buena parte de la guerra, convenciéndole de que escribiera sus memorias antes de que lo ahorcaran, en 1947. También ayudó a su homólogo Fritz Bauer, declarando como testigo en el proceso de Auschwitz llevado a cabo en Frankfurt durante la década de 1960. simon wiesenthal (1908-2005): Nacido en un pequeño pueblo de la Galicia polaca, sobrevivió a Mauthausen y a otras tragedias y se convirtió en el cazador de nazis más famoso, creando su propio serge klarsfeld

13


cazadores de nazis

Centro de Documentación en Viena. Aunque nadie pone en duda sus méritos a la hora de perseguir y atrapar a grandes criminales de guerra, a menudo se le ha acusado de exagerar sus logros y su papel en determinadas operaciones como, por ejemplo, la caza de Eichmann. También se enfrentó al Congreso Judío Mundial con motivo de la polémica en torno a Kurt Waldheim. efraim zuroff (1948): Fundador y director de la sede del Centro Simon Wiesenthal en Jerusalén, Zuroff nació en Brooklyn pero se trasladó a Israel en 1970. Se le considera el último cazador de nazis, siendo responsable de varias y muy polémicas campañas de publicidad para localizar y poner a disposición de la justicia a los guardias de los campos de concentración que aún siguen con vida.

los perseguidos

(1913-1991): Conocido como “el carnicero de Lyon”, ejerció de jefe de la Gestapo en dicha ciudad francesa y fue el responsable de miles de muertes, además de torturar personalmente a incontables víctimas. Entre estas destacan Jean Moulin, el héroe de la resistencia francesa, y los cuarenta y cuatro niños judíos que vivían protegidos en el pueblecito de Izieu y que fallecieron en Ausch­witz. Los Klarsfeld siguieron el rastro de Barbie hasta Bolivia, librando una larga batalla para conseguir su extradición a Francia, donde por fin fue juzgado y condenado a cadena perpetua en 1987. Murió en prisión cuatro años más tarde. martin bormann (1900-1945): Secretario personal de Hitler y líder de la cancillería del partido nazi, desapareció del búnker de Hitler en Berlín después de que su jefe se suicidara el 30 de abril de 1945. Algunas fuentes apuntaban a que había muerto o se había suicidado a las pocas horas, mientras otros rumores igual de insistentes señalaban que había huido de la capital alemana. Hubo incluso quien aseguró haberlo visto, en persona o en fotografía, en Sudamérica y Dinamarca. En 1972, se encontraron sus supuestos restos mortales en el solar klaus barbie

14


lista de personajes

de una obra en Berlín. La prueba de adn confirmó su identidad en 1998, llegándose a la conclusión de que había muerto el 2 de mayo de 1945. hermine braunsteiner (1919-1999): Ejerció de guardia en los campos de concentración de Majdanek y Ravensbrück, donde se ganó el apodo de Kobyla –“yegua”, en polaco– por su costumbre de patear sin piedad a las prisioneras. En 1964, Simon Wiesenthal descubrió que después de la guerra se había casado con un estadounidense y que residía en el barrio neoyorquino de Queens. Le pasó entonces la pista a The New York Times, cuyo posterior artículo dio el pistoletazo a una larga batalla legal que, después de varios años, la despojó de la nacionalidad estadounidense. Una vez enviada de vuelta a Alemania occidental, fue condenada a cadena perpetua, aunque por motivos de salud pudo salir de prisión en 1996. Murió en una residencia de ancianos tres años más tarde. herbert cukurs (1900-1965): Aviador letón de cierta fama ya antes de la Segunda Guerra Mundial, durante la ocupación alemana recibió el apodo de “Verdugo de Riga”. Se le considera responsable de la muerte de unos treinta mil judíos. Al terminar la guerra se asentó en São Paulo, Brasil, donde siguió volando en su propio aeroplano y dirigiendo un puerto deportivo. El Mosad lo engañó para que viajara a Montevideo, Uruguay, el 23 de febrero de 1965, donde sus agentes lo asesinaron. Este es el único caso, que conozcamos, en el que la agencia israelí decidió asesinar a un criminal de guerra prófugo. john demjanuk (1920-2012): Desde la década de 1970 hasta su muerte en 2012, fue el protagonista de una de las batallas legales más complejas de toda la posguerra, que tuvo como escenario Estados Unidos, Israel y Alemania. Este mecánico de Cleveland, ya jubilado, había trabajado en su momento como guardia de seguridad en un campo de exterminio, pero no era, como se pensó en un principio, “Iván el terrible”, el guardia de Treblinka que se hiciera desgraciadamente famoso por sus atrocidades. En 2011, un tribunal alemán lo declaró culpable por sus años como guardia en Sobibor y murió menos de un año después. Su caso sirvió como 15


cazadores de nazis

ejemplo de los problemas de la justicia alemana para procesar a los cada vez menos presuntos criminales de guerra que aún quedaban vivos. adolf eichmann (1906-1962): Uno de los artífices del Holocausto, organizó las deportaciones en masa de judíos a Auschwitz y a otros campos de concentración. El 11 de mayo de 1960 unos agentes del Mosad lo secuestraron en Buenos Aires. Juzgado y condenado a muerte en Jerusalén, falleció en la horca el 31 de mayo de 1962. Todo su caso generó multitud de titulares y polémica, incluyendo un apasionado debate acerca de “la banalidad del mal”. aribert heim (1914-1992): Apodado “Doctor Muerte” por sus horripilantes prácticas criminales cuando trabajaba como médico en Mauthausen, desapareció en cuanto acabó la guerra y se le ha estado buscando hasta hace pocos años, mediante campañas públicas. En medio se cruzó todo tipo de información confusa al respecto, como que se le había visto en Latinoamérica o que lo habían asesinado en California. En realidad, como The New York Times y la cadena alemana de televisión zdf demostraron en 2009, Heim había encontrado refugio en El Cairo, se había convertido al islam y había adoptado el nombre de Tarek Hussein Farid. Murió allí en 1992. rudolf höss (1900-1947): Fue quien más años pasó como comandante en jefe de Auschwitz. En 1946, los británicos lo capturaron y declaró como testigo en los juicios de Núremberg, tras los cuales lo enviaron a Polonia para que lo juzgaran. Jan Sehn, el juez de instrucción polaco, lo convenció para que escribiera su autobiografía antes de morir en la horca. Su escalofriante descripción de los medios consagrados a “mejorar” la maquinaria de muerte sigue constituyendo uno de los testimonios más estremecedores en la vasta literatura sobre el Holocausto. ilse koch (1906-1967): Viuda del primer comandante del campo de Buchenwald, durante el juicio al que la sometió el ejército estadounidense en Dachau se la llamó “la perra de Buchenwald” debido a los escabrosos testimonios de cómo jugaba sexualmente con los prisioneros antes de golpearlos y asesinarlos. Estos testimonios, 16


lista de personajes

junto a la sospecha de que fabricaba pantallas para lámparas con la piel de dichos prisioneros, hicieron de su juicio el más aireado de la posguerra. La condenaron a cadena perpetua, pero el general Lucius D. Clay le redujo la pena a solo dos años. No obstante, en 1951, un tribunal alemán volvió a condenarla de por vida y se suicidó en la cárcel en 1967. kurt lischka (1909-1989), herbert hagen (1913-1999) y ernst hein­ richsohn (1920-1994): Estos tres oficiales de la SS fueron el objetivo de Serge y Beate Klarsfeld por su papel en la deportación de judíos de Francia durante la guerra. Los tres vivieron tranquilamente en Alemania occidental hasta los años 70, cuando los cazadores de nazis organizaron una campaña para enfrentarse a ellos, llegando a planificar el secuestro frustrado de Lischka. El 11 de febrero de 1980, un tribunal de Colonia los declaró cómplices de la deportación y la muerte de los cincuenta mil judíos que habían partido de Francia. Sus condenas oscilaron entre los seis y los doce años de prisión. josef mengele (1911-1979): Miembro de la SS, ejerció de médico en Auschwitz, donde se le conocía como “El ángel de la muerte” por la crueldad de sus experimentos médicos con los prisioneros, sobre todo los hermanos gemelos. También era el encargado de decidir quién debía ir directamente a las cámaras de gas. La búsqueda de Mengele, que había huido a Sudamérica, continuó incluso después de su muerte. Se ahogó mientras se bañaba en una playa brasileña en 1979, pero sus familiares lo guardaron en secreto hasta que se descubrieron sus restos en 1985. erich priebke (1913-2013): Este capitán de la SS había organizado la ejecución de trescientos treinta y cinco hombres y niños, entre ellos setenta y cinco judíos, en las Fosas Ardeatinas, cerca de Roma, el 24 de marzo de 1944, como represalia por el asesinato de treinta y tres soldados alemanes. Después de la guerra, disfrutó de una vida cómoda en la ciudad balneario de San Carlos de Bariloche, en Argentina. Pero en 1994, un equipo de abc News dio con él y el reportero Sam Donaldson le hizo unas preguntas en la calle. Consecuencia: Argentina lo extraditó a Italia en 1995, 17


cazadores de nazis

donde lo condenaron a cadena perpetua en 1998. Debido a su avanzada edad, se le mantuvo en arresto domiciliario hasta su muerte en 2013. otto remer (1912-1997): Fue uno de los hombres clave en el fracaso del intento de asesinato de Hitler del 20 de julio de 1944. El comandante Remer era el jefe del batallón de Guardias de la Gran Alemania en Berlín. En un principio, estaba dispuesto a seguir las órdenes de los conspiradores, pero cambió de idea cuando se enteró de que Hitler había sobrevivido y que estaban deteniendo a todos los involucrados en la operación. En 1951, se erigió como líder de un partido de extrema derecha de la Alemania occidental y calificó a los conspiradores de “traidores”. Fritz Bauer lo acusó de difamación en 1952, en un intento de demostrar que en realidad aquellos hombres fueron verdaderos patriotas. Lo condenaron a tres meses y su partido quedó al margen de la ley, por lo que huyó a Egipto. Volvió a Alemania occidental en los años 80, al beneficiarse de una amnistía, y retomó su actividad al frente de la extrema derecha. Tras ser acusado nuevamente de incitación al odio y al racismo, se trasladó a España en 1994, donde murió tres años más tarde. arthur rudolph (1906-1996): Formó parte del equipo de ingenieros aeronáuticos alemanes que se exiliaron a Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial, y desarrolló el cohete Saturno V, que mandó a los primeros astronautas a la luna. Sin embargo, tras conocerse que había hecho trabajar hasta la muerte a miles de prisioneros en la fabricación de cohetes V-2 durante la guerra, Eli Rosenbaum, de la Oficina de Investigaciones Especiales del departamento de Justicia, lo presionó para que renunciara a la nacionalidad estadounidense y abandonara el país en 1984. Murió en Hamburgo. kurt waldheim (1918-2007): Cuando el antiguo secretario general de las Naciones Unidas decidió presentarse a las elecciones presidenciales austriacas de 1986 y se convirtió en el principal favorito, aparecieron nuevas pruebas de que había ocultado un capítulo significativo de sus tareas durante la guerra: su trabajo en los Bal18


lista de personajes

canes a las órdenes del general Alexander Löhr, que fue juzgado y ahorcado en Yugoslavia como criminal de guerra más adelante. El Congreso Judío Mundial se embarcó en una intensa campaña contra Waldheim pero aun así este acabó siendo elegido para el puesto. Simon Wiesenthal culpó al cjm de la reacción antisemita que provocó todo el asunto Waldheim, poniendo en evidencia los desacuerdos entre los distintos cazadores de nazis.

19


INTRODUCCIÓN

U

na de las películas alemanas más famosas de los primeros años de posguerra se tituló Die Mörder sind unter uns, es decir, “Los asesinos están ente nosotros”. Susanne Wallner, una superviviente de un campo de concentración interpretada por Hildegard Knef, regresa a su devastado apartamento de Berlín. Allí encuentra a Hans Mertens, quien ejerciera de médico en el ejército alemán y que aún vive en el piso, hundido en el alcoholismo y la desesperación. Un día, el médico se encuentra en la calle con su antiguo capitán, convertido ahora en empresario de éxito, sin que nadie sospeche que es la misma persona que ordenó en su momento la masacre de cien civiles en una aldea polaca durante la nochebuena de 1942. Atormentado por dichos recuerdos, Mertens decide asesinar al capitán en la primera nochebuena posterior al fin de la guerra. En el último momento, Wallner convence a Mertens de que tomarse la justicia por su mano de esa manera sería un error. “Nosotros no podemos dictar sentencia”, le dice. El médico entra en razón. “Es cierto, Suzanne –le contesta al final de la película–. Pero debemos denunciarlo. Que sirva como desagravio para los millones de víctimas inocentes asesinadas”. La película fue un éxito espectacular, congregando a muchísimos espectadores en las salas de cine. Sin embargo, había algo engañoso en su mensaje: en realidad, fueron los aliados y no los alemanes los encargados de hacer justicia en la inmediata posguerra… aunque pronto dejaron de lado esa labor para centrarse en la incipiente guerra fría. En cuanto a la mayoría de los alemanes, estaban más interesados en olvidar su pasado reciente que en andar expiando culpas. Tampoco mostraron ánimo alguno de expiación los responsables del Holocausto que no fueron arrestados inmediatamente, o que lo 21


cazadores de nazis

fueron sin que sus captores aliados llegaran a descubrir su verdadera identidad. Lo primero en lo que pensaron fue en escapar. En el caso de Adolf Hitler, su huida tomó forma de suicidio, junto a su reciente esposa Eva Braun, en su búnker. Joseph Goebbels, el ministro de propaganda, y su mujer, Magda, hicieron lo propio después de envenenar a sus seis hijos. En la novela Operación Valhalla, que fue un auténtico éxito de ventas en 1976, el Joseph Goebbels de ficción explica por qué tomó esa decisión: “No tengo la más mínima intención de pasarme el resto de mi vida dando tumbos por el mundo como si fuera un perpetuo refugiado”, afirma. Sin embargo, la mayoría de sus colegas y gran parte de los nazis culpables de crímenes de guerra ni se plantearon seguir el ejemplo de Hitler. Muchos de los que ocupaban puestos inferiores ni siquiera sintieron la urgencia de la huida: pronto se confundieron entre los millones de alemanes que intentaban reconstruir sus vidas en una nueva Europa. Otros, que sentían el peligro más de cerca, se las arreglaron para huir del continente. Durante mucho tiempo, dio la sensación de que ambos grupos habían conseguido eludir las responsabilidades de sus crímenes, a menudo gracias al apoyo de familiares leales y de las redes de Kamaraden, simpatizantes del partido nazi. Este libro se centra en el grupo relativamente pequeño de hombres y mujeres –tanto los que ocupaban cargos oficiales como los que decidieron operar por su cuenta– que trabajaron para cambiar esta situación e impedir que el mundo se olvidara de estos crímenes. Estos perseguidores demostraron una determinación y una valentía tremendas: siguieron luchando incluso cuando el resto del mundo, incluidos los gobiernos que representaban a los vencedores, ya había perdido todo el interés en el destino de los criminales de guerra nazis. De paso, su esfuerzo sirvió para profundizar en el debate sobre la naturaleza del mal y poner en evidencia aspectos muy inquietantes sobre el comportamiento humano. Aunque todos estos luchadores que han intentado llevar a los asesinos ante la justicia han recibido el nombre genérico de “cazadores de nazis”, lo cierto es que nunca formaron un único grupo con una estrategia común ni consiguieron llegar a un acuerdo por básico que fuera 22


introducción

en torno a las tácticas que usarían. A menudo se enfrentaron los unos con los otros, se lanzaron recriminaciones, se mostraron celosos de los éxitos ajenos y se comportaron como verdaderos rivales, aunque persiguieran más o menos las mismas metas. En algunos casos, estas desavenencias impidieron que la lucha fuera más eficaz. Ahora bien, aunque todos los involucrados en la tarea de perseguir a los criminales nazis hubieran dejado de lado sus diferencias personales, los resultados no habrían sido significativamente distintos. Y, se mire por donde se mire, estos resultados no están ni remotamente cerca de lo que podríamos considerar “hacer justicia”. “Cualquiera que intente poner en la misma balanza los crímenes que se cometieron y el castigo que han recibido sus responsables acabará frustrado”, dijo David Marwell, historiador, colaborador de la oficina de Investigaciones Especiales del departamento de Justicia, del Museo en Memoria del Holocausto de Estados Unidos y del Centro de Documentación de Berlín, y exdirector del Museo del Patrimonio Judío en Nueva York. En cuanto al compromiso inicial de los vencedores de perseguir a todos los responsables de crímenes de guerra, Marwell resume la situación en una sola frase: “Es demasiado difícil”. Demasiado difícil si se considera a gran escala, desde luego, pero los esfuerzos de aquellos que se negaron a rendirse, con la esperanza de poder capturar al menos a algunos criminales de guerra nazis y llevarlos ante la justicia, dieron forma a una epopeya que no cesó durante años y años de posguerra, y que no tiene antecedentes en la historia de la humanidad. Antes, cuando una guerra terminaba, los vencedores asesinaban o esclavizaban a los vencidos, saqueaban sus tierras y exigían una inmediata reparación económica. Las ejecuciones sumarias, sin juicio ni procedimiento legal que tuviera como objeto determinar la inocencia o la culpabilidad del reo, eran lo habitual. Se trataba de vengarse, sin más complicaciones. A muchos de los cazadores de nazis los movió en un principio un sentimiento de venganza, especialmente a quienes habían pasado por los campos o quienes habían ayudado a liberarlos, que vieron con sus propios ojos las pruebas estremecedoras del horror que los fugitivos 23


cazadores de nazis

habían dejado detrás: los muertos y los moribundos, los crematorios, las instalaciones “médicas” que hacían las veces de cámaras de tortura… En consecuencia, algunos nazis y algunos de sus colaboradores fueron ajusticiados nada más acabar la guerra. Sin embargo, empezando por los primeros juicios de Núremberg y continuando con la caza de criminales de guerra en Europa, Latinoamérica, Estados Unidos y Oriente medio, que incluso hoy sigue dando resultados esporádicos, los cazadores de nazis han centrado la mayoría de sus esfuerzos en conseguir que sus presas respondan ante la ley con todas las garantías, convencidos de que incluso el culpable más culpable tiene derecho a un juicio justo. No es ninguna casualidad que Simon Wiesenthal, el más famoso de los cazadores de nazis, titulara sus memorias Justicia, no venganza. Incluso cuando vieron que la justicia se quedaba abrumadoramente corta, que los culpables a menudo se libraban de sufrir penas a la altura de sus crímenes o que, en muchos casos, ni siquiera recibían condena alguna, se propusieron otra meta: educar con el ejemplo. ¿Por qué perseguir en sus últimos días al anciano guardia de un campo de concentración? ¿Por qué no dejar que los responsables fueran desapareciendo poco a poco y en silencio? Muchos altos cargos estadounidenses no veían ningún problema en esa solución, sobre todo teniendo en cuenta que su atención estaba puesta en otro enemigo: la Unión Soviética. Ahora bien, esos individuos llamados cazadores de nazis no estaban dispuestos a rendirse, convencidos de que cada caso contaba y que de cada uno podían extraerse lecciones muy valiosas. El objeto de estas lecciones era demostrar que los espantosos crímenes de la Segunda Guerra Mundial y del Holocausto ni pueden ni deben olvidarse, y que aquellos que los instigaron o cometieron –o los que se sientan tentados de hacer lo propio en el futuro– nunca deberían sentirse a salvo de la ley, al menos de entrada.

Yo tenía trece años cuando, en 1960, un comando del Mosad secuestró a Adolf Eichmann en Argentina y lo llevó en un avión a Israel 24


introducción

para que lo juzgaran. No recuerdo exactamente hasta qué punto era consciente de lo que había sucedido ni si llegué a prestar atención a lo que decían los medios, pero desde luego algo caló en mi interior. Lo sé por un recuerdo muy vivo que aún guardo del siguiente verano, cuando a Eichmann todavía lo estaban juzgando en Jerusalén. Habíamos ido a visitar a unos familiares a San Francisco y yo estaba sentado con mi padre en una confitería. De repente, empecé a examinar la expresión de la cara de un anciano que estaba sentado en el lado contrario de la barra. Me incliné hacia mi padre, señalé a aquel hombre y dije en voz baja: “Creo que ese tipo podría ser Hitler”. Mi padre sonrió y me quitó la idea de la cabeza con mucha cortesía. Por supuesto, entonces no podía saber que, trabajando para este libro medio siglo después, tendría la oportunidad de entrevistar a Gabriel Bach, el único fiscal del juicio a Eichmann que sigue con vida, y a los dos agentes del Mosad que dirigieron el equipo que lo capturó. El secuestro, el juicio y el ahorcamiento de Eichmann marcaron el principio de la conciencia, cada vez más extendida, de que los criminales nazis se habían ido de rositas, y reavivaron el interés general por sus crímenes. También dio pie a una cascada de libros y películas sobre cazadores de nazis, a menudo más cercanos a la fantasía que a la realidad. Yo fui un lector ávido de aquellos libros y vi todas aquellas películas, fascinado por los personajes –tanto los héroes como los villanos– y por lo vibrante del argumento. Había algo que iba más allá de la caza en sí y que despertó el interés de todo el mundo: conocer la identidad de los objetos de esa caza, su forma de ser, incluso quiénes eran sus familiares y sus vecinos, se convirtió, especialmente para la generación de posguerra, en una cuestión igual de fascinante. Ni siquiera hoy es fácil contestar a la pregunta de por qué tantos millones de alemanes y austriacos, además de los distintos colaboradores que encontraron en la mayoría de los países que invadieron, decidieron alistarse voluntariamente en un movimiento volcado en el asesinato en masa. En las décadas de 1980 y 1990, durante mis estancias como jefe de la corresponsalía de Newsweek en Bonn, Berlín, Varsovia y Moscú, apro25


cazadores de nazis

veché para examinar en detalle las consecuencias y la herencia que nos habían dejado la guerra y el Holocausto. Cada vez que daba por hecho que ya no encontraría novedades, que nada más podría sorprenderme y que todo serían ya pequeñas variaciones de las mismas historias, acababa encontrándome con una nueva revelación que me dejaba estupefacto. A finales de 1994, estaba preparando un reportaje para el número que Newsweek había planeado como celebración del 50 aniversario de la liberación de Auschwitz el 27 de enero de 1995. Tuve que entrevistar a numerosos supervivientes repartidos por varios países de Europa. Siempre me sentía incómodo cuando le pedía a cualquiera de ellos que reviviera los horrores de aquellos años, y siempre les advertía de que no había problema alguno en detener la entrevista si aquello les resultaba demasiado doloroso. Sin embargo, en la mayoría de los casos necesitaban vomitar sin freno todo por lo que habían pasado; una vez empezaban su relato, este no se detenía en ningún momento, sin que yo tuviera que intervenir ni preguntar. Por muchas historias de ese tipo que escuchara, siempre acababa asombrado, y en ocasiones verdaderamente impresionado. Después de entrevistar a un judío holandés superviviente, cuya historia era particularmente conmovedora, lo primero que hice fue pedirle perdón por hacerle rememorar todo aquello con tanto detalle, dando por hecho que era una odisea que él ya habría contado muchas veces a sus amigos y familiares. “Nunca se lo he contado a nadie”, contestó. Al ver mi gesto de incredulidad, añadió: “Nadie me había preguntado hasta ahora”. Había cargado con ese peso en soledad durante cincuenta años. Tres años más tarde, mantuve otro encuentro que me sirvió para conocer a quienes cargan con un peso de otra clase. Entrevisté a Niklas Frank, el hijo de Hans Frank, que durante la ocupación ejerció de gobernador general de Polonia bajo Hitler, dejando a su paso un rastro de muerte. Niklas era periodista y escritor, y se describía a sí mismo como el típico liberal europeo, muy comprometido con los valores democráticos. Estaba especialmente interesado en Polonia, sobre todo en la lucha del sindicato independiente Solidaridad por 26


introducción

los derechos humanos durante la década de 1980, que acabó con el derrumbamiento del régimen comunista. Nacido en 1939, Niklas apenas tenía siete años cuando vio a su padre por última vez, en Núremberg, poco antes de que este muriera ahorcado como criminal de guerra. Había ido con su madre a visitarlo a la cárcel. Su padre actuaba como si no pasara nada: “Bueno, Nikki, pronto estaremos todos juntos de nuevo para festejar las navidades”, le dijo. El joven se marchó “furioso”, según recuerda aún hoy, porque él sabía que estaban a punto de colgar a su padre. “Mi padre le mintió a todo el mundo, incluso a su propio hijo”, afirmó. Cuando llegó a ser plenamente consciente de lo sucedido, Niklas reflexionó sobre lo que le hubiera gustado que su padre le hubiera dicho: “Mi querido Nikki, me van a ejecutar porque hice cosas terribles. No sigas mi ejemplo en la vida”. Durante la entrevista, Niklas pronunció otra frase que siempre recordaré. Describió a su padre como “un monstruo” y aseguró: “Estoy en contra de la pena de muerte, pero creo que la ejecución de mi padre estaba totalmente justificada”. Durante todos mis años como corresponsal en el extranjero, no había oído nunca a nadie hablar así sobre su padre… y aun así, el sufrimiento de Niklas era aún más profundo: me contó que, como Frank es un nombre bastante común, la mayoría de la gente que lo conoce no sabe que es el hijo de uno de los mayores criminales de guerra a no ser que él mismo lo advierta. Sin embargo, en su interior, él tiene que vivir con esa verdad y no puede dejar de pensar en ello. “No hay un solo día en el que no piense en mi padre y en general en todo lo que hicieron los alemanes –afirmó–. El mundo nunca olvidará esto. Siempre que voy al extranjero y digo que soy alemán, la gente piensa en Auschwitz… y creo que con toda la razón del mundo”. Le confesé a Niklas que yo tenía la suerte de no tener que enfrentarme a ese sentimiento de culpa heredado, ya que a mi padre le había tocado luchar en el lado perdedor cuando Alemania invadió Polonia en 1939. Aunque, racionalmente, sabía que la circunstancia de dónde y en qué entorno naciste no es motivo para sentirte moralmente superior o inferior y Niklas también lo sabía, podía entender 27


cazadores de nazis

perfectamente que su gran deseo en la vida fuera un padre del que no tuviera que avergonzarse. La actitud de Niklas no era ni mucho menos la habitual entre los familiares de los criminales de guerra nazis, pero, en mi opinión, su honestidad cruda, brutal, ejemplificaba lo mejor que poseen los alemanes del presente: el deseo de muchos de ellos de enfrentarse, día tras día, al pasado de su país. Ese sentimiento tardó mucho en calar en la sociedad y habría tardado más de no ser por los cazadores de nazis y su lucha ardua, a menudo solitaria, no solo en Alemania y en Austria sino en cada rincón del mundo. Esa lucha está a punto de terminar. Dentro de muy poco, la mayoría de los cazadores de nazis, así como sus presas, solo existirán en nuestro imaginario colectivo, donde el mito y la realidad probablemente se mezclen más de lo que ya lo están. Razón suficiente para que sus historias deban y puedan contarse ahora.

28


15729c  

Guerra Fría, los vencedores de la Segunda Guerra Mundial perdieron el interés por los criminales de guerra. Muchos habían desaparecido entre...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you