Page 1


ELAINE ST. JAMES

SIMPLIFICA TU VIDA 100 consejos para bajar el ritmo y disfrutar de las cosas importantes Traducción de

úa matthíasdóttir

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 5

20/09/16 10:12


Título original inglés: Simplify Your Life: 100 ways to slow down and enjoy the things that really matter. © Elaine St. James, 1994, 2001. © de la traducción: Úa Matthíasdóttir, 1996. © de esta edición: RBA Libros, S.A., 2016. Avda. Diagonal, 189 - 08018 Barcelona. rbalibros.com Primera edición: octubre de 2016. ref.: rpra325 isbn: 978-84-9056-750-0 depósito legal: b. 17.556-2016 anglofort, s.a. • preimpresión

Impreso en España. Printed in Spain Queda rigurosamente prohibida sin autorización por escrito del editor cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra, que será sometida a las sanciones establecidas por la ley. Pueden dirigirse a Cedro (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesitan fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47). Todos los derechos reservados.

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 6

19/09/16 15:24


para wolcott gibbs, jr. y para michelle y bill, jessie y megan, y lisa y eric

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 7

19/09/16 15:24


RPRA325_Simplifica tu vida.indd 8

19/09/16 15:24


CONTENIDO

15 17

Agradecimientos Introducción

uno LA CASA  1. Reduzca el desorden en su vida  2. Utilice el sistema de Dave para librarse   de los trastos  3. Limpie su casa con el máximo de eficacia  4. Reduzca a la mitad el tiempo de hacer   la compra  5. Compre en grandes cantidades  6. Cultive su propio huerto  7. Haga todos sus recados en un único sitio  8. Reduzca su colada a la mitad  9. No compre ropa que requiera limpieza   en seco 10. Deje los zapatos en la entrada 11. Escoja alfombras con dibujos 12. Use bandejas para la comida 13. Mantenga las plantas en el exterior

21 23 24 26 28 30 32 34 36 38 40 42 44

9

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 9

19/09/16 15:24


14. Deshágase del césped y algunas plantas 15. O, por lo menos, simplifique el mantenimiento   de césped y plantas 16. Los animales domésticos «simplificados» 17. El traslado simplificado 18. El reciclaje simplificado

46 48 50 53 56

dos EL ESTILO DE VIDA 19. Trasládese a una casa más pequeña 20. Conduzca un coche sencillo 21. Venda esa engorrosa equipación deportiva   o de recreo 22. Simplifique su vestuario 23. Reduzca las salidas nocturnas 24. Reconsidere las comidas con los amigos 25. Apague el televisor 26. Ponga fin al correo comercial en papel   y electrónico 27. Consuma menos televisión y revistas 28. No lea el periódico ni consulte las webs  informativas 29. Olvídese de los servicios añadidos de  telefonía 30. No responda a llamadas y mensajes solo   porque los reciba en su teléfono 31. Haga caso omiso del timbre de la puerta 32. Ignore el teléfono móvil en el coche 33. Si no le gustan las Navidades y otras   fiestas, evítelas

61 63 65 66 69 71 73 75 77 79 81 83 85 87 89

10

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 10

19/09/16 15:24


34. Deje de enviar felicitaciones de Navidad 35. Los regalos simplificados 36. Los viajes simplificados 37. Tómese unas vacaciones en casa

92 94 96 99

tres LAS FINANZAS 38. Salde sus deudas 39. Viva con una parte de su sueldo y ahorre   el resto 40. Replantéese sus hábitos de compra 41. Cambie su manera de hacer la compra 42. Reduzca sus necesidades de bienes y servicios 43. Mantenga una sola tarjeta de crédito 44. Simplifique sus cuentas corrientes 45. Utilice este sencillo sistema de registro   de talones 46. Consolide sus inversiones 47. Pague la hipoteca 48. Mejor un coche de segunda mano 49. Enseñe a sus hijos responsabilidad  económica

103 105 107 109 111 113 115 117 119 121 124 126

cuatro EL TRABAJO 50. No sea un esclavo de su agenda 51. Trabaje donde viva o viva donde trabaja 52. Haga lo que realmente quiere hacer

131 133 135

11

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 11

19/09/16 15:24


53. Convierta su afición en su trabajo 54. Trabaje menos y disfrute más 55. Ponga fin al trabajo no productivo 56. Incluya a su familia en su vida profesional

137 139 141 143

cinco LA SALUD 57. Simplifique sus hábitos culinarios 58. Comparta siempre algún plato en el  restaurante 59. Haga un ayuno de zumos o fruta un   día a la semana 60. Elija beber agua 61. Coma magdalenas de harina integral 62. Prepare su propio almuerzo 63. Prescinda de los aparatos de gimnasia y de   su entrenador, y salga a caminar 64. Levántese una hora antes 65. Acuéstese a las nueve una noche a la semana 66. Tírelo todo, menos las aspirinas 67. Cree sus propios rituales 68. Aprenda a reír 69. Aprenda yoga 70. Aprenda a meditar 71. Modere la velocidad al límite establecido   por la ley

147 149 151 153 155 158 161 164 166 168 171 172 174 176 178

12

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 12

19/09/16 15:24


seis LA VIDA PERSONAL 72. Relaciones más sanas 73. Sea usted mismo 74. Confíe en su intuición 75. Si no es fácil, no lo haga 76. No intente cambiar a la gente 77. Pase un día al mes en soledad 78. Enseñe a sus hijos a apreciar la soledad 79. Haga un retiro una vez al año 80. Escriba un diario 81. Haga una sola cosa a la vez 82. No haga nada 83. Tómese tiempo para contemplar la   puesta de sol 84. Sencillamente, diga que no 85. Si no puede decir que no, ofrezca excusas  razonables 86. Dese de baja en las organizaciones cuyas   reuniones le aterran 87. Aprenda a reinterpretar el pasado 88. Cambie sus expectativas 89. Revise su vida con regularidad para   mantenerla sencilla

181 183 185 187 189 190 192 194 196 198 200 202 203 204 206 208 209 211

siete TEMAS ESPECIALES PARA MUJERES 90. Diez minutos para ponerse asombrosamente  guapa

217

13

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 13

19/09/16 15:24


91. Deshágase de los tacones altos  92. Simplifique la manicura y olvídese   del pintaúñas  93. Deje de llevar un bolso del tamaño   de la torre Eiffel  94. Reduzca los accesorios

220 222 223 224

ocho SIMPLICIDAD PURA Y DURA  95. Mejor alquilar que tener en propiedad  96. Deshágase de los coches  97. Desconecte el teléfono  98. Deje de hacer la cama  99. Deshágase de todo lo innecesario 100. Confecciónese un vestuario muy sencillo

229 231 233 235 237 239

14

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 14

19/09/16 15:24


AGRADECIMIENTOS

Me gustaría dar las gracias a Marcia Burtt, Dave Sowle, Marisa Kennedy Miller, Jackie Powers, Judy Babcock, Phil Babcock, Jim Cummings, Meg Torbert, Linda Miller, Albert Chiang e Ira Weinstein por su apoyo y por darme ánimos para escribir este libro. Me gustaría dar las gracias a Felix Fusco, Sue Pettengill, Cyndy Van der Poel, Hope Kores, Kathy McDonough, Beverly Brennan, a mi madre, Dorothy Kennedy, y a mi tía preferida, Kathleen Schiffler, por estar siempre disponible. También me gustaría expresar mi agradecimiento a Sam Vaughan por sus consejos y su inspiración y por ponerme en contacto con mi maravilloso agente, Jane Dystel. Y, sobre todo, me gustaría dar las gracias a mi marido, Wolcott Gibbs, Jr., por todo.

15

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 15

19/09/16 15:24


RPRA325_Simplifica tu vida.indd 16

19/09/16 15:24


INTRODUCCIÓN

Haga que el barco de su vida sea ligero, cargado solo con lo que necesite: una casa familiar, placeres sencillos, uno o dos amigos que merezcan tal nombre, alguien a quien querer y que le quiera, un gato, un perro, una pipa o dos, justo la ropa y la comida que necesite..., y un poco más de la bebida que precise, porque la sed es una cosa peligrosa. jerome klapka jerome

Hace varios años me encontraba sentada ante mi escritorio, mirando ociosamente la agenda diaria, que consistía en un Sistema de Gestión del Tiempo con centenares de apartados. Mi cartera estaba a punto de reventar de tantas listas de «cosas por hacer», números de teléfono, gestores del tiempo, optimizadores de reuniones, estabilizadores de objetivos, gráficos de eficacia de alta tecnología y organizadores a largo plazo planificados a varios años vista. De pronto, me di cuenta de que no quería que mi vida alcanzase tal grado de complicación. Inmediatamente cogí el teléfono y reservé un largo fin de semana en un refugio. Dejé el Sistema de Gestión del Tiempo en casa, pero me llevé un cuaderno de notas. Tenía que pensar largo y tendido. Como tantas otras personas de nuestra generación, mi 17

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 17

19/09/16 15:24


marido, Gibbs, y yo misma nos habíamos tomado al pie de la letra los lemas de los años ochenta que rezaban: «¡Cuanto más grande, mejor!» y «Más es mejor». Teníamos una casa grande, un coche grande y muchas de las comodidades y los «juguetes» del típico estilo de vida de los ejecutivos. Entonces, ambos empezamos a darnos cuenta de que muchas de esas cosas, en lugar de aportar algo a nuestras vidas, nos las complicaban más allá de lo admisible. Siempre habíamos sabido que no valía la pena competir con el vecino, pero finalmente tuvimos que enfrentarnos al hecho de que lo único que habíamos conseguido con nuestro atracón de poder era una indigestión. Durante los días que permanecí sola en el silencio y la paz del refugio, elaboré una relación de las cosas que podíamos hacer para mejorar la calidad de nuestras vidas, a la par que disminuir su complejidad. Cuando volví a casa me reuní con Gibbs y repasamos juntos la lista. Afortunadamente, él estuvo de acuerdo con todos los cambios importantes y con la mayor parte de los cambios menores. Lo primero que decidimos fue deshacernos de todas las cosas que ya no utilizábamos (→ consejo 1). Después dimos un paso de gigante y nos trasladamos a la otra punta del país para poder trabajar donde queríamos vivir (→ consejo 51), y hacer lo que realmente queríamos hacer (→ consejo 52). Durante este proceso nos mudamos a una casa más pequeña (→ consejo 19). A lo largo de los años siguientes, cambiamos nuestros hábitos alimentarios y culinarios (→ consejo 57), vendimos el maldito y engorroso barco (→ consejo 21), nos replanteamos nuestros hábitos de compra (→ consejo 40) y redujimos de manera drástica nuestras necesidades de bienes y servicios (→ consejo 42). Paso a paso pusimos en 18

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 18

19/09/16 15:24


práctica la mayor parte de las ideas que se describen en este libro. Cuando emprendimos nuestro programa de simplificación teníamos tres objetivos en mente. Primero, queríamos que nuestras posesiones materiales fueran lo bastante reducidas, en tamaño y número, y lo bastante sencillas como para encargarnos fácilmente de ellas nosotros mismos. Segundo, queríamos librarnos de los compromisos y de las obligaciones que nos impedían tener tiempo para hacer lo que realmente queríamos hacer. Desde el principio, tomamos la decisión de dejar de hacer aquellas cosas que siempre habíamos hecho únicamente porque nos sentíamos forzados a ello. Esta decisión no solo aumentó el tiempo disponible que podíamos dedicar a nosotros mismos, sino que redujo considerablemente el estrés que provoca hacer cosas que, en realidad, no deseamos hacer. En tercer lugar, queríamos que nuestras vidas fueran coherentes con nuestro deseo de vivir en armonía con el entorno. Para nosotros, simplificar no significa «resucitar» el movimiento de «regreso a la naturaleza» de los años sesenta, aunque sí queríamos introducir un mayor grado de naturaleza en nuestras vidas, y eso es lo que hemos hecho. Tampoco se trataba de conseguir un estilo de vida barato, aunque casi la mitad de las sugerencias que contiene este libro le ayudarán a reducir sus gastos. Para nosotros, vivir con sencillez significa reducir las pretensiones manteniendo las comodidades, pero eliminando la complejidad y minimizando las obligaciones de la vida tal y como la habíamos vivido durante el pasado. Cada vez que dábamos un paso importante en nuestro proceso de simplificación, descubríamos otras medidas menos relevantes que podíamos adoptar y las añadíamos 19

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 19

19/09/16 15:24


a nuestra lista. Decidí que si nosotros dos —por otra parte, personas racionales y razonables— nos habíamos visto atrapados por el frenético estilo de vida y el consumismo campante, tenía que existir otra gente razonable que hubiera optado por lo mismo y que ahora buscara algo efectivo que hacer para simplificar sus vidas. Y así decidí escribir este libro, que es una compilación de los pasos que hemos dado para simplificar nuestras vidas y de las cosas que hemos ido aprendiendo de otras personas con el mismo criterio. Es posible que su vida sea ahora lo bastante complicada —al igual que lo fue la nuestra— como para justificar la implantación de muchas de nuestras sugerencias, cuando no de todas. O también puede ser que una o dos de estas medidas —como, por ejemplo, hacer más sanas sus relaciones con los demás (→ consejo 72) o cambiar sus expectativas (→ consejo 88)— le basten para conseguir el grado de sencillez necesario para disfrutar más plenamente de otras áreas de su vida. En cualquier caso, recuerde que lo que para algunos es sencillez puede representar una complicación para otros. La decisión es solo suya. A lo largo de la historia, los sabios de todas las culturas han repetido que el secreto de la felicidad no radica en conseguir más, sino en desear menos. Al parecer, nos encontramos en uno de esos momentos dorados de cambio, un momento que nos brinda la oportunidad de relegar libremente aquellas cosas que no nos hacen felices, así como de incorporar a un sencillo estilo de vida lo que aprendimos en el pasado. Así, parafraseando a Henry David Thoreau, aproveche el compás de los tiempos y simplifique, simplifique. Y disfrútelo. 20

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 20

19/09/16 15:24


1 REDUZCA EL DESORDEN EN SU VIDA Eliminar los chismes y cachivaches que generan desorden en su casa, su coche, su oficina y su vida supone dar un paso de gigante en el camino hacia la simplicidad. Si va a trasladarse a una casa más pequeña (→ consejo 19), sin duda será necesario que se deshaga de algunas cosas. Para iniciar el programa de reducción del desorden, siga un sencillo lema: Si no ha utilizado algo durante un año o más, deshágase de ello. Para desprenderse de las cosas innecesarias se puede optar por diferentes soluciones: regalarlas a amigos, donarlas a los servicios sociales, llevarlas a tiendas de segunda mano, venderlas en un mercadillo o en internet, reciclarlas o simplemente tirarlas a la basura. Comience por los armarios roperos y, a partir de ahí, vaya ampliando el ámbito. Limpie cada armario, cada cajón y cada estante de todas las habitaciones de su casa, incluyendo la cocina. ¿Realmente le hace falta tener un robot de cocina grande, otro pequeño y una batidora? (→ consejo 35). No se olvide del armario de la entrada, del 21

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 21

19/09/16 15:24


ropero de la ropa blanca, de las cajas de herramientas ni del botiquín (→ consejo 66). Y acuérdese del cuarto de la lavadora, del garaje, del altillo, del sótano, del despacho, del coche y de cualquier trastero que pueda tener alquilado o prestado. Cuando mi marido y yo empezamos a simplificar y realizamos este ejercicio, nos dejó atónitos la cantidad de «trastos» que habíamos acumulado y que ya no usábamos. Deshacernos de todo aquello fue una experiencia tremendamente liberadora. Un poco más tarde nos dimos cuenta de que, en realidad, teníamos mucho más espacio para vivir del que realmente necesitábamos o incluso queríamos, así que nos trasladamos a un piso. Durante la mudanza repetimos el ejercicio de deshacernos de trastos, y conseguimos librarnos de otro montón de cosas para las que ya no teníamos espacio. Durante los dos últimos años hemos ido comprobando que, a medida que afinamos nuestro programa de simplificación, cada vez somos más decididos a la hora de desprendernos de las cosas que sabemos que no volveremos a utilizar. Puede que no esté dispuesto a deshacerse de todo lo que hay en sus armarios en el primer par de repasos, pero le prometo que, cuando haya experimentado el efecto vigorizador y el sentimiento de libertad que genera esta medida, deshacerse de los trastos le será cada vez más fácil. Puede completar la fase inicial del programa de desalojo de trastos en un par de tardes de domingo. Si tiene hijos, asegúrese de que participen en el inventario con usted. Es una forma fantástica de aprender, desde muy temprano, a mantener su vida libre de trastos. Decida la hora y comience. Recuerde: no se trata de prescindir de las cosas que quiere, sino de librarse de las que no quiere. 22

RPRA325_Simplifica tu vida.indd 22

19/09/16 15:24


15603c  

Casi siempre pensamos que nuestra vida está abarrotada: de objetos, de trabajo, de activida¬des de ocio, de relaciones con otras perso¬nas.....

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you