Page 1


MAIA F. MIRET CON ILUSTRACIONES DE

MANUEL MONROY


TRILOBITES TES © 2017 17 Maia F. Miret (texto) 17 Manuel Monroy (ilustraciones) © 2017 oz Santini Diseño: León Muñoz y Andrea García Flores D.R. © Editorial Océano de México, S.A. de C.V. Eugenio Sue 55, Polanco Chapultepec Miguel Hidalgo, 11560, Ciudad de México www.oceano.mx www.oceanotravesia.mx Primera edición: 2017 ISBN: 978-607-527-090-6

Depósito Legal: Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita del editor, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo público. ¿Necesitas reproducir una parte de esta obra? Solicita el permiso en info@cempro.org.mx. Hecho en México / Made in Mexico Impreso en España / Printed in Spain


4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 24 28 30 32 34 36 38 40 46 48

Introducción Cuerpo de trilobite Seres flexibles Ojos de piedra Bichos espinosos Patas dobles Caparazones duros Historia de un trilobite Casa y comida Tamaños Tiempo de trilobites Fósiles útiles Parientes cercanos y lejanos ¡Encontré un trilobite! Coleccionistas e impostores Coincidencias animales Forma de trilobite Actividades Glosario y referencias ¡Arma tu trilobite!


i mi primer trilobite cuando tenía 10 años. Un amigo de mi madre, que era paleontólogo, había prometido que cuando nos visitara me llevaría de regalo un ejemplar de 400 millones de años de antigüedad. Nunca había visto un fósil de cerca, así que me inquietaba y me emocionaba al mismo tiempo. ¿Cómo sería? ¿Una cosa viscosa? ¿Aún tendría patas? ¿Sería como sostener un insecto vivo? No era nada de eso. Se trataba de un trilobite de lo más común, Elrathia kingii. Medía más o menos un centímetro de largo; era negro y perfecto, como tallado a mano, y tenía un tacto muy agradable. Aún lo conservo. Desde entonces me gustan los trilobites, por la misma razón por la que adoro a la gran familia de los escarabajos: todos tienen un mismo diseño básico, pero las variaciones de forma son casi infinitas. Con los trilobites casi todo está inventado. ¿Uno tan largo como un 4


paraguas? Existió. ¿Con enormes espinas o sin ojos? Hubo muchas especies así. ¿Casi redondo o con el aspecto de un hermético tanque de metal? También. Conocemos cerca de 20 mil especies. Los trilobites tenían algunas características únicas, pero compartían otras con muchos animales actuales (como nosotros), e incluso con herramientas que siguen los mismos principios que funcionan en el mundo biológico. En este libro hay muchos ejemplos de esas semejanzas; seguramente tú encontrarás otros. Hay cosas que podemos saber y deducir sobre los trilobites a partir de sus restos o del aspecto de sus parientes cercanos, y otras que no hay más que adivinar, como su color (aunque los científicos tienen algunas pistas). Por eso Manuel Monroy, el artista que hizo las imágenes del libro, les puso patas y antenas, y los imaginó de distintos colores. Tú también puedes imaginarlos como quieras: al final del libro hay algunas actividades para que construyas y colorees tus propios trilobites. —Maia 5


Olenoides serratus



CÁMBRICO 9 CM

Los ciempiés son parientes muy le lejanos de los trilobites. t Sus cuerp están formados cuerpos por muchas secciones casi idénticas, cada una con dos patas.

6


Muchos animales marinos tienen la boca en la parte inferior del cuerpo, como las mantarrayas, las estrellas de mar, los erizos de mar, los pulpos y los cangrejos herradura.

Cuerpo de trilobite Todos T odos los los trilobites trilobites ttenían enían llaa m misma isma fforma orma bbásica: ásica: u na ccabeza abeza lllamada lamada céfalon, céfalon, de de la la que que sobresalían sobresalían una llos os ojos, ojos, un un cuerpo cuerpo llamado llamado tórax tórax (compuesto (compuesto p or varias varias secciones secciones ccasi asi iiguales guales u nidas por unidas eentre ntre ssí) í) y u na ccola ola lllamada lamada p igidio. una pigidio. U na protuberancia protuberancia alargada alargada rrecorría ecorría eell Una ccuerpo uerpo de de los los trilobites trilobites d rriba a aabajo. bajo. dee aarriba E sta zona zona ssee lllama lama llóbulo óbulo aaxial xiaal ((axial axial vviene iene Esta d la palabra palabra “eje”). “eje”)). A cada cada lado laado de de este este lóbulo lóbulo dee la h ay dos dos zonas zonas m ás p laanas lllamadas laamadas lóbulos lóbulos hay más planas p leurales (pleural (pleural vi iene d alabra ““costado”). costado”). pleurales viene dee llaa p palabra P or eso eso ssee lllaman laman aasí: síí: ttrilobites rillobitess ssignifica ignifica “tres “tres Por lóbulos”. L os oojos jos eestaban stabaan een n eell ccéfalon. éfalon. lóbulos”. Los Algunos trilobites trilobittess te eníaan u n ccuerpo u iso, Algunos tenían un liso, otros eestaban stabban ccubiertos ubiierto por espinass y otros puntiagudas o p or protuberancias. puntiagudas por La parte parte d udo: dura dura La de arriba era como un escudo: resi ían m uy y resistente. Por abajo las cosas se veían muy el distintas. A cada una de las seccioness d del tórax le correspondían dos patas, unaa a os cada lado del cuerpo. También había d dos largas antenas flexibles y, a veces, doss órganos parecidos a las antenas bajo el pigidio. La boca estaba cubierta por una especie de escudo móvil llamado hipostoma.

Los cascos que usamos para salir a andar en bici tienen una parte exterior curva y resistente que protege lo que hay en el interior: ¡nuestra cabeza!

7


Seres flexibles

Los cuerpos de los trilobites estaban formados por varias secciones, llamadas segmentos torácicos, que estaban unidas entre sí por articulaciones flexibles. Algunas especies sólo tenían dos segmentos, y otras más de 100. Cuando se sentían amenazados, por ejemplo por un depredador, muchos de ellos podían enrollarse para formar una pelotita muy ajustada. En algunas especies la cabeza y la cola encajaban muy bien entre sí, como si fuera un monedero. Como cada segmento del cuerpo del trilobite estaba cubierto por una estructura dura llamada exoesqueleto, al enrollarse protegían de lo que ocurriera en el exterior todas sus partes inferiores: las patas, las antenas y la superficie ventral. Sólo sobresalían los ojos; así podían saber cuándo pasaba el peligro, desenrollarse y seguir su camino. Los trilobites están entre los miembros más antiguos de un grupo muy grande de animales llamado artrópodos. También son artrópodos algunos animales modernos como los insectos, las arañas y los crustáceos, entre los que se encuentran las langostas y los cangrejos. Cuando se juntan muchas secciones pequeñas puede fabricarse un objeto flexible a partir de piezas rígidas, como los eslabones de las cadenas y las orugas de los tanques de guerra.

8

Las armaduras que usaban los caballeros medievales eran parecidas a un exoesqueleto: están formadas por muchas piezas que encajan una dentro de otra para no dejar espacios desprotegidos.

Las cochinillas de humedad, que también se conocen como bichos bola o chanchitos de tierra, pueden enrollarse para defenderse de sus enemigos. Las cochinillas son parientes lejanas de los trilobites y, como ellos, son artrópodos.

Phacops rana ─ Devónico 15 cm

Otros animales, como los armadillos, tienen la misma estrategia: su cuerpo está cubierto por un caparazón duro y pueden hacerse bola para defenderse. ¡Algunas especies hasta tienen una especie de casquito que embona con la cola para cerrarse perfectamente!

9


Seres flexibles

Los cuerpos de los trilobites estaban formados por varias secciones, llamadas segmentos torácicos, que estaban unidas entre sí por articulaciones flexibles. Algunas especies sólo tenían dos segmentos, y otras más de 100. Cuando se sentían amenazados, por ejemplo por un depredador, muchos de ellos podían enrollarse para formar una pelotita muy ajustada. En algunas especies la cabeza y la cola encajaban muy bien entre sí, como si fuera un monedero. Como cada segmento del cuerpo del trilobite estaba cubierto por una estructura dura llamada exoesqueleto, al enrollarse protegían de lo que ocurriera en el exterior todas sus partes inferiores: las patas, las antenas y la superficie ventral. Sólo sobresalían los ojos; así podían saber cuándo pasaba el peligro, desenrollarse y seguir su camino. Los trilobites están entre los miembros más antiguos de un grupo muy grande de animales llamado artrópodos. También son artrópodos algunos animales modernos como los insectos, las arañas y los crustáceos, entre los que se encuentran las langostas y los cangrejos. Cuando se juntan muchas secciones pequeñas puede fabricarse un objeto flexible a partir de piezas rígidas, como los eslabones de las cadenas y las orugas de los tanques de guerra.

8

Las armaduras que usaban los caballeros medievales eran parecidas a un exoesqueleto: están formadas por muchas piezas que encajan una dentro de otra para no dejar espacios desprotegidos.

Las cochinillas de humedad, que también se conocen como bichos bola o chanchitos de tierra, pueden enrollarse para defenderse de sus enemigos. Las cochinillas son parientes lejanas de los trilobites y, como ellos, son artrópodos.

Phacops rana ─ Devónico 15 cm

Otros animales, como los armadillos, tienen la misma estrategia: su cuerpo está cubierto por un caparazón duro y pueden hacerse bola para defenderse. ¡Algunas especies hasta tienen una especie de casquito que embona con la cola para cerrarse perfectamente!

9


Isothelus rex

Paradoxides davidis

Scotoharpes spasskii

Mexicaspis radiatus

Agnostus pisiformis

Tamaños

Los trilobites podían ser tan largos como el brazo de un hombre adulto (incluyendo la mano extendida) o tan pequeños que casi no podían verse a simple vista. La mayor parte de las especies medían entre 3 y 10 centímetros. 22

Metacryphaeus giganteus

Pudoproetus fernglenensis

Ditomopyge artinskiensis

Acanthopleurella stipulae

Uralichas hispanicus tardus

Thysanopeltella trutati


Isothelus rex

Paradoxides davidis

Scotoharpes spasskii

Mexicaspis radiatus

Agnostus pisiformis

Tamaños

Los trilobites podían ser tan largos como el brazo de un hombre adulto (incluyendo la mano extendida) o tan pequeños que casi no podían verse a simple vista. La mayor parte de las especies medían entre 3 y 10 centímetros. 22

Metacryphaeus giganteus

Pudoproetus fernglenensis

Ditomopyge artinskiensis

Acanthopleurella stipulae

Uralichas hispanicus tardus

Thysanopeltella trutati


15177c  
15177c  

Quizá los trilobites no sean tan espectaculares como los grandes dinosaurios. Sin embargo, estos pequeños seres prehistóricos –los cuales vi...