Page 19

tiempo había pasado: diez, once, doce días desde que recibió el saco de huevos? El tiempo se había vuelto elástico. La cabra gimió de nuevo. Ésa era la única manera de describir eso, no como un balido sino como un gemido. Lanzó una patada y alcanzó en el muslo a uno de los soldados, quien se limitó a maldecir y a apretarla más entre sus brazos. Por fin el dueto —Melanie no se molestaba ya en tratar de aprender sus nombres— la hizo entrar por la fuerza a la cámara de aire, salió de un salto y cerró la puerta tras de sí. La pobre cabra permaneció triste y desolada en la cámara. Había dejado de balar y temblaba. Los soldados hicieron una pausa para recuperar el aliento. Estaban fuera de lugar en el impecable laboratorio; sus uniformes de combate contrastaban vivamente con las batas, jeans y camisetas que usaban Melanie y los demás científicos, quienes entraban y salían con tal frecuencia que ella tuvo que ordenar que guardias armados vigilaran el piso. Guardias armados. Ésta era su nueva realidad: guardias, un cuarto de hospital acondicionado como recámara para que ella estuviera más cerca de su investigación y arañas que en menos de un minuto eran capaces de reducir a polvo una cabra. El primer soldado revisó el protocolo de la cámara de aire y bajó por la lista paso a paso. En cuanto terminó, el segundo la revisó otra vez y luego ambos miraron a Melanie. Todos miraban a Melanie. Daba la impresión de que todo dependía de ella. Dos semanas antes su mayor preocupación era cómo terminar su ridícula relación con Bark; ahora tenía bajo su mando un piso entero de los Institutos Nacionales de la Salud. Podía ordenar a los guardias que se ocuparan de que Julie Yoo, los otros tres científicos autorizados y ella no fueran molestados. Con el favor de su exesposo, Manny, y de su jefa, la presidenta de Estados Unidos, podía hacer todo lo que quisiera. Cuando dijo que necesitaba su instrumental, de buenas a primeras fue copiada en el ins su oficina de la Universidad 22

Infestación.indd 22

8/3/17 12:06 PM

Profile for Editorial Océano de México, SA de CV

14368c  

Millones de personas en todo el mundo han muerto. La mitad de China es un basurero nuclear. Misteriosas arañas carnívoras recorren Los Ángel...

14368c  

Millones de personas en todo el mundo han muerto. La mitad de China es un basurero nuclear. Misteriosas arañas carnívoras recorren Los Ángel...