13076c

Page 1


La receta secreta de la abuela Magdalena © 2016 Gastón Hauviller © 2016 Roberto Gatti Edición: Daniel Goldin Diseño: Mora Diez D.R. © Editorial Océano, S.L. Milanesat 21-23, Edificio Océano, 08017 Barcelona, España www.oceano.com D.R. © Editorial Océano de México, S.A. de C.V. Eugenio Sue 55, Polanco Chapultepec, Miguel Hidalgo, 11560, México, D.F., México www.oceano.mx • www.oceanotravesia.mx Primera edición: 2016 ISBN: 978-607-735-524-3 Depósito legal: Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada o transmitida por ningún medio sin permiso del editor. Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra sólo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a cedro (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra. hecho en méxico

/ made in mexico

impreso en españa

/ printed in spain


La receta secreta de la abuela Magdalena (y de su hija, su nieta, su bisnieta y su t谩tara... todas Magdalenas)

Gast贸n Hauviller

Roberto Gatti



Me llamo Magdalena, como mi mamá, que se llama Magdalena, como mi abuela, que se llama Magdalena, como su mamá y su abuela y su tátara tátara… que se llamaban... Bueno, somos todas Magdalenas. Y hoy es un día

especial.

Porque hoy mi abuela me va a enseñar a preparar una tarta riquísima. La receta es un secreto que le enseñó su abuela, cuando ella tenía mi edad.


—¡Buenos días! ¡Qué madrugadora!



—¡Buen día, abuela! ¡Ya podemos empezar!

—¿Empezar con qué?

—A preparar la

receta secreta. ¿Ya lo olvidaste?

—No, no, pero me parece que aún no estás lista. —¿Pero cómo, abuela?

Si ya cumplí ocho

años,

soy grande y...

—Sí, ya sé, pero con la panza vacía no vas a tener fuerzas para amasar. Vamos a desayunar.


—¡Vamos, Magui, que se enfría!

—Ahora sí, ya estamos listas. Presta mucha atención: para hacer una buena tarta lo primero es preparar una buena masa. ¿Empezamos?

—¡Voy,

voy,

voy...!

—¡Sí!