Page 1


El carรกcter por los pies En base a la medicina tradicional china


El carácter por los pies En base a la medicina tradicional china ÀNGELS ELÍAS VALLS


EL CARÁCTER POR LOS PIES Fotografías: Dreamstime, Àngels Elías Valls Ilustraciones: Àngels Elías Valls, Isarn Batllés Elías Dirección de arte: Montse Vilarnau Edición digital: Jose González Edición a cargo de Esther Sanz ISBN: 978-84-7556-854-6 Depósito legal: B-20352-LVI Impreso en España 9003654010813 © Àngels Elías Valls, 2013 © Editorial Océano, S. L., 2013 Grupo Océano Milanesat 21-23 — 08017 Barcelona Tel: 93 280 20 20 — Fax: 93 203 17 91 www.oceano.com

Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada o transmitida por ningún medio sin permiso del editor. Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.


“Cuando el intelecto haya cursado todos los estudios, entonces dejémonos llevar por la intuición.” L’AMIC

DE LES QUATRE


Índice Los pies: el chakra nº 0 (arraigo) o punto de unión con la Tierra

............

9

Temperamento morfo-podal: conocer el carácter por los pies en base a la medicina tradicional china . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Dilataciones y retracciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Consideracione . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 Motilidad, respiración y sensaciones influyentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 Movimiento de las energías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34 Estructura del pie . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38 Medicina tradicional china . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 Los cinco elementos (movimientos) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 Relación de generación y dominio de los cinco elementos (movimientos) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47 Fisiología de los órganos y las entrañas según la medicina tradicional china . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 Madera (en el ser humano) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51 Fuego (en el ser humano) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 Tierra (en el ser humano) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67 Metal (en el ser humano) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73 Agua (en el ser humano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81 Desarrollo y evolución positiva de una idea, en base a la medicina tradicional china, y su incidencia en los pies . . . . . . . . . . . . . . . . . 88 La música en los cinco elementos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 Observación de los pies . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Primeras valoraciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cómo se reflejan las energías en los pies . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Los pies, reflejo del inconsciente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Bases de sustentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Bases reflejas físico-mentales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Movilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Reborde del pie . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tacto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Movimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tono . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tensión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Contracción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

101 101 104 112 114 116 128 129 130 131 133 134 135


Rigidez (no por causa traumática) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dedos en garra sin causa traumática, por enfermedad o degeneración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Laxitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Apertura en los dedos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Callos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sonrisa podal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

136

Yin y Yang y temperamento morfo-podal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Relatividad Yin-Yang . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El Yin-Yang y el ser humano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Yin-Yang en el temperamento morfo-podal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Expansión (Yang) y retracción (Yin) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Consideraciones sobre el Yin-Yang y el Yang-Yin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Contracción Yin y dilatación Yang en los laterales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pie Yin (izquierdo) y pie Yang (derecho) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Asimetrías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Carácter y temperamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Desde el nacimiento a la vejez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

147 147 149 149 152 168 170 173 175 178 179

Dedos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Análisis del primer dedo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Análisis del segundo dedo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Análisis del tercer dedo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Análisis del cuarto dedo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Análisis del quinto dedo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

189 195 201 201 201 202

Estudio del temperamento morfo-podal en base a la medicina tradicional china (tipologías) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Recorridos de la energía (cúpulas) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El Yin y el Yang dentro de las cúpulas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Primera cúpula: Tae Yin y Yang Ming . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Segunda cúpula: Shao Yin y Tae Yang . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tercera cúpula: Jue Yin y Shao Yang . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ejemplo de cómo podemos hacer una valoración del carácter a través de los pies . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ocho tipos de pies y de personalidades básicas

..............................

137 140 141 142 144

207 212 218 224 242 260 278 282


Los pies: el chakra n-º 0 (arraigo) o punto de unión con la Tierra Según la filosofía china, el ser humano se halla entre el cielo y la tierra, y, si observamos a este ser privilegiado, son sus pies quienes consiguen el milagro. Si no fuera por el asfalto que invade ciudades y pueblos, este bien nos sería más provechoso, ya que nos beneficiaríamos de la energía noble de la madre Tierra. Durante milenios, los pies han sido nuestros ojos en la oscuridad, avanzando a través de las tinieblas, valiéndonos de ellos para informar al cerebro de nuestros movimientos. Son válvula eliminadora de energía residual y centro de estimulación energética terrestre. Sin nuestros pies, nada seríamos. Ellos, a pesar de su pequeñez, hacen posible el que nos podamos mover, correr, saltar, nadar, escalar, patinar y hasta volar. Son el soporte de todo nuestro cuerpo, merced a huesos como el calcáneo, el astrágalo, el cuboides, las cuñas y los dedos, sin olvidar al tendón de Aquiles y los músculos, que dan estabilidad articular, mantienen la postura y producen el movimiento. El desplazamiento Los pies, sobre todo los dedos, reflejan conlleva a la nuestro modo de ser y de sentir, gracias a los comunicación y pequeños movimientos (contracciones y diesta nos conduce lataciones) que hacemos, sin darnos cuenta, al entendimiento, durante toda nuestra vida. en parte, gracias a Las antiguas filosofías que provienen de estos maravillosos soportes. China e India sostienen que la energía vital es lo que mantiene vivas a todas las enti9


dades creadas por Dios. Por ello, nuestro cuerpo físico o material está animado por esta fuerza esencial que penetra por unas puertas llamadas “chakras” y fluye incesantemente a través de canales energéticos. Según esta teoría, en el cuerpo humano están distribuidos siete chakras, entre la base de la médula espinal y la parte superior de la cabeza (vértice). Cada uno de ellos es capaz de canalizar la energía de vibración superior, bajándola a un nivel de vibración inferior, para que se beneficien todas las estructuras celulares internas y externas. Estos chakras, al igual que los meridianos (base de la medicina tradicional china), relacionan la energía con los órganos y la piel. Podemos incidir en ellos a través del masaje, la acupuntura, la imposición de manos o el simple contacto. Así como con el pensamiento positivo, el deseo de ayudar, etc. Como las raíces de un árbol, los pies nos liberan de energías patógenas residuales producidas por el metabolismo (procesos fisicoquímicos que ocurren en el organismo), por desequilibrio orgánico o por enfermedad (física, mental y espiritual). Asimismo, los pies absorben energía terrestre para regenerarnos. Esta limpieza y, a la vez, nutrición energética nos ayudan a cada uno de nosotros a adentrarnos en la tierra fértil del conocimiento para poder formar un tronco fuerte, con ramas y hojas que den refugio y protección a quien lo necesite, y que estas al moverse por la vibración impuesta por la propia vida puedan ser nutridas por el Yo universal. De este modo, nuestro pequeño yo escucha y asimila sus inestimables consejos, ayudándonos en nuestro aprendizaje; es decir, a entender, a respetar y a compartir. Y a sacar provecho de los errores y a prevenirlos. Las cabezas nunca Como se ha dicho, el ser humano se debieran humillar halla entre el cielo y la tierra, y, si oba los pies, ya que servamos a este ser privilegiado, son sus se aprende más pies quienes consiguen el milagro. Grade las andaduras cias a ellos pudimos alzarnos, caminar y vividas que de la desarrollarnos como seres humanos. teoría. 10


Distribución de los chakras • El chakra número 7 (corona), de color blanco y oro, es nuestra puerta a la dimensión no física. Conecta con nuestros guías y ángeles, mundo espiritual y Dios. • El chakra número 6 (tercer ojo), de color violeta, nos introduce en el mundo no material, donde aumenta nuestra clarividencia y nuestras facultades de percepción extrasensorial. • El chakra número 5 (de la garganta), de color azul turquesa claro, forma parte de nuestro camino evolutivo ascendente, para entrar a las vibraciones más sutiles y hacia una conciencia más espiritual. • El chakra número 4 (del corazón), de color verde, es el chakra del amor; dar y recibir. Es el logro del equilibrio de nuestra parte física y espiritual, puente por donde la energía circula en los dos sentidos, hacia los chakras superiores y hacia los inferiores. • El chakra número 3 (del plexo solar), de color amarillo, es la transformación de la energía en materia. El fuego renueva la materia y la energía resultante fluye hacia arriba. • El chakra número 2 (sexual), de color anaranjado, en el que se encuentran la pasión y el placer, la satisfacción ante la culminación de proyectos y la energía sexual. • El chakra número 1 (raíz), de color rojo, concreción de objetivos a través de la concentración y la atención. Supervivencia y adaptación a un lugar. • Y creo que nos falta el chakra número 0, que se encontraría en la planta de ambos pies, al que podríamos llamar la “base” o el “soporte de todos los demás” (arraigo), ya que hace la función de enraizar, por su comunicación con la tierra.

11


El soporte (pie) refleja la energĂ­a vital y salud del individuo. En los emisores (dedos) podemos observar mĂĄs el carĂĄcter.


Temperamento morfo-podal: conocer el carácter por los pies en base a la medicina tradicional china Es la observación y el estudio de los minúsculos cambios en la forma y el perfil producidos por los movimientos que hacemos con los pies, durante toda nuestra vida, y de los cuales apenas tenemos conciencia. Impulso expansivo o reductor, fruto de experiencias vividas y capaz de modificar parte de estas bases de sustentación. Durante cerca de treinta años he tratado de aunar el efecto que produce el inconsciente al movimiento podal, en base a los seis temperamentos de la medicina tradicional china y los cinco elementos de esta ciencia milenaria.

Dilataciones y retracciones Los pies, al igual que todo el cuerpo, se expanden desde el nacimiento hasta la pubertad. Es algo propio de su desarrollo: la madurez los personaliza, la senectud los contrae y el carácter los modifica. Pequeñas dilataciones y retracciones a partir de la infancia hasta la vejez, que muestran nuestra forma de vivir y ver el mundo. En ellos también se reflejan la energía ancestral (herencia) y la energía adquirida (alimentación).

Durante la juventud, el pie se expande y, a medida que se envejece, se contrae.

13 1 3


La proporción puede estar en su desigualdad, si la dualidad es armónica.

La estructura de ambos pies debiera mantener una forma equilibrada, aun dentro de una asimetría, sin componentes excesivamente dispares, sin zonas muy blandas, falta de tono, uniones articulares muy rígidas, etc. El interés por alguna cosa o la lectura se reflejan en la pequeña tensión que hacemos con los dedos de los pies en dirección a la tibia (apertura Yang). Cuando asimilamos un concepto, contraemos los dedos en dirección al suelo (asimilación Yin). Es importante observar los pies en su conjunto, simetría o diferencia entre ellos. • Pie derecho: lo palpable, mente lógica, materia. • Pie izquierdo: lo intangible, los sentimientos, el alma. 14


Los pensamientos influyen en los pies Desde el punto de vista anatómico, los pies reciben todo el peso del cuerpo, por lo que tienen gran tensión, atenuada por los músculos y las articulaciones que ayudan a mantener el equilibrio corporal. Asimismo, nos ponen en contacto con el medio más tangible que se halla a nuestro exterior, es decir, con la tierra. Además, los pies (sobre todo, los dedos) son la expresión o reflejo de aquello que hacemos o pensamos sin que nos demos cuenta de ello. N os m an y nos p tienen erguid os er En ello miten andar. s p o de m o bser v os ar vitalida la energía y la d del in d El taló n, junto ividuo. al resto pie com d el o sopo r te, n os ha bla de la comple xión (s alud fí Lo s d e sica). do más el s reflejan carácte r y el tempe ramen to (salu menta d l/espir itual).

15


Al igual que a través de la postura, la actividad corporal, los gestos, la expresión del rostro, el jugueteo con las manos, un guiño, un bostezo o un simple alzamiento de cejas, revelamos nuestro yo sin mencionar palabras. Los pies también forman parte de este código, pero sin que lleguemos a ser muy conscientes de ello. Estos movimientos no analizados producen en ambos soportes minúsculas e imperceptibles dilataciones y contracciones, gracias a las cuales podemos hacer un microanálisis o lectura de la personalidad y los sentimientos.

E er Ext eri riiori orizac ización ac ció ión ( lataci (di ciión ón). ón)

s Los movimiento s eo án espont que hacemos con los pies son la secuencia de una conducta no razonada, que hace que cada pie tenga su o. peculiar aspect Contraemos y expandimos.

16

IInt ntte errriior oriiza zac za ació ión ón ón ((c cont ntrac cció ión). ión


Hacemos nuestros De una manera consciente, aprendepies; búsquedas mos a movernos, a mantenernos erguimateriales y dos, a hablar. Moldeamos el rostro con espirituales; dar y una sonrisa agradable cuando nos lo parecibir. Dualidad samos bien y nos sentimos felices, o lo observable a través endurecemos cuando hemos de imponer de la contracción y la dilatación, nuestra autoridad. Tenemos respuestas fruto de nuestro emocionales sólo con la mirada, que puepersonal equilibrio de enfriar el inicio de cualquier relación dinámico, es decir, o hacerla viable cuando miramos dulceel carácter. mente. El movimiento podal no pasa por el pensamiento consciente. Nadie observa nuestros pies. Los zapatos se encargan de hacerlos invisibles a los demás, por lo que el reflejo de nuestro mundo de pensamientos y sentimientos está a salvo. Y estos pueden reflejar sin miedo la expresión de deseos hechos realidad o de traumas nunca superados. Cada uno de nosotros tiene cualidades extraordinarias que a veces nos cuesta manifestar. Las escondemos detrás de una coraza, llena de apariencia y de convencionalismos (hablando metafóricamente: vestidos y calzados). Nuestra manera de ser transforma a estos pequeños soportes.

17


Los L os d ded dos de los o pi pies es de est e e bebé bebé parece que q eren qui a anzar las alc esstrel est r las las..

eses sta los seis m los bebés ha y s con a do ci tic na né ci Los recién ica sinfonía an una autént os. iz úc al pe re n da si vi ir de mos do les permiti que los los pies, cuan s de los pies do de s lo ás m si ás ágiles; es ca m n n ve ce ue M , incluso pare os an m s nsciente, no la dedos de o interno, inco ieran un ritm gu si si o m co controlado.

La gimnasia mental-podal a un nivel en el que se pueda movilizar y estirar los dedos de los pies, para evitar una tensión o una retracción excesivas que les cause deformidad, nos sirve también para ayudarnos a ser más receptivos, a tener una actitud más positiva o a no aceptar lo que no nos conviene. Este ejercicio es parecido a lo que en grafología se denomina “evolucionar en la actitud a través de cambiar la letra”. Un zapato estrecho que apriete o un talón muy alto pueden alterar y producir irritabilidad por dolor y compresión. El ir descalzos y hacer movimientos conscientes con los dedos de los pies alivia tensiones y el dolor escapular. 18


Los zapatos inadecuados son un obstĂĄculo para el movimiento libre y daĂąan tanto a los pies como a la columna. 19


Percibir nuestros pies Advertir su soberanía al interpretar nuestros propósitos. Por ejemplo: Cuando mantenemos nuestra atención hacia algo que nos parece interesante o que nos mantiene absortos (comunicación externa), el primer dedo del pie se levanta ligeramente con respecto a los demás, tocando la piel del zapato.

En una situación incómoda cerramos los dedos, dirigiéndolos hacia el primer dedo (emisor). Inversión del pie y flexión de los dedos.

En estados de alerta levantamos todos los dedos, como si fuese más fácil captar y prestar atención, apretando ligeramente el talón contra el suelo.

20


Si nuestro trabajo nos exige un m谩ximo de atenci贸n, ser conscientes y concretos, los dedos pueden dirigirse hacia la tierra, como buscando una interiorizaci贸n, que nos ayude en este quehacer.

Asimismo, la persona con poca autoestima, apocada y recelosa, incorpora los hombros hacia adelante y baja la cabeza; esta postura acaba afectando a las extremidades inferiores y sobre todo a los pies, que se deforman.

Cuando uno se siente bien consigo mismo, echa el pecho hacia afuera y mantiene el cuerpo erguido dentro de su eje. La dejadez y el sedentarismo provocan que caiga el peso del cuerpo sobre los tobillos, incidiendo en ambos pies.

21 2 1


El ser humano y sus circunstancias

Excesiva tirantez. Hay H personas que siem siempre están en estado de alerta, lo que queda qued reflejado en los pies. pie El pie da un ligero giro sobre sí mismo cu cuando queremos conseguir consegu algo importante y no renunciamos a ello ello. Se crea tensión de la cadena posterior sobre s los lo os extensores de llos dedos. d edos.

El pensamiento impulsa a la energía de la intención y esta actúa sobre el resultado.

Los problemas no resueltos, crónicos, que se prolongan en el tiempo, no permiten la entrada a la novedad, al aprendizaje, a tener una relación fructífera con nuestros semejantes, sino que más bien nos invalidan. Se estanca la energía y esta no fluye correctamente, lo que comporta un desequilibrio y padecimiento de todo el organismo. Cuando esto sucede, también la musculatura, gracias a la cual ejecutamos todos los movimientos, lo acusa. La tensión mantenida produce rigidez, incluso en las articulaciones proximales y distales de los dedos, lo que puede llegar a provocar deformaciones crónicas.

22


Observa la deformación del primer dedo al ser comprimido por el segundo. Todos los dedos giran hacia el primero, endurecidos. Personalidad difícil de convencer.

No hay que olvidar que una deformidad musculoarticular, por pequeña que sea, también puede ser causada por enfermedad, traumatismo o artropatía.

Por otro lado, el adulto que no asume riesgos, que no se compromete del todo, poco responsable, siempre en busca de soluciones fáciles, de nuevas emociones, sin raíces, y con miedo a involucrarse, como el niño que solo recibe y aún no está presto para dar, tiene los dedos flexibles pero con poco tono.

23


El pie de un niño se mueve en cualquier dirección; refleja a una personalidad virgen, ya que todo está aún por imprimir. Con el tiempo, escuchará, aprenderá y actuará. Su respuesta emocional ante los azares de la vida dará identidad a sus bases de sustentación.

Cuando Cuando Cuan do lla a pe pers persona rson ona a co cons consigue nsig igue ue ttra transforrans nsfo forrmar las contrariedades y amarguras en aprendizaje, con amor, tolerancia y comprensión, se moldean los dedos de los pies con formas armónicas, ondulantes, con tono, reflejo de una personalidad extrovertida y comprometida. • Pie y dedos proporcionados, flexibles y con tono. • Dedos distales y proximales acordes. • La primera falange del primer dedo recta. • Forma redonda en las terminaciones.

24


La inestabilidad emocional y los traumas afectivos difíciles de aceptar tienen un efecto deformante en los dedos de los pies; es decir, cambian hasta la dirección y la forma de la parte distal de los mismos.

La contracción excesiva de los dedos (emisores), si no es por causa de enfermedad o trauma, representa la difícil adaptación a las lecciones que la vida, a menudo, nos asigna. Bien es verdad que cuesta aprender a sacar partido de la experiencia, a encajar, a tomarse el día a día con alegría y no como un castigo y a no culpar a los demás de nuestros propios errores. Asimismo, a diferenciar lo sensato de lo pueril, la imaginación razonable e ilusión sensata del sueño utópico y engañoso, para no caer en el lamento de que todo nos sale mal, debido a un espejismo poco madurado. Hemos de amar a los demás y querernos, ya que a través de la tolerancia compartida se mejora la relación con quienes convivimos. Los pensamientos pueden volar, pero las acciones hay que aferrarlas bien a la lógica. Cuanto más se desarrolle la imaginación, tanto más hay que fomentar la constancia.

La sensibilidad y la intuición son emisoras, y la derivación podal tendrá un efecto extensor. La voluntad y la comprensión son receptoras, y el efecto resultante se dará a través de la contracción.

25


Toma de conciencia Determinadas personas a las que por primera vez se las observa los pies, tendidas en una camilla o cuando mantenemos nuestra atención en pequeños detalles, como la dirección del quinto dedo, si el talón es más o menos ancho o la flexibilidad de los dedos, se sienten intranquilas, como invadidas en su intimidad, por lo que descansan la pierna y el pie con tensión. El verse examinadas parece que les causa un sentimiento de fragilidad y de desnudez, ya que, al tocarlas, a menudo saltan aun sin tener cosquillas o te dicen: “¿Pasa algo?” Se trata de la primera toma de conciencia de que los pies son algo más que los soportes de un cuerpo y los prisioneros de la cárcel-zapato. Por experiencia, a medida que se mantienen contactos regulares con los pacientes, a través de sus zonas reflejas, se pierde esta sensibilidad que incomoda y se crea una nueva forma de sentir los pies.

26 26


Consideraciones Hay que tratar de realizar los pequeños actos cotidianos no sólo de forma automática, sino con entusiasmo, para aumentar nuestro campo de percepción. El poder conectar con nuestro inconsciente nos permite controlar el comportamiento consciente e incluso acceder a los sistemas orgánicos. Tenemos un alma, una mente y un El conocimiento de cómo somos (a nivel cuerpo. físico, mental y espiritual), de nuestras No despreciemos necesidades para estar bien y de cómo disa ninguno de ellos. frutar de una responsabilidad razonable, Para nuestro nos hará comprensivos con nosotros y los beneficio, hay que demás. utilizarlos para el bien para el cual Cuando una persona pasa por un trauhan sido creados. ma difícil de asimilar, como la pérdida de un ser querido o de bienes materiales, por causa de una depresión endógena o por inadaptación a un entorno adverso, entra en un estado de abatit d d b ti miento por tristeza (duelo). Con el tiempo tiene que cambiar esta respuesta emocional por supervivencia (madurez). Si esta situación se alarga durante años, se dan cambios estructurales en todo su cuerpo, contracciones que difícilmente se alivian aunque el motivo que las produjo hubiera sido superado. Esta tensión también se observa en las articulaciones interfalángicas, por flexión excesiva o por acortamiento de los extensores, lo que, a su vez, produce dolor en el pie.

27


No hay que olvidar que toda restricción o inhibición de la expresión de una persona conduce a estrés y este a una contracción muscular crónica. La fuerza de comprensión que se consigue con el aprendizaje, y que a su vez dirige a la persona hacia nuevas experiencias, generará la consecuente dilatación. Mujer de 70 años: distensión y apertura a partir de la lección aprendida y de la experiencia enriquecedora. Anteriormente había tensión en estos dedos y cierto agarrotamiento.

El vibrar por las pequeñas cosas cotidianas, sentirse vivo, el amor y la alegría impulsan la energía hacia el exterior, erior, consiguiendo la expansión-búsqueda. El escuchar, el entenderr o el aceptar son esenciales para el crecimiento personal y conllevan a la contracción, recogimiento. La oposición al aprendizaje, al flujo de los sentimientos nobles, y el no saber manifestarlos con un abrazo afectivo a quienes nos rodean producen retracción física y decrecimiento personal.

Todas las emociones inciden en la musculatura desde la cabeza hasta los pies. Y así estos adquieren su forma armoniosa y personal, a través de evolucionar y tomar conciencia.

28 28


Motilidad, respiración y sensaciones influyentes Las tres se relacionan y se influyen entre sí, pues respiramos de forma distinta según nos sentimos. Nuestros pensamientos pueden cambiar el ritmo de nuestra respiración y, si esta es pequeña y corta, puede provocar una menor expansión del diafragma que va a repercutir en los músculos de la espalda y el tórax, lo que puede causar una menor oxigenación para cubrir las necesidades orgánicas.

Motilidad El movimiento sensibiliza, crea conciencia del entorno, ayuda al fluir de la energía para que no se estanque y, en consecuencia, se obtiene una sensación de libertad y bienestar. La utilización del coche para movernos, los movimientos mecánicos laborales inadecuados y pesados o la vida sedentaria ocasionan dolores posturales. Este estrés físico no comporta una tirantez crónica, pero sí fatiga muscular, ya que el dolor desaparece cuando se deja la actividad que lo provocó o cuando se toma conciencia de la postura impropia. La inmovilidad produce anquilosamiento. Cuando es la emoción sostenida la que origina una contractura, el músculo puede desviar la articulación y no es fácil deshacer la posición viciosa o la deformación. Los pies también son sensibles a esta tensión, amén de la presión constante a que se ven sometidos por los zapatos, sin que se tenga conciencia de este apresamiento. El libre movimiento corporal es autoexpresión y nos define como somos. El aspecto y la compostura naturales, así como una manera de ser espontánea y sincera, nacida del impulso: “Yo soy así”, presuponen dicha, júbilo y sentimientos positivos, que se manifiestan a través de la agilidad de los dedos de los pies. Ciertas deformaciones en ellos simbolizan: resistencia al aprendizaje, a las ideas, a la participación en el entorno y a la comprensión y, por tanto, tendencia a la soledad y la infelicidad. El andar en contacto con la tierra permite mover el cuerpo con soltura, li29


berándolo de tensiones. Se disfruta del contacto con el medio y se fortalecen nuestras extremidades inferiores. De igual forma se benefician nuestros sentidos (oído, olfato, vista, gusto e incluso tacto), atentos a todo lo que nos envuelve, como cuando uno pasea por la arena de una playa desierta en otoño o invierno, con la única compañía de las gaviotas, o en busca de espárragos por la montaña durante la primavera o de setas en otoño. Te aconsejo que hagas ejercicios físicos, a poder ser en la playa o en el monte, ya que se moviliza la energía noble por todo el cuerpo. Asimismo, la tierra y el mar absorben toxinas, dan libertad a la mente y paz al espíritu (¿comunicación energética-magnética?). 30


Respiración La respiración diafragmática, mediante inspiraciones y espiraciones lentas y profundas, hinchando el abdomen y el diafragma en la inspiración, sin levantar los hombros, ayuda a ordenar los pensamientos, inhibe el dolor y separa los órganos de “El ser humano se nuestras pasiones, por lo que no se somatiabre a la vida con za tanto. De igual forma, ayuda a eliminar la inspiración, y toxinas. el Gran Espíritu Aumenta los reflejos y la concentración lo acoge con la y previene el estrés. Combate la irritabiliexpiración.” dad y favorece la calma en caso de cólera o enfado. Neutraliza la tensión provocada por una sociedad competitiva, descansa la mente e iimpide id lla angustia. ti Esta forma de respirar potencia la capacidad de resistencia del organismo y evita el consumo excesivo de energía, ya que este movimiento se hace, prácticamente, a través de un solo músculo, es decir, el diafragma. La respiración corta, poco profunda, crea tristeza y falta de vitalidad, temor, ansiedad e irritabilidad. Las células no se oxigenan lo suficiente y esta limitación coarta la felicidad y el placer, incluso el inherente a la piel, por ser esta nuestro segundo pulmón.

Ejercicios respiratorios abdominales Es aconsejable practicar los ejercicios respiratorios abdominales, con inspiración y espiración lentas por la nariz, utilizando la misma cantidad de tiempo para ambas, inhalando la máxima cantidad de aire y expulsándolo totalmente al exhalar.

31


Sensaciones influyentes en nuestro estado de ánimo En nuestro estado de ánimo, además de todas nuestras circunstancias, los órganos y las vísceras, intervienen factores tan diversos como el calor, el frío, la luz, los sonidos, las vibraciones, el ruido, etc. Sensaciones sensitivas como el tacto y la presión, y las sensoriales como el oído, el gusto, la vista y el olfato, nos orientan a un regreso a nuestra entidad desde el mundo exterior. • Lo que supone para nosotros la familia y los amigos (el apoyo en nuestro aprendizaje). El trabajo (si nos engrandece o solamente es el salario al final de cada mes). • Cuando cerramos los ojos por la noche, ¿nos gusta lo que hemos hecho durante el día? • Nuestra vida social: ¿hemos disfrutado y nos sentimos felices al final de la velada, habiendo podido participar tal como somos, o estamos insatisfechos como consecuencia de adaptarnos a las exigencias de un guión que cambia con los años, según la última moda? • Ante un libro, ¿razonamos después de leerlo? ¿Qué buscamos y qué hemos aprendido de él? • La amistad: ¿somos conscientes de la responsabilidad que supone tener un amigo? • La espiritualidad: ¿nuestra alma está bien nutrida o no la alimentamos por pensar que no existe? • El bienestar o malestar (humor) dependen de la convergencia difusa de todas estas y muchas otras impresiones y recuerdos.

Sentimientos como el miedo, la angustia y los resentimientos pueden influir hasta hacernos enfermar. El amor, la alegría y la autoestima curan enfermedades.

32


Todo el esfuerzo que supone intentar vivir a un nivel que nos sintamos felices o al menos complacidos o conformados va a moldear toda nuestra estructura de sostén (huesos, musculatura, articulaciones, ligamentos) y, por supuesto, los pies. Y, en especial, los dedos, en los cuales, además, se manifiesta el inconsciente.

El dedo se adelanta con respecto a los demás. Cierta impaciencia en el comportamiento. Si bien todos los dedos miran al primero, este y el último se mantienen erguidos y separados. En este caso, la objetividad frena al ego, a partir del aprendizaje y la comprensión. También compensan al hecho de tener el arco plantar elevado. Persona abierta a la innovación e idealista.

33


Movimiento de las energías Según la medicina tradicional china, hay distintas energías nobles que circulan por el organismo. Y son la fuerza motriz en el desempeño de la actividad funcional orgánica:

Energía esencial o herencia (Yuan Qi) Aquella que nos ayuda a superar cualquier trauma o enfermedad. Tiene su origen en los riñones. Relación con los pies: los huesos bien formados, fuertes, duros y resistentes están relacionados con la energía de los riñones y de la capacidad del individuo para renacer de sus cenizas. Asimismo, una mente lúcida ayuda a mantener la estructura ósea y el buen estado de consistencia del tejido.

Energía nutritiva (Ying Qi) La energía esencia de los alimentos naturales nutre a las células que componen nuestros órganos. Propiciada por el estómago y el bazo. Relación con los pies: gracias a los alimentos ingeridos, el ser humano vigoroso crea, se adapta y soluciona sus problemas. Este estado se manifiesta con unos músculos flexibles, pies fuertes y dedos carnosos.

Energía respiratoria (Zong Qi) Procede de la fotosíntesis de los árboles y las plantas (oxígeno). Controla los movimientos respiratorios. Relación con los pies: la rutina de la respiración es importante para nuestra estabilidad, al igual que nuestros hábitos en el día a día. La alarma crea inseguridad, y, si esta se trasforma en lo habitual, se alargan ligeramente las puntas de los dedos del pie (es un signo de que hay que afrontar un problema). El instinto o el estado de alerta propician la tensión muscular. Cuando es calibrada, los dedos de los pies mantienen tono sin tirantez. 34


Energía defensiva (Wei Qi) Esta se alimenta de la energía respiratoria y de la nutritiva. Depende de los pulmones y el bazo. Relación con los pies: esta energía circula por toda la superficie del cuerpo y, junto al sistema inmunológico, nos defiende de factores patógenos externos. Así, nuestras células pueden desarrollarse y vivir sin traumas. Alcanzar el deseado objetivo satisface, y los pies responden con dedos ágiles y facilidad para moverlos.

Deformación ósea por causa de enfermedades • Física: autoinmunitarias, afecciones óseo-musculares, gota, artritis, artrosis, osteoporosis. • Mental: hereditaria, congénita, adquirida o traumática. Drogas, alcohol o medicación iatrogénica. • Mental-espiritual: dificultad para mantener una estabilidad relativa entre nuestras búsquedas, las decisiones y la ejecución, con el resultado final, cuando este es decepcionante.

Las energías procedentes de nuestras emociones tienen incidencia en el movimiento de las terminaciones podales. Y, a priori, no somos conscientes de ello.

35


Nota aclaratoria En todos los capítulos, se destaca mediante colores la relación física-mental-emocional relativa al ser humano con los cinco elementos (movimientos) y con los seis temperamentos concernientes a la medicina tradicional china, así como con los cinco dedos de ambos pies. Asimismo, se intercalan conceptos, pensamientos y razonamientos alusivos a esta ciencia, todos ellos enmarcados con el color relativo a cada uno de los cinco elementos. De igual forma, para una mejor comprensión de este estudio morfológico podal, a lo largo de los próximos capítulos empleo flechas, puntos y líneas de colores. Cinco elementos y el color, según la medicina tradicional china: Madera Fuego Tierra Metal Agua Pies

36


En el siguiente capítulo, al principio de la descripción de cada elemento se transcribe una relación de componentes físicos, mentales y espirituales, dentro de varios círculos. Los conceptos enmarcados se desarrollan en cada uno de los apartados concernientes a los mismos. Todo este material también nos puede ayudar para encontrar la relación entre frases hechas sobre las emociones en base a la medicina tradicional china insertadas dentro de conceptos del temperamento morfo-podal. Por ejemplo: • MADERA Al enfatizar sobre un pensamiento, idea o concepto relacionados con el elemento Madera, el recuadro será de color verde. • TIERRA Si es concerniente al estómago o el bazo, pertenecientes al elemento Tierra, el recuadro será de color amarillo. • FUEGO Si se destaca la importancia del Shen-cordura, en un apartado relativo al segundo dedo de ambos pies y como ambos tienen relación con el elemento Fuego, el recuadro será de color rojo. • METAL Al hablar de la tristeza o la depresión, relativas al pulmón (elemento Metal), que con el tiempo causan tensión y hasta deformación articular, el recuadro será de color azul claro. • AGUA Comentarios sobre la fuerza vital y la decisión del individuo ante eventos adversos, virtudes propias del riñón (elemento Agua), el recuadro será de color azul oscuro. • PIES Para las flechas, puntos, frases enmarcadas, etc., el recuadro será de color violáceo y están relacionados con los pies.

37


Estructura del pie Falange de los dedos (porción medial proximal).

Falange de los dedos (porción medial distal).

Istmo. Talón.

Falanges medial y distal.

Bóveda plantar.

Dedos de los pies (emisores).

Falange proximal.

Borde interno.

Borde externo. Tendones extensores.

Maléolo interno (tibia).

38

Maléolo externo (peroné).


Huesos de los pies

Falanges distales (parte de los dedos que sobresale).

Falanges proximales (parte de los dedos oculta). Uniones metatarsofalángicas.

Metatarsianos.

Cuneiformes (cuñas). Escafoides.

Lisfranc. Cuboides.

Tarsianos. Astrágalo. Calcáneo.

39


Músculos de los pies Anatómicamente, las falanges distales, mediales y proximales son partes de los dedos. La falange distal es la que se halla más alejada del pie. La proximal es la que está más cercana a los metatarsianos, y la medial está entre ambas. La parte distal y la medial se palpan fácilmente ya que se hallan en la parte exterior, y la parte más proximal está oculta bajo el tejido, si miramos la planta del pie. En cuanto a lo referente a las tipologías y los temperamentos, cuando hablo de la parte distal me refiero a las falanges distal y medial, que se ven a simple vista. Cuando hablo de la parte proximal, me refiero a la falange proximal, que está cubierta por los pequeños músculos podales. Para tener una visión más clara de lo que es proximal y distal, desde la perspectiva del temperamento-morfo podal, el pie debe verse en su posición plantar.

40


12655c  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you