Page 1


Índice

Prefacio de Eckhart Tolle, 13 Reconocimientos, 17 Introducción, 19 PARTE I. Los principios del modelo holístico, 25 1. Una experiencia cuyo tiempo ha llegado, 27 2. Las semillas de la transformación, 45 3. Soy… Todo es… Uno, 67 4. El modelo holístico de realidad, 85 5. El equilibrio de la conciencia multidimensional, 107 6. La muerte sigue al nacimiento… La vida es eterna, 125 Interludio, 149 PARTE II. La práctica del estilo de vida holístico, 155 7. La meditación, técnica del equilibrio por excelencia, 157 8. ¿Quién serías sin tus historias?, 179 9. El estilo de vida holístico, 199 10. Confía y observa, 225 11. El sistema de transmisión humano, 247 12. La gracia y los milagros, 263 11


Perdonar lo imperdonable

Ep铆logo, 279 Recapitulaci贸n de Neale Donald Walsch, 289 Notas, 291 Acerca de los autores, 297

12


PARTE I

Los principios del modelo holístico


1

Una experiencia cuyo tiempo ha llegado

“Cuando el corazón llora por lo que ha perdido, el espíritu ríe por lo que ha encontrado”.1 —Aforismo sufí

Sábado, 22 de noviembre Diez jóvenes abordan una pequeña embarcación en Karachi, Pakistán. Viajan más de 800 kilómetros rumbo al sur hacia Mumbai, India. Cada uno lleva rifles, municiones, granadas, una bomba y un teléfono móvil. El 26 de noviembre llegan a su destino. Dos de ellos se dirigen al Hotel Oberoi. 26 de noviembre, 9:00 p.m. Veinticuatro peregrinos espirituales regresan al Oberoi luego de asistir a una sesión de meditación pública con su maestro, Master Charles Cannon, de la Synchronicity Foundation for Modern Spirituality, con sede en Virginia. Algunos se retiran a sus habitaciones; otros van al restaurante Tiffin del hotel a cenar. Alrededor de las 9:30 de la noche, los comensales oyen un estruendo, que uno conjetura después, debió de haber sido causado por el enorme candil de cristal al estrellarse en el piso. Minutos después comienza el tiroteo.

27


Perdonar lo imperdonable

Velen, pues. Estén atentos. La conciencia se crea de nuevo a cada momento. Cada experiencia es una experiencia cuyo tiempo ha llegado. Nuestra experiencia, aquí y ahora, es la experiencia cuyo tiempo ha llegado ••• Kia: Cuando se planeó el viaje a Mumbai, India con el grupo de Synchronicity, pensé, como es natural, que sería muy emocionante ir con mi esposo Alan y mi hija Naomi. Sin embargo, cuando faltaba poco para partir, me di cuenta de que tenía responsabilidades en casa y pensé que sería bueno disponer de algún tiempo para mí. Luego mis dos hijos que viven en Tampa, Florida me invitaron a pasar con ellos el día de Acción de Gracias. Por eso, en vez de acompañar a mi esposo y a mi hija a la India, los llevé al aeropuerto de Dulles de Washington. Se percibía una sensación de verdadero entusiasmo. Era el primer viaje en avión de Naomi y la primera vez que pasaría un tiempo largo fuera de casa. Sabía que se hallaba en buenas manos con su padre y con el alentador apoyo del maestro Charles Cannon y del grupo de Synchronicity con el que viajarían. Naomi estaba más que encantada ante las nuevas experiencias que le esperaban. Bajamos del automóvil y lo dejamos en el laberíntico estacionamiento del aeropuerto luego dimos una vuelta por ahí hasta que llegó la hora en que tenían que pasar por el control de seguridad. Recuerdo que me sentía un poco distraída y me preocupaba tanto encontrar el automóvil como salir de ese laberinto para volver a casa. Cuando llegó el momento, nos abrazamos muy fuerte los tres y nos despedimos. De camino a casa me detuve a comer en un restaurante chino al que todos habíamos ido juntos. Me sentí muy rara de sentarme a la mesa yo sola esa vez. Como de costumbre, me dieron una galleta de la fortuna junto con la cuenta. Siempre me han gustado esos mensajitos 28


1. Una experiencia cuyo tiempo ha llegado

bobos que vienen en las galletas de la fortuna, pero éste me sorprendió. Decía: “Hoy cambió tu suerte para siempre”.

••• “El manantial que buscamos está en alguna parte entre esta opacidad”.2 —Rumi

Haber encontrado y estar leyendo este libro es una experiencia cuyo tiempo ha llegado para ti. Tal vez no lo comprendas, pero no importa. Este es el momento de la evolución de tu conciencia y es como una bola de nieve que rueda cuesta abajo. Puedes analizarla, entenderla o no, pero sigue rodando. Tu conciencia sigue evolucionando. No se puede tener ninguna experiencia antes de tiempo. Tranquilízate. No podrías haber llegado más a tiempo aunque lo hubieras intentado. Este libro y las experiencias que tendrás con su lectura llegan a ti en el momento preciso de tu vida. Leer este libro será como viajar entre puestos de control del despertar, para crear una experiencia coherente cada vez más esclarecedora. Existen palabras y espacios entre las palabras. Existen letras y espacios entre las letras. Te invito a hacer pausas en tu lectura… a detenerte a vivir la experiencia. No vayas de prisa, presta atención, respira y sé consciente. Estamos aquí y es ahora. Esto es muy distinto de tratar de comprender a nivel intelectual y luego seguir adelante a toda prisa, sin que nada verdaderamente significativo se mueva dentro de ti. No hay nada más importante en este libro que las palabras y los espacios que tienes frente a ti en este momento. Lo que buscas no está en el capítulo siete. Saborea estas palabras en este preciso momento. Experimenta este momento iluminador y renuncia al deseo de llegar a ser un iluminado.

Lo primero es la experiencia Casi todos los libros explican cosas. Algunos también te dicen cómo aplicar lo que aprendes en la vida diaria, cómo adquirir lo que no tienes. Este texto 29


Perdonar lo imperdonable

es diferente. Primero es la experiencia, los conceptos vendrán después. Sí, esto significa que puedes experimentar lo que anhelas mientras lees, en vez de esperar hasta después. Este libro es así. Este libro es un mapa del “Ahora”. La verdad simple y llana es que la realidad es sólo real aquí y ahora. Y este momento en que lees es el mismo que cuando escribí estas palabras. Quédate quieto y conoce.

Quédate con nosotros. No te hundas hasta el fondo como un pez que va a dormir. Sé como el mar en perpetuo movimiento toda la noche, y no disperso como una tempestad. El manantial que buscamos está en alguna parte entre esta opacidad. Ve las luces nocturnas allá arriba que se desplazan juntas, La vela despierta en su plato dorado. No te deslices entre las grietas del suelo como mercurio derramado. Cuando salga la luna llena, mira a tu alrededor.3 —Rumi

Parto de donde estoy Mi experiencia diaria de la realidad es ésta: experimento de la conciencia dichosa, no como un concepto, ni como pensamiento, sino que vivo la experiencia sin el pensamiento. Disfruto de una reverberación energética holística constante dentro de todo mi ser. Para mí, ser humano significa que tengo conciencia de mí como un campo de energía venturoso y palpitante. Soy esta energía, consciente de sí misma. Estoy consciente en el centro de este campo de energía que irradia todos los aspectos de mi conciencia multidimensional y se extiende al infinito. Desde el centro de quien soy, la conciencia permea todo lo que percibo, y crea mi mundo. Vivo mi mundo tal como es en verdad: un campo de energía holístico, vibrante, en constante flujo. 30


1. Una experiencia cuyo tiempo ha llegado

Esto hace que ¡conducir sea un reto! Por fortuna, otros conducen por mí. He aprendido a caminar despacio, a evitar chocar con cosas. Cuando estoy con alguien, veo su forma física, el campo de energía que lo rodea y también observo en lo profundo de su alma, hasta el centro de su conciencia individual. La otra persona es como yo; un vibrante campo de energía y es bella. Hablo de ti en este momento. Tú también eres un campo de energía vibrante, y eres bello. Todo lo que veo vibra. Todo resplandece y centellea, como si estuviera cargado de partículas pequeñísimas de luz diamantina dentro de un tono azul rosáceo. Cuando enfoco, alcanzo a distinguir esas partículas en movimiento que bailan. Las he visto desde hace años; se mueven como electrones dispersos dentro del campo de energía de la conciencia, extasiadas, miles de millones de ellas… bailando. Esto es la vida, la existencia que gozosa se deleita en sí misma.

No se trata de escapar Cuando duermo, abandono los niveles físicos, emocionales y mentales de la vigilia para absorber mi conciencia en niveles más sutiles. Por lo general, me quedo en este estado más o menos, unas tres horas, en lo que mucha gente llamaría sueño profundo. Luego vuelvo a estar alerta y caigo en un sueño lúcido, más parecido a una meditación, navegando por las dimensiones más sutiles de la realidad. El sueño es una larga meditación, y no un escape de la realidad. De hecho, durante el sueño, aumento el conocimiento de mí mismo como conciencia sin forma. Cuando despierto por la mañana, simplemente me pongo mi cuerpo y vuelvo a los aspectos dimensionales más densos de la vida diaria. Lo que acabo de describir es una experiencia mística que se ha convertido en mi norma. No siempre fue así, pero ahora soy capaz de sostenerla en muchas de las actividades habituales que casi todos realizamos día con día. Por supuesto, difícilmente se puede decir que el ataque terrorista de Mumbai haya sido una experiencia ordinaria. Fue un reto de vida o muerte que veinticinco de nosotros enfrentamos. Nuestra capacidad de manejarla como lo hicimos, de permanecer presentes y en paz durante el sitio que duró más de cuarenta y cinco horas y de expresar compasión por nuestros atacantes en 31


Perdonar lo imperdonable

vez de odio, no se debió a nada extraordinario que hayamos hecho durante ese tiempo. Nos concretamos a asumir nuestro estado de ser “normal” en estas circunstancias radicalmente anormales y lo mantuvimos. Este libro te enseñará a desarrollar la capacidad de hacer eso por ti mismo.

El acceso a las descargas Cuando con el tiempo experimentes el nivel místico y espiritual de la experiencia y te acostumbres a él, aprenderás a prestar atención a las “descargas”, es decir, al conocimiento profundo y a la claridad a los que llega por intuición. Esto requiere una mente serena. Si te sientes fragmentado y distraído, las dimensiones sutiles no dominan en tu conciencia. Un místico percibe una experiencia completa, no fragmentada y, por lo tanto, es capaz de “sintonizarse”. Debido a que ninguno de nosotros nos resistimos a la experiencia que tuvimos en Mumbai, esto nos permitió experimentar y sentir de maneras fuera de lo común. Como descubrirás, esta conciencia holística resultó ser, en el más estricto sentido, lo que nos salvó la vida. No sólo aceptamos la validez de tal experiencia, sino que tratamos activamente de expandir nuestra conciencia para participar de modo más pleno posible en la extraordinaria experiencia que estábamos viviendo. ¿Por qué estábamos ahí? ¿Por qué hirieron a cuatro de nosotros y mataron a otros dos de nuestro grupo mientras que el resto se salvó de sufrir lesiones y morir de manera insólita? Desde una perspectiva no espiritual, los observadores se lamentaban: “¿Acaso no es espantoso? ¿No es terrible lo que les ocurre a esas personas?” Pero desde nuestra perspectiva espiritual, nada más estábamos participando en una experiencia cuyo tiempo había llegado. La historia de nuestra alma nos había llevado a esto y sentíamos genuina curiosidad por descubrir la mejor forma de participar en el desarrollo de nuestro destino conjunto. No es que no tuviéramos miedo, o incluso terror. Desde luego, esa es la reacción humana natural y primitiva, imposible de evitar, pero el miedo no nos controló. Esto nos liberó para cobrar conciencia de lo que debíamos o no hacer a cada momento (como si a todos nos hubiera concedido el genio ese primer deseo de comprensión que mencioné en mi introducción), no sólo para sobrevivir, sino para cumplir nuestro destino. Para algunos, esto significó vivir (por cierto, relativamente libres del estrés postraumático); 32


1. Una experiencia cuyo tiempo ha llegado

para otros, significó sufrir heridas de arma de fuego y dos de nosotros murieron. Fue una experiencia cuyo tiempo había llegado; de lo contrario, no habría sucedido. Sin culpas, sin juicios, sin víctimas ni hombres malvados qué castigar. Sólo la conciencia que fue testigo presencial de la experiencia que estaba ocurriendo.

Presentación del estilo de vida holístico Este es un estilo de vida y no un sistema de creencias. Lo que llamamos “estilo de vida holístico” se basa en el principio del equilibrio, que explicaremos a lo largo de este libro. En su aplicación más sencilla, aprendemos a equilibrar nuestras experiencias físicas, mentales y emocionales durante el día. Existen técnicas para hacerlo y todas proceden de una conciencia que está presente, alerta, concentrada en el aquí y el ahora. Las llamo “tecnologías del ahora”. Aunque muchos de nosotros entendemos el carácter práctico de mantener el equilibrio, por ejemplo, el nivel de pH en nuestro organismo, la claridad mental y la estabilidad emocional, nuestra cultura celebra cada vez más los excesos. El comportamiento extremo se premia con fama y fortuna. Piensa en lo que llena las transmisiones de los principales medios de comunicación. ¡Ni remotamente podría hablarse de equilibrio! Por vital que parezca, dar una apariencia de equilibrio dentro del estado fragmentado e ilusorio de la experiencia humana no es la totalidad de la aventura de concienciación que este libro representa. Es importante, claro está, bajar de peso, conseguir un ascenso y resolver los problemas de una relación, pero todos estos aspectos son resultados secundarios que se obtienen al adoptar el estilo de vida holístico y cultivar la experiencia espiritual. Cuando ésta se antepone a todo, nos permite cumplir nuestro destino evolutivo, aunque creo que se trata menos de un destino que de un viaje. En vez de esforzarte por llegar a ser un iluminado, puedes aprender a disfrutar de la experiencia iluminadora de cualquier momento. Esto me recuerda la historia de un joven monje que preguntó a su maestro: —Si medito dos horas todos los días, ¿cuánto tiempo tardaré en alcanzar la iluminación? —Cinco años —respondió el maestro. 33


Perdonar lo imperdonable

—¿Y si medito cuatro horas todos los días? —insistió el discípulo, impaciente. —Diez años —fue la enigmática respuesta del maestro. Tranquilo, no podrías haber llegado más a tiempo a esta cita, aunque te lo hubieras propuesto. Eso aplica a todos y cada uno de nosotros. Todos caminamos exactamente donde tenemos puestos los pies y vivimos las experiencias que debemos vivir. La conciencia consiste precisamente en orquestar el espectáculo. Si estás leyendo este libro, y continúas leyéndolo, es que estás preparado. De lo contrario, esto no pasaría. Cuando el alumno está listo, el maestro aparece.

Una guía para tu viaje “Amigo mío, antes de adentrarte en la calle del Amor, No olvides llevar contigo una guía, Pues muy peligrosos son para tus pies sin rumbo Los recodos y meandros una vez que te has adentrado en ella”.4 —Hafiz, tomado de Antes de adentrarte en la calle del Amor

Mi maestro espiritual fue Paramahansa Muktananda, uno de los gurús hindúes más reconocidos del siglo XX debido a que su estado de iluminación era extraordinariamente poderoso. Él despertó la conciencia de miles de seres en todo el mundo; era como un Johnny Appleseed* de la conciencia. Ningún otro maestro había salido jamás de la India para hacer lo que él hizo, ni antes ni después. Yo podría haber ido a una universidad en la India, pero sin un maestro que me pusiera el ejemplo del estado consciente, mis estudios no habrían llegado a ser más que conceptuales. Esto es válido en todos los ámbitos. Si uno desea aprender algo, lo mejor es estudiar con un maestro conocedor, trátese de cocina, golf, música, espiritualidad u otros intereses. * N. de T. John Chapman (1774-1845) conocido como Johnny Appleseed (literalmente, semilla de manzana) fue un pionero legendario que viajó por Pennsylvania, Ohio, Indiana, Illinois y parte de West Virginia, sembrando huertos de manzanas a lo largo de su travesía. Fue célebre por su carácter pacífico y generoso y por su estilo de vida sencillo.

34


1. Una experiencia cuyo tiempo ha llegado

Después de toda una vida de estudio y experiencia, enseño la espiritualidad moderna, que puede describirse tanto en términos filosóficos como científicos. La filosofía articula los modelos holísticos de realidad que representan el consenso desde la era del idealismo (aunque se quedaron sobre todo en el nivel académico hasta hace relativamente poco tiempo). La ciencia cuántica explora la totalidad de la realidad desde dimensiones que van de lo sutil a lo denso. Según Andrew Zimmerman Jones, autor de String Theory for Dummies, “[…] La interpretación de muchos mundos concluye que deben existir dos universos: uno en el que las partículas se descomponen y otro en el que esto no sucede. Por lo tanto, el universo se bifurca cada vez que un acontecimiento cuántico tiene lugar y se crea un número infinito de universos cuánticos”.5 A lo largo del libro me referiré a este fenómeno como “los cincuenta mil millones de universos simultáneos teóricos”, sólo por redondear la cifra y porque es más fácil de entender que “una cantidad infinita de universos cuánticos”. Los orígenes de la filosofía humana y el modelo holístico de realidad más antiguo se remontan a ocho o diez mil años atrás, a la aparición de los Vedas y el Tantra. Los dos son vastos sistemas filosóficos holísticos que explican en detalle la naturaleza de la realidad. Mi maestro indio enseñaba una versión actualizada del sistema Tantra original llamado “shivaísmo de Cachemira”, que el asceta indio Vasugupta Acharya desarrolló entre los siglos ix y xi. Su obra fundamental fue los Shiva Sutras, una revelación de cuarenta y cinco aforismos. El primer sutra en sánscrito es Chaitanyam Atma, que significa “Soy conciencia”. El segundo es Jnanam Bandaha, que significa “el conocimiento es atadura”. En esencia, los dos dicen: “Soy conciencia […] una y total […] ¡hasta que empiece a pensar en ello!”

El nacimiento de la realidad relativa (o, Estás aquí) Todos los modelos holísticos de realidad apuntan a lo que está más allá de la experiencia, lo que no se puede conocer. Los gnósticos lo llaman El Supremo Misterio. En el budismo se conoce como El Vacío, o El Vacío Preñado. Toda posibilidad emerge de este Vacío Preñado, de este Supremo Misterio. Esto es conciencia con su intención primordial de ser completamente ella misma, de conocerse, de experimentarse. 35


Perdonar lo imperdonable

Pero toda experiencia es, por su misma naturaleza, relativa. Para conocer la luz, tiene que haber oscuridad. Para conocer el calor, tiene que hacer frío. Para que exista un “interior”, debe haber un “exterior”. Por lo tanto, de este Supremo Misterio, donde todo es eternamente Uno, emerge la aparente dualidad del campo relativo: forma y amorfismo. Spanda es el vocablo sánscrito que se usa para describir la: “pulsación” inicial, el fenómeno que la ciencia llama: “el Big Bang”, cuando este campo cósmico relativo se manifestó por primera vez. Este fue el origen de la realidad relativa: antimateria y materia, amorfismo y forma, ser y llegar a ser. ¿Y qué causó el Big Bang? La intención de la conciencia. La intención primordial fue que la conciencia fuera completamente ella misma, que se conociera y experimentara a sí misma. La naturaleza de esta realidad se conoce en sánscrito como Satchitananda. “Sat” significa lo que existe eternamente, libre e independiente en sí mismo; “chit” significa el conocimiento de la propia existencia (o conciencia); y “ananda” significa dicha, el deleite innato de ser. Esto también describe la naturaleza de la realidad holística y la experiencia del estilo de vida holístico. Como es evidente, para ser completamente ella misma, la conciencia debe experimentarse a plenitud. Para posibilitarlo, la conciencia creó este campo relativo (donde nos encontramos en este momento), un lugar para que ocurriera toda experiencia. Llamo a esto el Juego de la Creación, y en el Tantra se conoce como Chitshakti Vilas, “el Juego de la Conciencia”.

Lo que baja tiene que subir La realidad relativa emerge del Vacío. El Uno se convierte en el aparente dos, la totalidad se vuelve fragmentación, la luz se vuelve oscuridad, lo sutil se vuelve denso, la verdad se vuelve ilusión. Y la conciencia empieza a cumplir su intención primordial: experimentar lo que no es, mediante la contracción de la energía en la materia en los cincuenta mil millones de universos simultáneos teóricos y todas las formas de vida que contienen (incluso nosotros). Cuanto más se contrae, tanto más pierde y limita su autoconocimiento. (Olvidamos quiénes somos.) Esta contracción en conciencia o descenso es el “ciclo involutivo” y una vez que se experimenta por completo, cambiamos y ascendemos o nos expandimos en el “ciclo evolutivo”. 36


1. Una experiencia cuyo tiempo ha llegado

Uno, el Vacío

INVOLUCIÓN

El mundo de la realidad relativa

EVOLUCIÓN

Despertar (el Puente)

Si estás leyendo este libro es porque has cruzado este sendero descendente de ilusión. Has experimentado lo que no eres y empiezas a experimentar lo que eres. Tu autoconocimiento ha aumentado y es probable que te encuentres en el punto entre la involución y la evolución. En el paso de la involución a la evolución, de la fragmentación a la totalidad, de la ilusión a la verdad, llevas tu historia y tus apegos contigo. Esto puede sabotear tu continua evolución y frustrar tu experiencia de iluminación. Por eso necesitas guía. Necesitas la guía de alguien que ha experimentado el sendero ascendente y conoce el terreno. La guía holística es como un hermano o hermana mayor que va más adelante por este camino y puede ayudarte con las partes del recorrido que son especialmente difíciles y aterradoras. ¡No es cualquier cosa! Tu realidad está cambiando; tu identidad se está transformando, y no comprendes en verdad todo lo que está pasando. Esto significa que tenderás a juzgar algunas experiencias que se te presenten como si fueran algo malo. “¡Esto no debería de estar pasándome!” “¡Esto debería de ser diferente!” ¿En serio? Este es un momento en el que tu guía 37


Perdonar lo imperdonable

puede ayudarte a aprender de manera distinta. Al igual que con cualquier otra cosa que se aprende en la vida, un maestro es útil. Cuando el alumno está listo, el maestro aparece; no se puede tener ninguna experiencia antes de su tiempo. Mumbai fue un maestro para nosotros, porque aceptamos la experiencia, aprendimos de ella y evolucionamos gracias a ella. Todos los integrantes de nuestro grupo dirían sin titubear que han ampliado su conocimiento de sí mismos y que su conciencia ha evolucionado a causa de la experiencia que vivieron durante el ataque terrorista.

La función del ego Creo que el ego recibe muchas críticas injustas. Examinémoslo desde la perspectiva de la conciencia que lo creó. Si la conciencia lo creó, debe tener algún propósito. Después de todo, la conciencia creó los cincuenta mil millones de universos teórico simultáneos. ¿Acaso el ego es su primer error? La intención primordial de la conciencia es ser completamente ella misma. Para ser ella misma, debe experimentarse. Por consiguiente, creó el campo relativo donde toda experiencia es relativa: luz y oscuridad, verdad e ilusión, etcétera. Para experimentar lo que es, primero debe experimentar lo que no es. ¡Vaya enigma! ¿Cómo puede experimentar lo que no es, si en verdad ya es todo y todas las cosas? ¡No hay nada que no sea! Por esta misma razón, la conciencia debe idear algún tipo de estrategia astuta que le permita experimentar lo que no es. Esta estrategia es la ilusión, y la ilusión primordial de la conciencia es la ilusión de separación. El sujeto (yo) se vuelve diferente del objeto (por ejemplo: tú, la silla, el equipo contrario, una religión o partido político distinto). Así pues, en esta realidad relativa, yo soy el sujeto que percibe, separado y diferente de todos los otros/objetos que percibo. El ego (la identidad separada) es el instrumento de la ilusión, y como tal, es absolutamente apropiado dentro del ciclo involutivo. El ego es necesario. Nos ayuda a cruzar el puente que conecta con el ciclo evolutivo y la inversión del dominio polarizado de ilusión a verdad. Sin embargo, al cruzar el puente para seguir el camino ascendente, desde el despertar en adelante, la disolución del ego es inevitable. Después de ese momento decisivo, deja de ser necesario y la conciencia lo va eliminando poco a poco. La expansión de la totalidad le quita poder a la ilusión. Esto significa que 38


1. Una experiencia cuyo tiempo ha llegado

cuanto más completo te vuelvas, tanto más experimentarás el estilo de vida holístico, más disminuirá tu ego y más pronto pasarás de la experiencia de lo que no eres (en ilusión) al descubrimiento de quién eres en realidad (en verdad). Este paso y descubrimiento requieren que utilices el ego durante todo el ciclo involutivo hasta que por fin te des cuenta de que esta ilusión no es satisfactoria. Hay algo que falta. Debe de haber algo más que este infortunio, que esta oscilación entre felicidad y sufrimiento. ¿Recuerdas cuando creías que estabas satisfecho con tu vida? La carrera profesional, la diversión, la familia, los juguetes, todas las experiencias culminantes. Fueron suficientes, pero seguiste creciendo gracias a esas experiencias (y el ego te ayudó). Ahora has llegado a un punto en el que todo eso ya no te basta. La vida ha dejado de ser una experiencia consecuentemente satisfactoria. Si lo fuera, este libro no te interesaría. Has llegado al puente. El único propósito del ego se relaciona con la experiencia ilusoria. Cuando la ilusión pierde su poder con la verdad, el ego se disipa y deja una conciencia individualizada que se expresa en su totalidad. Tu ego siempre fue una identidad fraudulenta, separada, aunque era necesario que así fuese. Cuando la conciencia transegocéntrica se desarrolla, ya no existe separación ni necesidad del ego. En el momento en que te despegas de la identificación con el ego, se produce una expansión automática de la conciencia holística que surge del equilibrio. La totalidad, proporcional al equilibrio, le quita poder al ego cuando despierta. Cuanto más equilibrado seas, tanto más alerta estarás, más totalidad experimentarás y menos te identificarás con las ilusiones del ego. El ego tiene su lugar, pero sus días están contados.

El proceso de aprendizaje Los que estuvimos en Mumbai nos valimos de los años de experiencia espiritual para poder enfrentar esa circunstancia extrema. En concreto, utilizamos nuestra capacidad de aceptar e integrar experiencias culminantes. Por lo general, este término se usa para describir actividades placenteras, pero créanme, ¡Mumbai fue una experiencia culminante! Todos conocemos la resaca que a menudo sentimos después de algún tipo de euforia. En el camino del crecimiento personal, nos hemos topado 39


Perdonar lo imperdonable

con los adictos a los seminarios, esos que devoran una experiencia culminante de aprendizaje tras otra, pero que no logran ningún cambio positivo duradero. Se trata de un problema de procesamiento e integración. Uso y enseño un modelo de cinco vertientes que avanza a partir de experiencias culminantes, a través de la evolución, iluminación y procesamiento, hasta llegar a la integración. A menudo, las experiencias culminantes son muy gratas. Una frecuencia intensificada de vibración te afecta y las endorfinas fluyen por tu cuerpo, produciendo una experiencia profundamente placentera. Sin embargo, toda experiencia culminante que se deja sin procesar se convierte en un abismo por el que podemos caer. La euforia debe pasar a su siguiente etapa natural que es la evolución. Has llegado a ser más de lo que eras. De repente te encuentras al filo de tu propia evolución y esto es lo que crea el ímpetu para el cambio duradero, si es que continúas avanzando. Le sigue la iluminación, otra expansión del autoconocimiento y la descarga de perspicacia creativa con respecto a tu experiencia culminante. Cada vez que la conciencia avanza a un nuevo punto culminante al filo de su evolución, modifica la frecuencia de su vibración. Este cambio de frecuencia se extiende a toda tu conciencia multidimensional y confrontas los datos almacenados ahí para ajustarlos a la nueva frecuencia que se acaba de introducir. Todos los datos viejos que son incongruentes o discordantes con la nueva frecuencia deben ser eliminados. Si no, se produce disonancia y, a la larga, la vieja frecuencia se reafirma y cancela la nueva. Esto explica por qué los propósitos de Año Nuevo, hechos durante un momento de experiencia culminante, a menudo se olvidan con rapidez. Se requiere de procesamiento. La conciencia se centra en lo que debe eliminar. Esto disminuye la sensación culminante, lo que explica por qué preferimos las experiencias culminantes al procesamiento. Pero, una vez que se procesa por completo (y uno aprende a hacerlo con eficiencia y rapidez), el placer vuelve a sostenerse en un nivel intensificado. Se ha integrado la experiencia culminante y se ha establecido una nueva: “línea base” o configuración predeterminada para la conciencia en evolución. De hecho, integración significa que se ha establecido un nuevo nivel de evolución personal. La frecuencia intensificada de la vibración que se extendió a la totalidad de tu conciencia multidimensional ha eliminado todo lo que no era congruente con ella, y lo que queda ha avanzado a un estado integrado. Has alcanzado un nuevo nivel de estabilidad del que disfrutarás hasta que se presente la próxima experiencia culminante. 40


1. Una experiencia cuyo tiempo ha llegado

¡Mumbai fue, sin lugar a duda, una experiencia culminante! Y la procesamos exactamente de la misma manera que aprendimos a procesar cualquier otra experiencia culminante. Debido a eso, la experiencia resultó ser positiva a largo plazo. Hemos crecido, evolucionado e integrado el punto culminante en un nuevo nivel de conocimiento holístico expandido que, por el carácter mismo de esta experiencia específica, incluye más amor, compasión y perdón. Esto ayuda a explicar lo que la prensa no comprendió cuando nos preguntó qué sentíamos por los terroristas y nosotros respondimos, movidos por la compasión, que no los odiábamos y que no nos interesaba la venganza ni el castigo. Haber respondido de cualquier otra forma no habría sido auténtico para nosotros y hubiéramos reducido nuestra frecuencia de vibración, lo que habría constituido un paso gigantesco hacia atrás

La intensidad de la luz y la oscuridad Durante el ataque, oímos que un gurú cercano declaró que no era ningún accidente que estuviéramos ahí, cautivos en el hotel. “Están ahí para sostener la luz”, afirmó. Es cierto. Con el paso de las horas seguimos procesando nuestras experiencias sin juzgar, nuestro autoconocimiento holístico se expandió y nuestra conciencia irradió, aumentando la paz. De hecho, la habitación del hotel que compartía con otras dos personas que “por casualidad estaban ahí” cuando empezó el ataque, se llenó de luz. Cuando el ataque se intensificó, ocurrió lo mismo con nuestra experiencia espiritual. Mi viaje espiritual comenzó con una experiencia culminante a la edad de tres años cuando desperté y vi una aparición de la Madre Bendita. He tenido la bendición de poder comunicarme con Ella toda mi vida y estuvo a mi lado durante el sitio, Su rostro se me apareció muchas veces y Su presencia me acompañó a cada instante. Es una experiencia extraordinaria, algo parecido a un salto en el tiempo donde todo pasa en cámara lenta. De pronto me asomo por un túnel y todo parece suspendido, radicalmente expandido y absolutamente claro. En este “lugar” lúcido se manifiesta la aparición que viene del espacio-tiempo y la dimensión de la conciencia, santa y etérea, y es tan impresionante que la siento en cada célula de mi ser. Ella transmite una paz que satura, embriagante y eufórica. Cuando alguien habla de éxtasis y beatitud, ¡se refiere a esto! No en algún tiempo posterior, ¡sino en este instante! 41


Perdonar lo imperdonable

Existen muchos ejemplos a lo largo de la historia en los que la conciencia universal ha asumido una forma sutil y ha interactuado con los seres humanos. Conocemos las historias de Moisés, Ramakrishna, san Francisco de Asís, Bernardette de Lourdes, Shiva, la Madre María y muchas otras. Y esto nos sucede también a nosotros, simples mortales. Un discípulo describió un encuentro con su maestro: “De golpe, los maestros roshi, la habitación, cada cosa, desaparecieron en una corriente deslumbrante de iluminación. Me sentí bañado por un placer delicioso e indescriptible. Por un instante fugaz de eternidad estuve solo. Solo, fui”.

¿Quién eres en realidad? Imagina que cierras los ojos un momento. El mundo desaparece al instante. Te quedas con tus pensamientos, sensaciones corporales y sentimientos. ¿Eso eres? ¿O eres algo más? Despierto, dormido o soñando, ¿quién observa la experiencia que está ocurriendo? Para comprender verdaderamente quién eres, debes comenzar con una percepción veraz de la realidad, que es lo que hemos presentado en este primer capítulo. Dado que muchas personas no tienen nada que se aproxime remotamente a eso, tienen muy poca idea de quiénes son en verdad. Tal vez se esfuercen por descubrir algún tipo de identidad, pero intentarlo antes de aprender sobre la verdadera realidad sólo conduce a mil callejones sin salida, habitados por mil sustitutos del ego. Una percepción auténtica de la realidad sólo es accesible en el presente, el momento del “aquí y el ahora”. La mayor parte del tiempo, la mayoría de las personas no están aquí y ahora. ¿Por qué? Sobre todo por la mente y su juicio incesante respecto a que lo que ocurre debe ser por alguna otra razón, diferente de la que es. Como resultado, no experimentan por completo la realidad del momento presente, ininterrumpido, tal como es. Si lo experimentaran, las puertas de la verdadera percepción de la realidad se abrirían y de inmediato sabrían quiénes son, no como una creencia, sino como una experiencia. Esa es la oportunidad que tuvimos en Mumbai: estar plenamente presentes para una experiencia culminante de aprendizaje, para procesarla e integrarla a un sentido extendido del ser. Esa es también la oportunidad que se abre ante ti en las páginas que siguen, para que adquieras una percepción verdadera de la realidad gracias a la experiencia de estar por completo aquí y ahora en los momentos en que lees. 42


1. Una experiencia cuyo tiempo ha llegado

Recuerda las palabras y los espacios entre las palabras. Ve despacio, respira y sé consciente. Las palabras son conciencia, los espacios son conciencia, tú eres conciencia. Todos y todas las cosas son conciencia. Sólo hay uno. Muéstrate alerta y presente, dentro del aquí y el ahora de la verdadera realidad, y disfruta de esta experiencia cuyo tiempo ha llegado para ti.

••• Linda: Estaba completamente perpleja y no sabía que llevar a la India, por lo que me tardé mucho, mucho tiempo en empacar. Entonces, aunque parezca irónico, ¡la aerolínea perdió todas mis maletas! Me compré tres vestidos en una tienda y resultó que eso era todo lo que necesitaba. Incluso cuando finalmente me entregaron mi equipaje, seguí poniéndome la ropa nueva. Descubrí que lo único que necesito llevar adondequiera que vaya es a mí misma.

•••

Para integrar mejor el significado de este capítulo, visita www.synchronicity. org, ve a la sección de “Forgiving the Unforgivable” (Perdonar lo imperdonable) y escribe la contraseña “one” para obtener acceso a material adicional.

43


12265c  
12265c