Issuu on Google+


3

ESTREÑIMIENTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 1. QUÉ ES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Un trastorno de nuestros días . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Cuándo debemos acudir al médico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 2. A QUIÉN AFECTA

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

3. ASÍ FUNCIONAN NUESTROS INTESTINOS 4. TIPOS DE ESTREÑIMIENTO

10

. . . . . . . . . . . . . . . . . .

11

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

15

Estreñimiento leve y transitorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 Estreñimiento crónico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 5. CAUSAS DEL ESTREÑIMIENTO FUNCIONAL

. . . . . . . . . . . . . . . .

18

Cómo influyen las emociones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 6. CONSECUENCIAS DEL ESTREÑIMIENTO

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

24

Hemorroides . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 Diverticulosis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Fisura anal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Impactación fecal o fecaloma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 Apendicitis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 7. TRATAMIENTO

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

29

Alimentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 Recetas ricas en fibra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 Consecuencias de consumir poca fibra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53 La ayuda de los alimentos funcionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 Suplementos de fibra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56 La importancia de moverse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64 Laxantes, ¿sí o no? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65 La ayuda de las plantas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72 Hábitos a la hora de ir al baño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76 Cuestión de regularidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 8. EN SITUACIONES ESPECIALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80 Estreñimiento en los bebés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80 Estreñimiento en los niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 Estreñimiento en el embarazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 Estreñimiento en personas mayores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89


3

ESTREÑIMIENTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 1. QUÉ ES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Un trastorno de nuestros días . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Cuándo debemos acudir al médico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 2. A QUIÉN AFECTA

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

3. ASÍ FUNCIONAN NUESTROS INTESTINOS 4. TIPOS DE ESTREÑIMIENTO

10

. . . . . . . . . . . . . . . . . .

11

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

15

Estreñimiento leve y transitorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 Estreñimiento crónico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 5. CAUSAS DEL ESTREÑIMIENTO FUNCIONAL

. . . . . . . . . . . . . . . .

18

Cómo influyen las emociones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 6. CONSECUENCIAS DEL ESTREÑIMIENTO

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

24

Hemorroides . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 Diverticulosis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Fisura anal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Impactación fecal o fecaloma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 Apendicitis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 7. TRATAMIENTO

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

29

Alimentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 Recetas ricas en fibra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 Consecuencias de consumir poca fibra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53 La ayuda de los alimentos funcionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 Suplementos de fibra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56 La importancia de moverse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64 Laxantes, ¿sí o no? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65 La ayuda de las plantas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72 Hábitos a la hora de ir al baño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76 Cuestión de regularidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 8. EN SITUACIONES ESPECIALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80 Estreñimiento en los bebés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80 Estreñimiento en los niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 Estreñimiento en el embarazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 Estreñimiento en personas mayores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89


Estreñimiento

ESTREÑIMIENTO Todos hemos sufrido estreñimiento alguna que otra vez, de manera temporal, por un cambio de dieta, unas vacaciones o, incluso, un problema emocional. En estos casos nos encontramos ante un estreñimiento leve y transitorio, que no reviste mayor importancia y que puede solucionarse fácilmente. El principal problema se presenta si esta situación se prolonga en el tiempo y termina convirtiéndose en un estreñimiento crónico. Según los expertos, se trata de uno de los trastornos más comunes entre la población española, como lo corroboran los datos de estudios epidemiológicos recientes: cerca del 20% de los españoles sufre estreñimiento, de los cuales el 35% son crónicos. El 75% son mujeres y el 40% tienen más de 65 años.

1. QUÉ ES Lo primero que hay que dejar claro al hablar de estreñimiento es que no se trata de una enfermedad, sino que es un síntoma de que algo no funciona correctamente. Por eso, el objetivo de toda persona a la hora de luchar contra este trastorno será el de recuperar la funcionalidad del intestino de una manera natural, lo que se conseguirá, como veremos, con un cambio de hábitos que incluya la alimentación, la actividad física, la actitud... Solamente en algunos casos concretos y siempre bajo indicación médica se aconsejará el uso de laxantes. Estos, por tanto, deben ser la última medida a tomar por aquellas personas que padecen estreñimiento.

5

Es el trastorno digestivo más común entre la población española y afecta, de manera significativa, a las personas mayores de 65 años. Pero son pocos los que acuden al especialista y en la mayoría de los casos suelen automedicarse. Los datos indican que los laxantes, junto con el ácido acetilsalicílico, son los medicamentos de uso común más consumidos por los ciudadanos españoles. Y los últimos estudios revelan que un alto porcentaje de afectados muestran descontento por las pocas soluciones disponibles y su insuficiente eficacia. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estreñimiento se produce cuando se dan menos de tres deposiciones a la semana, con heces muy secas y escasas (menos de 50 g/día). Frecuentemente, además, las personas estreñidas tienen la sensación de que no han vaciado suficientemente su intestino y que les cuesta un esfuerzo excesivo el acto de evacuar. Y no es un problema poco frecuente. Sólo en España padecen estreñimiento cerca de ocho millones de personas, con mayor incidencia en las personas de edad avanzada. Aproximadamente, tres cuartas partes de las mujeres mayores de 40 años sufre algún trastorno de estreñimiento, ya sea leve y pasajero o de tipo crónico. En la mayoría de los casos (90%), se trata de un estreñimiento de tipo funcional, relacionado con la disminución de la motilidad del tracto intestinal y que se debe a una dieta inadecuada y a la falta de ejercicio, por lo que se puede solucionar con un cambio de hábitos. Aun así, en otras ocasiones, y de forma minoritaria, el estreñimiento puede ser la manifestación de una enfermedad más o menos grave. Por eso, ante determinadas señales de alerta debemos acudir al especialista para que descarte esta posibilidad.


Estreñimiento

ESTREÑIMIENTO Todos hemos sufrido estreñimiento alguna que otra vez, de manera temporal, por un cambio de dieta, unas vacaciones o, incluso, un problema emocional. En estos casos nos encontramos ante un estreñimiento leve y transitorio, que no reviste mayor importancia y que puede solucionarse fácilmente. El principal problema se presenta si esta situación se prolonga en el tiempo y termina convirtiéndose en un estreñimiento crónico. Según los expertos, se trata de uno de los trastornos más comunes entre la población española, como lo corroboran los datos de estudios epidemiológicos recientes: cerca del 20% de los españoles sufre estreñimiento, de los cuales el 35% son crónicos. El 75% son mujeres y el 40% tienen más de 65 años.

1. QUÉ ES Lo primero que hay que dejar claro al hablar de estreñimiento es que no se trata de una enfermedad, sino que es un síntoma de que algo no funciona correctamente. Por eso, el objetivo de toda persona a la hora de luchar contra este trastorno será el de recuperar la funcionalidad del intestino de una manera natural, lo que se conseguirá, como veremos, con un cambio de hábitos que incluya la alimentación, la actividad física, la actitud... Solamente en algunos casos concretos y siempre bajo indicación médica se aconsejará el uso de laxantes. Estos, por tanto, deben ser la última medida a tomar por aquellas personas que padecen estreñimiento.

5

Es el trastorno digestivo más común entre la población española y afecta, de manera significativa, a las personas mayores de 65 años. Pero son pocos los que acuden al especialista y en la mayoría de los casos suelen automedicarse. Los datos indican que los laxantes, junto con el ácido acetilsalicílico, son los medicamentos de uso común más consumidos por los ciudadanos españoles. Y los últimos estudios revelan que un alto porcentaje de afectados muestran descontento por las pocas soluciones disponibles y su insuficiente eficacia. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estreñimiento se produce cuando se dan menos de tres deposiciones a la semana, con heces muy secas y escasas (menos de 50 g/día). Frecuentemente, además, las personas estreñidas tienen la sensación de que no han vaciado suficientemente su intestino y que les cuesta un esfuerzo excesivo el acto de evacuar. Y no es un problema poco frecuente. Sólo en España padecen estreñimiento cerca de ocho millones de personas, con mayor incidencia en las personas de edad avanzada. Aproximadamente, tres cuartas partes de las mujeres mayores de 40 años sufre algún trastorno de estreñimiento, ya sea leve y pasajero o de tipo crónico. En la mayoría de los casos (90%), se trata de un estreñimiento de tipo funcional, relacionado con la disminución de la motilidad del tracto intestinal y que se debe a una dieta inadecuada y a la falta de ejercicio, por lo que se puede solucionar con un cambio de hábitos. Aun así, en otras ocasiones, y de forma minoritaria, el estreñimiento puede ser la manifestación de una enfermedad más o menos grave. Por eso, ante determinadas señales de alerta debemos acudir al especialista para que descarte esta posibilidad.


Estreñimiento

¿Tengo estreñimiento? Que el ritmo de nuestras evacuaciones se enlentezca pasajeramente no significa que suframos estreñimiento. Y es que muchas personas que creen estar estreñidas en realidad no lo están. En concreto, mientras aproximadamente un 20% de la población se declara estreñida, este trastorno realmente sólo afecta a cerca de un 10% del total. Esto se debe a que muchos asocian el estreñimiento con otros síntomas como malestar abdominal, flatulencias, digestiones lentas, etc. Sin embargo, en la mayoría de los casos el estreñimiento no provoca malestar abdominal significativo. Para poder estar más seguros, se recomienda hacer un seguimiento durante al menos unas seis semanas consecutivas. En este periodo de tiempo podremos valorar la situación. Según la OMS, el estreñimiento se detecta por la presencia de dos o más de los siguientes síntomas: l Esfuerzo excesivo a la hora de evacuar (en una de cada cuatro deposiciones).

Heces duras, muy secas o escasas (menos de 50 g por día).

l

Sensación de obstrucción en el ano en una de cada cuatro deposiciones.

l

Sensación de evacuación incompleta en una de cada cuatro deposiciones.

l

l

Menos de tres deposiciones a la semana.

7

Un trastorno de nuestros días El estreñimiento tiene una incidencia muchísimo más elevada en los países desarrollados. Un ejemplo muy claro de cómo el estilo de vida occidental condiciona el estreñimiento lo demuestra un trabajo realizado por un grupo de investigadores del Reino Unido, dirigidos por el Dr. Burkitt y publicado en la revista médica Lancet. La investigación comparaba un grupo de personas de este país que tomaban una dieta de tipo occidental con bajo contenido en fibra, con un grupo de nativos africanos, cuya alimentación se basaba en productos no refinados y ricos en fibra. Dicho estudio demostró que estos últimos gozaban de un excelente funcionamiento intestinal y, por tanto, de ningún signo de estreñimiento, a diferencia del grupo que tomaba la dieta occidental. Más adelante hablaremos de los diferentes tipos de estreñimiento, pero está claro que la principal causa es de origen alimentario, una dieta pobre en fibra y costumbres sedentarias. Hace tan sólo un siglo, la gente consumía casi exclusivamente alimentos naturales, producidos de forma natural. Actualmente, la carencia de estas sustancias vitales acompañadas del consumo de gran cantidad de comestibles transformados mediante procesos industriales son nuestra dieta más habitual. Y no sólo es un problema lo que comemos, sino cómo lo comemos. Los diferentes procesos de cocción y calentamiento de los alimentos, su conservación mediante productos químicos de dudosa procedencia, los procesos de elaboración y manipulación... destruyen gran parte de las sustancias vitales que necesita nuestro organismo. Es decir, desaparecen la mayor


Estreñimiento

¿Tengo estreñimiento? Que el ritmo de nuestras evacuaciones se enlentezca pasajeramente no significa que suframos estreñimiento. Y es que muchas personas que creen estar estreñidas en realidad no lo están. En concreto, mientras aproximadamente un 20% de la población se declara estreñida, este trastorno realmente sólo afecta a cerca de un 10% del total. Esto se debe a que muchos asocian el estreñimiento con otros síntomas como malestar abdominal, flatulencias, digestiones lentas, etc. Sin embargo, en la mayoría de los casos el estreñimiento no provoca malestar abdominal significativo. Para poder estar más seguros, se recomienda hacer un seguimiento durante al menos unas seis semanas consecutivas. En este periodo de tiempo podremos valorar la situación. Según la OMS, el estreñimiento se detecta por la presencia de dos o más de los siguientes síntomas: l Esfuerzo excesivo a la hora de evacuar (en una de cada cuatro deposiciones).

Heces duras, muy secas o escasas (menos de 50 g por día).

l

Sensación de obstrucción en el ano en una de cada cuatro deposiciones.

l

Sensación de evacuación incompleta en una de cada cuatro deposiciones.

l

l

Menos de tres deposiciones a la semana.

7

Un trastorno de nuestros días El estreñimiento tiene una incidencia muchísimo más elevada en los países desarrollados. Un ejemplo muy claro de cómo el estilo de vida occidental condiciona el estreñimiento lo demuestra un trabajo realizado por un grupo de investigadores del Reino Unido, dirigidos por el Dr. Burkitt y publicado en la revista médica Lancet. La investigación comparaba un grupo de personas de este país que tomaban una dieta de tipo occidental con bajo contenido en fibra, con un grupo de nativos africanos, cuya alimentación se basaba en productos no refinados y ricos en fibra. Dicho estudio demostró que estos últimos gozaban de un excelente funcionamiento intestinal y, por tanto, de ningún signo de estreñimiento, a diferencia del grupo que tomaba la dieta occidental. Más adelante hablaremos de los diferentes tipos de estreñimiento, pero está claro que la principal causa es de origen alimentario, una dieta pobre en fibra y costumbres sedentarias. Hace tan sólo un siglo, la gente consumía casi exclusivamente alimentos naturales, producidos de forma natural. Actualmente, la carencia de estas sustancias vitales acompañadas del consumo de gran cantidad de comestibles transformados mediante procesos industriales son nuestra dieta más habitual. Y no sólo es un problema lo que comemos, sino cómo lo comemos. Los diferentes procesos de cocción y calentamiento de los alimentos, su conservación mediante productos químicos de dudosa procedencia, los procesos de elaboración y manipulación... destruyen gran parte de las sustancias vitales que necesita nuestro organismo. Es decir, desaparecen la mayor


Estreñimiento

parte de las vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas, ácidos grasos poliinsaturados y fibras que necesitamos para nuestro correcto desarrollo. Está demostrado que el estreñimiento (también la diverticulosis y el cáncer de colon) está relacionado con el tipo de dieta que se sigue en los países occidentales, con un bajo contenido en fibras naturales. Además, muchas personas han perdido sus reflejos intestinales naturales debido a que sus ocupaciones, o su ansiedad general, les impiden evacuar el intestino con regularidad. A todo ello hay que sumar que en los países occidentales, la población consume una gran cantidad de laxantes que, por lo general, resultan innecesarios para el buen desarrollo de la evacuación. Además, si se emplean durante mucho tiempo, tienen efectos secundarios muy perjudiciales, ya que acarrean la pérdida de la capacidad natural para evacuar. Todos estos elementos implican la aparición de las citadas enfermedades propias de la sociedad occidental y de origen alimentario, de las que uno de los síntomas más precoces es el estreñimiento.

9

sobre todo al final. El aumento del tamaño del útero comprime el colon, lo que dificulta la evacuación. Además, muchas veces se toman suplementos de hierro durante la gestación que contribuyen a acentuar más el problema.

Cuándo debemos acudir al médico Ante una serie de síntomas que van más allá del simple estreñimiento, es preciso acudir al médico ya que pueden manifestar alguna enfermedad orgánica: l

l

Un trastorno femenino Las mujeres sufren más el estreñimiento que los hombres. Entre los 20 y los 40 años afecta a una de cada cuatro mujeres, mientras que en los hombres lo padece uno de cada diez. A los 80 años, se iguala.

l

Entre las causas está la anatomía pélvica y factores hormonales como el ciclo menstrual. Además, suele sufrirse en el embarazo (el 30-40% de los casos),

l

l

l

Si con el estreñimiento aparece sangre en las heces. Cuando la presencia de sangre es independiente a las heces (suele ser tras la evacuación, regando la deposición), muchas veces se debe a un problema leve en el ano, como las hemorroides. Pero en un número muy limitado de casos (sobre todo si la sangre se mezcla con las heces), podría advertir de una dolencia más grave (como un tumor, etc.) Si se produce de forma rápida (estreñimiento de evolución corta). Una persona que nunca ha tenido este problema y, sin cambiar sus hábitos, se siente estreñida deberá consultar al médico para descartar obstrucción intestinal o cáncer de colon. Si va acompañado de falta de apetito, pérdida de peso o anemia. Si el estreñimiento va unido a dolores abdominales o al palpar se nota un bulto en el vientre.


Estreñimiento

parte de las vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas, ácidos grasos poliinsaturados y fibras que necesitamos para nuestro correcto desarrollo. Está demostrado que el estreñimiento (también la diverticulosis y el cáncer de colon) está relacionado con el tipo de dieta que se sigue en los países occidentales, con un bajo contenido en fibras naturales. Además, muchas personas han perdido sus reflejos intestinales naturales debido a que sus ocupaciones, o su ansiedad general, les impiden evacuar el intestino con regularidad. A todo ello hay que sumar que en los países occidentales, la población consume una gran cantidad de laxantes que, por lo general, resultan innecesarios para el buen desarrollo de la evacuación. Además, si se emplean durante mucho tiempo, tienen efectos secundarios muy perjudiciales, ya que acarrean la pérdida de la capacidad natural para evacuar. Todos estos elementos implican la aparición de las citadas enfermedades propias de la sociedad occidental y de origen alimentario, de las que uno de los síntomas más precoces es el estreñimiento.

9

sobre todo al final. El aumento del tamaño del útero comprime el colon, lo que dificulta la evacuación. Además, muchas veces se toman suplementos de hierro durante la gestación que contribuyen a acentuar más el problema.

Cuándo debemos acudir al médico Ante una serie de síntomas que van más allá del simple estreñimiento, es preciso acudir al médico ya que pueden manifestar alguna enfermedad orgánica: l

l

Un trastorno femenino Las mujeres sufren más el estreñimiento que los hombres. Entre los 20 y los 40 años afecta a una de cada cuatro mujeres, mientras que en los hombres lo padece uno de cada diez. A los 80 años, se iguala.

l

Entre las causas está la anatomía pélvica y factores hormonales como el ciclo menstrual. Además, suele sufrirse en el embarazo (el 30-40% de los casos),

l

l

l

Si con el estreñimiento aparece sangre en las heces. Cuando la presencia de sangre es independiente a las heces (suele ser tras la evacuación, regando la deposición), muchas veces se debe a un problema leve en el ano, como las hemorroides. Pero en un número muy limitado de casos (sobre todo si la sangre se mezcla con las heces), podría advertir de una dolencia más grave (como un tumor, etc.) Si se produce de forma rápida (estreñimiento de evolución corta). Una persona que nunca ha tenido este problema y, sin cambiar sus hábitos, se siente estreñida deberá consultar al médico para descartar obstrucción intestinal o cáncer de colon. Si va acompañado de falta de apetito, pérdida de peso o anemia. Si el estreñimiento va unido a dolores abdominales o al palpar se nota un bulto en el vientre.


Estreñimiento

11

2. A QUIÉN AFECTA

3. ASÍ FUNCIONAN NUESTROS INTESTINOS

Aunque el estreñimiento tiene unas causas que pueden darse en cualquier individuo en un momento determinado de la vida, afecta preferentemente a unos sectores concretos de la población.

Para comprender mejor el estreñimiento vamos a explicar brevemente cómo funciona y qué partes componen el tracto intestinal, formado por el intestino delgado, el colon o intestino grueso, el recto y el canal anal.

Niños: se trata de una etapa en la que se suelen consumir bastantes golosinas y azúcares que favorecen las retenciones. A veces los niños ingieren en exceso comidas escasas en fibra, porque existe el falso convencimiento de que les resultan más nutritivas. Además, legumbres y verduras les parecen poco apetitosas.

Unas 8 o 10 horas después de haber ingerido los alimentos, la mezcla líquida se dirige hacia el duodeno (entrada al intestino delgado). Desde allí baja hacia el intestino delgado, que se encarga de descomponer la mezcla de alimentos para que el cuerpo pueda absorber todos los nutrientes que necesita de la comida. Esta tarea la realiza en colaboración con el páncreas, el hígado y la vesícula biliar, que envían jugos que ayudan a digerir los alimentos y permiten que el cuerpo absorba todos sus nutrientes. Cuando la mezcla es fina y líquida se mueve hacia la parte inferior del intestino delgado, donde se descompone aún más. Cuando está casi al final del recorrido por el intestino delgado (un viaje que puede durar 4 horas de principio a fin), los nutrientes de la comida pasan a través de la pared del intestino delgado y llegan a la sangre. Cuando casi todos los nutrientes de la mezcla líquida de alimentos hayan sido absorbidos en el intestino delgado, los desechos restantes pasan al intestino grueso. De camino, pasarán por el colon, la parte del intestino grueso donde la mayor parte del agua y algunos minerales que quedan en la mezcla líquida son absorbidos por la sangre. Cuando el agua deja la mezcla, los desechos que quedan se endurecen cada vez más mientras se mueven hasta hacerse sólidos. Cuando esta masa sólida

l

Mujeres: este grupo, debido a las circunstancias específicas por las que puede atravesar a lo largo de su vida (embarazo, posparto, falta de ejercicio físico, factores psicológicos diversos), suele ser el más afectado por el estreñimiento. Los problemas de evacuación que pueden sufrir las mujeres durante el embarazo y después del alumbramiento originan, además, problemas de hemorroides.

l

Ancianos: en los mayores de 60 años, el estreñimiento se da en un 20% de la población. Este grupo se ve afectado por el estreñimiento a causa de dos razones fundamentales: su vida, muchas veces por imperativos de la edad, es extraordinariamente sedentaria (algunos están encamados) y, por otra parte, no suelen incluir en su dieta la cantidad necesaria de fruta, verdura y legumbres ni beber suficientes líquidos. También es frecuente que el estreñimiento sea provocado por algún medicamento.

l


Estreñimiento

11

2. A QUIÉN AFECTA

3. ASÍ FUNCIONAN NUESTROS INTESTINOS

Aunque el estreñimiento tiene unas causas que pueden darse en cualquier individuo en un momento determinado de la vida, afecta preferentemente a unos sectores concretos de la población.

Para comprender mejor el estreñimiento vamos a explicar brevemente cómo funciona y qué partes componen el tracto intestinal, formado por el intestino delgado, el colon o intestino grueso, el recto y el canal anal.

Niños: se trata de una etapa en la que se suelen consumir bastantes golosinas y azúcares que favorecen las retenciones. A veces los niños ingieren en exceso comidas escasas en fibra, porque existe el falso convencimiento de que les resultan más nutritivas. Además, legumbres y verduras les parecen poco apetitosas.

Unas 8 o 10 horas después de haber ingerido los alimentos, la mezcla líquida se dirige hacia el duodeno (entrada al intestino delgado). Desde allí baja hacia el intestino delgado, que se encarga de descomponer la mezcla de alimentos para que el cuerpo pueda absorber todos los nutrientes que necesita de la comida. Esta tarea la realiza en colaboración con el páncreas, el hígado y la vesícula biliar, que envían jugos que ayudan a digerir los alimentos y permiten que el cuerpo absorba todos sus nutrientes. Cuando la mezcla es fina y líquida se mueve hacia la parte inferior del intestino delgado, donde se descompone aún más. Cuando está casi al final del recorrido por el intestino delgado (un viaje que puede durar 4 horas de principio a fin), los nutrientes de la comida pasan a través de la pared del intestino delgado y llegan a la sangre. Cuando casi todos los nutrientes de la mezcla líquida de alimentos hayan sido absorbidos en el intestino delgado, los desechos restantes pasan al intestino grueso. De camino, pasarán por el colon, la parte del intestino grueso donde la mayor parte del agua y algunos minerales que quedan en la mezcla líquida son absorbidos por la sangre. Cuando el agua deja la mezcla, los desechos que quedan se endurecen cada vez más mientras se mueven hasta hacerse sólidos. Cuando esta masa sólida

l

Mujeres: este grupo, debido a las circunstancias específicas por las que puede atravesar a lo largo de su vida (embarazo, posparto, falta de ejercicio físico, factores psicológicos diversos), suele ser el más afectado por el estreñimiento. Los problemas de evacuación que pueden sufrir las mujeres durante el embarazo y después del alumbramiento originan, además, problemas de hemorroides.

l

Ancianos: en los mayores de 60 años, el estreñimiento se da en un 20% de la población. Este grupo se ve afectado por el estreñimiento a causa de dos razones fundamentales: su vida, muchas veces por imperativos de la edad, es extraordinariamente sedentaria (algunos están encamados) y, por otra parte, no suelen incluir en su dieta la cantidad necesaria de fruta, verdura y legumbres ni beber suficientes líquidos. También es frecuente que el estreñimiento sea provocado por algún medicamento.

l


Estreñimiento

llega al final del intestino, podría llevar varios días en tu cuerpo. La cantidad de tiempo que pasan estos desechos en el intestino grueso depende del tipo de alimento ingerido y de cómo trabaja el cuerpo de la persona. El estreñimiento se da cuando existe una estancia prolongada de las heces en el colon. Durante este tiempo, el cuerpo absorbe agua de las heces, por lo que poco a poco se van deshidratando y endureciendo. En consecuencia, las heces se vuelven pequeñas, no estimulan el músculo del colon y dificultan el proceso de evacuación. El reflejo es muy débil y en estos casos mucha gente no se molesta en ir al servicio. Lo que sucede entonces es que este reflejo desaparece al poco rato de no ser atendido, alargándose aún más el proceso de estreñimiento. Volver a generar dicho reflejo, además, requiere tiempo. Pueden pasar varias horas, e incluso un día entero, hasta que vuelva a generarse. A medida que la comida se mueve a lo largo del mismo, el colon absorbe agua y produce sustancias de desecho, las heces. Este recorrido por el intestino grueso puede durar entre 12 y 48 horas. Las contracciones musculares del colon empujan las heces hacia el recto. Para cuando las heces alcanzan el recto son sólidas porque la mayor parte del agua ha sido absorbida. La encargada de absorber el agua en el intestino grueso es una delicada membrana mucosa. Otra de sus funciones es actuar como barrera ante la presencia de bacterias y virus, así como permitir el acceso a la sangre de las sustancias necesarias, como el agua y las sales minerales.

13

Finalmente, el intestino grueso empuja los desechos hasta el recto (curioso nombre porque en realidad se curva bruscamente hacia atrás justo antes de unirse al canal anal), la última parada del tracto digestivo. El canal anal tiene apenas 3 o 4 cm de longitud y su única función es mantener las heces y los gases en el interior del cuerpo hasta que decidimos expulsarlos. Este canal es la única parte del tubo digestivo que podemos controlar de forma voluntaria. Las heces que expulsamos están aproximadamente formadas por un 65% de agua y un 27% de bacterias. El 8% restante lo componen residuos alimentarios, celulosa (fibra), sustancias no digeribles y células muertas que el cuerpo elimina.

El tránsito intestinal El tránsito intestinal se refiere simplemente al tiempo que tarda lo que hemos comido en ir de la boca al estómago, luego al intestino delgado y finalmente al colon. Las personas de los países occidentales, que consumen dietas bajas en fibra, tienen un tránsito intestinal más lento que aquellas de los países del tercer mundo. Es normal que un europeo tenga un tránsito intestinal de tres días mientras que el de las culturas que consumen habitualmente cereales, frutas y verduras oscila entre 8 y 35 horas. Normalmente, los adultos que consumen de 35 a 45 g de fibra diariamente tienen un tránsito intestinal promedio de 36 a 48 horas. El tránsito intestinal varía de una persona a otra


Estreñimiento

llega al final del intestino, podría llevar varios días en tu cuerpo. La cantidad de tiempo que pasan estos desechos en el intestino grueso depende del tipo de alimento ingerido y de cómo trabaja el cuerpo de la persona. El estreñimiento se da cuando existe una estancia prolongada de las heces en el colon. Durante este tiempo, el cuerpo absorbe agua de las heces, por lo que poco a poco se van deshidratando y endureciendo. En consecuencia, las heces se vuelven pequeñas, no estimulan el músculo del colon y dificultan el proceso de evacuación. El reflejo es muy débil y en estos casos mucha gente no se molesta en ir al servicio. Lo que sucede entonces es que este reflejo desaparece al poco rato de no ser atendido, alargándose aún más el proceso de estreñimiento. Volver a generar dicho reflejo, además, requiere tiempo. Pueden pasar varias horas, e incluso un día entero, hasta que vuelva a generarse. A medida que la comida se mueve a lo largo del mismo, el colon absorbe agua y produce sustancias de desecho, las heces. Este recorrido por el intestino grueso puede durar entre 12 y 48 horas. Las contracciones musculares del colon empujan las heces hacia el recto. Para cuando las heces alcanzan el recto son sólidas porque la mayor parte del agua ha sido absorbida. La encargada de absorber el agua en el intestino grueso es una delicada membrana mucosa. Otra de sus funciones es actuar como barrera ante la presencia de bacterias y virus, así como permitir el acceso a la sangre de las sustancias necesarias, como el agua y las sales minerales.

13

Finalmente, el intestino grueso empuja los desechos hasta el recto (curioso nombre porque en realidad se curva bruscamente hacia atrás justo antes de unirse al canal anal), la última parada del tracto digestivo. El canal anal tiene apenas 3 o 4 cm de longitud y su única función es mantener las heces y los gases en el interior del cuerpo hasta que decidimos expulsarlos. Este canal es la única parte del tubo digestivo que podemos controlar de forma voluntaria. Las heces que expulsamos están aproximadamente formadas por un 65% de agua y un 27% de bacterias. El 8% restante lo componen residuos alimentarios, celulosa (fibra), sustancias no digeribles y células muertas que el cuerpo elimina.

El tránsito intestinal El tránsito intestinal se refiere simplemente al tiempo que tarda lo que hemos comido en ir de la boca al estómago, luego al intestino delgado y finalmente al colon. Las personas de los países occidentales, que consumen dietas bajas en fibra, tienen un tránsito intestinal más lento que aquellas de los países del tercer mundo. Es normal que un europeo tenga un tránsito intestinal de tres días mientras que el de las culturas que consumen habitualmente cereales, frutas y verduras oscila entre 8 y 35 horas. Normalmente, los adultos que consumen de 35 a 45 g de fibra diariamente tienen un tránsito intestinal promedio de 36 a 48 horas. El tránsito intestinal varía de una persona a otra


Estreñimiento

(en el caso de las mujeres es un 24% mayor que el de los hombres). También son comunes los cambios en el tránsito intestinal de un día a otro. Sin embargo, no es normal tener tres evacuaciones en un día y luego ninguna en una semana. El periodo de tránsito intestinal es inferior cuando ingerimos mayor cantidad de alimentos ricos en fibra, además de tomar suficiente agua y practicar ejercicio (las tres claves antiestreñimiento). Por otro lado, si consumimos alimentos pobres en fibra, precocinados o procesados, el tiempo de tránsito intestinal aumenta. En consecuencia, los residuos alimentarios permanecen un tiempo extra en nuestro organismo, sin que sean eliminados, contribuyendo a la formación de bacterias y sustancias tóxicas que alteran la flora intestinal y provocan situaciones potencialmente dañinas: Al producirse la putrefacción se crean componentes tóxicos. Algunas de estas sustancias son cancerígenas y pueden pasar a la corriente sanguínea, por lo que tendrán que ser filtradas nuevamente por el hígado, en un proceso que se conoce como "desintoxicación". Entre los componentes dañinos se encuentran sales biliares, ácidos grasos volátiles, metales pesados, pigmentos y conservantes, además de toxinas como el fenol. l

l Los tiempos de tránsito prolongados se encuentran asociados generalmente con una formación deficiente de las heces, a las cuales les falta agua. Las personas que tienen que esforzarse para evacuar ejercen una presión extra sobre los intestinos y son proclives a desarrollar hemorroides.

15

Test intestinal Puedes hacerlo comiendo remolachas, tomando dos cucharadas de clorofila líquida o ingiriendo dos pastillas de carbón vegetal de las que venden en la farmacia. Anota el momento en que tomes el producto y luego espera a que aparezca el color púrpura o negro después de la evacuación. Lo ideal es un tiempo inferior a 36 horas. Si es mayor, debes evaluar tu dieta y aumentar el consumo de fibra.

4. TIPOS DE ESTREÑIMIENTO Cada persona padece el estreñimiento de forma diferente. Por ello es importante averiguar los motivos que lo producen antes de recurrir al tratamiento más adecuado.

Estreñimiento leve y transitorio En el caso de una aparición puntual del mismo, estaríamos ante un caso de estreñimiento agudo. Nuestros intestinos son órganos muy sensibles y reaccionan a múltiples influencias externas, ya sean de tipo físico o emocional. Esto puede suceder, por ejemplo, en momentos de estrés o cambios bruscos en nuestras costumbres (una mudanza, un largo viaje...). Este tipo de estreñimiento carece de gravedad y desaparece sin dificultad (aunque puede afectarnos de forma intermitente). Como ya hemos comentado anteriormente, también se puede dar el caso de sufrir estreñimiento agudo como efecto secundario por el uso de determinados fármacos. El intestino grueso también es capaz de reaccionar a las hormonas producidas por nuestro propio


Estreñimiento

(en el caso de las mujeres es un 24% mayor que el de los hombres). También son comunes los cambios en el tránsito intestinal de un día a otro. Sin embargo, no es normal tener tres evacuaciones en un día y luego ninguna en una semana. El periodo de tránsito intestinal es inferior cuando ingerimos mayor cantidad de alimentos ricos en fibra, además de tomar suficiente agua y practicar ejercicio (las tres claves antiestreñimiento). Por otro lado, si consumimos alimentos pobres en fibra, precocinados o procesados, el tiempo de tránsito intestinal aumenta. En consecuencia, los residuos alimentarios permanecen un tiempo extra en nuestro organismo, sin que sean eliminados, contribuyendo a la formación de bacterias y sustancias tóxicas que alteran la flora intestinal y provocan situaciones potencialmente dañinas: Al producirse la putrefacción se crean componentes tóxicos. Algunas de estas sustancias son cancerígenas y pueden pasar a la corriente sanguínea, por lo que tendrán que ser filtradas nuevamente por el hígado, en un proceso que se conoce como "desintoxicación". Entre los componentes dañinos se encuentran sales biliares, ácidos grasos volátiles, metales pesados, pigmentos y conservantes, además de toxinas como el fenol. l

l Los tiempos de tránsito prolongados se encuentran asociados generalmente con una formación deficiente de las heces, a las cuales les falta agua. Las personas que tienen que esforzarse para evacuar ejercen una presión extra sobre los intestinos y son proclives a desarrollar hemorroides.

15

Test intestinal Puedes hacerlo comiendo remolachas, tomando dos cucharadas de clorofila líquida o ingiriendo dos pastillas de carbón vegetal de las que venden en la farmacia. Anota el momento en que tomes el producto y luego espera a que aparezca el color púrpura o negro después de la evacuación. Lo ideal es un tiempo inferior a 36 horas. Si es mayor, debes evaluar tu dieta y aumentar el consumo de fibra.

4. TIPOS DE ESTREÑIMIENTO Cada persona padece el estreñimiento de forma diferente. Por ello es importante averiguar los motivos que lo producen antes de recurrir al tratamiento más adecuado.

Estreñimiento leve y transitorio En el caso de una aparición puntual del mismo, estaríamos ante un caso de estreñimiento agudo. Nuestros intestinos son órganos muy sensibles y reaccionan a múltiples influencias externas, ya sean de tipo físico o emocional. Esto puede suceder, por ejemplo, en momentos de estrés o cambios bruscos en nuestras costumbres (una mudanza, un largo viaje...). Este tipo de estreñimiento carece de gravedad y desaparece sin dificultad (aunque puede afectarnos de forma intermitente). Como ya hemos comentado anteriormente, también se puede dar el caso de sufrir estreñimiento agudo como efecto secundario por el uso de determinados fármacos. El intestino grueso también es capaz de reaccionar a las hormonas producidas por nuestro propio


Estreñimiento

cuerpo, como sucede con las mujeres, que pueden padecer problemas de estreñimiento a lo largo del ciclo menstrual, el embarazo o durante la menopausia. El estreñimiento agudo, finalmente, puede deberse a una obstrucción en alguna parte del intestino, un aporte deficiente de sangre al mismo o una lesión nerviosa o de la médula espinal.

Estreñimiento crónico Cuando el problema persiste podemos padecer un estreñimiento crónico. En determinadas personas, el colon es incapaz de llevar a cabo su misión de terminar la digestión de los nutrientes y eliminar los desechos de forma adecuada. Por otra parte, algunas enfermedades pueden producir estreñimiento crónico y otras necesitan ser tratadas de forma crónica con medicamentos que disminuyen la actividad normal del colon. El estreñimiento crónico puede persistir varios meses e incluso años. Puede ser más frecuente en los casos de una dieta inadecuada (baja en fibra y con pocos líquidos), sedentarismo, consumo de determinados medicamentos, como efecto rebote al abuso de laxantes, edad avanzada o como problema asociado a determinadas enfermedades (hipotiroidismo, hipercalcemia y la enfermedad de Parkinson). Una mala costumbre que a la larga puede provocar la aparición de estreñimiento es el hábito de retener las heces. El reflejo de defecar nos sobreviene a veces en lugares o momentos inoportunos. Es entonces cuando retenemos e inhibimos dicho reflejo mediante la contractura voluntaria del esfínter anal externo. De esta manera damos lugar a una pérdida

17

gradual de la excitabilidad refleja del intestino, que, de forma repetida, puede llevarnos a padecer episodios de estreñimiento. El estreñimiento crónico puede traer asociadas diversas dolencias y patologías. Entre ellas destacan la flatulencia, hemorroides, cáncer de colon y diverticulitis. En el estreñimiento crónico puede darse el caso de no encontrar una causa alimentaria o emocional. Ello puede ser debido a la presencia de una anomalía física que impide el correcto funcionamiento de colon, recto o ano. Hay tres causas y pueden presentarse de forma aislada o bien conjunta: l

l

l

Disminución de los movimientos del colon. Los pacientes con estreñimiento por disminución de los movimientos del colon presentan un tránsito de las heces enlentecido, bien a lo largo de todo el colon o bien limitado a alguno de sus segmentos. Alteración en los mecanismos de expulsión de las heces. Puede deberse a que no se produzca una contracción abdominal con la suficiente fuerza como para expulsar las heces o a que no se realice una adecuada apertura del canal anal. Es frecuente que durante la defecación los pacientes estreñidos cierren el ano, de forma involuntaria, en lugar de abrirlo. Esta maniobra, lógicamente, dificulta en gran manera la expulsión fecal. Percepción rectal anómala. Por último, existe un grupo de pacientes con estreñimiento que tienen una percepción rectal disminuida, es decir, que aunque las heces lleguen al recto no lo notan y


Estreñimiento

cuerpo, como sucede con las mujeres, que pueden padecer problemas de estreñimiento a lo largo del ciclo menstrual, el embarazo o durante la menopausia. El estreñimiento agudo, finalmente, puede deberse a una obstrucción en alguna parte del intestino, un aporte deficiente de sangre al mismo o una lesión nerviosa o de la médula espinal.

Estreñimiento crónico Cuando el problema persiste podemos padecer un estreñimiento crónico. En determinadas personas, el colon es incapaz de llevar a cabo su misión de terminar la digestión de los nutrientes y eliminar los desechos de forma adecuada. Por otra parte, algunas enfermedades pueden producir estreñimiento crónico y otras necesitan ser tratadas de forma crónica con medicamentos que disminuyen la actividad normal del colon. El estreñimiento crónico puede persistir varios meses e incluso años. Puede ser más frecuente en los casos de una dieta inadecuada (baja en fibra y con pocos líquidos), sedentarismo, consumo de determinados medicamentos, como efecto rebote al abuso de laxantes, edad avanzada o como problema asociado a determinadas enfermedades (hipotiroidismo, hipercalcemia y la enfermedad de Parkinson). Una mala costumbre que a la larga puede provocar la aparición de estreñimiento es el hábito de retener las heces. El reflejo de defecar nos sobreviene a veces en lugares o momentos inoportunos. Es entonces cuando retenemos e inhibimos dicho reflejo mediante la contractura voluntaria del esfínter anal externo. De esta manera damos lugar a una pérdida

17

gradual de la excitabilidad refleja del intestino, que, de forma repetida, puede llevarnos a padecer episodios de estreñimiento. El estreñimiento crónico puede traer asociadas diversas dolencias y patologías. Entre ellas destacan la flatulencia, hemorroides, cáncer de colon y diverticulitis. En el estreñimiento crónico puede darse el caso de no encontrar una causa alimentaria o emocional. Ello puede ser debido a la presencia de una anomalía física que impide el correcto funcionamiento de colon, recto o ano. Hay tres causas y pueden presentarse de forma aislada o bien conjunta: l

l

l

Disminución de los movimientos del colon. Los pacientes con estreñimiento por disminución de los movimientos del colon presentan un tránsito de las heces enlentecido, bien a lo largo de todo el colon o bien limitado a alguno de sus segmentos. Alteración en los mecanismos de expulsión de las heces. Puede deberse a que no se produzca una contracción abdominal con la suficiente fuerza como para expulsar las heces o a que no se realice una adecuada apertura del canal anal. Es frecuente que durante la defecación los pacientes estreñidos cierren el ano, de forma involuntaria, en lugar de abrirlo. Esta maniobra, lógicamente, dificulta en gran manera la expulsión fecal. Percepción rectal anómala. Por último, existe un grupo de pacientes con estreñimiento que tienen una percepción rectal disminuida, es decir, que aunque las heces lleguen al recto no lo notan y


Estreñimiento

por tanto no sienten el deseo de defecar. En muchos casos, esto ocurre por haber ignorado durante muchos años este deseo de defecar (no ir al retrete cuando se tenían ganas), debido a condicionantes personales o sociales. En otras ocasiones, la disminución de la percepción se debe a trastornos de tipo neurológico.

l

5. CAUSAS DEL ESTREÑIMIENTO FUNCIONAL Las causas que provocan estreñimiento son de muy diversa índole pero todas ellas impiden que el intestino se contraiga lo suficiente o hacen que se mueva más lentamente de lo habitual. Cuando se observa un cambio brusco en la conducta del intestino es necesario buscar la causa responsable de ello. En general hay dos tipos de estreñimiento, según las causas que provocan su aparición. Entre un 80 y 90% de los casos tienen un origen alimentario; mientras que el 10-20% restante viene dado por causas de tipo emocional o nervioso. La elevada frecuencia del estreñimiento alimentario es paralela a la gran cantidad de patologías de origen alimentario que padecen los países del primer mundo. La alimentación occidental tiene un aporte muy bajo de fibra vegetal. Para verlo más claro: en la dieta africana el peso de las deposiciones ronda los 400 g, mientras que las de un europeo apenas superan los 100 g. Una alimentación rica en fibra hace que nuestro aparato digestivo forme un bolo fecal consistente que absorberá agua y estimulará los movimientos intestinales produciendo un paso rápido de las heces.

19

Concretamente, este paso tarda una media de 35 horas en los africanos, unas 50 horas en los europeos y más de 75 horas en los norteamericanos. ¿Y por qué es tan importante que el paso sea lo más rápido posible? Piensa que los restos que recorren nuestro intestino van cargados de bacterias que conviene erradicar lo antes posible de nuestro organismo. Tanto en el caso de estreñimiento alimentario como nervioso estaríamos hablando de un estreñimiento simple. Éste se manifiesta en forma de evacuaciones intestinales poco frecuentes, heces duras y secas, esfuerzo doloroso para defecar, molestia abdominal y sensación de distensión abdominal. Normalmente, ante dicho tipo de estreñimiento, el organismo reacciona bien y puede superarse en unos días recuperando el ritmo normal de defecaciones. Otros tipos de estreñimiento: l

l

l

Estreñimiento secundario. Asociado a otra enfermedad orgánica o funcional. Estreñimiento relacionado con la ingesta de medicamentos. Muchos fármacos pueden provocar episodios temporales de estreñimiento. Es el caso del hidróxido de aluminio (principio activo bastante común en los antiácidos), las sales de bismuto, las sales de hierro, los anticolinérgicos, los antihipertensores, los opiáceos y la mayoría de los tranquilizantes y sedantes. Estreñimiento durante el embarazo. Prácticamente la mitad de las mujeres embarazadas presentan al-


Estreñimiento

por tanto no sienten el deseo de defecar. En muchos casos, esto ocurre por haber ignorado durante muchos años este deseo de defecar (no ir al retrete cuando se tenían ganas), debido a condicionantes personales o sociales. En otras ocasiones, la disminución de la percepción se debe a trastornos de tipo neurológico.

l

5. CAUSAS DEL ESTREÑIMIENTO FUNCIONAL Las causas que provocan estreñimiento son de muy diversa índole pero todas ellas impiden que el intestino se contraiga lo suficiente o hacen que se mueva más lentamente de lo habitual. Cuando se observa un cambio brusco en la conducta del intestino es necesario buscar la causa responsable de ello. En general hay dos tipos de estreñimiento, según las causas que provocan su aparición. Entre un 80 y 90% de los casos tienen un origen alimentario; mientras que el 10-20% restante viene dado por causas de tipo emocional o nervioso. La elevada frecuencia del estreñimiento alimentario es paralela a la gran cantidad de patologías de origen alimentario que padecen los países del primer mundo. La alimentación occidental tiene un aporte muy bajo de fibra vegetal. Para verlo más claro: en la dieta africana el peso de las deposiciones ronda los 400 g, mientras que las de un europeo apenas superan los 100 g. Una alimentación rica en fibra hace que nuestro aparato digestivo forme un bolo fecal consistente que absorberá agua y estimulará los movimientos intestinales produciendo un paso rápido de las heces.

19

Concretamente, este paso tarda una media de 35 horas en los africanos, unas 50 horas en los europeos y más de 75 horas en los norteamericanos. ¿Y por qué es tan importante que el paso sea lo más rápido posible? Piensa que los restos que recorren nuestro intestino van cargados de bacterias que conviene erradicar lo antes posible de nuestro organismo. Tanto en el caso de estreñimiento alimentario como nervioso estaríamos hablando de un estreñimiento simple. Éste se manifiesta en forma de evacuaciones intestinales poco frecuentes, heces duras y secas, esfuerzo doloroso para defecar, molestia abdominal y sensación de distensión abdominal. Normalmente, ante dicho tipo de estreñimiento, el organismo reacciona bien y puede superarse en unos días recuperando el ritmo normal de defecaciones. Otros tipos de estreñimiento: l

l

l

Estreñimiento secundario. Asociado a otra enfermedad orgánica o funcional. Estreñimiento relacionado con la ingesta de medicamentos. Muchos fármacos pueden provocar episodios temporales de estreñimiento. Es el caso del hidróxido de aluminio (principio activo bastante común en los antiácidos), las sales de bismuto, las sales de hierro, los anticolinérgicos, los antihipertensores, los opiáceos y la mayoría de los tranquilizantes y sedantes. Estreñimiento durante el embarazo. Prácticamente la mitad de las mujeres embarazadas presentan al-


11592c