Page 1


5

OSTEOPOROSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 La formación del hueso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 1. QUÉ ES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 La importancia de prevenir desde la infancia . . . . . . . . . . . . . . . 11 Sus principales síntomas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 ¿Qué consecuencias tiene? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 Factores de riesgo de fracturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 Ejercicio en la fractura de cadera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 Ejercicio y fracturas vertebrales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 Consejos para evitar fracturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 La importancia de un diagnóstico precoz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Principales factores de riesgo para la osteoporosis . . . . . . . . 30 Factores de riesgo modificables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32 Factores de riesgo inevitables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 Factores de riesgo secundarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44 2. PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47 Generalidades para proteger los huesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47 Dieta para los huesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 Otros micronutrientes y salud ósea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57 Enemigos de los huesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 La importancia de tener un peso correcto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63 Ejercicio físico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68 La postura también importa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76 Actitud postural: posición de pie . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77 Importancia de la prevención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 Tratamiento farmacológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81 Pronóstico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84


5

OSTEOPOROSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 La formación del hueso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 1. QUÉ ES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 La importancia de prevenir desde la infancia . . . . . . . . . . . . . . . 11 Sus principales síntomas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 ¿Qué consecuencias tiene? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 Factores de riesgo de fracturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 Ejercicio en la fractura de cadera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 Ejercicio y fracturas vertebrales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 Consejos para evitar fracturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 La importancia de un diagnóstico precoz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Principales factores de riesgo para la osteoporosis . . . . . . . . 30 Factores de riesgo modificables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32 Factores de riesgo inevitables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 Factores de riesgo secundarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44 2. PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47 Generalidades para proteger los huesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47 Dieta para los huesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 Otros micronutrientes y salud ósea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57 Enemigos de los huesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 La importancia de tener un peso correcto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63 Ejercicio físico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68 La postura también importa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76 Actitud postural: posición de pie . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77 Importancia de la prevención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 Tratamiento farmacológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81 Pronóstico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84


Osteoporosis

OSTEOPOROSIS El cuerpo está formado por 206 huesos que forman una estructura rígida pero en constante evolución. Y es que el hueso es una estructura viva y dinámica que se forma y se destruye de forma ininterrumpida a lo largo de la vida. Por tanto, su salud depende de un buen equilibrio entre la formación y la destrucción de los mismos. En la infancia y la adolescencia la masa ósea va aumentando hasta alcanzar su pico máximo a los 20-25 años. La calidad del hueso conseguida en ese momento resulta fundamental para prevenir riesgos posteriores, ya que, a partir de entonces, se mantiene durante parte de la edad adulta y va disminuyendo en la vejez. En efecto, a partir de los 40 se inicia una pérdida lenta y progresiva de la misma. Además, tras la menopausia este proceso se acelera con la osteoporosis (una enfermedad crónica del hueso que se caracteriza por la pérdida de masa ósea y una alteración de su estructura), destruyéndose más hueso del que se produce. Como vemos, durante la infancia es cuando los huesos deben nutrirse de los elementos necesarios para su crecimiento, pero también es importante que mantengamos unos buenos hábitos alimentarios toda la vida para que sigan conservándose en forma y evitar, así, posteriores molestias, especialmente después de la menopausia. Del buen mantenimiento de los huesos se encargan las células óseas, especialmente los osteoblastos y los osteoclastos: los primeros llevan a cabo la formación ósea mientras que los segundos se ocupan de la resorción, es decir, de su destrucción.

7

Existe una interacción entre la función de ambas células, a través de un ciclo que se repite constantemente durante toda la vida. Este ciclo empieza por la activación de los osteoclastos, iniciándose con ello la resorción ósea, seguida de la acción de los osteoblastos: la formación ósea. Durante esta etapa de desarrollo y crecimiento, la acción de los osteoblastos predomina sobre los osteoclastos y, por ello, se forman los huesos. La etapa de los 20 a los 40 años es de mantenimiento: la masa ósea se forma al mismo tiempo que se destruye y mantiene su densidad. Posteriormente, en especial las mujeres en la menopausia, se pierde más masa ósea de la que se gana, así que disminuye su densidad y fortaleza. Esto, unido a que la mujer alcanza un menor desarrollo de su masa ósea en relación al hombre y que en España, como sucede en muchos otros países, viven más años que los hombres, explicaría la mayor incidencia de osteoporosis y otras dolencias óseas en la mujer. La cantidad de masa ósea, el mejor indicador del buen estado de los huesos, depende de la intensidad y equilibrio de la acción de estas células óseas, reguladas por diversas hormonas (las sexuales, las que regulan el metabolismo del calcio, la parathormona, etc.) o la vitamina D y múltiples factores (genéticos, relacionados con la nutrición, la actividad física o la edad). Por tanto, practicar ejercicio moderado y regular, corregir malas posturas cotidianas, eliminar tensiones y seguir una dieta rica en calcio y vitamina D son hábitos sencillos que nuestro sistema músculo-esquelético agradecerá toda la vida.


Osteoporosis

OSTEOPOROSIS El cuerpo está formado por 206 huesos que forman una estructura rígida pero en constante evolución. Y es que el hueso es una estructura viva y dinámica que se forma y se destruye de forma ininterrumpida a lo largo de la vida. Por tanto, su salud depende de un buen equilibrio entre la formación y la destrucción de los mismos. En la infancia y la adolescencia la masa ósea va aumentando hasta alcanzar su pico máximo a los 20-25 años. La calidad del hueso conseguida en ese momento resulta fundamental para prevenir riesgos posteriores, ya que, a partir de entonces, se mantiene durante parte de la edad adulta y va disminuyendo en la vejez. En efecto, a partir de los 40 se inicia una pérdida lenta y progresiva de la misma. Además, tras la menopausia este proceso se acelera con la osteoporosis (una enfermedad crónica del hueso que se caracteriza por la pérdida de masa ósea y una alteración de su estructura), destruyéndose más hueso del que se produce. Como vemos, durante la infancia es cuando los huesos deben nutrirse de los elementos necesarios para su crecimiento, pero también es importante que mantengamos unos buenos hábitos alimentarios toda la vida para que sigan conservándose en forma y evitar, así, posteriores molestias, especialmente después de la menopausia. Del buen mantenimiento de los huesos se encargan las células óseas, especialmente los osteoblastos y los osteoclastos: los primeros llevan a cabo la formación ósea mientras que los segundos se ocupan de la resorción, es decir, de su destrucción.

7

Existe una interacción entre la función de ambas células, a través de un ciclo que se repite constantemente durante toda la vida. Este ciclo empieza por la activación de los osteoclastos, iniciándose con ello la resorción ósea, seguida de la acción de los osteoblastos: la formación ósea. Durante esta etapa de desarrollo y crecimiento, la acción de los osteoblastos predomina sobre los osteoclastos y, por ello, se forman los huesos. La etapa de los 20 a los 40 años es de mantenimiento: la masa ósea se forma al mismo tiempo que se destruye y mantiene su densidad. Posteriormente, en especial las mujeres en la menopausia, se pierde más masa ósea de la que se gana, así que disminuye su densidad y fortaleza. Esto, unido a que la mujer alcanza un menor desarrollo de su masa ósea en relación al hombre y que en España, como sucede en muchos otros países, viven más años que los hombres, explicaría la mayor incidencia de osteoporosis y otras dolencias óseas en la mujer. La cantidad de masa ósea, el mejor indicador del buen estado de los huesos, depende de la intensidad y equilibrio de la acción de estas células óseas, reguladas por diversas hormonas (las sexuales, las que regulan el metabolismo del calcio, la parathormona, etc.) o la vitamina D y múltiples factores (genéticos, relacionados con la nutrición, la actividad física o la edad). Por tanto, practicar ejercicio moderado y regular, corregir malas posturas cotidianas, eliminar tensiones y seguir una dieta rica en calcio y vitamina D son hábitos sencillos que nuestro sistema músculo-esquelético agradecerá toda la vida.


Osteoporosis

La formación del hueso Como ya se ha mencionado, el hueso está formado por tejido vivo, dinámico y metabolitamente activo que se forma y destruye continuamente. Para favorecer la formación de hueso nuevo, es necesaria una ingesta adecuada de nutrientes y minerales como el calcio y la vitamina D, aunque no sólo influye este aspecto, ya que, como veremos más adelante, existen otros factores que influyen en el metabolismo óseo. De una manera muy general, se puede hablar de tres procesos en la formación del hueso: 1 Modelado En esta etapa el hueso adquiere y madura su forma. Está asociado al crecimiento en la infancia y adolescencia. 2 Reparación Respuesta ante fracturas o traumatismos. 3 Remodelado Ciclo continuo de formación y destrucción que se produce a lo largo de la vida.

Factores de riesgo y masa ósea Sin duda, los factores determinantes que explicarían el deterioro óseo son: edad, menopausia, dieta y sedentarismo. Por otra parte, el hipotiroidismo, los fármacos como la cortisona, los antiácidos o los antiepilépticos pueden resultar perjudiciales para los huesos, debido a que actúan negativamente en el hueso facilitando el aumento de la pérdida de la masa ósea.

9

Más vale prevenir El estado de salud de los huesos está íntimamente ligado a diversos factores. En su desgaste y debilitamiento precoz influyen factores inevitables (como la vejez o la menopausia) y otros corregibles, como es el caso de los alimentarios. Para evitar la aparición de la osteoporosis, y como en otras muchas enfermedades, es mejor prevenir que curar.

1. QUÉ ES La osteoporosis es una dolencia que fue definida por vez primera en 1944 por el Dr. Albright como “disminución de la masa ósea por unidad de volumen de hueso siendo la mineralización de hueso normal”.
La segunda definición la propuso el Consenso para la Prevención y Tratamiento de la Osteoporosis en el año 1991, detallando que se trata de una “enfermedad difusa del esqueleto caracterizada por una disminución de la masa ósea y alteraciones en la microarquitectura del tejido óseo como consecuencia de la cual aumenta la fragilidad ósea y la susceptibilidad para las fracturas”. Esta definición fue aceptada en 1994 por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero no se acaban aquí las definiciones, pues la última es del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos del año 2001 y dice así: “La osteoporosis es una enfermedad esquelética caracterizada por una resistencia ósea disminuida que predispone a una persona a un riesgo aumentado de fractura”.


Osteoporosis

La formación del hueso Como ya se ha mencionado, el hueso está formado por tejido vivo, dinámico y metabolitamente activo que se forma y destruye continuamente. Para favorecer la formación de hueso nuevo, es necesaria una ingesta adecuada de nutrientes y minerales como el calcio y la vitamina D, aunque no sólo influye este aspecto, ya que, como veremos más adelante, existen otros factores que influyen en el metabolismo óseo. De una manera muy general, se puede hablar de tres procesos en la formación del hueso: 1 Modelado En esta etapa el hueso adquiere y madura su forma. Está asociado al crecimiento en la infancia y adolescencia. 2 Reparación Respuesta ante fracturas o traumatismos. 3 Remodelado Ciclo continuo de formación y destrucción que se produce a lo largo de la vida.

Factores de riesgo y masa ósea Sin duda, los factores determinantes que explicarían el deterioro óseo son: edad, menopausia, dieta y sedentarismo. Por otra parte, el hipotiroidismo, los fármacos como la cortisona, los antiácidos o los antiepilépticos pueden resultar perjudiciales para los huesos, debido a que actúan negativamente en el hueso facilitando el aumento de la pérdida de la masa ósea.

9

Más vale prevenir El estado de salud de los huesos está íntimamente ligado a diversos factores. En su desgaste y debilitamiento precoz influyen factores inevitables (como la vejez o la menopausia) y otros corregibles, como es el caso de los alimentarios. Para evitar la aparición de la osteoporosis, y como en otras muchas enfermedades, es mejor prevenir que curar.

1. QUÉ ES La osteoporosis es una dolencia que fue definida por vez primera en 1944 por el Dr. Albright como “disminución de la masa ósea por unidad de volumen de hueso siendo la mineralización de hueso normal”.
La segunda definición la propuso el Consenso para la Prevención y Tratamiento de la Osteoporosis en el año 1991, detallando que se trata de una “enfermedad difusa del esqueleto caracterizada por una disminución de la masa ósea y alteraciones en la microarquitectura del tejido óseo como consecuencia de la cual aumenta la fragilidad ósea y la susceptibilidad para las fracturas”. Esta definición fue aceptada en 1994 por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero no se acaban aquí las definiciones, pues la última es del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos del año 2001 y dice así: “La osteoporosis es una enfermedad esquelética caracterizada por una resistencia ósea disminuida que predispone a una persona a un riesgo aumentado de fractura”.


Osteoporosis

En concreto, como ya hemos señalado, se trata de una enfermedad crónica del hueso que se caracteriza por la pérdida de masa ósea y una alteración de su estructura. Como consecuencia, aumenta la fragilidad del hueso y la probabilidad de que aparezcan fracturas ante golpes y traumatismos mínimos. De hecho, la palabra “osteoporosis” significa “hueso poroso”. Además, se trata de un trastorno que no suele producir molestias durante los años en los que se va produciendo, por lo que pasa inadvertida hasta que se producen una o varias fracturas como consecuencia de la disminución de la resistencia del hueso. Actualmente, es la enfermedad metabólica de los huesos más habitual, ya que afecta al 40% de las mujeres después de la menopausia y casi al 50% de las personas mayores de 70 años. Es ocho veces más frecuente en las mujeres que en los hombres y, aunque es más común en las personas mayores, puede desarrollarse a cualquier edad, tanto en hombres como en mujeres.

Osteopenia y osteoporosis "Osteopenia" significa “baja densidad ósea”, mientras que osteoporosis es una afección común en la que los huesos son quebradizos o débiles y se fracturan con facilidad.

11

La importancia de prevenir desde la infancia En la actualidad, la osteoporosis se considera una causa importante de morbilidad, mortalidad y costes médicos a nivel mundial y por ello un problema trascendente de salud pública. Se calcula que afecta a 3,5 millones de españolas y que origina un gasto asistencial de unos 1.200 millones de euros anuales. Hoy día, se conoce también que las variaciones en la acumulación de masa ósea durante la infancia y adolescencia constituyen un factor determinante del peligro de sufrir fracturas osteoporóticas en la vida adulta. En general se admite que la mujer adquiere el máximo de masa ósea sobre los 20 años, que esta masa permanece estable hasta los 38-40 y que a partir de esta edad comienza la pérdida de la misma. Por el contrario, el hombre se estima que adquiere el pico de masa ósea unos años mas tarde que la mujer (sobre los 25) y su pérdida es más lenta y progresiva. De ahí que se considere que el peligro de fracturas osteoporóticas en los ancianos dependa, por una parte, del máximo pico de masa ósea conseguida y, por otra, de la rapidez de la pérdida de ésta. Como ningún tratamiento resulta claramente eficaz para restaurar la masa ósea que se pierde en la osteoporosis intensa,  se ha concedido gran importancia a las medidas para adquirir el máximo pico de la misma en la madurez  de la vida. Por tal razón, en el momento actual se considera que la prevención de la osteoporosis debe orientarse no sólo a impedir que ocurra pérdida de masa ósea (hecho difícil de conseguir) sino sobre todo a alcanzar el máximo ni-


Osteoporosis

En concreto, como ya hemos señalado, se trata de una enfermedad crónica del hueso que se caracteriza por la pérdida de masa ósea y una alteración de su estructura. Como consecuencia, aumenta la fragilidad del hueso y la probabilidad de que aparezcan fracturas ante golpes y traumatismos mínimos. De hecho, la palabra “osteoporosis” significa “hueso poroso”. Además, se trata de un trastorno que no suele producir molestias durante los años en los que se va produciendo, por lo que pasa inadvertida hasta que se producen una o varias fracturas como consecuencia de la disminución de la resistencia del hueso. Actualmente, es la enfermedad metabólica de los huesos más habitual, ya que afecta al 40% de las mujeres después de la menopausia y casi al 50% de las personas mayores de 70 años. Es ocho veces más frecuente en las mujeres que en los hombres y, aunque es más común en las personas mayores, puede desarrollarse a cualquier edad, tanto en hombres como en mujeres.

Osteopenia y osteoporosis "Osteopenia" significa “baja densidad ósea”, mientras que osteoporosis es una afección común en la que los huesos son quebradizos o débiles y se fracturan con facilidad.

11

La importancia de prevenir desde la infancia En la actualidad, la osteoporosis se considera una causa importante de morbilidad, mortalidad y costes médicos a nivel mundial y por ello un problema trascendente de salud pública. Se calcula que afecta a 3,5 millones de españolas y que origina un gasto asistencial de unos 1.200 millones de euros anuales. Hoy día, se conoce también que las variaciones en la acumulación de masa ósea durante la infancia y adolescencia constituyen un factor determinante del peligro de sufrir fracturas osteoporóticas en la vida adulta. En general se admite que la mujer adquiere el máximo de masa ósea sobre los 20 años, que esta masa permanece estable hasta los 38-40 y que a partir de esta edad comienza la pérdida de la misma. Por el contrario, el hombre se estima que adquiere el pico de masa ósea unos años mas tarde que la mujer (sobre los 25) y su pérdida es más lenta y progresiva. De ahí que se considere que el peligro de fracturas osteoporóticas en los ancianos dependa, por una parte, del máximo pico de masa ósea conseguida y, por otra, de la rapidez de la pérdida de ésta. Como ningún tratamiento resulta claramente eficaz para restaurar la masa ósea que se pierde en la osteoporosis intensa,  se ha concedido gran importancia a las medidas para adquirir el máximo pico de la misma en la madurez  de la vida. Por tal razón, en el momento actual se considera que la prevención de la osteoporosis debe orientarse no sólo a impedir que ocurra pérdida de masa ósea (hecho difícil de conseguir) sino sobre todo a alcanzar el máximo ni-


Osteoporosis

vel de la misma al final de los 20-25 primeros años de la vida, años que en sus tres cuartas partes son dependientes de la pediatría. De ahí la importancia actual que tiene para estos especialistas el conseguir que el niño y el adolescente lleguen al final de su crecimiento con una óptima mineralización ósea como medio de prevenir, atenuar o retardar los fenómenos osteoporóticos de la vida adulta. Es preciso que el pediatra detecte pacientes en los que exista riesgo de que la mineralización ósea no sea adecuada y actúe en consecuencia. En los primeros años de la vida la prematuridad, la malabsorción intestinal o la administración de corticoides son la causa más frecuente de mineralización escasa. Es menos probable que la dieta mal programada o la vida sedentaria influyan negativamente sobre la mineralización. En estos casos el tratamiento adecuado de la causa puede tener efectos preventivos ostensibles. La fuente óptima de calcio durante la lactancia es la leche de mujer. No se ha demostrado que exceder los aportes proporcionados por la leche de mujer en el niño a término supongan una mejor mineralización a largo plazo. La biodisponibilidad del calcio de la leche humana es muy superior a la de las fórmulas que aumentan la concentración para paliar este menor aprovechamiento. En prematuros es preciso aumentar el aporte y se recomienda fortificar la leche humana o suplementar con fórmulas que tienen mayor contenido de calcio. No se conoce con exactitud la cantidad óptima de calcio que estas fórmulas deben contener ni el tiempo en que las mismas deben de utilizarse.

13

En niños de 1 a 8 años no se conocen con exactitud los requerimientos de calcio. La retención de calcio con relación al peso corporal es baja y se recomienda una ingesta de 500 mg por día entre 1 y 3 años. Esta cifra ha de incrementarse a medida que se acerca la pubertad. Entre los 4 y los 8 años hay datos que demuestran que se obtiene una mineralización adecuada aportando 800 mg de calcio por día. En la pubertad, periodo que como hemos visto se caracteriza por un crecimiento rápido y un incremento de las necesidades de calcio, se calcula que cada centímetro de crecimiento requiere 20 g de calcio. Pueden darse muchos factores de riesgo para una deficiente mineralización y osteoporosis posterior y si no se actúa puede haber serias dificultades para obtener un adecuado pico de masa ósea. Podría darse una situación irrecuperable. El control de enfermedades como los trastornos de la conducta alimentaria, la enfermedad inflamatoria intestinal o el uso de terapia con corticosteroides, así como el reposo prolongado, requieren una vigilancia especial. Los requerimientos de calcio están mejor estudiados, sobre todo en niñas. Y se ha demostrado una optimización en esta etapa de la vida de la absorción intestinal de este elemento.


Osteoporosis

vel de la misma al final de los 20-25 primeros años de la vida, años que en sus tres cuartas partes son dependientes de la pediatría. De ahí la importancia actual que tiene para estos especialistas el conseguir que el niño y el adolescente lleguen al final de su crecimiento con una óptima mineralización ósea como medio de prevenir, atenuar o retardar los fenómenos osteoporóticos de la vida adulta. Es preciso que el pediatra detecte pacientes en los que exista riesgo de que la mineralización ósea no sea adecuada y actúe en consecuencia. En los primeros años de la vida la prematuridad, la malabsorción intestinal o la administración de corticoides son la causa más frecuente de mineralización escasa. Es menos probable que la dieta mal programada o la vida sedentaria influyan negativamente sobre la mineralización. En estos casos el tratamiento adecuado de la causa puede tener efectos preventivos ostensibles. La fuente óptima de calcio durante la lactancia es la leche de mujer. No se ha demostrado que exceder los aportes proporcionados por la leche de mujer en el niño a término supongan una mejor mineralización a largo plazo. La biodisponibilidad del calcio de la leche humana es muy superior a la de las fórmulas que aumentan la concentración para paliar este menor aprovechamiento. En prematuros es preciso aumentar el aporte y se recomienda fortificar la leche humana o suplementar con fórmulas que tienen mayor contenido de calcio. No se conoce con exactitud la cantidad óptima de calcio que estas fórmulas deben contener ni el tiempo en que las mismas deben de utilizarse.

13

En niños de 1 a 8 años no se conocen con exactitud los requerimientos de calcio. La retención de calcio con relación al peso corporal es baja y se recomienda una ingesta de 500 mg por día entre 1 y 3 años. Esta cifra ha de incrementarse a medida que se acerca la pubertad. Entre los 4 y los 8 años hay datos que demuestran que se obtiene una mineralización adecuada aportando 800 mg de calcio por día. En la pubertad, periodo que como hemos visto se caracteriza por un crecimiento rápido y un incremento de las necesidades de calcio, se calcula que cada centímetro de crecimiento requiere 20 g de calcio. Pueden darse muchos factores de riesgo para una deficiente mineralización y osteoporosis posterior y si no se actúa puede haber serias dificultades para obtener un adecuado pico de masa ósea. Podría darse una situación irrecuperable. El control de enfermedades como los trastornos de la conducta alimentaria, la enfermedad inflamatoria intestinal o el uso de terapia con corticosteroides, así como el reposo prolongado, requieren una vigilancia especial. Los requerimientos de calcio están mejor estudiados, sobre todo en niñas. Y se ha demostrado una optimización en esta etapa de la vida de la absorción intestinal de este elemento.


Osteoporosis

Se calcula que el máximo balance positivo se alcanza con una ingesta diaria de 1.300 mg. Excesos sobre esta cantidad son eliminados. Niveles inferiores tienen una repercusión negativa sobre la mineralización ósea. Estos datos corresponden a adolescentes blancos y se ha demostrado que los de raza negra utilizan mejor el calcio de la dieta y pueden alcanzar el mismo pico de masa ósea con menores aportes. El exceso de calcio en la dieta puede, muy ocasionalmente, favorecer la formación de cálculos renales. Es también necesario el control de la dieta aconsejando la inclusión de leche y derivados en cantidad adecuada y la inclusión de otros alimentos ricos en calcio, evitando la sustitución de comidas o el consumo exagerado de comidas rápidas con exceso de proteínas y sal. Asimismo, es preciso disminuir el aporte de bebidas carbonatadas ricas en fosfatos que inhiben la absorción de calcio a nivel intestinal sin olvidar los beneficios de la fruta. La intolerancia a la lactosa puede suponer un problema en algunos casos. La adición de lactasa comercial o la ingestión de lácteos fermentados como yogur pueden paliar la situación. También los productos de soja fortificados con calcio pueden ser útiles. El hábito de fumar o de tomar alcohol puede también interferir con la mineralización del hueso y por ello, entre otras muchas razones, es desaconsejable. Dentro de la estrategia de prevención no hay que olvidar la programación de la actividad física, aspecto de gran importancia en la profilaxis de los trastornos de mineralización ósea, intentando la realización regular de ejercicios que requieran cargar el esqueleto para estimular la aposición de calcio.

15


Osteoporosis

Se calcula que el máximo balance positivo se alcanza con una ingesta diaria de 1.300 mg. Excesos sobre esta cantidad son eliminados. Niveles inferiores tienen una repercusión negativa sobre la mineralización ósea. Estos datos corresponden a adolescentes blancos y se ha demostrado que los de raza negra utilizan mejor el calcio de la dieta y pueden alcanzar el mismo pico de masa ósea con menores aportes. El exceso de calcio en la dieta puede, muy ocasionalmente, favorecer la formación de cálculos renales. Es también necesario el control de la dieta aconsejando la inclusión de leche y derivados en cantidad adecuada y la inclusión de otros alimentos ricos en calcio, evitando la sustitución de comidas o el consumo exagerado de comidas rápidas con exceso de proteínas y sal. Asimismo, es preciso disminuir el aporte de bebidas carbonatadas ricas en fosfatos que inhiben la absorción de calcio a nivel intestinal sin olvidar los beneficios de la fruta. La intolerancia a la lactosa puede suponer un problema en algunos casos. La adición de lactasa comercial o la ingestión de lácteos fermentados como yogur pueden paliar la situación. También los productos de soja fortificados con calcio pueden ser útiles. El hábito de fumar o de tomar alcohol puede también interferir con la mineralización del hueso y por ello, entre otras muchas razones, es desaconsejable. Dentro de la estrategia de prevención no hay que olvidar la programación de la actividad física, aspecto de gran importancia en la profilaxis de los trastornos de mineralización ósea, intentando la realización regular de ejercicios que requieran cargar el esqueleto para estimular la aposición de calcio.

15


Osteoporosis

17

La osteoporosis en cifras l

l

l

l

l

l

E  n España 3,5 millones de mujeres sufren osteoporosis. L  a osteoporosis afecta a una de cada cinco mujeres de más de 45 años y a cuatro de cada de diez de más de 75. E  sta enfermedad origina más de 100.000 nuevas fracturas al año, siendo estas una de las principales causas de muerte de mujeres en nuestro país. E  n el año 2001 se calculó que en las sociedades desarrolladas estaba diagnosticada y tratada sólo en el 10-20% de la población que la padece, permaneciendo desconocida y sin tratar en el 8090% de las personas que la tienen. E  n el año 2002 se calculó que en Europa se producían 1.400.000 fracturas vertebrales cada año, 3.835 fracturas vertebrales cada día, 160 fracturas vertebrales cada hora y 3 fracturas vertebrales cada minuto. E  n su conjunto, las fracturas osteoporóticas suponen una significativa carga económica para los servicios de salud. En concreto, los costes directos de la osteoporosis en Europa se han estimado en más de 37.000 millones de euros y los indirectos en unos 7.400 millones de euros. Y no queda aquí la cosa, pues se estima que estos gastos directos aumenten a 76.000 millones de euros en 2050 debido al envejecimiento de la población.


Osteoporosis

17

La osteoporosis en cifras l

l

l

l

l

l

E  n España 3,5 millones de mujeres sufren osteoporosis. L  a osteoporosis afecta a una de cada cinco mujeres de más de 45 años y a cuatro de cada de diez de más de 75. E  sta enfermedad origina más de 100.000 nuevas fracturas al año, siendo estas una de las principales causas de muerte de mujeres en nuestro país. E  n el año 2001 se calculó que en las sociedades desarrolladas estaba diagnosticada y tratada sólo en el 10-20% de la población que la padece, permaneciendo desconocida y sin tratar en el 8090% de las personas que la tienen. E  n el año 2002 se calculó que en Europa se producían 1.400.000 fracturas vertebrales cada año, 3.835 fracturas vertebrales cada día, 160 fracturas vertebrales cada hora y 3 fracturas vertebrales cada minuto. E  n su conjunto, las fracturas osteoporóticas suponen una significativa carga económica para los servicios de salud. En concreto, los costes directos de la osteoporosis en Europa se han estimado en más de 37.000 millones de euros y los indirectos en unos 7.400 millones de euros. Y no queda aquí la cosa, pues se estima que estos gastos directos aumenten a 76.000 millones de euros en 2050 debido al envejecimiento de la población.


Osteoporosis

19

Sus principales síntomas

¿Qué consecuencias tiene?

Se dice que la osteoporosis es una enfermedad silenciosa porque no se suelen manifestar síntomas y la alteración puede que no se haga patente hasta sufrir una primera fractura ósea. De todos modos, cuando la enfermedad está en una fase avanzada pueden presentarse los siguientes síntomas:

La principal consecuencia de la osteoporosis es la fractura, responsable de la disminución de la calidad de vida de las personas que la padecen e incluso de la mortalidad asociada con esta enfermedad. Cualquier hueso puede sufrir una fractura relacionada con esta afección, pero las más frecuentes son las de la muñeca, las vértebras, la parte superior del brazo (extremo proximal del húmero) y la cadera. La fractura de esta última suele requerir de una importante intervención quirúrgica y es difícil recuperar totalmente la movilidad; de hecho, el resultado más incapacitante de dicha fractura es la imposibilidad de andar con independencia. Por otra parte, intentar abrir una ventana o una cerradura atascada puede ser suficiente para causar una fractura vertebral en la columna. Hay que tener en cuenta que este tipo de fractura puede pasar inadvertida (la persona afectada suele pensar que le duele la espalda a consecuencia de la edad) y, actualmente, no es posible reconstruir una vértebra hundida. Por último, la causa más frecuente de las fracturas de muñeca es el gesto de amortiguar el impacto de una caída con las manos. No reviste mucha gravedad, pero puede resultar muy doloroso y, además, si no se suelda correctamente, puede llegar a causar una molestia duradera. Las fracturas osteoporóticas aumentan con la edad (la media de edad en nuestro país se encuentra entre los 75 y 80 años) y, aunque este tipo de fracturas es mucho más frecuente en mujeres que en hombres, la mortalidad relacionada con la fractura de cadera, por ejemplo, es más elevada en estos últimos.

Dolor o sensibilidad ósea.

l

Fracturas como consecuencia de un pequeño o ningún traumatismo.

l

Pérdida de estatura (hasta 6 pulgadas) con el tiempo.

l

Lumbago debido a fracturas de los huesos de la columna.

l

Postura encorvada o cifosis, también llamada “joroba de viuda”.

l

En efecto, hay que tener en cuenta que la persona que padece osteoporosis no presenta síntomas visibles durante un periodo largo de tiempo hasta la aparición de la primera fractura. Por tanto, la prevención y el diagnóstico precoz son fundamentales para evitar los efectos negativos de esta dolencia. Las fracturas más frecuentes son la vertebral, de muñeca y de cadera. Siempre que se sospeche la posible existencia de osteoporosis debe consultarse al médico.


Osteoporosis

19

Sus principales síntomas

¿Qué consecuencias tiene?

Se dice que la osteoporosis es una enfermedad silenciosa porque no se suelen manifestar síntomas y la alteración puede que no se haga patente hasta sufrir una primera fractura ósea. De todos modos, cuando la enfermedad está en una fase avanzada pueden presentarse los siguientes síntomas:

La principal consecuencia de la osteoporosis es la fractura, responsable de la disminución de la calidad de vida de las personas que la padecen e incluso de la mortalidad asociada con esta enfermedad. Cualquier hueso puede sufrir una fractura relacionada con esta afección, pero las más frecuentes son las de la muñeca, las vértebras, la parte superior del brazo (extremo proximal del húmero) y la cadera. La fractura de esta última suele requerir de una importante intervención quirúrgica y es difícil recuperar totalmente la movilidad; de hecho, el resultado más incapacitante de dicha fractura es la imposibilidad de andar con independencia. Por otra parte, intentar abrir una ventana o una cerradura atascada puede ser suficiente para causar una fractura vertebral en la columna. Hay que tener en cuenta que este tipo de fractura puede pasar inadvertida (la persona afectada suele pensar que le duele la espalda a consecuencia de la edad) y, actualmente, no es posible reconstruir una vértebra hundida. Por último, la causa más frecuente de las fracturas de muñeca es el gesto de amortiguar el impacto de una caída con las manos. No reviste mucha gravedad, pero puede resultar muy doloroso y, además, si no se suelda correctamente, puede llegar a causar una molestia duradera. Las fracturas osteoporóticas aumentan con la edad (la media de edad en nuestro país se encuentra entre los 75 y 80 años) y, aunque este tipo de fracturas es mucho más frecuente en mujeres que en hombres, la mortalidad relacionada con la fractura de cadera, por ejemplo, es más elevada en estos últimos.

Dolor o sensibilidad ósea.

l

Fracturas como consecuencia de un pequeño o ningún traumatismo.

l

Pérdida de estatura (hasta 6 pulgadas) con el tiempo.

l

Lumbago debido a fracturas de los huesos de la columna.

l

Postura encorvada o cifosis, también llamada “joroba de viuda”.

l

En efecto, hay que tener en cuenta que la persona que padece osteoporosis no presenta síntomas visibles durante un periodo largo de tiempo hasta la aparición de la primera fractura. Por tanto, la prevención y el diagnóstico precoz son fundamentales para evitar los efectos negativos de esta dolencia. Las fracturas más frecuentes son la vertebral, de muñeca y de cadera. Siempre que se sospeche la posible existencia de osteoporosis debe consultarse al médico.


Osteoporosis

Las zonas más afectadas por las fracturas l

21

l

Muñeca: afecta a la parte distal del radio (fractura

de Colles). Es más frecuente en las mujeres a partir de los 55 años. l

Cadera: es una de las principales causas de incapa-

l

cidad en la vejez. Aumenta a partir de los 75 años. Vértebras: los huesos de la columna vertebral se denominan "vértebras" y la parte anterior de cada vértebra recibe el nombre de "cuerpo vertebral". Una fractura por compresión de cuerpo vertebral se produce cuando un cuerpo vertebral se fractura quedándose hundido. Este tipo de fractura ocasiona una curvatura anormal de la columna vertebral (cifosis) y puede resultar muy dolorosa al paciente. Es habitual a partir de los 65 años.

l

l

l

l

l

Factores de riesgo de fracturas Según la revista JAMA, publicación de la Asociación Médica Americana, éstos son los factores de riesgo de fracturas y los consejos para prevenirlas:

l

Baja densidad mineral ósea.

l

Edad: la posibilidad de sufrir una fractura aumenta con la edad.

l

Caídas: la mayoría de las fracturas son ocasionadas por caídas.

l

Los problemas de la vista pueden ocasionar caídas y, en consecuencia, fracturas. Por tanto, deben corregirse de ser posible.

l

Fumar debilita los huesos.

l

l

Tomar más de 2 vasos de alcohol al día aumenta la posibilidad de fracturas de cadera porque aumenta el riesgo de caída. El bajo peso corporal puede llevar a un mayor riesgo de fractura de cadera. La mujeres blancas tienen un riesgo aproximadamente 2 o 3 veces mayor que los hombres o las mujeres de raza negra o hispanas. Las fracturas previas son señal de un mayor riesgo. La fractura de la columna vertebral usualmente indica osteoporosis y un riesgo particularmente alto de fracturas adicionales de la misma. Los hijos de padres que han sufrido fractura de cadera tienen un mayor riesgo de sufrir la misma fractura. Ciertos medicamentos, en especial los corticosteroides y los inhibidores de la aromatasa (se usa para el cáncer de mama), ocasionan pérdida ósea y aumentan el riesgo. Algunas enfermedades, incluyendo apoplejías con debilidad, artritis reumatoide, diabetes y enfermedad de Parkinson, aumentan el riesgo de caída y, por tanto, de fractura.

Ejercicio en la fractura de cadera La consecuencia más grave relacionada con la osteoporosis es la fractura de cadera. Más del 95% de las personas que la han sufrido requieren intervención quirúrgica para repararla, pero menos de un tercio recuperará su


Osteoporosis

Las zonas más afectadas por las fracturas l

21

l

Muñeca: afecta a la parte distal del radio (fractura

de Colles). Es más frecuente en las mujeres a partir de los 55 años. l

Cadera: es una de las principales causas de incapa-

l

cidad en la vejez. Aumenta a partir de los 75 años. Vértebras: los huesos de la columna vertebral se denominan "vértebras" y la parte anterior de cada vértebra recibe el nombre de "cuerpo vertebral". Una fractura por compresión de cuerpo vertebral se produce cuando un cuerpo vertebral se fractura quedándose hundido. Este tipo de fractura ocasiona una curvatura anormal de la columna vertebral (cifosis) y puede resultar muy dolorosa al paciente. Es habitual a partir de los 65 años.

l

l

l

l

l

Factores de riesgo de fracturas Según la revista JAMA, publicación de la Asociación Médica Americana, éstos son los factores de riesgo de fracturas y los consejos para prevenirlas:

l

Baja densidad mineral ósea.

l

Edad: la posibilidad de sufrir una fractura aumenta con la edad.

l

Caídas: la mayoría de las fracturas son ocasionadas por caídas.

l

Los problemas de la vista pueden ocasionar caídas y, en consecuencia, fracturas. Por tanto, deben corregirse de ser posible.

l

Fumar debilita los huesos.

l

l

Tomar más de 2 vasos de alcohol al día aumenta la posibilidad de fracturas de cadera porque aumenta el riesgo de caída. El bajo peso corporal puede llevar a un mayor riesgo de fractura de cadera. La mujeres blancas tienen un riesgo aproximadamente 2 o 3 veces mayor que los hombres o las mujeres de raza negra o hispanas. Las fracturas previas son señal de un mayor riesgo. La fractura de la columna vertebral usualmente indica osteoporosis y un riesgo particularmente alto de fracturas adicionales de la misma. Los hijos de padres que han sufrido fractura de cadera tienen un mayor riesgo de sufrir la misma fractura. Ciertos medicamentos, en especial los corticosteroides y los inhibidores de la aromatasa (se usa para el cáncer de mama), ocasionan pérdida ósea y aumentan el riesgo. Algunas enfermedades, incluyendo apoplejías con debilidad, artritis reumatoide, diabetes y enfermedad de Parkinson, aumentan el riesgo de caída y, por tanto, de fractura.

Ejercicio en la fractura de cadera La consecuencia más grave relacionada con la osteoporosis es la fractura de cadera. Más del 95% de las personas que la han sufrido requieren intervención quirúrgica para repararla, pero menos de un tercio recuperará su


Osteoporosis

autonomía normal. Una parte importante del resto de estas personas experimentará un grado elevado de incapacidad permanente y hasta un 20% fallecerá. Para las personas que han sufrido una intervención quirúrgica para tratar una fractura de cadera está demostrado que un programa de ejercicios, intenso y personalizado, puede ayudarles significativamente a recuperar la movilidad. Este tipo de entrenamiento especializado desencadena una mejora en la fuerza y la movilidad del afectado, lo que resulta fundamental para permitirle volver a realizar actividades de su vida cotidiana, como caminar, subir las escaleras y mantener la postura. En consecuencia, un programa de ejercicio físico personalizado es clave en la rehabilitación posterior a la fractura. Según la Fundación Internacional de la Osteoporosis (IOF) FIO, “cada 30 segundos alguien en la Unión Europea tiene una fractura como resultado de osteoporosis”. En el caso concreto de las fracturas de cadera, y según advierte la OMS, éstos serían los principales factores de riesgo: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

La menopausia precoz. El tratamiento prolongado con corticoides. Fracturas previas por traumatismos leves. Antecedentes de fractura de cadera. Inactividad física. Amenorrea no gestacional durante más de un año.
 Pérdida de altura.

 Hipogonadismo.

 Peso corporal bajo.

 Ser fumador. Alto consumo de alcohol.



23

Ejercicio y fracturas vertebrales Otra consecuencia de la osteoporosis es la fractura vertebral que ocasiona cifosis o curvatura de columna. Esto ocurre porque al debilitarse las vértebras, empieza a mermar su capacidad para soportar el peso corporal, por lo que comienzan a comprimirse. Esta compresión suele tener lugar en el borde anterior de dichas vértebras, lo que conduce a la curvatura hacia delante de la columna (en especial, ocurre en la parte superior de la espalda). Pues bien, aparte de la disminución de altura, la postura incorrecta y el cambio en el centro de gravedad, lo realmente problemático de la cifosis es el dolor crónico que produce, asociado erróneamente con la edad. Además, aumenta el riesgo de caídas y dificulta mucho a la persona que la padece realizar las actividades habituales de su rutina diaria. Para aliviar el dolor y mejorar algunos de los síntomas de las fracturas vertebrales, el ejercicio, al igual que en el caso anterior, también resulta de gran ayuda. Un entrenamiento personalizado, adecuado y regular, contribuye a fortalecer los músculos de la espalda; incluso, en ocasiones, hace posible enderezarla. Del mismo modo, la práctica de ejercicio reduce el dolor, aumenta la movilidad de la persona afectada y colabora en la prevención de futuras fracturas. Por tanto, al igual que en la fractura de cadera, para mejorar la calidad de vida de quienes padecen fracturas vertebrales es fundamental que incluyan la práctica de actividad física en su vida.


Osteoporosis

autonomía normal. Una parte importante del resto de estas personas experimentará un grado elevado de incapacidad permanente y hasta un 20% fallecerá. Para las personas que han sufrido una intervención quirúrgica para tratar una fractura de cadera está demostrado que un programa de ejercicios, intenso y personalizado, puede ayudarles significativamente a recuperar la movilidad. Este tipo de entrenamiento especializado desencadena una mejora en la fuerza y la movilidad del afectado, lo que resulta fundamental para permitirle volver a realizar actividades de su vida cotidiana, como caminar, subir las escaleras y mantener la postura. En consecuencia, un programa de ejercicio físico personalizado es clave en la rehabilitación posterior a la fractura. Según la Fundación Internacional de la Osteoporosis (IOF) FIO, “cada 30 segundos alguien en la Unión Europea tiene una fractura como resultado de osteoporosis”. En el caso concreto de las fracturas de cadera, y según advierte la OMS, éstos serían los principales factores de riesgo: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

La menopausia precoz. El tratamiento prolongado con corticoides. Fracturas previas por traumatismos leves. Antecedentes de fractura de cadera. Inactividad física. Amenorrea no gestacional durante más de un año.
 Pérdida de altura.

 Hipogonadismo.

 Peso corporal bajo.

 Ser fumador. Alto consumo de alcohol.



23

Ejercicio y fracturas vertebrales Otra consecuencia de la osteoporosis es la fractura vertebral que ocasiona cifosis o curvatura de columna. Esto ocurre porque al debilitarse las vértebras, empieza a mermar su capacidad para soportar el peso corporal, por lo que comienzan a comprimirse. Esta compresión suele tener lugar en el borde anterior de dichas vértebras, lo que conduce a la curvatura hacia delante de la columna (en especial, ocurre en la parte superior de la espalda). Pues bien, aparte de la disminución de altura, la postura incorrecta y el cambio en el centro de gravedad, lo realmente problemático de la cifosis es el dolor crónico que produce, asociado erróneamente con la edad. Además, aumenta el riesgo de caídas y dificulta mucho a la persona que la padece realizar las actividades habituales de su rutina diaria. Para aliviar el dolor y mejorar algunos de los síntomas de las fracturas vertebrales, el ejercicio, al igual que en el caso anterior, también resulta de gran ayuda. Un entrenamiento personalizado, adecuado y regular, contribuye a fortalecer los músculos de la espalda; incluso, en ocasiones, hace posible enderezarla. Del mismo modo, la práctica de ejercicio reduce el dolor, aumenta la movilidad de la persona afectada y colabora en la prevención de futuras fracturas. Por tanto, al igual que en la fractura de cadera, para mejorar la calidad de vida de quienes padecen fracturas vertebrales es fundamental que incluyan la práctica de actividad física en su vida.

11591c  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you