Page 1


5

COLESTEROL

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

6

¿Qué pasa con el exceso de colesterol? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 1. TIPOS DE COLESTEROL

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10

Lipoproteínas de baja densidad (LDL) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Lipoproteínas de alta densidad (HDL) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 2. FACTOR DE RIESGO CARDIOVASCULAR

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

17

3. COLESTEROL Y TRIGLICÉRIDOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 ¿Cómo están asociados los triglicéridos al colesterol? . . . . 24 4. LA ARTERIOSCLEROSIS

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

26

Síntomas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 Diagnóstico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 Prevención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 5. CONTROL PERIÓDICO: PRIMER PASO PARA PREVENIR

. . . .

32

6. CLAVES DE UNA DIETA ANTICOLESTEROL . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Las grasas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 Tipos de grasas en los alimentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 ¿Dónde están las grasas? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 Las técnicas de cocción con menos grasas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63 Fitoesteroles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 La fibra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69 ¿Y los dulces? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72 ¿Y el alcohol? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74 El modelo mediterráneo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74 Alimentos anticolesterol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

Recetas anticolesterol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90 7. OTROS ALIADOS ANTICOLESTEROL

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

95

Ejercicio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95 Evitar el estrés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96 Fitoterapia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 8. TRATAMIENTO CON FÁRMACOS

..........................

9. COLESTEROL EN SITUACIONES ESPECIALES

. . . . . . . . . . . . . .

104 105

Colesterol en los niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105 Colesterol en la mujer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106 10. HIPERCOLESTEROLEMIA FAMILIAR

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

107


5

COLESTEROL

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

6

¿Qué pasa con el exceso de colesterol? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 1. TIPOS DE COLESTEROL

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10

Lipoproteínas de baja densidad (LDL) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Lipoproteínas de alta densidad (HDL) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 2. FACTOR DE RIESGO CARDIOVASCULAR

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

17

3. COLESTEROL Y TRIGLICÉRIDOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 ¿Cómo están asociados los triglicéridos al colesterol? . . . . 24 4. LA ARTERIOSCLEROSIS

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

26

Síntomas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 Diagnóstico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 Prevención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 5. CONTROL PERIÓDICO: PRIMER PASO PARA PREVENIR

. . . .

32

6. CLAVES DE UNA DIETA ANTICOLESTEROL . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Las grasas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 Tipos de grasas en los alimentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 ¿Dónde están las grasas? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 Las técnicas de cocción con menos grasas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63 Fitoesteroles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 La fibra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69 ¿Y los dulces? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72 ¿Y el alcohol? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74 El modelo mediterráneo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74 Alimentos anticolesterol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

Recetas anticolesterol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90 7. OTROS ALIADOS ANTICOLESTEROL

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

95

Ejercicio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95 Evitar el estrés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96 Fitoterapia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 8. TRATAMIENTO CON FÁRMACOS

..........................

9. COLESTEROL EN SITUACIONES ESPECIALES

. . . . . . . . . . . . . .

104 105

Colesterol en los niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105 Colesterol en la mujer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106 10. HIPERCOLESTEROLEMIA FAMILIAR

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

107


Colesterol

COLESTEROL El colesterol es un ácido graso esencial perteneciente a la familia de los esteroles, una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano y necesaria para el normal funcionamiento del organismo. La mayor parte del colesterol se produce en el hígado, donde es sintetizado y almacenado, y en tejidos glandulares, aunque también se obtiene a través de algunos alimentos. Sólo se encuentra en tejidos animales y existe tanto en forma libre como esterificada a uno o varios ácidos grasos de cadena larga. Su función principal consiste en intervenir en la formación de ácidos biliares, vitales para la digestión de las grasas. Es un componente esencial de las membranas celulares y un componente mayoritario del cerebro y de las neuronas. Forma un precursor de la vitamina D, el cual se transforma en vitamina D con la exposición solar. También es precursor de todas las hormonas esteroides como: estrógenos, andrógenos, ácidos biliares, hormonas suprarrenales y progesterona. A partir de él se forman, además, ciertas hormonas, como las sexuales y las tiroideas. Sin embargo, la cantidad de colesterol que circula en sangre no debe superar los niveles normales pues esta molécula constituye el principal factor de riesgo de las patologías cardiacas. La dislipemia (cualquier alteración en los niveles normales de lípidos plasmáticos, fundamentalmente colesterol y triglicéridos) es un importante factor de riesgo de enfermedad coronaria y en España representa el 34% de los fallecimientos. Se asocia también con más de la mitad de los casos de enfermedad isquémica del corazón.

7

La ingesta excesiva de colesterol está relacionada también con la formación de placas de ateroma y con el desarrollo de enfermedad cardiovascular. La primera causa de muerte en España son las enfermedades cardiovasculares como infartos de miocardio, anginas de pecho o infartos cerebrales (también conocidos como "ictus"). Está demostrado que el nivel alto de colesterol (hipercolesterolemia) es, junto con el tabaco y la hipertensión, uno de los principales factores de riesgo de que estos infartos y otras manifestaciones coronarias aparezcan. Si además de tener colesterol alto, uno es diabético (tipo 1 o tipo 2), los niveles de colesterol deseables deberán ser incluso más bajos que en la población no diabética.

¿Qué pasa con el exceso de colesterol? El exceso de colesterol que viaja en la sangre tiende a depositarse y formar placas duras y espesas (ateromas) en las paredes de las arterias. Con el tiempo, la placa de colesterol tapona las paredes de las arterias y reduce su diámetro en un proceso denominado "aterosclerosis", una de las causas más importante de mortalidad, impidiendo a estas suministrar sangre y oxígeno de forma suficiente al corazón durante el esfuerzo físico. Algunas placas se pueden desprender y formar coágulos de sangre (trombos), capaces de disminuir o incluso bloquear el flujo sanguíneo, lo que puede acarrear la muerte del músculo cardíaco (ataque al corazón).


Colesterol

COLESTEROL El colesterol es un ácido graso esencial perteneciente a la familia de los esteroles, una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano y necesaria para el normal funcionamiento del organismo. La mayor parte del colesterol se produce en el hígado, donde es sintetizado y almacenado, y en tejidos glandulares, aunque también se obtiene a través de algunos alimentos. Sólo se encuentra en tejidos animales y existe tanto en forma libre como esterificada a uno o varios ácidos grasos de cadena larga. Su función principal consiste en intervenir en la formación de ácidos biliares, vitales para la digestión de las grasas. Es un componente esencial de las membranas celulares y un componente mayoritario del cerebro y de las neuronas. Forma un precursor de la vitamina D, el cual se transforma en vitamina D con la exposición solar. También es precursor de todas las hormonas esteroides como: estrógenos, andrógenos, ácidos biliares, hormonas suprarrenales y progesterona. A partir de él se forman, además, ciertas hormonas, como las sexuales y las tiroideas. Sin embargo, la cantidad de colesterol que circula en sangre no debe superar los niveles normales pues esta molécula constituye el principal factor de riesgo de las patologías cardiacas. La dislipemia (cualquier alteración en los niveles normales de lípidos plasmáticos, fundamentalmente colesterol y triglicéridos) es un importante factor de riesgo de enfermedad coronaria y en España representa el 34% de los fallecimientos. Se asocia también con más de la mitad de los casos de enfermedad isquémica del corazón.

7

La ingesta excesiva de colesterol está relacionada también con la formación de placas de ateroma y con el desarrollo de enfermedad cardiovascular. La primera causa de muerte en España son las enfermedades cardiovasculares como infartos de miocardio, anginas de pecho o infartos cerebrales (también conocidos como "ictus"). Está demostrado que el nivel alto de colesterol (hipercolesterolemia) es, junto con el tabaco y la hipertensión, uno de los principales factores de riesgo de que estos infartos y otras manifestaciones coronarias aparezcan. Si además de tener colesterol alto, uno es diabético (tipo 1 o tipo 2), los niveles de colesterol deseables deberán ser incluso más bajos que en la población no diabética.

¿Qué pasa con el exceso de colesterol? El exceso de colesterol que viaja en la sangre tiende a depositarse y formar placas duras y espesas (ateromas) en las paredes de las arterias. Con el tiempo, la placa de colesterol tapona las paredes de las arterias y reduce su diámetro en un proceso denominado "aterosclerosis", una de las causas más importante de mortalidad, impidiendo a estas suministrar sangre y oxígeno de forma suficiente al corazón durante el esfuerzo físico. Algunas placas se pueden desprender y formar coágulos de sangre (trombos), capaces de disminuir o incluso bloquear el flujo sanguíneo, lo que puede acarrear la muerte del músculo cardíaco (ataque al corazón).


Colesterol

Todas las personas mayores de 20 años deberían controlar sus niveles de colesterol al menos una vez cada dos o tres años. El nivel deseable en el caso de una persona sin otro factor de riesgo cardiovascular no debe superar los 200 mg/dl.

¿De dónde viene el colesterol? El colesterol proviene de dos fuentes: la primera es el propio organismo (síntesis endógena), donde es sintetizado por el hígado y el tejido extrahepático; la segunda son los alimentos que comemos y el colesterol biliar que se absorbe en el intestino. En las personas sanas existe un equilibrio entre los aportes y la biosíntesis. En general, una persona produce aproximadamente el 50% del colesterol que llega al intestino (procedente de la dieta y la bilis). Éste se reabsorbe y recircula al hígado, mientras que el resto se elimina por heces. Se absorbe del 30-40% según la variabilidad individual, genética y dietética.

Niveles de colesterol Colesterol total

-Normal: menos de 200 mg/dl. -Normal-alto: entre 200 y 239 mg/dl. Se considera hipercolesterolemia a los niveles de colesterol total superiores a 200 mg/dl. -Alto: por encima de 240 mg/dl. Colesterol LDL

-Normal: menos de 100 mg/dl.

9

-Normal-alto: de 100 a 159 mg/dl. -Alto: por encima de 160 mg/dl. Esta recomendación no significa que la cifra normal de LDL deba rondar los 100 mg/dl. En algunos casos (diabetes, hipertensión arterial, antecedente de infarto de miocardio) el nivel deseable de LDL puede ser incluso menor de 70 mg/dl. Colesterol HDL

-Normal: superior a 35 mg/dl en hombres y 40 mg/dl en mujeres. Triglicéridos

-Normal: menos de 150 mg/dl. -Normal-alto: entre 150 y 199 mg/dl. Se considera hipertrigliceridemia cuando los niveles de triglicéridos son superiores a 150-200 mg/dl. -Muy alto: por encima de 500 mg/dl.

En líneas generales, estas deben ser las cifras de colesterol para niños y adolescentes: -Normal: menos de 170 mg/dl. -Normal-alto: entre 170 y 199 mg/dl. -Alto: por encima de 200 mg/dl.

Perfil lipídico completo Es un análisis de sangre ordenado por el médico de cabecera o por el especialista, que sirve para determinar los niveles de colesterol total, colesterol LDL,


Colesterol

Todas las personas mayores de 20 años deberían controlar sus niveles de colesterol al menos una vez cada dos o tres años. El nivel deseable en el caso de una persona sin otro factor de riesgo cardiovascular no debe superar los 200 mg/dl.

¿De dónde viene el colesterol? El colesterol proviene de dos fuentes: la primera es el propio organismo (síntesis endógena), donde es sintetizado por el hígado y el tejido extrahepático; la segunda son los alimentos que comemos y el colesterol biliar que se absorbe en el intestino. En las personas sanas existe un equilibrio entre los aportes y la biosíntesis. En general, una persona produce aproximadamente el 50% del colesterol que llega al intestino (procedente de la dieta y la bilis). Éste se reabsorbe y recircula al hígado, mientras que el resto se elimina por heces. Se absorbe del 30-40% según la variabilidad individual, genética y dietética.

Niveles de colesterol Colesterol total

-Normal: menos de 200 mg/dl. -Normal-alto: entre 200 y 239 mg/dl. Se considera hipercolesterolemia a los niveles de colesterol total superiores a 200 mg/dl. -Alto: por encima de 240 mg/dl. Colesterol LDL

-Normal: menos de 100 mg/dl.

9

-Normal-alto: de 100 a 159 mg/dl. -Alto: por encima de 160 mg/dl. Esta recomendación no significa que la cifra normal de LDL deba rondar los 100 mg/dl. En algunos casos (diabetes, hipertensión arterial, antecedente de infarto de miocardio) el nivel deseable de LDL puede ser incluso menor de 70 mg/dl. Colesterol HDL

-Normal: superior a 35 mg/dl en hombres y 40 mg/dl en mujeres. Triglicéridos

-Normal: menos de 150 mg/dl. -Normal-alto: entre 150 y 199 mg/dl. Se considera hipertrigliceridemia cuando los niveles de triglicéridos son superiores a 150-200 mg/dl. -Muy alto: por encima de 500 mg/dl.

En líneas generales, estas deben ser las cifras de colesterol para niños y adolescentes: -Normal: menos de 170 mg/dl. -Normal-alto: entre 170 y 199 mg/dl. -Alto: por encima de 200 mg/dl.

Perfil lipídico completo Es un análisis de sangre ordenado por el médico de cabecera o por el especialista, que sirve para determinar los niveles de colesterol total, colesterol LDL,


Colesterol

11

colesterol HDL y triglicéridos. Sirve para establecer el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, junto con la historia familiar.

1. TIPOS DE COLESTEROL La sangre conduce el colesterol desde el intestino o el hígado hasta los órganos que lo necesitan. El colesterol se une a proteínas y forma lipoproteínas. Están formadas por una capa superficial, soluble en agua y un núcleo interno insoluble. La parte exterior está compuesta de fosfolípidos, proteínas y colesterol. Y la parte interna contiene triglicéridos y esteres de colesterol (una molécula de colesterol unida a un ácido graso). Según sea su densidad, las lipoproteínas se clasifican en cuatro grandes grupos teniendo en cuenta que cuanto más baja sea su densidad, mayor será la proporción de grasa. A medida que aumenta el contenido de proteínas, también lo hace la densidad de las partículas. Lipoproteínas

Función principal

QUILOMICRONES

Transportan triglicéridos des de el intestino a los tejidos

VLDL (lipoproteínas de baja densidad)

Transportan triglicéridos desde el hígado al tejido adiposo (graso) y al músculo

LDL (lipoproteínas de baja densidad)

Transportan el exceso de coleste- rol desde el hígado a los tejidos

HDL (lipoproteínas de alta densidad)

Transportan el exceso de colesterol de los tejidos (células y pared arterial) de nuevo al hígado

Fuente: Fundación Hipercolesterolemia Familiar

Lipoproteínas de baja densidad (LDL) Son ricas en partículas de colesterol y transportan alrededor del 70% del colesterol plasmático total. El colesterol es captado por la células cuando las lipoproteínas que lo transportan se unen a los receptores LDL en la superficie de las células y se trasforman en colesterol libre y aminoácidos. Los trastornos que se producen por defecto o por falta de receptores LDL se caracterizan normalmente por elevadas concentraciones de colesterol plasmático. Cuando el colesterol no se elimina debidamente y se acumula en la circulación, se deposita en la pared de las arterias, produciendo un aumento del riesgo coronario. Este es el caso de la hipercolesterolemia familiar.

Lipoproteínas de alta densidad (HDL) Se forman principalmente en el hígado e intestino y están compuestas por un 50% de proteínas además de fosfolípidos y colesterol. Son un vehículo de intercambio de lípidos entre los tejidos y las lipoproteínas. El término HDL es conocido habitualmente como “colesterol bueno”, porque transporta el exceso


Colesterol

11

colesterol HDL y triglicéridos. Sirve para establecer el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, junto con la historia familiar.

1. TIPOS DE COLESTEROL La sangre conduce el colesterol desde el intestino o el hígado hasta los órganos que lo necesitan. El colesterol se une a proteínas y forma lipoproteínas. Están formadas por una capa superficial, soluble en agua y un núcleo interno insoluble. La parte exterior está compuesta de fosfolípidos, proteínas y colesterol. Y la parte interna contiene triglicéridos y esteres de colesterol (una molécula de colesterol unida a un ácido graso). Según sea su densidad, las lipoproteínas se clasifican en cuatro grandes grupos teniendo en cuenta que cuanto más baja sea su densidad, mayor será la proporción de grasa. A medida que aumenta el contenido de proteínas, también lo hace la densidad de las partículas. Lipoproteínas

Función principal

QUILOMICRONES

Transportan triglicéridos des de el intestino a los tejidos

VLDL (lipoproteínas de baja densidad)

Transportan triglicéridos desde el hígado al tejido adiposo (graso) y al músculo

LDL (lipoproteínas de baja densidad)

Transportan el exceso de coleste- rol desde el hígado a los tejidos

HDL (lipoproteínas de alta densidad)

Transportan el exceso de colesterol de los tejidos (células y pared arterial) de nuevo al hígado

Fuente: Fundación Hipercolesterolemia Familiar

Lipoproteínas de baja densidad (LDL) Son ricas en partículas de colesterol y transportan alrededor del 70% del colesterol plasmático total. El colesterol es captado por la células cuando las lipoproteínas que lo transportan se unen a los receptores LDL en la superficie de las células y se trasforman en colesterol libre y aminoácidos. Los trastornos que se producen por defecto o por falta de receptores LDL se caracterizan normalmente por elevadas concentraciones de colesterol plasmático. Cuando el colesterol no se elimina debidamente y se acumula en la circulación, se deposita en la pared de las arterias, produciendo un aumento del riesgo coronario. Este es el caso de la hipercolesterolemia familiar.

Lipoproteínas de alta densidad (HDL) Se forman principalmente en el hígado e intestino y están compuestas por un 50% de proteínas además de fosfolípidos y colesterol. Son un vehículo de intercambio de lípidos entre los tejidos y las lipoproteínas. El término HDL es conocido habitualmente como “colesterol bueno”, porque transporta el exceso


Colesterol

de colesterol de los tejidos (incluyendo el de la pared arterial) de nuevo al hígado. Niveles bajos de colesterol HDL son predictores de alto riesgo coronario. Niveles inferiores a 40 mg/día en hombres y a 45 mg/ día en mujeres (los niveles de HDL son más altos en mujeres) aumentan el riesgo cardiovascular. Según esta interacción podemos hablar de dos tipos de colesterol: Colesterol malo: el colesterol al unirse a la partícula LDL se deposita en la pared de las arterias y forma las placas de ateroma.

l

Colesterol bueno: el colesterol al unirse a la partícula HDL transporta el exceso de colesterol de nuevo al hígado para que sea destruido.

l

El organismo tiene unas necesidades limitadas de colesterol. Si existe un exceso (por una síntesis descontrolada o por una mayor ingesta a través de los alimentos) se da un aumento del LDL (o "colesterol malo”), que puede depositarse en las arterias y dificultar la circulación. Sin embargo, el colesterol HDL o “bueno” es transportado por las lipoproteínas HDL hasta el hígado para ser eliminado y reducir el riesgo de sufrir dolencias cardiovasculares.

¿Qué pasa si se tiene poco colesterol bueno? Como hemos dicho, el nivel alto de colesterol malo en la sangre puede ser un factor de riesgo para enfermedades del corazón. Pero ¿qué pasa si el coles-

13

terol "bueno" está por debajo de lo que se considera normal? Pues bien, según un estudio publicado hace un par de años en la revista de la Sociedad Estadounidense del Corazón, un nivel demasiado bajo del llamado "colesterol bueno" podría estar relacionado con la pérdida de memoria y la enfermedad de Alzheimer. La investigación fue llevada a cabo por científicos en Gran Bretaña y Francia. Tras estudiar a 3.673 empleados públicos, descubrieron que las personas con niveles bajos de lipoproteína de alta densidad (HDL) o colesterol bueno tuvieron más riesgo de perder la memoria al cumplir 60 años. Al principio del estudio se tomó una muestra de sangre de los participantes y se midió su capacidad para recordar palabras en una prueba sencilla. Y lo mismo se hizo al final del período de cinco años. Por suerte, aumentar los niveles de colesterol HDL no es complicado: el ejercicio regular y una dieta baja en grasas saturadas y rica en grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva son medidas efectivas en este sentido. El colesterol bueno está marcado genéticamente: Hay personas con un HDL alto y otras que lo tienen bajo, porque heredaron esta predisposición de sus padres. Sin embargo, esta tendencia se puede modificar con ciertas medidas que permiten aumentar los niveles de HDL (hacer ejercicio sube 1mgr por cada 25 kilómetros recorridos por semana, mantener un peso adecuado, suprimir el tabaco y mantener una alimentación equilibrada). La principal función del HDL es ayudar a absorber el exceso de colesterol de las paredes de los vasos


Colesterol

de colesterol de los tejidos (incluyendo el de la pared arterial) de nuevo al hígado. Niveles bajos de colesterol HDL son predictores de alto riesgo coronario. Niveles inferiores a 40 mg/día en hombres y a 45 mg/ día en mujeres (los niveles de HDL son más altos en mujeres) aumentan el riesgo cardiovascular. Según esta interacción podemos hablar de dos tipos de colesterol: Colesterol malo: el colesterol al unirse a la partícula LDL se deposita en la pared de las arterias y forma las placas de ateroma.

l

Colesterol bueno: el colesterol al unirse a la partícula HDL transporta el exceso de colesterol de nuevo al hígado para que sea destruido.

l

El organismo tiene unas necesidades limitadas de colesterol. Si existe un exceso (por una síntesis descontrolada o por una mayor ingesta a través de los alimentos) se da un aumento del LDL (o "colesterol malo”), que puede depositarse en las arterias y dificultar la circulación. Sin embargo, el colesterol HDL o “bueno” es transportado por las lipoproteínas HDL hasta el hígado para ser eliminado y reducir el riesgo de sufrir dolencias cardiovasculares.

¿Qué pasa si se tiene poco colesterol bueno? Como hemos dicho, el nivel alto de colesterol malo en la sangre puede ser un factor de riesgo para enfermedades del corazón. Pero ¿qué pasa si el coles-

13

terol "bueno" está por debajo de lo que se considera normal? Pues bien, según un estudio publicado hace un par de años en la revista de la Sociedad Estadounidense del Corazón, un nivel demasiado bajo del llamado "colesterol bueno" podría estar relacionado con la pérdida de memoria y la enfermedad de Alzheimer. La investigación fue llevada a cabo por científicos en Gran Bretaña y Francia. Tras estudiar a 3.673 empleados públicos, descubrieron que las personas con niveles bajos de lipoproteína de alta densidad (HDL) o colesterol bueno tuvieron más riesgo de perder la memoria al cumplir 60 años. Al principio del estudio se tomó una muestra de sangre de los participantes y se midió su capacidad para recordar palabras en una prueba sencilla. Y lo mismo se hizo al final del período de cinco años. Por suerte, aumentar los niveles de colesterol HDL no es complicado: el ejercicio regular y una dieta baja en grasas saturadas y rica en grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva son medidas efectivas en este sentido. El colesterol bueno está marcado genéticamente: Hay personas con un HDL alto y otras que lo tienen bajo, porque heredaron esta predisposición de sus padres. Sin embargo, esta tendencia se puede modificar con ciertas medidas que permiten aumentar los niveles de HDL (hacer ejercicio sube 1mgr por cada 25 kilómetros recorridos por semana, mantener un peso adecuado, suprimir el tabaco y mantener una alimentación equilibrada). La principal función del HDL es ayudar a absorber el exceso de colesterol de las paredes de los vasos


Colesterol

15

sanguíneos y llevarlo al hígado, donde es descompuesto y eliminado del cuerpo en la bilis.

2. Como me alimento bien y hago ejercicio, ya estoy haciendo lo suficiente para reducir el colesterol.

Un nivel bajo del colesterol bueno es la anomalía de lipoproteínas más común entre los cardíacos. El riesgo de cardiopatía, incluyendo un ataque cardíaco, se incrementa si el nivel de HDL es menor a 40 mg/dl.

Si bien la dieta y el ejercicio ayudan a reducir el colesterol, en muchos casos no son suficiente.
Algunas personas necesitan, además, tomar medicamentos para reducir el colesterol. El médico será quien indique el tratamiento más adecuado en cada caso.

Los hombres presentan un riesgo particular si su nivel de HDL está por debajo de 37 mg/dl y en las mujeres si está por debajo de 47mg/dl. Cuanto mayor sea el nivel de HDL, menor será el riesgo de sufrir arteriopatía coronaria. Un nivel de HDL bajo también puede estar asociado con: -Hiperlipidemia familiar combinada. -Diabetes mellitus no insulinodependiente (DMNID). -Uso de ciertos fármacos como esteroides anabolizantes, antipsicóticos, betabloqueadores, corticoesteroides e inhibidores de la proteasa.

Mitos sobre el colesterol

3. No sé muy bien qué es el colesterol, pero sé que es malo.

El colesterol es una sustancia similar a la grasa que circula por la sangre y que se encuentra en las células de nuestro organismo. Nuestro cuerpo necesita cierta cantidad de colesterol para funcionar normalmente. Pero en exceso puede acumularse en las paredes de las arterias, lo que puede reducir el flujo de sangre y provocar un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular. Hay dos tipos de colesterol: -Colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), también llamado “colesterol malo”, porque puede acumularse en las arterias.

La Campaña Nacional para el Control del Colesterol recoge algunos de los falsos mitos que circulan de boca en boca y que es necesario aclarar:

-Colesterol de las lipoproteínas de alta densidad (HDL), también llamado “colesterol bueno”, porque ayuda al organismo a eliminar el colesterol malo.

1. Me encuentro bien; el colesterol no me preocupa.

4. Mi colesterol malo está en el nivel que mi médico y yo deseamos. Por lo tanto, puedo dejar de tomar el medicamento. 


Tener el colesterol elevado puede no producir síntomas aparentes, así que es importante conocer con qué frecuencia debemos controlarnos el colesterol. Consulta a tu médico sobre una dieta saludable y antes de comenzar un programa de ejercicios.

En realidad, no es así. El colesterol elevado suele ser una enfermedad crónica. Los medicamentos que reducen el colesterol, sumados a una dieta saludable y el ejercicio, ayudan a controlar el colesterol eleva-


Colesterol

15

sanguíneos y llevarlo al hígado, donde es descompuesto y eliminado del cuerpo en la bilis.

2. Como me alimento bien y hago ejercicio, ya estoy haciendo lo suficiente para reducir el colesterol.

Un nivel bajo del colesterol bueno es la anomalía de lipoproteínas más común entre los cardíacos. El riesgo de cardiopatía, incluyendo un ataque cardíaco, se incrementa si el nivel de HDL es menor a 40 mg/dl.

Si bien la dieta y el ejercicio ayudan a reducir el colesterol, en muchos casos no son suficiente.
Algunas personas necesitan, además, tomar medicamentos para reducir el colesterol. El médico será quien indique el tratamiento más adecuado en cada caso.

Los hombres presentan un riesgo particular si su nivel de HDL está por debajo de 37 mg/dl y en las mujeres si está por debajo de 47mg/dl. Cuanto mayor sea el nivel de HDL, menor será el riesgo de sufrir arteriopatía coronaria. Un nivel de HDL bajo también puede estar asociado con: -Hiperlipidemia familiar combinada. -Diabetes mellitus no insulinodependiente (DMNID). -Uso de ciertos fármacos como esteroides anabolizantes, antipsicóticos, betabloqueadores, corticoesteroides e inhibidores de la proteasa.

Mitos sobre el colesterol

3. No sé muy bien qué es el colesterol, pero sé que es malo.

El colesterol es una sustancia similar a la grasa que circula por la sangre y que se encuentra en las células de nuestro organismo. Nuestro cuerpo necesita cierta cantidad de colesterol para funcionar normalmente. Pero en exceso puede acumularse en las paredes de las arterias, lo que puede reducir el flujo de sangre y provocar un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular. Hay dos tipos de colesterol: -Colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), también llamado “colesterol malo”, porque puede acumularse en las arterias.

La Campaña Nacional para el Control del Colesterol recoge algunos de los falsos mitos que circulan de boca en boca y que es necesario aclarar:

-Colesterol de las lipoproteínas de alta densidad (HDL), también llamado “colesterol bueno”, porque ayuda al organismo a eliminar el colesterol malo.

1. Me encuentro bien; el colesterol no me preocupa.

4. Mi colesterol malo está en el nivel que mi médico y yo deseamos. Por lo tanto, puedo dejar de tomar el medicamento. 


Tener el colesterol elevado puede no producir síntomas aparentes, así que es importante conocer con qué frecuencia debemos controlarnos el colesterol. Consulta a tu médico sobre una dieta saludable y antes de comenzar un programa de ejercicios.

En realidad, no es así. El colesterol elevado suele ser una enfermedad crónica. Los medicamentos que reducen el colesterol, sumados a una dieta saludable y el ejercicio, ayudan a controlar el colesterol eleva-


Colesterol

do. Por eso es importante que sigas tomando el medicamento tal como te lo indicó el médico. 5. ¿Qué puede pasarme si no recibo tratamiento para el colesterol alto?


Los niveles elevados de colesterol malo pueden aumentar el riesgo de sufrir infarto de miocardio, angina de pecho o infarto cerebral (también conocido como ictus), especialmente si tienes uno o más de los siguientes factores de riesgo: -Fumar -Diabetes -Presión arterial alta o estar recibiendo tratamiento para la presión arterial -Niveles altos de colesterol LDL -Antecedentes familiares de cardiopatía prematura -Ser hombre y tener más de 45 años -Ser mujer y tener más de 55 años -Obesidad

17

preservando la salud cardiovascular. Independientemente de tu peso, es vital que te hagas exámenes de colesterol regularmente, que mantengas una nutrición balanceada y que crees el hábito de realizar ejercicios regularmente. 7. Si la etiqueta de un alimento pone: "No contiene colesterol", quiere decir que es sano.

Las etiquetas nutricionales de los alimentos son de gran utilidad para elegir alimentos saludables para el corazón. Lo esencial es saber cómo leerlas y qué tipo de información se debe buscar. Muchos alimentos bajos en colesterol contienen altos niveles de grasas saturadas o trans, las cuales contribuyen al aumento de los niveles de colesterol. Incluso los alimentos que digan que son "bajos en grasas" pueden tener un nivel de grasa mayor a lo que se espera. Fíjate en el nivel de grasas saturadas, grasa total, colesterol y calorías que contienen tus alimentos favoritos.

-Falta de actividad física -Niveles bajos de colesterol HLD 6. Las personas delgadas no han de preocuparse del colesterol

Aunque las personas con sobrepeso tienen mayor probabilidad de tener niveles elevados de colesterol debido a la ingesta de alimentos ricos en grasas, no es una ecuación que siempre funcione. Así, personas delgadas pueden presentar niveles altos de colesterol bien debido a una dieta inadecuada, a factores genéticos, al estrés… Lo que está claro es que no se puede comer "todo lo que se quiera" y seguir

2. FACTOR DE RIESGO CARDIOVASCULAR La relación entre las alteraciones del metabolismo lipídico y el desarrollo de la lesión arterioesclerótica y el infarto de miocardio constituyen la principal causa de muerte en los países industrializados. El riesgo coronario se relaciona directamente con el colesterol LDL. Si los niveles en sangre se elevan producen hipercolesterolemia. Y está demostrado que las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellas con cifras de 200.


Colesterol

do. Por eso es importante que sigas tomando el medicamento tal como te lo indicó el médico. 5. ¿Qué puede pasarme si no recibo tratamiento para el colesterol alto?


Los niveles elevados de colesterol malo pueden aumentar el riesgo de sufrir infarto de miocardio, angina de pecho o infarto cerebral (también conocido como ictus), especialmente si tienes uno o más de los siguientes factores de riesgo: -Fumar -Diabetes -Presión arterial alta o estar recibiendo tratamiento para la presión arterial -Niveles altos de colesterol LDL -Antecedentes familiares de cardiopatía prematura -Ser hombre y tener más de 45 años -Ser mujer y tener más de 55 años -Obesidad

17

preservando la salud cardiovascular. Independientemente de tu peso, es vital que te hagas exámenes de colesterol regularmente, que mantengas una nutrición balanceada y que crees el hábito de realizar ejercicios regularmente. 7. Si la etiqueta de un alimento pone: "No contiene colesterol", quiere decir que es sano.

Las etiquetas nutricionales de los alimentos son de gran utilidad para elegir alimentos saludables para el corazón. Lo esencial es saber cómo leerlas y qué tipo de información se debe buscar. Muchos alimentos bajos en colesterol contienen altos niveles de grasas saturadas o trans, las cuales contribuyen al aumento de los niveles de colesterol. Incluso los alimentos que digan que son "bajos en grasas" pueden tener un nivel de grasa mayor a lo que se espera. Fíjate en el nivel de grasas saturadas, grasa total, colesterol y calorías que contienen tus alimentos favoritos.

-Falta de actividad física -Niveles bajos de colesterol HLD 6. Las personas delgadas no han de preocuparse del colesterol

Aunque las personas con sobrepeso tienen mayor probabilidad de tener niveles elevados de colesterol debido a la ingesta de alimentos ricos en grasas, no es una ecuación que siempre funcione. Así, personas delgadas pueden presentar niveles altos de colesterol bien debido a una dieta inadecuada, a factores genéticos, al estrés… Lo que está claro es que no se puede comer "todo lo que se quiera" y seguir

2. FACTOR DE RIESGO CARDIOVASCULAR La relación entre las alteraciones del metabolismo lipídico y el desarrollo de la lesión arterioesclerótica y el infarto de miocardio constituyen la principal causa de muerte en los países industrializados. El riesgo coronario se relaciona directamente con el colesterol LDL. Si los niveles en sangre se elevan producen hipercolesterolemia. Y está demostrado que las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellas con cifras de 200.


Colesterol

Cuando las células son incapaces de absorber todo el colesterol que circula por la sangre, el sobrante se deposita en la pared de la arteria y contribuye a su progresivo estrechamiento, originando la arterosclerosis. Pero si un paciente logra mantener muy bajos los niveles de colesterol en sangre puede lograr que ese colesterol pase de la pared arterial nuevamente a la sangre y sea eliminado. Por ello, se recomienda a las personas que han sufrido infarto de miocardio o accidente cerebral que mantengan cifras muy bajas de colesterol para intentar limpiar así sus arterias. Otros factores de riesgo cardiovascular, según indica la Fundación Española del Corazón, son: Hipertensión: supone una mayor resistencia para el corazón, que responde aumentando su masa muscular (hipertrofia ventricular izquierda) para hacer frente a ese sobreesfuerzo. Este incremento de la masa muscular acaba siendo perjudicial porque no viene acompañado de un aumento equivalente del riego sanguíneo y puede producir insuficiencia coronaria y angina de pecho. Además, el músculo cardiaco se vuelve más irritable y se producen más arritmias. La hipertensión agrava la aterosclerosis al debilitar las paredes arteriales en puntos de máxima presión.

19

arterial puede reblandecer las paredes de la aorta y provocar su dilatación (aneurisma) o rotura (lo que inevitablemente causa la muerte). l

l

En aquellos pacientes que ya han tenido un problema cardiovascular, la hipertensión puede intensificar el daño. Propicia la arterioesclerosis (acúmulos de colesterol en las arterias) y fenómenos de trombosis (pueden producir infarto de miocardio o infarto cerebral). En el peor de los casos, la hipertensión

l

l

Diabetes: la diabetes mellitus es una enfermedad en la que se produce resistencia a la insulina. Tiene lugar cuando el páncreas no puede fabricar insulina suficiente o cuando esta no logra actuar en el organismo porque las células no responden a su estímulo. La diabetes puede afectar al metabolismo de los lípidos y las lipoproteínas: hay un exceso de producción de VLDL, descenso de HDL y aumento de triglicéridos. Quienes padecen este trastorno tienen más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Tabaquismo: además de que puede causar bronquitis crónica, enfisema pulmonar o cáncer de pulmón y faringe, fumar es el factor de riesgo cardiovascular más importante, ya que la incidencia de la patología coronaria en los fumadores es tres veces mayor que en el resto de la población. La posibilidad de padecer una enfermedad de corazón es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y al número de años en los que se mantiene este hábito nocivo. Los dos factores por los que el tabaco puede producir una isquemia coronaria son: Nicotina: desencadena la liberación de las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) que producen daño en la pared interna de las arterias (endotelio), aumenta el tono coronario con espasmo, produce alteraciones de la coagulación, incrementa los ni-


Colesterol

Cuando las células son incapaces de absorber todo el colesterol que circula por la sangre, el sobrante se deposita en la pared de la arteria y contribuye a su progresivo estrechamiento, originando la arterosclerosis. Pero si un paciente logra mantener muy bajos los niveles de colesterol en sangre puede lograr que ese colesterol pase de la pared arterial nuevamente a la sangre y sea eliminado. Por ello, se recomienda a las personas que han sufrido infarto de miocardio o accidente cerebral que mantengan cifras muy bajas de colesterol para intentar limpiar así sus arterias. Otros factores de riesgo cardiovascular, según indica la Fundación Española del Corazón, son: Hipertensión: supone una mayor resistencia para el corazón, que responde aumentando su masa muscular (hipertrofia ventricular izquierda) para hacer frente a ese sobreesfuerzo. Este incremento de la masa muscular acaba siendo perjudicial porque no viene acompañado de un aumento equivalente del riego sanguíneo y puede producir insuficiencia coronaria y angina de pecho. Además, el músculo cardiaco se vuelve más irritable y se producen más arritmias. La hipertensión agrava la aterosclerosis al debilitar las paredes arteriales en puntos de máxima presión.

19

arterial puede reblandecer las paredes de la aorta y provocar su dilatación (aneurisma) o rotura (lo que inevitablemente causa la muerte). l

l

En aquellos pacientes que ya han tenido un problema cardiovascular, la hipertensión puede intensificar el daño. Propicia la arterioesclerosis (acúmulos de colesterol en las arterias) y fenómenos de trombosis (pueden producir infarto de miocardio o infarto cerebral). En el peor de los casos, la hipertensión

l

l

Diabetes: la diabetes mellitus es una enfermedad en la que se produce resistencia a la insulina. Tiene lugar cuando el páncreas no puede fabricar insulina suficiente o cuando esta no logra actuar en el organismo porque las células no responden a su estímulo. La diabetes puede afectar al metabolismo de los lípidos y las lipoproteínas: hay un exceso de producción de VLDL, descenso de HDL y aumento de triglicéridos. Quienes padecen este trastorno tienen más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Tabaquismo: además de que puede causar bronquitis crónica, enfisema pulmonar o cáncer de pulmón y faringe, fumar es el factor de riesgo cardiovascular más importante, ya que la incidencia de la patología coronaria en los fumadores es tres veces mayor que en el resto de la población. La posibilidad de padecer una enfermedad de corazón es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y al número de años en los que se mantiene este hábito nocivo. Los dos factores por los que el tabaco puede producir una isquemia coronaria son: Nicotina: desencadena la liberación de las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) que producen daño en la pared interna de las arterias (endotelio), aumenta el tono coronario con espasmo, produce alteraciones de la coagulación, incrementa los ni-


Colesterol

21

veles de LDL (colesterol malo) y reduce los de HDL (colesterol bueno) y aumenta la glucosa. La concentración de nicotina en sangre depende más del grado de inhalación que del contenido de nicotina del propio cigarro. Monóxido de carbono: disminuye el aporte de oxígeno al miocardio y aumenta el colesterol y la agregabilidad plaquetaria (su capacidad de unirse y formar coágulos).

miento. Por tanto, a más edad, más hemos de cuidarnos. La prevalencia y la incidencia de insuficiencia cardiaca se duplica cada década a partir de los 40-45 años. Sucede algo parecido en el caso de procesos tan frecuentes e importantes como las enfermedades coronarias o la hipertensión arterial entre otros muchos. Es un factor de riesgo no modificable.

l

Antecedentes familiares: numerosos estudios han mostrado un componente genético en los casos de hipertensión, hipercolesterolemia familiar y diabetes tipo 2, todos relacionados con el desarrollo de enfermedad cardiovascular.

l

l

Sedentarismo: la inactividad física o falta de ejercicio se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiaca e incluso se ha establecido una relación directa entre el estilo de vida sedentario y la mortalidad cardiovascular. Una persona sedentaria tiene más riesgo de sufrir arterioresclerosis, hipertensión y enfermedades respiratorias.

l

l

Mala alimentación: la obesidad, el colesterol y la hipertensión pueden reducirse si adoptamos unos nuevos hábitos a la hora de alimentarnos, apostando por una dieta cardiosaludable.

l

l

Edad: nuestro corazón, como el resto del organismo, experimenta modificaciones en el curso del envejeci-

l

l

Frecuencia cardiaca: la frecuencia normal en reposo oscila entre 50 y 100 latidos por minuto. Sin embargo, hay algunos aspectos que alteran su estado, lo que puede ser causa de problemas de salud. Obesidad: el riesgo de la obesidad depende en gran medida de la localización de la grasa, siendo aquella que se acumula en el abdomen la que afecta en mayor medida al corazón. La alteración más frecuente es la hipertrigliceridemia, seguida del descenso de HDL y aumento de LDL en personas con exceso de tejido adiposo visceral. Estrés y ansiedad: las personas sometidas a mucho estrés son más susceptibles de desarrollar una dolencia cardiovascular. Por ejemplo, se ha demostrado que existe un aumento del riesgo de infarto agudo de miocardio (doble de lo normal) durante las dos horas siguientes a un episodio significativo de alteración emocional. Anticonceptivos orales: conocidos popularmente como “la píldora”, pueden influir en la coagulación, aumentando el riesgo de trombosis venosa profunda y embolismo pulmonar, derrame cerebral y el infar-


Colesterol

21

veles de LDL (colesterol malo) y reduce los de HDL (colesterol bueno) y aumenta la glucosa. La concentración de nicotina en sangre depende más del grado de inhalación que del contenido de nicotina del propio cigarro. Monóxido de carbono: disminuye el aporte de oxígeno al miocardio y aumenta el colesterol y la agregabilidad plaquetaria (su capacidad de unirse y formar coágulos).

miento. Por tanto, a más edad, más hemos de cuidarnos. La prevalencia y la incidencia de insuficiencia cardiaca se duplica cada década a partir de los 40-45 años. Sucede algo parecido en el caso de procesos tan frecuentes e importantes como las enfermedades coronarias o la hipertensión arterial entre otros muchos. Es un factor de riesgo no modificable.

l

Antecedentes familiares: numerosos estudios han mostrado un componente genético en los casos de hipertensión, hipercolesterolemia familiar y diabetes tipo 2, todos relacionados con el desarrollo de enfermedad cardiovascular.

l

l

Sedentarismo: la inactividad física o falta de ejercicio se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiaca e incluso se ha establecido una relación directa entre el estilo de vida sedentario y la mortalidad cardiovascular. Una persona sedentaria tiene más riesgo de sufrir arterioresclerosis, hipertensión y enfermedades respiratorias.

l

l

Mala alimentación: la obesidad, el colesterol y la hipertensión pueden reducirse si adoptamos unos nuevos hábitos a la hora de alimentarnos, apostando por una dieta cardiosaludable.

l

l

Edad: nuestro corazón, como el resto del organismo, experimenta modificaciones en el curso del envejeci-

l

l

Frecuencia cardiaca: la frecuencia normal en reposo oscila entre 50 y 100 latidos por minuto. Sin embargo, hay algunos aspectos que alteran su estado, lo que puede ser causa de problemas de salud. Obesidad: el riesgo de la obesidad depende en gran medida de la localización de la grasa, siendo aquella que se acumula en el abdomen la que afecta en mayor medida al corazón. La alteración más frecuente es la hipertrigliceridemia, seguida del descenso de HDL y aumento de LDL en personas con exceso de tejido adiposo visceral. Estrés y ansiedad: las personas sometidas a mucho estrés son más susceptibles de desarrollar una dolencia cardiovascular. Por ejemplo, se ha demostrado que existe un aumento del riesgo de infarto agudo de miocardio (doble de lo normal) durante las dos horas siguientes a un episodio significativo de alteración emocional. Anticonceptivos orales: conocidos popularmente como “la píldora”, pueden influir en la coagulación, aumentando el riesgo de trombosis venosa profunda y embolismo pulmonar, derrame cerebral y el infar-


Colesterol

to de miocardio. Los estrógenos elevan el colesterol HDL y los triglicéridos. Si contienen dosis elevadas de progestágenos, puede aumentar el colesterol LDL. Sexo: los hombres por debajo de los 50 años tienen una incidencia más elevada de afecciones cardiovasculares que las mujeres en el mismo rango de edad. La incidencia en varones de 35-44 años es tres veces mayor que en las mujeres. En estas aumenta el riesgo a partir de los 55 años o en caso de menopausia precoz.

l

Raza: numerosos estudios apuntan una mayor disposición de las personas de raza negra a padecer hipertensión arterial. Además, parece demostrado que su incidencia tiene peor pronóstico en este grupo de población. Otras investigaciones han descubierto que en los países asiáticos se da un mayor riesgo de ictus y uno más bajo de infarto de miocardio.

l

Drogas: su consumo también se asocia a enfermedades cardiovasculares. El alcohol es la segunda causa de dislipemia secundaria después de la diabetes mellitus.

l

23

3. COLESTEROL Y TRIGLICÉRIDOS La hipercolesterolemia no presenta síntomas ni signos físicos, así que su diagnóstico sólo puede hacerse mediante un análisis de sangre que determine los niveles de colesterol y también de los triglicéridos. Es conveniente que las personas con riesgo de padecer una dislipemia (alteración de los niveles normales de estas grasas) o que tengan familiares con cardiopatía isquémica y otras enfermedades cardiovasculares se sometan a esta prueba desde edades tempranas. Los triglicéridos son ácidos grasos presentes en algunos alimentos y también producidos por síntesis endógena en el hígado. Los triglicéridos absorbidos en la digestión son transportados a los tejidos por el plasma como componentes de quilomicrones y VLDL, donde se almacenan formando grandes gotas de lípidos en el tejido adiposo y constituyendo la principal reserva de energía del organismo. Esta energía es liberada en forma de ácidos grasos libres cuando los músculos y el cerebro la necesitan. Según evidencias recientes, los triglicéridos pueden ser grandes generadores de problemas para el corazón. Niveles de triglicéridos elevados dos horas después de comer se asocian a la presencia de enfermedad cardiovascular y arterioesclerosis. Son moléculas de ácidos grasos que, con el colesterol, se unen a proteínas para formar lipoproteínas. Altos niveles de triglicéridos desplazan al colesterol-HDL. Las investigaciones también sugieren que el organismo convierte los transportadores de triglicéridos en partículas LDL de muy reducida densidad, más peligrosas que la propia LDL. Los triglicéridos pueden ser responsables, también, del


Colesterol

to de miocardio. Los estrógenos elevan el colesterol HDL y los triglicéridos. Si contienen dosis elevadas de progestágenos, puede aumentar el colesterol LDL. Sexo: los hombres por debajo de los 50 años tienen una incidencia más elevada de afecciones cardiovasculares que las mujeres en el mismo rango de edad. La incidencia en varones de 35-44 años es tres veces mayor que en las mujeres. En estas aumenta el riesgo a partir de los 55 años o en caso de menopausia precoz.

l

Raza: numerosos estudios apuntan una mayor disposición de las personas de raza negra a padecer hipertensión arterial. Además, parece demostrado que su incidencia tiene peor pronóstico en este grupo de población. Otras investigaciones han descubierto que en los países asiáticos se da un mayor riesgo de ictus y uno más bajo de infarto de miocardio.

l

Drogas: su consumo también se asocia a enfermedades cardiovasculares. El alcohol es la segunda causa de dislipemia secundaria después de la diabetes mellitus.

l

23

3. COLESTEROL Y TRIGLICÉRIDOS La hipercolesterolemia no presenta síntomas ni signos físicos, así que su diagnóstico sólo puede hacerse mediante un análisis de sangre que determine los niveles de colesterol y también de los triglicéridos. Es conveniente que las personas con riesgo de padecer una dislipemia (alteración de los niveles normales de estas grasas) o que tengan familiares con cardiopatía isquémica y otras enfermedades cardiovasculares se sometan a esta prueba desde edades tempranas. Los triglicéridos son ácidos grasos presentes en algunos alimentos y también producidos por síntesis endógena en el hígado. Los triglicéridos absorbidos en la digestión son transportados a los tejidos por el plasma como componentes de quilomicrones y VLDL, donde se almacenan formando grandes gotas de lípidos en el tejido adiposo y constituyendo la principal reserva de energía del organismo. Esta energía es liberada en forma de ácidos grasos libres cuando los músculos y el cerebro la necesitan. Según evidencias recientes, los triglicéridos pueden ser grandes generadores de problemas para el corazón. Niveles de triglicéridos elevados dos horas después de comer se asocian a la presencia de enfermedad cardiovascular y arterioesclerosis. Son moléculas de ácidos grasos que, con el colesterol, se unen a proteínas para formar lipoproteínas. Altos niveles de triglicéridos desplazan al colesterol-HDL. Las investigaciones también sugieren que el organismo convierte los transportadores de triglicéridos en partículas LDL de muy reducida densidad, más peligrosas que la propia LDL. Los triglicéridos pueden ser responsables, también, del

11586c  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you