Issuu on Google+


ÍNDICE Yessica 15 Socorro 29 Verónica y Ana Cecilia 45 Mónica 61 Rebecca 85 Angélica 113 Nicole, Paulina y Sofía 135 Agradecimientos 151

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 13

1/30/12 12:22 PM


yessica

Las mujeres de Pe単a Nieto final.indd 15

1/30/12 12:22 PM


Las mujeres de Pe単a Nieto final.indd 16

1/30/12 12:22 PM


E

s guapa. Tiene buena figura, pelo negro largo y está bien maquillada. Es la segunda vez que nos encontramos. Trae el pelo acomodado en una

trenza gruesa, viste pantalones, una camisa blanca y una corbata a rayas, con el nudo flojo a medio pecho. Curiosamente el atuendo resulta muy femenino, pues la camisa es ajustada y permite ver que, a sus casi cuarenta, tiene muy buen cuerpo. Se llama Yessica de Lamadrid Téllez y es una de las dos mujeres con las que Enrique Peña Nieto tuvo un hijo fuera de matrimonio, un bebé que murió unos días después que Mónica Pretelini, la primera esposa del exgobernador del Estado de México. Aunque es un asunto poco conocido, el propio Enrique Peña Nieto ha reconocido que ser infiel es una de sus debilidades. También me lo dijo a mí de una manera más casual. Cuando en una ocasión le dije que estaba escribiendo un libro sobre sus mujeres, me respondió, un poco en broma y otro poco en serio, que sería un libro que necesitaría varios tomos. Enrique Peña Nieto es un político extraordinariamente popular entre las damas. Por eso creo que su relación con las mujeres —su mamá, sus hermanas, su difunta esposa, su esposa actual, sus hijas y sus amantes— es un asunto que ayuda a entender un aspecto clave del político con mayores probabilidades de ganar la presidencia en el 2012: su poder de seducción, público y privado. También es una forma de hacer un retrato biográfico a través de varias voces y una manera de entender a este político.

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 17

1/30/12 12:22 PM


18

Las mujeres de Peña Nieto

Por eso he hecho una cita con Yessica. Hoy podría ser la primera vez en que hablaría abiertamente de su relación con el exgobernador. Ya en una ocasión me había contado algunos detalles. Lo hizo en un café acompañados de dos amigas en común, pero de forma privada, de manera cauta, sin llamar las cosas por su nombre. Esta vez, la cito para conversar de manera más oficial. Estamos a finales de septiembre. Yessica acepta, pero me cambia los planes de ir a tomar café y terminamos en La Número 20, un lugar tipo cantina súper chic, en Polanco. No estamos solos, nos acompaña su amigo íntimo Carlos Mora, a quien calculo cincuenta y algo. Grande de tamaño y grueso de complexión, Mora se porta en extremo amable y adulador. Se presenta, tarjeta en mano, con su puesto oficial: vicepresidente de Relaciones Institucionales del grupo hotelero Mayan, pero enseguida hace notar que es mucho más que eso, un tipo con capacidad de gestionar encuentros y mover influencias. No tarda en soltar nombres de periodistas “amigos” y contarnos, con toda naturalidad, cómo esa misma mañana estuvo en Los Pinos con Margarita Zavala de Calderón.

Yessica de Lamadrid Téllez trabajó en la campaña de Peña Nieto para gobernador del Estado de México en 2005. Poco tiempo después iniciaron su relación. Foto: Twitter/@Yess73

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 18

1/30/12 12:22 PM


Yessica 19

Antes de que circulen con facilidad las bebidas, le digo a Yessica que la busco para hacer un perfil de ella en animalpolitico.com, donde trabajo como reportero, y también para hablar de su relación con Peña Nieto, con el objetivo de armar un capítulo para mi libro. Se dice sorprendida, incluso la noto molesta, pero ha venido armada a la reunión y sabe que tiene quien la proteja. Es momento para dejar salir el colmillo negociador de Mora, quien domina todas las situaciones y no se altera. Tranquiliza a Yessica e incluso le hace ver lo afortunada que es de poder contar con el aviso de que su historia será publicada. Están dispuestos a participar. Lo digo en plural, porque a partir de entonces nunca más tengo acceso a De Lamadrid sola. Mora se levanta un momento de la mesa y ella toma el papel protagónico. Se cambia de lugar para tomar tribuna, se yergue y prepara a su público: “¿Les puedo contar el chiste más grosero que me han contado en mi vida?”, pregunta por preguntar, pues sabe que la audiencia está de su lado. Está acostumbrada a figurar; es de esas mujeres que parecen tener claro que las reuniones se tratan de ella, de su encanto, de su astucia, de su belleza. Acordamos una cita para la mañana siguiente en Bice del hotel Camino Real de Polanco. En el tercer encuentro que tengo con Yessica —acompañada de Mora, claro—, mi interlocutora parece desvelada y está más seria que ayer. Los dos han llegado casi una hora tarde y, por tanto, nos queda muy poco tiempo para hablar. Ambos son directos en fijar sus términos: Mora me hace saber que su amiga hablará conmigo pero en presencia de un abogado. Acepto, fijamos una fecha para la entrevista formal unos días después, pues ambos tenían planeado un viaje por separado. Quedamos de confirmarla por teléfono. Vienen entonces las semanas de mi búsqueda insistente a quien fuera, sin duda, una de las mujeres más importantes en el corazón de Peña Nieto, con

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 19

1/30/12 12:22 PM


20

Las mujeres de Peña Nieto

quien tuvo un hijo, el único de su descendencia que se llamó como él: Enrique. En todo este tiempo insisto a Yessica que es pieza clave de este libro y que se acerca mi fecha límite para entregarlo. Pero no logro mucho, sólo mensajes de texto de celular a celular, que responde de manera intermitente y a cuentagotas: me da largas, se ausenta por días y luego vuelve a aparecer. En una ocasión me explica que estuvo indispuesta por salmonelosis, pero ha tenido tiempo de pensar y sugiere un nuevo cambio de planes: ahora será ella misma quien escriba, de su puño y letra (y revisado por Mora, puedo imaginar), el episodio que vivió con el político mexiquense.

De la campaña nace el amor El 7 de noviembre de 2011, unos minutos antes de dar las 3 de la tarde, recibo en mi bandeja de entrada un correo electrónico de Yessica con un archivo adjunto, el famoso texto esperado. Son unas cuatro cuartillas a renglón seguido, redactadas en tercera persona, que narran la circunstancia que llevó a Yessica a conocer al padre de su hijo. El contexto es el siguiente: empezaba el 2005 y crecía el interés del grupo Atlacomulco por asegurar a Enrique Peña como sucesor de Arturo Montiel Rojas en el gobierno del Estado de México. Los dirigentes del pri estatal encargaron la campaña de la candidatura a Radar, empresa donde Yessica trabajaba. Radar era uno de los negocios vinculados a Grupo TV Promo, especializado en marketing, que tiene entre sus socios a Alejandro Quintero Íñiguez, este último vicepresidente de comercialización de Televisa. Aunque Yessica dice haberse sorprendido cuando le encargaron semejante proyecto por ser un tema que no dominaba, la política le era familiar. Antes había laborado en el Instituto Nacional de Migración (inm), en el equipo de la comisionada Magdalena Carral Cuevas. Cabe mencionar que el inm

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 20

1/30/12 12:22 PM


Yessica 21

es una dependencia de la Secretaría de Gobernación, por lo que su trato con funcionarios era cosa común. Alguna vez, Yessica me comentó que Peña le debe haberse vuelto un rockstar, por eso cuando noto el tono oficialista y en extremo respetuoso del documento, sospecho que quien revisó la versión final fue el propio Peña, o su gente de confianza. Con todo, la autora revela algunas anécdotas que me permiten leer entre líneas la química que surgió entre ella y su cliente desde que comenzaron a trabajar juntos. Reproduzco lo más rescatable (es Yessica quien escribe): Fue la mañana de un 19 de enero cuando fui citada a las oficinas del presidente del pri del Estado de México, ya que comenzaríamos un nuevo proyecto, algo diferente de lo que había estando haciendo: una campaña política. Yo trabajaba brindando servicios de comunicación, con altos índices de eficacia para hacer llegar al público mensajes contundentes. Fuera de la oficina del presidente me topé de frente con el futuro candidato, quien muy amablemente dio los buenos días a los que estábamos llegando. Para mis adentros me emocioné, era una nueva etapa laboral. […] Volvimos a reunirnos con el equipo del precandidato y con él el lunes 2 de febrero. Estaba listo el esbozo de una estrategia y rumbo a seguir para su campaña que, con seguridad, iba a marcar una gran diferencia respecto a lo que se había hecho anteriormente. El Lic. Peña Nieto llegó muy sonriente, un poco tarde, y nos preguntó si nosotros también habíamos llevado tamales, porque ya no podía comer ni uno más. La broma rompió el hielo y bajó un poco mi nerviosismo por lo que íbamos a presentar. Yo le dije que estábamos a dieta, y tan salados que en nuestra rosca de reyes

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 21

1/30/12 12:22 PM


22

Las mujeres de Peña Nieto

no hubo muñequitos. Él dijo: “Ah, caray, creo que mejor me cambio de colaboradores, no vaya ser que se pegue”. Luego de esto, soltó una carcajada que volvió a relajar a toda la mesa. Se le presentó una propuesta de mensaje y estrategia en la que él sería la figura principal de la campaña; lo que habría que destacar es que él conocía y resolvería los problemas que más sentían los mexiquenses. Las reacciones no tardaron en surgir, no necesariamente en sentido positivo. Se comentó que no estábamos tomando en cuenta el perfil de candidato, que no se habían considerado sus aspectos negativos, como el hecho de que no era muy conocido en su estado; que lo asociaban con el grupo llamado los “Golden Boys” y que su más cercano contrincante lo llamaba “sobrino del gobernador”. La respuesta que dimos fue sencilla pero contundente: ése era precisamente el propósito de esta campaña. El Lic. Peña debía convertir sus aspectos negativos en positivos, hablando de manera sencilla pero informada a sus electores de por qué él era la mejor opción, sin hablar jamás de sus adversarios, ni de los calificativos que le habían dado en tono de burla. Sólo se contaba con 75 días de campaña para que conocieran al candidato. El Lic. Peña escuchó con atención todas las interrogantes, así como la respuesta que dimos, a lo que simplemente dijo: “Me gusta”. […] Durante marzo, la Fundación Colosio del Estado de México llevó a cabo las consultas en cada uno de los municipios y poblaciones del estado sobre las principales necesidades de la población. El 1 de abril estábamos de nuevo en reunión de trabajo para conocer los hallazgos de las consultas. Debíamos de darnos prisa, ya que hacía falta terminar spots publicitarios que funcionaran tanto para televisión como radio. Al término de la reunión, el candidato comentó que quería dejar huella de sus compromisos,

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 22

1/30/12 12:22 PM


Yessica 23

que era un hombre de palabra y que la iba a cumplir, diciendo espontáneamente: “Y eso te lo prometo, te lo firmo y te lo cumplo”. Fue increíble ver el convencimiento de este hombre por querer hacer el bien a su estado. Le pregunté si le gustaba la frase; volteó y me preguntó: “¿Cuál frase?”. “Esa que acaba de decir: ‘Te lo prometo, te lo firmo y te lo cumplo’”. […] Recuerdo que al terminar la grabación del segundo spot se dio un descanso para comer, y se sentó a la mesa con todo el equipo de trabajo, compartiendo el pan y la sal con muy buen humor. De pronto, le pregunté: “¿Y por qué quiere usted ser gobernador?”. Me miró y sonrió: “Si se lo digo, no me lo va a creer”. Le dije que quería saberlo, que ahora mi curiosidad era mayor. El Lic. Peña sonriendo dijo: “Cuando tenía 13 años yo soñaba en que quería ser gobernador del Estado de México, el mejor que hubiera tenido mi entidad, pero como era algo muy diferente, no lo decía, sólo lo soñaba. Y mírame: ¡Ya soy candidato!”. […] El miércoles 11 de abril se realizó una reunión para mostrar el material para radio y televisión, comentando que se tuvo que realizar un pequeño ajuste al material: toda la frase “Te lo prometo, te lo firmo y te lo cumplo” tomaba demasiado tiempo, por lo que se tuvo que cortar la primera parte, quedando: “Te lo firmo y te lo cumplo”. […] Después de que pasó la elección y ganó la gubernatura, el Lic. Peña Nieto solicitó una reunión con todo el equipo para agradecernos personalmente el trabajo que habíamos realizado. En ese momento le expuse aquella duda que tenía desde el primer día en que lo conocí: ¿por qué yo? ¿Por qué confiar en mis manos un proyecto tan importante? Me dijo: “Porque tienes buenas ideas y las defiendes a capa y espada, porque me escuchaste y porque tú confiaste en mí”.

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 23

1/30/12 12:22 PM


24

Las mujeres de Peña Nieto

Parte de las actividades que se agendaron en los tiempos de campaña fue una sesión fotográfica para la revista Caras de Grupo Televisa. Ése fue el debut oficial de Peña Nieto en las revistas del corazón. Esta vez, la idea era comunicar una imagen de familia feliz, pues en las fotos posaban Enrique, su esposa Mónica Pretelini Sáenz y sus tres niños. La producción tuvo un espacio en la portada de junio de 2005, justo un mes antes de las elecciones, con una imagen de él y un llamado que decía: “El político más guapo del momento”. La pieza fue firmada por la propia directora de la revista, Lucía Alarcón Zamacona. La estratega estaba presente el día de las fotos. Ya para entonces, De Lamadrid era muy cercana al candidato y se había ganado su total confianza. El noviazgo de Yessica y Enrique nació en la antesala de la gloria, pero se gestó entre muchos inconvenientes: la muerte del padre de Peña Nieto, la toma de posesión, la ya muy mala relación del gobernador con su esposa y, finalmente, la noticia inesperada del embarazo.

El dolor de las cenizas No se sabe quién derramó más lágrimas. Si él, al desprenderse del cordón umbilical que lo mantuvo nueve meses a salvo de la vida difícil que le esperaba, o ella por experimentar la llegada de su primer hijo. Era diciembre de 2005. Yessica hacía realidad uno de los más grandes sueños de casi toda mujer: convertirse en madre. Sin embargo, debido a que su pequeño era fruto de la relación con un hombre casado, que tenía tres hijos y, por si fuera poco, estaba sentado en la silla de gobernador del Estado de México, ella había asumido que se convertiría también en padre para el bebé. Yessica y Enrique se conocieron y se fascinaron desde el primer momento. Siempre estuvieron conscientes de que a su relación no se le veía un futuro

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 24

1/30/12 12:22 PM


Yessica 25

fácil: se limitaría a encuentros esporádicos para poder verse a escondidas, y no podrían compartir su delirio salvo con dos o tres amigos íntimos. Sabían que lo suyo era tan prohibido como peligroso y, aun así, no pudieron evitar enamorarse. En el primer año de gobierno, los conflictos entre Enrique y Mónica Pretelini se habían agudizado. El poder y sus exigencias hacían la situación matrimonial cada vez más difícil. En esas circunstancias, el romance extramarital del gobernador no pudo prosperar, por lo que fue fugaz y secreto, pero suficientemente apasionado para dar como resultado el nacimiento de Luis Enrique. Yessica no necesitó muchas explicaciones para entender que su historia de amor había llegado demasiado pronto a su fecha de caducidad y decidió hacerse a un lado. Aceptó con resignación su nueva responsabilidad de mamá sola y decidió poner en modo de espera su crecimiento profesional. Estaba volcada en atender y mimar a su hijo, pues Luis Enrique fue enfermizo desde que nació. Así transcurrió el año de cuidados especiales a la salud incierta del bebé, hasta que la madrugada del 27 de noviembre de 2006 un fuerte grito despertó intempestivamente a Yessica. Corrió a la cuna de su hijo y lo vio boca abajo, sin poderse mover y llorando como nunca lo había escuchado antes. Sin perder tiempo, lo llevó al hospital. Ingresaron a toda prisa por el área de urgencias. Eran alrededor de las 5:00 de la mañana. De inmediato, los médicos de guardia atendieron al niño y, luego de una tomografía, descubrieron que el problema se albergaba en el cráneo. Eran necesarios más estudios, pero todo apuntaba a una hidrocefalia. La madre no tuvo tiempo de desplomarse. La recomendación fue operar lo antes posible. Con las lágrimas resbalando hasta los labios temblorosos, Yessica preguntó quién era el mejor cirujano en el país para hacer este tipo de operaciones y le dijeron que un médico de la Secretaría de la Defensa Nacional que sólo operaba en el Hospital Militar.

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 25

1/30/12 12:22 PM


26

Las mujeres de Peña Nieto

Desesperada llamó desde su celular a Eduardo Medina Mora, entonces secretario de Seguridad Pública, para que la ayudara. Yessica y el funcionario han sido amigos desde hace años y también compañeros de trabajo. Dos horas más tarde, el médico militar intervenía quirúrgicamente al paciente con mucho éxito. Los que fueron testigos quedaron sorprendidos por la fuerza que el pequeñito demostró. Sin embargo, un mes después, el destino tenía preparada otra prueba de vida a Yessica: esta vez las noticias fueron más graves. Cuando le quitaron los puntos de la operación, los médicos notaron la presencia de unas manchas en el cráneo del paciente. El resultado de los estudios taladró los tímpanos y el corazón de la madre: Luis Enrique tenía cáncer. Comenzó el ir y venir del hospital, los tratamientos y rehabilitaciones. De pronto, como si se hubiera propuesto estar bien para navidad, Luis Enrique presentó una importante mejoría, por lo que el 23 de diciembre Yessica tomó un avión con destino a Chihuahua, de donde es originaria, para que el niño recibiera en casa de su abuela materna y con sus tíos los regalos de Santa Claus. A principios de enero de 2007 regresaron al sanatorio. Luis Enrique fue sometido a varias intervenciones para cambiarle por completo la sangre. Se recurrió a muchos donadores, pero fue imposible salvarlo. El 31 de enero de 2007, finalmente, Luis Enrique murió. Por si la noticia no hubiera sido suficientemente dolorosa, Yessica fue informada por los médicos de que debía incinerar cuanto antes el cuerpo, pues todos los líquidos que traía dentro podían convertirse en foco de infección. A las pocas horas, devastada, velaba las cenizas de su bebé. Hace ya cinco años de este suceso doloroso que todavía nubla la vista de la madre cuando intenta hablar de él. El día que la conocí traía un escapulario enredado en la muñeca derecha y me confesó que lo conserva desde que su hijo murió.

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 26

1/30/12 12:22 PM


Yessica 27

Yessica de Lamadrid Téllez, Luis Camargo y Pati Michel en la Hacienda Apanquetzalco, en 2008. Foto: cortesía revista Quién

¿Y Peña? La muerte de Luis Enrique disolvió lo que quedaba de la relación. Cuando sucedió lo del niño, el gobernador tenía tres semanas de viudo. En menos de un mes había perdido a su esposa Mónica y al hijo que tuvo con Yessica, pero se tragó el dolor y los tormentos. El poder es muy celoso y no permite a quien lo ejerce ni siquiera distraerse en sufrir. Poco a poco, Yessica recuperó su impulso y se reincorporó al mundo del trabajo con más energía que nunca. Medina Mora la invitó a formar parte de las filas de la Procuraduría General de la República (pgr), de la que era titular, donde ella se desempeñó nada menos que como su secretaria particular. Trabajaba de sol a sol, tenía poco tiempo incluso para salir a comer; y así, a base de nuevos retos, se fueron curando sus heridas. Ella misma reconoce que algo que le dejó el haber conocido a Peña fue el compromiso social que descubrió en él, cosa que refrendó su propia vocación en el servicio público. Yessica retomó también el interés por la academia. Licenciada en Comercio Internacional por el itesm, campus Chihuahua, su estado natal, con especialidad en Negocios cursada en la Universidad Pontificia Comillas, en

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 27

1/30/12 12:22 PM


28

Las mujeres de Peña Nieto

Madrid, es también maestra en Economía y Gobierno por la Universidad Anáhuac y fue formada en diplomacia por el Instituto Matías Romero de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Recientemente partió a Colombia para estudiar una maestría en Seguridad Nacional. Lo que viene para Yessica es meterse de lleno en este nuevo posgrado, para lo cual renunció al último cargo que ocupaba todavía en la pgr: directora general de Cooperación Internacional. La va a pasar bien en Colombia, donde tiene varios amigos y conocidos. Los puestos que ha ocupado en el gobierno la han acercado a gente influyente de varios países; en este caso, por ejemplo: el presidente Juan Manuel Santos, quien, según ella misma me dijo, firmó su carta de aceptación a la maestría, y su apreciado amigo el general Óscar Naranjo, director de la policía de ese país. Carlos Mora extrañará a su amiga y, seguramente, la irá a visitar. Mientras tanto, Peña Nieto estará concentrado en su intento por regresar al pri a Los Pinos. No pondrá atención en las mil historias íntimas que de él se contarán este año, pues en el ámbito de lo privado tiene un objetivo que cumplir: volver a ser papá.

Las mujeres de Peña Nieto final.indd 28

1/30/12 12:22 PM


10911c