Page 62

-¿Se veía aquí hace un mes y medio?

-No. -¿Y entonces?

-Si seguí era porque pensaba que podía estar. Si hubiera pensado que no podía llegar, no habría seguido, habría tomado otro camino. -Sufrió un bloqueo.

-No fue un bloqueo. Hay momentos en los que hay que tomar decisiones. He tenido muchas lesiones en estos 18 meses. Si además de la rodilla, que me ha ido dando problemas, le sumamos todas las cosas extra que me han ocurrido… son demasiados contratiempos. Uno va tirando hacia delante en todo momento, pero llega un punto en el que toca fondo. Es frustrante, deportivamente hablando, no tener la capacidad ni de entrenar ni de competir. -Habla de lo que pasó tras Indian Wells, cuando se lesionó en la rodilla derecha y no pudo saltar a jugar en semifinales contra Roger Federer.

-Mentalmente, tras Indian Wells, tuve un bajón importante. Dentro de mi cabeza había varias alternativas, y una de ellas era parar una temporada para ver si se regeneraba un poco mi cuerpo y dejaba de ir en lesión en lesión. La otra opción era seguir adelante, pero si seguía adelante tenía que ser con otra dinámica. Había entrado en una dinámica en la que no veía la luz. Necesitaba dar un cambio de chip, y eso no ocurre de 0 a 100. -“Desde que soy su entrenador, nunca le había visto así”, dijo Carlos Moyà.

-Estaba con pocas ganas. Primero, porque físicamente tenía otra rotura en el tendón de

6 2 TENIS MUNDIAL

la rodilla, con todo el tratamiento y proceso de recuperación que conlleva. Y con dolor. Esa es la realidad. No me pasa eso, vuelvo a empezar y estoy perfecto. No, juego con dolor. Yo nunca me he cansado de sufrir a nivel tenístico dentro de la pista. No considero eso un sufrimiento. Mi forma de competir, de luchar… lo vivo con pasión y cuando uno vive así las cosas no es un sufrimiento. -¿A qué se refiere?

-A nivel de dolor, y de incapacidad, llega un momento en el que me canso. Me cansé de tener dolor continuamente. Más allá de la vida deportiva, tener dolor siempre en la vida real es duro. Uno va acumulando dolor durante muchos meses, se recupera de una situación complicada y ya está metido en otra. Pues sí, después de Indian Wells pasé un momento bajo anímicamente. Lo mejoré un poco para Montecarlo, pero venía de un sitio tan bajo que no llegué. -Ganó a Leonardo Mayer en su estreno en Barcelona, pero luego en su habitación tomó una importante decisión.

-Me prometí que iba a jugar hasta Roland Garros con la actitud y la energía necesaria para aceptar todos los problemas que podían ocurrirme. Quería darme la oportunidad de competir bien en la gira de tierra. -¿Qué ocurrió allí dentro?

-Necesitaba hablar con mi equipo, y lo hice. Y necesitaba pensar. También hay herramientas que te pueden inspirar y ayudar momentáneamente. Hay momentos en los que uno necesita subir un poco el ánimo, y por suerte en YouTube hay buenos vídeos, pero lo primero que necesitaba era encontrar mi fuerza interior para salir delante. Fui

capaz de hacer una reflexión adecuada. -Usted siempre ha dicho que cuando pierda la ilusión será el día de hacer otra cosa.

-No es lo mismo. Yo tenía en mente la opción de parar un poco para recuperar mi cuerpo. No es un tema de haber perdido la ilusión en jugar al tenis. Había perdido la fuerza para afrontar un problema diferente cada día, y los dolores que me incapacitaban. Tenía que tomar una decisión, pero no una decisión drástica. -No habla de una retirada.

-No, en ningún caso. Solo hacer un parón para recuperarme. -¿Llegó a sentirse solo?

-No me siento solo nunca en ningún lado. Tengo amigos de toda la vida, desde los tres años. Tengo un equipo que es el mismo de siempre. Y tengo una familia en Manacor. En los pueblos, la vida es diferente a las grandes ciudades. Tengo contacto diario con mi familia. Llega un momento dado, que lo que yo vivo y siento, solo lo vivo y siento yo. Necesito momentos de ayuda de la gente que me conoce bien, de la gente que me quiere. En este sentido, siempre he estado muy bien acompañado y asesorado. -Al final, por muy grande que sea la herida, la historia dice que siempre encuentra la forma de cerrarla.

-Ni cuando gano es todo increíble, ni cuando pierdo es todo nefasto. Soy una persona estable emocionalmente, con momentos mejores y peores. Estoy en un término medio, y eso me ayuda a aceptar las cosas positivas y negativas que van ocurriendo.

Profile for Editorial Mundial

TENIS MUNDIAL 72  

TENIS MUNDIAL 72  

Advertisement