Page 1

Revista del Colegio de Arquitectos de Valladolid Nº 3 | Edición semestral gratuita

Alternativas MÁS ALLÁ DE LA ARQUITECTURA


Este compañero insistía en que ahora nadie quiere ni oír hablar de lo que tenga relación con la construcción, la arquitectura o lo inmobiliario, como si de un tema “apestado” o impopular se tratase. Pero fundamentalmente porque es una parcela que presuntamente “resta simpatías”. No sé si estáis de acuerdo o no con su rotunda afirmación, pero al menos tiene ese aire de desamparo que tienen los que fueron a la guerra sin casco y volvieron sin reconocimiento. Sin embargo, y si se trata de creer, de tener Fe, sí creo y mucho, en las acciones de cada uno de nuestros compañeros por salir adelante y por indagar nuevos caminos. Porque sigo creyendo en nosotros y en la capacidad maravillosa para enfrentarnos a lo irracional y sorpresivo. Porque así se nos presentó esta realidad. Hace unos años Cuando hace años se negaba la situación (siempre recuerdo el disco de Supertramp, no lo puedo evitar) y se esperaba, en un intento un tanto ingenuo, que ese “bache” concluyera rápido, algunos empezaron a vislumbrar que la tarea edificatoria o inmobiliaria no era el “chollo” que muchos creían y que nuestra querida profesión distaba mucho de aquella que se nos había vendido año tras año desde nuestros inicios académicos. Algunas personas se atreven a señalarnos con el dedo desde la ignorancia y el atrevimiento que ésta les otorga, y más de una ocasión hemos tenido que corregir incluso a personas que supuestamente son inteligentes. He llegado a escuchar a algún edil manifestar que desde su organismo no se ha fomentado la construcción sin control. No os digo el nombre, pero os aseguro que os arrancaría alguna risotada.

Pero en esta situación estamos y nadie nos sacará de ella. Lo tenemos que dar por sabido. Pero saldremos de una u otra forma. Y tengo seguro que sin ayuda “externa”, por nuestros propios medios. Nada más iniciar mis estudios universitarios (todavía soy capaz de acordarme), al llegar un día a casa, me preguntó mi padre - “¿qué tal en clase? – Supe que no era una pregunta de rigor, como quien pregunta a un conocido “¿qué tal te va?”… sin esperar que cuente nada especial, salvo un escueto y educado – “bien”. Mi padre iba por otro lado menos formal, quería saber la realidad. Quería conocer cómo estaba afectando la universidad a su hijo y si éste estaba adaptándose. Pues bien, no supe qué contestar, porque sinceramente no tenía ni la más remota idea de cómo me iba. Es más, ni siquiera sabía lo que estaba estudiando. Aquello se le parecía poco a lo que había imaginado. La desorientación era de tal magnitud, que solo encontrar el aula adecuada, ya era un logro que me producía una gran satisfacción dentro de toda aquella derrota incomprensible. Es evidente que aprendimos algo fundamental. A movernos entre la niebla. Todavía le tenemos que estar agradecidos a alguien… es paradójico. Parecía que aquello se encarrilaba y cuando comenzaba mi ejercicio profesional pensé que la desorientación concluiría y que ya pisaría terreno firme. Nada más lejos de la realidad. Cada papel en blanco suponía un nuevo camino inexplorado. Cada inicio proyectual un reto. Y nos encontramos con el presente. Mucho mejor. Ya no hay ni papeles blancos ni retos proyectuales. ¡Ala… ya está! Prefiero casi no hablar de ello. Se presenta solo.

4 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

Es evidente que estamos preparados para caminar en el desierto. ¿Sin miedo? Puede que para nuestros colaboradores de esta edición, fuese la simple desesperación o puede que la inquietud por descubrir otros nichos de trabajo, pero la realidad es que, con una gran dosis de arrojo, acometieron iniciativas que solo por el hecho de iniciarlas, merecen todo nuestro respeto y admiración. Sin entrar en valoraciones sobre si son caminos más o menos apropiados o más o menos seguros o más o menos garantistas o más o menos explotados o más o menos beneficiosos, os invito a bucear en estos textos para, si acaso, rociarnos con un sutil perfume de innovación, diversificación, optimismo y valentía. Gracias a todos por vuestra desinteresada colaboración.


JORGE TAMARGO

No al desahucio del genio

La arquitectura en la actual encrucijada. Esencia y fenómeno. Cultura y civilización. Difícil equilibrio entre el genio y el ingenio, el templo y la calzada. El caso español.

N

os equivocamos si achacamos a la actual crisis económica el enorme vuelco acontecido en el ejercicio de la profesión. La reciente parálisis inversora ha sido, sólo, un inoportuno catalizador. Inoportuno desde mi punto de vista, porque para quienes llevan la dirección de las obras demoledoras no pudo venir mejor. Las fuerzas que actúan detrás del fenómeno, y que constituyen su esencia, son portadoras del discurso dominante en la Episteme actual, marcada por la fascinación tecno-lógica, fruto del excluyente y perverso maridaje entre la ciencia experimental y la economía de mercado. Aquí obra el sempiterno conflicto entre dos pulsiones básicas de la humanidad: la cultural y la civilizadora, en las que se valoran de manera muy diferente el genio y el ingenio, el templo y la calzada. Ya nos avisó Ortega. En el siglo XIX, perfecto escenario histórico para que alcanzara su colmo el sistema capitalista, se puso el mantel para la gran comilona del hombremasa, que, yendo a lo que más interesa en este artículo, necesitaría y exigiría una arquitectura para todos. Y bien que lo hizo. Pero ¿sabía (sabe) el hombre-masa qué es la arquitectura? ¿Se puede exigir lo que no se conoce? Sí… lo realmente imposible es escapar al signo de los tiempos. A partir del XIX, sottovoce primero y a grito limpio después, se comenzó a llamar arquitectura a cualquier “conveniente” y convenido sucedáneo, porque los nombres

6 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

importantes proyectan una generosa sombra, ofrecen gran cobertura a los conceptos cercanos, y si son requeridos por ellos, admiten un alto grado de invasiva confusión. Durante los siglos XIX y XX, no sólo cambió la forma de pensar y hacer arquitectura, sino también, y esto es aún más relevante, cambió lo que debía ser entendido como tal. La arquitectura tuvo que democratizarse primero y globalizarse después, hasta convertir su viejo nombre en un perfecto flatus voci. Lo que hasta entonces había designado el humanismo moderno como arquitectura, y tanto esfuerzo había costado equiparar disciplinarmente con otras artes, como la poesía, por ejemplo, estaba abocado a un dilema trascendental: o quedaba al margen del devenir histórico, condenado a romántica arqueología, o esponjaba el nombre y las tragaderas para seguir “sonando”. Entonces la arquitectura dilató su ámbito significante y acunó bajo su manto nominal a dos imprescindibles pero peligrosos subalternos: la ingeniería y la construcción, a los que terminó aupando hasta la gerencia misma del ejercicio profesional. Tal vez por eso es hoy la arquitectura un confuso escenario donde operan los peones como “maestros”, pues quienes debían ostentar la maestría están tan alejados de la cátedra de Vitruvio, como su formación del ideal clásico… Tenemos que reconocerlo: la arquitectura es ahora esa otra cosa que ejercemos los arquitectos; por lo general meros tecnó-


Alternativas mรกs al Alternativas mรกs allรก de la arquitectura | JULIO 2014 7


cratas que “controlamos” una disciplina sometida a la construcción y la ingeniería primero, a la normativa y la jurisprudencia después; muy al margen ya del humanismo, bajo el influjo de un pensamiento parcelario y tendente a la estanqueidad de sus cubículos. ¿Y alguien contesta la conveniencia de que la arquitectura se haya democratizado? Yo no. La arquitectura debe servirnos a todos, sin duda alguna, pero no puede estar en todos los sitios, respondiendo a todos los programas sea cual sea el precio, sin verse forzada a un doloroso ajuste minimalista, pues exigida por la extrema masificación en múltiples sentidos, deberá resolver contra el humanismo, a favor de un discurso maquinal; contra el espíritu, a favor de una escueta y magra corporeidad. Se banalizará… No se debe llamar Haute Couture al prêt-à-porter,ni Alta Cocina al dónut, porque haciéndolo no somos más democráticos, sino más estúpidos. Insisto, la arquitectura ha de servirnos a todos, pero sólo dónde y cuándo sea posible. No porque

habitemos aceptables maquinitas con agua corriente y un frontis más o menos grácil, amable, estaremos experimentando a diario la arquitectura. ¿Puede ésta aparecer y sorprendernos en una vaquería? Sí. ¿Y en un matadero? También. Sin embargo, ¿puede fructificar para el espíritu humano si éste se encepa y embuda hacia los más adocenados comederos? No. Así las cosas, si cobijamos bajo el título de arquitectura cualquier obra que teche y emparede un predio para una actividad que lo requiera, eso sí, cumpliendo estrictas normas técnicas para proteger a los poderes públicos frente a posibles procesos judiciales, y de paso quedar igualmente protegidos ¿cómo nos quejamos después de que pretendan ejercer la profesión constructores, ingenieros y abogados? Si plegados a una realidad que huye de la verdadera arquitectura como del diablo, formamos en las escuelas a expertos usuarios de programas informáticos, a meros conocedores de algunas herramientas de composición y técnicas constructivas, ¿por qué

8 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

nos quejamos después de que pretendan emularlos quienes, por otras vías y con parecidos objetivos, han adquirido similares capacidades? Lo que necesitamos no es menos arquitectura para más trabajo, sino más arquitectura para que sea imprescindible el trabajo de los arquitectos; esto es: insuflar a la materia que manipulamos el espíritu de un contexto espacio-temporal, sociocultural y físico-ambiental humano, que sólo puede ser exitosamente intuido, conocido, sustanciado, ensanchado en la imaginación, conceptualizado y finalmente formalizado mediante el lenguaje arquitectónico, si con una vocación plenamente humanista. Esta visión es la mejor medicina contra el intrusismo. ¿Pero cómo desmontar ahora la ya centenaria obra dedicada al hombre-masa? ¿Cómo explicarle al majadero homúnculo que la arquitectura no es aquello que le vendimos envuelto en papel cartucho, para que llevara consigo a todas partes y disfrutara sin el menor esfuerzo, felizmente homologado al clásico ciudadano griego como por


arte de birlibirloque? ¿Y quién se lo va a explicar, si los propios arquitectos no hacemos más que buscar un puestecito detrás del mostrador para envolver y vender el dudoso objeto a quien se deje? El genio señala el temenos y concibe el templo en términos humanistas. El ingenio lo levanta y procura sus accesos… La pulsión cultural, conservadora y memoriosa, ha de ser equilibrada con la civilizadora, temeraria y ágil. Esto es normal, muy recomendable incluso. Siempre fue así. Pero no debimos plegarnos incondicionalmente al ingenio civilizador, porque es voraz y no suele detenerse una vez desatado, si no es bajo la acción de fuerzas altamente destructivas que porten la semilla de una regeneración capital... Y aquí estamos… El templo arriba, en ruinas, y nosotros de espaldas, transitando una perfecta y bien señalizada calzada, pero cuesta abajo…

Los arquitectos siguen siendo, entre los profesionales liberales, posiblemente los mejor dotados para reaccionar ante la falta del trabajo considerado como específico para su formación académica. Sin embargo, no quiero terminar en clave pesimista. Si bien andamos muy lejos de poder ejercer la arquitectura en plenitud, porque ni nos enseñaron a hacerlo, ni tenemos clientes que así lo demanden; si bien hemos equivocado la diana durante los últimos doscientos años, desgravando progresivamente la carga humanista de la arquitectura hasta encumbrar a su parodia; esta vieja madonna es tan generosa, tiene una periferia tan tolerante y extensa, que por fuerza nos hace inquietos

y versátiles. Por lo general, resulta más fácil a los actuales arquitectos emular a los ingenieros que a los pensadores, pero están preparados para muchas cosas. Por eso no es extraño encontrarlos en la política, impartiendo clases, dirigiendo empresas, calculando estructuras, colaborando con arqueólogos, ejerciendo otras artes visuales, trabajando como interioristas, museógrafos, escenógrafos; dedicados a la crítica, la teoría, la historia, la música, la literatura, el teatro, la fotografía, el cine… Incluso alejados del ideal vitruviano, los arquitectos siguen siendo, entre los profesionales liberales, posiblemente los mejor dotados para reaccionar ante la falta del trabajo considerado como específico para su formación académica. Las crisis valen para muchas cosas. Ésta puso la guinda a un grave vuelco en el ejercicio de la profesión. Hay pocos encargos, y parecen más dirigidos a espíritus sumamente especializados y técnicos que a sus contrarios incluyentes, integradores y humanistas; pero quién sabe qué sorpresas nos depare la vuelta a un nivel inversor más alto. Sin ser muy optimista, me pregunto: este forzado vagar por los suburbios de la profesión, ¿nos expulsará de ella?, ¿nos instalará definitivamente en alguna disciplina periférica?, ¿o nos preparará para un regreso fructífero con orejeras menos agudas? Pueden imaginar cuál es mi deseo. Por eso me permito recomendar a quienes lo compartan: hagamos lo que hagamos en tanto vamos calzada abajo, dejemos ingeniosas piedrecillas que faciliten un posible regreso a la casa del genio… el templo, claro. Porque aun en ruinas, es la única edificación que todavía cobija. El resto es intemperie aunque el ingenio encienda la calefacción. *Imágenes del artículo. 01 y 02: sin título. 03 a 06: serie “Esquilo en La Habana”. *Autor de las imágenes: Rolando Paciel, arquitecto y pintor, especialista en arte digital.

Alternativas más allá de la arquitectura | JULIO 2014 9


BEATRIZ GONZÁLEZ Y PEDRO IVÁN RAMOS. WWW.MOII.ES

MOI, renovarse o morir

Moi es, probablemente, la única palabra que se puede decir en un correcto finlandés sin morir en el intento. Significa hola

H

ace un par de años, en un viaje por Helsinki con motivo de ser la Capital Mundial del Diseño -¿pero hace falta un motivo para ir a Helsinki?- nos resultaba agradable oír continuamente a la gente saludarse –y despedirse- con un cálido moi moi. Pasar de eso a lo que somos hoy solo necesitó un empujoncito. Hace 10 años que trabajamos visitando arquitectos para prescribir, informar y asesorar sobre productos relacionados con el interiorismo: mobiliario, iluminación, ciertos elementos de obra como mamparas, sistemas de oscurecimiento, pavimentos y acabados… y sólo tenemos un objetivo: evitar que un mal equipamiento estropee la labor del arquitecto. Antes lo hacíamos desde la figura tradicional del distribuidor de mobiliario al uso, pero viendo cómo está el mercado actual nos convencimos de que era necesario cambiar el modelo de negocio, hacerlo más ágil, dinámico y flexible. Ser más competitivos y, en definitiva, dar un aire nuevo a un sector en el que las antiguas y anquilosadas estructuras agonizan por no poder adaptarse a lo que se demanda de ellas. Desde Enero de este incierto 2014 hemos arrancado con esta nueva idea de consulting de interiorismo, imagen y fotografía para profesionales. Somos dos socios: Beatriz González y Pedro Iván Ramos. Ella se encarga de la parte comercial y él de la parte técnica aunque unas

10 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

veces sucede al revés y otras todo lo contrario. Uno es arquitecto y la otra no. Y eso es una suerte ya que hemos llegado a un punto en el que las carencias de uno son las fortalezas del otro y viceversa. Desde siempre nuestra vida profesional ha estado íntimamente ligada a la de los estudios de arquitectura que hemos visitado y con los que hemos colaborado. Cuando comenzamos en este negocio nuestro sector se encontraba en lo más alto de la cresta de la ola, los arquitectos éramos respetados, el paro no era un problema y quien más quien menos tenía sus obras. Poco a poco la cosa ha ido cambiando hasta encontrarnos como nos encontramos, en una situación de tristeza, desesperanza y apatía generalizada. ¿Pero es que está todo perdido y los arquitectos sólo valemos para darle al Autocad y construir viviendas en un sitio donde ya no se construye –casi- nada? Nosotros estamos convencidos que no. Que NO con mayúsculas y en negrita. Pero hay que cambiar el chip. El momento actual es un momento de cambio. La profesión tal y como la conocíamos ha quedado arrasada y ahora toca renovarse o morir. Y nosotros creemos firmemente que es más sano el renovarse. Reinventarse. Renacer y todos los re que se nos ocurran. ¿Por qué los arquitectos no podemos dar otro tipo de servicios? ¿Por qué no arquitectos trabajan-


joyas, otros haciendo bolsos, otros montando agencias de viajes, otros editando libros, otros diseñando muebles, otros montando un bar, otros montando en bicicleta… las posibilidades son infinitas.

...la Arquitectura es una palabra tan grande que, si queremos, podemos entrar todos. En MOI sabemos que un arquitecto se entiende mejor con otro arquitecto al igual que un médico se entiende mejor con otro médico y un sexador de pollos con otro se-

Alternativas más allá

do en otras facetas que también reviertan en la arquitectura? ¿Es necesario poner un ladrillo encima de otro para sentirte arquitecto de verdad? Quizás es hora de empezar a romper complejos, traumas y tabúes. Quizás es momento de darnos cuenta de que la Arquitectura es una palabra tan grande que, si queremos, podemos entrar todos: unos proyectando, otros haciendo de jefes de obra, otros calculando estructuras, otros instalaciones, otros haciendo el interiorismo, otros las fotografías, otros siendo formadores, otros siendo asesores, otros montando negocios en torno a la construcción, otros diseñando

xador de pollos. Por eso nos planteamos ser la rótula que articule las necesidades de quien proyecta y las de los otros agentes que intervienen en una obra haciendo converger los intereses de unos y de otros (en el tema del interiorismo, claro, no nos pongan a hablar de dosificaciones de hormigón, ferrallas o de la entropía de un sistema de climatización, que de eso no sabemos).

Por eso decíamos al principio que ser un equipo en el que un 50% es arquitecto y el otro 50% no lo es, resulta una suerte pues nos ha enseñado a cada uno a ver las cosas de una manera más amplia. Cola-

Alternativas más allá de la arquitectura | JULIO 2014 11


trabajar sólo con los mejores, así podemos ofrecer siempre ese servicio de alta calidad con un precio competitivo y ayudando a que otras empresas también tengan actividad. Es hora de cooperar y colaborar, de tratar de mantenernos a flote en un mundo que de por sí ya es demasiado hostil. borando, siempre colaborando para obtener la máxima satisfacción de todas las partes. La colaboración es el mecanismo que hemos encontrado para salirnos de lo que venía siendo habitual.

En MOI no contamos con grandes infraestructuras, ni grandes exposiciones, ni grandes almacenes, ni personal, ni deslumbrante maquinaria, ni un colosal taller… en MOI contamos con nuestra experiencia en la gestión de obras. Contamos con el conocimiento del mercado así como de los productos y fabricantes que hemos adquirido durante esta última década. Contamos con la capacidad de entender lo que quiere un arquitecto y lo que busca el cliente final. Pero sobre todo contamos con un grupo de empresas tremendamente especializadas en cada sector que nos garantizan unos resultados óptimos. Durante los últimos meses de 2013 estudiamos el modelo japonés aplicado a la industria automovilística. El Just in time. ¿No sería lo más sensato en una situación difícil aplicar este modelo que se basa en la máxima eficiencia? ¿Para qué necesitamos una flota de vehículos y un equipo de montaje propio con largos periodos de inactividad si hay empresas tremendamente especializadas y eficaces de montaje? ¿Para qué tener un taller de carpintería propio medio parado si podemos colaborar con el mejor ebanista de Valladolid? ¿Para qué tener miles de metros cuadrados de almacenaje vacíos si hay empresas de logística que pueden encargarse de ello o se puede enviar el material directamente a la obra? Si no hay trabajo, no hay gasto. Si hay trabajo tenemos garantizada la máxima calidad del servicio con un coste contenido. Para nosotros la clave está en

12 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

...estudiamos el modelo japonés aplicado a la industria automovilística. El Just in time. Si no hay trabajo, no hay gasto. Si hay trabajo tenemos garantizada la máxima calidad del servicio con un coste contenido. Durante estos años hemos ido ganando clientes satisfechos. En muchos casos una relación cordial de trabajo ha terminado desembocando en amistad y la acogida que estamos teniendo en estos primeros meses de andadura de MOI con este nuevo concepto está siendo tan positiva entre todos vosotros que nos hace pensar que algo habremos hecho bien y sólo podemos mirar el futuro con un buen grado de optimismo y agradeciéndoos este apoyo que nos brindáis. Estamos seguros de que a pesar de los pesares la tormenta escampará y el haber sobrevivido a ella nos hará más fuertes y más capaces. Nos hará más conscientes de los errores cometidos y de lo que debemos hacer. Posiblemente nos hará –nos está haciendo- mejores. Y eso se lo tendremos que agradecer.

*Imágenes del artículo. 01: Beatriz González y Pedro Iván Ramos, fundadores de MOI. 02: interiorismo de vivienda en Mallorca. 03: ebanistería y mobiliario a medida. 04: sistemas de oscurecimiento en la Escuela Oficial de Idiomas de León. 04: fotografía de arquitectura del nuevo hospital de Burgos. *Fotografía: Pedro Iván Ramos.


E

NOELIA GALVÁN Y ELENA MACÍAS. WWW.EYMYFRIENDS.COM

eymyfriends

Un refugio creativo en tiempos de crisis o cómo emprender un nuevo camino desde la arquitectura mprender está de moda, aunque el término no es nuevo. Parece que proviene de la palabra francesa, entrepreneur, en cuya etimología encontramos conceptos como organización, empresa, riesgo y sobre todo, aventura. Pero es muy difícil comenzar a trabajar por cuenta propia dentro de nuestro mercado laboral mermado y obtuso. Aunque ya se sabe que Louis Kahn comenzó a construir sus primeras grandes obras cuando tenía 50 años y su gran amigo Jonas Salk dijo de él: “Se estuvo preparando durante cinco décadas, e hizo en dos lo que otros desearían poder hacer en cinco”. Bien mirado, las aspiraciones de cualquier arquitecto actual menor de 40 se acercan más a las del infatigable Kahn que a las del joven Le Corbusier, que con tan sólo 17 años comenzaba a construir sus primeras casas (horrorosas diría él después) y que con 27 estaba ideando el sistema de las casas Dominó. Así que cuando comenzamos con la aventura de eymyfriends decidimos mirar hacia los que en algún momento de su carrera habían tenido que compaginar la arquitectura con otras facetas del diseño: Arne Jacobsen y sus flores para tapizados y papeles de pared, Ray y Charles Eames y sus juguetes de madera, incluso Aino y Alvar Aalto con sus muebles, sus telas y sus jarrones. En algunos casos debido a las Guerras Mundiales o la Gran Depresión, en definitiva, a la crisis.

14 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

Y es que la crisis ha sido fundamental para nosotras. Trabajamos juntas, hacíamos arquitectura, pero poco a poco eso fue acabándose y dio paso a los informes y los intentos por subsistir. Llegó la nube negra de la que todos los arquitectos hablamos; pero nosotras nos negamos a parar, nos obligamos a mantenernos ahí, y así surgió eymyfriends. Hace casi ya dos años, decidimos emprender un nuevo camino buscando expresar toda esa creatividad, cercana a lo que es nuestra profesión pero con un enfoque más lúdico y social. Así que eymyfriends supuso una oportunidad para poder compaginar la arquitectura con una nueva faceta de trabajo. Se trataba de crear con las manos y de hacer cosas muy distintas a los productos estandarizados que podemos encontrar en cualquier tienda. Eso es craft, el oficio del que piensa con sus manos –parafraseando a Campo Baeza. Relacionado con la arquitectura y el movimiento Arts and Crafts, nos dedicamos al diseño y fabricación “arte-sana” de productos funcionales y cotidianos, tratando de acercar a la calle el arte entendido como creación manual. Y decidimos hacerlo en forma de talleres porque nos interesa la enseñanza y nos atraía la idea de crear una comunidad vinculada por la arquitectura y el diseño. Hacer desde este estudio un llamamiento para crear una plataforma pionera a través de la que conectar a la comunidad maker de Valladolid.


Trabajamos con telas, madera, papel y cartón pero de forma no convencional. Todo lo que hacemos está diseñado por nosotras siguiendo una línea de trabajo muy marcada, inspirada en nuestras ideas arquitectónicas, atentas a los detalles y los acabados.

nuestros talleres a construir un producto, desde la idea hasta su desarrollo final. Pero sobre todo, nos orientamos a potenciar las capacidades artísticas, a volver a disfrutar de los procesos manuales y a pasarlo bien, algo más que necesario hoy en día.

Tratamos de innovar y abordamos conceptos que están a la orden del día como do it yourself, handmade y reciclaje, para enseñar a quien acude a

Además, nuestra pequeña empresa ha ido poco a poco abriéndose a otras facetas creativas, y en la actualidad tenemos nuevas líneas de

trabajo relacionadas con el diseño gráfico, el mobiliario de cartón y la Arquitectura Efímera. De modo que abarcamos un campo bastante amplio y los proyectos de nuestro estudio son de lo más variado. En este camino, por suerte, nos hemos encontrado con mucha gente que como nosotras han decidido lanzarse a una nueva aventura empresarial.

Alternativas más allá de la arquitectura | JULIO 2014 15


Vier, una marca de cerveza artesana que va viento en popa, para la que diseñamos la imagen corporativa y su línea de productos, y de la que ahora somos socias. Erasmo, una revista digital que iniciaron tres chicos con muchas ganas de investigar, que confiaron en nosotras para darle un nuevo aire de diseño a eso de la historia. Coworking café, un espacio de trabajo compartido donde muchas veces impartimos talleres y del que nos hemos convertido en sus arquitectos de cabecera. Y podríamos nombrar muchos otros,

que como ellos, se han lanzado con ilusión a realizar sus ideas. Eymyfriends nos ha hecho darnos a conocer y progresar. Los arquitectos tenemos un gran problema para llegar al público objetivo, y en parte la solución pasa por desvincularnos de esa imagen que nos han/ hemos creado. Debemos tratar de profundizar en las posibilidades de las redes sociales e internet. Y en nuestro caso las colaboraciones con otras empresas y entidades han sido fundamentales para ampliar horizontes.

Los arquitectos tenemos un gran problema para llegar al público objetivo, y en parte la solución pasa por desvincularnos de esa imagen que nos han/ hemos creado La primera gran oportunidad nos la ofreció el Museo Nacional de Es-

16 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

cultura el pasado verano a través de los talleres “Craft en el Museo”, que dedicamos a la escultura de madera, al estampado inspirado en la policromía o a la acuarela japonesa entre otros. A partir de ahí nuestra contribución se ha multiplicado en proyectos de diseño textil para las salas de exposiciones, la revitalización del Jardín del Museo y la exposición “Elogio del tiempo lento”, proyectos que acabamos de terminar. Estamos muy interesadas por las intervenciones arquitectónicas efímeras y por la recuperación del espacio urbano como lugar de relación. En esa línea hemos colaborado con TEDxValladolid en el LAVA, Laboratorio de las Artes, creando una instalación de origami que iba creciendo a través de un taller en el que participaba todo el público asistente. Ó la propuesta de street art para la plaza de Cantarranas, dentro del Cantarranas Day, en la que tratamos de recuperar la antigua trama


urbana de la plaza, atravesada por el Esgueva, a través de ranas de papel que durante el evento la gente iba fabricando, y que a modo de toldo terminó colonizando el espacio urbano. Ahora tenemos proyectos futuros que emprender y hemos invertido mucho tiempo en definir el camino a seguir. Pero eymyfriends no tiene plan de empresa, es nuestro refugio creativo en tiempos de crisis. Porque no podemos sólo quejarnos, hay que actuar. Y aunque tener trabajo es muy difícil, creemos que ha llegado el momento de que tomemos las riendas de nuestro futuro. Tenemos nuestras carreras y experiencia, masters, cursos,.. de todo! ¿Qué nos falta? Pues una inyección muy grande de optimismo y afán emprendedor. Y de verdad creemos que esta corriente positiva está empezando a despertar. Porque en este país hay muchos emprendedores que han convertido sus aficiones en trabajo, para no ceder a la dejadez del difícil mercado laboral.

Dejemos que la creatividad nos lleve a nuevos mundos. Recobremos la ilusión por la arquitectura. Hagamos de nuestro momento actual un tiempo de preparación y acción donde puedan surgir nuevas ideas. Dejemos que la creatividad nos lleve a nuevos mundos. Recobremos la ilusión por la arquitectura.

*Imágenes del artículo. 01: Noelia Galván y Elena Macías, creadoras de eymyfriends. 02: instalación efímera y taller tangram-origami para Tedx Valladolid en el LAVA. 03: alguno de nuestros diseños de mobiliario de cartón, lámpara de revolución. 04: diseño de imagen y botellas para Vier, cerveza artesana. 05: talleres “Craft en el Museo”, escultura de madera en el Palacio Villena del Museo Nacional de Escultura. 06: instalación urbana de ranas de papel para el Cantarranas Day. *Fotografía. 01, 03, 04, 05: eymyfriends. 02: TEDxValladolid 2013. 06: miltrescientosgramos

Alternativas más allá de la arquitectura | JULIO 2014 17


FEDERICO RODRÍGUEZ Y Mª JOSÉ SELGAS. WWW.ARQUITECTURAMUDA.COM

arquitectura minúscula

Proyecto educativo para la infancia

D

e acuerdo al título de este número de la revista del COAVA, si la cuestión fuera hablar de Alternativas a nuestra profesión, de emprendedores, de aventuras, etc., por nuestra parte, tendríamos que terminar aquí. Lo decimos porque una vez fuimos arquitectos comenzamos eso que se denomina el tradicional “ejercicio libre de la profesión”. Al principio varios arquitectos, después algunos menos, pero siempre como estudio de arquitectura; nada nuevo. A lo largo de los años hemos realizado diversos proyectos, de diversa naturaleza, intensidad e interés. Desde hace algunos años, trabajamos en un proyecto que no tiene principio ni fin. Se llama arquitectura minúscula. Para poder explicarlo bien, antes de comenzar… algunas definiciones o “ideas” ¿Qué es arquitectura minúscula? En Twitter (@arq_minuscula) decimos que “arquitectura minúscula quiere ser un lugar de encuentro entre la arquitectura y la infancia, a través del descubrimiento, el juego, el debate y la crítica.” En Facebook (www.facebook.com/ arquitecturaminuscula) decimos esto otro: “A través de un proyecto cultural y educativo, de carácter no formal, perseguimos generar un vínculo de los niños y jóvenes con la arquitectura, con nuestro entorno y con la ciudad. Mediante el conocimiento, la experimentación y

18 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

la interacción lúdica y creativa con la arquitectura, con la ciudad, pretendemos que desarrollen nuevas capacidades para participar activa y críticamente en el presente y futuro del medio en el que viven.” Otras veces nos gustaría decir lo que otros ya han dicho…

“arquitectura minúscula quiere ser un lugar de encuentro entre la arquitectura y la infancia, a través del descubrimiento, el juego, el debate y la crítica.” Pero siempre aparecen dos palabras, arquitectura e infancia. Nos gusta pensar que, al juntarlas, surge una especie de fuerza que las transforma en otras igual de importantes como son ciudad, naturaleza, hábitat, espacio, experiencia, percepción, juego, participación, educación, pedagogía, experimentación, creación… Tampoco sabríamos definir con exactitud el origen de este proyecto pero desde luego no está en “la crisis”. Es posible que algo así como el crecimiento o la experiencia personal sea lo que nos llevó y nos mantiene interesados por el universo de la infancia y su relación con un campo que nos apasiona como es el de la arquitectura y la ciudad. Esto nos ha llevado a intentar por un lado acercar la arquitectura a la


infancia y por otro lado a intentar comprender la cultura del niño, su percepción y la manera de vivir el espacio, cómo le afecta el diseño de la ciudad, o cuál es su opinión sobre el espacio que le rodea. Es decir, para nosotros arquitectura minúscula es sencillamente un área de interés que surge de manera natural. No es una alternativa a nuestro trabajo como arquitectos, si no que forma parte de él. En resumen, seguimos trabajando en la arquitectura, con un encargo propio que nos obliga a investigar y experimentar. Investigación La relación entre arquitectura e infancia no es algo nuevo. Ha ocupado gran parte del trabajo de muchos arquitectos, urbanistas, artistas, escritores, educadores o pedagogos, tanto en el pasado como en la actualidad. Si pensamos en el pasado reciente de la historia de la arquitectura, encontramos varios ejemplos fácilmente relacionados con los espacios educativos, el urbanismo o el juego, como son las propuestas para las escuelas Montessori de Herman Hertzberger, pasando por los planteamientos para un nuevo urbanismo de relaciones de los Smithson o Aldo van Eyck o los juegos infantiles elaborados por los Eames o la Bauhaus. En la actualidad, esta relación continúa generando mucho interés y se pone de manifiesto desde distintas disciplinas y a través de iniciativas diversas. Todos estos trabajos son una fuente importantísima de investigación que nos permite des-

cubrir las diferentes aristas de este universo. Desde la pedagogía, podríamos nombrar el caso de las escuelas Reggio Emilia fundadas por el pedagogo italiano Loris Malaguzzi, donde el espacio se considera un agente educador y por lo tanto no puede aislarse o separarse del proyecto educativo. O desde una óptica sociológica o política como es el caso del psicopedagogo y dibujante Francesco Tonucci, que lleva toda la vida llamando la atención sobre la exclusión de los niños de la vida urbana. Su libro “La ciudad de los niños” supone no sólo una obra analítica, sino propositiva, que apunta soluciones en el ámbito del planeamiento urbano de las ciudades con propuestas concretas como por ejemplo “dar la palabra a los niños, mediante la creación de un Consejo de Niños en cada ciudad, que sean escuchados y tenidos en cuenta en la Administración”. Desde la arquitectura, y centrándonos en España, actualmente se están llevando a cabo numerosas iniciativas relacionadas con la arquitectura y la infancia y que en su mayoría se recogen en el “Informe sobre educación arquitectónica para niños en España y Latinoamérica” escrito por Jorge Raedó en la revista digital Frontera D, donde se realiza un amplio estudio sobre el panorama nacional y latinoamericano. De las múltiples iniciativas nos gustaría destacar algunas en relación a las distintas maneras de abordar esta relación entre arquitectura e infancia.

Mediante la creación de recursos didácticos, como es el caso de Proxecto Terra, promovido por el Colegio de Arquitectos de Galicia, dirigido por Xosé Manuel Rosales y realizado conjuntamente con profesores y para los profesores de todas las etapas de la Educación Obligatoria. O la revista de arquitectura para niñ@s, Amag, dirigida por Jorge Raedó y Maushaus arquitectura, que se publica periódicamente y que es en sí misma un conjunto de recursos abiertos destinados a familias y/o colegios a través de los cuales los niños pueden aprender arquitectura jugando. Como también es el caso del sistema ideado y patentado por Fermín Blanco, Sistema Lupo, un juego de construcción, una herramienta didáctica que permite la educación a través del juego.

La relación entre arquitectura e infancia no es algo nuevo. Ha ocupado gran parte del trabajo de muchos arquitectos, urbanistas, artistas, escritores, educadores o pedagogos, tanto en el pasado como en la actualidad. Desde la investigación, como las llevadas a cabo por la arquitecta Clara Eslava, co-autora del libro “Territorios de la Infancia: diálogos entre arquitectura y pedagogía” y que a su vez coordina el colectivo INFANS FANS que publica en el blog La Ciudad Viva artículos rela-

Alternativas más allá de la arquitectura | JULIO 2014 19


cionados con la ciudad y la infancia. En el acompañamiento en procesos de participación y/o co-creación como podrían ser los llevados a cabo por el colectivo Otro Hábitat o por la arquitecta Elena Guim, fundadora de Arquect, en Barcelona. O a través del diseño y realización de cursos y talleres de arquitectura dirigidos a niños donde cabría destacar por su larga trayectoria y por la consolidación de su propuesta los cursos realizados por Maushaus Arquitectura, en San Sebastián, divididos en dos niveles y estructurados por trimestres. La relación de colectivos y personas entregadas y dedicadas a trabajar por la arquitectura y la infancia es cada día más extensa. Una pequeña parte tuvimos la oportunidad de encontrarnos recientemente a propósito de la exposición “Playgrounds. Reinventar la plaza” que tiene lugar en el Museo Reina Sofía por iniciativa de La Casa de Tomasa (Córdoba). Admiramos a todos ellos por su compromiso y la calidad de sus propuestas. Experimentación arquitectura minúscula tiene una trayectoria aún breve. Seguimos definiendo y redefiniendo la manera en la que desarrollar este proyecto que vincula la arquitectura y la infancia. Por el momento, hemos llevado a cabo talleres puntuales y ciclos en instituciones y espacios creativos si bien el eje central del desarrollo de arquitectura minúscula es el proyecto que llevamos a cabo desde el cur-

so 2012-13 en el Laboratorio de la Artes de Valladolid_LAVA (Fundación Municipal de Cultura, Ayuntamiento de Valladolid), inicialmente inscrito en la convocatoria de Artistas en LAVA. En este centro, desarrollamos una experiencia didáctica continuada con varios Centros Educativos de Valladolid, con grupos de niños pertenecientes a los ciclos de Educación Primaria, dentro del horario lectivo del centro. Este aspecto ha sido esencial para nosotros, ya que hemos podido plantear una estructura de curso completo con grupos de niños que pertenecen todos ellos al mismo aula. Hasta la fecha estos cursos en el LAVA constan de ocho sesiones en los que hemos desarrollado talleres didácticos basados en las AREAS PRINCIPALES que estructuran el contenido del proyecto: Ciudad_entorno / Espacio habitable / Elementos de la Arquitectura / Percepción / Proposición. A lo largo de estos talleres no sólo tratamos de acercar temas inherentes a la arquitectura, sino que también procuramos trabajar con herramientas familiares para los arquitectos, como el dibujo y la elaboración de maquetas, y con construcciones a la escala de los propios niños. Además los talleres mantienen como una constante el desarrollo de acciones de forma individual pero también colectiva a lo largo del proceso, de tal manera, que pongamos en valor la autonomía y la individualidad de cada niño pero

20 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

también la importancia de la colaboración, o el significado mayor que puede adquirir una propuesta si es resultado de la participación y de la suma de acciones. Reflexión La experiencia del espacio forma parte inseparable de nuestra vida, está presente desde nuestra infancia. La experimentamos y nos afecta constantemente incluso aunque no seamos conscientes de ello. Pero además, la arquitectura y la ciudad, son también expresión de nuestra sociedad, de nuestra cultura, nuestra forma de vivir y comportarnos en comunidad.

...sería necesario percibir la arquitectura y el medio urbano de manera consciente y crítica, con naturalidad, desde la infancia. Por esta razón creemos que sería necesario percibir la arquitectura y el medio urbano de manera consciente y crítica, con naturalidad, desde la infancia. Y lo natural para los niños es jugar.

*Imágenes del artículo. 01: Taller de arquitectura y espacio habitable “Nido o cueva”. Laboratorio de las Artes de Valladolid. 02: Taller de arquitectura y ciudad “mi, tu, nuestra ciudad”. Museo Nacional de Escultura. Valladolid. 03: Taller de arquitectura y espacio habitable “El espacio mínimo”. Laboratorio de las Artes de Valladolid. 04: Taller de arquitectura y estructura “Qué ricolais!!”. Laboratorio de las Artes de Valladolid. 05: Taller de arquitectura y percepción “Colour is more”. Laboratorio de las Artes de Valladolid. 06: Taller de arquitectura y ciudades “Las ciudades invisibles”. Espacio creativo La Atómica. Valladolid. *Fotografía: F. Rodríguez y Mª José Selgas.


Alternativas mรกs allรก de la arquitectura | JULIO 2014 21


RAMÓN FREYRE DE ANDRADE COCA . ARQUITECTO Y HELICICULTOR

De arquitecto a helicicultor

“Es imposible ir hacia adelante y mirar hacia atrás; quien vive en el pasado no puede avanzar”. Mies Van der Rohe

E

n timpos como este, las palabras de Mies nos pueden ayudar a seguir adelante pero pienso que, aun estando en tiempos dificiles, son tiempos de oportunidades, de reinventarse, de buscar alternativas. Por eso os contaré mi historia, la historia de cómo me he reinventado y he pasado de ser Arquitecto (y espero seguir siéndolo por el resto de mis días ya que soy arquitecto por vocación), a ser helicicultor, palabra poco conocida que suena muy rimbombante pero que se resume en lo siguiente: soy ganadero de una ganadería muy especial “Los Caracoles”,

soy ganadero de una ganadería muy especial: “Los Caracoles”. Mi historia será como de la muchos de vosotros, estudie la carrera de arquitectura porque desde pequeño, con las construcciones con las que jugaba ya me gustaba lo de montar piezas y realizar mis creaciones, y pese a las grandes trabas que tuve durante mis estudios, terminé la carrera y empecé el ejercicio profesional con toda la ilusión del mundo y pensando que llegaría a ser un arquitecto de fama y prestigio, cosa que no conseguí. Lo que sí que logré fue trabajar de lo que había estudiado, primero como arquitecto freelance y después compaginando este trabajo con uno como jefe de obra en una constructora. Me he sentido realizado por ejercer una profesión que me gusta

22 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

enormemente y por la que en los últimos años había perdido la ilusión, ilusión que acabo de recuperar con esta nueva aventura que es la que estoy empezando: la helicicultura. Mi nueva aventura comienza hace más de un año, aunque ya desde 2007 me estaba rondando por la cabeza. Leía algo sobre ella en cuanto tenia oportunidad, pero debido a la carga de trabajo que tenía durante esos años, años en los que había trabajo para todos los técnicos del país, solo era una idea y nada más. Como decía, hace algo más de un año comienzo a desarrollar el proyecto de la granja de helicicultura. Primero me fui a Lugo a realizar un curso para conocer directamente como se realizan este tipo de granjas y como es el cuidado de los caracoles. Después comienzan mis aventuras con la administración pública que darían para escribir un libro. Lo resumiré de la siguiente manera: fueron incapaces de decirme en que epígrafe tenía que inscribirme, epígrafe que tuve que buscarme yo solo. Después, incluso con el número del epígrafe no me querían dar de alta, hasta que encontré un empleado eficiente que en cinco minutos me dio de alta. A partir de aquí, al instalarme en un pueblo pequeño, con sus beneficios y sus contraprestaciones, tuve que explicar unas cuantas veces mi proyecto por lo novedoso de la idea (no me importó, porque la ilusión y el empuje para realizarlo, puede con todo) y hace 4 meses, ya con todos


los permisos, he conseguido la realización física de mis ideas. “seguramente hay un rumbo, posiblemente y de muchas maneras personal y único” .De manera que habrá que encontrar ese rumbo y empezar a recorrerlo. Esta es una ilusión renovada, que me mantiene feliz, y además mis conocimientos de arquitectura los estoy empleando en intentar realizar una granja diferente a las existentes en estos momentos. Gracias a ello he realizado todos los trámites necesarios para la puesta en marcha de la misma, espero que podamos empezar a comercializar el Caracol a finales de año, para la campaña de Navidad, así que si dentro de unos meses veis en algún restaurante anuncio etc, lo siguiente: “Vallacol el caracol de Valladolid”, acordaros que se trata de caracoles criados en un espacio arquitectónico especial para ellos y que viven en espacio para disfrutar , como diría Le Corbusier (adaptándolo a los caracoles)“La arquitectura es el punto de partida del que quiera llevar a los “Caracoles” hacia un porvenir mejor.” En esta nueva aventura que acabo de empezar tengo que darle las gracias a mi mujer, sin la que posiblemente no habría realizado nada, y por supuesto a mis dos hijos, por los que todos los días me levanto

para trabajar y poderles dar una educación y a la vez inculcarles: que en esta vida las cosas se consiguen con esfuerzo, que intenten ser felices y disfruten de la vida y de todo lo bueno que tiene la misma, y que gocen de todos los momentos ya que son irrepetibles y solo pasan una vez. Muchas gracias por leer mi historia y que todos tengáis la suerte de vivir vuestros sueños y como yo empezar un nuevo proyecto que seguro que os ronda en la cabeza. El sueño que siempre quisisteis realizar y que no pudisteis porque no teníais tiempo o por otras circunstancias. Ahora es el momento de intentar transformarlo en una realidad como es mi caso y espero sea para mucho tiempo. Si no es así volveremos a pensar y a darle a la cabeza para desarrollar otra idea u otro proyecto que nos mantenga ilusionados y con ganas de contar nuestras ideas y proyectos a los demás.

“Todo empieza con un sueño. Suéñalo y podrás lograrlo”. Walt Disney.

*Imágenes del artículo. 01: instalaciones nave– invernadero de Vallacol. 2-4: caracoles . *Fotografía: Ramón Freyre de Andrade Coca (nave) y Vyacheslav Mishchenko (caracoles).

Alternativas más allá de la arquitectura | JULIO 2014 23


CONCEPCIÓN PÉREZ MARTÍN. WWW.LAESCUELADEDISENO.COM

Encontrar tu sitio

Este artículo versa sobre cómo me he ido haciendo hueco en el mercado laboral sin sucumbir en el intento ni emigrar a Alemania

Q

ue qué es lo que hago para ganarme la vida, menuda pregunta, sería más fácil comenzar por lo que no hago. Terminé la carrera en octubre de 2006, aunque llevaba “al lío” unos tres años antes, trabajando en estudios de arquitectura “por dos duros” y emprendiendo proyectos de arquitectura y diseño con algún compañero de escuela. Dedicarme al diseño fue algo natural. Todo empezó por el diseño editorial, en la dirección de una revista estudiantil de arquitectura. Posteriormente el Colegio de Arquitectos nos solicitó realizar otra para los colegiados, y eso fue, otra, un único número. El comienzo de la crisis y un cambio de junta directiva terminaron con ella. Siempre quise estudiar arquitectura, motivada más por la parte creativa que por la técnica. También estudié arquitectura porque pertenezco a una generación en la que nuestros padres pensaban que debíamos estudiar económicas, medicina o derecho. Ahora parece que hay más opciones y me gustaría pensar que menos “titulitis”. Desde que entré en la Escuela también tuve claro que me gustaría, en un futuro, ejercer la docencia; por una doble motivación: por no dejar nunca de estudiar y por la emoción que aún siento cuando alguien consigue llamar mi atención enseñándome algo. Dos vocaciones: la arquitectura/ diseño y la docencia . El gusanillo por el diseño comenzó también en

24 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

la carrera, gracias a esa tendencia por la cual las láminas debían ser tan o más atractivas que el proyecto, y al amor por la pequeña escala, por el cuidado del detalle. Jamás pensé poder llegar a todo, y sigo sin pensarlo. Arquitectura y diseño han sido siempre una misma cuestión, solo se diferencian en la escala y el soporte, y ambas se deben a su función.

Siempre quise estudiar arquitectura, motivada más por la parte creativa que por la técnica. También estudié arquitectura porque pertenezco a una generación en la que nuestros padres pensaban que debíamos estudiar económicas, medicina o derecho. Ahora parece que hay más opciones y me gustaría pensar que menos “titulitis” El trabajo desde 2006 hasta aquí ha ido misteriosamente llegando y como a merced de la marea me he dejado llevar, diciendo casi siempre sí a todo proyecto. En 2007 tuve claro que no merecía la pena trabajar en estudios de arquitectura para otros, las condiciones eran demasiado desfavorables, sobre todo las económicas. Comenzaban a llegar mis primeros encargos de viviendas unifamiliares, locales comerciales,


etc. y me lancé a la piscina. A finales de 2007 me independicé profesionalmente, abriendo oficina con mi socio. Previamente ya había pasado por una S.L. con tres compañeros más, proyecto que se terminó desvaneciendo debido a que todos éramos demasiado jóvenes y no teníamos un objetivo común. También he trabajado varios años para la Universidad de Valladolid, siempre como actividad complementaria al trabajo del estudio. Cierto día me llamaron de La Escuela de Diseño (ESI Valladolid) para coordinar la especialidad de Diseño de Interiores. Alguien les había hablado de mi trabajo y creyeron que podría encajar. Como siempre, dije que sí. A la vez, en la propia Escuela, comencé a impartir una asignatura de expresión gráfica. Desde bachillerato he impartido clases de dibujo técnico y representación de la arquitectura, primero para ganarme la vida mientras estudiaba, y posteriormente iniciando carrera como docente mediante becas de colaboración en la Universidad de Valladolid. Me apasiona el dibujo técnico como a quién le gusta la poesía, despierta mi mente y desde siempre lo he aplicado a mis

proyectos profesionales. Al año siguiente me ofrecieron la dirección docente de La Escuela de Diseño. Volví a decir que sí. Los primeros meses apenas tuve tiempo de pensar en la trascendencia de lo que estaba haciendo, había mucho trabajo por hacer. Hoy me encanta mi trabajo en la Escuela, que sigo compaginándolo con el estudio de arquitectura y diseño y las clases de dibujo. A veces tengo la sensación de trabajar en un circo de cuatro pistas y no se en cuál de ellas actúo en cada momento, pienso que a veces en varias. Puedo decir que no me aburro en absoluto y estoy muy orgullosa de todas mis actividades. Aún así he de reconocer que compaginarlo todo exige demasiado esfuerzo. Lo mejor de la Escuela de Diseño es que en ella confluyen un conjunto de profesionales de ámbitos y formaciones diversas, y eso siempre es enriquecedor. En la Escuela se imparten fundamentalmente tres especialidades: diseño gráfico, diseño de interiores y diseño de moda. Como hasta hace muy poco ninguna de ellas estaba contemplada dentro del marco de títulos oficiales nacional, los profesionales

que en ella colaboramos venimos de formaciones muy diversas. El aspecto que más me sorprendió al comenzar a trabajar en la Escuela, es lo mucho que difieren nuestras maneras de pensar y de afrontar el trabajo. Cuando la mayoría de mis compañeros diseñadores gráficos narra cómo comenzó su empresa, suelen empezar por el apartado en el que realizaron el plan de empresa y fueron al banco a solicitar financiación. Nosotros como arquitectos tenemos una mentalidad menos empresarial, comenzamos a trabajar sin plan previo, sin estudios de mercado, incluso sin condiciones salariales. Al principio no se me planteó que eso fuera necesario, ahora, años vista, no sé porqué nadie me contó todo eso en esos 450 créditos que completaban mi formación universitaria. Otra de las sensaciones que fluyen con el contacto con otros compañeros es la descompensación entre honorarios profesionales, requerimientos técnicos, responsabilidad y volumen de trabajo, entre nuestra profesión y otras que en un principio parecen similares. También me ha sorprendido en estos años lo poco que sabemos en comparación

Alternativas más allá de la arquitectura | JULIO 2014 25


pero sintiéndote bastante más comprendido, porque la mayoría de tus compañeros entienden lo que estás haciendo y apoyan tus decisiones.

con otras disciplinas de marketing, comunicación visual, creatividad, psicología y metodología. Disciplinas que considero muy necesarias en el siglo XIX para nuestro trabajo. Volviendo a mi puesto de dirección docente en La Escuela de Diseño solo puedo decir que es un proyecto apasionante. Todos por escuela de diseño tenemos como referente a la Bauhaus, el mundo de Gropius,

Itten, Klee, Moholy-Nagy, etc. Por supuesto no somos ni la sombra, pero desde Valladolid y a nuestra escala, un equipo de unos cuarenta profesionales estamos apostando, con mucha ilusión, por un proyecto educativo diferente. ¿Qué hace un director de escuela y cómo se forma uno para ello? Realmente, los arquitectos, o al menos los de mi promoción y anteriores, estamos formados para resolver problemas, sobre todo espaciales, pero también de otra índole. Desde conseguir colocar en un solar pequeño el máximo número de m² de superficie útil, hasta lograr convencer a cliente y oficios de la mejor manera de ejecutar una obra. En nuestra formación todos hemos vivido aquel momento donde te exigían un trabajo de volumen ingente, para el que no te habían dado ninguna directriz, y a base de noches sin dormir, consultas en la biblioteca y a compañeros de cursos superiores, conseguías realizarlo. He de decir que como docentes muchos de nuestros profesores eran bastante cuestionables, pero por lo menos a mi me sirvió el método para ser autónoma y aprender a resolver problemas por mí misma. Esa actitud ahora la echo mucho de menos en la mayoría de mis alumnos. La dirección de una Escuela fundamentalmente es tener un proyecto claro, saber idear soluciones para que sea viable y liderar un equipo de manera que todos rememos en el mismo sentido. Dirigir un equipo docente es como dirigir una obra,

26 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

dejemos ya de preguntarnos lastimosamente cómo va él trabajo y de lamentarnos por el devenir de la profesión. El trabajo va bien, o por lo menos puede ir bien, simplemente ha cambiado respecto a lo que algunos conocíais Para finalizar me gustaría solicitaros a todos que dejemos ya de preguntarnos lastimosamente cómo va él trabajo y de lamentarnos por el devenir de la profesión. El trabajo va bien, o por lo menos puede ir bien, simplemente ha cambiado respecto a lo que algunos conocíais. Por mi parte soy de una generación que no ha conocido profesionalmente otra cosa, con lo que para mí la crisis no ha existido. Tenemos que dejar de hacer sentir a la sociedad nuestra condición de damnificados por la crisis y plantear soluciones. Somos unos profesionales con un gran bagaje y una buena formación. Como colectivo hemos hecho mal muchas cosas y ahora tenemos ante nosotros un gran reto: conseguir reinventar una profesión que nunca volverá a ser la misma que era, abriéndonos a campos profesionales nuevos, transmitiendo a la sociedad que somos mucho más que una firma necesaria.

*Imágenes del artículo. 01: Profesores y alumnos de La Escuela de diseño en SELECTED 2013, junto a Fernando Baptista. 02: Profesores y alumnos de La Escuela de diseño junto a Isidro Ferrer. 03 y 04: Proyectos de diseño comercial. 05: Maqueta Campus UVa. 06: Diseño premios ARQAno. *Fotografía: Carlos Arranz, Alicia Zaparaín, Eva Rodríguez, Paulo Paiva Fonseca.


ARQUITECTOS SIN FRONTERAS CASTILLA Y LEÓN (ASFCYL). 3W.ASFCYL.ORG

Resiliencia

Capacidad de adaptación al cambio

E

stamos habituados a escuchar nuevos términos que nos resultan extraños en un primer momento, a los que finalmente nos acostumbramos y terminamos por adoptar en un corto espacio de tiempo. La mayoría de esos términos resultan ser anglicismos pero una de las pocas excepciones viene de la mano de la palabra RESILIENCIA, que está empezando a tomar fuerza especialmente cuando hablamos de cambio climático. Pero la resiliencia es una palabra con la que los arquitectos estamos muy familiarizados, este término se emplea para hacer referencia a la capacidad de recuperación de las estructuras, aunque la acepción más extendida en los diversos ámbitos en los que se utiliza actualmente es la capacidad de adaptación al cambio, y es precisamente la que mejor define las competencias que tiene nuestro colectivo y que nos permiten diversificar nuestro campo de actuación gracias a la formación multidisciplinar recibida.

Resiliencia es una palabra con la que los arquitectos estamos muy familiarizados, este término se emplea para hacer referencia a la capacidad de recuperación de las estructuras, aunque la acepción más extendida es la capacidad de adaptación al cambio

28 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

El equipo de Arquitectos sin Fronteras-Castilla y León está formado mayoritariamente por arquitectos cuyo denominador común es la cooperación al desarrollo. Somos profesionales que en unos casos desarrollamos nuestro trabajo en el ámbito del urbanismo, proyectos de edificación y/o restauración y nuestras inquietudes hacen que además nos impliquemos en otros campos que en un primer momento pueden resultarnos ajenos pero para los que nos encontramos suficientemente cualificados. En otros casos la coyuntura económica nos ha obligado a orientar nuestra carrera profesional desde un primer momento hacia otros ámbitos que tienen relación con la gestión de obras, el diseño gráfico, o incluso la cooperación desde una perspectiva más formal, alejándonos del enfoque más tradicional de la profesión. En ese recorrido hacia la diversificación dentro de nuestro campo profesional, el dirigirnos hacia el tercer sector y en concreto hacia los proyectos de cooperación al desarrollo, nos ha abierto un abanico de experiencias. El consiguiente aprendizaje, formación en Másteres de Cooperación al Desarrollo, participación en jornadas, talleres, autoformación, retroalimentación e intercambio de experiencias a lo largo de estos 20 años nos ha acercado más a lo social con el compromiso que ello conlleva. Como reflejo de todo ello, junto con nuestros socios de la Federación


Arquitectura Social, hemos instaurado el premio “Magdalena de Plata” en reconocimiento al trabajo de los arquitectos sociales. El nombre se toma de un proyecto desarrollado recientemente en Perú. Lo que pretendemos con ello es agradecer el trabajo de aquellos profesionales que entienden la arquitectura desde y con lo social, alejados tanto de la enseñanza habitual de nuestras escuelas, lo que muchos llamamos “arquitectura de poster”, como del ejercicio habitual de la misma, más cercana a los intereses especuladores que al bien común.

Actualmente tenemos dos proyectos en ejecución, la ampliación de un internado en Santo Tomás y la construcción de dos biodigestores en San José de Laumán y en Chachapoyas, todos ellos en Perú, en el Departamento de Amazonas, en lo que se conoce como “ceja de selva Actualmente tenemos dos proyectos en ejecución: la ampliación de

un internado en Santo Tomás y la construcción de dos biodigestores en San José de Laumán y en Chachapoyas, todos ellos en Perú. Para acompañar este texto hemos elegido imágenes del internado. Se ubican en el Departamento de Amazonas, en lo que se conoce como “ceja de selva”, por la foto os podéis hacer una idea del territorio. Viendo solo el plano no puedes llegar a saber lo que suponen las distancias entre los núcleos que forman el Distrito de Santo Tomás. La inexistencia de carreteras, la topografía del terreno y las condiciones meteorológicas se traducen en itinerarios que se cuantifican en horas a pie o en bestia como se recoge en el esquema. En este contexto el papel que desarrolla el internado es fundamental para acercar la educación a la infancia y sobre todo para mantener en el sistema escolar a las niñas, en mayor riesgo, ya que son las que ayudan haciéndose cargo de los hermanos pequeños, y por el hecho de acceder a la maternidad a edades tempranas. Este internado lleva funcionando desde principios de los años 90 pero en 2005 parte se vino abajo por un terremoto. Ahora contribuimos con la reconstrucción de un ala financiada por la Junta de Castilla y León en su convocatoria

*Imágenes del artículo. 01: Esquema de distancias en tiempo entre los núcleos de población del Distrito de Santo Tomás, indicando si el transporte se realiza a pié, en coche, o en bestia. 02: Camino al cole, movilidad. 03: Niños, los beneficiarios del proyecto. 04: San José de Laumán visto desde Santo Tomás. 05 y 06: Proyecto del internado presentado por ASFCyL.

Alternativas más allá de la arquitectura | JULIO 2014 29


de 2013, con el objetivo de mantener a las niñas en el sistema educativo-formativo. En este proyecto la parte de diseño arquitectónico ha sido importante, pero no deja de ser una parte más de lo que conforma el proyecto de cooperación, junto con la identificación del proyecto, la planificación del mismo, la identificación de la población beneficiaria y demás actores implicados, la gestión administrativa, el seguimiento de la obra y posteriormente la justificación económica y el seguimiento y evaluación a corto, medio y largo plazo.

...el papel que desarrolla el internado es fundamental para acercar la educación a la infancia y sobre todo para mantener en el sistema escolar a las niñas... Como siempre, si estáis interesados en conocernos un poco más, nos encontráis en la web: 3w.asfcyl.org en Facebook: 3w.facebook.com/ asfcyl y en el correo electrónico: asfcyl@hotmail.com

30 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014


MARIA JESUS LLANOS GALLEGOS, ARQUITECTA – DIRECTORA GENERAL DE CITÉ. WWW.ITECITE.ES

La oportunidad de ser arquitecto hoy

Una elección: seguir siendo arquitecto y seguir trabajando en España. La clave: seguir aprendiendo y no lamentarnos

A

gradezco al Colegio la invitación a una reflexión compartida, cambiar de ritmo nos viene bien de vez en cuando, nos ayuda a observar nuestra trayectoria con perspectiva y a considerar aquellos aspectos en los que podemos seguir mejorando. Hacemos lo mismo que todos los que estamos en España, los que seguimos creyendo que somos afortunados por ser Arquitectos, por ser lo que hemos querido ser y lo que somos, nos gusta. El paso por la Escuela de Arquitectura nos hizo disfrutar de la “magia” de ser lo que soñábamos. Cada proyecto era un reto para ser el mejor, soñábamos con salir en las revistas, lo que viene a ser soñar con tener el reconocimiento de otros. A veces hasta nos olvidábamos de que esto no nos hace falta ni para seguir siendo los mejores, ni para vivir.

El paso por la Escuela de Arquitectura nos hizo disfrutar de la “magia” de ser lo que soñábamos. Cada proyecto era un reto. Soñábamos con salir en las revistas, con tener el reconocimiento de otros. A veces hasta nos olvidábamos de que esto no nos hace falta ni para seguir siendo los mejores, ni para vivir.

32 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

En la escuela obtuvimos valiosos conocimientos que nos han permitido afianzar los que hemos adquirido después con el tiempo, sin aquella formación nada de lo que somos hoy, hubiera sido posible. Y luego salimos de la Escuela y seguimos aprendiendo. Aprendimos a medir, quiero decir, aprendimos a hacer las mediciones de un proyecto, ¡Vaya sorpresa!, ya no sólo había que hacer planos bonitos, incluso los de las estructuras. Los planos ayudan, pero…., sin el documento aquel de las “mediciones y presupuesto” ninguno de nuestros sueños podía hacerse realidad. Aprendimos a subir por unas escaleras de mano de forjado en forjado, a mirar EL HORIZONTE desde la última planta de un edificio en construcción, aprendimos a decir tímidamente cómo creíamos que debían de soldarse unos perfiles, y se lo decíamos a un tipo curtido por el sol y con las manos rudas, y con el tiempo aprendimos a decírselo sin miedo, sin titubeos. Aprendimos observando con los ojos inquietos de quien no ha pisado una obra en la vida. Y luego, también nos aprendimos el Código Técnico. Todo esto aprendimos después de la Escuela. Y cuando digo después de salir de la Escuela lo digo con reparo, porque de la Escuela no se sale nunca, la mejor Escuela está en la calle, es la vida, donde aprendemos que los


arquitectos estamos al servicio de nuestros clientes y aprendemos a dar respuesta a lo que ellos necesitan, a sus sueños. En la calle es donde aprendemos a soñar para otros, con la misma ilusión que si fuera para nosotros mismos, que entre otras cosas, para eso nos pagan.

En la Escuela, no nos enseñaron a buscar trabajo, pero también es verdad que de aquella no hacía falta. Tampoco podemos lamentarnos porque es la ocasión la que nos permite aprenderlo.

El aprendizaje hoy consiste en “aprender” a buscar el trabajo. Ya no tenemos que esperar que el trabajo nos busque. Dependemos sólo de nosotros mismos, nadie va a venir a buscarnos, y si vienen es porque saben que si nos llaman vamos. Así de fácil es.

Un cambio en nuestra forma de interpretar el trabajo fue el siguiente paso. Una tímida noticia en el periódico, sobre las inspecciones técnicas de los edificios a finales de 2006, nos despertó la curiosidad. ¿En qué consistía eso…?. Hoy la pregunta parece simple por lo que ya es obvio, pero de aquella casi nadie sabía explicarlo con fluidez, “es más o menos como las ITV de los vehículos”, pero eso tampoco era algo que aclarase “nada”.

El aprendizaje hoy consiste en “aprender” a buscar el trabajo. Ya no tenemos que esperar que el trabajo nos busque. Dependemos sólo de nosotros mismos, nadie va a venir a buscarnos, y si vienen es porque saben que si nos llaman vamos. Así de fácil es.

Una vez más preguntamos a Google y empezamos a obtener algunas respuestas, sobre todo de lo que estaba sucediendo en Madrid y en otras ciudades como Zaragoza, pero aquello tampoco era un tema tan interesante como para darle un espacio relevante cuando la construcción tenía otros claros objetivos que ocupaban dobles páginas, y la que se avecinaba, que todavía no había llegado, se predecía pasajera.

¿Y ahora?, seguir aprendiendo, que para eso, ya estamos entrenados.

Sin embargo, tampoco sé por qué, nos empeñamos en seguir la estela de las inspecciones técnicas y unos meses más tarde llegó una información muy escueta del colegio sobre su implantación en Valladolid y sobre los contactos que desde el colegio se habían mantenido con el Ayuntamiento. En la comunicación invitaban a los que estuvieran interesados a contactar con el presidente del colegio, que en aquel momento era un recién llegado, Nacho Zarandona. Le llamamos y comentamos distendidamente sobre aquel asunto. Una vez más, de vuelta al estudio sin saber por qué, el tema nos seguía interesando. Pasaron algunos meses y coincidí con Nacho de nuevo, le pregunté por cómo se iban desarrollando los acontecimientos y la respuesta fue que, como era obvio (y no simple) las cosas iban lentas, pero ya en el Ayuntamiento iban dando pasos en firme. También me comentó que nadie más había llamado para preguntar por este tema. Seguimos trabajando en lo de aquel día, pero la idea de re-proyectar

Alternativas más allá de la arquitectura | JULIO 2014 33


diciones del edificio, al menos hasta los mínimos exigidos. Y cuando digo mínimos lo hago de forma consciente, frente al concepto de rehabilitación global, integral o profunda que se busca de forma inmediata y a mi entender, difícil de conseguir a corto plazo.

nuestra carrera profesional, nos empezó a invadir, y sobre todo nos empezamos a ilusionar.

dando cobertura con la inspección técnica a todos aquellos que fueron construidos antes de la LOE.

Conscientes de que nuestra empresa tenía que consolidarse sobre terreno “sismoresistente” hicimos un profundo y riguroso estudio de la situación, que nos sirvió para convertir nuestro sueño en una realidad y así expongo nuestras conclusiones:

Hoy, ambos se recopilan bajo el paraguas de la Ley de Renovación, Rehabilitación y Regeneración Urbana, y surge de su mano, un aparentemente “nuevo” instrumento: El Informe de Evaluación.

Hace hoy ya 13 años de la LOE y de su mano el Libro del Edificio y otros tantos de la “aparición” de la Inspección Técnica en ciudades como Las Palmas de Gran Canaria en 1997, Cádiz en 1998, Madrid en 1999, Sevilla en 2000, Toledo en 2000, etc. El objetivo del Libro del Edificio, es disponer de la documentación técnica básica, que especifique las características del edificio construido y establezca pautas de conservación y mantenimiento, que prolonguen su vida útil, en definitiva, dar cumplimiento al deber legal de conservación de los edificios, que viene de lejos. La Inspección Técnica, tiene como objetivo verificar el estado de conservación de los edificios, igualmente, para garantizar el cumplimiento del deber de conservación. Nos encontramos pues, ante dos instrumentos que pretenden un mismo objetivo, con la única diferencia de que se aplican sobre un parque inmobiliario diferente,

El Libro del Edificio, es y debe ser un documento estrictamente técnico y por tanto ha de ser gestionado y cumplimentado por un técnico competente, como nosotros, un técnico que conozca el edificio. Es desde ese conocimiento, desde donde podremos generar un plan director, para programar las actuaciones necesarias y verificar su correcta ejecución con la máxima eficiencia. Eso es lo que debemos ofrecer a los ciudadanos si queremos ganar nuestra credibilidad. Y digo ganar porque aún, seguimos funcionando en algunas ocasiones, desde el pedestal, sin bajar a la arena, sin acompañar como un buen médico de cabecera. En relación a la Inspección Técnica de Edificios, considero que es una herramienta a disposición de los ciudadanos, con el claro objetivo de chequear y evaluar el estado de salud de su edificio, a través del informe de un técnico que libremente sea designado por los propietarios. Así se informará de forma objetiva, pudiendo aconsejar y resolver sobre aquellos aspectos en los que sea necesario incidir para mejorar las con-

34 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

El Informe de Inspección Técnica además aporta, pautas de mantenimiento para la conservación, que permitirán al propietario llevar a cabo las actuaciones necesarias de forma ordenada, lógica y coherente, con resultados eficaces y con criterios de sostenibilidad y de rentabilidad económica. Así, de forma gradual, podremos lograr la concienciación ciudadana y más aun, su implicación. Los ciudadanos serán capaces de apreciar los beneficios que la inspección técnica les aporta y de esta tarea, somos responsables los técnicos, casi en solitario.

“La Inspección Técnica en un Nuevo Escenario Urbano”, de la arquitecta Pilar Tirador Ortiz, donde ya desde el título se plantea la conservación como un instrumento en un nuevo escenario urbano, o la inspección técnica como creadora de un nuevo escenario urbano. Tenemos los instrumentos legales, y veintiséis millones de viviendas en España. “Sólo de viviendas”, y todas ellas , edificaciones construidas en distintas épocas, de muy diversa calidad y tipología constructiva, que exigen de actuaciones profesionales de la máxima complejidad, para garantizar una solución efectiva y económicamente rentable, con una única respuesta global que debe estar liderada por los arquitectos, que en


definitiva somos los que sabemos cómo se construyen los edificios, cómo se comportan y evolucionan en el tiempo y por lo tanto cómo resolver cualquier situación, bien desde la prevención o bien desde la respuesta a un problema concreto. Nuestra siguiente cuestión fue: ¿Tenemos ganas de trabajar en este escenario en el que está implícito un cambio sustancial de paradigma? No lo dudamos, y desde el 2007 nos pusimos a trabajar en nuestra empresa, en lo mismo, pero de forma diferente, con una especialización concreta, en respuesta a otras necesidades. Para ello diseñamos un Sistema de Gestión de Calidad específico y nos certificamos en 2009. La vida siempre nos ha deparado sorpresas que nos dan la oportunidad de seguir aprendido y en esta ocasión el acercamiento a los ciudadanos, y la posibilidad de resolver situaciones “insalvables”, nos permite sentirnos satisfechos y orgullosos de ser Arquitectos. De momento vivimos conscientes de que en un “rato largo” no habrá más cambios, esto es lo que tenemos, y además no es poco, y como decía el libro: “Ella que todo lo tuvo”, el único futuro que nos queda, es el presente, en este caso además, un presente cargado de oportunidades. Tantas, que estamos trabajando también en Madrid, País Vasco, Asturias, La Rioja y Valencia. Es sólo cuestión de tener ganas de seguir aprendiendo. He apoyado mi reflexión en documentos tan accesibles como la Ley 38/1999 de Ordenación de la Edificación, La Ley 8/2013 de Renovación, Rehabilitación y Regeneración Urbana y en el conocimiento de algunas Ordenanzas o Instrucciones referidas a las Inspecciones Técnicas de Edificios, en distintos municipios de España. Así mismo ha sido libro de consulta, como

documento global y analítico “La Inspección Técnica en Un Nuevo Escenario Urbano”, de la arquitecta Pilar Tirador Ortiz, donde ya desde el título se plantea la conservación como un instrumento en un nuevo escenario urbano, o la inspección técnica como creadora de un nuevo escenario urbano. Me gustaría poder manifestar mi mas sincero reconocimiento, a quienes, hace ya unos años, en pleno boom de crecimiento, cuando nada hacia presagiar este desenlace, emprendieron la innovadora tarea de ordenar y normalizar lo que son hoy los cimientos de la conservación y el mantenimiento. Me refiero a aquellos que diseñaron herramientas tan potentes como la Inspección Técnica, y el Libro del Edificio, con el objetivo de prolongar la vida útil de las edificaciones y con ello, preservar la ciudad construida, la que forma parte esencial de la memoria de los ciudadanos, con proyección de sostenibilidad, y no en una búsqueda desesperada por la rentabilidad inmediata, ni política, ni económica.

Me gustaría poder manifestar mi mas sincero reconocimiento, a quienes, hace ya unos años, en pleno boom de crecimiento, cuando nada hacia presagiar este desenlace, emprendieron la innovadora tarea de ordenar y normalizar lo que son hoy los cimientos de la conservación y el mantenimiento. “Las imágenes DE LO COTIDIANO”, son una pequeña muestra de aquello en lo que precisan ayuda los ciudadanos y de la respuesta serena del arquitecto en la calle.

Alternativas más allá de la arquitectura | JULIO 2014 35


DEMARCACIÓN DE SEGOVIA DEL COACYLE

Mercado marquesado

Un lugar singular enfocado a creadores, diseñadores, marcas, artistas, tiendas gourmet,...

E

n la antigua calle Almuzara, hoy Marqués del Arco, se levanta la casa que durante muchos años perteneció al Marquesado de Lozoya, y que ocupa actualmente la Demarcación en Segovia del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León Este [COACYLE]. El edificio sigue la tipología de casa patio, consecuencia de la reforma que tuvo en el siglo XVII, aunque se conservan restos de la edificación anterior, tanto en los muros del patio como en el artesonado de una de las estancias de la planta baja.

El edificio, una joya arquitectónica, posee espacios únicos que ofrecen un marco incomparable para el desarrollo de todo tipo de actividades En esta casa, que fue propiedad del regidor López Losa y posteriormente del Marquesado de Lozoya, de donde viene su nombre, fundó Santa Teresa de Jesús, en 1574, el primer convento de Carmelitas Descalzas. El acceso al edificio se realiza desde la Calle Marqués del Arco, principal vía de comunicación de la ciudad con el Alcázar, una de las vías más transitadas por los visitantes de la ciudad. El edificio, una joya arquitectónica, posee espacios únicos que ofrecen un marco incomparable para el de-

36 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

sarrollo de todo tipo de actividades. Desde la Demarcación de Segovia del COACYLE, conscientes del alto valor del edificio y del potencial del mismo, se planteó la posibilidad de abrir las puertas al público, dado que es una pieza desconocida del Patrimonio de la ciudad. Tras estudiar varias posibilidades se optó por plantear una propuesta comercial y de ocio, enfocada a creadores, diseñadores, marcas, artistas, tiendas gourmet, […], en una zona altamente transitada por los turistas debido al enclave estratégico en el que se sitúa. De este modo se busca dar apoyo a diseñadores y arquitectos que se dedican a otras actividades, que han encontrado otras alternativas, así como poner en valor los espacios de la Sede, y proyectar la imagen del arquitecto de cara a la sociedad.

La primera edición del Mercado del Marquesado tuvo lugar en Semana Santa y el éxito de público alcanzado refuerza los planes del COACYLE Segovia de convocar nuevas ediciones La primera edición del Mercado del Marquesado tuvo lugar en Semana Santa y el éxito de público alcanzado refuerza los planes del COACYLE Segovia de convocar nuevas ediciones y consolidar esta actividad en la oferta de ocio de la ciudad


para los principales fines de semana y jornadas festivas de mayor movimiento de turistas.

La iniciativa se enfoca como apoyo al DISEÑO, que es algo que siempre ha estado vinculado a la profesión del arquitecto. La apertura del edificio es una reacción al uso que se estaba haciendo del mismo [cerrado e infrautilizado, un gran desconocido para la ciudad] e invita a todos sus visitantes a ‘pasar un rato agradable’ disfrutando y descubriendo sus espacios. El patio, la galería, la escalera o el jardín son algunos de sus principales atractivos. La iniciativa se enfoca como apoyo al DISEÑO, que es algo que siempre ha estado vinculado a la profesión del arquitecto. Puedes formar parte activa con tus creaciones o como visitante ya que está abierto al todo el público. Si quieres participar aquí encontrarás toda la información y las bases así como el enlace a su página de Facebook para que les des tu apoyo. h t t p : / / p o r t a l . c o a s e g. c o m / Por tals/2/4%20ACTIVIDA D E S / M E RC A D O % 2 0 MARQUESADO/B%20MERCADO%20MARQUESADO%20 TEXT.pdf h tt p s : / / w w w. f a c e b o o k . c o m / pages/Mercado-del-Marquesado/1404472749808476

Alternativas más allá de la arquitectura | JULIO 2014 37


SANTIAGO BELLIDO BLANCO, ARQUITECTO

Intervenciones urbanas

Participa en esta sección con tu propuesta de intervención urbana

L

a revista Aª quiere abrir a partir del próximo número una nueva sección permanente que dé acogida a todas las ideas que queráis presentarnos relativas a intervenciones urbanas en Valladolid. ¿Qué queréis que Valladolid sea? ¿Qué cambiaríais en la ciudad? En esta sección queremos concederos la varita mágica que posibilite cualquier propuesta. Vuestros objetivos pueden ser ecológicos, representativos, funcionales, constructivos o demoledores… Sólo os pedimos que nos encantéis con vuestra idea y vuestra presentación. Es un concurso sin bases ni condicionantes económicos, y con el único premio de sacar a la luz una idea que puede ser brutal o poética.

¿Qué queréis que Valladolid sea? ¿Qué cambiaríais en la ciudad? En esta sección queremos concederos la varita mágica que posibilite cualquier propuesta Transforma el parcelario de Valladolid, su silueta, el fondo de sus festividades, usando la Arquitectura sin barreras. Lo que os proponemos es un juego al que podáis aplicar vuestras capacidades creativas, pero también una plataforma para lanzar ideas avanzadas que hagan cosquillas a nuestros prejuicios sobre la ciudad.

38 REVISTA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VALLADOLID | JULIO 2014

Las propuestas pueden ser realistas, utópicas o, directamente, imposibles. La imaginación y la presentación de la idea son más importantes que la viabilidad del proyecto. El formato de presentación deberá ser una pequeña memoria, de no más de 2700 caracteres (con espacios), y una imagen, simple o compuesta, que recoja lo esencial de la propuesta. Dicha imagen ocupará una cara completa de la revista, aunque podrá invadir la del texto, a su izquierda, como en esta página de lanzamiento que os presentamos. En cada número de la revista presentaremos una de estas ideas, a la manera de una página de esparcimiento, pero más sugerente. Si conseguimos un buen material, trabajaremos para exponerlo en el Museo de Arte Contemporáneo de Valladolid. Quién sabe si en el futuro alguna de esas cosquillas… ¡Animaos a participar!. Füller, Archigram, Tatlin, Boullée, Superestudio… nosotros mismos. Valladolid es nuestro terreno y tenemos cosas que proponer o que imaginar. Coged el lápiz y dejadlo vagar un poco…


Intervenciones urba Intervenciones urbanas | JULIO 2014 39


Revista del Colegio de Arquitectos de Valladolid Nº 4 | Edición semestral gratuita

¡Participa en el próximo número! El tema del próximo número será la intervención, rehabilitación y eficiencia energética en edificios existentes. Un tema técnico de gran importancia para la conservación y mejora de la sostenibilidad en la edificación. Si has dirigido o participado en algún proyecto o formación de estas características, y puedes contarnos tu experiencia, contacta con el Colegio de Arquitectos de Valladolid (COAVA) a través del teléfono 983 344 244 o enviándonos un e-mail a la dirección administracion@coavalladolid.com para colaborar en el próximo número de la revista con tu artículo. También puedes contactar con nosotros para proponer temas de números sucesivos o cualquier sugerencia que nos ayude a mejorar. Contamos contigo.

Intervención

Intervención, Intervención REHABILITACIÓN Y EFICIENCIA ENERGÉTICA


Colegio de Arquitectos de Valladolid Nº3  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you