Page 1

Ferias y Fiestas

Olivenza 2010

Del 12 al 16 de agosto

Excmo. Ayuntamiento de Olivenza Concejal铆a de Participaci贸n Ciudadana y Festejos


S U M A RI O Saluda del Alcalde . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 Saluda del Concejal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7 Editorial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8 Las Casas Consistoriales de Olivenza . . . . . . . . . . . 10 Sierra de Alor: la flor de Alejandría . . . . . . . . . . . . 18 Todo ha cambiado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 El hombre de los ojos hermosos . . . . . . . . . . . . . . . 26 Harry Póster y la maga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 Emigrantes oliventinos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .29 Homenaje a Encarnación Ramallo de la Granja . . .30 Programa de fiestas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .35 El limpiabotas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .44 Maestros de la vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .46 De los 40 para arriba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .49 La ermita de San Antonio de Padua . . . . . . . . . . . .52 Monamour . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .60 Saliendo de Extremadura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61 Añoranzas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .62

Edita: Excmo. Ayuntamiento de Olivenza Concejalía de Festejos y Participación Ciudadana Coordinación: Mila Gritos El Excmo. Ayuntamiento de Olivenza, agradece la colaboración desinteresada de todos los autores de los artículos, así como a las empresas anunciadas ¡Felices Ferias y Fiestas de Agosto 2010! Depósito Legal: M- 38684-2008

3


Saluda del Alcalde

La revista de las FERIAS Y FIESTAS me permite un año más dirigirme a todos vosotr@s, a los oliventin@s que estáis en la ciudad y a los que un día por circunstancias de la vida tuvieron que emigrar a otros lugares de la geografía para poder subsistir. También quiero saludar desde estas líneas a todos los que nos visitan y acompañan durante estos días, para participar de unas fechas de diversión, de alegría, de convivencia, haciendo un paréntesis en lo cotidiano, para vivir algo especial durante esta feria de Agosto. Parece que fue ayer, cuando iniciamos la andadura por esta legislatura, y esta es ya la cuarta y última feria de la misma, pero organizada con las mismas o quizás con más ganas que la primera. Hemos conseguido cambiar algunas cosas de nuestra feria en estos años, pero el mayor logro ha sido la participación ciudadana y alcanzar lo que nos propusimos, que no ha sido otra cosa que llegar con las actividades organizadas a todos los colectivos niños, jóvenes y mayores. Esta edición se va a llevar a cabo en el Recinto ferial ya finalizado, una obra de la que debemos sentirnos orgullosos los oliventin@s por la recuperación de ese lienzo de muralla del baluarte de San Blas y al mismo tiempo por la

recuperación de un ”trozo” más de la historia de nuestra querida Olivenza. Por ello, aunque no sea esta la ocasión, pido desde estas líneas que se cuide, que se respete, como hacemos con cualquier otro rincón de nuestra bella ciudad, que disfrutemos del entorno y ofrezcámoslo a los que nos visitan con orgullo para hacerles partícipes de ese gran Patrimonio Histórico Artístico que gozamos los ciudadanos de Olivenza. No debemos olvidar que el patrimonio es de todos y si atentamos contra él, atentamos contra nosotros mismos. Olvidemos por unos días las dificultades y procuremos divertirnos con los amigos, familiares y visitantes. Y para finalizar mi reconocimiento como Alcalde a la gran labor que desde la Concejalía de Participación Ciudadana y Festejos se lleva a cabo y a todas las personas que desde la misma van a hacer posible la diversión de l@s demás en esta edición. NOS VEMOS EN LAS FERIAS Y FIESTAS 2010 Vuestro Alcalde Manuel Cayado Rodríguez

5


Saluda del Concejal

Queridos paisanos, quizás las circunstancias no estén para tirar cohetes, pero esta misma razón hace despertar nuestro instinto de supervivencia, aumentando el espíritu de lucha y superación. La vida continúa y al igual que hay tiempo para trabajar contra las adversidades, debemos seguir teniendo tiempo para disfrutar de nuestros momentos de ocio. Otro año más están aquí nuestras queridas Fiestas de Agosto, y si han llegado es para que las disfrutemos y dejemos apartados los problemas donde habita el olvido. En estos cuatro años hemos trabajado duro para dinamizar nuestras fiestas y la verdad es que si tuviera que irme lo haría con la cabeza muy alta y con la satisfacción del deber cumplido, pues creo que en estos cuatro años, nuestras Ferias y Fiestas han sufrido un sustancial cambio, empezando por la rehabilitación del recinto ferial, siguiendo con la consolidación de la feria de día en el parque de “Los Pintasilgos” con sus matinés y juegos infantiles, recobrando el paseo grande para hacer las verbenas, redistribuyendo los espacios para que los

jóvenes estén dentro del recinto ferial, cambiando los encierros por la tarde para que de esta manera puedan disfrutar de ellos no solo los jóvenes y al mismo tiempo evitar riesgos innecesarios secundarios a la ingesta de alcohol, aumentando el números de visitantes que nos acompañan durante estos días y para colmo haciendo todo esto aplicando medidas de SOLIDARIDAD Y AUSTERIDAD para luchar contra esta CRISIS MUNDIAL que tan duro nos ha azotado. Por todo esto, os pido, no sólo a los oliventinos, sino a todos aquellos que quieran venir a visitarnos estos días que, aunque las cosas no estén para tirar cohetes, disfruten de la Feria, de la amabilidad y gentileza del pueblo de Olivenza, ya que para ser feliz no hace falta que sea a base de talonario, pues con ILUSIÓN, ALEGRÍA E IMAGINACIÓN alcanzaremos nuestro objetivo. Un fuerte abrazo de vuestro concejal de Participación Ciudadana y Festejos, Pepe Rodríguez. FELICES FERIAS Y FIESTAS 2010!!

7


Editorial Siempre animo a l@s tímid@s que no se atreven a publicar sus palabras en la revista, a que rompan el silencio, eleven sus barbillas y colaboren con relatos, historias y poemas, a hacer de esta publicación un desahogo literario de sensaciones y vivencias. Poco a poco, personas de diferentes edades, amablemente nos ceden parte de su alma para que tod@s podamos disfrutar de las pasiones que puede levantar Olivenza. Artículos de historia, rutas ecológicas, pasiones deportivas, poemas, relatos, homenajes, cuentos y demás recuerdos. Todos escritos desde el corazón de oliventin@s que residen en nuestra ciudad y aquell@s que desde otros lugares han querido colaborar. Sin más, deciros que esta publicación sigue teniendo sus páginas abiertas para tod@s aquell@s que en años futuros quieran hacernos disfrutar del banquete delicioso de sensaciones y palabras. Los cubiertos están preparados. Es hora de crear. Mila Gritos

8


Las Casas Consistoriales de Olivenza Servando Rodríguez Franco

“Nos pedíais que os hiciésemos merced de la tercia de las rentas de dicho Concejo de tres o cuatro años para acabar unas Casas de Ayuntamiento que tenéis empezadas…” (Livro das Fitas Verdes, Fol 1 a 3v. Traducción de 18 de agosto de 1809)1

Imagen 1

dicho rey concede la tercia de las rentas del concejo para acabar unas “Casas de Ayuntamiento”, en respuesta a peticiones hechas por el procurador de Olivenza “en recientes Cortes de Lisboa”. Otro factor a tener en cuenta para situar la fecha de construcción es la segunda muralla de Olivenza. Ya que sólo se permitiría construir sobre la muralla medieval cuando ésta no tuviera ya interés y se hubiese construido un segundo cinturón que abarcara el crecimiento de la población. En este punto sabemos que la segunda muralla de Olivenza, la denominada muralla fernandina, se estaba construyendo en 1377. En el archivo nacional portugués se conserva un interesante documento por el que sabemos que un albardero recién casado, llamado Pero Lopes, pide permiso a D. Afonso V para construirse una casa apoyada en la muralla medieval, en la parte que da a la actual calle de Ruperto Chapí. Este documento de 19 de junio de 1464 (Véase imagen 2) nos permite saber que en dicha petición se alegaba que así se taparía el foso, que estaba convertido en estercolero, con lo cual se mejoraba también la situación urbanística, ya que “desde la

I. Casas Consistoriales

Casa Consistorial, Casa de la Ciudad, Casa de la Villa, Casa del Concejo, Concejo, Consistorio, Casas Capitulares, Capítulo, Ayuntamiento, son alguna de las varias designaciones que en España recibe el edificio donde se reúne la edilidad de un municipio. En Portugal se usan generalmente las denominaciones: Paços do Concelho, Casas da Câmara y Câmara Municipal. Este es el tema que nos pareció oportuno tratar cuando se nos invitó a participar con un artículo para la revista de ferias de este año. Especialmente teniendo en cuenta que nuestro Palacio Municipal, al socaire del plan “E”, acaba de sufrir una reciente remodelación (Véase imagen 1). Así mismo, nos parece ocasión a propósito para discutir sobre la denominación que actualmente se da a este edificio en documentos escritos, referentes exclusivamente a contextos de lenguaje escrito y de promoción turística. Me refiero a la denominación, no usada en el lenguaje común, ni tampoco en el administrativo, de “Palacio de los Duques de Cadaval”. Si nos remontamos a la referencia documental más antigua que tenemos, la que aparece en la cita que encabeza este escrito, podemos conocer aproximadamente la fecha en que se está construyendo el edificio. El rey portugués D. Afonso V reina entre 1446 y 1481. Aquilatando más, y teniendo en cuenta que dicha declaración tiene lugar en Cortes celebradas durante este reinado en Lisboa, habrá que tomar como fecha más ajustada alguna de aquellas en que este rey celebró Cortes en dicho lugar. Así, éstas fueron: 1446, 1448, 1451, 1455, 1456, 1459, 1460 y 1471. En uno de estos años, más probablemente en los últimos,

10

Imagen 2 Magdalena hasta la calle de la sinagoga (actual Calle de los Baldosines) estaba tupida e feita em praça”. 2 En 1460 se construye la torre del reloj, aprovechando la torre de la muralla en aquella esquina. En 1509 el Livro das Fortalezas, de Duarte D’Armas, nos deja ver en sus dibujos la torre del reloj ya acabada (Véase imagen 3). En 1549 se pide a D. Afonso V recaudar para un reloj3. Todo lo cual nos muestra como el edificio del ayuntamiento se empieza a construir a finales del siglo XV y se acaba a principios del siglo XVI. En efecto, la propia portada principal del edificio, que vendría a rematar la obra, está construida en estilo manuelino; por tanto de principios del siglo XVI. Del siglo XVII, y como consecuencia de la Guerra de Restauración que permite la independencia de Portugal de la corona española, de la que dependía desde Felipe II, se conserva un importante documento que nos dará


Imagen 3

una completa descripción del edificio. En efecto, en dicha campaña Olivenza fue sometida a asedio tres veces destruyendo las tropas españolas los archivos municipales, lo que hizo necesario medir y confrontar todos los bienes de uso público. Este importante documento se denomina Tombo Viegas, por ser éste el apellido del Juez encargado del mismo. Desgraciadamente tampoco se conserva en nuestro ayuntamiento el original. Éste estaba, a principios del siglo XX, en manos de Felisardo de Lima Sertã, teniendo que gastarse nuestro ayuntamiento, a instancias de su alcalde, D. Juan Ruiz Mira, la cantidad de 49.711 reales portugueses (305’67 pesetas)4 en una copia manuscrita hecha en preciosa letra caligráfica por el amanuense José Francisco Mendes, en Elvas, durante los meses de mayo y junio de 1903. El inventario citado nos dice que el día veintiuno de enero de mil seiscientos setenta y uno el Juez D. Manuel Carvalho Viegas acompañado del escribano, del procurador del ayuntamiento, demarcadores y testigos, confrontó y mandó medir las “casas da câmara”5. Y a partir de aquí, en varas portuguesas6, aparece todo el edificio, en sus diversas dependencias, completamente detallado. Las Casas da Câmara, propiamente dichas, ocupaban el piso superior en su mayor parte. La planta baja albergaba otras dependencias, también propiedad del Ayuntamiento, bajo otros nombres y dedicadas a diversas funciones municipales: la Casa del Trigo, la Casa de los Almotacenes, las casas de la Cárcel (que en parte también se extendían al piso superior) y la casa Imagen 4 del Azogue7. Dado que no todo el mundo conocerá la distribución que ha tenido hasta hace poco, y tiene ahora, el edificio consistorial, nos centraremos preferentemente en la descripción exterior (que es donde ha sufrido mayores modificaciones). Según el Inventario Viegas, la puerta de acceso a las Casas Consistoriales es la que se encuentra justo al lado del arco de la antigua Puerta de la Gracia de la muralla medieval (Véase imagen 4). De hecho este fue el acceso a la parte superior

hasta que el alcalde D.Teófilo Borrallo Gil mandó construir el que usamos hoy, con la nueva escalera8. Siguiendo la descripción del Tombo, sabemos que para acceder a la puerta había que subir 5 escalones en la calle. Después, el texto original dice: “e d’ella para cima dezanove degraus com dois taboleiros que a escada faz”. Y, efectivamente, si contamos hoy los escalones que suben desde la antigua puerta de acceso, comprobaremos que son los mismos 19 que había allí en la época citada. Continúa la descripción detallada y medida del piso de arriba mediante la cual se indica que hay tres salas seguidas, con bóvedas de cuatro aguas, forradas sus paredes de madera y siendo la segunda dedicada a sala del Capítulo, o Plenos. Es la misma en que se han estado celebrando los plenos hasta hace unos años. La tercera sala, que hasta la actual remodelación sirvió de antesala al despacho del alcalde, era la que albergaba el archivo municipal, hecho en el interior de la pared y el cofre, cerrado con una puerta de tres llaves. Curiosamente esta sala tenía una ventana que daba a la plaza, “con una columna de piedra mármol en el medio”. Centrándonos en la descripción de la fachada, el Inventario Viegas nos dice que la escalera de acceso, con dos rellanos, acaba dando en un balcón de cuatro metros. Al lado seguía una balconada cubierta con “cuatro columnas de piedra mármol, con su antepecho y rejas y dieciséis balaústres (…) de la misma piedra. Esta obra da toda a la plaza (…) sobre arcos y bóvedas de ladrillo (…) Sostienen la bóvedas dos ménsulas de piedra apoyadas en otras dos de hierro. A esta balconada dan una puerta y una ventana (de la Sala de Plenos)”. Seguramente alguna de las ménsulas actuales del balcón eran aquellas que iban apoyadas en otras de hierro, ya que se pueden apreciar los huecos donde estuvieron los apoyos (Véase imágenes 5, 6 y 7). Imagen 5

Imagen 6 Imagen 7 Se ocupa después de la llamada Sala de los Almotacenes9, diciendo que anteriormente sirvió de Casa del Trigo y de Sala de Audiencias. La sitúa “junto a la picota y la puerta de la cárcel. Esta sala es la que actualmente se usa para los Plenos. Así, ha venido a tener el mismo uso que tuvo inicialmente. En las Salas de Audiencia de los ayuntamientos, se celebraban además las audiencias del Corregidor10 y del Juez de los Huérfanos. El texto del inventario se refiere también a que, delante de su hermosa portada manuelina, tenían lugar las almonedas11. Es curioso que de tan espectacular portada sólo se refiera a los escudos de Portugal y Olivenza, siendo más detallista en la descripción de su interior: bóveda y poyos-asientos que la circundaban.

11


Después describe la Casa del Trigo, que como su nombre indica servía de alhóndiga12. Ésta está situada a la izquierda de la anterior, junto al arco de la puerta de la muralla, en las dependencias hoy destinadas a jefatura de la Policía Local. Lo curioso es que la entrada se hacía por un arco situado debajo de la escalera de acceso al ayuntamiento. Es decir que se encontraría no dando a la Plaza de la Villa sino al interior del arco de la Puerta de la Gracia. Creo recordar que hasta finales de los años setenta del siglo XX hubo por allí una puerta que se tapió, aunque no sé si se correspondería con la que se describe en el siglo XVII. Sigue la descripción por la Casa del Azogue. Éste era el lugar donde se despiezaba y vendía la carne. A él se accedía por el arco de piedra que aún se conserva. El interior tenía dos tajos. Su situación era entre las dependencias inferiores de la cárcel y la casa de esquina donde se encuentra hoy la Contribución Municipal. Las dependencias de la cárcel es lo que queda del edificio. Se entraba por la llamada sala del “trinco”, a la derecha de la portada manuelina. De aquí subía una escalera de 22 escalones a la planta superior. Esa primera celda tenía una chimenea al exterior y dos ventanas, una con reja y otra parcialmente tapiada. La siguiente eran los aposentos del carcelero, con una ventana a la plaza; sin reja. La siguiente era la celda de las mujeres, también con una ventana enrejada a la plaza. La última, también con ventana enrejada a la plaza era la llamada “Sala del Cepo”; celda de los hombres nobles. En la planta baja, junto a la sala del trinco, había dos celdas más con ventanas de fuertes barrotes que daban a la Plaza de la Villa. Siglos más tarde, el espectáculo lamentable que ofrecían los presos pidiendo comida a los transeúntes, en un lugar tan céntrico, hizo que se solicitara el traslado de la cárcel a otro lugar. Para ello se compró el castillo en el año 1867. Como se ha visto, la imagen que ofrecía la fachada de las Casas Consistoriales en la segunda mitad del siglo XVII era bastante diferente de la actual. Al no disponer de tiempo para elaborar un dibujo, dejo a la imaginación del lector su evocación.

II. Palacio de los Duques de Cadaval

En cuanto a esta denominación de las Casas Consistoriales de Olivenza, la forma documentada más antigua que hemos encontrado es del año 189613. Refiriéndose a un cambio en la toponimia local el acta capitular dice: “el de Pilares por el de Duque de Cadaval, Gobernador de este Castillo, siendo su palacio en aquella época el edificio que ocupa hoy las Casas Consistoriales”. Ésta es además la única ocasión conocida en que aparece dicha denominación en un documento oficial. Sin embargo, en el inicio de todas las actas municipales, de la época portuguesa o española, la denominación del lugar en que se celebra sesión es Casas da Câmara, en portugués, o Casas Consistoriales, en español. ¿Cuál será, entonces, la causa que ha producido ese apunte en un libro de actas o que sea la denominación preferida actualmente en los folletos turísticos que se refieren a este edificio? Pensamos que la causa primera debe situarse en el ecuador del siglo XIX, y en el círculo de eruditos locales que existió en esa época. No olvidemos que es el momento de figuras como Victoriano Parra (autor de la primera historia de Olivenza), Francisco Ortiz, José Soto… Éstos además formaron parte activa de la intelectualidad de la villa, dando a la luz periódicos locales en los que escribieron todos ellos. Los dos últimos incluso fueron en algún momento concejales o alcaldes.

12

De lo que se apuntó en el primer epígrafe, sobre la historia del edificio, se puede deducir también que esta denominación es espuria y sin base alguna. Como vimos, el edificio se empezó a construir a finales del siglo XV, estando acabado en la primera década del siglo XVI. Sin embargo, el ducado de Cadaval no se crea hasta el 26 de abril de 1648. Mal podía existir el Palacio de los Duques de Cadaval cuando aún no existían tales duques. El edificio del ayuntamiento oliventino tampoco fue después propiedad de dicha familia. Siempre fue palacio municipal, como se puede leer en sus actas capitulares portuguesas o españolas. Además, en los archivos de la Casa de Cadaval no constan propiedades urbanas de esta familia en Olivenza; sí en cambio propiedades rústicas. ¿Qué ha llevado a que alguno de aquellos intelectuales apodara así al palacio municipal provocando que después le hayan seguido los autores posteriores de artículos, monografías históricas, enciclopedias, guías, folletos turísticos, y cualquier referencia escrita al edificio en cuestión, incluyendo normativa oficial sobre patrimonio? Sin duda, lo fue el hecho de que el ducado de Cadaval fuera creado, como también lo fue el efímero condado de Olivenza14 (Véase imagen 8), en la familia noble de los Melo. En efecto, en dicha familia recayó durante varios siglos el cargo de Alcaldes Mayores15 de Olivenza. Entre 1430, en que Martim Afonso de Melo recibe este cargo, e incluso después de 1645, en que se crea el título de duque de Cadaval en D. Nuno Alvares Pereira de Melo, esta familia fue heredando la Imagen 8 Alcaidaria Mor. Creemos que ésta es la probable causa que llevó al actual error. En consecuencia, proponemos que no se utilice en adelante dicha denominación, falta de rigor histórico. El denominado Livro das Fitas Verdes se conservó en el Ayuntamiento de Olivenza hasta los años 1958-59, momento en que algún amigo de lo ajeno decidió que estaría mejor en otra parte. Se trataba de un libro que recogía los privilegios concedidos a la Villa y su término. El presente texto (apud RINCÓN GIMÉNEZ, Jesús, Memorial Oliventino, p.198-202) es una traducción efectuada por el escribano municipal, D. Alonso Gil, por acuerdo tomado por el Ayuntamiento para dar cumplimiento a una orden de la Junta Superior de Extremadura. El original corresponde a confirmación de privilegios por el rey D. Afonso V a instancias del procurador de Olivenza, Lopo Esteves, en Cortes celebradas en Lisboa. 2 Arquivo Nacional da Torre do Tombo, Chancelaria de D. Afonso IV, livro 8, fls. 119-119v. 3 ANTT. Chancelaria de D. Manuel, Livro 3 de Odiana, f. 121. 4 Acuerdo del Ayuntamiento de fecha 29-VII-1903, con cargo al capítulo once del presupuesto. 5 Tombo Viegas, Tomo 1, p. 175v-181. 6 La vara portuguesa medía 1,10m. 7 En el portugués de esta época la palabra “casa” debe traducirse por sala, habitación o dependencia. 8 BORRALLO GIL, Teófilo, Mis Recuerdos de la Olivenza Española, Badajoz, Caja Badajoz y Ayto de Olivenza (1985), p.31 9 Los Almotacenes eran las autoridades encargadas de contrastar los pesos y medidas, así como de controlar el comercio y el abastecimiento de la población. 10 Cargo de la administración periférica de la Corona en las comarcas. 11 Subasta de bienes muebles. 12 Casa pública dedicada a la compraventa de trigo y otros granos. 13 Archivo Histórico Municipal de Olivenza, Legajo 18, Carpeta 1, pág.56. 14 Olivenza fue siempre de la Corona, salvo entre el 21 de julio de 1476 (en que D. Afonso V lo crea en la cabeza de Rodrigo Afonso de Melo) y el 30 de mayo de 1500 (en que D. Manuel exige su devolución a Dª. Brites de Vilhena). Veintitrés años y diez meses. 15 El Alcaide Mor perdió su carácter bélico tras la reconquista, pasando a ser un mero magistrado judicial y acabando finalmente en figura honorífica. Normalmente no vivía en la población, y ejercía esta magistratura sobre varias tierras, de las que recaudaba los emolumentos correspondientes. Era el llamado Alcaide Pequeño quien ejercía el cargo equivalente al actual alcalde. 1


Sie rra de Alor : la flor de Alejandría Descripción

Serranía con densas dehesas, olivares y bosque mediterráneo entremezclándose con plantas aromáticas, orquídeas o la peculiar rosa de Alejandría. La Sierra de Alor mide 600 metros, siendo la más alta del territorio. Esta zona se dedica actualmente a la explotación agrícola ganadera.

Dirección

Sureste del término municipal de Olivenza.

Accesos

Buenos a través de caminos restaurados y con rutas señalizadas.

En el balcón de la Sierra

Volví a Olivenza después de veinticinco años. Entré en la página web de la ciudad para buscar información. Me encontré con un blog de un ciclista, donde en ruta se refería a esta maravillosa flor, conocida como Rosa de Alenjadría. Tal fue mi curiosidad que cuando fui a visitar a mi familia, les pregunté por la flor y ellos que habían oído hablar de ella, sin embargo no la conocían. Mi primo mayor me invitó a un pequeño cortijo que está en dirección a San Jorge de Alor donde si era conocida la flor en cuestión. Era una tarde lluviosa de un domingo de finales de abril de 2006 y subimos andando a la sierra y alli vimos el espectáculo de las flores en plena floración. Me maravillé de verlas y dije: volveré en primavera. Merece la pena sólo para poder contemplarla. Y, en efecto, el mes de abril del 2010 nos encontramos la rosa y yo.

18


Esta flor la saqué en el momento que un escaraba jo dorado posaba en sus pistilos.

Esta foto es de un óleo de la flor de Alejandría, 40 X 40 CMS Autora: M ª Carmen Píriz. Poesía a La FLor de aLejandría subí a la sierra de alor, Te vi hermosa y gallarda. Luces con luz propia, a la sombra de la encina. ¡ÓH!, rosa, rosa de alejandría, ¿o quizás eres peonía? La tierra te alimenta, Y bulbo creces para ser admirada

Cada año es una delicia el paseo por esta sierra, que no es muy alta, (600m.) de desnivel. Constituye un autentico privilegio ascender por los senderos correctamente señalados.

¡Vaya espectáculo! ¡Que formas! Luces preciosa, olorosa Y eres venenosa. en la fértil sierra de abril, Luces como una rosa, Creces entre piedras y sombras. rosa de alejandría, Tu veneno no arrastra a las bestias. Tu perfume no engaña a las cabras, Tu belleza embelesa a quien la mira allí creces serena bajo las sombras. Autora: Mª Carmen Píriz

19


Todo ha cambiado.. Rita Asensio Rodríguez Todo ha cambiado muchísimo desde mi generación. En la parte intelectual, las mujeres no estudiaban, solo se iba a la escuela primaria. Yo, tuve la suerte allá por el año 1934, de empezar el Bachillerato, como se decía entonces. Estaba mal visto que estudiásemos, se oía aquello de “EL BUEN PAÑO EN EL ARCA SE VENDE”, y la carrera de la mujer era CASARSE. En cuestiones amorosas la cosa tenía “miga”, al hacerse novios, no se podía ir solos, siempre había que llevar “CARABINA”, y el novio no entraba en casa de la novia hasta que no era la petición de mano. Si se iba al baile, pues igual, una amiga a llevar la “cesta” o con su madre o con alguna vecina, etc… Nada de ir a los bares, ni solas ni acompañadas. El hombre era el clásico celoso, no te pintes, no te cortes el pelo, solo tirante y moño, no mires para nadie solo para mí. Lo de fumar, lo hacían las mujeres malas. La mujer cuando se casaba, a tener muchos hijos y las familias más pudientes les ponían un ama y así no se estropeaban al criar. En la cuestión de sexo, querías preguntar e informarte y nadie daba mano para explicarte. Recuerdo que un buen día le pregunté a mi madre por lo del nacimiento de los niños, le dije que yo no me creía semejante mentira-que los trajese la cigüeña en el pico-y que-venían de París-, no me dio contestación, solo me dio una bofetada por la boca que hoy al recordarlo todavía me duele.

20

Bueno, ahora los problemas que tenemos las personas mayores en nuestros días, es que nos dicen la TERCERA EDAD o la EDAD DE LATA, porque oímos ¡QUÉ BIEN TE CONSERVAS! Hay que saber envejecer, y aunque sea difícil hay que vivir sin traumas ni miedos, yo lo tengo lleno, porque siempre procuro, aprender lo que sea, para que la mente no esté pensando en los recuerdos y el tiempo que pasó. Tengo que reconocer que se ha llegado a mucho en las costumbres, trabajo, estudios, cultura… y la mujer ha evolucionado y evoluciona, pero tenemos que llegar a MÁS y conseguir lo que dice nuestra CONSTITUCIÓN, y no me refiero a ver quién puede más si el hombre o la mujer. Las cosas negativas vamos a olvidarlas: IGUALDAD DE OPORTUNIDADES SI, trabajar a la par y compartir los trabajos de casa. Hay que salir, adquirir cultura, llenar la vida, porque la vida es lucha por todo lo que queremos y amamos, y no estar ancladas en el pasado. Que no nos avergoncemos nunca de ser mujeres y se acabe de una vez que si somos objeto de publicidad y sexo, porque los valores humanos que tenemos valen más que todo, igualdad de oportunidades tanto para el sexo como para la edad. No quiero cansaros más, pero sí deciros que la vida es bella, y que seáis felices, como procuro serlo yo.


El hombre

de los ojos hermosos

Si soy sincero, no recuerdo como conocí a ese hombre. Sería, como se conocen a las personas, así, sin proponérselo. Un día lo saludas en la calle, y otro, hablas sin prejuicios con él, sin fachadas. Como si esa conversación ya hubiese tenido lugar en otro tiempo, en otro tiempo muy largo. Tampoco recuerdo muy bien de qué hablábamos. Lo que nunca podré olvidar eran sus ojos, esos ojos negros, intensos, como pequeñas pasas que irradiaban vida a borbotones, que desprendía una luz fuerte, como de primera mañana. Vivía en una pequeña casa alquilada a la vuelta de mi calle. En una pequeña casa sin ventanas y sin adornos. Una puerta de madera vieja, que daba paso a un salón sobrio, austero. La puerta siempre rechinaba al abrirse, o al cerrarse. Después, tras un angosto pasillo, una pequeña habitación a modo de dormitorio. Y fuera, en un

26

pequeño patio lleno de hierbas, un servicio, con un water y una ducha sin ducha, es decir, una manguera colgada de una alcayata herrumbrosa. El salón era cuadrado, perfectamente cuadrado, y contaba con una mesa que siempre cojeaba, con dos sillas de mimbre. El dormitorio era como el salón, pero la mitad de espacioso, con un jergón y una cobija de rayas negras. Las paredes estaban vacías, menos por una foto del Comandante Zapata, carcomida por el tiempo. “La guardo por costumbre, para no olvidar a los amigos que ya no volveré a ver”, decía algunas veces. En el salón tenía una radio, que según mencionaba, la había encontrado en la calle. “Ves Juanito, ves como la gente tira a la basura cosas que todavía sirven, sino fíjate en las residencias. Los que se la jugaron por España, mira donde acaban”. Se le ponía roja la cara, se le hinchaba el buche como los palomos gordos. Él decía que no se enfadaba, que nunca se enfadaba, únicamente se apasionaba: “Mira juanito, nosotros, nosotros somos mediterráneos.


Aquí se vive diferente y se piensa diferente. Y la gente grita, simplemente, porque no puede hacerlo de otra forma. No quiere decir que no tengamos educación, la tenemos, claro que sí, pero a nuestra manera, a la manera mediterránea”. Algunas veces, después de salir de trabajar –por esa fecha me sacaba algo de dinero trabajando en un restaurante- le llevaba de comer y una que otra botella de tinto. Y algunas veces, bebíamos hasta que la mañana nos señalaba la hora de dormir. Era en esas noches donde sus ojos estaban plenos, repletos, exuberantes. Era, cuando se mostraban hermosos, con esa mirada que sólo tienen las personas mayores. Era, cuando se mostraba tal cual, y me contaba historias del pasado. Había momentos en los que enmudecía, y una pequeña sonrisa le nublaba el rostro. Cuando le preguntaba en qué estaba pensando, simplemente respondía: “En nada Juanito, en nada. Es que algunas veces el pasado aprieta demasiado”. Mientras sus ojos se perdían en las paredes vacías, y en su rostro ebrio aparecía una nostalgia arrugada. En una ocasión, eso lo recuerdo bien, porque fue el día de Nochebuena, le pregunté si había amado.

- Juanito, algunas veces pareces tonto. Como piensas que nunca he amado. Todo el mundo lo hace. Unos, algún tiempo; otros, un poco más; pocos, toda la vida.

- Es que como nunca hablas de ninguna mujer.

- Simplemente nunca funcionó. Pero las hubo, no muchas, para que engañarte. Si, sucedió como tuvo que suceder. Algún día lo comprenderás.

- ¿Y sientes rencor por alguna?

- Ay, Juanito, pues no te acabo de decir que he amado. Como puedes sentir rencor. Sentirás tristeza, pero nunca rencor. Sólo los que no saben amar, guardan rencor.

quería fumar, pero que eran difícil de conseguir. “Quiero esperarla con un buen puro en la mano. Ayer por la noche, me susurraron al oído, una voz fina, alejada. Me habló apenas un instante. Es la hora”. Y uno de esos días, antes que el rocío del alba regara los campos, la vecindad despertó por la llamada de un incendio. Recuerdo como salí a la calle y puede ver como su casa se apagaba en llamas. Los bomberos lanzaban serpientes de agua, pero el fuego se negaba a retroceder. Era una lucha hermosa. El sol empezaba a despuntar, y el color de la mañana, ese color rojo, golpeaba las siluetas de los vecinos. Todo estaba quieto, sin respiración, menos por el ruido del agua y el ruido del fuego. Y a lo lejos, a lo lejos, como un hilo, se oía una canción de fondo, que todos podíamos escuchar, y que salía de la casa que ardía. No era una canción triste, ni tampoco alegre. Pero se oía suavemente, como para despedirlo. Cuando consiguieron acabar con las llamas, todo estaba calcinado. Menos por la vieja radio, que seguía sonando, con esa marcha que sólo la escucha uno dentro, muy adentro, en lo más hondo. Y así murió, como muere la gente como mueren los elefantes como mueren las flores como se evapora el agua y deja el viento de soplar. Con cariño. hasta el final J.J. CUELLO

Por algún tiempo, estaba días sin visitarlo, incluso semanas. Pero cuando lo hacia, nunca me reprochaba tantos días de ausencia. Simplemente me miraba de lado, y me decía: “Juanito, algunas veces me agobias con tanta visita”. Y reía a pulmón abierto. Por los últimos meses de su vida, se notaba como las fuerzas habían decaído. Necesitaba un bastón para andar, que él mismo había fabricado con el palo de un cepillo de barrer. Por esa época la piel se le ajustaba a la cara, y unos pómulos bien marcados irrumpían afilados al encuentro de su rostro. Pero la sencillez y el brillo de sus ojos nunca le abandonaron, hasta el último de los días lo acompañaron fieles. “Fíjate siempre en los ojos, hablan más de una persona que todo lo que salga de su boca. Las palabras, ellas siempre traicionan lo que uno de verdad siente. Ni todos los poemas, ni toda la literatura, ni todos los libros sagrados pueden hablar como lo hace una mirada. En el reflejo de los ojos se concentra la triste historia de la humanidad”. Nunca podré olvidar esas palabras. Uno de sus últimos días, cuando fui a visitarlo, me pidió que le comprara una caja de puros, que llevaba tiempo

27


Harry Póster y la maga Éste era un póster muy juguetón que se llamaba Harry Póster y vivía en una tienda de recuerdos y decoración. Su mayor deseo era que alguien lo comprara y lo colgase en la pared de su habitación, pero Harry esperaba y esperaba y se aburría mucho sin hacer nada allí, debajo de otros pósters de famosos como Miley Cyrus, los Jonas Brothers, Selena Gómez y Demi o Justin Bieber. Todos los famosos estaban allí, todos ellos eran escogidos para las revistas y para decorar, todos menos Harry. Una noche, Harry decidió salir a dar una vuelta a una cercana feria. Cuando la dependienta cerraba la tienda, él aprovechó para escapar y nadie se dio cuenta. Cuando llegó a la feria vio un montón de luces de colores y atracciones. Consiguió que un niño le diese entradas para las atracciones a cambio de una bonita espada hecha con globos que le regaló. Intercambiaron espada y entradas y Harry fue a montarse en el tío vivo, después en el zig-zag, en el saltamontes, en los toros mecánicos y en las colchonetas saltarinas. Fue a la tómbola y le tocó una mini-moto y en la caseta de tiro un llavero. Iba con todo esto cuando se encontró con un payaso que cogió a Harry y lo manchó con la tinta de un bolígrafo muy raro. Harry se enfadó y salió corriendo. Ahora con la mancha ya nadie lo compraría. El payaso lo perseguía diciendo: -No, no, espere señor, esa tinta se ….- pero antes de que terminara la frase Harry ya había desaparecido. Estuvo dando vueltas y encontró un mapa que señalaba la casa de una maga y hacia allí se dirigió. Pero antes compró una esponja y gel, champú, limpia cristales, lava-vajillas, quita-manchas, lejía… En el camino hacia la casa de la maga fue frotándose con todos los productos que compró, pero la mancha no se quitaba. La maga vivía en una montaña muy, muy alta. A Harry le estaba costando mucho subir, pero lo consiguió gracias a la mini-moto que había ganado en la tómbola. Le abrió la puerta una vieja muy vieja y le dijo: - Ya sé lo que te pasa, Harry. Has venido al lugar adecuado. - Gracias, ya sé que sólo puedes concederme un deseo. -Vale, dime tu deseo.

28

De repente, empezó a sonar una música de tambores y la maga se rodeó de una luz azul, de una bola de energía azul. Entonces Harry dijo: -¡Deseo que me quites esta mancha! Entonces… la música cesó y la bola azul desapareció. La maga dijo: -¡QUEEEE! ¡Cómo que la mancha…! No, no, no… Yo sé lo que quieres y no es eso. -¿No?- dijo Harry extrañado. De repente, volvieron a sonar los tambores y volvió a aparecer la bola azul. La anciana le dijo a Harry el deseo que realmente tenía que pedir y él así lo pronunció: -¡Deseo ser famoso, hacer siete películas y que me conviertas en humano! La maga hizo el hechizo y Harry dijo: -¿Pero no son eso tres deseos? Y además… no ha pasado nada. -Harry, te he concedido tres deseos porque son los que tú realmente querías. Cuando vuelvas a la tienda entra en el vestuario y te transformarás. Harry salió, al momento volvió a tocar el timbre. Le pidió un barril a cambio de la mini-moto que ya no tenía gasolina. Se metió dentro del barril y echó a rodar montaña abajo. Por fin llegó a la ciudad, volvió a pasar por la feria, se miró y… ¡ya no tenía la mancha! En ese momento se encontró con el payaso, que le explicó que la tinta no era más que una broma, que en un par de horas desaparecía. Harry corrió hacia la tienda, entró en el vestuario y cuando salió de él… la tienda de recuerdos era toda de objetos y regalos… de Harry Potter. Salió a la calle y allí estaban esperándole sus fans y su limusina que le llevó a Hollywood para empezar con la película “Harry Potter y la piedra filosofal”.

Elvira Bueno Martínez


Emigrantes oliventinos José Joaquín García Ferrera

Transcurridos 15 años aproximadamente, después de terminar la segunda guerra mundial, la llamada “locomotora económica europea”, Alemania, empieza a resurgir creando una economía fuerte y competitiva, lo que origina la demanda de mano de obra del exterior. Ese tirón económico, arrastra a las demás economías que incrementan su mercado exterior exportando más de lo que se venía haciendo, con la consiguiente creación de puestos de trabajo en las zonas favorecidas de España, allí donde el gobierno invirtió en crear infraestructuras. Evidentemente, ése no fue el caso de Extremadura. Extremadura por esa fecha sigue sumida en su letargo, los puestos de trabajo eran temporales y escasos. Ésa era la nota dominante y ello se debió a la falta de inversiones por parte del estado y que las tierras, en algunos casos, tampoco cumplieron con el fin social al que se supone están destinadas y también a nuestro carácter conformista. Esta situación, dio lugar unos fuertes movimientos migratorios de personas tanto dentro de España como al exterior, allá donde pueden encontrar un puesto de trabajo y salir de su caótica situación económica. Para hacernos una idea de los movimientos que se produjeron en Extremadura, bastará con saber que en el año 1960 el censo en Olivenza era de 13.060 personas y en el 1981 de 9.895, aunque este padrón municipal no reflejaba la realidad, ya que a veces a pesar de vivir a muchos kilómetros, se podía seguir sin causar baja en el padrón de Olivenza. Los destinos elegidos por los oliventinos fueron principalmente Madrid, Sabadell, Durango. Y en el exterior a Alemania y Francia etc. Al gobierno le venía bien la emigración de estos trabajadores, ya que se recibían divisas que eran muy importantes para el conjunto de la economía española, pues la entrada de moneda del exterior era escasa y éstas eran necesarias para pagar nuestras importaciones. Por entonces, los hombres empezaban a trabajar de niños y las mujeres aprendían las labores de una casa y a coser, para hacer la ropa que no se podía comprar hecha. Eso acarreaba un elevado grado de analfabetismo. Era tal la incultura que en Olivenza se daban clases nocturnas donde se enseñaba a leer, escribir, poner un giro, un telegrama, redactar una carta,a en fin, que al final se adquiría un certificado que decía: “Queda alfabetizado fulanito de tal”. Una de las primeras personas oliventinas que se fue a Alemania fue Emilio Carballo Trinidad. Corría el año 1961. Emilio se pasaba largas temporadas en el paro sin llevar a su casa los dineros mínimos para el día a día. Era hombre de campo cuidaba unos guarrinos. Apenas sabía leer, que era lo normal para un hombre de esas características, tenía una hija de dos meses y cuando se fue, lo hizo con otros tres oliventinos más. Lamento desconocer sus nombres. Después de cuatro días viajando en trenes correos, al llegar a Alemania se separan y cada uno se va a su destino. Este hombre vio construir El Muro de Berlín, la separación de las dos Alemanias. Llegó a un país desconocido, sin familia ni amistades, un idioma que no entendía “y empezó a ver todas las mañanas, las noches desnudarse”. El trabajo que realizaba era duro y con consecuencias para su salud como así ocurrió en el futuro. Pasado unos años de soledad y sin perspectivas de cambio, en 1969, se va con él su mujer, sus tres hijas y su suegra. Todo

parecía indicar que la reunificación familiar podía mejorar su calidad de vida, y algo mejoró, pero surgieron otros problemas. Los climas a veces nos juegan malas pasadas y la falta de salud se hace compañera inseparable. Esto da lugar a que en uno de los viajes a Olivenza, su suegra se quede aquí y posteriormente, su mujer con los hijos más chicos. Ya en 1983, Emilio se vuelve a Olivenza aquejado, según su mujer, por alguna enfermedad laboral que en 2001 puso fin a sus días. Tres de sus hijas se quedaron en Alemania, aquí quizás no hubieran encontrado trabajo. Otra vez la familia separada, sin ver crecer a sus nietos. Su hija mayor se casó con un hombre de origen turco, y mas tarde se irían a ese país, lo que les impidió volver a ver a esos nietos. A los treinta y cuatro años esa primera hoja del árbol entró en la noche más larga y oscura; desde entonces cada año al llegar el Día de los Difuntos, unas flores cubren de perfume su fotografía en su casa de Olivenza, el pueblo de su infancia, lleno de imborrables recuerdos, de olores indescriptibles pero inconfundibles. Hoy Micaela, su esposa, rebusca en su memoria y hace un recorrido por todos esos años para terminar pensando y muy convencida, que si las cosas se repitieran, jamás abandonaría nuestro pueblo. Encontraron bienestar, pero a muy alto precio que aún hoy sigue pagando al pasarse años sin ver a sus hijas y sus nietos alemanes. El destino es quien baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos. Los ánimos a veces flaqueaban, pero se pensaba que por muy larga que fuera la tormenta, el sol siempre volvería a brillar entre las nubes. Yo siempre he pensado que la gente que se quedaba en Olivenza tenía la idea que al salir de aquí, se producía un cambio radical al ganar mucho dinero y además con cierta facilidad. Vamos, que cruzabas el catrapó y te estaban esperando para llenarte los bolsillos. Nada más lejos de la realidad. Entre las familias de los oliventinos que se marcharon, hubo todo tipo de situaciones personales, que dieron lugar a los reencuentros más deseados y al olvido jamás imaginado. Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez. En la mayoría de los casos, las personas que se marcharon de Olivenza, tardaron en encontrar el bienestar deseado y fueron muchas las dificultades hasta llegar a conseguir ese deseo, aunque en algunos casos, fue bastante más difícil de conseguir, también hubo personas que se dejaron la vida en ello y no pudieron ver ese mañana tantas veces soñado. Será una hermosa despedida para aquellos que sin verse obligados, sienten deseos de explorar otras latitudes, pero también un fracaso colectivo si el motivo de su marcha es la imposibilidad de tener un puesto de trabajo con el que sacar adelante una familia. Ojala sean pocos los que tengan que decir: “he construido castillos tan hermosos en mis sueños que sólo con las ruinas me conformaría”. “En mi afán de triunfar, caí, en mi afán de levantarme luché, y en mi afán de luchar vencí”. ¡FELICES FIESTAS A TODOS!

29


Homenaj e a

Encarnación Ramallo de la Granja en el IIº aniversario de su fallecimiento Textos: Emilia Albuquerque Álvarez Selección de fotografías: Mª Carmen Mangas Para Estrella Casero, los Coros y Danzas de la Sección Femenina suponen “vagas reminiscencias y recuerdos imprecisos en la memoria de los españoles, al no suscitar grandes fobias ni una oposición específica por parte de la población ni de los movimientos antifranquistas, hecho que se deriva de la propia minusvaloración que tiende a caracterizarlos de forma irónica e indulgente; esta visión inofensiva, secundaria y políticamente intrascendente derivaría erróneamente de la subestimación de lo cultural en el marco de la lucha política y social durante la dictadura, sin atender a los mecanismos de transmisión ideológica que subyacen a esta actividad de las falangistas y al papel de la mujer como recopiladora, transmisora y, sobre todo, conservadora de las tradiciones y el folclore”.

Los grupos folclóricos han venido constituyéndose como uno de los bastiones importantes en la defensa del patrimonio inmaterial, en cualquiera de sus fases: investigación, conservación, difusión y restitución, entendiendo esta última como la reinserción del proceso en el contexto cultural del que partió, es decir, una devolución de los resultados a los propios agentes de cultura; de esta manera, la construcción de ese patrimonio es un proceso de intercambio en el que una diversidad de agentes negocia posiciones de valor e interés sobre lo que es o no digno de conservación y estudio; esta restitución aparece como una cuestión inequívocamente práctica, que conlleva normativas legales, toma de decisiones políticas, reglamentos, procedimientos administrativos, estrategias de acción, planes y calendarios, objetivos de comunicación, técnicas y medios audiovisuales, conferencias, actividades pedagógicas y todo el entramado de recursos institucionales susceptibles de involucrar a los ciudadanos; pero, como toda cuestión práctica u ejercicio encierra modos de poder y de control.

30

Superada la visión androcéntrica, insuflada por la Sección Femenina, a instancias de las directrices del General Franco, a través de los textos legales y el papel de la Iglesia Católica, se ha venido desarrollando en el seno de los grupos, la defensa de la igualdad formal entre miembros, sin distinción de sexo, tendencias sexuales, diferencias étnicas, etc., promoviendo y favoreciendo la cooperación al desarrollo desde el punto de vista cultural; los efectos de la globalización y el conocimiento cercano de otras culturas ha hecho posible el acceso y difusión de otras culturas y, por ende, del aprendizaje de otras formas de expresión.

Encarnación Ramallo de la Granja

Nacida en Olivenza en el año 1925, hija de Joaquín Ramallo, zapatero de profesión y Encarnación de la Granja, modista, Chony era la menor de tres hermanos, que, junto a ella, recorrieron buena parte de la geografía peninsular difundiendo las danzas de Olivenza, por lo que recibió el título de Hija Predilecta. A la edad de 20 años, se incorpora a la ya extinta Sección Femenina, compartiendo los escasos recursos de que disponían para tal meritoria labor con las delegadas Dña Antonia y Dña Mariana Santos, con las que recogió pasos, indumentaria…, al principio sin cobrar, acompañadas del maestro Antonio González Mantequiña, que se ocupaba de las melodías; así vemos a la vieja Pediña enseñar la danza de Villarreal, al Sr. Obdulio y a la Sra. Mariana La Uva, a Manolo Márquez las saias; todas ellas eran aprehendidas en el zaguán de Dña Antonia, ya que no disponían de local adecuado para ello. Pero antes de esto a Chony la vemos en el equipo de deportes de Badajoz, ciudad que con Olivenza eran las decanas en cuanto a la constitución de Grupos Folclóricos se refiere. Sus compañeros de baile fueron en principio mujeres como Matilde Caino, Cesárea, Eugenia Mangas, Bárbara Díaz, Luisa Grande, Maruja Pedona, Rosario Torvisco, Concha Carapeto, Margarita Santiño, Elena San José; éstas dos últimas viajan con ella y con Mantequiña acompañando al grupo Extremadura de Badajoz en el viaje realizado a Oriente, allá por los años 50: “Con empeño de triunfar en artística campaña van camino del Oriente siete provincias de España Van las chicas de Teruel Que por cierto son muy monas Y van muy buenas mozas Que son las de Tarragona. Pero en gracia y donaire Ninguna puede igualar A las chicas de Granada


Que van derramando sal. Van las chicas de Guipúzcoa Que tienen bonita voz Y con caras muy bonitas, las chicas de Badajoz… ¡Viva, viva nuestra tierra, viva, viva, Badajoz viva Pedrito Pirfano el flautista sin igual que en canciones es el único y viva Manolo Núñez, mago del acordeón viva también el famoso mantequita vivan las muchachas de Olivenza que no son como las demás porque son hijas de España y nietas de Portugal”. En una competición de baloncesto en Jaén, conoce la muerte de su padre el día de San Isidro de 1946, no pudiendo asistir a su entierro debido a que por aquél entonces las comunicaciones eran bastante deficitarias; su madre, viuda, debe hacer frente a la manutención del hogar, con los pocos recursos aportados por su oficio. A Chony también la encontramos despachando en el comercio que su tío Manolo tenía en la calle Espíritu Santo, dedicado a la venta de trajes para la tropa, compaginándolo con la enseñanza de los bailes; cuando su tío se retira y, tras recibir varios cursillos de formación, se dedica a impartir gimnasia, deportes y bailes en los diferentes colegios de la localidad, así como en el Picadero, denominación popular de la Sede de los Caballos Sementales (Cuartel de Caballería). Optan a plaza fija para el Taller de Costura, y tras asistir en Segovia a un curso de preparación, Claudia queda como maestra y Chony como profesora; debe dejar de dar

clases en los colegios, ya que debe permanecer en el Taller todo el día; por ello si cobra, pero los ensayos de los Coros y Danzas los realiza siempre de forma gratuita, y después de la jornada laboral; también fueron muchas personas las que pasaron por el Taller, algunas de ellas compaginándolo con su pertenencia a los Coros y Danzas. A los 65 años se jubila del Taller, pero sigue al frente del Grupo de Coros y Danzas “La Encina”, hasta la muerte de su hermano Antonio; a partir de aquí, va de vez en cuando; tras la muerte de Claudia, deja por completo la actividad, pero sigue ligada a su grupo, que sólo abandona cuando el azheimer puede con ella. Fallece el 21 de Diciembre de 2008 a los 83 años. Una mujer fuerte, valiente, dura y al mismo tiempo generosa, que vivió con su familia por y para el folclore de y en Olivenza, ligada de por vida, de manera altruista, al grupo de Coros y Danzas “La Encina”. Tras su muerte hace dos años y a instancias del Grupo que ella cofundó y dirigió durante tantos años, se organiza el Festival que lleva su nombre, como Homenaje a una persona que, junto a otras, se interesó por la recuperación de costumbres, usos e indumentaria de la localidad.

31


32


33


34


Programa de fiestas Domingo, 8 de agosto De 10:00 a 18:00 h. VII Torneo abierto de ajedrez “Ciudad de Olivenza”. Lugar: Arcos del Museo De 10:00 a 13.30 h. Concurso de pesca en el pantano de “Piedra Aguda”

12:00 h. Guardería: Talleres y juegos para niñ@s de entre 0-5 años 20:00 h. Presentación del libro “Así éramos” de Jesús Caudevilla. Lugar: Convento de San Juan de Dios 22:00 h. I Festival de Flamenco y Fado. Lugar: Auditorio Municipal. Entrada: 5 € 23:00 h. Verbena amenizada por “A media luz” y “Casablanca” 00:30 h. DJ “Odaval” en el Recinto Ferial

Viernes, 13 de agosto 12:00 h. Taller de Risactiva en el Kiosco del Parque de “Los Pintasilgos”

Miércoles, 11 de agosto 22:00 h. “  Pasando revista” – Rodetacón Teatro. Musical. Lugar: Auditorio Municipal. Entrada: 3 €

13:00 h. Pasacalles a cargo de Funámbulus en el Parque de “Los Pintasilgos”. 14.00 h. Matiné amenizada por “A media luz” y “Full de medianoche” 14:00 h. Guardería y talleres para niñ@s de 0 a 5 años

22:15 h. C  ena de mayores en la Residencia “Virgen de Guadalupe”, amenizada por Pepe (hombreorquesta)

Jueves, 12 de agosto 12:00 h. Juegos tradicionales infantiles: rompe-botijos, “atrapa el cerdito”, cucaña, carrera de sacos… Talleres: atrapasueños, globoflexia, llaveros…

15:00 h. Paella (1 €) en el Parque de “Los Pintasilgos” 22:00 h. Novillada sin picadores en la Plaza de Toros 23:00 h. Verbena amenizada por “A media luz” y “Nuevo Stylo” 00:30 h. DJ “Odaval” en el Recinto Ferial

35


Sábado, 14 de agosto

15:00 h. Paella (1 €). Lugar: Parque de “Los Pintasilgos” 21:00 h. Tradicionales encierros de vaquillas

12:00 h. Campeonato de Wii y Play Station 3 Campeonato de paint ball por equipos Futbolín humano 12:00 h. Guardería: Talleres y juegos para niñ@s de 0 a 5 años. 21:00 h. Tradicionales encierros de vaquillas

22:30 h. Verbena amenizada por “A media luz” y “Casablanca” 00:00 h. Quema de fuegos artificiales desde la plaza de Santa María del Castillo 22:30 h. Actuación de “Acetre”. Lugar: Auditorio Municipal. Entrada: 5 € 23:00 h. Verbena amenizada por “A media luz” y “Nuevo Stylo”. Lugar: Paseo Grande 00:30 h. DJ “Odaval” en el Recinto Ferial

Domingo, 15 de agosto 9:00 h. Diana floreada a cargo de la Banda “La Filarmónica” 11:30 h. Pasacacalles a caballo por Barrio Santa Engracia, Carrera, Paseos y Parque

Lunes, 16 de agosto

Día del Niño. Atracciones a precios populares

12:00 h. Entrega de trofeos deportivos en el Parque de “Los Pintasilgos” 14:00 h. Matiné amenizada por “Full de medianoche” y “Casablanca” Talleres: pulseras, carteras, pendientes… Guardería: Talleres y juegos para niñ@s de 0 a 5 años

Todas las actividades matinales tendrán lugar en el Parque de “Los Pintasilgos”. Las verbenas serán en el Paseo Grande.

36


37


38


39


40


41


42


El limpiabotas El tren con destino a Alejandría tiene prevista su salida a las 9,00 horas. Yo he llegado a la estación a las 7,20 horas. Dispongo de un tiempo precioso que debo rentabilizar. Desayuno pausadamente, paseo por el andén, escudriño cada rincón, me detengo a mirar las portadas de las revistas expuestas en varios quioscos y vuelvo a la cafetería. Ocupo la única mesa libre que hay. Me acomodo en la silla, apoyo mi espalda sobre la pared y, a pequeños sorbos, me tomo un gratificante café.

44

Las esperas son circunstancias “especiales” que te convierten en espectador de primera fila. Inmediatamente todos los sentidos se ponen en guardia para captar una información lo más amplia posible, filtrarla y asimilarla como si se tratara de un aprendizaje en toda regla. Cuando una espera no provoca tensión ni ansiedad despierta la curiosidad e incita a observar, conocer o comprender un ambiente determinado. Desde mi posición contemplo un magnífico escenario donde cada actor se representa a sí mismo. Un trasiego de personajes anónimos desfila sin descanso. La mayoría de ellos no se han visto jamás, pero sus frases espontáneas logran tejer un diálogo propio de cualquier renombrado autor. El teatro del mundo descorre el telón para mí. Mis ojos, expectantes, realizan continuos barridos para saciar su hambre observadora. Analizan cada detalle, grabando en su retina situaciones interesantes para ser evocadas cuando la ocasión lo requiera. Asombrados, se detienen en una columna ubicada en el centro del local. Junto a ella, un anciano se halla sentado en suelo; las piernas recogidas al abrigo de la chilaba, el turbante perfectamente colocado, la cara inexpresiva y en un absoluto silencio. Se trata de un limpiabotas egipcio dispuesto a iniciar su interminable jornada laboral. De pronto, alguien que hojea las páginas de un periódico hace un gesto. El anciano desestima su pasiva actitud, se levanta lentamente, coloca un cartón bajo los pies del cliente que lo ha reclamado y se lleva los zapatos, regresando a su improvisado establecimiento. Allí prepara el material y comienza el rito: sacude el polvo, echa crema, la extiende y frota con su viejo cepillo. Para concluir, toma un trapo, manchado de anteriores faenas. Lo estira cuidadosamente y adopta una nueva posición que le permite entallar uno de sus extremos con un pie y sujetar el otro con una mano, mientras que con la otra desliza sobre él el zapato hasta arrancarle el brillo deseado. Finalizado el trabajo, se acerca al eventual lector, le devuelve sus lustrosos zapatos y le ofrece un calzador para facilitar la introducción de sus pies. El cliente le paga con dos libras que se guarda sin mirar en el bolsillo izquierdo de su camisa. Con más dignidad que orgullo retira el cartón y, sin mediar palabra, retorna a su columna, recuperando su estática figura acurrucada, escondiendo sus manos vacías en el regazo hasta ser solicitado para un próximo servicio. Bastaron cinco minutos para dis-


tinguir nítidamente las diferencias entre el Norte y el Sur. Los arrogantes de arriba miran desde una cúspide que se sostiene artificialmente en las cosas materiales. Los de abajo aportan el afán de cada día y con ello los valores eternos que rigen los cauces de la vida. A los encumbrados le sonríe la suerte, tienen sus panzas llenas y asisten a escuelas selectas. El resto pulula en una sima inmensamente profunda, cuyo hogar es la calle. En ella erigen su precario taller, y los aprendices de limpiabotas, desde temprana edad, buscan cobijo en una esquina al amparo de las sombras. Sólo cuando sus miradas se encuentren alcanzarán el ecuador imaginario que invita a inclinarse a los primeros y da licencia a los segundos para abandonar la postura sumisa de otros tiempos que tanto daño ha causado en las rodillas. José Mariano Fernández López 2 de febrero de 2009

45


Ana María Píriz Píriz

Maestros de la vida

La farrapa este año la vuelvo a recordar en estas líneas, donde se quedaron dormidos todos mis recuerdos, los mejores, los alegres y también los más amargos. Era el año 1966 cuando allí me fui a vivir, ya que mis padres compraron la casa de mis abuelos, Joaquín y Mariana, los cuales siguieron viviendo con nosotros en familia, ya que la familia antes siempre quería estar unida y así fue hasta el final. Entonces el barrio estaba sin asfaltar, es decir, calles de barro que cuando llovía se hacían grandes charcos, pero nosotros no teníamos problemas porque lo aprovechábamos para jugar: el pincho, la role en verano… En la calle vivían niños de todas las edades pero cuando llegué los que más recuerdo eran los que vivían a mi lado que eran Lourdes, Fini y Gerardo. Sus padres, Antonia y Gerardo eran como de nuestra familia. Con ellos compartí tardes de juego y un trozo de mi vida. Pero poco a poco fuimos creciendo y comenzamos todos a pensar en nuestro príncipe, como sería: rubio o moreno, suspirábamos con esa inocencia preconcebida. Con la llegada del verano, llegaba la feria que para nosotros era como agua de mayo. Sacábamos nuestros mejores trapos y a la verbena. Teníamos cada año que bailar con los chicos del barrio y si no lo hacíamos se enfadaban, ya que ellos eran los primeros en ser elegidos. Así la amistad entre la gente del barrio se fortalecía, cosa que actualmente se ha perdido. La verbena en aquella época era algo grandioso, bailaban los abuelos, los jóvenes y los niños. Todo el mundo sacaba partido de nuestra bonita feria.

46

Y ahora paso a recordar a los mayores, esos maestros de la vida…Mis padres eran obreros del campo, recogían las aceitunas y todo lo que daba el campo. Pero lo que nunca olvidaré es el olor a membrillo que mi madre hacía todos los otoños en hornillas de carbón. Ya que teníamos dos árboles en el patio que se cargaban cada verano y así teníamos membrillos todo el año. Ese olor y tantos recuerdos que no volverán, ya que se fueron para siempre. Recuerdo con mucho cariño a Joaquina de Silva, incansable mujer que tanto trabajó para tirar para adelante en esta vida tan dura que le tocó vivir. Yo no sólo la admiraba, sino que la adoraba. Ella pensaba que el descanso se dejaba para después. También estaba Ignacio “Fradi”. Él nos enseñó a pensar por nosotros mismos y que fuéramos honestos y trabajadores. Y Manolo, al que conocíamos por Milleriña, del que aprendimos a ser humildes y conformistas, nos decía que por no tener más, no significaba que fuésemos mejores o peores. Ellos fueron nuestros mayores, ellos que se tuvieron que conformar con tan poco y siempre les sobró una sonrisa o una palabra de apoyo para nosotros. Ellos, nuestros padres, nos dejaron la tierra bien abonada para que recogiéramos la semilla que ellos sembraron. HASTA SIEMPRE, MAESTROS DE LA VIDA!!!! Quiero agradecer a toda la gente que me ha apoyado siempre, en especial a Reme y Lourdes Murillo y a mis amigas Isi Alvárez y Luisa Serrano. Ahora me despido dedicando esta poesía a una persona que también me acompañó en mi infancia y adolescencia y que nos dejó hace poco: “Compartimos pupitre y abecedario y como las amapolas emergen en marzo. Tú nos dejaste el mes de mayo… Quisiera unirme a un vuelo de palomas y atravesando lomas, llevarte este poema” A Mari Carmen Silva Hurtado Hasta siempre amiga!!!


47


48


“ De los 40 para arriba mójate la barriga” (Personas mayores y actividades físicas acuáticas)

Sin pretender poner en duda el acierto de la sabiduría popular plasmada en el refranero, encontramos uno que en nada hace justicia con lo que consideramos son los beneficios integrales que la buena utilización del medio acuático produce en el ser humano, limitando el uso de este medio a la infancia y la juventud. Dice pues el refrán referido: “ de los cuarenta para arriba, no te mojes la barriga”, instando a un grupo poblacional como son los mayores a abandonar las prácticas relacionadas con el agua. Pero esos adultos y ancianos de antaño a los que hace referencia no encontraron coetáneos que, como nuestra población de mayores actuales, demandaran la actividad física para sus momentos de ocio, siendo conscientes en muchos casos que ese ejercicio físico mantiene y mejora la salud, valorando las ventajas que aporta el medio acuático en cuanto a movilidad, capacidad de adaptación, seguridad y posibilidades de relación. Afortunadamente podríamos añadir, lejos de pretender incrementar nuestro, ya de por sí, rico refranero: “de los cuarenta para arriba, igual que para abajo…al agua pato”. “Al agua” pero no de cualquier forma, sino de manera planificada, con objetivos claros, contenidos adaptados y sin arriesgar nunca la seguridad, entre otros factores. Por otra parte, sabemos que los programas de actividades físicas acuáticas para personas mayores trabajan siempre poniendo en juego el cuerpo y el movimiento a través de situaciones socializadoras, recreativas y de toma de conciencia del propio cuerpo. Pretenden dichos programas mantener y potenciar el máximo dinamismo corporal para que cada adulto y anciano pueda cuidar su salud y sentirse más autónomo o autónoma en la realización de las actividades de la vida diaria (subir escaleras, abrocharse los cordones de los zapatos, agacharse para agarrar algo, transportar bolsas, elevar los brazos, flexionar el tronco, etc.). Éstas serían sus finalidades más básicas. En resumen, el mantenimiento de una buena calidad de vida ya que ancianidad no tiene por qué ser sinónimo de enfermedad, lo será en su caso de “dolencia de la edad”. Hay enfermos de todas las edades y por tanto, igual que hay jóvenes y adultos sanos y enfermos, también habrá viejos sanos y enfermos. Pero tendremos en cuenta siem-

pre esos procesos crónicos que la mayoría de las personas mayores padecen: molestias articulares, dificultades circulatorias, etc. que acentúan su fragilidad sin incapacitarlos para un ejercicio físico adaptado a sus necesidades y realidad. Así, en los programas de trabajo de actividades acuáticas para personas mayores tendremos en cuenta, además de unas líneas de actuación básicas, esas dolencias de la edad, así como el respeto a sus valores, expectativas y características individuales, como con cualquier otro segmento de población. Por su parte, el/la técnico deportivo que desarrolle estos programas específicos tendrá en cuenta esas dolencias de la edad referidas, consecuencia del envejecimiento, el respeto a sus valores y características individuales ya señalados, el riesgo que pueda existir al realizar las actividades propuestas, el control del entorno para desarrollar un trabajo recreativo y no competitivo, la variedad de actividades posibilitando la participación de todos los individuos y el convencimiento de que el instructor, como eje imprescindible del proceso, será un elemento facilitador y animador en la consecución de los objetivos. Encontramos, por otra parte, multitud de posibilidades o formas de trabajar la actividad en el medio acuático además de la popular natación. Formas que, tomadas en su totalidad, de manera parcial o entremezclando aspectos de algunas de ellas, conformarán los programas específicos a utilizar. Algunas de ellas diseñadas para la población de mayores son la gimnasia acuática, el mantenimiento acuático y el agua lúdica.

Gimnasia acuática

Basada en ejercicios del medio terrestre adaptados, aprovechando las modificaciones y los beneficios que el agua impone a su realización. Supone una aproximación al medio acuático desde movimientos diarios y habituales con los que la persona mayor ya está habituada. Toma como modelo los trabajos basados en la sensación y la relajación para facilitar la toma de consciencia del propio cuerpo. Incluye ejercicios de flexión, extensión, rotación, giros, circunducciones, abducciones… además de actividades como andar, correr, saltar, lanzar, recepcionar, empujar, etc.

49


Mantenimiento acuático

Programa de mantenimiento físico a través del ejercicio en el medio acuático. Pretende mantener la condición física, enriquecer los niveles técnicos de coordinación, cualidades perceptivas, desarrollo de la autonomía mediante métodos cómodos, seguros y variados, así como desarrollar la actitud adecuada para la práctica segura de las distintas actividades. Suele estar destinado a personas mayores que tienen una amplia experiencia en el medio acuático con propuestas como nado, carrera en el agua (aquarunning), ejercicios variados de gimnasia acuática, juegos, danzas de diversa índole (danzas del mundo, tradicionales…), aquaeróbic, etc. Suponen estas actividades con música (danzas, aquaeróbic…) una forma de trabajo excelente para potenciar las seriaciones, la atención y la memoria, además de potenciar el trabajo de orientación en el espacio y en el tiempo

Agua lúdica

Representa, como aportan Soler y Jimeno (Actividades acuáticas para personas mayores, 2.004) “una propuesta global de aproximación y dominio del medio acuático que permite al adulto y anciano descubrirlo y disfrutarlo sin tener que conquistarlo”. En personas mayores este acercamiento al agua a través de la recreación y las situaciones lúdicas o jugadas se realiza de forma simple y natural potenciando la autonomía en el espacio, la imprescindible relación con los demás y la actuación creativa. Toda situación lúdica o recreativa, per se, posee altas dosis de motivación para cualquier edad. El agua facilita a la persona mayor jugar desinhibiéndose de manera más sencilla y salvando obstáculos y tabúes que el medio terrestre dificultaría más. Conceptos como espontaneidad, comunicación, placer y bienestar se entrelazan facilitando la ejecución de las propuestas y el éxito de las mismas. Nos serviremos de juegos estructurados, juegos cooperativos, actividades sencillas recreativas, etc. El agua lúdica admite contenidos propios de otras especialidades siendo el/la técnico quien conjugará acertadamente unos y otros dándoles ese carácter de juego que la define.

el mantenimiento de las capacidades biológicas básicas, asegurando durante el máximo tiempo posible su autonomía e independencia. - Mantener y/o readaptar las conductas psicomotoras, facilitando la capacidad de adaptación a nuevas situaciones personales o ambientales. - Desarrollar sus capacidades comunicativas, previniendo el aislamiento y potenciando la sociabilidad. - Educar en la sociedad del ocio, ofreciendo a las personas mayores un programa de actividades físico-recreativas que les ayude a mantener una vida activa, llena de experiencias y sensaciones enriquecedoras. - Ayudar a que cada uno mejore su equilibrio emocional. Esto comporta un trabajo colectivo, dinamizador y creativo que ayude al participante a elaborar sus duelos (pérdida de amigos y familiares, jubilación, etc.) y a depositar sus ilusiones en nuevos objetivos. En breves palabras, desarrollar la capacidad de movimiento en el agua de las personas mayores para su seguridad, disfrute y ocupación de ocio, sin riesgo para la salud y en relación con otras personas, posibilitando experiencias enriquecedoras y activadoras de su vida. Para finalizar recordaremos que partimos de una realidad social que en su conjunto discrimina a la persona mayor por el simple hecho de serlo y por considerar la vejez como algo improductivo y deteriorado. Lo peor es que los mayores de nuestra sociedad aceptan este hecho como una verdad absoluta dificultando la adaptación a su propia vejez. La aceptación de las pérdidas personales y la proyección de sus intereses hacia objetos y personas nuevas facilitarán la recuperación de esa autoestima a la que aludíamos, sintiéndose capaz de realizar tareas nuevas, individuales y grupales (de ahí la importancia de las actividades físicas cooperativas entre iguales en el medio acuático) y establecer nuevas relaciones. Es tarea de todos animar a nuestros mayores a embarcarse en esa empresa de vivenciar sus momentos de ocio a través del ejercicio físico, concretamente de las actividades acuáticas específicas. Es cierto también que nuestra sociedad actual poco ayuda teniendo únicamente como estandarte de la imagen el cuerpo joven, bello y esbelto pero será muy gratificante vencer estos condicionantes sociales. Dentro de la piscina no solo deberíamos encontrar personas jóvenes sino mayores, individualidades con necesidades físicas y sociales, que portan la sabiduría, experiencia, frustraciones y otras cargas propias de haber vivido ya algunos años.

Bibliografía

- SOLER VILLA, Á. y JIMENO CALVO, M. (2.004). Actividades acuáticas para personas mayores. GYMNOS. Madrid. - DEVÍS DEVÍS, J. y PEIRÓ VELERT, C. (1.992). Nuevas perspectivas curriculares en Educación Física: la salud y los juegos modificados. INDE. Barcelona.

Finalidades de los programas de actividades acuáticas para personas mayores. (Soler y Jimeno, 2004) - Prevenir la enfermedad y promover la actividad física, fomentando hábitos higiénicos, contrarrestando el sedentarismo y la pasividad. - Contribuir a que la persona mayor mantenga el nivel de autonomía física y psicológica necesaria, propiciando

50

Autor

MIGUEL ÁNGEL VIDIGAL SILVA. • Maestro especialista en educación física. • Técnico superior FEDA en fitness acuático. • Técnico superior FEDA en actividades dirigidas con soporte musical. • Galardonado “profesor revelación – 2004” por FEDASevilla y premio “Feda Sevilla 2007”. •Profesor de los cursos de formación de FEDA (federación española de aeróbic y fitness).


51


La ermita de

San Antonio de Padua Francisco González Santana

en O l ivenza

Después de investigar en varios archivos españoles y portugueses, tanto parroquiales como civiles, no he podido encontrar la fecha exacta de la construcción de la Ermita. Según he podido averiguar, data probablemente de finales del siglo XVI. Se tienen noticias de ella a principios del XVII. En 1635 en la Relação do Bispado de Elvas composta pelo Doutor António Gonçalves de Novais se menciona la Ermita y se dice de ella que estaba muy bien ornamentada. También en el Inventario de Manuel Carvalho Viegas, Juiz de Fora, el 22 de enero de 1671 se nombra la Ermita cuando se mandan a medir y confrontar los rossios y tierras del suelo del Terreiro de Santo António: “… e da egreja de Santo António até ao passo que chamão de Manuel Mexia tem de largo trinta varas e da outra parte do dito passo até a rua de São Pedro tem setenta e oito varas, e da egreja de Santo António, continuando para a parte de São Francisco até onde entra a rua das Parreiras tem a mesma terra do concelho sessenta e três varas”. La Ermita tenía una superficie de 125 m2 y pertenecía a un antiguo convento de religiosas franciscanas. Estaba situada en el antiguo Terreiro do Chão Salgado, también denominado Passeio Velho, sitio donde según parece tenían lugar los antiguos Autos de Fe en el siglo XVI

Mucho más tarde, se llamó Paseo de Los Naranjos o Paseo de San Fernando durante el reinado de Fernando VII. En 1918 se habla en las actas del Ayuntamiento del riego en dicho paseo. Hoy se llama Plaza de España, aunque todos lo conozcamos como Paseo Grande. La sacristía de la Ermita hacía esquina con la calle Espíritu Santo. La fachada principal daba donde está exactamente el rótulo que lleva el actual nombre de la plaza, mirando al antiguo paseo o Terreiro de Santo António. En 1671 hay noticias de que así se llamaba este paseo, que mantuvo su nombre hasta 1971 aproximadamente. Tras la reforma que dio su aspecto actual a los dos Paseos en 1929, hoy se denominan respectivamente Plaza de España y Avenida de Portugal. La Ermita llegaba hasta el kiosco en el que funcionaba hasta hace poco la Oficina de Turismo. Era una capilla relativamente pequeña, de fábrica pobre. Parece ser que dentro había paneles de azulejos blancos y azules de poca importancia. Dos recibos, uno de junio de 1869 de Juan Cayado por blanquear el interior y exterior de la Ermita y otro por 14 reales de 1871 por blanquear “por lo bajo” nos aclaran que no todas las paredes contaban con este tipo de revestimiento, presente en otras iglesias de Olivenza.

Antiguo terreiro do Chão Salgado

52


Vista trasera de la Ermita de San Antonio con la Sacristía en primer término Una ventana del presbiterio daba al Paseo. Tenía un pequeño campanario o espadaña, al que se subía por la sacristía, con una campana pequeña, que se conserva junto a la llave de la Ermita en la Sala de Arte Sacro del Museo Etnográfico Extremeño “González Santana”. La llave lleva atada una etiqueta de cartón, amarillenta por el tiempo, con una inscripción en la que puede leerse Puerta de la Ermita de San Antonio para el Paseo. En época portuguesa, la dirección y administración de la Ermita estuvo a cargo de los Padres Franciscanos, pasando a depender de la Parroquia de Santa María del Castillo tras el cambio de nacionalidad. Tenía muy buenos ornamentos: ternos, casullas, ricos manteles, su propio armonio y poseía algunos bienes, entre ellos un granero que en 1910 estaba arrendado por 85 pesetas. La Ermita poseía muchas alhajas de oro y plata ofrecidas por los devotos al Santo, así como toda clase de objetos. La Ermita se menciona en varios testamentos del Archivo de la Santa Casa de Misericordia. Así, en 1815, Doña María Rosa Méndez dispone: “… a la Iglesia de San Antonio quiere y es su voluntad se le dé el oratorio de su casa con las Imágenes siguientes: el Señor de los Pasos, Nuestra Señora de la Soledad, un Señor Crucificado con una cruz parda y dorada, un Niño Jesús y un Señor de la Piedra Fría”. Se pide, además en el testamento “… se compre una lámpara de plata para alumbrar el oratorio que deja a la Iglesia y que la Santa Casa quede con la pensión diaria de alumbrar con aceite dicho oratorio”. Con el arriendo del granero, las colectas y petitorios de las novenas y con lo que durante todo el año se recaudaba en limosnas, cepillos y rifas, se sostenía el culto a San Antonio. La imagen del Santo era vestida o como se suele llamar “de candelero”, o sea el busto de talla y el resto del cuerpo un armazón de madera u otro material. No se sabe

cuál fue el fin de la imagen del titular de la Ermita. Parece ser que terminó en la Iglesia de San Francisco. En la capilla también tenían altares propios la imagen de la Virgen de la Encarnación y el Arcángel San Miguel, a quienes se profesaba gran devoción. En otro testamento del Archivo de la Santa Casa se dispone que “… a Nuestra Señora de la Encarnación de San Antonio, cinco arrobas de igual especie o sea de cera labrada portuguesa. A la misma imagen de la Encarnación, un cobertor de veludo (terciopelo) carmesí de que se hará a su costa una cortina y un frontal, completando con la misma tela lo suficiente en el caso de no alcanzar”. La capilla estaba cuidada por un ermitaño, sacristán o santero. Se le exigía ser una persona honrada, competente e idónea. Al principio era nombrado por el Obispo y más tarde, por el Vicario Eclesiástico de la villa. Una señora era la encargada de lavar y planchar la ropa blanca de la Ermita y de cuidar y conservar los ornamentos, cobrando por ello un estipendio. Posteriormente se encargaron de este trabajo las religiosas de la Caridad de la Santa Casa. Además de la Cofradía de San Antonio, en la Ermita tenían sus sedes las cofradías de almocreives (arrieros) y tendeiros. Estos últimos, en 1780 solicitaban “… lhes consentissem ter um ermitão para esmolar. O rendimento de três mil reis anuais que disfrutava obrigaram-na a essa petição. Hay otro documento de 1850 en el que se dice que “… se hace un petitorio semanal para San Antonio y de esta limosna se le da al que pida la tercera parte. La capilla era también sede de la Congregação das Irmãs Terceiras Mantelatas, institución fundada por el Comisario de la Orden Frei Manuel dos Mártires. La Ermita fue uno de los centros de devoción más populares de la ciudad. A San Antonio, tanto en Portugal como en España, se le ha tenido siempre mucha devoción.

53


El Señor Obispo contestó el 14 de febrero de 1916. En Según sus biografías, nació en Lisboa, de ahí que se le conozca como San Antonio de Lisboa y sea el patrón del esta fecha era Arcipreste de Olivenza Don Javier Santapaís. Por este motivo, todo Portugal celebra el 13 de ju- maría. El Obispado impuso algunas condiciones, entre nio con grandes fiestas y arraiais (verbenas), y en muchas ellas que se respetaran los derechos que pudieran tener localidades se adornan las calles con flores de papel. San los Padres Franciscanos a dicha Ermita, que no se derribaAntonio predicó y murió en Padua (Italia). Por este moti- ra hasta quedar habilitado el nuevo edificio para el mayor vo, también es conocido como San Antonio de Padua. Fue decoro del culto y comodidad de los fieles y que la corporación se hiciera cargo de los gastos, incluyendo en estas religioso de la Orden Seráfica de San Francisco. Las jóvenes solteras han tenido a San Antonio como obras el nuevo emplazamiento del arco toral y el respeto abogado para que les concediera un novio. En tiempos, a los azulejos de la antigua Ermita. Este arco de mármol, aún siendo Olivenza lusitana y después española, solían que fue vendido a la Hermandad del Carmen por 1.000 ir desde sus casas de rodillas a la ermita, muy de madru- pesetas de la época abonadas por Dª Ana María Marzal, gada para que nadie las viera, para pedirle al Santo que su Presidenta, aún puede admirarse en el actual Altar de San Antonio en la Iglesia de Santa les concediera un novio. Muchas María. parejas se casaban en esta capilla. Del mismo modo, con fecha 1 de También los devotos acudían para marzo del mismo año, se solicita al hacer peticiones, ofreciendo una Gobierno por mediación del Golimosna para los pobres con el fin bernador Civil de la Provincia, la de encontrar las cosas perdidas, ya autorización para llevar a efecto que el santo tenía fama de hacer la permuta del local referido por grandes milagros. el terreno de la Ermita. Al final no La fe que se le tenía a San Antonio se trasladó, sino que el terreno fue se demuestra con la cantidad de culvendido al Ayuntamiento según tos, ceremonias y sacramentos que las condiciones que se fijaron en se oficiaban en la capilla, adornánla autorización dada por el Obisdola con colgaduras, velas y flores. po para la enajenación del citado Un recibo de 20 reales de 1870 se predio. Era alcalde por entonces justifica “por colgar y descolgar los Don Esteban Chacón Reyes. El deadornos en la capilla del Santo para rribo de la Ermita se llevó a cabo la función”. Otro de 10 reales, con en octubre de 1920. fecha 31 de marzo de 1872 “… por La calle Espíritu Santo no tenía adornar la Iglesia del Santo para el salida recta a la plaza o paseo. Era monumento”, pues en Semana Sanoblicua a causa de la sacristía de la ta la ermita tenía sus propios Oficios. iglesia. Se intentó hacer un arco a Con gran solemnidad se celebraban la salida de dicha calle a propuesTrecenas y Novenas, con coro de ta de Don Marcial Mira Rodríguez, hombres mujeres y organista. pero no llegó a realizarse. La casa El Orfeón Oliventino, dirigido que hace esquina con dicha calle, por Don Domingo Méndez asistió propiedad de Don Teófilo Píriz, no en algunas ocasiones al novenario. Principio del derribo de la Ermita (1920) estaba construida cuando el derriLa víspera del día de San Antonio, en la puerta de la Ermita, había fuegos artificiales. Un bo, pues se edificio en 1928. Actualmente, parte del terreno donde estaba ubicada recibo de 200 reales de 1869 lo confirma. La banda de Música La Filarmónica asistía para tocar mientras ardían, la Ermita es un edificio mandado a construir por Don Marcobrando sólo 100 reales por este trabajo. El día de la fies- cial Mira. Mis padres vivieron varios años en él. Don Luis ta de la Cofradía, hombres y mujeres salían en procesión Silva tuvo la barbería que le fue traspasada en la esquina, con la imagen, todos con sus faroles. Tal era la devoción arrendada durante 61 años. No existen restos arquitectónicos de la Ermita, ya que que en algunos protocolos notariales los fieles pedían ser fue derruida por completo. Al desaparecer, la devoción enterrados en el atrio de la Ermita, o sea, en la puerta. La intención de derribar el edificio se apuntó el 16 de popular a San Antonio seguía y sigue en la ciudad. Para agosto de 1915, cuando D. Manuel Mira, concejal del continuar con esa fe al Santo se mandó hacer para Santa Ayuntamiento, expuso en sesión plenaria “… lo conve- María del Castillo un altar en los talleres decorativos de niente que sería para el ornato de la población el hacer José Retamal Olmo en Los Santos de Maimona. El 25 de junio de 1921 se terminó el tallado y dorado, desaparecer el edificio, quedando así el espacio que ocupaba en beneficio de la vía pública, consiguiendo así una siendo párroco Don Manuel Alemán. El altar estaba sigran avenida. Y para que el culto de los devotos de San tuado en el lado derecho al entrar en Santa María. En Antonio en nada se interrumpiera, se trasladase la Ermita el centro, la actual imagen de San Antonio y a los lados previa aceptación del Obispo de la Diócesis al local pro- las imágenes de Santa Adela y San José. Fuera del altar piedad del Ayuntamiento denominado “La Carnicería”, había dos cepillos de madera. En ellos se ponía el Pan de donde se vendía carne, por reunir las condiciones que se San Antonio. Hay muchos fragmentos en las parroquias y requerían con sólo hacer unas reformas”. Este edificio es- en San Francisco de este altar que fue destruido por no encajar con el estilo artístico de la parroquia en tiempos taba en la misma plaza de la Ermita. La Corporación acordó nombrar una comisión compues- de Don Luis Pérez Rangel. ta por dos concejales y el alcalde Don Antonio Carapeto Olivenza, 13 de junio de 2010 Cordero. El 29 de diciembre del mismo año, escribieron al Festividad de San Antonio obispado, solicitando la autorización.

54


55


56


57


58


59


Monnamour Por Fermín Morillo Jorge

Fue el azar quien eligió el sendero. Yo lo seguí sin dudar, tomando esa especie de venero con que se inicia el río, y andando, andando por las curvas del meandro, alegre y con gran brío. Cuando me fatigaba el camino, nunca perdí la esperanza, me acuciaba la tardanza, y, por fin, lo esperado vino. Brilló una luz sorprendente, cegadora y diferente, de lo nunca percibido; era palpitante y bella como rutilante estrella, y, en el tiempo de un latido, supe que allí estaba Ella. Abrió el cáliz de mi vida, brotaron sueños adormecidos de algo que ya he querido, Dd algo que ya quería. Sentí, pronto, por Ella más que amor, Idolatría; y al acercarme podía, haberla, al menos tocado, temí cometer un pecado.

60

Toda tu esencia penetró en mi Ser. De tal modo, pudo ser, que solo con su presencia, aunque medie tiempo y distancia la amaría con vehemencia, con entrega y con constancia. De mis labios, siempre sinceros nunca salieron las mágicas palabras: ¡Te amo! ¡Te adoro!, ¡Te quiero! Mis labios siguieron sellados. No se si fue por cobardía, o temor de perder, para siempre, mi amor. Cuando percibía tus lánguidas miradas transportándome al cielo, yo sentía un dulce consuelo y mi alma sonreía esperanzada. Quisiera saber si en tus sueños, me permitiste, siendo tú una Flor, fuera yo tu apasionado jardinero, para cuidarte con todo mi amor. Quisiera saber: Si en lo más oculto tu corazón me dedicó un latido, para que yo, como un crío, haciendo de tu persona un culto lo pusiera a latir junto al mío

¿Acaso me miró? No se lo que hizo, tampoco qué sucedió, quedé prisionero de su hechizo.

No se si mi amor fue Platónico de Plutón u otro Planeta. Si nació en bosque amazónico o en diminuta maceta. En este Orbe, “las cosas del querer”, si éstas llegan a su meta, son iguales por doquier.

Fui siempre su cautivo y aunque el fardo de los años favorezcan el olvido; yo, esta sensación de antaño aún la siento y la vivo.

Tuvimos al alcance el paraíso, De este amor nunca gozado. ¿Fue el destino quien no lo quiso? Fuimos nosotros, torpes e inseguros Por no haberlo “confesado”.

Nunca hubo en el encuentro, ni un beso, ni algún roce, pero con lo que llevo dentro aún fue mayor el goce. Nada manchó este principio, Todo fue puro y propicio.

Si la dama tiene ya galán. Eso no me importa el amor todo lo soporta. Seré lo más paciente. La seguiré esperando, aunque esté relatón e impertinente.

Lograste entrar en lo profundo de mi alma, como un ángel, como un hada, con mucha dulzura y calma.

Presiento, que contra marea y viento al final tendremos nuestro encuentro. Y, aunque se en el “más allá”, podremos gozar eternamente.


Salie ndo de Extremadura Laura Gómez Cortés

Me gusta darle fuerte a esta máquina, me gusta que me lleve veloz… pero no ahora, ahora no. Hoy, la máquina amiga me aleja de aquí, de las jaras, de la encina, del olivo, del romero, del campo en paz...

F

Hoy, la máquina amiga me lleva, de tantos “afectos antiguos” y vivos, de aquel paisaje, del cementerio querido, entrañable, donde ellas descansan en paz, del silencio, del canto del pájaro que me trae la brisa olorosa y caliente hasta la carretera. Hoy, la máquina amiga me aleja del Guadiana, mi rio que viene y va, de sus riberas arboladas, frescas y vivas, de aquel pescador solitario que lanza su caña y en su trayecto me encuentra y me mira… ¿a dónde irá?, ¿a dónde vá?. El leve crepitar del trigo seco me retiene… El zumbido de la mosca que se refugia conmigo en el interior, ventanas abiertas, del calor…

He de parar para respirar, para contemplar, necesito ahondar, retenerlo, hasta el fondo… ¿de mi corazón?...de mi estómago, del pulmón, de las pupilas… hasta que inunde mi interior... Este cielo nuboso, este olor de pinar… y caminar una vez más, andar un camino… y recoger un poco de olivo, y de jara, y de encina, veníos conmigo… un poco, solo un poco, más… Esta seca brisa seca mis lágrimas, al pasar de ventana a ventana me acaricia, me consuela… y la ola del camión al pasar me mece mimosa, tambien para consolar… La chicharra perezosa me saluda, me dedica su canto, ella se quedará… y la rama de olivo, que se viene conmigo, frente a mi, ante el cristal, danza temblona del aire al pasar y me recuerda: “voy contigo, Venga, Vámonos ya!!”

61


Añoranzas Javier Ortiz Díaz

Adormecido estoy soñando de madrugada, adormecido estoy por tan bellas lunas claras. Siguiendo por el camino buscando ya la majada; veo al fondo en las encinas el cernícalo cazando las palomas en el alba. Al fin llego, en el castillete estoy; en frente tengo el castillo que los templarios hicieron hace siglos muchos siglos. Que tortuoso es el tiempo, para al final acabar donde empezara mi abuelo. Yo quiero volver allí y en el castillo seguir como el águila cazando las palomas y vencejos. Yo quiero volver allí con tía Concha y don Antonio que alcalde fue de este pueblo. Por las mañanas oír las campanadas al cielo, anunciando misas y difuntos y algunos otros eventos.

Yo quiero volver a oír la banda municipal cuando pasa por la puerta de la calle Caridad. Me levanto muy temprano y pronto salgo corriendo, hasta luego tía Concha a la comida ya vuelvo. Ten cuidado raparígo ten cuidado con la bici ten cuidado y vuelve presto. A los pintasilgos voy en los pintasigos vuelo, los bolsillos con chinotes y el tirachina en el cuello, los gorriones ya tiemblan por mi tirar tan certero; él único que me ganaba es Miguel el de la Goa, así se llama, es cierto. Llega el chondi con sus gracias creo que vieneJuaneque llega Manolo y el Jero, nos fumamos un cigarro nos limpiamos el aliento con regalí o con chicle, para evitar un mamporro de algunos de nos ancestros. Yo quiero volver a oír las campanadas al viento y quiero volver allí a Olivenza, que es mi pueblo.

62


63


64


65


66


Olivenza 2010  

Revista de fiestas Olivenza 2010

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you