Page 1

Fotografía: Manuel Molina

Declarada de Interés Turistico Nacional

Semana Santa Mérida 2011 Excelentísimo Ayuntamiento de Mérida


Semana Santa

Mérida 2011 • Saluda del Arzobispo de Mérida-Badajoz ...............................................................................................................................................3 • Saluda del Alcalde........................................................................................................................................................................................... 4 •Saluda del Presidente de la Junta Local de Cofradías . ........................................................................................................................4 • Saluda del Vicario Episcopal de Mérida y Tierra de Barros . ..............................................................................................................6 • Párroco de Ntra. Sra. de los Milagros y Arcipreste de Mérida ..........................................................................................................7 • La Semana Santa de Mérida, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional . ...........................................................................8 • Ángel Fernández Chacón, Pregonero de la Semana Santa ..............................................................................................................9 • Presentación del Via Crucis editado por la Junta de Cofradías .......................................................................................................9

Artículos

“Es necesario que entendamos nuestra misión en el mundo, como una llamada del Señor a ser testigos, a ser apóstoles, con humildad pero sin complejos. La palabra de Dios en sí misma no está encadenada; y nosotros no somos quién es para encadenarla, silenciarla o negarle fuerza y expresividad en nuestro mundo”. Monseñor Santiago García Aracil Arzobispo de Mérida - Badajoz

D.L.:

• Foto portada: Cartel de la Semana Santa Mérida 2011. Cofradía del Prendimiento. (Manuel Molina Bolaños). • Coordinación: Mario Hernández Maquirriaín. • Fotografías: J. M. Romero. Manuel Molina Bolaños Mario Hernández Maquirriaín Archivo Junta de Cofradías. • Diseño e impresión: Editorial MIC. • Edición: Junta de Cofradías. Marzo 2011.

2

• Jesús en el Gólgota -II-, por Puri Contreras López ............................................................................................................................ 10 • El cristianismo en Mérida, por Carmelo Arribas Pérez . ................................................................................................................... 13 • La Semana Santa de Mérida de Interés Turístico Nacional, por José María Álvarez Martínez .......................................... 16 • La grandeza de lo divino, por Rafael Sabio González Juan ........................................................................................................... 19 • En pro de unos cambios (we can), por Javier Enríquez Navascués ............................................................................................ 22 • Sentido del Jueves Santo, por Teodoro A. López López ................................................................................................................. 25 • Sobre la persecución a los cristianos, por Javier Alonso ................................................................................................................ 28 • Los enseres de nuestras hermandades presentes en Córdoba, por Ángel de las Heras García de Vinuesa ................ 31 • Mérida mostró su Semana Santa en el III Salón Cofrade de Córdoba, por Mario Hernández Maquirriaín .................. 32 • Santa Eulalia murió hecha un cristo ¿Qué día debía procesionar en Semana Santa?, por Antonio Mateos Martín de Rodrigo ............................................................................................................................................... 34 • Mérida y el rito hispano-mozárabe, por José Antonio Ballesteros Díez . .................................................................................. 36 • En silencio junto al Cristo de la O, por Francisco José Pérez Valero ............................................................................................ 38 • El Crucificado y la escultura, por Norberto García-Camarero Hernández ................................................................................ 40 • De la muerte y resurrección de Cristo a la maravilla de la liturgia, por Pablo Iglesias Aunión ......................................... 42 • Breves apuntes sobre los vicarios de Mérida, por Manuel López Fernández ......................................................................... 44 • Jesús, apresado, como un malhechor por M. Manzano . ................................................................................................................ 46 • Jaire, María, por Antonio Bellido Almeida . .......................................................................................................................................... 47 • Cuando se esculpió la imagen del Stmo. Cristo del Calvario, por Ángel De las Heras García de Vinuesa .................... 48 • Del costal al martillo, por David Vadillo Sánchez .............................................................................................................................. 49 • Un cristiano, ante la Semana Santa, por Guillermo Soto Burgos . ............................................................................................... 50 • Tengamos un poco de fe, anotaciones de José Joaquín Alzás ..................................................................................................... 51 • ¿Dónde están?, por José Luis Mosquera Müller . ............................................................................................................................... 52 • ¿A qué huele la Semana Santa?, por Francisco Vadillo Solís ......................................................................................................... 53 • La costurera celestial, por Rafael Angulo ............................................................................................................................................. 54

Cofradías

• Hermandad del Santísimo Cristo del Calvario, Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santísima Virgen de Los Dolores y María Santísima de la Amargura ......................................................................................... 55 • Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santísimo Cristo de los Remedios y Nuestra Señora del Mayor Dolor . ........................................................................................................................................................ 56 • Cofradía Ferroviaria del Descendimiento, Santísima Virgen de las Angustias y Nuestra Señora de la Esperanza . ......................................................................................................................................................... 57 • Real Hermandad y Cofradía Infantil de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, Santísimo Cristo de las Injurias y Nuestra Señora del Rosario ...................................................................................................... 58 • Cofradía del Prendimiento de Jesús y Nuestra Señora de la Paz . ............................................................................................... 59 • Franciscana Hermandad del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y María Santísima de Nazaret .......................................... 60 • Cofradía del Santísimo Cristo de las Tres Caídas y Nuestra Señora de la Misericordia ........................................................ 61 • Hermandad de Jesús de la Humildad y Nuestra Señora de las Lágrimas . ............................................................................... 62 • Hermandad y Cofradía de la Sagrada Cena y Nuestra Señora del Patrocinio ......................................................................... 63

Pregones

• Pregón Semana Santa 2010, por Francisco Moreno Soltero.......................................................................................................... 64 • Pregón del Costalero 2009, por Francisco Javier Dopico Ramos.................................................................................................. 74

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Semana Santa Santa 2011 2011

2011


Saludas

Testigos sin complejos

E

n los tiempos que corren se hacen necesarias algunas reflexiones que aclaren posibles errores peligrosos. Son los errores causados por una concepción de la fe y del lugar del cristiano en el mundo, basada en experiencias de ventaja social. Refiriéndonos a nuestro caso en España, podríamos pensar en una concepción de la identidad y de la misión del seglar cristiano en el mundo, fundamentada en la experiencia de un nacional-catolicismo y no en la doctrina de la Iglesia. La experiencia que ha creado hábitos mentales difíciles de vencer, ha provocado en muchos cristianos un constante lamento al constatar que las cosas no son como eran; que las gentes no responden a las llamadas de la Iglesia como antes; y que, por el contrario, se experimenta una adversidad social o pseudo-cultural que lucha por desacreditar a la Iglesia y a reducir la vivencia de la fe, a los cuarteles de la intimidad, siempre en la privacidad. En muchos otros, de origen cristiano, insuficientemente formados, o urgidos por otros intereses incompatibles con la fe, o arrastrados por la corriente y la presión de una pretendida modernidad fundada sobre la idea de una libertad individual sin límites ni fronteras, parecen confabularse para desacreditar a la Iglesia cargando sobre los cristianos todos los males y despropósitos. Al seguir las manifestaciones de quienes así piensan, se vive la impresión de que ha tenido que venir Jesucristo para que el pecado reinara en el mundo. En este ambiente de desánimo en unos casos, y de clara contrariedad o persecución en otros, puede llegarse a pensar que la prudencia nos llama

a esperar tiempos mejores. En verdad, ningún cristiano, como ningún no cristiano, puede presumir de estar libre de pecado. Por si alguien se llamaba a engaño, san Juan nos dice: “Si decimos «no hemos pecado» le hacemos mentiroso (a Dios), y su palabra no está en nosotros” (1Jn 1, 10) Pero es necesario clarificar que el apóstol no predica su propia virtud, sino el Evangelio de Jesucristo que la Iglesia conserva íntegramente y que todos debemos seguir como incentivo de nuestra constante conversión. Para ello, es imprescindible estar del todo convencidos de que la palabra de Dios ha llegado al mundo para salvar al mundo, sin excepción. Por eso, para ser apóstoles en nuestro tiempo, son especialmente necesarias dos condiciones. En primer lugar la humildad para reconocer nuestros pecados. En segundo lugar la fuerte vivencia de la fe para sentirse llamado a predicar a Jesucristo Salvador desde la experiencia de la propia miseria. En tercer lugar, la valentía personal, para asumir la misión de ser testigos sin complejos, sir sentirse agobiados por las propias limitaciones y por el peso de los movimientos ambientales adversos. Es necesario que entendamos nuestra misión en el mundo, como una llamada del Señor a ser testigos, a ser apóstoles, con humildad pero sin complejos. La palabra de Dios en sí misma no está encadenada; y nosotros no somos quién es para encadenarla, silenciarla o negarle fuerza y expresividad en nuestro mundo. No tengamos miedo en pensar y manifestar que cuando más se niega la actualidad de la palabra de Dios, más necesaria se manifiesta.

La razón de este pensamiento es muy sencilla y muy lógica: quienes niegan la veracidad, la actualidad y la utilidad de la palabra de Dios, son los que ignoran su riqueza de contenido; quienes la rechazan por ser palabra de Dios, habiendo querido desterrar a Dios de nuestro mundo. Y quien ignora a Dios, vive de espaldas a Dios, o pretende reducir la presencia de Dios a simples ámbitos religiosos desconexos de la vida pública social, desconoce su propio origen y fin, y se niega a sí mismo la luz para el caminar cotidiano. Quienes piensan que la obediencia a Dios reduce o niega la libertad del hombre, terminan siendo sometidos a otros hombres o mujeres, y esclavos de sus propias limitaciones, instintos; intereses inmediatos y materiales y terminan encerrados en un patio pretendidamente jardín y convertido en prisión; en la prisión de la inmanencia, de la simple mundanidad, y del dominio de los más fuertes. Estamos llamados a ser testigos sin complejos, con humildad y con generosa entrega. Piénsenlo los cofrades. ••• + Monseñor Santiago García Aracil Arzobispo de Mérida-Badajoz

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

3


Saludas

El silencio solo roto por el ruido ronco de los tambores, la procesión enmarcada por el Foro o el Templo de Diana, la velas oscilando, la arena del anfiteatro, todo ha conseguido que la de la antigua capital de Lusitania sea reconocida como una de las Semana Santa más antiguas y especiales de España, capaz de propiciar un marco idóneo de atracción a unos visitantes que buscan no sólo religiosidad sino también tradición y monumentalidad.

A

Junto a la declaración de interés nacional, esta edición se recupera la Procesión Magna del Santo Entierro, que volverá a recorrer las calles de Mérida con 16 pasos; y la Cofradía Infantil saldrá con su Cristo de las Injurias restaurado, labor realizada con fondos del propio Ayuntamiento.

Cuna de civilizaciones, Mérida alcanzó su máximo esplendor como comunidad cristiana en la época visigoda, y de entonces datan ya los desfiles procesionales. Herederas de aquella época pueden considerarse las actuales nueve Hermandades, que procesionan por las calles de Mérida cerca de 30 pasos, en 16 desfiles que transcurren por un recorrido único, que sólo entre nuestros mármoles eternos y vetustas hiedras puede realizarse.

Coincide la Semana Santa con una época de especial relevancia desde el punto de vista turístico para la ciudad, que en los últimos años ve como ha aumentado el número de visitas y pernoctaciones. Por eso, el Ayuntamiento ha acometido una importante transformación del centro histórico de la ciudad, con el objetivo fundamental de hacerlo más cómodo y agradable tanto para los emeritenses como para los miles de visitantes que, año tras año, eligen Mérida como su segundo hogar para Semana Santa.

lgo que es habitual en estas páginas se convierte este año en un motivo de orgullo especial, ya que nuestra Semana Santa, gracias al esfuerzo de muchos emeritenses, ha sido declarada de Interés Turístico Nacional.

La emoción del silencio absoluto por las calles empedradas, la profunda belleza de los cantos gregorianos , la negritud de túnicas y antifaces solo rota por la luz difusa de los hachones...Es difícil encontrar momentos de mayor belleza que la noche del Miércoles Santo en el Anfiteatro Romano, durante el Vía Crucis. Independientemente de las creencias religiosas que uno tenga, es un acontecimiento de una sensibilidad y espiritualidad especiales, que acoge en esa madrugada la figura del Cristo de la O, figura emblemática del siglo XIV.

4

Mi reconocimiento al esfuerzo de todos los emeritenses, y especialmente de las Hermandades y de la Junta de Cofradías por la labor continuada que desarrollan, y contribuir a que la Semana Santa emeritense sea ya y para siempre un evento de Interés Turístico Nacional. •••

J. Ángel Calle Gragera Alcalde de Mérida

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Saludas

Semana Santa de interés evangelizador

E

l pasado día 15 de julio, saltaba a los medios de comunicación la noticia de la concesión a la Semana Santa de Mérida de la categoría de Fiesta de Interés Turístico Nacional, culminaba así un lento camino iniciado en años atrás por el Excelentísimo Ayuntamiento, y concluido recientemente por la actual Corporación Municipal con la entrega del nuevo expediente. Que duda cabe, que la noticia llenó de alegría a todos los emeritenses, cofrades o no, por cuanto se sumaba a otros títulos que ya atesora la ciudad, como el de “Conjunto Arqueológico Patrimonio de la Humanidad”, y que, en buena medida, servirá para promocionar turísticamente la ciudad, sobre todo en estos momentos de crisis, y para fijar un potencial de visitantes que, a buen seguro, contribuirán a sustentar el modo de vida de muchos emeritenses.

¿Y ahora, los cofrades que? Los cofrades seguiremos trabajando con la misma ilusión de antes, para poner en la calle, año tras año, esta expresión plástica, esta catequesis viviente, que nos recuerda los momentos de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, con dignidad, con decoro y sin estridencias. Manteniendo lo que hay que mantener, y mejorando lo mejorable, que siempre es bastante. Este año aún más, tras la decisión de la Junta de Cofradías de poner en la calle la llamada “Procesión Magna”, en atención a la celebración en Madrid de la Jornada Mundial de la Juventud, presidida por SS. el Papa Benedicto XVI, y en la que tendrá gran protagonismo la juventud cofrade. Gran esfuerzo, y gran ilusión. Cuidaremos de nuestras veneradas imágenes, también auténticos Bienes de Interés Cultural, como un tesoro que legaremos a las generaciones futuras. Procuraremos que nuestros desfiles sean armoniosos,

serios, sin estridencias; que nuestros pasos desfilen al ritmo pausado que requieran, pero sin parones innecesarios, con un rigor propio de estaciones de penitencia. Procuraremos no involucrarnos en gastos ostentosos y cultivar el amor fraterno con nuestros hermanos necesitados, uno de los fines fundacionales de muchas de las cofradías, hasta hoy bastante olvidado gracias al estado del bienestar, y que rebrota con fuerza por la crisis. Y, también, procuraremos que la formación de nuestros cofrades no se limite a los cultos cuaresmales, y poco más. Seguiremos trabajando en ello, y soñando algún día alcanzar para Mérida el título de Semana Santa de Interés Evangelizador. •••

Agustín Velázquez Presidente de la Junta Local de Cofradías

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

5


Saludas

Semana Santa de Mérida 2011

Queridos amigos:

E

s primavera en Mérida. Y brota de mi interior un saludo que quiere sembrar en quien me lea la certeza de que el amor y el futuro sólo existen en los brazos de aquellos que apuestan por la esperanza y por la Vida. Es Cuaresma. Camino hacia la Pascua. Camino de amor y de esperanza. El camino hacia el Calvario ha comenzado. La Resurrección está más cerca. Como cofrades, queremos caminar unidos hacia la Vida. Con un gozo añadido en este año 2011: en agosto celebraremos en Madrid, con la presencia del Papa Benedicto XVI, la Jornada Mundial de la Juventud, motivo por el cual la Junta Local de Cofradías de Mérida ha decidido celebrar una Procesión Magna en el Viernes Santo. Este camino cuaresmal tiene, además, en este año, un tinte singular: la Semana Santa emeritense ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. Curiosa paradoja: hemos convertido la muerte en cruz de un inocente en reclamo turístico. Y me pregunto: ¿Qué podemos hacer los cristianos para que quienes se acerquen hasta nosotros por interés turístico se sientan interpelados por la visión de un inocente que suda sangre; que es azotado y flagelado, coronado de espinas, esposado y cargado con la cruz en la que va a ser expuesto para escarnio público? ¿Qué hacer para que el interés turístico ante el inocente crucificado y muerto, que va acompañado por una madre que resume en sí todo el dolor del mundo, dé paso a la confesión de fe que hacemos

6

los cristianos: “El crucificado está vivo”? ¿Cómo hacer para que todas las Estaciones de Penitencia sean realmente lo que son, una manifestación de fe en Jesucristo muerto y resucitado? En estos días, al compás de las Hermandades y Cofradías de Mérida, acompañaremos los Pasos que representan el misterio central de nuestra fe. Con chicotás, incienso y mantillas; con tambores, cornetas y clarines; con alpargatas, costal y cruz de guía; con capirotes, costaleros, mayordomos y contraguías; con toda la parafernalia cofradiera, pero… manifestación de fe. No otra cosa puede ser, ni otra cosa puede sentir, ni vivir, ni anhelar quien pone su vida entera al servicio de una devoción. Y la Semana Santa es más que una devoción: es una confesión de fe. Para los que creemos que "tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él tenga vida eterna" (Jn 3, 16-17); para los que confesamos que Jesús, "habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo” (Jn 13, 1), la Semana Santa es la celebración del Amor de Dios a la humanidad. En días de crisis, mirando al Crucificado, en la Semana Santa de 2011, vuelvo a confesar mi fe: yo sé que en Cristo hay futuro para todos los que no tienen futuro: el Resucitado es un Crucificado. Y por eso mi vida se llena de sueños e ilusiones… Sueños de unidad, ilusiones de un mundo nuevo y distinto, esperanzas de fraternidad. Sueños de una Mérida mejor y más humana; más de Dios y más nuestra. ¿Un sueño imposible? Necesitamos soñar. Necesitamos soñadores, porque hay sueños que contagian, porque en cada soñador hay presencia del Reino, porque soñando acercamos el Reino de Dios a la tierra. Porque soñar y vivir un mundo cofrade, es soñar y vivir un mundo de hermanos, el mejor camino para convertir el turismo en fe. Semana Santa emeritense: Desde siempre, Fiesta de interés religioso, misionero y evangelizador, Fiesta de interés cristiano, en la cual los creyentes estamos llamados a vivir de un modo más visible los valores del Evangelio. Y el Evangelio es amor y es hermandad; es justicia y es libertad; es esperanza y es verdad; es

fe y es caridad. Es bendecir, hablar bien del otro siempre y en todo lugar. Es construir Hermandad a cara descubierta, buscando la verdad y viviendo en la justicia. Es tener claro que no se sube al Calvario pisando a nadie, sino abrazando a todos. Es saber que el camino para llegar a la cumbre es servir, sólo servir; amar, sólo amar. Y amar es compartir. Compartir la vida hasta la cruz. Es saber que por nuestras venas corre una misma y única sangre: la de Cristo crucificado. Sangre que nos redime y nos hermana. No es un sueño. Es saber que Dios mismo camina con nosotros. Semana Santa de 2011 en Mérida. Buen tiempo para soñar, porque, con Cristo, razón de nuestra esperanza, todas las dificultades pueden ser superadas, todos los sueños pueden ser soñados y realizados. Podemos soñar los ideales más hermosos, forjar los proyectos más grandes. No importa lo que somos, sino lo que seremos, lo que estamos llamados a ser. No todo es turismo en la Semana Santa emeritense. Siempre podremos crecer en justicia, en caridad, en libertad, en fraternidad. Todo puede ser motivo de esperanza. Para ser testigos del Resucitado. Para que el mundo crea. Para hacer de la vida una Fiesta eterna, unidos a Aquél que es "la Resurrección y la Vida" (Jn 11,25). Y todo es nuevo en ese Jesús muerto y resucitado... Todo es nuevo y distinto. Es el hombre nuevo..., el definitivo, el que quisiéramos vivir ya todos nosotros, el que añoramos y buscamos en medio de este valle de lágrimas... Es el hombre nuevo, la mujer nueva, el corazón nuevo que empezó a latir en aquellas mujeres al ver que todo había cambiado en el sepulcro de Jesús: "No os asustéis. ¿Buscáis a Jesús, el crucificado? No está aquí...Ha resucitado". Aquél a quien buscamos, Aquél a quien procesionamos, Jesús, el crucificado, ha resucitado. En el nombre de Cristo, y de su Madre, Nuestra Señora, ¡Feliz Pascua de Resurrección! •••

Francisco Manuel Sayago Brazo Vicario Episcopal de Mérida y Tierra de Barros

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Saludas

El rostro de Dios me ocultes tu rostro” (Salmo 27,8). Son muchas las imágenes distorsionadas que tenemos de Dios, y que no hacen sino alejarnos de Él, como si de un apestado se tratase. El “dios cruel y sádico” que goza con el dolor del mundo y el “dios ausente y de brazos cruzados”, indiferente al sufrimiento humano, que alimentaron los ateismos de la modernidad; el “dios tapa-agujeros” para los problemas que se presentan y que no es sino fuente de desilusiones; el “dios que todo lo ve” y el “dios que te pillo”, que solo infunde temor y limita la libertad humana hasta convertirnos en marionetas de sus antojos…

E

ntramos de lleno en estos días en la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Ntro. Sr. Jesucristo, y los templos y calles de nuestra Ciudad rezumarán por todos lados ese olor a incienso y cera que nos sugieren que estos días son especiales y únicos a lo largo de todo el año. A todos, de una manera u otra, las distintas celebraciones litúrgicas de estos días en nuestras iglesias, así como las procesiones de los pasos de las cofradías por las calles de Mérida, nos tocan el corazón, y nos hacen preguntarnos por el Dios en el que creemos y ponemos nuestra vida y nuestra fe. “Dice de ti mi corazón:”Busca mi rostro”. Si, Yahvé, tu rostro buscaré. No

Son muchas las cuasas de la actual situación de secularismo que vive nuestra sociedad, en la que las personas vivimos de espaldas a Dios, pero sin duda, son los distintos falsos rostros de Dios que se han ido fabricando a lo largo del tiempo y que quedan gravados en muchas personas, los que hacen que sea una de las principales causas de la indiferencia religiosa que se respira en nuestro mundo actual. Esas imágenes de Dios no pueden mover el corazón y la conciencia del hombre, solo pueden provocar el rechazo y la indiferencia más absoluta. Esos rostros no son “Buena Noticia” y por lo tanto no son rostros “Evangélicos”. Sin duda alguna, los cristianos no hemos sabido transmitir y dar a conocer el verdadero rostro de Dios. El ser de Dios que nos transmite Jesús de Nazaret dista mucho de las mencionadas imágenes que nos hacemos de Él. Lo que nos dice Jesús de Dios, en línea con el Antiguo Testamento (“¿Es que puede una madre olvidarse del hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te

olvidaré.”)( Is 49,15) si es Buena Noticia y Evangelio: es ante todo un Padre con corazón de madre, dispuesto siempre al perdón, que cuida y ama a sus hijos hasta dar lo que más quería: a su propio Hijo. “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Jn 14,9) contesta Jesús a sus discípulos ante la petición de mostrarles el Rostro de Dios. Los Evangelios nos hablan de un Jesús cercano al enfermo, misericordioso con los pecadores, tierno con los niños…y en cada una de esas acciones nos está diciendo como es Dios mismo: cercano, misericordioso y tierno con sus hijos. Los distintos y bellos pasos que nuestras cofradías sacarán a las calles de Mérida en estos días de Semana Santa, nos hablarán del Amor entrañable del Dios que Padre que se da en su hijo Jesucristo hasta el extremo: “Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos” (Jn 15,13). Las mismas celebraciones del Triduo Pascual, desde el recogimiento de la Santa Cena del jueves santo, pasando por la hermosa sobriedad del Viernes Santo con la meditación de la Pasión y Muerte de Cristo y la adoración de la Cruz, hasta el estallido gozoso de luz y cantos de la Vigilia Pascual nos hablan al corazón de la fe, mostrándonos que Dios es el Padre de la Vida y del Amor. Ojala que en estos días, cuando participemos en el Triduo Pascual y veamos el rostro de Cristo en los distintos pasos de las procesiones podamos vislumbrar el verdadero rostro de Dios. ••• Jorge Sánchez Muriel Párroco de Ntra. Sra. de los Milagros y Arcipreste de Mérida

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

7


La Semana Santa de Mérida, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional ser un nombramiento honorífico. Un sello de calidad que, además de rubricar y honrar el trabajo de los cofrades, beneficiará y redundará en cosas buenas para la ciudad. Mérida ha sabido desde siempre conjugar pasado y futuro. Las nuevas generaciones de cofrades vienen empujando fuerte. Las nuevas tecnologías les acercan a otras Semanas Santas, a otras formas de hacer y entender las cosas. En definitiva, ahora se dispone de mucha más información que los cofrades que les precedieron y que, por qué no decirlo, tuvieron que hacer muchas cábalas, y echarle mucha imaginación para que muchas cosas salieran adelante.

L

a mañana del 15 de julio de 2010 es una de las fechas a destacar en la historia de la Semana Santa de Mérida ya que, tras varios años de trabajo por parte del Excelentísimo Ayuntamiento de Mérida, la Semana Santa veía recompensada su aspiración de ser declarada como “Fiesta de Interés Turístico Nacional”. El anuncio del alcalde, Ángel Calle, en un abarrotado Salón de Plenos Municipal supuso la culminación de un proceso en el que se ha defendido, fundamentalmente, la tradición cofrade de la ciudad, la calidad de la imaginería, el atractivo turístico refrendado por los datos anuales de visitantes (cifrados en más de 30.000 en la última edición), y la capacidad hotelera y hostelera de la ciudad para que el visitante se sienta

8

“cómodo”. La declaración vino cargada de ilusión, optimismo y recuerdo a todas las personas que, a lo largo de la historia, han ido contribuyendo a engrandecer la principal fiesta y celebración religiosa de la ciudad. El expediente remitido al Ministerio de Industria y Turismo desde el Ayuntamiento emeritense, destacaba la antigüedad de la celebración en la ciudad y los elementos diferenciadores que hacen, de la de Mérida, una Semana Santa con un carisma especial. El paso por los monumentos romanos, la celebración del Vía Crucis en el Anfiteatro, dotan a la Semana Santa de Mérida de un carácter único difícilmente igualable en cualquier celebración similar en nuestro país. La declaración como Fiesta de Interés Turístico Nacional no deja de

La Semana Santa de Mérida mira a un futuro esperanzador. Prueba evidente es, precisamente, el hecho de estar aquí, mostrándosela a todos ustedes. El futuro de nuestra Semana Santa está en buscar el equilibrio perfecto entre cofradías y ciudad. En el aprovechamiento, más si cabe, del entorno monumental. En definitiva, y para los cofrades, es una distinción que pone de manifiesto la importancia de las celebraciones religiosas y que supone un punto y seguido en el trabajo de nuestras Hermandades y Cofradías. •••

Mario Hernández Maquirriaín Instructor del Expediente para la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional para la Semana Santa

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Ángel Fernández Chacón, Pregonero de la Semana Santa

Á

ngel Fernández Chacón pronunciará el Pregón de la Semana Santa 2011 el próximo 9 de abril en el Centro Cultural Alcazaba. Fernández Chacón se considera cofrade desde que nació, es miembro de la Junta de Gobierno de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santísimo Cristo de los Remedios y Nuestra Señora del Mayor Dolor desde 1961 y fue Hermano Mayor de la misma en el periodo comprendido entre 1973 y 1990. En ese periodo, fue miembro fundador

de la Junta de Cofradías de Mérida en el año 1979, En 1991 fue nombrado Miembro de Honor de la Junta de Cofradías de Mérida y Hermano Mayor Honorario de su Cofradía. En el año 2000 fue el primer pregonero del Costalero de la Semana Santa de Mérida y en 2006 Pregonero de la Cofradía de la Sagrada Cena de cuyo Cristo, Jesús del Amor, fue padrino en el año 2002. En la actualidad, es el mayordomo del Paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno. •••

Presentación del Via Crucis editado por la Junta de Cofradías

E

l pasado día 11 de marzo, a las ocho y media de la tarde, en las dependencias del Arzobispado, en Mérida, se celebró un sencillo acto, presidido por S.E.R., D, Santiago García Aracil, acompañado por el Vicario de Mérida-Tierra de Barros, D. Francisco Sayago Brazo y el Arcipreste de Mérida, D. Jorge Sánchez Muriel, en el que fue entregada a S.E.R. la edición de un Vía Crucis editado por la Junta de Cofradías de Mérida, sobre el texto que nuestro Arzobispo había preparado con ocasión de su asistencia, el ocho de abril de 2009, a la estación de penitencia que se desarrolla, desde hace casi veinte años, durante la noche de Miércoles-Jueves Santo, en las bimilenarias piedras del Anfiteatro romano de Mérida, y que conforma uno de los elementos más singulares y emblemáticos de la Semana Santa Emeritense.

La presentación del Vía Crucis fue realizada por el Presidente de la Agrupación Arciprestal de Hermandades y Cofradías de Mérida, D. Agustín Velázquez Jiménez, quien glosó en breves palabras la trascendencia histórica del Santísimo Cristo de la O para la religiosidad de los emeritense, imagen titular de la Junta de Cofradías de la ciudad, y que preside la estación penitencial en el antiguo monumento romano, como antes venía haciéndolo por las calles de la ciudad desde el siglo XIV. Agradeció, al mismo tiempo, al Sr. Arzobispo su asistencia al acto y, sobre todo, la redacción del texto y las meditaciones que fueron leídas en aquella jornada, y que ahora podrán servir para la oración durante nuestra Cuaresma. A continuación, D. Santiago García Aracil recordó el acto, y su silencio sobrecogedor, como uno de los más impresionantes que había vivido, agradeciendo

a los cofrades de Mérida su esfuerzo en la publicación del texto, e hizo votos para que el mismo fuera útil en este periodo de meditación y conversión personal. La edición cuenta con 46 páginas, impresas en bicolor, e ilustra cada estación del Vía Crucis con una imagen de alguno de los pasos que procesionan las cofradías y hermandades emeritenses durante su Semana Mayor. La portada muestra un grabado antiguo del Anfiteatro romano, coronado por una cruz. •••

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

9


Artículos

Jesús en el Gólgota -IILa muerte de Jesús: Jn. 19, 28-30.

Jesús ha terminado su obra una vez que ha constituido a su Iglesia, simbolizada en la mujer y el discípulo amado: “Sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido” (19, 28), puede morir. Pero, curiosamente, en este momento cumbre, Jesús expresa una ultima necesidad: “Tengo Sed” (19, 28b). Estas palabras nos recuerdan la petición que hizo a la samaritana en el capítulo 4 de este mismo evan-gelio: “Dame de beber” (4, 7). Pedir agua equivalía a pedir acogida. En el pozo de Sicar, Jesús le ofreció a la mujer el don de su agua viva; era también la hora sexta, como ahora, la hora del cansancio y de la fatiga, la hora de lo incompleto. Jesús está ahora cansado de su camino y, como entonces, expresa la misma necesidad y pide la misma acogida: “Tengo sed” (19, 28b) o “Dame de beber” (4, 7), -¡que más da!-. Al igual que con Judas intentó hasta el último momento una respuesta positiva, ahora en la cruz tiene un gesto semejante para con los que le han rechazado y condenado. Les demuestra que su amor no ha sido vencido por el odio que recibe; que aún tienen una posibilidad de rectificación.

Y

de nuevo la Cuaresma. Y antes de darnos cuenta, viviremos intensamente –si Dios quiere- una nueva Semana Santa. Y previo a todo, un año más me piden los responsables de la Revista de Semana Santa de Mérida un nuevo artículo. Pues procedamos a ello.

En los artículos precedentes –y son ya ocho-, hemos reflexionado sobre el itinerario de la Pasión de Cristo en los hechos acaecidos en la tarde-noche del Jueves Santo e inicio de la madrugada y primeras horas del Viernes Santo, siguiendo fundamentalmente el evangelio de san Juan. El año pasado nos quedábamos en la contemplación de Jesús en el Gólgota en el momento en que ya desprendido de todo, aún procede a realizar una máxima y última donación. Junto a la cruz de Jesús están María, su madre, y el discípulo amado. Jesús hace a su madre y al discípulo amado un último encargo que se realiza en el sentido de un imprescindible reconocimiento mutuo: “Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego dijo al discípulo: ‘Ahí tienes a tu madre’. Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa” (19, 26-27). La antigua comunidad judía personificada en la madre, debe reconocer como su descendiente a la nueva, personificada en el discípulo amado. El discípulo acoge a María en su casa, aceptando a la madre de Jesús como madre propia A partir de ahora y en él, va a ser la madre de todos los discípulos: la Madre de la Iglesia.

10

Prosigue el relato: “Había allí una vasija llena de vinagre. Sujetaron a una rama de hisopo una esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca” (19, 29). Gesto más que elocuente. El jarro allí colocado recuerda las inútiles tinajas de Caná: “Estaban allí colocadas seis tinajas” (2, 3). El vinagre que contiene el jarro se opone al vino que Jesús ofreció en aquella boda; inequívocamente es el odio de ahora: un jarro lleno de vinagre, el opuesto al amor de entonces: el vino de la fiesta y de la alegría. Ahora bien, el evangelista introduce un detalle nuevo: la caña de hisopo. Esta era la planta que se utilizaba para rociar y untar con la sangre del cordero pascual las jambas de las puertas: “Moisés... les dijo...: ‘Tomad un manojo de hisopo, mojadlo en la sangre del recipiente y untad el dintel y las dos jambas con la sangre del recipiente” (Ex. 12, 21 ss.). También ahora el hisopo se impregnará de la sangre de los labios del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. “Y cuando tomó Jesús el vinagre, dijo: ‘todo está cumplido’” (19, 30). Jesús acepta ya, definitivamente, la muerte causada por el odio. Es el cumplimiento de “su Hora”, pasa de este mundo al Padre. En Jesús la obra creadora llega por primera vez a su término: “Todo está cumplido” (19, 30). Todo está hecho y bien hecho podemos decir. “E inclinando la cabeza entregó el Espíritu” (19, 30b). Esta frase pretende aclararnos que Jesús se duerme, de igual modo y según la metáfora que había utilizado con Lázaro: “Nuestro amigo Lázaro duerme; pero voy a despertarle” (11, 11). Es una muerte que no interrumpe la vida. Lo que para los espectadores aparecerá como una muerte definitiva es, en realidad, como un sueño que va a concluir muy pronto. Su muerte está subordinada a la entrega de su Espíritu: “E inclinando la cabeza entregó el Espíritu” (19, 30b). Jesús no muere por morir, sino para salvar al hombre, acción que lo convierte en Dador de Vida, como el Padre. El Espíritu, que él había recibido del cielo, “He visto al Espíritu que bajaba como una paloma

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos del cielo y se quedaba sobre él” (1, 32), puede entregarlo, porque lo posee, ahora, en este preciso instante supremo, puede comunicarlo a los hombres. Es el momento del Pentecostés joaneo: “E inclinando la cabeza entregó el Espíritu”.

La lanzada: Jn. 19, 31-37.

La muerte de un ajusticiado por crucifixión es lenta. Es una muerte horrible, interminable, por asfixia. Por ello, empleaban el método de la ruptura de las piernas, para acelerarla. Tomaron, pues, la decisión de quebrarles las piernas, porque los cadáveres de los ajusticiados debían ser descolgados antes de la noche, ya que como era la víspera del gran sábado de la Pascua, día solemne y festivo, de-bían evitar la impureza que suponía la presencia de los cuerpos muertos en lugares públicos. Como siempre, ¡el cumplimiento de las normas! No consideran impuro el crimen que acaban de cometer, pero sí era impuro el no cumplir la prescripción legal, con respecto a los cadáveres. Los judíos ruegan, pues, a Pilato que les quiebren las piernas a los reos para acelerar la muerte y poderlos quitar de allí. Ninguna de ambas cosas se verificará en Jesús: los soldados no le quebrarán las piernas; tampoco serán ellos los que lo bajen de la cruz. La tarea de los soldados se inicia por los compañeros de Jesús, los dos ladrones: Dimas y Gestas. Aún estaban vivos y, por tanto, les rompen las piernas: “Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas” (19, 33). Para los soldados su muerte es definitiva, por eso no actúan sobre él: “Sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua” (19, 34). Al igual que el vinagre, la lanza, clavada innecesariamente a un muerto, no puede tener otro significado que la expresión de un odio supremo; una hostilidad manifestada aún después de la muerte. Ahora es un pagano el que actúa. Quieren destruirlo definitivamente. Parecen pretender quedar bien seguros del remate de la tarea. Si al vinagre del odio respondió Jesús con su muerte aceptada por amor, cuyo fruto fue la entrega del Espíritu, ahora, a la herida de la lanza sucede la efusión de sangre, expresión máxima de su amor hasta el extremo, de su amor demostrado; y la

efusión de agua, imagen del Espíritu, principio de vida que todos podremos recibir expresa su amor comunicado. Según los textos de Zacarías, la fuente de agua que aquí se abre, la del Espíritu, será la que purifique del pecado del mundo; por ello están de más a partir de ahora los ritualismos de purificación del A. T., que se han demostrado inútiles. El Espíritu, que brota de Jesús, será el que transforme al hombre, dándole capacidad de amar y de hacerse hijo de Dios. De todos estos sucesos da testimonio el evangelista. Es el testimonio más solemne de todo el evangelio: “El que lo vio lo atestigua y su testimonio es válido, y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis” (19, 35). Aquí se cierra el arco iniciado con el testimonio de Juan Bautista: “Y yo le he visto y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios” (1, 34). Juan Bautista describía en estas palabras la misión de Jesús, antes que comenzase su actividad. Juan el evangelista da su testimonio ahora, desde la tarea ya concluida y la obra realizada, para que todos los que lo escuchen lleguen a creer. Es la primera vez que el evangelista se dirige a sus lectores, a nosotros. Prosigue Juan narrando lo sucedido en términos de cumplimiento de dos textos de las Escrituras: “Y todo esto sucedió para que se cumpliera la Escritura: ‘No se le quebrará ningún hueso’ Y también la Escritura dice: ‘Mirarán al que traspasaron’” (19, 36-37). El primero está tomado del Éxodo: “Cada cordero se ha de comer... y no le romperéis ni un hueso” (Ex. 12, 46). Serán los discípulos los que coman la carne de Jesús, el Cordero de Dios, y beban su sangre, es decir, los que se identifiquen con su amor. El segundo texto está tomado de Zacarías: “Me mirarán a mí, traspasado por ellos mismos, harán duelo como por un hijo único, llorarán como se llora a un primogénito” (Zac. 12, 10). A la luz de los textos de Zacarías, referidos al día del Señor, la figura del Traspasado, del que brotará el manantial de sangre y agua, tiene el sentido de la universalidad del don del Espíritu. Y por otra parte, ese brotar de su costado sangre y agua (fisiológicamente es posible) hace referencia a los dos grandes sacramentos de la Igle-

sia: la Eucaristía y el Bautismo, que, a partir de la cruz, tienen toda su eficacia.

La sepultura de Jesús: Jn. 19, 38-42.

Hemos de dejar constancia de que, aunque la sepultura de Jesús no tenga valor salvífico, fue incluida entre los elementos del kerigma: “Porque os trasmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escritu-ras; que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, según las Escrituras”. (1Cor. 15, 3-4). Debemos reparar en que, en lo referente a la sepultura de Jesús, no se añade, según las Escrituras, como al hecho de la muerte y de la resurrección, que sí se deja constan-cia de que sucedieron según las Escrituras. Y es lógico, porque la sepultura no tuvo lugar según las Escrituras, sino según la costumbre judía de sepultar. Nada se dice sobre la posición social de José ni sobre su afiliación religiosa; se menciona solamente su origen: Arimatea. Era discípulo, pero no lo manifestaba públicamente por miedo a los dirigentes. Su situación era comparable a la del otro personaje que va a aparecer inmediatamente, Nicodemo, el que fue a verlo de noche (cf. Cap. 3). En este momento de la muerte de Jesús, todos sus discípulos son clandestinos, tienen miedo a las represalias que contra ellos puedan tomar. José pide a Pilato el cuerpo de Jesús, quiere rendirle los últimos honores y mostrar su solidaridad con el ajusticiado. Nicodemo, por el contrario, aunque había escuchado a Jesús, no es considerado por el evangelista discípulo suyo, quizás por la resistencia de este personaje a captar su mensaje. Sin embargo, siendo hombre fiel a la Ley y escrupuloso en su observancia, consideraba injusto el modo de proceder de sus compañeros fariseos en la condena a muerte de Jesús. Por eso salió en su defensa, en nombre de esa misma Ley; estaba radicalmente en contra de los que pretendían matarlo sin escuchar su defensa. Este es el motivo por el que acompaña en los menesteres de la sepultura a José de Arimatea: Es como un acto de protesta el que se propone realizar. Los aromas son símbolo de vida: “Fue también Nicodemo –aquel que anteriormente había ido a verle de no-

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

11


Artículos che- con una mezcla de mirra y áloe de unas cien libras” (19, 39). Con la enorme cantidad que lleva –unos treinta kilos-, se propone Nicodemo eliminar el hedor de la muerte, que da por descontado. Para él, Jesús ha terminado para siempre, pero quiere perpetuar su memoria. Por otra parte, es curioso que emplee esta clase de aromas, mirra y áloe, que nunca se utilizaban para sepultar, sino, por el contrario, se empleaban para perfumar la alcoba nupcial: “He perfumado mi lecho con mirra, áloe y cinamomo” (Prov. 7, 17). A estos mismos perfumes olían los vestidos del rey - esposo: “A mirra áloe y acacia huelen tus vestidos” (Sal. 45, 9). José, el discípulo, se asocia a Nicodemo, fariseo y jefe judío, para dar sepultura a Jesús. Ocupándose del cadáver, según la creencia judía, se contaminarán y no podrán celebrar la Pascua hasta el mes siguiente, como está escrito en el libro de los Números 9, 1-11. Las exequias que hacen a Jesús tienen un doble sentido. Mientras ellos piensan rendir el último homenaje a un muerto y vencer inútilmente la realidad de la muerte con perfumes, de hecho, están preparando el cuerpo del esposo para la boda; los perfumes tienen, como se ha visto, un marcado carácter nupcial. El perfume que se utilizó en Betania era un homenaje de María a Jesús vivo; se ofrecía al dador de vida; en aquella ocasión, se hacía resaltar la calidad del perfume, que era de gran precio; ahora, los aromas de José y Nicodemo son homenaje a un muerto; resalta la cantidad; son el vano esfuerzo por perpetuar la memoria de un cadáver. En vez de estas cien libras, deberían haber traído lo que sobró de la unción realizada por María, en Betania, cual fue el deseo expresado por Jesús: “Jesús dijo: ‘Déjala, que lo guarde para el día de mi sepultura’” (12, 7). Llevar ese perfume tan caro, de nardo, que representaba la acción de gracias a Jesús, como dador de vida, habría mostrado su fe en Jesús vivo, aún en la muerte. El discípulo no lo lleva, acepta en cambio atar y enterrar, a la usanza judía. Los aromas aportados por Nicodemo significan pues, la aceptación de la derrota de la vida y la victoria de la muerte. Jesús ha dejado de existir: “Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos con los aromas, conforme a la costumbre judía de sepultar” (19, 40). Hay deta-

12

lles que diferencian la sepultura de Lázaro, de la de Jesús. Mientras aquel estaba atado con vendas, Jesús lo está con lienzos, tejidos de lino usados para las sábanas de la cama. La unión de los perfumes nupciales y de las sábanas muestra, sin pretenderlo, que José y Nicodemo están colocando al esposo sobre su lecho nupcial. Al igual que la cruz, es, al mismo tiempo, suplicio y exaltación, los lienzos son también funerarios y nupciales. El esposo (Jesús), ha entrado en la cámara nupcial (sepulcro), para realizar la nueva y definitiva boda (alianza), con la esposa (María Magdalena, que va a figurar la Iglesia). Prosigue el evangelista: “En el lugar donde había sido crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el que nadie todavía había sido depositado” (19, 41). Al precisar Juan que en el lugar de la ejecución había un huerto, lugar de la vida y del fruto por excelencia, pretende mostrar que dentro de la muerte de Jesús había vida. Como la del grano de trigo, la muerte de Jesús encerraba un germen vital. Es Jesús el primero en ser enterrado en este lugar. Jesús inaugura una nueva clase de muerte. Se reafirma aquí lo dicho con anterioridad: “En verdad, en verdad os digo: si alguno guarda mi palabra, no verá la muerte jamás” (8, 51). La muerte de los suyos, como la de él, es realidad de vida. El sepulcro nuevo se opone al sepulcro antiguo donde habían colocado a Lázaro y de donde Jesús lo hizo salir. Aquél simbolizaba el reino de la muerte; éste, situado en el huerto, el de la vida. Juan no dice nada de que pusieran un sudario a Jesús ni tampoco que cerrasen el sepulcro con una losa; ésta aparecerá posteriormente solamente quitada.

fiesta el amor del esposo y la esposa: “Eres jardín cerrado, hermana y novia mía” (4, 12). “Entra, amor mío, en tu jardín a comer de sus frutos exquisitos” (4, 16). “Yo vengo a mi jardín, hermana y novia mía” (5, 1) “Ha bajado mi amado a su jardín” (6, 2) “Amado mío, ven, vamos al campo, al abrigo de enebros pasaremos la noche, madrugaremos para ver las viñas, para ver si las vides ya florecen, si ya se abren las yemas y si echan flores los granados, y allí te daré mi amor” (7, 12ss). Es conveniente que preparemos nuestro ánimo en este huerto–jardín, en que se deposita a Jesús, para disponernos a participar en las nupcias de la nueva y eterna alianza, porque: “Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero” (Ap. 19, 9). Concluye el relato de la sepultura con nuevas referencias a la proximidad del festejo “Por ser el día de la Preparación para los judíos, como el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús” (19, 42). La inminencia del descanso de precepto hace que coloquen a Jesús en el sepulcro cercano. Como la ausencia de sudario y la omisión de la losa, también la prisa da a la sepultura un carácter de provisionalidad. Juan está preparando el ambiente propicio para la resurrección. José y Nicodemo “pusieron allí a Jesús”. Para ellos Jesús pertenece ya al pasado. Sin embargo, su servicio era necesario, porque sin ellos, tal vez, Jesús hubiera ido a parar a la fosa común de los delincuentes, y, esto, a su vez, hubiese creado problemas, a la hora de afirmar la resurrección. Un último apunte. Con posterioridad, se difundió, por parte de las autoridades judías, el rumor interesado de que los apóstoles habían robado el cuerpo de Jesús, cuando éstos, ya sin temor, después de recibir el Espíritu Santo, comenzaron a dar testimonio de su resurrección. Malamente pudo ser realidad ese rumor tendencioso, cuando ninguno de los Doce estuvo presente en el acto de la sepultura. ¿Cómo pudieron robar el cadáver de Jesús, si ni siquiera sabían dónde lo habían enterrado? El embalsamamiento a lo grande, que le practicó Nicodemo, con unos treinta kilos de una mezcla de mirra y áloe, nos indica con claridad que nadie esperaba la resurrección. Y, menos que nadie, los apóstoles. •••

También el huerto–jardín es tema del Cantar de los Cantares; es allí donde se mani-

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

Puri Contreras López


Artículos

El cristianismo en Mérida

A

l final de la calle Santa Eulalia, junto a la Puerta de la Villa, en el edificio en cuyos bajos se encuentra la Sala Decumanus, hay, al final de esta, un espacio oculto, de no excesivos metros cuadrados reutilizado como aljibe, y que parece, (a juzgar por unas pinturas que muestran un crismón rodeado de una corona de hojas, que bien pueden ser de laurel, símbolo de la victoria de Cristo y de los mártires sobre la muerte, mas que de mirto, como el panel explicativo, existente junto a este, indica, ya que el mirto era símbolo de la muerte, y esta simbología bien podría haberse representado si este espacio, como no parece ser, se hubiera empleado como catacumba en la que enterraran los cristianos), haber sido un lugar de culto, y que da fe de los primeros pasos y momentos de la cristiandad en Mérida. Pero su existencia, que pienso, salvo mejores argumentos es anterior a finales del S.III o principios del IV como se sugiere, abre interesantes interrogantes sobre la andadura inicial del cristianismo emeritense y su situación social dentro del mundo romano. Esta construcción presenta aspectos controvertidos que abren toda una serie de dudas, sobre todo, con respecto a las informaciones que siempre se han manejado sobre su andadura en los primeros siglos. Por una parte, se trata de un lugar oculto, pero sin embargo está en una casa situada junto a la puerta del Decumanus, el espacio, posiblemente, juntamente con la puerta que se encontraba junto al Puente, más transitado de toda la ciudad. Esta situación no parece casar bien con la idea de un lugar secreto en el que reunirse los cristianos, ya que sería muy fácil identificar a todos los que entrasen en dicha vivienda, y más aún, si tenemos en cuenta la existencia permanente de la guardia, custodiando dicha Puerta de la Villa, lo que haría totalmente imprudente la asistencia, a tal lugar, de personas cuya religión estaba perseguida. Esto nos lleva a que las persecuciones, en caso de ser así, no debieron ser, pese a la existencia de varios mártires, tan terribles como tradicionalmente se ha considerado. Podemos verlo a través del diá-

logo que nos ha llegado de Santa Eulalia y Calpurniano, ya que este pretende que Eulalia desista en su intento. Esto nos demuestra, que las persecuciones tenían un trasfondo político más que religioso. La adhesión al Emperador, en su doble faceta religiosa y de poder, que consideraban íntimamente unidas, llevaría a la emisión de “libelos”, documentos que acreditaban, aunque no lo hubieran hecho, la ofrenda ritual al emperador, tan mal vistos por la comunidad cristiana de base de Mérida y de otras ciudades como Astorga-León y Zaragoza y cuyo tratamiento doctrinal y de actuación, ante los que los habían solicitado, daría pie a un posiblemente abundante flujo epistolar, entre los cristianos y clero de estas, con otros obispos, a la búsqueda de una solución a esta situación, y de cuyas cartas aún se conserva la número 67 de S. Cipriano de Cartago en el 254, dando su opinión sobre cómo actuar frente a obispos libeláticos como Marcial y Basílides. Al decirse, de Marcial, que asistía a los convites de los gentiles manchándose con sus abominaciones y que enterró a sus hijos en un cementerio pagano, nos están indicando, pese a la reacción de algunos, que el cristianismo estaba plenamente integrado en la sociedad.

reflejo viviente, aunque no pudo poner en práctica esta idea, porque la muerte le impidió llevarla a cabo y con ella, la persecución de los cristianos. Pero Diocleciano que accedió al poder en el 284, inició una serie de reformas que pusieron fin a la anarquía que había durado cerca de cincuenta años. Entre estas medidas, para revitalizar el Imperio, estaba la de sacralizar la figura de emperador. Pero se encontró con la oposición de los cristianos, que ya estaban introducidos en todas las esferas sociales y ocupaban incluso cargos dentro del ejército. Parece ser, que en un primer momento fue reacio a tomar medidas violentas, entre otras cosas porque se piensa que su mujer Prisca y su hija Valeria eran cristianas. La presión de Galerio, que gobernaba en Oriente, fue decisiva para que el 23 de febrero de 303 se publicara el primer edicto de persecución. Ese día se había reunido una gran multitud para celebrar en Nicomedia, (la actual Izmit de Turquía) la nueva capital del imperio de Oriente, la fiesta del dios Término, pero los cristianos de la localidad no se encontraban entre ellos, se habían reunido en otro lugar, se cree que en una Catedral cercana al palacio del emperador que habían construido y que competía en altura con

Pero ya antes de que Galieno iniciara un largo período de paz con los cristianos, que intentó ser roto por Aureliano (270275), que pretendía, un monoteísmo solar en el que el emperador fuera su

el. Diocleciano y Galerio los observaban desde lo alto de dicho Palacio. A una señal los soldados asaltaron la iglesia, quemaron los libros que se encontraban en el edificio y lo destruyeron. Poco mas

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

13


Artículos tarde, cuando se produjeron dos incendios en el Palacio del emperador, este acusó, a los cristianos que trabajaban allí, de provocarlos. Lo que le sirvió de excusa para ordenar el arresto de todos los obispos, presbíteros y diáconos. Como esto no fuera suficiente, un tercer decreto, les obligaba a apostatar ofreciendo sacrificios a los dioses romanos, aunque fuera bajo tortura, declarando que quien rehusase sacrificar a los dioses o al emperador divinizado, o bien profesase el cristianismo, sería motivo suficiente para ser condenado a muerte o a las minas. Su intención era exterminar totalmente al cristianismo del Imperio. Y así se llegó a pensar que había ocurrido, ya que en un monumento hispano se aclama a Diocleciano por: "Haber abolido la superstición de Cristo". Diocleciano enfermó y finalmente en el 305 renunció al poder. Galerio continuó, durante los siguientes seis años, la persecución. Pero, a su pesar, los resultados no fueron los esperados y el mismo Galerio, metido en guerras, poco antes de morir, en el 311, firma un edicto concediendo al cristianismo el estatuto de religio licita, (religión permitida) aunque Maximino Daya se negó a aplicarlo. Sólo tras las guerras civiles del 312, y el triunfo de Constantino tras la batalla de Puente Silvio contra Majencio, en la que llevó una cruz en sus estandartes, lo que indicaba que los cristianos seguían teniendo gran influencia, proclamaría en el 313, el definitivo “Edicto de Tolerancia”, que ha sido llamado “Edicto de Milán”, con el que igualaba al cristianismo con las demás religiones. Pero antes de llegar a este punto, el cristianismo había pasado por diversas circunstancias. En el reinado de Cómodo,(180-192), parece ser que por la influencia de su concubina Marcia, que era cristiana, se produce un paréntesis en las persecuciones, y los cristianos comienzan a informarse por carta, de unas comunidades a otras, de las persecuciones sufridas, siendo este el origen de las Actas de los Mártires "las primeras de ellas elaboradas sobre las actas auténticas de los procesos," Muchos cristianos compraban copias de estos procesos o se hacían de ellas, aunque luego estas se adornaban en sus relatos introduciendo ingredientes más legendarios que magnificaran la figura del mártir. Constituía su lectura un

14

alimento espiritual que fortalecía a las comunidades cristianas, aunque a veces se producían fanatismos surgiendo doctrinas que preconizaban la búsqueda del martirio, provocando a las autoridades para conseguirlo.

en Roma para que sin aprobación del Senado no consagrase el emperador nuevos dioses…. En el tiempo de Tiberio entró en el mundo la primera noticia del nombre cristiano, y es notorio el tratamiento que hizo de este nombre este César. Tuvo carta de Siria Palestina, en que le avisaban cómo se había manifestado la divinidad de Cristo en Judea, y deseoso de introducirla en Roma, pidió al Senado la admitiese, enviando en forma de decreto la prerrogativa de su voto. El Senado lo rehusó por no haber sido suya la primera aprobación, como la ley disponía. Quedóse constante en su sentencia Tiberio, y apoyó tanto á los cristianos, que puso pena capital á sus acusadores.”

La negación del carácter divino del Emperador, iniciado en el año 27 a.C. por el emperador Augusto; (Deo Augusto se puede leer en unas monedas procedentes de Tarragona,) hacía que las persecuciones afectaran poco o nada a las mujeres, ya que estas, estaban relegadas social y políticamente, de ahí la rareza del martirio de Santa Eulalia, una mujer, aunque esta fuera una adolescente. Aunque también las persecuciones contra los cristianos produjeron muchas mujeres mártires.

¿Tuvieron algo que ver los judíos, en esta decisión? Podría ser. Los judíos estaban repartidos por todo el mundo, hasta en Mérida debía de haber una importante colonia judía, y al decir de algunos investigadores constituían entre el 8 y el 10% de toda la población del Imperio Romano, su cohesión les hacía un colectivo respetable y temido, contra el que todos los emperadores, hasta la destrucción de Jerusalén, chocaron, teniendo finalmente, y siempre, que hacerles concesiones. Era el único pueblo frente a los que los romanos se plegaron a sus costumbres, permitiéndoles practicar su religión. En un primer momento, el cristianismo sería tomado como una secta derivada del judaísmo y le aplicarían la misma Tolerancia.

Se sospecha, a raíz de los escritos de Tertuliano, el gran escritor cristiano del S.II, que Tiberio pudo intentar legalizar el cristianismo casi 300 años antes de que lo hiciera Constantino, sin embargo fue rechazado su intento y perseguidos los cristianos. Muchos estudiosos están convencidos de que el «senatusconsultum» (decreto del Senado) del que habla Tertuliano y que tuvo lugar en el 38 d.C, por el cual el Senado declaró al cristianismo religión «ilícita», fue un intento de legalizarlo. Ello hubiera permitido, que quien hubiera querido adorar a Jesús lo habría podido hacer con libertad. Tiberio pudo pretender, incluso, que Jesús estuviera entre los dioses del Imperio. Pero el Senado, entonces, se opuso a su voluntad. En el “Apologeticum”, Tertuliano dice: “CAPITULO V. QUIÉNES FUERON LOS EMPERADORES QUE FAVORECIERON O PERSIGUIERON Á LOS CRISTIANOS”. Para conocer la autoridad de las leyes hechas contra nosotros se debe conocer su principio. Había un antiguo decreto

“El Imperio miraba con mucha atención el fenómeno del cristianismo, y el emperador Tiberio era una persona que prefería resolver las cosas con diplomacia antes que con la fuerza. No podemos excluir que hubiera calculado aceptar oficialmente esta religión pacífica que estaba tomando fuerza. Quizá le venía bien servirse de ella para poner orden en la situación Palestina.”. Nos cuenta Valerio Massimo Manfredi. Vista pues la situación tan cambiante, pero casi siempre con la espada de Dámocles de las persecuciones, sobre la cabeza de los cristianos, seguimos desgranando los interrogantes que la tal construcción, oculta en la vivienda de la Sala Decumanus, nos sugiere. La presencia en una mansión que por su tamaño y situación debía de pertenecer

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos a una familia de alto rango económico, y descartamos político, ya que, por la fidelidad al emperador, no solían ser cristianos los gobernantes y cargos, aunque lo fuera toda su familia, rompe la teoría ampliamente extendida de que en cristianismo fue, en los primeros momentos, un asunto de esclavos y gente de baja extracción social, que veía en esta nueva religión una salida igualitaria, aunque de momento sólo fuera ideológica, a su situación, esta circunstancia indica que también prendió en personas de clase social elevada. El tamaño del espacio nos indica o bien de que se trataba sólo de un oratorio privado, o que el número de practicantes era escaso, ya que si además debía de ponerse un ara para la partición del pan, quedaba un espacio muy reducido, la estética del crismón que se encuentra pintado y cuyo uso comenzó en el s.II en Oriente, representando las palabras (Xpistós) colocarían a este espacio y a Mérida, en los primeros balbuceos del cristianismo hispano. Ante la denominación con la que se le identifica como: “Domus ecclesiae”,

me parece excesivo este título, ya que aquellas conocidas en la actualidad, presentan una estructura más compleja e incluso muchas de ellas derivaron posteriormente en Basílicas tras la época Constantiniana, y esto hubiera ocurrido si se datara este espacio en las fechas de finales del S.III o principios del IV, como se insinúa en el cartel explicativo, lo que no fue así, sino que posiblemente recobró su función de aljibe, al permitirse el culto cristiano sin restricciones, y esto nos llevaría a pensar que se trata mas bien de una “Ecclesiam domesticam” una especie de oratorio privado, que no excluía de la presencia de otros cristianos, a la celebración de los cultos, tal como parecen afirmar, diversos estudiosos, que existía en la casa de los judíos Prisca y Aquila, con los que compartió Pablo trabajo y predicación, y que recuerda en la Epístola a los Romanos (16, 5) “Saludad también a la iglesia de su casa”.Cabe preguntarse ante la situación de este lugar de culto, si el dueño de la Mansión en la que se encuentra, no pudo ser una persona que siguió anteriormente el culto a Mitra, y realizó una estancia semejante a los templos mitraicos, que eran, en un principio, una caverna natural, pasando

más adelante, a ser una construcción que imitaba a las cuevas, lugares oscuros y carentes de ventanas, y que se asemejaban a estancias como la que ahora nos ocupa.

Fuera como fuere, su existencia, aunque casi desconocida por el grueso de los ciudadanos emeritenses, es de una riqueza cultural de primer orden para la ciudad, y en su pequeño tamaño nos muestra el germen de una semilla cristiana que fructificó en Mérida, dando personajes de la talla de Eulalia, Paulo o Masona. ••• Carmelo Arribas Pérez

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

15


Artículos

La Semana Santa de Mérida de Interés Turístico Nacional Algunas reflexiones

R

ecientemente la Semana Santa de Mérida alcanzaba la consideración de Interés Turístico Nacional, un reconocimiento largamente esperado por el mundo cofrade emeritense. El dossier, elaborado por el Excelentísimo Ayuntamiento de Mérida, con la colaboración de la Junta de Cofradías y todas y cada una de las Hermandades de Mérida, fue presentado por nuestra Corporación Municipal a los organismos encargados de estos menesteres con la ilusión y, prácticamente, con la convicción de que se iba a alcanzar un resultado positivo como así ha sucedido. Todos debemos felicitarnos por ello.

16

La andadura de nuestra Semana Mayor ha sido larga en el tiempo y la espléndida realidad actual no es fruto en modo alguno de la causalidad, de la buena suerte, sino de una serie de hechos que se remontan a los pasados siglos como han reflejado, por ejemplo, las espléndidas monografías del carismático Hermano Mayor de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Agustín Velázquez, sobre esa Cofradía y la no menos relevante Hermandad del Santísimo Cristo del Calvario, cuya historia nos la han desvelado dos grandes emeritenses y cofrades como son José Luis Mosquera Müller y Ángel de las Heras y García de Vinuesa, sin olvidar, claro está, otras contribuciones no menos

significativas como las del recordado D. Vicente Navarro del Castillo, historiador, académico y emeritense de justa adopción. Tras la andadura del pasado, bien reflejada en los trabajos aludidos, a finales del siglo XIX y en el primer tercio del siglo anterior se establecieron los cimientos de una Semana de Pasión que a todos hoy nos llena de orgullo. Producidas las refundaciones, vamos a llamarlo así, con propiedad, de las dos primeras cofradías de nuestra actual panorama, El Calvario y Nuestro Padre Jesús Nazareno, la acción de hombres beneméritos hizo posible la creación paulatina de las Cofradías Ferroviaria,

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos Infantil, Excombatientes (ahora de la Paz), Veracruz, las Tres Caídas, Cristo de la Humildad y Nuestra Señora de las Lágrimas y la Santa Cena, la más joven de todas, pero presidida por la experiencia y el buen hacer de un hombre providencial de nuestra Semana Santa, Pablo Burgos y siempre a la espera de la creación de otras que sin duda seguirán. La ciudad de Mérida que ha ido creciendo con la presencia de nuevas zonas urbanas se va configurando mejor y así a las iglesias que se levantan en estos nuevos barrios o nuevas áreas ciudadanas siguen, en algunos casos, las cofradías que se van erigiendo canónicamente en sus templos. Hace ya algún tiempo, quizá en la década de los cincuenta que fue cuando se produjo una eclosión cofradiera en verdad notable, de la mano de hombres bien preclaros, entre los que siempre recordamos a Felipe Díaz y a José Molina, a la Semana Santa de Mérida le llegó su mayoría de edad y su personalidad y carácter fueron reconocidos debidamente. Más tarde le llegó la cualificación oficial por parte de nuestra Comunidad Autónoma con su designación de Interés Turístico Regional que venía a hacer justicia, en parte, sólo en parte, a su categoría incuestionable.

justamente fue incluido por la UNESCO en la Lista del Patrimonio Mundial. Por la “Roma española” desfilan procesiones de una belleza y simbolismo que apenas se pueden observar en con otros lugares. Una Entrada en Jerusalén a través de la fachada de la fortaleza árabe, nos evoca los muros de la Ciudad Santa. Un desfile por el puente más largo del Imperio. El paso por el emblemático “Arco de Trajano”, coetáneo, en su remodelación, de los hechos que sucedieron aquella Pascua en la Ciudad Santa. El transcurrir de los más emblemáticos misterios de la Pasión por las zonas forenses al amparo de las recias columnas del Templo de Diana o de las del Pórtico anejo. Y la estación penitencial a altas horas de la madrugada, cuando es preciso el silencio previo a las horas cruciales de la Pasión, en un Anfiteatro. Todo esto es muy difícil encontrarlo en otros lugares. Ahí está parte de nuestra grandeza, pero hay más: nuestra imaginería. Las tallas de las Semana Santa emeritense son, a la par de hermosas, de una categoría artística fuera de dudas. Esas vírgenes, “andaluzas”, guapas, que cierran nuestros desfiles forman un conjunto inigualable. Esas tallas que llaman a la devoción y que resumimos, por el deseo de no olvidarnos de ninguna, en el

Nazareno, obra magistral de la escuela castellana, de ese gran escultor, de raigambre vallisoletana, que fue Luis Salvador Carmona, una de las referencias de la escultura hispana del siglo XVIII, que llegó a despertar la emoción de una personalidad tan difícil de sorprender como la del hispanista francés Pierre Paris, ese Cristo de las Injurias, obra del último gran artífice sevillano de la gubia, Blas Molner, que nos recuerda a las composiciones de Praxíteles, el Cristo del Calvario que movió a la devoción de todos los emeritenses de los pasados siglos o el Cristo de la O, felizmente recuperado por la Junta de Cofradías, testigo de mil avatares ciudadanos desde la Baja Edad Media y las obras de nuestros artistas universales, Juan de Avalos y Eduardo Zancada… Pero el hecho de que se nos haya reconocido esa alta cualificación no nos debe dejar en estado complaciente. Hay que luchar por la mejora de nuestra Semana Mayor; hay mucho trecho por recorrer. El prestigio que se alcanza gracias a una andadura larga, erizada de dificultades, de muchas zozobras, pero eficaz, se puede perder en un momento si no se atiende a la mejora de varias de nuestras carencias que pasaría a comentar, sólo con el ánimo de construir,

Y es que la Semana Santa de Mérida tiene unos valores que trascienden plenamente nuestro ámbito y alcanzan una dimensión internacional. Su organización, propiciada por todas y cada una de las hermandades y coordinada (la unión hace la fuerza) por la Junta de Cofradías, la ha llevado a alcanzar objetivos francamente inimaginables hace unas décadas. Largas filas de penitentes invitan al fervor y nos transportan a la religiosidad popular de siempre. Las hermandades hacen estación de penitencia a través de lugares emblemáticos de un conjunto monumental de primer orden que

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

17


Artículos varias cofradías, como sucede el Jueves Santo, como sucedía en nuestra época de miembro de la Junta de Cofradías. Hay que exigir el cumplimiento del horario a todas y cada una de las hermandades y olvidarse de los intereses y conveniencias particulares. En cuanto a las bandas, a pesar de la mejora, todavía hay aspectos que a mí particularmente no me gustan como las vestimentas paramilitares. Cuando se trate de bandas de la propia cofradía, nada mejor, como lo vemos en la Hermandad de la Vera Cruz, que vestir la túnica de la misma.

no de criticar, pues soy uno de vosotros, queridos cofrades. Sería importante para la dignidad de los desfiles una mayor atención a la vestimenta de los cofrades, muy variada e irregular en muchos casos (se nota más cuando se procesiona a la luz del día) y al calzado, con demasiadas zapatillas de deporte. Hay que exigir, en aras de la dignidad de la estación de penitencia, esa uniformidad que echamos en falta en varias cofradías, no en todas. En los mismos desfiles, las paradas innecesarias, si exceptuamos, porque son necesarias, la del descanso de los portadores, que a todos los que los contemplan y a los propios nazarenos tanto cansan, hay que corregirlas. HAY QUE PROCESIONAR. Es preciso organizar mejor esos desfiles, sobre todo cuando confluyen

18

Me agradaría que aumentara el número de adultos entre los participantes de los desfiles procesionales como sucede en cualquier Semana Santa que se precie. Los niños, bienvenidos sean; son el futuro de nuestra Semana Mayor. Pero qué pocas cofradías emeritenses cuentan con adultos en sus filas. Se nos ha referido por parte de algunos de los responsables que los mayores prefieren ejercer su papel en la procesión como penitentes, pero es una razón que no nos vale. Si no se aumenta el número de adultos en los desfiles, no podremos compararnos a Cáceres, por ejemplo, por citar un caso cercano. En los futuros proyectos de realización de imágenes, teniendo en cuenta nuestra alta cualificación, aunque haya que esperar, deberán encargarse las nuevas tallas a imagineros o escultores de prestigio. Cualquiera, y lo expreso sin intención, sin ofensa alguna, no puede realizar una talla para una Semana Santa de Interés Nacional. Hay que seguir propiciando la utilización de nuestro conjunto monumental en el transcurso de la Semana Santa y sé que los cofrades están en ello, porque conozco algún proyecto de representación de los momentos de la Pasión en nuestros más relevantes monumentos. Pero

siempre al margen del desfile procesional, puesto que la experiencia, bien hermosa por otra parte, del Juicio de Caifás en el Templo de Diana en el transcurso de la procesión no fue precisamente la mejor, pues provocó el cansancio de los pequeños cofrades. Podría seguir enumerando aspectos, porque son muchos más los que habría que tener en cuenta. Sólo dos para concluir. No me gusta, y conozco bien su andadura, la estructura actual de la Junta de Cofradías. Su organización no es precisamente la mejor. Con anterioridad, esa más que necesaria Junta de Cofradías funcionaba mejor. Creo que comparto la opinión de muchos, si hago votos por la vuelta a la organización anterior, en la que los hermanos mayores y sus asesores eran la parte esencial de la misma, pero donde un presidente, un vicepresidente, un secretario y un tesorero, a pesar de que sus “querencias” podrían estar cerca de alguna cofradía, eran verdaderos árbitros y coordinadores de las situaciones que se presentaron en aquella, y lo expreso con orgullo, feliz etapa. Por otra parte, los esfuerzos, ímprobos, heroicos, me consta, de los componentes de las cofradías, deberían encontrar mayor apoyo en nuestras instituciones, teniendo en cuenta esta nueva realidad y cualificación y, también, en el comercio y, sobre todo, en el ramo de la hostelería, cuya cicatería, con la excepción de algunos honrosos casos, ha sido una constante en Mérida, a pesar del más que notable beneficio que obtiene en estas fechas. ¡Trabajemos todos juntos para potenciar, aun más si cabe, nuestra Semana Mayor y para hacernos dignos de la alta cualificación que se nos ha otorgado! ••• José María Álvarez Martínez Presidente Honorario de la Junta de Cofradías de Mérida.

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos Los tres pilares de la espiritualidad emeritense durante el periodo tardoantiguo -2 -

La grandeza de lo divino

E

l pasado año, en esta misma revista, publicamos la primera parte de una trilogía dedicada a lo que consideramos que conforman los tres pilares básicos de la espiritualidad emeritense durante el periodo tardoantiguo. A tal efecto comenzamos ahondando en una interesante pauta que creemos poder destacar en la ciudad de Mérida sobre otros muchas poblaciones hispánicas del momento: la propensión a huir del boato en lo que a lo humano se refiere. Un texto de la importancia de las Vidas de los Santos Padres de Mérida nos podría estar dando una buena prueba de ello. Pero aquello que del periodo persiste en el registro material: desde los objetos procedentes de las necrópolis hasta los ajuares domésticos. En esta segunda entrega nos proponemos a contrastar este panorama de austeridad con el boato exhibido con profusión y mediante un importante elenco de medios en los espacios sagrados. El hombre debía mantener las formas, ceñirse a un modo de vivir esencialmente austero. Pero a la hora de aproximarse a la divinidad debía sentir o hacer sentir sobre sus semejantes que todo lo relativo a la misma había de ser grandioso. Y nada mejor que ofrecer un aspecto suntuoso en la casa de Dios para propiciar tal sensación. A lo largo de las siguientes páginas deseamos acercarnos a este fenómeno, comenzando por el mobiliario litúrgico para pasar después a tratar el aspecto del edificio de culto en cuestión.

ejemplo, incide en cómo el obispo arriano Nepopis, en el momento de su deposición y huida, expolió de tales objetos a las iglesias emeritenses, logrando Masona recuperar tal tesoro casi por pura casualidad (V.8.8-16). Y ya en el momento de la invasión islámica, sabemos gracias el testimonio de las fuentes árabes de la enorme riqueza del tesoro de las Iglesias de Mérida. Más específicamente y como sucede en otras partes de la Península, los mencionados objetos debieron dividirse entre las piezas propias del mobiliario litúrgico y los objetos votivos. Comenzando por los primeros, debemos tener por seguro que jarros y patenas poblarían en abundancia los altares de las iglesias de la Mérida del periodo. Unas estarían realizadas en oro, las más en plata, dedicándose el bronce sólo a las piezas más pobres. Sin embargo poco es lo que nos resta de todo ello: ningún ejemplar en oro, ninguno en plata, y apenas quizá solamente una fragmentada patena en bronce cuyos motivos decorativos casi nos hacen pensar más en un objeto perteneciente a la cultura mozárabe que en uno datable en un momento previo a la invasión islámica (MNAR, nº inv. 30339). En relación a los segundos y pese a que el panorama se nos presenta en principio más desalentador todavía, sí que podemos ver compensadas todas las

Es casi tan poco lo que nos ha llegado hasta el día de hoy de la orfebrería emeritense asociada al ajuar personal como de su vertiente sacra. Pero igual que ante lo segundo estimamos que tal ausencia se debe más a un modo de pensar que a una desgraciada ausencia de documentación, ante lo primero creemos más bien que simplemente, y como sucede en otras partes de la Península, lo que ha sucedido es que la destrucción y reciclaje de los materiales asociados a ella no nos permiten disfrutar de la conservación de prácticamente ningún ejemplar hasta el día de hoy. Tal afirmación no la hemos realizado por mero capricho, sino antes bien por el estudio de los textos del periodo o de la etapa histórica subsiguiente, así como ante el atento análisis de ciertos testimonios materiales indirectos. En una obra como las Vidas se hacen claras alusiones a la abundancia de objetos de materiales nobles en las iglesias del periodo. Un destacado pasaje de dicha obra, por

Patena de bronce (nº inv. 30339)

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

19


Artículos

Nicho de mármol (nº inv. 8122)

ausencias gracias al testimonio de ciertos indicios procedentes de la escultura decorativa. Por una parte, algunos relieves fueron soporte de ejemplares de orfebrería. A tal consideración nos conduciría quizá la lectura de pasajes como el transmitido por el autor árabe al-Rusati. Pero la prueba definitiva la constituye sin lugar a dudas un ejemplar que presenta inequívocas huellas de haber contado con aplicaciones incrustadas. Se trata de una pieza en mármol procedente de la concatedral de Santa María y actualmente conservada en las colecciones del MNAR (nº inv. 8122). Aunque uno de sus frentes está labrado ya en época moderna, el opuesto muestra los restos de un nicho de época tardoantigua con una serie de improntas bajo la apariencia de rebajes en la piedra, en parte impermeables respecto a la naturaleza de la aplicación que contuvieron (caso del rectángulo que centra la composición), pero en parte también muy transparentes al respecto (caso de la cruz latina perfectamente perceptible entre el rectángulo y la venera que cierra el nicho por su parte superior). Paralelamente al fenómeno citado y de un modo aún más indirecto, pero también más clarificador si cabe, otros

20

de los ejemplares de la escultura del periodo manifiestan su utilidad para nuestro propósito gracias a la labra sobre los mismos temas directamente inspirados en piezas de orfebrería del periodo. Estamos hablando de una serie de piezas decoradas con crismones que, frente a aquellas que se limitan a mostrar el símbolo en cuestión, proceden a reflejar con nitidez la naturaleza de su modelo tanto en función de la profusa pedrería que cubre sus brazos (MNAR nº inv. 8271, 13886, 18256, 36837 y 37040, junto al famoso cancel de Mérida conservado en Museo Arqueológico Nacional de Madrid) como en el elocuente detalle de las cadenas de las que penden las letras alfa y omega que lo flanquean (MNAR nº inv. 12497, así como los ya referidos 36837 y 37040). Todas las piezas que acabamos de citar remiten sin duda a la orfebrería votiva expuesta en las iglesias emeritenses, y su verdadero objeto es el de servir de calco de un objeto en sí más preciado que ellas mismas. Con la llegada de los musulmanes no sabemos si serían éstos quienes la fundieran en su totalidad, o bien si parte debió de sufrir un fenómeno de ocultación como el que conocemos para casos como el de Toledo en relación al tesoro de Guarrazar, sin duda alguna procedente de alguno de los edificios de culto de la urbe regia. La ocultación, por otra parte, solía tener un carácter provisional, y cuando las piezas escondidas no se recuperan es porque la persona que debía hacerlo no tuvo oportunidad para ello, lo cual sucedió sin lugar a dudas las menos de las veces. Tampoco debemos olvidar que muchos tesoros ocultos han sido hallados y silenciados a lo largo de la historia, y que no a otro motivo se deben las reiteradas normas que surcan el panorama español desde los tiempos del Ordenamiento de Alcalá de 1344. Por tanto casi puede aseverarse que la fantástica orfebrería votiva emeritense, junto lo más preciado de su mobiliario litúrgico, se ha perdido de un modo irremediable. Pero no así ha sucedido con el

soporte de su trasunto marmóreo, donde petrificado constituye uno de tantos motivos de la asombrosamente rica escultura arquitectónica de la Mérida tardoantigua. La abundancia del mármol en los monumentos de la antigua Augusta Emerita aportó sin duda un doble aliciente a los pobladores de la ciudad durante la Tardoantigüedad. Por una parte constituyó una cantera inagotable para la labra de ejemplares nuevos, dando testimonio de su anterior uso en múltiples e inequívocas señales: se trata del fenómeno del reaprovechamiento tan en boga ya desde el siglo III. Pero también y por otra parte no debemos olvidar que la abundancia de tal material aportó no sólo la materia prima, sino también un modelo inspirador, gracias al cual se continuarán explotando las canteras portuguesas, desde las que todavía en el siglo VII parecen importarse mármoles azulados de selección más descuidada que los romanos, pero al menos extraídos directamente en un momento en el que no se hace ya casi en ninguna otra parte del occidente europeo. Sobre el mármol pues, reaprovechado o importado, los emeritenses labraron múltiples piezas, y con ellas cubrirían sus edificios de culto con notable profusión, desde el suelo hasta el techo. El fenómeno del uso del mármol en la Antigüedad tardía hispánica no es exclusivo de Mérida, pero sí en una dimensión como la aquí constatada. Y ello se demuestra en el enorme corpus de piezas con que nos hallamos ante cualquiera de las tipologías que hicieran uso de esta materia. Sólo en las inscripciones sepulcrales se contabilizan por el momento en la ciudad hasta un total de más de doscientos ejemplares, con los cuales se poblarían los suelos de las iglesias y su entorno. Y en lo que se refiere a la escultura arquitectónica el fenómeno es mucho más exagerado. Ahora bien, la distribución de tales materiales dentro de los edificios de

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos culto no debía de ser caótica o abusiva, sino que a partir de las piezas conservadas parece conducirnos a considerar un cuidado efecto estético. Las iglesias debían potenciar el uso del mármol al menos en dos registros horizontales: uno a nivel del suelo y otro ya en lo que se conoce como la línea de imposta, esto es, justo en el momento del arranque de las arcadas que separaran las naves en los edificios dotados con más de una. En el primero de los registros nos encontraríamos más específicamente con unos canceles que hallarían su réplica en unas placas de revestimiento adosadas a los muros, justo enfrente de ellas. Y en el segundo por su parte nos hallaríamos ante los nutridos conjuntos de cimacios que en su caso donde encontrarían su contestación sería en una serie de frisos decorados insertos en la fábrica de los muros. El espacio entre uno y otro registro se uniría en vertical mediante columnas romanas reaprovechadas, coronadas por capiteles, si no igualmente reaprovechados, labrados exclusivamente para tal efecto. En fin, muchos de los fustes de mármol de pequeño formato que suelen catalogarse como del periodo y alguna arcada aislada, auxiliados por frágiles celosías, cerrarían los estrechos vanos de los edificios que tratamos de recomponer en una imagen tan espectacular como la que se nos va ofreciendo ya. Más difícil nos resulta poder afirmar si frente a las columnas existiría una réplica ornamental a base de pilastras: el modelo inspirador romano podría sugerírnoslo, y con él algunos ejemplares del periodo concebidos para ser adosados, pero ello es algo que hoy por hoy resulta imposible de asegurar. Y como ello, también difícil de determinar es qué tipo de acabado se dispondría en los espacios de las paredes sin cubrir con el mármol, así como en las cubiertas de los edificios. No se conservan pinturas en la Mérida tardoantigua que nos ayuden a solventar la duda, mas

el hecho de que arrancaran por encima de un gran zócalo de mármol hace viable entrever una razón por la que habrían desaparecido en su práctica totalidad, pudiendo haber ocupado paredes y bóvedas. Y el resto de las cubiertas mostraría suntuosos artesonados de los que sabemos aun menos. Sólo paralelos como los del prerrománico asturiano (y más concretamente San Julián de Prados) nos podrían dar una ligera idea de cómo podrían haber sido ambos. El fenómeno descrito al interior de las basílicas tiene su trasunto en otros espacios sagrados, de modo que gracias a las Vidas de los Santos Padres de Mérida sabemos que el atrio construido por Fidel en la catedral estaría sostenido por pilastras de mármol, mientras que acompañados de la mano de la arqueología somos hoy capaces de afirmar que las fantásticas pilastras reaprovechadas en el aljibe de la Alcazaba habrían formado parte del hospital levantado a expensas del arzobispo Masona. Es interesante destacar ante la alusión a las pilastras el curioso fenómeno por el cual la labra de éstas parece comenzar a prodigarse justo en el momento en el que deben comenzar a escasear fustes romanos que acarrear. Y ante la falta de pericia para tornear unos nuevos, así como ante el recuerdo del poder de su prestancia, parece optarse por representarlas en el lateral de las pilastras como algo más que un simple motivo decorativo: como la evocación mediante un trampantojo de aquello que se desea pero que ya no es posible conseguir. Todo el fenómeno descrito, hablemos de mobiliario o de arquitectura, pertenece como habrá podido comprobarse al ámbito de lo religioso. El ornato de la arquitectura civil parece ir desvaneciéndose poco a poco con el transcurso de los años, y desde su repunte final en el siglo IV, parece ir manifestándose cada vez en menor medida. Quizá nos falten algunos datos al respecto, qué duda cabe. Nos falta por saber qué sucede a lo

largo del siglo V, o incluso el VI, con la arquitectura doméstica de las clases más pudientes. Ciertos mosaicos podrían datarse en el primero de estos siglos, e incluso hay quien piensa que la cronología de algún ejemplar aislado, como el famoso de Annius Bonius en el que se representa el tema pagano de Baco y Ariadna, podría adelantarse hasta el siglo VI (y a él añadiríamos por su estilo el mosaico hallado en la plaza de Santa Clara o las reparaciones constatadas en piezas de avanzado el siglo IV, como el de Las Tiendas o el de los Siete Sabios).

Placa de mármol (nº inv. 36837)

Nos falta también el gran edificio del poder civil que se sabe que existió en Mérida, al que ya Amador de los Ríos quiso asociar alguna de las piezas empotradas en el palacio del Duque de la Roca. Pero se trata sin lugar a dudas de contadas excepciones frente al panorama general que parece mostrarse en barriadas completas, como la de Morería. Sólo el siglo VIII parecerá devolver un poco de lustre a los ambientes residenciales. Toda opulencia, en un fenómeno sólo cercenado con la llegada del Islam, parece abandonar cada vez más lo humano para servir de ornato a lo que de divino hay en lo divino. Nos resta ya por ver con ello únicamente la pauta general que en su mensaje, y envuelta con tal suntuosidad, se trate de ofrecer desde la morada de Dios al atónito fiel que haga de espectador en tales contextos. ••• Sabio González, Rafael Conservador del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

21


Artículos

En pro de unos cambios (we can) braciones callejeras de la Pasión y en especial las procesiones constituyen un verdadero batiburrillo de sentimientos, emociones, vivencias y actitudes entretejidas con tremenda complejidad, que si no se sabe muy bien a donde conducen constituyen un serio peligro de manipulación social bien evidente.

E

ra una entrevista para una televisión extranjera, portuguesa para más señas, y el entrevistado un personaje famoso, aunque no sepa yo con seguridad dentro de qué campo, rama, actividad o sector había conseguido tal proyección social. En un momento dado le preguntaron al personaje por su afición a la Semana Santa y el famoso contestó que lo llevaba en el alma, que era una emoción indescriptible, única etc. etc, pero cuando se le planteó si era un hombre religioso o creyente dijo que no, que no lo era, que no había motivaciones religiosas, sino que ese asunto de las procesiones era más bien una cuestión de tradición, de expresión popular de identidad etc. etc. Evidentemente no mentía ni ocultaba medias verdades, simplemente expresaba cual era su vivencia y sentimiento ante la Semana Santa y el fenómeno procesional. Una actitud en definitiva que bien podría proyectarse en un buen número de semanasanteros activos y cofrades (y perdón por la expresión), siempre con los ineludibles matices que hacen de cada cual un ser único e irrepetible en sus sentimientos y motivaciones. Las cele-

22

Dentro de esa conjunción de tan distintos factores no es extraño que crezcan y se desarrollen concepciones variopintas de la Semana Santa. Algunas de ellas laicas o casi, alejadas de la antigua reafirmación de actos públicos de fe católica, otras entremezclando diversos elementos tanto religiosos como profanos sin definición clara en algunos de ellos y por supuesto no faltan las que desarrollan esas concepciones con distintas formas de expresión marcadamente religiosa. Por todo ello, el hecho de que dentro mismo de las celebraciones de la Semana Santa católica existan actitudes laicas y aconfesionales protagonizadas por parte de algunos de los participantes ya casi a nadie le resulta raro, aunque extraños sí que son. Pero raro no desde hace ya muchos años, habiendo aumentado más si cabe desde que la corrección política dominante en ciertos sectores lleva implícita premisas y actitudes como las aludidas, que se han empeñado en implantar en todos los contextos sociales. Y si, tal y como parece, eso es así, nada tiene de particular que las jerarquías de la iglesia católica reaccionen ante tales derroteros e intenten tomar medidas. Por otro lado, tampoco le resulta raro a buena parte de la gente que se preste mucha atención a otra cuestión que a algunos sí que nos parece sorprendente: que muchos colectivos semanasanteros se esfuercen por trabajar con tesón,

notable afán y ahínco con el objetivo primordial de que a su manera y forma de celebración se le concedan declaraciones y parabienes oficiales. Es decir títulos, títulos civiles de reconocimiento y supuesto prestigio regional, nacional y/o internacional, títulos que realcen esa forma y manera de celebrar la Semana Santa frente a otras. Curioso, tremendamente curioso, anhelar títulos y reconocimientos para unas formas y maneras de mostrar el recuerdo y la celebración de la pasión del Dios de los cristianos. ¿Alguien puede sorprenderse de que surjan críticas mejor o peor argumentadas? Pero no se agotan ahí los comportamientos y actitudes extrañas (por ajenas) a la Pasión del Dios de los cristianos, hay también otras curiosidades no menos sorprendentes. Entre ellas no deja de ser digno de consideración el hecho de que muchos de quienes salen a la calle en la llamada estación de penitencia tengan vivo interés en que les vean, en que les reconozcan aunque vayan bajo una capucha, o sea en ser identificados como teóricos penitentes o participantes en la procesión. También tremendamente curioso es comprobar como algunos disfrutan cuando se vitorea a sus imágenes y pasos procesionales o/y cuando alguien, venido de fuera preferentemente, ensalza algún aspecto de su cofradía (que no siempre hace tanta gracia cuando se refiere a las otras). A la vista de estas y otras parecidas actitudes y vivencias, ya no resulta tan raro, aunque sigua siendo extraño (por ajeno), ese interés antes comentado de buena parte de los semanasanteros en que las autoridades políticas declaren que el espectáculo que protagonizan es digno de ser contemplado por los forasteros del mundo entero.

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos Este afán e interés, en ocasiones lleno de exhibicionismo cuasi puro, por los títulos y declaraciones es tal vez en términos de lenguaje seudoctrinal el aspecto más mundano y menos espiritual de la Semana Santa. Tal vez algo que no es fácil de comprender en su totalidad por su difícil compatibilidad con ciertos aspectos de la doctrina cristiana más básica y elemental, esa que comparten las más de 300 iglesias cristianas que se consideran la auténtica. No obstante, como el hombre también vive de contradicciones, ahí está declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad la Semana Santa de Popayan en Colombia y en trámite la procesión de Andacollo en Chile. Comparten así categoría con el tango uruguayo-argentino y la ópera tibetana, entre otros. Supongo que algunas de la consolidadas Semanas Santas españolas y otras no tan españolas no tardarán en candidatarse. No obstante, más excepcionales que esos casos nombrados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, incluso más extraordinarios por ser únicos en

su género en el mundo, son las celebraciones de la Pascua etíope, a que aludí el año pasado, y por ejemplo la fiesta chií del Ashum (la de los latigazos que todos los años sacan en los telediarios), fiestas que no pelean por tan preciadas consideraciones, ya que no se encuentran entre sus fines ni entre sus aspiraciones de personales y excepcionales formas de expresión religiosa. ¿Son poca cosa esta dos maneras únicas de celebraciones religiosas cristiana una y musulmana la otra, al igual que otras muchas que no tiene la Q de calidad turística? Tal vez la relativización de estos títulos, con sus intereses y manipulaciones, conduciría a otras actitudes más creibles, más auténticas, menos chocantes. Pero no hay que olvidar que las procesiones y demás actos públicos de la Semana Santa católica cuentan también con sus opositores, a los que a menudo se les quiere convencer de sus bondades apelando a la tradición, la cohesión, la proyección de la imagen ciudadana, el turismo etc. Es decir remover ese complejo

batiburrillo de emociones, sentimientos e intereses para que cada cual encuentre una razón o una excusa para justificar un digno anclaje o relación con las celebraciones de la Semana Santa. El problema, y la incongruencia consentida de algunos, es que si esas celebraciones dejaran de ser marcadamente religiosas se convertirían en un grotesco carnaval con un crucificado y una madre doliente como sarcástico telón de fondo. En ese problema es en el que pudieran encontrar alguna justificación ciertas faltas de respeto, de tolerancia y de convivencia que en ocasiones se dan. No olvido un viernes santo en Pamplona, hace ya años, cuando un grupo de jóvenes empezó a tirar objetos a la procesión que bajaba de la catedral y a llamar mamarrachos y gilipuertas a los penitentes. No es éste un caso único, aunque tampoco frecuente, pero así como sus protagonistas exhibieron una despreciable falta de respeto y consideración, también hay que reconocer que desde los entresijos del mundo semanasantero y cofrade

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

23


Artículos y en la propia puesta en escena y proyección pública en general tampoco han faltado, con mayor o menor asiduidad. Faltas de respeto, de consideración, de tolerancia, de convivencia entre unos y otros y entre semanasanteros y ajenos, que poco ayudan a unos y otros. Ya supongo que sobre estas cuestiones no le gusta reflexionar a la mayoría de la gente, pero ahí están y a menudo a todos nos han hecho preguntas incómodas sobre cual o tal cuestión que no sabemos cómo conviene contestarlas, si es que efectivamente conviene. ¿Qué interés, al margen del tedio, puede tener contemplar el paso de gente penitenciando? Pues vaya usted a saber, ¿curiosidad malsana?. ¿Por qué a tanta gente le gusta ser reconocida en los desfiles penitenciales? Cada cual tendrá su respuesta. ¿Y eso de otorgar más valor, mérito y capacidad emocional a unas imágenes que a otras, cuestiones artísticas aparte, cuando escenifican lo mismo? Idem eadem, idem. ¿Superadas aquellas coyunturas en que nacieron estas formas de celebración, por qué nos empeñamos en seguir exaltando en la calle la Pasión con su carga de

dolor e injusticia? ¿Precisamente por eso? Alguna vez he escuchado que entre los valores de esta forma de celebrar la Semana Santa se encuentra la de que pudiera servir también para atraer a católicos descarriados o a agnósticos y ateos. Dudo sin embargo que a un buen agnóstico y a un convencido ateo la espectacularidad y los galardones turísticos otorgados a las celebraciones religiosas les muevan a la fe, puede que a la emoción sí, a la evocación de los ancestros también, pero creer en la trascendencia no es ponerle flores a cualquier divino jarrón. Da así la sensación de que hay mucha confusión en torno a la proyección social de la Semana Santa tal y como hoy se plantea, confusión a veces interesada y otras incitada, muy pocas veces inocente, ya que razones económicas, de prestigio social, políticas incluso se yuxtaponen y contraponen dando lugar a una pérdida de autenticidad y de conmemoración cada vez más perceptible. Por todo ello y a veces también por el propio carácter de algunas personas, hay a quienes, respetando las celebraciones callejeras, no nos entusiasman ni nos motivan esas formas tradicionales y actuales de vivir la Semana Santa. Tampoco sus desfiles procesionales, via crucis etc. Por todo ello escribí un año en esta revista sobre la reivindicación de la Pascua de resurrección, como verdadera gran fiesta, y otros años sobre otras semanas santas menos mediáticas. Por todo ello también agradezco que, un año más, se me permita participar en esta revista dando voz sobre papel impreso a quienes no nos gusta ese batiburrillo semanasantero. Tal vez echamos en falta motivaciones más auténticas para semejante despliegue de gentes y eventos. Quizá percibimos falta de rigor en ocasiones. Conozco quienes sienten cierto pudor al ver como se lucen imágenes tan ricamente engalanadas señoreando las calles con

24

un elenco de autoridades detrás, también a quien se queda perplejo contemplando a los nazarenos dando caramelos y otras dádivas o a esos mismos nazarenos, que son supuestos penitentes, abandonando la fila para saludar a la novia, los hijos o al vecino Más que cosas populares parecen cosas populistas, como ocurre con las cabalgatas de los reyes magos, tan poco evocadoras de la Natividad. Pero este deseo casi utópico de contemplar otra simbiosis entre pasado y presente en la Semana Santa no significa adoptar posturas iconoclastas ni implica algún tipo de simpatía por reformistas luteranos, calvinistas o de más moderna aparición. Las tallas son tallas y nada más que tallas, por muchas flores que se les ponga, y las normas son normas creadas para algo que si no las necesitara significaría que sobran. No se trata de defender que desaparezcan los desfiles procesionales, via crucis y demás manifestaciones callejeras y públicas, pero sí de abogar por mayor compromiso con el propio significado de tales manifestaciones, tanto por parte de quienes montan y coordinan estos eventos como de quienes participan y los hacen posibles Por consiguiente, y para acabar, lo nuestro es ante todo un deseo de que se vaya acabando con la banalización, más allá incluso de la Semana Santa, con el relativismo acomodaticio de la burda simplificación de lo complejo, que no se sigan desdibujando los límites, siempre elásticos, de las auténticas expresiones humanas, incluidas por supuesto las religiosas. Es decir, romper con la inercia de los “porque sí” y de los de “por qué no”, con la falsa idea de que la cohesión social todo lo justifica y permite, como si se tratase de un gran botellón/botellona pero sin alcohol ni tabaco. Pues esa ceremonia de cohesión ni es botellón ni es nada, no más que puritito control coercitivo ••• Juan Javier Enríquez Navascués

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos

Sentido del Jueves Santo

L

a divergencia existente en la concepción litúrgica y la visión popular de Jueves Santo no impide que este día sea un espacio propicio para una interacción fecunda entre Liturgia y piedad popular. Un ejemplo de esta interacción lo encontramos en la liturgia de la Misa “in cena Domini”, por la tarde y la visita al lugar de la reserva hasta la media noche. Amén de los desfiles procesionales que en otras ocasiones hemos tratados en estas páginas. El Triduo Pascual está formado por el Viernes, Sábado y Domingo de Pascua: o sea, los tres días de la muerte, sepultura y resurrección del Señor (San Agustín: “sacratissimum triduum crucifixi, sepulti et ressuscitati”: Epist. 55,14). Estos tres días forman el Gran Día, centro de todo el año cristiano. Por lo tanto, en rigor el Jueves Santo no pertenecería a ese Triduo. Es mása bien el último día de la Cuaresma: por eso en la Liturgia de las Horas no se distingue nada d elas ferias cuaresmales, hasta la tarde. . Pero la Eucaristía vespertina del Jueves, que ocupa la hora de las primeras Vísperas de ese Triduo Pascual, es como la Introducción, y por eso también se considera como formando unidad con los otros tres días. Los sacerdotes que se encuetren de paso o que no celebren en sus lugares habitules, concelebran en la unica misa vespetina "in cena Domini" de cada iglesia; ya que esta prohibida la celebración pivada de esta Misa sin asistencia de fieles.

“Maxima Redemptionis” del 16 de noviembre de 1955 se le llamaba “Santos Oficios” los que se celebraban en la mañana de este día. La estructura siempre es como sigue: Rito de entrada Comienza con la procesión de entrada (por ejemplo, con incienso): así destacamos que el sacerdote es el signo visible de la presencia de Cristo en cada Eucaristía. desde la salida. El Canto de entrada es pieza clave para encauzar y elevar toda la celebración. Es el canto que reúne a la asamblea alrededor del altar y celebrante, ambientando el espíritu dentro del misterio del día o del tiempo litúrgico. La solemnidad del canto de entrada está unida a la alegría de todo comienzo

bajo la visible protección de Yavé. Se vivía periódicamente la salida de la cautividad y la marcha hacia la Tierra Prometida. Pablo recuerda a los Corintios 11, 23-26 la institución de la Eucaristía: Nueva Pascua cristiana, en la que se actualiza, mediante la

Es una composición paulina que evoca la cruz de Nuestro Señor Jesucristo como fundamento de la alegría cristiana con el Salmo 66 “ El Señor tenga piedad y nos bendiga y ilumine su rostro sobre nosotros” (v. 1). Liturgia de la Palabra Diálogo entre Dios y el hombre Dios habla por medio de las lecturas de la Sagrada Escritura o Biblia. Concretamente el libro del Exodo 12 nos presenta la Pascua hebrea, si en un principio fue una fiesta litúrgica de los pastores, andando el tiempo se convirtió en un rito puesto en relación con la gran experiencia religiosa de la liberación de Egipto,

Misa Vespertina “in cena Domini”,

La Misa del Jueves Santo por la tarde debe ser, ni más ni menos, una Misa. Antes de la reforma y al decreto

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

25


Santísimo Cristo de las Injurias. Real Hermandad y Cofradía Infantil

26

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos incorporación a Cristo (cordero pascual), la salida de la esclavitud hacia la filiación divina. El pan y el vino consagrados por el Señor son realmente su cuerpo y su sangre, es decir, son la vida entera del Salvador entregada por la salvación de todos. La celebración eucarística es el memorial o evocación del sacrificio salvador de Cristo. Finalmente el Evangelio joánnico 13, 1-15 en donde Jesús funda, en sus discípulos reunidos en una cena(alusión eucarística), la iglesia de los “suyos” que quedan en el mundo unidos en el amor y el servicio, purificados en el lavatorio del Bautismo y poseídos del Paráclito. El hombre responde en dos momentos puntuales: El salmo responsorial 115. La liturgia eucarística es nuestra suprema acción de gracias al Padre, es el cumplimiento de nuestros votos en presencia de toda la asamblea. Después participaremos de ese “cáliz de salvación”, invocando el nombre del Señor; y la Oración Universal de los fieles por la Iglesia, los gobernantes, los necesitados y los participantes de la asamblea. Liturgia Eucarística Los diálogos culminan con una Alianza, tanto en la antigüedad al pactar dos jefes de de tribus distintas a través de un sacrificio de un macho cabrio, dividían en dos partes y por medio de él pasaban las partes contratantes, simbolizando que la misma vida era común como la misma sangre sacrificada, como la Nueva Alianza, sellada con la Sangre de Cristo ha de correr en el pueblo cristiano en comunión de vida divina. De aquí se exprese en la liturgia que sigue: Preparación de las Ofrendas. Se omite en todos los formularios la antífona del ofertorio para dejar puerta abierta al canto libre, sin condicionamientos de texto oficial, cuando se tenga procesión de ofrenda con los fieles con dones y a la colecta para los pobres un claro sentido de solidaridad cristiana, concluyéndose con la oración sobre las ofrendas.

Memorial del sacrificio. Se inicia con el prefacio, cuyo tema central es: Su carne. Inmolada por nosotros, es alimento que nos fortalece; su sangre, derramada por nosotros, es bebida que nos purifica. Llegado al momento central con las palabras consagratorias: TOMAD Y COMED TODOS DE EL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO, QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS. y TOMAD Y BEBED TODOS DE EL, PORQUE ESTE ES EL CALIZ DE LA NUEVA Y ETERNA ALINAZA QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR TODOS LOS HOMBRE PARA LA REMISIÓN DE LOS PECADOS. Seguido del ofrecimiento de Cristo al Padre y los fieles juntamente con El y la unidad de los participantes. Después tres oraciones intercesoras por Iglesia militante (Papa, obispo…..), purgante (difuntos) y triunfante (María, Apostoles….) para terminar con la doxología trinitaria, que el pueblo responde con el Amén, como trueno que confirma, según afirma S. Ambrosio. Participación en la comunión Con el Pater Noster y el gesto de la paz como signo universal de reconciliación y de paz fraterna entre los participantes nos preparamos inmediatamente al banquete eucarístico. A través del canto "Donde hay Caridad y Amor, allí está Dios", se expresa el misterio de la comunión y significación del júbilo festivo de todos los que participan del mismo pan. Es signo de unión y de fiesta. Importa que sea verdaderamente procesional, porque acompaña a la procesión más importante de la misa, y eucarístico en sentido pleno, uniendo a todos los fieles. Termina con la oración postcomunión Rito de conclusión Saludo e invitación al traslado del Santísimo Sacramento al Monumento.

parece ser tuvo una clave sacramental: como signo de la iniciación (purificación) bautismal, y por tanto se hacía en la Vigilia Pascual. Fue más tarde por influenca monástica cuando se interpretó como signo de humildad y servicio por parte de la autoridad y se pasó al Jueves Santo. Sigue siendo un gesto profético cargado de sentido el que el presidente de la celebración (obispo o presbítero) que actúa como signo visible de Cristo, le imite en su condición de Siervo que lava los pies los demás. Es aconsejable hacerse cuando lo aconsejen razones pastorales. Monumento Una vez concluida la Misa, se procede al traslado y reserva de la Eucaristía, cuyo fin se debe a los enfermos y moribundos que no han podido participar en la celebración. Hoy lo hacemos porque mañana, Viernes, no hay Eucaristía; reservamos el Pan consagrado hoy para comulgar mañana. La reserva del Jueves en una ocasión estupenda para que la comunidad cristiana dedique su atención -contemplativa y adoradora- a ese Cristo que ha querido ser alimento para nosotros y ha pensado darnos en este sacramento su Cuerpo y su Sangre de Cruz. Visita al lugar de la reserva Debería ser el lugar habitual de la Eucaristía en la capilla del Santísimo o en otro lugar de la Iglesia. Debe ser adornado con cierta solemnidad hasta la medianoche en que se apagan las luces extraordinarias y los otros signos festivos de la reserva, dejando lo que normalmente existe delante del sagrario. •••

Visión popular

Lavatorio de los pies. Es un gesto simbólico que realizó Jesus con los suyos y que la Iglesia desde antiguo repite. Al principio

Teodoro A. López López Canónigo archivero

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

27


Artículos

Sobre la persecución a los cristianos

T

ras leer con detenimiento el Boletín de la Sociedad Americana de Papirólogos del año 2009, me llamó la atención un artículo interesantísimo que hacía mención a un juramento realizado por el “lector” de iglesia de la villa de Chysis, en Egipto, sobre los bienes que poseía dicha comunidad. Lo remarcable de este juramento es que el mencionado “lector” no sabía escribir y afirmaba que en la mencionada comunidad no existían libros. Este papiro1 debe entenderse dentro de las acciones llevadas a cabo por la administración romana durante la Gran Persecución de los cristianos del siglo cuarto. La política de intolerancia del Imperio Romano para con el Cristianismo se manifestó por una serie de disposiciones que se dieron a lo largo del principado que condujeron a las conocidas persecuciones. Dichas persecuciones nacen por órdenes y edictos de distintos emperadores, las primeras, de aplicación local para casos concretos y las segundas de aplicación “universal”, esto es, en todo el Imperio. Entre las disposiciones emanadas del emperador hemos de destacar como la más clarificadora, la respuesta del emperador Trajano a la misiva enviada por Plinio, gobernador de Bitinia, sobre el modo de proceder con los cristianos, concluyendo con la ejecución de quienes admitían ser cristianos, quizá la forma usual de proceder2 ;

al mismo tiempo se liberaba a los que renunciaran a su fe y lo demostraran sacrificando a los dioses y maldiciendo a Cristo. En este caso no podemos hablar de la existencia de una ley concreta, sino más bien, del acatamiento de una orden directa del emperador, pues los cristianos, que no habían cometido delito según el derecho romano, eran solo punibles por “extrema superstición”. Esta forma de demostrar el acatamiento a los dioses paganos perdurará con el tiempo, como veremos más tarde en Augusta Emerita. En el año 249, el emperador Trajano Decio, promulga el edicto por el cual se obligaba a todos los que vivieran en el Imperio Romano a realizar ofrendas a los dioses3 ; de esta manera, se inaugura la primera gran persecución contra los cristianos, pues la anteriores habían tenido ámbito provincial. A esta persecución les seguirán las de Valeriano (257-260) y la gran persecución de Diocleciano, continuadas por Galerio y Maximino (303-313). Este tipo de persecuciones demuestra la expansión del Cristianismo por todo el Imperio Romano e incluso más allá de él, pues no podemos olvidar que en el Imperio Parto existían comunidades cristianas nada desdeñables en cuanto a su número, con la diferencia, de que se permitía su culto. Como ejemplo de los efectos perniciosos de la persecución de Diocleciano, hemos de nombrar el martirio al que se sometió, entre muchos otros, a la joven Santa Eulalia de Mérida.

Estos juramentos tenían consecuencias muy graves para el primitivo Cristianismo, pues a los cristianos no les era permitido jurar, “non est nobis praeceptum iurare”4 . Ello causará castigos a los cristianos que quieran volver después a la Iglesia, si bien, observándose diferencias en la penitencia dependiendo de la parte del Imperio en la que se hubiera producido la ofensa. En Alejandría las ofensas no serán tan duramente expiadas5 como en el occidente del Imperio, como se desprende de la famosa carta 67 de Cipriano. Como sostiene Fowden6 , la diferencia entre las religiones en la Antigüedad y en la Edad Media consiste en que las primeras son de ámbito local, y las otras se universalizan; de ahí, que el cristianismo se convirtiera para el emperador Decio en un problema global a atajar en todo el Imperio. De hecho, como afirma J. B. Rives7, el edicto de Decio debilita el vínculo existente entre el individuo y la ciudad e impone una obligación entre el individuo y el Imperio. Testimonios de estas persecuciones son los escritos de Cipriano, Obispo de Cartago, los comentarios de Eusebio de Cesarea sobre dos cartas escritas por Dioniso, Obispo de Alejandría, así como diversos pasionarios. Estos escritos se revisten de los problemas que todas las fuentes de la Antigüedad adolecen, pues las diversas copias y traducciones de los textos no permiten transmitir de

1. P.Oxy. 33.2673 2. Millar, F. G. B. : (1966), p. 156-166. 3. P. Oxy. 12.1464; P. Oxy. 4.658 4. P.Beatty 15; P.Bodmer 20. 5. T. Vivian (1988), p. 186-187. 6. Fowden, G. (1992). 7. Rives, J. B. (1999), p. 152.

28

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos manera fiel los pensamientos de los autores primigenios. Existe, eso si, una serie de documentos cuyo contenido no se ha visto empañado por errores de copia, tan abundantes en la Antigüedad, y/o de traducción. Nos referimos a los papiros encontrados en las arenas del desierto egipcio tales como los libelli hallados en Oxyrhynco8. Pero, ¿En qué consistían estos libelli? En juramentos realizados por testigos que aseguraban que uno mismo o/y otra persona habían realizado las libaciones necesarias y obligatorias, que habían llevado a cabo los sacrificios rituales y que siempre habían realizado ofrendas a los dioses, actos por los cuales se confirmaba que pertenecían al común de la sociedad romana y acataban la voluntad del emperador, como se desprende del siguiente texto: “Para aquellos que participaron en los sacrificios de la ciudad de Oxyrhyncus. Estos son Aurelius Gaionus Ammonius [y la] madre de Taeutus. En verdad, siempre han realizado sacrificios y libaciones y han honrado a los dioses, a lo cual estaban acostumbrados, de acuerdo con lo explícitamente recomendado por la tía; y ahora, delante de todos vosotros, realizan sacrificios y libaciones y toman las porciones de carne sagrada al mismo tiempo…” 9 De la misma manera tenemos otro documento que nos informa del requerimiento para arrestar un cristiano fechado el 28 de febrero del 256 d.C. que dice así. “Del gobernador a los gobernantes y oficiales de paz de la villa de Mermerthon.

En primer lugar es interesante es la afirmación final del hypographeus, testigo que firmaba un documento, en la cual se lee, “Yo, Aurelius Amonios juro…Yo Aurelius Serenus firmo por él, ya que desconoce las letras”. Parece sorprendente que un lector no pudiera escribir, incluso podría pensarse que es una triquiñuela legal, o una excusa, y que otro es obligado a firmar y echar sobre sus espaldas la culpa, pero, como afirma el documento, es posible que Aurelius Amonios pudiera leer pero que no pudiera escribir, algo reconocido en la época, como afirma Rubenson11, ya que la educación en las escuelas catecumenales cristianas se llevaba a cabo aprendiendo de memoria los evangelios, lo cual, desligaba la lectura de la escritura12.

Libelo

Encarcelad inmediatamente a Petosarapin de Horus, un cristiano, o vosotros mismos seréis encarcelados. Durante el tercer año del reinado de Valeriano y Galieno el Augusto, Phamenoth 3”.10 Otro papiro, ya enunciado al comienzo del presente artículo, constituye una prueba formal más de las acciones llevadas a cabo en el Imperio Romano, bajo los auspicios del primer edicto de persecución de Diocleciano del 23 de febrero del 303. Firmado apenas un año tras la promulgación del edicto, este documento, escrito por triplicado, es un juramento formal del lector de la iglesia, entendida como comunidad, asegurando que ésta no dispone de bienes materiales.

Otro aspecto a destacar es el la falta de libros en la relación que de bienes que se enumera: “…que la mencionada iglesia no tiene ni oro ni plata en lingotes, ni monedas de plata, ni bestias, ni esclavos, ni propiedades tanto por donación como por herencia, excepto el material de bronce hallado”. Esto es sorprendente por la importancia que tuvieron los libros como objeto de incautación durante las persecuciones. De hecho, las quemas de libros ordenadas por los emperadores se enmarcaban dentro de liturgias de purificación. El testimonio de que las quemas de libros sagrados fueron habituales lo encontramos en multitud de escritos, como los de Eusebio de Cesarea, quien afirma que las Sagradas Escrituras se quemaban en medio de las plazas13.

8. Otros libelli POxy 4.658, POxy 41.2990, POxy 58.3929. 9. POxy 12.1464 10. POxy 42.3035 11. Rubenson, S. ( 1995), p. 97. 12 .Dujarier, M. (1979) 13. Hist. Eccl. 8.2.1

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

29


Artículos

La importancia del presente texto reside en que se constituye en un testimonio fidedigno de los intentos de los primeros cristianos por esconder sus bienes, entre ellos los libros, ya que es prácticamente imposible que una iglesia no dispusiera de ellos. Así mismo, este documento prueba hasta donde llegaba la persecución contra los cristianos, a la confiscación de todas las posesiones. Estas persecuciones se observan desde la sociedad actual como algo muy lejano, reacciones violentas apoyadas por un derecho pernicioso o por su total ausencia, que llevaron a asesinatos en masa, incautaciones, torturas, violaciones, un dolor y sufrimiento desmedido que ya hemos olvidado, pero que se ha continuado en el tiempo con el famoso genocidio turco de casi tres millones de cristianos a comienzos de S. XX. La buena noticia es la aprobación de una resolución en Parlamento Europeo el pasado 20 de enero de 2011 en la que se instaba a luchar contra la cristianofobia.

Deseemos que en el futuro no se hagan necesarias más resoluciones de este tipo.

BIBLIOGRAFÍA

• BLÁZQUEZ MARTÍNEZ, J. M. (1991): La carta 67 de Cipriano y el origen africano del cristianismo español. Religiones en la España Antigua. Madrid. • CIPRIANO DE CARTAGO (1998): Cartas. Madrid. • CRIBIORE, R. (1996): Writing, teachers, and students in Graeco-Roman Egypt. Atlanta • CRIBIORE, R. (2005): Gymnastics of the Mind. Greek Education in Hellenistic and Roman Egypt. Princeton. • DUJARIER, M. (1979): A history of catechumenate: The first six centurias. New York. • FOWDEN, G. (1992): Empire and Commonwealth: Consequences of Monotheism in Late Antiquity. Princeton. • BRAVO, G.; GONZÁLEZ SALINERO, R. (2007): Formas y usos de la

violencia en el mundo romano. Madrid. • GONZÁLEZ SALINERO, R. (2005): Las persecuciones contra los cristianos en el Imperio Romano : una aproximación crítica. Madrid. • MILLAR, F. G. B. (1966): The emperor, the senate and the provinces. Journal of Roman Studies, 56. • RIVES, J. B. (1999): The decree of Decius and the religion of Empire. Journal of Roman Studies, 89. • RUBENSON, S. (1995): The letters of St. Anthony: Monasticism and the making of a Saint. Minneapolis. • SÁNCHEZ SALOR, E. (1986): Orígenes del cristianismo en Lusitania. Manifestaciones religiosas en Lusitania. Cáceres. • VIVIAN, T. (1988): St. Meter of Alexandria, Bishop and Martyr. Philadelphia.

Javier Alonso Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos. Museo Nacional de Arte Romano.

Escena de destrucción de libros

30

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos

Los enseres de nuestras hermandades presentes en Córdoba la candelería del paso de palio de Nuestra Señora de la Esperanza. La Cofradía del Santísimo Cristo de las Tres Caídas y Nuestra Señora de la Misericordia nos presentó la imagen de Simón de Cirene. Con la Franciscana Hermandad del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y María Santísima de Nazaret pudimos ver un ejemplo de bordados emeritenses con unas sayas de Virgen, casulla de acólito y cirial.

L

a Semana Santa emeritense estuvo muy dignamente representada en el Salón Cofrade de Córdoba el pasado otoño. Todas las hermandades de Mérida eligieron entre los enseres que componen su patrimonio y nos brindaron una visión de cómo se vive la Semana de Pasión por estas tierras. Junto a los estandartes, las insignias representativas de las corporaciones, y las túnicas de nazareno de las nueve hermandades y la Junta de Cofradías, se expusieron los siguientes enseres: La Real Hermandad y Cofradía Infantil de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, Santísimo Cristo de las Injurias y Nuestra Señora del Rosario llevó dos faroles del paso de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli y la túnica de salida del Santísimo Cristo de las Injurias. De la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santísimo Cristo de los Remedios y Nuestra Señora del Mayor Dolor pudimos contemplar el

paso completo del Santísimo Cristo de los Remedios, la faldilla del Cristo y un farol del paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno. La Cofradía del Prendimiento de Jesús y Nuestra Señora de la Paz expuso la corona de salida de Nuestra Señora de la Paz. La Hermandad del Santísimo Cristo del Calvario, Nuestro Padre Jesús Nazareno, Nuestra Señora de los Dolores y María Santísima de la Amargura reconstruyó el frontal del paso de palio de Nuestra Señora de los Dolores: faldón, respiradero, varales, bambalina, y el estandarte antiguo de Nuestra Señora de los Dolores.

Y la Cofradía de la Sagrada Cena y Nuestra Señora del Patrocinio estuvo representada por uno de los apóstoles del paso de misterio, la imagen de Santiago el mayor. Esta representación de nuestra Semana Santa consiguió despertar la atención y el interés del numeroso publico asistente a la muestra siendo nuestro stand uno de los mas concurridos, haciendo por unos días de embajador en tierras cordobesas. ••• Ángel De las Heras García de Vinuesa

La Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y María Santísima de las Lágrimas estuvo presente con el Simpecado y sayas de salida de María Santísima de las Lágrimas, así como la túnica de Jesús de la Humildad. La Cofradía Ferroviaria del Descendimiento, Santísima Virgen de las Angustias y Nuestra Señora de la Esperanza desplazó hasta Córdoba

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

31


Artículos

Mérida mostró su Semana Santa en el III Salón Cofrade de Córdoba humildad, intentando mostrar lo bueno de su Semana Santa. Por ello, con la representación de todas las Hermandades y Cofradías, se instaló un stand de 60 metros cuadrados en el que se mostró una mínima parte del gran patrimonio de las hermandades, convirtiéndose en la primera Semana Santa no andaluza que ha visitado el salón.

El alcalde, junto al presidente de la Junta de Cofradías y demás responsables de turismo

L

a Semana Santa de Mérida participó, del 15 al 17 de octubre, en la III edición de Salón Cofrade de Córdoba aceptando la invitación que la organización del evento realizó a la Sociedad Mixta de Turismo “Turismo de Mérida”, del Excelentísimo Ayuntamiento. Una participación que fue calificada, tanto por los organizadores como por el público asistente, de éxito. Mérida se presentó en la capital cordobesa con timidez,

Posiblemente se hubieran podido llevar otros enseres, más o menos. A la hora de seleccionarlos se siguió un criterio únicamente participativo que mostrase, en esencia, la Semana Santa. Y así se hizo. Desde su llegada a Córdoba, Mérida sorprendía a propios y extraños con el descenso del soberbio paso del Santísimo Cristo de los Remedios desde el camión de transporte. Ante la mirada de muchos curiosos, el paso atravesó todo el pabellón para quedar ubicado en su emplazamiento definitivo. En el stand, en el que destacaban el Palio de la Virgen de los Dolores y el Paso del Santísimo Cristo de los Remedios llamaron poderosamente la atención las

El alcalde, recibió a los emeritenses en la puerta de IFECO

32

imágenes del Cirineo de las Tres Caídas y el apóstol Santiago, de la Cofradía de la Cena y los numerosos enseres aportados por las Hermandades emeritenses para dicho evento. Mérida llevaba un amplio programa de actos que se centraba en la jornada del sábado 16, no obstante, fue objeto de visitas de las principales autoridades en la jornada inaugural del viernes- Así, el presidente de la Diputación de Córdoba, D. Francisco Pulido, visitó el stand y aseguró que “Mérida es una ciudad sorprendente

Foto de familia con el presidente de la Diputación

y estamos encantados de tener su Semana Santa durante estos días entre nosotros”. Pulido estuvo conversando durante su visita con el Gerente de la Empresa Mixta de Turismo, Pedro Ayala, sobre la participación emeritense que se cifró en torno a las 600 personas gracias a los autobuses que fletó el Ayuntamiento y a los emeritenses que optaron por asistir con sus vehículos particulares. Los medios de comunicación local y provinciales, mostraron un especial interés en la presencia de Mérida en el Salón. Tanto es así, que la conexión en directo de Onda Mezquita TV con la entrevista al presidente de la Diputación de Córdoba, se realizó desde el stand de Mérida.

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos y, posteriormente Mario Hernández ofreció una conferencia bajo el título “Semana Santa de Mérida, una mirada al pasado, con proyección de futuro”, seguida de otra conferencia de D. Francisco Tejada Vizuete bajo el título “Los pasos del Señor en la Semana Santa de Mérida”. Alrededor de 20.000 personas visitaron durante los tres días el Salón Cofrade y en él pudieron deleitarse con una buena muestra de la Semana Santa emeritense, así como material audiovisual y gráfico, sin faltar los tradicionales “Caramelos de la Mártir”.

Cofrades emeritenses desembalado el Cirineo

En la jornada del sábado se desarrollaron las actividades dedicadas a la presencia de la Semana Santa de Mérida en dicho salón. El alcalde de Mérida, José Ángel Calle, recibió en las puertas de la institución ferial a los emeritenses que se desplazaron en los cinco autobuses dispuestos por el Ayuntamiento, tres pertenecientes a los hogares de mayores de la ciudad y dos a las hermandades y cofradías. Tras una primera visita al salón, el alcalde, acompañado de los responsables de la muestra y de la Institución Ferial de Córdoba, así como del delegado de Festejos, Luis Valiente, y el Gerente de la Empresa de Turismo de Mérida, Pedro Ayala, se dirigieron al stand de Mérida donde se celebró un pequeño acto institucional. El director de IFECO (Institución Ferial de Córdoba), Alfonso Diéguez, resaltó la importancia “y la impresionante repercusión” que supone la presencia de la Semana Santa de Mérida como invitada en el Salón Cofrade. Por su parte, el alcalde de Mérida, Ángel Calle, mostró su satisfacción por el trabajo realizado por las cofradías “este es el trabajo de

muchas personas a lo largo de muchos años y que, a día de hoy, tiene el reconocimiento como Fiesta de Interés Turístico Nacional”. Así mismo, el alcalde destacó a los emeritenses asistentes a dicho acto que son “los mejores embajadores de Mérida en Córdoba, vosotros sois los que tenéis que contar a todos como es Mérida y cómo es su Semana Santa”. Ya por la tarde, la Banda de Cornetas y Tambores La Pasión ofreció un concierto en el auditorio de IFECO Visión del stand

Es de agradecer el esfuerzo realizado por las Hermandades y su buena disposición a la hora de mostrar su interés en participar en este evento. Igualmente la Empresa Mixta de Turismo, que financió el traslado de enseres y ofreció apoyo logístico y, por último, a las personas que se desplazaron hasta la capital andaluza para el montaje y desmontaje, Norberto García-Camarero Hernández, Pablo Burgos Guillén, Ángel de las Heras García de Vinuesa, Carlos Cortés, Pedro Ayala y Saray Rodríguez. ••• Paso del Cristo de los Remedios

Mario Hernández Maquirriaín

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

33


Artículos

Santa Eulalia murió hecha un Cristo ¿Qué día debía procesionar en Semana Santa? calipsis de san Juan: “Al que venciere, le haré sentar conmigo en mi trono; así como yo también he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. Apocalipsis 3, 21”. Por tanto queda explicada, nada más y nada menos, claro, a través del libro del consuelo de los mártires, esta cristofiguración de los propios mártires o la plasmación analógica de la vida de Jesucristo en sus testigos y testimonios, incluida nuestra mártir Eulalia. “¿Qué otra cosa es, pues, el mártir -escribió, en el siglo IV, San Vitricio de Ruán - sino un imitador de Cristo”? 1

L

a mártir Eulalia forma parte intrínseca e inalienable de toda Semana Santa no porque los cristos y las vírgenes la saluden en su Hornito; la mártir Eulalia forma parte intrínseca e inalienable de la Semana Santa porque ella es, y es de creer, real y verdaderamente, “otro Cristo” porque, insisto, murió hecha un auténtico Cristo.

Lamentablemente la idea, que formaba parte de la catequesis inicial de los antiguos cristianos, según la cual los mártires al imitar a Cristo en el martirio, se transformaban en otros cristos, actualmente sólo es conocida por gentes muy preparadas teológicamente. La identificación Cristo/Mártir tiene una explicación directa en las palabras del propio Cristo según el Apo-

Y así la descripción del combate entre los mártires y los jueces romanos recibe la denominación de “pasión” tal como la biografía de Jesús en sus últimos momentos según los Evangelios (Lucas VI). Ya en principio observamos el paralelismo entre ambos al ser conducido Uno ante el tribunal (Lucas 22, 63) y la otra presentándose voluntariamente. Pero si tomamos en consideración el Himno III del Peristéfanon2 dedicado

1. ROPS, Daniel, La Iglesia de los Apóstoles y de los mártires, Luís de Caralt, Barcelona 1955, p. 192, 2. PRUDENCIO, Aurelio, Obras Completas, Edición de José Guillén y de Isidoro Rodríguez. BAC, Madrid, 1950. 3. ROPS, Daniel, obra citada, p. 191: “El martirio no fue así solamente un hecho político, consecuencia lógica de un conflicto entre una doctrina revolucionaria y un orden establecido. Fue un elemento fundamental de la Iglesia Primitiva, que se realizó en unas almas privilegiadas como un carisma, como la “Gracia de las Gracias”, y cuyos efectos sobrenaturales revirtieron sobre todas la comunidad de los hijos de Dios”; ésta reversión lleva a escribir a DI BERARDINO, Angelo, Diccionario Patrístico II, Sígueme, Salamanca 1991, p. 1376: “el martirio posee además un valor propiciatorio, no sólo para borrar los pecados del mártir (“bautismo de sangre”: Tertuliano, De Bapt., 16; Orígenes Exh.mart.30; Trad. Apost.19) sino también para provecho de todas la comunidad (los mártires conceden la reconciliación a los penitentes: Tertuliano, Ad Mart. 1; Cipriano, Ep. 23, etc”.

34

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos por Quinto Aurelio Prudencio Clemente a nuestra Eulalia comprobaremos, además, que no hay mártir tan cristofigurada como ella: • La mártir Eulalia, como Jesús, denuncia la religión de los ídolos y proclama como única y verdadera religión la de Dios. • La mártir Eulalia, como Cristo, no se inmola por sí misma, sino por los cristianos emeritenses que en este momento, como su padre y su obispo Liberio, han huido cometiendo, acaso, el gravísimo pecado de apostasía. • La mártir Eulalia, presentándose voluntariamente ante el tribunal, era la única que podía intermediar en el plano local y temporal, como Jesús lo hizo en el universal, esta ofensa a Dios ante Dios ya fuese como confesora, antes de morir, o como mártir ofreciéndose como víctima propiciatoria3.

huyó impresionado -una de las características de las pasiones procedentes del África donatista son por el contrario faltas rotundas contra la caridad cristiana . • Y la mártir Eulalia tomó el cáliz, el mismo cáliz que Jesús y sus Apóstoles en la Última Cena; tomar el cáliz era sinónimo de martirio y ella lo tomó en la realidad a través de una bellísima imagen ideada por Prudencio: bebiéndose el fuego de las antorchas que había prendido en sus cabellos5. • Y de la boca de la mártir Eulalia se vio salir una paloma. Recuérdese que en el bautismo de Jesús en el Jordán se vio una paloma sobre su cabeza -Mateo 3, 16-; ahora, de entre los labios de Eulalia, en su bautismo de fuego o de sangre se vería otra paloma. • Y tras su muerte nevó por disposición extraordinaria de la Naturaleza; al expirar Jesús también la Naturaleza se alteró de forma prodigiosa -Mateo 27, 51 y ss.-.

Y para que no haya dudas de su cristofiguración Prudencio dice que la mártir Eulalia ve cómo los garfios escribían el nombre de Cristo en su cuerpo.

Por todo ello si la mártir procesiona en alguna Semana Santa no haría nada extraño, incongruente o fuera de lugar.

Y es que el martirio tal como asevera Daniel Rops “era la mejor manera de unirse a Jesús”. 4

Ella, además, vivió, tal como Jesús, desde los primeros momentos de su vida preparando su martirio desde una vida sino secreta al menos no pública en sus intenciones.

Y aún hay más concomitancias : • La mártir Eulalia como Cristo no quiso la muerte de sus verdugos y el verdugo de Eulalia se arrepintió de sus actos a la vez que el lictor

Y si ella murió imitándoLE y siguiéndoLE hasta en la muerte cruenta y horrible -viendo también cómo su

noble condición humana y social era reducida a la de un delincuente-; y todo para testimoniar la existencia de Dios y propiciar el perdón de sus conciudadanos pecadores ¿quíén podría negarle a la imagen de Santa Eulalia seguir a la imagen de un Cristo muerto o resucitado en una Procesión de Semana Santa ? ¿Es que ella no murió porque iba a zaga de su huella y ahora se encuentra sentada con Él en su trono, imagen y expresión de la Amada en el Amado transformada? Personalmente yo me inclinaría verla con la imagen del Cristo Resucitado porque los mártires, también como los Apóstoles y Antipas7, daban testimonio de su doctrina y de su resurrección entre todos los pueblos8. Pero no; no creo que aún deban cerrarse o completarse los contenidos de las procesiones de Semana Santa concebidas en su momento como catequesis callejera; antes las cofradías de sangre y las asociaciones, hermandades y cofradías de gloria han de implicarse directamente en la recuperación de aquellas catequesis de los primeros tiempos. En la ciudad de Mérida finales de febrero de 2011. ••• Antonio Mateos Martín de Rodrigo Investigador eulaliense

4. ROPS, Daniel obra citada, p.192. 5. HAMMAN, A.G, El martirio en la antigüedad cristiana, Desclée der Brouwr, Bilbao 1998, p. 204: “El mismo Cristo compara su pasión a un bautismo (Mc 10,38):Orígenes, 30; 37. Habla “del cáliz” que tiene que beber. Lo que evoca asimismo la eucaristía: Orígenes 28; 29, 40. Sobre la eucaristía y el martirio véase también Carta 76,3.4.”. 6. HAMMAN, A.G., obra citada, p. 204: “La imitación de la pasión de Cristo conduce al cristiano al reino prometido, de manara directa; Cipriano, C 76, 1, 6, 7; Orígenes, 36; 50”. 7. En Apocalipsis 2, 13 vemos cómo Antipas, cristiano de la época postapostólica, aparece con la denominación de “mártir” según le ordena escribir Jesucristo a San Juan. 8. Véase CABROL, Fernand y LECLERCQ, Henri: Dictionnaire d´archéologie chrétienne et de liturgie. Tome X, 2ª parte. Librairie Letouzey et Ané, Paris,1932, col. 2360 y 2361: los primeros destinatarios del martirio son los apóstoles; adviértase que Cristo nunca habló del martirio a las gentes como tampoco se les manifestó una vez resucitado; la primera referencia ¿pública? del martirio la hace Tertuliano para quien al martirio no sólo están destinados por Dios los obispos y los sacerdotes, también los cristianos comunes, p. 45 ver HAMMAN, A.G, Obra citada; por su parte Cipriano de Cartago añade a los posibles mártires los niños, HAMMAM. A.G., obra citada, p. 145.

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

35


Artículos

Mérida y el rito hispano-mozárabe

L

a celebración de la Eucaristía por les seguidores de Jesús, siguiendo su mandato, al dispersarse por el mundo, se fue produciendo de diversas maneras según la lengua y la cultura de cada comunidad, formalizándose lo que llamamos ritos. Surgieron así dos ramas principales, los ritos orientales y los occidentales, y entre éstos estaba el rito hispano, que fue la manera de celebrar las acciones litúrgicas en nuestras iglesias durante los primeros diez siglos de su historia cristiana, lo que se verificó tanto con los hispano-romanos como con los visigodos. Este rito hispano lo mantuvieron también los cristianos sometidos al dominio musulmán, a los que se conocía como mozárabes, de ahí que la liturgia de sus celebraciones fuese denominada como el rito mozárabe. Y aunque las manifestaciones exteriores del culto cristiano estaban prohibidas, las antiguas sedes de Toledo, Sevilla y Mérida, siguieron bajo la jerarquía espiritual de un metropolitano; éstas ciudades, junto a Córdoba, fueron los núcleos dónde más población mozárabe se contaba. A lo largo del siglo XI se producen en la España cristiana unos cambios de gran trascendencia, principalmente por influencia francesa, debida tanto a personajes que habían venido a la Península a luchar junto a los cristianos para expulsar a los musulmanes (como Don Raimundo de Borgoña), como por parte de los monjes de Cluny que también participaban en la repoblación de la España cristiana, los cuales practicaban las ceremonias litúrgicas utilizando códices con textos escritos en lengua carolina, que así pasaron a otros conventos, iglesias y escriptorios. Y como consecuencia se fue desplazando la

36

escritura visigótica por la carolina. Semejante sustitución se hizo también con la liturgia hispano-visigoda para unificar el rito romano bajo las formas carolinas y centralizar el dominio romano sobre el gobierno de la Iglesia. En esa centuria, concretamente en 1085, los cristianos llegan al río Tajo como nueva frontera con Al-Andalus al ser conquistada Toledo por Alfonso VI, con lo que se consiguió la incorporación a la España cristiana de una de las más importantes comunidades mozárabes, la cual trató de mantener su identidad litúrgica y cohesión como grupo social diferenciado dentro de la población toledana. Todos estos cambios originaron muchas resistencias para las influencias francas que, aunque finalmente se imponen, en un concilio celebrado en León en 1090, en el que se decretaría la efectividad tanto el culto romano como la letra carolina, se permitió la vigencia del rito mozárabe en seis parroquias de Toledo, una de ellas bajo la advocación de Santa Eulalia. El rito mozárabe ha sido revisado recientemente según las instrucciones del Concilio Vaticano II, y desde 1990 se dispone de un Misal Hispánico, que sería utilizado por Juan Pablo II en una misa según esta liturgia, y en esas seis parroquias un numeroso contingente de fieles practican habitualmente como hispano-mozárabes. ¿Y en la Archidiócesis de MéridaBadajoz? Confundimos la rutina con la tradición, y nos damos cuenta que lo que llamamos tradición es una novedad impuesta para sustituir lo que era lo sustantivo de nuestra liturgia, y

la verdadera tradición, es decir, la transmisión de los valores que caracterizaron nuestros orígenes como comunidad cristiana no son los que hemos convertido en rutina. Aquí se piensa que la historia es lo pasado y que sólo hay que vivir el presente; que el pasado es cosa muerta, página pasada. Y así nos va, porque eso es un error vital. La Historia es la vivencia de una comunidad humana en el tiempo; la Historia es la transmisión de valores y creencias que una comunidad ha creado y defendido, y que mantiene su original frescura despojándolos de cualesquier adherencia que alteren el sentido y la finalidad de sus principios, que todos ellos fundamentan una civilización. La historia de Mérida está inseparablemente vinculada a la del cristianismo hispano. Y al emplear la palabra “cristianismo”, pregunto a los que creen que la Historia es pasado: ¿El cristianismo no es la relación del hombre con Dios a través de la persona de Jesús? ¿Podemos decir que esta relación con un personaje de hace 21 siglos no es algo vivo? La historia de la cristiandad emeritense está jalonada por hitos de una importancia indiscutible, tanto para nuestro ámbito local como para la historia del cristianismo en España. Entre esos hechos, resumidamente, tenemos la carta de respuesta de San Cipriano a la deposición de los obispos libeláticos por la acción rigurosa de los cristianos de Mérida; también el martirio de Santa Eulalia; o las diversas participaciones de los obispos de Mérida en diversos concilios, que en uno de ellos, el de Arlés del año 314, fue el único prelado de la península Ibérica que estuvo presente en tal reunión; o la participación durante el conflicto con

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos Prisciliano, donde los emeritenses apoyaban una Iglesia evangélica, solidaria y espiritual. También las Vitas Patrum Emeitensium, (una de las más importantes fuentes para la historiografía medieval española) atestiguan la religiosidad de la población emeritense en el siglo VI bajo el pastoreo de sus obispos, que al oponerse al arrianismo de Leovigildo ocasionaron que la capital del reino se ubicase en Toledo. En el año 713 Mérida fue conquistada por los musulmanes bajo el mando de Muza, pero su dominio sobre la población no anuló a la población cristiana, a la que conocemos como los mozárabes emeritenses, cuyos enfrentamientos con las autoridades dependientes de Córdoba se prolongaron durante muchos años; y de este tiempo hay que resaltar dos cosas: una, la salida de los muladíes agrupados en torno a Ibn Marwan que crearon una nueva ciudad el año 875 a la otra orilla del río Guadiana, aguas abajo, que será

Badajoz; y también el asentamiento de mozárabes emeritenses en esa nueva ciudad, donde se llegaría a establecer una diócesis cristiano-mozárabe sufragánea de la de Mérida. Las invasiones de almorávides y de almohades ocasionarían el final de esas comunidades cristianas tanto en Mérida como en Badajoz. Y toda esta trayectoria de la comunidad cristiana emeritense estuvo impregnada por la liturgia hispanomozárabe, como confirma Aquilino Camacho en su historia de La sede metropolitana de Mérida. Cuando en el siglo XIII se produzca la recuperación de Mérida por la España cristiana, con la influencia del arzobispado de Santiago empeñado a toda costa, en evitar la restauración del arzobispado, y, por otra parte, la efectiva generalización del culto romano, con la excepción de algunas parroquias toledanas, nadie se acordará de la liturgia hispano-mozárabe. Pero la Historia, con la fuerza que da la vida, ha vuelto a reponer

en Mérida la sede arzobispal, compartida con Badajoz. Y esta misma fuerza viva de la Historia, que es la pervivencia del rito hispánico en Toledo, donde por cierto en sus papeles nunca citan a Mérida como el foco originario del cristianismo español; tampoco que fue un núcleo de población mozárabe que tuvo que luchar mucho más tiempo contra los musulmanes que los mozárabes toledanos, y que ahora, anacrónicamente, sigue dominando en la jurisdicción eclesiástica un amplio y simbólico territorio para los cristianos extremeños, han renovado el rito y no han dado ninguna muestra pública de extenderlo a Mérida. Pues bien, sería buena cosa que en Mérida se recuperase el rito hispano-mozárabe en algunas festividades señaladas del año litúrgico, pues el conocimiento de sus características y de la mentalidad que representa, en la medida que ello es, sobre todo, una aproximación a nuestros orígenes como cristianos, puede y debe servir de revulsivo para la nueva evangelización, pues esta restauración no deberíamos verla como algo exótico, o como una recuperación de un valor cultural, que lo es; sino como el restablecimiento de un eslabón en la cadena que constituye la tradición en el cristianismo; y, por otra parte, tal vez sería un paso importante para la vuelta de Guadalupe a nuestra provincia eclesiástica.•••

JABD. Mérida, 2011 José Antonio Ballesteros Díez

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

37


Artículos

En silencio junto al Cristo de la O

E

n silencio durante algo más de dos horas. Y en oración. Así es la madrugada del Miércoles Santo para quienes llevan una túnica negra, un farol encendido y acompañan al Cristo de la O. Llegar hasta Santa María siempre suele costar. Parece que no son horas. Quedan en las calles los restos de las procesiones que han pasado antes. Muchas pipas, muchos papeles. Algo habitual en Mérida. Suele hacer frío. Las puertas de la Iglesia

38

están abiertas. Dentro ya hay silencio mezclado con los ruidos metálicos de los faroles. En el altar está la imagen del Cristo de la O con ese ramo de violetas que adereza su austeridad. Durante todo el año la escultura permanece en el “lado del Evangelio” de la iglesia y muy pocos se acercan hasta ella. Es casi invisible para los fieles. Su figura espanta y duele. Sus facciones expresan demasiada crueldad para estos tiempos. Pero en esta noche de

Miércoles Santo sucede lo contrario. Se transfigura en una imagen serena y tranquila rodeada por el dolor. Podemos mirarle a la cara, ver su cuello torcido y su torso esquelético. En los primeros bancos se colocan los “hermanos de luz”. Es un grupo reducido pero fiel. Algunos ritos se repiten cada año. Desde el ambón se explica el sentido de la procesión que va a comenzar. Se recuerda también la historia de la imagen y su significado para los emeritenses desde

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos hace varios siglos. Y su actualidad. El párroco da inicio una oración y afirma el silencio en el que debe permanecer la noche. Ya no habrá más palabras, sólo rezos. Los hermanos salen a la plaza de España y empieza a escucharse el repique sordo de los tambores. El paso con el Cristo de la O se eleva y emprende su marcha irregular por esta “vía dolorosa” en la que se convierte la calle Santa Eulalia en la madrugada. Detrás de él, muchos fieles, cada año más. Todos con velas encendidas. Se ve Mérida de otra manera. Los anuncios y los letreros luminosos pierden su vigencia; se quedan tan sólo

como reflejos de vanidad. Las tiendas llenas de artículos y los escaparates con sus maniquíes son muertos de otro tiempo. Los negocios, los bancos o las farmacias son casi necesidades para un mundo antiguo. Dentro de la procesión nada se necesita de todo aquello. Sólo silencio. El Cristo sale a la Puerta de la Villa y mira a la imagen de Santa Eulalia que preside la Rambla. De la pasión al martirio y todo en el mismo lugar. A las puertas del teatro se espera la llegada de los fieles. Los recintos paganos del teatro y del anfiteatro esperan ahora a la imagen del Cristo de la O. La fe triunfa sobre el Imperio

y la política. Esto no es Roma, pero se le parece mucho. Aquí no fueron martirizados los cristianos en la arena, pero sí en las calles. Hoy siguen siendo objeto de burla y persecución en los anfiteatros y espectáculos públicos de la modernidad. Egipto, Pakistán, Irak... nada nuevo tras veinte siglos. Una gran cruz llena la arena. Los hermanos esperan bajo los arcos de ladrillo. Luego entran en el anfiteatro con la luz de las cámaras de fotos. La curiosidad del espectáculo vence por momentos al recogimiento. El nazareno y el penitente se ven superados por el escenario. Es sólo un momento. El Cristo de la O se sitúa frente a la primera estación, señalada por un cartel en números romanos. Las voces del coro Ubi Sunt? son ya las únicas autorizadas para llenar la noche y permitir la oración. Son catorce estaciones. En ellas se va desgranando nuestro mundo. Se recuerda a los enfermos, a los doloridos, a los pobres, a los niños. Nos recordamos a nosotros: nuestras limitaciones y fallos ¿Pero qué es rezar? ¿Y cómo es aquí, en la arena del anfiteatro? Es ponerse uno mismo delante de Dios y poner aquello que somos delante de Dios. El Vía Crucis se termina. Al volver hacia Santa María se nota el peso del silencio. Muchas gente es ajena a la procesión. También lo son los edificios y los monumentos. Se pasa por el Foro y el Templo de Diana. En la Plaza del Rastro, algunos pasan en coche mirando a la fila de los penitentes. En la Iglesia ya nadie quiere hablar. Los faroles se apagan y comienza un “besapié” al Cristo de la O, de nuevo cercano para todos. Ya es, plenamente, Jueves Santo. Ahora empieza la Vida. •••

Francisco José Pérez Valero

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

39


Artículos

El Crucificado y la escultura trilingüe –hebreo, latín y griego- o tan solo reducida a las iniciales latinas INRI. Por lo general de formato rectangular, puede ser metálico –metal plateado, plata en su color o sobredorada, bronce- o estar realizado en madera, con las letras pintadas. Algunas cruces carecen de Inri.

El velo

Los evangelios sinópticos nos narran que hacia la hora nona, el sol se oscureció, Cristo expiró dando un fuerte grito y el velo del templo se rasgó de arriba abajo en dos partes (Mt. 27, 50-51; Mc 15,37-38; Lc 23, 45-36). El eclipse de sol y el velo desgarrado del santuario expresan el duelo de la naturaleza y la ruina del templo de Jerusalén ante la muerte de Cristo. Aún procesionan algunos crucificados de cuyas cruces pende un velo.

E

ntre los elementos para la representación del Crucificado en la escultura está:

La Cruz

La tradición, que no la revelación, nos asegura que Cristo tuvo las manos clavadas y los brazos extendidos en el madero, lo que hizo prevalecer la forma de una cruz compuesta de dos elementos ensamblados. En el caso de los Crucificados escultóricos predomina la tipología de la cruz latina e immisa, es decir, aquella que consta de dos segmentos desiguales: uno vertical y mayor de longitud llamado stipes, que sobresale por encima del horizontal y más corto denominado patibulum. Los Crucificados suelen mostrarse enclavados tanto en cruces cepilladas como arbóreas. Pueden estar barnizadas, pintadas o doradas; pero hay otras mucho más ricas, de taracea con incrustaciones de nácar o labradas en plata de ley. La cruz arbórea, de sección cilíndrica, se asemeja a dos troncos de árbol con sus nudos, a los que simplemente se les ha despojado de sus ramas. La mayoría de estas cruces están talladas en madera, pintadas de color oscuro con ciertas zonas descortezadas estofadas en oro. Sabemos que el color primitivo de algunas cruces arbóreas fue el verde, significando que la madera de la cruz salvadora no estaba muerta, sino viva, siendo al mismo tiempo la traducción plástica de la antífona que comenzaba con estas palabras; “O crux, vivide lignum”.

El INRI

Llamamos popularmente “INRI” al titulus o tablilla que remata la cruz, conteniendo la conocida inscripción “IESUS NAZARENUS REX IUDEORUM”, bien en su desarrollo

40

Los clavos

Los clavos con los que Cristo fue fijado a la cruz fueron encontrados por Santa Elena al mismo tiempo que el Santo Madero. Los crucificados de la Edad Media presentan cuatro clavos que taladran sus manos y sus pies, tal como se relata en los escritos de San Cipriano o San Gregorio de Tours; sin embargo, a partir del siglo XIII, quizá por influjo de la estigmatización de San Francisco o por razones meramente estéticas, se impuso la costumbre de fijar el cuerpo de Cristo mediante tres clavos, al montar un pie sobre otro. A partir de la Contrarreforma, ciertos teóricos, aconsejaron la resurrección de la vieja iconografía de los cuatro clavos, encontrando cierto eco en pintores como Zurbarán o Velázquez y en escultóricos seiscentistas y en algunos imagineros del siglo XX. Pero lo cierto es que la inmensa mayoría de los crucificados escultóricos se fijan a la cruz mediante tres clavos, y casi todos ellos montan

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos el pie derecho sobre el izquierdo con en el Cristo de los Remedios.

La corona de espinas

Existe una absoluta incertidumbre acerca de si Cristo fue crucificado con o sin corona de espinas. Casi todos los Crucificados del siglo XIV carecen de corona de espinas tallada sobre la cabeza, aunque sí la pueden llevar sobrepuesta. Durante los siglos XV y XVI predominaron unas gruesas coronas trenzadas que se esculpían en el propio bloque craneano. Por otro lado, los crucificados concebidos para lucir cabellos de pelo natural presentaban, por lo general, el complemento de una corona de plata. Desde finales del Quinientos, estuviese o no la corona labrada en la cabeza, adquiere una apariencia más punzante y naturalista, con abundancia de espinas que provocan regueros de sangre en la frente del Redentor. La corona sobrepuesta puede ser de madera, o bien estar confeccionada con pasta, soga encolada, espino, plata en su color o sobredorada, e incluso oro. Hay crucificados que procesionan sin corona de espinas; algunos, so-

bre todo los de factura más reciente, ya fueron concebidos sin este aditamento, pero no es menos cierto que en otras ocasiones han sido cambios en los gustos y modas los que han motivado su retirada, así como de las potencias que orlan sus cabezas.

El sudario

Cristo, tras ser despojado de sus vestiduras, fue crucificado desnudo, pero salvo conocidas excepciones proporcionadas todas ellas por el arte renacentista italiano (Miguel Ángel, Benvenuto Cellini), sus caderas aparecen ceñidas por un púdico paño de pureza, también llamado sudario o perizona, que según los Evangelios apócrifos y diversos escritos místicos, fue anudado por la Virgen empleando el velo que cubría su cabeza. Sin duda, el sudario es uno de los elementos que más ha evolucionado en la representación artística del Crucificado. Partimos del característico faldellín gótico que desciende desde las caderas de Cristo hasta sus rodillas, describiendo angulosos pliegues. Desde finales del siglo XV, y a medida que avanza la centuria siguiente, el sudario se recoge hasta la altura de los muslos sin mostrar

aberturas laterales. La mayor parte de estos sudarios tardo góticos y renacentistas se estofaron suntuosamente, imitando tejidos hebraicos o incluyendo motivos florales e incluso bandas con inscripciones latinas. Sólo a finales del siglo XVI hará su aparición el sudario cordífero, esto es, el que se ciñe mediante una ruda soga a la cintura del Crucificado. Ambos tipos de paños de pureza conviven a partir del siglo XVII. Algunos Crucificados presentan sudarios sobrepuestos de tejido, a veces ricamente bordados, como se le coloca en algunas ocasiones al Santísimo Cristo de los Remedios.••• Mérida, Cuaresma 2011 Norberto García-Camarero Hernández Mayordomo del Cristo de los Remedios

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

41


Artículos

De la muerte y resurrección de Cristo a la maravilla de la liturgia Las Cofradías Emeritenses signo de vitalidad eclesial Quiero dedicar este artículo a la memoria de Patro y abrazarme con espíritu animoso a Pablo Brugos Guillén

P

arece que irremediablemente al llegar estas fechas, quienes de una manera u otra nos sentimos vinculados al mundo cofrade, tenemos la imperiosa obligación de saber hablar de Cofradías. He de reconocer que yo no sé hablar de hermandades y cofradías. Las he estudiado y las estudio en su devenir histórico dentro del marco extremeño y peninsular pero, saber hablar de ellas insisto que no se mucho. Tener pues esa imperiosa necesidad de la que hablo anteriormente es indudablemente un error para quien lo crea. El precioso sentir de un querer y de un deseo en el saber de ellas, personalmente me viene por una fuerza mayor y a la que si me debo: “mi bautismo”, “mi sentimiento de unidad a la Iglesia” y entonces surge como algo innato porque es el amor a todo lo anterior y la fe clara de que Cristo ha resucitado lo que me permite poder reflexionar sobre el hecho de la Semana de Pasión. Finalmente he de decir que este año me cuesta un poco (yo diría mejor “un bastante”) escribir para los cofrades emeritenses porque en este sector eclesial nos falta alguien: desde la Hermandad de la Santa Cena, nuestra entrañable “Patro”. Por otro lado me sigue costando porque he descender en las líneas de este artículo al lado de un caminar penitente junto al dolor (en la justa medida que me corresponde) que quiero compartir con mi en-

trañable amigo Pablo Burgos Guillén y toda su familia. Me deben permitir que este año sea dedicado al quehacer de esta inolvidable cofrade con un currículo humano imponente.

El mejor legado del cofrade emeritense es su actividad en la liturgia Estamos acostumbrados a leer, escuchar y obviamente a hablar de las Cofradías y Hermandades –por el tiempo que nos toca de “Penitencia o Pasión”- desde sus diversas actividades de culto y especialmente desde esa forma de hablar que éstas tienen desde época del Medioevo y llevan poniendo en práctica para poder “evangelizar en nombre de la Iglesia”: las procesiones. Las Cofradías se han configurado desde su mismo momento de creación y a lo largo de su rico desarrollo histórico en una auténtica expresión litúrgica. Partimos del interrogante ¿se puede hacer y ser desde las cofradías y desde el cofrade pueden parte y arte del sentir litúrgico? La respuesta es claramente afirmativa como creo poder exponer en estas líneas. Si entendemos por tal la forma con la que se llevan a cabo las ceremonias dentro del mundo religioso, las Cofradías ocupan un lugar preponderante y quedar claro que cuando hablo de Cofradías y cofrades, pienso siempre en el referente que es Mérida. El término liturgia proviene del griego λειτουργια (leitourgía) que significa obra del pueblo. Está compuesto por λαος (láos) = pueblo y εργον (érgon) = trabajo, obra. En el mundo griego, dentro de la cultura helénica, este término no tenía las connotaciones religiosas actuales, sino que hacía referencia a las obras que algún ciudadano hacía en favor del pueblo o a las funciones militares y políticas, etc. A la exención de esas funciones se le llamaba αλειτουργεσια (aleitourgesía). Su evolución en la lengua latina es “liturgia”. Toda sociedad practica una serie de ritos e incluso un “conjunto de ritos” en nuestro caso hablamos de ritos religiosos especialmente aquellos que quedan vinculados a los Sacramentos (Bautizo, Eucaristía, Confirmación, Matrimonio, Celebraciones de Exequias, etc.) De manera individual o de forma colectiva –en ambas formas encajan

42

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos las Cofradías- las diversas religiones reglamentan siempre en diferente medida, el modo en que se deben de hacer el culto en los lugares públicos y claramente en los templo. Durante estos días, nuestras calles de Mérida se convierten en “templos donde se conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo”.

Las Cofradías en la Liturgia desde la Historia de la Salvación Desde estas primeras consideraciones, no estamos alejados de la idea de que el cofrade, el hermano penitente participa claramente en las estaciones de penitencia en una “acción de culto como pueblo de Dios” máxime cuando nos adentramos en los mismo inicios del propio sentir de la Liturgia: en el Antiguo Testamento comienza a tener sentido cuando el pueblo hebreo de lengua semita comienza a traducir al griego y comienza a preferirse el uso de un culto externo especialmente en los sacrificios, donde los sacerdotes hacían sus ofrendas en el templo. En esta conocida versión griega, que es aprehendida como “septuaginta” o “versión de los LXX”, el término liturgia aparece unas 470 veces traduciendo los verbos sheret y abhad: indica un servicio prestado a alguien. Se emplea

tanto para el servicio religioso como para el profano. Se da su uso cuando se trata de sacerdotes o levitas cuando prestan tal servicio. Cuando lo hace el pueblo se usan los términos δουλια o λατρεια. Pues bien, entendida la afinidad del sentido de la palabra Liturgias, en el Nuevo Testamento todo aparece adquirir una belleza y significado extraordinario y tuve en el año 2008, en el Pregón ofrecido a esta ciudad emeritense, la posibilidad de expresar que me siento identificado con esta nueva Jerusalén que es Mérida en sus días durante la Semana de Pasión. Mérida es Roma y Roma quedó en Mérida. Enlazando con la temática del presente artículo, en el Nuevo Testamento y con el cristianismo como nueva religión en el Imperio Romano, este presentó una serie de cultos que derivan del Sacerdocio de Jesús, uno de ellos y el principal era la Eucaristía. Con la palabra λειτουργια (leitourgía), los primeros cristianos se referían, no al sacrificio de los judíos en el templo, sino al único sacrificio de Jesucristo. Esos mismos primeros cristianos que empezaron a llegar a Mérida como foco esencial de la evangelización en nuestra tierra. El uso de esta palabra fue relativamente extraño debido a la posibilidad de confusión con el culto judío. Sin embargo, ya es común des-

de el siglo IV en todo el oriente griego; mientras que en occidente se desconocía este término, y para referirse a los actos cultuales utilizaban palabras latinas como officium, munus, sacrum ritum, ministerium, etc., pero todas estas expresiones, aunque buscaban evitar el equívoco, no toman en cuenta el carácter público y la participación comunitaria que sí se indica con la palabra λειτουργια (leitourgía). Y así, en el quehacer de los siglos la historia de la Iglesia Local ha venido y viene marcada por el ejemplo didáctico y amable de Mérida que en este tiempo de Pasión sabe plásticamente –su iconografía lo dice todomirar no al sepulcro sino hacer que la misma Historia mire a la resurrección. Porque eso es lo que le queda al creyente que pasea estos días por las calles de Mérida de la mano de sus cofradías: una Resurrección capaz de iluminar la historia y a la vez ser historia. Finalmente, me quedo con algo que he aprendido de pasar los últimos años muy apegado a esta ciudad a la que me siento profunda unido y de la que estoy tremendamente enamorado, sus Cofradía me aúnan más en este sentimiento y a parte de la reflexión que hizo González Gil M.M. y del que adapto humildemente la esencia de su idea: “La historia busca un sentido que de valor y razón de ser a su marcha jadeante. Buscar un sentido es buscar una finalidad que trasciende a la misma historia; porque la historia no puede construir su propia finalidad: el fin de la historia no puede ser la misma historia…La historia adquiere sentido en la plasmación de los Misterios de Cristo en su Pasión, Muerte y Resurrección vivificada por la Liturgia a la que nos invita las cofradías y hermandades de Mérida”. ••• Pablo Iglesias Aunión. Profesor de Religión de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz Licenciado en Geografía e Historia. Doctorando en Historia Moderna. Diplomado en Ciencias Religiosas

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

43


Artículos

Breves apuntes sobre los vicarios de Mérida

M

érida ha gozado siempre de buenos historiadores que han sabido transmitirnos los más variopintos detalles de su historia local, pero creo que no todo lo relativo a esa historia local haya salido a la luz y estoy seguro que sus estudiosos nos sorprenderán más pronto que tarde con nuevos e interesantes asuntos; uno de ellos podía ser el de las vinculaciones entre la ciudad y la Orden de Santiago a lo largo de más de seis siglos de existencia; vinculaciones cuyo estudio parece relegado hoy a un segundo plano y por tanto aguardan pacientemente el momento que algún historiador quiera darlas a conocer al gran público. No soy especialista de la historia emeritense, pero quiero aprovechar esta ocasión para hablar someramente de una figura eclesiástica que existió en Mérida y sobre la cual los historiadores han pasado de puntillas, a pesar de que ellos fuesen la máxima autoridad eclesiástica de la ciudad durante cientos de años y su jurisdicción abarcara las tierras de las prístinas encomiendas de Mérida y Montánchez; eso sin olvidar que los titulares de tal cargo tenían anexos el oficio de portero en los capítulos generales de la Orden de Santiago. Como los lectores habrán adivinado, me estoy refiriendo a la antigua figura de los vicarios de Mérida, nombrados por los maestres de la Orden de Santiago, y no a los más modernos vicarios generales del prior de San Marcos de León, que sí eran nombrados por éste. La cuestión de la jurisdicción eclesiástica en Mérida después de su conquista en 1230 no es sencilla y sí muy injusta para la ciudad. Todos

44

sabemos que con bastante antelación a esa puntual circunstancia histórica, sus derechos eclesiásticos estaban en manos de la Iglesia de Compostela por razones políticoreligiosas y, lo que resulta más triste, que ni los reyes de Castilla-León ni los papas de aquellos siglos quisieran restituir la Archidiócesis Emeritense, o por lo menos un obispado en la ciudad. Al hilo de lo anterior no han faltado historiadores que abiertamente han culpado de esta situación a la Orden de Santiago responsabilizándola de que Mérida no llegase a ser cabeza de una diócesis en el siglo XIII. No puedo estar de acuerdo con esto último. No puedo estarlo porque la bula fundacional que el papa Alejandro III dio a los santiaguistas en 1175 autorizaba a éstos para que en sus territorios se restituyeran antiguos obispados, así que de haberse aprobado por Roma lo que a Mérida afectaba, la Orden lo hubiese admitido sin reserva alguna y pienso que hasta se hubiera sentido orgullosa de tener una diócesis en sus dominios; pero ¿hubieran admitido esta situación los reyes de CastillaLeón? Creo que no. No lo hubieran admitido ni Fernando III ni Alfonso X porque estos reyes entendían –al igual que los Reyes Católicos cuando a sus manos fue a parar el maestrazgo de la Orden en 1493- que las catedrales eran iglesias propias del realengo y debían estar dotadas por los monarcas, no por los señores. Por tanto, creo que faltó una firme decisión por parte de la Santa Sede para restituir la diócesis de Mérida y en esa directriz la Corona no se esforzó en devolver a la ciudad aquellos derechos eclesiásticos que había tenido en la Antigüedad. ¿Había algún impedimento para que se hiciera una permuta de tierras entre la Corona y la Orden de haber

estado interesada la primera de ellas en incorporar Mérida al realego? Por supuesto que no; se puede ver en mis trabajos sobre Pelay Pérez Correa cómo Fernando III cambió a la Orden la villa de Cantilla (Sevilla) por la de Montemolín en 1248, que Alfonso X llegó a un acuerdo con el maestre en 1257 para permutar Elda (Alicante) por Aledo y Totana (Murcia ) con el fin de entregar esta villa a su hermano, el infante don Manuel, o que Caleruega (Burgos), que era propiedad de la Orden, pasó en 1266 al realengo porque el rey de Castilla quería fundar un monasterio femenino en el pueblo que nació santo Domingo de Guzmán. Es más, no fue hasta 1255 cuando la Santa Sede nombró al primer obispo de Badajoz a petición de Alfonso X, precisamente un año después que la totalidad de Mérida había venido a parar a manos de la Orden de Santiago. Por tanto, nada hubiera impedido a la Corona que la diócesis de Mérida se hubiese restituido de haberle interesado tal cosa, así que habrá que replantear la cuestión desde otro punto de vista más racional si queremos justificar históricamente tal situación. Ahora bien, eclesiásticamente hablando ¿qué pudo hacer el maestre Pelay Pérez Correa cuando canjeó a la Iglesia de Compostela la mitad de Mérida por tierras norteñas de la Orden? Se podía pensar que la dejó en manos del prior del convento de san Marcos de León, pero se daba la circunstancia de que las relaciones entre el prior y el maestre no eran buenas porque los caballeros no pagaban los diezmos correspondientes a los clérigos de la Orden. Si el maestre no cumplía con sus obligaciones, ¿por qué había de cumplir el prior de san Marcos con las suyas? Aquellas tensiones crearon un vacío eclesiástico y por

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos ello el maestre vino a nombrar un vicario que le representara como juez eclesiástico en las tierras de Mérida y Montánchez, aunque no por ello este vicario dejaría de reconocer al prior de san Marcos como superior eclesiástico suyo y por tal razón fueron a parar a éste los recursos contra las sentencias pronunciadas por el vicario de Mérida. No puedo demostrarlo documentalmente, pero tengo la impresión de que esta vicaría fue la primera de todas las instituidas dentro de la Orden porque no por casualidad sus titulares pasaron a desempeñar el cargo de portero del Capítulo General, al tiempo que eran los titulares de la iglesia de santa Eulalia. Así que el vicario de Mérida, primera autoridad eclesiástica y juez en primera instancia en las encomiendas de Mérida y Montánchez, era un representante del maestre de la Orden y no del prior de San Marcos como tantas veces se ha dicho. Tanto lo era así, que la dignidad y derechos de estos vicarios –al igual que lo fueron los de Tudía y Reina- resultaron a la larga un incordio para los priores de san Marcos, representados en nuestra Extremadura por un vicario nombrado por el prior y que residía en la actual Puebla del Prior, lugar entregado en 1257 por los caballeros al convento de san Marcos –en pago a sus antiguas deudas diezmales- y sitio donde había de residir el vicario del prior de san Marcos. Ya en el siglo XIV era manifiesta la intencionalidad de los distintos priores por desbancar de sus derechos a los vicarios del maestre, comenzando a residir más tiempo en Extremadura y llevando a su “provisor” a residir en Llerena, villa perteneciente a la Mesa Maestral. Como consecuencia de esas pretensiones priorales se inició por entonces una serie de pleitos eclesiásticos que han dejado su huella en la documentación de la Orden. La figura del vicario de Mérida no desapareció en la Edad Media; ni siquiera lo hizo cuando la administra-

ción de la Orden llegó a manos de la Corona, siendo entonces los vicarios nombrados por los mismos reyes en su calidad de maestres, razón por la que vinieron a denominarse “vicarios perpetuos” para diferenciarse de los vicarios del prior, que tenían un carácter trienal. Sus atribuciones quedaron intactas cuando el prior de san Marcos residió en el convento de Mérida, entre los años 1578 y 1600, aunque tuvieron sus roces por asuntos jurisdiccionales en 1546 y en 1603. Puede que les perjudicara la presencia del prior en el convento de Mérida, como recoge Bernabé Moreno de Vargas a la altura de 1633, pero en 1640 los vemos pleiteando por sus antiguos derechos ante el Consejo de Órdenes como recoge la documentación existente en el Archivo Parroquial de Segura de León. Se quejaba el entonces vicario de Mérida, el licenciado Diego Montaño Carvajal, que el prior no tenía otras atribuciones que nombrar vicario general para la “Provincia de León”, según se había establecido en Capítulo General, pero que era a él – al vicario- a quien correspondía juzgar en primera instancia en Mérida y sus vicarías, lo que es tanto como decir en Montánchez y en Puebla del Maestre.

seguirá generando pleitos a lo largo de los años, situación que también recoge otro prior de san Marcos, Bernabé de Chaves concretamente, cuando eleva un informe de la situación eclesiástica al rey Felipe V en 1745 con la pretensión de que el monarca resolviera los muchos problemas existentes por el solapamiento de las distintas jurisdicciones eclesiásticas vigentes en las hoy tierras extremeñas de la Orden. Lamento desconocer los términos por los que discurrió esa disputa entre los priores de san Marcos y los vicarios de Mérida más allá de mediados del siglo XVIII, pero no dejaré de señalar aquí que allá por el año 1817 un vicario de Tudía se quejaba al rey Fernando VII de que las ambiciones de los priores habían hecho desaparecer vicarías como la de Reina y la de Mérida. La desaparición de la primera era un hecho consumado en los primeros años del siglo XVI, pero me resisto a creer lo de la segunda cuando sus titulares venían ejerciendo desde antiguo el cargo de porteros del Capítulo General de la Orden. Y como el “guante” aguarda en el campo a que alguien lo recoja, espero que lo haga algún amigo emeritense y me saque de mi ignorancia con respecto al asunto. •••

El problema hundía sus raíces en la historia y el conflicto jurisdiccional

Manuel López Fernández Doctor en Historia por la UNED

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

45


Artículos

Jesús, apresado, como un malhechor

E

l mismo día que el Hermano Mayor de la Cofradía del Prendimiento de Jesús y Nuestra Señora de la Paz me pidió una pequeña colaboración para la revista de la Semana Santa, había leído en el evangelio de San Marcos (cap. 8-27.33) el pasaje en el que Jesús camina con sus discípulos por la comarca de Cesarea de Filipo. En el camino preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?”. Ellos le responden: “Unos que eres Juan el Bautista, otros que Elías y otros que eres uno de los Profetas”. Jesús quiere que le digan lo que ellos piensan, y les dice: ¿Y vosotros quién decís que soy yo?. Pedro, como casi siempre, el más intrépido, le responde: “Tu eres el Mesías”. Es decir el enviado, el Salvador del pueblo de Dios. Jesús les ordenó que no hablaran de él a nadie y comenzó a enseñarles que el Hijo del Hombre tenía que sufrir mucho y que sería rechazado por los ancianos del pueblo, por los jefes de los Sacerdotes y por los Maestros de la Ley. Les dijo que lo iban a matar pero que resucitaría a los tres días. “Esto se lo advirtió claramente”, escribe el evangelista. La pregunta que Jesús hizo a sus discípulos es la misma que quiere hacer a los cofrades del Prendimiento y a todos los emeritenses y visitantes que contemplen por las calles de Mérida su imagen, junto a la del tránsfuga y traidor, Judas: ¿Y vosotros quién decís que soy yo?

46

La respuesta sería la misma de los apóstoles si se contempla a Jesús antes de su prendimiento. En el período de su vida pública en el que enseñaba en las sinagogas, predicaba a las muchedumbres que le seguían, realizando toda clase de prodigios y obras buenas, y sobre todo viéndolo entrar triunfante en Jerusalén. Dirían rotundamente, como Pedro, que era el Mesías, el Salvador. Si se contempla el episodio de su prendimiento y las circunstancias que le siguieron, se podría encontrar algún reparo para dar la misma respuesta.

El prendimiento.

Sigamos el relato de Mateo en el capítulo 26 de su evangelio: “Vino Jesús con sus discípulos a un lugar llamado Getsemaní y les dijo: sentaos aquí mientras yo hago oración”. Por tres veces los encontró dormidos. Al final les dijo: dormid ya y descansad, que ya se acerca la hora……. Ya llega el que va a entregarme”. Aún estaba hablando cuando llegó Judas, uno de los doce, y con él una gran turba, armada de espadas y garrotes, en viada por los sacerdotes y ancianos del pueblo. El que iba a entregarle les dio una señal diciendo: Aquel a quien yo besare, ese es, prendedle. Y al instante, acercándose a Jesús, dijo: salve Rabí (maestro). Y le besó. Jesús le dijo: Amigo, ¡a qué has venido?. Entonces se adelantaron y echaron las manos sobre Jesús apoderándose de él…

Jesús dijo a la turba: ¿Cómo a ladrón habéis salido con espadas y garrotes a prenderme?. Todos los días me sentaba en el templo para enseñar, y no me prendisteis. Pero todo esto se cumplió para que se cumpliesen las Escrituras de los Profetas. Entonces todos los discípulos le abandonaron y huyeron”. Jesús, detenido, fue llevado a casa de Caifás, el pontífice, donde los escribas y los ancianos se habían reunido. Con esa escena del prendimiento de Jesús comienza verdaderamente su Pasión, que le llevó a la muerte de Cruz, y nos mueve a hacer algunas consideraciones. El prendimiento se inicia con el beso de Judas (prototipo de toda traición), uno de los suyos, y sin informes policiales, ni acusación de fiscales, ni autos judiciales, se le prende como a un malhechor y se le lleva ante las más altas autoridades del momento: Caifas (el sumo Sacerdote), Pilatos (Gobernador y Procurador romano) y Herodes (el rey de los judios). Ninguno de los tres “hallaron en él delito alguno”. Pero la muchedumbre, congregada en la calle, prefirió que liberaran Barrabás (un popular malhechor) y que Jesús fuera condenado a muerte de Cruz. No quiso impedir su muerte, pudiéndolo hacer; por eso se dice que entregó su alma o que murió voluntariamente. Las palabras de Jesús. “Nadie es capaz de arrebatarme la

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos vida” (Io. 10-18) se entienden “contra mi voluntad”. Solamente se arrebata aquello que se quita a uno sin que éste pueda impedirlo.

Jaire, María

Para mostrar que la pasión inferida a Jesús por la violencia de los judíos no era capaz de quitarle la vida, quiso conservar en todo su vigor su naturaleza corporal hasta el último momento. Por eso pronunció su última palabra: “Padre en tus manos encomiendo mi espíritu”, dando una gran voz (Luc. 23-46) que hizo exclamar al Centurión: “Verdaderamente éste era el Hijo de Dios “ (Mc.15-39).

Acróstico

Con la serenidad y la PAZ de María, la madre de Jesús, contemplamos a su hijo Resucitado y Vivo, y hacemos la ficha del “MALHECHOR”. Nació pobre Vivió solamente 33 años No escribió ningún libro ni ocupó cargo político Predicó el amor y la igualdad entre los hombres Se proclamó Hijo de Dios Fue ejecutado en una Cruz Después de 2010 años, millones de hombres creen en El y lo siguen ¿Estará muerto cuando a tantos vivos preocupa? M. Manzano Salesiano Cooperador

“Ecce ancilla Dómini” Lc 1, 38 A ti levanto mi canto, Virgen de vírgenes bella, En estas hondas saudades. María, de gracia llena, Alienta mi fe desnuda, Rompe el alba en mis tinieblas, Indícanos el camino A la verdad que libera.

Lienzo pintado que se venera en Navacarros (Salamanca)

Purísima Concepción Unánime tu pueblo reza. Rocío, fuente sellada, Inmaculada y estrella Son los piropos filiales Inundando tu pureza. María, la Sin-pecado, Anula las manchas nuestras. Sólo tú reconociste, Indecisa, la Promesa. Nadie manchó tu cristal. Palabra de Dios eterna En tu vientre se encarnó, Casa y vida fue tu ofrenda. Amén al “Dios del Amén”, Dijiste como respuesta. Oh, qué admirable intercambio! Cuánto asombro, Dios te puebla, Ola que abrazas la mar. Nuevos cielos, nueva tierra Con tu SI ha florecido En tu carne, Nazarena. Bendita de Dios, María, Icono, flor de azucena, Danos tu mano que el viento Arrecia y la noche llega.

Antonio Bellido Almeida Párroco de Santa Eulalia de Mérida

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

47


Artículos

Cuando se esculpió la imagen del Stmo. Cristo del Calvario Una de las imágenes más antiguas de nuestra Semana Santa emeritense, mantiene celosamente guardado sus orígenes. Vamos a intentar dibujar el momento que rodea la realización del crucificado titular de la Hermandad del Calvario con estas pequeñas pinceladas de algunos datos que hemos encontrado en nuestras inmersiones en la historia.

E

n el periodo 1545-1563 se produciría uno de los capítulos más influyentes para la historia de la Iglesia católica. La celebración del Concilio de Trento. A su finalización coge un especial auge la realización de las Procesiones de Semana Santa con la idea de llevar el Evangelio al pueblo, surgiendo entre otras la práctica del “Acto del Descendimiento”. La primera reseña que se conserva de este acto en España es a través de una bula concedida por el papa Paulo III, que precisamente abrió el mencionado concilio, otorgada al pueblo zamorano de Bercianos de Aliste autorizando la celebración del Descendimiento. Este pueblo presenta en esos momentos la característica de depender directamente de la Silla Apostólica de Roma. Este documento aun se custodia en el templo parroquial del mencionado pueblo castellano. A

48

partir de este momento se extenderá el mencionado acto y antes de la finalización del siglo XVI, aparecen referencias de su realización en otros pueblos del noroeste de la provincia de Zamora como Trefacio y en San Ciprián de Sanabria. A lo largo del siglo siguiente su práctica se extendió rápidamente y en los talleres se tenía que hacer frente a la gran demanda que se venía realizando de los pueblos cacereños y castellanos leoneses. Ejemplos de estos cristos los encontramos en los pueblos cacereños de Peraleda de la Mata, Serradilla y Robledillo de Gata. Para poder hacer frente a las peticiones, los crucificados se realizan casi de forma seriada por lo que todos ellos presentan grandes parecidos. Son esculturas de más de 160 centímetros, algo mayor que la media de la época de la población, con el paño de pureza con pliegues acartonados y el nudo voladero por debajo del costado derecho. Se tratan más que esculturas realizadas por encargo, son adquisiciones de esculturas realizadas en los talleres, como hemos indicado, de forma seriada. Esta práctica se seguiría extendiendo por la provincia de Badajoz y nos encontramos con crucificados con los brazos articulados en pueblos como Zahinos y Salvatierra de los Barros. Con todo este latente interés por hacer plástica la doctrina de la Iglesia, el 16 de abril de 1659 ocurre un acontecimiento que se recoge en los Libros de Acuerdos del Ayuntamiento de Mérida. En la Semana Santa de 1659, el párroco de Santa María Gil de Escovar, realiza una nueva

procesión denominada del Descendimiento de la Cruz. Este acto no tuvo el visto bueno de la autoridad eclesiástica por lo que fue motivo de la excomunión del citado clérigo. Tal medida no fue compartida por el pueblo de Mérida encontrándola desproporcionada al gozar este sacerdote del reconocimiento popular. Es por ello por lo que se decide en acuerdo de Ayuntamiento trasmitir al Presidente de las Órdenes que reconsidere la medida adoptada y para ello se nombra a los comisarios D. Juan Maracer y D. Pedro de Ayala. Unos años antes, en concreto en 1655, se recoge el nombramiento de D. Cristóbal de Oviedo como ermitaño de la Ermita del Santísimo Cristo del Calvario. Posiblemente se trate de la ermita de la Trinidad ya que a lo largo de la historia ambas ermitas se encontraban muy próximas y han podido generar en algún momento confusión entre ellas. Todo esto, y dando las características de la imagen del Stmo. Cristo del Calvario, es lo que nos sirve para situar el posible origen de esta escultura en torno a la cual ya aparecerá recogida la existencia de la Hermandad del Calvario en 1667 cuando se le concede unas tierras en la Albuera. De momento la fecha exacta y la autoría de la hechura de la imagen la desconocemos pero sirvan estas líneas de trabajo para ir cerrando el círculo, poniéndolo a disposición de los investigadores como posibles herramientas de trabajo. ••• Ángel De las Heras García de Vinuesa

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos

Del costal al martillo

D

el costal al martillo, así podríamos definir la andadura de los que ahora mandan los pasos de nuestra Semana Santa. La inmensa mayoría, por no decir todos, hemos pasado primero por el costal, o el hombro antes de asumir la responsabilidad de mandar un paso con lo que todo ello conlleva.

La verdad es que duele mucho, sea por la circunstancia que sea, enfermedad, trabajo etc., tener que dejar la trabajadera, los sentimientos que uno tiene debajo de un paso, el aliento de tus compañeros en los momentos difíciles, en fin todas esas vivencias para en un momento dado pasar a dirigir a aquellos que durante tantos años han sido tus fieles compañeros y tomar la responsabilidad de esa persona a la que tu admiras y que tantas veces has pensado “que bien nos hace trabajar, como nos levanta el ánimo cuando estamos rendidos”.

“Toss por igual valientes, al cielo con Ella” Reflexiones de un novato capataz que de antemano quiere dar las gracias a toda su cuadrilla, contraguía y a todos aquellos que durante tantos años le han enseñado a intentar ser un buen cofrade. ••• David Vadillo Sánchez

Tras varios años aprendiendo de tu capataz como contraguía, por fin llega tu día, el momento en el que te tienes que convertir en los ojos de 35 hombres que confían en tí a muerte para que Mª Stma de Nazaret haga su estación de penitencia lo mas dignamente posible, y no desmerecer años anteriores. Comienzan los ensayos, se palpa en el ambiente las ganas y la ilusión de los costaleros para que todo salga como teníamos previsto y tras doce ensayos llegara el gran día. Cuando son las 19 horas del veintiuno de abril de 2011, y los nervios atenazan mi voz se produce lo que tanto tiempo he ilusionado “el primer golpe de martillo”, el de verdad:

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

49


Artículos

Un cristiano, ante la Semana Santa

E

l título elegido para estas reflexiones, que me han solicitado para la Revista emeritense, promovida por la Junta de Cofradías, implica que, ante este especial Tiempo cíclico de la Liturgia, de tanto calado para la vida de la Iglesia, los cristianos podemos adoptar diversas posturas o actitudes, no todas en sintonía, con lo que la Iglesia espera de nosotros. Es verdad que Cristo nos redimió, por su amor infinito, a través de toda su vida terrena pero, hay especiales momentos en los que su Amor redentor se pone más de manifiesto. Entre esos momentos, sin lugar a dudas, están los días de su Pasión, en los que nos daría la prueba más infalsificable de su amor, según su propia sentencia: “Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por la persona amada” (Jn. 15, 9-17). Dicho esto, se comprende la importancia de esta Semana que, con tanta razón, llamamos Santa, en la que la Iglesia nos invita a recordar con agradecimiento ese infinito Amor de Dios que estos días conmemoran. Y se comprenderá también que, esos sentimientos deben constituir la esencia del espíritu que nos anime a todos los cristianos en la Semana Santa. A estos sentimientos se unen también nuestras manifestaciones externas porque, no olvidemos que el proceso completo de nuestra Fe debe pasar por estos tres estadios: nuestra Fe ha de ser creída, vivida y celebrada. Y la piedad popular, a lo largo de los siglos, y en torno a la Semana Santa, ha ido

50

creando infinidad de maneras de celebrar su Fe, destacando entre estas múltiples formas, los Desfiles Procesionales. ¡Forman ya parte indispensable de nuestra Semana Santa! Todos estamos convencidos de que, una Semana Santa, (o lo que es lo mismo), la celebración del Misterio de Amor de Dios a los hombres que en ella se celebra, pasaría desapercibido, (para una gran parte del pueblo cristiano), sin esa manifestación de Fe que son, los Desfiles Procesionales por nuestras calles.

Vida coherente del Cofrade

Dicho esto, por coherencia, es indispensable que, en la mente y, sobre todo, en el corazón de los Cofrades, (protagonistas de estas manifestaciones de Fe), debe albergar, por encima de cualquier otra consideración o sentimiento, el de su Fe y su amor agradecido al infinito Amor de Dios representado en esas distintas imágenes de su Hijo o de su Madre Santísima que se veneran y que constituyen como un signo sensible de ese Amor de Dios. Comportarse así es, saber diferenciar entre, “la Joya y el joyero”, lo que, sin duda, nos dispones a vivir una Semana Santa con auténtico espíritu cristiano, y a descubrir que, ¡vale la pena! esa personal y costosa aportación de las duras tareas a las que estos días se someten los Cofrades.

Misión evangelizadora del Cofrade Creo que se escapan a las estadísticas la multitud de actos de Fe y amor que, el paso de las distintas imágenes, provocan en los Desfiles Procesionales. Sólo Dios, desde su infinita Sabiduría, es capaz de contabilizar esos suspiros amorosos, esas invocaciones fervientes, o esas jaculatorias encendidas que, en el corazón de tantas personas, despiertan las imágenes a su paso por nuestras calles. Hoy, que tanto se valoran los medios audiovisuales como instrumento educativo, no debe pasarnos desapercibido ese papel catequético que juegan

nuestras Procesiones y que tienen el valor añadido de llegar a un público tan heterogéneo como es el que, esos días, llenan nuestras calles. Ni se debe tampoco olvidar que, esa escenificación plástica de la vida del Señor que ofrecen las Procesiones, tal vez sea para algunos la única “biblia” que tengan la oportunidad de leer. Y no está mal recordar que, para que este efecto catequético de los Desfiles Procesionales impacte en los que los contemplan, es muy indispensable la dignidad, el fervor y el recogimiento de los Cofrades, como exponente de que, aquello no es un simple espectáculo, sino la vivencia honda de los Misterios que se representan.

El cristiano y la Semana Santa

Y para concluir, volvemos al encabezamiento de estas reflexiones porque, aunque haya dedicado una especial atención a los Cofrades, (por esa especial implicación que tienen en nuestra Semana Santa), no cabe la menor duda, que las mismas son válidas para cualquier cristiano que se precie porque, por el Bautismo, todos estamos llamados a plasmar en nuestras vidas las tres dimensiones aludidas de la Fe: creerla, vivirla y celebrarla. Y la Semana Santa nos ofrece a todos una ocasión propicia para ello. No se entendería que, en estos días tan especiales, un cristiano permaneciera indiferente a la invitación que nos hace la Iglesia para que revivamos los Misterios de la historia de nuestra Salvación, que la Semana Santa nos recuerda. Las formas o las diversas circunstancias en las que puedan discurrir estos días de Semana Santa, es accidental. Lo esencial es que, en el lugar que nos encontremos, procuremos tener muy presente estos días aquel pensamiento de San Pablo, tan breve como profundo, en su Carta a los Gálatas: “Me amó y se entregó por mi”. (Gálatas, 2-20) Guillermo Soto Burgos Párroco Emérito de Cristo Rey. Mérida.

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos

Tengamos un poco de fe

C

uantas veces en la vida sientes la necesidad de que alguien te eche una mano y al mismo tiempo sabes que ninguna persona puede resolver tu situación. Es entonces cuando te diriges inadvertidamente a Alguien que sabe hacer posibles las cosas imposibles. Ese alguien tiene un nombre: Jesús.... Escucha lo que te dice: “Os aseguro que si tuvierais fe, aunque sólo fuera como un grano de mostaza, le diríais a este monte: ¡quítate de ahí y ponte allí! Y el monte cambiará de lugar, nada os resultaría imposible”. Es evidente que la expresión mover montañas no se tiene por que tomar al pie de la letra. Jesús no prometió a sus discípulos un poder de hacer milagros espectaculares para asombrar a la multitud. Y si buscamos en la historia de la Iglesia, no encontraremos a ningún Santo –que yo sepaque haya cambiado las montañas de lugar con la fe. Jesús usará esta frase de “mover montañas” para inculcar

en la mente de sus discípulos la idea de que para la fe no hay nada imposible... Y la comparación con el “grano de mostaza” es para indicar que Jesús no nos pide una fe más o menos grande, sino una fe auténtica; y la característica de la fe auténtica es apoyándonos únicamente en Dios y no en nuestras capacidades. Si te asalta la duda o vacilas en la fe, significa que todavía tu confianza en Dios no es plena: tienes una fe débil, que aún se apoya en tus fuerzas y en la lógica humana. En cambio, quien se fía enteramente de Dios deja que Él mismo actúe y... para Dios no hay nada imposible. La fe que Jesús quiere de sus discípulos es precisamente esa actitud de plena confianza en Dios. Y esa fe que por eso mueve montañas, no está reservada a algunas personas excepcionales, es posible y hasta un deber de todos los creyentes. Por eso, ante dificultades insuperables, puede surgir la tentación de no dirigirnos ni siquiera a Dios, lo nor-

mal, es que pensemos que todo esté acabado, total no sirve para nada, aquí es cuando Jesús nos empuja a no desanimarnos y a dirigirnos a Dios con confianza, pues de un modo o de otro Él responderá. Llegan unos momentos en nuestra vida, y os puedo hablar por mí experiencia, en que se necesitan una fe y una esperanza como las de María. Entonces nos parece que Dios no escucha ya nuestra oración, pero pensemos en esos momentos también en María, puesta también a prueba en el Calvario junto a su Hijo; pero en el corazón de María encontró mucha fe, siempre diciéndole Sí a Dios; ¡Ojalá que, en estos momentos duros y difíciles de nuestra vida, podamos encontrar también a nuestro corazón dispuesto a decirle Sí, me fío de Ti. “Y en ese momento, se habrá movido la montaña”. •••

Feliz Pascua de Resurrección (Breves anotaciones de José Joaquín Alzás)

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

51


Artículos

¿Dónde están? “La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos”. Lucas 10, 2-3.

Jornada Mundial de la Juventud congregue en torno a Benedicto XVI a miles de chicos y chicas.

S

Luego ellos están, en la calle, pero están. Debiera azuzarnos una pregunta ¿Por qué no acuden a los altares para rezar? Quizá porque la liturgia, llena de misterios, queda fuera de la órbita del lenguaje pragmático actual. Iniciarse en el lenguaje de Dios requiere tiempo y éste hoy se emplea, sobre todo, en buscarse el sustento. Claro que a los jóvenes les gustaría hablar más con Dios pero ellos no tasan los tiempos, otros lo hacen por ellos. Organizan su ocio de forma tal que toda reflexión es imposible. Les hemos convertido en caballos de picar. Van hacia las astas del toro, ciegos, y sólo reaccionan cuando el derrote ya es inevitable. Entonces surge esa comunidad que parecía perdida y, con virulencia inusitada, reacciona. Y lo hace hasta el punto de llegar a enfrentarse a los lobos hasta la inmolación. Es el caso de centenares de jóvenes cristianos coptos que, en Egipto, junto a compatriotas suyos de toda condición y fe, se han alzado hasta derribar un muro que parecía infranqueable, el que encarnaba el sátrapa Mubarak.

i el muestreo que mide el pulso vital del catolicismo es el espectáculo de ver el número de feligreses que asisten a las iglesias al oficio dominical, el resultado no puede ser más desalentador. Los templos se vacían paulatinamente y, además, la edad media de los feligreses es más que preocupante. Parece que aquella eclosión devocional de mis años mozos se hubiera extinguido, como las ascuas de un brasero, ante el frío polar de estos tiempos en los que hoy nos movemos. ¿Pagamos acaso las consecuencias de una alianza equivocada? O, para ser más exactos ¿Se le achacan a la Iglesia males, tanto propios como ajenos, y esto ha provocado la desafección de los que estaban en la periferia del cristianismo?. Son muchos los que escapan, bien agobiados, bien asustados, y pocos los que desean retornar al camino para hacer de la Iglesia lo que Jesús quiso que fuera: la de obreros –no capataces-, que van a la mies a dar lo mejor de sí por la más importante de las cosechas.

Ahora bien, si rastreamos en otros lugares, en otros foros, dónde están los jóvenes de esta Iglesia nuestra, nos llevamos la grata sorpresa de que están, aunque no en el lugar que les corresponde. Sólo tenemos que ver a los miles de chavales que se concentran, todos los años, en la plaza del Vaticano para recibir las bendiciones papales. O las multitudes de jóvenes que se arremolinan en torno al Santo Padre cada vez que les convoca fuera de Roma y, de manera muy especial aquí, en España. Seremos testigos de esta circunstancia en agosto, cuando la

En Europa las cadenas existen, son más sutiles, pero igualmente efectivas. Unas cadenas que emiten su mantra materialista desde la ondas. Televisiones que esclavizan a la mies y adocenan a los obreros hasta hacerlos vagos de espíritu. Ojalá la visita del Papa sea el pistoletazo de salida de una carrera imparable de los jóvenes hacia el lugar prioritario que les corresponde dentro la Iglesia y de la sociedad, el que soñara San Juan Bosco para sus niños y adolescentes. ••• José Luis Mosquera Müller Hermandad del Calvario

Cristianos coptos egipcios protestando tras los atentados sufridos por esta comunidad la pasada Navidad. CNN.

52

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Artículos

¿A qué huele la Semana Santa? cadillo y la botella de agua esperando a ser consumidas por penitentes con capirote, sin importarnos llamar la atención de los diputados de orden para pedirles que sujeten la vara o la palma de mi hijo porque se ha cansado del paseo y nos lo llevamos a casa para darle muchos besos por lo bien que se ha portado.

¿A qué huele la Semana Santa de Mérida? La respuesta más obvia sería: a caramelos de la Mártir, pero no sería cierto, puesto que no todo el mundo puede comprar caramelos de la Mártir como para llenar los bolsillos de los nazarenos, esos bolsillos rebosantes que incluso se rozan con los espectadores de las estaciones de penitencia, en un alarde de glucosa mientras se representa la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. La semana de Pasión huele a bronceador, de quienes disfrutan de la semana de vacaciones en la playa, mientras miles de turistas abarrotan la ciudad deseosos de conocer nuestra Semana Santa y nuestra historia bimilenaria. Huele también a naftalina atrapada en los trajes, túnicas, corbatas, bastones de mandos, medallas, capas de quienes tienen guardadas, incluso dentro de un plástico, los símbolos que les diferencian del resto y lo sacan y lucen cada Semana Santa, quizás hay un exceso de naftalina. La Semana Santa de Mérida huele a pipas, con y sin sal, las que dejamos caer en el suelo las miles de personas que esperamos 30 minutos, y ya nos estamos quejando, para poder ver a nuestro padre, madre o hijo, como si de una romería se tratase. Con el bo-

Hay aromas italianos que inundarán España el mes de agosto con la visita del Papa, pero que harán parada en Mérida en abril cuando celebremos, con una Magna por todo lo alto, este importante viaje para la ciudad y su Semana Santa. Aunque la justificación haya sido la visita del Papa, lo cierto es que la Magna se celebrará por la consecución del reconocimiento que ha trabajado la administración emeritense y que aplaude y sitúa en el mapa nacional el trabajo de miles de cofrades de la ciudad. La Semana Santa de Mérida realmente huele a más cosas, huele a azahar y pensamiento durante el transcurrir de las hermandades. Huele a sudor del trabajo duro durante meses preparando y poniendo a punto hasta el último detalle. Huele a beso y a abrazo entre hermanos y cofrades que viven con pasión la Semana más importante del calendario. Huele a lejía perfumada del interior de templos y naves donde transcurren las horas entre cofrades para tenerlo todo listo. Huele a caramelo de la mártir, pero no en los bolsillos, sino en las gargantas de quienes animan e impulsan a los costaleros y portadores durante horas de recorrido. Huele a perfume de mujer, de las que van casa por casa pidiéndole a los hermanos que colaboren con una ínfima cantidad anual en el mantenimiento de las hermandades. Huele a flor rota, metida en cubos de agua en los atrios e iglesias donde las horas de trabajo

y sentimiento se multiplican. Huele a cera, la que hay que limpiar durante horas y la que se enciende y luce por las calles de Mérida. Huele a bocadillo tras largas procesiones donde se realiza un esfuerzo brutal. Huele a costal y varal en el que se deja lo mejor y lo peor que tenemos cada uno. Huele a esfuerzo de los trabajadores municipales, que durante una semana multiplican sus horas para que la seguridad, la limpieza, las calles y los parques estén listos y acondicionados y todo sea más fácil para las cofradías. Estos últimos olores son los que realmente merecen la pena de nuestra Semana Santa, pero para que realmente nos quedemos con ellos, tenemos que reconocer los primeros que he descrito. Soy un simple espectador, un emeritense que ve los toros desde la barrera, pero en la barrera percibo todos los olores que he descrito. Por supuesto me quedo con los últimos, con los que creo que son la esencia, con los que yo vivo.••• Francisco Vadillo Solís Periodista

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

53


Artículos

La costurera celestial Con agradecido afecto a Patrocinio Mejías Suárez

A

ún recuerdo aquel ayer cuando, acompañado por tres de mis hijos tú, costurera nos tomaba medidas para túnicas y capirotes entre gestos de ternura, medidas hilvanadas con afecto y detalles maternales. “Como está creciendo, le dejo los bajos largos y el año que viene le estiramos la túnica”, “Con tu cabeza, Rafa, el capirote ancho”, “Cuidado que te pincho, Alvarito…”. Ponías tal amor en tus actos, costurera, que me acordé de mi mamá cuando, 40 años antes, me cosía la túnica de los castillos, mi cofradía de entonces; no podía imaginar que esta Semana Santa nos vais a ver juntas allá donde ni ojo vio ni oído oyó algo semejante. Después, te recuerdo, costurera, el Domingo de Ramos ajustando cíngulos, bordando cordones y recordándome que tenía que adelgazar (lo he hecho, Patro) con esa sonrisa tan grande, tan grande como el tramo que va desde la Cruz de Guía al paso de la Virgen del Patrocinio. Pero te recuerdo, costurera celestial, ejercitando un arte para el que Dios sólo os dotó a algunas criaturas, un arte oculto a los ojos de los indiferentes, luminoso para los creyentes, apreciado por los cofrades; un arte al que, como en la construcción de las catedrales, hay detalles que sólo se ven desde el cielo, pináculos inobservables en línea terrena y gestos para visualizar desde arriba. Tú, costurera celestial eras una artista en ese ritual sacro de vestir a Nuestra Madre la Virgen del Patrocinio, enlazando el trabajo del imaginero con la fe del devoto, dando a la talla la dignidad que, por ser vos quien sois, Señora, os merecéis y corresponde, tratando ese busto, manos y candelero bendito con la calidez amante de quien sabe que os necesita. Ataviar a la Virgen no es cualquier cosa y

tú, mi costurera, lo sabes, digo bien lo sabes y no escribo lo sabías porque ahora ya has comprobado que ese manto, que tejiste, nos ampara, esa saya nos hace sentir orgullo de hijos y ese fajín en su cintura es símbolo de su virginidad. De los trajes de Nuestra Señora del Patrocinio, tú lo sabes costurera, el que más me gusta es el que nos la representa como esa mujer de Nazareth que es, vestida de hebrea, como tú hacías con esfuerzo y buen gusto en sus detalles. Te recuerdo, costurera, maestra en el arte de vestir a la Virgen y de vestirnos a todos de nazarenos, en esa indescifrable estética de la Semana Santa, algo que es inútil intentar escribir, ni describir, ese algo que nos hace felices porque, pese a todo, vale la pena. Te recuerdo, además, porque contigo aprendí que lo importante es salir con el alma- y la túnica- limpia y el corazón despejado, porque al verla así, por ti vestida, dan ganas de decir ”Quien me presta una escalera para subir a tu paso, comer en tu mano el pan y refugiarme en tu regazo”.

Quizás la Semana Santa de los cofrades sea una retahíla de recuerdos, de enseñanzas marcadas por el ejemplo, de memorias legadas de fe, amor y compromiso, que es la mejor de las herencias. Quizás cuando veo a mis hijos vestidos de nazarenos, con las túnicas que tú nos bordaste, les veo siempre subiendo esa rampa de vuelta a nuestro templo, una rampa de nazarenos pero también de juegos, infancia y devoción. Quizás el Paso, el paso de la vida, sea una sucesión de domingos de ramos con misa de palmas y olivos en procesión, con evangelio largo de pasión y, después, la entrega de la medalla a los nuevos cofrades. Quizás prendida a la túnica van recuerdos de familia e infancia. Por eso, cuando este Domingo de Ramos caiga la tarde y volvamos a nuestra barriada, me acordaré de ti y, entre sonidos de cornetas y tambores, soñaré que tú, costurera, mientras nosotros llegamos tú, Patro, estás en la gloria. •••

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

Rafael Angulo


Cofradías

Hermandad del Santísimo Cristo del Calvario, Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santísima Virgen de Los Dolores y María Santísima de la Amargura plazo que nos sirva de guía de ruta.

María Santísima de la Amargura. Cofradía del Calvario.

L

a Junta de Gobierno de esta hermandad, como gestora de esta asociación de fieles que promueven el Culto a Dios y su Madre, según se establece en nuestros estatutos, a lo largo de su andadura ha ido marcando las pautas que ha creído más convenientes para tal fin. Junto al mantenimiento y engrandecimiento patrimonial material de la hermandad que nos ayuda a alcanzar los fines anteriormente comentados, es nuestro empeño y preocupación el otro patrimonio del que disponemos, el patrimonio humano, el cual al menos alcanza la misma importancia que el primero.

Venimos notando que si la asistencia a los numerosos cultos y actos religiosos que venimos realizando los pudiéramos tomar como baremo para ver el nivel de implicación del hermano con la vida de formación de la hermandad, afortunadamente notamos un ligero aumento, pero todavía creemos que estamos muy lejos de los niveles que creemos aceptables. Necesitamos de ti, que nos cuentes donde esta el fallo, que nos ayudes a replantear todo un esquema de trabajo en el que todo se puede poner en cuestión. Sabemos que hay cosas bien hechas, otras que se pueden mejorar y por supuesto planteamientos que se deben aparcar, pero es función de todos poder hacer planteamientos a corto, medio y largo

El Arzobispado está facilitando unos cursos de formación básica, los cuales nos ayudan a mejorar nuestros conocimientos como católicos, que a su vez, es uno de los requisitos más importante para que un hermano cofrade pueda aspirar algún día a ser Hermano Mayor de una Hermandad. Estos cursos no te enseñan a ser Hermano Mayor, sino que te forman cristianamente y te dan la excusa para reflexionar sobre ciertos temas que a veces vamos con tantas prisas que no nos detenemos en ellos. Con esto quiero decir que bien este curso, o cualquier otro que se plantee hoy en día, es de suma importancia para conseguir la tan necesaria segunda revolución en el mundo de nuestras cofradías. Pero recuerda que esto es tuyo y sin ti, todo esto carece de sentido, por eso te pedimos que colabores con tu Hermandad, todo es cuestionable y opinable. ••• Juan Ignacio Ávila Quintana Hermano Mayor

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

55


Cofradías

Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santísimo Cristo de los Remedios y Nuestra Señora del Mayor Dolor Jueves, aquello que tomamos como una cuasi-obligación, se convierte, lo decimos por experiencia, en una ansiada espera.

Santísimo Cristo de los Remedios. Cofradía del Nazareno.

Estimados cofrades:

C

omo ya se nos anunciaba en años anteriores, este año los síntomas de la crisis se han agudizado, y muchos emeritenses, también los cofrades, lo están pasando mal. Ante todo, nuestro ánimo y nuestra solidaridad. Como ya nos esperábamos, hemos tenido que destinar más recursos al Programa Cofrades Solidarios, y así será en la medida en que se nos demande, nuestros hermanos forman una auténtica cadena de solidaridad que quiere seguir creciendo. Somos Cofrades. Somos cofrades y queremos seguir creciendo espiritualmente.

56

Para ello seguiremos insistiendo en la práctica frecuente de los sacramentos, en caminar al mismo ritmo que nuestra Parroquia, en la que estamos incardinados y en la que debemos sentirnos cada vez más integrados. Notamos vuestra participación en los cultos cuaresmales, pero ha de ser mayor, no una obligación para los cofrades, sino un necesidad de alimento espiritual y de meditación, en la cercanía de los momentos que nos aprestamos a revivir.

Este año, con motivo de la celebración en Madrid de la Jornada Mundial de la Juventud, que presidirá el Santo Padre, y en la que tendrá un especial protagonismo la juventud cofrade, la Junta de Cofradías de Mérida ha decidido la celebración de la conocida como “Procesión Magna”, que por diversos motivos, no se celebraba en Mérida desde hacía nueve años. Nuestra cofradía aportará a este evento dos de sus más preciadas joyas, la talla de Nuestro Padre Jesús Nazareno, y el Santísimo Cristo de los Remedios. Pero, sobre todo, aportará su más valioso capital: sus cofrades. Os pedimos a todos, nazarenos y costaleros, un esfuerzo suplementario: que acompañéis a nuestras veneradas imágenes en este desfile procesional de la solemne tarde del Viernes Santo, para contribuir con vuestro buen hacer a que sea una auténtica catequesis plástica sobre los misterios de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor, sin olvidarnos que, al tercer día, se materializa todo cuanto da sentido a nuestra fe: la Resurrección. Ánimo a todos. La crisis, aunque dura, pasará, lo que no debemos es dejar de vencernos por una crisis espiritual. ••• La Junta de Gobierno

Somos cofrades y queremos seguir formándonos, para desenvolvernos mejor en el mundo cambiante que nos ha tocado vivir, y la segunda edición del Plan Básico de Formación puesto en marcha por el Arzobispado es una buena ocasión que no debemos desaprovechar todos los cofrades. Aún estamos a tiempo de comenzarlo. Cada

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Cofradías

Cofradía Ferroviaria del Descendimiento, Santísima Virgen de las Angustias y Nuestra Señora de la Esperanza Subirnos a la Cruz de cada día

S

e aproxima la Semana Santa 2011,de nuevo por las calles de nuestra ciudad desfilaran en procesión los Pasos de Cristo Crucificado y su Madre María; el Jueves Santo nos encontraremos de frente con el Paso del Descendimiento de los Ferroviarios, Jesucristo es bajado de la Cruz, después de sufrir en su carne el escarnio, los azotes y el desprecio de las gente hasta llegar a morir y todo ello en cumplimiento de la Voluntad del Padre que por amor a los Hombres, entrega a su Hijo a la Muerte de Cruz, para que nosotros podamos tener Vida Eterna. En esta Semana Santa, Cristo nos llama a subirnos a la Cruz de cada día sin miedo, esa cruz que casi siempre no soportamos, porque no queremos sufrir y que muchas veces nos mata poco a poco, pero que si El la ha hecho victoriosa, también lo es para ti y nos dice “… si alguno quiere seguir en pos de mi, niéguese a si mismo tome su cruz y me siga…” Ánimo costalero, hermano penitente etc.…que si de verdad te crees que tu cruz de sufrimiento, amargura, enfermedades, paro, etc., puede hacerte morir onticamente, Jesucristo Resucitado de la Muerte la hará victoriosa para ti. Es impresionante la fuerza que tiene la Cruz cuando se hace Gloriosa “ .. cuando Yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mi…..”, esta expresión importantísima de Jesús, nos pone en camino y nos lanza a una misión importante es hacer Gloriosa nuestra Cruz de cada día •••

Nuestra Señora de la Esperanza. Cofradía Ferroviaria

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

57


Cofradías

Real Hermandad y Cofradía Infantil de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, Santísimo Cristo de las Injurias y Nuestra Señora del Rosario diócesis de Mérida-Badajoz, la actual Junta de Gobierno confeccionó unos nuevos estatutos que fueron aprobados el pasado mes de febrero. Así pues se abre un nuevo ciclo en nuestra querida Real Hermandad y Cofradía Infantil. Se despide una Junta de Gobierno paritaria, compuesta por la mitad de hombres y mujeres. Nuestras primeras palabras de recuerdo van a esas personas, hermanos y cofrades que durante los últimos años han pertenecido, trabajado o colaborado con esta Junta de Gobierno y, en definitiva, por y para su hermandad. Personas que nos han dejado para vivir una nueva vida junto a Dios. A estos hombres y mujeres que se marcharon, y que seguro que nos siguen ayudando desde el cielo, y a todos y cada uno de los hermanos en Cristo que estáis leyendo estas líneas, muchas gracias por vuestro trabajo y esfuerzo en pro de nuestra y vuestra querida Real Hermandad y Cofradía Infantil.

E

Entre todos hemos conseguido finalizar los proyectos que nos habíamos planteado. Como la finalización del paso de Nuestra Señora del Rosario, la nueva candelería, sus bonitas bambalinas o el rico patrimonio en lo que a su vestuario se refiere. También se ha logrado adquirir una nueva canasta para la Entrada de Jesús en Jerusalén y nuestro Santísimo Cristo de las Injurias. Así como terminar el paso de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli y renovar diversas insignias de la Hermandad y Cofradía como un nuevo estandarte, guiones para las imágenes, un juego de vástagos (varas de mando), etc.

Con el fin de adaptar los estatutos de todas las hermandades y cofradías existentes en la Archi-

A pesar de todos estos logros materiales, que no se podían haber conseguido sin los donativos que han aportado todos los ciudadanos de Mérida, no debemos olvidar que nuestro verdadero fin como Hermandad y Cofradía

Jesús de Medinaceli. Cofradía Infantil

Hermanos Cofrades: ste texto que vais a leer está formado por palabras de despedida. La Semana Santa llega en primavera y en esta estación del año, o quizás en verano, la Cofradía Infantil celebrará elecciones a Hermano Mayor.

58

es fomentar una vida más perfecta, promover el culto público o la doctrina cristiana y realizar otras iniciativas para la evangelización. Nuestra Hermandad y Cofradía está formada por un grupo de cristianos que, dentro de la comunidad parroquial de Santa María la Mayor, se unen, a impulsos de una particular devoción hacia las imágenes de Jesucristo en su entrada gloriosa en Jerusalén, Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, Santísimo Cristo de las Injurias y Nuestra Señora del Rosario, para fomentar especialmente su culto y para vivir y dar testimonio de la fe y fraternidad cristiana. Y este es el patrimonio más rico que una Junta de Gobierno deja cuando se marcha.

Vaya, pues, desde estas líneas, nuestro saludo para todos los hermanos en Cristo. Que el señor bendiga vuestras familias, hogares, trabajos y vuestros desvelos en favor de la Real Hermandad y Cofradía Infantil. Muchas gracias a todos por vuestro apoyo. ••• Un abrazo, La Junta de Gobierno

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Cofradías

Cofradía del Prendimiento de Jesús y Nuestra Señora de la Paz ración y acertados consejos de quienes forman mi equipo de gobierno. Con una enorme ilusión y no menos dedicación, hemos ido reflotando esta Cofradía, muy perjudicada por la situación de aislamiento en que ha quedado la parroquia. Tras un plan riguroso de ajuste económico, hemos conseguido restaurar una parte importante de nuestro patrimonio, ajustando al máximo los presupuestos anuales, que se votan en asamblea general de hermanos.

Nuestro esfuerzo principal en la actualidad radica en atraer de nuevo a los hermanos que, tras la desaparición de la barriada, dejaron de asistir, por lejanía, inseguridad, mal estado de los accesos, etc. Algunos han vuelto y ello nos llena de alegría. ¡Animaos! Tenéis las puertas abiertas de par en par. ••• Leopoldo Escaso Hermano Mayor

M

is primeras vivencias en el mundo cofrade de Mérida fueron, como muchos niños en la Cofradía Infantil por la ilusión que nos hacía salir en ella. Un vez pasada la niñez uno se fue desligando incluso desaparecer de él. Ya una vez en la mayoría de edad y muy avanzada mis únicas vivencias relacionadas con el mundo cofrade podría resumirse a las ocasiones en que actuando de “taxista”, trasladaba a mi padre (anterior Hermano Mayor) a los locales parroquiales, y ver el desfile procesional de la cofradía que presidia mi padre. La insistencia del párroco, así como la de mi progenitor, para que me presentara mi candidatura a Hermano Mayor vencieron mis recelos iniciales y casi sin darme cuenta me vi inmerso en este ambiente tan especial que se vive en el mundo Cofrade. Afortunadamente para mi, mi poca experiencia fue suplida por la colabo-

Prendimiento de Jesús. Cofradía del Prendimiento

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

59


Cofradías

Franciscana Hermandad del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y María Santísima de Nazaret

U

n año más, tengo el placer de saludar a mis hermanos cofrades y comunicarles que pasada la Cuaresma, y tal como marcan nuestros Estatutos, habrá renovación de cargos en la Junta de Gobierno de la Hermandad. De esta manera, esta será mi última Semana Santa como Hermano Mayor de esta hermandad. Yo os animo a seguir luchando y a sacar nuestra hermandad adelante como ella se merece. De lo que sí estoy seguro es que aquel hermano que se presente como Hermano Mayor lo intentará hacer de la forma más digna posible. En estos años como Hermano Mayor, me he sentido muy orgulloso de serlo y llevar la Hermandad como se merece. El Santísimo Cristo y su Santa Madre me iluminaron cuando un buen día, sin esperarlo, me cayó el peso de la Hermandad encima. Gracias a Dios, con la ayuda de todos vosotros, hemos salido adelante con sus pros y sus contras, pero eso es lo normal.

Yo seguiré aquí, velando por todos como hermano, como es mi costumbre y no la quiero perder. Ya que mi vida ha sido la Hermandad, aún en los momentos más duros de mi vida y cuando más os necesité, ahí estábais todos para arroparme y darme ánimos. Y eso no se puede olvidar nunca. Deseo saludaros y pediros que ayudemos mucho al nuevo Hermano Mayor, ya que es de agradecer que en los inicios te tiendan una mano. ••• Un saludo de vuestro Hermano Mayor. Fernando González Guillén

60

Santísimo Cristo de la Vera Cruz. Cofradía de la Vera Cruz.

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Cofradías

Cofradía del Santísimo Cristo de las Tres Caídas y Nuestra Señora de la Misericordia Tiempo de conversión

E

n este año y en este tiempo de Cuaresma es imposible que no eche la vista atrás y vea todos los logros que esta Junta de Gobierno ha realizado por y para esta Cofradía, y como no puede ser de otra manera para la Semana Santa de nuestra ciudad. No piensen que ahora me pondré a enumerar todas estas obras que hemos realizado en estos seis años de duro trabajo, noches en vela y algún que otro sin sabor. Pero si déjenme que les diga que nada es fácil, nada viene rodado y nada se nos da sin trabajo. El veinticinco de Febrero de 2012 termina mi mandato como Hermano Mayor y por lo tanto, se presentan las elecciones para los hermanos de esta cofradía. Quiero decirles a todos ellos, que es importante implicarse en ellas, porque la persona y el equipo que ésta designe, seguirá completando ese libro que esta cofradía comenzó a es-

cribir en la década de los ochenta. Por ello quiero recordar a esas personas que el día de mañana cojan las riendas de esta Cofradía, que hay mucho camino por andar, pero que ese camino en muchos de sus tramos se hace pesado y cuesta arriba; en ocasiones, el tiempo no acompaña, llueve y hace frio. Pero para los que, escuchando esto, piensan que no ha tenido sus recompensas, se equivocan, han sido muchas y muchas las que vendrán. Hoy puedo decir que está terminado el proyecto que esta Junta de Gobierno comenzó en su parroquia: la apertura de una puerta, por la que nuestra Cruz de Guía se abre paso para iniciar nuestra estación de penitencia el miércoles santo. Cierto es, que son dos años haciendo realidad este sueño, pero cierto también que no estaban terminadas esas obras en el interior del templo. Hoy todo está en su sitio. Aprovechando estas líneas quiero invitaros a la reflexión. La Semana Santa

es el momento litúrgico más intenso de todo el año, sin embargo, para muchos cristianos se ha convertido en una semana de descanso y diversión. Se olvidan de la importancia que tiene esta semana para la oración y reflexión en los misterios de la Pasión y Muerte de Jesús. Debemos saber que vivir la Semana Santa es acompañar a Jesús con nuestra oración, sacrificios y el arrepentimiento de nuestros pecados. Lo importante de este tiempo no es el recordar con tristeza lo que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Es celebrar y revivir su entrega a la muerte por amor a nosotros y el poder de su Resurrección, que es primicia de la nuestra. Por último deciros que el mundo en el que vivimos precisa de cristianos comprometidos, y nosotros como cofrades, estamos llamados a cumplir una especial misión evangelizadora en nuestra vida personal y en nuestra vida de hermandad. Que la Cuaresma de 2011 sea tiempo de conversión para todos nosotros y que la vivamos de una manera especial, asistiendo a todos los cultos y actos que la Hermandad organice durante este periodo Cuaresmal y que ese sentimiento lo prolonguemos durante todos los días del año. Con mis mejores deseos y permaneciendo a vuestra disposición, recibid todos mi saludo así como el de la Junta de Gobierno. •••

Santísimo Cristo de las Tres Caídas. Cofradía de las Tres Caídas.

Francisco González Pérez Hermano Mayor

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

61


Cofradías

Hermandad de Jesús de la Humildad y Nuestra Señora de las Lágrimas que la junta gestora se encuentra, la hermandad sigue funcionando igual o incluso mejor que anteriormente, organizando los actos que siempre se han venido realizando años atrás, sin exponer los problemas institucionales en su estación de penitencia y preocupándose por sus hermanos ya que al fin y al cabo ellos son los “dueños” de esta hermandad.

Jesús de la Humildad. Cofradía de las Lágrimas

Caminando juntos en hermandad

D

e nuevo un año mas el olor a incienso inunda nuestra calles, nuestros templos y nuestras plazas, se nos anuncia la Cuaresma, la Pasión y la Gloria de Nuestro Señor. De nuevo Mérida se engalana para recibir a sus nueve hermandades que recorrerán sus calles, un año mas el pueblo cristiano de nuestra ciudad sale a evangelizar a su pueblo, a dar testimonio de Fe, sin miedo de levantar nuestra voz y decir que somos cristianos, no debemos escondernos tras las esquinas, “Dichosos vosotros cuando os insulten, os persigan y os calumnien de cualquier modo por causa mía” así lo decía nuestro Maestro y Señor. Deciros que la Hermandad de las Lágrimas, de nuevo un Martes Santo mas estará en la calle, una hermandad joven que aun sigue luchando por abrirse su camino en la Semana Santa de

62

Mérida, una hermandad no reconocida aun por muchos, pero que tiene vida, durante los 365 días del año. Las Lágrimas será una hermandad “pobre”, pero no nos equivoquemos puede ser pobre en lo material, pero RICA en espíritu, en fe, en entrega, en dedicación, en amor. Son muchos los contratiempos que sufrimos, pero también son muchas las alegrías y las satisfacciones que nos llevamos. La hermandad vive en estos momentos un proceso de cambio. Un cambio de menos a mas, ya que su economía esta saneada en un 90 por ciento, cuando las deudas, en la actualidad ya pagadas, ahogaban el crecimiento de la hermandad. Quizás y debido al momento institucional por el que pasa la hermandad, es cuando mas apoyos han salido entre sus hermanos, simpatizantes y vecinos de los barrios de San Juan y Maria Auxiliadora, ellos han sabido que la hermandad les necesitaba con urgencia y su respuesta ha sido muy grata haciendo gala de la palabra hermandad.

Ellos junto a nuestro consiliario-presidente, miembros de esta Junta Gestora y ayudantes, cada Martes Santo plantamos en la calle, la humildad, la sencillez, la transparencia y lo mas importante, nuestras Sagradas Imágenes, que podrán gustar mas o menos, pero hay están evangelizando, haciendo manifestación publica de nuestra fe en la calle desde dos grandes barrios humildes y trabajadores como San Juan y Maria Auxiliadora. Nuestras barriadas anteriormente citadas, son barriadas de fe, de sentimiento, de testimonio que cada Martes Santo se engalanan para recibir a su hermandad, para acompañarla, para caminar junto a Jesús de la Humildad y Maria Santísima de las Lágrimas. Esa es señores la verdadera riqueza de una hermandad, el sentirte arropado y querido por tantas y tantas personas. Nosotros seguiremos luchando a pesar de los tiempos difíciles, para que esta Hermandad no acabe nunca, ni pase desapercibida. Que siempre este viva, y latiendo con el corazón más puro que nadie haya podido ver jamás. Ser de las lagrimas es un orgullo y en estos momentos podemos decir mas que nunca que somos una hermandad.•••

Aun así, con este vacío de junta de gobierno y por las numerosas dificultades

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

La Junta Gestora


Cofradías

Hermandad y Cofradía de la Sagrada Cena y Nuestra Señora del Patrocinio

E

sta Pascua tardía, no por ello menos pascua, nos lleva – al son de las trabajaderas- a poner nuestro empeño para que los pasos de la Sagrada Cena y de Nuestra Señora del Patrocinio deambulen su estación de penitencia por las calles de nuestra Mérida del alma, entre silencios y penas, entre esperanzas y amaneceres. Me traicionaría a mí mismo, y creo que a muchos de vosotros, sino os confesara que una gran pena me sobrecogerá el Domingo de Ramos –por mucho que luzca el sol- porque hay un vacío que es imposible de llenar y que, esa tarde, la mirada amorosa de nuestra Madre del Patrocinio, siempre solícita y acogedora, tendrá un fulgor especial. La barca del Señor del Pan pesa más que nunca, porque

la Sagrada Cena, gracias al esfuerzo de muchos cofrades, se va completando y dentro de poco los emeritenses podrán hacer oración con este pasaje andante del evangelio en su totalidad. De eso se trata: de orar y poner los medios para que quienes ven las salidas procesionales de la Semana Santa emeritense lo hagan también. Mi experiencia me dice que nadie da lo que no tiene y para conseguir acercar la Sagrada Cena a quienes la contemplan, hay que ser primero sagrada cena cada uno de los costaleros, cofrades y músicos quela acompañamos. Es este tiempo de silencios, aroma de sonidos, olor de inciensos y claveles, fru-frú de túnicas y capirotes. Es este tiempo de agradecimientos, primero a nuestra Madre del cielo, Señora del Patrocinio, y después a su hijo que desde la mesa

Nuestra Señora del Patrocinio. Cofradía de la Sagrada Cena.

nos reparte el pan. Gracias, porque esa locura de fundar una nueva cofradía va viendo sus frutos, con el empeño, coraje y esfuerzo, mucho esfuerzo, de los que nos propusimos este reto. Somos la más pequeña de las cofradías, la más modesta de las hermandades, pero en cuanto a ambición sana y a ganas de contribuir para que nuestras creencias no se pierdan, nuestra fe no se diluya y nuestros hijos sean dignos herederos de las más hondas tradiciones… en eso somos gigantes, tan pesados como nuestro Paso d la Sagrada Cena. También es tiempo y momento de agradecer a toda la comunidad cofrade de Mérida, y de Extremadura en general, el cálido acogimiento a esta aventura de unos locos que salimos, y entramos, de la Parroquia de San José, que desde el viernes de Dolores vivimos intensamente la Semana Santa y que procuramos, con sinsabores y alegrías, que el corazón de nuestra barriada (la Argentina) bombee sangre caliente por todos los rincones de nuestra Mérida. A todos, gracias. ••• Pablo Burgos

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

63


Pregón MÉRIDA

Pregón Semana Santa 2010 A todos los sacerdotes. Voceros de Dios, testigos del amor, apóstoles santos

1. Introito

A nuestra Señora del Rosario, imagen que anuncia la Semana Santa del 2010 Entrada ya la noche, caída la tarde, de sentimientos encontrados se llena el aire, un verso de campanario es el pórtico anunciante. Señora del Rosario, María, ¡que Dios te salve!. intercede a tu Jesús por este pobre pregonero, para que anuncie con amor y pasión, al hijo que encarnaste. Señora del Rosario, de los infantiles patrona y madre, dame voz para que anuncie, lo que tu Hijo quiera en este instante.

64

Llueva sobre nosotros tu mirada MADRE amable Señora del alma mía, Emeritense de bondades, Esperanza de costaleros, de jóvenes y chavales. Señora del Rosario que todos a ti te aclamen derrama toda tu gracia para que la fe no falte. Todas las generaciones dichosa y feliz te llamen, por el fuego de tu amor perenne y perseverante. Porque aceptaste la cruz, por ser reina de humildades, porque el Espíritu Santo hizo en ti cosas tan grandes.

Se causa de la alegría, redentora inagotable, creyente en la Buena Nueva, mediadora del mensaje. Sean tus manos, dulce escala para llegar hasta el Padre llena esta tierra de gracia, limpia flor de sus altares. Señora del Rosario, que a Mérida nunca falte, la blancura de tu cara, ni tus ojos entrañables, que si llena estás de gracia, también llena estás de arte. Canto: Zagala Divina (López de Vega) De la exuberante tierra fértil de barros, tierra rica en vides y olivos, de la amable ciudad de Fuente del Maes-

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Pregón tre, Fuente Roniel, fuente de cristianos, que vigila, inquieta y penitente las claras del Domingo de Ramos para echarse a la calle, me habéis traído para que pregone la Semana Santa. Y no es faena menuda, créanme. Ilustrísimo Sr. Vicario de Mérida y párroco de Santa María, Sr. Arcipreste de Mérida y Hermanos sacerdotes, Excmo. Sr. Alcalde de Mérida y autoridades, Miembros de la agrupación arciprestal de Hermandades y Cofradías, Hermanos Mayores, Hermanos y Hermanas cofrades, Señores y Señoras. Buenas noches y gracias. Gracias a la agrupación de Hermandades y Cofradías de esta entrañable ciudad por reconocer en mi persona a alguien digno de pregonar las fechas más significativas de la comunidad cristiana emeritense. Gracias a la Cofradía Infantil, que seguro en esto tienen algo de culpa. Ellos verdaderos hermanos y amigos, me iniciaron en vuestra Semana Santa. Gracias por permitirme estar de nuevo en esta bendita ciudad en la que abrí los ojos a la luz de este mundo, en la que nací a la fe, luz verdadera, en la que inicié fiado de Cristo, mi ministerio sacerdotal, queriendo ser mártir como Eulalia y en la que he vivido doce intensos años, los primeros pasos de mi ministerio, años dedicados, sobre todo, con pasión y desvelo a los niños y a los jóvenes, futuro de una sociedad mejor y de una Iglesia siempre en Camino. Mis años de sacerdote entre vosotros me han hecho querer a esta ciudad y a sus gentes. Mis años de sacerdotes en la Junta de Cofradías me ha hecho querer a sus cofradías y hermandades. Desde ese cariño estarán dichas mis palabras. Mi condición de sacerdote y de creyente me hace entender la Semana Santa como algo más que estética, que

cultura, que historia, que tradición, o que folklore, y me hace ver esta Semana como los días más intensos en el año de un cristiano, porque en ellos se hace memoria y se actualizan los acontecimientos vividos por Aquel que da sentido a la propia vida. También desde aquí estarán dichas mis palabras. (Pausa) Señor ábreme los labios que pronuncie tu alabanza a los cuatro vientos, para que en los corazones de todos los emeritenses resuene este pregón anunciando buenas noticias, la mejor de las noticias: ¡que Dios nos sigue amando! Cuarenta días nos concedieron, del miércoles de ceniza al atardecer del Jueves de la Cena, para mudar un corazón rebelde en otro humillado, el sayal mugriento por la túnica nupcial, las zahúrdas del pródigo por la casa del Padre. Tiempo de cuaresma, de conversión, de desierto, de gracia y de prueba, aliviada por los cultos de regla de la cofradía, el Via Crucis de la parroquia, el ensayo atronador de las bandas y cuadrillas, los viernes de besa pié , y la penitencia... En verdad es justo y necesario, Es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro. Porque concedes a tus hijos anhelar, año tras año, con el gozo de habernos purificado, la solemnidad de la pascua, para que dedicados con mayor entrega a la alabanza divina y al amor fraterno, por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida lleguemos a ser en plenitud hijos tuyos. (Prefacio I de Cuaresma) Concluyendo esta cuarentena, con espíritu contrito y humillado, toca-

mos ya con los dedos del alma y de la mano la Semana Mayor para todos los cristiano.

Faltan ocho días...

Dentro de ocho días, Mérida va a revivir el Misterio Pascual, el misterio de la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Faltan ocho días para mostrar como “Cristo muriendo, destruyó nuestra muerte y resucitando glorioso, restauró la vida”. Faltan ocho días para que Dios, el mismo Dios hecho hombre, y su bendita Madre caminen por nuestras calles, Faltan Ocho días para que Jesús el de la “burrita” saliendo de Santa María irrumpa entre palmas y al canto de los niños para abrir la Semana Santa. “Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor”. ¡Portones alzad los dinteles que en la Jerusalén emeritense va a entrar el Rey de la Gloria!. Faltan Ocho días para que San José se convierta en Nuevo cenáculo, donde Jesús divino panadero nos muestre el Pan entregado. “Este es mi cuerpo ...esta es mi sangre”. Faltan Ocho días para que de nuevo, en Sta. María, Jesús de Medinaceli y las Injurias se muestre sereno y obediente, dispuesto a beber el cáliz preparado. Faltan Ocho días para que en la capilla del Calvario Jesús ore en el huerto y pida al Padre fuerza para soportar tales tormentos, “¡Padre, aleja de mí este cáliz!”. Para que sea flagelado por nuestras rebeliones. Se castiga duramente a Jesús. ¡Cuarenta latigazos menos uno¡ Para que en San Juan abrace y bese la cruz, Jesús de la Humildad, y de nuevo en el calvario cargue con la cruz Nuestro Padre Jesús, el nazareno.

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

65


Pregón Faltan Ocho días para que al otro lado del Guadiana en la parroquia de los Milagros caiga por tres veces por el peso de nuestras rebeliones y nuestros pecados. Para que en Sta. Eulalia cargue de nuevo con la cruz, Jesús Nazareno y cientos de emeritenses puedan llevar la cruz, porque Él la llevó primero.

de gracia y vida por la muerte y resurrección del Señor. Semana que me atrevo a comparar con un libro abierto de hermosas lecciones, siempre vivo, que no pasa nunca, desde donde pisamos de verdad tierra sagrada, la gran teofanía, la más cercana presencia de Dios.

Faltan Ocho días para que el Cristo de la O sea llevado al anfiteatro y junto a Él recorramos el camino de la cruz, camino arduo y duro, camino que se prolonga en la sombra de los que hoy son crucificados.

Se rompen todos los límites, podemos ver y no llegamos a ver porque es misterio... Hasta donde llega el dolor y hasta donde llega el amor. Hasta donde llega el rebajamiento y hasta donde llega la exaltación. Hasta donde llega la ofensa y hasta donde llega el perdón. Hasta donde llega la mezquindad y hasta donde llega la entrega. Hasta donde llega la muerte y hasta donde llega la vida.

Faltan Ocho días para que en la plaza de San Francisco de Sales Cristo experimente el Prendimiento y su amigo Judas detrás traicionando a su buen Maestro. ¿Con un beso entregas al Hijo del hombre? Faltan Ocho días para que de las sindicales salga la cruz verdadera, la Vera Cruz, la cruz de Cristo, árbol que nunca dio mejor fruto, en hoja, en flor y fruto. Para que de Sta. Eulalia salga de nuevo crucificado para ser nuestro Remedio, remedio a nuestros males del alma y del cuerpo. Para que sea descendido de la cruz por unos hombres buenos, ¡Bendito descendimiento si sabemos bajar hoy de la cruz a todos los crucificados! Faltan ocho días para que Cristo Yacente en el Calvario, desenclavado de la cruz, baje en Sta. Eulalia a los brazos benditos de su Madre, Virgen de las Angustias. Y de nuevo del calvario salga en su preciosa Urna. ¡Mirad si hay amor más grande que dar la vida por los amigos!.

66

Dolor - Amor. Conocemos bien los pasos que recorren nuestras calles estos días. Cristo es varón de dolores en su cuerpo y en su alma. Pero toda esta pasión está asumida y animada por el amor, por eso es Redentor. Rebajamiento - Exaltación. La ley de la encarnación toca fondo. Bajó hasta lo más hondo y oscuro del sufrimiento humano. Se rebajó y se humilló hasta la muerte, hasta el infierno. Ya San Juan advierte que el crucificado es el exaltado. La cruz el trono de Cristo el Señor.

Ocho días, sólo ocho días, para que gritemos a una, ¡Ha Resucitado!, Resucitó de veras, mi amor y mi esperanza. Resucitó para quedarse siempre con nosotros en esta bendita ciudad de Mérida.

Ofensa - Perdón. El hombre condena injustamente a Dios. Dios quiere venir a la tierra y le decimos que éste no es su sitio. Marginado en su nacimiento, excluido en la cruz. A los beneficios y bendiciones de Cristo, que pasó por la tierra haciendo el bien, se le responde con ultraje y maldiciones. Él continua hoy bendiciendo y perdonando, y seguirá siempre con nosotros aunque sea en la marginación, en el ateismo o en la indiferencia.

Faltan ocho días para la Semana Santa, la semana mayor, semana

Mezquindad - Entrega. ¿Nos convencemos de la pequeñez

del hombre? Mente estrecha, ojos ciegos, manos cerradas, corazón ruin. No ve, no comprende, no comparte, no agradece, no ama. Tiene una vara de medir muy estrecha, muy corta y rigurosa, lo que diga la ley, lo que ordene el poder, lo que vote la mayoría, que es el verdadero Dios de este tiempo. Cristo ofrecía a manos llenas espíritu, gracia y verdad, autentica libertad. Si no se anda en verdad, no se puede ser libre. El hombre, entre tanto, queda con su medida y con su chulo. Cristo no se ajusta al hombre, estorba, la luz no se ajusta a la tiniebla, la verdad no cuaja en este mundo de mentiras, y la honradez molesta a los sinvergüenzas y ladrones. Por eso lo matan. Cristo sigue bendiciendo, sigue regalando y sigue entregándose por todos. Por los que lo ignoran, tanto por los que lo quieren. Muerte – Vida. El hombre sufre muchas clases de muerte en el cuerpo y en el alma. Hay están las noches, las angustias, los abandonos, las traiciones, las soledades, las desesperanzas, las falta de sentido, la pena, el miedo, la dependencia. Cristo asumió las muertes y fue encendiendo la luz en cada una. En todas las heridas puso medicina. Al final, Él será la vida, la vida en plenitud. Benditas lecciones que la Semana Santa encierra, es libro vivo, no es cosa del pasado. La pasión y la pascua se prolongan. Miramos al Cristo del siglo I y del siglo XXI. Semana Santa fuente de gracia y salvación donde los pasos del misterio del Señor y de la Virgen nos ayudan a seguir las huellas de un Dios encarnado, dulce locura de amor y misericordia, ¡Es de carne y hueso como tú y como yo! ¡Es persona y sigue vivo!. La Semana Santa no es sólo cultura, es fuente de gracia para los creyentes y para todos. La Semana Santa es redención, liberación y abrazo de Dios al hombre.

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Pregón Nuestro reto y los desfiles procesionales.

Estas son las lecciones del Maestro, las lecciones de esta semana grande. ¿Pero, cual es nuestra lección? ¿Cual la lección que damos la cofradías? ¿Que debemos enseñar los hermanos cofrades, los costaleros, las damas, los capellanes? Nuestra lección está clara, decir a todos los que nos ven que para nosotros Jesús es el Señor. Es en los desfiles procesionales donde tendremos que esforzarnos de manera especial para proclamar públicamente, sin vergüenzas, ni falsos pudores, que aquella imagen que procesionamos representa para nosotros los momentos más significativos de un “Dios hecho hombre”, que nos ama tanto que no le importa la muerte, dar la vida para que no se pierda ninguno, si no que todos se salven. Las procesiones no es lo único, ni lo más importante de la Semana Santa, pero es cierto que es lo más significativo. Mérida se echa a la calle en estos días y cientos de visitantes nos contemplan porque se pone en marcha la maquinaria que hace de estas calles otra Jerusalén y de estas gentes otros curiosos, otros acusadores, otros cireneos, otros cobardes u otros amigos que, aunque a distancia, permanecen junto a Jesús, que entrega su vida. Cierro los ojos y recuerdo la cantidad de detalles que han llamado mi atención contemplando cualquiera de estas procesiones o participando en ellas; es como un mosaico de pequeñas piezas que son imágenes, olores, sonidos, sensaciones,... Quisiera saber describirlas y sentirme envuelto y envolveros en un misterioso y mágico velo que nos transportara a todos los rincones de todas las procesiones de esa Semana especial.

Nazarenos grandes y pequeños que con túnicas negras, blancas, rojas, azules, celestes, verdes o moradas caminan en horas de tarde, de noche o de madrugada hacia alguna de las iglesias. Ruido en el templo, olor a incienso o a romero, bolsas de plástico en las sacristías donde los costaleros se aprietan unos a otros las fajas, últimas indicaciones de los capataces, trasiego de cirios algunos más grandes que los niños que los portan, báculos que se reparten mientras la cruz de guía va ocupando su puesto,...

Es momento de resucitar las velas que el viento había apagado y desde un balcón de la calle Sta. Eulalia, carrera oficial, tiran cerillas, porque en todo hay que colaborar. Con golpe de llamador arranca de nuevo el camino y marca el paso el redoble de la caja que, con el resto de la banda, también hiciera merecida parada. El maestro indica obra, se colocan partituras y ¡qué bien suena! Es esa banda que va cerrando las procesiones, y que va regalando, además, nuevas y originales partituras a nuestra Semana Santa.

Las puertas se abren y cientos, tal vez miles de ojos observan expectantes el lento desfilar de los primeros nazarenos. Cualquier imagen de Jesús aparece lentamente para que el paso o las tulipas no se rocen o para que pueda superar la dificultad de una rampa o la altura de una puerta.

Es necesario ir más despacio, con paso de palio, el espacio está muy justo. Es como enhebrar una aguja. Despacio, movimientos suaves y, otra vez desde un balcón, alguien echa una mano levantando un cable. Pasó.

El capataz se acerca a los respiraderos susurrando o lanza su voz al cielo y, tras golpe seco de madera o de metal, Jesús por las calles de Mérida. Al final María. Le brilla el rostro y las lágrimas cambian de color a la luz de la cera que arde toda a la salida del templo. Toda la procesión está fuera. “¡Que no sea un acordeón!” les han dicho a los de orden que con bastón en mano andan diez veces más que el resto de los nazarenos. Los ojos se elevan al paso de las imágenes, algunos labios susurran oraciones y besan la mano que suavemente acarició los bordes del manto de la Virgen. Parada, descanso de costaleros, faldones que se suben para que el aire fresco entre,...agua, descanso. Manos a los riñones y sudor que se desliza por el rostro del costalero antiguo que cuenta por quinquenios su estancia bajo los varales o del nuevo costalero, nuevo por edad y por el escaso tiempo pasado desde que lo cogieran casi a lazo en mitad de una procesión.

Vamos volviendo a la iglesia y de nuevo parada. Algunos nazarenos apoyan el cirio en el suelo, los que tienen báculo lo utilizan, ahora de verdad, para sostenerse en él y los que llevan una cruz a cuestas mantienen su postura porque tienen promesa y van a llegar al final. Mucha gente para ver la recogida. Los costaleros, a las órdenes de un ya ronco capataz, hacen su último esfuerzo. Los primeros nazarenos con capirote en mano y pelo sudoroso y revuelto salen del templo para ver las entradas que, adornadas con aplausos y sones de marcha real, cierran esta manifestación pública de arte y de fe. Colocado cada paso en su sitio se alzan los faldones y salen orgullosos los que hicieron andar por las calles de Mérida a Jesús y a su Madre. Felicitaciones, bromas, miradas a la imagen que se llevó encima. “¡Hasta otro año!” parece que todos dicen. Sacristía, capirotes sueltos, fajas recién quitadas y humo, porque al del incienso sustituye el del tabaco que ya llevábamos no sé cuántas horas sin fumar. Nos vamos, necesitamos refrescarnos, ¡qué bien ha

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

67


Pregón salido todo! Pasando de nuevo junto al paso que portó, un costalero coge alguna flor... “¡son para mi hija! ¡Son para mi mujer!” ¿No será que desea que algo prolongue aquella experiencia junto a él? La puesta en escena fue fantástica, pero ¿qué se representó? ¿Quién es Aquel al que deseamos mostrar? ¿Quién fue? ¿Quién es el hombre al que vemos triunfante montado en una burra, cenando con unos amigos, humilde, orando en el huerto, maniatado, azotado, coronado de espinas, traicionado y prendido, caído por tres veces, cargado con la cruz, crucificado y muerto, bajado de la cruz, yacente o resucitado? ¿Qué hizo? ¿Qué le hicieron? ¿Por qué? ¿Qué significó aquello para los hombres? ¿Qué significa o puede significar para el hombre de hoy? Hoy para nosotros Jesús es llama, llama que con amor viene, llama que da sentido y respuesta, llama que enamora y hiere. Canto: Llama de amor viva Hay muchas maneras de mirar nuestra Semana Santa y sus procesiones. Se podrían contemplar desde la historia, desde la estética o el arte, desde el movimiento popular que generan, desde la música,... Quisiera yo en este momento centrar vuestra atención en su sentido más profundo, en su sentido espiritual, para que podamos descubrir la hondura de una amor tan sublime, de un amor tan perfecto, de un amor tan generoso, de un amor tan gratuito.

Bendito el que viene, en nombre del Señor Comencemos contemplando antes de los misterios de dolor al Hijo de David. Domingo de Ramos. Estaba ya anunciado. El Mesías sería entronizado entre vítores y signos de bendición:

68

“Bendito el que viene en nombre del Señor, os bendecimos desde la casa de nuestro Dios... ordenad una procesión de ramos hasta los ángulos del altar” (sal 117,26-27). En Jesús se cumple esta escritura. Pero se cumple solo en parte, no es una procesión triunfal, sino pacífica. No es grandiosa, sino humilde. No es universal, sino de los pequeños. Procesión de cantos de alabanza y hosannas a Jesús el Rey, viene en trono de burrito manso. Aunque las palmas se inclinan a tu paso y aunque los vientos se lleven las voces que en ti, saludan a Dios. Señor de la toga blanca, Señor de oscuro color, Señor de la borriquilla, ¡A Jerusalén, no pases amado! ¡no pases no!. Aunque de olivos te hagan un verde dosel de amor, y te besen las sandalias, y te llamen redentor, Señor de los dulces ojos, Señor de la tierna voz, aunque todo lo creado, clame en ti su creación y te acaricie la brisa entre los rallos del sol, y el arroyo más reciente te de su virgen rumor, y las palmas te saluden y te llamen salvador, ¡A Jerusalén, no pases amado! ¡no pases no! que hay una cruz preparada y una ruta de dolor y una corona de espina sobre tú flagelación, y un abandono de aquellos que te llaman redentor, sálvate tú, que aun es tiempo, mi divino salvador. ¡A Jerusalén, no pases amado! ¡no pases no! Pero siguió su camino y en Jerusalén entró. Montado en un pollino abre

este paso de misterio la Semana Santa emeritense. Esta entrada solemne de Jesús en Jerusalén como Mesías es una victoria: • La victoria de la paz sobre las violencias humanas. Se anuncia la paz y se apuesta por la mansedumbre. • La victoria de la humildad sobre las grandezas mundanas. Se prefiere a los pequeños y lo pequeño. • La victoria de la alegría sobre las tristezas humanas. Se desborda el entusiasmo que viene de Dios. “Me alegro en Dios mi Salvador” • La victoria de la esperanza sobre el desencanto humano. Se acoge y bendice la utopía. En definitiva la victoria de Dios sobre las miserias humanas. Dios viene al encuentro del hombre para anunciarnos su amor y salvación. Es el triunfo del Dios humilde. Este Rey manso y pacífico llega a nosotros. Debemos acogerlo y aclamarlo. Viene con el regalo de su paz. Es Jesús Nazareno, el Rey bendito, que se acerca en el nombre del Señor; salgamos a su encuentro con amor, viene manso y humilde en un burrito. Hasta las mismas piedras dan hoy gritos, que es el día del triunfo salvador, pongamos a su paso oliva y flor, el corazón rendido en nuevo rito. El pollino cabalga mansamente y se siente orgulloso de su peso; el Señor lo acaricia en su gran frente. Yo quisiera acercarme y darle un beso, y decir al borrico, tristemente: ¡Ay, qué daría yo por hacer eso!

Santa cena de la Eucaristía Jesús la víspera de su muerte cenó con sus amigos, era la comida más solemne del año y en ella el Maestro se despedía. Se acababa el tiempo y había que hacer síntesis de la asignatura que durante varios años les ha-

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Pregón bía querido enseñar: el amor. Pocas horas después iba a morir. Su cuerpo se iba a romper, su sangre se iba a derramar... todo por amor. Todo por amor y para enseñar a amar. Tomó el pan y dijo: “Tomad, comed este pan, es mi cuerpo que se entrega por vosotros...” ¿No os dais cuenta? El sentido de mi entrega, de que se parta mi cuerpo es alimentaros a vosotros, para que también vosotros entreguéis la vida por los demás. “Tomad, bebed de este vino, es mi sangre, la sangre que se va a derramar por vosotros”... para que vertáis la vuestra en favor de los demás... Entrega por amor. Porque todo lo que no se da se pierde. Es tarde de Jueves Santo en Mérida. Es la tarde del amor, es la cena del amor, la noche en la que el amor se hace sacramento, santísimo sacramento siempre a nuestro alcance . Un maná que del cielo ha descendido, para saciar a todos los hambrientos. Que rompan ya mi cuerpo en sufrimientos, yo quiero ser por ti, un pan partido. Yo quiero ser el vino preferido de todos los cobardes y sedientos. Pisadme en el lagar de los tormentos y beban de la copa los reunidos. Quien coma de este pan tendrá la vida, vida-amor más fuerte que la muerte, quien coma de este pan se hará comida. Quien beba de mi copa se hará fuerte, llegará a ser también nueva bebida, corriendo como yo la misma suerte.

La Pasión del Señor

Señora del Rosario, imagen blanca que anuncias la nueva Semana Santa. Señora bendita, madre nuestra, entro en la Pasión de tu Hijo desgranando contigo los misterios dolorosos del Santo Rosario. El rosario evangelio de los sencillos ha calado hondamente en el corazón de tu pueblo Primer Misterio: La oración de Jesús en el huerto de los olivos

Comienza la pasión con la oración. La oración es diálogo, es entrega mutua, es confianza y ternura, es abrir el corazón y dejar que Dios entre e mi. ¡Velad y orad para no caer en la tentación! ¡Triste está mi alma hasta la muerte!. Jesús tiene un corazón apasionado. Ha manifestado a sus amigos un amor intenso, hasta la muerte. La cena de la amistad no puede ser olvidada, ¡memorial de amor y de vida! Pero llegó la noche y entraron las tinieblas en su corazón inmenso. Todas las luces se apagaron y entraron sin llamar cinco negros visitantes: angustia, tristeza, pavor, repugnancia y absurdo. Sólo queda un recurso: oración. Orad, ¿no podéis orar?. Si la oración la necesitamos como el agua, como el aire. Sin la oración no hay victoria, porque la carne es débil, con la oración, Dios se hace presente en nuestra vida. ¡Señor tú nos enseñaste a orar! Alertan los olivos la alegría, Vigilan, conmovidos, los terrores, las súplicas, lágrimas, temblores, del Hijo bien amado, del Mesías. ¡Qué noche tan cerrada!, ¡que porfía entre el quiero y no quiero!, ¡que sudores para beber el cáliz de dolores, que su Padre, llorando, le ofrecía!. Y duerman los discípulos, Dios mío, no se enteran de nada, más distantes que los propios olivos, como ahora. El Hijo dice:” Sí. Quiero y confío. Mi vida para ti”; y en ese instante el reloj de la gracia marcó su hora. Continúa este misterio de dolor en la clemencia, en la entrega del amigo con un beso. Judas era la noche más oscura. Era negra traición, mentira fea, serpiente envejecida y saducea, de frío corazón y cara dura.

La noche con las noches se conjura a la luz de linternas y de teas, para cegar al Sol, que nadie vea, para matar la Luz y la Hermosura. Es el pacto siniestro, sigiloso, calculando los pasos, los dineros, señales y avisos traicioneros ... Y Judas se acercó muy cauteloso, llevando la traición a tal exceso que mató la amistad con fuerte beso. El beso de Judas sonó como un cuchillo que se clavó en el alma de Jesús y ese sonido tan frío y tan terrible, tan sin entrañas no deja de oírse en las noches del mundo y de la historia. El alma de Cristo sigue siendo traspasada ¿Quién puede contar los besos traidores? ¿Quién puede contar tantas traiciones? Después vinieron los palos, las espadas, las cuerdas, el prendimiento. Son también injusticias y ultrajes a la dignidad de las personas. ¡Cuántos inocentes en los que Jesús sigue siendo arrestado!. Y siendo el hombre más libre, se dejó y se deja maniatar. No es la hora de la tiniebla, no es la hora del desaliento, no es la hora del desamparo, aunque haya entre los hombres cansancio. Es la hora de ponerse en pié y mirar lejos. Tiempo de abrir nuevos caminos, tiempo de sentir la salvación cercana, como lluvia que fecunda nuestra tierra. Tú Jesús amado, has entrado en nuestra historia y has revolucionado los pilares que la aguantan. Es tú tiempo, tiempo del camino que se abre, no es tiempo de manos atadas, es tiempo de manos libres. En la serena noche de la primavera, Jesús velaba el sueño de discípulos

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

69


Pregón diseminados en la oscura tierra, sólo un leve rumor de los olivos, los monjes vegetales y el alerta, de los grillos montando vigilancia, al lento caminar de las estrellas. Jesús bebió el silencio de la noche, lleno de una fatigosa impaciencia, mirando con amor como temblaban las gotas del rocío en las hierbas. Pensó que igualmente temblarían en las manos de Judas las monedas. Y Jesús pensó ¿Dónde está Dios que se aleja tanto de la tierra? y llegaron a por él ¿Eres tú Jesús? soy yo. Y Jesús prendido caminaba bajo la llama de las teas. Y otra vez el silencio de la noche y otra vez la canción de las estrellas. Maniatado de morado vestido es mi Cristo moreno, su dulzura del más puro estilo, su mirada rendida en el suelo, ¡oh Jesús despreciado de Herodes! no te olvides de nuestros desprecios, porque somos también pecadores, te pedimos perdón y consuelo. Da el consuelo a los pobres que sufren, da energía, salud y bondad, intercede por todos los hombres y bendice tú gran hermandad. Segundo misterio: La flagelación del Señor La pena de la flagelación era tormento romano, barbarie de un pueblo civilizado. Se castiga duramente a Jesús. Cuarenta latigazos menos uno. Golpes con látigos de cuero en cuyas puntas colocaban los romanos objetos duros que desgarraban al castigado. Allí está Jesús flagelado, ofrecí mi espalda a los que me la golpeaban. Aguanta sereno. Los jefes judíos han juzgado y condenado a Jesús por blasfemo. Es un blasfemo por decir que Dios ama a todos los hombres por igual; por afirmar que Dios está a favor de los pobres; por proclamar la justicia, la igualdad y la fraternidad; por anunciar que el Reino de Dios ha llegado y en el las prostitutas y los pecadores llevarán la delantera; por gritar a los cuatro

70

vientos que el que quiera entrar en el Reino tiene que empezar a actuar como digno hijo de ese Padre que ama incondicionalmente a todos... El Santo Sanedrín le ha interrogado por su vida, discípulos, doctrina. Y calla la Palabra, que adivina las negras intenciones del Jurado. Más sí confesará ser el Enviado, el Mesías que a todos ilumina. Y se dictan sentencias asesinas contra el Cristo de Dios, que “ha blasfemado”. Te condenan, Señor, porque apareces sin gloria y sin poder, como un cualquiera, amigo de los pobres, pecadores. Eres un pobre Dios, que no mereces que te recen, te sigan y te quieran... ¡Pero eres nuestro Dios, un rey de amores! Pilato debía condenarlo. “Se ha proclamado Rey”, le dicen y el romano manda azotarlo para acallar a aquella gente, sin encontrar en Él ninguna culpa. Había intereses de por medio. Esa era la verdadera razón de la condena. Jesús incomoda, cuestiona la forma de vivir de aquellos hombres y está estorbando. Tercer misterio: La coronación de espinas Vamos subiendo en dolor. Está la lumbre encendida y tiene fuego de brasas. El castigo se convirtió en burla y en desprecios. Es el Coronado. Cuerpo cansado, mirada baja, rostro tranquilo, corona en la frente, caña entre las manos y mucha sangre. ¡Cómo iba a ser rey sin corona! Y se improvisa una con la planta de pinchos que crecía en la pared. ¡Le falta cetro y manto! Sin problemas, una caña y un trapo. ¡Este es el rey! Risas, salivazos, bofetadas,... Jesús, Dios-hecho-hombre, en manos de los hombres. Solidario con tantos hombres que han estado y están en manos de otros hombres. Y en medio de todo esto, el rostro sereno.

En Cristo coronado están todos los humillados y destrozados por las manos ensangrentadas de la violencia, de los maltratos, del terrorismo, de los fanatismos y de las guerras. En Cristo burlado están todos los humillados por las manos “aparentemente limpias” de los intereses económicos internacionales que no perdonan la deuda externa de los países más desfavorecidos; por las manos “aparentemente limpias” de los intereses de multinacionales que esclavizan a niños y a adultos por un mísero salario; por las manos “aparentemente limpias” de empresarios que tratan a sus empleados como piezas de un sistema de producción, piezas frías sin historia, sin sentimientos, sin ilusiones, sin futuro. Procesionamos en el Coronado a los humillados por las manos “aparentemente limpias” de un sistema de bienestar que no ofrece ayuda a quien pide de comer o cubrir sus necesidades básicas o por las manos “aparentemente limpias” de una sociedad en crisis pero de consumo que humilla en la cuneta a quien no llega a final de mes. “Lo que hicisteis a uno de mis hermanos a mí me lo hicisteis” dijo Jesús. Es el Viernes Santo de ayer y de hoy. Jesús sufriendo injustamente por los hombres y solidariamente con los hombres. Jesús sufriendo en cada hombre que sufre injustamente a manos de otros hombres. Dos mil años después las mismas injusticias y el mismo sufrimiento como es la misma la luna que contempla y alumbra esta noche. Cortad esos azotes inhumanos, su cuerpo machacado, llaga pura, su cabeza sufriendo la tortura de espinas lacerantes... ¡Qué villanos! El más justo y mejor de los humanos, el que es Sabiduría y Hermosura, convertido en Ecce Homo, una basura doliente y marginal, como un gusano. Eres varón de burlas y dolores, soportas los azotes de la historia, sus burlas, sus espinas, sus horrores. Nosotros te decimos: nuestra gloria,

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Pregón hermano compasivo, rey de amores, el Dios de los vencidos, su victoria.

Hazme besar las cruces con amor que prolongue tu beso redentor.

Cuarto misterio: Jesús carga con la Cruz camino del calvario Jesús toma la cruz. La carga porque siempre está cargado con ella. Camina hacia el calvario y en su cruz lleva las nuestras.

Para nosotros la cruz que Jesús porta no es un instrumento de tortura, es camino de salvación. Sí, porque la cruz, la verdadera cruz, la Vera-Cruz es salvadora. Santa Elena encontró cruces en el santo sepulcro de Jerusalén y descubrió cuál era la verdadera cruz, situando sobre ellas a un enfermo. La cruz sobre la que se curó recibió el nombre de “vera cruz”.

Besa esta cruz, divino carpintero, esa cruz que jamás fabricarías, que es tormento, injusticia y villanía, con el peso y el dolor del mundo entero. Cuando beses y abraces el madero, cuando cargues la cruz con empatía, la cruz será bendita, santa vía de salvación, de gracias, gran venero. Has besado la cruz, el sufrimiento, cargaste con la cruz, enorme peso. Ya no pesa la cruz, desde tu beso, ya el dolor de la cruz es sacramento.

Nuestras cruces, las de cada día, las de la vida, también pueden ser falsas o verdaderas. Serán sufrimientos estériles, cruces falsas, si no somos capaces de descubrir en medio de ellas a un Dios cercano que nos invita a crecer y a vivir desde el amor en medio del dolor. Las cruces que la vida nos trae serán verdaderas, como la

de Jesús, si las vivimos desde el amor y nos acercan, aún en el dolor, más a los demás y a Dios. El dolor en sí mismo no tiene sentido y no es querido por Dios por eso será verdadero o falso, instrumento de salvación o de tortura, dependiendo de cómo lo vivamos nosotros. ¿Qué decir de las penitencias y de los sacrificios que hacemos voluntariamente? ¿Qué decir de los exagerados esfuerzos penitenciales de cualquier día santo? Permitidme que sólo los admita, y no sin trabajo, como signo o como símbolo, del esfuerzo constante y diario de conversión del corazón que cada penitente debe hacer a favor, sobre todo, de los demás. Sufrir por sufrir no. Sufrir, privarse de algo, soportar algo,... para acercarnos más a los que tenemos junto a nosotros, para aliviar a otros

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

71


Pregón de sus cruces, para ser samaritanos de quien está al borde del camino, para hacernos Cireneos solidarios de todo sufrimiento, entonces si. Es tan grande la cruz que han preparado, un dolor y una carga que supera las fuerzas de Jesús y de cualquiera: un hombre con la cruz, un derrotado. Compasivo, Simón se pone al lado de Jesús y su cruz, que la madera, si se lleva entre dos es llevadera, y carga con la cruz emocionado. Simón, el Cireneo, se agiganta, es ángel que acompaña en el tormento, que convierte la cruz en carga santa, que derrama en la herida santa ungüento, que ofrece siempre el hombro, siempre aguanta, solidario de todo sufrimiento. Cargado con la cruz pasa silente, entre una multitud que vocifera. Jesús la soledad por compañera, suda sangre la angustia por su frente. Apenas ve, vacila, sólo siento el peso agotador de la madera, y el mismo Dios que el mundo construyera, Se rinde sobre el suelo humanamente. Resbala su sudor ensangrentado, nadie le ayuda, salivazo y pena, Jesús soporta su dolor callado. Una mujer le enjuaga sangre y llanto, y al marchar con la cruz que le encadena, le deja en fe de amor su rostro santo. No va sólo Jesús, detrás va todo el pueblo, Mérida entera, con sus cruces, con sus dolencias, esperando siempre el gran milagro. Que el milagro sea no perder el tesoro de la fe a pesar de todas las caídas y de todas las dudas. Este día Señor vengo a mirarte, no quiero suplicarte, ni pedirte, quiera estar cerca de ti, para decirte muchas cosas, con solo contemplarte.

72

Sólo quiero acercarme a tu presencia, solo quiero decirte que te quiero. Mi Señor Jesús en tu indigencia, tú como yo, estamos los dos caídos en el suelo. Déjame que te mire muy de cerca, frente a frente, si es que puedo mirarte en mi ceguera, y decirte como el ciego del camino Señor de la cruz acuesta, ¡que vea! Ya en el Gólgota ha dejado la cruz. Despojado de sus vestidos y sentado, lleno de humildad y paciencia, llega como un derrotado y sin que el mundo lo haya comprendido. Tremenda soledad la suya en medio de un pueblo cobarde. Es la hora del cordero, gota a gota desangrado, sus espaldas torturadas, por el peso del pecado. Esta sólo en una peña y va a ser crucificado. Llora en silencio su madre, con desconsuelo y quebranto sólo Juan el amado, sus lágrimas va secando. CANTO: Pastor que con silbos amorosos Quinto misterio: La crucifixión y muerte de nuestro Señor Jesucristo Llegados al lugar del Calvario, crucificaron allí a Jesús y a los malhechores... Jesús decía:” Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen” (Lc23,33-34). Después del despojo consumado, ahora viene la consumación del dolor y también la consumación de la misericordia. Jesús, desnudo, es tendido en la crus. Gruesos clavos entran a martillazos por sus muñecas, hasta coserlas al madero. Los pies también son perforados. Cristo es un dolor vivo. Ya no puede ni moverse; solo aguantar entre espasmos y calambres, que venga la muerte

amiga. Y ahora podemos meditar aquellas palabras: “hecho obediente hasta la muerte y muerte de cruz”. Los gritos desgarradores de los crucificados podían oírse hasta en la ciudad. Pero en medio de esos gritos, hay una palabra suave que se escucha como la más hermosa melodía: “Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen”. Fueron tres largas horas de agonía. Innumerables los tormentos físicos, provocados por los clavos, las espinas, la fiebre, la sed...Enormes los sufrimientos morales, por la vergüenza, la humillación, el fracaso, la duda. Misteriosos sufrimientos espirituales, por la crisis interior y el aparente abandono del Padre. El amor se está consumando. Cristo está bebiendo el cáliz que deseaba. Cristo se está ofreciendo al Padre en sacrificio. Es el cordero inocente que carga con nuestros pecados. Es el sacerdote santo y la víctima perfecta. Cristo está celebrando su misa. Y, porque en todas las misas hay homilía. Jesús pronuncia la suya desde lo alto. • ¡Perdónales Señor porque en verdad no saben lo que hacen! • Estarás conmigo en el paraíso. • ¡He ahí a tu hijo!¡ he ahí a tu madre! • ¡Dios mío porque me has abandonado! • ¡Tengo sed! • ¡Todo se ha consumado! • ¡Padre en tus manos encomiendo mi espíritu! “Jesús, entonces, dando un fuerte grito, entregó el espíritu” La debilidad de Dios llega al punto más alto. Jesús muere y el Padre guarda silencio. Muere, unos hombres buenos bajan su cuerpo de la cruz y su cuerpo es enterrado. ¿Se acabó todo? ¿Tenían razón los sumos

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Pregón sacerdotes? ¿Lo que dijo del Padre era una blasfemia? ¿Su vida había sido un fracaso? ¿El reino anunciado era una mentira? La callada por respuesta. Silencio de Dios. La debilidad de Dios nos pide ayuda. Nos toca a nosotros, como a los que bajaron a Jesús de la cruz, luchar y hacer posible que todo crucificado baje de la cruz. Bajemos a los crucificados por la soledad, o por la tristeza, o por la pobreza, o por la vejez. Bajemos a los crucificados por conflictos familiares, por problemas laborales o por faltas de ilusión. Bajemos a los crucificados por prejuicios sociales, por el paro, por la crisis, por la droga, por la incomprensión o por cualquier otra circunstancia de la vida. No es suficiente con vivir nuestras cruces como salvadoras, es necesario, vivir las de los demás, ayudando al Dios que sufre presente en ellas. Virgen del Rosario, del Patrocinio, de la Amargura y los Dolores. Señora del Mayor Dolor, de la Misericordia y de la Paz. María Santísima de Nazaret, de las Lágrimas y Angustias. Cristo ha muerto en la cruz, tu hijo señora ha muerto en la cruz: Es la hora del entierro señora de la soledad, bellísima Virgen mía. Cuando sales con tu pena, blanca como una azucena, la noche cambias en día. Pasa, bella entre las bellas, bajo tu palio de estrellas, la noche del Viernes Santo, recogiendo de tu amplio manto, de nuestro amor las centellas. Por tu carita de pena, y tus lágrimas María, porque la noche haces día cuando llora el alma buena, con lágrimas de alegría. Danos Señora la fe, en el mar de nuestra historia

para que podamos ver, y alcancemos a creer, de la vida su victoria.

EPÍLOGO

La noche del sábado al domingo Mérida se viste de fiesta. Jesús ha Resucitado. La vida triunfa sobre la muerte, sobre todas las muertes. Se rompe así el círculo vicioso de la existencia. El sinsentido de la vida. La muerte no es la última palabra. La muerte no es el fin de todo, solo un paso. Al final está la vida resucitada. La muerte no lo engulle todo, se transforma en Pascua. “No temas, soy yo el primero y el último, el que vive; estuve muerto pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos” (Ap 1,18). La victoria que celebrábamos en la Vigilia, madre de todas las fiestas se echa a la calle. Se acabó el silencio, se acabó la duda, se acabó la tristeza, se acabó el dolor. Se vuelven locas las campanas de Santa Eulalia proclamando su canto a los cuatro vientos: ¡el Padre rompió el silencio! ¡Jesús ha resucitado! Y está siempre aquí, ¡vive con nosotros! Él está aquí y nos habla al corazón. Él esta aquí, nos cura de nuestra dudas y nuestros miedos. No temáis, soy yo. Él está aquí, se deja palpar y exhala su Espíritu en nosotros. Él está aquí, y nos alimenta con su cuerpo. Él está aquí, y nos renueva, nos pacifica, nos resucita. Él está aquí, y nos envía al mundo prolongando su amor. Él está aquí, y nos entrega a su madre, modelo de perfección. CANTO: Nace el alba María Señora de Aleluya, hoy Mérida abre camino y busca al resucitado de entre los muertos nacido. Déjame esos ojos tuyos, que están llorando de alivio

que le abracen como soles, mirándole amanecido. Déjame esos ojos Madre que son corriente de su río en busca de un mar profundo el corazón de tu Hijo. Abre los míos señora, que soy pobre peregrino, que lleva cerrado los ojos y el corazón dolorido. Porque anochece en el pueblo y la tarde se me ha ido, como se va la paloma y deja solo su nido. Dame tu fe que es de roca, tu fe que sabe a granito, desafiando la historia, permaneciendo en los siglos. Señora del Aleluya, el hombre en pie renacido, como el volcán lanza el fuego, en busca de lo infinito. He dicho. D. Francísco Javier Moreno Soltero Sacerdote

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

73


Pregón

Pregón del Costalero 2010 mis alegrías, mi dolor, mi satisfacción y un largo etcétera, que culminan en mi oración al arriar el paso, como en la finalización de la estación de penitencia, pidiendo y agradeciéndole a nuestro señor Jesucristo, que otro año mas me haya permitido ser sus pies, junto a mis compañeros de varal durante unas horas. No es mi intención hacer un monologo sobre mi, pero permítanme hacer una introducción a mi vida cofrade. Todavía recuerdo como con 4 años realice mi primera estación de penitencia en la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, en la cual me inicie en este maravilloso mundo cofrade. A mi familia, esposa, amigos y por supuesto, a mi hijo

S

eñores Vicarios y Sacerdotes; Autoridades Municipales y Señores Concejales; Señor Presentador; Señor Presidente de la Junta Local de Cofradías de Mérida; Señores Hermanos Mayores y Presidentes de las Distintas Hermandades y Cofradías; Señoras/es cofrades; Costaleros, Costaleras, Portadores, Portadoras, demás asistentes, Señoras y Señores. Queridos amigos: Permítanme recordar a todos los costaleros, capataces y buenos cofrades, que hoy ya no se encuentran entre nosotros y que disfrutan de la compañía de Dios. Antes de nada quería agradecer a Don Mario Hernández, la invitación que hace un mes me ofreció para que hoy ante ustedes, esté realizando este consolidado pregón del costalero de Mérida. Dicho día sentí una inmensa alegría al ser elegido para tan maravilloso acto y pasar así a engrosar la lista de buenos cofrades, como mis antecesores en este atril, a los que será difícil igualar y a los que desde aquí mando un afectuoso saludo. Como ustedes pueden apreciar, mis nervios pueden pasarme una mala jugada y espero que sepan perdonarme.

74

Ya es mis primeros años como pequeño nazareno, empecé a entender lo que era la semana santa y el porque de ella. Recuerdo como cada Miércoles Santo veía a mi madre, aquí presente, colocarse su túnica y cubre rostro, y cargando con la cruz, cadenas y pies desnudos, realizaba tras los pasos de Nuestro Señor, su estación de penitencia como penitente, a los cuales considero como un costalero más. Durante 14 años pertenecí a esta cofradía, sin faltar a las 3 citas, 2 de penitencia y 1 de gloria, A los 18 años realice mi primera salida como costalero en el paso del Descendimiento de Nuestro Señor o el buque insignia como cariñosamente le llamo, perteneciente a la cofradía ferroviaria. Nunca olvidare esa primera levantá en el atrio de Santa Eulalia, desde entonces ya a llovido y son ya 13 años procesionando a Nuestro Señor en su descenso de la cruz. Durante estos años he visto pasar a muchos compañeros costaleros o portadores, ya que es el paso de mayor peso en nuestra semana santa y por unas razones u otras la gente va y viene. Recuerdo una anécdota y fue el día en el que un fallo en la sujeción de la imagen de José de Arimatea, en una levantá en la Puerta de la Villa, la imagen cayó al suelo. Ahora mismo cierro los ojos y veo a José Antonio Calvo, nuestro capataz en aquel año, tambalearse de un lado a otro y quedarse mudo como si de un sueño se tratara.

Agradezco enormemente las palabras en mi presentación a las cuales tengo que decir que no las merezco y que son exageradas.

Todos acabamos ese Jueves Santo decaídos y preocupados y al llegar a la basílica todos y cada uno de los costaleros pasábamos al interior para ver el estado de la imagen.

En este XI pregón del costalero 2010, Quiero hacerles llegar mis vivencias, mis penas,

Con 20 años, Víctor Manuel Guerrero, amigo y gran cofrade, me dijo que la Cofradía Infantil

quería sacar el paso de la Entrada de Jesús en Jerusalén a hombros y que buscaban portadores, pues tampoco me lo pensé y pase a formar parte de la jovencísima cuadrilla de la burrita. Todavía recuerdo ese primer Domingo de Ramos, con que nervios afrontábamos esa primera salida, pero con la enorme ilusión de un niño en el día de su primera comunión, recuerdo las caras de Miguel Ángel y Fali, caras de nerviosismo pero a la vez de confianza absoluta en sus jóvenes portadores. Permítanme también recordar el año en que sacamos por primera vez el actual paso de la burrita, cuantos sacrificios, rifas, maratones de futbol sala y fiestas, hemos hecho para buscar financiación y regalárselo a la Cofradía Infantil, de parte de los jóvenes costaleros de la burrita, que para mi y los emeritenses, fue un gesto ejemplar de un grupo de costaleros en nuestra ciudad. Seguro que Emilio novas, Pablo Hernández, Pedro Marchena y todos los costaleros de aquellos años, se acuerdan de todo esto y lo que nos costo, pero que hoy en día y cada Domingo de Ramos vemos ese sacrificio echo realidad. Siempre guardare un grato recuerdo de esta cuadrilla y de este paso, del cual tengo intención de volver a ser parte de ese maravilloso grupo humano que hay, siempre y cuando mis obligaciones cofrades me lo permitan. Tampoco quiero dejar pasar mi experiencia bajo un paso de virgen. Durante dos años salí bajo el paso de la Virgen de las Angustias, ya que mi amigo y capataz, Raúl Calvo me lo pidió, ante la ausencia de un costalero de la parte delantera, pues después de arriar el paso del Descendimiento la noche del Jueves Santo y marcharme a dormir sobre las 2 de la madrugada, a las 10 de la mañana estaba pantalón negro en mano, fajin y costal, en el atrio de Santa Eulalia, para ayudar a los fabulosos compañeros de las Angustias. Para mi fue una experiencia inolvidable pero a la misma vez agotadora ya que en menos de 24 horas sacamos junto a otros compañeros de varal y costal 2 pasos y que actualmente muchos de ellos siguen haciendo. Hasta hace poco he venido desempeñando el cargo de Diputado Mayor de Gobierno o Vocal de Manifestaciones Publicas en la Hermandad de Jesús de la Humildad y María Santísima de las Lagrimas, una hermandad por la

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Pregón que he luchado y trabajado para gestarse, por la que lucho día a día junto a otros 4 compañeros de la ultima Junta de Gobierno. Una hermandad viva los 365 días del año y que podemos demostrar por todas las actividades que realiza durante el mismo. Hermandad por la que me llevo en muchas ocasiones desilusiones, malos tragos, zancadillas y un largo etcétera, pero que me tiene tan enganchado que no podría vivir sin ella. Aunque para muchos cofrades, la Hermandad sea todavía una desconocida y algunos la vean como una pobre cofradía, pues permítanme que alce la voz y que les diga que me siento orgulloso de ser de la Hermandad de las Lágrimas como popularmente se la conoce. Una hermandad que no tiene riquezas, ni un gran patrimonio, ni lujos, ni imágenes históricas, ni grandes filas de nazarenos, pero que tiene una enorme ilusión, un afán de superación continuo, una sencillez, una humildad y sobretodo un gran amor, que se refleja en sus hermanos y en los vecinos de los barrios de donde pertenece, que cada año ven partir a su hermandad el Martes Santo por la tarde y que ya bien entrada la madrugada y tras casi 7 horas de recorrido, vuelven a llenar las calles para recibirla y vitorearla como solo ellos saben. Gracias a Dios he tenido la suerte de realizar todas las formas de llevar un paso, a doble varal, a un Varal y a costal y todas son duras, pero a pesar de mi torcida columna seguiré saliendo de costalero hasta que no pueda más. Después de este pequeño curriculum y más que anécdotas venidas a mi mente, han sido sentimientos que perduran en mi corazón y que afloran en muchas ocasiones, me centro más en el motivo de este pregón. Por el mes de febrero, vemos como Don Carnal ocupa un breve reinado o mas bien compartido, si me permiten la expresión, con Doña Cuaresma, ya que podemos apreciar por muchos puntos y rincones de nuestra ciudad, el sonido de coplillas y pitos carnavalescos, en naves, cocheras y locales y a su vez pasar por delante de estos lugares, un trono desnudo con su estructura de hierro y madera, llevado por un grupo de Hombres y Mujeres, en silencio, con el acompañamiento musical difuminado de los sones de una marcha procesional de la banda y agrupación musical de esta ciudad en uno de sus ensayos. Llega el Miércoles de Ceniza y la cuidad se aclara ante esta paradójica mezcla. Los emeritenses sabemos que estamos en cuaresma, tiempo previo para dar paso a la fiesta más importante, participativa, y representativa de esta ciudad.

Y no exagero en decir que es la mas importante, primero por que es el momento de la explosión de fe cristiana, que durante el año vamos cultivando en nuestro día a día y por supuesto decir a los 4 vientos que celebramos la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo Nuestro Señor y sentimos el dolor, sufrimiento y alegría que sintió su madre, la Virgen Maria. No exagero en decir participativa, ya que entre hermandades, cofradías, bandas y agrupaciones musicales, somos mas de 6.000 emeritenses los que participamos en esta catequesis viva en la calle, los cuales atraemos a cientos de miles de foráneos a disfrutar, ver y emocionarse de esta ciudad, que huele a incienso y vela por los 4 costados, en esta época de recogimiento y oración. Y tampoco exagero al decir, representativa, porque a los datos me remito y que nuestros representantes municipales independientemente de la tendencia, saben muy bien lo que significa esta semana de pasión para esta ciudad en multitud de aspectos, ya sean económicos, culturales, religiosos, etc..., que reinvierten muy bien en el prestigio de Mérida. No quiero hacer de este pregón un discurso reivindicativo ni político, ¡¡¡ válgame dios!!!!, pero tan solo permítanme hacerles una sugerencia a quien le corresponda. Como costalero y portador, cuando nos metemos bajo el paso, nuestros ojos se ciegan y tan solo la voz de nuestro capataz y contraguía son nuestra referencia. Debajo de los pasos se pasan momentos malos, se siente dolor, mucho sufrimiento y otras cosas mas, pero cuando a todo esto le sumamos una calzada en mal estado, un cable de luz o teléfono a una altura no permitida, un cartel luminoso sin recoger, una calle en obras o a medio terminar, vehículos aparcados que impiden en muchos casos el caminar de un paso. Todo esto nos lleva a realizar maniobras y esfuerzos inhumanos cargando con más de 25 kilos sobre cada uno de nosotros, para salvar este tipo de problemas que a mi juicio son totalmente subsanables. Porque señores y señoras, no hay peor noticia para un costalero, que al finalizar una estación de penitencia, tengamos que lamentarnos por la rotura de alguna de nuestras sagradas imágenes con su valor sentimental, económico e histórico y sobre todo por la lesión de un compañero de varal o trabajadera. A continuación me dirijo a mis compañeros costaleros y costaleras, portadores y portadoras de las diferentes cuadrillas de nuestros pasos.

Somos parte fundamental dentro de una Hermandad y Cofradía y como parte fundamental y miembros de las mismas, nos debemos a ellas. Hay muchas formas de llegar a ser costalero, pero la más importante es por devoción y fe, sino sentimos en nuestro corazón lo que llevamos sobre nuestros hombros y costales, somos simplemente mozos de carga y la palabra costalero nos queda demasiado grande. Un costalero debe acudir a los triduos, quinarios, septenarios que se realizan a sus sagradas imágenes, así como acudimos a la cita en semana santa, porque lo mismo que gritamos vivas a nuestros cristos y guapa guapa y guapa a nuestra madre dolorosa bajo cualquier advocación de las que en Mérida tenemos, también debemos dedicarles a menudo, unos minutos y mantener un encuentro entrañable y privado como padres celestiales que son. Queridos amigos costaleros y costaleras, no busquemos protagonismos absurdos, no nos creamos mas y mejor que otros, ni alardeemos de lo bien que bailo a la virgen o los pasitos que hacemos con nuestro cristo. No caigamos en la absurda competición, Entiendo que los bailes y pasos hacen vibrar a la galería, pero piensen por un momento lo bonito que es ver andar a un cristo con un humilde pero a la vez solemne paso, como el que él realizo en su camino al calvario, o ver a nuestra virgen María andar con ese pasito corto y rápido como si la viéramos ir al socorro de su hijo. En mi opinión, actualmente es muy difícil cambiar este habito de llevar los tronos donde van las sagradas imágenes, porque tanto costaleros como capataces hemos caído, a mi humilde entender, en esta forma de hacer espectáculo. Intentemos hacer de nuestra semana santa un estilo propio y no nos miremos en el espejo sevillano o andaluz, y todo esto debe empezar por capataces y costaleros. Queridos amigos costaleros y costaleras, somos los pies de nuestro señor Jesucristo y de nuestra madre la virgen María, que encima de nuestros hombros damos vida. Ellos que saben agradecernos tal esfuerzo y que si les miramos a los ojos podremos ver su alegría de tenernos bajo ellos. Pero también debemos de agradecerles a ellos, que siempre nos protegen, no solo de semana santa en semana santa, sino cada día. Ser costalero es un orgullo y un privilegio que como cristianos debemos de disfrutar. Nadie sabe como nosotros, los sentimientos y emociones que sentimos, las lagrimas que recorren nuestro rostro y las señales dolorosas que vemos y sentimos en nuestro cuerpo,

Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011

75


Pregón pero todas estas cosas se resumen en una sola, amor a Nuestro Señor Jesucristo y su madre la virgen María. Para ir finalizando quería agradecerles a todos ustedes que hoy estén aquí compartiendo conmigo y mi familia este día que jamás olvidare y que guardare en mi corazón para siempre. Pero en especial quería agradecer a Don José Antonio Calvo Vadillo, mi primer capataz en el Descendimiento, por enseñarme a ser costalero en mis inicios. A Miguel Ángel y Fali, capataces de la burrita, por el trato recibido durante los 6 años que estuve a sus órdenes y que con tanto mimo cuidan a sus jóvenes costaleros. A las cuadrillas de la Burrita, y las Angustias de los cuales guardo miles de buenos momentos, bajo los armazones de hierro y madera. A la cofradía ferroviaria por enseñarme los entresijos de cómo funciona una Hermandad y Cofradía. A mis capataces del Descendimiento, Martín y Mateo que tanta confianza ponen en nosotros. Por supuesto a esa gran cuadrilla de portadores del Descendimiento, y en especial a mi incansable compañero Alfonso, que aunque este mal que yo lo diga, formamos una cuadrilla impresionante.

Por supuesto a mis hermanas Pilar y Yolanda, por estar siempre a mi lado y cuidarme como su hermanito pequeño y por hacerme esos nazarenos de papel y esos pasos de cartón de las distintas hermandades y cofradías, para que yo jugara de pequeño a las procesiones, desde entonces ya apuntaba a ser diputado mayor de gobierno.

A los muchos amigos y buenos cofrades jóvenes como Raúl calvo, Emilio Novas, Pablo Hernández, Víctor Manuel guerrero, Manuel Mancera, Fernando Nieto, Mario Hernández y muchísimos más, que pidiendo perdón, no los nombre.

Quisiera agradecer en una parte importante el haber podido escribir estos folios a mis padres, por apoyarme, por estar ansiosos y orgullosos de que llegara este momento, por la educación cristiana que siempre he recibido de ellos, por haberme dado la vida, por haber calado en mi el amor y sentimiento, por haberme enseñado amar y a respetar, porque a pesar de todo siempre estarán a mi lado y es un orgullos teneros como padres. A dios le pido que me los cuide ya que son parte importante de los que hoy soy.

A mis queridos compañeros de la ultima Junta de Gobierno de la Hermandad de las Lagrimas, Tamara Justo, Manuel Mancera, Sebastian Cuadrado y José Antonio Justo, por el amor incondicional que sienten por esta hermandad y su sin vivir para hacerla grande.

A ti Mari Ángeles, mi mujer y madre de nuestro hijo, gracias por saber llevar mejor que nadie mi pasión y amor hacia nuestra entrañable y tan querida semana Santa, por acompañarme en el caminar de mi vida, por estar siempre a mi lado.

A mi amigo y hermano José Antonio Justo García, persona inseparable, y mano derecha en nuestra lucha diaria por hacer grande a la hermandad, y por supuesto por el cariño y amor que desprende por nuestro señor Jesús de la humildad y nuestra madre María Santísima de las Lágrimas. Amante de nuestra Semana Santa y Cofrade de los pies a la cabeza, que siempre en la sombra y con total humildad esta trabajando por su hermandad y que como persona y amigo, es un honor, tener su amistad.

Son muchas las horas que te robo tanto a ti como a nuestro hijo cuando llegan estas fechas, pero también se que apoyas y comprendes cuanto hago, siempre estaremos juntos y nada ni nadie podrá separarnos jamás, te quiero.

No podía olvidarme de los impresionantes costaleros de María santísima de las Lágrimas, hombres que se desviven y se desgastan hasta la

76

extenuación por llevar y enseñar orgullosos a su hermosa Virgen en su largo caminar. A las incansables portadoras de Jesús de la humildad, un grupo de mujeres de variadas edades que tras casi 7 horas llevando a su señor Jesús de la Humildad, se aferran al varal y lloran porque su estación de penitencia acaba, pero a la misma vez se consuelan porque desde ese momento queda menos para el próximo martes santo. Por ellos y por ellas me quito el sombrero y felicito año tras año por tan impresionante esfuerzo y que con tanto esmero he intentado cuidar durante el recorrido, ya que se muy bien los momentos de flaqueza que pasan. Quería también recordar a esas señoras del taller de bordados de la Hermandad de las Lágrimas, por esas manos que Dios le ha dado y que reflejan en los preciosos trajes que tienen Jesús de la Humildad y Nuestra Señora de las Lágrimas.

Y por ultimo, a ti Aitor, hijo mío, tu has sido el mejor regalo que me ha dado Dios, ahora no entenderás muchas de las palabras que yo te diga, pero algún día cuando leas y comprendas todo lo que he dicho hoy, espero que te sientas orgulloso de mi. Quiero que sigas mis pasos, yo te llevare de la mano, este mundo cofrade es duro y difícil

pero a la vez es hermoso, es un sentimiento de fe que nos envuelve en torno a ese Dios que nos ama y nos protege, ojala algún día tu también seas un buen costalero, un buen cofrade y si Dios me da fuerzas y salud, poder compartir junto a ti un varal o trabajadera, pero lo mas importante es que seas una buena persona. Para ir finalizando y como si del himno se tratara, al acabar una estación de penitencia, quiero recitar un poema del poeta y tito como cariñosamente le llamaba, Don Luis Álvarez Lencero, que se titula entrega y que con su permiso y viéndome desde el cielo me he permitido el lujo de adaptar. Yo me doy de cuerpo entero Con sudor y sacrificio humano, Y soy tu amigo y tu hermano Y trigo de tu granero. Mi corazón costalero Es mesa con pan. Bebe vino y libertad De la viña de mi pecho Y arrópate con mi esfuerzo Tu corazón fraternal. Toma mi tiempo y mi casa Y todo cuanto yo tengo Nací costalero y vengo Hacia tu luz que me abrasa Totalmente me traspasa Lo que doy al que me espera, Y no encuentro ya manera De dar cuanto tú me pidas, Solo se que costalero seré Mientras tú Dios mío Lo decidas. Señoras y Señores, aquí acaba esta maravillosa estación de penitencia, que más que penitencia, ha sido para mí de gloria. Aquí dejo este paso convertido en pregón para que el próximo año sea llevado por otro gran cofrade. Queridos amigos ahora que mi boca calla, mi corazón palpita, la emoción recorre mi cuerpo y mis lágrimas comienzan a brotar, quiero dedicar el aplauso que ustedes me puedan dar, a todos los costaleros y costaleras, portadores y portadoras de nuestra ciudad y que hoy humildemente he representado. Ser costalero es un privilegio y esto va por vosotros. •••

Francisco Javier Dopico Ramos.

MÉRIDA Semana Santa 2011 Semana Santa 2011

2011


Semana Santa 2011

Semana Santa 2011

79


Semana Santa 2011

Semana Santa 2011

81


82

2011

Semana Santa 2011

Semana Santa 2011


Merida Semana Santa 2011  

Revista de semana santa de Merida del año 2011

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you