Page 84

Patrimonio 84 Turismo urbano El convento e iglesia del Carmen fue fundado por Santa Teresa en una casa donada por Dª Beatriz Beaumont en 1581, en tanto que la iglesia sería levantada en el cercano solar antes ocupado por el templo de Nuestra Señora de las Cinco Villas. El lugar cobraría gran relevancia, por lo que se construyó un pequeño cenobio anejo para frailes. De estilo renacentista, el templo muestra fachada barroca, mientras que del primitivo convento subsiste la sobria portada de la Plaza Fuente Cabrejas. La Ermita del Mirón está asentada en una de las mejores atalayas para contemplar la ciudad. Este templo barroco alberga un esbelto Retablo Mayor, en el que destaca la Virgen y su camarín. En la plazoleta, donde se procesionaba en caso de sequía, aún celebra San Isidro la Cofradía de Labradores. En su centro se yergue una columna de estilo churrigueresco con el busto de San Saturio. El convento de San Francisco pudo ser fundado por Francisco de Asís en 1214. En el XVII, un incendio destruyó casi todo el cenobio, que sería abandonado tras la Desamortización, convertido más tarde en Hospital Provincial y, posteriormente, sede del Colegio Universitario de Soria. El templo, en el que se cree fue sepultado el rey mallorquín Jaime IV, alberga un interesante retablo de finales del XVI, obra de Gabriel Pinedo.

Claustro de San Juan de Duero.

El Claustro de San Juan de Duero fue construido entre los siglos XII y XIII, está considerado como uno de los claustros más singulares del arte Románico. La combinación de diferentes arquerías, así como la mezcla de estilos de esta construcción mudéjar con influencias sicilianas, hacen de él un espacio único. En su interior destacan los dos templetes de la cabecera, de resonancias orientales y generosa decoración.

La iglesia del Espino fue erigida en el S. XIV sobre un antiguo templo, el actual edificio, hoy dedicado a la patrona de la ciudad, es el resultado de la profunda remodelación llevada a cabo en el XVI, cuando se añadieron las capillas que hacen las veces de naves laterales. Utilizada en el XIX como cuartel general de las tropas francesas, está adosada al cementerio, donde descansan los restos de la que fuera esposa de Machado. Un olmo en el atrio hace alusión a uno de sus versos más célebres. En el corazón de la ciudad antigua pervive el esqueleto de la iglesia románica de San Nicolás, declarado Monumento Histórico Artístico Provincial. El templo, levantado en el siglo XIII, era de nave única y su portada puede verse hoy en San Juan de Rabanera, a donde fue trasladada a principios del XX. Todavía perduran en el transepto restos de pinturas murales protogóticas que narran el asesinato de Tomás Beckett. Del siglo XVI es el Convento de la Merced, del que se conserva el claustro y la iglesia, de una sola nave y dividida en cuatro tramos. Entre los monjes a los que diera cobijo, destaca uno de los principales dramaturgos del Siglo de Oro Español, Fray Gabriel Téllez, más conocido como Tirso de Molina.

Palacios y casas solariegas Soria ruge un pasado señorial y nobilario. Prueba de ello son los numerosos palacios y casas solariegas que salpican los rincones más auténticos de la ciudad. De ese pasado caballeresco uno de los vestigios más antiguos es el formado por el castillo. La tradición atribuye al conde Fernán González la construcción de su núcleo más antiguo, siendo Alfonso I de Aragón el responsable del recinto exterior, del S. XII. Durante la Guerra de la Independencia, y tras recuperarlo de manos francesas, el general Durán mandó demolerlo, para evitar que fuera arrebatado nuevamente por las tropas enemigas.

Un olmo en el atrio de la Iglesia del Espino hace alusión a uno de los versos más célebres de Machado

Palacio de los Condes de Gómara.

Por otra parte, tras el ataque de Sancho VII el Fuerte de Navarra a comienzos del XIII, la entonces villa de Soria comenzó a ser fortificada, reforzándose a finales de siglo por Sancho IV de Castilla. Las murallas,

Intur 2013 - Descubre Castilla y León  
Intur 2013 - Descubre Castilla y León  
Advertisement