Page 14

dibujo, de magia, de mundos imaginarios. Siempre me ha gustado todo este universo y quería enseñarlo, compartirlo”. Nada-Lógico es, efectivamente, un disco que se sale de lo habitual por su manera de buscar la inspiración en lugares diferentes, por su manera de entender la música como aventura, como descubrimiento. “Es también una reflexión sobre lo que es la vida, la naturaleza, el amor, la comunicación…”, sigue David Otero. “Pasa por muchos estados, cuenta historias que unas veces son imaginadas y otras reales, pero siempre he intentado dar ese toque de magia. No quería un disco de un solo estilo y hay pop-rock, electrónica, experimental, toques folk… Camina por muchos mundos musicales”. Nada-Lógico comienza con Buscando el sol, un potentísimo tema estupendamente construido, con un ritmo trepidante, puro pop-rock con guitarras muy bien trabajadas que se entrelazan con teclados que aportan una sónica diferente para cuadrar un comienzo de disco inmejorable. Sigue La luna va y viene, que alterna el balance rítmico latino con cierto aire reggae con dureza guitarrera y acercamientos al rap, en una canción que refleja algunos de esos mundos heterogéneos que recorre El Pescao en su primer disco. Después llega Castillo de arena, el primer single del álbum y una canción que narra una historia de amor diferente, entre el hombre y la naturaleza. Es un magnífico ejercicio de pop puro, original, con un

Fiestas de

balance rítmico personalísimo con aromas caribeños y marítimos, sonidos de acordeón, predominio de la electrónica y los loops sobre las guitarras y con gran riqueza de sonidos. Y como guinda, la voz de la cantante y compositora brasileña Ana Cañas dando la réplica a la de David Otero en un dúo que encaja en la canción como un guante. El Pescao vuelve a dar un golpe de timón en Me da lo mismo, un magnífico tema, una balada que deriva en un medio tiempo delicado, suave, original y diferente. Una canción de gran elegancia que da paso a Cada día para llevar el disco a un terreno más pop con ciertos aires folk-rock en las guitarras y en la instrumentación del estupendo estribillo de un tema de construcción ejemplar. Historia de terror vuelve a cambiar de tercio y comienza con un ambiente más electrónico y un beat lindando con la música disco. Canción de club, voces tratadas, excelentes arreglos y una sónica espectacular para dejar el ecuador del álbum en un punto de gran energía. Para suavizar y relajar el ambiente llega La luz oscura del mar, una canción con un balance de gran sensualidad, muy bien cantada por El Pescao, con un estupendo arreglo de voces y un carácter acústico. Una de las más acogedoras y entrañables del disco que precede a la tremenda energía de Ramón, con guitarras potentísimas power-pop y temática urbana, que contrasta con el lirismo acústico de Como me ves voy, otro de los hallazgos del álbum por la imaginación de su desarrollo, el trabajo de las sonoridades y su aire pop-folk. En la recta final del álbum vuelve la alta intensidad con Máscara de pena, de ritmo vivo, guitarrero a tope, con sorpresas en los arreglos, dinámico y de gran voltaje. Y Nada-Lógico se cierra con No soy nadie, una canción emocional, una balada envuelta por guitarras acústicas y teclados de gran clasicismo, con un estribillo inspirado, melancólico y abandonado que deja el álbum con un magnífico sabor de boca, con la sensación de haber asistido al estreno de una obra mayor.

Piedrasblancas y día Castrillón

14

Fiestas de Castrillon y Piedrasblancas 2011  

Revista de fiestas de Castrillon y Piedrablancas del año 2011

Fiestas de Castrillon y Piedrasblancas 2011  

Revista de fiestas de Castrillon y Piedrablancas del año 2011

Advertisement