Luzazul / Iván Hernandez

Page 1



Ivรกn Hernรกndez, 2013 Algunos derechos reservados bajo licencia de CC.


Para todas las personas que inspiraron estos poemas, pero no estรกn mencionados en este libro.


índice miel fotos de gatitos ciudad dormida de lo incorpóreo sobre extrañar apuntes de geometría mezclilla impacto acudir luz azul


miel Sus ojos eran de miel miel como la del desayuno ¿Has desayunado un corazón? Yo sí, pero no queriendo. Nunca quise romper uno pero a veces tienes que hacer cosas aunque no quieras cosas como ir a trabajar cosas como ir a la escuela cosas como trabajar en una escuela o romper un corazón. A veces no hay de otra a veces no tienes elección a veces se acaba la miel del desayuno.


fotos de gatitos Sigo a alguien en twitter que se está destruyendo y viene a contarnos todo en partes de 140 caracteres contando los espacios. Hoy se ha hecho un corte nuevo, en el antebrazo izquierdo: me di cuenta por la foto que subió. Ayer publicó: "quiero morirme, no sabía que vivir era tan difícil", lo ví debajo de un tuit con la foto de un gatito. Lo ignoré, se me olvidó.


Las fotos de sus cortadas se volvieron cotidianas, como cuando publicaba que ya no quería vivir: era todo como parte del paisaje. Las cosas ya no te impactan si te acostumbras a verlas. Dejó de publicar y me pareció extraño. Días después me enteré que se hizo un corte que acabó con su vida d e f i n i t i v a m e n t e.


Me he sentido una mierda por un rato. Pero lo he olvidado viendo fotos de gatitos.


ciudad dormida Mis manos y tus pies. Tus corvas y mis brazos. Tus ojos y mis labios y tu cabello largo. Todo debajo de la sรกbana, que estรก debajo del techo, que estรก debajo del cielo de la ciudad dormida.


de lo incorpóreo Nadie ve el aire, pero yo lo respiro. No veo el canto de las aves, pero sí lo siento. Nadie ve lo que siento, pero claro que existe: no soy un insensible y eso a ti te consta. Nadie ve la esperanza, ni el amor o el odio, pero todos lo sienten, hasta tú algunas veces. Nadie ve el pensamiento y sus caminos, nadie ve -ni verálas palabras que te escribo, pero no por eso dejan de ser ciertas. Que tú no veas algo no implica que no exista.


sobre extrañar Te extraño de noche con la luz apagada. Te extraño en la parada del autobús. Extraño tu luz y tu risa liviana, las historias que hilvanas y verte a trasluz. Extraño las cosas que nunca me dices. Extraño tu humor y sus treinta matices. Extraño tus manos, tu esencia y tu piel, tus sueños, tu alma, tu forma de ser.


apuntes de geometría Siempre perdía los compases en la escuela. Quizá por eso no sé cerrar círculos. Siempre rompía las escuadras: odio los triángulos amorosos. Siempre fui muy respetuoso de las reglas y esa es una tradición que hasta hoy conservo: aún no quiero tener hijos.


Si una media luna de plástico transparente se llama “transportador”, ¿Por qué no llamarle “amor” a lo que sientes por mí?


mezclilla Yo sólo venía a comprar un pantalón de mezclilla. Nada demasiado caro, nada muy original, sólo un pantalón común de mezclilla. No vine a que me ofrecieras descuentos, no me importan tus tantos por ciento. No sé que mierda es eso de “Primavera-Verano”, sólo quiero un pantalón que me dure más de un año. ¿Es demasiado pedir que no me llames “amigo”? Sólo quiero un pantalón, no tener que hablar contigo.


Yo s贸lo quer铆a comprar un pantal贸n. Qu铆tenme de encima a este pinche vendedor.


impacto El asfalto no soporta el impacto de tus piernas enfundadas en medias negras y esas botas que traes puestas. El asfalto no soporta el vaivĂŠn de tus caderas. Ni como se mueven tus hombros redondos, ni como se encienden tus ojos tan hondos cada que alguien voltea a verte y yo te toco las piernas con los ojos.


acudir a Menta

Menta y yo solíamos ir a un café que ya no existe, donde pedíamos cherry coke y a veces un pastel o dos. Y pasábamos las horas hablando de lo que debía ser, de cómo debía ser y qué cosas debíamos hacer. Ella, con su afán de ser lo que ha soñado, yo con mi manía de escribir lo que sueño. Impasibles. Devastados. Enamorados. Perdidos. Sin un lugar al que ir -además de aquel café, que ya no existe-. Quizá es tiempo de buscar un lugar nuevo a donde ir, quizá es tiempo de acudir el uno al otro.


luz azul a Gabriela Ortiz, invierno de 2010

Tenue. Apenas se percibe o apenas quiero percibirla. Mi mente se distrae en otra cosa. La p贸cima visual de tu perfil es suficientemente fuerte. La dulce sensaci贸n de saberte sonrojada mientras te miro. Y esa luz azul que te golpea de lleno en el rostro es m谩s fuerte que cualquier cosa que pueda imaginar cosa que pueda sentir cosa que pueda percibir.


Percibo y apenas quiero continuar. Te miro sĂłlo quisiera articular Una palabra, un movimiento una caricia. Tenue, suave, apenas veo la luz azul y como acaricia tu rostro de la forma en que jamĂĄs podrĂŠ besarte, ni acercarme, ni tocarte. La luz azul.


Foto en portada: Gabriela Ortiz Mรกs de mi trabajo en http://dandomalospasos.blogspot.mx/

Ivรกn Hernรกndez

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.