Page 52

Fuentes literarias para la enseñanza de la historia

Españoles Universitarios de la década de los cincuenta, que tuvieron en la primera mitad de los sesenta el tutelaje del Sindicato Español Universitario. En ellos germinaron experiencias teatrales innovadoras, tan poco acordes con la línea ideológica de la organización que los amparaba como desafiantes de la vigilancia a que era sometida la universidad de entonces. Extinguido el sindicato falangista en 1965, pervivieron no obstante las compañías universitarias, que al amparo de la Ley de Asociaciones de 1964 se constituyeron en entidades culturales con funcionamiento y organización independientes. A la fórmula se sumaron otros grupos, que sin la procedencia universitaria, hicieron suya la experiencia que aquélla incorporaba. Los teatros independientes son la expresión en el ámbito de las artes escénicas del proceso de cambios internos que experimentó la sociedad española durante los mismos años, apreciable tanto en las costumbres, usos sociales y formas de relación como en la demanda de experiencias colectivas (el teatro es una) con nuevos formatos y contenidos. Así configurados, los teatros independientes nacidos en la segunda mitad de los sesenta se erigieron en los ejecutores de la renovación de la escena española entre 1975 y 1982. En ellos se refugiaron las más audaces propuestas literarias desde el punto de vista ideológico del llamado teatro realista, así como las innovadoras del nuevo teatro. Su consolidación generalizó la realización de modestas pero logradas producciones propias, la promoción de autores extranjeros y

Los teatros independientes son la expresión en el ámbito de las artes escénicas del proceso de cambios internos que experimentó la sociedad española

50

españoles arrumbados durante el franquismo, y la incorporación ávida al repertorio representable de nuevos autores jóvenes. Cada grupo ha recorrido su más o menos largo camino explorando formas propias que con el tiempo ha ido caracterizando su trabajo y haciéndolo singularmente reconocible para el espectador habitual. No obstante, en los últimos tiempos de la dictadura y primeros de la democracia cabe identificarlos con unas características comunes: • La búsqueda de un público distinto del que acudía al teatro comercial tradicional. • La economía de medios. Se definió en su aspecto externo este esfuerzo, a menudo sufragado por los propios integrantes de los grupos, con el expresivo nombre de «estética de la furgoneta», en alusión obvia al vehículo donde actores, decorado, vestuario e instrumentos de iluminación solían viajar llevando de aquí para allá sus espectáculos. • El desarrollo de canales de distribución mediante una suerte de cooperación que hizo posible la creación de festivales de teatro donde no había programación de temporada, ni afincados usos teatrales. Así, los festivales de Sitges, San Javier, Molina de Segura, Badajoz, Alicante, Tarragona, Vitoria, etc. • Eran grupos liderados por un director artístico que, entre otras, solía cumplir las funciones del director de escena. Muchos de los directores que en años siguientes, y aún hoy, colman la escena española, proceden de ese teatro independiente. Son los casos de Miguel Narros, Lluís Pasqual, José Carlos Plaza, José Luis Alonso de Santos, Albert Boadella, Juan Margallo o Antonio Malonda. Agotada la estética y las motivaciones que impulsaron aquel teatro, la mayoría de aquellos grupos fueron desapareciendo a comienzos de Íber Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia | núm. 71 | abril 2012

ÍBER. Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia  

Revista de Educación Secundaria

ÍBER. Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia  

Revista de Educación Secundaria

Advertisement