Page 26

Fuentes literarias para la enseñanza de la historia

de Foxá, es un contundente vaticinio: «Sé que caerás una noche…». Copiosamente cumplido, por cierto, ya que estas fuerzas, además de causar buen número de víctimas en la población republicana (combatiente y no combatiente), sufrieron una alta mortandad porque fueron abundantemente empleadas como fuerza de choque6 y tratadas por sus promotores con una actitud de la que el poema de Foxá resulta ser muy elocuente muestra. Aquí también, descubrir lo que un texto poético revela más allá de la voluntad de su autor es acercarse, por el luminoso camino de la literatura, a la estimulante complejidad de lo histórico. Romance de Abdelazis No llores, Abdelazis; no llores, que vas a España. Que el fusil te lo da Franco y en el fusil, su palabra; y está el jardín del Profeta al otro lado del agua. Ya están girando las hélices ya en el avión te embarcas, ya vuela sobre las nubes la flor morena de África. –¿De quién son esos tejados y esta huerta regalada? –Esos tejados, buen moro, son la ciudad de Granada. Sus ojos mirando al suelo se le llenaban de lágrimas. –¿Dónde está Córdoba, amigo? ¡Mi Córdoba entre naranjas! –Los rojos la están cercando, casi la tienen ganada. […] ¿Harás el té en las trincheras, Abdelazis, por España? Platerillo de Tetuán, babuchero de sus plazas, el que vendió las ajorcas 24

desde Arcila a Casablanca y en Fez no estudió el Corán porque pertenece a Francia. Sé que caerás una noche, y Alá sabe en qué batalla. No sé si será en Toledo o en Oviedo la cercada pero sé que está tu sangre defendiendo a mis campanas, mis libros de El Escorial y mis custodias labradas; que al otro lado del monte los hombres sin Dios te aguardan, con tanques de oro judío y cien banderas de Asia. Si mueres, Abdelazis, sobre los surcos de España, no el Zoco-Chico de Tánger celebrará tus hazañas ni el domador de serpientes cantará sólo tu fama. Los poetas de Castilla te dirán con lengua brava: «También tienes tu lucero, español de piel tostada». (Agustín de Foxá, 1936)

El moro engañado Vuélvete al África, moro, que España no te conviene; mira que yo sé que en ella te aguarda muy mala suerte, que el dinero que te compra es dinero que te vende, y el traidor que te ha comprado es traidor que no te teme y sabe que tu servicio lo ha de pagar con tu muerte. Vuélvete, vuélvete al África antes que los fríos lleguen Íber Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia | núm. 71 | abril 2012

ÍBER. Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia  

Revista de Educación Secundaria

ÍBER. Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia  

Revista de Educación Secundaria

Advertisement