Page 22

Fuentes literarias para la enseñanza de la historia

Hitos de un recorrido Veamos a continuación con qué materiales podemos abordar ocho temas vinculados a la historia de España (relacionados por tanto con los actuales programas de 2.º y 4.º de ESO y 2.º de bachillerato), siguiendo un orden temporal y dando entrada a ciertos elementos de historia social. Los textos poéticos propuestos son en general de fácil alcance y combinan lo que podríamos llamar fuentes primarias (textos que nos hablan, más o menos deliberadamente, de su propio tiempo) con reelaboraciones literarias sobre el pasado: • Distintos enfoques de un personaje histórico mitificado por la literatura: el exilio de El Cid, a través de fragmentos del Poema de Mio Cid, del Romance de la jura en Santa Gadea y de la recreación realizada en 1899 por Manuel Machado con el título Castilla. La comparación de esos textos permite apreciar, junto a la permanencia de ciertos elementos, la existencia de elocuentes contrastes en el tratamiento de un mismo personaje. • Imágenes de al-Ándalus como mundo rico y exótico, una de ellas neoclásica (un fragmento de Fiesta de toros en Madrid de Nicolás Fernández de Moratín) y otra romántica (Oriental de Zorrilla), acompañadas de dos romances de origen bajo medieval acerca de la erosión del reino de Granada: Romance de la pérdida de Antequera y Romance de Álora la bien cercada. • Un acercamiento a las luces y sombras de la monarquía hispánica a través de dos sonetos de contrapuesto tono: el triunfante de Hernando de Acuña, dedicado «Al rey nuestro señor» y que generalmente es conocido con el lema «Un monarca, un imperio y una 20

Los textos poéticos propuestos son de fácil alcance y combinan fuentes primarias con reelaboraciones literarias sobre el pasado

espada», y el desolado de Francisco de Quevedo titulado con el primer verso Miré los muros de la patria mía. El análisis puede completarse con unos fragmentos escogidos de El panteón de El Escorial de Manuel José Quintana que ejemplifican la visión crítica que de Felipe II tienen los ilustrados. La condición social de las mujeres puede abordarse, entre otros varios textos, con estos tres, de diversa época y naturaleza: el Romance de la doncella guerrera, tópico presente en diversas tradiciones literarias, la composición de Luís de Góngora en torno al estribillo «Dejadme llorar, orillas del mar» y las redondillas de sor Juana Inés de la Cruz iniciadas con el verso «Hombres necios que acusáis...» La crítica del siglo XVIII a los males sociales del país, y en particular a la inutilidad de la nobleza o al cerrilismo de sectores del pueblo, se muestra vivaz en el soneto de Tomás de Iriarte titulado Un caballerito de estos tiempos, y, más discursiva, en algunos fragmentos escogidos de la Sátira a Arnesto de Gaspar de Jovellanos y en El filosofastro de Moratín hijo, es decir, Leandro Fernández de Moratín. El cuadro puede completarse con una aguda mirada hacia el trabajo de las mujeres en el ámbito rural, a través de la composición titulada La vida de la mujer de un labrador de Francisco Gregorio de Salas.3 Una aproximación a las grandes referencias del liberalismo de raíz romántica puede procurarse con dos composiciones de José de Espronceda: la consagrada al Dos de

Íber Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia | núm. 71 | abril 2012

ÍBER. Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia  

Revista de Educación Secundaria

ÍBER. Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia  

Revista de Educación Secundaria

Advertisement