Issuu on Google+

1


Cruce el puente de sus finanzas Versión electrónica Capítulo 1 Gratuito Sabemos que esta obra será una bendición en su vida, gracias por bendecir la nuestra descargando esta versión electrónica.

Solicite la versión impresa, o la versión electrónica completa por un excelente precio a:

servicio@libreriaemaus.com.mx


Cruce el Puente de sus Finanzas Ana Li Cortés Publicado por: Live Community, LLC. 2533 E Chester Dr. Chandler, Az 85286 info@analicortes.com www.analicortes.com Servicios Editoriales Emaús Editor en jefe: Edgar Medina D. Av. Real San Agustín 222 Local A•1 Col. Residencial San Agustín San Pedro Garza García, N.L. México C.P. 66260 www.editorialemaus.blogspot.com e-mail: editorial@libreriaemaus.com.mx Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida en ninguna forma sin el permiso por escrito de Live Community, LLC. Edición 1. Año 2009 ISBN 978-607-00-2070-4 Categoría: Interés general / Finanzas personales / Motivación


Dedicatoria

Siempre lo he dicho: en mi vida primero está Dios, luego mi esposo y después mis hijos. Así que en ese orden daré las gracias. Dios ha sido bueno conmigo permitiéndome soñar y ayudándome a seguir adelante, el sacrificio de Jesús por mí. Ha sido mi gran maestro y me ha enseñado que en la vida tengo que hacer todo con amor y misericordia, pero sobre todo, con pasión, con la misma pasión que Él murió en la cruz por mí. Gracias a mi Chinito hermoso que más que un esposo ha sido mi compañero, mi amigo, mi cómplice y mi mayor porrista en estos últimos años de mi vida, sin él no hubiera podido escribir este libro, ni hubiera logrado alcanzar tantas metas. ¡Te amo chaparrito!, eres el mejor regalo que Dios me ha dado y mi mejor maestro de lo que es el amor en la tierra. A mis dos príncipes, Javo y Emiliano y a mis dos princesas, Anie y Yao-an. Gracias por tenerle paciencia a mami, por entender cuando tenía que estar por horas sentada en la computadora, por estar conmigo en los talleres, en el centro de entrenamiento, por dejar que mami, no sólo sea mami, sino que también sea mujer y sea la súper mamá. Este libro es para ustedes, para que


Cruce el puente de sus finanzas •VersiÓn electrónica

recuerden que todo lo que Dios ponga en su corazón es posible con esfuerzo, valentía y pasión. También quiero dar las gracias a la gente que me apoyó y me animó a escribir, a los que han estado conmigo en la batalla de cambiar mi vida, mis pensamientos, mis hábitos. A mis hermanas, Carla y Citlalli, a mi mamá que ha orado tantas noches por mí, a mis amigas y hermanas de Mujeres Latinas de Éxito. A Viviana, ya que he sido todo un reto para ella… ¡Casi una analfabeta escribiendo libros! Viviana: siéntete orgullosa, ¡tú harías escribir poemas al más burro! Gracias a todos los que han pasado por mi vida y me han ayudado a ser la mujer que soy ahora: ¡Una mujer latina de éxito!

Porque tal cual es su pensamiento, tal cual es él. Proverbios 23:7


Prólogo

ÍNDICE

Prólogo por Kim Kiyosaki. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

9

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

15

1. Aprende a ser transparente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

19

2. Aprende a ser de una sola pieza . . . . . . . . . . . . . . . .

35

3. Di no a la manipulación engañosa y sí a la persuasión creativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

45

4. ¿Dónde estoy parada? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

57

5. Las palabras no se las lleva el viento . . . . . . . . . . . .

71

6. ¿Cómo salgo de las deudas? . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

83

7. Plan de acción: de adelante para atrás . . . . . . . . . . .

103

8. El lugar de acuerdo es el lugar de poder . . . . . . . . .

121

9. El regalo de la esperanza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

131


Prólogo

D

esde el momento en que conocí a Ana Li, supe que había un lazo entre nosotras… una visión en común para un mundo en el que las mujeres, al hacerse cargo de sus vidas financieras a través de la educación, pudieran llevar esa vida enriquecida y satisfactoria que merecen. Ana y yo compartimos una pasión sincera por educar y motivar a las mujeres en el mundo del dinero. Ana se ha enfocado en estimular la mente y el espíritu de las mujeres hispanas. Así, cada día, ella lleva a cabo su objetivo. Si alguna vez has escuchado a alguna mujer decir: «Realmente quiero realizar esto, pero simplemente no tengo el tiempo para hacerlo»… entonces, ella necesita conocer a Ana Li. Ana es madre de cuatro niños, esposa, dueña de cinco negocios, inversionista en bienes raíces y fundadora de una organización dedicada a mejorar las vidas de las mujeres latinas. También conduce cinco programas de radio y es conferencista internacional. Cuando conoces a Ana, descubres que te encuentras cara a cara con un generador de energía –una energía vibrante, positiva y poderosa–. Es una mujer que hace que las cosas sucedan y que cree, como lo creo yo, que existe un mundo de oportunidades para las mujeres de todas las culturas, de actuar en maneras que mejorarán la vida de ellas y de sus familias.

Ana me recuerda al conejito de Energizer, ella sigue adelante y sin parar, con dirección y entusiasmo.


Cruce el puente de sus finanzas •VersiÓn electrónica

El mundo del dinero y las inversiones puede parecer abrumador e intimidante para muchas mujeres. Sé de primera mano, que este mundo no es tan complicado como muchas personas creen; o nos hacen creer. En realidad, no es algo fuera de este mundo. Lo que se necesita para tomar el control de tu futuro financiero son tres cosas: un tanto de tiempo, otro tanto de educación y un tanto más de acción. El tiempo, por supuesto, es una comodidad muy apreciada en particular para las mujeres de hoy en día. Muchas de nosotras somos esposas y madres, criamos a nuestros hijos, trabajamos en un empleo o carrera y manejamos el hogar. Estamos muy ocupadas poniendo a todos los demás en primer lugar. Tal vez ya es tiempo de ubicarte en primer lugar para variar. Si no te haces un tiempo hoy para preparar y crear tu mañana financiero, entonces cuando el mañana llegue, estarás en el mismo lugar en el que te encuentras ahora; o aún peor. Demasiadas mujeres dependen de un esposo para su supervivencia financiera. Esto puede ser riesgoso, dado el hecho de que en Estados Unidos, el índice de divorcios muestra que uno de cada dos matrimonios termina por disolverse. En promedio, en el primer año después del divorcio, el estándar de vida de una mujer cae en un 45%. Irónicamente, la razón número uno por la que las parejas pelean es… el dinero. Y una de las causas principales del divorcio es… el dinero. Otro dato estadístico relacionado con el dinero y el matrimonio es éste: de los adultos mayores que viven en pobreza, tres de cada cuatro son mujeres, aún el 80% de estas mujeres no eran pobres cuando sus esposos vivían. ¡Vaya! El esposo de una mujer fallece y ella no tiene idea de cuánto dinero tiene o cómo


Prólogo

manejarlo y lo siguiente que saben es que se han quedado sin nada. Ni Ana Li, ni yo, creemos que una mujer deba convertirse en una estadística financiera. Cualquier mujer, si ella lo decide así, puede tener una seguridad financiera y el control de su bienestar económico. Cada mujer debería tener paz mental cuando se trata de dinero, y la mejor forma de lograrlo, en nuestra opinión, es hacerse cargo de su propia vida financiera, comenzando desde hoy. Una vez que tomas el compromiso de hacerte cargo de tu salud financiera, vendrá la educación y esta educación te llevará a actuar. Cuando se trata de mujeres y su economía, a muchas de nosotras no nos enseñaron cómo cuidar de nosotras mismas de forma financiera, sólo recibimos el consejo: «Encuentra un empleo». Ya que éramos muy jóvenes, a muchas de nosotras se nos enseñó a depender de alguien más para nuestro bienestar económico –un esposo, un miembro de la familia o del gobierno–. Los tiempos han cambiado y para una mujer, ya no es un buen plan económico depender de alguien más para tener una seguridad financiera. Debe contar con ella misma. Ahora, ciertamente no estoy sugiriendo que las mujeres casadas se separen de sus esposos. Por el contrario; yo amo a mi esposo y planeo estar con él por mucho, mucho tiempo. Lo que pregunto es: ¿qué tan poderosa podrías llegar a ser si tuvieras la seguridad e independencia económica por tu propia cuenta –sin que importe el hecho de estar casada o soltera–? Mi experiencia es la siguiente: cuando en verdad comprendí el mundo de los negocios y las inversiones y comencé a andar por mi propio camino de independencia financiera, no sólo cambió mi vida,

11


Cruce el puente de sus finanzas •VersiÓn electrónica

sino también la relación con mi esposo… para bien. Los dos nos dimos cuenta de que estábamos juntos, no porque necesitábamos el uno del otro, sino porque nos queríamos. Esa distinción produjo más respeto, más amor y más fuerza en nuestro matrimonio. También he encontrado que la relación que las mujeres tienen con sus hijos mejora mucho cuando ellas deciden que educarse en las finanzas es una prioridad. Debido a que el dinero no es una materia que se imparta en las escuelas hoy en día; los hijos toman el ejemplo de sus padres como guía cuando se trata de economía. Cuando una mujer se hace cargo de su vida financiera, ella se convierte en un modelo a seguir increíble para sus hijos. Muchas mujeres me dicen que al estar aprendiendo acerca de finanzas, están incluyendo y enseñando a sus hijos al mismo tiempo. La educación financiera de los niños es urgente y necesaria en el mundo actual. Existen muchas, demasiadas estadísticas que apoyan la idea de que las mujeres conocen muy poco, no sólo acerca de cómo manejar el dinero, sino también de cómo hacerlo crecer, lo cual es de mayor importancia: lograr que el dinero que tenemos trabaje a nuestro favor. Por desgracia, no es extraño que las mujeres en la actualidad tengan de muy poco a nada ahorrado. El promedio de mujeres nacidas alrededor de los años sesenta – mujeres que están entre los cuarenta y sesenta años de edad– tiene un promedio de sólo $10,000 USD separados para su retiro, y la gran mayoría de ellas temen nunca poder retirarse. Como un dato positivo, las estadísticas de las mujeres hispanas que son dueñas de la mayoría de las acciones de algún negocio en Estados Unidos –¡más de 500,000 damas!– están mo-


Prólogo

tivando y haciendo notar el talento y el compromiso que han hecho las mujeres con un plan que asegurará su futuro financiero. Viajo por todo el mundo y hablo con las mujeres acerca del dinero y las finanzas, pero aún no he conocido a alguna que haya dicho: «Desearía nunca haberme dado el tiempo para recibir educación acerca de las finanzas». Al contrario, lo que he encontrado es una increíble confianza en ellas mismas, satisfechas consigo mismas y… ¡obtienen resultados! He visto vidas que se han enriquecido y han mejorado al presente porque las mujeres, en todas partes, han tomado decisiones que generaron cambios positivos. Con frecuencia, nosotras las mujeres no nos damos cuenta de lo que somos capaces de lograr hasta que salimos al mundo y lo intentamos. Y cuando lo hacemos – y tenemos éxito – nuestra autoestima levanta el vuelo. Tal vez esto sea en realidad el don más valioso de todos, porque nadie te lo puede dar, sino tú misma. Te invito a que recibas el mensaje y la información de Ana Li con seriedad. Ella es valiente, intrépida y comprensiva. Ha experimentado en su propia vida el impacto que transforma vidas al volverse inteligente y entendida con las finanzas, y le encantaría ver que más mujeres pudieran disfrutar de las recompensas de una vida financiera segura e independiente. El libro Cruce el puente de sus finanzas de Ana Li, es un recurso importante para las mujeres de hoy en día a nivel mundial. Es un honor para mí que ella me haya escogido para escribir el prólogo de su primer libro. Ser analfabeta en las finanzas ya no es una opción –no en la actualidad.

13


Cruce el puente de sus finanzas •VersiÓn electrónica

Si tomas la opción de ser la directora de tu propio destino financiero, entonces te pido lo siguiente: por favor motiva y enseña a las mujeres y las jovencitas en tu vida a que hagan lo mismo. Hoy más que nunca, necesitamos mujeres seguras e independientes en sus finanzas como un modelo a seguir. Me encantaría verte tomar este papel. Gracias, Kim Kiyosaki.


Introducción

N

o recuerdo con exactitud cuándo fue que sentí curiosidad por el mundo de los negocios. Creo que sucedió de niña, al ver cómo mi madre trabajaba arduamente; tanto, que su tiempo no le pertenecía sino a los jefes de turno, a la empresa, al proyecto, a cualquier cosa menos a ella. O tal vez sentí curiosidad por los negocios de tanto ver a mi abuela materna «mamá Violeta» con su negocio de ropa. Ella era una mujer con unas dotes admirables para hacer empresa, y por eso en la casa que tenía construyó un cuarto a un costado y ahí habilitó su vendimia. Recuerdo que ella iba a otra ciudad y en un mercadito de saldos compraba grandes cantidades de retazos de tela; los traía, los clasificaba y posteriormente los vendía en su pequeño negocio. Me llamaba mucho la atención y me llenaba de esperanza el darme cuenta que la gente venía semana tras semana a darle el «abono»; y pensaba que quizás un día yo también podría recibir dinero semana tras semana, por el sólo hecho de dedicar un poco de tiempo para escoger ropa o telas. Esa idea me resultaba increíble. El dedicar tu tiempo a una actividad que te gustaba y que además te daba dinero continuo era, con toda franqueza, algo


Cruce el puente de sus finanzas •Versión electrónica

maravilloso. Ahora bien, la historia acerca de cómo me comprometí con mis finanzas fue diferente. Aprendí a fuerza de perder dinero, de invertirlo de manera equivocada o simplemente al despilfarrarlo. Creo que muchas de nosotras solemos aprender de esta manera, porque lo cierto es que ni en la escuela, ni en nuestras casas se nos enseña siquiera lo básico acerca de cómo administrar las finanzas personales; y menos aún, de cómo capitalizar nuestra economía hacia la abundancia. Fue en el año 2000 cuando comencé mi primera empresa de manera formal (aunque había tenido algunas en el pasado, ninguna había durado más de seis meses). Y para mi fortuna, esta empresa resultó ser todo un éxito. Ganaba el dinero que deseaba, de modo que empecé a flotar en abundancia financiera, aunque por inexperiencia, el gusto de tener esas cantidades de dinero en mis manos duró poco, ya que no sabía cómo invertirlo de forma adecuada. A esta empresa le siguieron otras más. Desde una revista especializada en comercio exterior y algunas librerías, hasta una boutique de ropa para maternidad. Sólo con ver una necesidad, en mi interior se encendía el deseo de empezar a hacer algo en esa rama del mercado.

16 • Ana Li Cortés


Introducción

De esa manera aprendí a hacer negocios sin una gran inversión, pues me encanta crear empresas de la nada y sin mayores recursos. Puedo decir que he hecho de todo: desde lavar platos y cuidar niños, hasta tener la consultoría comercial que tanto soñé. Sin embargo, nunca tuve un plan específico de negocios, pues no lo creía necesario ya que mi tendencia natural es enfocarme más en los resultados que en los procesos. No obstante, reconozco que me hubiera encantado aprender con anterioridad acerca de las técnicas de planeación estratégica, porque así me habría ahorrado muchos dolores de cabeza. A pesar de ello, puedo ver que a través de cada dificultad, de cada derrota, de cada pérdida y fracaso, he aprendido algo. Al final, ha sido este conjunto de experiencias aprendidas a fuerza de golpes, lo que me ha hecho crecer y aprender más de mis potenciales y cómo usarlos provechosamente en el mundo de los negocios. Puedo decir que he tenido todo lo que he deseado: negocios, familia, una casa, libertad, todo; incluso el valor suficiente para decidir un día cualquiera, venderlo todo y emigrar a otro país. Hoy tienes en tus manos el fruto de un sueño fantástico, que no es tan sólo el de escribir libros, ni siquiera el de compartir mis experiencias o conocimientos; sino el de tomar tu mano y llevarte capítulo a capítulo a cruzar conmigo el Puente de tus finanzas.

17


1 APRENDE A SER TRANSPARENTE «Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo». Albert Einstein

n cierta ocasión, estaba con una persona a quien le había ofrecido treinta minutos de asesoría personal sobre sus finanzas. Para llevar la conversación a un clímax de reflexión que facilitara la charla, le lancé una pregunta inicial: ¿Estás consciente de cuáles son tus fortalezas y debilidades? Para mi asombro, esta persona ni siquiera sabía de lo que le estaba hablado. Así que volví con una pregunta menos agresiva: ¿Cómo te ves a ti mismo? Aunque la persona

E


Cruce el puente de sus finanzas •Versión electrónica

respondió luego de algunos balbuceos e indecisiones, esta vez su respuesta estuvo por completo fuera de contexto. De igual modo, he conversado con una innumerable cantidad de mujeres que, con tal de seguir justificando y sosteniendo una posición errada en cuanto a las finanzas —aun cuando los resultados y frutos en su economía diga lo contrario—, asumen actitudes obstinadas y poco enseñables en el tema de la economía personal. Muchas de ellas defienden a capa y espada su punto de vista; y no sólo eso, incluso creen con una facilidad bestial la gran cantidad de mentiras que ellas mismas han creado, para seguir viviendo con lo que muchas llaman «tener todo bajo control». Un penoso olvido Es triste admitirlo, pero los seres humanos nos hemos olvidado de ser transparentes, hasta con nosotros mismos. Tenemos tanto miedo de mostrarnos tal y como somos, que caemos con facilidad en la maldición del autoengaño, en demostrar a toda costa lo que no somos. Sin embargo, hay que decir que si la brújula de la honestidad y la verdad no es la guía primaria que rige nuestras vidas, es poco probable que triunfemos en cualquier área, y menos en el desafiante mundo de las finanzas. Hasta que no sepamos con certeza quién está dentro de nosotras o quiénes somos con todas nuestras virtudes, potenciales, debilidades y carencias, no podremos tener negocios y finanzas exitosas. Ésa es la única manera de conducir nuestra 20 • Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

vida por el sendero del triunfo, en cada paso que demos y en cada decisión trascendental que tomemos. Además, cuando sabemos cuáles son los hilos internos que nos mueven, proyectaremos una imagen correcta ante los demás sin ningún tipo de complejo o alteración. Una elección más adecuada La transparencia no es fácil, porque nos exige estar preparados de forma mental y emocional para reconocer con honestidad, toda la porquería que hemos almacenado en nuestra mente y corazón. Todo ese bagaje dañino que arrastramos con los años ni siquiera lo colocamos nosotras, sino que fue depositado por las personas que más nos han influenciado desde la infancia hasta el presente. La gran mayoría de nosotras conocemos muy bien esa suciedad; y ya que conocemos su apariencia y olor, optamos por cerrar la puerta y fingir que no vemos y que no percibimos el desagradable aroma. Con base en el fingimiento y la indiferencia, comenzamos el triste camino del engaño. Poco a poco aprendemos a ver cosas que no existen, a ignorar lo más evidente y a mentirnos a nosotras mismas, con el fin de no tener que hacer un inventario de todas las pestilencias internas que nos consumen. Es claro que este equipaje interno influye en todas las áreas de la vida. Desde la autoestima, las relaciones interpersonales, la 21


Cruce el puente de sus finanzas •Versión electrónica

vida espiritual, hasta las finanzas personales. No obstante, cuando alguna de nosotras se abre y decide ser transparente consigo misma, puede entonces verse tal como es, sin hacer juicios ni evaluaciones apresuradas. Esta percepción reposada pero honesta le permite, además, hacer un inventario que con el paso del tiempo le ayuda a decidir lo que sirve y lo que no, sin sentimientos de culpabilidad, de drama o de chantaje. Lo importante de la transparencia personal Pero por lo general, la transparencia no estuvo entre los valores que nos fueron impartidos. En cambio, aprendimos a fingir; a asumir que todo estaba bien o que todo estaba mal. Nos enseñaron a olvidarnos de la realidad que no convenía, a ver con ojos de indiferencia lo que en verdad estaba adentro o lo que en realidad queríamos, y tomar con seriedad sólo aquello que nos ayudaba a dar una imagen exterior agradable, incluso cuando no fuera real. Con tristeza nos fuimos acostumbrando a una imagen ficticia, fantasiosa; hasta que ya no fuimos capaces de reconocer quién estaba dentro de nosotras. Nos alejamos tanto de nuestro verdadero ser interior, que ya no pudimos ver con trans22 • Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

parencia. En lugar de esto, mirábamos a través de todas estas creencias falsas que aceptamos para ser «perfectos» ante la sociedad en que vivimos, y mantener así, ante todo el mundo, la idea de que estamos bien, que estamos en lo correcto. En síntesis, la transparencia individual es tan importante como conocer tu nombre, tu fecha de nacimiento, los números de tu cuenta de banco, etc. Las mujeres —y hombres también—, aprendemos a actuar de acuerdo con lo que se espera de nosotros. Tal vez siempre hayas pensado que puedes ahorrar dinero sin ningún problema. Sin embargo, para los demás eres una despilfarradora incapaz de ahorrar un sólo centavo. Entonces, en el momento en que decides con seriedad abrir tu primera cuenta de ahorros, te sientes ridícula, hipócrita; y piensas que si alguien llegara a enterarse, se reiría de ti; al fin y al cabo, eres una despilfarradora. Ésa es la etiqueta que se te ha fijado; por tanto, eso es lo que se espera de ti, que despilfarres y no que ahorres, pues lo primero es lo que te «distingue» de las demás. En realidad, sí puedes cambiar en el momento en que lo desees. El asunto es que no queremos pagar el precio de tener que enfrentar la ironía y la burla con las que algunos individuos nos tratan. El escepticismo de aquellos que conocen nuestras debilidades, a menudo resulta ser una barrera anímica difícil de franquear. Sin embargo, hay que pensar que se puede usar el escepticismo de otros con respecto a nosotras de forma positiva, 23


Cruce el puente de sus finanzas •Versión electrónica

como combustible efectivo para nuestras motivaciones, como el desafío moral que enciende el deseo de alcanzar la meta. Lo que otros piensen de ti no debe ser el problema, sino lo que tú pienses de ti misma, ¿no es así? Si tú crees que puedes, entonces puedes, aunque los demás piensen lo contrario. Al final, ¿quiénes serán los engañados? En la vida cotidiana, repetimos todos los estereotipos que nos han «colgado» y que nosotras hemos terminado por adoptar como propios, aun cuando ni siquiera nos sintamos bien con ellos: «¡Es que es lo único que podemos ser!», solemos pensar. Una buena nueva Pero tengo una buena noticia para ti. Éste es el día en que aprenderás a ser transparente contigo misma. Para comenzar, hazme y hazte un favor. Sacúdete la vergüenza y mírate tal y como eres. No te juzgues; sólo mira en tu interior como si fueras otra persona; mírate con misericordia, como cuando ves a alguien de quien sabes que no ha tenido oportunidades en la vida más que aquellas que lo han traído hasta el punto en el que se encuentra ahora. Mírate con amor, como nunca antes te has visto. Mírate con pasión, como cuando quieres ayudar a alguien a cambiar el rumbo de su vida; mírate como Dios tu padre, te mira. No te mires con pena, con angustia, con coraje, con desesperación. Más bien, piensa que por primera vez podrás ver a esa persona 24 • Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

que existe dentro de ti; que podrás conversar, evaluar, ayudar y preguntar. Imaginemos juntas unos momentos Durante los talleres que imparto, al momento en que explico lo que sucede cuando por primera vez haces una evaluación acerca de quién eres, hago lo siguiente; así que te invito a leer las instrucciones y disfrutar: Para comenzar, cierra los ojos. Imagina que estás frente a tu guardarropa lleno de prendas. Siempre has deseado vestirte muy bien, pero por desgracia no sabes cómo, ni cuándo, ya que alguien puso una venda en tus ojos, y esa venda te impide ver qué es lo que tienes en tu guardarropa. Así que día tras día, entras a tu closet y lo único que haces es tomar una prenda, sin saber si combina o no. Sólo te aseguras de que esta prenda cubra lo suficiente y funcione de forma adecuada, para que luego la gente no se queje de tu desnudez. Pero entonces, ellos se quejan porque no combinas apropiadamente lo que usas. Es posible que la prenda que llevas no armonice con quien eres en realidad, pues el color que estás usando en tu blusa no va con tu color de piel. La realidad es que ya te acostumbraste a vestirte sin saber qué es lo que estás usando; lo cual hace mucho que dejó de importarte. Te has acomodado tan bien a esa situación, que incluso te justificas diciendo: «Para tener los ojos vendados, la verdad es que lo hago muy bien». 25


Cruce el puente de sus finanzas •Versión electrónica

Sin embargo, un día alguien te comenta que tienes muy buen gusto para vestir, y que lo único que te hace falta es poder ver, para escoger de forma acertada. «¡Qué tonto!» piensas tú, «¿es que no ve que tengo los ojos vendados?» Pero esta persona insiste en que ha reconocido en ti un gran potencial para combinar ropa. Esto te perturba, te enoja. Te parece insolente, y piensas: «¿Acaso no entiende? ¡Yo nunca podría escoger bien! Ni siquiera pude escoger el tener esta venda en los ojos, y ahora sólo tengo que conformarme a vivir con ella». Sin embargo, esta persona continúa insistiendo, hasta que llega un momento en que empiezas a dudar si en realidad deberías tener la venda puesta o no. La verdad es que nunca has tratado de quitártela. No es que no lo hubieras considerado, más bien, es porque te parecía que todo el mundo esperaba que la tuvieras puesta para que no pudieras escoger de tu guardarropa. Piensas; «Si está ahí, es por alguna razón. No voy a ser yo quien rompa las reglas para que luego todo el mundo me vea como la persona que se volvió loca y se quitó la venda». ¿Qué si al quitártela encuentras que era mucho mejor tenerla?, al fin y al cabo, así no te dabas cuenta de esa realidad que te asusta porque no la conoces. Alguien la puso ahí por alguna razón. ¿Y si al dejarla te das cuenta que de manera ingenua, eras la única persona con una venda?

26 • Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

A fin de cuentas, después de pelear contigo misma durante días y noches (esas peleas mentales que solemos tener con nosotras mismas, en las que nos preguntamos, nos contestamos, nos gritamos y nos sentimos tontas una y mil veces), una de esas noches, alrededor de las tres de la mañana, te incorporas en tu cama y te desatas la venda de los ojos. Miras a tu alrededor y descubres que algunas cosas te encantan y otras te parecen horrorosas. Entonces sales corriendo de tu cama y llegas a tu closet… Por primera vez observas todo lo que allí se encuentra. Has esperado este momento toda tu vida, que piensas: «¿Qué es eso de vestirse sin saber si lo que uno usa en realidad refleja quién eres?» Miras arriba y abajo, y descubres ropa vieja que tú seguías usando porque pensabas que aún podía darte los resultados deseados. Es ropa que ya ni te queda bien y que además te marca los gorditos de la cintura más de la cuenta. También descubres algunas otras cosas que están completamente fuera del contexto que constituye tu verdadera personalidad. Observas que hay ropa que está ahí sin haber sido estrenada siquiera, y que no te has atrevido a usar sólo porque no sabes cómo te quedará. También encuentras algunas prendas que te habría gustado saber con anterioridad que estaban allí. ¡Que las tenías ahí justo frente a ti!

27


Cruce el puente de sus finanzas •Versión electrónica

Por primera vez, observas tu guardarropa en todo su esplendor, y puedes hacer una evaluación concienzuda para decidir qué se queda y qué se va. Así puedes determinar si alguna prenda ya no concuerda con tu edad o con tu plan de vida. Por primera vez, sacas y tiras, admiras y valoras toda la ropa que por años no habías podido ver. Así es como quiero que te veas. Como si por primera vez pudieras evaluar quién eres, qué tipo de pensamientos tienes, cómo actúas y cómo reaccionas. Después, quiero que hagas una pregunta: Esta persona que soy ahora, ¿me dará los resultados financieros, familiares y personales que deseo en mi vida? Tal vez sea hora de hacer algunos cambios en tu guardarropa. Primero, tienes que darte la oportunidad de quitarte la venda, para que así puedas hacer una evaluación real de quién eres. Ser transparente y quitarse la venda de los ojos no es fácil. Es mucho más fácil permanecer con ella y acostumbrarse a la indiferencia, asumir que nada pasa; pero la verdad es que el

28 • Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

resultado final habla mucho más de la inconveniencia de continuar con la venda, que de quitársela. Algo por hacer Llora si sientes que quieres llorar. Grita, patalea, incluso ¡enójate contigo misma!, pero decide que ésta será la última vez que lo harás por las razones equivocadas; por no saber quién eras en realidad y por qué las circunstancias adversas fueron mucho más fuertes que tú y siempre acababan por doblegarte. Es posible que sientas un terrible coraje; tal vez pienses que es una locura, que esto no dará resultado, que estás actuando de forma equivocada. Recuerda, si crees que funciona, será efectivo para ti. Si piensas que no dará resultado, entonces estás cerrando la puerta de las oportunidades. Mas si lo haces, acepta con honestidad que fuiste tú misma quien lo hizo, no culpes a nadie. Nadie además de ti misma tiene responsabilidad ni parte en los resultados que obtienes en tu vida. Así que amada amiga, hoy te invito a que eches fuera todas esas emociones que te perturban y continuemos con el siguiente ejercicio. 29


Cruce el puente de sus finanzas •Versión electrónica

Elabora una lista de todas las actitudes, paradigmas, mapas mentales, ideas, hábitos; cualquier cosa que no te gusta de ti y que quisieras cambiar para poder alcanzar tus metas. A un lado escribe la palabra por la que quisieras cambiarla. Después, dobla la hoja y pégala cerca de algún lugar donde puedas verla con facilidad. Ponla por el lado donde escribiste lo que quieres llegar a ser. Los lugares que recomiendo para pegar esta hoja son: el baño (sí, ahí donde nadie te molesta y de cualquier manera quieres leer algo), la puerta de tu refrigerador, enfrente de tu escritorio… Ponla en los lugares donde acostumbras pasar mucho tiempo. Cada vez que estés cerca, léela diciendo: «Yo soy etc., etc.», y luego termina con la frase «¡AHORA!» Este ejercicio practicado con regularidad da mucho poder. Declarar que ya eres lo que escribiste es un ejercicio que funciona porque el subconsciente empieza a alinearse poco a poco con la realidad que estamos proclamando. Para cuando termines de leer este libro, también habrás terminado con hojitas dispersas por todos lados; esa es la idea, que tú misma te entrenes y aprendas a estimular tu subconsciente de forma tal que puedas reinventarte a ti misma las veces que sea necesario. El arte de reinventarnos Si te estás preguntando: «Pero, ¿por qué necesitaría yo reinventarme?», te sugiero que pienses en esto: cada vez que cambiamos de trabajo, de amistad, de pareja o cuando tenemos un hijo; algo en nuestra vida cambia. Necesitamos reinventarnos íntimamente para poder aprender a lidiar con ese 30 • Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

nuevo reto que comienza en nuestra vida. De modo que tú puedes ir cambiando tus listas, dependiendo de lo que vas logrando y lo que se va modificando en tu camino. El punto es: que la meta final no se modifique; sin embargo, si en el proceso de auto-crecimiento tuvieras que hacerlo con el fin de perfeccionarla o enfocarla mejor, entonces, ¡adelante! Hazlo sin dudarlo. No hay nada más gratificante que subirte a la siguiente montaña y ver que todavía hay mucho más por conquistar. Amigas, yo he aprendido que hay cosas que no son opcionales en la vida. Ser quien debes ser, no es una opción. La transparencia contigo misma tampoco es opcional; tiene que ser un DEBER. Porque si no eres transparente, estás permitiendo que alguien que no eres tú viva tu vida. Esa persona que no conoces bien porque no eres tú, es un intruso que se ha colado en tu personalidad y te ha hecho creer que no hay nada más qué hacer, que sólo te resta vivir la vida del mismo modo en que la has estado viviendo. Mi consejo para ti en ese sentido se resume en las siguientes líneas: Pon color a tu arco iris, date la oportunidad de amarte y respetarte. Dios tiene pensamientos de bienestar, de grandeza y prospe31


Cruce el puente de sus finanzas •Versión electrónica

ridad para ti. Hazte el favor de sacudirte la vergüenza, mírate tal y como eres. Atrévete de una vez por todas a ser transparente contigo misma.

Si no tienes respeto por ti misma, nadie más lo tendrá.

32 • Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

33


Cruce el puente de sus finanzas •Versión electrónica

34 • Ana Li Cortés


Acerca de Ana Li Cortés

Ana Violeta Cortés de Li es consultora en el desarrollo personal y de negocios, autora, conductora de radio, visionaria y líder de mujeres. Después de haber fundado y dirigido con éxito varios negocios de importaciones-exportaciones y de patrocinios de conferencias y seminarios para líderes en México, Ana se mudó con su familia a Phoenix teniendo un impacto inmediato con la comunidad Hispana. Fundó L.I.V.E. Community LLC, que se enfoca en el desarrollo personal y Mujeres Latinas de Éxito que es una organización sin fines de lucro dedicada al bienestar de los negocios y de las familias hispanas en Arizona. Conduce el show radial Mas allá del dinero, un programa dedicado al tema de los negocios y las finanzas. Sus ratos libres los pasa al lado de su esposo, con quien cría cuatro hijos; además de tomar tiempo para leer, escribir y promocionar el liderazgo entre la comunidad hispana.


Contacto

Ana Li Cortés www.analicortes.com www.analicortes.com

info@analicortes.com

Mujeres Latinas de Éxito www.mlde.org

ana@mlde.com

Live Community, LLC. Live Community, LLC. Phoenix, AZ.

ali@livecommunity.us

Servicios Editoriales Emaús www.editorialemaus.blogspot.c www.editorialemaus.blogspot.com editorialemaus.blogspot.com

Monterrey, México.

editorial@libreriaemaus.com.mx

Tel. 52 [81] 8363•7757


Nos entusiasma el saber que este libro le ha ayudado. Por favor envíe sus comentarios a: info@analicortes.com Muchas gracias.

Solicite la versión impresa, o la versión electrónica completa por un excelente precio a:

servicio@libreriaemaus.com.mx Servicios Editoriales Emaús editorial@libreriaemaus.com.mx



Cruce el puente de sus finanzas, Capítulo 1