Page 1

Pag. 06

Pag. 08

Pag. 09

Los dos grandes propósitos de Dios

Activa Israel

Dones y Ministerios

Guía de Adoración e Intercesión Edición 101 • Mayo 2017

Suplemento de Edificación para el Cuerpo de Cristo A.M.M. de Rony Chaves


EL LLAMAMIENTO ES IRREVOCABLE Dios ha confiado Su Obra en las manos de los hombres. Este es un impresionante acto de Su fe. La gran responsabilidad de evangelizar a las naciones y de edificar a Su Iglesia está en los hombres que atienden Su glorioso “llamado”.

Huellas históricas de Pág. 04 La manifestación Profética

¡ DISFRÚTALO !

Los dos grandes propósitos de Dios Pag. 06 En la formación de un hombre

Mayo 2017

El Llamado al Ministerio III Parte

Contenido

Por eso vemos con buenos ojos en Arpas y Copas dejar en los estimados lectores temas de buena enseñanza sobre ese maravilloso e irrevocable llamado del Altísimo Dios.

Activa Israel en Imágenes Pág. 08 Activa Perú Dones y Ministerios Pag. 09 Agenta de Oración La Naturaleza y funciones del Profeta La ley de la siembra y la cosecha 40 AÑOS en el Ministerio de Rony Chaves

La Esencia de Todo: “Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas. Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado. Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina; y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda. Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y vi sentados en los tronos a veinticuatro ancianos, vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en sus cabezas. Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios” Apocalipsis 4:1-5

P

unción.

Pag. 10 Pag.11 Pag. 12

Poder y carácter:

Fundamentos del Trono del Dios Omnipotente ara mí es fundamental: el vivir bien; el vivir en la santidad que Dios nos demanda en Su Palabra, garantiza el fluir del poder y de la

En estos días modernos de libertinaje evangélico y del triste avance y proliferación de los movimientos lésbicos y gay en el mundo, bien vistos por algunos, un mensaje de santidad y vida correcta, no es muy popular. Pero, debo afirmar que, la popularidad de un mensaje, no indica que no sea el correcto y el necesario para detener a una sociedad que se desbanda en el presente por caminos de escepticismo, perversión y rebeldía contra Dios y Su Ley. La santidad debe ser hoy, como lo fue ayer, la norma de vida y conducta de quienes siendo llamados por el Eterno a servirle, pretenden ser “sus líderes y sus ministros apostólicos”. La diferencia entre líderes mundanos y líderes cristianos debe ser su forma de vivir, apegada a la obediencia absoluta a la Palabra de Dios y sometida plenamente

a la adoración del Padre y a la dirección del Espíritu y a la comunión con El. La tesis sostenida en este libro es que la unción no siendo el poder, requiere de que quién pretenda tenerla y suministrarla, viva lo que predica. Solo viviendo para Dios y permaneciendo en Su Palabra, recibiremos de El Su vida, llámese unción, para impartirla a otros. Les guste no a muchos, caminar el camino de santidad es la única garantía de que posees la unción y vida del Espíritu de Dios. Dos son los pilares del Trono de Dios: Poder y Carácter. El Eterno Dios Todopoderoso es el Poderdante Máximo del Universo. Con Su poder creativo infinito hizo y sigue haciendo todas las cosas; pero es por causa de Su carácter maduro; puro y santo que El utiliza Su poder sólo para los propósitos determinados por Su Soberana voluntad.

Apóstol Dr. Rony Chaves

La Autoridad de Dios emana de Su carácter; El es recto, porque practica la rectitud, es leal, fiel, justo y verás, porque El practica la lealtad, la fidelidad, la justicia, la pureza y la verdad. Por lo que Dios es en Sí mismo, por lo que practica y “vive” entonces tiene Autoridad; toda la Autoridad. Si un hombre pretende tener “autoridad” en su ministerio, que ya definimos en las páginas anteriores, que no es lo mismo que “poder”, debe vivir correctamente lo que Dios demanda en Su Palabra. Será su carácter formado y madurado; ataviado de lealtad, honestidad, verdad, justicia, fidelidad, rectitud, pureza y santidad, lo que, le dará la facultad o autorización para usar el poder de Dios. SERA EL CARÁCTER DE CRISTO FORMADO EN ÉL, LO QUE LE DARÁ AUTORIDAD EN EL REINO DE DIOS . Amén.

Ese carácter santo, es lo que le faculta para usar Su poder para edificar Su reino.

“ Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios; a él oiréis;…” Deuteronomio 18:15


04

Edición 101 | El Llamado al Ministerio Parte III

HUELLAS HISTÓRICAS DE LA MANIFESTACIÓN PROFÉTICA MOP #1: DIOS ES UN DIOS PROFÉTICO. La tierra fue creada como un lugar habitable para la humanidad mediante una concepción profética. Elohim usó únicamente el poder de Sus palabras para organizar todo el planeta. No empleó la fuerza de Su mirada, ni la potencia de Sus pensamientos ni siquiera la autoridad de Su Espíritu, que por aquel entonces se movía sobre la faz de las aguas. Fueron necesarios los dichos de Su boca para que todos los elementos se organizaran correctamente. A través de todo el proceso de la creación se pueden distinguir dos fases: Primeramente vino la ordenación de los elementos y luego la generación de la vida. Durante la etapa inicial el Señor empleó un patrón que se repitió constantemente. En primer lugar creó con Sus palabras y luego nombró lo que había creado, dándole de esa forma un propósito. Esto establece una máxima a nivel natural de orden básico, que afirma que todo lo que se observa sobre la faz de la tierra fue concebido desde la Palabra Divina llevando implícito un plan divino para su existencia. No hay nada que exista naturalmente que carezca de un propósito. Génesis 1:3-10 “Dijo Dios: Sea la luz. Y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena, y separó la luz de las tinieblas. Llamó a la luz”Día”, y a las tinieblas llamó “Noche”. Y fue la tarde y la mañana del primer día. E hizo Dios un firmamento que separó las aguas que estaban debajo del firmamento, de las aguas que estaban sobre el firmamento. Y fue así. Al firmamento llamó Dios “Cielos”. Y fue la tarde y la mañana del segundo día. Dijo también Dios: Reúnanse las aguas que están debajo de los cielos en un solo lugar, para que se descubra lo seco. Y fue así. A la parte seca llamó Dios “Tierra”, y al conjunto de las aguas lo llamó “Mares”. Y vio Dios que era bueno”. En la segunda fase del proceso el Padre Celestial no solo crea, también establece un ciclo ininterrumpido de la vida. Esto inicia con la creación de la semilla, luego con el establecimiento de los astros que dan a luz las estaciones, días y años y terminando en los seres marítimos, alados y terrestres. Es precisamente de la boca de Dios que surge la vida, igual como sucede hasta hoy. A través de esta capacidad creadora el Eterno demuestra su naturaleza profética sin igual. A diferencia de la etapa inicial, donde solo había una organización de los elementos, en esta segunda se crea un proceso que carece de final. Era únicamente reproductivo (“multiplicad y fructificad”). Como es de sobra conocido, con la llegada del pecado ese proceso interminable se convirtió en un ciclo, donde todo ser nacía, crecía, se reproducía y luego moría. En resumen, el proceso de la Creación evidencia incuestionablemente que Dios es un Dios profético por excelencia. De Sus palabras mana la vida y es de ellas que se genera el mayor poder que existe sobre la tierra, tanto para ordenar, como para traer las cosas de la inexistencia a la realidad palpable. MOP #2: EL PODER PROFÉTICO CREA A LA HUMANIDAD. Posterior a la creación de todos los elementos necesarios para permitir la vida sobre el planeta tierra, Elohim decidió formar

al hombre y posteriormente a la mujer. A diferencia de la creación de los demás seres vivientes, la humanidad fue creada mediante un proceso más complejo. El Señor primero constituyó el cuerpo del hombre y luego Él mismo intervendría para dar de Su Espíritu a aquel ser viviente. Génesis 1:26-27 ‘‘Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y tenga potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”. Después de crear el cuerpo de Adán, Dios hizo algo muy distinto al resto de sus creaciones: sopló de Su aliento sobre él impartiéndole así Su propia esencia. Génesis 2:7 ‘‘Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, sopló en su nariz aliento de vida y fue el hombre un ser viviente”. Esa distinción que Elohim hizo con el hombre permitió que sobre él se estableciera un don particular, el cual va más allá de la autoridad para administrar la tierra y los seres que la habitan. A través de ese soplo divino se le impartió a la humanidad la capacidad profética de la cual era dueño, hasta ese momento, únicamente el Creador. Esa característica de la humanidad se evidencia en la Palabra cuando se asegura que, tanto el hombre como la mujer, fueron creados a Su imagen y semejanza. Es por ello que vale la pena analizar en mayor profundidad esa cualidad de la humanidad. ¿A qué se refieren las Escrituras específicamente cuando señalan que la humanidad fue constituida a “nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”? Al entender que ni el hombre ni la mujer tienen el cuerpo de Dios, tampoco su temporalidad ni su capacidad física y menos su conocimiento, porque el Altísimo es Omnisciente, Omnipotente y Omnipresente se genera un concepto más complejo de lo que en inicio aparenta. Una buena respuesta a tal pregunta podría encontrarse al comparar a la humanidad con los animales, ya que ellos de igual manera fueron creados por Dios, sin embargo, no a Su imagen y semejanza. Eso llevaría a preguntarse por ejemplo: ¿Cuáles son las principales semejanzas y diferencias entre el ser humano y el resto de seres vivos? Si bien el resto de criaturas realizan los mismos procesos biológicos que las personas: (nacen, crecen, comen, defecan, se reproducen y mueren) es muy evidente que no son iguales. Basta con echar un simple vistazo para saber que existen cientos de especies de mamíferos, sin embargo, ninguna de ellas es semejante a la raza humana. Actualmente los estudios científicos de múltiples disciplinas han permitido concluir que la gran diferencia que separa a la humanidad del resto de seres vivos es su capacidad creativa o creadora. Los seres humanos no solo se limitan a desarrollar los ciclos biológicos esenciales para la vida, van más allá. Buscan comodidad, entretenimiento y formas para facilitarse el trabajo y para ello han necesitado crear

herramientas, nuevos mecanismos de producción y han ocupado de su creatividad para darle nuevos usos a elementos ya existentes. Los simios, por ejemplo, que son las criaturas con mayor semejanza en comparación con la humanidad, son incapaces de convertir el barro en una vasija o un trozo de rama en una flecha, mucho menos frotar dos piedras para generar fuego. Esa habilidad de tomar un elemento intrascendente y convertirlo en algo útil está solo vigente en la raza humana. Destreza que en gran medida es la razón de su dantesco progreso. Particularmente esa habilidad (creativa o creadora) que diferencia a la humanidad del resto de seres vivos es también la semejanza más importante, que las personas guardan con su Creador. Si bien no tienen Su cuerpo, ni Su temporalidad, ni Su capacidad, poseen la habilidad divina de pensar en lo que no existe todavía, como si ya fuera para luego traerlo a la existencia. Como conclusión se puede establecer que: la “imagen y semejanza” a la que se refieren las Escrituras es al mismo tiempo la gran diferencia que la humanidad posee con el resto de seres vivientes en el planeta. Los hombres y mujeres tienen en su esencia la capacidad de gestar el mismo proceso que el Padre llevó a cabo durante la Creación; trasladar de los pensamientos a las palabras primero, para luego construir propósitos y por último crear un producto específico. Esa misma esencia profética que está presente en Elohim le fue ministrada a la humanidad, cuando el Señor decidió soplar aliento de vida sobre Adán. MOP #3: ¿SE PIERDE EL “SOPLO DE VIDA” CON EL PECADO? La máxima profética a través del cual la humanidad fue creada, mencionada en el punto anterior, se mantuvo vigente aun cuando el acto sexual se estableció luego para dar vida. Como parte de ese proceso perfecto de Creación, donde el balance era indispensable, el sexo vino a jugar un papel clave para transmitir más que rasgos físicos de una generación a otra. La procreación de un ser humano significaba también que este recibiría un legado espiritual de sus padres. Así como el Padre Celestial les transmitió Su herencia a Adán y Eva. Clara evidencia de lo anterior es la sentencia de juicio que se establece sobre el pecado de los padres sobre los hijos por varias generaciones y de igual manera se manifiesta que el poder del pacto de Dios con los progenitores afectará a su descendencia infinitamente. Éxodo 20:5-6 “No te inclinarás a ellas ni las honrarás, porque yo soy Jehová, tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia por millares a los que me aman y guardan mis mandamientos”. Se logra concluir entonces que al reproducirse Adán y Eva estos les transmitieron a sus descendientes la esencia profética impartida por el Creador y de igual forma sus hijos a sus nietos y así sobre toda la humanidad. Actualmente el cuerpo de las personas no

Profeta Pavlo Chaves se forma del polvo de la tierra. Nadie discute que es el vientre de las madres de donde surgen los niños, por lo tanto, ese hermoso ciclo ha venido a representar el soplo de vida, que recibieron los primeros seres humanos. Hay contundentes evidencias bíblicas que demuestran cómo el Padre Celestial está absolutamente Involucrado en el proceso embrionario. El Todopoderoso está tan pendiente de ese periodo como lo estuvo durante la creación de Adán y Eva. Salmos 139:13-18 “Tú formaste mis entrañas; me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré, porque formidables y maravillosas son tus obras; estoy maravillado y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, aunque en oculto fui formado y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar ni una de ellas. ¡Cuán preciosos, Dios, me son tus pensamientos! iCuán grande es la suma de ellos! Si los enumero, se multiplican más que la arena. Yo despierto y aún estoy contigo”. El salmista aclara contundentemente cómo todo ese proceso originario tiene íntima relación con el Creador. No cabe la menor duda de que el Señor se integra de pleno durante ese periodo de formación. Es más, tal como está escrito es Dios quien se encarga de que ese ciclo de gestación no se quede solo en eso, sino que se convierta en vida. Salmos 22:9-11 ‘‘Pero tú eres el que me sacó del vientre, el que me hizo estar confiado desde que estaba en el regazo de mi madre. A ti fui encomendado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios. No te alejes de mí, porque la angustia está cerca y no hay quien me ayude”. Salmos 71:6 ‘‘En ti he sido sustentado desde el vientre. Del vientre de mi madre tú fuiste el que me sacó; para ti será siempre mi alabanza ”. Los anteriores textos demuestran que el periodo de formación en el vientre de la madre no es solo para que el embrión alcance la forma completa de ser humano. Las Escrituras manifiestan que durante el tiempo de preñez Elohim crea un acta de decretos espirituales a través de la cual se establecen los propósitos para los cuales son traídos a la vida los seres humanos. De igual forma como lo hizo durante la Creación, el Señor establece en cada vida un diseño. Eso significa que no hay ningún hombre o mujer sobre esta tierra que haya venido sin una hoja de ruta para su existencia. El mejor ejemplo de ello es Israel, quien desde las entrañas de su madre fue dado a luz con un fin muy específico. Isaías 49:1-3 “Israel, siervo de Jehová Oídme, costas, y escuchad, pueblos lejanos: Jehová me llamó desde el vientre; desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria. Y puso mi boca como espada afilada, me cubrió con la sombra de su mano. Me puso por saeta aguda, me guardó en su aljaba. Me dijo: Mi siervo eres, Israel, porque en ti me gloriaré”. En definitiva el periodo de gestación no invalida la impartición profética que recibió Adán y Eva cuando recibieron la vida del

“ Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, conoció que Samuel era fiel profeta de Jehová ”. 1 Samuel 3:20


El Llamado al Ministerio Parte III | Edición 101

soplo de Dios, por el contrario, queda confirmado que esa semilla profética divina sigue con vida en cada persona y cuando se llega a Cristo se potencia porque se posee una revelación aún más clara de ello. MOP #4: ISRAEL NACE DE UNA PROFECÍA. Al revisar el nacimiento de la nación israelita es necesario buscar ampliamente en la historia. No es suficiente remontarse a los días en que fueron liberados de Egipto para salir al desierto, hay que ir mucho más atrás. Abraham sin duda es la raíz de la nación hebrea, fue a través de sus lomos que se engendró a Israel, sin embargo, no fue por causa de su capacidad, ni intelecto, ni fuerza que esto se llevó a cabo. La nación de Israel surgió debido a una profecía, que Elohim le entregó a aquel hombre. A pesar de que había nacido en una familia idólatra el Padre no tomó su pasado en cuenta, sino su obediencia a las Palabras que le declaraba. Génesis 12:1-4 “Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Haré de ti una nación grande, te bendeciré, engrandeceré tu nombre y serás bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y a los que te maldigan maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Se fue Abram, como Jehová le dijo, y con él marchó Lot. Tenía Abram setenta y cinco años de edad cuando salió de Harán’’. A partir de esta palabra profética que Abraham recibe para su familia se da comienzo a un ciclo de relación sumamente interesante entre él y Elohim. Es con esta profecía que da inicio a un periodo, donde el padre celestial está en constante comunicación con Su “amigo” para guiarle en todo lo que emprende. Ante todas esas Palabras maravillosas Abraham siempre responde obediente y diligentemente. Al pasar el tiempo esa comunicación se va afianzando a tal punto que los pactos entre Jehová y él terminan bendiciendo a su descendencia. Génesis 12:7 “Y se apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien se le había aparecido”. Fue tal el compromiso que Dios adquirió con Abraham por causa de su sujeción a lo que le declaraba, que cuando su mujer Sara estuvo a punto de ser tomada como esposa por el faraón de Egipto, el Señor se le reveló al monarca proféticamente para que no mancillara el lecho marital de Abraham ni afectara la semilla que sería puesta en el vientre de Sara. Génesis 12:14-20 “Aconteció que cuando entró Abram en Egipto, los egipcios vieron que la mujer era muy hermosa. También la vieron los príncipes del faraón, quienes la alabaron delante de él; y fue llevada la mujer a casa del faraón. Este trató bien por causa de ella a Abram, que tuvo ovejas, vacas, asnos, siervos, criadas, asnas y camellos. Pero Jehová hirió al faraón y a su casa con grandes plagas, por causa de Sarai, mujer de Abram. Entonces el faraón llamó a Abram, y le dijo: ¿Qué es esto que has hecho conmigo? ¿Por qué no me declaraste que era tu mujer? ¿Por qué dijiste: Es mi hermana, poniéndome en ocasión de tomarla para mí por mujer? Ahora, pues, aquí está tu mujer; tómala y vete. Y el faraón ordenó a su gente que escoltara a Abram y a

su mujer, con todo lo que tenía”. Más adelante, la historia que se vivió con el faraón se repitió, pero ahora fue el rey Abimelec quien estuvo a punto de tomar a Sara como esposa, sin embargo, nuevamente el Señor se le revela a este infundiéndole temor por causa de haber tomado a la mujer de un profeta Suyo. Génesis 20: 3-7 “Pero Dios vino a Abimelec en sueños, de noche, y le dijo: Vas a morir a causa de la mujer que has tomado, la cual es casada y tiene marido. Pero como Abimelec no se había llegado a ella, le respondió: Señor, ¿matarás también al inocente? ¿No me dijo él: Mi hermana es, y ella también dijo: Es mi hermano? Con sencillez de mi corazón y con limpieza de mis manos he hecho esto. Le dijo Dios en sueños: Yo también sé que con integridad de tu corazón has hecho esto. Y también yo te detuve de pecar contra mí; por eso no permití que la tocaras. Ahora, pues, devuelve la mujer a sumando, porque es profeta y orara por ti para que vivas. Pero si no la devuelves, debes saber que de cierto morirás tú, y todos los tuyos”. Esta amenaza contra Abimelec confirma no solo el pacto de Dios con Abraham, sino que cuando una promesa sale de la boca del Altísimo es Él quien se encarga de defenderla y llevarla a cabo. A pesar de que grandes gobernantes estuvieron a punto de atentar en contra del propósito de Elohim con la familia de Abraham el Señor se los impidió. El Todopoderoso estaba tan comprometido con la profecía que le había dado a aquel hogar sobre su descendencia, que la protegió en múltiples ocasiones hasta que se cumpliera. Como conclusión queda lo siguiente: antes del surgimiento de Israel como una nación consolidada, primero estatúe dada a luz proféticamente por sus patriarcas. Estos creyeron a una profecía, vivieron por ella y aun en sus últimos días se encargaron de recordarle a sus generaciones que la promesa se cumpliría. Aunque muchos de ellos (Abraham, Isaac y Jacob por ejemplo) no pudieron ver el cumplimiento en su máximo esplendor, sí sembraron la semilla en los corazones de su descendencia para que continuaran viviendo junto a sus familias a través de aquella profecía. MOP #5: LOS PROFETAS EJES FUNDAMENTALES DE ISRAEL. El oficio del profeta es una labor instituida por Dios a través de la vida de Israel, que luego fue afirmada por Cristo con la constitución de la Iglesia. Durante el nacimiento de la nueva nación israelita el papel del profeta desarrollado en Moisés fue fundamental, ya que gracias a la manifestación no solo de la Voz, sino de los milagros hechos por Dios a través de él se completó el propósito del Eterno sobre Su Pueblo. Oseas 12:13 ‘‘Por medio de un profeta, Jehová hizo subir a Israel de Egipto, y por un profeta fue guardado”. Con el pasar de las generaciones el Pueblo de Dios fue desarrollando la habilidad de establecer nuevos profetas dentro del pueblo, al mismo tiempo que se construía toda una cultura profética en torno a ellos. Israel no solamente tenía profetas, también era costumbre de la gente buscarlos para poder escuchar la voz del Altísimo. Ellos

eran la tipificación de la dirección divina para la vida de los hebreos. I Samuel 9:9 “ Antiguamente en Israel cualquiera que iba a consultar a Dios, decía: Venid y vamos al vidente; porque al que hoy se llama profeta, entonces se le llamaba vidente’’. Durante aquellos días la figura del profeta tenía mucha importancia dentro del pueblo hebreo por lo que representaban dentro de la sociedad de aquel entonces. Eran vistos como la forma más inmediata para acercarse a la palabra del Espíritu de Dios. La importancia del oficio profético en aquellos días llegaba al punto que el mismo Dios ordenó protegerlos como un tesoro preciado para la nación. I Crónicas 16:22 “Dijo: No toquéis a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas” Este trato privilegiado que Dios le dio a sus profetas dentro de Israel era muy distinto al que le dio a los seudo-profetas de otras naciones, quienes llegarían a ser conocidos como agoreros, hechiceros, encan¬tadores o brujos por sus prácticas paganas. A estos impíos el Eterno no los quería dentro de Su Pueblo; si bien Él buscaba comunicarse con Su gente no podía ser a través de cualquier medio. Levítico 19:31 “No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo, Jehová, vuestro Dios”. Isaías 44:24-25 “Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que despliego yo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo; que deshago las señales de los adivinos y enloquezco a los agoreros; que hago volver atrás a los sabios y desvanezco su sabiduría”. II Reyes 21:6 “Además, hizo pasar a su hijo por el fuego y se dio a observar los tiempos, fue agorero e instituyó encantadores y adivinos, multiplicando así la maldad de sus hechos ante los ojos de Jehová para provocarlo a ira”. Levítico 20:6 “La persona que preste atención a encantadores o adivinos, para prostituirse detrás de ellos, yo pondré mi rostro contra la tal persona, y la eliminaré de su pueblo”. Cuando Israel buscaba a este tipo de profetas (agoreros, adivinos, encantadores, brujos, hechiceros, etc.) Israel literalmente rechazaba a Jehová como Rey Supremo de su territorio. Es por ello que siempre hubo una gran diferencia entre los profetas que Él instituía dentro de Su Pueblo y aquellos que provenían de las naciones paganas. Esta distinción no era un asunto discriminatorio, sino más bien espiritual. Todo radicaba en quién era adorado por cada uno de estos videntes, mientras un profeta israelita debía buscar al Señor en todo tiempo como la fuente de su inspiración para profetizar y hacer milagros, los hechiceros paganos rendían gloria a sus dioses con el fin de que estos les ayudaran a hacer señales. La lucha que libró Elias contra los falsos profetas de Baal es una clara evidencia de ello. I Reyes 18:22-24, 29-30,36-38 “Elias siguió hablándole al pueblo: Solo yo he

05

quedado como profeta de Jehová, mientras que de los profetas de Baal hay cuatrocientos cincuenta hombres. Dénsenos, pues, dos bueyes, y escojan ellos uno; córtenlo en pedazos y pónganlo sobre leña, pero que no le prendan fuego. Yo prepararé el otro buey, lo pondré sobre leña, y tampoco le prenderé fuego. Invocad luego vosotros el nombre de vuestros dioses; yo invocaré el nombre de Jehová. El Dios que responda por medio del fuego, ese es Dios. Bien dicho, respondió todo el pueblo. (...) Pasó el mediodía y ellos siguieron gritando frenéticamente hasta la hora de ofrecer el sacrificio, pero no se escuchó ninguna voz, ni hubo quien respondiera ni escuchara. Entonces dijo Elias a todo el pueblo: Acercaos a mí. Todo el pueblo se le acercó, y Elias arregló el altar de Jehová que estaba arruinado. (...) Cuando llegó la hora de ofrecer el holocausto, se acercó el profeta Elias y dijo: Jehová, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, que yo soy tu siervo y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas. Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, Jehová, eres el Dios, y que tú haces que su corazón se vuelva a ti. Entonces cayó fuego de Jehová y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y hasta lamió el agua que estaba en la zanja”. Esa confrontación que tuvo Elias contra los falsos profetas que había establecido Jezabel no era una cosa nueva para Israel ni dejaría de existir jamás. Satanás como imitador por excelencia siempre le preparó a los verdaderos profetas de Israel su contraparte en las naciones paganas o aún los introducía dentro de los hebreos para pervertir la verdadera adoración del pueblo hacia su Señor. Además de esa férrea lucha que libraron los profetas dentro de Israel para guiar a la gente también se encargaron de gran diversidad de tareas como por ejemplo la guerra, la adoración o el mismo orden de la sociedad. Tal fue el caso de Samuel que tuvo que llevar a cabo la función de sacerdote, profeta y juez en la nación al mismo tiempo. I Samuel 7: 3-9 “Habló entonces Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad de entre vosotros los dioses ajenos y a Astarot, dedicad vuestro corazón a Jehová y servidle solo a él, y él os librará de manos de los filisteos. Entonces los hijos de Israel quitaron a los baales y a Astarot, y sirvieron solo a Jehová. Luego dijo Samuel: Reunid a todo Israel en Mizpa, y yo oraré por vosotros a Jehová. Se reunieron, pues, en Mizpa, sacaron agua y la derramaron delante de Jehová; ayunaron aquel día alli, y dijeron: Contra Jehová hemos pecado. Y juzgó Samuel a los hijos de Israel en Mizpa. Cuando supieron los filisteos que los hijos de Israel estaban reunidos en Mizpa, subieron los príncipes de los filisteos contra Israel; al oír esto, los hijos de Israel tuvieron temor de los filisteos. Entonces dijeron los hijos de Israel a Samuel: No ceses de clamar por nosotros a Jehová, nuestro Dios, para que nos guarde de manos de los filisteos. Tomó Samuel un cordero de leche y lo sacrificó entero en holocausto a Jehová; y clamó Samuel a Jehová por Israel, y Jehová lo escuchó”. En definitiva Israel es una nación eminentemente profética con raíces muy profundas en este aspecto. Ellos como país nunca dudaron de la existencia de este oficio dentro del pueblo, ya que en todo tiempo Dios les envió hombres con el fin de manifestarles sus planes y propósitos.

“ Venga ahora a mí, y sabrá que hay profeta en Israel ” 2 Reyes 5:8


06

Edición 101 | El Llamado al Ministerio Parte III

LOS DOS GRANDES PROPÓSITOS DE DIOS EN LA FORMACIÓN DE UN HOMBRE Apóstol Dr. Rony Chaves “Estaba Eliseo enfermo de la enfermedad de que murió. Y descendió a él Joás rey de Israel, y llorando delante de él, dijo: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo!” 2 Reyes 13:14

D

ios tiene muchos y grandes planes para Sus hijos, Sus hijos proféticos. Al salvarnos y llamarnos a servirle, inicia también una “Escuela” especial de formación ministerial que no termina nunca; mientras estemos vivos, El nos seguirá enseñando. En ese proceso de formación del Espíritu Santo, alcanzamos muchas metas y tenemos grandes logros; pero, sobre todo lo obtenido, El Señor persigue dos grandes propósitos con aquel o aquellos a quienes El decidió hacer un hombre o ministro apostólico y profético. Dios hará de cada uno de los que llamó: “Un carro de fuego” (un carro de Israel o fuerza direccional profética para un país, pueblo o región). ¡Aleluya! Jehová persigue hacer de ti y de mí, el “carro de Israel o fuerza conductora” que tu ciudad o país necesitan y el “padre mío” de las nuevas generaciones que se van levantando para subir al “escenario profético” preparado para éstas. ¡EL CARRO DE ISRAEL Y SU GENTE DE A CABALLO! Esta expresión hebrea, no es fácil de entender a primera vista, pero su significado es realmente importante para comprender el proceso formativo del Espíritu en nuestro ser. La expresión “carro de Israel y su gente de a caballo” es una expresión muy judía aplicada en la Biblia a Elías primero, y luego a su sucesor Eliseo, pero muy usada en relación a los profetas maduros del Señor. Esta expresión era usada para denotar que el hombre para quien se usará, era como en el caso del profeta Elías, “la fuerza conductora nacional de Israel” mediante la profecía que Dios le entregaba a él para combatirla con la nación judía. El profeta señalado sería sin ninguna duda marcada y definido por esta expresión; él sería en la práctica e influencia, el “eje motor o la fuerza direccional” para el Pueblo de Dios, al cual el Remanente fiel escucharía y se dejaría conducir por él. El que un hombre fuese reconocido como “el carro de Israel” significaba que el Pueblo de Dios había reconocido en él a un ministro profeta o la unción profética activa en él, y sobre todo, la unción divina presente en su vida y Ministerio. Para Israel, como lo fue Moisés, Elías o Eliseo; ese profeta ungido, era el receptor de la dirección divina para la nación mediante profecías específicas. El venía a ser el “conductor nacional”, su “motor militar”, su “eje direccional”, “su estratega de guerra” y “su general con la voz de mando” del Cielo. Amén. El Plan Divino al inscribirnos en Su “Escuela de Formación Ministerial”, o al matricularnos en Su “Escuela del Profeta”, era y es, hacer de cada uno de nosotros un “motor y eje direccional” para nuestra familia, congregación, ciudad y nación. Dios ha planeado darnos las enseñanzas por el Espíritu que se necesiten para formarnos a Su imagen y nos dará las experiencias más

completas para tomarnos de la mano e introducirnos en Su Discipulado ApostólicoProfético para capacitarnos y formarnos hasta que lleguemos a ser “el carro de la nación”; esto es, los poseedores de la dirección nacional al poseer la profecía y la visión de Dios “para nuestra tierra”. EL SEGUNDO GRAN PROPÓSITO: UN PADRE GENERACIONAL “La Escuela Formativa” de Jehová persigue un glorioso segundo gran propósito, es madurarnos en carácter y espíritu para que lleguemos a ser “verdaderos padres generacionales del Ministerio”; los “padre mío” de las nuevas generaciones; para que maduros y preparados por Dios, seamos capaces de levantar a otras generaciones bajo la misma unción profética que nos ha sido dada por el Señor. Con el primer gran propósito de Dios, al hacer de cada líder un “carro nacional o fuerza conductora”, Dios lo que persigue es activar en Sus ministros los dones del Espíritu al máximo de su potencial, es desarrollar su sensibilidad auditiva, sus dones vocales y las manifestaciones de Su poder sobrenatural traducido en milagros sorprendentes. Al tratarnos y enseñarnos en Su “Escuela de Formación Ministerial”, el Señor desarrolla con fuerza en nosotros la “parte ministerial” con sus dones activos y las expresiones o manifestaciones de Su gran poder. Pero aunque es maravilloso, no es suficiente para nuestra graduación como “ministros o líderes” maduros y equilibrados; es decir, “ministros o líderes formados apostólica y proféticamente”. Dios para lograr Su gran meta con nosotros Sus siervos, trabajará fuertemente en nuestro interior para moldear nuestro carácter a la imagen del carácter de Jesucristo el Hijo del Dios Viviente. Amén.

Cuando el “hombre de Dios”, el Profeta o Apóstol, o el líder en formación, aprueba la “Escuela de Dios”, permitiendo el ser formado interiormente y ministerialmente, haciendo de él, el “ministro equilibrado y humilde”, es entonces cuando podrá levantar a los adoradores proféticos que cambiarán el destino de su tierra.

a Su pueblo. Acab es tipo del político que hace alianzas con el poder religioso y ocultista para estorbar el mover del Espíritu y el caminar de la Iglesia. Acab representa al liderazgo político y religioso (aun hasta Evangélico) que se ha dejado seducir por un poder de “control de autoridad” que llamamos también “poder jezabélico o jezabelítico”. Acab representa hombres o mujeres en autoridad pero con abuso o perversión de la misma; pero por sobre todo, representa un espíritu demoniaco; Jehová prepara a Sus siervos ministerialmente hasta forjar en ellos el “líder o guerrero espiritual” diestro en los milagros divinos y en el caminar en la sobrenaturalidad del Señor. Ellos son “el carro de Israel”, o “el carro de México o de Guatemala; ellos son el carro de fuego de Costa Rica o de Suiza o de Argentina, etc”, Dios los ha pasado por Su “Escuela” y por experiencias específicas para desarrollar su habilidad de profetizar de activar milagros y resurrecciones; en esta primera mitad de la Escuela, Jehová les llama, les entrena y desarrolla en ellos su perfil y efectividad ministerial. Literalmente hace la “fuerza conductora nacional” de un país o región, capacitados por Su espíritu para vencer dondequiera que esté a este espíritu anticristiano de Acab. Gloria al Señor. Más en la segunda etapa de la formación de la “Escuela” de Jehová, el trabaja para formar en Sus siervos, el carácter, el templo, el dominio propio y la madurez; material necesario para enfrentar al espíritu de Jezabel, fuerza demoniaca de control de autoridad cuyo accionar va dirigido contra la cabeza de los profetas. En esta etapa de formación, al igual que con Elías en la cueva, el Señor nos adiestra para vencer nuestros temores, nuestras carencias interiores y la duda o desconfianza que pudieran quedarnos dentro con respecto al cuidado, protección y autoridad de jehová: En esta fase formativa del Espíritu, Dios nos revela Su cuidado para con nosotros, Su amor y Su favor; también nos muestra Su compresión por nuestra fragilidad humana y nos da a pesar de nuestras vidas y Ministerios. ¡Aleluya!

Es en la cueva, en el caso de Elías, donde Jehová forjó para Eliseo su “padre mío”; allí, en ese salón de clases del Gran Maestro, ya sea cueva, monte o desierto, forjará en muchos de nosotros al “padre mío de las generaciones”. Amén. “Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes”. 2 Reyes 2:11,12 Es sólo después de las lecciones formativas de la “Cueva” de la “Escuela del Profeta o Escuela de Jehová”, que Elías retorna al Camino convertido en un “verdadero padre generacional”. Sólo en este punto del camino y sólo allí, el profeta, el “hombre de Dios”, estará listo para ungir a los reyes de las naciones, a los profetas emergentes que continuarán su visión, que es la de Dios, y para levantar a la nueva generación de hijos de los profetas adoradores. Es sólo después del viento tempestuoso, del fuego impetuoso del gran terremoto alrededor de la cueva que Elías y quienes sean llamados por el Todopoderoso como “padres ministeriales” para “transferir” la “unción a ellos dada” y a “impartir” e “poder” profético y apostólico a ellos otorgado. “Y le dio Jehová: Ve, vuélvete por tu camino, por el desierto de Damasco; y llegarás, y ungirás a Hazael por rey de Siria. A Jehú hijo de Nimsi ungirás por rey sobre Israel; y a Eliseo hijo de Safat, de Abelmehola, ungirás para que sea profeta en tu lugar”. 1 Reyes 19:15-16 Cuando el “hombre de Dios”, el Profeta o Apóstol, o el líder en formación, aprueba la “Escuela de Dios”, permitiendo el ser formado interiormente y ministerialmente, haciendo de él, el “ministro equilibrado

En el libro de 1 Reyes 19; la Biblia registra una experiencia particular con respecto a este tema. Es el caso de Elías y la “Escuela Formativa Ministerial de Jehová” en la cual este profeta es entrenado por largos años para ser el “carro de fuego de Israel” y el “padre mío” de nuevas generaciones. A esta “Escuela”, yo la llamo en uno de mis anteriores libros, “La Escuela del Profeta”. Allí, Dios preparó a Elías para enfrentar a Acab, rey de Israel, quién representa a los gobernantes impíos que en todos los tiempos han perseguido a los profetas de Dios y han tratado de controlar o manipular

“… y te pondré como anillo de sellar; porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos.” Hageo 2:23


El Llamado al Ministerio Parte III | Edición 101

y humilde”, es entonces cuando podrá levantar a los adoradores proféticos que cambiarán el destino de su tierra. Cuando el “hombre de Dios” se ha humillado y sujetado al Espíritu Santo, dejando en Sus manos la formación de su carácter y Ministerio, haciéndole un “poderoso carro de Israel (carro de batalla y sobrenaturalidad); y un “padre mío, padre mio” para las generaciones de hijos proféticos, que se cumplirá un “Supremo Propósito Divino”, hacer de él el “ministro apostólico maduro y equilibrado” que era necesario desarrollar como “padre espiritual” para activar a su siguiente generación. “Y yo haré que queden en Israel siete mil, cuyas rodillas no se doblaron ante Baal, y cuyas bocas no lo besaron”. 1 Reyes 19:18 Es después de la Cueva y no antes, que sus hijos ministeriales o hijos proféticos recibirán su manto y su misma unción, pero en doble porción por el Espíritu Santo. “Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo. Viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó al otro lado, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y vinieron a recibirle, y se postraron delante de él”. 2 Reyes 2:9,14-15 Los “hijos ministeriales” de aquellos que se han logrado graduar en la “Escuela de Dios”, recibirán a través de sus “padres ministeriales”, por “impartición y transferencia espiritual”, la misma unción “profético-apostólica” dado a sus padres por Jehová, y ésta, en “doble porción”; y se moverán en el mismo poder de sus antecesores ministeriales para activar un día al igual que ellos, a las nuevas generaciones. “Estaba Eliseo enfermo de la enfermedad

de que murió. Y descendió a él Joás rey de Israel, y llorando delante de él, dijo: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo!” 2 Reyes 13:14 ¿QUIÉN ES EL MAESTRO? “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber”. Juan 16:7,8, 12-15 En la etapa final del Ministerio de Jesús con Sus discípulos, El anunció su muerte a ellos y también Su resurrección. El les preparó proféticamente para los momentos de Su agonía y de Su victoria sobre la muerte. El sabía que humanamente no entenderían, esos acontecimientos sin ayuda de Dios. Por eso también les anunció el favor del Altísimo, enviándoles en su tiempo al Espíritu Santo para guiarles hacia toda verdad y para proveerles de la iluminación necesaria para entender con claridad esos misterios espirituales. El les anunció: “Os lo enviaré”. Desde luego, El hablaba del Espíritu Santo, a Quien el texto sagrado llama El Consolador. Este término procede del término griego Parakletos, cuyo significado define mucho Su función; Parakletos significa: “otro como yo, llamado a estar cerca de” Jesús define al Espíritu como el Parakletos de la Iglesia y del creyente, uno co-igual a El; es decir, como El en Dignidad, Majestad y Autoridad, para estar a nuestro lado y a nuestro favor.

El término Consolador, también define mucho en el castellano parte de Su función. El Espíritu sería enviado para cumplir una tarea de Consolador; esto es, Su trabajo principal sería el de consolar, animar, fortalecer, guiar y levantar al creyente. Por tal razón, Jesús le dice a Sus discípulos: “Os conviene que yo me vaya; porque sino me fuera, el Consolador no vendría a vosotros”. Por la monumental tarea guía y de consolación interior del Espíritu en cada creyente, era beneficioso la ida de Jesús al padre, la cual abriría milagrosamente la venida del espíritu en cada creyente, era beneficiosamente la venida del Espíritu a cada creyente. El Espíritu Santo entonces, habitaría en el corazón del hombre de fe y le guiaría en su caminar cristiano con éxito. Esta función de Consolador del Espíritu Santo es maravillosa para nosotros, y realmente, dependemos de ésta para tener victoria como hijos de Dios en la vida. Mas Jesús nos deja marcada otra tarea para el Espíritu del Señor en nosotros, la cual es no menos impresionante que la anterior, esta tarea consiste en enseñarnos todas las cosas. Aleluya.

El Espíritu sería enviado para cumplir una tarea de Consolador; esto es, Su trabajo principal sería el de consolar, animar, fortalecer, guiar y levantar al creyente. Por tal razón, Jesús le dice a Sus discípulos: “Os conviene que yo me vaya; porque sino me fuera, el Consolador no vendría a vosotros”.

El Parakleto sería enviado para estar al lado nuestro para consolarnos y ser nuestro ayudador y fortalecedor pero también para ser nuestro Guía, Mentor y Maestro.

07

El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.La tarea primordial del Espíritu Santo en la Iglesia la podemos definir fundamentalmente como una labor de Consolación y Edificación o Enseñanza. Una vez que un hombre le abre su corazón a Jesús pidiéndole Su perdón, Su salvación y Su transformación, guiado por el Espíritu Santo; este individuo entra ene el Proceso Divino de la Regeneración y Nuevo Nacimiento. Es el mismo espíritu el que lo convence de pecado y de la necesidad de Jesús como su Salvador; es el mismo Espíritu el que lo hace nacer de nuevo, lo regenera y viene a morar en él: “Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador”. Tito 3:4-6 Es el mismo espíritu Divino el que lo cuidará como si fuera su madre en sus primeros meses de creyente. El también lo cuidará, le protegerá y le enseñará los caminos en que debe andar en su etapa de niño y adolescente espiritual; también será su maestro cuando madure y cuando alcance la plenitud ministerial. El Parakleto Divino será su Guía y Consolador; también será Su Maestro Apostólico en el Proceso formativo en que Dios le colocará para hacer de cada creyente “el hombre apostólico o la mujer apostólica” que usará como líder en Su Casa para levantar a las nuevas generaciones. El Espíritu, el Parakleto, El será el Maestro en nuestro proceso apostólico de formación. “Os he dicho estas cosas estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”. Juan 14:25-26

Jesús dijo vehementemente a sus discípulos:

“ El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste...” Hechos 9:15


Perú Del 20 al 30 de Junio 2017 CIUDADES A VISITAR: Lima Cuzco

Tacna Huánuco

Trujillo Piura

Chimbote Ayacucho

Arequipa Callao

Pucalpa Cusco

Iquitos

Chiclayo

Pastora Lía Illanes

Profeta Minka Urízar

Apóstol Roberto Bonilla

Pastor Apóstol Leonardo Fresneda Marcelino Salazar


El Llamado al Ministerio Parte III | Edición 101

DONES Y MINISTERIOS

H

ace algún tiempo, oí decir a alguien que los Dones los da el Espíritu Santo y que los Ministerios los da el Señor.

Yo no quiero decir nada al respecto, pues no es mi intención polemizar en nada. Sin embargo me parece, que la Trinidad (Dios, el Padre; Dios, el Hijo; y Dios, el Espíritu Santo), colaboran o trabajan juntos en todo; y en el caso del equipamiento de la Iglesia, también. Miremos algunos textos al respecto: 1 Corintios 12:4-6 “Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de Ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace TODAS LAS COSAS EN TODOS, es el mismo”. En estos textos, vemos a la Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) equipando a la Iglesia para la suprema tarea a realizar, mientras tanto que Jesús vuelve. En el versículo 28 del capítulo 12 de 1 Corintios, leemos: “Ya unos puso Dios en la Iglesia, primeramente Apóstoles, luego Profetas, lo tercero Maestros, luego los que hacen Milagros, después los que Sanan, los que Ayudan, los que Administran, los que tienen Don de Lenguas”. En 1 Corintios 12:4-6, parece que el Espíritu Santo da los Dones, el Señor Jesucristo da los Ministerios y Dios el Padre las diversas Operaciones. Pero en el versículo 28 del mismo capítulo, vemos que los Dones, Ministerios y Operaciones son dados todos ellos de Dios. ¿Hay contradicción en esto?. No, pues la Trinidad es una sola Deidad en tres (3) personas distintas, trabajando juntos en un solo plan y propósito (Extender el Reino de los Cielos y Edificar el Cuerpo de Cristo - La Iglesia). Así que no hay porqué polemizar quien hace que. Pues de la misma forma como Dios es UNO en una unidad compuesta (Padre, Hijo y Espíritu Santo), de la misma manera los tres (3) trabajan en perfecta unidad en cuanto al propósito.

DONES Y MINISTERIOS SOBRENATURALES Cuando hablamos de los Dones y Ministerios Espirituales, no nos estamos refiriendo a talentos y capacidades naturales y/o profesionales, sino que a capacidades sobrenaturales. Hay personas que nacen con cualidades mentales y talentos extraordinarios, pero esos no son Dones y Ministerios del Espíritu. Puesto que muchos talentosos y hasta diría genios, en las distintas ciencias y artes, ni siquiera creían y creen en Dios. Por lo tanto es imposible que lo que manifiestan, sea del Espíritu Santo. Tampoco los Dones y Ministerios se adquieren con el tiempo, la experiencia y la madurez. Por cuanto no es algo que se adquiere, sino algo que se recibe. Asimismo, los Dones y Ministerios no son otorgados por seminarios teológicos u organización alguna.¡Es Dios, y solamente Dios que los da!. La gran mayoría de Iglesias y Organizaciones, nombran a sus Ministros otorgándoles títulos de: Apóstoles, Profetas, Evangelistas. Pero esto es contrario a la enseñanza de las Sagradas Escrituras (La Biblia). La Iglesia tiene el derecho y deber de reconocer a los que Dios ha llamado y otorgado Dones y Ministerios, pero solamente RECONOCERLOS y esto no antes, sino después que Dios los haya destinado para tales Ministerios. Para tal cosa hay dos maneras de saberlo: O por el fruto y resultado de su trabajo, o por la revelación directa del Espíritu Santo. “Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de BUEN TESTIMONIO, LLENOS DEL ESPIRITU SANTO Y DE SABIDURIA... y eligieron a Esteban, varón lleno de FE y del ESPIRITU SANTO...”. Hechos 6:3,5.

“Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a los que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, Ies impusieron las manos y los despidieron”. Hechos 13:2. Definimos entonces, que los Dones y Ministerios son: Capacidades otorgadas únicamente de Dios al creyente o a los nacidos de nuevo. Y le son dados con el propósito de la edificación y crecimiento de la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo en la tierra. “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.” Efesios 4:13. Por lo tanto, estos Dones y Ministerios espirituales tienen que ver únicamente con la edificación, crecimiento y madurez de los creyentes, hasta la venida de Cristo.

DONES Y MINISTERIOS INDIVIDUALES Hay algunos que han salido con una enseñanza que le dan en llamar “Ministerio del Cuerpo”. Los tales enseñan que ya no necesitamos más de los Ministerios, Pastores, Evangelistas, etc. Ellos dicen que Dios hoy tiene un programa diferente y no está usando más los Ministerios como en los tiempos Bíblicos. En alguna medida es cierto que Dios viene usando al cuerpo (todos los creyentes). Sin embargo, la Biblia nos sigue enseñando acerca de los Dones y Ministerios de forma específica, y que éstos son dados a individuos en la Iglesia, para formar al “varón perfecto hasta que lleguemos a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”. Los Dones y Ministerios que Cristo ha puesto en la Iglesia, nos ayudan a crecer a SU IMAGEN Y MEDIDA.Vuelvo a enfatizar, cuando hablamos de Dones y Ministerios espirituales, es bueno recordar y reconocer, que en cierta medi¬da cada creyente o miembro del cuerpo de Cristo ha sido llamado para ejercer algún Ministerio. Y que además, todos los Ministerios están en vigencia hoy en día y hasta la venida del Señor. Pues son indispensables para el buen crecimiento y equilibrio de la Iglesia de Jesucristo. Esto concuerda con lo que la Biblia enseña y da a entender, que cada creyente es una persona que ingresa a la “asamblea de los primogénitos”, y como tales todos llegamos a ser sacerdo¬tes espirituales o ministros de Dios. Veamos: “... os habéis acercado... a Jerusalén la celestial... a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos...”. Hebreos 12:22,23. “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis, las virtudes de Aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”. 1 Pedro 2:9. “... Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra. AI que nos amó, y nos* lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su padre; a El sea la gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén”. Apocalipsis 1:5,6. Reitero, por lo que vemos también en estos versículos y muchísimo más, cada creyente es llamado a ser un ministro de Jesucristo. Y como tal debe buscar y ver en que parte del cuerpo ha sido ubicado, y cual es la función o ministerio a que ha sido llamado; para cumplir con fidelidad la tarea que le corresponde y que le haya sido encomendada. Ahora, si bien es cierto que cada creyente es un verdadero ministro del Señor; esto no significa que no existen Ministerios mayores o jerárquicos en la Iglesia a las cuales debemos obedecer y sujetamos, como al Señor. En ésto me estoy refiriendo a los cinco Ministerios

clásicos de Efesios 4:11, particularmente: Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros.

¿CESARON ALGUNOS DONES Y MINISTERIOS? Hay algunos que enseñan y creen, que algunos Dones y algunos Ministerios han cesado o dejado de funcionar, y que otros si continúan. Los tales fundamentan tal teoría o pensamiento en el texto de 1 Corintios 13:8 que dice. “El amor nunca dejará de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará”. “Pero yo pregunto: ¿Cuándo?, y la misma Biblia nos da la respuesta “...cuando venga lo perfecto, entonces (y solamente entonces).... se acabarán”. 1 Corintios 13:10.

09

Dr. Rev. Pablo Nervegna y cada creyente en particular. “Como el Padre me envió, así también os envío”. El Ministerio de Cristo no terminó en la Cruz del Calvario, ni cuando El ascendió a los cielos; el Ministerio de Cristo continúa a través de la Iglesia y del creyente. Ahora, si ese glorioso ministerio continúa, son indispensables los Dones y Ministerios. ¡TODOS!. Pues esa suprema tarea (de extender el Reino de los Cielos) es una tarea sobrenatural y solamente con un equipamiento y herramientas sobrenaturales, puede llevarse a cabo. Doy gracias a Dios, que a lo largo de cuarenta y cinco (45) años de Ministerio, la obra que he realizado no ha sido hecha en mis fuerzas, sino en la fuerza y Unción del Espíritu. Y mas allá de lo que se pudiera decir y señalar, yo he visto los distintos Dones y Ministerios manifestarse y ¡obrar en mi Ministerio y Ministrar!.

“Ahora vemos por espejo, oscuramente; más ENTONCES veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero ENTONCES conoceré como fui conocido...”. 1 Corintios 13:12.

Al ciego sanado por Jesús, se le quería hacer creer que Jesús era un pecador, El ciego decía: “... sí es pecador, no lo sé; una cosa se, que habiendo yo sido ciego, ahora veo”. S. Juan 9:24,25.

Además en el capítulo 14, Pablo insta a los creyentes a procurar los Dones Espirituales (1 Cor. 14:1 y a lo largo de todo el capítulo). ¡No!, no han cesado los Dones y los Ministerios, pues todos ellos llevan el propósito de edificar a la Iglesia de Cristo.

El ciego no tenía nada para polemizar, él tenía la evidencia de la Obra en él realizada. De mi parte, además de lo que dice la Biblia; tengo la evidencia y la experiencia de haber visto operar en mi vida los distintos Dones y Ministerios del Espíritu.

¿Qué hay, pues, hermanos?. Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para la edificación. 1 Corintios 14:26.

Y permítame decirle para concluir: ¡Nadie mejor que el que comió la naranja, sabe si era dulce o amarga; lo demás son puras opiniones sin fundamentos!.

En Efesios 4:7-13 leemos: “Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo”. Por lo cual dice: “Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dió Dones a los hombres. Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. Y El mismo constituyó a unos, Apóstoles; a otros, Profetas; a otros, Evangelistas; a otros, Pastores y Maestros, a fin de PERFECCIONAR a los santos para la obra del Ministerio, para la EDIFICACION del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”. Me pregunto: ¿La Iglesia ha logrado tal madurez?. ¿Ha llegado a la medida del Varón Perfecto?. Pienso que nos falta, pues necesitamos de todos esos Dones y Ministerios para lograrlo. Además en Romanos 11:29 leemos: “Porqué irrevocables son los Dones y el llamamiento de Dios”. Asimismo creemos que a través de los Dones y Ministerios, se ve la reproducción y continuación del Ministerio de Cristo a través de la Iglesia y del creyente en particular. Mire que dice Cristo al respecto: “Como me envió el Padre, así también os envío”. San Juan 17:18 y 20:21. ¿Y cómo envió el Padre a Jesús?. “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; y a predicar el año agradable del Señor.” S. Lucas 4:18. Y Hechos 10:38, dice: “Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo Este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con El”. Jesús fue enviado, ungido y lleno del Espíritu Santo; de la misma forma es enviada la Iglesia

“ Saludad a Rufo, escogido en el Señor ...” Romanos 16:13

Al lector le digo: No te mezcles en discusiones y polémicas vanas. Más busca los “Mejores Dones” y ansia los poderosos Ministerios espirituales, pues solo así, ¡serás usado para vergüenza del diablo y gloria de Dios, en dimensiones nunca sofiadas!. El mundo necesita, no de polémicos escépticos, sino de personas Ungidas, llenas del Espíritu Santo y equipadas con los Dones y Ministerios del Espíritu. ¡Pues solamente los tales, harán temblar el infierno, pondrán en huida al diablo y rescatarán almas para Cristo, operando milagros y sanidades en el nombre de Jesús!. Además de lo que vengo exponiendo, soy un convencido de que en estos últimos tiempos, Dios cumplirá plena y ampliamente Su Promesa de Joel 2:28, donde dice, que: “ y después de esto derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas (ministerio también para las mujeres); vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones”. Los creyentes de distintas edades involucrados en el Ministerio. Y juntamente con el derramamiento caudaloso del Espíritu Santo, habrá una mayor activación de los Dones y los poderosos Ministerios del Espíritu. Pues cada vez que ha habido derramamiento del Espíritu Santo, ha surgido verdadero avivamiento, y en todo avivamiento genuino, los Dones y Ministerios del Espíritu han estado presentes y activos más que nunca. Así que lejos de pensar que algunos Dones y Ministerios hayan cesado, debemos pensar que ¡serán intensificados!.

UNA LISTA DE DONES Y MINISTERIOS Hay tres (3) pasajes Bíblicos, donde más que en ninguna otra parte, encontramos una lista de los Dones y Ministerios; y estos están en Romanos 12, 1 Corintios 12 y Efesios 4. “De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de Profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de Servicio, en servir; o el que Enseña, en la enseñanza; el que Exhorta, en la exhortación; el que Reparte, con liberalidad; el que Preside, con solicitud; el que hace Misericordia con alegría.” Romanos 12:6-8.1


10

Edición 101 | El Llamado al Ministerio Parte III

Agenda de ORACIÓN

“Porque de Jehová es el reino, Y él regirá las Naciones”. Salmos 22:28 Por la Salvación, Restauración y Sanidad de las Familias costarricenses. Decretamos que los ojos se abren y sacamos de las cárceles a todos aquellos que moran en tinieblas según Isaías 42:7 Decretar la caída de bandas de narcotráfico locales e internacionales, Gatilleros, ventas de armas y sicariato. Decretar que caen por tierra, por aire (Aeropuerto Intern. Juan Santa María) y por mar. Decretamos que todo lo que está oculto es expuesto según Mateo 10:26. Pedir ángeles de Alto rango resguardando las fronteras del país. Por el desempeño que ejecutan la Fuerza Pública, Policía de control de drogas, Policía antimotines, Policía auxiliar del Ministerio de Seguridad Pública, Jueces y Fiscales, Guarda Parques , investigadores de la OIJ, que enfrentan temas de narcotráfico, entre otros, Contra toda corrupción y Por protección de Dios. Decretamos que la corrupción es desarraigada y que no queda raíz y rama en ella según Malaquias 4:1 Contra poderes de la tinieblas que quieren controlar las decisiones gubernamentales. Atar y dejar inoperantes espíritus de manipulación, hechicería, ocultismo. Cubrir al Presidente de la República y Ministros en las gestiones y toma de decisiones. Por la Ministra y asesores del Ministerio de Educación Pública del país. Quebrantar toda ideología que atente contra los valores morales y espirituales de nuestra sociedad. Llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia de Jesús Según 2 Corintios10:5. Decretar nula toda gestión en Proyectos de Ley como: Reconocimiento de la identidad de género, Aborto, Estado Laico, Las Guías Sexuales como propuesta del Ministerio de Educación Pública. Decretamos confusión en el reino de las tinieblas y paralizadas estas iniciativas Cubrir la niñez del país. Atar espíritus de agresión, abusos, enfermedad, accidente, abandono, abuso, incesto, drogadicción, etc. Pedir ángeles que los resguarden en todos sus caminos. Decretamos que ninguna arma contra ellos prosperará. 1 Samuel 2:4 Cubrir las carreteras del país, atar espíritus de accidentes y muertes. Anulamos toda demanda infernal de sangre inocente y decretamos que la Sangre de Jesús rompe con todo pacto según Colosenses 2:14 Someter todo movimiento natural del Volcán Poas al gobierno y Señorío de su Creador. Atar y paralizar poderes de las tinieblas que operan en los fenómenos naturales para causar destrucción. Desactivar y quebrantar poderes de las tinieblas traídas del África (haitianos, jamaiquinos, cubanos) en nuestras fronteras norte y sur. Decretamos que el fuego de Dios quema toda activación de las tinieblas en contra de la nación. Isaías 5:24 Por la Iglesia del Señor por un espíritu de santificación, espíritu de conocimiento y temor a Dios. Romanos 6:22./ Isaías 11:2. Por cobertura en los Ministerios en el país por unidad y por un derramamiento del Espíritu Santo y un despertar en cada congregación. Decretamos Isaías 60:1-2 Levántate, resplandece Costa Rica; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti Costa Rica amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. POR LAS NACIONES Por la Intervención Divina en conflictos internacionales en Venezuela, Siria, Corea del Norte, Estados Unidos, etc. Orar por la Paz en las naciones.

Profeta Dania Navarro

LA NATURALEZA Y FUNCIONES DEL PROFETA Profeta Adrian Amado LA FUNCIÓN DEL PROFETA EN EL NUEVO TESTAMENTO Lo MÁS IMPORTANTE NO ES CONOCER LO QUE HA DE ACONTECER SINO TENER EL CONOCIMIENTO DE LA VOLUNTAD DE DlOS. Una de las doctrinas de error que he visto enseñar en la iglesia de Cristo, es que los Profetas sólo operaron en el don hasta Juan el Bautista: «Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan». MATEO 11.13 «La ley y los profetas eran hasta Juan...». LUCAS 16.16 Ahora bien, esta cita bíblica no está diciendo precisamente que los profetas son reconocidos bíblicamente hasta Juan el Bautista sino que indica el cambio de dispensación, de la ley al evangelio. En otras palabras, habla del propósito divino de redención. La venida que los Profetas habían anunciado estaba comenzando a tener su cumplimiento.

SU FUNCIÓN EN EL LIDERAZGO El principal objetivo de la enseñanza es impartir información al intelecto del creyente. Toda enseñanza es depositada, no en las emociones ni en los sentimientos, sino en nuestro intelecto. Aunque no lleguemos a sentir nada sobrenatural en la enseñanza, sepamos que Dios no se mueve por emociones sino que Él se mueve por pacto; lo hace a través de los principios bíblicos. La condición moral y espiritual de una iglesia depende en gran manera de la condición espiritual del liderazgo. El liderazgo es quien influye en el comportamiento moral y espiritual del pueblo de Dios. Por esta razón, el Profeta es guiado por Dios a dirigirse al liderazgo. Los que están en autoridad también son rodeados por personas de influencia. Si su liderato no es bueno, todos serán afectados y vivirán en ese nivel espiritual. Por esto, Dios mismo colocaba al Profeta cerca del líder o de los reyes. Los Profetas decían la verdad de Dios y tanto los reyes como los líderes buscaban guía espiritual. Por ejemplo, tenemos el caso del profeta Natán. Él aconsejó a Betsabé y le dio dirección acerca de las palabras de Jehová. Betsabé representa a la Iglesia y Salomón al líder espiritual elegido para gobernar (I Reyes 1.11-13); «Entonces habló Natán a Betsabé madre de Salomón, diciendo: ¿No has oido que reina Adonías hijo de Haguit, sin saberlo David vuestro señor? Ven pues, ahora, y toma mi consejo, para que conserves tu vida, y la de tu hijo Salomón. Ve y entra al rey David, y dile: Rey señor mío, ¿no juraste a tu sierva, diciendo: Salomón tu hijo reinará después de mi, y él se sentará en mi trono? ¿Por qué, pues, reina Adonías?». Además de consejeros, los Profetas también se convertían en motivadores, quienes ayudaban a equilibrar situaciones que se iban de control. El deseo de Dios siempre ha sido que sus líderes sean instruidos, guiados y corregidos, de ser necesario para fortalecerlos o para inspirarles confianza.

Veamos ahora el caso de Hageo 2.1-5: «En el mes séptimo, a los veintiún días del mes, vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: Habla ahora a Zorobabel hijo de Satatiel, gobernador de Judá, y a Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y al resto del pueblo, diciendo: ¿Quién ha quedado entre vosotros que haya visto esta casa en su gloria primera, y cómo la veis ahora? ¿No es ella como nada delante de vuestros ojos? Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová: esfuérzate también, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos. Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis».

El profeta no habla por inspiración propia, entonces conociendo esta verdad, quienes servimos al Señor a través de este ministerio debemos ser honestos, fieles y temerosos de Dios y decir lo que Él nos envía a decir. No podemos permitir que la presión de nadie nos fuerce a decir lo que Dios no dice.

Así como en los tiempos antiguos, los profetas motivaban al líder a buscar la Presencia de Dios. También eran buscados para recibir de ellos consejo o sabiduría de divinas. Hoy día, Dios habla a través de los Profetas. También es cierto que muchos se acercan a ellos con esta actitud: “¿Puede orar por mí? Porque quiero saber qué me quiere decir Dios ” El querer conocer lo que nos depara el futuro puede estar relacionado a un acto de hechicería, brujería o manipulación. Pues el querer saber lo que te depara el futuro no es bíblico. Pero no está mal que puedas acercarte de manera honesta a un Profeta y le digas: “Por favor, ore por mí. Y si el Espíritu Santo le revela algo acerca de mi vida está bien, y si no lo hace, está bien también”. El Profeta no habla por inspiración propia, entonces conociendo esta verdad, quienes servimos al Señor a través de este ministerio debemos ser honestos, fieles y temerosos de Dios y decir lo que Él nos envía a decir. No podemos permitir que la presión de nadie nos fuerce a decir lo que Dios no dice. No servimos a los hombres sino a Dios por sobre todas las cosas. Que pretendan desacreditar tu unción profética o tienten a Dios ai desafiarte a profetizar cuando el Espíritu no te ha hablado, es parte del precio que debemos pagar por servir a Dios fielmente. Veamos Jeremías 21.4-5: «Así ha dicho Jehová Dios de Israel: He aquí

yo vuelvo atrás las armas de guerra que están en vuestras manos, con que vosotros peleáis contra el rey de Babilonia; y a los caldeos que están fuera de la muralla y os tienen sitiados, yo los reuniré en medio de esta ciudad. Pelearé contra vosotros con mano alzada y con brazo fuerte, con furor y enojo e ira grande». Esta es una palabra fuerte. Porque el Profeta declara un mensaje estratégico de guerra para los reyes. No podemos creer que los Profetas estén todo el tiempo dando palabra; sólo lo hacen cuando Dios les habla. El motivo por el que Dios revela Su palabra es para que el Profeta ore e interceda, y cuando sea el tiempo de Dios, que entonces hable. Muchas son las palabras que el Espíritu Santo me da sobre lo que está ocurriendo en estos tiempos. Son verdades que yo no revelo porque aún no es el tiempo de Dios y no tengo orden de él para darlas a conocer. No se trata de que Dios te de palabras sino de que también recibas la debida autorización para entregarlas. Veamos, como ejemplo, la vida del profeta Rey David y del profeta Natán en 2 Samuel 11.2-4: «Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se paseaba sobre el terrado de la casa real; y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa. Envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo. Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa». Y el versículo 27 dice: «Y pasado el luto, envió David y la trajo a su casa; y fue ella su mujer, y le dio a luz un hijo. Mas esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová». ¿Cuánto tiempo transcurrió sin que Natán no dijera nada como mensajero de Dios? ¿Por qué no habló? ¿Por qué esperó hasta el capítulo 12 para profetizar sobre el pecado de David? Veamos lo que dice 2 Samuel 12.7-9: «Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre. Así ha dicho jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl y te di la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno; ade¬más te di la casa de Israel y de Judá; y si esto fuera poco, te habría añadido mucho más. ¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón. Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto me menospre¬ciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer». Como explicaba anteriormente, aunque los Profetas vieran pecado en el liderazgo, no pueden soltar la palabra hasta que Dios se lo indique tal como el caso del Profeta Natán con respecto al pecado del rey David, que no habló hasta que Dios le dio la orden para hacerlo. Hablar bajo una orden divina logra los resultados que Dios espera.

“ ...sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios ...” 1 Corintios 1:27


El Llamado al Ministerio Parte III | Edición 101

LA LEY DE LA SIEMBRA Y LA COSECHA “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; como está escrito: Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre. Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios. Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos”

D

ios nos ha dado en Su Palabra principios para normar, regular y dirigir el comportamiento de Su Pueblo. Además de estos principios de vida práctica y exitosa, Él nos ha dado algunas Leyes para nuestra Bendición. En el campo de las Finanzas, el Espíritu Santo nos deja como Su regalo una de estas Leyes extraordinarias para prosperar: LA LEY DE LA SIEMBRA Y LA COSECHA. A través del Apóstol Pablo, excelente Maestro del Nuevo Testamento, el Espíritu del Señor le inspiró dejar en sus escritos o cartas a los corintios una de esas joyas de la Revelación de Dios. En su segunda carta a los corintios el Apóstol escribe: “Por esto os digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará”. Esta es una Ley Absoluta de Dios para operar en todo terreno en donde se siembre algo, ya sea grano de trigo, semillas de mango o limón o dinero. Esta Ley del Eterno es muy clara y puntual, es Espíritu nos hace saber que LA SIEMBRA DE SEMILLAS estará regulada por factores invariables, si se plantan pocas semillas, entonces cosecharemos poco fruto; si sembramos muchas semillas, entonces cosecharemos mucho fruto. La LEY DE LA SIEMBRA Y LA COSECHA establece que es entonces muy determinante para los segadores de la Cosecha que entiendan que el nivel de ésta lo determina el mismo SEMBRADOR con la cantidad de SEMILLA que deposite en la tierra. La Ley es inalterable y sus resultados son también invariables. Amén. Bueno es señalar que el Apóstol Pablo está siendo usado por el Espíritu Santo para dejarnos esta Ley desde un contexto

relacionado con OFRENDAR. Pablo está instruyendo a la Iglesia de Corinto a ser generosa con sus ofrendas para bendecir a los hermanos macedonios. Ciertamente esta Ley se aplica con todo su fundamento y con todos sus poderosos resultado en el campo de la Agricultura; pero es claro que el Apóstol esta girando instrucciones y enseñanzas a los fieles creyentes de Corinto sobre cómo ofrendar bien y cómo obtener mucho fruto de esas siembras en el campo material. Desde luego que la enseñanza de Pablo y la instrucción del Espíritu Santo a los corintios también aplicó a todas las iglesias establecidas y ha seguido aplicando a lo largo de los siglos a todo el Pueblo del Altísimo. Si nosotros queremos hoy tener una gran COSECHA en el campo financiero tenemos que tener muy presente esta Ley. Si sembramos poca semilla, esto es poco dinero, segaremos escasamente, si sembramos generosamente, generosamente también segaremos. La cantidad de semilla sembrada determinará el volumen de nuestra COSECHA.

La lección es clara, una cosa es sembrar la semilla en buena tierra y con gozo (es lo que nos toca a nosotros) y otra es darle el crecimiento (esto le toca a Dios). Repito, una cosa es lo que hacemos los cristianos, sembrar las semillas económicas con nuestro dinero o especias y otra es la que sólo puede hacer el Dios Omnipotente, dar en crecimiento, la multiplicación y la cosecha a lo sembrado. Para esto necesitas más que buena tierra y buenas y muchas semillas, necesitas tener un Dios Todopoderoso como Jehová él Señor. Por eso el Apóstol Pablo enfatiza en 2 Corintios 9 que en asuntos de Siembra y Cosecha cada uno debe hacer lo que le toca: sembrar abundantemente la semilla; hacerlo con gozo como propuso en su corazón y esperar confiadamente en el Dios nuestro que puede hacer posible la multiplicación de la semilla y la producción de una súper COSECHA.¡ ALELUYA !

LA LEY DE LA SIEMBRA Y LA COSECHA es entonces una ENSEÑANZA APOSTÓLICA DEL ESPÍRITU SANTO PARA SU IGLESIA en todos los lugares y en todas las épocas. ¡ Amén y Amén !

Esto es lo que nos regala el Espíritu a través del Apóstol Pablo: “ Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; como está escrito: Repartió a los pobres; Su justicia permanece para siempre”.

LA IMPORTANCIA DE DAR CON GOZO

BENDECIDOS EN TODO PARA DAR

Con la instrucción del Apóstol Pablo de cómo deberían ofrendar (sembrar) los corintios para obtener el máximo resultado, el Espíritu Santo añade un detalle en la aplicación de LA LEY DE LA SIEMBRA Y LA COSECHA. Aunque es cierto que en el campo de la agricultura la Ley se cumple inexorablemente, hay factores climáticos que podrían afectar la Cosecha.

Se nota con claridad en la reveladora instrucción del Apóstol Pablo a los corintios la intención o meta expresa del Espíritu Santo de dejar sentado sin ninguna duda el por qué y para qué Dios anhela darnos GRANDES COSECHAS Y PROSPERIDAD EN ABUNDANCIA; el Espíritu desea que aprendamos que el Eterno nos próspera para bendecir nuestra vida y Familia y para suplir todas nuestras necesidades, pero sobre todo, para seamos generosos EN DAR PARA LA OBRA DE DIOS Y PARA AQUELLOS QUE MENOS TIENEN.

En el campo financiero de la de la Ley aplica plenamente pero la COSECHA se podría ver afectada si el DADOR DE LAS SEMILLAS no cumple con algunos requisitos. Uno de éstos es el DAR la semilla u ofrenda con GOZO, esto es imperativo para que la bendición del Creador caiga sobre la COSECHA. Esto lo señala el Espíritu a través de Pablo: “Cada uno dé como propuso en su corazón; no con tristeza, ni por necesidad porque Dios ama al dador alegre” 2 Corintios 9:7. LA CONFIANZA EN EL DIOS TODOPODEROSO EL ESPÍRITU Santo a través de Su instrucción a la Iglesia de Corinto por medio del Apóstol Pablo nos instruye también a nosotros, es una enseñanza apostólica digna de ser recibida, analizada y para tocada en todo lugar y tiempos. En la misma reitero, pablo motiva a los hermanos corintios en ser generosos al dar sus ofrendas. El Apóstol recalca sobre al importancia del dar con gozo y en abundancia, él insiste en que estos elementos son determinantes a la hora de recolectar la cosecha GENEROSIDAD, PROPÓSITO, FE Y DAR CON ALEGRÍA. Más el Espíritu usa al Apóstol para centrar la confianza para la COSECHA EN DIOS.

EL ALTÍSIMO DIOS NOS PRÓSPERA PARA DAR CON GENEROSIDAD. ¡ AMÉN ! El Apóstol Pablo nos revela que el Dios que nos prospera tiene un gran propósito al darnos cada una de las cosechas y la abundancia económica: “ Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios” 2 Corintos 9:10-11. Dios es Quien da semilla al sembrador, esto es lo primero que debemos recordar, que Dios da la semilla al que la siembra. La semilla que Dios nos da es para sembrarla; el primer propósito del Eterno con la semilla que da es que aquel a quien se la da sepa que debería sembrar la semilla que recibe. Cuando faltamos a este propósito faltamos al plan de Dios y hacemos peligrar nuestro futuro económico. Si nos comemos la semilla ( el dinero ) y no lo sembramos, sacamos de

11

Apóstol Dr. Rony Chaves

PROPÓSITO a la semilla, por lo, tanto nos convertimos en no sembradores y por lo tanto arriesgamos a que Dios corte el envío de la semilla a nuestras manos dando como resultado que no tendremos semillas para plantar y por ende no tendremos nada que recoger como cosecha. LA SEMILLA QUE DIOS NOS DA ES PARA SEMBRARLA. El segundo propósito de Dios al darnos prosperidad dice Pablo es para que “estemos enriquecidos en todo” ,es decir, que todas nuestras necesidades estén suplidas y resueltas. El Altísimo desea nuestra prosperidad y la de nuestra Familia en primera instancia, esa es Su perfecta voluntad para todos en Su Pueblo. Más Él ha planeado ir más allá de nuestra bendición familiar, el desea bendecirnos mucho, para liberar nuestra generosidad y activar nuestra liberalidad al dar y ofrendar para las causa del Reino. El Plan del Eterno es que “estemos enriquecidos en todo para toda liberalidad”. El ser bendecidos con la abundancia del Todopoderoso no es sólo para que nos gocemos en casa con Su bendición financiera o productiva, sino que también es para que podamos tener la libertad de bendecir la Obra de Dios y a todos aquellos que queramos ayudar o apoyar en su necesidad o Ministerio. Amén! La gran lección del Espíritu Santo con la Carta Apostólica de Pablo a los creyentes de Corinto es pues que todos sepamos que “LA PROSPERIDAD QUE DIOS DA TIENE UN PROPÓSITO, DESATAR NUESTRA GENEROSIDAD Y LIBERALIDAD PARA DAR A OTROS,A SUS MINISTERIOS Y A SU OBRA CON GOZO Y CONFIANZA DE QUE ESTO ADEMÁS DE HONRAR A DIOS PROVOCARÁ QUE ELLOS LE ALABEN AL SEÑOR POR SU BENDICIÓN”. Sobre lo anterior las Sagradas Escrituras son reiterativas diciendo: Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al Evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos. Última último y gran propósito del Señor en activarnos a dar con gozo y liberalidad es provocar que todos aquellos que son bendecidos por nuestra generosidad desaten oraciones por nosotros y nuestro progreso y bendición. Una buena moraleja de este análisis es que es una extraordinaria bendición el poder sembrar la buena semilla que Dios nos da en los santos que la necesitan porque además de activar nuestra mayor prosperidad, también activará la oración por nosotros y la bendición para nosotros de todos aquellos para quienes hemos sembrado con gozo y con de en nuestros Dios. LA PROSPERIDAD QUE EL ALTÍSIMO NOS DA ES PARA DAR Y SEMBRAR CON LIBERTAD

“...y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte...” 1 Corintios 1:27


Arpas y Copas - Mayo 2017  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you