Page 1

Pag. 04

Pag. 05

Pag. 08

La importancia de la Profecía Personal

Fuentes de la Revelación Profética

Características de la Profecía o palabra Rhema

Guía de Adoración e Intercesión Edición 114 • Julio 2018

Suplemento de Edificación para el Cuerpo de Cristo A.M.M. de Rony Chaves


CÓNCLAVE DE ÁGUILAS Un CÓNCLAVE por definición es una REUNIÓN ESPECIAL de varias personas para tratar algún asunto que consideran importante. CÓNCLAVE, nos señalan los diccionarios, es una REUNIÓN a un alto nivel en que varias personas se juntan para tratar un tema específico y relevante.

Contenido

Cónclave de Águilas Julio 2018

7000 Altares de Adoración

La importancia de la Profecía Pág. 04 Personal Fuentes de la Pág. 05 Revelación Profética Beneficios que se reciben con la Pág. 06 imposición de manos y la profecía por un presbiterio La comunidad profética Pag. 07 Caracteristicas de la Profecía o Palabra Rhema

Pag. 08-09

Recursos de un liderazgo Con evidencias de herencia

Pág. 11

Algunas palabras con un significado similar a CÓNCLAVE pueden ser: congreso, convención, asamblea, reunión y junta. Esta palabra CÓNCLAVE procede del latín conclave y cum clavis, que significa “lo que se cierra con llave” o “ba jo llave” haciendo referencia a la reunión convocada con un fin específico e importante y al cual sólo son invitadas específicas,no es una reunión abierta, más bien, es una reunión exclusiva y cerrada. En el caso que nos compete: “CÓNCLAVE DE ÁGUILAS”, el término se refiere a una Convocatoria Específica para Profetas y para tratar el tema vital del MOVER PROFÉTICO ACTUAL EN LAS NACIONES. En Arpas y Copas, consideramos de medular importancia para la comprensión del Evento para Profetas que se desarrollará en unos días en Costa Rica que dejemos en manos de nuestros lectores enseñanzas que resalten el valor y los beneficios de la profecía del Señor sobre personas y naciones. Será una bella oportunidad tener en Costa Rica un poderosa convergencia de Profetas de América y Europa. ¡Amén!

La Esencia de Todo: El PODER DE DIOS CONCENTRADO: “EL DABAR DEL ETERNO” Apóstol Dr. Rony Chaves

“Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. 2 Pedro 1:19-21 A partir del libro del Génesis en el Antiguo Testamento encontramos de manera el término “palabra” relacionado con “dijo Dios”. Esta expresión indica que el Altísimo habló Su “palabra creativa” y esta produjo lo que Él determinó que sería: “Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz”. Génesis 1:3 La expresión “dijo Dios” es un sinónimo de Dios habló, Jehová dio o dijo la Palabra. Esta expresión viene del hebreo “dabar”

(davar) el cual está íntimamente ligado a “profecía”. Para el pueblo judío la “Palabra profética o dabar” estaba inherentemente relacionada con los hechos específicos necesarios para su cumplimiento; esto significa que “la profecía o dabar” tenía implícito en sí misma no sólo el anuncio profético sino también el poder divino para provocar los hechos o eventos necesarios para que el mensaje profético fuese cumplido.

Según el Antiguo Testamento, la profecía era una “entidad viviente”; tenía vida en sí misma por venir de la boca de Dios y un poder sobrenatural capaz de hacer lo necesario para que lo anunciado por

el Señor se cumpliese. La profecía tenía ineludiblemente el poder divino dentro de sí misma para producir su cumplimiento. Aleluya!

profecía; este consistía en: 1-Palabra hablada (el origen). 2-Palabra activa (hechos produciéndose). 3-Palabra realizada (cumplimiento total).

“Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié”. Isaías 55:10-11

Para los antiguos servidores de Jehová, la profecía era la palabra hablada de Dios y el origen de un proceso con muchos hechos secuenciales que confirmarían que realmente el Profeta habló de parte del Eterno. Ellos esperaban hechos, cumplimiento con acontecimientos concretos, no solo palabras. Los patriarcas entendían que la profecía tenía la investidura de Dios y era una manifestación de Su poder infinito así como una revelación de Su esencia y naturaleza; juzgaban a los Profetas no sólo por las palabras sino por sobre todo, por el cumplimiento de lo que hablaban. Si profetizaban y no se cumplía lo dicho, ellos eran tenidos por falsos profetas.

Para los patriarcas y la nación judía ,la profecía contenía “el poder creativo” de Jehová para crear y hacer existir lo que no existía y que aún no se veía; ellos lo expresaban en su lenguaje. Los verbos hebreos indican acción, dinamismo y movimiento creativo. La palabra “dabar o profecía” de Dios implicaba todo un proceso que debía cumplirse plenamente desde que salía la

Hoy es imperativo en la Iglesia de Cristo el levantamiento de Profetas verdaderos que garanticen la pureza de la profecía del Altísimo.

“ Porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana, ..” 2 Pedro 1:21


04

Edición 114 | Cónclave de Águilas

LA IMPORTANCIA DE LA PROFECÍA PERSONAL “No apaguéis al Espíritu. No menosprecies las profecías. Examinándolo todo, retened lo bueno”. I Tesalonicenses 5:19-21 A. Dios quiere comunicarse a- Dios es un Dios personal y quiere tener una relación de intimidad y comunión con cada individuo. b- El tenía una relación íntima con Adán y Eva en el Edén y hablaba estrechamente con ellos. c- El pecado después de la caída de Adán, cegó los ojos de la humanidad para no ver ni oír a Dios (Isaías 59:1,2). d- La barrera de separación es el pecado, por este, a Dios “no le es posible” comunicarse con el hombre. e- La raza humana no ha querido oír a Dios y por siglos se ha hecho insensible a El. B. Los Profetas: canales de la comunicación de Dios. a- Por esta razón Dios escogió hombres a través de los cuales pueda hablarse a la humanidad. b- Por los siglos ha levantado a patriarcas y profetas para darnos su mensaje. c- Mas modernamente: dos mil años atrás, Dios habló por medio de Jesucristo (El gran Profeta), quien es la expresión viva de Sí mismo (Heb. 1: 1-2; I Tim. 3:16). d- Jesús es Dios manifestado en la carne y la Palabra Viva Encarnada. El más grande mensaje de Dios es Cristo Jesús. C- Jesús el Vocero de Dios. a- Fue y es Jesús para nosotros, los pensamientos, palabras y planes celestiales así como el patrón de vida hecho visual y manifestado verbalmente en la tierra. b- Jesús es La Sabiduría del Padre manifestada. c- El abrió el camino para que Dios viniera a habitar en cada uno de nosotros. d- Jesús es el prototipo de una nueva raza. e- El es el comienzo de un “nuevo hombre” creado por Dios. f- El es el Postrer Adán y nosotros somos conformados o hechos a su imagen y semejanza con Su misma naturaleza. D- La Biblia: Dios hablando al hombre a- Después de Jesús, Dios ordenó completar la Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento). b- Después a la Ascensión de Jesús (Hech. 1) envió al Espíritu Santo. c- Es el espíritu Santo quien inspiró a los escritores de la Biblia para que Dios y Su Plan fuese conocido y entendido a plenitud. d- La Biblia contiene la Revelación del Plan de Dios al hombre y nos revela a Jesús como el Consumador del plan redentivo de Dios. Esa Palabra fue entregada a la Iglesia como Guía o Manual para su destino.

Harina en la olla de sopa “Después sirvió para que comieran los hombres; pero sucedió que comiendo ellos de aquel guisado, gritaron diciendo: ¡Varón de Dios, hay muerte en esa olla! Y no lo pudieron comer. El entonces dijo: Traed harina. Y la esparció en la olla, y dijo: Dad de comer a la gente. Y no hubo más mal en la olla”. II Reyes 4:38

Me fui a dormir muy inquieto esa noche y oré antes de hacerlo al Padre Eterno. El me respondió de una manera concreta. El dijo: “Hijo, reúne a tu pueblo los siguientes tres días, desde la mañana y hasta la noche. Diles que venga todo el que quiera recibir una palabra de profecía o una oración de bendición profética. Tú estarás allí para imponerles las manos y profetizarles en mi Nombre. Tú echarás sobre todos los que quieran, “harina en su olla de sopa”.

Habíamos tenido una súper bendición de Dios en casa. Apóstoles y profetas nos habían visitado por una semana y el pueblo que pastoreamos junto a otros amados pastores, había sido impactado por el poder del Espíritu profético.

De inmediato me puse a trabajar sobre el asunto y anuncié el domingo por la noche que el lunes, martes y miércoles siguientes les esperaría a todos los que quisieran ministración profética en nuestro templo desde las ocho de la mañana.

Justo en el tiempo divino; habíamos organizado un “Presbiterio Profético” en el Centro Cristiano de San José “El apóstol Robert Barriger, Douglas Balcombe, el Dr. Evans; Moisés Vegh y yo, conformamos el Equipo Apostólico que se había encargado de ministrar a la gente dirigidos por el Espíritu Santo. Cada día ante una expectante multitud, el Señor a través de nosotros había ministrado proféticamente a un número alto de matrimonios de ministros y líderes asociados a nuestro ministerio.

En primera instancia, pensé que llegarían pocos y tarde; pero fui sorprendido al llegar al Centro Cristiano, pues ya la gente me esperaba anhelante de la Palabra de Profecía y haciendo fila.

La convicción y el gozo del testimonio interior en cada persona ministrada era evidente y motivador. Hubiéramos deseado que toda la congregación hubiera sido expuesta ante el Equipo Apostólico para que todos recibiesen profecía personal del Altísimo. Como Apóstol y Pastor General de aquel pueblo pensé que hubiese sido maravilloso que cada persona y no sólo las escogidas, recibiesen una profecía directa del Señor por los profetas. Pero en un Presbiterio Profético, sucede así. La Iglesia en pleno se reúne, observa, oye y adora al Señor, quedando a la espera de que en cada reunión el Espíritu Santo hable a aquellos a quienes El ha elegido para ministrar en esa ocasión. Aleluya. La atmósfera espiritual había quedado llena de un peso de gloria extraordinario. La Congregación había sido levantada increíblemente a nuevos niveles de revelación profética. Creo que el Presbiterio Profético nos había hecho madurar en una semana lo que hubiésemos madurado en años sin este. Con todo y esta enorme bendición, quedé muy inquieto por tanta gente que no pudo ser ministrada y que anhelaba que los profetas y los apóstoles le hubieran dado su bendición personal.

El lunes ministré uno por uno a cerca de cien personas. La profecía fluyó para cada uno de ellos en forma especial. Colocamos tres sillas en las cuales se iban sentando por turno los hermanos y yo iba imponiéndoles las manos y profetizando lo que para cada uno el Espíritu Santo me daba. El martes, el número fue casi del doble. Tuve que pedir la ayuda de otros pastores que entraban bajo la misma unción profética en que yo estaba y fluían libremente en la profecía para las gentes. El día miércoles fue impresionante. Dios rebasó nuestras expectativas. Para la noche teníamos casi mil personas ministradas. Ese día en la Iglesia, había culto regular. Tuvimos que colocar sillas para ministrar al pueblo por todo el amplio salón. Ungí a mis pastores, a mis ancianos y diáconos para que bajo la unción profética nos ayudaran a ministrar a todos. Fue algo glorioso, sencillamente impresionante. Dios nos había dado trigo para obtener la harina que echamos en cada olla de sopa. La sanidad interior fluyó poderosamente, liberación profunda fue obrada en cada persona por el Espíritu Santo. El amor del Dios Padre se estaba manifestando allí de manera incomparable. El Amor Perfecto del Padre estaba llenando el corazón herido de mucha gente; esto los sanaba y les levantaba su autoestima al más alto nivel.

F- La Profecía: la Voz del Espíritu Santo a- Dios el Espíritu Santo tiene Su voz en la Profecía. b-Joel 2:28-29 profetizó que nuestros hijos profetizarían en el fin de los tiempos. c- Pablo el apóstol exhortó a la Iglesia a “procurar profetizar”. (1 Cor. 14:34). d- El ministerio de la Profecía es para iluminación y guía en el Camino. e- No añade nada más de lo que señala La Escritura (no es para adición). f- Trae luz e instrucciones. Edificación, consolación y exhortación a la Iglesia. (I Cor. 14:3). G- La Profecía Personal trae confirmación y testimonio a. Dios susurra sus pensamientos al creyente. b. El creyente debe tener confirmación, esta se lo da la Profecía Personal. c. Cada palabra o profecía debe tener la confirmación y testimonio de dos o tres testigos según II Cor. 13:1, este es el orden de Dios. d. El trabajo de confirmación lo cumple la voz profética. e. La Profecía no es para sustituir el orar y buscar a Dios y a su Palabra pero si es para confirmar lo dicho por el Señor. f. Los profetas y la Profecía tienen un lugar en el corazón de Dios. g. La Profecía y los profetas preparan a la Iglesia para la Segunda Venida de Cristo. h. La Profecía Personal fue un método de Dios para hablar al hombre. i. La Profecía Personal individual y la profecía colectiva acerca la restauración y nos hace conocer los tiempos de Dios. j. La gran señal de Dios para este Siglo XXI: los Profetas y las Compañías de Profetas. Amén

a. La Palabra hablada La revelación profética puede ser desatada como una palabra hablada (como la profecía de Natán hacia el rey David en II de Samuel 12 o la de Elías al rey Acab en I Reyes 17). b. La Palabra escrita El mensaje profético puede también ser desatado a través de la Palabra escrita como vemos en los libros de Daniel, Isaías y Jeremías. La mayoría de la revelación profética escrita, difiere en su estilo de expresión, énfasis e intensidad. Estas profecías escritas tuvieron en el pasado gran riqueza de símbolos y estilo poético. c. El Lenguaje de los profetas El lenguaje profético incluye las siguientes clases de expresiones: parábolas, alegorías, metáforas, símiles, hipérboles, personificaciones, símbolos, tipos, enigmas, acertijos y otros. Una de las características del lenguaje profético es el simbolismo o simbología. Daniel en el Antiguo Testamento y Juan en el Nuevo son los profetas que más lo usaron. (Sólo en el Apocalipsis, Juan usó 350 símbolos que pueden entenderse a la luz del Antiguo Testamento). En un Presbiterio Profético con palabra profética los profetas muchas veces usarán este tipo de lenguaje (parábolas, metáforas, etc.). El lenguaje profético ayuda a comunicar con más claridad la imagen o palabra que Dios está diciendo a los candidatos. d. El tiempo profético Perfecto El lenguaje hebreo del Antiguo Testamento tiene sólo dos tiempos verbales: El Perfecto y el Imperfecto. Para los hebreos, una expresión era importante, según esta se consideraba completa o incompleta. El tiempo verbal Imperfecto indica que la acción está todavía para ser completada. Pero el tiempo Perfecto indica que la acción ya fue completada. Existe una peculiaridad con el lenguaje profético, cuanto los profetas profetizaron algún evento futuro, ellos hablaron en el tiempo Perfecto, indicando que la acción ya es completa. En otras palabras, la palabra profética, lleva en si, el poder para cumplir cada una de las palabras habladas. La profecía entonces puede darse como un hecho, en el mundo espiritual está completa, cumplida totalmente (Habacuc 2:2,3). Por eso es que podemos afirmar que la “Palabra de Dios” no volverá vacía según Isaías 55:11. 2- La Revelación a través de “La vida del Profeta” La revelación de Dios vino también a través de la vida de algunos profetas. Toda su vida, sus experiencias y vivencias personales, fueron un mensaje directo de Dios a Su pueblo. Ellos y sus vidas fueron una verdadera figura simbólica, una gran parábola.

E. El Profeta: Comunicador de Dios hoy. a. Ninguna revelación extrabíblica tiene autoridad fuera de La Palabra. Debe estar contenida en la revelación bíblica y jamás puede contradecirla. b. Dios quiere hoy animarnos por la Biblia y por el Espíritu Santo y sus dones y ministros. c. Pero no todos reconocen Su voz y no responden a El. Por ello, nos dio ministros como regalo para perfeccionar a la Iglesia, uno de ellos es el Profeta. d. El Profeta es un don - hombre que fluye con el don de profecía de continuo. e. El don de profecía del Espíritu es una voz de Dios en la Iglesia operando por el espíritu de profecía

Apóstol Dr. Rony Chaves

Al finalizar el culto, domingo por la noche, lleve a los siervos del Equipo Apostólico a su hotel y compartí con ellos acerca de la inquietud mencionada. El profeta Moisés Vegh, un padre espiritual en la Iglesia, con 50 años de experiencia en Presbiterios Proféticos, me dijo: “Rony, Eliseo, el profeta del Antiguo Testamento, tenía una Escuela de Profetas, por ello mandó preparar una olla de potaje o sopa. Con esta, los alimentaría a todos ellos. Mientras la preparaban, uno de ellos, fue a cortar calabazas silvestres para echar en la olla. Entre lo cortado, venía alguna hierba venenosa, la cual, al mezclarse en la sopa, la contamino, envenenándola por completo. De pronto, alguien gritó al probarla: “Varón de Dios hay muerte en la olla”. (lI Re 4:40). El profeta Vegh añadió: “Eliseo pudo pedir que la votaran pero no lo hizo. El profeta de Dios a cambio pidió harina, la cual fue echada y esparcida entre la sopa que había en la olla. La harina, milagrosamente absolvió la muerte e hizo producir vida en el potaje. Al ser probada de nuevo, todos se dieron cuenta del milagro y la comieron hasta saciarse”. El hermano Moisés me miro fijo a los ojos y me señaló lo siguiente: “hijo, la Iglesia y cada creyente en Cristo Jesús es como una gran olla de sopa, en la cual Dios prepara la comida que luego alimentará a los hijos de esta generación profética. Pero al paso de los años en cada vida o iglesia, es decir en cada olla de potaje, han lanzado todo tipo de calabazas y hierbas silvestres, esto es heridas, rechazos, frustraciones, castigos, abusos y ofensas, las que han envenenado la sopa. Dios quiere que las gentes coman de la olla, pero está envenenada, sólo hay muerte en la olla de sopa. Ahora, tú eres el profeta y te toca a ti pedirle al Espíritu Santo que te indique como obtener el trigo (Palabra) para hacer la harina (Palabra profética) que echarás en la olla para sanar la sopa. Pídele al Señor la Palabra y échala en cada olla de sopa y así entonces, los hijos de los profetas (congregaciones enteras y creyentes en Cristo) comerán de la sopa hasta saciarse”.

Definitivamente, el fruto de este Presbiterio Profético dejaba una huella indeleble en la Iglesia; esta sería una práctica necesaria e imprescindible para nuestro ministerio en el futuro. “… Y mientras ellos salían, Josafat, estando en pie, dijo: Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados”. II Crónicas 20:20 b ¿Cómo desatar la “Palabra Profética”? “En aquel tiempo habló Jehová por medio de Isaías hijo de Amoz, diciendo: Ve y quita el cilicio de tus lomos, y descalza las sandalias de tus pies. Y lo hizo así, andando desnudo y descalzo. Y dijo Jehová: De la manera que anduvo mi siervo Isaías desnudo y descalzo tres años, por señal y pronóstico sobre Egipto y sobre Etiopía, Así llevará el rey de Asiria a los cautivos a Egipto y los deportados de Etiopia, a jóvenes y ancianos, desnudos y descalzos, y descubiertas las nalgas para vergüenza de Egipto”.Isaías 20:2-4 En el libro de Hebreos Capítulo I y en verso 1, el apóstol Pablo nos hace ver como Dios habló a nuestros padres antiguos de muchas maneras a través de los profetas. En este pasaje los términos griegos en que fue escrita la oración (polumeros Kaipolutropos) significa que Dios habla en diversos tiempos, en muchas partes y de muchas maneras. Cada profeta contribuyó con una parte de la revelación profética. Estas diversas formas de expresar o desatar la “Palabra Profética” recibida, las hemos resumido o agrupado en tres categorías. 1- La revelación a través de “La palabras de los profetas”. 2- La revelación a través de “La vida de los profetas”. 3- La revelación a través de “Las Acciones de los profetas”. 1. La revelación a través de “Las palabras de los profetas”.

a- Oseas. La vida del profeta simboliza la apostasía de Israel. Su matrimonio con una ramera es un símbolo de la fidelidad de Dios ante su esposa infiel, la nación de Israel. (Oseas 1, 2, 3). b- Jonás. La vida de Jonás, es un mensaje profético para Israel sobre eventos futuros. Pero sobretodo, según Mateo 12:40 su vida simbolizó el período que Jesús pasó antes de su resurrección. c- El nombre de los hijos de los profetas. Algunos profetas, recibieron la orden de Dios de ponerle un nombre específico a sus hijos. Estos nombres eran simbólicos y un mensaje profético a la vez. La vida de estos hijos y sus nombres servía como un mensaje profético a Israel. a. Isaías llamo a sus hijos Sear - Jasub (un remanente volverá) y Maher-Salalhasbaz (el despojo se apresura y la presa se precipita). Isaías 7:3 y 8:1. b. Oseas llamo a sus hijos Lo-Ruhama (no compadecida o sin misericordia) y Lo - ammi (no mi pueblo). 3- La Revelación a través de “Las Acciones Proféticas” Los actos o acciones simbólicas de los profetas fueron también vehículos para declarar la revelación divina. La acción profética fue en sí misma una forma de revelación divina tanto como las palabras de los profetas. La acción profética fue una forma de hacer o decir para ganar la atención de la gente y dramatizar el mensaje de Dios para ellos. a. Isaías camino desnudo para simbolizar el destino similar que esperaba en Egipto, Etiopía y Asiria (Isaías 20:1-6). b. Jeremías camino a través de las calles usando un yugo alrededor de su cuello para significar la futura esclavitud en Babilonia. (Jeremías 27-28). c. A Ezequiel le fue ordenado representar a través de un dibujo en una baldosa o adobe, el ataque a Jerusalén. Ezequiel 4. Todo el capítulo con sus acciones simbólicas es una gran revelación divina. Es obvio que todas las formas de revelación profética, obedecen a la manifestación de la palabra de profecía de Dios a través de los dones del Espíritu Santo operados en los profetas.

“... y os declararé lo que os ha de acontecer en los días venideros.” Génesis 49:1


Cónclave de Águilas | Edición 114

FUENTES DE LA REVELACIÓN PROFÉTICA “Así ha dicho Jehová de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan; os alimentan con vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová. Dicen atrevidamente a los que me irritan: Jehová dijo: Paz tendréis; y a cualquiera que anda tras la obstinación de su corazón, dicen: No vendrá mal sobre vosotros. Porque ¿Quién estuvo en el secreto de Jehová, y vio, y oyó su palabra? ¿Quién estuvo atento a su palabra, y la oyó? Jeremías 23:16-18 Las Sagradas Escrituras enseñan que una “palabra profética” puede venir de tres fuentes. 1. El Espíritu Santo El Apóstol Pedro nos recuerda que tenemos como guía a la palabra profética más segura, la que es inspirada por el Espíritu Santo. El es quien ha inspirado a sus profetas en todos los tiempos (II Pedro 1:21). El Espíritu Santo es la única fuente verdadera de una palabra de profecía genuina. 2- El espíritu humano Los profetas Ezequiel (Ez. 13:1-6) y Jeremías (Jer. 23:16) nos hacen notar claramente que muchas veces el hombre de su propio corazón profetiza. Esto significa que del espíritu humano, no del Espíritu Santo, el hombre trae palabras que llama proféticas y que pueden causar mucho daño en el pueblo de Dios. Por ello, se hace necesario que la profecía sea juzgada por la gente madura en una reunión. 3- El espíritu demoniaco El Nuevo Testamento nos muestra con claridad como los espíritus inmundos pueden tomar la boca de seres humanos y aun declarar cosas correctas. No debemos olvidar que los demonios son mentirosos por naturaleza y tratarán de engañar aun a los cristianos si les es posible. (Mateo 24:24). El libro de los Hechos registra un episodio en el cual una mujer poseída por un espíritu demoniaco de adivinación anunciaba a Pablo y lo presentaba como un siervo de Dios. El apóstol reprendió a ese espíritu impidiéndole operar mas aunque afirmaba cosas ciertas. La fuente de su profecía era satánica. De esta fuente debemos estar totalmente protegidos. Amén. (Hech. 17). Una mezcla de las fuentes Lastimosamente, muchas veces la profecía resultante es una mezcla de algunas de estas fuentes. Por lo general con la inmadurez de los que profetizan es que viene la mezcla. A veces Dios verdaderamente habla y el hombre añade algo de su corazón. Debemos tener cuidado de la pureza del mensaje. ¿Por esta razón debemos rechazar la Profecía? Creo definitivamente que no; al alcanzar madurez la Iglesia y sus profetas, podemos tener palabra profética segura. Si guardamos los principios escriturales y velamos por juzgar adecuadamente la profecía, reduciremos el error al mínimo. Amén. Juzgando la Palabra Profética 1- La Profecía en la práctica no es un don perfecto a. Solamente la Palabra Escrita (La Biblia) traída por revelación de Dios fue y es Perfecta e Infalible. b. La palabra de un Profeta no opera en esa esfera de inspiración ahora. (La Escritura ya está completa). c. Puede existir la posibilidad de una mixtura (mezcla) en la profecía de 2 fuentes (Divino-humana). d. El hecho de que la Profecía según el apóstol Pablo deba ser juzgada (I Cor. 14:29), es porque los canales (humanos) a través de los que viene son imperfectos. 2- Probando la Palabra Profética La Biblia no sólo nos exhorta a juzgar la Profecía, prácticamente nos ordena hacerlo. Por ello es que el contenido y el espíritu de la Profecía debe ser pesado. El testimonio del Espíritu y el fruto de la misma son determinantes a la hora de aceptar el mensaje. a. El criterio de la Palabra Escrita: Es invariable, ese mismo debe prevalecer. Apoc. 19:10 nos da la pauta. Debe sentirse en la Profecía el “testimonio de Jesús”, ese es el espíritu de la Profecía. b. El carácter de la Palabra Profética: Este debe ser igual al carácter con el que Jesús nos hablaría personalmente. La profecía debe ser dada en un espíritu correcto y bajo la base del amor y no de la condenación. (Rom. 81:34). c. El cumplimiento: La marca de un profeta verdadero es que lo que dice se cumple. Según Deut. 18:22, este detalle es muy importante al recibir profecías. d. Los mandamientos de la Palabra: Pero no sólo el cumplimiento de lo profetizado es importante, sino que además, la profecía debe ir en concordancia con los mandamientos del Señor. Aun si se cumpliere y nos aparta del Camino, esta profecía es falsa. (Deut. 13: 1-4). e. Una comparación con la Palabra Escrita: Toda revelación extrabíblica (sueños, visiones, éxtasis, etc.) no puede contradecir lo que ya esta escrito. La Profecía genuina no violará los principios rectores del Orden Divino para su Iglesia. Por ello es bueno compararla con la Palabra Escrita. (Isaías 8:19-20). f. La conducta de los profetas: Todos sabemos que Dios puede usar hasta una mula para hablarnos. El puede usar cualquier vaso para profetizarnos, pero esto es la excepción a Su norma. Su forma de hablarnos casi siempre es por vasos limpios y escogidos. Por ello, la conducta y el testimonio de los profetas es muy importante. En el caso de un Presbiterio Profético, es necesario tener a hombres maduros de gran trayectoria ministerial, hombres probados en palabra y vida. (Jer. 23: 15-16; I Juan 4:1). g. La confirmación del Espíritu: Imprescindible y necesaria es la confirmación interior del Santo Espíritu. La paz que viene de El al oír la Profecía verdadera es innegable. (Rom. 8: 16, I Juan 2:20, 27). h. La confirmación de otros testigos: Ese mismo testimonio del Espíritu en varias personas, dará firmeza a la Profecía. Pablo nos llama a juzgar la palabra con dos o tres testigos.

3- La responsabilidad de juzgar la Profecía En I Corintios 14:29, Dios establece la necesidad de hacer un juicio público ante los líderes de la palabra profética. Este juicio debe basarse en elementos básicos que deben estar presentes en la Profecía. Elementos básicos para juzgar la Profecía a. Debe edificar, animar y exhortar o amonestar en amor. b. Debe estar en acuerdo total con el Espíritu y la letra de la Palabra. c. Debe ser de confirmación pública. d. En caso de ser una profecía predictiva, el cumplimiento de la misma es necesario. e. Sólo debe confirmar u orientar lo que Dios ha hablado. f. La pureza del vaso es importante. g. El testimonio del Espíritu Santo a nuestro espíritu es importante. h. El Espíritu del mensaje debe ser Cristo céntrico. i. Debe ser dada en el mismo carácter y espíritu de Cristo. j. Se debe notar en el mensaje la carga de Dios por el hombre. k. La Profecía verdadera produce el fruto en carácter y conducta de acuerdo al fruto del Espíritu Santo. l. No puede ni debe motivar la desobediencia (más bien a la obediencia). m. Produce libertad y no esclavitud; vida y no muerte. n. Toda profecía es condicional; deben cumplirse las demandas divinas para que la palabra se cumpla. Las condiciones pueden o no estar declaradas en la Profecía. Formas de Revelación Profética “Ciertamente no me conviene gloriarme; pero vendré a las visiones y a las revelaciones del Señor. Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), Que fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y conozco al tal (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar”. II Corintios 12:1 -4

Tenemos de dos tipos: externas e internas. I. Visiones externas. Estas visiones son dadas al hombre de Dios cuando el tiene sus ojos abiertos. Su percepción óptica es externa a si mismo. No es una visión en su interior, él ve fuera de si mismo, en el ambiente que le rodea la visión de Dios. Un ejemplo clásico de una visión externa se da en II de Reyes 6:17 cuando Dios abrió los ojos espirituales del criado de Eliseo y pudo ver la realidad espiritual. II. Visiones internas: cuando el Profeta de Dios cierra sus ojos, estando consciente, Dios le da una percepción óptica en su interior de las cosas espirituales. Esta es la Palabra del Señor que viene como una visión interior con los ojos cerrados. a. Un ejemplo de este tipo de visión tuvo Zacarías en el Capítulo 4 y verso 1 cuando miró el Candelero y las Lámparas del Señor. Los profetas Daniel, Ezequiel y Juan, ministraron la palabra de Dios recibida de esta manera muchas veces. b. Algunas visiones de los profetas antiguos a. Visión de la Gloria de Dios. Ezeq. 1. b. Visión de las Aguas Salutíferas. Ezeq. 47. c. Visión del Valle de los huesos secos. Ezeq. 37. d. Visión del Anciano de Días. Dan. 7:9-27. e. Visión de las cuatro bestias. Dan. 7:1-3. f. Visión de los caballos. Zac. 1:3-11 . g. Visión del Sumo Sacerdote. Zac 3:1-5. c. Visiones del Nuevo Testamento a. Zacarías. Luc. 1:1 1-17. b. Esteban. Hech. 7:55-56. c. Pablo. Hech. 9 . d. Cornelio. Hech. 10:3. e. Juan. Apocalipsis.

Cuando la revelación profética está presente en medio del pueblo de Dios, hay dos aspectos esenciales a considerar. 1. La forma de recibir la “revelación divina” desde el corazón de Dios. 2. La forma en que se debe desatar esta revelación divina. 1. Formas de recibir la revelación profética 1-La Revelación verbal: Esta es la palabra de Dios dada a los profetas para ser entregada a otros verbalmente. Esta revelación es la que conlleva siempre la esencia de la expresión divina: “Así dice el Señor”. a. La revelación vocal: La revelación verbal de la Palabra se recibe a veces audiblemente. Dios habla a sus profetas audiblemente; esta es entonces una forma de revelación vocal. El Señor vocaliza sus diseños y el Profeta los oye. b. La Biblia esta llena de ejemplos de esta forma tan gloriosa en que Dios habla a sus siervos. Veamos algunos: a. Dios habló audiblemente a Moisés en Éxodo 19:9. b. Dios habló audiblemente a Samuel en I Samuel 3: 1-14. c. En medio del bautismo de Jesús, Dios el Padre hablo audiblemente: “Este es mi Hijo Amado, en El tengo complacencia”. Mateo 3:17. d. Dios el Padre de igual manera en Mateo 17:5, en el momento de la transfiguración de Jesús, habló audiblemente. e. En la glorificación de Jesús y en la conversión de Saulo de Tarso, la revelación vocal fue manifiesta. (Juan 1 2:28 y Hechos 9:4-6). c. Revelación No-vocal Muchas veces Dios habló al corazón de los profetas; El no usó una voz audible. Podríamos llamarle a esa voz interior: “Una Impresión Divina”. Es la voz del Espíritu de Dios hablando dentro del espíritu del Profeta. Es silenciosa, no audible, una revelación no-vocal. II. La Revelación visionaria Dejando a un lado la revelación verbal (vocal y no vocal) veamos que además el Señor revela Su palabra a través de la “Revelación visionaria” a través de tres vías distintas: 1. Sueños 2. Visiones 3. Éxtasis Veamos la primera: Sueños 1. Sueños Los sueños tuvieron un gran valor en el Antiguo y Nuevo Testamento como una forma de recibir la Palabra del Señor. (Números 12:6). A- Dios habló a los patriarcas por sueños: a. Le habló a Abraham Gén. 15:12-17. b. Le habló a Jacob Gén. 28:12 y 31:10. B- Dios le habló estratégicamente aún a los paganos a través de sueños: a. Abimelec. Gén. 20:7. b. Laban. Gén. 31-24. c. Faraón. Gén. 40:5. d. Nabucodonosor. Dan. 2:1. e. Pilato. Mt. 27: 19. C- La gente de Dios recibió Sus sueños a. José. Gén. 37:5,9. b. Salomón. I Rey 3: 5. c. José. Mt. 1:20. 2. Visiones Una vía que Dios usó mucho en los tiempos bíblicos y usa aún hoy son las “visiones”. Están íntimamente ligadas a los sueños también, pero ocurren cuando el individuo está consciente y plenamente dispuesto para oír al Señor. Num. 12:6 nos enseña que los sueños y las visiones son parte del ministerio del Profeta.

3. Extasis (o trance) La palabra griega para trance es “ekstasis” de la cual nosotros obtenemos la palabra éxtasis. Esta expresión aparece en Hechos 10:10; 11:5 y 22:17. Es importante señalar que en un éxtasis (o trance espiritual) el Profeta no tiene ni su voluntad, ni su mente o emociones fuera de control de si mismo. En I de Corintios 14:32 se nos marca la pauta “y el espíritu de los profetas”, sujeto esta a los profetas”. Existen algunas referencias bíblicas en las cuales se menciona a los profetas bajo éxtasis actuando en “aparente locura” o como si fueran “tontos” (II Reyes 9:11; Jeremías 29:26 y Oseas 9:7). Muchos críticos de los profetas usan argumentos en burla contra ellos. El trance (éxtasis) es un estado visional en el cual la revelación de Dios es recibida. Este estado de rapto o éxtasis es aquel en el cual el Profeta está en mayor disposición para recibir la palabra no estando limitado por su voluntad y conciencia natural. El está literalmente “en el Espíritu”, condición en la que su conciencia total y su naturaleza pueden ser temporalmente trascendidas por el poder del Espíritu. Un ejemplo clásico de éxtasis (también puede llamarse arrebatamiento) fue el estado en que el apóstol Pablo en II Corintios 12:1-4 fue llevado al Tercer Cielo. El estaba en un estado de éxtasis o trance por lo cual no podía afirmar si el fue allí en el cuerpo o fuera de este. Los patriarcas y profetas del Antiguo Testamento experimentaron éxtasis de Dios y recibieron de esa forma la revelación de su palabra: a. Abraham. Génesis 15:12. b. Ezequiel. Ezequiel. 3: 14-15, 8:3 y 1 1:24. c. Daniel. Daniel. 8:15, 18 y 10:7-10. También la experiencia del éxtasis fue parte de la Iglesia de Cristo en el Nuevo Testamento. d. Pedro. Hechos 10: 10- 16f e. Pablo. Hechos 22:17-21 y II Cor. 12:1-4f f. Juan. Apocalipsis 1. Quienes hemos experimentado el Extasis Divino podemos afirmar que esta vivencia trae un sentimiento de rapto profético o aparente trance”. Gloria Dios. El ámbito de operación de la Profecía “Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro palabra de ciencia según el mismo Espíritu; A otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere”. I Corintios 12:4-l l La Biblia nos enseña con claridad que hay varios ámbitos o áreas de dominio del fluir profético. Es muy importante tener

05

Apóstol Dr. Rony Chaves entendimiento de estas áreas de la función profética. Estas áreas son: I. El “espíritu de Profecía” a- El ámbito o dominio de la Profecía (unción) se define en Apocalipsis. 19:10 “El espíritu de la profecía es el testimonio de Jesucristo”. b- “El Espíritu de la Profecía” es el “Manto de La unción Profética”; el cual es dado en diversos tiempos para uno o varios creyentes, manto que trae o produce en el Cuerpo de Cristo la Palabra del Señor (el testimonio de Jesús). Aquellos que no son profetas ni tienen el don de profecía, no podrán profetizar sino hasta que el manto profético. (espíritu de profecía) esté sobre ellos. c- En I Cor. 14: 24-31 el apóstol Pablo establece que todos pueden profetizar en un culto público. Desde luego el está aludiendo a que cuando el “espíritu de profecía o manto profético” es desatado sobre la Iglesia, todos podrían profetizar. Cuando “el manto o unción profética” viene además de los profetas, el pueblo en general podría profetizar. d- Cuando la “Unción profética” (manto) desciende, gente sencilla puede profetizar sin haberlo hecho antes y sin tener el oficio de profeta y sin tener activo el don de profecía. e- En números 11:29, Moisés expresa el gran deseo de Dios de que todos pudieran profetizar. El deseo de hombres maduros de Dios es que el don de profecía opere en cada creyente. Pablo nos pide anhelar los mejores dones del Espíritu, pero sobre todo que profeticemos. Amén. f- Con el manto o unción profética sobre la Iglesia, cualquiera puede profetizar si ejercita su fe. El espíritu profético o de profecía, no opera necesariamente en todas las reuniones. g- En I Samuel 10:10, tenemos un ejemplo del espíritu de profecía operando en una reunión. Allí, el manto de profecía cubrió a todos y hasta el rey Saúl estuvo profetizando ante la extrañeza de todos. h- Déjame decirte que cuando la unción profética envuelve la Iglesia, tu lo sientes, todos lo sienten y creo que hasta una mula podría profetizar. Es el Espíritu de profecía que el Señor ha desatado para ministrar. Aleluya. II. El don de Profecía a. Este don es mencionado en Romanos 12:6 y I Corintios 12:10 como un don del Espíritu Santo residiendo en ciertos creyentes y es activado por el Señor en momentos específicos para edificar Su pueblo. b. No en todos los creyentes opera este don. Es el Espíritu Santo Quien reparte los dones como El quiere. (I Cor. 12:1 1). c. Una persona a quien Dios usa con este don puede profetizar regularmente en medio del pueblo del Señor. Esta persona no necesita el “manto profético” o que “la unción o espíritu de profecía” envuelva a toda la Iglesia para profetizar; pues el don está en él. d. Algunos teólogos describen el acto de profetizar por la operación del don de profecía señalándonos que es “La Mano Danzante del Señor” que se posa sobre la cabeza de quien El quiere y le usa para traer Su mensaje. e. Es importante recordar que este don y su operación sólo funcionan es la esfera de la “Edificación”, la “Exhortación” y la “Consolación”. Nadie que no sea profeta debe salirse de estos límites puestos por Dios. Amén. III. El oficio del Profeta La Profecía opera profusamente en el Profeta. En él, el don de profecía está activo continuamente. No necesita el “manto profético” sobre el o “La mano danzante del Señor” sobre su cabeza para profetizar. El profeta es un “don de profecía caminante”. Es un don - hombre dado por Dios a la Iglesia. Amén. a. En Efesios 4:11 el ministerio del profeta es denominado con uno de los 5 dones de la Ascensión dado como don o regalo de Jesucristo a la Iglesia. b. El Profeta opera en la esfera de la Palabra para la “Edificación, exhortación y consolación” de la Iglesia. Pero, además opera más ampliamente para traer guía, juicio, corrección, reprensión y revelación al pueblo de Dios y las naciones. c. Quien no tiene el oficio o ministerio de profeta, aún cuando opere en el don de profecía no tiene autorización divina para operar en la esfera de autoridad anteriormente mencionada. d. El Profeta es un hombre que habla por Dios, por esto es “señalado”. Es un ministerio de autoridad. Sus palabras tienen peso, son las palabras de Dios. e. El Profeta es un ministerio translocal e itinerante, para todo el Cuerpo de Cristo. f. Es un ministerio efectivo en la Profecía y ha sido comisionado por Dios para llevar Su mensaje a las naciones. g. El Profeta es un receptor de la revelación de Dios; es decir la Profecía. Es un “vidente o sea un “nabi” según el Antiguo Testamento. Es un receptor de visiones y sueños del Espíritu. Todo profeta verdadero se mueve con poder en diversos dones del Espíritu (vocales y de revelación). El Profeta verdadero está envuelto en la revelación de Dios y el elemento predicativo está presente muchas veces en sus palabras. IV. Escrituración El cuarto ámbito o radio de acción de la profecía es la “escrituración”. La revelación escriturada viene a ser “nueva revelación” la cual es tan autoritativa como La Escritura. Esto es, obviamente, el más alto nivel de revelación profética. Este nivel de revelación es “INSPIRACION”. En II Timoteo 2:16 el apóstol Pablo nos enseña que toda la Escritura es inspirada por Dios. El usa el término griego “theopneustos” que significa “respirada por Dios”. Esta debe estar dentro de la Palabra escrita por Dios. Es sin error e infalible. La revelación escritural no nos es dada hoy; hoy Dios no está añadiendo nada a su Palabra Escrita. No todos los mensajes proféticos son Revelación para estar incluidos en La Sagrada Escritura como inspirados divinamente por Dios para tal fin. Reitero que ya la Biblia está completa y absolutamente cerrada para tal tipo de profecía. Amén.

“Cuando oyó Asa las palabras y la profecía del profeta Azarías hijo de Obed, cobró ánimo...” 2 Crónicas 15:8


06

Edición 114 | Cónclave de Águilas

BENEFICIOS QUE SE RECIBEN CON LA IMPOSICIÓN DE MANOS Y LA PROFECÍA POR UN PRESBITERIO Apóstol Dr. Rony Chaves “Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de manos”. I Timoteo 1:6 Como la Iglesia es apropiadamente preparada para esta ocasión, recibirá múltiples beneficios de estas prácticas: 1. La Iglesia ganará motivación y una gran realización con cada una de las responsabilidades para funcionar en el ministerio. 2. La Iglesia recibirá un gran aprecio por los diversos ministerios en el Cuerpo de Cristo y por la necesidad de ellos. 3. El Presbiterio ayuda a cada uno a encontrar su posición en el Cuerpo. 4. En los servicios del Presbiterio la voluntad de Dios es confirmada a los candidatos individualmente. 5. Los servicios del Presbiterio fortalecen grandemente a los creyentes y su vida individualmente al darles asistencia especializada a través de la revelación profética. 6. El nivel espiritual de toda la Iglesia es levantado tanto como la Iglesia busca al Señor en oración y ayuno. 7. La Iglesia en pleno recibe dirección profética. 8. A través de las manos se da una impartición de dones y bendiciones a la Iglesia. 9. Viene a la Iglesia un depósito de fe que la capacita para ver los propósitos de Dios cumplirse plenamente. 10. Estas reuniones o servicios fortalecen en la Iglesia una mejor comprensión de las maneras en que ellos pueden recibir de Dios a través del ministerio profético. 11. Viene a través de estas reuniones, un gran reconocimiento del orden de Dios, de la autoridad del liderazgo local para ser sobreveedores o supervisores de El en la vida de Su pueblo. 12. Los servicios de Presbiterio envuelven un marco de ministerios interactuando juntos en la diversidad y estableciendo a otros en el ministerio de la Obra local. 13. El Presbiterio hace posible con sus reuniones que haya un nuevo desarrollo de ministerios en la Iglesia local. 14. El Presbiterio trae una profunda sanidad interior a la Iglesia 15. El Presbiterio trae milagros y sanidades físicas poderosas. Mientras la imposición de manos y la profecía trae beneficios y bendiciones a la asamblea local de creyentes, este ministerio debe ser visto en un apropiado balance. La reuniones de Presbiterio no sólo traerán conocimiento de la voluntad de Dios sino que también darán balance, llevará a la gente a amar y buscar por si misma la voluntad de Dios. El propósito del Presbiterio no es substituir en el creyente esa búsqueda personal de la voluntad de Dios. No debe ser visto el Presbiterio Profético como las reuniones donde se “adivina o dice la fortuna o el futuro” si no el tiempo de Gracia donde Dios envía a sus siervos para que con la palabra profética puedan confirmar en el corazón de los creyentes que le buscan al Señor, lo que El ya ha puesto en ellos, o en el liderazgo de la Iglesia local. Algo más sobre las manos “Y Josué hijo de Nun fue lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él; y los hijos de Israel le obedecieron, e hicieron como Jehová mandó a Moisés”. Deuteronomio 34:9 Las manos de los hijos del pueblo de Dios siempre jugaron un papel vital en la vida espiritual del mismo. A través de las manos, Dios les bendecía, los sanaba y les fortalecía. La imposición de manos era una práctica familiar en los tiempos de los patriarcas bíblicos (Jacob

especialmente nos da el ejemplo en Génesis 48: 1322). Cuando Israel fue organizada como nación a través de Moisés, la imposición de manos era parte vital de la ministración sacerdotal. Las manos impuestas sobre ofrendas y sacrificios a Dios, fueron un factor determinante en la vida religiosa del pueblo hebreo. Asimismo en los tiempos del Nuevo Testamento, el imponer manos sobre cristianos era una práctica común asociada con la comisión ministerial. Las manos impuestas eran y son importantes para comisionar diáconos (Hecho. 6:1-6), para ordenar, ancianos (1 Tm. 5:17-22) y para enviar ministros a diversos lugares (Hech. 13:2). Como hemos señalado ya, también para sanar a los enfermos. Las manos impuestas sobre estos eran utilizadas con regularidad. (Marc. 16:18). Cuando nació con poder la Iglesia, la imposición de manos era vehículo vital para ministrar el Bautismo del Espíritu Santo (Hecho. 9:17). También para impartir dones espirituales (ll Tm. 1:6) y para impartir alguna bendición (Mt. 19:15). Aleluya. Posteriormente a los días de los primeros apóstoles, encontramos en la historia de los siglos 2, 3, 4, y 5 que los patriarcas apostólicos señalan el uso da las manos en forma similar a la de los cristianos de la Iglesia Primitiva. Como tantas cosas reveladas por Dios, los hebreos en siglos posteriores se encargaron de prostituir esta verdad, abusando de ella y desvirtuándola. Pero algo que vale la pena recalcar es que la imposición de manos en los primeros años de la era cristiana, era acompañada de poder, ministerio profético y sencillez espiritual. Amén.

3. Hay seguridad por medio del poder de la “mano”. 4. Hay resolución o determinación a causa del poder de la “mano”. Aleluya. También a través de la Palabra bendita, escogemos otras ideas preciosas que nos dan la idea bien clara del uso de las manos en el pueblo de Dios. Amén. 1. La “mano” es un término usado que denota autoridad, gobierno o dominio. 2. La “mano” provee ubicación. Estableciendo límites correctos, lugar y orden correctos. Amén. 3. La “mano” es usada para describir cosas y lugares. 4. La “mano” es usada para “fuerza”. 5. La “mano” es usada como término para describir la provisión de Dios. Aleluya. En casos mas particulares la “mano” es un término que nos describe la mano del Señor en diferentes significados. 1. En casos de juicio, para castigar a los enemigos de Israel o para traer liberación. 2. En casos de unción para el ministerio profético, en el Antiguo Testamento. La mano del Señor transmite la idea de la fuente de unción que trae el don profético en función. 3. En casos de unción para el ministerio. En el Nuevo Testamento el don profético se amplia en cinco ministerios. La unción para los mismos denota la idea de poner la mano sobre alguien para capacitarlo para hacer su ministerio y profetizar. Aleluya. 4. En casos de asistencia o ayuda para los siervos de Dios. Allí la mano del Señor era y es imprescindible. Amén.

Dentro de las diversas palabras hebreas y griegas que se han traducido como “mano” están: Yadh, Kaph, Cheir y Cheirotoneo. En todos se describe un poder o fuerza muy vasto, el cual es realizado con el ejercicio de la “mano”. Además todas las palabras encierran la idea de que ese poder o fuerza esta metido dentro de la mano. Aleluya. Cuatro ideas principales son transmitidas por estas palabras antiguas: 1. Hay poder por el uso de la “mano”. 2. Hay poder dentro de la “mano”.

1. La ministración de sanidad. 2. La ministración de señales y prodigios. 3. La ministración del Espíritu Santo (Bautismo). 4. La ministración de dones espirituales. Identificación por las manos impuestas En la imposición de manos hay también identificación. El caso típico era lo que ocurría en el Antiguo Testamento entre ofrenda y ofrendarte. Allí, por medio de las manos, el ofrendarte y la victima o sacrificio llegaban a ser uno. Se identificaban. Pablo exhorta a Timoteo a guardar con cuidado este principio. El señala: “no impongas con ligereza las manos a ninguno”. (I Tim. 5:22).

Ministración de “Bendición”

Un concepto griego

La palabra “mano” usada por los escritores de la Biblia describe aquello que se asocia con el vasto poder, fuerza y autoridad. El término hebreo mas usado es “Yadh” que significa “fuerza”. Este denota el concepto de que el poder y la fuerza son inseparables con la idea de la mano. La mano en muchos casos es un término que asocia la idea de ubicación, preparación y ministerio. La mano está ligada al ministerio de Dios. Esto implica que el ministro de Dios ministra a través de sus manos el poder, la fuerza y la autoridad divinas. Aleluya.

En el Nuevo Testamento volvemos a encontrar esta extraordinaria verdad en función. Aquí la impartición por imposición de manos era vista bajo cuatro aspectos:

Muchos ejemplos bíblicos para comisionar al ministerio como Hechos 15:41,52 y 14:22.23 son también ejemplos de confirmación positiva en la imposición de manos. Esta también era practicada regularmente en la ordenación ministerial.

Había una transmisión o transferencia de poder, salud, etc. al objeto sobre el cual se imponían las manos. Amen.

La mano según la Biblia

Y finalmente, del Antiguo Testamento desprendemos la idea clara de los judíos sobre la unción. Ellos creían que los ungidos recibían una impartición de poder y unción por la imposición de manos con aceite. No creían que el ceremonial era sólo simbólico, sino que había una impartición de unción maravillosa. Aleluya. (1 Sam. 16:13).

La imposición de manos sirvió en el Antiguo y Nuevo Testamento como un acto de confirmación. En este caso las manos se imponían sobre hombres, no sobre animales.

Para los hebreos imponer las manos implicaba colocar las manos sobre algo o alguien, y otorgar una responsabilidad u obligación. Para ello usaron el verbo “samak”. Este término denotaba apoyar la mano sobre un objeto, animal o cosa, para transferirle algo, responsabilidad u obligación que no era suya, por la presión de las manos impuestas.

El contacto de manos ungidas se convierte en el canal a través del cual algo es transferido. Aleluya.

En el libro de Números 27:18-23 se nos describen los últimos días de Moisés sobre la tierra. El puso sus manos sobre Josué para impartirle sabiduría y honor, Josué sería, su sucesor.

Confirmación

Un concepto hebreo

La palabra griega más usada fue “epitithemi” de amplio uso en el Nuevo Testamento. Denotaba este verbo, la idea de contactar a alguien por las manos y por medio de esa vía o canal se transmitía algo de uno a otro. Definitivamente el término griego da la idea de contacto físico o toque, en este caso de las manos.

ancianos impusieran también las manos (Lev. 4:15) y el Sumo Sacerdote en el Día de la Expiación realizaba también este acto. Aleluya.

La doctrina bíblica de la imposición de manos La imposición de manos es una de las doctrinas básicas, fundamentales y rudimentarias del cristianismo. Los principios fundamentales que dan solidez al cristianismo incluyen esta doctrina y son los mismos principios que prevalecieron en el Antiguo Testamento. Pablo les llamó principios o rudimentos de la doctrina de Cristo. (Heb. 6:1-3). El propósito esencial de estos fundamentos es guiarnos o encaminarnos hacia la perfección, el crecimiento y la madurez. Aleluya. En el Antiguo Testamento la imposición de manos era una ordenanza: en el Nuevo es un imperativo para todos los creyentes. Es fundamental para el crecimiento espiritual de todos. La imposición de manos se enmarca en cinco funciones vitales y principales: Impartición, identificación, confirmación, ministración de la bendición y comisionamiento para el ministerio. En el caso de la impartición quien impone las manos sobre otro trae una impartición espiritual al individuo que fluye desde sus manos hacia la cabeza y el espíritu del individuo. Amén. En el Antiguo Testamento la imposición de manos era realizada por quien ofrendaba sobre su ofrenda. Aarón y sus hijos como sacerdotes de Dios continuamente practicaban el acto de la imposición de manos. Ellos eran levitas (Lev. 3:8,13; Núm. t3:12). Israel, la nación hebrea, tenía por norma que sus

Hay también una ministración de bendición en el acto de imponer manos. En la imposición de manos traemos la bendición de Dios sobre quienes reciben las manos sobre su cabeza. Aleluya. Los Evangelios narran la práctica común de los judíos de recibir alguna bendición por las manos al traer a los niños a Jesús para que impusiera sus manos sobre ellos y los bendijera. Comisionando al Ministerio La imposición de manos fue también practicada en el comisionamiento al ministerio, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Esta era esencial y vital en la ordenación al ministerio. La imposición de manos estuvo presente en la ordenación de Aarón y los levitas, en la vida y ministerio de Josué, y en la ordenación de rabinos en el judaísmo. En el Nuevo Testamento la imposición de manos se aplicaba en este campo en tres esferas básicas: 1. Ordenación. 2. Comisionamiento. 3. Envió al ministerio. Cuando analizamos el uso e imposición de manos en la vida del pueblo de Dios llegamos a concluir que con esta práctica hay una impartición sobre el Candidato, una identificación con el Candidato, una concesión de bendición sobre el Candidato y una confirmación del Candidato en reconocimiento del ministerio que Dios le ha dado. Amén. Esto es lo que le da un reconocimiento autorizado ante los demás. Aleluya. Todo por la imposición de manos, manos de fuego. Amén.

“...he aquí todos están escritos en la profecía del profeta Isaías hijo de Amoz,” 2 Crónicas 32:32


Cónclave de Águilas | Edición 114

LA COMUNIDAD PROFÉTICA “Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál se la voluntad del Señor. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes sed llenos del Espíritu”. Efesios 5:17-18 Dios diseñó que la Iglesia fuera una “Compañía Apostólica” y una “Comunidad Profética”. El primer concepto lo desarrollé en mi libro “La Guerra Estratégica Profética por la Ventana 40/70. En ese libro enfatizo la necesidad que tiene la Iglesia de hacerse cada día mas apostólica, no sólo doctrinalmente pero sobre todo en la práctica. Amén. La Iglesia debe volver al Ministerio Quíntuple y aceptar a los apóstoles hoy. Esto traerá una nueva unción que hará del Cuerpo de Cristo, un “ Organismo Apostólico”, con una visión a las naciones una unción corporativa de equipo. Redes y Equipos Apostólicos serán la norma del Nuevo Milenio y la Iglesia se convertirá en una verdadera Compañía Apostólica o Misionera con el mismo latir de Dios por las naciones y los perdidos. Es también el Plan de Dios que la Iglesia sea una “Comunidad Profética” dirigida por el Espíritu Santo. A. Tiempos postreros

cree en la llenura del Espíritu Santo y en la embriaguez con el “vino nuevo de Dios”. Está llena del gozo del Espíritu del Señor. 12. La Comunidad Profética es “una comunidad estructurada”. Cada uno tiene una asignación particular según el orden divino. 13. La Comunidad Profética es una “base militar del Reino”. Bajo la unción profética que reina, cada creyente es un soldado del ejercito militante del Señor. Debemos fluir en ella con el Espíritu. Debemos caminar en lo profético dependiendo de la Palabra. Por eso es que el presbiterio jugará un papel trascendental en la Iglesia del Nuevo Milenio. Amén. La Iglesia del Nuevo Milenio y el Presbiterio Profético “Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardará aún por un tiempo, más se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará”. Habacuc 2:2-3

Estamos en los días finales; es la culminación del tiempo del “Derramamiento del Espíritu Santo”. Estos son los días Post-carismáticos y Post-Pentecostales. En el Siglo XX tuvimos los grandes oleajes del Espíritu Santo (oleaje pentecostal y el neo-pentecostal o carismático). Llegamos a la culminación de las “Eras”. Necesitamos oír directa y proféticamente a Dios dando directrices claras y precisas para Su Pueblo. Necesitamos oír Su voz como en los días de los grandes profetas antiguos.

La palabra profética afirma al creyente, le da seguridad personal y levanta su nivel de auto estima tan necesarios para lanzarse a tomar los desafíos del Señor.

B. Un Movimiento espectacular.

Este será un siglo donde la gente estará esperando de sus líderes grandes respuestas; lo mismo sucederá con la Iglesia. Mi vida y la tuya tiene que ser una respuesta para la gente. Debo aprender a tocar a Dios para que El me toque a mi y así entonces yo pueda tocar a los hombres. Amén.

Dios ha iniciado un movimiento espectacular de Su Espíritu. Señales y maravillas nunca antes vistas vendrán. Tendremos grandes señales y prodigios en la tierra y en el cielo. C.La hora de la visión de Dios La comunidad profética es una visión de Dios para esta hora. No es una comunidad monástica escondida y retirada de la sociedad. Ni es aquel grupo de gente que sólo consigue comprar terrenos, edificar y aislarse de todos. Es una Comunidad que es “Sal y Luz” en la tierra. Su existir se debe para influenciar al mundo y ser un modelo para todos. Es una comunidad colocada en el centro del mundo y sus asuntos. Su meta es influir totalmente. Israel es el tipo de una comunidad profética. Mientras estaba en la tierra de Gosén, aún cuando eran esclavos de los egipcios, prosperaba más que ellos y tenía mayor bendición.

Es la palabra profética, la forjadora del carácter y unción de la Iglesia para este Nuevo Milenio. Es por ello que el Presbiterio Profético jugará un papel trascendental en la obra de forjar una iglesia o generación cristiana conquistadora del Nuevo Siglo.

Esto en algún sentido es “Liderazgo”. Si, amigo lector, liderazgo tiene que ver con gente y con Dios. Liderazgo requiere un toque divino para mí y desde mí a otros. Liderazgo es tomar control de uno mismo y ser responsable en todo tiempo (diezmar, ofrendar, etc.). Debemos ser responsables de nuestras vidas; el líder debe vivir por principios bíblicos pues sólo La Palabra de Dios es la única constante en la vida que no pasará. Liderazgo depende de obedecer la Palabra de Dios. Debemos recordar que “alguien nos está esperando al otro lado de nuestra obediencia”. Liderazgo brega con nuestro corazón y la humillación de nuestro ego para servir y obedecer totalmente a Dios y a Su Palabra.

D- Sin restricciones al Espíritu Santo. Una comunidad profética debe ser dirigida por el Espíritu, no lo restringe ni lo apaga ni lo contrista. Debe liberar al Espíritu creyendo a La Palabra, a los profetas de Dios y a la Profecía.

En un Presbiterio, esa Palabra Profética es traída para ayudar a nuestro liderazgo y nos anima y motiva a obedecerla para así cumplir nuestro llamado y bendecir a otros. El Presbiterio Profético ayuda a forjar al Liderazgo del Nuevo Milenio. Amén.

E. Características de la comunidad profética

Características del Líder del Tercer Milenio

1. La comunidad Profética es abierta a la palabra profética del Espíritu. (La profecía resucita a los muertos y hace de un valle de huesos secos; un ejercito grande en extremo según Ezequiel 37)

1. Debe aprender a ser maestro y conocedor de las planos que Dios ha preparado para nuestras vidas. Debe conocer la visión por dentro y por fuera. No puede errar el blanco ni equivocarse con su destino. Sólo vivirá una vez la vida. No puede desviarse de la visión, si lo hace pasará su vida peleando con cosas innecesarias por estar en el lugar incorrecto. La revelación profética ubica y asegura en la senda correcta. Debemos estar seguros que seguimos los planos de Dios. Sin una guía profética segura, no hay futuro, ni visión, ni propósito.

2. La comunidad Profética es una comunidad hambrienta por la sabiduría espiritual de Dios. (tiene gente con hambre del conocimiento y saber divino). 3. La Comunidad Profética tiene una visión clara. Esta sabe a donde va y por eso sabe cuando llegará, sabe quien es y no acepta que otros la definan (ni hombres ni demonios). 4. La Comunidad Profética tiene su base en la unidad en el Espíritu (la unidad es sanadora Efesios 4:1). 5. La Comunidad Profética está dispuesta a pagar el precio por la unción divina. 6. La Comunidad Profética es guiada por el Espíritu. 7. La Comunidad Profética es una comunidad de “Pacto” (la compone gente leal y fiel a Dios y entre sí). 8. La Comunidad Profética está enfocada en la Adoración. (El centro de su accionar es adorar a Jesucristo). 9. La Comunidad Profética es un “lugar de sanidad” (El manto profético trae vida donde sólo hay muerte). 10. La Comunidad Profética desarrolla y libera talentos. Forja hombres del y para el Reino que pueden influenciar al mundo. 11. La comunidad Profética es un “lugar de felicidad”

El creyente feliz es aquel que hace La Palabra, la cumple y vive y camina la ruta de Dios (Av. 2:2,3). Por eso debe saber cual es el plan para él. Escribir esa palabra, conocerla, leerla y concentrarse en la visión y en llegar a su destino. El Presbiterio ayudará para crecer y alcanzar sus metas. 2. El líder del tercer Milenio debe ser audaz y agresivo (con fe violenta y agresiva). El Reino de Dios sufre violencia y sólo los violentos lo arrebatan afirma La Escritura. El líder del siglo XXI debe tener mente y corazón de campeón. Debe ser un individuo lleno de expectativa. Amén. 3. El líder del Tercer Milenio debe ser valeroso y determinado. Debe tener fe pura no dispuesto a retroceder. Sobrepasará a cualquier otra generación (humildad y sin orgullo) en hacer lo que Dios ordena y en buscar la unción del Espíritu. Estará continuamente venciendo y desafiando al fracaso. 4. El líder del Tercer Milenio busca la aprobación de Dios y no de los hombres. Jesús nunca buscó la aprobación de los hombres, el buscó siempre el sí del Padre. Dios aprobó a Jesús y por ello las señales le seguían. El no hizo política para ser aprobado por el hombre. La palabra profética traerá seguridad al líder de

la aprobación divina de su vida y de su ministerio. Aleluya. 5. El líder del Tercer Milenio debe estar familiarizado con la palabra “grande”. Nuestro Dios es grande, el diablo es pequeño. El corazón del líder debe ensancharse esperando el poder infinito de Dios para este tiempo. Dios escoge a un hombre y pone en el una medida especial en su corazón y no en su mente. Necesitamos un corazón grande para alcanzar una visión de Dios que es muy grande. La profecía agranda el espacio del corazón. 6. El líder del Tercer Milenio se concentra en alcanzar su destino. Donde tu concentras tu atención, ese es el lugar donde tu vas a llegar. El líder debe fijar su mirada en su meta; en Dios. El que lo haga, alcanzará su destino. 7. El líder del Tercer Milenio se goza en el “Plan del Viaje a la Bendición” El gozo es el producto de los Cielos, el gozo del Señor será tu fortaleza. La profecía de un Presbiterio Profético es crucial en el desarrollo de la personalidad y la fe del líder de la hora presente. La Generación Profética del Nuevo Milenio Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí”. II Reyes 2:9 Estamos ya en el Siglo XXI, estamos dentro del Nuevo Milenio, esto es todo un gran desafío para la Iglesia. Grandes cambios han venido ya en todas las esferas de la sociedad (política, ciencia, economía, etc.), la Iglesia de Cristo debe también prepararse para que el Espíritu Santo nos lleve a áreas nuevas en el ministerio. Este Nuevo Milenio debe ser tomado con gran seriedad por el Cuerpo de Cristo. La generación presente sólo será ganada por una “generación cristiana desafiante, ofensiva en la fe y profética”. El Siglo XXI será el tiempo de la “Cosecha” de la Iglesia. Dios está preparando para tomarla, a una nueva generación de cristianos visionarios y dependientes de la guía del Espíritu Santo. Son creyentes proféticos, que aman estar en su Lugar Santísimo para adorarlo y oír Su voz. Esta generación profética, yo la he bautizado como

07

Apóstol Dr. Rony Chaves habilidad de ver sólo la concede Dios, pero esta es una señal profética, una marca para los hijos de los profetas. Aleluya. Cuando Dios abre los ojos espirituales de Eliseo su grito de asombro es notorio, el manto de Elías es ahora suyo; Gloria a Dios. “Después, a lo largo de su ministerio, Eliseo nos da momentos claros en que nos demuestra esta habilidad divina dada a él para ver lo que otros no pueden ver (II Rey 6). Elías representa una generación, Eliseo a otra. Elías representa una operación del Espíritu y Eliseo a otra. La Iglesia Elías- La Iglesia Eliseo Si recordamos el ministerio de Elías en su mayor esplendor, este fue fundamental en la derrota de los profetas falsos de Asera y de Baal. Estos ídolos representan el espíritu de falsedad, error y engaño. Elías para enfrentarlos, debió restaurar el altar de Dios (I Reyes 18) con 12 piedras, una por cada tribu de Israel. Esto trajo como resultado una gran victoria y la reconversión de Israel a Dios. Este drama del monte Carmelo, representa la época de restauración sobre la Iglesia en el siglo XX. Epoca en que Dios derribó los poderes de Asera y Baal en nuestra sociedad al abrir la Iglesia a la restauración de la verdad y el retorno a sus principios apostólicos. Esto es lo que algunos entendidos llamarían La Iglesia - Elías. La generación de cristianos que vio en su tiempo la restauración del ministerio profético y el de la guerra espiritual para doblegar toda la influencia del ocultismo (Baal) en las naciones. En los 90s la Iglesia recibió una mayor unción profética y ha enfrentado el poder de brujas y hechiceros. Satán sufrió en la ultima década derrotas muy significativas. Baal y su poder se han venido desmoronando y quedando al descubierto. Esto ha sucedido porque la Iglesia recibió la unción profética semejante a la que opero en los días de Elías. Por ello, el fuego ha venido. Nos han llenado de poder, de gozo y fiesta. Con todo y que esto es extraordinario, esto no es suficiente. En este Nuevo Milenio, necesitamos la unción que opero proféticamente en Eliseo. Amén. La unción de Eliseo Si tu estudias el pasaje de II Reyes 2 en que Elías es arrebatado a los cielos en un carro de fuego, recordarás que Eliseo le pidió una doble porción de su espíritu. Esto implicaba un doble en el potencial espiritual, obviamente una mayor capacidad profética en su llamado.

“La generación de la doble porción del Espíritu Santo”. ¿Qué es la doble porción? Mucho y bueno se ha dicho sobre este tema. Nosotros sólo lo enfocaremos desde un ángulo profético. Tiene que ver necesariamente con la capacidad de percepción y visualización de la palabra de Dios y sus diseños. Doble porción tiene que ver posiblemente con cantidad. Pero personalmente se que tiene que ver con nuevos y mas altos niveles de percibir o ver en la dimensión del Espíritu. La generación del presente tiempo será dotada por Dios de una mayor habilidad para ver lo que no se puede ver. Dios abrirá los ojos espirituales de miles y miles en Su pueblo para mirar mas allá de donde otros miran. La revelación divina será desatada como nunca antes y ellos tendrán la habilidad dada sobrenaturalmente de percibir con claridad en el mundo espiritual. En II de Reyes 2, tenemos la base escritural para este concepto. Eliseo el candidato a profeta y discípulo del profeta Elías, sabe que su señor le será quitado en breve. El se propone no separarse de él hasta obtener la bendición. En el episodio, Elías le anima a hacer su petición. Eliseo determinado, dice anhelar una doble porción de su espíritu. Esto tiene que ver con la unción de Dios. Es evidente que Eliseo recibe luego el manto y unción de Elías, haciendo milagros semejantes a los de su maestro. Y aún, es más evidente que Las Escrituras registran el doble de milagros obrados. Hizo más milagros registrados que su discipulador. Es obvio, la doble porción se relaciona con cantidad también, pero sobre todo con dimensión o habilidad de percepción. El profeta Elías le pone la condición para tener cantidad y doble porción; esta consiste en “ver”. El le dice si puedes “ver” cuando soy quitado de ti en un carro de fuego, el manto será tuyo. Elías sabe que esta

Elías en I de Reyes 17, 18 y 19 nos presenta su victoria sobre los poderes del ocultismo, victoria que la Iglesia hoy, igualmente esta teniendo. Pero, el no pudo derrotar a Jezabel, la reina de Israel y esposa de Acab, el rey. Ella era una mujer pagana que al hacer alianza matrimonial con Acab, tomó el control del reino y sojuzgo a todos los ancianos de la nación. Ella instauró el culto a Asera y a Baal y el paganismo en medio del pueblo de Dios; Ella representa el espíritu de control de autoridad, de paganismo y de muerte espiritual. Su especialidad era matar a los profetas de Dios y con ello bloquear el mover del Espíritu Santo. Juan en el Apocalipsis (capítulos 2 y 3) nos enseña que ese espíritu atacó también a la Iglesia del primer siglo afectando grandemente la Obra. Jezabel es un espíritu anti-Dios, anti-Cristo y anti-Espíritu Santo. Debe ser derrotado en la presente dispensación o época. Este espíritu hizo temblar a Elías, aún con su unción, hizo acobardar al hombre de Dios. Fue en los días de Eliseo, en que Acab y Jezabel fueron aniquilados. Se requirió una mayor unción profética: la doble porción del Espíritu. Esta unción está reservada para los últimos días y para quienes la estén anhelando. Es la unción de Eliseo, la doble porción del espíritu profético. A esto le podríamos relacionar con la gloria postrera que será mayor que la primera (Hageo) Esta gloria implica la mayor manifestación de Dios entre su pueblo. Tiene que ver con muchas cosas que serán demostradas en los últimos días, amor, autoridad, dones, poder y también unción profética. Es por esto que los Presbiterios Proféticos serán muy relevantes en los tiempos que se avecinan. Por la Palabra profética Dios desatará esa Generación Profética de la doble porción. Es a través de la unción profética de Elías que los Eliseos serán levantados. El manto de los Elías será echado sobre los Eliseos que se encuentran en la retaguardia. El manto profético sobre ellos, los llamará, los capacitará y los equipara para recibir la unción de sus padres proféticos y cuando sea el tiempo del Espíritu, recibirán una unción mayor. Amén. Los Presbiterios traerán la unción, la palabra y la visión fresca del Señor. Serán una herramienta importantísima para confirmar establecer y movilizar a los hijos de los profetas. Los Presbiterios Proféticos llevarán al pueblo de Dios a su nueva dimensión, la doble porción. Estas herramientas de Dios harán que la Iglesia se levante poderosa y derrote a Jezabel. Amén.

“Sin profecía el pueblo se desenfrena; Mas el que guarda la ley es bienaventurado.” Proverbios 29:18


08

Edición 114 | Cónclave de Águilas

CARACTERISTICAS DE LA PRO La palabra revelada nunca puede estar por encima de la palabra escrita. Dios estableció como fundamento el Logos o palabra escrita, ya que a través de estas máximas se le enseña a la humanidad la base de la revelación de Dios para con Su pueblo. Salirse de ese marco de protección, que representa el logos, para caminar únicamente en el Rhema o palabra revelada conllevará fácilmente a la invención de falsa doctrina, o peor aún, terminar siguiendo fantasías de hombre. En el tiempo de Israel, Dios advirtió claramente a Su Pueblo de este grave riesgo. Él mejor que nadie conocía las prácticas de adivinación, que los hebreos hallarían en los pueblos paganos, por lo tanto, les ordenó cuidarse de sus culturas demoníacas para que la influencia de estos no les apartara de la enseñanza correcta. Ellos sabían que la ley entregada por Moisés (Logos) al pueblo israelita era el filtro que les permitiría identificar lo que no procedía del Altísimo. Sin la palabra escrita ellos hubieran desvariado de la Verdad rápidamente, se hubieran confundido fácilmente, sin embargo, todas las generaciones ante la duda acudían al mismo fundamento (Logos) para descartar o aprobar toda nueva enseñanza.

La advertencia es clara, ningún hombre o mujer por más iluminado que se considere tiene derecho alguno de añadir, suprimir, tergiversar, manipular o eliminar cualquier máxima establecida en las Escrituras. MOP #2: Muestra el motivo que la envió. Toda palabra que provenga del Señor tiene que manifestar el interés del Rey por expresarla. En otras palabras, cualquiera que tenga intimidad con el Padre como lo debe tener un profeta genuino conoce asimismo Su corazón, el cual es “tardo para la ira y grande en misericordia”. Por lo tanto, es imposible pensar que Sus deseos sean de destrucción, ruina, maldición o peste para Su Pueblo. Dios no operó, ni opera ni operará de esa forma. Juan 12:47 “Al que oye mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo, porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo”. El Eterno siempre llamará al arrepentimiento de Su pueblo antes que enviarle un castigo, por lo tanto, cualquier mensaje considerado profético debe siempre contener el deseo que motivó al Padre para declarar aquello, y eso sin duda es la salvación del que está perdido. Semejante a lo que hacía de generación en generación con los israelitas cuando estos se salían de la senda correcta. II Reyes 17:13 “Jehová amonestó entonces a Israel y a Judá por medio de todos los profetas y de todos los videntes diciendo: “Volveos de vuestros malos caminos y guardad mis mandamientos y mis ordenanzas, conforme a todas las leyes que yo prescribí a vuestros padres y que os he enviado por medio de mis siervos los profetas”.

Isaías 8:18-20 “He aquí que yo y los hijos que me dio Jehová somos por señales y presagios en Israel, de parte de Jehová de los ejércitos, que mora en el monte Sión. Si os dicen: “Preguntada los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando”, responded: “¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos?”. ¡A la ley y al testimonio! Si no dicen conforme a esto, es porque no les ha amanecido”. Ese mensaje es reiterado por el Eterno durante el Nuevo Testamento. A pesar de que la venida de Cristo abría un nuevo capítulo de enseñanza con lo que se conocería como “ Los Evangelios” había que revisar el Logos permanentemente. El Altísimo constantemente incita a Su Pueblo a revisar las Escrituras como fuente de confirmación de toda práctica extraña, ya que para ese fin fueron creadas. II Timoteo 4:3-4 “Pues vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias pasiones, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”. Es imposible intentar agregar o anular cualquier máxima expresada en la Palabra Logos con el fin de sustituirla o darle prioridad a la Pala¬bra Rhema de quien sea. No hay licencia alguna implícita o explícita, que le permita a la Iglesia o sus profetas cambiar lo que ya ha sido enseñado desde la antigüedad y es considerado como fundamento de la fe cristiana. Apocalipsis 22:18-19 “Yo advierto a todo aquel que oye las palabras de ia profecía de este libro: Si alguno añade a estas cosas, Dios traerá sobre él las pla¬gas que están escritas en este libro. Y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro”.

Toda palabra profética debe buscar siempre como principal objetivo la salvación de las almas, no su condenación El Señor no está interesado en denigrar, insultar o dañar a nadie. I Corintios 14:3 “Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación”. Cuando Él destruye lo hace porque la corrupción del pecado ha afectado los cimientos de una casa, la cual no puede ser restaurada parcialmente para ver un verdadero cambio, es necesario empezar de nuevo. Es bajo esa perspectiva que debe trabajar siempre un profeta, aunque se esté llamando al arrepentimiento o se esté anunciando un juicio divino por culpa de la maldad. Oseas 6:1-6 “Venid y volvamos a Jehová, pues él nos destrozó, más nos curará; nos hirió, más nos vendará. Después de dos días nos hará revivir, al tercer día nos levantará, y viviremos delante de él. Esforcémonos por conocer a Jehová: cierta como el aíba es su salida. Vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana viene a la tierra. ¿Qué haré contigo, Efraín? ¿Qué haré contigo, Judá? Vuestra piedad es como nube matinal, como el rocío de la madrugada, que se desvanece. Por eso los he quebrantado mediante los profetas; con las palabras de mi boca los maté, y tus juicios brotarán como la luz. Porque misericordia quiero y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos”. Cuando un profeta declara una palabra en ocasiones por causa de su condición humana muestra lo que hay en su corazón, por lo tanto, un vidente no puede profetizar por resentimiento, sospecha o venganza. Es fundamental siempre recordar que el deseo del Padre es manifestar el gran afecto que tiene porcada uno de sus hijos, independientemente del pecado que cometan. I Corintios 13:2 “Y si tuviera profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si

tuviera toda la fe, de tal manera que trasladara los montes, y no tengo amor, nada soy”. MOP # 3: Cura el veneno de la sopa. En toda la Biblia es fácil encontrar una enorme cantidad de metáforas empleadas para establecer máximas o verdades espirituales. Por ejemplo, Jesús, usó las parábolas para enseñar, tanto a sus discípulos como a sus seguidores en general. De igual forma los profetas del Antiguo Testamento fueron movidos por el Espíritu para declarar profecías que para su tiempo eran inentendibles, sin embargo, cuando llegó el momento de su cumplimiento quedó claro que el Señor había hablado a través de alegorías. Trabajo muy parecido al de las metáforas juegan los símbolos. En las Escrituras hay una enorme cantidad de símbolos a través de los que también se pueden extraer enseñanzas. Vivo testimonio de ello es el “Tabernáculo de Moisés”, donde se colocan una enorme cantidad de materiales y utensilios con el fin de transmitir distintos mensajes al pueblo hebreo. Bajo esta base se puede entender entonces que tanto el uso de metáforas como de símbolos son válidos para ilustrar el mundo es¬piritual. Es por ello que la profecía se puede comparar con la harina que lanzó el profeta Elíseo sobre la olla de potaje envenenado. II Reyes 4:39-40 “Uno de ellos salió al campo a recoger algunas hierbas, y encontró un arbusto silvestre del cual tomó unos frutos, como calabazas silvestres, con ios que llenó su capa. Cuando volvió, los rebanó y los echó dentro del guisado, sin saberlo que eran. Después se sirvió de comerá los profetas, ¡y a! empezar a comer el guisado, ellos gritaron-/Profeta, este guisado está envenenado! Y ya no lo comieron”. Esa olla de sopa representa la vida de quien llega a Cristo Así como el discípulo de Elíseo introdujo todo lo que se encontró por el campo en la sopa, todos han sido expuestos a una infinidad de experiencias, muchas de ellas negativas las cuales terminan provocando e, envenenamiento del potaje. Hay quienes han recibido maltratos, gritos, violaciones, abandono; otros han sufrido pobreza, la pérdida de un ser querido y hasta divorcios, hechos que han dejado una huella profunda. Con el pasar del tiempo esos tragos amargos dan paso al resentimiento, el odio y los complejos de inferioridad; solo por poner algunos ejemplos. Esa “sopa envenenada” es el resultado de lo que deja una vida expuesta al pecado en medio de este mundo terrenal. Cualquiera que pruebe de ese brebaje llegará a la misma conclusión que la compañía de profetas que acompañaba a Elíseo, sin embargo cuando la palabra profética impacta una vida en esa condición e, efecto sobre ella es semejante al que provocó la harina sobre la sopa. II Reyes 4:41 “Pero Eliseo ordenó: Tráiganme un poco de harina. Y echando la harina dentro déla olla, ordenó: i Ahora sírvanle de comerá la gente! Y la gente comió, y ya no habla nada malo en la olla”. El vidente sabía que no todo estaba perdido para la sopa, aunque su destino era ser desechada. Lo más sencillo hubiera sido preparar otro potaje, pero había un propósito con ella. La harina al entrar en contacto con la sopa provocó el efecto opuesto en los comensales que la consideraban envenenada. Después de que nadie quería nada con el potaje pasaron a comérselo entre todos. Desde un punto de vista químico probablemente la harina con dificultad podrá quitarle el veneno a una sopa, sin embargo, al llevar la experiencia a una perspectiva espiritual se entiende que ese cambio se da por el efecto sobrenatural, que tiene la profecía soltada por el vidente. Cuando esa vivencia se traslada a lo que sucede dentro

de la Iglesia, se entiende que la palabra profética posee un efecto extraordinario semejante sobre la gente. Cuando un profeta suelta una palabra Rhema para alguien, ese corazón queda al desnudo delante del Señor. I Corintios 14: 23-25 “Porque cuando la Iglesia se encuentra reunida, si todos están hablando en lenguas y entra un simple oyente, o un incrédulo, pensará que os habéis vuelto locos. En cambio, si todos están comunicando mensajes proféticos y entra un incrédulo, o un simple oyente, se convencerá de su pecado y se examinará a sí mismo al oír lo que todos dicen. Así quedará al descubierto lo más profundo de su corazón, y adorará de rodillas a Dios y reconocerá que Dios está verdaderamente entre vosotros”. Evidentemente ese proceso de desnudez es entre Dios y cada persona, esto no quiere decir que los profetas buscarán avergonzar a nadie. Ese no es el motivo de la profecía personal. La intención de Elohim es que todos puedan ser testigos de Su grandeza y reconozcan que Él es el único que puede restaurar la condición caída de cada uno. Ese mismo proceso restaurador fue el que se ejecutó sobre Su Pueblo al llevar al profeta Ezequiel delante del valle de huesos secos. Israel estaba devastado por las guerras, esclavo y en oprobio, pero la perspectiva de, Altísimo era distinta. Ezequiel 37:1-10 “La mano de Jehová vino sobre mí, me llevo en el espíritu de Jehová y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Me hizo pasar cerca de ellos, a su alrededor, y vi que eran muchísimos sobre la faz del campo y por cierto, secos en gran manera. Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Yo le respondí: Señor, Jehová, tú lo sabes. Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: ‘‘¡’Huesos secos, ¡oíd palabra de Jehová! Así ha dicho Jehová, el Señor, a estos huesos: Yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. Pondré tendones en vosotros, haré que la carne suba sobre vosotros, os cubriré de piel y pondré en vosotros espíritu, y viviréis. Y sabréis que yo soy Jehová”. Profeticé, pues, como me fue mandado; y mientras yo profetizaba se oyó un estruendo, hubo un temblor ¡y los huesos se juntaron, cada hueso con su hueso! Yo miré, y los tendones sobre ellos, y subió la carne y quedaron cubiertos por la piel; pero no había en ellos espíritu. Me dijo: “Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu que así ha dicho Jehová, el Señor: ¡’Espíritu, ven de los cuatro vientos y sopla sobre estos muertos, ¡y vivirán!”. Profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron y se pusieron en pie. ¡’Era un ejército grande en extremo!” Así como la harina fue sobre la olla de sopa, las palabras de Ezequiel fueron sobre la nación hebrea. Así como curó la harina el veneno del potaje, de Igual forma la profecía viene para restaurar lo profundo de cada corazón y provocar que esa sopa rechazada, a punto de ser lanzada a la basura pase a ser deseada por todos. MOP # 4: Carta abierta para ser leída por todos. Cada una de las profecías expuestas por un vidente deben ser analizadas, no en privado sino públicamente. Un profeta legitimo siempre motivará al pueblo a juzgar toda palabra profética, sueño o visión, aun las que él mismo comparta. Un profeta debe estar dispuesto a ser sujeto de escrutinio permanentemente, tanto en sus frutos como en sus profecías. Nunca se puede olvidar que un vidente al igual que cualquier ser humano no está exento de errores. Es más, aún la misma profecía es considera como un don con limitaciones. I Corintios 13:8 “El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, cesarán las lenguas y el conocimiento se acabará”. Toda profecía debe ser una carta abierta para

“No me senté en compañía de burladores, ni me engreí a causa de tu profecía...” Jeremías 15:17


Cónclave de Águilas | Edición 114

ROFECÍA O PALABRA RHEMA ser leída por todos, sin excepción. No hay razón justificable para que una profecía sea estrictamente privada, si la Palabra es del Señor no hay porqué avergonzarse de ella ni porqué ocultársela a los líderes espirituales. La máxima que mueve el espíritu de la profecía es la edificación, por, o tanto, toda profecía debe perseguir esa máxima y por ende ser expuesta a los oídos de todos para que esta sea al mismo tiempo de bendición. En el tiempo de la Iglesia Primitiva y ante la avalancha de profetas que surgieron luego del derramamiento del Espíritu anunciado por Joel, los apóstoles motivaron al pueblo del Señor a que pesaran los mensajes que recibían, ya que al igual que los videntes genuinos se habían levantado muchos mentirosos.

cumplirse? No, condicionada para manifestarse sobre la persona, familia o ciudad sobre la que fue soltada, porque sea como sea e, Señor se encargará de que Sus Palabras no caigan en tierra y mueran. Ese condicionamiento está relacionado con la capacidad que tenga cada persona, familia o ciudad de mantenerse alineado al propósito del Señor en todo momento con el fin de que la profecía se manifieste plenamente. La profecía no es un polvo mágico que resuelve los problemas en un instante ni hace milagros para sacar de problemas a la gente. La profecía es el anuncio de un proceso divino que está por comenzar sobre la existencia de alguien, por lo tanto, hay que trabajar con ella sin desviarse. Esta clase de condicionamiento sobre el cumplimiento de una profecía lo enseñó el propio Cristo a través de su experiencia con Pedro. Juan 13:5-10 “Luego puso agua en una vasija y comenzó a lavarlos pies de los discípulos y a secarlos con la toalla con que estaba ceñido. Cuando llegó a Simón Pedro, este le dijo: “Señor, ¿tú me lavarás los pies?” Respondió Jesús y le dijo: “Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora, pero lo entenderás después”. Pedro le dijo: “No me lavarás los pies jamás”v. Jesús le respondió: “Si no te lavo, no tendrás parte conmigo”. Le dijo Simón Pedro: “Señor, no solo mis pies, sino también las manos y la cabeza”. Jesús le dijo: “El que está lavado no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos”. Esta intensa historia, que se convirtió en una clase magistral de Cristo acerca del cumplimiento profético sobre la vida de las personas tiene varios elementos para destacar. La primera de ellas es que aquel lavamiento de pies era un acto profético, ya que traía una enseñanza, pero a su vez una profecía implícita. Es por ello que Cristo le menciona a Pedro que en ese instante él no lo comprendería todo, pero vendría el momento donde lo lograría.

I Juan 4:1 “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”. Adicional a esto el apóstol Pablo previendo la avalancha de críticas que se desataría contra quienes en la mejor intención de profetizar las palabras de Dios se equivocaren por su condición humana y no por la maldad de su corazón aportó: I Tesalonicenses 5:20-21 “No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo y retened lo bueno”. En otras palabras, Pablo descomplicó a la Iglesia, le quiso hacer entender que el daño que puede causar una falsa profecía o un falso profeta no viene por causa de su poder descomunal o por sus milagros prodigiosos. El perjuicio que pueda causar un infiltrado de esta categoría es por culpa del desconocimiento de la Palabra que hay en los miembros de la congregación. Isaías 5: 13a “Por tanto, mi pueblo es llevado cautivo, porque no tiene conocimiento”. MOP # 5: Su cumplimiento está condicionado. Toda profecía dada por Dios, que haya sido entregada por un profeta, visión, sueño, emisario celestial o aún que haya salido de Su propia boca está siempre condicionada. ¿Condicionada para

En segunda instancia hay que destacar la insistencia de Pedro en hacer lo que le da la gana a pesar de la instrucción directa de Cristo. Por un lado, tenemos a Jesús tratando de dar un lineamiento específico, y por el otro extremo Simón está insistiendo en que se hagan las cosas como a él le parece. Evidentemente esta actitud puede ser semejante a la que muchas personas tienen durante su vida, donde no desean ajustarse al plan divino, por el contrario, se manejan según su criterio personal o toman decisiones importantes sin consultar al Señor. Eso lleva siempre a la misma conclusión: el alejamiento del propósito del Señor para su vida. La tercera cosa que para remarcar sucede cuando Jesús da su sentencia sobre Pedro, lo cual termina dando a la Iglesia una cátedra profética: “Si no te lavo, no tendrás parte conmigo” en la versión hebrea dice: “Si Yo no te lavo, no tendrás parte en mí” . Aquellas palabras no solo estaban hablando del futuro de Simón en caso de no querer someterse, Jesús estaba haciendo alusión a la promesa que ya le había entregado a Pedro cuando lo había confesado como el Cristo (Juan 6: 68-69). Una promesa que está ampliamente descrita en Mateo 16:1819 “Y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos: todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos” . Al decir aquella sencilla frase, que pareciera amenazante, Cristo estaba plasmando por la eternidad una máxima sobre el cumplimiento condicionado de cualquier profecía. Él mismo había sido quien le pro¬fetizó a Pedro, pero aun habiendo salido aquellas palabras de Su propia

boca todas ellas estaban sujetas a cumplirse en base a la actitud de Pedro. El Señor estaba enseñándole a Simón, pero al mismo tiempo al resto de la Iglesia, que para que una profecía verdadera encuentre cumplimiento es indispensable que la persona, familia o ciudad sobre la que fue desatada se mantenga alineada permanentemente al diseño divino, porque de lo contrario no sucederá. Otro ejemplo del condicionamiento que tienen las palabras proféticas es la vida del rey Jeroboam, quien recibió una profecía tremenda, que le prometía grandes cosas a él y también a su descendencia. I Reyes 11:30-31,37-39 “Ahías tomó la capa nueva que tenía sobre sí, la rompió en doce pedazos, y dijo a Jeroboam: “ Toma para ti diez pedazos, porque así dice Jehová, Dios de Israel: Voy a arrancar el reino de manos de Salomón y te daré a ti diez tribus”. (...) “ Yo, pues, te tomaré a ti, y tú reinarás en todas las cosas que desee tu alma, y serás rey de Israel. Si prestas oído a todas las cosas que te mande, andas en mis cami¬nos y haces lo recto delante de mis ojos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como hizo m i siervo David, yo estaré contigo y te edificaré una casa firme, como la edifiqué a David. Te entregaré a Israel y afligiré a la descendencia de David a causa de esto, pero no para siempre”. Dios interrumpió la vida de Jeroboam para prometerle grandeza y sentarlo en eminencia sobre Israel. Le anunció grandes cosas para él y toda su casa, sin embargo, dejó condicionada aquella profecía, que más adelante en su vida se revertiría por culpa de su pecado. I Reyes 14:2-10 “Y dijo Jeroboam a su mujer: “Levántate ahora y disfrázate, para que no reconozcan que eres la mujer de Jeroboam, y ve a Silo, por-que allá está el profeta Ahías, el que me dijo que yo sería rey de este pueblo. Toma en tus manos diez panes, tortas y una vasija de miel, y acude a él, para que te declare lo que ha de ser de este niño”. La mujer de Jeroboam lo hizo así; se levantó, fue a Silo y llegó a la casa de Ahías. Ahías ya no podía ver, porque sus ojos se habían oscurecido a causa de la vejez. Pero Jehová había dicho a Ahías: “Mira, la mujer de Jeroboam vendrá a consultarte sobre su hijo que está enfermo. Así y así le responderás, pues cuando ella llegue, vendrá disfrazada”. Cuando Ahías oyó el sonido de sus pies al entrar ella por la puerta, dijo: “Entra, mujer de Jeroboam. ¿Por qué te finges otra? Me han enviado a tu presencia con una revelación dura Ve y dile a Jeroboam: “Así dijo Jehová, Dios de Israel: Yo te levanté de en medio del pueblo, y te hice príncipe de m i pueblo Israel. Le quité el reino a la casa de David y te lo entregué a ti. Pero tú no has sido como David, mi siervo, que guardó mis mandamientos y anduvo en pos de mí con todo su corazón, haciendo solamente lo recto delante de mis ojos, sino que hiciste más mal que todos los que te han precedido, pues fuiste y te hiciste dioses ajenos e imágenes de fundición para enojarme, y a m í me has despreciado. Por tanto, voy a traer el mal sobre la casa de Jeroboam: extirparé todos los hombres a la casa de Jeroboam en Israel, tanto el siervo como el libre. Barreré la descendencia de la casa de Jeroboam como se barre el estiércol, hasta que no quede nada”. Definitivamente es difícil encontrar un mejor ejemplo que este en la Biblia con respecto al condicionamiento de las palabras proféticas que son desatas sobre personas, familias y ciudades. Había un gran destino preparado para Jeroboam, al igual que lo estaba para Pedro, sin embargo, ellos eran quienes tenían la opción de decidir cuál camino seguir. A pesar de que la profecía llegaría a cumplirse parcialmente, porque Jeroboam tuvo una casa firme sobre Israel, no fue de la manera en la que el Señor había diseñado en un principio. Este

09

Profeta Pavlo Chaves rey se llegaría a convertir a través de la historia israelita en uno de los monarcas que más influencia idolátrica tuvo sobre sus sucesores. Son muchas las generaciones, que después de su muerte continuaron sus malos pasos. La misma Palabra hace mención específica y reiterada de Jeroboam como el responsable de aquellos actos idolátricos, porque no solo su hijo continuó su pecado, más de 10 reyes israelitas de casas distintas son mencionados específicamente como imitadores de Jeroboam en sus acciones paganas. En resumen, no hay palabra profética que no tenga un condicio¬namiento divino. Sin excepción todo lo que haya salido de la boca del Espíritu Santo se cumplirá, sin embargo, la gran pregunta es: ¿Se cumplirá sobre ti? O será necesario que Dios se busque a otra persona o tenga que esperar a una nueva generación para manifestarlo. MOP # 6: No tiene adulterantes. Una de las funciones más comprometedoras de un profeta es la forma en la que debe decir las cosas. Muchas veces la declaración de una palabra profética es más que un simple mensaje alentador o motivante. Una palabra revelada de parte de Dios en ocasiones muestra pecados ocultos, batallas espirituales que están a punto de librarse o eventos trágicos que están por ocurrir, es por ello, que en ocasiones las profecías no pueden ser adulteradas para que sea del agrado pleno del oyente. Jeremías 23:31-32 “Dice Jehová: Yo estoy contra los profetas que endulzan sus lenguas y dicen: “¡Él lo ha dicho!”. Ciertamente, dice Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, y los cuentan, y hacen errar a m i pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas. Yo no los envié ni los mandé, y ningún provecho han traído a este pueblo, dice Jehová”. Desde la antigüedad el compromiso que un vidente adquiere delante del Señor es enorme. Oír las palabras que el Padre profiere no es juego de niños, hay una responsabilidad que recae sobre aquel que aun escuchando Su mensaje no lo declara tal como le ha sido mostrado. No hay oportunidad para adulterar el mensaje, modificarlo o “mejorarlo”. Cuando una palabra profética es mostrada, debe ser revelada de acuerdo al propósito para el cual el Padre la envió. Ezequiel 3:16-21 “Aconteció que al cabo de los siete días vino a mí palabra de Jehová, diciendo: “Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, mi palabra, y los amonestarás de mi parte. Cuando yo diga al impío: “De cierto morirás”, si tú no lo amonestas ni le hablas, para que el impío sea advertido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano. Pero si tú amonestas al impío, y él no se convierte de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu vida. Si el justo se aparta de su justicia y comete maldad, y yo pongo tropiezo delante de él, él morirá, porque tú no lo amonestaste; en su pecado morirá, y sus justicias que había hecho no serán tenidas en cuenta; pero su sangre demandaré de tu mano. Pero si amonestas al justo para que no peque, y no peca, de cierto vivirá, porque fue amonestado; y tú habrás librado tu vida”. Si bien es importante saber manejar los mensajes proféticos para no humillar a nadie innecesariamente, esto tampoco da carta abierta al profeta para transformar el mensaje que se le entrega, aunque eso represente que se le cierren puertas, lo persigan o aun busque su muerte. La palabra del Señor debe ser limpia.

“...edificaban y prosperaban, conforme a la profecía del profeta Hageo y de Zacarías hijo de Iddo.” Esdras 6:14


10

Edición 114 | Cónclave de Águilas

Agenda de ORACIÓN

“ El someterá a los pueblos debajo de nosotros, Y a las naciones debajo de nuestros pies” Salmos 47:3 ORAR POR: -Por la Salvación, Liberación y Restauración de las Familias. Decretamos que los ojos y los oídos de la nación son abiertos para el conocimiento de Jesús, proclamamos que las cadenas y cárceles de opresión son abiertas para la liberación de las almas según Isaías 42:7. -Por los tres poderes de la República: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Quebrantar poderes infernales que estén controlando decisiones, velos sean quitados, y derribar todo argumentos y toda altivez que se levante contra el Conocimiento de Dios. Atar y dejar inoperantes la operación de espíritus de Jezabel, manipulación, hechicería, etc... Decretamos el gobierno y señorío de Jesús en las autoridades para legislar según la voluntad perfecta de Dios. -Contra todo movimiento anti – Dios, anti – Familia a través de ideologías impulsadas desde el Gobierno. Barrer con escobas de destrucción todo diseño que quiera pervertir el Diseño original de Dios. Atar espiritus jesabélicos, de perversión sexual, engaño, mentira. Decretamos que estas semillas no fructifican en la nación. -Por Sabiduría de Dios en la implementación de mecanismos para la protección y el avance económico del país. Por una buena relación y estrategia internacional. -Por los Centros Penitenciarios, por salvación y liberación espiritual. Anular operaciones internas por líderes de bandas de narcotráfico con conexión hacia el exterior. Orar contra la corrupción para que sea desarraigada del sistema penitenciario. Decretamos nula toda operación interna que mantenga el control del narcotráfico, le cerramos las puertas a estos espíritus, los declaramos inoperantes. -Decretar la caída de cargamentos de droga y bandas de narcotráfico locales e internacionales ( Mexicanas: Sinaola, Los Zetas, Familia Michoacana, Colombia, Jamaica) así como toda Red de Sicarios. Decretamos que caen por tierra, por aire y por mar. -Por la bendición de Dios en la labor que realiza la Fuerza Pública, Policía de control de drogas, antimotines, Jueces y Fiscales, Guarda Parques , OIJ, Contra toda corrupción y Por protección de Dios. Decretamos que la corrupción es desarraigada y que no queda raíz y rama en ella según Malaquias 4.1 -Contra todo pronóstico climático, atar poderes de las tinieblas que operan en elementos naturales en los mares, debajo de la tierra y en los aires de la nación. Establecemos Muro de Fuego por protección, ángeles custodios de Alto rango. -Contra toda ola de Feminicidios. Atar espíritus de violencia, muerte, temor, intimidación. Desatar la boca de las mujeres para denunciar la violencia. Decretamos nula toda operación y asignamiento demoniaco en contra de la mujer. -Protección sobre las carreteras principales, atar espíritus de accidente y de muerte. Anular todo pacto por derramamiento de sangre. -Cobertura y Protección de Dios sobre la niñez y Juventud. Orar Contra espíritus de muerte, que opera a través de accidentes, ajusticiamiento de cuentas, enfermedades, suicidios etc.. Decretamos que la Sangre de Jesús es Su protección, el fuego de Dios quema todo diseño infernal, y se establece el diseño de Dios sobre ellos. PROCLAMA PROFÉTICA PARA EL MES DE JULIO …Costa Rica, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre Ti lluvia temprana y tardía como al principio. Tus eras se llenarán de trigo, y Tus lagares rebosarán de vino y aceite”. Joel 2:23

Profeta Dania Navarro

El éxito de valorar tus dones Creo que estamos en tiempos transcendentales y que Dios quiere darle un vislumbre de lo que puede hacer con sus hijos y con sus generaciones. Dios nos está preparando para algo poderoso. Dios puso en mi corazón el llamado desde joven y aunque a veces uno quiera apartarse o probar cosas que no están bien delante del Él,ese llamado es irrevocable. Si hay una palabra sobre sus hijos, esta palabra va a dar frutos , aunque sus hijos se resistan, y quieran irse a derecha o izquierda, Dios está en control de todas las cosas y a su tiempo, el tocará sus vidas. Yo he aprendido algo muy sencillo, que para mí ha sido transcendental: la autoconciencia. Es aprender que Dios te dio ciertas facultades y capacidades, diferentes a otros, pero son las que Dios necesita para el llamado. Cuando usted crece, en una casa de Profetas, ser Pastor puede verse raro. Cuando usted crece dentro de una casa donde todo, de alguna forma ha sido

RECURSOS DE UN LIDERAZGO CON EVIDENCIAS DE HERENCIA Pastor Rony Chaves Jr de cierta manera y usted viene y siente que es un poco diferente, empieza a luchar consigo mismo. El Apóstol Rodolfo Rojas lo expresaba tan claro él decía “mucha gente está esperando o está anhelando un título como Apóstol, como Profeta y el no tenerlo lo hace sentirse menos”, pero yo he aprendido que lo que Dios da es lo que Él necesita para llevar a cabo nuestro ministerio. Dios está levantando otra vez los Pastores de Su Casa . Por muchos años Dios ha hablado de lo profético- apostólico y ha estado poniendo un énfasis en medio del mundo ¿Por qué? Porque era necesaria su restauración, pero es importante que la función del pastor sea hoy como Dios la quiere. He escuchado que los Pastores generalmente se oponen a lo profético y a lo apostólico, pero Dios está levantando una generación de Pastores, totalmente proféticos y apostólicos, no que deseen un título, sino que entiendan la necesidad de lo profético y de lo apostólico dentro de la Iglesia, pero que fluyan en su don propio, que entiendan que Dios los llamó a cuidar de las ovejas. A veces uno tratar de ser como otras personas y lo único que encuentra es frustración, ¿por qué? Porque uno no es efectivo cuando trata de ser como otra persona, uno empieza a hacer las cosas de una forma y dice: “Señor ¿Por qué es que la gente no me reacciona como a tal? ¿Por qué es que cuando yo hago esto, la gente no hace lo mismo que con tal? Y a veces uno lucha con eso en su mente y dice: ¿Señor será que realmente algo pasa, será que yo tengo que cambiar mi forma de ser, será que yo tengo que cambiar mi personalidad? Y el Señor ha venido en cada momento de mi vida a decirme “yo te puse ciertos dones y ciertas capacidades porque es lo que necesitas para esta etapa de tu Ministerio, es lo que yo voy hacer? He entendido que lo que Dios me ha dado, es lo que he necesitado para este tiempo, porque aunque Dios use mucho al Apóstol Rony, use mucho al Profeta Pavlo, en lo que Dios los pone a hacer, hay cosas que ellos no van a poder hacer porque los dones son míos, tengo que entenderlo y caminar con esos dones; igualmente usted, puede ver a hombres de Dios como su inspiración y decir “Señor si tu hiciste eso con ellos, lo vas a hacer conmigo”. Pero usted no puede tratar de hacer las cosas como ellos, usted tiene que ser usted, tiene que vivir sus dones, abrazarlos, amarlos y entender que si Dios le dio algo, por más pequeño que parezca, es lo que usted necesita para llevar a cabo la obra. Victorioso frente a los desafíos Cuando Moisés estaba frente al mar, dijo: “ ¡Señor y ahora qué vamos a hacer? Y empezó a ver a los egipcios venir y estaba el mar cerrado. El Señor no le dijo: “Bueno, ahora va a venir un súper viento y va a transformar todo”, sino que le dijo: “mira lo que tienes en tu mano”. Porque siempre frente a los retos, Dios le llevará a lo que ya le dio y puso en su corazón. Dios deposita dones, unciones en su vida para que al estar al frente de las circunstancias, pueda enfrentarlas. A mí me asombra lo que Dios está haciendo porque inclusive a veces me preguntaba ¿Señor por qué es qué yo no tengo ese deseo que tiene Pavlo de salir a las naciones? Yo amo las naciones, he aprendido a amarlas porque el Apóstol siempre nos ha enseñado en esta Casa a amar a las naciones. Lo que yo decía era: “¿Señor por qué es que yo no siento esa necesidad?” o “¿Por qué Señor cuando paso una semana en la casa, ya me quiero venir para la Iglesia?”. Empiezo a pensar en todas las cosas que podría estar haciendo en mi iglesia, porque Dios me llamó a eso. Y tuve que entender y decir: “Señor, voy a entender que para esto me llamaste”. Hay dones y habilidades que Dios le dio que no las puede menospreciar, porque son lo que Dios va a usar para transformar a muchos alrededores de usted. Este es un principio que Dios me ha enseñado con el tiempo, entender quién soy, qué me ha dado Dios, y ser efectivo en lo que hago, aprendiendo que el éxito de otro no puede medir mi propio éxito, porque Dios no va a venir a pedirme cuentas a mí por los dones que Dios le dio al Apóstol Rony, Él va a venir a pedirme cuentas por los que Él me dio a mí. Caminar en medio de incertidumbres El siguiente principio del que le quiero hablar es el principio de aprender a caminar en medio de la incertidumbre. La gente piensa que los hombres de Dios saben todo lo que va a suceder antes de que Él venga, pero la realidad es que ellos han aprendido a dar pasos de Fe en medio de la incertidumbre, en medio de momentos en que no todo está seguro, pero han aprendido a confiar en Dios y han dicho: “Señor a pesar de que no vea todo lo que quisiera ver, estoy seguro de que tú vas a estar conmigo; si tú lo hablaste, tú lo vas a cumplir, si tú lo dijiste Señor, yo lo voy a recibir aunque no vea en este momento todo lo que quisiera ver”. Para aprender a caminar en medio de la incertidumbre la adoración es la clave. En la incertidumbre no se afane, no se estrese y adore. La palabra dice “buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia y todas las cosas serán añadidas”. Dios le está diciendo: “enfócate primero en las cosas que a Mí me interesan y yo me enfocaré en lo que tú me pides ”. Dios quiere que se enfoque en la adoración, por que ahí se desata todo lo que necesita. Esta Casa , es una casa de adoración y en medio de la adoración usted recibe respuestas, claves y estrategias. Por eso es tan importante que en nuestras iglesias demos espacio a la adoración, porque es en medio de esos tiempos que Dios abre la puerta, nos da claridad para enfocarnos. Empezamos a no enfocarnos en las circunstancias, sino en nuestro Dios, Quien tiene control de todas las circunstancias. No podemos asustarnos cuando no tenemos todo claro. Debemos aprender a caminar y confiar en medio de esos momentos. El poder del Enfoque Enfocarnos en el propósito es trascendental. Que las opiniones de otros no lo distraigan. ¿Cuánta gente es distraída por las opiniones de otros? “Uy mire hermano, cuántos miembros tiene aquél, mire cuántos miembros son”. “usted debería hacer algo diferente”, y las opciones de otros nos empiezan a desenfocar del propósito; pero cuando usted se enfoca en el propósito, van a venir opiniones y circunstancias, pero va a mantener su mirada en el blanco y nada lo va a distraer, nada lo va a desenfocar. Las distintas temporadas de Dios He aprendido que en Dios uno atraviesa temporadas. Algunas son temporadas aceleradas donde a usted le parece que todo viene bien: las finanzas se acomodan, los hijos están portándose bien, en la iglesia todo va bien. Pero llegan momentos en que usted atraviesa situaciones o temporadas en las que dice: “Señor, esto es del diablo” y es allí donde tiene que aprender a atravesar esas temporadas, tiene que atravesarlas. La clave es mantenerse expectante siempre. Manténganse esperando lo que nadie

más espera; aunque sea difícil, no se desanime, espere lo que otro no espera. Manténgase esperando lo que Dios va a hacer. Dios es un Dios de oportunidades y nosotros tenemos que estar preparados para atraparlas. Cuando usted dice: “Señor, esta temporada está fatal” y se desanima, se queda en La cueva y no hace nada, simplemente dice: “señor, yo voy a esperar a que esta temporada pase”. Pero el Señor lo que espera es que usted y yo nos posicionemos para recibir y para esperar lo inesperado. Entre más se eleve el nivel de su expectativa, más va a recibir.Lo que uno recibe en Dios, es proporcional a lo que usted espera de Dios. La biblia dice que la Fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Si usted está esperando algo de Dios, en medio de esas temporadas no debe quejarse , diciendo “Ay Señor, ojalá mi hijo cambie”; “Uy Señor, ojalá las finanzas mejoren”. Debes decir mejor : “señor tú vas a abrir una oportunidad en cualquier momento, yo sólo voy a posicionarme en una expectativa en donde vea pasar la oportunidad y la tome”. El Abrirá caminos en medio de desiertos “El principio de las cosas pasadas” Isaías 43:18-19 “No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí yo hago cosa nueva; pronto saldrá a la luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en medio de la soledad”. Cuando dice, ¿no la conoceréis? Está diciendo: “¿será que yo no te voy a advertir cuándo estará la oportunidad?” Hemos sido construidos para esperar esas oportunidades, hemos sido hechos con la capacidad para ver las oportunidades y tomarlas. El Seńor dice: “No os acordéis de las cosas pasadas, yo hago algo nuevo en medio de tu casa. Deja de pensar en el fracaso que alguna vez tuviste financieramente, en una empresa, yo voy hacer algo nuevo y voy a abrir caminos en el desierto y ríos en la soledad”. Lo que más me impresiona, es que nosotros tenemos la capacidad, como hijos de Dios, de hacer florecer el desierto. Por eso no dice: “te voy a llevar a un lugar increíble” sino “Yo voy a abrir caminos en medio del desierto, aun en medio de los momentos difíciles yo abriré un camino”. Fortalecidos en Cristo Otro principio, es la fuerza o la fortaleza en mi debilidad. Dios dice: “Bástate mi Gracia, porque me fortalezco en tu debilidad”. Esto significa que, en medio de cualquier fracaso o debilidad, en la que usted pensó se destruiría su ministerio, el señor se hace fuerte. Hay mucha gente que ha dicho “Señor, yo no puedo prosperar, esto va a derrumbar mi ministerio; Señor, este error de hace unos años va a derrumbar mi ministerio; Señor, el hecho de que mi hijo esté alejado de Dios va a derrumbar mi Ministerio. Pero la Biblia dice que Él se fortalece en su debilidad; ósea que aún en medio de sus debilidades, en lo que usted piensa que es el lugar donde el enemigo lo va derrotar y avergonzar, en ese lugar el Seńor va a levantar su mayor victoria. Como lo hizo con Mardoqueo. Habían preparado la horca para él y en esa misma horca Amán, su perseguidor fue ahorcado. En el Lugar donde el enemigo pensó que lo iba a derrotar, es donde Él Señor va a derrotar a su enemigo. Pequeña semilla, pero de gran alcance Principio: La semilla de mostaza. Ésta es una de las semillas más pequeñas que hay, pero el árbol que crece es increíble. Por eso cuando usted mira la palabra profética, que es como la semilla, usted dice: No, esto es poquito y puede cometer fallar por menospreciar esa semilla. También sucede esto cuando la planta y no se ve nada, porque la semilla primero tiene que hacer su proceso en la tierra. Usted está esperando que cosas sucedan y aún en medio de ese momento tiene que mantenerse abonando la semilla, porque aunque no vea nada con sus ojos naturales, la semilla está produciendo. Está abriendo camino para ese árbol que Dios va a levantar Aprendizaje para el caminar del liderazgo Consejo 1: Analice siempre sus motivaciones. Yo he aprendido como Pastor principios muy prácticos que nos ayudan en el camino. Una de esas cosas es: “Siempre analice cuáles son las motivaciones de su corazón”. No estoy hablando de los deseos de su corazón, si no las motivaciones: ¿Qué es lo que lo mueve a usted a hacer cosas como la actividad que está haciendo? ¿Qué es lo que lo mueve a usted a tener mucha gente en la iglesia?, ¿Qué es lo que lo mueve dentro de su corazón? Y cuando hace un análisis de sus motivaciones y no son la de Dios , tiene que alinearlas a las de Dios. Analice siempre sus motivaciones, qué lo mueve a usted a hacer lo que hace. Consejo 2: Tenga cuidado con los aduladores. Tenga cuidado con aquellos que dicen que todo lo que usted hace es bueno, que todas sus ideas son maravillosas. Tenga cuidado con la gente que viene y le dice: “hermano yo siempre voy a estar con usted, conmigo siempre podrá contar, yo nunca lo voy a dejar, yo nunca lo voy a abandonar”. Tenga cuidado porque esas palabras se las lleva el viento; téngalo por seguro, aprenda que la gente que está con usted no necesita decirle que está con usted. Se los ve, cómo caminan, cómo hacen. Hay personas que les gusta rodearse con gente que le diga que todo está maravilloso. Qué bendición es, cuando hay alguien que de su corazón, con motivaciones correctas, le dice: “mira ten cuidado con esto, esto míralo de esta forma”. Entiéndeme algo, no estoy diciendo que se rodee de gente negativa. Nunca deje que eso empañe su toma de decisiones. Cuando usted tiene un corazón dañado, todo lo que usted hace se verá reflejado en eso: su forma de tomar decisiones, su forma de dar oportunidades. Consejo 3: Crea en la restauración de la gente. Algo que aprendí de nuestro Apóstol Rony, es que el siempre ha creído en que a la gente siempre hay que darle una oportunidad, que Dios puede hacer una obra en la gente, no importa cuánto ha fallado o cuánto una persona se ha equivocado, el corazón de Dios siempre será la restauración de las personas. El que usted lo vea al Apóstol con su carácter fuerte, por dentro hay un corazón que ama a la gente, que ama ver a la gente restaurada. He visto ministros, hombres de Dios, mujeres de Dios, vidas que han sido restauradas aun medio de fallas que usted y yo consideraríamos inaceptables. Pero Dios ha traído restauración. Creer que Dios puede restaurar a la gente y levantarlos aún de su peor lugar es bueno. Consejo 4: No se canse de dar oportunidades. Si algo puedo decir de lo apostólico, es la apertura de oportunidades. Antes cuando estaba en una iglesia, solo podía servir como Pastor o Líder y

las mujeres solo en la escuela dominical. Pero lo apostólico trajo tal Reforma que hoy la palabra propósito tiene un significado totalmente distinto. Dios abrió tantas posibilidades. La Biblia dice que Dios puso primeramente Apóstoles, Profetas, luego a los que sanan, a los que administran. En otra versión de la Biblia dice: a los que tienen don de gobierno. Lo apostólico abrió la tierra de posibilidades y nosotros como sus ministros, somos los que tenemos que ser los que dan esas oportunidades. Cuando alguien falle, no se canse de darle oportunidad. Lo apostólico es la tierra de las oportunidades, la tierra del propósito. Consejo 5: No se deje llevar sólo por los talentosos. En la iglesia hay gente que dice: “uy mira, este es el músico que yo quería y sobre todo porque lo he visto con los músicos”. Luego dura un mes y se va. En lugar de eso, enfóquese en la gente que tiene un corazón de servicio. El talento es importante, pero la persona debe durar más en el proceso y esperar un poco más para ver resultados que le funcionen a largo plazo. A veces, queremos ver a los músicos ya, en lugar de invertir y dedicarnos en otros que están creciendo, que tal vez hoy no tienen los talentos que queremos, pero que Dios les dio los suyos.Invierta en la gente, primero en la gente joven. Pero invierta no sólo en los que tienen un gran talento, sino también en los que están dispuestos a hacer lo que sea por Dios. ¿Cómo se da cuenta de este tipo de personas? Sencillamente, vea cómo una persona responde a su corrección y mirará su corazón. Yo he sido una persona que al principio me costaba confrontar a la gente, porque uno como Pastor tiene ese temor, “si lo confronto, se va a ir”, y uno no quiere ver eso, pero usted se asegura mejores resultados cuando habla con la gente. Cuando usted confronta a la gente y se da cuenta cual es su reacción, se dará cuenta si están con usted o no. La gente verá en usted la posibilidad de crecer. Verán ese formador que les va a ayudar en medio del camino. Y por otro lado, el que no quiere estar, que no estorbe. Tener este concepto hará que no se sienta mal cuando alguien se va, porque Dios añadirá gente nueva. Debemos mirar que la ida de la gente, es la mejor oportunidad que Dios está dando para que aparezca lo nuevo. El 2018 la apertura de un nuevo tiempo El Señor nos ha venido hablando como iglesia, acerca del 5777. Dios me habló específicamente que el 7 (siete) es un año en donde se terminan ciclos. El 7 (siete) en un año o un número de plenitud. Cuando Dios creó la tierra, en el número 7 (siete) algo se completó y empezó un nuevo proceso. El 7 (siete) es un año donde cosas inconclusas se cierran, y en mi vida fue algo totalmente convincente. Yo estaba seguro de que Dios lo estaba haciendo y ciclos se empezaron a cerrar en mi vida, ciclos financieros, en muchas áreas, pero lo bueno es que cuando se cierra un ciclo, Dios abre otro. El 5778 ( 2018 )nos habla de un nuevo ciclo, una nueva oportunidad, un nuevo tiempo para nuestras vidas. Estoy seguro que para la iglesia se está iniciando una nueva temporada. Le decía al Señor: “Señor en este proceso de transición hay muchas cosas que no entiendo, no comprendo y he estado esperando a ver que es lo que Dios va a hacer, o cómo Dios lo va a mover, o cómo Dios va a posicionar cosas”. Pero yo creo que “Dios nos está diciendo: es el tiempo en que se termina un ciclo y es el tiempo que se abre otro, pero también ha llegado el tiempo de arrebatar lo que el Señor nos ha dado”. Yo le decía al Señor: “Ya no quiero que este 2018 sea un año de espera”. Declaro que será un año para arrebatar lo que Dios nos ha dado. Algo empezará a suceder en su iglesia; en medio de su familia, no sé cómo están sus hijos, sus hijas, con respecto al Ministerio, pero el Señor en este año va a empezar a acelerar procesos en la vida de su familia porque esto, no es solo para usted. Evidencias de la herencia no es solo para usted, es un anuncio para que usted se prepare para lo que van a hacer sus hijos y sus generaciones. Oración: Señor, en este tiempo declaramos que ha llegado una nueva temporada, para arrebatar lo que tú no has entregado. Así como lo hizo Josué, es un año para tomar por fuerza lo que tú nos has dado, es un año no para esperar, sino para arrebatar una temporada. Es una puerta que nos abre un futuro, que nos abre nuevo tiempo, una nueva temporada para tomar y empezar a ver el cumplimiento de lo que tú nos has prometido. Declara hijos regresando a la casa del Padre. Sé que no hay gozo más grande que ver a los hijos servir al Señor. Sé que hay muchos pastores que llevan un gran dolor por dentro, muchos ministros que dicen: “Señor me gusta el Ministerio, yo lo amo, pero ¿mis hijos… qué hay de mis hijos? ¿Qué hay de mis generaciones Señor? Yo no he pasado todo lo que he pasado para que mis hijos se pierdan, para que el llamado se pierda”. No importa cuán lejos está un hijo de la casa de Dios, a Él le toma un instante para volverlo hacia traer. Este es el día para orar por nuestras generaciones, vamos a declarar que viene un aceleramiento en el llamado de nuestros hijos, viene un aceleramiento para que Dios se revele poderosamente y los transforme y los cambie. No se preocupe por las crisis que suceden a sus hijos, puede ser la oportunidad que Dios ha estado esperando. A veces es necesaria la crisis para que un hijo se vuelva a Dios y entienda que por sus propias fuerzas no puede. Padre, en esta hora, declaramos sobre esta generación que no se perderá. Declaramos que la generación que ha sido alumbrada en medio de lo apostólico y lo profético, no se perderá, si no que, verá el cumplimiento de cada palabra, de cada promesa, de cada cosa que Dios ha dicho. Padre, declaramos sobre nuestros hijos que aunque estén lejos, tus cuerdas los alcanzarán, lo declaramos Señor, hijos y nietos son tuyos , te pertenecen Señor. Declaramos que se abre la puerta para un nuevo tiempo y para una nueva oportunidad.Cerramos la puerta al fracaso, a la imposibilidad y a la limitación. Hermano, no sé lo que ha limitado hasta ahora, pero cuando Dios dice que se abre un nuevo tiempo, una nueva posibilidad, nada de lo que lo limitó antes, lo podrá limitar ahora. Ha llegado la hora de la aceleración, hay ciclos que se están cerrando en su vida, ciclos de imposibilidad, de limitación que se están cerrando en usted. Empiece a profetizar Su diseño y el propósito que Dios ya les dio a sus hijos; no importan las circunstancias, la semilla está, abónela , riegue la semilla, algo se está abriendo en los cielos.Iglesias y Ministros que han experimentado alguna situación difícil, y muchos han dicho “¿Señor así voy a terminar ms años?” Pero el Señor les está diciendo: “Hay ciclos que se rompen, hay una nueva temporada que se abre, mira las oportunidades en medio de las temporadas difíciles porque Dios va a abrir caminos en el desierto, Dios va a abrir ríos en medio de la soledad”.

“..sino que los profetas hablaron de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo.” 2 Pedro 1:21


Arpas y Copas - Julio 2018  
Arpas y Copas - Julio 2018  
Advertisement