Page 1

Número 11 BOLETÍN LITERARIO

Noviembre 2013

O J O E D L A MDE ficción a ciencia

CONTENIDO - De ficción a ciencia -Natural Javier Flores Letelier

2

- Atrapado en su reflejo Nuria de Espinosa

4

- Proyecto Nictaleón Marcos Rodriguez Leija

6

- Ideas a pedido Isabel Guerrero

7

- Llamado Angela Luna

8

- Conquista Marcos Rodriguez Leija

9

- Títulos de la Editorial

11

Ilustraciones de este número: Matías Delgado Castro www.gadox.deviantart.com

Y es que dentro de todas las incertidumbres imposibles de resolver, se encuentra sin negación, la idea del destino. A través de la historia hemos visto modelar los posibles escenarios que podrían cubrir al futuro, a modo de premonición se han pintado escenas de lo venidero, ligadas a lo que ocurrirá de seguir una u otra conducta, permitiendo que el asunto se vuelva una eterna fuente de posibilidades. La importancia que al parecer hemos otorgado a la circunstancia del devenir, nos ha permitido la construcción de la realidad que hoy nos circunda. Nuestros procesos biológicos, racionales, emocionales y sociales de evolución, sirven de base para intuir lo que en su tiempo cercano o lejano, podría ocurrir. Y es que varios personajes se han atrevido en tiempos antiguos a presentar predic-

ciones, ya sea mediante bosquejos, pinturas, narraciones, esquemas, o cualquier medio posible para realizarlo. Da Vinci, Verne, Shelley, Tomás Moro, Asimov, Bradbury, entre otros, han plasmado de variadas formas lo que sería de una sociedad “si es que… ” . Todos o en su gran mayoría, utilizan como recurso principal la tecnología, principalmente porque ésta ha sido la que ha permitido abrir la realidad a dimensiones distintas. La ciencia, la investigación, la invención y experimentación han hecho del individuo un ser cargado de expectativas, un sujeto con fe en el progreso tecnológico y su salvación o pérdida, dependiendo del caso. La imagen, como recurso propio de nuestra época, acompaña gentilmente este espacio, ya sea en el cine, en las historietas, en la música, proporcionando un entorno en que la imaginación juega un papel fundamental. Desde maquinarias, viajes intergalácticos, seres mutantes, experimentación científica y descubrimientos futuristas, hasta deformaciones de moral, conducta e ideologías del ser humano, cruzan el magnífico um-

bral en que la imaginación abre puertas a ideas que puedan revelar el porvenir de la humanidad y darnos un poco de esperanza en pos de un mañana mejor. Bien sabemos, que como por arte de magia, lo escrito no se ha alejado tanto de la realidad. Poco a poco, y de alguna u otra manera, el ser humano, en su afán de conquista, ha ido alcanzando los objetivos propuestos, cumpliendo así con la mayoría de los esquemas antes vislumbrados. Traspaso genético, seres robotizados capaces de reemplazar al humano, industrialización de la moral, pérdida de la voluntad, medicina manipuladora, en visión apocaliptica o salvadora, revolución de las maquinas con el hombre o vice versa, mutilación ética, son algunas de las consecuencias que nuestro paso avasallador pueden conducir. Se nos hace necesario reflexionar a partir de nuestros propios designios. ¿Qué es lo que esperamos de la vida y cómo lo construimos?. En esta ocasión Mal de Ojo, nos da un paseo por los extraordinarios oráculos de la ciencia, la ficción y el futuro.


PÁGINA 2

MAL DE OJO

natural

Podría intentar desaparecer, convencerme de nunca haber existido como la mayoría lo hace sin razón, para luego ser interceptado o no por alguien que en su labor diaria debe fingir interés en los recovecos de la estupidez y la gloria, armándose en nombre de lo que significa ser un ciudadano y con el estigma inevitable en las manos de estar cumpliendo una función siempre extraña y ajena. De cualquier manera, no hay regreso hacia tu primer entendimiento de la vida después de los tres segundos indivisibles en los que tomas la decisión de matar a alguien. Me quedaré acá a esperar hasta que nazca de su pecho quebrado la leyenda científica del fuego fatuo, hasta que sea demasiado tarde para todos poder elegir creer o no creer: sólo así el calabozo será, finalmente, el purgatorio que el alma requiere concebir.

Javier Flores Letelier

NÚMERO 11


NÚMERO 11

MAL DE OJO

PÁGINA 3


PÁGINA 4

MAL DE OJO

NÚMERO 11

atrapado en su reflejo Los pensamientos quedaban atrapados en su propia ideología, como una trampa inventada por la realidad. Leves fragmentos llegaban a su mente en una suave precipitación de conciencia. El decorado de la esencia que debía crear, se aferraba persistente en un irónico sentido mezclado entre el sin sentido de la realidad y la teoría de lo irreal. Se idolatraba ante el espejo en un síntoma de locura transitoria, obsesionado con las fronteras de la creatividad. Se empeñaba en crearse una ficción sobre el espejo real donde se miraba y en el cual aparecía su propio reflejo. La realidad se estaba convirtiendo en una autentica pesadilla. Bañaba su ansiedad con la tinta del alcohol, relajándose hasta sentirse juguetón y risueño. El peso de su propia leyenda empañaba toda creación, persiguiéndole como un aurea de tenue levedad. ¿Cómo podía expresarse? Si una nube de embriaguez nublaba sus dominios. Debía plantearse como escabullirse del infinito y sus imágenes de trivialidad, que repartían leves impulsos que definían el arte. Confiaba en que sus ideas prevalecieran sobre la imaginación. Pero algo que permanecía oculto, le revelaba que el engaño y la manipulación eran los culpables de su obsesión. Los cambios que había sufrido en los últimos días, le habían llevado a un estado de agresiva realidad. Se sentía el justiciero de la creación, a través de la expresión que le provocaba de forma virulenta mirarse continuamente en el espejo. Empezaba a ser consciente de que su tiempo podía romperse en cualquier instante, resquebrajando sin piedad su perfecto reflejo. La oscuridad malévola, intentaba dominar su mente con continuos actos de un escenario repleto de insinuadas acciones, que parecían flotar en su habitación. El argumento de toda realidad quedaba relegado a las sombras que permanecían ocultas en el extraño espacio que le rodeaba. No podía permitir que nadie se le anticipara y logrará darle forma a su mayor creación, que sería colmada de una asombrosa perfección. ¡No! No podía consentirlo. Parecía haber traspasado la fina línea entre la locura y la cordura en un estado de shock emocional, que abrasaba sus sentidos quemando toda realidad entre las ascuas de lo irreal. Y a pesar de sentirse entre los dominios de la paranoia, volvió a mirarse en el espejo intentando conseguir que su mente lograra dibujar aquello que tanto ansiaba y cuya desesperación por lograrlo, estaba sumiéndolo en un estado de demencia transitoria. Observaba con detenimiento su propia imagen invadiéndole una furia incontrolable de resentimiento hacia toda creación. Con un rápido movimiento de mano, estampó el vaso de whisky contra el espejo rompiéndolo en pedazos... Y una opaca frustración empezó a desgarrar su interior sumiéndolo en la desesperación.


NÚMERO 11

MAL DE OJO

PÁGINA 5

El alcohol le había distorsionado la vida hasta una dimensión de angustiosa irrealidad, creyendo que a veces se aproximaba a conseguir su mayor creación; plasmar el alma humana. Para él era fundamental expresarlo con un marcado sentido de una quimera racional. Pero la sombra de la realidad se acercaba con asombrosa rapidez. Se despojaba de sus miedos, de su fracaso, y aún así le seguía dominando la idea de colorear su alma y volvía de nuevo al abismo de su reflejo en un viaje interior lleno de una ilustración infernal. ¿Qué era en realidad lo auténtico? ¿Hasta dónde podía llevarle su desesperación? La alta consciencia de una resaca le colapsó toda creación. El delirio le volvió a sumir en un estado de peligrosa irrealidad, llena de conflictos e imitadores que podían pisotear su propósito. Indagó en varios cajones y por fin encontró lo que buscaba. Se sentó de nuevo frente a los pedazos que quedaban del espejo. Se miró, y sonriendo le dio un trago a la botella de vodka, sumergiéndose de nuevo en el infierno de la alucinación.

Nuria de Espinosa


PÁGINA 6

NÚMERO 11

MAL DE OJO

proyecto nictaleon Todos sus inventos tuvieron fines destructivos. Lucius, científico y matemático sobresaliente, vivió manipulado por la mala conciencia. Siempre le decía: —¡No desperdicies el tiempo que te queda en cosas insignificantes! ¡Que el mundo reconozca tu genialidad a través del poder destructivo! –y el inventor accedía a los caprichos de su alter ego. Impulsado por su terquedad malévola concluyó el proyecto más ambicioso de su vida, un robot que por nombre llevaría Nictaleón, un instrumento de guerra capaz de ver a través de la oscuridad y las paredes, programado para detectar al enemigo a kilómetros de distancia. En sus ojos superdotados también estaba el arma destructora: un potente rayo láser que atravesaba el acero como una aguja a la seda. Cuando Lucius concluyó aquel gran proyecto y lo activó, Nictaleón vio con asombro el mundo. Fascinado por el azul del cielo y el canto de las aves, se negó rotundamente a destruir cualquier cosa que tuviera vida. Lucius le gritó, encolerizado: –¡No tienes sentimientos! ¡Eres un simple artefacto! Entonces, los ojos de Nictaleón derramaron un llanto incontenible que desbordó los mares de la Tierra. Marcos Rodríguez Leija Marcos Rodríguez Leija. Originario de Nuevo Laredo, Tamaulipas (México). Forma parte del Diccionario de Escritores Mexicanos del Siglo XX, publicado por el Instituto de Investigaciones Filológicas y el Centro de Estudios Literarios de la UNAM. Recibió el Premio Nacional de Periodismo e Información 2000-2001 en México y el grado honorífico Embajador Universal de la Cultura por el Gobierno Plurinacional de Bolivia en 2012. Es autor de los libros Pandemónium (2001), Minificciones (2002) y Souvenires (2011). Su trabajo literario ha sido traducido al inglés, francés, italiano, portugués y alemán. Coordina talleres de minificción, fotografía y periodismo.Ha ejercido el periodismo en medios impresos y electrónicos de México, Estados Unidos y Sudamérica.


NÚMERO 11

PÁGINA 7

MAL DE OJO

ideas a pedido El robot del ciudadano contemporáneo ejecuta una idea construida a pedido. Su primera valoración la coloca en la inmediatez de la práctica, por sobre la meditación de la acción. Se le ha ordenado que sea un esclavo y contribuya al sistema. En pocos días se vuelve mejor y lo ascienden. Dentro de los beneficios otorgados se le instruye en las funciones del computador y se le da una tarjeta de crédito. Su segunda valoración la coloca en la inmediatez de la comodidad, por sobre la meditación de la orden. Se le ha ordenado que sienta miedo y contribuya al sistema. En pocas semanas se vuelve mejor y lo ascienden. Dentro de los beneficios logrados se le da la posibilidad de adquirir una novia, un transporte y una casa ideal, a cambio debe ejecutar infinitas ideas a pedido. Su tercera valoración la coloca en la inmediatez del pedido por sobre la idea. Esto provoca un error. Se le ha ordenado que contribuya al sistema, pagando con horas extras a modo de compensación. En pocos meses se agota. Su cuarta valoración la coloca sobre la inmediatez de la idea, por sobre el pedido. Se le ha ordenado que no piense y que contribuya al sistema. En pocos días lo descienden. Su quinta valoración la coloca sobre la contribución de la idea, por sobre la inmediatez del sistema. Al cabo de unas horas lo despiden. El robot del ciudadano contemporáneo ya no hace ideas a pedido. El sistema ha determinado no establecer valoraciones sobre la ejecución. Al cabo de unos días se descontinúa la producción. Ahora las ideas se venden por catálogo.

Isabel Guerrero http://issabelguerrero.blog.com


PÁGINA 8

MAL DE OJO

Se le hizo necesario cerrar los puentes y conducir el paso hacia la indiferencia absoluta del otro. Así, tan simple como cerrar los ojos al voltear la página. Borró los colores. Y sabiendo que la palabra construía la realidad, optó por el silencio para destruirla. Condujo la masacre lanzando miedos. Asesinando la experiencia. Vació las cajas de recuerdos. Volvió su quehacer palabrístico a la errancia. Construyó el muro. Estableció límites. Se escapó del juego. Renunció a la partida. Se quedó sentado en el balcón. Siguió en su posición de marioneta, confundiendo el azar, esperando que el viento trajera alguna noticia. Cerró la puerta a los fantasmas, dejó de hablar con los muertos. Sumergió su locura. Ahuyentó la conciencia. Perdió la cabeza al renunciar a los procesos. Escribió la correspondencia, que no le correspondía. Dejó escapar las polillas. Asesinó la paciencia. Pensó, centró. Enfermó y volvió. Otra vez volvió. Se escapó y se sumergió una y otra vez en el cuestionamiento. Se preguntó. Y es que soñó con su voz. Decía que había muerto. Ángela Luna

NÚMERO 11

l l a m a d o


NÚMERO 11

MAL DE OJO

PÁGINA 9

conquista Ya no quedan ruinas de lo que un día construyeron los humanos. No hay vestigios que demuestren la existencia de aquella civilización. Soy el último habitante natural del planeta, pero este lugar ya no me pertenece. Ahora les corresponde a ellos. Lo tomaron por la fuerza con la intención de imponer su Ley sobre nosotros. Vinieron del espacio y conquistaron a la humanidad. A las mujeres se las llevaron lejos para hacer experimentos, para crear con ellas una raza inferior, seres deformes entre los que ahora tengo que convivir. Nuestros padres no pudieron evitar el rapto. Los que no murieron en la guerra contra los invasores, sucumbieron en las fábricas, agotados por tanto trabajar sin descanso, construyendo el cuerpo de nuestros verdugos y armando máquinas que vuelan más allá del cielo y regresan con mutantes que aseguran ser los descendientes de mi especie. Aquí ya nada queda. No hay casas, ni ríos, ni árboles, ni animales. Antes de que nuestro feroz progreso avasallara a la naturaleza, ellos la exterminaron por completo. Ahora no hay más que un vasto territorio desolado, de tierra agrietada y rojiza, sin calles, sin asfalto, sin perros muertos de hambre en las esquinas. Desde la celda en la que me encuentro recluido, observo a la distancia una llanura vacía de aquella gente lidiando contra el tráfico. Ahora soy el último de los esclavos de mi raza. Desde niño viví aislado en esta misma celda en la que me encuentro. Cuando llegué a la mayoría de edad, me forzaron a trabajar como a mi padre y como a los demás niños cuando crecieron. Ellos, los nuevos dueños del planeta, tienen nombres raros, numerados, como si fueran una serie de arcaicas máquinas de cómputo. No tardan en venir por mí para llevarme a la crujía de ensamble. Hoy es el último día del ciclo trimestral que rige el año. Me toca descansar 20 minutos. Después, a trabajar de nueva cuenta, a seguir armando piezas para artefactos que no sé como se llaman pero vuelan y surcan el cielo, un cielo pardo donde la luz solar un día ya no se vio. El tiempo de descanso se me acaba. Lo peor de todo es que no podré morirme como algunos que tuvieron esa fortuna, antes de que nuestros conquistadores lograran reanimar a los muertos, instalándoles alambres y pedazos de metal cuando la piel se les caía al envejecer sus células. El día que me corté las venas y de uno de mis brazos me arranqué la carne en un intento de suicidio, me la reconstruyeron casi de inmediato con una prótesis de material extraño. Cada vez que veo mi extremidad, me siento menos yo. Entre más me acerco a la vejez, más expuesto estoy a la reconstrucción. Jamás pensé que llegaría un momento en el que anhelaría la muerte. Qué equivocados estaban aquellos que se criogenizaron y buscaban la vida eterna en nuestra sociedad. Vivir sin muerte es algo terrible. Yo pronto seré reconstruido como muchos de los que no sobrevivieron a la esclavitud de un trabajo a marchas forzadas. Pronto seré mitad máquina y mitad humano, incapaz de morir. Seré un eterno esclavo. Tendré una sempiterna vida desquiciante, aterradora. Llegará un día en que no sabré ni lo que soy. Marcos Rodríguez Leija


PÁGINA 10

MAL DE OJO

NÚMERO 11

ILUSTRACIONES DE MATÍAS DELGADO CASTRO. ANIMADOR DIGITAL E ILUSTRADOR CHILENO. HA PARTICIPADO Y GANADO EN CONCURSOS DE CORTOMETRAJES DE ANIMACIÓN, ADEMÁS DE COLABORAR ACTIVAMENTE COMO ILUSTRADOR Y DISEÑADOR DE PROYECTOS LITERARIOS. PARA CONOCER MAS DE SU TRABAJO VISITA: http://gadox.deviantart.com/


NÚMERO 11

MAL DE OJO

PÁGINA 11

TITULOS DE LA editorial EJES IMAGINARIOS. ANA KARINA (2012)

Ana Karina, mujer poeta nacida en el siglo de la discordia, teje su discurso libertario a través de la prosa poética filosófica, recurso estético que permite vestir de literatura una existencia estremecedora. Amiga de lo imaginario, traslada su pensamiento, deseo y emoción a una realidad que muchas veces se presenta caótica y macabra, pero que logra ser revertida mediante el ejercicio de la voluntad.Poemas que construyen un puente entre la cotidianidad y el ideario, entre la conciencia y la acción, entre la pasión y las convencionalidades, formando así, un pacto que permite la deconstrucción de las moralinas y el asentamiento de una perspectiva más amplia e igualitaria.Texto nuevo en su formato, nos hace partícipes activos de esta transformación, entregándonos un espacio generador de ideas y una concepción más inclusiva y libertaria de la vida. Una enseñanza que nos permite soltar nuestros miedos y por fin, infinitamente volar. Colaboran en esta edición, la ilustradora y diseñadora Fernanda Pastén.

POEMARIO OBSTINADO. ISABEL GUERRERO (2013)

POEMARIO OBSTINADO nos invita a seguir el recorrido perseverante hacia la libertad de un ser en cotidianidad y circunstancia, donde la palabra se gesta en una lucha con la obstinación del existir. En cuatro capítulos, nos encontramos con un viaje de crecimiento y evolución a través del enunciado, la palabra configura realidades, y es ésta la verdad que sostiene al hablante, en esta búsqueda desesperada de encontrar algo que tenga sentido, y en este caso, ¿por qué no la palabra? Es así, como se vence el conjuro contra la mala voluntad de la existencia, educando a la conciencia en el encuentro consigo mismo.En un lenguaje poético, Isabel Guerrero, nos lleva a la construcción mística de la realidad a través de la imagen literaria, recurso estético que libera a la imaginación y establece un pacto entre la gráfica y la narrativa. Una nueva propuesta en su forma, donde la voz lírica se dibuja al mismo tiempo, en el personaje principal del cómic. Colabora en esta edición, el ilustrador y animador Matías Delgado Castro

ECOS DEL SILENCIO. GUILLERMINA COVARRUBIAS (2013)

Desde las entrañas, como raíces emergen los poemas de Guillermina Covarrubias. En cada verso cruje esa raíz creciente, mostrándose de pronto, ante nosotros, como árboles de donde se desprenden frutos de nostalgia y sueños.De las ramas de este libro, como en otoño, cae de sus hojas un murmullo que nos define el canto de los corazones solitarios y el silencio se vuelve un eco de emociones que nos tocan como lo hace la mano invisible del viento.Este es un canto de tambores rotos, de gimientes clarines que erizan y estremecen con su constante y variada invocación al amor en el ocaso, en el recuerdo, al amor naciente, al ausente que va y viene, al amor que se niega a marcharse y al que se riega con sueños.Guillermina va sin miedo desatando sentimientos y el grito anudado en el pecho y los deja caer sobre el papel como un relámpago que rasga el alma como las centellas suelen rasgar el corazón del cielo. Colabora en esta edición, el ilustrador y animador Matías Delgado Castro

Para consultas y cotizaciones escríbenos a: elit.correo@gmail.com


MAL DE OJ O Lapiz de lector Derechos exclusivos de © Editorial E-Lit. Santiago de Chile http://editorialelit.blog.com Correo electrónico: elit.correo@gmail.com Teléfonos: 9-97844084 9-78247700 Agradecemos a todas las personas que colaboraron en este número: Nuria de Espinosa, Javier Flores, Ángela Luna, Matías Delgado Castro, Marcos Rodriguez Leija. Registro Ilustraciones de Matías Delgado Castro. Próximo número: La memoria y el recuerdo. Envíanos tus colaboraciones a elit.correo@gmail.com Edición general: Editorial E-Lit. Diagramación: Isabel Guerrero

En el ojo del huracán Difusión cultural


Maldeojonoviembre  

Número 11, sobre "La ciencia ficción y el futuro". Próximo numero "la memoria y el recuerdo. Envía colaboraciones a elit.correo@gmail.com

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you