Page 1

Número 6

Junio 2013

O J O E D L A M locuras que enloquecen

BOLETÍN LITERARIO

CONTENIDO - Locuras que enloquecen - Loca de atar / La loca I Ana María Goede

2

- El dibujante de sueños Nuria de Espinosa

3

- Resagado de muerte Ramón Soto

4

- Veníamos / Retorno Carlos Sparza

6 No quisiera empezar por definir nada relacionado a la locura. Menos, pre- Traidor, La bestia de tender establecer cuál es 7 Gevaudan la real vértice de lo norEmilio Fabar mal. No quisiera señalar ni apuntar a nada ni nadie - En ocasiones con prejuicios en torno a la Ideas para llevar a cabo en 8 falta de criterio, la falta de lo que queda del día. inmadurez, el retardo de la Isabel Guerrero mente, el des-cubrimiento - Una temporada en el infierno 9 ancestral. No quisiera escribir una editorial exAna Karina plicando las coordenadas que debe seguir un lector, para lograr entender que la locura se esconde proIlustraciones de este número fundamente en los estúpipor Matías Delgado: dos y en los genios, y en http://www.gadox.deviantart.com esos extremos se pasea la humanidad, matizando la Fotografías de: línea que separa el sentido Juan Aguila y el sin sentido. No quisiehttp://www.flickr.com/photos/jaguilap/ ra divulgar en una idea, el pensamiento delirante que Tiño Poulain puede acontecer en una http://www.flickr.com/photos/psychosors/ simple noche de sábado, al borde del abismo, sal-

picando gotas de libertad; ni tampoco, divulgar en un texto un mapa que esboce símbolos para sobrepasar a los infiernos, manteniéndose ajeno a la realidad; Mucho menos, divulgar en un suspiro el tiempo, destruyendo causa y efecto. No quisiera dejar nada en claro. Y da lo mismo que pueda llegar a tener una significancia, ya decían que todo es circular y eternamente locura y razón se condicen solo en palabras que van y vienen. El lenguaje construye realidades y las realidades construyen locuras y las locuras construyen lenguaje y el lenguaje construye locuras y las locuras, realidades. Y nace el desorden y el caos sale a flote. Y todo se va volviendo locura. Y a veces se vuelve necesaria para sobrevivir. A veces algunas píldoras recetadas por especialistas reactiva o controla ciertos esquemas mentales que permiten una estabilización, una terapia eficaz para lidiar con un sistema, que al parecer

tampoco presenta luces claras de racionalidad. Es difícil, por tanto pretender clasificar conductas o características de normalidad, cuando es una misma sociedad enferma mentalmente quien las dicta. Cómo sujetos inmersos en este mundo caótico, también nuestras acciones se vuelven caóticas, y muchas veces la tendencia hacia la norma se desdice mucho de lo que el ideal de ser humano debería hacer. Desde esta perspectiva, la literatura, como expresión, refleja el pensamiento humano,invocando a personajes locos, tales como Don Quijote, Ofelia y Hamlet, Simón Bacamarte, Iván Karamasov, el asesino de El corazón delator, entre muchos otros, que dan cuenta de que si bien, al parecer la locura es parte de lo que escapa a la norma, muchas veces pareciera ser una condición inherente a nuestro ser. En esta ocasión, Mal de ojo, se da una vuelta por los pasillos de la demencia, mostrándonos cómo el arte se nutre de lo locamente caótico.


PÁGINA 2

MAL DE OJO

NÚMERO 6

loca de atar

la loca i

Alzo mis manos a las alturas radiante muero en soledad liberada entre cuatro paredes el cielo gris me alumbra ya

Tic, tac corre el reloj de arena… anoche salí a bailar ahí me quedaba quietita mientras el mundo veía girar

Como suena el tiempo en mis oídos perdido a lo lejos el tic, tac camino despacio y quietecita mi sombra de mi quiere escapar

Tic, tac… Tic, tac anoche salí a bailar baile en verdes, azules y rojos interpretados en un incontenible FA

shttt, estoy pintando mi cara como gran maestro de circo despierta soñare que estoy soñando

Tic, tac… Tic, tac anoche salí a bailar ¡como brillaban los soles!

lloraré riendo a carcajadas, convertida en Colombina, esta madrugada

y yo cavilando, ya es hora de regresar

Las luces me dan mil sombras está en silencio el ulular acompañada de la nada quiero hoy salir a bailar Anido en mi pecho una triste alegría con tacos sombreros me verán pasar shtt, que no escuchen mis pisadas él me espera, tratare de volar Que gris esta el sol este día ¿Hay mentira que no sea verdad? Shttt, me quedo quietecita… ¡Dicen que estoy loca de atar!

Tic, tac… Tic, tac de tu mano apartada feliz, con tanto misterio por revelar me desplazo despacito como un espectro fugaz Tic, tac…Tic, tac Shtttt.... estoy a punto de llegar seco las carcajadas de mis ojos sin tacones, sin pintura, ni sombrero paso a paso…me iré despierta a soñar.

Ana María Göede

Escritora rancagüina, entre los años 2000 al 2008, publica sus trabajos en distintos grupos literarios de internet. Integrante del Taller por Amor al Arte de Rancagua, con quienes participa en diversos Talleres literarios y de pintura. Miembro de Poetas del Mundo y de la Agrupación literaria, Escritoras del Valle del Cachapoal, participando en las antologías MUJERES y POESIAS Y CUENTOS INFANTILES. Participa en la Antología, MIL POEMAS A PABLO NERUDA, además de ser integrante de la Agrupación Autoras de Graneros, donde participa en la Antología EPISTOLAR. También publica en la Antología Autores de la Región de O’Higgins, edición con la que Primeros pasos Ediciones Celebra sus 10 años. Conductora junto a la Escritora Ivonne Díaz, el programa “PALABRA DE MUJER” en la Radio Comunitaria de Graneros, programa dirigido a la mujer trabajadora, temporeras y dueñas de casa.


NÚMERO 6

PÁGINA 3

MAL DE OJO

el dibujante de sueños Se pasaba el día diseñando ilusiones en un burdo papel. Encerrado en su dominio, las paredes se alineaban en un recodo de su mente. Con apenas la luz de una lamparilla, y las persianas bajadas para impedir que penetrase la luz del sol, dibujaba paisajes artificiales vacios de toda expresión. Las abominables pantallas de la imaginación le habían postergado a un nivel inferior. Llevaba días sin salir de su habitáculo con los ojos doloridos por el cansancio. El reciclaje publicitario se colaba en su mente, gritándole mensajes no aptos para el sueño diurno. No era de extrañar que el sistema enmudeciese, manipulando toda actividad social. Sentía pánico a ser descubierto, y aún así, tenía curiosidad por saber que había al otro lado de sus visiones. No podía hacer más, que mantener las persianas bajadas y seguir construyendo sueños en un concilio eterno que coincidía con el pensamiento misterioso que manipulaba los sueños. La ciudad vivía ausente de toda sospecha. Solo él podía construir los sueños, en un diseño básico de ilusiones y pensamientos. Nuria de Espinosa


PÁGINA 4

MAL DE OJO

NÚMERO 6

Resagado de muerte La muerte como tema en tres grandes poetas en lengua castellana. La poesía en lengua castellana a través de su desarrollo histórico ha tocado el tema de la muerte, generalmente de manera transversal, pero , ha estado presente de manera directa en la obra de los grandes maestros. Pensemos en Federico García Lorca y en su extraordinario : «Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías «, que repite el verso : «A las cinco de la tarde, a las cinco en punto de la tarde,...» como si el hablante lírico quisiese grabar a eternidad ese momento y dejarlo estancado para que no sobreviva el olvido. Pero, practicamente toda la obra de García Lorca está tejida en base a la filigrana invisible de la muerte que tangencialmente es aludida en virtud de ese extraño y permanente diálogo que todo poeta tiene con este tema capital a lo largo de su existencia creativa. Tres visiones distintas de la muerte se entrelazan en el desarrollo de la poesía en lengua castellana. La primera de ellas es la que abre la magnífica escritura de Jorge Manrique con las : «Coplas a la muerte de Don Rodrigo Manrique, « escrita, precisamente, con ocasión de la muerte de su padre. En esta obra , el poeta toma una forma que tradicionalmente era utilizada por los trovadores y poetas populares y la convierte en escritura, realizando algunos cambios formales para constreñirla al ámbito de lo escrito. El hablante lírico de las «Coplas,...» es un ser lúcido y profundamente reflexivo. Su lector ideal es aquel que puede entender su mensaje y cambiar su actitud de desprendimiento e indiferencia hacia la muerte. Ya en los primeros versos se adivina su actitud de exhortación hacia la reflexión. Dice: «Recuerde el alma dormida, / avive el seso y despierte, / contemplando / como se pasa la vida, / como se viene la muerte tan callando, / cuan presto se va el placer, / como después de acordado da dolor, / como a nuestro parecer, / cualquiera tiempo pasado, / fue mejor. « He aquí el llamado a pensar y a reflexionar acerca de lo brevedad y precariedad de la existencia humana, el « alma dormida « es aquella, que en nuestros días podríamos llamar una mente sin conciencia de la propia existencia. En nuestro mundo de alienación

permanente, los versos de Manrique siguen siendo tan contemporáneos como hace siete siglos, cuando fueron escritos. Pero, la verdadera visión de la muerte, que para muchos críticos es la imagen medieval por excelencia , aparece en los versos siguientes. Dice el hablante : «Nuestra vidas son los ríos que van a dar al mar que es morir,/ allí van los señoríos derechos a se acabar e socumbir,...» La vida humana es simple tránsito, la muerte es el destino, enorme e inconmensurable como la imagen que se tiene de la vida eterna. La muerte no es algo negativo, es la posibilidad de la salvación y la vida eterna, pero la vida es camino de preparación y aprendizaje. En pleno siglo veinte, un joven pastor andaluz, proveniente de las tierras de Jaen, viaja a Madrid a mostrar sus poemas a los maestros de la poesía del momento. Corren los turbulentos años de La República, Neruda, García Lorca, Rafael Alberti y Vicente Aleixandre leen maravillados los versos del joven campesino cuyo nombre es Miguel Hernández, y piensan en San Juan de la Cruz reencarnado, por la sonoridad de sus versos y la profundidad de su visión existencial. Saben que están ante un poeta distinto que posee una voz que viene desde las profundidades del tiempo y la tradición popular, pero, que sin embargo toma la vanguardia, y sobre todo el surrealismo como si hubiese nacido en el París de Bretón, y construye el monumento poético más estremecedor escrito en lengua castellana en el siglo veinte ; la « Elegía», dedicado a su gran amigo Ramón Sijé, oriundo de Orihuela tal como él, y que curiosamente era católico y falngista. En «Elegía», Hernández toma un hablante lírico símil de los hablantes utilizados por Garcilaso de la Vega, que son seres de una sensibilidad andrógina y profunda que se funde con los movimientos de la naturaleza. Dice: «Yo quiero ser llorando el hortelano,/ de la tierra que riegas y estercolas,/ compañero del alma, tan temprano, /alimentando lluvias caracolas y órganos mi dolor sin instrumentos a las desalentadas amapolas, daré tu corazón por alimento,...» Ateo, republicano y comunista, no ha existido poeta en el mundo que muestre con tanta belleza la visión de la existencia que posee el materialismo dialéctico.


NÚMERO 6

MAL DE OJO

La vida no es patrimonio del ser humano si no de todo lo que existe, al morir lo que hacemos es alimentar otras formas de vida, la muerte es sólo transfiguración, transformación de la materia. Al morir seguimos viviendo en las cosa que nos rodean. El poeta Miguel Hernández crea la nueva mística de que seremos capaces de identificar a nuestros muertos en el comportamiento de la naturaleza. El hablante dice casi al final de este maravilloso poema: «Volverás a mi huerto y a mi higuera, / por los altos andamios de las flores, / pajareará tu alma colmenera, de angelicales ceras y labores, / volverás al arrullo de la reja de los enamorados labradores,..»

PÁGINA 5

la agonía real que le provoca un cáncer al páncreas, que termina por derrotarlo. En su «Diario de muerte», Lihn muestra a la muerte como una experiencia concreta que forma parte de la existencia y que es un apéndice de ella. Como los místicos medievales a los que siempre buscó emular, el insigne poeta chileno, encuentra en la cercanía de la muerte y su inevitabilidad, la aceptación de la precariedad y la miseria de la condición humana. Esto le otorga un poder, el poder que da la conciencia de lo inevitable, y el hacerse a sí mismo capaz de enfrentarlo. Para Lihn, la muerte no es la enemiga si no lo que la rodea; el temor, el terror, la espera, el dolor físico, la no aceptación, la degradación, como un Un chileno, Enrique Lihn, poeta heroico que sobre- guerrero espartano sale a luchar contra estos fanvive solitario, aislado y sin recursos la más cruenta tasmas que deshumanizan la muerte, y su espada es dictadura militar que ha existido en Chile, intenta a su escritura. fines de los años ochenta del siglo recién pasado, la más épica de las aventuras líricas que poeta alguno Ramón Soto Cea se haya propuesto; escribir desde la muerte, desde


PÁGINA 6

MAL DE OJO

NÚMERO 6

venÍamos Veníamos del pasado evitándonos alejarse de uno de nosotros que empezábamos a ser olvidadizos y creíamos que podíamos hacerle la trampa al juego y escaparnos del designio ese que vino con el encuentro de los cíclopes confundidos con sus extremidades saboreándose dulces y olvidados, detenidos en el prado verde siempre verde todo y violeta al otro lado del espejo la felicidad que se escurría entre las gotas atrás del vidrio y ya no me acuerdo de nada solo los colores y la luz que se apaga y se prende y fuimonos liando entre nostalgias de malos amores como si nos gustara la weaita esa de andar llorosos por los rincones fingiendo ocultarnos y sólo queríamos hacernos notar oírnos atrás sin golpes stop pare pare y yo quería puro seguirte dando caurita si total el cerco ya estaba abajo y mis perros saciado su apetencia primitiva y primaveral y básica no contábamos que se venía la intelectualidad con cuatica con el gran peso de la conciencia cultural tan profundamente arraigada en los patriotas y nosotros seguíamos besándonos en medio de la lluvia de te amos pero te dejo que ya estamos tan lejos de las flores y yo tan cerca del jardín desparramados y salados de no eres tú soy yo y cambiémonos a la vereda de enfrente que se ve mejor de uno de los dos lados hacia el otro el otro que nunca falta tu cachay y los bocinazos anunciando la marítima despedida y corramos para no alcanzarnos y me abrazaste y dijiste que hubo algo que no hice y que pensé que había hecho tanto y así me fui yo entre las copas que se derramaron y fueron a dar al charco junto con los restos de vidrio quebrado.

retorno Fue el amor entonces; Emborrachándose. Se fue colgado En ese zumbido que precede la calma Ebrio, Al igual que mis mañanas Y todas las mañanas del mundo Que se iban a despertar en su sonrisa. Era distinta eso si la bulla ahora Al igual que lo fue mi paseo. Volvían-se los rostros y relampagueaban Y comencé por primera vez a negarme A olvidar los vuelos Las pesadillas y las voladas. Que sabía yo del tránsito, De los ciclos. La diversidad era sólo un concepto Que no me alcanzaba O me sobrepasaba Y escape

Esta vez me lleve solo a la isla Y no bebí absolutamente nada. Sólo extendí los brazos Y los dedos comenzaron a palparse; Abrí mis ojos a ese gran bosque verde Donde había atardeceres viole(n)tas Que supuse ya no se veían de este lado. En fin. Otros aromas comenzaron a rondar mi cuerpo.

Carlos Sparza


PÁGINA 7

MAL DE OJO

NÚMERO 6

Crítica musical Traidor, la bestia de gevaudan Caminamos acompañados para no sentir miedo, para no entrar en cavernas ni laberintos, para no mirar hacia abajo en los precipicios . Eso hasta que alguien elije adentrarse un poco más… un poco más. Música enferma, para un tiempo que no es mejor. Esta es una orquesta de un solo hombre, una orquesta torcida e inquieta. Sin tregua, sin complacencia, sin esperar nada más, que seguir adentrándose en el lado más oscuro de uno mismo. Traidor cuenta con tres canciones y quizá por ello es un single, destaca The March of Beware, con la colaboración de Eugene Robinson cantante oxbow, luchador callejero y escritor. Esta música transita por diferentes paisajes sin detenerse, abrumando en veces, ahogando la escucha, dejándonos fuera de cualquier ejercicio asociativo, que te permita la arbitraria clasificación, claro a más de alguno se le vendrá a la cabeza, el muy iluminado Justin Broadrick (Godflesh-Jesu)pero creo que esto no pasa necesariamente por ahí. Un disco tremendo, un regalo, sin tiempo, sin contexto mas que su propia atmósfera donde avanza, amenazante, ominosa, absoluta…una pequeña orquesta, la locura en marcha. Emilio Fabar Mella Vocalista de Asamble Internacional del Fuego. Descarga el disco Traidor, en el siguiente link http://snurl.com/27746or


MAL DE OJO

PÁGINA 8

NÚMERO 6

en ocasiones Suele sentir su tocar sangrando a pulso. Suele amanecer con voz añeja, irritando las amapolas. Suele estremecerse con la presencia de garúa. Llamarse a sí mismo como yo. Suele dormirse y despertarse de vez en cuando, con la luz del televisor y una copa de vino en la mano. Suele preguntar por su nombre, por su cara, por su pasado. Suele morir cada noche al verse amarrado a su desprecio. Suele ser y desvanecerse en la pérdida de un sueño que nunca lo cobijó.

ideas para llevar a cabo en lo que resta del día 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

Retumbar las raíces viscerales de la no existencia. Planificar un viaje cibernético místicamente traducido. Volverme floja en la urbe abismal e implorar un gesto. Extrañar la problemática estática al escaseo de palabra Volverme flora y fauna. Nacer entre un sinfín de estrellas en arrebato. Escribir.

Isabel Guerrero


NÚMERO 6

MAL DE OJO

realidad Porque no puedo comprender los cánones establecidos. Porque no puedo descubrir el consuelo o la dicha en la simpleza de un sistema estructurado o una creencia que me otorgue refugio. Porque me cuesta entender tanto, la simpleza de la realidad. No logro convenir mi deseo eterno, carnal y ferviente en la aplicación de lo aparente. No me resulta, me parece vacuo, innecesario, repugnante, doméstico, cotidiano. Me vuelvo al ascetismo e intento inventar un tipo de creencia que me otorgue cierto poder de manipulación con la realidad. ¿Por qué no me resulta? El inconsciente se satura manifestando un eterno retorno, en el consuelo de la abstracción del subconsciente. Me vuelvo egoísta, vanidosa, hedonista, altruista, feminista, egocéntrica, humanista, científica, objetiva. Una mierda. Ya no quiero el sustento de la otredad, ya no quiero que se cuelgue el desenfreno sistemático, de lo que no es parte de mí ser. Me vuelvo loca, iracunda, demente, elocuente, un loca.

Ana Karina

PÁGINA 9


MAL DE OJ O Lente de lector Derechos exclusivos de © Editorial E-Lit. Santiago de Chile http://editorialelit.blog.com Correo electrónico: elit.correo@gmail.com Teléfonos: 9-74883948 9-78247700 Agradecemos a todas las personas que colaboraron en este número: Ana María Goede, Nuria de Espinosa, Ramón Soto, Carlos Sparza, Emilio Fabar Mella y Rodrisgo Adasme. Ilustraciones de Matías Delgado. Registro Fotográfico de Editorial E.lit, Colabora Juan Aguila y Tiño Poulain. En el próximo número, El viaje. Envíanos tus colaboraciones a elit.correo@gmail.com Edición general: Editorial E-Lit. Diagramación: Isabel Guerrero

En el ojo del huracán Difusión cultural

MaldeOjo_junio  

Boletín Literario encargado de la difusión artística. Editado mensualmente a partir de diversas temáticas. En esta ocasión Mal de Ojo se rev...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you